Entries Tagged 'Control de las comunicaciones' ↓

Amazon: asistentes digitales, vigilancia doméstica y almacenamiento de datos

Por Binoy Kampmark, 13 de marzo de 2018

Dissident Voice

Dice mucho que las sociedades que todavía forman parte de lo que se llama el “mundo libre” puedan hacer esto. La tecnología, que antes se veía como emancipadora y gratificante, en realidad puede suponer la imposición de grilletes y cadenas, volviéndose repelente y autodestructiva.

La privacidad es una de esas áreas precarias, en continuo asalto por los innovadores que intentan intimidarnos. La privacidad, ese fenómeno intangible que Mark Zuckerberg, en un momento dado, pensó que se había abolido como norma social, menos por los vagos controles de Facebook que por la voluntad de los usuarios de “compartir la información”.

En el mundo la vigilancia ha pasado a ser total, y, de una relativa precaución, se ha ido totalizando. Los detalles de las redes sociales compartidas, distribuidos y rentabilizados no son más que un aspecto de este mundo en el que la privacidad yace marchita. Los productos que se venden al público en general, como la muñeca que habla My Friend Cayla”, es como una invitación a la recopilación de datos en el hogar. El fabricante de muñecas, Genesis Toys, insiste en garantizar “que nuestros productos y servicios sean seguros y agradables para nuestros clientes”.

Esta muñeca en particular, irónicamente, ha preocupado a aquellos que están metidos en el negocio de la vigilancia, como una competencia injustificada. Jochen Homann, de la Agencia Federal de Redes de Alemania, insiste en la prohibición en todo el país, una prohibición que entró en vigor y está diseñada para “proteger a los más vulnerables de la sociedad”.

¿Y en qué exactamente les ha molestado esta intrusa criatura? Por un lado, transmite la pregunta en forma de audio de un niño a través de medios inalámbricos a una aplicación de un dispositivo digital. Esta pregunta pasa a texto que luego se utiliza para realizar una búsqueda en Internet. Se genera una respuesta y se verbaliza a través de la muñeca.

Los elementos que ocultan cámaras o micrófonos y que son capaces de transmitir, y por lo tanto pueden transmitir datos sin ser detectados, de modo que se compromete la privacidad de las personas”, dijo de manera estridente Homann.

Muñecas conectadas a Internet; juguetes sexuales conectados a la red; y, por supuesto, Jeff Bezos de Amazon, que te atormenta con Alexa, una asistente digital parlante conectada con el altavoz Echo. Alexa, esta feliz misionera que te ayuda en las búsquedas, que escudriña y recopila información para nave nodriza que es Amazon, todo ello en nombre de las ganancias y la experiencia del cliente.

Por un lado, Alexa muestra cómo las fuentes de motivación, de entretenimiento y variedad, han cambiado. Del mismo modo que la muñeca conectada, hambrienta de hacer búsquedas, la Alexa de Amazon, después de haber despertado de su sueño digital a través de Echo, transmite material a través de los servidores de Amazon, donde se analiza el audio. Tanto el audio de la voz como la respuesta se almacenan y se vinculan con la cuenta del usuario.

Los términos de uso de Amazon describen a Alexa a como una transmisión de “audio a la nube”. Eso tiene lugar “cuando interactúas”. La empresa “procesa y conserva sus interacciones con Alexa, como sus entradas de voz, listas de reproducción de música y sus listas de tareas y compras a través de Alexa”. Con la creación de un perfil de voz, Alexa hace uso de las grabaciones “para crear un perfil acústico de sus perfiles de voz. Esto le permite a Alexa llamarlo por su nombre y personalizar su experiencia”.

A Brad Stone de Bloomberg le resulta emocionante eso de utilizar los altavoces de Alexa para “reproducir música y noticias, contar chistes y obtener información sobre el tiempo”. Este Stone se queda un poco corto en sus apreciaciones. Pero incluso admite que la cuestión de la privacidad es un asunto importante. Ese volumen de datos se transmiten a la empresa matriz a través de Amazon Echo y Google Home.

Por todo esto, hay conversos que utilizan una terminología decididamente benigna, si no neutral, al referirse a “estos asistentes de voz para el hogar” que se anuncian como asistentes no corporales equipados con la Enciclopedia Británica. “Las noticias sobre la habilidad de Echo y Google Home para espiarle son un tanto exagerados”, escribe Eric Ravenscraft en How-Ro-Geek. Por un lado, tales dispositivos podrían estar en modo de escucha permanente, pero no en modo grabación. Algo reconfortante, pero que te deja frío.

También otro consuelo que te deja frío, aquel que podemos obtener de los servicios de inteligencia, que odian el holgazaneo y la privacidad: simplemente, dicen, es demasiado lo que pueden grabar y escuchar en Google Home o a través de Echo. Este exceso podría salvarnos.

Ravenscraft, sin embargo, está al tanto de una cuestión importante sobre el almacenamiento de datos: una infraestructura que puede ser utilizada, ya sea a través de los ojos indiscretos de los funcionarios del Gobierno, o por una intromisión no deseada. El almacenamiento de las grabaciones por parte de Amazon podría convertirse en una fuente de interés para las autoridades, algo que supone un motivo de preocupación, como dijo Edward Snowden en 2013: “Si Amazon va a almacenar las grabaciones de lo que hablas o dices en tu hogar, es posible que deseemos saber si la empresa va a entregar esos datos al Gobierno”.

Bezos ha intentado tranquilizar a los consumidores, y dice que en lo que respecta a la privacidad la empresa está al día. El altavoz Echo “no es diferente de su teléfono”, pues al presionar “el botón de silencio de Echo, se enciende un anillo de color rojo que dice que el micrófono está apagado. Este botón para silenciar está conectado al micrófono con electrónica analógica”.

Tales desarrollos tecnológicos son más bien desmanes que innovaciones, condicionamientos humanos a la comunicación y la forma en que se comparte la información.

Desensibilizados como sujetos, los seres humanos se han convertido en un conjunto de unidades y datos, de modo que su comportamiento es un conjunto de datos para ser analizados, explotados e incluso predichos. La necesidad de tener un régimen global y arraigado de protección de la privacidad, lejos de ser menos importante, es más vital que nunca.

Binoy Kampmark, erudito de la Commonwealth Scholar en Selwyn College, Cambridge. Es profesor en la Universidad RMIT, Melbourne.

———————————————

 

 

Medios de Comunicación al borde de un ataque de nervios

Por Media Lens, 7 de marzo de 2018

Dissident Voice

He intentado dedicarme al comercio, pero me di cuenta de que necesitaría por lo menos diez años para ponerme en marcha, y entonces probablemente ya estaría camino del infierno” [1].

Noam Chomsky nos envió una vez un correo electrónico:

Estoy impresionado con el trabajo que están haciendo, aunque sea como intentar mover un camión de 10 toneladas con un palillo de dientes. No van a permitir el quedar al descubierto”. [2]

Estas fueron unas palabras amables de Chomsky, pero de hecho, ellos, los periodistas de los medios de comunicación corporativos, a menudo hacen un excelente trabajo poniéndose al descubierto.

Por ejemplo, uno de nosotros leyó este mensaje en Twiter:

¿Menos de 27? ¿Quieres pasar un año escribiendo sobre política para The Observer, @NewStatesman y @thetimes? El Premio Anthony Howard 2018 ya está convocado: http://anthonyhowardaward.org.uk. Nos permitió a @LOS_Fisher, @ashcowburn, @patrickkmaguire, @Dulce_Lee y a mí abrir el camino en Westminster. ¡Inscríbase!

Respondimos:

Olvídelo. No escriba artículos convencionales, ni por dinero, ni por prestigio. Simplemente lo mejor es encontrar placer en lo que se hace, escribir para inspirar e iluminar a otras personas. Escribir sobre lo que nos parece interesante, importante y verdadero, y darlo gratis”.

Rápidamente el tweet recibió 15 retweets y 40 “me gusta”. Al principio, nadie expresó sentimientos intensos al respecto. Pero luego, varios periodistas y escritores de medios corporativos decidieron encandilar el ambiente sobre lo que habíamos enviado, alimentando una especie de histeria. Emma Kennedy, actriz, autora de diez libros, tuiteó con gracia:

Esto es una completa tontería. Si quieres ser escritor deber saber esto: tienes un valor y mereces que te paguen por ello. Vete a tomar por culo Media Lens”.

Stephen Buranyi, que escribe artículos largos para The Guardian, hizo un gesto:

** cosa tan insensata hizo que me deslizase por el piso como una lavadora desequilibrada**”

Patrick Sawe, periodista destacada de The Telegraph:

Cuénteselo a cualquiera que intenta representar una obra de teatro, pintar un cuadro, montar una película, publicar un libro. Qué disparate es pretender, en aras de la “pureza”, pretender que no hay tal cosa como la economía de mercado”.

Kate Hind, editora de la revista Sunday Showbiz , dijo:

Creo que estos se mueven en la cuerda floja”.

Pressgirl escribió:

He trabajado como periodista durante más de 30 años y sólo aquellos que tienen unos padrinos adinerados pueden permitirse el lujo de hacer lo que les apetezca. La mayoría tenemos que hacer un arduo trabajo en los tribunales, estadios, desastres y hay que ensuciarse las manos”. Todos parecían encontrar su propio significado y el punto de indignación en el tuit. La editora Wendy Rosenfield:

Este es literalmente el peor consejo para los escritores. Escriba para usted, en su propio blog, o para promover su propio trabajo de forma gratuita. Alguien se encargará de todo lo demás. Es un trabajo. Tiene valor y merece una compensación”.

Ian Craig, un reportero de temas políticos:

Aborrecible, Espero que se disculpe por lo que ha dicho”.

Helen Black, novelista, preveía unas sombrías consecuencias:

¿Tiene idea de lo difícil que es lograr una carrera en los medios o las artes para los millones de personas de la clase trabajadora? Un tuit como este sólo sirve para alimentar la división de clases”. En poco tiempo, la indignación se difundió por todas partes.

Desde Nueva York:

Es un pésimo consejo. Verdaderamente horrible”.

Desde España:

Esnobismo moralista de pacotilla…”.

Tenemos lo esencial en las dos primeras palabras.

Incluso Owen Jones de The Guardian, que normalmente nos ignora por completo, respondió:

Los medios corporativos deben ser criticados de manera implacable. Y eso incluye su dependencia de un trabajo no remunerado o mal pagado, lo que supone a) explotación y b) convierte el periodismo en un espacio cerrado donde sólo pueden entrar los privilegiados. Lo cual ha ayudado a justificar”.

Y agregó:

Y sí, claro, habrá quienes recojan su estúpido mensaje de forma oportunista porque generalmente criticas las prácticas de los medios corporativos. Eso no significa que usted este reivindicando el dar cobijo pseudo radical al trabajo no remunerado en los medios”.

A lo cual respondimos:

No es posible que ayudemos a justificar la explotación y el privilegio de los medios corporativos cuando la primera línea de nuestro tuit decía: “Olvídelo. No escriba artículos siguiendo la corriente convencional”.

Jones ha dicho que excluye cualquier crítica a sus colegas. Con esto en mente, agregamos:

También hay un problema con los medios de comunicación corporativos que exigen que los periodistas jóvenes se abstengan de criticar a sus colegas, a su empresa, a sus anunciantes, a sus propietarios, a la Industria. Pero es algo de lo que quizás no esté dispuesto a hablar, ¿o sí?”.

Jones reanudó su política de ignorarnos.

The New Statesman publicó un artículo completo en nuestro tuit, titulado:

Decirles a los periodistas que encuentren placer en lo que hacen escribiendo gratis es lo más antisocialista que se puede decir”.

Los insultos se recogen literalmente:

Pareces un idiota privilegiado. Sólo digo eso.

Jodido new age insulso charlatán. Vete a tomar por culo.

Métete tu felicidad por el culo.

Que te jodan. Hay que pagar a las personas.

Pareces un retrasado”.

Y así sucesivamente, y sirva lo anterior como una pequeña muestra…

Un llamamiento a la aventura

Desde cualquier punto de vista, estas fueron unas respuestas fascinantes a un solo tuit de 279 caracteres. En su excelente respuesta a estas histéricos comentarios, el ex periodista de The Guardian Jonathan Cook escribió que “el grado de indignación de estos periodistas ante un pequeño consejo de Media Lens no tiene precedentes”.

Entonces, ¿qué quiso decir realmente Joseph Campbell, especializado en mitología comparada, cuando hablaba de “perseguir tu dicha”? En una serie de discusiones sobre El poder del mito con el periodista Bill Moyers, Campbell explicaba:

La forma de descubrir la felicidad es mantener la mente en aquello en lo que se sienta más feliz, cuando realmente se es feliz, no emocionado, sino profundamente feliz. Eso requiere de un poco de autoanálisis. ¿Qué es lo que le hace feliz? Quédese con eso, sin importar lo que le digan los demás. Eso es lo que yo llamo “perseguir tu dicha”. [3]

Habiendo descubierto lo que realmente nos inspira, la clave está en no distraerse ni caer en tentaciones menores, menores no porque sean malas o malvadas, sino porque de hecho no son situaciones de satisfacción real:

Puede tener éxito en la vida, pero luego se pone a pensar: ¿qué clase de vida era? ¿de qué ha servido? Nunca he hecho lo que quería en la vida. Siempre les digo a mis alumnos, ve a donde tu cuerpo y tu alma quieran ir. Cuando tenga esa sensación, quédese con ella, y no permita que nadie le haga rechazarla” (página 118).

Campbell no habla de autoayuda. Sus comentarios arraigaron durante más de medio siglo en los estudios dedicados a los mitos, las leyendas y los cuentos populares de todos los rincones del mundo. Estaba particularmente interesado en un notable “mito único (monomito)” recurrente que representa un héroe, no un tedioso superhéroe de estilo Marvel, sino simplemente alguien sensible a sus continuas frustraciones fruto de sus actividades egoístas: dinero, respeto y fama.

Esta alma obstinada, por lo demás muy común, responde a una “llamada a la aventura”, que va más allá de los límites de la vida cotidiana para buscar una respuesta más profunda y satisfactoria de la vida. Al hacerlo, el héroe debe realizar, inevitablemente, un viaje desafiante desde lo familiar y seguro, sometiéndose a un “camino de pruebas” que finalmente lo lleva a un “páramo”. Se trata de un momento crucial de la crisis, si se enfrenta a ella y lo soporta, resulta en un tremendo “don”, una experiencia que deja al héroe completamente transformado.

El consejo específico de Campbell a los escritores que respondieron a esta “llamada a la aventura” es que leyesen a los autores que amasen, y luego leer todo aquello que fuese apreciado por aquel primer grupo de autores, y así sucesivamente. Sugirió que sigamos viajando, investigando cada vez más en lo que encontremos más cautivador y vivificante. Simultáneamente, deberíamos escribir sobre lo que consideremos más interesante, sólo escribir, practicar, experimentar y disfrutar.

De esta manera, afirmó, podremos desarrollar un profundo entusiasmo, el conocimiento y la habilidad que bien puede resultar en un trabajo notable, que sea apreciado y respaldado. Pero este recibimiento positivo no debería ser la motivación, ni siquiera un motivo de preocupación. ¿Acaso quiere decir que el héroe del mito único, Cristo, Buda, Bodhidharma, Saraha, Kabir, Lao-Tse, están buscando la fama y el beneficio económico?

Campbell advirtió que un escritor podría estar durante diez años siguiendo este camino antes de recibir algún tipo de reconocimiento, sin haber recibido ni una moneda. Pero no fue para él un problema, porque el deleite de la aventura compensa más que cualquier pérdida económica. Lo fundamental que señala Campbell es:

Y si te quedas en el centro y no obtienes dinero, aún te queda la dicha”.

Pero por supuesto, las preguntas quedan en el aire, problemas urgentes que explican la bilis de los comentarios a nuestro tuit:

1.- ¿Cómo demonios vamos a vivir?

La columnista de The Guardian Dawn Foster, obtuvo 524 “me gusta” en Twiter con este comentario:

Enviaré un correo electrónico al propietario, al banco y a la compañía de servicios públicos para explicarles que estoy “siguiendo mi dicha”.

Y alguien más escribió:

Cómo diablos vamos a pagar la renta y las cuentas y la comida escribiendo para obtener la felicidad?”.

2.– ¿Por qué diablos un escritor joven trabajaría gratis? ¿Por qué no es una aspiración recibir un sueldo?

De nuevo la escritora Emma Kennedy:

Es totalmente repugnante que abogue porque no se pague a los escritores. Vaya y dígaselo a un fontanero. Es usted una desgracia”.

Un fotógrafo independiente estuvo de acuerdo:

Querida animadora del “Trabaja gratis”. Vete a la mierda, eres una marioneta”.

Reiterando, Campbell argumentó que un escritor creativo primero debe construir la base de su entusiasmo, de su conocimiento y habilidades. Esto puede llevar años y significa seguir la línea de nuestro interés allí donde quiera que vaya.

Lo que importa en estos años es que amemos lo que hacemos y sigamos haciéndolo. Lo que menos importa es si logramos alguna recompensa externa: obtener la atención y recibir un pago por ello. Esto es algo completamente secundario. De hecho, ni siquiera es algo secundario, sino más bien una trampa como Schopenhauer escribió:

Sólo aquel que escribe por el bien de lo que tiene que decir escribe algo que merece la pena escribir. Es como si hubiera una maldición sobre el dinero: los escritores empiezan a escribir mal tan pronto como empiezan a obtener ganancias”. [4].

El maestro budista del siglo XI Ksemendra, hizo una observación similar:

Los pensamientos de riqueza y gloria que surgen primero son como hiedra venenosa: hacen daño simplemente por el roce, encantando y paralizando la mente” [5]

Pero, ¿cómo puede ser una preocupación por el dinero algo realmente venenoso?

Como jóvenes escritores que seguimos nuestra dicha en la década de 1990, también sentimos la tentación de dejar de leer y escribir sobre aquello que encontrábamos más interesante, de modo que empezamos a pensar de forma madura y responsable sobre las demandas del mercado. A medida que los conocimientos y la capacidad aumentan con la práctica, surge la posibilidad y la tentación de recurrir a cuestiones, tal vez relacionadas, pero que paguen por ello. De haberlo hecho así, nos habríamos sentido como se siente cualquiera que trabaja en un despacho de un medio corporativo: escribir con la cabeza y no con el corazón, lo cual es ciertamente una tarea aburrida, sin alegría y mecánica.

Pero lo realmente alarmante de desviarnos de la “llamada a la aventura” es que podemos terminar gastando una gran cantidad de tiempo y energía en este trabajo remunerado. Escribir supone emplear una gran cantidad de energía mental: cualquiera que escriba durante tres o cuatro horas al día no le queda ya más energía para escribir de verdad. Es mucho mejor para los escritores jóvenes evitar escribir por un sueldo y mantenerse de un trabajo remunerado pero que no esté relacionado con la escritura: la enseñanza a tiempo parcial, por ejemplo.

En lugar de preocuparse por ese dinero que todo lo envenena, los jóvenes escritores pueden escribir de aquello en lo que creen y publicarlo, completamente gratis, sin compromisos, a las personas que admiran, a los amigos, a pequeñas revistas, etc. En nuestro caso, enviamos nuestro trabajo a personas como Harold Pinter, John Pilger, Noam Chomsky, Edward Herman, Howard Zinn y Edward Goldsmith; a revistas como Resurgence, The Ecologist, New Internaciolist, Red Pepper y Z Magazine. Debido a que valoraron nuestro trabajo, empezaron a ayudarnos, que en el caso de Pilger fue más allá de todo lo que podíamos imaginar y que continúa hoy en día.

Esa es la razón por la que nuestro tuit decía que los escritores jóvenes deberían escribir y darlo gratuitamente. Hacerlo les permite ser fieles a lo que creen y puede resultar en un apoyo que no depende del conformismo y el compromiso corporativo.

Por cierto, Campbell siguió su propio camino al desaparecer en las colinas para leer durante diez años en pleno apogeo de la Gran Depresión. Como dijo:

Volví a Europa como estudiante en 1929, sólo tres semanas antes del colapso de Wall Street, así que no tuve trabajo durante cinco años. Simplemente, no había trabajos. Fue un momento importante para mí. No me sentía pobre, sólo sentía que no tenía dinero”.

Quemando puentes mediáticos: Media Lens

Consideremos los inicios de Media Lens, en julio de 2001. Los dos que formamos este medio no quisimos pasar por los pequeños círculos de los medios corporativos publicando allí artículos o reseñas de libros, y nunca consideramos cobrar por nuestras críticas y comentarios a los medios de comunicación .

Nuestro objetivo era disfrutar, escribir sobre lo que considerábamos importante, interesante o más acertado sobre los medios corporativos, sin preocuparnos si con ello molestábamos a los editores de periódicos, encargados y similares, personas a las que los jóvenes periodistas tienen miedo a enfrentarse. Sentíamos que esto era algo vital para nosotros.

Nunca se nos ocurrió que con ello pudiéramos ganar dinero. Después de todo, ¿que corporación, sea grande o pequeña, que tiene un cierto dominio sobre los medios de comunicación, quiere que se publiquen materiales que socaven su credibilidad? Tampoco imaginábamos que los lectores iban a enviar donaciones a nuestro pequeño sitio web dirigido por dos periodistas prácticamente desconocidos. Sin embargo, empezamos a quemar nuestros escasos y desvencijados puentes mediáticos.

Pero sólo 18 meses después, con las donaciones que recibíamos, Edwards pudo abandonar su carrera docente de 10 años en Tefl y dedicarse a tiempo completo en Media Lens. Cromwell, que tiene una familia y que por entonces trabajaba como científico, finalmente pudo renunciar y trabajar a tiempo completo a partir de 2010. La respuesta de la gente ha sido asombrosa.

El año pasado, una pareja que iba a casarse, en lugar de pedir a sus invitados que les regalasen las usuales cafeteras y cubiertos, quiso que enviasen donaciones a Media Lens. Como regalo de cumpleaños para su esposo, la esposa de una ávida lector de Suiza nos envió 1000 euros, y sólo nos pidió que les contestásemos con un correo electrónico. Ignorando nuestras protestas, otro lector fijó una donación mensual de 2 libras al mes, a pesar de que a veces no tenía suficiente dinero para terminar el mes. Otro patrocinador pagó 100 copias de nuestro libro Newspeak para que se las enviásemos a los periodistas, editores y gerentes de la BBC (sólo recibimos dos respuestas).

Hay muchas historias de este tipo. La gente tiene un gran poder para apoyar una escritura honesta, y por eso hemos imaginado a un colectivo de escritores y periodistas que se alejan de los medios corporativos y se ponen a disposición de la gente.

Por supuesto, también hemos obtenido una pequeña cantidad de dinero de nuestros dos libros publicados en Pluto Press, de una pequeña sección publicada en New Statesman (2003-2005), y de una columna bimensual en Gulf Today que recicla artículos sobre crítica a medios de comunicación (2004-2009). No estamos en contra de que nos paguen, pero nunca ha estado en nuestra intención y no nos ha determinado el escribir o no. Y sí, aceptamos que esta no es una carrera de las más seguras. De hecho, las donaciones han estado disminuyendo de un tiempo a esta parte y es probable que tengamos que regresar a un puesto de trabajo en los próximos años.

Somos conscientes de que la respuesta de nuestros muchos críticos, que se han tambaleado como lavadoras sobre el suelo, será:

Bueno, decís que seguís vuestra dicha, pero lo que escribís es algo tedioso, ineficaz. Entonces, ¿por qué no…?”.

Y esta es la razón por la que respondimos a muchos de los comentarios en Twiter con un comentario que apareció en nuestro segundo libro de Media Lens, Newspeak (Pluto Press, 2009), tomado del prólogo de John Pilger:

No ha sido desde que Orwell y Chomsky han percibido la realidad que se ha revelado la causa de la verdad”.

La calidad y el impacto de cualquier escrito es una cuestión personal, por supuesto. Pero creemos que las respuestas de personas a las que respetamos indican que Media Lens ha tenido un cierto éxito, considerando que sólo somos dos escritores que han ofrecido sus críticas y comentarios de forma gratuita, exactamente como se dice en nuestro tweet.

La realidad es más amplia

Pero hay otra cuestión crucial en el mencionado tweet, “No escribas para los medios corporativos”, que nuestros críticos de Twiter no tuvieron en cuenta por completo. Se refiere al impacto negativo que tiene en los periodistas jóvenes, de modo que se acomodan dócilmente a ese sistema corporativo, porque estos medios forman parte de un sistema integral de un monstruo dominante que está devastando nuestro planeta. Como escribió Jonathan Cook:

Es como si estos críticos trataran desesperadamente de desviar la atención de las consecuencias de esta realidad. Media Lens y yo hemos pecado de un crimen de honestidad: no sólo sobre qué mundo necesitamos para vivir mejor, sino vivir en este momento, si nosotros y nuestros hijos sobrevivimos al inminente colapso climático y económico.

Los “realistas”, al parecer, preferirían que Media Lens y yo les dijéramos a los periodistas jóvenes que olvidásemos todo esto, agachar la cabeza y seguir como sus predecesores en los medios, que allanaron el camino a estas crisis ambientales y económicas a las que nos enfrentamos”. «>Es imposible escribir sin restricciones sobre asuntos cruciales si uno está dentro del sistema corporativo. Enseguida se ve claro echando simplemente un vistazo a los principales temas que los escritores tratan de manera convencional».

No pueden criticar a su periódicos, revistas y otras empresas de medios: sus propietarios, empresas matrices, editores, colegas, productos y anunciantes. No pueden discutir la naturaleza tóxica del sistema de medios de comunicación corporativos. Por ejemplo, no pueden ni siquiera señalar lo absurdo de un periodismo con fines lucrativos, multimillonario y dependiente de los anunciantes, que informan “imparcialmente” sobre un mundo dominado por las grandes corporaciones, que lo único que buscan son enormes beneficios.

No pueden discutir la razonable afirmación del abogado canadiense Joel Bakan que dice que el sistema corporativo, la fuerza económica más poderosa del mundo, es, en esencia, un enorme psicópata que subordina la vida frente a los beneficios a corto plazo. De esto no se puede hablar, ni siquiera en el contexto de pruebas irrefutables de que los grandes intereses corporativos están, todavía hoy, luchando con uñas y dientes para obstruir acciones contra el cambio climático que amenaza con una catástrofe mundial.

Desde que los Gobiernos son una fuente primordial de noticias de alto nivel y otras noticias subsidiarias (del Gobierno central y varios departamentos, como el de Defensa), los periodistas no pueden discutir el hecho de que la política de partidos es esencialmente propiedad del poder Corporativo. No pueden exponer el papel de los Estados Unidos como un padrino que despliega violencia y terror de alta tecnología para garantizar que los países del llamado Tercer Mundo sirvan a los intereses de las Corporaciones estadounidenses, y todo ello en nombre de los “derechos humanos” y la “autodefensa”.

Debido a que la prensa corporativa trata de vender productos y servicios a millones de consumidores, se muestra reacia a discutir la afirmación de que hay una dicha auténtica e incomparable en el corazón humano y que puede experimentarse al desviar la atención de esas otras fuentes externas de “felicidad”. Y sin embargo, esta es la afirmación de todo gran maestro espiritual durante miles de años. Kabir, por ejemplo, dijo:

No salgas de casa para ver las flores, amigo mío, no molestes en hacer ese viaje. Dentro de tu cuerpo hay flores. Cada flor tiene mil pétalos”.

Estas flores nos están esperando cuando tratamos de encontrar nuestra dicha. Esas flores con mil pétalos que encontró el héroe con mil caras, la Ilustración, que se considera algo pintoresco y poético por aquel periodismo que está atrapado desde la cabeza. Es algo que está en total desacuerdo con los propósitos del poder corporativo, que más allá de unas preocupaciones triviales sobre el estilo de vida y el estrés, no puede considerar.

Una tela de araña de “lineas rojas” espera a cualquiera que intente escribir de manera abierta y honesta desde dentro de este sistema.

Finalmente, ¿por qué tantos periodistas corporativos se sintieron obligados a desahogarse con este pequeño tweet de entre los miles que se publican? Un tweet de un sitio web que no tiene la capacidad de influir o perjudicar sus expectativas financieras. ¿Por qué se molestaron?

La respuesta sólo puede ser que los periodistas de los medios corporativos se sintieron atraídos por el consejo de Campbell, que dijo sobre tales personas:

Sometidos al aburrimiento, el trabajo duro o la “cultura”, el sujeto pierde el poder de acción positiva y se convierte en una víctima. Su floreciente mundo se convierte en un páramo de piedras secas y su vida no tiene sentido, aunque, como el rey Minos, puede lograr un imperio de renombre a través de un titánico esfuerzo”. [6]

Un periodista metido en la maximización de beneficios y las “demandas del mercado” deja de sentir el deseo de “escribir lo que le gusta para inspirar e iluminar a otras personas”. ¿Escribe lo que le parece interesante, importante y más certero?

Pero, ¿qué periodista que tiene que luchar contra una hipoteca, el prestigio, las deudas universitarias de sus hijos, después de décadas trepando por la escala de su carrera, puede atreverse a pensar en términos de seguir su dicha? Parece una idea antipática porque desencadena un conflicto que es inmediato y obvio, y genera dolor.

¿Cómo descartar de manera segura todo este problema? Al indignase con ese consejo final mediante expresiones como: ¡Darlo gratis!, ¡Imposible!, ¡Absurdo! ¡Siembra la división de clases! Por lo tanto, hay que rechazar todas estas “tonterías” y regresar al acomodo y conformidad.

La clave, la pista, radica en la pasión que ponen en este rechazo, en los cientos de tuits histéricos. Después de todo, si fueran tonterías de descartarían con frialdad. Pero cuando algo provoca un conflicto interno, la energía se agota: “La dama protesta demasiado”. El caballero también.

A todos nuestros críticos de los medios corporativos que languidecen en las fétidas entrañas de los medios corporativos, les decimos:

 

No vayas a los despachos de las Corporaciones a ver las flores, amigo mío, no te molestes en ese viaje. Dentro de tu cuerpo hay flores, flores con mil pétalos”.

Referencias:

  1. Thoreau, Walden

  2. Chomsky, email to Media Lens, September 14, 2005.

  3. Joseph Campbell with Bill Moyers, The Power of Myth, Doubleday, 1988, p.155.

  4. Schopenhauer, Essays and Aphorisms, Penguin Books, 1981, p.199.

  5. Ksemendra, Leaves of the Heaven Tree, Dharma Publishing, 1997, p.421.

  6. Campbell, The Hero With A Thousand Faces, Fontana Press, 1949, p.59.

————————————————

Cómo las Corporaciones tratan de impedir que se conozcan las informaciones que sobre ellas mismas hay en los registros públicos

Por Camille Fasset, 27 de febrero de 2018

freedom.press

Gary Ruskin, defensor de la transparencia, quería saber cómo las poderosas industrias alimentarias y de agroquímicos influyen en las universidades públicas y su investigación.

Su pequeña organización de defensa de la salud del consumidor, US Right to Know (USRTK), comenzó a investigar las conexiones entre la Industria, sus aliados y la Universidades financiadas por los contribuyentes. Los registros públicos son una importante herramienta que Ruskin utiliza con frecuencia para descubrir detalles de las interacciones entre las Universidades y las Empresas de agroquímicos.

Mi impresión era que: en las relaciones entre las Universidades y la Industria Agroquímica y sus grupos-fachada, habría secretos de la Industria y otras informaciones de interés, cosas que los ciudadanos y los consumidores deberían saber. Entonces, consulté la documentación obtenida mediante la Ley de Libertad de Información (FOIA), y al final vi que tenía razón, encontré más de lo que había imaginado”, dijo Ruskin a la Fundación Freedom of the Press.

Sus numerosas solicitudes de acceso a los registros públicos han puesto al descubierto documentos que exponen las relaciones entre las Universidades y empresas como Monsanto, pero la Industria Agroquímica está luchando para mantener en secreto esos vínculos.

Estas solicitudes incluyen tres presentadas a la Universidad de Florida sobre las comunicaciones entre los empleados universitarios y las personas relacionadas con empresas que fabrican plaguicidas utilizados en la agricultura. Ruskin recibió algunos, pero no todos, de los documentos que solicitó en sus peticiones de las comunicaciones entre la Universidad y empresas como Monsanto, por lo que presentó una demanda contra la Universidad de Florida alegando una violación de la Ley de Sunshine de Florida.

Un profesor jubilado de la Universidad de Oklahoma que ocupa un puesto en la Junta directiva de una organización vinculada a Monsanto, Drew Kershen, intervino en la demanda. Argumentó en su petición de sentencia sumaria, que luego fue denegada, que la divulgación de los documentos solicitados, que incluyen correos electrónicos de la Industria Agroquímica, violaría su derecho a la privacidad.

Kershen presentó una solicitud de descubrimiento el 17 de enero de 2018 para interrogar a Ruskin sobre por qué los correos electrónicos enviados mediante Yahoo debían considerarse registros públicos, y por qué presentó esa solicitud de entrega de documentos.

En su respuesta, Ruskin se negó a contestar a muchas de las preguntas de Kershen, que incluían “describir que es lo que quería saber o tenía la intención de comunicar o formalizar al realizar esa petición de los registros solicitados” y “¿Por qué busca los documentos solicitados de la Universidad de Florida?”. El abogado dice que la Ley de Florida no establece los motivos para solicitar documentos públicos, y los sujetos que solicitan dicha información no tienen que argumentar nada en particular para que esos registros puedan ser consultados. Piensa que es poco probable que el juez le pida que conteste a esas preguntas.

Michael Morisy, cofundador del sitio web de transparencia gubernamental Muckrock, que ayuda a automatizar las solicitudes de consulta de registros públicos, dice que resulta preocupante cuando el juez se toma en serio ese tipo de preguntas.

Según la mayoría de leyes estatales, si los registros están abiertos para usted, están abiertos para todos y no importa por qué el solicitante hace tal petición. La base para su consulta no es la motivación que está detrás de la solicitud. Sería muy raro que los solicitantes se viesen obligados a explicar el porqué”.

Los correos electrónicos que Ruskin recibió fueron esclarecedores. En ellos, Kershen insta a otros miembros de una lista de correo de Yahoo, utilizada como medio de discusión interna de la Industria, a resistir frente a las solicitudes de registros legales de Ruskin.

Exhorto a resistir la divulgación tanto como como sea posible porque USRTK está intentando conseguir los correos electrónicos como sea posible”, escribió Kershen en un correo electrónico dentro de la lista de correo de Yahoo utilizada en la discusión interna de la Industria y que se publica gracias a las solicitudes de acceso a los registros públicos de Ruskin. “Por supuesto, USRTK analizará esos correos electrónicos para ofrecer una narrativa negativa sobre cada uno de nosotros como un gran grupo que conspira y forma una camarilla secreta”.

US Right to Know ya investigó la organización de Kershen, Genetic Literacy Project (Proyecto de Alfabetización Genética), y ha publicado los vínculos financieros con empresas de Ingeniería Agrícola, incluidas Monsanto y Syngenta ( Kershen no respondió a la solicitud de Freedom of the Press Foundation para que hiciera los comentarios que considerase pertinentes).

No es la primera vez que las solicitud de acceso a los registros públicos de Ruskin se han enfrentado a la oposición de la Industria Agroquímica. Los documentos obtenidos a través de sus solicitudes fueron la base para la redacción de un artículo que ocupó la primera plana del New York Times en 2015, que detallaba cómo Monsanto reclutó a investigadores para oponerse al etiquetado de los alimentos transgénicos. En respuesta, Kevin Folta, profesor de la Universidad de Florida, demandó al New York Times y al periodista Eric Lipton por difamación en 2017.

Folta incluso presentó una citación contra Ruskin y otros dos empleados de Right to Know de los Estados Unidos para que testificasen en la demanda y presentasen documentos, incluidas sus comunicaciones con el Times. Ruskin dice que la solicitud exigía esencialmente que la organización entregara más de 100.000 documentos, sólo para su citación. Folta finalmente retiró la solicitud de citación después de que la representación legal de Ruskin presentara una moción para anularla.

Los registros revelan los detalles de las relaciones entre las agencias gubernamentales y las entidades privadas y la importancia de la Ley de Libertad de Información y el acceso a los registros públicos a nivel estatal. Sin embargo, como ya viene siendo algo común, las organizaciones privadas están desplegando cada vez más diversas tácticas para evitar la divulgación de los documentos en los que ellas mismas aparecen.

Las poderosas Corporaciones que se resisten a la consulta de los registros públicos no son exclusivamente del ámbito de la Industria Agroquímica ni de Florida. La Corporación multinacional Landis + Gyr demandó a un solicitante de consulta de un registro público y el sitio web de transparencia MuckRock en 2016 después de que la ciudad de Seatle publicara los registros sobre la nueva red eléctrica de contadores inteligentes de la ciudad. La empresa obtuvo una orden judicial para que MuckRock anulara la publicación de los documentos, e incluso exigió a MuckRock que ayudara a identificar a los lectores que pudieran haber visto los documentos, una enorme violación de la privacidad.

La empresa de Fabricación de autobuses New Flyer demandó a Metro en mayo pasado para que bloquease la difusión de los detalles de su contrato por valor de 500 millones de dólares con la agencia. Cuando un periodista de Texas solicitó las previsiones de tráfico para un proyecto de carretera de peaje construida por una empresa privada, la empresa presentó una demanda para bloquear su difusión.

Facebook ha exigido que las autoridades le notifiquen al menos con tres días de antelación antes de responder a las solicitudes de acceso a registros públicos que involucren a la empresa. En algunos casos, incluso ha pedido a las ciudades que le envíen una copia de la solicitud de acceso a los registros antes de que las autoridades respondan. Facebook, así como otros empresas, incluida Amazon, también ha utilizado nombres en código para proteger sus identidades y ocultar a la gente sus vínculos con las agencias gubernamentales.

La notificación anticipada de las solicitudes de acceso a registros públicos podría permitir a Facebook iniciar una “FOIA inversa”, en la que la empresa intentase bloquear la publicación de documentos al llevar al solicitante a los tribunales. También podría permitir a las empresas determinar qué documentos está buscando el periodista y desarrollar una estrategia para retrasar o detener la difusión de una información que les pudiera resultar desfavorable.

A Gary Ruskin le preocupa la oposición a las solicitudes de acceso a registros públicos y que disuada a futuros periodistas y organizaciones a investigar de manera crítica las fechorías de las Corporaciones, especialmente aquellos con menos recursos.

Si ganamos la demanda de solicitud de acceso a la información (FOIA) de la Universidad de Florida y conseguimos los documentos de interés periodístico, ¿algún periodista escribirá sobre ellos? ¿Escribirán sabiendo que si escriben un artículo que sea comedido y preciso […] pueden ser demandados por difamación?”.

Para Ruskin, la resistencia de la Industria Agroquímica frente a la investigación de Right to Know de los Estados Unidos, sólo reafirma que tiene información que ocultar. Piensa que la información sobre los alimentos que consumimos y los pesticidas que hay en ellos, es algo de interés público, y no dejará de luchar para sacar a la luz la influencia de las Corporaciones en las instituciones científicas.

La presentación de solicitudes de acceso a registros públicos permite conocer las actividades del Gobierno, un inherente acto de periodismo. Los intentos de las Corporaciones e Industrias para bloquear la publicación de la información de los registros públicos cuando les afecta a ellos mismos, suponen una amenaza para la libertad de prensa, ya que actúan contra periódicos, periodistas y ciudadanos. La gente tiene derecho a saber qué hacen las Agencias Gubernamentales con el dinero de los contribuyentes, y el cumplimiento de las leyes por parte de los contratistas, algo que sólo puede garantizarse cuando se divulgue esa información.

—————————————

La Policía del Pensamiento del siglo XXI

Por Chris Hedges, 23 de enero de 2017

truthdig.com

La eliminación de la neutralidad en la red y el uso de algoritmos por parte de Facebook, Google, YouTube y Tw¡ter para disuadir a los posibles lectores y espectadores de los sitios críticos, de izquierdas y en contra de la guerra, al mismo tiempo que se demoniza como agentes extranjeros a los periodistas que exponen los crímenes del Capitalismo y del Imperialismo, ha dado a las Corporaciones el poder de anular la libertad de expresión. Por esta razón viajé la semana pasada a Detroit para reunirme con David North, el Presidente del Consejo Editorial del sitio web World Socialist, en un seminario transmitido en directo en el que se pedía la formación de un amplio frente para luchar contra la creciente censura, mientras todavía se disponga de voz. 

El futuro de la Humanidad es una lucha entre los humanos que controlan las máquinas y las máquinas que controlan a los seres humanos”, dijo Julian Assange, fundador de Wikileaks, en un comunicado emitido en apoyo de este evento. “Entre la democratización de la comunicación y la usurpación de la comunicación por la Inteligencia Artificial. Si bien Internet ha provocado una revolución en la capacidad de las personas para aprender, este fenómeno ha acabado por sacudir los bases mismas del establishment existente. Google, Facebook y sus equivalentes en China, integrados desde el punto de vista logístico y financiero con las élites, se han movido y tomado el control para que las aguas vuelvan a su cauce. No se trata de una simple corrección. La masiva influencia social impulsada por la Inteligencia Artificial supone una amenaza para la Humanidad. A pesar de que está en sus inicios, las tendencias se muestran claramente y avanzan geométricamente. El fenómeno difiere de los intentos tradicionales de dar forma a los fenómenos culturales y políticos, ya que ahora se opera a gran escala, con suma rapidez y con una sutileza que eclipsa las capacidades humanas”.

A finales de abril y principios de mayo, el sitio web World Socialist, que se identifica como un grupo Trotskista que se ocupa de los crímenes del Capitalismo, de la difícil situación de la clase obrera y del Imperialismo, comenzó a experimentar un pronunciado descenso en el número de lectores. La disminución continuó en el mes de junio. El tráfico en la página web de World Socialist se ha reducido por término medio en un 75%. Consortium News ha descendido en un 72%, Global Research y Truthdig, también han visto disminuir el número de visitas. Y la situación parece ir cada vez peor.

Estos descensos coincidieron con el cambio de los algoritmos impuestos por Google para combatir las “noticias falsas”. Google dijo que los algoritmos están diseñados para “dar mayor relevancia a los contenidos autorizados” y “marginar aquella información descaradamente falsa, de baja calidad, ofensiva o francamente fraudulenta”. Sin embargo, parece evidente que esa lucha contra la “noticias falsas” por parte de Google, Facebook, YouTube y Twiter están censurando a los sitios críticos, progresistas y pacifistas. Los 150 términos más populares de búsqueda que dirigían a los lectores del sitio web World Socialist, incluidos “socialismo”, “revolución rusa” y “desigualdad”, hoy en día generan ninguno o muy escaso tráfico.

Monika Bickert, Directora de Gestión de las políticas de Facebook, dijo al Comité de Comercio, Ciencia y Transporte del Senado de los Estados Unidos, en una audiencia el pasado miércoles, que Facebook emplea a un equipo de seguridad formado por entre 7500 a 10.000 personas, las cuales “evalúan la potencial violación de los contenidos” y por eso “a finales de 2018 se duplicará esa cantidad, en torno a las 20.000 personas”. Las empresas de las redes sociales se entrelazan con las agencias de inteligencia, y a menudo trabajan para ellas. Ese ejército de censores es nuestra Policía del Pensamiento.

El grupo, dijo Bockert, incluye “un equipo dedicado al contraterrorismo” formado por “ex agentes de inteligencia y agentes de orden público y fiscales que trabajaron en el área de contraterrorismo”. Dijo que la Inteligencia Artificial señala los contenidos cuestionables. Facebook, dijo, no “espera a que estos… malos actores inserten el contenido en Facebook antes de que pase por nuestros sistemas de detección”. La “propaganda” que Facebook bloquea, dijo, “es un contenido que identificamos antes de que nadie pueda verlo”. Facebook, dijo, junto con más de un docena de empresas de redes sociales, ha creado una lista negra con más de 50.000 “huellas digitales únicas” que pueden evitar la publicación de ciertos contenidos.

Creemos que una parte importante de la lucha contra el extremismo es evitar el reclutamiento de personas por parte de aquellas ideologías que las puede llevar a cometer actos de violencia”, dijo ante el Comité. “Esta es la razón por la que apoyamos los esfuerzos de contraespionaje”.

Eric Smith, que este mes renuncia como Presidente Ejecutivo de la empresa matriz de Google, Alphabet, reconoció que Google está desarrollando algoritmos para “descalificar” los sitios web de noticias como RT y Sputnik de sus servicios de Google News, bloqueándolos de manera efectiva. El Departamento de Justicia de los Estados Unidos obligó a RT América, donde ofrece un programa, “En contacto”, que da voz a las voces antiimperialistas y anticapitalistas, a registrase como un “agente extranjero”. Google eliminó el canal de Youtube de RT. Twiter ha bloqueado la publicidad de las agencias de noticias rusas RT y Sputnik.

Es una censura mundial. La Ley de Aplicación de la Red del Gobierno alemán penaliza a las empresas de redes sociales que publiquen contenidos supuestamente cuestionables. El Presidente francés Emmanuel Macron, ha prometido eliminar las “noticias falsas” de Internet. Facebook e Instagram borraron las cuentas de Ramzan Kadyrov, el dictador de la República Chechena, porque está en una lista de sancionados por los Estados Unidos. Kadyrov es desde luego una persona odiosa, pero esta prohibición, como lo señala la Unión de Libertades Civiles de los Estados Unidos, faculta al Gobierno de los Estados Unidos a censurar los contenidos de una manera efectiva. Facebook, que trabaja con el Gobierno israelí, ha eliminado más de 100 cuentas de activistas palestinos. Se trata de una ominosa marcha hacia un mundo orwelliano controlado por una policía del pensamiento, en Neolengua” “crimen mental”, o como le gusta decir a Facebook, “descalificación” y “contraespionaje”.

La censura, justificada en nombre de la lucha contra el terrorismo mediante el bloqueo del contenido de los grupos extremistas, también está diseñada para evitar que las gentes accedan a aquellos contenidos que hablan de la opresión de las Corporaciones, del Imperialismo o del Socialismo.

¿No ves que la finalidad de la neolengua es limitar el alcance del pensamiento, estrechar el radio de acción de la mente?”, escribió Orwell en 1984. “En efecto, ¿cómo puede haber crimental si cada concepto se expresa claramente con una sola palabra, una palabra cuyo significado esté decidido rigurosamente y con todos sus significados secundarios eliminados y olvidados para siempre? Cada año habrá menos palabras y el radio de acción de la conciencia será cada vez más pequeño…”.

El capitalismo corporativo y la ideología que lo justifica -el neoliberalismo, el libre mercado, la globalización- ya no tienen credibilidad. Todas las promesas utópicas de la globalización han sido desenmascaradas como mentiras. Permitir que los bancos y las corporaciones determinen cómo debemos ordenar la sociedad humana y gobernarnos no expandió la riqueza global, ni elevó el nivel de vida de los trabajadores o implantó la democracia en todo el mundo. La ideología, predicada en las escuelas de negocios y por hábiles políticos, era una fina tapadera para la avaricia depredadora de las élites, élites que ahora controlan la mayor parte de las riquezas del mundo.

Las élites gobernantes saben que están en problemas. La sumisión de los partidos Republicano y Demócrata al poder corporativo es transparente. Las insurrecciones en los dos partidos que vieron a Bernie Sanders casi derrotar al candidato demócrata aparentemente preordenado, Hillary Clinton, y la elección de Donald Trump aterrorizan a las élites. Las élites, al atacar a los críticos y disidentes como agentes extranjeros de Rusia, intentan desviar la atención de la causa de estas insurgencias: la enorme desigualdad social. Los críticos del estado corporativo y el imperialismo, ya marginados, son ahora peligrosos porque las élites ya no tienen un contraargumento viable. Y por eso hay que silenciar a estos disidentes.

Lo que sí es importante es que en un período de creciente radicalización política entre los jóvenes, entre los trabajadores, comienzan a buscar información crítica, se interesan por el socialismo, la revolución, términos como’ igualdad’, esos términos que antes llevarían a miles de lectores al World Socialist Web Site, ahora no llevaban a ningún lector al World Socialist Web Site «, dijo North. «En otras palabras, han establecido una cuarentena entre aquellos que podrían estar interesados en nuestro sitio y WSWS. Lo que antes era un puente, ahora Google ha establecido una barrera, un guardia que impide el acceso a nuestro sitio «.

Internet, con su capacidad para llegar más allá de las fronteras internacionales, es una potente herramienta para conectar a los trabajadores de todo el mundo que están luchando contra el mismo capitalismo corporativo enemigo. Y el control de Internet, saben las élites, es vital para restringir la información y la toma de conciencia.

» No hay una solución nacional a los problemas del capitalismo estadounidense «, dijo North. «El esfuerzo de Estados Unidos es superar esto a través de una política de guerra. Porque, en última instancia, ¿qué es el imperialismo? La incapacidad de resolver los problemas del estado-nación dentro de las fronteras nacionales impulsa una política de guerra y conquista. Eso es lo que está ocurriendo. En situaciones de guerra, amenaza de guerra, condiciones de creciente e inconmensurable desigualdad, la democracia no puede sobrevivir. La tendencia actual es la represión de la democracia. Y así como no hay una solución nacional para el capitalismo, tampoco hay una solución nacional para la clase obrera «.

«La guerra no es una expresión de la fuerza del sistema «, dijo North. «Es una expresión de una larga y profunda crisis. Trotsky dijo en el Programa de Transición:»Las élites gobernantes se lanzan con los ojos cerrados hacia la catástrofe. En 1939, fueron a la guerra, como en 1914, conscientes de las consecuencias potencialmente desastrosas. Ciertamente, en 1939, sabían cuáles eran las consecuencias de la guerra: la guerra trae la revolución. Pero no podían ver una salida. Los problemas globales que existen sólo pueden ser resueltos de dos maneras: la solución capitalista e imperialista es la guerra y el fascismo. La solución de la clase obrera es la revolución socialista. Esta es, creo, la alternativa a la que nos enfrentamos. Así pues, la pregunta que ha surgido, en el sentido más amplio, es: ¿cuál es la respuesta a los problemas a los que nos enfrentamos? Construyendo un partido revolucionario «.

«Va a haber, y ya se están desarrollando, enormes luchas sociales «, dijo North. «La cuestión de la revolución social no es utópica. Es un proceso que surge objetivamente de las contradicciones del capitalismo. Creo que se puede argumentar -y creo que hemos hecho este razonamiento- que realmente, desde 2008, hemos sido testigos de una aceleración de la crisis. Nunca se ha resuelto y, de hecho, los enormes niveles de desigualdad social no son en sí mismos la expresión de un orden socioeconómico saludable, sino más bien profundamente enfermo. Está alimentando, a todos los niveles, la oposición social. Por supuesto, el gran problema, entonces, es vencer el legado de confusión política, producido, de hecho, por las derrotas y las traiciones del siglo XX: la traición de la Revolución Rusa por el estalinismo; las traiciones de la clase obrera por la socialdemocracia; la subordinación de la clase obrera de los Estados Unidos al Partido Demócrata. Estos son los temas críticos y las lecciones que hay que aprender. La educación de la clase obrera en estos temas, y el desarrollo de la perspectiva, es el punto más crítico… el problema básico no es la falta de coraje. No es una ausencia del deseo de luchar. Es una falta de comprensión.»

«La conciencia socialista debe ser incorporada a la clase obrera», dijo North. «Hay una clase trabajadora. Esa clase obrera está abierta y receptiva a las ideas revolucionarias. Nuestro reto es crear las condiciones. Los trabajadores no aprenderán esto en las universidades. El movimiento marxista, el movimiento trotskista, debe proveer a la clase obrera con las herramientas intelectuales y culturales que requiere, para que entienda lo que debe hacerse. Proporcionará la fuerza, proporcionará la determinación, el combustible emocional y apasionado de cada movimiento revolucionario está presente. Pero lo que requiere es comprensión. Y lo haremos, y estamos intentando defender la libertad de Internet porque queremos hacer uso de este medio, junto con otros, para crear las condiciones para que esta educación y revitalización de la conciencia revolucionaria tenga lugar «.

—————————————————-

 

Atentados del 11 de septiembre: ¿Qué ha pasado con el periodismo de investigación? (I)

Investigando la destrucción de los tres rascacielos del World Trade Center el 11 de septiembre

Por Frances T. Shure

Global Research, 1 de enero de 2018

“ El propósito fundamental de recabar y distribuir noticias y opiniones es servir al bienestar general informando a la gente y permitiéndole emitir juicios sobre los temas de actualidad” .(1) – Declaración de principios de la Sociedad Estadounidense de Editores de Periódicos (American Society of Newspaper Editors)

¿En qué han fallado los medios de comunicación occidentales? ¿Por qué no han aprovechado la oportunidad para informar sobre la primicia del siglo: las abundantes evidencias que demostrarían que el Gobierno ha estado mintiendo sobre los ataques del 11 de septiembre de 2001 durante los últimos 16 años?

Esa es una pregunta con la que muchos de nosotros de la Truth Community del 11 de septiembre hemos luchado -incluso hasta la extenuación- desde ese día trágico y que cambió radicalmente el mundo.

Considere, pues, cuántos periodistas de investigación, preparados para profundizar en lo ocurrido y cumplir con los principios de su profesión antes mencionados, han estado consternados -no sólo desde el 11 de septiembre, sino durante décadas- por la desastrosa degradación de la prensa. Algunos de ellos han escrito volúmenes sobre su frustración y desilusión, y en esos volúmenes han analizado las causas de esa ruptura.

Ahora que he leído sus profusos y abundantes análisis sobre el actual estado de la prensa occidental, ¿cómo puedo resumir las conclusiones de estos periodistas de investigación para que mis lectores entiendan la enormidad del problema?

El periodista y crítico británico Nick Davies resume mi dilema con esta astuta observación:

«. . . hay una dificultad más acuciante que, puesto que estamos hablando del fracaso de los medios de comunicación a escala mundial, el problema es simplemente tan enorme como para que se pueda evaluar con precisión. Es como si una hormiga intentase medir a un elefante». (2)

Precisamente.

Sin embargo, debido a que el papel de los medios de comunicación sea posiblemente la razón más poderosa por la que la buena gente se queda en silencio – o peor aún – sobre el 11 de septiembre, de modo haré todo lo que pueda para medir y describir a este elefante.

Abordaré el tema como si nosotros – mis lectores y yo – estuviéramos asistiendo a una audiencia en la judicatura, escuchando el testimonio de un testigo tras otro. En esta sala de audiencia, todos nuestros testigos son periodistas premiados y/o denunciantes, convertidos en periodistas. Cada uno de ellos tiene un distinguido historial de intentar contar la verdad. Después de escucharles y presentar sus pruebas, que han expuesto en numerosos libros, artículos y entrevistas, intentaré resumir este testimonio en un breve resumen, destacando las razones fundamentales de la censura mediática que observamos hoy.

Volviendo y concluyendo a nuestra reflexión sobre los resultados de la encuesta Gallup, la confianza en los medios de comunicación está disminuyendo constantemente, pero un tercio de los estadounidenses sigue manteniendo a los medios de comunicación tradicionales en alta estima, a pesar del doloroso deterioro obvio de los estándares del periodismo en las últimas décadas. Se aferran a la noción tradicional de que los medios de comunicación están manteniendo siempre sus ojos vigilantes, y dirigiendo sus preguntas siempre escépticas a todas las ramas y capas del gobierno para mantener el control sobre nuestros responsables políticos. Tales mitos sagrados y creencias superadas presentan una inercia enorme, como hemos visto con el urbanita en la fiesta de inauguración de la casa mi amiga. Sufren una muerte prolongada, como descubrimos en la Parte 8 sobre investigación del cerebro. Pero al menos acaban muriendo, como confirman las encuestas de Gallup, a veces cuando la gente cambia su punto de vista para adaptarse a los nuevos hechos, y otras veces, desafortunadamente, por la muerte de miembros de la actual generación de más edad. Las personas más jóvenes no están tan calcificadas en su visión del mundo, por lo que el cambio puede ocurrir a menudo cuando ocupan su lugar como adultos en la sociedad, hecho que también se refleja en estas encuestas.

Lo anterior demuestra que si los medios de comunicación sacaran a relucir los chanchullos del gobierno, se pusieran del lado de la verdad, recobrarían así la admiración que se ganaron a mediados de los años setenta, de modo que el público volvería a confiar en las investigaciones realizadas por periodistas respetados en prestigiosas publicaciones. El público incluso confiaría en las noticias que realmente desafían los pronunciamientos presidenciales, si cualquier periodista de investigación fuera lo suficientemente audaz como para escribirlas.

Algunos de nosotros recordamos los días en que a los periodistas detectives alguna vez sus jefes les permitieron buscar, encontrar y compartir la verdad, sin importar los inconvenientes. Llevaban el manto de esta terrible y maravillosa responsabilidad con orgullo. ¿Qué ha pasado con esos estimados miembros del cuarto estado?

Entonces, basándome en este resumen, explicaré por qué no ha habido una búsqueda por parte de los medios de comunicación de lo ocurrido aquel 11 de septiembre de 2001. Desafortunadamente, lo mismo ha podido ocurrir, desgraciadamente, por la incapacidad de descubrir la verdad en muchos de los medios alternativos. Mi atención se centrará en los medios de comunicación estadounidenses, pero habrá referencias ocasionales a los medios de comunicación internacionales, que también se han negado a violar el tabú contra el cuestionamiento de la versión oficial del 11 de septiembre.

Las próximas cuatro entregas -o «actos» – de esta serie se centrarán en los medios de comunicación. (Los términos «medios» y «prensa» se utilizarán indistintamente a lo largo de todo el texto):

– ¿Quiénes y cuáles son los obstáculos para informar sobre la historia más crucial del siglo XXI?

– ¿Existe alguna posibilidad de que el tema del 11 de septiembre sea tratado seriamente e investigado honestamente por los medios de comunicación en un futuro cercano?

– ¿Cuál es la realidad de los medios de comunicación?

– ¿Cómo han cambiado con el tiempo las instituciones encargadas de difundir las noticias?

– ¿Cómo reconocemos la propaganda y la desinformación?

– ¿Cómo podemos descubrir la verdad en un mundo donde la mendacidad y la calumnia son la norma?

– Por último, ¿cuáles son las soluciones a este triste fracaso de los medios de comunicación para cumplir con su deber primordial -a saber, informar la verdad- de modo que los ciudadanos puedan tomar decisiones informadas?

Para ilustrar la magnitud del problema, contaré una historia sobre mi encuentro con un estadounidense bien socializado que confía firmemente en la libertad sin restricciones de la prensa de este país.

Un urbanita en el patio

Fue un hermoso día de verano del año 2005. Estaba en la fiesta de inauguración de una casa en las faldas de las Montañas Rocosas de Denver, Colorado, charlando amistosamente con un urbanita que acababa de conocer en el patio de piedra roja de la hermosa casa de mi amiga. Entre bocados de aperitivos y sorbos de bebidas, nos encontramos inadvertidamente en el sensible tema del 11 de septiembre. Así que mencioné que estaba leyendo un artículo que indicaba que nuestro gobierno al menos podría haber cooperado con los que nos atacaron.

Sus ojos se abrieron de par en par cuando replicó sin dudarlo:

«¡Nunca había oído hablar de esto y leo The New York Times! Seguramente, si hubiera habido algo relacionado con lo que me dices, habríamos oído hablar de ella en nuestros medios de comunicación liberales. El Times está constantemente atacando a Bush, de modo que un periodista liberal habría informado de tales hechos, si fueran creíbles «.

En esos momentos yo todavía era bastante ingenuo sobre los medios de comunicación, pero al menos era consciente de que no eran nada «liberales» (3). De haberlo sido, habríamos visto a expertos políticos al menos cuestionando la cordura de bombardear e invadir Irak. En lugar de ello, los columnistas y periodistas estuvieron alentando las invasiones tanto de Afganistán como de Irak.

Respondí a su comentario describiendo las impresionantes evidencias del fracaso de la defensa aérea que había visto en el documental de Barrie Zwicker, «The Great Conspiracy: The 9/11 News Special You Never Saw». (4) (La Gran Conspiración: Las Noticias del 11 de septiembre que nunca viste). También mencioné la falta de informes de los servicios de inteligencia como se describe en el libro de Nafeez Mossadeq Ahmed, «The War on Freedom: How and Why America was Attacked, 11 de septiembre de 2001″(5). Luego concluí señalando que parecía haber un apagón mediático en las evidencias que contradecían la versión oficial.

Al oírme cuestionar la integridad de los medios de comunicación, los ojos de mi conocido se entrecerraron con sospechas. Su lenguaje corporal me hizo saber que no quería darme más de su valioso tiempo en esta hermosa y soleada tarde. Se dirigió bruscamente hacia la bandeja de los bocadillos del otro lado del patio, dejándome allí solo. Claramente, su fe en la «prensa libre» de los Estados Unidos era inquebrantable.

Los escépticos de la historia oficial del 11 de septiembre somos dolorosamente conscientes de la naturaleza mitológica de nuestra «prensa libre y liberal». Esta conciencia, sin embargo, no es algo único de nosotros. Tampoco poseemos la distinción de ser los únicos que recibimos un trato de silencio y ridiculización por parte de la corriente dominante, así como de muchos de los llamados medios de comunicación alternativos, como se verá en los siguientes relatos de nuestros «testigos». Se impuso una censura similar a los primeros opositores de la esclavitud y a los sufragistas. Al estudiar estos ejemplos históricos, puede alentarnos a pensar que la burla de los medios de comunicación no puede impedir el éxito final de aquellos que se esfuerzan por revertir políticas y prácticas atroces. (6)

Un paso atrás

Pero retrocedamos un momento. Un lector novato de este asunto puede preguntarse si los periodistas deberían publicar material que contradiga la narrativa oficial del 11 de septiembre. Después de todo, ¿hay realmente pruebas suficientemente sólidas para justificar su desviación de la versión autorizada de estos acontecimientos catastróficos?

Mi respuesta es un sí incondicional. Por un lado, muchos de los familiares de las víctimas del atentado del 11 de septiembre plantearon preguntas que nunca fueron respondidas por la Comisión del 11 de Septiembre, a pesar de sus promesas a estas familias afligidas. Por otra parte, una gran cantidad de libros, DVDs y sitios web ya han abordado la evidencias contradictorias, que son voluminosas. Un libro que refuta hábilmente la línea oficial sobre el 11 de septiembre es «Towers of Deception: The Media Cover-up of 9/11», escrito por el periodista y crítico canadiense Barrie Zwicker. Dedica un capítulo completo a la lista de 26 «pruebas» del 11 de septiembre que, a su juicio, justifican una investigación por parte de los periodistas. Si se hubiera permitido escribir y publicar estos artículos, observa Zwicker, los periódicos en los que aparecían se habrían vendido como rosquillas (7).

Remito a los lectores a varias «notas precipitadas» sobre estudios prácticos en las anotaciones finales (8).

La razón por la que las buenas gentes se callan

Reiterando, el papel de los medios de comunicación es la razón principal por la que las buenas gentes se quedan en silencio – o peor – sobre los sucesos del 11 de septiembre. El protagonismo de los medios de comunicación está tan arraigado en nuestra cultura que no debe subestimarse su influencia. Como se señala en la Parte 2, son los primeros que influyen en la población para considerar -o no considerar- la realidad de una nueva idea. En la nuestra, no es ni el chamán, ni el jefe tribal, ni el sabio anciano cuyos edictos, opiniones e ideas tenemos en tan alta estima.

Más bien, en las sociedades occidentales modernas, si una nueva idea se aborda de manera seria en la televisión o en el periódico, entonces, y sólo entonces, se considera «real». Bueno, al menos se puede discutir en compañía educada.

Pero, en el momento de escribir este artículo, 16 años después del 11 de septiembre, la idea de qué elementos dentro del gobierno de los Estados Unidos podrían llevar a cabo una operación tan inmensa de falsa bandera como el 11 de septiembre todavía no es discutible en compañía educada. Para muchos estadounidenses, la noción misma es chocante y desagradable, o al menos desconcertante. Es como para empañar cualquier fiesta.

Imaginemos que, poco después del 11 de septiembre, algunos de los principales medios de comunicación hubieran comenzado a investigar y cuestionar cuidadosamente aspectos del relato oficial de los acontecimientos del día. Es justo decir que los lectores y oyentes se habrían dado cuenta de que ellos también tenían permiso para cuestionar la narrativa sancionada por el gobierno, incluso en compañía educada. De haber sido así, la historia oficial no habría logrado tal consenso.

Pero eso no es lo que pasó. En cambio, los medios de comunicación se convirtieron en taquígrafos leales del relato del gobierno, lo que resultó en que la historia oficial se afianzó firmemente en la mente del público (9).

En otras palabras, si, al principio, los medios de comunicación hubieran investigado y cuestionado honestamente los pronunciamientos oficiales sobre el 11 de septiembre, y hubieran seguido siendo honestos, muchos de nosotros no habríamos estado tan fuertemente atrapados en la trampa de las dinámicas psicológicas que se explican en los pasajes anteriores de esta serie.

Encuestas y tercera vía

Para una perspectiva más amplia, vamos a explorar por un momento dos instituciones en las que los estadounidenses están dispuestos a confiar: los medios de comunicación y nuestros líderes políticos, a quienes hemos elegido para que sean nuestros representantes. Ambas son figuras con autoridad, y en la Parte 3 de esta serie, aprenderemos que dos tercios de nosotros creemos y obedecemos a las autoridades, aun cuando al hacerlo traicionamos algunos de nuestros valores más sagrados.

Pero en los últimos años los límites de esa confianza se han desvanecido. La encuesta Gallup ha estado examinando las opiniones de los encuestados sobre los medios de comunicación desde 1972. En 2016, los encuestadores descubrieron que «la confianza de los estadounidenses en los medios de comunicación ‘ que informan de las novedades, precisa y justamente’ estaban. . . en su nivel más bajo en la historia de las encuestas Gallup, con un 32% que decían tener mucha o bastante confianza en los medios de comunicación (10).

Ese porcentaje, si se compara con los máximos del 72% en 1976, tras la difusión de noticias sobre la guerra de Vietnam y el escándalo de Watergate, cuando los estadounidenses apreciaron claramente la honestidad de los medios de comunicación y los altos estándares profesionales, es muy bajo (11).

Si analizamos los resultados de la encuesta de 2016, nos enteramos de que la confianza en los medios de comunicación se desplomó entre los votantes más jóvenes y los republicanos -probablemente impulsada por la controvertida elección presidencial. En las mismas encuestas, sólo hubo una disminución marginal de la confianza en los medios de comunicación entre los votantes mayores y los demócratas. Esa brecha no debe sorprender, considerando que durante los últimos 20 años, la confianza de los demócratas en el cuarto estado ha superado sistemáticamente la de los republicanos (12).

Según Gallup:

«Antes de 2004, era común que la mayoría de los estadounidenses profesara por lo menos algo de confianza en los medios de comunicación, pero desde entonces, menos de la mitad de los estadounidenses piensan lo mismo. Ahora, sólo alrededor de un tercio de los Estados Unidos tiene alguna confianza en el Cuarto Estado, una evolución impresionante para una institución diseñada para informar al público.” (13)

En 2016, los medios de comunicación impresos se comportaron peor que los medios de comunicación en general. Como lo expresó Gallup:

«El 20% de los estadounidenses que confían en los periódicos como institución alcanzó su mínimo histórico este año, marcando el décimo año consecutivo en que más estadounidenses expresan poca o ninguna confianza en la institución, en lugar de una alta confianza»(14).

Gallup ha estado comprobando el nivel de confianza de los estadounidenses en 14 instituciones durante más de tres décadas. Encontraron que entre 2006 y 2016, la confianza en los bancos, la religión organizada, los medios de comunicación y el Congreso cayó más bruscamente que las otras 10 instituciones – y más que en las dos décadas anteriores. Teniendo la confianza de sólo el 9% del público en 2016, «el Congreso tiene la ignominiosa distinción de ser la única institución que genera poca o ninguna confianza en una mayoría de estadounidenses», declaró Gallup. De hecho, la empresa de encuestas afirmó: «Incluso cuando los estadounidenses recuperan la confianza en la economía. . . siguen siendo reacios a poner mucha fe en [la mayoría de estas 14] instituciones situadas en el centro de la sociedad estadounidense.” (15).

La confianza en el poder ejecutivo del gobierno federal fluctúa mucho, dependiendo de las circunstancias. En tiempos de guerra, el Comandante en Jefe generalmente recibe altas calificaciones. Por ejemplo, en marzo de 1991, poco después de que Irak fuera expulsado de Kuwait en la Guerra del Golfo, George H. W. Bush disfrutó de la mayor confianza que ningún presidente haya recibido jamás: 72%. De manera similar, inmediatamente después del 11 de septiembre de 2001, las calificaciones de George W. Bush aumentaron al 58%, antes de descender al 25% en su séptimo año de mandato, un récord sin precedentes para cualquier presidente de los EE. UU (16). Las encuestas semanales de «aprobación de la labor realizada» indican, sin embargo, que al final de su mandato, el presidente Donald Trump podría establecer un nuevo mínimo en la confianza de los estadounidenses en el poder ejecutivo (17).

Entonces, ¿en qué instituciones confían más los estadounidenses? Bueno, tanto los medios de comunicación como el Congreso se encuentran en sus niveles más bajos, pero la respuesta real depende de las circunstancias así como de las circunstancias en las que se pregunte a los estadounidenses. Por ejemplo, una persona mayor que vota a la candidatura demócrata, cuando un republicano es presidente probablemente confiará más en los medios de comunicación durante esos años. Un republicano que apoya a Donald Trump, por otra parte, probablemente tendrá una visión muy pobre de los medios de comunicación, que lo han despreciado, pero un alto grado de confianza en el presidente (18).

Al igual que los ciudadanos de otros países, los ciudadanos de los Estados Unidos quieren creer que sus líderes son dignos de confianza. Después de todo, están ostensiblemente allí para protegernos y representarnos. Esta podría ser una de las razones por las que, en tiempos de guerra, la mayoría de los estadounidenses se reúnen en torno al Comandante en Jefe.

A pesar de su escasa confianza en los medios de comunicación, los lectores todavía parecen estar influidos por la decisión monolítica de esa institución en lo que dice o deja de decir. ¿Alguna vez se ha dado cuenta de que sólo cuando una fuente de noticias reconocible publica una historia sobre un tema, siente que en cierto sentido se le ha dado permiso para discutir el tema con seguridad? Si, por otro lado, una historia es omitida por los medios de comunicación tradicionales, ¿se muestran reacios a discutirla por temor a ser rechazados? Y si esa historia también es ignorada por los medios de comunicación alternativos, ¿se muestran aún más reacios a compartirla, excepto con conocidos de ideas afines?

Veo pruebas de primera mano de ese fenómeno cuando participo en protestas callejeras en Colorado. Cuando el tema del 11 de septiembre surge por parte de algunos de los visitantes a nuestro stand de la Feria Popular, por ejemplo, no es una sorpresa escucharlos exclamar: «¡Oh, sí, vi algo sobre eso en la televisión!». Hacen referencia a alguno de los varios programas emitidos en los últimos años en el Canal 12 de la Televisión Pública de Colorado (CPT12) – quizás 9/11: Blueprint for Truth o 9/11: Explosive Evidence – Experts Speak Out. Mi punto de vista: El tema se puede discutir gracias a la valiente decisión de la emisora de tratar el muy popular tema del 11 de septiembre.

El término «tercera vía» es una metáfora que se refiere al tercer raíl de alta tensión en algunos sistemas ferroviarios eléctricos. Por lo tanto, las cuestiones políticas de la tercera vía son aquellas que se consideran «con una fuerte carga» e «intocables», prometiendo que cualquier responsable público o medio de comunicación que se atreva a abordar seriamente estos temas sufrirá. Esta es una lección que la valiente ex congresista estadounidense Cynthia McKinney (D-GA) aprendió por las malas cuando cuestionó la narrativa oficial del 11 de septiembre en el Congreso. En teoría, un grupo de políticos podría, no obstante, escapar a la «electrocución» si trabajasen juntos, especialmente si quisieran recibir un tratamiento mínimamente serio por parte de la prensa.

Volviendo y concluyendo a nuestra reflexión sobre los resultados de la encuesta Gallup, la confianza en los medios de comunicación está disminuyendo constantemente, pero un tercio de los estadounidenses sigue manteniendo a los medios de comunicación tradicionales en alta estima, a pesar del doloroso deterioro obvio de los estándares del periodismo en las últimas décadas. Se aferran a la noción tradicional de que los medios de comunicación están manteniendo siempre sus ojos vigilantes, y dirigiendo sus preguntas siempre escépticas a todas las ramas y capas del gobierno para mantener el control sobre nuestros responsables políticos. Tales mitos sagrados y creencias superadas presentan una inercia enorme, como hemos visto con el urbanita en la fiesta de inauguración de la casa mi amiga. Sufren una muerte prolongada, como descubrimos en la Parte 8 sobre investigación del cerebro. Pero al menos acaban muriendo, como confirman las encuestas de Gallup, a veces cuando la gente cambia su punto de vista para adaptarse a los nuevos hechos, y otras veces, desafortunadamente, por la muerte de miembros de la actual generación de más edad. Las personas más jóvenes no están tan calcificadas en su visión del mundo, por lo que el cambio puede ocurrir a menudo cuando ocupan su lugar como adultos en la sociedad, hecho que también se refleja en estas encuestas.

Lo anterior demuestra que si los medios de comunicación sacaran a relucir los chanchullos del gobierno, se pusieran del lado de la verdad, recobrarían así la admiración que se ganaron a mediados de los años setenta, de modo que el público volvería a confiar en las investigaciones realizadas por periodistas respetados en prestigiosas publicaciones. El público incluso confiaría en las noticias que realmente desafían los pronunciamientos presidenciales, si cualquier periodista de investigación fuera lo suficientemente audaz como para escribirlas.

Algunos de nosotros recordamos los días en que a los periodistas detectives alguna vez sus jefes les permitieron buscar, encontrar y compartir la verdad, sin importar los inconvenientes. Llevaban el manto de esta terrible y maravillosa responsabilidad con orgullo. ¿Qué ha pasado con esos estimados miembros del cuarto estado?

Notas:

1 See “ASNE Statement of Principles,” http://asne.org/content.asp?pl=24&sl=171&contentid=171.

Also see Elizabeth Woodworth, “Ethical Reflections on the 9/11 Controversy: The Responsibility of the Media to Tell the Truth,” https://www.globalresearch.ca/ethical-reflections-on-the-9-11-controversy-the-responsibility-of-the-media-to-to-tell-the-truth/21156.

2 Nick Davies, Flat Earth News: An award-winning reporter exposes falsehood, distortion and propaganda in the global media (Vintage, 2009), 32.

3 Edward S. Herman, The Myth of the Liberal Media: An Edward S. Herman Reader (Peter Lang Inc., International Academic Publishers, November 1999).

Also, see the documentary “The Myth of the Liberal Media: The Propaganda Model of News.” For a summary of the points made in this documentary, see http://hope.journ.wwu.edu/tpilgrim/j190/mythlibmediavidsum.html.

4 This DVD can be found within the covers of Canadian journalist and media-critic Barrie Zwicker’s seminal book Towers of Deception: The Media Cover-up of 9/11 (New Society Publishers, 2006). Towers of Deception remains at the time of this writing the only book dedicated to analyzing the media cover-up of evidence that challenges the official 9/11 account. Find more information about this DVD at https://en.wikipedia.org/wiki/Barrie_Zwicker or at https://www.amazon.com/Towers-Deception-Media-Cover-up-11/dp/0865715734.

5 Nafeez Mosaddeq Ahmed, The War on Freedom: How and Why America Was Attacked on September 11, 2001 (Tree of Life Publications, 2002).

6 For an example, see J. R. Thorpe, “How Were Suffragettes Treated by the Media?” at https://www.bustle.com/p/how-were-suffragettes-treated-by-the-media-55319.

7 Barrie Zwicker, Towers of Deception: The Media Cover-up of 9/11(New Society Publishers, 2006), chap. 2.

8 Be aware that there are many websites, books, and DVDs that, while glitzy in their appearance and seductive in their allure, appear to be misinformation or disinformation, disseminated perhaps malevolently, perhaps innocently. The following are a few of the credible resources for your perusal and further study. The information contained in them is accessible to a wide range of readers, from the layperson to the scientifically minded:

9 The “anchoring effect” refers to the common human proclivity to rely heavily on the first piece of information offered (“the anchor”) when making a decision or judgment. There is a cognitive bias toward interpreting other information in relation to the anchor.

10 See http://www.gallup.com/poll/195542/americans-trust-mass-media-sinks-new-low.aspx.

11 For research on what makes people trust and rely on news, see https://www.americanpressinstitute.org/publications/reports/survey-research/trust-news/single-page.

12 See http://www.gallup.com/poll/195542/americans-trust-mass-media-sinks-new-low.aspx.

13 Ibid.

14 See http://www.gallup.com/poll/192665/americans-confidence-newspapers-new-low.aspx?g_source=position2&g_medium=related&g_campaign=tiles.

15 See http://www.gallup.com/poll/192581/americans-confidence-institutions-stays-low.aspx?g_source=position1&g_medium=related&g_campaign=tiles.

16 See http://www.gallup.com/poll/183605/confidence-branches-government-remains-low.aspx?g_source=position3&g_medium=related&g_campaign=tiles.

17 See http://www.gallup.com/poll/203207/trump-job-approval-weekly.aspx and http://www.gallup.com/poll/202811/trump-sets-new-low-point-inaugural-approval-rating.aspx.

18 See https://www.forbes.com/sites/brettedkins/2017/02/23/poll-finds-that-more-americans-trust-the-media-than-donald-trump/#1cf5af01105d.

—————————————–

 

Nube de rutenio sobre Europa: ¿qué es lo que ha pasado realmente?

sortirdunucleaire.org

A finales de septiembre de 2017, las autoridades de vigilancia de la radiactividad atmosférica de varios países europeos detectaron la presencia de rutenio-106 a niveles significativos. Para conocer aproximadamente el origen de esta nube radiactiva, tuvimos que esperar casi 2 meses…

¿Qué es el rutenio-106?

El rutenio es un metal bastante raro que se encuentra en los subproductos de la minería del platino; naturalmente, se sospecha que ataca la piel humana y causa cáncer.

Su variante isotópica detectada en el aire europeo, Rutenio-106, es un radioisótopo sintético (ausente en la naturaleza). Es un producto de fisión de la industria nuclear, que se encuentra en la cadena de descomposición del uranio. Se libera en forma de molécula volátil, el tetróxido de rutenio: RuO4, durante el tratamiento del combustible nuclear gastado, especialmente en las operaciones de calcinación de los residuos nucleares necesarios para la vitrificación. También está presente en los vertidos radiactivos (autorizados…) de la planta de reprocesamiento de La Hague, pero también en las precipitaciones atmosféricas de las explosiones nucleares. Las placas finas de este metal radioactivo también se utilizan en braquiterapia para el tratamiento de tumores oculares.

El rutenio-106 tiene un período radioactivo (el tiempo que tarda en perder la mitad de su radiactividad) de 373 días. Es un emisor de rayos beta que puede causar cáncer después de la ingestión. Cuando se desintegra, se convierte en paladio 106, que es radiactivo.

¿De dónde viene esta contaminación radioactiva?

Las redes de vigilancia de la radiactividad señalaron una cantidad significativa en Alemania (sobre el ruido de fondo), Suiza, Italia, Austria y Francia a través de las estaciones IRSN de Niza y Seyne-sur-Mer.

Los primeros comentarios de las autoridades fueron que las cantidades medidas en Francia «no tenían absolutamente ninguna consecuencia para la salud», o incluso eran insignificantes. Sin embargo, inicialmente no pudieron explicar el origen exacto de esta sustancia. La ausencia de otros productos de fisión, como el cesio-137 o el yodo-131, impide esta contaminación por accidente en un reactor en funcionamiento. También se excluyó la hipótesis de un satélite que funcionaba con un generador térmico nuclear que contenía rutenio-106.

Las sospechas más probable, por lo tanto, se orientaron hacia una instalación de la cadena de combustible nuclear o un lugar de producción de isótopos para la medicina o la industria.

Los análisis más detallados de los estudios meteorológicos y de los datos de las estaciones de control proporcionaron, en última instancia, una idea de la zona geográfica a partir de la cual se originó la nube radiactiva. Una zona que, según una nota del Instituto de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear (IRSN) del 6 de octubre, estaría situada al sur de la cordillera de los Urales.

A partir de estos datos, todo indicaba que la contaminación provenía de Rusia o de un país cercano (Kazajstán, Ucrania). Sin embargo, las autoridades de la región de Cheliábinsk y el especialista en energía Rosatom negaron el origen ruso en su conjunto, alegando que se trataba de información falsa destinada a desestabilizar el Kremlin y obtener información sobre las fábricas de esa región. A mediados de octubre, Rosatom declaró: «En las muestras recogidas del 25 de septiembre al 7 de octubre, incluso en los Urales meridionales, no se encontró ningún rutenio-106 excepto en San Petersburgo».

Inicialmente, este accidente fue más o menos ocultado por la esfera mediática. El 9 de noviembre, sin embargo, el IRSN publicó una segunda nota señalando con mayor precisión la probabilidad del origen ruso de la contaminación, ya que la fuente de la emisión se encuentra entre los Urales y el Volga. Dependiendo de las simulaciones realizadas, el margen puede representar entre 100 y 300 terabecquerels! El laboratorio francés independiente de CRIIRAD, que había solicitado la identificación de la fuente de emisión, recuerda que la cantidad de radiactividad potencialmente emitida mencionada por el IRSN es considerable y representa cerca de 375.000 veces las emisiones anuales autorizadas para una central nuclear francesa como la de Cruas. Si se conoce esta cantidad, deberían haberse tomado medidas al principio de la emisión. ACRO, otro laboratorio independiente, recomienda clasificar este accidente en el nivel 5 de la escala INES (que tiene 7).

Las sospechas se dirigen hacia Rusia y más particularmente a Mayak

Sin embargo, el 20 de noviembre de 2017, contrariamente a las declaraciones de Rosatom, la agencia meteorológica rusa Rosguidromet terminó difundiendo una información sobre una contaminación «extremadamente alta» en la región de los Urales del Sur. Un documento distribuido por esta agencia indica que la radiactividad en la estación de Argayash fue 986 veces superior a la del mes anterior.

Incluso si, como señala el CRIIRAD, los datos publicados por la agencia meteorológica rusa plantean interrogantes, presentando niveles que en última instancia se acercarían a los detectados en Rumanía o incluso en Italia, parece poco probable que una institución oficial rusa pueda calificar la contaminación de extremadamente alta sin razones válidas.

En consecuencia, podría aclararse el origen de la contaminación. De hecho, la mayor radioactividad registrada por la Agencia Meteorológica se encuentra en sensores instalados a unos treinta kilómetros del complejo nuclear de… Mayak.

Un nombre tristemente célebre por haber sido ya escenario de uno de los accidentes nucleares más graves de la historia en 1957, un suceso con consecuencias desastrosas para los habitantes de esta región de los Urales meridionales, y mantenido en secreto durante décadas por la administración soviética.

Esquema de un horno para la vitrificación de residuos en el complejo nuclear de Mayak – a la derecha hay un elemento «captador del RuO4».

Greenpeace Rusia acaba de solicitar a Rosatom una investigación exhaustiva sobre este accidente, que por lo tanto parece muy probable que esté relacionado con el complejo nuclear de Mayak. Sin embargo, las autoridades rusas deben reconocerlo…

Por su parte, la activista rusa Nadezhda Kutepova, con su conocimiento del complejo Mayak, destaca la posibilidad de un accidente en una planta de reprocesamiento de combustible nuclear o en una instalación relacionada con la vitrificación de residuos radiactivos (véase su comunicado de prensa más abajo).

Consecuencias para la salud

El rutenio-106 tendería a adherirse a los huesos después de la ingestión, lo que podría desencadenar cánceres a través de su radiación beta ionizante.

Parece razonable decir que este accidente no tendrá ningún impacto importante en la salud de los franceses. El período radiactivo de este elemento (más de un año) ciertamente sugiere la posibilidad de contaminación sostenible del suelo, pero las posibilidades de absorberlo son bastante reducidas en comparación con las de las poblaciones que viven en las inmediaciones del accidente.

La situación es mucho más preocupante para todas las personas que viven en torno a la instalación accidentada, donde las dosis recibidas por los habitantes podrían haber superado varias decenas de milisieverts en unos pocos días (recuerde que el umbral legal anual es de 1 mSv por año de exposición en Francia). Para evitar la contaminación, deberían haberse adoptado medidas de contención y eliminación.

Un sitio de información local informó que un cierto temor se había desatado en esta área y aconsejó invitar a la gente a lavarse la cara con alcohol (¿Es efectivo?). El rutenio 106 también podría acabar en la cadena alimenticia, ya sea a través de huertas, cultivos o setas consumidas en esta región.

Ante el lento reconocimiento por parte de las autoridades locales de este accidente, la relativa inacción de la comunidad internacional sobre este tema (OMS, OIEA) y la toxicidad cancerígena de este isótopo, es evidente que este accidente tendrá consecuencias desastrosas para la salud de la población de esta región de los Urales, que ya ha sido dañada en numerosas ocasiones por la más abyecta irresponsabilidad de la industria nuclear.

Comunicado de prensa de Nadezda Kutepova

Me llamo Nadezda Kutepova. Soy un refugiado político en Francia desde julio de 2015.

Durante dieciséis años (1999-2015), como abogado y director de la ONG «Planeta de la Esperanza», defendí a las personas infectadas por las fábricas Mayak que vivían en la ciudad cerrada de Ozersk en la región de Cheliabinsk. Por eso mi ONG ha sido reconocida como «agente extranjero» y acusada de espionaje. Así que me obligaron a salir de Rusia para evitar la cárcel.

Nací y crecí en el pueblo cerrado de Ozersk, mientras que mi abuela y mi padre trabajaban en Mayak.

Sigo todas las noticias de Ozersk y Mayak porque me gustaría volver y seguir trabajando en esta región tan pronto como esté segura de que conseguiré garantías sobre mi seguridad.

He seguido de cerca la evolución de los datos sobre contaminación por rutenio 106 desde que el Ministerio alemán de Seguridad Nuclear publicó su primer comunicado de prensa.

Mayak es uno de los puntos del planeta con mayor contaminación radioactiva. También se conoce como Asociación de Producción de Mayak (en ruso: Маяк производственное объединение, donde Маяк significa «faro»). Estos son los nombres con que se conoce un complejo con equipamientos nucleares entre las ciudades de Kaslo y Kyshtym, en la provincia de Cheliabinsk, Rusia

Resumen cronológico

4 de octubre: IRSN, el Instituto Francés de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear, informa de la detección de rutenio 106 en Europa oriental y sudoriental.

El 5 de octubre de 2017, la asociación francesa CRIIRAD publicó información sobre la existencia de contaminación por rutenio 106.

El 8 de octubre de 2017, el Ministerio de Seguridad Nuclear de Alemania anunció que se había encontrado contaminación con rutenio-106 en toda Europa y que se pensaba que la fuente estaba situada en el sur de los Urales.

El 9 de octubre de 2017, el IRSN (Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear) informó que también encontró contaminación por rutenio en Francia.

El 11 de octubre de 2017, Rosatom y la Autoridad Regional de Cheliábinsk (donde se encuentra el emplazamiento de Mayak) anunciaron que están vigilando la situación de las instalaciones nucleares y que no ha habido incidentes ni accidentes. www.kommersant.ru/doc/3435048

El Ministro de Seguridad Pública de la región de Chelyabinsk declaró que creía que esta información sobre la contaminación podría ser el resultado de una confusión, debido al aniversario del accidente de Mayak del 29 de septiembre de 1957. Asume que se trata de un truco político iniciado por alguien que espera recibir datos secretos sobre la planta.

El 16 de octubre de 2017, concedí una entrevista para el periódico «Kommersant» durante la cual informé que Mayak había probado un nuevo equipo los días 25 y 26 de septiembre de 2017 en la planta de reprocesamiento de combustible nuclear irradiado y que podría haber ocurrido algo anormal.

https://www.kommersant.ru/doc/3440903

El director de Mayak se negó a comentar esto al periodista. El portavoz de Mayak dijo: «Aquí no hay rutenio. Porque las cosas siempre van bien aquí en Rusia».

18 octubre: https://ura.news/news/1052308988

El director de Mayak, el Sr. Pokhlebaev, de repente dio una entrevista para otra agencia de noticias en la región, donde anunció que cree que la fuente de contaminación con rutenio está fuera de Mayak. Dijo:

«No hay peligro para la población alrededor de Mayak. La información de un aumento de una emisión (contaminación) de rutenio en Mayak no es exacta. El reprocesamiento de los residuos nucleares continúa normalmente, bajo el régimen habitual. Las emisiones de todos los radionucleidos de las plantas de Mayak se sitúan por debajo de los límites fijados por Rostehnadzor, lo que se ve confirmado por los resultados de las medidas de control medioambiental aplicadas en toda la zona circundante a Mayak (ciudades y pueblos). La emisión de todos los radionucleidos durante 2017, incluidos los últimos días, es inferior al 3 por ciento de los límites establecidos. Los valores de las sustancias radiactivas (incluido el rutenio 106) se sitúan en un nivel medio plurianual. Para el período observado tampoco hubo aumento de la radiactividad, ya sea por deposición en la superficie”.

19 octubre https://www.kommersant.ru/doc/3442811

La autoridad de la región de Chelyabinsk cambia su postura y anuncia que «el 25 de septiembre se han encontrado trazas de rutenio 106 en la región, 200 veces más bajas que los límites autorizados». Se desconoce el origen de este rutenio. La autoridad explica que la presencia de este isótopo no ha sido detectada previamente porque es muy difícil de identificar porque emite radiación beta, cuya detección requiere equipos especiales. Sin embargo, afirma que existe tal equipo en la región.

Los especialistas de la Rosgydromet de Chelyabinsk (Departamento del Estado que realiza las mediciones de la contaminación) realizan normalmente mediciones semanales o mensuales. Para ello, envían los resultados de medición a Ekaterimburgo, donde otros especialistas los descifran e identifican si hay o no un exceso de emisiones. La Autoridad de Chelyabinsk convocó al consejo de especialistas nucleares el 2 de noviembre de 2017.

20 de octubre http://uralpress.ru/… /ozerskiy-mayak-ne-vinovat-v-poyavleni… El vicegobernador Klimov de la región de Chelyabinsk dijo:

1. Mayak no es la fuente de contaminación por rutenio. Porque durante el reprocesamiento, el rutenio no puede aislarse de otros radionucleidos.

2. A partir del 20 de octubre, no ha habido rutenio en la región de Chelyabinsk.

3. Pero el 25 de septiembre, fue encontrado por Rogydromet. Era 20.000 veces menos que la dosis anual para el público. Era rutenio «en tránsito», no de origen local. Ha estado aquí a miles de kilómetros del área, pero no sabemos dónde. ¿De dónde puede venir estas emisiones de rutenio en Mayak?

Desde la planta de reprocesamiento 235 o RT 1, donde se encuentra la planta de vitrificación de residuos nucleares de muy alta actividad. El horno de vitrificación forma parte de la planta de reprocesamiento N 235 del combustible irradiado N 235 en Mayak.

El nuevo horno vitrificador, modelo 500/5, entró en funcionamiento el 27 de diciembre de 2016. Ya hubo problemas durante la construcción y las pruebas. Según el programa oficial, el horno debería haber empezado a funcionar en septiembre de 2015.

Hay un artículo en el que personas anónimas explicaron que Mayak pagó para que una empresa construyera el horno, pero que no dio cuenta de nada de lo que había hecho y quebró.

http://www.atomic-energy.ru/SMI/2016/10/28/69941

Mayak buscó urgentemente otra empresa porque se produjo un aumento de los desechos de alta actividad no vidriados. Durante las pruebas, se realizó la vitrificación de los residuos de baja actividad y hubo varios problemas que pudieron resolverse rápidamente, sin accidentes significativos. El nuevo horno vitrificador, modelo 500/5, entró en funcionamiento el 27 de diciembre de 2016.

http://mirtesen.sputnik.ru/… /Novaya-elektropech-PO-%C2%ABMa…

Mi idea es qué horno fue construido con muchos problemas que se traducen en el aprovechamiento y creo que esta es la causa de la fuga de rutenio 106 en septiembre de 2017.

Según el experto francés en protección radiológica Jean-Claude Zerbib, la posibilidad de que esta contaminación pueda proceder de la planta de vitrificación de residuos se explica a continuación:

1. En mayo y octubre de 2001, la asociación «ACRO» descubrió contaminación del suelo por rutenio 106 alrededor de las plantas de La Hague. Los incidentes durante las operaciones de vitrificación dieron lugar a una fuga hacia el exterior. En este caso, todas las operaciones de lavado y filtración que utilizan filtros «Very High Efficiency» (filtros de eficacia 99,9%) están en cortocircuito.

2. La química del rutenio es compleja. Dado que las soluciones a vitrificar se calientan a 650°C durante la calcinación, el rutenio puede estar en forma volátil (RuO4), una forma inestable que, en contacto con el oxígeno del aire, devolverá los aerosoles RuO2. Desde la fase gaseosa hasta una nube de aerosoles finos, el rutenio 106 puede depositarse en el suelo después de haber sido transportado más o menos lejos, dependiendo de la altura a la que se haya producido la transformación en RuO2. Esta situación también puede darse durante las operaciones de reprocesamiento, pero en este caso todos los radionucleidos gaseosos (friptón 85 en particular) o los radionucleidos volátiles (yodo radiactivo) habrían acompañado a la pareja de «rutenio y rodio 106».

3. Dado que el gas está caliente, podrá elevarse bastante alto, de modo que los finos aerosoles formados en altura pueden ser transportados lejos del punto de descarga.

4. Los rusos han estado utilizando la tecnología de vitrificación desde 1987 y ya han procesado más de 4.000 toneladas de residuos vitrificados.

5. Durante las campañas de reprocesamiento en La Haya, con un promedio de 1.000 toneladas de combustible, el orden de magnitud de la actividad anual total en Ru 106 se aproxima a 40.000 TBq, o alrededor de 40 TBq/t.

6. IRSN estima que se liberan en origen 300 o 400 TBq, es decir, la cantidad contenida en unas diez toneladas de combustible reprocesado (aproximadamente 20 elementos combustibles)… Esta cantidad es compatible con una operación de vitrificación.

Sin embargo, estas son sólo hipótesis que pueden ser superadas tomando medidas en torno a las instalaciones de Mayak, que causaron el desastre del 29 de septiembre de 1956, cuando se proyectaron soluciones de productos de fisión en las proximidades (explosión e ignición debidas probablemente al hidrógeno producido por radiolisis de las soluciones). Las ciudades y aldeas afectadas fueron eliminadas físicamente de los mapas soviéticos. Un desastre reconstruido por el análisis científico-policial realizado por Jaures Medvedev.

Preguntas de carácter general.

¿Podríamos revisar los testimonios locales? No, porque la gente tiene miedo después de la historia de intimidación y la ONG El Planeta de la Esperanza. Esto sigue siendo así en las regiones: la policía vigila todas las actividades de los activistas.

¿Existe una supervisión y control independientes? No, Mayak se controla a sí mismo.

La historia de los accidentes en Mayak

1949-1952: Vertido de residuos nucleares en el río Techa. Esta información se mantiene oculta durante 40 años.

9 de septiembre de 1957: Explosión Nuclear – Información secreta durante 32 años.

2005: Derrame de 60.000 residuos nucleares en el río Techa. Información oculta e investigación abierta por el Procurador General de Rusia.

2007: Accidente en la planta de reprocesamiento de residuos nucleares (combustible gastado) con contaminación del territorio de Mayak. Accidente oculto por el gerente de planta. La información es divulgada a través de nuestra alerta.

¿Qué debemos hacer al respecto?

Es necesario crear un grupo internacional para investigar el emplazamiento de Mayak, quizás en el marco del Parlamento Europeo, con la participación de personas y expertos independientes de los Estados afectados. Nadezda Kutepova.


Noticias aparecidas en diferentes medios de comunicación:

http://es.euronews.com/2017/11/21/la-nube-radiactiva-de-rutenio-106-en-europa-que-vino-de-rusia-explicada

La misteriosa nube radioactiva de origen desconocido que cubrió Europa durante más de 15 días

Detectada en Europa una nube radioactiva procedente de un accidente nuclear en Rusia o Kazajistán

Sospechan que la nube radioactiva que inunda Europa procede de un accidente nuclear en los montes Urales

—————————————-

En Europa las leyes contra la incitación al odio se están utilizando para reprimir las críticas y los puntos de vista de la Izquierda

Por Glenn Greenwald, 29 de agosto de 2017

The Intercept

Los atentados terroristas, y las emociones que estos provocan, casi siempre fomentan llamamientos para que se recorten los derechos jurídicos fundamentales en nombre de la prevención de futuros ataques. La fórmula es ya rutinaria: las víctimas de una brutal violencia se presentan como prueba de que debe haber restricciones en la defensa de cualquier ideología que impulse a cometer dichas acciones violentas.

En 2006, después de una serie de ataques perpetrados por los musulmanes, el republicano Newt Gingrich pidió «un debate serio sobre la Primera Enmienda» para que «los que luchan sin atenerse a las leyes, los que usan armas de destrucción masiva y los que atacan a civiles estén, de hecho, sujetos a reglas totalmente diferentes«.

Sobre los radicales islámicos, el ex presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos argumentó que no creen en la Constitución ni en la libertad de expresión, y que Estados Unidos debería «usar toda la tecnología disponible para impedir su capacidad de usar Internet, su capacidad de usar la libertad de expresión y perseguir a las personas que quieren matarnos impidiendo que recluten a más seguidores». En un artículo que defiende sus comentarios, Gingrich argumentó que «la libertad de expresión no debe ser una opción aceptable para las personas que planean matar a otras que tienen unos derechos inalienables«, añadiendo que «lo cierto es que no todo discurso está permitido por la Constitución«.

La violencia nacionalista blanca en Charlottesville ha desembocado en argumentos similares. Si bien los datos de las encuestas y evidencias circunstanciales han mostrado desde hace mucho tiempo una pérdida de credibilidad en la libertad de expresión entre los estadounidenses más jóvenes, incluyendo a aquellos que se identifican como liberales o izquierdistas, Charlottesville ha provocado un debate a escala nacional sobre los beneficios de mantener el derecho a expresar «discursos de odio», sea cual fuere su definición.

Un excelente artículo de Julia Carrie Wong en de The Guardian, publicado el pasado lunes, examina las implicaciones del creciente interés de los liberales y de la izquierda para que se restrinja el «discurso de odio», ya sea por parte del Estado que ejerce el poder de aprobar leyes contra el «discurso de odio» o las plataformas tecnológicas para que prohíben el uso de las mismas para difundir lo que ellos consideran «ideas de odio». Como Wong señala correctamente,»Muchos estadounidenses están cada vez más a favor de las limitaciones al estilo europeo en el discurso del odio«. Numerosos artículos de opinión y blogs han hecho un llamamiento explícito a favor de tales restricciones. En consecuencia, vale la pena examinar cómo funcionan en la práctica esas «limitaciones de estilo europeo» y contra quiénes se aplican.

Muchos estadounidenses desean que las restricciones europeas a los discursos de incitación al odio sean asumidas por esas leyes y se utilicen para prohibir y castigar la expresión de ideas de intolerancia: racismo, homofobia, islamofobia, misoginia. A menudo, tales leyes se utilizan de esa manera. Hay numerosos casos en Europa occidental y Canadá de extremistas de extrema derecha arrestados, multados o incluso encarcelados por manifestar públicamente este tipo de intolerancia.

Sin embargo, en esos países se utilizan las restricciones en la difusión del discurso de odio para suprimir, prohibir y castigar algo más que la intolerancia de extrema derecha. Esas leyes se han utilizado con frecuencia para restringir y condenar una amplia gama de opiniones políticas que muchos defensores de este tipo de censura, incluso siendo de izquierdas, nunca pensarían que fueran consideradas «odiosas», e incluso contra opiniones que muchos de ellos probablemente comparten.

Francia es probablemente el caso más extremo de aprobación de leyes en contra de la incitación al odio en las que se abusa de esta manera. En 2015, el Tribunal Supremo de Francia confirmó la condena a 12 activistas pro palestinos por violar las restricciones contra las expresiones de odio. ¿Su crimen? Llevar camisetas que abogaban por un boicot a Israel – «Viva Palestina, boicot a Israel«, se podía leer en las camisetas – que, según sentenció el tribunal, violaba la ley francesa que «prescribe encarcelamiento o una multa de hasta 50.000 dólares para aquellos que provocan discriminación, odio o violencia hacia una persona o grupo de personas por su origen, pertenencia o no pertenencia a un grupo étnico, una nación, una raza o un grupo de personas por motivos de su origen, su pertenencia o su no pertenencia a un grupo étnico, una nación o una religión.«

Como ya dijimos en su momento, el uso por Francia de las leyes de incitación al odio para prohibir el activismo contra la política israelí -basándose en que constituye «antisemitismo» y odio contra las personas por su origen nacional- forma parte de una tendencia mundial. En mayo del año pasado, el entonces gobierno conservador de Canadá amenazó con utilizar las rigurosas leyes de incitación al odio de la nación para procesar a los defensores del boicot de Israel sobre la base de que tal activismo es «la nueva cara del antisemitismo» Como informó Haaretz acerca de los procesamientos franceses:»Activistas pro-israelíes en la vecina Bélgica están presionando por una ley similar a la de Lellouche, esperando que también pueda hacer mella en las actividades de BDS en ese país«. Otros activistas franceses han sido condenados por «incitar al odio racial» por colocar pegatinas de boicot a las verduras importadas de Israel.

No cabe duda de que si tal facultad de prohibir el «discurso de odio» estuviera en manos de responsables o tribunales estadounidenses, ocurriría lo mismo. Es un consenso bipartidista prácticamente incuestionable que abogar por un boicot a Israel constituye odio y antisemitismo. En su discurso de AIPAC en 2016, Hillary Clinton citó el movimiento de boicot como evidencia de que «el antisemitismo está aumentando en todo el mundo«. Un grupo de legisladores estadounidenses está actualmente promoviendo una legislación para que sea ilegal que las empresas participen en cualquier boicot internacional a Israel, un proyecto de ley que la Unión Americana de Libertades Civiles dice que puede ser utilizado para criminalizar la defensa de los boicots.

Los estudiantes pro-israelíes afirman a menudo que abogar por un boicot a Israel equivale a hostigamiento y antisemitismo. Sin embargo, se aplica una mayor censura en los campus universitarios de los Estados Unidos contra los grupos pro palestinos.

¿Alguien duda de que en la lista de «discursos de odio» para muchos responsables, jueces y funcionarios estadounidenses habría grupos como Black Lives Matter y antifascistas, grupos de extrema izquierda que luchan contra los supremacistas blancos? Más allá de lo que muchos dirigentes hablan del odio de estos grupos hacia los policías, también «señalan que esos grupos también acusan a Israel de llevar a cabo un genocidio contra los palestinos«.

En el Reino Unido, el «discurso de odio» ha llegado a incluir a cualquiera que exprese una crítica vehemente contra los soldados británicos que luchan en la guerra. En 2012, un adolescente musulmán británico, Azhar Ahmed, fue arrestado por cometer un «delito de orden público agravado por motivos raciales«. Después de que soldados británicos muriesen en Afganistán, citó en su página de Facebook a los innumerables afganos inocentes asesinados por soldados británicos y escribió:»¡Todos los soldados deben morir e ir al INFIERNO!THE LOWLIFE F*****N SCUM! y desearles el infierno porque allí es donde deben ir

El portavoz de la policía que justificó el arresto del adolescente dijo:»No lo ha hecho muy bien y por eso se ha metido en problemas«, por lo que aquellos de ustedes que ansían las leyes europeas contra la incitación al odio quieren dar facultades a la policía -y luego a los jueces- para decidir cuándo algo es lo suficientemente inapropiado y ofensivo como para justificar el arresto. Ahmed evitó la pena de cárcel, y en última instancia recibió «unicamente una multa» y prestar servicios a la comunidad, pero sólo «porque rápidamente eliminó su comentario y trató de disculparse con los ofendidos«.


Al escribir sobre el caso de Ahmed en The Independent, el periodista Jerome Taylor documentó cómo las leyes contra la «incitación al odio» en el Reino Unido se han extendido rápidamente para incluir cualquier opinión que se considere molesta:

«En los últimos años hemos comenzado a criminalizar cada vez más la crítica, un precedente que debería ser profundamente preocupante para cualquiera que se preocupe por la importancia de la libertad de expresión«.»

En The Guardian, Richard Seymour fue más allá y dijo que «Ahmed es la última víctima de un esfuerzo coordinado para redefinir el racismo como’ cualquier cosa que pueda ofender a los blancos‘.»

Así es como se usan las leyes de incitación al odio en prácticamente todos los países en los que existen: no sólo para castigar la intolerancia de la extrema derecha que muchos defensores creen que será una forma de reprimirla, sino también una amplia gama de puntos de vista que muchos de la izquierda consideran que deberían ser permisibles, incluso directamente aceptados. Por supuesto, eso es cierto: en última instancia, lo que constituya «discurso de odio» será decidido por las mayorías, lo que significa que las opiniones minoritarias serán las más vulnerables a la represión.

En 2010, un ateo militante fue sentenciado a seis meses de prisión condicional por dejar a un piloto no cristiano y otro no islámico en una sala religiosa del aeropuerto de Liverpool; según la BBC, «los jurados lo declararon culpable acusando de hostigamiento religioso intencional agravado» En Singapur, «las leyes de incitación al odio» se utilizan habitualmente para castigar a los activistas de derechos humanos que critican el cristianismo, o a los musulmanes que han defendido o promovido a los musulmanes. En Turquía, son frecuentes los casos de ciudadanos que han sido enjuiciados con arreglo a las leyes de incitación al odio por criticar a los responsables del gobierno o al ejército. Los imanes radicales son enjuiciados en Europa si son demasiado enérgicos en su apoyo a la sharia o en su defensa de la violencia contra la agresión occidental.

En Francia, un activista de izquierdas fue condenado y multado por insultar al ex presidente francés Nicolas Sarkozy sosteniendo un cartel que decía «Desaparece, idiota». Irónicamente, esas fueron las mismas palabras que el propio Sarkozy pronunció cuando un ciudadano se negó a estrechar su mano en una feria pública (el Tribunal Europeo de Derechos Humanos anuló finalmente la condena). En 2013, como Salon’s Nico Lang señala, «los jueces multaron a Laure Pora, ex-jefa de la sección de París de ACT UP, por usar el término homófobo durante una manifestación de 2013 contra el grupo pro-vida Fundación Lejeune y La Manif Pour Tous«.

Un informe de 2015 de Freedom House informaba que «la libertad de Internet en todo el mundo ha disminuido por quinto año consecutivo, con más gobiernos censurando información de interés público«. Específicamente,»las autoridades estatales también han encarcelado a más usuarios por sus comentarios online» El informe indica que las protecciones de la libertad de expresión están disminuyendo en aproximadamente la mitad en los países en los que se realizó la encuesta. Las descensos más significativos se produjeron en Libia, Ucrania y Francia. En este país debido principalmente a las políticas controvertidas adoptadas tras el ataque terrorista de Charlie Hebdo, como las restricciones a los contenidos que podrían considerarse como «disculpas por el terrorismo», «el enjuiciamiento de los usuarios y un aumento significativo de la vigilancia».

A principios de esta semana, el gobierno alemán ordenó el cierre de un influyente sitio web de izquierdas porque «provocó» disturbios en la cumbre del G-20 en Hamburgo y se utilizó para incitar a la violencia. Al calificar el sitio como la «plataforma más influyente para los extremistas de izquierdas más violentos de Alemania«, los responsables políticos dijeron que «el sitio web se había referido a los agentes de policía como’ cerdos’ y’ asesinos’, y habían dado instrucciones para la fabricación de cócteles molotov«.


La clausura de este sitio de izquierdas forma parte de una larga tradición en Alemania, donde cualquier idea que se considere una amenaza para el orden dominante puede ser prohibida. En la década de 1950, un tribunal europeo confirmó la orden del gobierno alemán de disolver y prohibir al Partido Comunista y confiscar todos sus activos, alegando que se oponía a los principios en los que se basaba el gobierno alemán.

Incluso si las leyes de «incitación al odio» fueran aplicadas milagrosamente por las autoridades exactamente como lo desearían los defensores – por medio de las cuales sólo las ideas que uno odia serían silenciadas y castigadas mientras que las ideas que uno quiere podrían aflorar – todavía habría muy buenas razones para oponerse a tales leyes. Escribí extensamente sobre esas razones hace varios años en The Guardian y otra vez la semana pasada, y el director legal de ACLU David Cole escribió esta semana en el New York Review of Books acerca de por qué la ACLU defiende todos los discursos, incluso los más odiosos.

En particular, la suposición de que la censura debilitará a los grupos que fomentan el odio y los hará desaparecer es completamente contraproducente. Nada fortalece más a los grupos de odio que ser censurados, ya que los convierte en mártires de la libertad de expresión, alimenta su sentido del dolor y los obliga a buscar medios de activismo más destructivos.

Cuando yo representaba los derechos de libertad de expresión de grupos como abogado, no había otra cosa que les gustase más que se hiciese referencia a los intentos de censura, porque sabían que nada fortalecería más eficazmente su causa. Por el contrario, como lo ha demostrado la secuela de Charlottesville, dejando expresarse a estos grupos es como se expone su verdadera, y que por tanto los debilita.

Irónicamente, aquellos que abogan a favor de que los neonazis y otros grupos que fomentan el odio sean censurados por la fuerza están haciendo más para darles cancha que cualquier otra cosa. Como escribió Cole:

«Cuando los supremacistas blancos convocaron un mitin la semana siguiente en Boston, sólo reunieron a un puñado de seguidores. Fueron ampliamente superados en número por decenas de miles de contra-protestantes que marcharon pacíficamente por las calles para condenar la supremacía blanca, el racismo y el odio. Boston demostró una vez más que la respuesta más poderosa al discurso que odiamos no es la censura, sino más discurso «.

Pero lo más importante es que la aplicación ideal de la censura, que los defensores de los derechos humanos prevén, no es cómo se aplican tales leyes. Y nunca lo será. Si se faculta a las autoridades estatales para decidir qué ideas están permitidas y cuáles no, para evaluar qué ideas contienen suficiente «odio» como para justificar la prohibición, es probable que esas leyes se utilicen en última instancia para prohibir las ideas que no te gustan. Como dijo Cole,

«Es virtualmente imposible articular una norma de censura del discurso que no permita a los responsables del gobierno una discrecionalidad peligrosamente amplia e invite a la discriminación contra puntos de vista particulares«.

Como recientemente explicó Conor Friedersdorf en The Atlantic, hay mucha ironía en el corazón de estos nuevos deseos liberales a favor de la las leyes de censura del «discurso de odio»: las personas que las implementarán e interpretarán son aquellos que ostentan el poder, gente como Donald Trump, Jeff Sessions, gobernadores y legisladores republicanos y su letanía de jueces de derechas. Se necesita poca imaginación para ver cómo se aplicarían tales leyes, y contra quién. De hecho, la historia de los Estados Unidos al permitir tales restricciones es que han sido utilizadas exactamente contra los grupos que los defensores de la censura piensan que están protegiendo. Como escribió Cole:

Nuestra historia demuestra que, a menos que esté muy restringida, el poder de limitar la defensa de la violencia es una invitación a castigar al disidente político. A. Mitchell Palmer, J. Edgar Hoover y Joseph McCarthy usaron la defensa de la violencia como justificación para castigar a las personas que se asociaban con comunistas, socialistas o grupos de derechos civiles”.

De hecho, la ACLU surgió del intento del ex presidente Woodrow Wilson de criminalizar la crítica a su política de involucrar a Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial. Luego pasó décadas luchando contra los intentos de censura dirigidos contra comunistas, socialistas, grupos de derechos civiles y activistas LGBT. Cuando se otorga a la sociedad el derecho a prohibir las ideas, el odio se afianza, volviéndose más vulnerable. Los abogados defensores de las libertades civiles lograron defender a esos grupos sólo defendiendo el principio de que la censura estatal de los puntos de vista políticos es siempre inadmisible.

Pero para ver cuáles son los efectos reales de las leyes de incitación al odio, no es necesario especular, ni tampoco es necesario escarbar en la historia de Estados Unidos en el siglo XX. Basta con ver cómo se están aplicando estas leyes en Europa, y contra quién. ¿Quién podría ver eso y verlo como aceptable?

—————————————————

 

 

Un nuevo grupo de presión que dice defender a los consumidores impulsa la desregulación en Europa

Por Mat Hope, 20 de julio de 2017

DesMogBlog

Imagen de la página de inicio del sitio web de Consumer Choice Center

Ha aparecido en Europa un nuevo grupo de presión que dice representar a los consumidores, pero si miramos más detenidamente veremos que está financiado por algunos grupos familiares conocidos por sus esfuerzos para menoscabar las regulaciones en torno al cambio climático y el ambiente.

El Consumer Choice Center (CCC) [Centro de Elección de los Consumidores] se creó en marzo de 2017 y afirma que es “un movimiento liderado por las bases que quiere dar poder a los consumidores de todo el mundo”.

Sin embargo, una investigación realizada por el grupo con sede en Bruselas, Corporate Europe Observatory, sugiere que CCC trabaja como un grupo de presión para una red que impulsa la desregulación, y en estrecha colaboración con organizaciones de alto perfil, como el Instituto de Asuntos Económicos (IEA) y el multimillonario de la industria petrolera, Charles Koch.

Christopher Snowdon, responsable de economía de la IEA, ayudó en lsa tareas de divulgación en un evento realizado cerca de la sede del Parlamento Europeo en abril de 2017, según informa el Observatorio Corporativo de Europa. En dicho evento, la CCC dijo que colaboraba con el grupo liberal EPICENTER, en cuya creación participó la IEA.

EPICENTER apoya el trabajo de seis grupos defensores del libre mercado, critican las subvenciones a las energías renovables y elogian la fractura hidráulica.

Como ya reveló DeSmog anteriormente, la IEA tiene vínculos muy estrechos con una red de organizaciones que niegan el cambio climático y están a favor del Brexit. El ex Presidente de la IEA, Neil Record, ahora forma parte de la mesa directiva del grupo que niega el cambio climático, el Foro de Políticas para el Calentamiento Global.

Este grupo fue galardonado con “cero estrellas” por su falta de transparencia por el grupo de control Transparify, ya que se niega a revelar de dónde recibe sus fondos.

Un portavoz de la IEA dijo a DeSmog que “no tienen una relación formal con la CCC”.

Ambas organizaciones trabajan en áreas similares y se informan de las acciones del otro, pero no hay una afiliación oficial”.

El CCC tiene cuatro grupos de presión a tiempo completo y gastó 199.999 euros en gestión entre mayor de 2015 y abril de 2016, según lobbyfacts.eu.

Sus fondos de funcionamiento provienen del grupo estadounidense Students for Liberty (SFL), dijo su Director Gerente al Observatorio Corporativo de Europa.

Según las cuentas anuales de SFL, el grupo está financiado por Charles Koch, de las Industrias Koch, un grupo famoso por apoyar estudios que niegan el cambio climático.

SFL también recibe dinero de Atlas Network y del Cato Institute, que también están financiados por los Hermanos Koch, y forman parte de una red estadounidense que impulsa la desregulación y ayuda a difundir la negación del cambio climático.

El CCC forma parte de una “red de organizaciones financiadas por las empresas que impulsan de manera agresiva la desregulación en la UE”, dijo el Observatorio Corporativo Europeo.

En la práctica, las actividades del CCC se reducen, aparentemente, en insistir que la elección de los consumidores equivalen a menores regulaciones, aprovechando cualquier oportunidad en el debate sobre las regulaciones a nivel de la UE”.

Margarida Silva, del Observatorio Corporativo de Europa, dijo a DeSmog que esperaba que esta agenda se ampliara a las regulaciones en el ambiento de la política energética y del medio ambiente.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de las donaciones provienen de Students For Liberty, eso quiere decir que está respaldado por las Industrias Koch y el CCC dice recibir más fondos de una empresa relacionada con la energía que no ha revelado, por lo tanto es de esperar que con esta financiación partidista pongan sus intereses en una desregulación del sector energético”.

También hay que destacar que tanto el IEA como los grupos de financian los Hermanos Koch, tienen sus sedes fuera de Europa.

El IEA apoyó el Brexit, y puede seguir utilizando el CCC para continuar presionado por una mayor desregulación antes de que nuevas normas regulatorias sean aprobadas en el Reino Unido, como parte de la Ley de Derogación.

Del mismo modo, el CCC permite a los Hermanos Koch influir en la política europea, exportando su modelo de grupos de presión a ambos lados del Atlántico. DeSmog ya reveló que Industrias Koch se gastó entre 200.000 y 299.999 euros (223.634-335.449 dólares o 142.464-213.695 libras esterlinas) en los esfuerzos de los grupos de presión (lobby) en Europa en un solo año.

Es interesante destacar que el Brexit y Trump pueden haber creado un clima favorable para la desregulación, lo que ha animado a los grupo de presión a establecer una agenda a favor de las Corporaciones”, dijo Silva.

Las actividades del IEA se han concentrado ahora en Europa. Por ejemplo, han publicado el Nanny State Index y son fundadores del grupo a favor del libre mercado EPICENTER. Sin embargo, el IAE no aparece en registro de grupos de presión de la UE, Lo mismo ocurre con Students For Liberty”

Otro centro de investigación de los Estados Unidos, la Heritage Foundation, se registró como grupo de presión de la UE, pero sólo se mantuvo durante un mes. Fue eliminado debido a “incoherencia de datos”.

————————————————————–

 

 

 

Unos correos electrónicos revelan el papel de Monsanto en la retractación del estudio de Séralini

Por Claire Robinson, 20 de julio de 2016

GMWatch

seralini2

Un redactor de la revista Food and Chemical Toxicology invitó a científicos de Monsanto para que revisaran un estudio en el que se habían encontrado efectos tóxicos de los productos de Monsanto, según informa el diario francés Le Monde.

En septiembre de 2012, la revista Food and Chemical Toxicology (FCT) publicaba la investigación a largo plazo de un equipo dirigido por el biólogo francés Gilles-Eric Séralini, en la que se habían encontrado alteraciones en el hígado y toxicidad renal y hormonal en las ratas alimentadas con el maíz transgénico NK603 de Monsanto y muy pequeñas dosis del herbicida Roundup. Una observación adicional comprobó la presencia de tumores en la mayoría de las ratas del grupo de tratamiento que participaron en el ensayo.

En noviembre de 2013, el editor de la revista, A. Wallace Hayes, se retractó de la publicación del estudio, después del nombramiento de un ex científico de Monsanto, Richard E. Goodman, para que formase parte de la junta editorial y se realizase un proceso no transparente de revisión durante varios meses por personas de las que no se conoce el nombre.

¿Presionó Monsanto para que la revista Food and Chermical Toxicology (FCT) se retractase de la publicación del estudio? El periodista francés Stéphane Foucart aborda esta cuestión en un artículo publicado en Le Monde.

El artículo muestra la total subordinación de Goodman hacia Monsanto. También revela cómo Hayes jugó un doble papel en la retractación del estudio, actuando entre bastidores para alentar a los científicos de Monsanto para unirse al panel de revisión, de cuya opinión dependía la decisión de retractación.

La influencia de las Empresas Químicas en los investigadores

Foucart pudo examinar los correos electrónicos, obtenidos mediante una petición a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA) presentada por la organización de los Estados Unidos Derecho a Saber (USRTK). Foucart dice que los mensajes de correo electrónico “revelan la influencia de las Empresas Químicas en algunos investigadores”.

Foucart señala que las publicaciones científicas sólo son objeto de retractación si se comprueba fraude, plagio o un error honesto. El estudio de Séralini no muestra ninguna de estas carencias, y ha sido el primero es ser retirado porque sus conclusiones “no son concluyentes”. Los partidarios de Séralini criticaron la presencia en el Comité de Redacción de FCT, sección Biotecnológica, de Richard E. Goodman, profesor de la Universidad de Nebraska en Lincoln (Estados Unidos) y especializado en alérgenos alimentarios. Estuvo empleado en Monsanto hasta el año 2004.

Una estrecha relación con Monsanto

Los correos obtenidos por USRTK muestran “una notable cercanía” entre Goodman y su antiguo empleador. Sin embargo, como señala Foucart, la relación entre Monsanto y Goodman no se remite a aquellos tiempos: Goodman escribió un mensaje en el año 2012 según el cual “el 50% de su sueldo” en realidad se trataba de un proyecto financiado por Monsanto, Bayer, BASF, Dow, DuPont y Syngenta, que consistía en la creación de una base de datos sobre los alérgenos alimentarios.

Este hecho, señala Foucart, señala “unas relaciones, incluso de subordinación” entre Goodman y Monsanto. Foucart explica que esa relación de subordinación se manifiesta en un incidente que ocurrió en mayo de 2012, antes de la publicación del estudio de Séralini en septiembre de ese mismo año:

Después de la publicación de un artículo periodístico en el que se le cita, Goodman, que todavía no forma parte de la revista FCT, es rápidamente interpelado por un empleado de Monsanto, que le dice que su opinión debe haber sido mal interpretada por el periodista “ya que parece sugerir que no sabemos lo suficiente sobre las biotecnologías que estamos empleando”. A cambio, Goodman escribió un mensaje colectivo a todos los corresponsales de las seis empresas de Biotecnología que financian su trabajo: “Me disculpo ante ustedes y sus Empresas”, añadiendo que fue malinterpretado por el periodista.

La financiación de las investigaciones por parte de la Industria impone un control del investigador

Foucart comenta que la financiación de los trabajos científicos por parte de la Industria significa que los investigadores están sometidos a un compromiso que va más allá de la simple obtención de más conocimientos: Se impone un forma de control sobre el discurso público del investigador”. En agosto de 2012, Goodman advirtió a sus patrocinadores de que iba a ser entrevistado por la Radio Pública Nacional sobre la seguridad de los cultivos transgénicos. “¿Estaría dispuesto a una sesión de entrenamiento ante de la entrevista?”, le preguntó uno de los corresponsales. No se sabe si Goodman aceptó o no esta propuesta, ya que no quiso responder a las preguntas de Le Monde.

Un mes más tarde, en septiembre de 2012, se publicó el estudio de Gilles-Eric Séralini. Goodman no formaba parte en ese momento del Consejo de Redacción de la revista FCT. El 19 de septiembre, escribe Foucart, Goodman informó a su corresponsal en Monsanto acerca de la publicación del estudio de Séralini y que “agradeceríasi la empresa le pudiera proporcionar las críticas al estudio. “Estamos revisando el documento. Le enviaré los argumentos que estamos esgrimiendo”, le respondió el corresponsal en Monsanto. Unos días más tarde, Goodman fue nombrado Editor Asociado de la revista FCT, por decisión del toxicólogo Wallace Hayes, que por entonces era el Editor de la revista.

Este nombramiento no fue anunciado públicamente hasta febrero de 2013. Foucart observa que la incorporación de Goodman al Consejo Editorial de la revista fue en realidad una consecuencia directa e inmediata de la publicación del estudio de Séralini. El 2 de noviembre de 2012, cuando el asunto Séralini está en plena ebullición, Hayes anunció en un correo electrónico dirigido a los empleados de Monsanto que Goodman se encargaría de ahora en adelante de la sección de Biotecnología de la revista:

Mi petición, como editor, y la del profesor Goodman, es que aquellos de ustedes que son muy críticos con el estudio de Séralini y sus coautores se ofrezcan como potenciales revisores”.

Foucart comenta que Hayes estaba invitando formalmente a los toxicólogos de Monsanto a que evaluasen la aceptación o rechazo de los estudios sobre los transgénicos que se enviasen a la revista para su revisión. Los documentos consultados por Le Monde no responden a si Hayes, que no ha atendido a las preguntas de Le Monde, limitó esta solicitud a los científicos de Monsanto.

Esto confirma todas las críticas que se han hecho en GMWatch acerca del nombramiento de Goodman para que formase parte del Consejo Editorial. También demuestra que teníamos razón en la crítica a la falta de transparencia en la segunda revisión del estudio (la primera revisión fue la que se hizo para su publicación en la revista). Algunos observadores nos dijeron que era algo aceptable que los revisores se mantuvieron en el anonimato, ya que la revisión por pares se trata generalmente de un proceso anónimo. Pero esta revisión en particular, de un estudio que ya había pasado una primera revisión por pares, que ya había sido publicado hace un año y que no tenía deficiencias más allá de lo que ocurre con otros muchos estudios científicos, que no son concluyentes en sus apreciaciones, demuestra que fue un proceso irregular y de dudosa legitimidad desde el principio. Por lo tanto, creemos que la identidad y los intereses de los evaluadores debían de ser publicados.

Otro estudio crítico con los transgénicos también rechazado por la revista Food and Chemical Toxicology

Foucart observa que no hay manera de saber con certeza si todo esto tuvo influencia en los artículos aceptados por la revista. Pero en el año 2013, según la información recibida por el periodista, FCT rechazó el primer estudio de toxicidad crónica de un maíz transgénico de Monsanto, el MON810, en la Daphnia magna, un tipo de pulga de agua. El estudio sugiere efectos nocivos en este pequeño crustáceo de agua dulce, que se utiliza como un organismo modelo en ecotoxicología.

Fue el propio Goodman el que informó a los autores del rechazo del estudio, destacando los informes negativos por parte de los revisores. El estudio fue publicado finalmente en el año 2015 en otra revista. A diferencia del estudio de Séralini, no fue impugnado (probablemente porque, a diferencia de los estudios de alimentación en ratas, tal estudio no lo consideran las Agencias de Regulación como de relevancia para los seres humanos).

Goodman pregunta a Monsanto por los argumentos científicos para responder a los críticos

En algunos casos, según las informaciones de las que dispone Foucart, Goodman parece que solicita la asesoría para la toma de las decisiones de los toxicólogos de Monsanto cuando hay que evaluar un estudio que contiene aspectos que escapan a sus conocimientos. “Estoy buscando un estudio anti (supuestamente se refiere a un estudio cuyas conclusiones sean contrarias a los transgénicos o los pesticidas)”. Le hablan de un estudio de Sri Lanka publicado en el año 2014 en el que se establece una posible relación entre la exposición al glifosato y la enfermedad renal crónica, así como una explicación de los mecanismos de toxicidad. Goodman añade: “No tengo los suficientes conocimientos en química o toxicología para entender los puntos fuertes y los débiles de sus críticas: ¿me podrían dar algunos argumentos sólidos acerca de lo que es plausible o no?”.

El glifosato, ingrediente activo del herbicida Roundup, es un producto clave de Monsanto, ya que se vende para su uso en los cultivos transgénicos tolerantes al glifosato,que también comercializa esta Empresa.

De acuerdo con Foucart, nada recogido en los documentos consultados por Le Monde parece apoyar la idea de que Goodman haya jugado un papel destacado en la retractación del estudio de Séralini, la decisión fue tomada por Hayes. En enero de 2015, Goodman renunció a su puesto en el Consejo Editorial de la revista, alegando falta de tiempo.

Los conflictos de interés de Hayes

Sin embargo, Hayes sí parece haber jugado un papel clave en la retractación. Son muchos los conflictos de interés que podrían haber influido en esta decisión.

Hayes ha ejercido durante mucho tiempo como toxicólogo para la Industria. Es asesor científico de alto nivel en Spherix Consulting, “un equipo de experimentados asesores que proporcionan a sus clientes asesoramientos científicos sobre suplementos dietéticos, productos de consumo y a la Industria Farmacéutica para así obtener el éxito en el proceso de aprobación”.

Entre los cargos de Hayes se incluyen:

Vicepresidente y toxicólogo del gigante de la alimentación Nabisco, con responsabilidad en todos los temas de regulación y de toxicología relacionados con la seguridad de los ingredientes y sustancias en contacto con los alimentos y bebidas en todo el mundo.

Vicepresidente de Gillette Company, responsable de “la evaluación de la seguridad y cumplimiento normativo de una amplia variedad de productos de consumo, seguridad de la empresa, administración ambiental y control de calidad. Mientras estuvo es Gillette, el Dr. Hayes fue responsable de la gestión de las cuestiones relacionadas con la reglamentación y la toxicología en todo el mundo. Todas las sustancias de contacto utilizados en los productos Gillette (incluidos los productos de cuidado personal) fueron aprobados dentro de su sección”.

Los intereses de la Industria por encima de los científicos

Los intereses de Hayes y las actuales conexiones de Goodman con Monsanto, les debiera de haber contenido en participar en las decisiones sobre el estudio de Séralini y otros estudios presentados a la FCT. Además, los nombres de los revisores que aconsejaron para que Hayes tomase la decisión de proceder a la retractación del estudio, debieran de haberse hecho públicos, así como los conflictos de interés que planeaban sobre dicho panel.

En cambio, se ha producido una situación poco transparente, de modo que da la impresión de que la Industria ha tenido prioridad sobre las consideraciones científicas. En el proceso, la reputación de científicos honestos se ha visto vilipendiada y la confianza pública en la ciencia se ha visto dañada, tal vez de manera irremediable.

————————————–

Artículo: Claire Robinson

http://gmwatch.org/news/latest-news/17121-emails-reveal-role-of-monsanto-in-seralini-study-retraction

——————————————–

Lo que los medios de comunicación digital no quieren que usted sepa sobre los bloqueadores de publicidad

Por Trevor Timm, 29 de junio de 2016

Columbia Journalism Review

bloqueadores_publicidad

El Director General de The New York Times, Mark Thompson armó un gran revuelo hace un par de semanas cuando pronunció un discurso que trataba sobre la publicidad, diciendo que: “Nadie que se niega a contribuir a producir un periodismo de calidad tiene derecho a consumirlo”. Continuó diciendo que mientras que The New York Times todavía no lo ha aplicado, la empresa pronto podría evitar que los usuarios con bloqueadores de publicidad tuvieran acceso a su sitio web.

Pero los ejecutivos de la prensa, como Thompson, a menudo se fijan únicamente en los inconvenientes de los bloqueadores de publicidad, no cuentan la parte que falta de la historia. Thompson no dijo una sola palabra en su discurso sobre los beneficios significativos que para la seguridad tienen los bloqueadores de publicidad, lo cual resulta irónico, porque su servidor de noticias fue uno de los que propagaron entre los usuarios el ransomware –que es un software malicioso que al infectar nuestro equipo le da al ciberdelincuente la capacidad de bloquear el PC desde una ubicación remota y encriptar nuestros archivos quitándonos el control de toda la información y datos almacenados, obligando al pago de un rescate en bitcoin para su desbloqueo- a través de la publicidad en la red hace tan solo unos meses. Varios de los principales sitios de noticias, como The Times, la BBC y AOL, tenían sus redes de publicidad bloqueadas por piratas informáticos que intentaron instalar el ransomware en los ordenadores de los lectores.

La publicidad a través de la red ha expandido malware (software malicioso) entre los ordenadores de los incautos lectores de noticias en los últimos dos años. Los anuncios de Forbes, por ejemplo, infectaron a sus lectores en enero, justo después de que la revista obligara a sus lectores a desactivar el software de bloqueo de la publicidad para ver su popular ranking anual de talentos “30 under 30”. Como se informó en Engadget, “los visitantes pudieron comprobar la aparición de anuncios emergentes, preparados para infectar sus ordenadores, y es probable que a hurtadillas robasen sus contraseñas, sus datos personales y la información bancaria”. Tampoco era la primera vez que esto sucedía en Forbes. Y no sólo en los Estados Unidos… Hace un par de meses, un importante sitio de noticias de los Países Bajos también infectó con malware distribuido a través de sus anuncios a los usuarios.

Y usted ya puede pensar que este problema va a empeorar. De acuerdo con un estudio realizado en 2015, el malware propagado a través de la publicidad en la red se ha triplicado entre febrero y junio de 2015. Así que la gente que espera para instalar un bloqueador de publicidad, más vulnerable se vuelve.

Incluso cuando la infección con malware no suponga un problema, resulta muy molesto para los usuarios de los sitios web de noticias la constante aparición de publicidad . Un estudio de Princeton observó que los sitios web con mayor número de seguidores eran los sitios de noticias, más incluso que los sitios de pornografía. El grupo de investigación Citiizen Lab inspeccionó los 100 sitios de noticias más visitados del año pasado y encontraron que muchos de ellos tenían decenas de seguidores que se inscribían en su página web, lo que permitía a los anunciantes espiar los movimientos de cada uno de los visitantes. Peor aún, la mayoría de los seguidores utilizan conexiones no codificadas, lo que significa que los agentes maliciosos podrían rastrear más fácilmente los movimientos de los usuarios que están conectados.

No se trata sólo de una conjetura: The Washington Post reveló en el año 2013 que la NSA: “está aprovechándose de las herramientas que permiten a los anunciantes en Internet rastrear a los consumidores, el uso de las cookies y los datos de localización, para establecer los objetivos indicados por el Gobierno en relación con la piratería y para reforzar la vigilancia”. Edward Snowden dijo recientemente: “Si el proveedor del servicio no se esfuerza en proteger la relación en el lector y el editor, usted no sólo tiene el derecho, sino que en respuesta debe hacer todo lo posible para protegerse a sí mismo”.

Los sitios de noticias y las redes publicitarias también van a la zaga del resto de Internet cuando se trata de proteger la privacidad del lector mediante el establecimiento del cifrado https por defecto (una característica ya estándar en sitios como Facebook y Google, que evita que el malware pueda espiar sus hábitos, si se comparte una misma red Wi-Fi o el acceso al tráfico de Internet al nivel del Proveedor de Servicios de Internet (ISP).

Además de la prevención de que su equipo puede ser bloqueado por personas no bien intencionadas y espiado, como el Times ha demostrado recientemente, los bloqueadores de publicidad tienen otros beneficios, que son enormes. Disminuye el tiempo de carga de la página web, incluso a la mitad en algunos de los casos, así como la reducción significativa del uso de datos, aumentando la duración de la batería en los teléfonos móviles.

Pero también es cierto que Thompson en su discurso dijo que los usuarios no son los únicos culpables del aumento de los bloqueadores de publicidad. Los periódicos y los anunciantes están haciendo un uso invasivo y molesto de la publicidad, de modo que tienen que entender que muchas personas quieran mejorar su experiencia en Internet. Sin embargo, sitios de noticias de Internet, incluyendo el Times y el Washington Post, han experimentado un aumento en la desactivación de los bloqueadores de publicidad, y un sinnúmero de otros sitios insertan ventanas emergentes pidiendo a los usuarios que incluyan el sitio web en la lista blanca antes de continuar. Otros, como Wired, impiden el acceso a su sitio web a los usuarios que disponen de bloqueadores de publicidad.

Ciertamente tengo cierta simpatía por aquellos sitios de noticias que ven reducir sus ingresos y están preocupados por los bloqueadores de publicidad que perjudican su negocio (aunque cabe señalar que decir que han tenido una disminución en los ingresos de 22 mil millones de dólares me parece una exageración). ¿Pero cuando van a darse cuenta los ejecutivos de los medios de comunicación que la gente no utiliza los bloqueadores de publicidad únicamente para para bloquear los anuncios? Hay que admitir, se sea periodista o no, que el bloqueo de la publicidad es una herramienta importante para mantener la privacidad y la seguridad en Internet. Hasta que los servidores de noticias no se enfrenten al hecho de que los lectores que los utilizan no es que sean unos gorrones, entonces los bloqueadores de publicidad seguirán aumentando.

—————————————

Trevor Timm es Director Ejecutivo de Fundación Nacional para la Libertad de Prensa, una organización sin ánimo de lucro que apoya y defiende el periodismo transparente y responsable. También columnista de The Guardian, donde escribe sobre la privacidad, la seguridad nacional y los medios de comunicación.

————————————————

Procedencia de la noticia:

http://www.cjr.org/opinion/ad_blockers_malware_new_york_times.php

—————————————