Entries Tagged 'Régimen político y económico' ↓

Bioseguridad y Política

Por Giorgio Agamben

Medium

Lo sorprendente de las reacciones a los aparatos de excepción que se han implementado en nuestro país (y no solo en este) es la incapacidad de observarlos más allá del contexto inmediato en el que operan. Son raros quienes intentan interpretarlos como síntomas y signos de un experimento más amplio, como requeriría cualquier análisis político serio, en el que lo que está en el juego es un nuevo paradigma para el gobierno de los hombres y las cosas. Ya en un libro publicado hace siete años, (Tempêtes microbiennes [Tempestades microbianas], Gallimard 2013), Patrick Zylberman describió el proceso mediante el cual la seguridad sanitaria, hasta ahora al margen de los criterios políticos, se convirtió en una parte esencial de las estrategias políticas e internacionales. El tema en cuestión es nada menos que la creación de una especie de «terror a la salud» como instrumento para gobernar las llamadas «peores situaciones». De acuerdo con esta lógica de lo peor, ya en 2005, la Organización Mundial de la Salud anunció que se acercaban «de 2 a 150 millones de muertes por gripe aviar», lo que registró una estrategia política de los estados que aún no estaban listos para aceptar en ese momento. Zylberman muestra que el dispositivo sugerido se articuló en tres puntos: 1) la construcción, sobre la base de un posible riesgo, de un escenario ficticio en el que los datos se presentan de tal manera que promuevan comportamientos que podrían gobernar una situación extrema; 2) la adopción de la lógica de lo peor como régimen de racionalidad política;3) la organización total del cuerpo de ciudadanos de una manera que fortalezca la máxima adhesión a las instituciones del gobierno, produciendo una especie de buena ciudadanía superlativa en la que las obligaciones impuestas se presentan como evidencia de altruismo y el ciudadano ya no tiene derecho a la salud (seguridad de la salud) pero se vuelve legalmente obligado a la salud (bioseguridad).

Lo que Zylberman describió en 2013 ahora ha sido debidamente confirmado. Es evidente que, aparte de la situación de emergencia, vinculado a un virus determinado que en el futuro puede ser reemplazado por otro, lo que está en juego es el diseño de un paradigma de gobierno cuya eficacia supere la de todas las formas de gobierno reconocido hasta ahora en La historia política de Occidente. Si ya, en el declive progresivo de las ideologías y las creencias políticas, las razones de seguridad permitieron a los ciudadanos aceptar limitaciones en su libertad que antes no estaban dispuestos a aceptar, la bioseguridad se ha demostrado capaz de presentar el consenso absoluto de toda actividad política y todas las relaciones sociales como la máxima forma de participación ciudadana. Así fue posible ver la paradoja de las organizaciones de izquierda, Tradicionalmente, en el hábito de reclamar derechos y denunciar limitaciones de la constitución, aceptar las limitaciones a la libertad hecha por decreto ministerial desprovisto de cualquier base legal y que incluso el fascismo no podría imponer.

Es evidente, las propias autoridades gubernamentales no dejan de recordarlo, el llamado «distanciamiento social» se convierte en el modelo de política que nos espera y que (como representantes de un llamado «grupo de trabajo» anunciaron), cuyos miembros están en un evidente conflicto de intereses con el papel que se espera que ejerzan) se aprovechará este distanciamiento para reemplazar equipos tecnológicos digitales en todas las partes en lugar del acercamiento físico entre los seres humanos, que como tal se vuelve nuevamente sospechoso de contagio (contagio político, que se entienda). Las enseñanzas universitarias, como MIUR ya lo ha recomendado, serán “on line” desde el próximo año; ya no te reconocerás mirándote a la cara, que podría estar cubierta con una mascarilla,sino a través de dispositivos digitales que reconocen los datos biológicos que se recopilan obligatoriamente; y cualquier «multitud», ya sea que se formó por razones políticas o simplemente por amistad, continuará estando prohibida.

Se trata de toda una concepción de los destinos de la sociedad humana desde una perspectiva que, en muchos sentidos, parece haber adoptado la idea apocalíptica del fin del mundo de las religiones que ahora están en su ocaso. Habiendo reemplazado la política por la economía, ahora, para asegurar la gobernabilidad, incluso ésta debe ser integrada con el nuevo paradigma de bioseguridad, al cual todas las demás exigencias tendrán que ser sacrificadas. Es legítimo preguntarse si una sociedad así puede seguir definiéndose como humana o si la pérdida de relaciones sensatas, cara a cara, de la amistad, del amor puede compensarse realmente con una seguridad sanitaria abstracta y presumiblemente completamente ficticia.

——————–

Prepárense para el último gaslighting

Lo vieron. No están locos, amigos míos

Por Julio Vincent Gambuto

forge.medium.com

Cielo de Madrid prácticamente limpio de contaminación debido al confinamiento. EFE/Javier López

Esta es la primera parte de una serie de artículos. Lea la Parte II aquí.

*Gaslighting, si no conoces la palabra, se define como la manipulación para dudar de tu propia percepción; como Carl hizo creer a Mary que estaba loca, aunque claramente le pilló haciendo trampas. Hizo gaslighting.

Muy pronto, cuando el país empiece a darse cuenta de cómo nos » abriremos de nuevo » y avanzaremos, fuerzas muy poderosas intentarán convencernos a todos de que volvamos a la normalidad. (Eso nunca ha sucedido. ¿De qué estás hablando?) Se gastarán miles de millones de dólares en publicidad, mensajes y contenidos de televisión y medios de comunicación para que te sientas cómodo de nuevo. Vendrá en las formas tradicionales – una valla publicitaria por aquí, un centenar de anuncios por allá – y en las formas de los nuevos medios: una generación 2020-2021 de memes para recordarte que lo que quieres de nuevo es la normalidad. En realidad, quieres la sensación de normalidad, y todos la queremos. Queremos desesperadamente volver a sentirnos bien, volver a las rutinas de la vida, no quedarnos en la cama por la noche preguntándonos cómo vamos a pagar el alquiler y las facturas, no despertarnos con un interminable rollo de tragedia humana en nuestros teléfonos, tomar una taza de café perfectamente preparado y simplemente salir de casa para ir al trabajo. La necesidad de comodidad será real, y será fuerte. Y cada fabricante en Estados Unidos vendrá a rescatarte, querido consumidor, para ayudarte a disipar esa oscuridad y hacer que la vida vuelva a ser como era antes de la crisis. Les insto a que sean conscientes de lo que se avecina.

Durante los últimos cien años, el multimillonario negocio de la publicidad ha operado en base a este principio cardinal: Localizar el problema del consumidor y arreglarlo con su producto. Cuando el problema es práctico y táctico, la solución es «como se ve en la TV» y está disponible en Home Depot. Las instrucciones me ahorrarán tener que repintar. También lo hará el Borrador Mágico del Sr. Clean. Las estanterías de Elfa me permitirán librarme del desorden de mi armario. El timbre Ring me permitirá ver quién está en el porche si no puedo apartar la vista de Netflix. Pero cuando el problema es emocional, el arreglo se convierte en un nuevo elemento básico en tu vida, y te conviertes en una persona leal de por vida. La Coca-Cola te hace: feliz. Un Mercedes te hace: exitoso. Llevar a tu familia a un crucero de Royal Caribbean te hace: especial. Los comerciantes inteligentes saben cómo destacar lo que las marcas pueden hacer por ti para hacerte la vida más fácil. Pero los vendedores brillantes saben cómo reconfigurar tu corazón. Y, no se equivoquen, el corazón es lo que ha estado más traumatizado estos últimos meses. Somos, como sociedad, ahora vulnerables de una forma diferente.

Lo que el trauma nos ha mostrado, sin embargo, no puede ser invisible. Los Ángeles sin coches tiene cielos azules claros, ya que la contaminación simplemente se ha reducido. En una Nueva York tranquila, se puede oír el canto de los pájaros en medio de la Avenida Madison. Se han visto coyotes en el puente Golden Gate. Estas son las imágenes de la tarjeta postal de lo que el mundo podría ser si pudiéramos encontrar una manera de dejar una impronta menos mortal en el planeta. Lo que no cabe en una postal son las otras escenas que hemos presenciado: un sistema de salud que no puede proporcionar el equipo de protección básico para su primera línea; pequeñas empresas – y muy grandes – que no tienen suficiente dinero para pagar su alquiler o trabajadores, enviando a más de 16 millones de personas a buscar subsidios de desempleo; un gobierno que ha dañado tan gravemente la credibilidad de nuestros medios de comunicación que 300 millones de personas no saben a quién escuchar para obtener los detalles básicos que pueden salvar sus vidas.

El gato está fuera de la bolsa [es una expresión coloquial que significa revelar hechos previamente ocultos]. Nosotros, como nación, tenemos problemas extremadamente preocupantes. Tienes razón. Eso no es noticia. Son problemas que ignoramos todos los días, no porque seamos personas espantosas o porque no nos preocupemos por arreglarlos, sino porque no tenemos tiempo. Lo siento, tenemos otras cosas que hacer. La pura verdad es que no importa nuestra etnia, religión, género, partido político (la lista sigue), ni siquiera nuestro estatus socioeconómico, como americanos compartimos esto: Estamos ocupados. Estamos fuera y a la carrera para hacer que nuestras propias vidas funcionen. Tenemos metas que cumplir y reuniones a las que asistir e hipotecas que pagar, todo mientras el teléfono suena y el portátil hace ping. Y cuando llegamos a casa, Crate and Barrel y Louis Vuitton y Andy Cohen nos hacen sentir lo suficientemente bien como para levantarnos al día siguiente y hacerlo todo de nuevo. Es muy fácil cerrar los ojos ante un problema cuando apenas tienes tiempo de cerrarlos para dormir. El mayor error entre nosotros, que causa una profunda y dolorosa tensión social y política cada día en este país, es que de alguna manera no nos preocupamos por el otro. A los blancos no les importan los problemas de la América negra. A los hombres no les importan los derechos de las mujeres. A los policías no les importan las comunidades a las que sirven. A los humanos no les importa el medio ambiente. Esto no podría estar más lejos de la verdad. A nosotros sí nos importa. Sólo que no tenemos tiempo para hacer nada al respecto. Tal vez sea sólo yo. Pero tal vez también seas tú.

Bueno, la cinta de correr en la que has estado durante décadas se ha detenido. ¡Bam! Y esa sensación que tienes ahora es la misma que si te hubiesen tirado de tu bicicleta Pelotón al suelo: ¿Qué carajo acaba de pasar? Espero que puedas pensar en esto: Lo que pasó es algo incomprensible. Es el mayor regalo jamás desenvuelto. No las muertes, no el virus, sino La Gran Pausa. Es, en una palabra, profundo. Por favor, no retrocedan ante la luz brillante que atraviesa la ventana. Sé que te hace daño a los ojos. También me duelen los míos. Pero la cortina está abierta de par en par. Lo que la crisis nos ha dado es una oportunidad única de vernos a nosotros mismos y a nuestro país en la más clara de las vistas. En ningún otro momento de nuestras vidas hemos tenido la oportunidad de ver lo que pasaría si el mundo simplemente se detuviera. Aquí la tenemos. Estamos en ello. Las tiendas están cerradas. Los restaurantes están vacíos. Las calles y las autopistas de seis carriles son estériles. Incluso el planeta mismo está temblando menos (historia real). Y porque es más raro que poco frecuente, ha sacado a la luz todas las bellas y dolorosas verdades de cómo vivimos. Y eso se siente de una forma rara. Realmente raro. Porque nunca… ha… sucedido… antes. Si queremos crear un país mejor y un mundo mejor para nuestros hijos, y si queremos asegurarnos de que somos incluso sostenibles como nación y como democracia, tenemos que prestar atención a cómo nos sentimos ahora mismo. No puedo hablar por ti, pero imagino que te sientes como yo: devastado, deprimido y con el corazón roto.

Lo que la crisis nos ha dado es una oportunidad única

de vernos a nosotros mismos y a nuestro país

en la más clara de las vistas. En ningún otro momento

de nuestras vidas hemos tenido la oportunidad

de ver lo que pasaría si el mundo

simplemente se detuviera.

Aquí la tenemos. Estamos en ello.

Y qué momento perfecto para que Best Buy y H&M y Wal-Mart me ayuden a sentirme normal de nuevo. Si pudiera tener el nuevo iPhone en mi mano, si pudiera descansar mis pies en las almohadillas de nos Nike nuevos, si pudiera beber un venti latte de vainilla rubio o sorber una Coca-Cola Light, entonces esta sensación tan oscura desaparecería. Crees que estoy bromeando, que estoy siendo amable, que estoy negando los beneficios obvios de tener una economía en auge. Tienes razón. Nuestra forma de vida no carece de propósito. La economía no es, en el fondo, malvada. Las marcas y sus productos crean millones de empleos. Como la gente – y casi todo en la vida – hay marcas que son responsables y éticas, y hay otras que no lo son. Todas ellas son parte de un sistema que nos mantiene vivos y fuertes. Hemos sacado a más humanos de la pobreza a través del poder de la economía que cualquier otra civilización en la historia. Sí, sin duda, el americanismo es una fuerza para el bien. No es un plan villano para causar estragos y destruir el planeta y todas nuestras almas con él. Lo entiendo, y estoy de acuerdo. Pero sus defectos han quedado al descubierto para que todos los vean. No funciona para todos. Es responsable de una gran destrucción. Está tan desigualmente distribuido en su beneficio que tres hombres poseen más riqueza que 150 millones de personas. Sus intenciones se han pervertido, y la protección que ofrece ha desaparecido. De hecho, ha sido puesto de rodillas por un pangolín. Tenemos que hacerlo mejor y encontrar un camino hacia un mercado responsable.

Hasta entonces, prepárense, amigos míos. Lo que se va a desatar en la sociedad estadounidense será la mayor campaña jamás creada para que se sientan normales de nuevo. Vendrá de las marcas, vendrá del gobierno, incluso vendrá de cada uno, y vendrá de la izquierda y de la derecha. Haremos cualquier cosa, gastaremos cualquier cosa, creeremos cualquier cosa, sólo para poder quitarnos lo horriblemente incómodo que se siente uno con todo esto. Y encima de eso, sólo para apretar más las tuercas, será el único esfuerzo que será aún mayor: el bombardeo total para hacerte creer que nunca viste lo que viste. El aire no era realmente más limpio; esas imágenes eran falsas. Los hospitales no eran realmente una zona de guerra; esas historias eran hipérboles. Los números no eran tan altos; la prensa está mintiendo. No viste a la gente con máscaras paradas en la lluvia arriesgando sus vidas para votar. No en Estados Unidos. No viste al líder del mundo libre empujar una droga milagrosa no probada como un vendedor de anuncios nocturnos. Eso fue una actualización de la crisis. No viste a los indigentes muertos en la calle. No visteis la desigualdad. No visteis la indiferencia. No viste el fracaso total del liderazgo y los sistemas.

…el bombardeo será total para hacerte creer

que nunca viste lo que viste. El aire no era realmente

más limpio; esas imágenes eran falsas. Los hospitales no eran

realmente una zona de guerra; esas historias eran hipérboles.

Los números no eran tan altos; la prensa está mintiendo”.

Pero lo vieron. No están locos, amigos míos. Y por eso estamos a punto de ser iluminados de una manera realmente sin precedentes. Comienza con un cheque de 1.200 dólares (No digas que nunca te di nada) y luego será tan grande que será grandioso. Y será un golpe de uno-dos de las grandes empresas y de la gran Casa Blanca – inextricablemente entrelazados ahora más que nunca y siendo dirigido por, como nuestra suerte así ha querido, un vendedor en persona. Los negocios y el gobierno están a punto de unirse para dejarnos inconscientes de nuevo. Será financiado como ninguna otra operación en nuestras vidas. Será rápido. Será frenético. Y será abrumador. El gran retorno a la normalidad de los estadounidenses se acerca.

A un ciudadano y a otro, les ruego: respiren hondo, ignoren el ruido ensordecedor, y piensen profundamente en qué quieren que sean sus vidas. Esta es nuestra oportunidad de definir una nueva versión de lo normal, una rara y verdaderamente sagrada (sí, sagrada) oportunidad de deshacerse de la mierda y sólo devolver lo que funciona para nosotros, lo que hace nuestras vidas más ricas, lo que hace a nuestros hijos más felices, lo que nos hace realmente orgullosos. Llegamos a Marie Kondo con la mierda de todo esto. Nos preocupamos profundamente el uno por el otro. Eso está claro. Eso se puede ver en cada mensaje de apoyo en Facebook, en cada comida que se deja a un vecino, en cada fiesta de cumpleaños de Zoom. Somos buenas personas. Y como buenas personas, queremos definir, en nuestros propios términos, cómo será este país dentro de cinco, 10, 50 años. Esta es nuestra oportunidad de hacerlo, la más grande que hemos tenido. Y la mejor que jamás tendremos.

A un ciudadano y a otro, les ruego:

respiren hondo, ignoren el ruido ensordecedor,

y piensen profundamente en qué quieren que sean sus vidas.

Esta es nuestra oportunidad de definir

una nueva versión de lo normal, una rara

y verdaderamente sagrada (sí, sagrada)

oportunidad de deshacerse de la mierda

y sólo devolver lo que funciona para nosotros,

lo que hace nuestras vidas más ricas,

lo que hace a nuestros hijos más felices, lo que nos hace realmente orgullosos”.

Podemos hacerlo a escala personal en nuestros hogares, en cómo elegimos pasar el tiempo en familia por las noches y los fines de semana, qué vemos, qué escuchamos, qué comemos, y en qué elegimos gastar nuestros dólares y dónde. Podemos hacerlo localmente en nuestras comunidades, en qué organizaciones apoyamos, qué verdades decimos y a qué eventos asistimos. Y podemos hacerlo a nivel nacional en nuestro gobierno, en qué líderes votamos y a quiénes damos poder. Si queremos un aire más limpio, podemos hacerlo. Si queremos proteger a nuestros médicos y enfermeras del próximo virus, y proteger a todos los estadounidenses, podemos hacerlo. Si queremos que nuestros vecinos y amigos obtengan un ingreso digno, podemos hacer que eso suceda. Si queremos que millones de niños puedan comer si de repente su escuela está cerrada, podemos hacer que eso suceda. Y, sí, si sólo queremos vivir una vida más simple, también podemos hacer que eso suceda. Pero sólo si nos resistimos a la manipulación que está a punto de llegar. Está en camino. Cuidado con eso.

Gracias a nuestros lectores. Este artículo dio la vuelta al mundo a más de 20 millones de personas. Esta es la primera parte de una serie de artículos. Lea la Parte II aquí. Lea la Parte III aquí.

Nota: El autor y Medium han hecho pequeños cambios desde su publicación inicial.

——————————

¿Hacia un «golpe suave» en España?

Por Germán Gorraiz López, 29 de mayo de 2020

Global Research

 El establishment del Estado español estaría formado por las subélites financiero-empresariales, políticas, militares, de la jerarquía católica, universitarias y de los medios de comunicación del Estado español, herederos naturales del legado del General Franco que habrían englobado todas las esferas de decisión (según la lectura del libro «Oligarquía financiera y poder político en España» escrito por el ex-banquero Manuel Puerto Ducet). Sin embargo, estas subélites sólo serían satélites que orbitan en la esfera de influencia del Opus Dei, la élite Alfa que habría engullido a todas las subélites del establishment y que habrían iniciado una estrategia de acoso y derribo del gobierno de Sánchez.

La primera fase de esta operación incluiría una ofensiva mediática para convertir al gobierno central en el único culpable de «la pésima gestión ante la crisis sanitaria». La segunda fase consistiría en la negativa del PP y Vox a implementar nuevas prórrogas del Estado de Alarma por ser «una dictadura constitucional que restringe las libertades individuales», intento que fracasó debido al cambio de actitud de Ciudadanos al apoyar al Gobierno de Sánchez en las dos últimas prórrogas. La tercera fase de la operación «Acoso y Demolición» tratará de aprovechar la incomodidad de amplios sectores de la ciudadanía durante el tiempo que dure el confinamiento así como la situación de deterioro de los autónomos y pequeños empresarios para iniciar «una Revolución Patriótica o Rojigualda» que a través de «cacerolas y escraches» desafiará al Gobierno al no cumplir con las restricciones incluidas en el actual Estado de Alarma.

En la actualidad, estamos asistiendo al inicio de la cuarta fase que consiste en la «judicialización de la política o activación de las querellas judiciales». Con este término nos referimos al «abuso de los procedimientos legales e internacionales para provocar un rechazo popular contra un opositor manteniendo una apariencia de legalidad» que tendría su expresión en el juicio abierto por la nueva estrella mediática del firmamento judicial, la juez Carmen Rodríguez-Medel contra el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, una ofensiva legal que continuaría con la presentación de una denuncia penal por homicidio imprudente contra el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, pero que tendría poca probabilidad de seguir adelante.

En caso de fracasar las fases anteriores, el establishment mantendría en su cámara la quinta fase conocida como «Ave Fénix» que intentará reeditar el Tejerazo de 1981, en el que los dirigentes políticos confinados en el Congreso fueron «invitados» a aceptar un acuerdo tácito por el que se declaraba intocable el statu quo dominante (establishment) asociado al sistema monárquico (Felipismo), el sistema político bipartidista, el eurocentrismo y la defensa de la «unidad indisoluble de la nación española». Así, tras el «golpe suave» y la disolución del Gobierno de Sánchez, asistiremos a la convocatoria de nuevas elecciones de las que surgirá un Gobierno de Salvación que procederá a adoptar medidas de austeridad siguiendo los dictados de la Troika europea. Estas medidas se traducirán en una drástica reducción de las prestaciones sociales que afectará a la duración y cuantía de las prestaciones por desempleo, pensiones de jubilación y viudedad, así como en una severa reducción de los salarios de los funcionarios, lo que supondrá de facto un retorno a los escenarios económicos. de la posguerra.

Artículos relacionados:

Estado profundo

Más allá de Pérez de los Cobos, la oscura sombra de la Guardia Civil

——————————–

¿Solicitará la OMS una investigación internacional sobre los orígenes del coronavirus?

Por Filippa Lentzos, 18 de mayo de 2020

Boletín de los Científicos Atómicos

En medio de la pandemia de coronavirus, los representantes del órgano rector de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reunirán virtualmente esta semana para celebrar su periódica reunión anual. La Unión Europea, Australia y otros países han solicitado al organismo mundial que investigue los orígenes de la pandemia y los países miembros tendrán ahora la oportunidad de debatir la cuestión. Aunque la apertura de cualquier investigación será un proceso políticamente tenso, el hecho de que el asunto se plantee en la Asamblea Mundial de la Salud plantea una pregunta importante, ¿cómo debería llevarse a cabo esa investigación?

La OMS ha estado investigando aspectos de la pandemia desde enero y ya ha enviado dos delegaciones a China, donde se notificaron los primeros casos de COVID-19. Estas primeras visitas, entrevistas y observaciones en China han sentado las bases para cualquier esfuerzo posterior. En medio de las primeras incertidumbres sobre si el nuevo coronavirus se estaba propagando entre los seres humanos, la OMS realizó una visita sobre el terreno a Wuhan, entonces epicentro del brote. Durante dos días, a partir del 21 de enero, los funcionarios se centraron en la respuesta de la salud pública de China al nuevo coronavirus, hablando con los funcionarios pertinentes y visitando sitios como el aeropuerto de Wuhan Tianhe y el Centro de Control de Enfermedades de la provincia de Hubei.

Al mes siguiente, se llevó a cabo una misión conjunta de la OMS y China sobre el brote, dirigida por un asesor del director general de la OMS y el experto principal de la Comisión Nacional de Salud de China. En la delegación participó un equipo integrado por 25 expertos de Alemania, China, Corea, Estados Unidos, Japón, Nigeria, Rusia, Singapur y la OMS, y se prolongó durante nueve días a partir del 16 de febrero. Los expertos hablaron con una gran cantidad de personas, incluidos gobernadores provinciales, alcaldes municipales, científicos superiores, trabajadores de la salud pública y otros. Visitaron hospitales, agencias de control de enfermedades, almacenes de suministros de emergencia, e incluso un mercado húmedo en Guangzhou, el lugar que muchos científicos creen que el coronavirus pudo haber saltado a los humanos.

La Misión Conjunta sólo prestó una atención limitada a los posibles orígenes de la pandemia, y en su informe se limitó a señalar que el nuevo coronavirus es un virus zoonótico, que los murciélagos parecen ser su reservorio y que aún no se han identificado huéspedes intermedios. Sin embargo, una de las conclusiones del informe fue que «se debería hacer un esfuerzo adicional para encontrar la fuente animal, incluido el reservorio natural y cualquier huésped de amplificación intermedia, para prevenir cualquier nuevo foco epidémico o el resurgimiento de epidemias similares».

Con ese fin, y en consonancia con la teoría predominante de que el evento de propagación se produjo en un mercado húmedo, el informe de la Misión Conjunta puso de relieve las actividades ya en marcha por las autoridades chinas para investigar los orígenes de la pandemia. Éstas consistieron en tomar muestras ambientales del mercado mayorista de mariscos de Huanan en Wuhan, obtener registros sobre las especies silvestres vendidas en el mercado, así como examinar los primeros casos de COVID-19 en Wuhan.

Los mercados húmedos, donde los animales son sacrificados, cortados y vendidos in situ, proporcionan las condiciones ideales para que los virus salten de una especie a otra, y es una teoría probable para que se produjese la propagación del virus Pero también hay otros posibles sitios de difusión relevantes para COVID-19 que han pasado a primer plano político, y los llamamientos para una investigación internacional específicamente sobre los orígenes de la pandemia están aumentando por parte de los líderes mundiales. Uno de los primeros llamamientos provino de Australia, que dijo que utilizaría su puesto en la junta ejecutiva de la Asamblea Mundial de la Salud para impulsar una investigación dirigida por la OMS.

Un enfoque sensato, pero improvisado

Un mandato de la Asamblea Mundial de la Salud permitiría una investigación en un marco internacional existente con normas y procedimientos de funcionamiento establecidos. La Asamblea Mundial de la Salud, como principal foro mundial para tratar la salud pública, es una opción obvia, y aunque politizada, está bastante impulsada por la ciencia, y ciertamente menos politizada que otros foros internacionales como la Asamblea General de las Naciones Unidas, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas o el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en los que uno u otro país bloquea con frecuencia la acción internacional sobre una cuestión determinada, aparentemente de forma rutinaria. Una investigación podría encargarse de manera oportuna y financiarse con las cuotas de los 194 Estados miembros de la Asamblea Mundial de la Salud.

Una investigación orientada a la salud pública es también el enfoque políticamente más factible para conseguir la participación de China, y la cooperación de Beijing sería crucial para una investigación de esta naturaleza. Aunque la OMS no ha apoyado formalmente una investigación sobre los orígenes de la pandemia, el Comité de Emergencia de expertos científicos independientes que asesora al director general de la organización sobre la pandemia hizo un llamamiento a principios de este mes para identificar «la fuente zoonótica del virus y la vía de introducción en la población humana, incluido el posible papel de los huéspedes intermedios». Esto tiene sentido, y se hace eco de la conclusión anterior de la Misión Conjunta OMS-China. El objetivo de una posible investigación debe ser encontrar una respuesta a la forma en que se inició la pandemia, o al menos llegar a un punto en que la comunidad internacional esté convencida de que hay suficiente transparencia sobre el posible origen.

Una investigación forense

Se han ofrecido pocos detalles específicos sobre el tipo de investigación que Australia y otros países desearían que se realizara, pero si se quiere que sea un verdadero esfuerzo de indagación de los orígenes, las respuestas no pueden obtenerse únicamente de la virología, la genómica de las enfermedades infecciosas, la ciencia del genoma y la epidemiología. Como dijo un conocido biólogo molecular y experto en bioseguridad a The Washington Post, «La ciencia no va a cambiar esto de un ‘podría haber sido’ a un ‘probablemente fue'». Investigar la gama de posibles sitios de dispersión -desde el mercado húmedo, hasta una infección accidental en el laboratorio o en el trabajo de campo, o una fuga inadvertida en el laboratorio- requiere una investigación forense”.

La obtención de historiales de casos, datos epidemiológicos y muestras virales de diferentes épocas y lugares, incluidas las muestras más tempranas posibles de individuos infectados y muestras de animales silvestres, es primordial, pero no suficiente. Una investigación forense supondría además la auditoría y el muestreo de las colecciones virales en los laboratorios pertinentes que hayan estudiado los coronavirus, el examen de los tipos de experimentos realizados y los virus utilizados, y el examen de las prácticas de seguridad vigentes.

Los datos clave también provendrían de documentos, incluidos los procedimientos operativos estándar en los laboratorios y durante el trabajo de campo, las evaluaciones de riesgos de los experimentos individuales, los registros de los experimentos y los cuadernos de trabajo de campo, los registros de capacitación, los registros de gestión de desechos, los registros de accidentes e infecciones, los registros de mantenimiento de las instalaciones y los sistemas automatizados, los registros de acceso, las filmaciones de las cámaras de seguridad y los registros de comunicaciones. Además de las fuentes documentales, las entrevistas con el personal de las instalaciones y las observaciones de las instalaciones de laboratorio y los lugares de trabajo sobre el terreno también serían fuentes importantes de datos.

La comunidad internacional tiene una experiencia limitada en materia de investigaciones forenses en el ámbito de la salud pública, y en la OMS hay muchos que se muestran recelosos ante tal investigación, considerándola técnica y políticamente fuera de su ámbito. Pero COVID-19 es un acontecimiento sin precedentes, que requiere una respuesta sin precedentes. Y la comunidad internacional no está completamente a oscuras en lo que respecta a las investigaciones forenses; tiene mucha experiencia a la que recurrir desde el punto de vista de la seguridad. De particular relevancia son los exámenes interactivos e in situ por homólogos que los Estados miembros de la Convención sobre Armas Biológicas, el tratado internacional que prohíbe las actividades relacionadas con las armas biológicas, han iniciado voluntariamente para demostrar que operan sus instalaciones de alta seguridad de manera segura y que llevan a cabo evaluaciones de riesgo adecuadas para la investigación de alto riesgo, capacitan adecuadamente a su personal y garantizan la rendición de cuentas por cualquier incumplimiento. Los exámenes por homólogos se basan en la cooperación; los expertos intercambian información y comparten las mejores prácticas, como lo hicieron, por ejemplo, en 2016, cuando un equipo de expertos internacionales visitó las instalaciones del Instituto Bundeswehr de Microbiología en Munich (Alemania), y nuevamente en 2018, cuando otro equipo visitó el Centro Nacional de Control de Enfermedades y Salud Pública en Tbilisi (Georgia).

También ha habido investigaciones nacionales que podrían sentar un precedente para cualquier investigación de la OMS sobre COVID-19. En China, por ejemplo, las autoridades examinaron las deficiencias de seguridad en los laboratorios en relación con el virus de la Brucella en 2019 y el virus del síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2004. Las autoridades del Reino Unido, asimismo, revisaron los errores de seguridad en los laboratorios después de un brote de fiebre aftosa en 2007 y un brote de viruela en 1978. En los Estados Unidos, los funcionarios han revisado los fallos de seguridad relacionados con el Bacillus anthracis en un laboratorio de la Defensa en 2015, el Bacillus anthracis y el virus del Ébola en los laboratorios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en 2014, y el virus de la viruela en los laboratorios de la Administración de Alimentos y Medicamentos en 2014.

¿Un consejo de seguridad sanitaria mundial?

Una investigación de los orígenes de COVID-19 tendrá que ser negociada e iniciada rápidamente antes de que los datos relevantes disminuyan o desaparezcan por completo con el paso del tiempo. La investigación, que muy probablemente comprenderá una serie de delegaciones científicas y de colaboración sobre el terreno, inevitablemente no será la ideal. Y, en última instancia, puede que no proporcione todas las respuestas, aunque es de esperar que los datos recogidos puedan apuntar a una historia de origen creíble y coherente.

La inevitable naturaleza ad hoc de una investigación de los orígenes de COVID-19 pondrá de relieve para muchos la necesidad futura de desarrollar un organismo internacional más apropiado, que resida en el nexo entre las esferas de la salud pública y la seguridad. Tal organización, o subunidad dentro de una organización ya establecida, necesitaría un mandato para entrar e investigar un presunto brote de interés internacional tan pronto como surjan los informes iniciales, independientemente de cualquier indicio de que sea natural, accidental o deliberado. Sus informes podrían constituir la base de una acción colectiva para proteger la salud mundial.

En un reciente discurso, según The Times, el ex secretario de relaciones exteriores británico Lord William Hague de Richmond dijo que la transmisión de virus de animal a humano debe tratarse en el futuro como un arma de destrucción masiva. Y así como el mundo tiene sistemas para vigilar las instalaciones nucleares y prohibir la proliferación de armas de destrucción masiva, también, dijo Hague, es hora de que un nuevo orden internacional inspeccione las amenazas biológicas que «plantean el mayor peligro para la salud humana y la economía mundial». Hague habló en la presentación de un nuevo informe del grupo de estudio conservador Policy Exchange en el que se pide «un nuevo órgano de coordinación o un órgano reforzado a nivel internacional, idealmente con sede en las Naciones Unidas, que dirija la vigilancia, la investigación y la inspección de las actividades de alto riesgo» que aumentan los riesgos de brotes de enfermedades zoonóticas. En el informe también se pide que se impongan sanciones comerciales a los países que incumplan las normas.

Es evidente que se está produciendo una nueva y significativa reflexión sobre los mecanismos internacionales para responder a las amenazas biológicas. COVID-19 podría dar a la comunidad internacional el impulso que necesita para hacer algo con respecto a la mejora de la vigilancia de los riesgos biológicos.

————————————–

El sociópata más rico del mundo: Jeff Bezos

Por John Rachel, 21 de septiembre de 2018

Dissident Voice

Encuesta de satisfacción de los empleados de Amazon- Septiembre de 2018

● ● Ahorro de parte del sueldo para los días difíciles

● ● Trabajadores que han conseguido un aumento de sueldo y pueden comprarse un Mercedes

● ● Saldaron las deudas de todas sus tarjetas de crédito, con seis meses de anticipación al pago de su hipoteca.

● ● ¡Tan contento como un buen golpe!

● ● ¡Se divierte tanto que trabajaría gratis!

● ● No puede esperar a que terminan las vacaciones pagadas de seis semanas para volver al trabajo

● ● ¡Revolcándose en el dinero!

Obviamente, el gráfico circular de arriba es una broma. Está bien documentado que las condiciones de trabajo de la mayoría de los empleados de Amazon son abismales, deshumanizadoras, rayanas en el abuso que normalmente asociamos con la esclavitud.

Además, el salario medio de los empleados bajo el señorío imperial de Jeff Bezos es de 34.123 dólares anuales en los Estados Unidos. Nadie que trabaje en un trabajo convencional ha saldado las deudas de sus tarjetas de crédito y está conduciendo un Mercedes.

Jeff Bezos es conocido como el hombre más rico del mundo y su fortuna personal, que crece a razón de 191.000 dólares por minuto, se estima actualmente en 168.000 millones de dólares.

Así que…

¿34.123 dólares frente a 168.000.000.000.000 dólares? Aunque puedo entender las matemáticas simples, el contraste de tales números a un nivel instintivo me resulta difícil de entender.

Para entender esta desigualdad, vamos a tratar de abordarla desde diferentes ángulos.

Una manera de poner la disparidad en perspectiva es reconocer que Bezos tarda menos de 9 segundos en ganar lo que el trabajador medio de Amazon gana en un año entero.

Otra es reconocer que para que un trabajador pase por la fortuna personal actual de Jeff Bezos – y por supuesto, continúa creciendo a niveles acelerados mientras escribo esto – con su ingreso anual promedio actual de 34.123 dólares por año, TARDARÍA 4.923.365 AÑOS! O sea, cerca de 5 millones de años!

Para que el propio Jeff Bezos pudiera gastar sus actuales 168.000 millones de dólares, suponiendo que sus ganancias se interrumpieran en este mismo momento – lo cual, como usted y yo sabemos, no sucederá – GASTAR 1.000.000 de dólares al día, le llevaría a la empresa cerca de 460 años. Sí, incluso gastando un millón de dólares al día, en el año 2475 todavía tendría mucho dinero en efectivo, decenas de millones de dólares de dinero desquiciado. Podemos estar seguros de que no tendría que utilizar un contenedor de basura para esconderse detrás del 7-11.

Ahora, además, considere que mientras que el salario medio de 34.123 dólares está por encima de la línea de pobreza nacional para un solo individuo si esa persona es el único sostén de una familia de cuatro personas, está marginalmente por encima de ella, razón por la cual muchos empleados de Amazon deben depender de la ayuda del gobierno para no morir de hambre.

Además del cálculo, hice algunas especulaciones, un simple ejercicio de imaginación.

Aparentemente, la máquina generadora de riqueza de Bezos está avanzando tan rápido que actualmente gana 11.5 millones de dólares a la hora… cada hora… 24 horas al día… siete días a la semana. ¡11.500.000 dólares la hora!

Así que esto es lo que estaba imaginando con el ojo de mi mente…

Si por 40 horas de las 168 horas de una semana, Bezos estuviera dispuesto a subsistir con sólo 5.840,000 de dólares por hora, podría darle a cada uno de sus 566.000 empleados de Amazon un aumento de 10 dólares por hora. Por supuesto, las 128 horas restantes de cada semana, Bezos podría seguir ganando sus normales 11,5 millones de dólares por hora, sin tener que compartir nada de eso vagos patéticos que trabajan para él.

Pregunta retórica: ¿Tiene Jeff Bezos algún concepto de lo que ese aumento de 10 dólares por hora significaría para sus empleados?

Ni siquiera voy a sugerir que Bezos tenga esto en consideración. Hay tantas ventajas para él como miembro putativo de la raza humana y como empleador de más de medio millón de trabajadores – ventajas que son tan OBVIAS – que si no se le han ocurrido a estas alturas, entonces su cerebro funciona de una manera que va más allá de mi entendimiento. Por un lado, podría mostrar su nueva hoja de parra de «generosidad» y pedirle a la gente que deje de llamarlo capullo egoísta. En segundo lugar, estoy seguro de que los empleados de Amazon responderían a su generosidad con una mayor lealtad a la compañía y una mayor tolerancia hacia sus onerosas condiciones de trabajo. Seguiría siendo el hijo de puta más rico de la cuadra y podría burlarse de los pobres Bill Gates y Warren Buffett como imitadores lamentables.

Considere la posibilidad de…

El empleado peor pagado de Amazon ahora gana 12 dólares por hora. El aumento de 10 dólares por hora que propuse elevaría a esos trabajadores que cobran 12 dólares por hora por encima de los empleados de Costco, que ganan un promedio de 21 dólares por hora. Y con el aumento general de 10 dólares por hora, los empleados mejor pagados de Bezos estarían ganando entre los mejores salarios del mundo pagados por una gran corporación.

Y por Dios, hay un lado positivo en el lado positivo…

¡El gesto audaz y gentil de Bezos resultaría en un golpe de relaciones públicas de proporciones cósmicas! Amazon ya no sería demonizada -bien, no tanto- por nosotros, los izquierdistas de corazón desangrado, como un azote capitalista y un boleto de ida al infierno para el futuro de la humanidad, incluso si su historial ambiental es espantoso y su modelo de negocios en general es el producto de un neofeudalismo lleno de esteroides.

Por supuesto, Bezos tendría que apretarse el cinturón. Tendría que cuidar sus centavos, pero probablemente podría manejarlo, ¿eh? Tal vez podría saltarse un par de comidas y hacer su propio deshierbe en su finca. Después de todo, después de prodigar el aumento de 10 dólares por hora a todos sus empleados, sólo estaría ganando 1.705.600.000 de dólares por semana. ¡Sé que lo sé! Como yo, probablemente estés llorando por este pobre tipo.

Permítanme llegar a la conclusión extremadamente decepcionante de este análisis de las quejas.

Puesto que nada cambiará hasta que el propio sistema cambie, es decir, el que está en vigor ahora que crea, incentiva y ampara a los obscenamente ricos -el actual titular de referencia de la Oficina del Presidente de los Estados Unidos de América-, no puedo más que recomendarlo…

Hemos estado etiquetando a Jeff Bezos como’El hombre más rico del mundo’. Sin embargo, honestamente no conozco personalmente a ningún humano, hombre o mujer, que se comporte como este pedazo glotón de carne autoindulgente. Me da náuseas pensar que somos miembros de la misma especie.

Así que, de ahora en adelante, usemos la terminología correcta. Llamemos a Jeff Bezos lo que realmente es…

EL SOCIÓPATA MÁS RICO DEL MUNDO.

Probablemente podríamos pedir pegatinas para ayudar a rectificar el historial… de Amazon.

John Rachel es licenciado en Filosofía, ha viajado mucho, es compositor, productor musical, neomarxista y humanista bipolar. Ha escrito ocho novelas y tres libros de no ficción política. Su polémica más reciente es «El dividendo de la paz: La propuesta más controvertida de la historia del mundo». Sus artículos políticos han aparecido en muchos medios de comunicación alternativos. Ahora está algo arraigado en una pequeña aldea agrícola tradicional en Japón, cerca de Osaka, donde cuida con orgullo su pequeño pero prometedor huerto. «Scribo ergo sum.»

—————————————————–

Cómo el lobby financiero está ganando la batalla en Bruselas

Corporate Europe Observatory, 13 de septiembre de 2018
A pesar de su responsabilidad en la crisis de 2008, el sector financiero ha logrado evitar reformas importantes en la década siguiente. Su ejército de lobbistas ha ganado casi todas las batallas importantes, dejando la nueva legislación llena de vacíos legales y condiciones similares a las que crearon el descalabro en primer lugar.
Corporate Europe Observatory muestra cómo los últimos diez años de trabajo del lobby financiero nos han mantenido vulnerables a futuras crisis y a costosos rescates.
Aquellos días de septiembre de 2008, cuando las proverbiales torres de las finanzas mundiales se derrumbaban, fueron aterradores y llenos de esperanza. Aterrador porque el colapso financiero estaba destinado a crear miseria y pobreza en los próximos meses y años, pero esperanzador porque podría haber sido una oportunidad única para asegurar las tan necesarias reformas radicales de los mercados financieros. La propia crisis tuvo su origen en la laxa regulación de los años anteriores, un hecho reconocido incluso por algunos de sus arquitectos. Ahora, frente a un fallo sistémico agudo y desastroso, seguramente se produciría un giro de 180 grados.
Aquí una visión general de nuestro análisis de 10 años de seguimiento del lobby financiero: Los grupos de presión financieros siguen dando forma a la agenda de la UE a pesar de la historia de la crisis.
Sin embargo, esa reforma nunca se materializó. No es que nada haya cambiado. Se ha incrementado la supervisión y se han introducido varios tipos de «frenos de emergencia» que permiten a los reguladores intervenir con más herramientas si un riesgo grave aumenta, por ejemplo, si una gran corporación financiera se encuentra en una situación desesperada. Pero una década después, las esperanzas iniciales de que la crisis llevaría a un replanteamiento de los mercados financieros parecen ingenuas. En los últimos diez años, todas las ideas ambiciosas se han diluido, retrasado casi indefinidamente o simplemente dejado de lado, en gran parte debido al poder del lobby financiero y a los profundos vínculos entre los responsables de la toma de decisiones y las corporaciones financieras.
La Comisión se apresura a dejar que los banqueros establezcan la agenda
La Comisión Europea se movilizó rápidamente en los días y semanas posteriores al estallido de la crisis. En septiembre de 2008, el Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, anunció que crearía un grupo consultivo de alto nivel para evaluar las reformas que habría que introducir en la regulación financiera. A mediados de octubre, su grupo fue aprobado por los Estados miembros de la UE. Fue un grupo con profundos vínculos con algunas de las mismas instituciones que causaron la crisis. De un grupo de sólo ocho personas, un miembro del grupo tenía vínculos con el infame Lehman Brothers, otro con Goldman Sachs, otro con Citigroup, y el presidente Jacques de Larosière estaba vinculado a BNP Paribas. Estos’sabios’ difícilmente nos llevarían muy lejos. Presentaron el «informe de Larosière», que estableció el orden del día de la única institución de la UE con poder para presentar un proyecto de legislación, la Comisión Europea.
Se trataba de un patrón un tanto familiar: en 2008, la Comisión tenía ya desde hacía tiempo la costumbre de consultar ampliamente a los grupos de interés financieros en su intento de profundizar en el mercado único de los servicios financieros. Por ejemplo, la Comisión había construido una tradición de reunir a banqueros y gestores de fondos para una charla exhaustiva mucho antes de que se propusiera nada. Sin duda, una investigación sobre los «grupos de expertos» consultados por la Comisión sobre las cuestiones técnicas relacionadas con la crisis demostró que esto es exactamente lo que ocurrió. El ejecutivo europeo ha permitido que los grupos de interés financieros asuman el papel de asesores, defendiendo las ideas de la Comisión en su beneficio y, en algunos casos, previniendo totalmente las iniciativas, como en el caso de los fondos de capital riesgo y los fondos de inversión. En este ámbito, la Comisión, con el asesoramiento de un grupo consultivo creado en enero de 2006 y dominado por los grupos de interés, decidió no proponer normas sobre los fondos de inversión libre ( fondo de alto riesgo) (hedge funds).
Fondos de alto riesgo: medidas modestas a cambio de un camino sin restricciones
Esta indulgencia no pasó desapercibida. En el Parlamento Europeo se dio un fuerte impulso a la regulación, pero la Comisión hizo caso omiso de ello. La crisis había abierto una nueva era, y el Comisario McCreevy se sintió obligado a elaborar una propuesta para regular los «fondos de inversión alternativos» lanzada en abril de 2009. Lo que siguió fue una vigorosa batalla que tuvo lugar tanto en los medios de comunicación como en conferencias y quizás en cientos de reuniones entre políticos y grupos de presión. Con los grupos de presión European Venture Capital Association EVCA (fondos de capital riesgo, hoy llamados Invest Europe) y AIMA (hedge funds) al volante, el sector financiero lanzó una campaña que comenzó con alarmismo. «Miles de puestos de trabajo y millones de ingresos fiscales podrían estar en juego», dijo un grupo de expertos corporativos. «Era necesaria una reescritura total», dijo la AIMA sobre la propuesta.
Al año siguiente, el sector de los fondos presionó a los gobiernos de los Estados miembros, entre otras cosas, para que el Gobierno del Reino Unido invitara al Gobierno de los Estados Unidos a participar en la batalla. A continuación, el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, envió a los jefes de Estado de la UE una protesta con duras palabras en la que advirtió de que las nuevas normas podrían conducir a una guerra comercial entre las dos potencias.
El tráfico de los grupos de presión en el Parlamento Europeo aumentó enormemente. Por ejemplo, en los primeros seis meses de 2010 se celebraron no menos de 46 reuniones entre los diputados conservadores británicos del Parlamento Europeo y el sector de los fondos. Y los grupos de presión estaban consiguiendo su objetivo: una vez que se iniciaron los procedimientos de reforma, de las 1.600 enmiendas presentadas por los diputados al Parlamento Europeo, la mitad habían sido escritas por grupos de interés, según una estimación.
Todos estos movimientos dieron sus frutos. Mientras que el Parlamento Europeo tenía muchas ideas sobre cómo frenar los fondos de inversión, la Directiva de Gestores de Fondos de Inversión Alternativos (AIFMD) terminó siendo una directiva que se centraba principalmente en la transparencia. Y el sector de los fondos incluso recibió una importante concesión que haría que la directiva fuera muy atractiva: con la adopción de la directiva, un fondo sólo tendría que ser aprobado y registrado en un Estado miembro de la UE para operar en todos los demás, lo que se conoce como «pasaporte». Incluso los que más se oponían a la directiva se dejaron convencer. La AIMA cumplió con sus expectativas.
Un hábil alarmismo mató a la reforma
La batalla por la regulación bancaria fue mucho más larga y tuvo lugar a más niveles que la controversia sobre los fondos. Dado que las partes clave de la regulación bancaria se acuerdan a nivel internacional, aquí es donde los bancos comenzaron a defenderse después de dos años en el banquillo de los acusados. En el verano de 2010 se celebraron negociaciones internacionales en el Comité de Basilea con vistas a reforzar la regulación bancaria. Se estaban revisando las normas existentes que obligaban a los bancos a mantener un cierto nivel de reservas para protegerse de futuras crisis, conocidas como «requisitos de capital». Las cifras en vigor se consideraron demasiado bajas y la forma en que se midieron dejó demasiadas lagunas para los banqueros. Los modelos de cálculo desarrollados por los propios bancos les permitieron mantener las reservas de capital artificialmente bajas.
Durante las negociaciones, el grupo de presión internacional para los grandes bancos, el Institute for International Finance (IIF), publicó un informe con una terrible advertencia a los negociadores: si se produjera un aumento de los requisitos de capital, el resultado sería la pérdida de millones de puestos de trabajo y las tasas de crecimiento se verían afectadas. El informe iría acompañado de otros informes de grandes bancos con reclamaciones idénticas. Se podría argumentar que los bajos requerimientos de capital ya habían conducido a ese resultado, pero el contexto en 2010 resultó ser beneficioso para los mega-bancos. Las ambiciones fueron debidamente reducidas en cuanto a los requisitos de capital cuando se llegó a un acuerdo en agosto de 2010. Sólo unos días después, el Banco de Pagos Internacionales emitió dos informes que desmienten las alarmantes afirmaciones de la IIF, pero para entonces ya era demasiado tarde. Una vez más, los bancos habían establecido la agenda y asegurado sólo un pequeño aumento de los requisitos de capital, incluyendo cambios muy modestos en los modelos internos de los bancos que utilizaron para calcular sus requisitos de capital.
Los bancos seguirían siendo una preocupación para la Unión Europea durante toda la década. Incluso hoy en día, la preocupación por los préstamos incobrables y los bancos en riesgo de colapso persiste.
Adecuación de los bonos, calificación crediticia y auditorías
Muchas otras cuestiones se resolvieron en los años siguientes. Un aspecto especialmente importante para el Parlamento Europeo era la cuestión de las primas de los banqueros. La estructura de primas hacía demasiado atractivo para los ejecutivos jugar a apuestas arriesgadas en los mercados, y la reforma enfriaría sus experimentos. Esa fue la idea que subyace a la principal contribución al debate bancario de los eurodiputados en 2010.
Con Londres como epicentro, los bancos iniciaron una campaña para convencer a los legisladores de que, al reformar las primas, socavarían la competitividad de los bancos europeos. Al final, las reglas decididas parecían suficientemente flexibles para los bancos con un tope de bonificación de hasta el 100 por ciento de los salarios. Las protestas de los grupos de presión bancarios continuarán a lo largo de todo el proceso legislativo, pero en la vida real las normas adoptadas en 2013 han demostrado estar llenas de lagunas. Los bancos pudieron redefinir las bonificaciones como un «pago basado en roles», o simplemente aumentar los salarios de otras maneras. Tres años más tarde, las instituciones de la UE reconocieron el problema, pero hasta ahora no se ha hecho nada para solucionarlo, y las abundantes primas siguen suscitando el interés de la opinión pública.
A finales de 2013 también se produjo un retroceso, fruto del esfuerzo de los grupos de presión, en relación con la reforma de las normas de contabilidad y auditoría. Las firmas de contabilidad y auditoría (las «Cuatro Grandes») fueron el centro de atención por su papel en la crisis, habiendo dado valoraciones demasiado positivas de la salud financiera de algunos de sus principales clientes, incluyendo ejemplos clave como el papel de Ernst&Young como proveedor para Lehman Brothers.
Lo que había que hacer parecía obvio. Los vínculos demasiado estrechos entre cualquiera de las Cuatro Grandes y sus clientes son arriesgados; si un banco puede confiar en la utilización de la misma firma de auditoría durante décadas, la tentación de dicha firma de ayudar a un cliente confiable en tiempos de problemas es mayor.
Las normas de la UE adoptadas a principios de 2014 hicieron poco o nada para romper estas relaciones tan íntimas. Si se ponen en juego todas las excepciones y lagunas, las normas adoptadas a principios de 2014 permiten a una empresa mantener la misma firma de auditoría durante 24 años. Esta débil reforma se produjo después de un agresivo lobby de la industria financiera para prolongar el período o simplemente evitar la imposición de la rotación obligatoria en primer lugar.
Las agencias de calificación crediticia ya no ganaron terreno. El problema con estas agencias fue que durante bastante tiempo, en el período previo a la quiebra de Lehman Brothers, estas empresas -a las que se les pagaba para que realizaran evaluaciones de riesgo de los valores- fueron ´factorias Triple A’, es decir, que calificaban a las entidades poco sólidas como inversiones sólidas y de bajo riesgo. De hecho, los mismos valores que iban a estar estrechamente vinculados con la crisis financiera fueron calificados por ellos como inversiones súper sólidas y seguras hasta días antes de que todo resultara ser una mentira. Muchos analistas se apresuraron a detectar el problema: una agencia de calificación crediticia gana su dinero de las instituciones financieras cuyos productos califican, a veces incluso son copropietarios suyos.
Sorprendentemente, la reforma de la UE apenas tocaría este conflicto de intereses clave. A propuesta de la Comisión, la UE optó por una versión basada en las normas estadounidenses en vigor desde 2002; en otras palabras, las mismas normas que habían resultado tan tristemente insuficientes.
Los grandes bancos pueden crecer más
Después de años de «reformas financieras» que no son adecuadas para el propósito, quizás la característica más llamativa del debate ha sido el establecimiento de la agenda, en parte debido al rápido movimiento de Barroso de poner a los grandes banqueros al frente para definir el alcance de la ambición reformadora de la UE. La cuestión del tamaño de los bancos surgió, sin duda, pero en el debate político la demanda de desmantelar los bancos ha seguido siendo marginal. Incluso después de que las arcas públicas de la Unión Europea pusieran sobre la mesa la asombrosa suma de 4.500 millones de euros para rescatar a los bancos -con un coste final de 1.400 millones de euros-, se habló poco de medidas de importancia.
Si bien se reconoció que había que hacer algo para evitar grandes desembolsos, el método elegido fue el sugerido por los propios grandes bancos. Bajo el sindicato bancario, los propios bancos pagarían una pequeña cantidad para constituir un «fondo de resolución». El fondo se gastaría entonces en el desmantelamiento ordenado de los bancos problemáticos. Sin embargo, en caso de que haya muy poco en el depósito – y si el banco en cuestión es de importancia – entonces el dinero público volverá a utilizarse para salvar al banco.
Se podría argumentar que se trata más de un sistema para asegurar rescates públicos que de lo contrario. Pero hay más. Si reconocemos que la crucial importancia sistémica de los grandes bancos representa un riesgo en sí mismo, entonces el gremio bancario está diseñado para empeorar las cosas. En el proceso de deconstrucción de un banco en dificultades, se ha facilitado que otros grandes bancos lo compren y se hagan más grandes en el proceso. En una entrevista sobre el sistema bancario, el director general de BNP Paribas, Jean-Laurent Bonnafé, dijo: «Entonces para consolidar más el sistema bancario, se podría hacer a través de una adquisición o a través de planes de desarrollo orgánico.» Esto encaja perfectamente con lo que ahora es la posición oficial del Banco Central Europeo: hay demasiados bancos en Europa. La concentración es preferible para asegurar la competitividad global. Uno de los inconvenientes es que en los próximos años viviremos con el problema de «demasiado grande para fracasar».
Estructura bancaria intacta
A decir verdad, no todas las iniciativas de las instituciones de la UE han sido dóciles y sin fuerza. En 2012 se hizo público un estudio realizado por un grupo de alto nivel presidido por el banquero central finlandés Erkki Liikanen. Contenía una serie de propuestas para abordar la cuestión de la estructura bancaria en Europa y, aunque no se refería al tamaño de los bancos como tales, sí se refería a la forma en que los bancos invierten su propio dinero. En los EE.UU. ha habido algún tipo de separación entre los bancos de inversión y los bancos minoristas desde la década de 1930 y la adopción de la ley Glass-Steagal. La idea básica es evitar que los bancos usen dinero propio o dinero de los clientes para invertir. En los EE.UU., la ley fue anulada antes de la crisis, pero volvió en julio de 2015 en una nueva forma más débil llamada la Regla Volcker, que restringe el «comercio por cuenta propia» de los bancos.
En el informe Liikanen se propuso algo en este sentido, aunque más débil. Pero el lanzamiento del informe en 2012 actuó como una señal de alarma para los bancos. Una de las primeras medidas que tomaron fue la de ejercer una intensa presión a nivel nacional para que se adoptaran normas en la zona, principalmente en Alemania, Francia y el Reino Unido. Luego, el grupo de presión financiero logró asegurar la introducción de un texto en el proyecto de ley que permitiría a los Estados miembros aplicar sus propias normas, incluso si se adoptaban nuevas normas europeas. Pero lo que es más importante, a través del trabajo de lobby a nivel de los Estados miembros, las negociaciones entre los gobiernos se complicaron y en 2017 todo el ejercicio fue abandonado por completo, para consternación de los que defendieron la iniciativa.
El impuesto sobre las transacciones financieras en coma
El impuesto sobre las transacciones financieras en coma
Pero quizás la derrota más monumental de la reforma financiera sea el Impuesto a las Transacciones Financieras. Se trata de una propuesta de un pequeño impuesto sobre todas las transacciones en los mercados financieros, que podría crear fondos considerables para fines importantes y reducir considerablemente el número de transacciones. La especulación a alta velocidad se reduciría y pocos fuera de las salas de operaciones se lo permitirían.
Vídeo de la campaña 2010 de Oxfam GB para el impuesto sobre las transacciones financieras, titulado «The Robin Hood Tax»:
Rápidamente quedó claro que la industria financiera no se quedaría quieta cuando se encontrara ante tal desafío. La Asociación Mundial de Mercados Financieros elaboró informes rápidamente, por ejemplo, para convencer a los responsables de la toma de decisiones de que sería un asunto muy costoso que podría suponer el 0,5 por ciento del crecimiento estimado en los próximos años. Los gobiernos hostiles a la propuesta, como el danés y el británico, captaron este mensaje. Sin embargo, debido a un acuerdo político en Alemania, la nación más poderosa estaba a favor y Francia también. Se formó un grupo de 11 Estados miembros para introducir el impuesto, incluso si los demás Estados miembros se mostraban reacios.
La tenacidad del grupo de los 11 obligó al lobby financiero a buscar nuevas vías. En su lugar, trabajaron a nivel de los Estados miembros para que los gobiernos presionaran a favor de una versión suavizada del impuesto. El primer avance se produjo en Francia gracias a una campaña encabezada por la Fédération Bancaire Française que sostenía que un impuesto paralizaría el desarrollo del sector financiero francés. Esto llevó a una reducción significativa de las ambiciones del Gobierno francés. Desde entonces, las negociaciones entre los Estados miembros en el campo del ITF han sido lentas y complicadas. Formalmente, el FTTT todavía está en proceso, pero los activistas anti-FTT en la City de Londres pueden notar con satisfacción en sus informes que nada está sucediendo.
Un ejército victorioso
Teniendo en cuenta estas experiencias, no cabe duda de que el lobby financiero ganó la batalla en Bruselas. Y este hecho queda subrayado por dos acontecimientos recientes. El primero es sobre los infames préstamos subprime. Como parte del intento de reforzar el mercado de valores, se concederá un trato especial a los «productos» siempre que cumplan determinadas condiciones. Pero estas condiciones, según los analistas holandeses Engelen y Glasmacher, en realidad abren la puerta al «equivalente europeo de los prestatarios de alto riesgo». El segundo se refiere a la regulación bancaria y a los infames Lehman Brothers. Cuando se publicó el primer paquete de directrices internacionales para los bancos tras las negociaciones de Basilea en 2010, se incluyó una sugerencia prudente para introducir un «coeficiente de endeudamiento» máximo, es decir, la relación entre el capital propio de un banco y su exposición. El mensaje no fue recibido cortésmente por los bancos europeos que lucharon contra la idea desde el principio, como lo hicieron con el «paquete de reducción de riesgos» que se discutió recientemente. Mientras que en mayo de 2018 se adoptó finalmente el paquete de reducción de riesgos y se va a introducir un coeficiente de apalancamiento obligatorio, si se observa el número sugerido -un coeficiente del tres por ciento-, uno se pregunta qué es lo que están tratando de lograr. Con un ratio de endeudamiento obligatorio del tres por ciento, los bancos ni siquiera tienen que ser tan resistentes como Lehman Brothers en 2008, poco antes de su colapso.
Aunque el grupo de presión financiero se ha visto obligado a ponerse a la defensiva en varias ocasiones, es difícil encontrar una única asociación de grupos de presión financieros en Bruselas que no esté muy satisfecha con el resultado del paquete. Salen triunfantes de la era de la crisis. La respuesta legislativa a la crisis financiera podría haber amenazado sus intereses, pero en realidad puede haberles dado un impulso. Después de todo, incluso si el sector financiero está haciendo todo según las normas, esto no ayuda a la sociedad si las normas del manual son elaboradas por y para el sector financiero.
Hay muchas razones para ello. Una es la estrecha cooperación y la camaradería entre los responsables de la toma de decisiones y el lobby financiero. Un nuevo ejemplo es el predominio abrumador de los representantes del sector financiero en los grupos consultivos del Banco Central Europeo. Otra es la facilidad con la que el ex Comisario Jonathan Hill podría pasar de una posición de alto nivel en la UE a convertirse en asesor de la industria financiera. Y por último, pero no por ello menos importante, hemos visto al ex Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, unirse a las filas de Goldman Sachs.
Otra razón es el poder de presión de las corporaciones financieras en sí mismas, que es un factor crucial. En los Estados miembros son capaces de influir en los gobiernos, y en su presión para influir en Bruselas, un ejército de al menos 1.700 grupos de presión está dispuesto a atacar cualquier intento de imponer una regulación más estricta del sector. Tampoco están a la defensiva. En los últimos años se han hecho muchos intentos de hacer retroceder los débiles logros de la reforma financiera y de inventar nuevos proyectos que se centran en la desregulación y la liberalización.
Cualquier intento de reformar el sistema financiero debe tener en cuenta su poder.
Aunque este panorama es sombrío, sería un error ignorar el efecto de la indignación pública y las campañas, una de las razones por las que el sector financiero tiene grupos de presión tan bien pagados . Los movimientos sociales han luchado por un impuesto sobre las transacciones financieras (ITF) durante la mayor parte de los últimos 20 años; donde antes se consideraba una demanda marginal, ahora en Europa es una cuestión que los gobiernos debaten seriamente. Tarde o temprano se materializará y aunque sólo sea en una versión diluida, habrá una plataforma clara para dar los siguientes pasos.
——————————————–

Este sistema en descomposición no tiene partidarios «moderados”

Por Jonathan Cook, 13 de septiembre de 2018
Dissident Voice
La política de Occidente se está desmoronando, polarizándose en dos bandos – o al menos en la narrativa oficial de la que nos alimentan nuestros medios corporativos. Los campos en guerra se presentan como «centristas moderados», por un lado, y la «extrema derecha», por el otro. La pregunta se enmarca como una elección sobre cuál es la situación en relación con esta división política fundamental. ¿Pero qué pasa si nada de fuese verdad? ¿Y si no se trata de una disputa entre dos campos ideológicos opuestos, sino más bien de dos reacciones diferentes -e irracionales- ante la quiebra del capitalismo tardío como modelo económico, un sistema que ya no puede ofrecer soluciones plausibles a los problemas de nuestra época?
Los titulares de las noticias relacionadas de esta semana ofrecían una buena ilustración del marco de la situación actual de los medios de comunicación. En representación de los «moderados», la canciller alemana Angela Merkel pronunció un «discurso apasionado» en el que denunció el estallido de protestas de extrema derecha en Alemania oriental y los informes sobre la «caza» de «extranjeros», solicitantes de asilo e inmigrantes.
Ella observó:
No hay excusa ni explicación para la demagogia, en algunos casos el uso de la violencia, los eslóganes nazis, la hostilidad hacia personas que parecen diferentes, hacia el dueño de un restaurante judío, el ataque a la policía”.
Ostensiblemente enfrentado a Merkel se encuentra Viktor Orban, el primer ministro húngaro de «extrema derecha». Hungría corre el riesgo de ser privada de su derecho de voto en la Unión Europea a causa de la política de demagogia de Orban y de su agenda anti-inmigrante.
Poco antes de que el Parlamento Europeo votara en contra de Hungría, acusando a su gobierno de representar una «amenaza sistemática» para la democracia y el Estado de Derecho, Orban argumentó que su país estaba siendo atacado por preferir no ser «un país de inmigrantes».
Está lejos de ser un caso atípico. Varios otros estados de la UE, desde Italia hasta Polonia, están muy cerca de Orban en la persecución de agendas populistas y anti-inmigrantes.
Una pelea familiar
Pero, ¿refleja realmente esta guerra civil en Europa una división entre la buena y la mala política, entre los moderados y los extremistas? ¿No estamos presenciando otra cosa: las contradicciones internas puestas de relieve por un neoliberalismo turboalimentado que ahora está tan arraigado ideológicamente que nadie se atreve a cuestionar su idoneidad, por no hablar de su moralidad?
En realidad, la disputa entre Merkel y Orban es una disputa familiar, entre hermana y hermano casados con la misma ideología autodestructiva, pero en profundo desacuerdo sobre qué placebo se les debe administrar para que se sientan mejor.
¿Qué quiero decir?
Merkel y la élite neoliberal dominante están comprometidas con un mundo cada vez más desregulado porque eso es imperativo para una élite económica globalizada que busca acumular cada vez más riqueza y poder. Esa élite necesita fronteras abiertas y una falta de regulación significativa para poder saquear sin restricciones los recursos de la Tierra – humanos y materiales – al tiempo que vierte los subproductos de los desechos tóxicos dondequiera que sea más rentable y conveniente.
En la práctica, eso significa causar el máximo daño en lugares y contra formas de vida que tienen la menor capacidad para defenderse: los países más pobres, el reino animal, los bosques y los océanos, el sistema climatológico, y, por supuesto, contra las generaciones futuras que no tienen voz. Hay una razón por la que los fondos marinos más profundos están ahora inundados con nuestros desechos plásticos, envenenando y matando la vida marina durante décadas, tal vez siglos, por venir.
Curiosamente, esta élite global hace algunas excepciones a su política de fronteras totalmente abiertas y desregulación generalizada. A través de sus peones en las principales capitales del mundo -las personas que erróneamente consideramos nuestros representantes políticos- ha creado pequeñas islas de opacidad en las que puede esconder su riqueza. Estos «paraísos fiscales extraterritoriales» están altamente regulados, por lo que no podemos ver lo que ocurre dentro de ellos. Mientras que la élite quiere que se borren las fronteras y que la libre circulación de trabajadores se contraponga a la de los demás, las fronteras de estas «cajas de seguridad» extraterritoriales se conservan rigurosamente para proteger la riqueza de la élite.
Orden internacional
Mientras tanto, la élite mundial ha creado estructuras e instituciones internacionales o transnacionales precisamente para eliminar el poder de los Estados-nación para regular y dominar el entorno empresarial. La clase política en los Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, México o Brasil no controla las corporaciones. Estas corporaciones controlan incluso los estados más grandes. Los bancos son demasiado grandes para quebrar, los fabricantes de armas demasiado comprometidos con la guerra permanente para frenarla, las narrativas, en gran medida uniformes, de los medios de comunicación corporativos demasiado poderosas para disentir.
En cambio, las instituciones globales o transnacionales, como el Banco Mundial, el Monetario Internacional, la Unión Europea, la OTAN, el BRICS y muchas otras, rehacen nuestro mundo para promover los beneficios generalizados de las empresas.
Las Naciones Unidas -un proyecto internacional rival- es más problemático. Fue creado inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de imponer un orden internacional basado en la ley, basado en el respeto de los derechos humanos, para prevenir futuras guerras a gran escala y genocidios. En la práctica, sin embargo, sirve principalmente a los intereses de los estados occidentales dominantes a través de su apropiación del Consejo de Seguridad, que en realidad es el ejecutivo de la ONU.
Algunas instituciones de las Naciones Unidas -las encargadas de los derechos humanos y el enjuiciamiento de los crímenes de guerra-, que tienen el potencial de restringir el poder de la élite mundial, se encuentran cada vez más marginadas y socavadas. Tanto el Consejo de Derechos Humanos de la ONU como la Corte Penal Internacional han sido objeto de ataques sostenidos por parte de las autoridades estadounidenses, tanto antes como después de que Donald Trump asumiera la presidencia.
Hacia el abismo
Las contradicciones internas de este sistema globalizado -entre el enriquecimiento ilimitado de la élite y el agotamiento interminable de los recursos de la Tierra y sus habitantes más débiles- son cada vez más evidentes. Históricamente, los desechos tóxicos de este sistema se infligían primero a las regiones más pobres, como los charcos que se forman en las depresiones del suelo durante una tormenta.
A medida que el planeta se ha ido calentando, las cosechas han disminuido, los pobres pasan hambre, han estallado guerras. Todo esto ha sido un resultado totalmente predecible de la economía actual de crecimiento interminable, basado en el carbono, junto con el robo de recursos. Pero a diferencia de los charcos, el daño colateral humano de este sistema económico puede levantarse y moverse a otra parte. Hemos visto desplazamientos masivos de población causados por hambrunas y guerras, especialmente en Oriente Medio y África del Norte. Estas migraciones no van a parar. Se van a intensificar a medida que el neoliberalismo nos impulse hacia el abismo económico y climático.
La clase política de Occidente está experimentando ahora una profunda disonancia cognitiva. Merkel y los «moderados» quieren un crecimiento sin fin y un mundo sin fronteras que está arruinando gradualmente sus economías y sus privilegios. No tienen respuestas para los «extremistas» de derecha, que reconocen esta ruina y dicen que hay que hacer algo urgentemente al respecto.
Orban y la extrema derecha quieren resucitar ferozmente las fronteras que la globalización ha borrado, construir barreras que impidan que los charcos se fusionen e inunden sus zonas más altas. Esta es la razón por la que la derecha está resurgiendo. Ellos, mucho más que los moderados, pueden describir nuestra situación actual, incluso si ofrecen soluciones que son realmente perjudiciales. Quieren muros sólidos, soberanía nacional, bloqueos a los inmigrantes, así como racismo y violencia contra los «extranjeros» que ya están dentro de sus fronteras.
El sistema está roto
Tenemos que dejar de pensar en estos debates políticos como entre los buenos «moderados» y la perversa «extrema derecha». Esta es una idea errónea fundamental.
Los engañados «moderados» quieren continuar con una forma de capitalismo sumamente insostenible basada en un crecimiento imposible e interminable. Debería ser obvio que un planeta con recursos finitos no puede sostener un crecimiento infinito, y que los desechos tóxicos de nuestro consumo cada vez mayor envenenarán el pozo del que todos dependemos.
La engañada extrema derecha occidental, por otro lado, cree que puede mantenerse en guardia y proteger su pequeño montón de privilegios contra la creciente marea de migrantes y el calentamiento de los océanos causado por las políticas occidentales de robo de recursos, explotación laboral y destrucción del clima. Los puntos de vista de la extrema derecha no están más basados en la realidad que los del rey Canuto.
Ambas partes no están logrando comprender el problema central: que el sistema económico mundial impuesto por Occidente está roto. Está siendo gradualmente destruido desde dentro por sus propias contradicciones. Los «moderados» son doblemente ciegos: se niegan a reconocer los síntomas o la causa de la enfermedad. Los «extremistas» son tan ajenos a las causas de la enfermedad como los «moderados», pero al menos reconocen los síntomas como una señal de malestar, aunque sus soluciones sean totalmente egoístas.
Cuadrar el círculo
Esto puede verse de forma patente en la profunda división sobre la decisión de Gran Bretaña de abandonar la Unión Europea, el llamado Brexit, que ha traspasado las habituales agendas de izquierda-derecha.
La multitud del resto, que quiere quedarse en Europa, cree que el futuro de Gran Bretaña está en mantener el status quo fracasado: de un neoliberalismo turboalimentado, de la desaparición de las fronteras y la libre circulación de la mano de obra, de unos tecnócratas distantes y sin rostro que toman decisiones en su nombre.
Como un niño que se tira de la manta hasta la barbilla con la esperanza de que le proteja de los monstruos que acechan en la oscuridad del dormitorio, los «moderados» asumen que los burócratas europeos los protegerán del colapso económico y del colapso del clima. Sin embargo, la realidad es que la UE es una de las instituciones transnacionales cuya principal razón de ser está acelerando nuestra carrera hacia el abismo.
Mientras tanto, los que apoyan el Brexit piensan que, una vez fuera de la UE, una pequeña isla a la deriva en un mundo globalizado, podrán recuperar su soberanía y su grandeza. Ellos también van a sufrir una terrible decepción. Solo, Gran Bretaña no será más fuerte. Simplemente será una presa más fácil para la élite mundial con sede en Estados Unidos. Gran Bretaña saltará de la sartén de la UE a las llamas de la estufa de los atlantistas.
Lo que se necesita no son los «moderados» o la «extrema derecha», ni Brexit ni Remain, sino un tipo de política completamente nuevo, que esté preparada para cambiar el paradigma.
El nuevo paradigma debe aceptar que vivimos en un mundo que requiere soluciones y regulaciones globales para prevenir la degradación del clima. Pero también debe entender que la gente desconfía con razón de las instituciones lejanas e inexplicables que son fácilmente capturadas por los más poderosos y despiadados. La gente quiere sentirse parte de las comunidades que conoce, tener cierto grado de control sobre sus vidas y decisiones, encontrar vínculos comunes y trabajar en colaboración desde abajo hacia arriba.
El desafío que tenemos por delante es descartar nuestras actuales ilusiones autodestructivas y encontrar urgentemente una forma de resolver este enigma: cuadrar el círculo.
———————————————

Agroquímicos y corrupción institucional: suplicar al Dueño de los Esclavos no sirve de nada

Por Colin Todhunter, 5 de mayo de 2018

globalresearch.ca

La activista medioambiental Dra. Rosemary Mason acaba de escribir al Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al Vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, y al Comisario de Sanidad, Vytenis Andruikaitis. Como se expone a continuación, les hace a estos altos funcionarios algunas preguntas muy pertinentes sobre la connivencia de la UE con las corporaciones agroquímicas:

1) Al autorizar el glifosato en nombre del Grupo de trabajo sobre el glifosato dirigido por Monsanto, ¿por qué el Presidente Juncker no ha considerado la evaluación completa de riesgos de la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA)?

2) ¿Por qué la UE se alió con corporaciones que fabricaron gases neurotóxicos para su uso en la guerra química de la Segunda Guerra Mundial y para su uso en los campos de concentración nazis? Estas empresas continúan utilizando productos químicos similares en la agricultura para matar a los `parásitos’, insectos beneficiosos, aves y personas.

3) ¿Podría ser que se deba a que las regulaciones de biocidas en la UE están diseñadas simplemente para que las Corporaciones hagan dinero y el control esté en última instancia en manos de la industria agroquímica?

4) ¿Por qué Monsanto, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la ECHA y el Science Media Centre del Reino Unido, financiado por la industria, no tuvieron en cuenta el estudio de dos años de duración realizado por Gilles-Eric Seralini sobre la alimentación de ratas con semillas transgénicas y Roundup, que produjo daños en órganos y tumores a los cuatro meses?

5) ¿Saben los comisarios que la organización Cancer Research del Reino Unido sufrió la apropiación por parte de la industria agroquímica en 2010 con el pleno conocimiento del gobierno británico? Michael Pragnell, ex presidente de Cancer Research UK (CRUK), fue fundador de Syngenta y ex presidente del grupo de presión de la industria CropLife International. El sitio web de CRUK dice que no hay evidencias convincentes de que los pesticidas causen cáncer. En cambio, CRUK relaciona el cáncer con las opciones de estilo de vida y el comportamiento individual y culpa al consumo de alcohol, la obesidad y el tabaquismo.

6) ¿Por qué los organismos reguladores de la UE y David Cameron, en nombre del gobierno británico, hicieron caso omiso de la Carta firmada por casi 60 milones de estadounidenses, advirtiéndoles que no autorizaran los cultivos transgénicos y Roundup debido a su toxicidad para la salud humana y el medio ambiente?

7) ¿Qué ha pasado con los insectos y aves como resultado de la agricultura química intensiva? El Reino Unido, Alemania, Francia, Dinamarca y Canadá están perdiendo rápidamente biodiversidad. Las tierras agrícolas de EE.UU. que cultivan cultivos transgénicos Roundup Ready se han convertido en un desierto biológico.

8) ¿Ocultaron Monsanto y el Presidente Juncker la clasificación de la ECHA del glifosato como «tóxico para la vida acuática con efectos duraderos» porque explicaría el deterioro acelerado del coral en la Gran Barrera de Coral?

Mason concluye su carta reiterando la condena por parte del Tribunal Internacional de Monsanto emitida en 2017. También envió a los comisarios una carta reciente firmada por 23 organizaciones destacadas en la que criticaba la decisión de la UE de renovar la licencia del glifosato y describía la influencia excesiva de Monsanto en la toma de decisiones.

Junto con su carta, Mason también envió un documento de 22 páginas con información detallada sobre:

Leer más: ¿Cuándo se llevará a los tribunales a ciertas autoridades y a los miembros de los consejos de administración de empresas como Monsanto y Bayer?

¿Cuándo se llevará a los tribunales a ciertas autoridades y a los miembros de los consejos de administración de empresas como Monsanto y Bayer?

– La renovación viciada de la licencia de glifosato por parte de la Comisión Europea

– Las causas de la disminución del coral en la Gran Barrera de Coral

– Legislación europea en beneficio de la industria agroquímica

– Contaminación por glifosato e insecticidas neonicotinoides que causa una disminución dramática en insectos y aves.

– El glifosato está presente en todas partes.

– El Tribunal Internacional de Monsanto y varios informes alarmantes sobre plaguicidas, su uso y sus impactos.

Hasta la fecha, no ha habido respuesta de los comisionados a Mason.

En 2003, el Fondo Mundial para la Naturaleza (Reino Unido) llegó a la conclusión de que todas las personas a las que realizó un análisis en el Reino Unido estaban contaminadas por un cóctel de productos químicos altamente tóxicos, cuyo uso se prohibió en la década de 1970. A lo largo de los años, Mason ha citado una serie de fuentes para demostrar el impacto perjudicial de los plaguicidas y que la cantidad y la variedad de residuos de plaguicidas en los alimentos británicos aumenta anualmente. También observa un aumento generalizado del uso del glifosato entre 2012 y 2014.

En sus numerosos y detallados documentos y cartas (que contienen sus propios puntos de vista sobre todas las cuestiones que plantea a los comisionados) que ha enviado a los responsables a lo largo de los años, Mason ofrece pruebas suficientes para demostrar que la influencia financiera y política de un grupo de poderosas corporaciones agroquímicas y agroindustriales garantizan que sus intereses se vean privilegiados por encima de la salud pública y el medio ambiente en detrimento de ambos. Mason ha hecho todo lo posible para describir los vínculos políticos entre la industria y varios departamentos gubernamentales, agencias reguladoras y comités clave que han asegurado de manera efectiva para que todo siga igual.

Las corporaciones que promueven la agricultura industrial contra los agroquímicos se han integrado profundamente en la maquinaria de elaboración de políticas tanto a nivel nacional como internacional. Desde la falsa consideración de que la agricultura industrial es necesaria para alimentar al mundo, hasta la provisión de generosas subvenciones para investigación y la captación de importantes instituciones encargadas de la formulación de políticas, la agroindustria mundial se ha asegurado una falsa `y excesiva legitimidad‘ dentro de la mentalidad y el discurso de los responsables de la formulación de políticas.

Al referirse al Tribunal de Monsanto, Mason insinúa que los gobiernos, los individuos y los grupos civiles que cooperan con las corporaciones para facilitar el ecocidio y los abusos de los derechos humanos resultantes de las acciones de las corporaciones agroindustriales, deben ser llevados a los tribunales. Tal vez sólo cuando los funcionarios y ejecutivos de la compañía reciban largas sentencias de cárcel por destruir la salud y el medio ambiente, algo es posible que cambie.

Desde Rachel Carson en adelante, el intento de menoscabar el poder de estas corporaciones y sus grupos de presión financiados a gran escala ha tenido un éxito limitado. Unos 34.000 agroquímicos permanecen en el mercado de los EE.UU, muchos de los cuales se encuentran allí debido a la debilidad de las normas regulatorias o al fraude descarado, y desde Argentina hasta Indonesia, el devastador impacto del modelo industrial de la alimentación y la agricultura dependiente de productos químicos sobre la salud y el medio ambiente ha sido documentado por varios informes y periodistas, en profundidad.

Lo que es preocupante es que estas corporaciones están siendo favorecidas por la » autorización del negocio de la agricultura » del Banco Mundial, los acuerdos comerciales como la US-India Knowledge Initiative on Agriculture, la » apertura » de la agricultura africana por parte de la Fundación Gates y la anulación de los procedimientos democráticos a nivel de estados soberanos para imponer monopolios de semillas e insumos patentados a los agricultores e incorporarlos a una cadena de suministro global dominada por estas poderosas empresas.

Por las razones expuestas en mi artículo anterior, en el que rogaba a los responsables públicos que no permitieran una influencia tan descarada de las corporaciones agroquímicas y de la agroindustria, sin embargo consideraba que eso no tendría más relevancia que suplicar al dueño de los esclavos para que los liberara.

En última instancia, la solución depende de que la gente se reúna para desafiar un sistema de capitalismo neoliberal que por diseño facilita la corrupción institucionalizada que vemos junto con la destrucción de la autosuficiencia y los sistemas alimentarios tradicionales. Al mismo tiempo, deben promoverse alternativas basadas en la localización, los principios de un modelo agroecológico (esbozado aquí, aquí y aquí) y un sistema alimentario que sirva al bien público y no a la codicia privada.

*

Colin Todhunter es un colaborador frecuente de Global Research y de Asia-Pacific Research.

————————————

Microsoft dice que el reciclaje de ordenadores antiguos supone una violación de sus derechos de propiedad intelectual

Por John Vibes, 27 de abril de 2018

thefreethoughtproject.com

Eric Lundgren, técnico informático y reciclador de desechos electrónicos, tendrá que cumplir una pena de prisión de 15 meses por vender discos duros de restauración del sistema operativo para ordenadores, lo que prolongaría su vida útil y permitiría su venta a nuevos usuarios. Pero el Tribunal Federal de apelaciones de Miami rechazó la apelación esta misma semana, confirmando la decisión de un juez del distrito federal de que Lundgren había vulnerado los derechos de propiedad intelectual de Microsoft al vender dichos discos.

Aunque estos discos de instalación del sistema operativo se adquieren al comprar el ordenador, hay una clave de la licencia que está vinculada con el primer comprador, lo que haría imposible su posterior venta privada, a menos que se vuelva a pagar a Microsoft una nueva licencia. Siendo este el caso, la mayor parte de la gente opta por comprarse un ordenador nuevo.

Voy a la cárcel y lo acepto. Con lo que no estoy de acuerdo es que la gente no sepa por qué voy a la cárcel. Con algo de suerte, mi caso puede servir para que  sepa de esta epidemia que sufrimos de desechos electrónicos y el derroche que esto supone. ¿En qué momento la gente se planta y hace algo? Yo no dije nada, y simplemente lo hice”, dijo Lundgren al Washington Post el pasado lunes.

Al conseguir que los ordenadores no vayan a los vertederos durante algunos años más, Lundgren estaba haciendo una buena labor para el medio ambiente y para las personas con menos ingresos que no pueden permitirse el lujo de cambiar de ordenador con tanta frecuencia. Incluso el juez expresó cierto remordimiento en la sentencia, pero a pesar de todo decidió  mandarlo a prisión durante 15 meses:

Se trata de una difícil sentencia porque doy crédito a lo que me dice, y le considero una persona admirable. Este es un caso especialmente difícil, debido a quién eres hoy y los motivos por los cuales se ve en esta situación”, dijo el juez del distrito estadounidense Daniel TK Hurley ante el tribunal el año pasado.

Inicialmente, Microsoft presentó la demanda ante el hecho de que las actividades de Lundgren tenían un impacto negativo en sus ingresos. La abogada de Microsoft, Bonnie MacNaughton, escribió en un comunicado dirigido al juez que “estas ventas de sistemas operativos falsificados estaban influyendo en las potenciales ventas de los sistemas operativos genuinos de Microsoft”.

Eric Lundgren desmantela basura electrónica para el reciclaje en su planta de Chatsworth, California. Su intento de reciclar ordenadores personales mediante la distribución gratuita de «discos de restauración» le ha llevado a la cárcel. (David Sprague)

Sin embargo, dado que el caso ha recibido la atención de los medios y muchos ven a Lundgren como un héroe, Microsoft ha cambiado su tono y dice que esta es una medida que se tomó para proteger a las personas del malware.

En una declaración hecha esta semana, Microsoft se puso a la defensiva sobre la acusación:

Microsoft apoya activamente los esfuerzos para abordar el reciclaje de los desechos electrónicos y ha trabajado con recicladores responsables para reciclar más de 11 millones de kg de desechos electrónicos desde 2006. A diferencia de la mayoría de los recicladores de material electrónico, Lundgren buscaba software falsificado y lo hacía pasar por legítimo y lo vendía a otros restauradores del sistema operativo. Este software falsificado expone a las personas que compran PC reciclados al malware y otras formas de cibercrimen, lo que pone en riesgo sus seguridad, y en última instancia perjudica el mercado de productos reciclados”.

Lundgren, por otro lado, dice que irá a la cárcel porque su plan para reducir los desechos electrónicos y ayudar al medio ambiente se interpuso en el camino del modelo comercial de Microsoft.

En esencia, me interpuse en el camino de la ganancias de Microsoft, así que me llevaron al Tribunal Federal con falsas pretensiones. Fue el suyo un testimonio falso e inexacto en un intento de sentar un precedente que sirviera de escarmiento a los recicladores y a los que restauran el sistema operativo al reutilizar ordenadores sin pagarles nuevamente por otra licencia a Microsoft”.

Lundgren ha llegado a la conclusión de que en última instancia

cualquier persona que alargue la vida útil de un ordenador y evite que vayan a los vertederos para su reutilización por la sociedad, está obstaculizando las ganancias de Microsoft”.

El Tribunal le dio a Lundgren unas pocas semanas para liquidar su negocio antes de entregarse a la custodia policial, pero le advirtió que si hacía demasiado publicidad del caso en los medios, le aprehenderían de inmediato.

Me dijeron que si hacía ruido en los medios, vendrían a buscarme. Si quieren acabar con mi libertad, me resistiré”.

Cada año se generan en el mundo de 20 a 50 millones de toneladas de desechos electrónicos en todo el mundo, y si bien sólo representa el 2% de todos los desechos sólidos, supone el 70% de los desechos peligrosos que se encuentran en los vertederos, según la EPA. Alargar la vida de los ordenadores al ofrecérselos a otras personas es una manera de afrontar este grave problema.

———————————————–

 

Los ataques liderados por Estados Unidos en Siria: una “coreografía” cuidadosamente diseñada entre Estados Unidos y Rusia

Por Andrew Korybko, 14 de abril de 2018

Global Research

Guerras sin fin

«El Baile»

Lo que acaba de ocurrir esta mañana en Siria no fue más que un baile cuidadosamente «coreografiado» entre Estados Unidos y Rusia que permitió a ambos rivales «salvar las apariencias» y evitar que la situación siguiera empeorando.

Estados Unidos lanzó más de 100 misiles de crucero contra Siria en colaboración con sus aliados franceses y británicos, aunque el Ministerio de Defensa ruso informó de que 71 de ellos fueron interceptados por los sistemas de defensa aérea de la era soviética.

«Superficial» vs. » Sustancial»

Como se predijo, el ataque fue en su mayor parte «superficial» y carecía de la «sustancia» necesaria para intensificar aún más las tensiones entre Occidente y Rusia en torno a su participación en la guerra por petición de Siria, pero también lo fue la respuesta, un tanto «superficial».

Es difícil imaginar cómo estos sistemas de defensa que tienen décadas de antigüedad derribaron tantos misiles de crucero de última generación, especialmente si se tiene en cuenta que los sistemas similares de Irak fueron en gran medida ineficaces durante la campaña de «conmoción y pavor» de 2003 contra municiones comparativamente más anticuadas.

En el período previo a este ataque Estados Unidos informó repetidamente de que tenía la intención de atacar ciertas instalaciones en Siria, y esta » filtración » fue planeada deliberadamente con el fin de » telegrafiar » las localizaciones a Rusia y a sus socios sobre el lugar de dichos ataques.

Además, también se ha confirmado que Estados Unidos y Rusia estuvieron comunicándose todo este tiempo a través del llamado «canal de coordinación”, por lo que es muy posible que Washington advirtiera antes a Moscú de los objetivos exactos que planeaba atacar y quizás incluso cuándo.

Esto explicaría por qué los sistemas de defensa aérea de Siria de la era soviética fueron sorprendentemente más efectivos contra los misiles de crucero modernos que los mismos de Irak 15 años antes contra armas mucho más anticuadas de la época.

«Gobernanza Militar»

No sólo eso, sino que este ejercicio «coreografiado» del «arte de la gobernanza militar» permitió a ambas Grandes Potencias «salvar la cara», con Estados Unidos demostrando que cumplió con sus amenazas, mientras que Rusia puede decir que sus sistemas de la era soviética defendieron indirectamente a Siria.

Nada de esto tampoco es falso, y por lo tanto cada parte puede reclamar la «victoria» mientras se defiende de las acusaciones de su rival de que en realidad sufrieron una aplastante «derrota de poder blando» al descartar tales afirmaciones como nada más que «propaganda», una defensa que es muy convincente para sus respectivos públicos dadas las tensiones de la Nueva Guerra Fría y la consiguiente desconfianza entre ambas partes.

Llevando este «espectáculo» de «gobernanza militar» aún más lejos, Rusia ha sugerido ahora que podría vender misiles S-300 a Siria, lo que podría sonar como un elemento » que cambia el juego » en la superficie, pero tras un examen más detallado se puede argumentar que se trata de otro movimiento de «poder blando».

Después de todo, si las defensas aéreas sirias de la era soviética fueron tan eficaces, entonces Damasco no necesitaría nada más avanzado, como tampoco lo harían muchos otros países del mundo que tienen sistemas de defensa relativamente nuevos.

Por lo tanto, el anuncio del S-300 debe tomarse con mucha cautela, ya que implica que los acontecimientos de esta mañana fueron sólo un «espectáculo» y que las viejas armas de defensa de Siria son en la práctica bastante ineficaces a menos que los militares sepan de antemano cuáles van a ser los objetivos (como ya se ha demostrado) y potencialmente (como se especula) cuándo se va a lanzar el ataque.

Preservar el «equilibrio de poder» con «Israel»

Sin embargo, este aleccionador descubrimiento es la razón por la que tantos países siguen interesados en los sistemas de defensa aérea S-400 de Rusia precisamente porque prometen ser exponencialmente más eficaces que sus homólogos soviéticos que ya tienen décadas de antigüedad.

Dicho esto, Rusia es reacia a vender estas unidades a Siria porque no quiere alterar el «equilibrio de poder» entre la República Árabe y el aliado «israelí» de Moscú, ya que eso socavaría el «equilibrio» del siglo XXI que constituye la base de la gran estrategia de Rusia, al proporcionar una disuasión eficaz ante cualquier futuro ataque «israelí».

Al desviar la atención de la opinión pública siria de este hecho «políticamente inconveniente» – y posiblemente desde la perspectiva de Damasco, «impopular» -, cabe esperar que Rusia recurra a una retórica contundente pero elocuente en la ONU para denunciar la agresión descarada e ilegal de los EE.UU. contra un Estado soberano que está haciendo todo lo posible por luchar contra el terrorismo en nombre de la humanidad, aunque estas conmovedoras palabras serán ineficaces para lograr que el organismo haga algo de importancia tangible debido a la certeza de que Estados Unidos vetará cualquier resolución del Consejo de Seguridad.

«Victoria» para todos

En conjunto, el baile «coreografiado» que ha tenido lugar esta mañana será visto más como una «victoria» por Rusia y Siria y también por EE.UU., aunque nada de esto significa que la agresión liderada por EE.UU. vaya a detenerse pronto, porque todavía no se ha abordado la razón que la impulsó.

Estados Unidos y sus aliados quieren que Irán y Hezbolá sean expulsados de Siria, y se puede esperar que continúen organizando ataques con armas químicas de falsa bandera y otras provocaciones con el fin de fabricar el pretexto para llevar a cabo más «ataques quirúrgicos» presionando a Damasco para que solicite su «retirada gradual».

Rusia ya ha demostrado y dicho oficialmente a través de sus representantes diplomáticos y militares que no intervendrá a menos que sus tropas estén en peligro, lo que es improbable que ocurra mientras los «canales de coordinación» sigan funcionando con la misma eficacia con la que lo han hecho para garantizar que no se desmande la acción cuidadosamente diseñada.

Las próximas «Sugerencias» para llegar a un acuerdo.

Independientemente de los sentimientos personales de la opinión pública sobre este asunto, Rusia no sacrificará a sus soldados por el mero hecho de mantener a Irán y Hezbolá en Siria cuando su cometido militar siempre ha sido estrictamente llevar a cabo misiones antiterroristas y nunca proteger a ninguno de ellos ni al Ejército Árabe Sirio (AEA).

Ahora que el presidente Putin ha declarado en varias ocasiones que Daesh ha sido derrotado militarmente, Rusia no ve ninguna razón para seguir comprometiendo a su ejército en la misión militar en Siria a la misma escala que antes, de ahí la retirada de buena parte de sus fuerzas de diciembre del año pasado y la dedicación de Moscú a avanzar en la llamada «solución política» del conflicto.

Con ese fin, mientras que los ataques de EE.UU. y sus aliados no fueron coordinados totalmente con Rusia a pesar de que Moscú era consciente indirectamente (y posiblemente directamente a través del «canal de coordinación») a dónde se dirigían estos misiles e incluso especulativamente cuándo, existe la posibilidad de que los acontecimientos de esta mañana puedan realmente avanzar los objetivos pacificadores de Rusia si sirven para presionar a Damasco a «comprometerse» en su posición hasta ahora «obstinada».

A partir de la interpretación personal del autor sobre la actitud de Rusia hacia el proceso de paz, la «pérdida de tiempo» de Damasco corre el riesgo de desbaratar el elaborado acto de «equilibrio» que Moscú está intentando «gestionar» en Oriente Medio tras el «vacío» que dejó el «Pivote hacia Asia» de los Estados Unidos, por lo que espera cínicamente que la agresión de los Estados Unidos fracase al estimular inadvertidamente el proceso de paz liderado por Rusia.

Aun así, inevitablemente se debería encontrar una «solución» para eliminar el «detonante» de la agresión externa contra Siria, que siempre se ha basado en «contener» a Irán, pero con el SAA y sus aliados iraníes y de Hezbolá incapaces de contrarrestarlo convencionalmente ( palabra clave) y finalmente detener los ataques dirigidos por Estados Unidos mientras Rusia y Turquía se queden al margen y se nieguen a ser arrastrados a esta dimensión del conflicto. Es más que probable que Moscú «sugiera» a puerta cerrada que Damasco «se compromete» también en este asunto, a menos que «quiera» que la guerra se prolongue indefinidamente.

Reflexiones finales

En este momento no se sabe si la combinación descoordinada de la agresión multilateral liderada por Estados Unidos y las «sugerencias» rusas sobre varios «compromisos» tendrá éxito en modificar los cálculos de Damasco hacia la «Resistencia», pero todo lo que se sabe hasta ahora es que el «espectáculo» sirio que evidentemente se exhibe seguirá adelante, con el balón en el campo del Presidente Assad sobre cuánto tiempo más el mundo tendrá que seguir observando esta «gobernanza militar».

*

Este artículo fue publicado originalmente en Eurasia Future.

Andrew Korybko es un analista político que reside en Moscú especializado en la relación entre la estrategia de EE.UU. en Afro-Eurasia, la visión global del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda de China y la Guerra Híbrida. Es un colaborador frecuente de Global Research.

—————————-