Archivo categoría Monsanto

El artífice de las patatas transgénicas revela una inquietante verdad

Por Sustainable Pulse, 9 de octubre de 2018

Sustainable Pulse

El ex director de J.R. Simplot y jefe de equipo de Monsanto, Caius Rommens, ha desvelado los peligros ocultos de las patatas transgénicas que ha desarrollado, en una extensa entrevista para Sustainable Pulse, el mismo día que su libro “Pandora’s Potatoes” (Las patatas de Pandora): El “peor transgénico” fue distribuido por Amazon.

¿Cuántos años trabajó en el desarrollo de las patatas transgénicas? ¿Fue un trabajo de laboratorio o salió a ver las explotaciones de cultivo de patatas?

Durante mis 26 años como ingeniero genético, desarrollé cientos de miles de patatas transgénicas diferentes a un coste directo de unos 50 millones de dólares. Comencé mi trabajo en las universidades de Ámsterdam y Berkeley, continué en Monsanto y luego trabajé durante muchos años en la empresa J. R. Simplot, que es una de las mayores productoras de patatas del mundo. Hice probar mis patatas en invernaderos o en el campo, pero rara vez salía del laboratorio para visitar las explotaciones o las estaciones experimentales. De hecho, creía que mis conocimientos teóricos sobre la patata eran suficientes para mejorarla. Este fue uno de mis mayores errores.

¿Las patatas transgénicas que usted ayudó a desarrollar han sido aprobadas por la FDA y la EPA en los EE.UU. o en otras partes del mundo?

Es sorprendente que el USDA y la FDA aprobaran las patatas transgénicas sólo evaluando nuestros propios datos. ¿Cómo pueden las agencias reguladoras asumir que no hay sesgo? Cuando estaba en J.R. Simplot, realmente creía que mis patatas transgénicas eran perfectas, al igual que un padre cree que sus hijos son perfectos. Fui parcial y todos los ingenieros genéticos son parciales. No es sólo un sesgo emocional. Necesitamos que se aprueben los cultivos transgénicos. Hay una tremenda presión para tener éxito, para justificar nuestra existencia desarrollando modificaciones que crean cientos de millones de dólares en valor. Probamos nuestros cultivos transgénicos para confirmar su seguridad, no para cuestionar su seguridad.

Las solicitudes para la desregulación están llenas de datos sin sentido, pero apenas incluyen intentos de revelar los efectos no deseados. Por ejemplo, las solicitudes describen el sitio de inserción del transgén, pero no mencionan las numerosas mutaciones aleatorias que ocurrieron durante las manipulaciones del cultivo de tejidos. Y las solicitudes proporcionan datos sobre compuestos que son seguros y no cuentan, como los aminoácidos y azúcares comunes, pero apenas dan mediciones sobre los niveles de toxinas o alérgenos potenciales.

Las agencias canadienses y japonesas también aprobaron nuestras patatas transgénicas, y actualmente se están considerando su aprobación en China, Corea del Sur, Taiwán, Malasia, Singapur, México y Filipinas.

¿Cuál fue su papel en Monsanto y en J.R. Simplot?

Dirigí un pequeño equipo de 15 científicos en Monsanto, y dirigí todo el trabajo de investigación y desarrollo biotecnológicos en Simplot (hasta 50 científicos). Mi enfoque inicial fue en el control de enfermedades, pero finalmente consideré todos los rasgos con valor comercial. He publicado cientos de patentes y estudios científicos sobre los diversos aspectos de mi trabajo.

¿Por qué dejó primero Monsanto y luego J.R. Simplot?

Dejé Monsanto para iniciar un programa biotecnológico independiente en J.R. Simplot, y dejé J.R. Simplot cuando mi ímpetu “pro-biotecnología” se estaba desvaneciendo y empezó a desmoronarse, cuando descubrí los primeros errores. Estos primeros errores fueron menores, pero me hicieron sentir incómodo. Me di cuenta de que tenía que haber errores más grandes aún ocultos a mi vista.

Dediqué muchos años de mi vida al desarrollo de las patatas transgénicas, y al principio creí que mis patatas eran perfectas, pero luego empecé a dudar. De nuevo me llevó muchos años dar un paso atrás en mi trabajo, reconsiderarlo y descubrir los errores. Mirándome a mí y a mis colegas, creo ahora que nos lavaron el cerebro a todos, y nos lavamos el cerebro a nosotros mismos. Creíamos que la esencia de la vida era una molécula muerta, el ADN, y que podíamos mejorar la vida cambiando esta molécula en el laboratorio. También asumimos que el conocimiento teórico era todo lo que necesitábamos para tener éxito, y que un solo cambio genético siempre tendría un solo efecto intencional.

Se suponía que debíamos entender el ADN y hacer modificaciones muy útiles, pero el hecho es que sabíamos tan poco sobre el ADN como el americano promedio sabe sobre la versión sánscrita del Bhagavad Gita. Sólo sabíamos lo suficiente como para ser peligrosos, especialmente cuando se combina con nuestra parcialidad y estrechez de miras. Nos centramos en los beneficios a corto plazo (en el laboratorio) sin considerar los déficits a largo plazo (en el campo). Fue el mismo tipo de pensamiento que produjo el DDT, los PCB, el Agente Naranja, la hormona de crecimiento bovina recombinante, y así sucesivamente. Creo que es importante que la gente entienda lo poco que saben los ingenieros genéticos, lo sesgados que están y lo equivocados que pueden estar. Mi historia es sólo un ejemplo.

¿Acaso las patatas transgénicas no dan lugar a mayores rendimientos y a tubérculos más grandes?

De alguna manera me las arreglé para ignorar la experiencia casi diaria de que las patatas transgénicas no eran tan sanas como las patatas normales. A menudo eran deformes, atrofiadas, cloróticas, necróticas y estériles, y muchas plantas transgénicas a menudo morían rápidamente. Una de las razones de esta inferioridad genética es que las patatas transgénicas se derivan de células “somáticas”, que están destinadas a vivir sólo una temporada (para sostener un tallo o una estructura foliar). Estas células no tienen la integridad genética para crear nuevas plantas (como las células de polen y los óvulos). Así que, al transformar las células somáticas, creamos patatas transgénicas que contenían cientos de mutaciones genéticas, y estas mutaciones comprometieron el rendimiento. Además, las modificaciones genéticas a menudo tienen efectos “no deseados” que afectan negativamente tanto al rendimiento agronómico como a la calidad nutricional de un cultivo.

Las patatas transgénicas son resistentes a las magulladuras, ¿no es esto un gran beneficio para los agricultores y los productores de alimentos?

Las patatas normales desarrollan fácilmente tejidos dañados que son puntos de entrada para patógenos y puntos de salida para el agua. Yo creía que las patatas transgénicas eran resistentes a los golpes, pero ahora entiendo que estaba equivocado. Las patatas transgénicas se magullan con la misma facilidad que las patatas normales, pero las magulladuras están ocultas. No desarrollan el color oscuro que ayuda a los productores a identificarlos y recortarlos. No entendía que mis patatas eran incapaces de depositar melanina, un compuesto protector, cuando estaban dañadas o infectadas. Más importante aún, no entendía que los hematomas ocultos acumulan ciertas toxinas que pueden comprometer la calidad nutricional de los alimentos con patatas.

¿Son genéticamente estables las características biotecnológicas de las patatas modificadas genéticamente?

Un rasgo es estable sólo si encaja en el entorno natural del genoma de la planta. Si no encaja, como suele ocurrir con los cultivos transgénicos, el rasgo puede silenciarse o recombinarse. Mis ex colegas de Syngenta y Monsanto a menudo me hablaban de sus problemas (no reportados) con el maíz y la soja transgénicos, pero ninguno de sus cultivos era tan inestable como las patatas transgénicas. Dos de los rasgos de la patata ya se han perdido y varios otros parecen estar debilitándose.

La resistencia al tizón tardío en las patatas transgénicas se ha vendido como un gran avance, ¿no es así?

El tizón tardío es una de las pocas enfermedades de las plantas que despierta la imaginación, sobre todo porque causó grandes hambrunas en Europa que obligaron a millones de europeos a emigrar a los Estados Unidos. Pero eso fue en la década de 1840. El tizón tardío no es un gran problema cuando la mayoría de las patatas se cultivan en los Estados Unidos, que se encuentra en el árido noroeste, y el tizón tardío representa un problema manejable en las regiones productoras de patatas más pequeñas y húmedas. A los agricultores les gustaría tener acceso a patatas resistentes al tizón tardío, pero todavía tendrían que preocuparse por docenas de otras enfermedades y plagas que pueden ser igualmente dañinas.

Mi preocupación es que cualquier intento de promover la producción de patatas transgénicas en regiones húmedas (tan vulnerables como Bangladesh e Indonesia) en realidad aumentaría en lugar de reducir los problemas de enfermedades. Además, el tizón tardío es uno de los patógenos más dinámicos que afectan a la agricultura. Se sabe que evoluciona rápidamente alrededor de cualquier barrera que se interponga. Por lo tanto, la eficacia de un gen de resistencia al tizón tardío nunca puede ser garantizada, y el gen de la resistencia puede romperse en cualquier momento. De hecho, algunas cepas europeas y centroamericanas ya han superado la resistencia.

¿Son las patatas transgénicas menos cancerígenas, como sugiere la industria de los transgénicos?

Supongo que mucha gente se preguntará: ¿son las patatas cancerígenas? No creo que haya ninguna prueba de ello. Por lo tanto, una pregunta aún más interesante es: ¿por qué se promovería la patata transgénica como menos cancerígena?

¿Las patatas transgénicas incluyen un gen adquirido de forma ilegal?

Modifiqué la mayoría de las patatas usando su propio ADN. En otras palabras, utilicé el ADN de una variedad pública para crear una variedad patentada. Esta estrategia puede ser éticamente problemática pero es legalmente aceptable. Sin embargo, uno de los genes que se utilizaron para crear las patatas transgénicas se deriva de una planta única de patata silvestre que crece en Argentina. Creo que la obtención y patente de este gen sin permiso de Argentina fue un acto de biopiratería.

¿Es posible que las patatas modificadas genéticamente causen silenciamiento genético en otras patatas o en insectos polinizadores como las abejas?

El problema con ciertos insectos, incluyendo las abejas, es que no pueden degradar los pequeños ARN de doble cadena que causan el silenciamiento de genes. Estos ARNs de doble cadena tenían la intención de silenciar varios genes de la patata en los tubérculos, pero es probable que también se expresen en el polen. Por lo tanto, cuando el polen es consumido por las abejas, los ARNs de doble cadena en este polen pueden silenciar los genes de las abejas que comparten una homología inadvertida.

Su nuevo libro “Pandora’s Potatoes”, que está disponible al público por primera vez esta semana, incluye muchos puntos sobre por qué las patatas transgénicas que usted ayudó a desarrollar no deben ser cultivadas por los agricultores o consumidas por el público. ¿Qué le gustaría decirle a la FDA y a la EPA?

El principal problema del actual proceso de desregulación de los cultivos transgénicos es que se basa en una evaluación de los datos proporcionados por los desarrolladores de los cultivos transgénicos. Hay un conflicto de intereses. Propongo que la seguridad de los cultivos transgénicos sea evaluada por un grupo independiente de científicos capacitados para identificar los efectos no deseados.

¿Dónde se puede encontrar tu nuevo libro “Las patatas de Pandora”?

El libro ya está disponible en Amazon.

———————————————-

, , , ,

No hay Comentarios