20 años de soja transgénica en el Cono Sur de Latinoamérica: 20 razones para su prohibición definitiva

Por GRAIN, 21 de mayo de 2017

Common Dreams

El Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones Biotecnológicas (ISAAA) acaba de publicar su informe anual, que confirma que el Cono Sur de Latinoamérica es la región del mundo que produce la mayor cantidad de cultivos transgénicos y que tiene la mayor superficie con un monocultivo: más de 54 millones de hectáreas de soja transgénica en Brasil, Argentina, Paraguay, Uruguay y el sur de Bolivia.

De lo que la ISAAA no habla, ya que se trata de un brazo de propaganda de las grandes corporaciones de Biotecnología, es de los impactos que este modelo está teniendo en toda la región y en todo mundo después de 20 años de cosechas.

GRAIN, juntos con otras muchas organizaciones, ha estado evaluando e informando sobre las consecuencias socioambientales del modelo de cultivos transgénicos de la Agricultura Industrial, incluso desde antes de que se pusiera en práctica.

Con motivo de este aniversario del cultivo de la soja transgénica resistente al glifosato en el Cono Sur (aproximadamente 175 millones de toneladas), hemos preparado un cartel con el fin de presentar 20 argumentos en contra de este cultivo y su erradicación de una vez por todas.

Descarga del cártel(700 KB), que puede compartir.

1.- En Argentina fue aprobada de forma ilegítima por una Agencia (la Comisión Nacional Consultiva de Biotecnología Agrícola, o CONABIA) formada por representantes de las corporaciones químicas. Y en cuanto a su expansión por Brasil y Paraguay, esta tecnología nunca fue sometida a debate, simplemente empezó su cultivo a gran escala de manera ilegal.

2.- Su imposición ha generado un enorme desierto verde que se extiende por 54 millones de hectáreas, una región que ha sido bautizada como “República Unida de la Soja” por las multinacionales.

3.- Con la introducción de la soja transgénica, el uso del glifosato (que recientemente ha sido clasificado por la Organización Mundial de la Salud como probablemente carcinógeno), aumentó a más de 550 millones de litros al año, con consecuencias dramáticas para la salud de sus habitantes.

4.- Millones de campesinos se han visto obligados a abandonar sus tierras y miles más han dejado de producir alimentos locales, siendo incapaces de coexistir con la soja transgénica.

5.- Cientos de campesinos han sido criminalizados, perseguidos y asesinados en su lucha por defender la tierra, al ser desposeídos por el monocultivo de la soja.

6.- Millones de hectáreas de bosque nativo han sido devastadas en todo el Cono Sur, aradas para dar paso a las explotaciones de soja.

7.- Monsanto ha presionado (y lo sigue haciendo) para que se modifiquen las leyes sobre las semillas para poder controlarlas y tener un monopolio sobre ellas. En Argentina, ha llevado a cabo una campaña de presión durante 15 años para conseguir estas enmiendas, lo que le permite recaudar los derechos a cada productor que guarda las semillas para cultivar de nuevo.

8.- Enfermedades y aumento de la mortalidad se han extendido por toda la región, debido al uso de los productos químicos, provocando las protestas de las comunidades donde se fumigan dichos productos.

9.- Los Gobiernos que trataron de evitar la propagación de la soja y otros cultivos transgénicos fueron agredidos, siendo Paraguay un caso paradigmático de esta interferencia política.

10.- Los suelos han sido agotados y destruidos debido a esta forma de agricultura extractiva, con una pérdida de nutrientes sin precedentes.

11.- Se ha producido una concentración de la propiedad de la tierra. De nuevo el caso paradigmático es Paraguay, donde el 0,4% de los terratenientes se han apropiado del 56% de la tierra.

12.- El pastoreo, que antes se practicaba en rotación con la agricultura, se ha desplazado hacia ecosistemas mucho más frágiles (el Amazonas, el Chaco paraguayo, los humedales, etc), provocando amplia devastación en estas áreas.

13.- Se ha consolidado una alianza entre las Corporaciones que promueven los monocultivos de soja y los medios de comunicación, con el resultado de que apenas ha habido un debate o publicidad sobre los impactos de este modelo.

14.- Los cultivos transgénicos resistentes a los herbicidas han demostrado su completo fracaso desde el punto de vista agronómico: gran cantidad de plantas adventicias han desarrollado resistencia al glifosato, lo que requiere del empleo de mayores cantidades de este y otros herbicidas.

15.- Los estudios científicos que sustentan el desarrollo de los cultivos transgénicos han sido cuestionados por su enfoque mecanicista y una excesiva simplificación de los complejos sistemas genómicos.

16.- Todos los estudios comparativos realizados hasta la fecha han encontrado que las variedades de soja transgénica son menos productivas que las variedades convencionales.

17.- La seguridad alimentaria de la soja transgénica nunca ha sido demostrada. Las dudas no han sido resueltas por los estudios sesgados realizados por las Corporaciones. Cada día que pasa resulta más difícil mantener la falacia de la “equivalencia sustancial”.

18.- La producción en grandes cantidades de soja transgénica ha promovido la expansión de la producción industrial de carne, con graves impactos ambientales, sanitarios y climáticos en todo el mundo.

19.- Cientos de millones de consumidores de todo el mundo se están alimentando esencialmente con soja transgénica, ya que se ha incorporado a los alimentos procesados sin su consentimiento.

20.- Toda la cadena de producción de soja transgénica ha provocado el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, exacerbando la crisis climática mundial.

Notas:

4.- En el año 2007, sólo en Paraguay, el avance del monocultivo de la soja expulsó a 143.000 familias campesinas de su tierra, mientras que en Argentina provocó un éxodo de más de 200.000 campesinos y trabajadores rurales.

5.- En Paraguay, entre 2013 a 2015, 4105 personas fueron desalojadas por la policía debido a conflictos relacionados con la tierra. En Brasil, en 2016, con 60 muertos (un 20% más que el año anterior), se convirtió en el año más violento en el campo desde 2003, cuando 71 personas fueron asesinadas por la promoción de la reforma agraria y la defensa de sus tierras tradicionales.

6.- En el Chaco paraguayo, 6500 hectáreas se han deforestado cada año en los últimos 10 años. En Argentina, desde 2007 a 2014, se han deforestado 2.107.208 hectáreas.

8.- En la provincia meridional de Santa Fe (Argentina), los estudios epidemiológicos realizados por la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario determinaron que la tasa de cáncer en el año 2013 era de casi el doble del promedio nacional (397,4 casos frente a los 217 casos por cada 100.000 habitantes). En Brasil, se registraron 34.147 casos de intoxicación por plaguicidas entre 2007 y 2014.

9.- En 2012, en el curso de un conflicto relacionado con la tierra en Curuguaty, Paraguay, murieron 17 personas bajo el fuego de los mercenarios de las Corporaciones, debido a los intentos de limitar estos negocios agrícolas (en contra de la aprobación del maíz transgénico, límites a las fumigaciones con plaguicidas) por parte del Presidente Lugo, que fue depuesto después de un golpe parlamentario ilegítimo.

10.- En Argentina, el monocultivo de la soja está provocando el rápido agotamiento del suelo, con una pérdida de 19 a 30 toneladas de suelo debido a un manejo inadecuado de los cultivos, como cultivar en pendientes muy pronunciadas y las condiciones climáticas. El agua virtualmente utilizada en el riego de los granos ascendió a 42,5 mil millones de metros cúbicos en la temporada 2004-2005.

11.- En el año 2010, en Argentina, más del 50% de la producción de soja estaba controlada por el 3% de los productores, con explotaciones de más de 5.000 hectáreas. En Uruguay, en el mismo año, el 1% de los productores poseían o controlaban el 35% de la superficie cultivada de soja.

12.- En Paraguay, la mayor expansión ganadera se está produciendo en El Chaco, la tierra ancestral de los pueblos originarios. Ahora hay más de 10 millones de cabezas de ganado en 23 millones de hectáreas.

14.- Durante la temporada 2010-2011, en Argentina, se utilizaron aproximadamente 256 millones de litros de glifosato, lo que representa un 1200% de aumento en sólo 5 años.

16.- Según una revisión de más de 8200 ensayos de diferentes variedades de soja realizados en los Estados Unidos, los cultivos transgénicos Roundup Ready presentan un déficit en los rendimientos de un 6-10% en comparación con las variedades no transgénicas. Faltan estudios similares en el Cono Sur.

18.- Por lo menos la mitad de la carne producida en Argentina proviene de fincas de engorde de animales.

20.- Un informe sobre la situación del medio ambiente en Argentina en el año 2016, encontró que el 44% de las emisiones de gases de efecto invernadero están provocadas por la deforestación y el monocultivo.

Más información

1. Darío Aranda, “15 años de soja: La prueba del delito”, 24 de marzo, 2011, http://www.lavaca.org/notas/15-anos-de-soja-la-prueba-del-delito/

2. GRAIN, “La República Unida de la soja recargada”, 2 de junio, 2013, https://www.grain.org/es/article/entries/4739-la-republica-unida-de-la-soja-recargada

Este material será una infografía que sirva de herramienta para la discusión práctica con grupos, comunidades y organizaciones. Su versión completa con bibliografía y referencias, ver www.grain.org

———————————————–

Biodiversidad o transgénicos: el futuro de la alimentación en manos de las mujeres

Declaración en el Día Internacional de la Mujer, 8 de marzo

Por las Dras. Vandana Shiva y Mira Shiva, 11 de marzo de 2015

ISIS

Dia_internacional_mujer

Mujeres por la Diversidad, Mahila Anna Swaraj, Iniciativa por la Salud, Equidad y Sociedad, Navdanya y Madres de Todo el Mundo.

Las mujeres han sido a lo largo de la Historia las productoras primarias de alimentos y de la nutrición, pero hoy en día, la producción de alimentos ha escapado de nuestras manos y han sido sustituidos por productos tóxicos controlados por las grandes Corporaciones. La Agricultura Industrial y el Monocultivo nos ha traído alimentos de poca calidad, con poco sabor y escasamente nutritivos. Como resultado de todo ello, la India se enfrenta a una crisis alimentaria: uno de cada cuatro indios pasa hambre y sólo en 2011, a diabetes se cobró la vida de 1 millón de indios.

Ahora, las mismas Empresas que han creado la crisis prometen soluciones milagrosas: los transgénicos. El arroz dorado, un arroz transgénico, o el plátano transgénico, están siendo publicitados por las Corporaciones, bajo el manto de investigaciones académicas, como una solución para el hambre y la malnutrición en los países del Sur. Sin embargo, variedades de alimentos cultivados por la mujeres aportan mayor contenido de nutrientes que aquellos producidos por la Agricultura Industrial. El arroz dorado tiene un 350% menos de contenido en vitamina A que la alternativa que las mujeres vienen ofreciendo. Los plátanos transgénicos, de los que se dice que tienen un alto contenido en hierro, tienen un 3000% menos de hierro que la cúrcuma y un 2000% menos hierro que el amchur (mango molido). A parte de tener menos nutrientes, los transgénicos forman parte de un sistema de agricultura industrial que está destruyendo el planeta, agotando las fuentes de agua, aumentando la cantidad de gases de efecto invernadero, y llevando a los agricultores a contraer grandes deudas y al suicido, en parte por su dependencia de los productos químicos usados en este tipo de agricultura. Además, estos monocultivos industriales en manos de las Corporaciones, están destruyendo la biodiversidad y se está perdiendo el acceso a aquellos sistemas alimentarios que nos han sostenido durante milenios. Cuando nos percatamos de la gran cantidad de patentes que se han registrado, queda muy claro que los únicos beneficiarios son estas empresas, cuya finalidad es el lucro, no algo creado para la gente.

En este Día Internacional de la Mujer, realizamos un llamamiento a todas las mujeres del mundo, a aquellas que cultivan y dan los alimentos, a unirse y reclamar el derecho a mantener nuestros conocimientos, nuestra agricultura y nuestros alimentos; a exponer las mentiras de la Industria de los transgénicos, rechazando las falsas promesas del arroz dorado y los plátanos transgénicos y reclamando un planeta en el que puedan habitar todos los seres vivos.

Emergencia nutricional en la India

La India se enfrenta a una emergencia nutricional. Somos la capital del hambre y la desnutrición. Uno de cada cuatro indios pasa hambre. Niños malnutridos y con retraso en el crecimiento. La India es la capital mundial de la diabetes, con 50,8 millones de pacientes (1).

En el año 2011, la epidemia de diabetes acabó con la vida de 1 millón de personas. La diabetes es un trastorno metabólico que se produce como resultado de una dieta desequilibrada. La denominada Revolución Verde que ha transformado el paisaje en un monocultivo de arroz, se ha hecho a costa de otros alimentos como las lentejas y el mijo, mucho más nutritivos, de modo que la diabetes se ha cebado en las zonas rurales. Contrariamente a la creencia popular, la diabetes afecta a más personas en la India rural (34 millones) que a los opulentos indios que viven en las urbes (28 millones) (2).

Una agricultura desequilibrada que se basa en el monocultivo y una dieta desequilibrada a base de arroz blanco refinado se ha convertido en un arma letal. Casi el 50% de las mujeres indígenas sufren de anemia por deficiencia de hierro.

¿Cuál debe ser la respuesta a esta emergencia nutricional? ¿ Fomentar la biodiversidad en nuestra agricultura y en la alimentación o por el contrario intensificar los monocultivos de arroz introduciendo transgénicos como el arroz dorado? ¿Fomentar el empoderamiento de las mujeres vital para mantener la seguridad alimentaria y nutricional en nuestras manos o permitir que las Corporaciones tomen el control de nuestros alimentos?

Las deficiencias nutricionales son el resultado directo de la destrucción de la diversidad de las fuentes de alimentación al introducirse los monocultivos industriales. Los defensores de la Agricultura Industrial, representados en la India por la denominada Revolución Verde, no valoran la nutrición. En su lugar destacan el aumento de los productos utilizados en la agricultura, de importación, el uso de combustibles fósiles y el empleo de los recursos de agua para el riego de los monocultivos químicos, que convierten los alimentos en una huera mercancía tóxica. Han perdido su calidad, su aroma, y lo más importante, su valor nutritivo.

Cómo la Agricultura Industrial destruye los nutrientes de los alimentos

En primer lugar, la Agricultura Industrial se basa en la uniformización, el transporte a larga distancia y el procesamiento industrial. En comparación, los alimentos cultivados por las mujeres, se basan en la diversidad, la conservación del sabor, el contenido en nutrientes, la calidad y la capacidad de recuperación. Los trigos indios tradicionales, como Kathia, Bansi y Mishri, conservan el sabor y buena cantidad de nutrientes. Los trigos procesados industrialmente, al contrario, tienen pocos nutrientes y han contribuido a la epidemia de intolerancia la gluten.

En segundo lugar, mediante la sustitución de la biodiversidad por monocultivos, la Agricultura Industrial reduce la cantidad de nutrientes por unidad de superficie. Mediante la diversidad es posible obtener suficiente hierro para 20 Indias, y suficiente vitamina A para toda la India de hoy en día.

En tercer lugar, mediante la sustitución de los sofisticados procesos ecológicos por aquellos otros en los que la fertilidad se consigue mediante el empleo de productos químicos y fertilizantes sintéticos, el suelo se destruye, se reduce la absorción de los nutrientes básicos de las plantas, de modo que los alimentos son nutricionalmente más pobres ( ver Tabla 1).

Mineral Estados Unidos 1963-1992 (13 frutas y verduras) Gran Bretaña 1937-1987 (20 frutas y verduras)
Calcio

-29

-19

Magnesio

-21

-35

Sodio

N/A

-43

Potasio

-6

-14

Fósforo

-11

-6

Hierro

-32

-22

Cobre

N/A

-81

Tabla 1. Disminución en el contenido de minerales (%) en los cultivos de Estados Unidos y de Gran Bretaña como resultado de la introducción del monocultivo industrial .N/A: No analizados. Datos de Estados Unidos (3) y de Gran Bretaña (4)

Un metaanálisis realizado por el profesor Carlo Leifert de la Universidad de Newcastle y otros 15 científicos de todo el mundo (5), encontraron diferencias significativas en el contenido nutricional de los cultivos ecológicos y no ecológicos (frutas, verduras, cereales y legumbres). Los productos alimenticios obtenidos de los cultivos ecológicos tienen una mayor cantidad de antioxidantes ( un 69% frente a un 18%, incluyendo ácidos fenólicos, flavanonas, estilbenos, flavonas, flavonoles y antocianinas) en comparación con sus homólogos producidos convencionalmente. Pero aún hay más: también se detectaron diferencias estadísticamente significativas en la cantidad de carotenoides y vitaminas.

El consumo de frutas, verduras y cereales ecológicos suministra de un 20% a un 40% ( y en algunos casos hasta un 60%) más de antioxidantes polifenólicos, sin que aumente la cantidad de calorías ingeridas. Esto es muy importante, ya que hay muchas pruebas científicas de los beneficios para la salud de un mayor consumo de polifenoles y metabolitos secundarios de las plantas con actividad antioxidante, protegiendo contra las enfermedades crónicas, incluyendo enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, e incluso algunos tipos de cáncer.

En cuarto lugar, los transgénicos también están favoreciendo la disminución de la disponibilidad de nutrientes, debido a que la Industria Biotecnológica favorece la obtención de materias primas, no alimentos, como es el caso del 90% del maíz y de la soja transgénicas, que se emplean para elaborar biocombustibles, o piensos para la alimentación animal. Se trata de un sistema alimentario no viable.

En quinto lugar, los cultivos tolerantes a los herbicidas suponen la mayor parte de los transgénicos que se cultivan. El uso de Roundup (formulación comercial del glifosato) en los cultivos Roundup Ready elimina minerales esenciales como el manganeso a través de un proceso de quelación. El manganeso es esencial para la conexión intestino-cerebro. El agotamiento de este nutriente está contribuyendo a una epidemia de autismo en Estados Unidos. Según el Centro de Control de Enfermedades (CDC), en la década de 1970, 1 de cada 10.000 niños padecía autismo. En 2007, la cifra era de 1 cada 150 niños; 1 de cada 2 niños estadounidenses puede ser autista en 2025 (6).

En sexto lugar, así como existe una ecología de la biodiversidad, también hay una ecología de la biodiversidad en la nutrición. Unos nutrientes necesitan de otros: las grasas son necesarias para la biodisponibilidad de vitamina A y la vitamina C es necesaria para la absorción de hierro. Esta es la razón de utilizar semillas de mostaza para condimentar las verduras o el uso de chutneys en nuestras comidas. El reduccionismo mecanicista aplicado en la agricultura, junto con el reduccionismo mecanicista en la nutrición, socavan los procesos ecológicos a través de los cuales nuestras huertas aportan los nutrientes necesarios y nuestros cuerpos reciben una dieta equilibrada.

Tenemos que cultivar alimentos nutritivos, y las evidencias indican que podemos hacerlo aumentando la biodiversidad y no interfiriendo en los proceso ecológicos que se desarrollan en nuestros sistemas agrícolas y alimentarios. Este es el camino que sigue Navdanya desde hace más de dos décadas: se ha aumentado la producción de nutrientes por unidad de superficie, así como los ingresos de los agricultores, a través de la agroecología y la biodiversidad.

Pero hoy en día, el paradigma de la Agricultura Industrial trata de mantenerse a pesar de resultar insostenible, prometiendo falsas soluciones frente a la desnutrición, como los transgénicos, caso del arroz dorado y los plátanos transgénicos.

El falso milagro del arroz dorado

El arroz dorado es un arroz modificado genéticamente, con dos genes de otras especies: uno de narciso y otro de una bacteria. De ello resultaría ser de una coloración amarillenta, que se supone aumenta la cantidad de betacaroteno, un precursor de la vitamina A. Se está ofreciendo como una cura milagrosa contra la deficiencia de vitamina A (VAD).

Pero se trata de un falso milagro. En realidad es extender la enfermedad del monocultivo, con alimentos pobres nutricionalmente, aunque se ofrezca como un remedio de la deficiencia nutricional. Según goldenrice.org (7), los niños menos de 7 años requieren 450 unidades de retinol (vitamina A), por lo que un niño tendría de ingerir 300 gramos de arroz dorado para cumplir con el requerimiento diario de vitamina A. Según la cultura indígena, la dieta de un niño contiene normalmente menos de 150 gramos de arroz, pero también contiene otros alimentos nutritivos cultivados por las mujeres. De hecho, el arroz dorado es un 350% menos eficiente para suministrar vitamina A que las alternativas que ofrecen las mujeres en lo que se refiere a la necesidad diaria de vitamina A. Todo lo que tendría que comer sería uno de los siguientes alimentos:

  • dos cucharadas de espinacas, hojas de amaranto o hojas de rábano

  • cuatro cucharadas de mostaza o hojas de bathua (Chenopodium album)

  • una cucharada de chutney de cilantro

  • una cucharada y media de chutney de menta

  • una zanahoria

  • un mango

No sólo las alternativas indígenas basadas en el conocimiento de las mujeres proporcionan más vitamina A que el arroz dorado a un coste menor, sino que también proporcionan otros nutrientes. Es el caso del hierro, que ayuda a combatir la anemia. Pero así como la Industria Biotecnológica ofrece el arroz dorado como remedio contra la deficiencia de vitamina A, hace lo mismo con el plátano transgénico, que dice tiene mayor contenido en vitamina A e hierro. En realidad, los plátanos transgénicos aportan un 7000% menos que la alternativa ofrecida por las mujeres con la variedades indígenas, en lo que son expertas, en su cultivo y procesamiento (8).

Los plátanos transgénicos han sido pirateados de un variedad indígena de Micronesia (9). Los rasgos para obtener mayor cantidad de betacaroteno se han añadido a la variedad arroz japónica: Taipei 309, un arroz que los indios no consumen. Los ensayos de alimentación del arroz dorado y de los plátanos transgénicos se hicieron de forma ilegal y poco ética (10-12).

Al renunciar a las alternativas que ofrecen mayor biodiversidad y que aportan mayor cantidad de nutrientes, la Industria Biotecnológica está presionando para que se consuma una dieta a base de arroz, una receta para que se extienda la epidemia de diabetes. Con 62 millones de pacientes, la India tiene unas tasas muy altas de diabetes (1). El consumo de arroz dorado es una propuesta irresponsable que agrava la situación, destruyendo alternativas muy necesarias: biodiversidad y equilibrio en la dieta. Por ejemplo, se necesitan grasas para absorber la vitamina A. Para conseguirlas necesitan un aporte diario de grasas y por lo tanto cultivos de semillas oleaginosas y ganadería. Los monocultivos de arroz desplazan ambas formas de obtención de grasas, impidiendo la absorción de la vitamina A, agravando las crisis nutricional. Por lo tanto, el arroz dorado no va a aliviar el déficit en vitamina A en los países que se consuma ( ver Figura 1).

Biodiversity_or_GMOs

Figura 1. El arroz dorado: ¿una solución a la deficiencia de vitamina A? Fuente: GRAIN.org. [13]

El arroz dorado agravaría la crisis ecológica causada por la Agricultura Industrial. El Arroz Dorado es parte del paquete de la Agricultura Industrial ( también conocido como el paquete de semillas y química), que promueve el monocultivo, destruyendo aún más la biodiversidad. El arroz durando aumentaría el uso de fertilizantes nitrogenados sintéticos, que interfieren en el ciclo del nitrógeno (14).

La India es ya uno de los mayores importadores de fertilizantes nitrogenados, y el arroz dorado sólo serviría para aumentarlas. Por otra parte, al requerir mayor cantidad de agua se intensificaría la crisis del agua (15), contribuyendo también al cambio climático (16) al aumentar las emisiones de gases de efecto invernadero. Nuestros agricultores se verían sometidos a aumentar los gastos en la adquisición de insumos agrícolas, con mayor dependencia de productos químicos y el pago de las patentes tecnológicas.

Como una fuente para la nutrición en los países del Sur, el arroz dorado no presenta ventajas reales. Pero teniendo en cuenta los precedentes establecidos por la soja, el maíz, la colza transgénica (canola) y el algodón, la introducción del arroz dorado tiene sentido: una manera para que las grandes empresas tomen el control de todos los cultivos alimentarios a base de arroz.

El arroz dorado es un caballo de Troya para el control de las Corporaciones

Los defensores del Arroz Dorado declaran que es un producto obtenido gracias a la investigación con fondos públicos. Pero en realidad, los científicos involucrados en este proyecto están estrechamente vinculados a las Corporaciones Biotecnológicas, que obtendrían beneficios a través de las patentes.

Científicos como Ingo Potrykus (Zurich) y Peter Beyer (Freiberg) están estrechamente vinculados a las Corporaciones Biotecnológicas en la comercialización del arroz dorado a través de patentes. Son más de 70 las patentes relacionadas con el arroz dorado, a pesar de ser publicitado como un producto público hecho para la gente. Entre las Corporaciones que controlan estas patentes se encuentran Bayer AG, Monsanto Co, Orynova BV y Zeneca Mogen BV. Una carta escrita por el Dr. Potrykus ilustra las estrechas relaciones entre el arroz dorado y los intereses corporativos. Cuando se le preguntó sobre este asunto por parte de RAFI/ETC, el Dr. Portykus escribió:

“¿Por qué es preciso involucrar a un socio comercial? Pues debido a que el arroz dorado también necesita una base comercial para llegar a los pobres de los núcleos urbanos. ¿Por qué necesitamos una patente? Porque sólo así podemos asegurar que nadie interfiera en nuestra tarea. Zeneca ( ahora Syngenta) tiene los derechos legales sobre el arroz dorado. ¿Por qué les molesta que Zeneca obtenga beneficios por el desarrollo del arroz dorado, que incluso tendrá beneficios para los pobres que no están directamente relacionados a una agricultura de subsistencia? ¿ No entienden que no es junto ni prudente culpar a la Industria de sus fines de lucro? Estas son las razones por las que están ahí”.

El responsable del proyecto del Arroz Dorado en el Instituto Internacional de Investigación del Arroz es el Dr. Gerard Barry, involucrado en algunas de las patentes de Monsanto y el hombre responsable de los cultivos tolerantes al tóxico Roundup de esta compañía.

Las puertas giratorias entre las empresas y las Instituciones de Investigación están a la orden del día, con un pequeño grupo de actores que promueven los ingresos. Gigantes como Monsanto y Syngenta están al mando mediante el control de las patentes (17), aunque bajo el manto de las iniciativas filantrópicas (18).

La alternativa está en manos y en las mentes de las mujeres

En el Día Internacional de la Mujer, este 8 de marzo de 2015, las mujeres de la India y de todo el mundo nos comprometemos a recuperar el control sobre nuestras semillas, sobre los alimentos, manteniendo nuestro saber para disfrutar de una comida sana, segura, nutritiva, sabrosa y variada. Y a través de los alimentos, vamos a recuperar nuestra salud y la salud del planeta.

No vamos a permitir una mayor degradación de nuestros sistemas alimentarios y de nuestros conocimientos. No tenemos que ir por el camino de sustituir la biodiversidad por monocultivos transgénicos y nuestros ricos conocimientos sobre los alimentos y la nutrición deben hacer frente al fraude científico y ético. No sacrificaremos nuestras semillas y la soberanía alimentaria para ponerla en manos del control de las Corporaciones y sus afanes de lucro.

Nos comprometemos a:

1.- Promover y desarrollar el empleo de nuestras semillas indígenas, los cultivos y la obtención de alimentos para hacer frente a la desnutrición y los problemas de salud (19).

2.- Huertas para propagar la esperanza, la diversidad y la nutrición en todas partes: escuelas, jardines, balcones…

3.- Extender la alfabetización nutricional sobre nuestra diversidad alimentaria y conciencias sobre los productos tóxicos y los transgénicos.

4.- Celebrar la Mahila Anna Swaraj ( Soberanía Alimentaria en Manos de las Mujeres) en el centro de biodiversidad de Navdanya, en Doon Valley ( del 27 al 29 de marzo de 2015), fortaleciendo las alternativas que promuevan la sostenibilidad, la justicia y la salud.

5.- Celebrar el Día de la Madre Tierra el 22 de abril de 2015, para liberar a la Tierra, nuestros campos, nuestros hogares y nuestros cuerpos de la carga que suponen las enfermedades causadas por las sustancias tóxicas.

Establecer la conexión entre la salud del suelo y la salud de todos los seres humanos, en este 2015, declarado por la ONU como el Año Internacional del Suelo.

Como mujeres, con toda nuestra vibrante diversidad, vamos a cambiar el paradigma del monocultivo por la diversidad, del empleo de productos químicos por la agricultura ecológica, de una Ciencia reduccionista y mecanicista a otra que respete los conocimientos ecológicos, del control de las empresas y los monopolios a la soberanía, alimentaria y del conocimiento, en manos de las manos y las mentes de la mujeres. Desarrollaremos alternativas al desastre ecológico y de la salud, frente a la Agricultura Industrial y las nuevas falsas promesas del Arroz Dorado y los plátanos transgénicos.

Vamos a dar forma a la alimentación y la nutrición, a través de la biodiversidad y la acción de nuestras manos y nuestras mentes. Vamos a recuperar nuestras semillas y vamos a recuperar nuestros alimentos.

Referencias:

1. India has largest number of diabetes patients: Report. Indian Express, accessed 06th March 2015 http://archive.indianexpress.com/news/india-has-largest-number-of-diabetes-patients-report/531240/

2. Public Health Foundation of India. Accessed, 6th March 2015 http://ccebdm.org/news.php

3. Bergner P. The Healing Power of Minerals, Special Nutrients and Trace Elements. Rocklin, CA: Prima Publishing Co., 1997, 46–75

4. Mayer, A.-M. Historical changes in the mineral content of fruits and vegetables. Brit. Food J. 1997, 99:207–211.

5. Barański M, Srednicka-Tober D, Volakakis N, Seal C, Sanderson R, Stewart GB, Benbrook C, Biavati B, Markellou E, Giotis C, Gromadzka-Ostrowska J, Rembiałkowska E, Skwarło-Sońta K, Tahvonen R, Janovská D, Niggli U, Nicot P, Leifert C. Higher antioxidant and lower cadmium concentrations and lower incidence of pesticide residues in organically grown crops: a systematic literature review and meta-analyses. Br J Nutr. 2014, 112, 794-811. doi: 10.1017/S0007114514001366

6. Seneff S. Autism and Glyphosate: Connecting the Dots. Seed Sovereignty, Food Security: Women in the Vanguard. Vandana Shiva (ed.). Pinifex Press, 2015.

7. Vitamin A Deficiency-Related Disorders (VADD). Goldenrice.org, accessed 6th March 2015. http://www.goldenrice.org/Content3-Why/why1_vad.php

8. No to GMO Bananas. Protect Indigenous Biodiversity and Knowledge. Navdanya, accessed 6th March 2015 http://www.navdanya.org/attachments/banana_booklet_30-4-2013.pdf

9. GMO Banana Campaign, Navdanya.org, accessed 6th March 2015. http://navdanya.org/campaigns/477-gmo-banana-campaign

10. “Golden Rice” not so golden. GMWatch.org, accessed 6th March 2015. http://www.gmwatch.org/index.php/news/archive/2013/15045-golden-rice-not-so-golden

11. China sacks officials over Golden Rice controversy. Nature News, 10th December 2012. Nature.org, accessed 6th March 2015. http://www.nature.com/news/china-sacks-officials-over-golden-rice-controversy-1.11998

12. GM golden rice paper to be retracted amid ethics scandal. GMWatch.org, accessed 6th March 2015.  http://gmwatch.eu/index.php/news/archive/2014/15536-gm-golden-rice-paper-to-be-retracted-amid-ethics-scandal

13. Grains of delusion: Golden rice seen from the ground. GRAIN.org, accessed 6th March 2015 http://www.grain.org/article/entries/10-grains-of-delusion-golden-rice-seen-from-the-ground

14. The nine planetary boundaries. Stockholm Resilience Centre, accessed 6th March, 2015. http://www.stockholmresilience.org/21/research/research-programmes/planetary-boundaries/planetary-boundaries/about-the-research/the-nine-planetary-boundaries.html

15. Industrial Agriculture. Pesticide Action Network, North America, accessed 6th March 2015. http://www.panna.org/issues/food-agriculture/industrial-agriculture

16. Industrial Agriculture, Agroecology, and Climate Change. Centre for Ecoliteracy, accessed 6th March 2015. http://www.ecoliteracy.org/essays/industrial-agriculture-agroecology-and-climate-change

17. Public-Private Partnership and Humanitarian Use. Goldenrice.org, accessed 6th March 2015. http://www.goldenrice.org/Content2-How/how9_IP.php

18. Open letter from Dr. Ingo Potrykus to Hope Shand and RAFI in Response to Their Press Release on «Golden Rice» from October 13. AgBioWorld.org, accessed 6th March 2015. http://www.agbioworld.org/biotech-info/topics/goldenrice/shand.html

19. Seed Freedom. Seedfreedom.info, accessed 6th March 2015. http://seedfreedom.info/

————————————

Procedencia del artículo:

http://www.i-sis.org.uk/Biodiversity_or_GMOs.php

—————————–

La cisgénesis sigue siendo modificación genética, con los mismos riesgos asociados

Por la Dra. Eva Sirinathsinghji, 14 de agosto de 2013

ISIS

Gen Technik 14

Imagen: http://www.qfood.eu

Un nuevo ensayo sobre la patata transgénica resistente al tizón se está vendiendo como tecnología cisgénica para confundir a la gente, pero sigue siendo modificación genética con los consiguientes riesgos, la mayoría de los cuales no se abordan, dice la Dra. Eva Sirinathsinghji.

Un nuevo cultivo modificado genéticamente, la patata resistente al tizón se está ensayando actualmente a gran escala en Carlow, Irlanda, realizado por el Gobierno irlandés en colaboración con la Universidad holandesa de Wangeningen (1). El tizón de la patata es una enfermedad fúngica devastadora causada por Phytophthora infestans, que fue responsable de la terrible hambruna que se produjo en Irlanda de 1845 a 1852. El ensayo de campo comenzó este verano, y se trata de una continuación de la pequeña prueba de campo que se realizó en 2012.

Un fuerte escepticismo y desconfianza hacia los cultivos transgénicos se ha desarrollado en Irlanda, un país conocido por su conciencia ambiental, pero los defensores del nuevo ensayo están tratando de difuminar los datos científicos relaciones con las patatas resistentes al tizón. Estas patatas se están publicitando como cisgénicas en lugar de transgénicas, alegando que la cisgénesis es el proceso de transferencia de un gen de una especie a otra sexualmente compatibles. La Universidad de Wageningen y organizaciones colaboradores han llegado incluso al extremo de publicar en un sitio web definiciones falsas con el objeto de crear la mayor confusión posible (véase más adelante) (2).

Entonces, ¿que diferencia hay entre cisgénesis y transgénesis? La transgénesis se puede definir como la transferencia de material genético extraño a un organismo mediante técnicas de Ingeniería Genética. Como en el caso de los cultivos transgénicos, las especies de patata (Solanum tuberosum cv. Desiree) es diferente de la especie Solanum venturii, de donde se recogió el gen de resistencia al tizón, Rpi-vnt1.1. S. tuberosum cv. Desiree no contiene el gen de resistencia al tizón. Por lo tanto, el gen Rpi-vnt1.1 transferido es un gen extraño, es decir un transgén.

Esto contradice la descripción que figura en la página web cisgenesis.com al decir que una planta cisgénica no contiene genes extraños, lo que no tiene sentido porque la planta huésped no tiene ese gen. Fundamentalmente, la cisgénesis sigue siendo Ingeniería Genética y emplea los métodos de la transgénesis para desarrollar cultivos transgénicos, con todos los riesgos que eso conlleva. La nueva terminología se inventó para engañar a la gente. La única diferencia es que el gen insertado puede derivar de un organismo más estrechamente emparentado con la especie huésped. Esto no quiere decir que queden al margen los riesgos asociados a los procedimientos estándar de la transgénesis, y como el transgén proviene de una especie diferente de la patata, se generan proteínas diferentes a las de la patata no transgénica nativa. Cabe recordar que la transferencia de un gen entre especies estrechamente relacionadas ha originado que las nuevas proteínas produzcan fuertes respuestas inmunes (3) (Véase Transgenic Pea that Made Mice Ill, SiS 29). El proceso utilizado para desarrollar tanto cultivos cisgénicos como transgénicos es exactamente la misma, y por lo tanto conlleva los mismos riesgos: inestabilidad y aleatorización del genoma del huésped; generación de nuevos ácidos nucleicos, proteínas y metabolitos. Además el sistema vector utilizado en la transformación es una fuente de riesgo (Véase más abajo).

Si profundizamos en la Biología Molecular actual, incluso la definición de gen no está clara, los genes son más complejos de lo que se pensaba hasta ahora: en vez de la visión tradicional, según la cual un gen da lugar a uno o varios transcritos alternativos que codifican una proteína en sus varias isoformas, parece claro que una región genómica puede codificar distintos productos proteicos (4), además se ha podido comprobar un alto porcentaje de los transcritos detectados no codifican proteínas, es el ARN no codificante, genes transcritos en la cadena inversa para hacer proteínas totalmente diferentes, y de hecho los estudios más recientes muestran que la mayor parte del genoma se transcribe incluyendo elementos reguladores, tales como potenciadores, que no codifican proteínas (5,6). En contraste, los científicos evolutivos, tales como WD Hamilton y George C, Williams han definido al gen como una unidad de selección natural, un cuyo caso un gen podría definirse como un único para de bases, como los polimorfismos de un sólo nucleótido pueden afectar al fenotipo (7), Por lo tanto, lleva a engaño el decir que la cisgénesis es distinta de la transgénesis.

¿Qué es exactamente la patata transgénica que se está probando en Irlanda?

En el año 2012, se realizó una prueba de campo a pequeña escala con 24 plantas transgénicas y no transgénicas para comprobar si la patata transgénica tenía un buen comportamiento a las condiciones de Irlanda. Al comienzo del verano, se comenzó un segundo ensayo que durará tres años, comparándose 1758 plantas de tres variedades: Desiree transgénica, Desiree no transgénica, así como la patata Sarpo Mira, que se cree contiene alrededor de 5 genes resistentes al tizón. Los investigadores estudiarán los efectos en la diversidad del suelo, la diversidad genética de las cepas aisladas del tizón, así como el la gestión integrada de las plagas y su impacto a finales de este año.

La patata transgénica fue desarrollada por los investigadores de la universidad de Wageningen, como parte de un proyecto más amplio de la UE denominado “Amiga”, que implica a 22 instituciones europeas para poner a prueba los efectos ambientales y agronómicos de los cultivos transgénicos en Europa (8). La variedad Solanum tuberosum cv, Desiree fue utilizada como variedad de acogida y ahora lleva un gen llamado RPI-vnt1.1, extraído de la patata silvestre Solanum venturii.

El gen RPI-vnt1.1 y su promotor nativo se insertaron en la patata usando transformación mediada por Agrobacterium tumefaciens (ATMT). Éste es un método común de la Ingeniería Genética cuyos riesgos están muy bien descritos en nuestro reciente informe Ban OGM Now (Prohibir los transgénicos ahora) (9). Entre los riesgos se encuentra la transferencia horizontal de genes a otros organismos (ver [10], Horizontal Gene Transfer Does Happen, SiS 38). Agrobacterium se ha observado es capaz de transformar al menos a 80 especies diferentes de plantas, hongos, levaduras, algas, mamíferos y células humanas. Un posible mecanismo de transferencia horizontal de genes a través de esta patata modificada genéticamente puede acaecer por la tendencia de A. tumefaciens a persistir en la planta transgénica después de que el experimento se haya completado, permaneciendo en estado latente albergando el vector binario que contiene el transgén. Esto ofrece una oportunidad para la transmisión de genes a oras plantas u otros organismos. No hay evidencias de que los investigadores hayan comprobado la ausencia de A. tumefaciens en la nueva línea de patatas modificadas genéticamente. La transferencia horizontal de genes es algo que debe ser comprobado en este ensayo de campo. Pero no se hace.

Por otra parte, como ya se mencionó anteriormente, la Ingeniería Genética es inherentemente un proceso imprevisible y las evidencias han demostrado que los resultados de la utilización de ATMT en los genomas de acogida produce una inestabilidad de los transgenes en terminos de niveles de expresión, reordenamientos, duplicaciones y truncamientos (ver 10). Una vez más, no hay pruebas de que los investigadores hayan estabilizado el genoma anfitrión, ni han mostrado en qué lugar se ha insertado el transgén en el genoma huésped. Toda esta información es requerida por la Directiva de Seguridad Biotecnológica Europea (2001(18/CE), Sin la prueba de estabilidad genética, estos ensayos carecen de valor, ya que cualquier reordena miento daría lugar a plantas que son diferentes de las que se están evaluando los riesgos, como se destaca en el Informe (9).

¿A quién pertenece esta patata transgénica?

El gen RPI-vnt1.1 fue en principio aislado y clonado en el centro John Innes, Laboratorio de Sainsbury, UK , en colaboración con la Universidad de Wageningen. Ha sido patentado por estas instituciones, junto con otros candidatos de Plant Bioscience Limited, y las universidades de Utrecht y Bennekom (Holanda) y Corea del Sur (11). Aunque Teagasc, la Agencia de Desarrollo de Alimentos de Irlanda, afirma que no hay participación de la Industria en este ensayo, la inclusión de Plant Bioscience Limited como solicitante de la patente sugiere lo contrario. Esta empresa es propiedad del Centro John Innes, el Laboratorio de Sainsbury y el BBSRC y su pretensión es la de funcionar como “una compañía de gestión tecnológica independiente, especializada en plantas, alimentos y microorganismos”. Sus servicios “están disponibles para cualquier organización de investigación que busque asistencia y asesoramiento en la protección y comercialización de nuevas tecnologías, en base no al pago de una tarifa, sino adquiriendo una parte de los futuros ingresos comerciales” (12). Hay ya acuerdos de licencia en exclusiva con empresas agrotecnológicas como Dow Chemical Company, que fueron desarrollados originalmente en la misma institución pública, el Centro John Innes (13).

La siembra de la patata transgénica repetirá el sistema de monocultivo que causó la hambruna

Las personas que vivían en Irlanda durante el período previo a la gran hambruna dependían de las patatas como alimento básico, importada originalmente de América del Sur para las clases adineradas. Con una economía agraria dependiente de este cultivo, fue finalmente consumida en grandes cantidades por los irlandeses pobres. El cultivo en su mayor parte era de la variedad de patatas Irish Lumper, que junto a la alta dependencia de la patata en la alimentación, también para el ganado, fueron las dos principales causas de esta desnutrición (14).

Ahora parece que el Gobierno de Irlanda, junto con los investigadores de la Universidad de Wageningen, pretenden recrear esta situación, mediante la aplicación del mismo sistema de monocultivo, pero en su versión moderna, el monocultivo de transgénicos.

Los cultivos transgénicos no son la respuesta a la plaga de la patata

Mientras que el rizón es considerada como una de las enfermedades más devastadoras de los cultivos, con una capacidad de acabar con las hojas en 10 días, ya existen plantas no transgénicas resistentes al tizón. Como ya ha señalado la Dra. Eva Novotny (ver [15] GM Blight-resistant Potatoes – Who Needs Them?, SiS 47), hay por lo menos 6 variedades ya aprobadas en el Reino Unidos, muy populares en los mercados de agricultores y en el esquema Dutchy-box (?). Los cultivos transgénicos, por otro lado, se ha demostrado que tienen unos rendimientos más bajos (ver [16] US Staple Crop System Failing from GM and Monoculture, SiS 59), aumenta el uso de plaguicidas, perjudicando la salud humana y el ambiente, además de ser resistentes a las plagas en un corto período de tiempo, ya que las malas hierbas se hacen resistentes, así como los insectos objetivo de los cultivos transgénicos (ver [9] Ban GMO’s Now- Special ISIS Report). Es sólo cuestión de tiempo antes de la plaga Phytophthora infestans ofrezca resistencia a la patata transgénica, haciendo inútil el esfuerzo, además de resultar peligroso y más caro que los cultivos convencionales.

Referencias:

  1. Assessing and monitoring the impact on the agrienvironment of genetically modified potatoes with resistance to Phytophthora infestans, causative organism of late blight disease (2012 – 2016). http://iofga.org/wp-content/uploads/Teagasc_Notification.pdf
  2. www.cisgenesis.com http://www.cisgenesis.com/content/view/2/25/lang,english/
  3. Ho MW. Transgenic pea that made mice ill.Science in Society 29, 28-29, 2006.
  4. Sandelin A, Carninci P, Lenhard B, Ponjavic J, Hayashizaki Y, Hume DA. Mammalian RNA polymerase II core promoters: insights from genome-wide studies. Nature Reviews Genetics 2007, 8, 424-36.
  5. Natoli G, Andrau JC. Noncoding transcription at enhancers: general principles and functional models. Annual Reviews Genetics 2012, 46:1-19
  6. Djebali S, Davis CA, Merkel A, Dobin A, Lassmann T, Mortazavi A, Tanzer A, Lagarde J, Lin W, Schlesinger F et al. Landscape of transcription in human cells. Nature 2012, 489, 101-8
  7. Shastry BS. NPs: impact on gene function and phenotype. Methods Molecular Biology 2009, 578, 3-22.
  8. Amiga Project.com, 18th July 2013 http://www.amigaproject.eu/
  9. Ho MW & Sirinathsinghji E. Ban GMOsNow.Health and Environmental Hazards Especially in Light of the New Genetics. ISIS Special Report, 2013.http://www.i-sis.org.uk/Ban_GMOs_Now.php
  10. Ho MW and Cummins J. Horizontal gene transfer from GMOs does happen. Science in Society 38, 22-24, 2008.
  11. (Wo2009013468) Late Blight Resistance Genes and Methods.Patentscope.com, 18th July 2013 http://patentscope.wipo.int/search/en/detail.jsf?docId=WO2009013468&recNum=1&maxRec=&office=&prevFilter=&sortOption=&queryString=&tab=PCT+Biblio
  12. pbltechnology.com http://www.pbltechnology.com/cms.php?categoryid=4
  13. Assessing and monitoring the environmental impact of late blight resistant potatoes (2012-2015). Briefing for the Guild of Agricultural Journalists. May 24th 2013. Teagasc.ie http://www.teagasc.ie/publications/2013/1965/BriefingGuildAgriculturalJournalists_24May2013.pdf
  14. Great Potato Famine. Wikipedia, 17th July 2013 http://en.wikipedia.org/wiki/Great_Famine_(Ireland)
  15. Novotny E. GM-Blight-resistant Potatoes –Who Needs Them? Science in Society 47, 20-23, 201o.
  16. Sirinathsinghji E. US crop system failing from GM and monoculture. Science in Society 59, to appear.

——

Fuente: http://www.isis.org.uk/Cisgenesis_is_still_Genetic_Engineering_with_all_attendant_risks.php

Argentina: carta enviada al Papa sobre la posición de la Iglesia respecto a los transgénicos

GMWatch, 31 de julio de 2013

http://www.gmwatch.org/index.php?option=com_content&view=article&id=15001:cardinal-turkson-say-qnoq-to-gmos

Monsanto_semillas
Querido David Andrews,

A raíz de su carta abierta al cardenal Peter Turkson, queremos compartir con ustedes la carta abierta que algunos miembros del Grupo de Reflexión Rural de Argentina envió al Papa Francisco hace unos meses.  Sabemos que la carta fue recibida por su oficina, pero no se sabe si Francisco leyó.  No dude en hacer circular nuestra carta y ponerse en contacto con nosotros si cree que será útil para el propósito de detener la aprobación por parte del Vaticano de las semillas modificadas genéticamente por favor.
Con los mejores deseos,
Stella Semino

Buenos Aires, Rep. Argentina, abril 2013

Su Santidad,

En primer lugar, ofrecemos a nuestros afectuosos saludos y felicitaciones por su elección como Obispo de Roma por el Colegio de Cardenales.  Creemos que va a guiar al pueblo de Dios con caridad, y la esperanza de que su mandato es de una gratificante.  Como siempre, te pedimos que usted será capaz de llevar a cabo la enorme tarea que tiene por delante.

Nos gustaría recordarle una reunión que tuvimos con usted en la Arquidiócesis de Buenos Aires, donde estuvimos acompañados por Mario Cafiero y su esposa Amalia.  En esa ocasión, le presentamos las conclusiones de una larga campaña que estábamos llevando a cabo en contra del uso de agrotóxicos para la fumigación.  La campaña se denomina DETENER LA FUMIGACIÓN y fue coordinado por el Grupo de Reflexión Rural.  Durante nuestro encuentro, os hablamos de las dolorosas consecuencias de esta proyección.  Hemos descrito lo que habíamos registrado a lo largo de varios años de recopilación de información y las campañas en contra de este monocultivo y su modelo de agricultura química, la expulsión forzada de poblaciones, y la contaminación ambiental.  Las pruebas que hemos reunido nos ha afectado profundamente, como hemos descubierto los efectos y consecuencias de las fumigaciones químicas en poblaciones enteras, sobre todo en los niños graves y generalizadas.

No era conveniente ampliar este tema en la reunión, ya que no queremos sobrecargar a usted.  Sin embargo, ahora se ha convertido en relevante para llevar este asunto a su atención, teniendo en cuenta las responsabilidades que llevas a nivel mundial en su nuevo papel como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica.  En nuestra reunión hemos hablado de la aplicación en la Argentina del modelo de producción y modo de vida introducidas durante esta fase de la llamada globalización económica.  Nos referimos a algo que, desde una perspectiva rural, que se conoce como agroindustria, y es parte del modelo extractivo que destruye los medios de vida, la paz y la felicidad de las comunidades campesinas.  Este modelo se implementó en Argentina durante la década de 1990 en la parte trasera de las ruinas dejadas por el Terrorismo de Estado, y que implicaba la creación de una economía agro-exportación de materias primas y bienes primarios para satisfacer las necesidades de los mercados globales.  En nuestro país, el modelo se basa en la decisión política que Argentina, que había sido una vez la canasta de cereales del mundo y un productor de alimentos sanos y de alta calidad, se puede transformar en un productor de forraje animal, en primer lugar, para proporcionar forraje para el ganado europeo, y luego para el ganado en China.  Estas decisiones fueron tomadas sin el conocimiento del pueblo argentino.  De la misma manera, se toman medidas similares en todo el mundo, a espaldas de la opinión pública, sin permitir que la población de su derecho soberano y la libertad de elegir los métodos de producción y las formas de vida que les garanticen una vida digna y que respeten y el cuidado de la Creación.  Esto implica el sometimiento a las corporaciones multinacionales, una sumisión que, no nos cabe duda, significará nuevas y más terrible forma de colonización.

En Argentina, los monocultivos de soja y otras semillas genéticamente modificadas han avanzado a un ritmo tremendo.  Aunque imperceptible para las personas que viven en las ciudades, la tragedia es que han diezmado las poblaciones rurales.  El área cubierta por estos monocultivos ha alcanzado la cifra aterradora de 24 millones de hectáreas, y que ocupan una gran parte de nuestras tierras agrícolas.  Lo que está en riesgo aquí no es la Soberanía Alimentaria, que se perdió hace años, pero la seguridad alimentaria de la población.  Estos desiertos verdes no familiares se rigen por la biotecnología y los derechos de patentes aplicadas a la vida por las corporaciones multinacionales.  Nada es sagrado para ellos, y han desplazado a millones de personas que ahora están desarraigados y desterritorializado.  Estas poblaciones rurales están amontonados alrededor de las periferias urbanas de los nuevos súper-ciudades.  Las consecuencias de la urbanización compulsiva que confunde la vida urbana con el supuesto progreso es responsable de la marginación, la fragmentación social, la inseguridad extrema, la mala alimentación, el aumento de los niveles de la enfermedad, la trata de personas, programas de ayuda, y el narco-poder en los barrios de chabolas.  Además, los desastres ambientales recurrentes atribuibles al cambio climático se agravan por las prácticas destructivas de desarrollo de esta nueva agricultura y el desinterés político de los supuestos líderes.  Estas son las consecuencias naturales de la urbanización compulsiva que confunde la vida urbana con el supuesto progreso.  Millones de seres humanos han sido condenados a una vida en la que cada día está lleno de adversity.They vivo dentro de una sociedad de consumo que carece de cualquier rastro de la dirección espiritual, y sus perspectivas de futuro parecen consistir en sucesivas catástrofes.

A nivel global, la imposición de los modelos impulsados ​​por las corporaciones y los mercados globales ha aumentado las cifras de hambre en el mundo a más de mil millones de seres humanos.  La gran mayoría de los afectados también han sufrido de la expatriación, la desertificación de la tierra, la contaminación de sus aguas.  Muchos se han visto obligados a abandonar sus raíces y recuerdos y encontrar trabajo como empleadas en metrópoli distante.  Esta situación no sólo es terrible, sino que también es global.  La declaración hecha por monseñor Turkson el 5 de enero de 2011 es prueba de ello:

* «Si los agricultores africanos tuvieron un mayor acceso a la tierra cultivable fértil, a salvo de los conflictos armados y los contaminantes, no necesitarían los cultivos genéticamente modificados con el fin de producir alimentos».  Obligar a los agricultores a comprar semillas patentadas

* «Reproduce el clásico juego de la dependencia económica», que de alguna manera es como «una nueva forma de esclavitud»

* A pesar de esto, muchos gobiernos del Tercer Mundo han sido conquistados por las promesas de prosperidad asumido que este llamado progreso traerá.  Están regalando sus tierras más fértiles a la agroindustria ya los fondos de inversión que garantizan alimentos para los ricos y poderosos, aunque esto implica costos sociales y ecológicos de proporciones monstruosas.  Esta situación se está produciendo en nuestro país, tanto como en África y en Asia.  Las poblaciones rurales parecen ser excedente para las necesidades de este modelo de saqueo y genocidio.

El hecho de que más de mil millones de seres humanos padecen hambre es una estadística impactante.  Es comprensible que, como una institución que actúa como una brújula moral de la justicia y la armonía social, la Iglesia se verá afectado por esto y, más recientemente, se han tratado de encontrar soluciones a esta terrible tragedia a través de sus Academias Pontificias.  Existe el riesgo de que, en lugar de abordar estos temas cruciales y reflexionar sobre los acontecimientos que nos han llevado a esta terrible situación, aceptamos propuestas engañosas que nos dicen que tenemos que seguir por el camino que sin duda nos llevarán hacia el abismo del mundial catástrofe y la pérdida de nuestra propia humanidad.  Por desgracia, nos tememos que algunos miembros de la Iglesia han tomado este camino.  En mayo de 2009, cuando Su Santidad estuvo en Roma, le enviamos un documento que contiene información sobre este tema.  Lamentablemente, no hemos podido confirmar que en realidad lo hubieras recibido.  Enviamos el documento con nuestro embajador en la Santa Sede.  En él hemos hablado en contra de una reunión que tendrá lugar en ese momento, la Semana de Estudio de las plantas transgénicas para la seguridad alimentaria en el contexto del desarrollo «, que también fue sub-titulado» Limitaciones para Introducción Biotech para el Alivio de la Pobreza.  Esta reunión científica presuntamente se llevaba a cabo en la Academia Pontificia de las Ciencias y se incluye una amplia representación de la Corporación Monsanto y el biotecnólogo Moisés Burachik, que representaba el gobierno argentino.  Durante semanas se intentó, sin éxito, para que nuestro desacuerdo oído, o que se le permita participar para que otros puntos de vista pueden ser escuchados, pero no recibió respuesta.  El tema en cuestión no es insignificante.  Estamos convencidos de que ciertas corporaciones mundiales necesitan el apoyo moral de los líderes religiosos, a fin de impulsar las políticas de biotecnología que son aún más audaz que las políticas que han aplicado hasta la fecha.  Los supuestos éxitos científicos que se promueven a través de la propaganda ocultan las consecuencias devastadoras de las políticas corporativas.  También pasan por alto el hecho de que, cada día, cada vez hay más pruebas que demuestran que las teorías sobre la modificación transgénica no sólo son obsoletos, pero completamente equivocada, ya que se basan en suposiciones que ahora se han demostrado ser falsa, por ejemplo, la identificación mecánica de características específicas de un gen.  Sin embargo, el problema actual es el inmenso poder global de la industria de la biotecnología y su enorme capacidad para influir en el pensamiento y para ganar contratos.

Aparte de los posibles riesgos de OGM a la humanidad, queremos subrayar nuestra convicción sobre el creciente problema del «hambre en el mundo».  La solución no vendrá de un número creciente de empresas agropecuarias.  Por el contrario, hay una necesidad de aumentar el número de trabajadores rurales y los pequeños y medianos productores que tienen vínculos de larga data con la tierra y el cultivo de alimentos.  Como comunidad y como Iglesia, no podemos dejar de lado este tema.  Creemos que la estrategia de la Academia Pontificia de las Ciencias dentro de este campo debe someterse a una reorganización radical.  Además, hay que re-enfocado para que incorpore otros puntos científicos de referencia cuya prioridad es el amor por la vida, la humanidad y la creación, y que no están motivados por las ganancias corporativas, la eficiencia tecnológica o ganancia científica.

Esto puede requerir un poco de esfuerzo por parte de Su Santidad, y le pedimos que contar con nosotros y nos tenga en cuenta para proporcionar todo el apoyo necesario.  En los últimos años, se ha difundido el concepto de Ecoteología en reuniones ecuménicas y de Internet para animar a los católicos a recuperar sus valores de cuidado de la creación y buscar inspiración espiritual en la Naturaleza y la environment.We respetuosamente a nuestro Santo Padre para escuchar nuestras palabras y confían en que van a estar de servicio.  Pedimos la bendición de Su Santidad.

Muy respetuosamente,
Adolfo Boy
Stella Semino
Lilian Joensen
Fernando Rovelli
Federico Aliaga
Jorge E. Rulli
GRR Grupo de Reflexión Rural

Comparación entre los rendimientos de los cultivos en Estados Unidos y Europa

Resistencia, rendimientos, uso de pesticidas y diversidad genética, todo mucho peor que los cultivos no transgénicos de Europa

Por la Dra. Eva Sirinathsinghji, 10 de julio de 2013

ISIS

monocultivo

Un nuevo estudio muestra que el sistema básico de cultivo del Medio Oeste de los Estados Unidos, donde predominan los cultivos modificados genéticamente, se está quedando atrás con respecto a otras regiones de desarrollo económico y tecnológico similares. Europa Occidental, por ejemplo, supera a los Estados Unidos ( y Canadá) en cuanto a rendimientos, el uso de pesticidas, la diversidad genética y la resiliencia de los cultivos, así como el bienestar de los agricultores.

El estudio, dirigido por Jack Heinemann de la Universidad de Canterbury, Nueva Zelanda, es una dura crítica a este modelo a gran escala, el monocultivo en los Estados Unidos, el mayor productor mundial de maíz según los registros que se tienen desde 1961, confiando en producir cada vez más ante una población en aumento (1). Esto es una advertencia para el Ministro de Alimentación y Agricultura del Reino Unido Owen Paterson, que propone la introducción de los cultivos transgénicos en el Reino Unido (2).

Comparación entre el rendimiento en Europa y el Medio Oeste estadounidense

Los datos del rendimiento del maíz, la colza, la soja y el algodón se obtuvieron de la base de datos de la organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), de Estados Unidos, Canadá y los siguientes países europeos: Austria, Bélgica, Luxemburgo, Francia, Alemania, Países Bajos y Suiza. Se utilizaron los registros desde 1961 a 2011, mientras que los datos de 2011 y 2012 se incluyeron por medio de proyecciones y estadísticas adicionales. Se realizaron análisis de covarianza (estadísticas ANCOVA) para comprobar si el rendimiento difería significativamente entre localidades, años, porcentaje de cultivos transgénicos y cualquier otro tipo de interacción.

Primero se compararon la colza y el maíz, que tienen agroecosistemas similares (latitud, temporada de cultivo y sistemas agrícolas comparables en acceso a la biotecnología…). La principal diferencia entre los dos continentes es que los Estados Unidos está saturado de variedades transgénicas, en comparación con su casi total ausencia en Europa Occidental. Entre 1961 y 1986, el rendimiento medio de los cultivos de maíz en los Estados Unidos fue de 5700 kg por hectárea, más que en Europa, que fue de 5438 kg por hectárea. Sin embargo, después de 1986, se produjo un cambio significativo en el rendimiento entre las regiones comparadas. En Europa Occidental el promedio fue de 8290 kg por hectárea, algo por encima de los 8284 en los Estados Unidos ( véase el cuadro 1, expresado en hectogramos). Esto viene a decirnos que los cultivos transgénicos no han supuesto ningún beneficio para los Estados Unidos, contrariamente a lo que se ha dicho, y el aumento de los rendimientos en ambas regiones se debe a una mejora de la gestión y del cultivo convencional (véase la figura 1).

 Cuadro 1: Datos del rendimiento del maíz y la colza en los Estados Unidos (Canadá) y en Europa. Rendimiento expresado en hectogramos por hectárea


Cuadro 1: Datos del rendimiento del maíz y la colza en los Estados Unidos (Canadá) y en Europa. Rendimiento expresado en hectogramos por hectárea

Figura 1: Los datos de rendimiento del maíz muestran un mayor aumento en Europa en comparación con los Estados Unidos, a pesar de que en Europa se cultivan muy poco las variedades genéticamente modificadas.

Figura 1: Los datos de rendimiento del maíz muestran un mayor aumento en Europa en comparación con los Estados Unidos, a pesar de que en Europa se cultivan muy poco las variedades genéticamente modificadas.

Además, la diferencia entre el potencial estimado de rendimiento y el rendimiento real, brecha de rendimiento, es menor en Europa. Durante el período de 1961-2010, los Estados Unidos alcanzaron unos promedios de rendimiento significativamente más amplios, pero si se tiene en cuenta la interacción entre año y ubicación, se observa un aumento más pronunciado en el rendimiento del maíz en Europa en los últimos años, algo coherente con unos mayores rendimientos en Europa que en los Estados Unidos, a pesar de que aquí se utilizan cultivos transgénicos. Los datos de rendimiento a partir de 2011, y los rendimientos proyectados para 2012, revelan una tendencia a la baja en los Estados Unidos en comparación con Europa. Las fluctuaciones en los rendimientos son más acusadas en los Estados Unidos, un signo de resistencia a los factores de estrés ambiental, que también pueden desencadenar cambios importantes en los precios de los productos agrícolas.

La colza ( o canola) muestra un patrón similar cuando se comparan los rendimientos obtenidos en Canadá, el siguiente país en adoptar los cultivos transgénicos después de los Estados Unidos, con los rendimientos obtenidos en Europa. El rendimiento medio ha sido siempre menor en Canadá, con unos 1100 kg por hectárea durante le período 1961-1985, y una diferencia promedio aún mayor entre 1986 y 2010, período en el que aparecen los cultivos transgénicos en Canadá, pero no en Europa, con 1730 kg por hectárea. Los rendimientos del trigo han aumentado de manera constante en ambas regiones, pero aumentan a mayor ritmo en Europa. En ninguna región crece el rendimiento del trigo transgénico, subrayando una vez más que el incremento en los rendimientos en los últimos años no depende de las tecnologías de modificación genética y que las tecnologías utilizadas en Europa están mostrando una mayor productividad que en los Estados Unidos.

Baja diversidad genética en los cultivos estadounidenses

A pesar de su tamaño, los agroecosistemas de los Estados Unidos tienen niveles muy bajos de diversidad genética, con el 80 al 85% del maíz, por ejemplo, basado en la modificación del citoplasma T, en la década de 1980. Muchos cultivos básicos han visto disminuir las variedades anteriormente existentes. Como señala la FAO, China pasó de poseer 10.000 variedades de trigo en 1949 a 1000 en 1970, mientras que los Estados Unidos ha perdido el 95% de las variedades de coliflor, el 91% de las variedades de maíz, el 94% de las del guisante y el 81% de las variedades de tomate que poseía el siglo pasado.

Las fuerzas económicas y legislativas siguen promoviendo la uniformidad. La política agrícola de los Estados Unidos afecta a la sostenibilidad : en la innovación ( con la aplicación y desarrollo de las licencias y derechos de propiedad intelectual); y las subvenciones públicas. Las subvenciones aumentan con una mayor superficie de cultivo, con lo que se promociona el monocultivo. Esto supondría una reducción en el coste del control de plagas, en la cosecha y la mecanización, lo cual también ha sido el impulsor de los cultivos transgénicos. Con los enormes subsidios agrícolas otorgados a las explotaciones agrícolas, los Estados Unidos puede vender los cultivos básicos como el maíz, el trigo, el azúcar y la leche a un 73, 67, 44 y 61% del precio de coste en el mercado mundial, lo que probablemente socave la aparición de más sistemas sostenibles de producción. La baja diversidad en los cultivos ha llevado históricamente a una incertidumbre en la producción de alimentos y en los precios.

La enorme producción a la que han llegado los cultivos básicos ha supuesto en contra una reducción en las variedades de semilla de las que pueden disponer los pequeños agricultores y los agricultores más pobres, así como los agricultores de producción ecológica. Mientras, los cultivos básicos son utilizados a gran escala por las industrias no alimentarias, utilizándose para producir cosméticos o medicamentos, por ejemplo, desodorantes, antibióticos, tabaco, combustibles, pastas y adhesivos, productos textiles, materiales de construcción o disolventes, entre otros. El control que ejercen las grandes Corporaciones sobre estos cultivos tienen consecuencias más allá de las fronteras nacionales. Los Estados Unidos ha pasado de un sistema basado en el ahorro y el intercambio público de semillas entre grandes y pequeños agricultores en el siglo XIX, a uno basado en las patentes y la protección de las patentes de las distintas variedades, semillas que no pueden guardarse para la próxima plantación. La aparición de variedades híbridas en la década de 1970, con su consiguiente patente biológica y sin que los rasgos se transmitan a las siguientes generaciones, ha dado el control de las semillas a las grandes empresas, que mantienen la patente legal sobre las mismas. Esto ha llevado a la desaparición de muchos empresas de semillas a pequeña escala… Las patentes sobre los cultivos transgénicos están ampliando esta tendencia. Reservar semillas de soja era algo común hasta que aparecieron los cultivos modificados genéticamente, que quedaron bajo el control de las patentes en la década de 1990.

Esta concentración en manos de las Empresas conduce a una pérdida en la agrodiversidad. La epidemia de tizón en la hoja de maíz de 1970 es un claro ejemplo de la falta de diversidad genética, lo que supone un riesgo para la seguridad alimentaria, dejando al descubierto los peligros y la insostenibilidad de la práctica del monocultivo y la uniformidad genética.

¿Qué ha pasado con la diversidad de semillas como resultado del desarrollo de las innovaciones agrícolas en los Estados Unidos? Si miramos el catálogo que Monsanto envió al Departamento de Justicia ante la investigación por la investigación antimonopolio de la industria de semillas de Estados Unidos, el equipo de Heinemann analizó el número de variedades de semillas que se ofertaban. Encontraron que la base genética del maíz era mucho más estrecha que lo que parecía en principio por los nombres y números que tenían asignados. Hay una única variedad de maíz, Redd Dent Yellow, que supone el 47% de la reserva genética que se utiliza para crear variedades híbridas. El germoplasma se limita a 7 líneas puras de donde salen casi todo el maíz estadounidense. Hallazgos similares se han observado en las variedades de soja, con una disminución del 13% entre 2005 y 2010 en el número de variedades que se pueden cultivar. Una disminución en la biodiversidad es consistente con la disminución de los rendimientos en la última década, más o menos, con fenómenos adversos, tales como altas temperaturas y sequía. Las predicciones de los rendimientos para el maíz y la soja para 2012 son las más bajas desde 2003.

Con esta preocupante tendencia en la disminución de los rendimientos se produce un aumento de la dependencia mundial en el consumo de calorías procedentes de los cereales. Aunque en el mundo se producen más calorías procedentes de los alimentos que en 1970, la proporción de calorías derivadas del maíz aumentó un 4% en 1970, frente al 5% de 2007. Esta fuerte dependencia hacia un cultivo muestra la gran inestabilidad y la falta de sostenibilidad debido a estrés por factores bióticos y abióticos. Esto supone un claro contraste con los avances agroecológicos realizados sobre la base de una mayor diversidad en los cultivos de arroz, con menor uso de plaguicidas y mayores ingresos de los agricultores. La alternancia del cultivo del maíz y el tabaco, el maíz con la caña de azúcar, el maíz con las patatas y trigo con habas, ha demostrado que aumenta los rendimientos de al menos uno de los cultivos, o incluso los rendimientos globales, así como la reducción en las plagas (3).

Mayor uso de plaguicidas en los Estados Unidos

El uso de plaguicidas ha aumentado en su conjunto desde que aparecieron los cultivos transgénicos (véase [4] Study Confirms GM Crops Increase Pesticide Use, SiS 56), en gran parte debido a que se ha introducido los cultivos transgénicos tolerantes al herbicida Roundup de Monsanto. El uso de insecticidas ha disminuido ligeramente, pero este resultado queda eclipsado por el aumento en el uso de herbicidas. Esto coincide con la introducción de los cultivos Bt modificados genéticamente que producen un insecticida ( que no está incluido en la lista oficial de los plaguicidas que se emplean). Sin embargo, en Europa se ha observado una disminución en el uso de plaguicidas en el mismo período. En los Estados Unidos en 2007, el uso de herbicidas creció en un 108% desde los niveles de 1995., mientras que el uso de insecticidas se redujo al 85% de los niveles de 1995. En Europa, sin embargo, se observaron reducciones más impresionantes: Francia redujo su uso hasta el 94% de los niveles de 1995 y el uso de insecticidas químicos al 24% de los niveles de 1995. En el año 2009, herbicidas y pesticidas se redujeron al 82% y al 12% de los niveles de 1995. Se observan tendencias similares en Suiza y Alemania.

Los agricultores sometidos al sistema del monocultivo

Otro perjuicio del sistema de monocultivos ha recaído en los agricultores. El número de explotaciones ha disminuido desde su máximo de 1935, con la pérdida de 2 millones de explotaciones en el año 2007, a pesar de que la cantidad de superficie cultivada sigue siendo la misma. En el caso del maíz, el 69% se cultiva en grandes o muy grandes explotaciones, como señala la USDA, es decir, con unas ventas de más de 250.000 y 500.000 dólares respectivamente. Por otro lado se encuentra la incapacidad de los agricultores para innovar y producir nuevas variedades, debido a la monopolización del mercado de semillas y los derechos de propiedad intelectual, que han abolido prácticamente los programas públicos de mejora de semillas. Como señalan los autores (1): “La pérdida de experimentación por parte de los agricultores probablemente produzca una falta de resistencia y adaptación al cambio climático, los desastres naturales o como resultado de los conflictos”. El sistema de cultivos transgénicos, con sus acuerdos de patentes de propiedad intelectual y desarrollo comercial, ha contribuido a la concentración del mercado de semillas, como se observa en las variedades de soja que se plantan hoy en día: un 0,5% de las variedades de soja fueron desarrolladas por el sector público en 2007, en comparación con el 70% de 1980. Los precios de las semillas han aumentado en un 140% desde 1994. El cambio climático está afectando a los rendimientos globales de la soja desde los años 1980 y 1990, sin que haya evidencias de que las patentes biológicas hayan aumentado la resistencia de los cultivos

Una advertencia para los Estados Unidos y el resto del mundo

Las lecciones de la epidemia de 1972 de la roya de la hoja de maíz todavía parecen no haberse aprendido. El Comité para la vulnerabilidad genética de los principales cultivos del Consejo Nacional de Investigación de los Estados Unidos, en su momento planteó la siguiente pregunta: “¿Que uniformidad genética existe en los cultivos de los que depende la nación y qué vulnerabilidad tienen ante las epidemias? La respuesta fue que la mayoría de los principales cultivos tienen “una gran uniformidad genética y por lo tanto son vulnerables y es el resultado de la política legislativa y económica del Gobierno”.

Los autores recomiendan una serie de estrategias que deben ser llevadas a cabo por los Estados Unidos para que de nuevo sea un enorme reservorio de semillas y sus variedades, en lugar del actual sistema antidemocrático e insostenible, al que están sometidos los agricultores estadounidenses y del resto del mundo.

Tres sugerencias principales se incluyen: la elaboración de estadísticas anuales sobre la diversidad genética junto con los factores de estrés ambiental, para así obtener una imagen de la resistencia de los cultivos y su rendimiento: en segundo lugar, el fomento de la biodiversidad a través de políticas, por ejemplo, mediante subvenciones; en tercer lugar, en lugar de mirar solamente los rendimientos de los cultivos, la meta debiera ser la de seleccionar los cultivos son rendimientos sostenibles a largo plazo.

Los cultivos transgénicos, que es la versión extrema de la agricultura industrial, está obstruyendo el paso a métodos más sostenibles para la producción de alimentos, con una reducción de los rendimientos, pero asociándose también con efectos sobre la salud humana e impactos ambientales negativos, como se señala en Ban GMOs Now – Special ISIS Report [5]. Para aumentar el rendimiento de las cosechas, proteger el medio ambiente y proteger la salud de los ciudadanos de todo el mundo, los cultivos transgénicos deben ser prohibidos.

Referencias:

  1. Heinemann JA , Massaro M, Coray DS, Agapito-Tenfen SZ, Wen JD. Sustainability and innovation in staple crop production in the US Midwest. International Journal of Agricultural Sustainability 2013, http://dx.doi.org/10.1080/14735903.2013.806408

  2. “Owen Paterson: UK must become global leader on GM crops”, Guardian.com http://www.guardian.co.uk/environment/2013/jun/20/owen-paterson-uk-global-leaders-gm-crops 26th June 2013-06-26

  3. Lee EA & Tracy WF. Modern maize breeding. In: J. Bennetzen and S. Hake, eds. Handbook of maize: genetics and genomics. New York, NY: Springer, 141–160

  4. Sirinathsinghji E. Study Confirms GM crops lead to increased Pesticide Use.Science in Society 56, 8-10, 2012

  5. Ho MW & Sirinathsinghji E. Ban GMOs Now. Health and Environmental Hazards Especially in Light of the New Genetics. ISIS Special Report, 2013. http://www.i-sis.org.uk/Ban_GMOs_Now.php

Fuente: http://www.i-sis.org.uk/US_Staple_Crop_System_Failing_from_GM_and_Monoculture.php

OGM: mitos, falsedades, supersticiones

Por Dra. Vandana Shiva, 10 de enero de 2011

En el mes de febrero, el Ministro de Medio Ambiente de la India, Jairam Ramesh, impuso una moratoria sobre la berenjena Bt. Ahora está favoreciendo los ensayos con caucho modificado genéticamente en Kerala. Un Estado libre de transgénicos. El jefe de Gobierno de Kerala, V.S. Achutnandan y el Ministro de Agricultura de Kerala, Ratnakaran Mullakkara, también reiteraron su compromiso de mantener Kerala libre de transgénicos.

El Sr. Jairam Ramesh ha declarado que el caucho GM no es transgénico, es decir, que no tiene genes de especies no relacionadas. Esto es totalmente falso. Mientras que el gen MnSOD procede del caucho, el MnSOD ha sido obtenido mediante modificación genética. Contiene el CaMV35S, un virus que se utiliza como propulsor, un marcador de la resistencia a los antibióticos NPT II (kanamicina) y un gen transmisor de la CUS de las bacterias (E.Coli). Colocar virus y bacterias en una planta es una modificación genética. El Ministro de Medio Ambiente no debe engañar al país sobre la cuestión de los organismos modificados genéticamente, que tienen profundas consecuencias.

El caucho modificado genéticamente se está desarrollando para difundir el cultivo de caucho más allá de Kerala, siendo resistente a la sequía. Sin embargo, la resistencia a la sequía mediante ingeniería genética produce un efecto pleiotrópico, lo que significa que un sólo cambio genético puede causar efectos fisiológicos no deseados a través de la planta.

Investigadores que intentaban desarrollar una planta tolerante a la sequía, han descubierto que la expresión de un gen tolerante a la sequía puede tener efectos impredecibles y no deseados en otras características, incluyendo el rendimiento y la calidad. Al igual que un equipo informático sobrecargado de información se vuelve lento, los genes asociados con la tolerancia a la sequía frenen el desarrollo de la planta, dando lugar a plantas más pequeñas y a una floración tardía. Según un informe elaborado por Australia’s Grain Research & Development Corporation, “Las consecuencias son indeseables. Esto equivale a una pérdida de rendimiento por una posible sequía en los años favorables” (Ref._ Informe ETC).

Los investigadores del Centro Internacional de Investigaciones de Cultivos para las Zonas Climáticas Semiáridas (ICRISAT) de la India, también señalaron el inconveniente de trabajar con genes de respuesta al estrés en los cultivos transgénicos. En un artículo del año 2007, escriben: “ El control de las plantas transgénicas en condiciones de estrés, y la comprensión de los efectos fisiológicos de los genes insertados en la planta, siguen siendo retos importantes a superar. La ingeniería genética no es, pues, una tecnología fiable en cuanto a la tolerancia a la sequía”.

Además de los riesgos ecológicos de la adición de virus y bacterias en las plantas, el caucho modificado genéticamente promueve el monocultivo y elimina la biodiversidad. Mediante la sustitución de los cultivos para alimentación en otras regiones, se va agravando la crisis alimentaria en la India, que ha privado a la mitad de los niños y un tercio de los adultos a obtener su cuota adecuada de alimentos, sanos y nutritivos.

Otra controversia sobre los OGM se ha producido por las declaraciones del miembro del CPM Politburo, S. Ramachandran Pillai, quien en un seminario en Kerala dijo que es una superstición oponerse a las semillas transgénicas. El Sr. Pillai argumentaba que las semillas transgénicas permiten aumentar la productividad y evitan la malnutrición, y que no se debe estar ciegamente en contra de la ciencia y la tecnología.

La ciega aceptación de los organismos modificados genéticamente como una solución para el hambre sí que es real, porque la superstición en la ingeniería genética no aumenta el rendimiento de los cultivos. Se trata de una herramienta burda sobre la base de una ciencia reducionista que ignora las últimas novedades en los campos de la ecología genética, la epigenética y la economía agrícola. La Evaluación Internacional del Papel del Conocimiento, Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (IAASTD), llevada a cabo por más de 400 científicos durante más de 4 años, han afirmado categóricamente que el futuro de la seguridad alimentaria no se encuentra en la ingeniería genética. Ésta es la más reciente evaluación de la ingeniería genética disponible en la comunidad científica. La ingeniería genética es una tecnología imprevisible, ya que se basa en malas prácticas científicas, reducionista y mecanicista, que no tiene en cuenta la complejidad y la autoorganización de los seres vivos.

Como dice el Manifiesto del Conocimiento de la Asociación Internacional sobre el Futuro de la Alimentación y la Agricultura, los siguientes principios son generalmente aceptados por la comunidad científica:

1.- La vida y los sistemas no vivos están interconectados de forma dinámica, de tal manera que cualquier cambio en un elemento necesariamente conduce a consecuencias no predecibles en otras parte de la red;

2.- La variabilidad es la base del cambio y la adaptación, mientras que su ausencia conduce inevitablemente a la muerte;

3.- Los sistemas vivos interactúan de manera recíproca con el medio ambiente.

Un ejemplo de este enfoque reducionista es el llamado “Enviropigs”, que han sido diseñados con genes de ratones y de la bacteria E. Coli para excretar menos fósforo. El problema no es, por supuesto, el propio fósforo. El fósforo es un nutriente que las plantas necesitan. Sin embargo, la cría intensiva de decenas de miles de cerdos convierten este nutriente en un contaminante. El exceso de fósforo escurre hacia las aguas superficiales, produciéndose el crecimiento de algas, que impiden que la luz solar alcance los niveles más profundos, consumiendo el oxígeno disuelto, matando peces y otros organismos. Enviropigs no es una solución verde. Mantiene un sistema violento que tortura a los animales, mantiene un sistema de fábricas contaminantes y desarrolla una agricultura no sostenible, que utiliza diez veces más proteínas del grano utilizado como alimento que las obtenidas de la carne que produce. Esto sí que contribuye a una crisis alimentaria.

Es hora de abandonar las anteojeras reducionistas que permiten a la ingeniería genética ser vista como una solución sostenible y segura contra el hambre. Necesitamos una ciencia real y una sostenibilidad real, no una pseudo ciencia y una pseudo sostenibilidad ofrecidas por las empresas y los científicos al servicio de las multinacionales. La alternativa a un cerdo modificado genéticamente es un cerdo criado en libertad. La alternativa a los monocultivos de caucho modificado genéticamente extendido por todo el país es promover la producción basada en la biodiversidad ecológica para promover la seguridad alimentaria a través de un aumento de la producción, así como la adaptación al cambio climático.

Las herramientas de la agroindustria corporativa son herramientas para el lucro. No pueden ser consideradas como la medida de la ciencia. La adopción de herramientas y paradigmas de la ciencia social es la presa de las supersticiones corporativas.

Como dijo Einstein, los problemas no pueden resolverse con la misma mentalidad de quienes los creó.

Tenemos que ir más allá de los monocultivos de la mente y de la crudeza del reducionismo mecanicista, en el que se basan las supersticiones de las falsas soluciones de la ingeniería genética.

http://foodfreedom.wordpress.com/2011/01/10/gmos-myths-falsehoods-superstitions/