Entries Tagged 'Guerras Estados Unidos' ↓

Los ataques liderados por Estados Unidos en Siria: una “coreografía” cuidadosamente diseñada entre Estados Unidos y Rusia

Por Andrew Korybko, 14 de abril de 2018

Global Research

Guerras sin fin

«El Baile»

Lo que acaba de ocurrir esta mañana en Siria no fue más que un baile cuidadosamente «coreografiado» entre Estados Unidos y Rusia que permitió a ambos rivales «salvar las apariencias» y evitar que la situación siguiera empeorando.

Estados Unidos lanzó más de 100 misiles de crucero contra Siria en colaboración con sus aliados franceses y británicos, aunque el Ministerio de Defensa ruso informó de que 71 de ellos fueron interceptados por los sistemas de defensa aérea de la era soviética.

«Superficial» vs. » Sustancial»

Como se predijo, el ataque fue en su mayor parte «superficial» y carecía de la «sustancia» necesaria para intensificar aún más las tensiones entre Occidente y Rusia en torno a su participación en la guerra por petición de Siria, pero también lo fue la respuesta, un tanto «superficial».

Es difícil imaginar cómo estos sistemas de defensa que tienen décadas de antigüedad derribaron tantos misiles de crucero de última generación, especialmente si se tiene en cuenta que los sistemas similares de Irak fueron en gran medida ineficaces durante la campaña de «conmoción y pavor» de 2003 contra municiones comparativamente más anticuadas.

En el período previo a este ataque Estados Unidos informó repetidamente de que tenía la intención de atacar ciertas instalaciones en Siria, y esta » filtración » fue planeada deliberadamente con el fin de » telegrafiar » las localizaciones a Rusia y a sus socios sobre el lugar de dichos ataques.

Además, también se ha confirmado que Estados Unidos y Rusia estuvieron comunicándose todo este tiempo a través del llamado «canal de coordinación”, por lo que es muy posible que Washington advirtiera antes a Moscú de los objetivos exactos que planeaba atacar y quizás incluso cuándo.

Esto explicaría por qué los sistemas de defensa aérea de Siria de la era soviética fueron sorprendentemente más efectivos contra los misiles de crucero modernos que los mismos de Irak 15 años antes contra armas mucho más anticuadas de la época.

«Gobernanza Militar»

No sólo eso, sino que este ejercicio «coreografiado» del «arte de la gobernanza militar» permitió a ambas Grandes Potencias «salvar la cara», con Estados Unidos demostrando que cumplió con sus amenazas, mientras que Rusia puede decir que sus sistemas de la era soviética defendieron indirectamente a Siria.

Nada de esto tampoco es falso, y por lo tanto cada parte puede reclamar la «victoria» mientras se defiende de las acusaciones de su rival de que en realidad sufrieron una aplastante «derrota de poder blando» al descartar tales afirmaciones como nada más que «propaganda», una defensa que es muy convincente para sus respectivos públicos dadas las tensiones de la Nueva Guerra Fría y la consiguiente desconfianza entre ambas partes.

Llevando este «espectáculo» de «gobernanza militar» aún más lejos, Rusia ha sugerido ahora que podría vender misiles S-300 a Siria, lo que podría sonar como un elemento » que cambia el juego » en la superficie, pero tras un examen más detallado se puede argumentar que se trata de otro movimiento de «poder blando».

Después de todo, si las defensas aéreas sirias de la era soviética fueron tan eficaces, entonces Damasco no necesitaría nada más avanzado, como tampoco lo harían muchos otros países del mundo que tienen sistemas de defensa relativamente nuevos.

Por lo tanto, el anuncio del S-300 debe tomarse con mucha cautela, ya que implica que los acontecimientos de esta mañana fueron sólo un «espectáculo» y que las viejas armas de defensa de Siria son en la práctica bastante ineficaces a menos que los militares sepan de antemano cuáles van a ser los objetivos (como ya se ha demostrado) y potencialmente (como se especula) cuándo se va a lanzar el ataque.

Preservar el «equilibrio de poder» con «Israel»

Sin embargo, este aleccionador descubrimiento es la razón por la que tantos países siguen interesados en los sistemas de defensa aérea S-400 de Rusia precisamente porque prometen ser exponencialmente más eficaces que sus homólogos soviéticos que ya tienen décadas de antigüedad.

Dicho esto, Rusia es reacia a vender estas unidades a Siria porque no quiere alterar el «equilibrio de poder» entre la República Árabe y el aliado «israelí» de Moscú, ya que eso socavaría el «equilibrio» del siglo XXI que constituye la base de la gran estrategia de Rusia, al proporcionar una disuasión eficaz ante cualquier futuro ataque «israelí».

Al desviar la atención de la opinión pública siria de este hecho «políticamente inconveniente» – y posiblemente desde la perspectiva de Damasco, «impopular» -, cabe esperar que Rusia recurra a una retórica contundente pero elocuente en la ONU para denunciar la agresión descarada e ilegal de los EE.UU. contra un Estado soberano que está haciendo todo lo posible por luchar contra el terrorismo en nombre de la humanidad, aunque estas conmovedoras palabras serán ineficaces para lograr que el organismo haga algo de importancia tangible debido a la certeza de que Estados Unidos vetará cualquier resolución del Consejo de Seguridad.

«Victoria» para todos

En conjunto, el baile «coreografiado» que ha tenido lugar esta mañana será visto más como una «victoria» por Rusia y Siria y también por EE.UU., aunque nada de esto significa que la agresión liderada por EE.UU. vaya a detenerse pronto, porque todavía no se ha abordado la razón que la impulsó.

Estados Unidos y sus aliados quieren que Irán y Hezbolá sean expulsados de Siria, y se puede esperar que continúen organizando ataques con armas químicas de falsa bandera y otras provocaciones con el fin de fabricar el pretexto para llevar a cabo más «ataques quirúrgicos» presionando a Damasco para que solicite su «retirada gradual».

Rusia ya ha demostrado y dicho oficialmente a través de sus representantes diplomáticos y militares que no intervendrá a menos que sus tropas estén en peligro, lo que es improbable que ocurra mientras los «canales de coordinación» sigan funcionando con la misma eficacia con la que lo han hecho para garantizar que no se desmande la acción cuidadosamente diseñada.

Las próximas «Sugerencias» para llegar a un acuerdo.

Independientemente de los sentimientos personales de la opinión pública sobre este asunto, Rusia no sacrificará a sus soldados por el mero hecho de mantener a Irán y Hezbolá en Siria cuando su cometido militar siempre ha sido estrictamente llevar a cabo misiones antiterroristas y nunca proteger a ninguno de ellos ni al Ejército Árabe Sirio (AEA).

Ahora que el presidente Putin ha declarado en varias ocasiones que Daesh ha sido derrotado militarmente, Rusia no ve ninguna razón para seguir comprometiendo a su ejército en la misión militar en Siria a la misma escala que antes, de ahí la retirada de buena parte de sus fuerzas de diciembre del año pasado y la dedicación de Moscú a avanzar en la llamada «solución política» del conflicto.

Con ese fin, mientras que los ataques de EE.UU. y sus aliados no fueron coordinados totalmente con Rusia a pesar de que Moscú era consciente indirectamente (y posiblemente directamente a través del «canal de coordinación») a dónde se dirigían estos misiles e incluso especulativamente cuándo, existe la posibilidad de que los acontecimientos de esta mañana puedan realmente avanzar los objetivos pacificadores de Rusia si sirven para presionar a Damasco a «comprometerse» en su posición hasta ahora «obstinada».

A partir de la interpretación personal del autor sobre la actitud de Rusia hacia el proceso de paz, la «pérdida de tiempo» de Damasco corre el riesgo de desbaratar el elaborado acto de «equilibrio» que Moscú está intentando «gestionar» en Oriente Medio tras el «vacío» que dejó el «Pivote hacia Asia» de los Estados Unidos, por lo que espera cínicamente que la agresión de los Estados Unidos fracase al estimular inadvertidamente el proceso de paz liderado por Rusia.

Aun así, inevitablemente se debería encontrar una «solución» para eliminar el «detonante» de la agresión externa contra Siria, que siempre se ha basado en «contener» a Irán, pero con el SAA y sus aliados iraníes y de Hezbolá incapaces de contrarrestarlo convencionalmente ( palabra clave) y finalmente detener los ataques dirigidos por Estados Unidos mientras Rusia y Turquía se queden al margen y se nieguen a ser arrastrados a esta dimensión del conflicto. Es más que probable que Moscú «sugiera» a puerta cerrada que Damasco «se compromete» también en este asunto, a menos que «quiera» que la guerra se prolongue indefinidamente.

Reflexiones finales

En este momento no se sabe si la combinación descoordinada de la agresión multilateral liderada por Estados Unidos y las «sugerencias» rusas sobre varios «compromisos» tendrá éxito en modificar los cálculos de Damasco hacia la «Resistencia», pero todo lo que se sabe hasta ahora es que el «espectáculo» sirio que evidentemente se exhibe seguirá adelante, con el balón en el campo del Presidente Assad sobre cuánto tiempo más el mundo tendrá que seguir observando esta «gobernanza militar».

*

Este artículo fue publicado originalmente en Eurasia Future.

Andrew Korybko es un analista político que reside en Moscú especializado en la relación entre la estrategia de EE.UU. en Afro-Eurasia, la visión global del Cinturón y Nueva Ruta de la Seda de China y la Guerra Híbrida. Es un colaborador frecuente de Global Research.

—————————-

El Informe plagiado y fraudulento utilizado para justificar la guerra de Irak

Por Glen Rangwala y el Prof. Michel Chossudovsky, 22 de marzo de 2018

Global Research

Hace 15 años de la ilegal invasión de Irak, el 21 de marzo de 2003.

Si bien el Informe de la Comisión de Investigación Chilcot (Chilcot Inquiry) se publicó en 2016, hay que señalar que la mayoría de las pruebas dudosas que estuvieron a disposición de Tony Blair y George W. Bush son de antes del inicio de la guerra de Irak en marzo de 2003.

El 5 de febrero de 2003, el Secretario de Estado, Colin Powell, presentó al Consejo de Seguridad de la ONU un informe oficial de inteligencia sobre las armas de destrucción masiva en Irak, que contenía información falsa y citas plagiadas.

El 6 de febrero de 2003, al día siguiente de la histórica presentación del Secretario de Estado Colin Powell ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, el Dr. Glen Rangwala, profesor de Cambridge, reveló en el Canal 4 de la televisión británica pruebas contundentes que refutaban el informe oficial de inteligencia de Colin Powell:

«Quisiera llamar la atención de mis colegas sobre el excelente documento que el Reino Unido distribuyó…». . . que describe con exquisito detalle las actividades de engaño por parte de los iraquíes». (Colin Powell, Consejo de Seguridad de la ONU, 5 de febrero de 2003)

Powell se refería a «Irak, su infraestructura de encubrimiento, engaño e intimidación», publicado el 30 de enero de 2003.

Según Rangwala, el documento de la inteligencia británica era falso. No había sido preparado por la inteligencia británica. Fue copiado y pegado de Internet por miembros del personal de Tony Blair:

Los autores de Downing Street afirman que se basaron «en una serie de fuentes, incluido material de inteligencia» (p.1, primera frase). De hecho, copiaron material de al menos tres autores diferentes sin ningún crédito. De hecho, plagiaron, cortaron y pegaron directamente o casi citaron.

Un análisis textual cercano sugiere que los autores del Reino Unido tenían poco acceso a fuentes de inteligencia de primera mano y, en cambio, fundamentaron su trabajo en trabajos universitarios, que tergiversaron selectivamente. Algunos de los documentos utilizados estaban considerablemente desfasados. Esto lleva al lector a preguntarse sobre la fiabilidad y veracidad del documento de Downing Street”.

Se trataba de un documento falso preparado bajo las instrucciones del primer ministro Blair con el fin de elaborar una justificación «creíble» para librar la guerra contra Irak.

El análisis de Rangwala fue más que un arma humeante. Reveló la Gran Mentira. Invalidó la presentación de Colin Powell ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Tuvo que ser acallado.

En muchos aspectos, la revelación de Rangwala fue mucho más importante que la filtración del Memorando Secreto de Downing Street de julio de 2002:

C informó sobre sus recientes conversaciones en Washington. Hubo un cambio perceptible en la actitud. La acción militar se consideraba ahora inevitable. Bush quería expulsar a Saddam, a través de una acción militar, justificada por la conjunción del terrorismo y las armas de destrucción masiva. Pero la inteligencia y los hechos se estaban definiendo en torno a la política. El NSC no tuvo paciencia con la hoja de ruta de la ONU, sin entusiasmo por publicar material sobre el historial del régimen iraquí. En Washington apenas hubo debates sobre las secuelas de la acción militar”.

Los «hechos relativos a las armas de destrucción masiva» tenían que estar «documentados». ¿Se negó la inteligencia británica a cumplir con las demandas de Tony Blair de elaborar por la vía rápida un informe que «arreglara los hechos»? El análisis de Rangwala confirma que la inteligencia británica no estuvo implicada en lo que podríamos describir como el «Informe Negligente».

Los «hechos» fueron recopilados a toda prisa (no por el MI6) sino por el personal de relaciones públicas de Tony Blair, que casualmente cometió plagio y fraude político en apoyo de una agenda militar criminal.

El informe se finalizó una semana antes de la presentación de Colin Powell ante el Consejo de Seguridad de la ONU; los «hechos» y las citas de referencia fueron copiadas y pegadas por miembros del gabinete de Tony Blair desde Internet e insertados en un documento oficial y autorizado.

El plagio se había convertido en un medio para justificar la guerra contra Irak.

La revelación de Rangwala fue la «verdad tácita». Con la excepción de Channel 4 y The Guardian, no fue objeto de cobertura informativa por parte de los principales medios de comunicación tanto antes como después de la invasión de Irak en marzo. Tuvo que ser acallado. La invasión del Iraq ya estaba programada para marzo de 2003.

El papel de Colin Powell en la planificación de la guerra contra Irak

En retrospectiva, los hallazgos de Rangwala también ponen de relieve el funesto y cómplice papel de Colin Powell, quien organizó las reuniones de Crawford Texas a principios de abril de 2002 entre Bush y Blair, como lo confirman los correos electrónicos filtrados recientemente (ver abajo).

Lo que estos correos electrónicos sugieren es que a Colin Powell se le había confiado la tarea de preparar el escenario para la guerra contra Irak, inicialmente en las reuniones de Bush-Blair Crawford del 5 al 7 de abril de 2002, que condujeron a su presentación del expediente de la inteligencia británica sobre las presuntas armas de destrucción masiva de Irak en el Consejo de Seguridad de la ONU el 5 de febrero de 2003.

Para que no olvidemos que Colin Powell jugó un papel entre bastidores en el caso Irán Contra.

Las reuniones de Crawford tenían la intención de planear la guerra contra Irak.

¿Quiénes estuvieron presentes en las reuniones de Crawford? Los informes confirman que Colin Powell, Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz, Condoleeza Rice estaban entre los presentes.

Tras la invasión de Irak, el plagiado «Dossier de la inteligencia británica sobre Irak» presentado al Consejo de Seguridad de la ONU por el (ex) Secretario de Estado Colin Powell era, por así decirlo, «olvidado».

No obstante, la cuestión del plagio confirma sin lugar a dudas las acusaciones de crímenes de guerra contra George W. Bush y Tony Blair.

El informe de Rangwala era conocido por el parlamento británico. Se presentó tres meses después del inicio de la guerra: en junio de 2003, Rangwala presentó sus conclusiones al Comité Selecto de Asuntos Exteriores de la Cámara de los Comunes. (véase más abajo el texto completo).

No hubo continuación. El informe de Rangwala confirmó la naturaleza criminal de la guerra de Estados Unidos contra Irak, que  causó más de 2 millones de muertes de civiles.Plagio y armas de destrucción masiva en Irak: El expediente de la inteligencia británica en Irak se basa en artículos universitarios reutilizados.

Plagio y armas de destrucción masiva en Irak: El expediente de la inteligencia británica en Irak se basa en artículos universitarios reutilizados

Por Glen Rangwala

A continuación se presenta el texto presentado por el Dr. Rangwala a la Comisión Especial de Relaciones Exteriores de la Cámara de los Comunes. Se presentó en junio de 2003, tras la invasión y ocupación de Irak.

http://www.parliament.the-stationery-office.co.uk/pa/cm200203/cmselect/cmfaff/813/813we18.htm

LA PRESENTACIÓN DEL EXPEDIENTE EL 30 DE ENERO DE 2003

1. El expediente de 19 páginas, titulado «Irak, sus infraestructuras de encubrimiento, engaño e intimidación», se publicó el 30 de enero de 2003. El documento comienza con la declaración de que:

«Este informe se basa en una serie de fuentes, incluyendo material de inteligencia (…)

2. La afirmación de que los organismos de inteligencia participaron en la elaboración del expediente fue formulada de manera más explícita por el Primer Ministro Blair cuando anunció la publicación del expediente en la Cámara de los Comunes el 3 de febrero de 2003:

» Publicamos más información el fin de semana sobre la infraestructura de encubrimiento. Obviamente es difícil cuando publicamos informes de inteligencia, pero espero que la gente tenga algún sentido de la integridad de nuestros servicios de seguridad. No somos nosotros los que publicamos esto, ni damos esta información, ni nos la inventamos. Es la información que los servicios de inteligencia están recibiendo, y se la estamos pasando a la gente».

www.parliament.the-stationery-office.co.uk

UNA REVISIÓN DEL CONTENIDO DEL INFORME DEL 30 DE ENERO DE 2003

Fuentes

3. La mayor parte del documento de 19 páginas (págs. 6-16) se copia directamente sin el reconocimiento de tres fuentes diferentes que están en Internet. La fuente más utilizada es un artículo de la revista israelí en línea Middle East Review of International Affairs (septiembre de 2002), titulado «Iraq’s Security and Intelligence Network: A Guide and Analysis».

http://meria.idc.ac.il/journal/2002/issue3/jv6n3a1.html

4. El autor del artículo es el Sr. Ibrahim al-Marashi, estudiante de posgrado del Monterey Institute of International Studies, California, que está terminando un doctorado en la Universidad de Oxford. Me ha confirmado que no se le pidió permiso; de hecho, ni siquiera conocía el documento británico hasta que me puse en contacto con él el 4 de febrero para preguntarle si se le había pedido permiso.

5. Además del trabajo del Sr. Marashi, también se utilizan dos artículos de la revista especializada en seguridad Jane’s Intelligence Review. Los resúmenes en línea de los artículos del Sr. Sean Boyne en 1997 y del Sr. Ken Gause en 2002 se encuentran en el sitio web GlobalSecurity.org, en:

http://globalsecurity.org/intell/world/iraq/

Estos textos también se fusionaron en parte en el informe del Reino Unido.

6. El hecho de que estas fuentes fueron copiadas es más claro por los errores tipográficos y los usos anómalos de la gramática en los artículos originales que se incorporan en el documento de Downing Street. Por ejemplo, el Sr. Marashi escribió:

«Saddam nombró, a Sabir Abd al-Abdiz al-Duri como jefe (…)»

Hay una coma mal colocada después de la segunda palabra. En la página 13, el expediente británico incorpora la misma coma errónea:

«Saddam nombró, a Sabir Abd al-Abdiz al-Duri como jefe (…)»

7. Debido a que los textos de estos tres autores se copian directamente, también resulta en una proliferación de diferentes transliteraciones (por ejemplo, diferentes ortografías del partido Baath, dependiendo de qué autor se esté copiando).

Modificaciones de los artículos originales

8. Las únicas excepciones al copia y pega fueron los ajustes de frases específicas. Por ejemplo, la mayor parte de la página 9 sobre las funciones del Mukhabarat (Inteligencia General) está copiada directamente del artículo del Sr. Marashi. Sin embargo, Marashi escribe sobre el papel del Mukhabarat en:

«controlando las embajadas extranjeras en Irak».

Que se convierte en el Informe británico:

«espiando embajadas extranjeras en Irak».

Del mismo modo, en la misma página, Marashi escribe que el Mukhabarat tuvo un papel en:

«ayudando a grupos de oposición en regímenes hostiles»

Que en el Informe británico se convierte en:

«apoyando a organizaciones terroristas en regímenes hostiles».

9. Otro ejemplo es la sección sobre «Fedayeen Saddam» (Los que se autosacrifican de Saddam). La mayor parte de este texto ha sido copiado del artículo de Sean Boyne de 1997. Sin embargo, Boyne escribe que el personal de esta organización es:

«reclutados de regiones leales a Saddam», y se refiere a su agrupación original como «unos 10.000-15.000 ‘matones y campesinos'».

10. Esto se convierte en el texto del gobierno británico, en las páginas 15-16, una referencia a cómo es su personal:

«reclutados a la fuerza en regiones conocidas por su lealtad a Saddam». . . «unos 10.000-15.000 matones.»

11. La referencia en el artículo del Sr. Boyne a cómo la organización estaba formada por «matones y patanes» fue esquivada de sus últimas tres palabras en el informe del Reino Unido, quizás para dar una imagen más amenazadora de la organización que la contenida en el artículo original.

12. Los números también aumentan o se redondean hacia arriba. Así, por ejemplo, la sección sobre «Fedayeen Saddam» (p. 15-16) está copiada directamente del artículo de Boyne, casi palabra por palabra. La única diferencia sustancial es que el Sr. Boyne estima que el personal de la organización es de 18.000 a 40.000 personas (Ken Gause, en otro artículo que fue copiado sustancialmente, estima que el personal en la región es de 10.000 a 40.000 personas). En cambio, el expediente británico escribe «30.000 a 40.000». Lo mismo ocurre con la descripción de la Dirección de Inteligencia Militar.

Errores

13. Hay al menos un grave error sustantivo en el texto británico, en la página 14, sobre la organización iraquí Servicio de Seguridad Militar (al-Amn al-Askari). Después de dos párrafos iniciales copiados del artículo de Marashi de 2002, el resto del texto se ha tomado de la descripción de Sean Boyne en su artículo de 1997 sobre una organización totalmente diferente llamada el Servicio General de Seguridad (al-Amn al-Amm). Es decir, mezcla las descripciones de dos organizaciones diferentes.

14. El resultado es una confusión que hace que la descripción sea incoherente. La descripción del Servicio de Seguridad Militar (al-Amn al-Askari) comienza relatando cómo se creó esta organización en 1992 (en una sección copiada de Marashi). A continuación se describe cómo el Servicio de Seguridad Militar trasladó su cuartel general en 1990 (en un artículo copiado de Boyne sobre las actividades del Servicio de Seguridad General), dos años antes incluso de que se creara la organización.

15. Más adelante en la misma sección, el informe del Reino Unido afirma que el jefe del Servicio de Seguridad Militar es Taha al-Ahbabi. Esto es de la descripción de Boyne del Servicio General de Seguridad. De hecho, el Servicio de Seguridad Militar estaba encabezado por Thabet Khalil cuando se publicó el expediente.

Más comentarios

16. La información contenida en el informe del Reino Unido se presenta como una declaración precisa del estado actual de las organizaciones de seguridad iraquíes. Sin embargo, puede que no sea nada de eso. El Sr. Marashi, el autor real e involuntario de gran parte del documento, se refiere en su artículo a su fuente principal como los documentos recogidos por las Fuerzas de la Coalición en 1991, y que ahora son conservados por la organización con sede en Massachusetts, el Proyecto de Investigación y Documentación sobre Irak. Se centra en las actividades de los organismos de inteligencia de Irak en Kuwait en el período comprendido entre agosto de 1990 y enero de 1991, ya que este es el tema de su tesis. En consecuencia, gran parte de la información que se presenta como pertinente sobre la forma en que los organismos iraquíes colaboran actualmente con la UNMOVIC tiene 12 años de antigüedad.

17. Cuando el documento se publicó por primera vez como un documento de Microsoft Word, comprobé las propiedades del texto en el menú Archivo. Reveló a los autores del texto como P. Hamill, J. Pratt, A. Blackshaw y M. Khan. Esos nombres se eliminaron en cuestión de horas del archivo descargable. Sin embargo, en colaboración con periodistas, desde entonces he podido comprobar quiénes estas personas. La identidad de los autores es la siguiente:

Paul Hamill, un funcionario del Ministerio de Asuntos Exteriores;

John Pratt, un funcionario de la Unidad de Comunicaciones Estratégicas del Primer Ministro;

Alison Blackshaw, asistente personal de Alastair Campbell;

Mustaza Khan, editor de noticias del sitio web de 10 Downing Street.

EL ORDEN DEL INFORME

18. El expediente está ordenado de la siguiente manera:

La página 1.- es el resumen.

pp 2-5 consiste, en primer lugar, en una repetición de los comentarios de Hans Blix, Presidente Ejecutivo de UNMOVIC, al Consejo de Seguridad en enero sobre las dificultades que estaban encontrando. A continuación se formulan otras afirmaciones sobre las actividades de al-Mukhabarat. Estas afirmaciones no están respaldadas, y en algunos casos han sido específicamente negadas por Hans Blix. Por ejemplo, el expediente del Reino Unido afirma en la página 3 que:

«Los viajes son supervisados por oficiales de seguridad destacados en la ruta si tienen información previa. Cualquier cambio de destino se notifica con antelación por teléfono o radio para que se anticipe la llegada. La fiesta de bienvenida es un regalo».

Esto puede contrastarse con la evaluación de Hans Blix del 14 de febrero de 2003:

«Desde que llegamos a Irak, hemos llevado a cabo más de 400 inspecciones en más de 300 sitios. Todas las inspecciones se realizaron sin previo aviso, y el permiso de acceso casi siempre se concedió con prontitud. En ningún caso hemos visto pruebas convincentes de que la parte iraquí supiera de antemano que vendrían los inspectores».

http://www.un.org/Depts/unmovic/blix14Febasdel.htm

Del mismo modo, el informe del Reino Unido afirma en la página 3 que:

«Los escoltas están entrenados, por ejemplo, para iniciar largas discusiones con otros funcionarios iraquíes `en nombre de la UNMOVIC’, mientras que cualquier evidencia incriminatoria se esconde apresuradamente entre bastidores».

Por el contrario, el Dr. Blix se refiere en la misma presentación del 14 de febrero que:

«observamos que el acceso a los sitios hasta ahora ha sido sin problemas, incluyendo aquellos que nunca habían sido declarados o inspeccionados, así como a los sitios presidenciales y residencias privadas».

P 6.- es una versión simplificada del esquema del Sr. Marashi en: http://cns.miis.edu/research/iraq/pdfs/iraqint.pdf

p 7 .- se copia (arriba) del Sr. Gause (en la Secretaría Presidencial), y (en el centro y abajo) del Sr. Boyne (en el Consejo de Seguridad Nacional).

P 8.- se copia íntegramente del Sr. Boyne (en el Consejo de Seguridad Nacional).

P 9.- se copia del Sr. Marashi (en al-Mukhabarat), excepto la última sección, que es insustancial.

P 10.- se ha copiado íntegramente del Sr. Marashi (sobre el Servicio de Seguridad General), excepto la última sección, que es insustancial.

La página 11.- está copiada íntegramente del Sr. Marashi (sobre Seguridad Especial), excepto en la sección superior (sobre Seguridad General), que es insustancial.

P 12.- se copia íntegramente del Sr. Marashi (sobre Seguridad Especial).

P 13.- se copia del Sr. Gause (sobre Protección Especial) y del Sr. Marashi (Inteligencia Militar).

P 14.- se copia del Sr. Marashi (dos primeros párrafos) y luego se copia erróneamente del Sr. Boyne (sobre seguridad militar). La última sección, sobre la Guardia Republicana Especial, está copiada del Sr. Marashi.

P 15 .- se copia de los Sres. Gause y Boyne (sobre el proyecto al-Hadi / proyecto 858).

pp 15-16 .- se copia de Boyne (en Fedayeen Saddam).

p 16: La sección final, sobre la Oficina de Jefes Tribales, parece ser copiada de Anthony H. Cordesman, «Key Targets in Iraq», febrero de 1998, http://www.csis.org/stratassessment/reports/iraq_argets.pdf, pg. 8

Páginas 17 a 19: hacer afirmaciones generales sobre los derechos humanos en Irak.

Dr. Glen Rangwala

Newnham College

Cambridge

16 de junio de 2003

————————————

Noam Chomsky y la BBC: una breve comparación

Por Media Lens, 10 de octubre de 2017

medialens.org

“El principio básico, pocas veces incumplido, es que lo que entra en conflicto con los imperativos de poder y los privilegios no existe.” – Noam Chomsky

Una reciente entrevista con Noam Chomsky, de 88 años de edad, demuestra una vez más lo perspicaz que es al proporcionar un análisis racional del poder occidental y el sufrimiento que éste genera. Por el contrario, cualquier persona que confía en la BBC News recibe una visión del mundo distorsionada sistemáticamente de manera que permite al Estado y a los intereses privados proseguir sus negocios como de costumbre.

A continuación presentamos ejemplos de la claridad de Chomsky sobre varios temas importantes y los contrastamos con las distorsiones y los silencios de la BBC News. Estos ejemplos no pretenden ser exhaustivos y completos. Pero son muy ilustrativos de la naturaleza propagandística de lo que la BBC emite todos los días.

En primer lugar, considere el caso de Corea del Norte, que ha llevado a cabo pruebas con misiles que «han demostrado su creciente poder y capacidad técnica, avivando las tensiones con los Estados Unidos», como dice la BBC. Un gráfico muestra gran parte del hemisferio norte dentro del alcance de estos misiles. En particular, la costa oeste de Estados Unidos que estaría bajo una amenaza real de los misiles nucleares del Estado «hermético»: un escenario alarmante que BBC News ha promovido de acuerdo con los requisitos propagandísticos de la Casa Blanca, el Pentágono y la industria armamentística. Los videoclips en el sitio web de la BBC News tienen títulos como «Corea del Norte anuncia una prueba nuclear”, «Corea del Sur reacciona al misil de Corea del Norte’, Estamos acostumbrados a oír que nos van a bombardear’ y «No sabemos cuándo podrían matarnos».

En un próximo libro de entrevistas con el periodista David Barsamian, «Global Discontents: Conversations on the Rising Threats to Democracy», Chomsky reconoce que Corea del Norte cuenta con un «creciente arsenal de armas nucleares y misiles» que de hecho «plantea una amenaza para la región y, a más largo plazo, para los países de todo el mundo». Pero luego proporciona un contexto que explica el porqué disponer de este tipo de armas:

«Su función es disuasoria, y es poco probable que el régimen norcoreano renuncie a ella mientras siga bajo la amenaza de destrucción».

Sí, amenaza de destrucción; algo que es muy real en la memoria histórica de este pueblo:

«Los norcoreanos recuerdan bien que su país fue literalmente devastado por los bombardeos de los Estados Unidos, y muchos pueden recordar cómo las fuerzas estadounidenses bombardearon las grandes presas cuando no quedaban otros objetivos. En las publicaciones militares estadounidenses se publicaron regocijantes reportajes sobre el emocionante espectáculo de una enorme inundación de agua que destruyó los cultivos de arroz de los que «los asiáticos» dependen para sobrevivir”.

Hoy, como señala Chomsky, se nos instruye que «el gran desafío al que se enfrenta el mundo» es cómo obligar a Corea del Norte a suspender sus programas nucleares y de misiles. “Quizás deberíamos recurrir a más sanciones, a la ciberguerra, a la intimidación[…] quizás incluso a un ataque directo contra Corea del Norte «.

Luego continúa:

Pero hay otra opción, una que parece ser ignorada: simplemente podríamos aceptar la oferta de Corea del Norte para que hiciese lo que estamos exigiendo. China y Corea del Norte ya han realizado una propuesta para que Corea del Norte suspenda sus programas nucleares y de misiles. La propuesta, sin embargo, fue rechazada inmediatamente por Washington, al igual que hizo dos años antes, porque incluye un quid pro quo: «pide a los Estados Unidos que detengan sus maniobras militares en las fronteras de Corea del Norte, incluidos los ataques simulados con bombas nucleares por parte de los B-52».

Espere. ¿Qué ha sido eso? ¿Hay otra opción? Un artículo en The Diplomat, que se describe a sí mismo como «la más importante revista internacional sobre asuntos de actualidad sobre la región Asia-Pacífico», esboza la propuesta; a saber, es así:

«Pyongyang declararía una moratoria sobre los ensayos nucleares y de misiles, a cambio de que Estados Unidos y Corea del Sur suspendan sus maniobras militares conjuntas a gran escala «.

China ha dado a esta propuesta el nombre sucinto de «suspensión dual».

Chomsky lo explica con más detalle:

«La oferta de suspender los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte a cambio de poner fin a las acciones de provocación en la frontera de Corea del Norte podría ser la base para unas negociaciones de mayor alcance, que podrían reducir radicalmente la amenaza nuclear y quizás incluso poner fin a la crisis de Corea del Norte. Contrariamente a lo que se ha dicho, hay buenas razones para pensar que tales negociaciones podrían tener éxito «.

Continúa:

Sin embargo, aunque los programas de Corea del Norte son descritos constantemente como la mayor amenaza a la que nos enfrentamos, la propuesta de China y Corea del Norte es inaceptable para Washington, y es rechazada por los comentaristas estadounidenses con una unanimidad impresionante. Esta es otra aportación al vergonzoso y deprimente historial de una opción frente al uso de la fuerza, cuando es posible que existan opciones pacíficas «.

Por lo tanto, hay una propuesta razonable de China y Corea del Norte que podría servir de base para las negociaciones que conduzcan a una solución pacífica de la crisis, pero ha sido rechazada por los observadores de Washington y los Estados Unidos. ¿Hasta qué punto ha sido considerada por BBC News? Considere un informe de Stephen Evans, corresponsal de la BBC en Seúl, cuando el secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson amenazó a Corea del Norte con acciones militares. Al igual que Obama, Trump ha descartado la negociación con Corea del Norte. La “situación sigue siendo la misma”‘, dijo Evans en la sección del informe de la BBC News, titulada grandilocuentemente, «Análisis’:

«Corea del Norte no da ninguna señal de querer renunciar a las armas nucleares, sean cuales fuesen los efectos económicos que sufra y lo que China piense».

Si un periodista de la BBC News presenta un «análisis» que no menciona una propuesta importante que podría propiciar la paz y que los Estados Unidos ha rechazado rotundamente, ¿qué dice eso sobre el sesgo de la BBC?

Esto no es una excepción. Barbara Plett-Usher, corresponsal de la BBC en Washington, destacó que Tillerson había instado a una «respuesta internacional» contra las pruebas nucleares y de misiles de Corea del Norte, sin mencionar ni una sola vez la propuesta de China y Corea del Norte.

El mes pasado, la editora de la BBC en China, Carrie Gracie, también ofreció su’ Análisis’:

«China ha insistido una y otra vez en que nunca aceptará a Corea del Norte como un Estado poseedor de armas nucleares, y no se puede evitar hacerse la pregunta obvia y urgente: «¿Cómo pretende China detenerlo?».

Nada acerca de la propuesta que China ha hecho, junto a Corea del Norte, para abordar el estancamiento. Del mismo modo, a principios de año, Gracie dijo en otro reportaje de la BBC News:

«Así que hoy en Beijing, el Sr. Tillerson actuó con diplomacia. No ha repetido públicamente la denuncia del Presidente Trump de que China no está haciendo lo suficiente para impedir los programas nucleares y de misiles de Corea del Norte».

El periodista de la BBC News, por lo tanto, estaba presentando sin críticas la «queja» de Washington sobre China sin señalar que su propuesta racional había sido rechazada sumariamente por los Estados Unidos. Esto no es periodismo; es propaganda a favor del poder.

—————————————————————–

11 de septiembre: una película de serie B del Pentágono

Por Graeme MacQueen, 10 de septiembre de 2017

Dissident Voice

Los acontecimientos que tuvieron lugar en los Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001 fueron reales y sumamente violentos. Como David Griffin ha explicado con detalle recientemente, también tuvieron consecuencias catastróficas en la vida cotidiana tanto para los Estados Unidos como para el mundo (1).

Pero estos acontecimientos fueron también de carácter marcadamente cinematográfico (como una película) y se nos presentaron a través de una narrativa que ahora sabemos que es ficticia. Esta «película del 11 de septiembre» se revela a los investigadores cuidadosos como escrita, dirigida y producida por el Estado de Seguridad Nacional de Estados Unidos. La película no representa el mundo real. Viola las reglas operativas del mundo real, incluyendo las leyes de la física. El público permanecerá cautivo ante el espectáculo y la violencia de la Guerra contra el Terrorismo mientras permanezca hipnotizado por la película B del 11 de septiembre.

La naturaleza cinematográfica de los acontecimientos del 11 de septiembre

Mucha gente sintió el hedor de Hollywood el 11 de septiembre de 2001. Según Lawrence Wright, guionista de The Siege: «Una hora después de la caída del primer centro comercial comencé a relacionarlo con la película, esta sensación inquietante al principio de parecerse a una película y luego pensé que se parecía a la mía«. (2) Steve De Souza, guionista de Die Hard I and II, ha dicho: «Bueno, parecía una película. Parecía un póster de una película. Parecía uno de mis carteles de películas.«(3)

Los atentados del 11 de septiembre tenían un carácter cinematográfico al menos en los siguientes aspectos:

– Dada la naturaleza compleja y coordinada de estos ataques, se les había dado un cronograma de antemano;

– Dada la necesidad de tomar decisiones a medida que avanzaban los ataques (por ejemplo, cuando una aeronave se desviaba o se retrasaba), está claro que había un director;

– Dada la visión general, la necesidad de recursos, fondos y la coordinación internacional durante varios años, es obvio que había habido un productor; y,

– Dados los numerosos papeles que se interpretaron en este evento (por ejemplo, los «secuestradores»), indudablemente hubo actores.

Además, el evento incluyó elementos dramáticos clave de un conflicto, violencia y espectáculo. (4) Toda la producción fue filmada desde varios ángulos, y las películas, a veces en bruto y a veces hábilmente editadas, se mostraron muchas, muchas veces por todo el mundo.

Fuentes oficiales de los Estados Unidos reconocieron rápidamente el carácter cinematográfico de estos hechos. En octubre de 2001, unas dos docenas de escritores y directores de Hollywood se reunieron «para intercambiar una lluvia de ideas con asesores y funcionarios del Pentágono en un edificio anónimo de Los Ángeles» (5). El Instituto de Tecnologías Creativas del Ejército fue la organización coordinadora (6). Se asumió que el grupo reunido tenía experiencia en la materia y se le pidió que formulara una lluvia de ideas sobre cómo podrían ser los futuros ataques para que el Pentágono pudiera prepararse. («Queremos algunas ideas inesperadas; di la cosa más loca que te venga a la mente«) (7).

Aunque los medios de comunicación informaron ampliamente sobre esta consulta, ha sido difícil obtener más detalles sobre la misma, a pesar de que duró tres días. A los reporteros se les ha denegado sus solicitudes de Libertad de Información (FOIA) (8).

Detrás de esta consulta se encuentra la hipótesis del «fracaso de la imaginación». Aunque la hipótesis se presentó casi inmediatamente después del 11 de septiembre, se expresó claramente en el programa Panorama de la BBC emitido el 24 de marzo de 2002 (9). Steve Bradshaw entrevistó a representantes de Hollywood y de instituciones de Seguridad Nacional. El Pentágono, suponíamos, es una típica gran burocracia caracterizada por la inercia. No es capaz de imaginar y responder rápidamente a las amenazas nuevas y emergentes. Está atrapado en el pasado. También tiene miedo de irritar a la población en general por parecer políticamente incorrecto, al considerar, en este caso, el Islam como una amenaza. Afortunadamente, hay dos grupos de personas con imaginación y valentía: un pequeño número de personas dentro del aparato de Seguridad Nacional que intentaban advertir al Pentágono pero que fueron ignoradas, y guionistas y directores de cine de Hollywood, que tenían imaginación, que tuvieron algún contacto con los disidentes de la seguridad nacional, y que tuvieron el coraje de arriesgarse a ser calificados de islamofóbicos (3).

Así que los aviones del 11 de septiembre, cuando irrumpieron en escena, confirmaron la imaginativa presciencia de Hollywood, apoyaron a la valiente facción del aparato de Seguridad Nacional, y avergonzaron a su burocracia , que tuvo que reunirse en octubre de 2001 con los proveedores de ficción a fin de estimular su esclerótico cerebro.

Este fracaso de la hipótesis de la imaginación fue respaldado por las declaraciones de George W. Bush (10) y las aún más famosas, las de Condoleeza Rice:

No creo que nadie hubiera podido predecir que esta gente cogería un avión y lo estrellaría contra el World Trade Center, cogería otro y lo estrellaría contra el Pentágono; que intentaría usar un avión como misil, un avión secuestrado como misil”. (11)

La hipótesis se volvió más o menos oficial cuando fue asumida por la Comisión del 11 de Septiembre en su informe sobre los ataques (12).

Por supuesto, dada la naturaleza fílmica del 11 de septiembre, está claro que, según estas fuentes oficiales de los Estados Unidos, había otro grupo -más allá de Hollywood y algunos descontentos con la Seguridad Nacional- que tenía imaginación, a saber, al-Qaeda.

Robert Altman (director de MASH, McCabe y la Sra. Miller y muchas otras películas) dijo en el 2002 que Hollywood fue el culpable de los sucesos del 11 de septiembre. «Las películas establecen el patrón, y esta gente ha copiado las películas… Nadie hubiera pensado en cometer una atrocidad como esa de no haberla visto en una película.» (13)

Presumiblemente, por «esta gente» Altman se refería a al-Qaeda. Tal vez fue mientras comía palomitas de maíz y miraba una película de Hollywood cuando Osama bin Laden y sus compañeros de alto nivel tuvieron la idea del 11 de septiembre. Esto es posible. Pero, ¿no tendría sentido preguntarse si el Pentágono realmente no tiene imaginación, y que era incapaz de imaginar ataques como los de septiembre de 2001?

La colaboración entre Hollywood y las agencias del gobierno de Estados Unidos se remonta al menos hasta la Segunda Guerra Mundial. De hecho, un informe de 1943 del OSS (precursor de la CIA) señalaba que «la película cinematográfica es una de las armas de propaganda más poderosas a disposición de los Estados Unidos» (14). Por lo tanto, muchas películas y programas de televisión de Hollywood han sido patrocinados por el Pentágono y algunos han sido financiados por la CIA. Ese apoyo puede ser crucial para las películas que requieren medios militares estadounidenses, como aviones y helicópteros. Pero el apoyo no es inmediato. El guión debe ser aprobado primero, y la Agencia de Seguridad Nacional en cuestión puede exigir enmiendas. En un libro reciente sobre este tema (National Security Cinema: The Shocking New Evidence of Government Control in Hollywood), los autores Tom Secker y Matthew Alford enumeran 814 películas y 1133 títulos de televisión que recibieron apoyo del Departamento de Defensa (3).

Dado que muchas de estas películas son construcciones muy imaginativas, ¿cómo es posible que las Agencias de Seguridad Nacional que han contribuido a su realización se hayan quedado atrapadas en su mundo gris y poco imaginativo? Presumiblemente, debemos creer que es la naturaleza de la burocracia la de limitar estas ideas imaginativas a una parte de la organización -digamos, al Instituto de Tecnologías Creativas del Ejército– mientras que descuidamos difundirlas a otras partes del Estado de Seguridad Nacional. Pero, ¿es esto cierto?

Aquellos que estén familiarizados con el proyecto de investigación de History Commons sobre el 11 de septiembre sabrán que no es verdad en absoluto. Aquí hay 16 títulos de ese proyecto (seleccionados de una lista mucho más larga) que se refieren a ejercicios y simulaciones anteriores al 11 de septiembre por Agencias del Gobierno de los Estados Unidos: (15)

– 7 de noviembre de 1982: Prácticas de la Autoridad Portuaria simulando el impacto de un avión contra el WTC.

– (1998-10 de septiembre de 2001): El Centro de Operaciones del NORAD organiza cinco «Eventos de Entrenamiento de Secuestro» cada mes.

– 1998-2001: El Servicio Secreto simula que varios aviones se estrellan contra la Casa Blanca

– 14 de octubre de 1998: Ejercicio de «Respuesta equilibrada» se prepara para el ataque de Bin Laden contra Washington

– Entre 1999 y el 11 de septiembre de 2001: NORAD practica un simulacro de derribo de un jet con productos tóxicos.

– Entre septiembre de 1999 y el 10 de septiembre de 2001: Los ejercicios de NORAD simulan colisiones de aviones en edificios estadounidenses; uno de ellos es el World Trade Center.

– 6 de noviembre de 1999: NORAD lleva a cabo un simulacro en el que los secuestradores planean estrellar un avión contra la sede de la ONU en Nueva York.

5 de junio de 2000: Ejercicio del NORAD simula que los secuestradores planean estrellar aviones contra la Casa Blanca y la Estatua de la Libertad

– 16-23 de octubre de 2000: Ejercicio del NORAD incluye escenarios de intento de avión suicida contra la sede de la ONU en Nueva York.

– Mayo de 2001: Paramédicos en el Pentágono por impacto de un avión.

– 1 y 2 de junio de 2001: Ejercicios militares simulando un escenario en el que se lanzan misiles de crucero contra los EE. UU. [«Osama bin Laden aparece en la portada de la propuesta para el ejercicio»].

– Julio de 2001: NORAD planea una amenaza simulada de secuestro simultáneo desde dentro de los EE. UU.

– A principios de agosto de 2001: Ejercicio masivo de víctimas en el Pentágono incluyendo un avión que impacta contra el edificio.

– 4 de agosto de 2001: Ejercicio de defensa aérea incluye un escenario en el que Bin Laden usando un avión teledirigido ataca Washington.

– 6 de septiembre de 2001: Ejercicio del NORAD incluye secuestradores terroristas que amenazan con volar el avión de una línea aérea.

– 9 de septiembre de 2001: Ejercicio de NEADS incluye escenario con secuestradores terroristas atacando Nueva York.

No es necesario hallar aquí un simulacro que se ajuste perfectamente a los ataques de 2001. El caso es que hay demasiada imaginación y demasiada similitud con los ataques reales de 2001 como para apoyar la hipótesis del «fracaso de la imaginación». Los participantes de Hollywood en el ejercicio de lluvia de ideas de octubre del 2001, quienes pensaban que estaban siendo presionados para que estrujasen su imaginación, fueron engañados.

¿Quién estaba mejor preparado, tanto por el uso de la imaginación como por la capacidad logística para llevar a cabo los ataques de septiembre de 2001 -el grupo de Bin Laden o la Agencia de Seguridad Nacional de los Estados Unidos-. Este último había estado entrenándose de manera continua, durante años, en operaciones de entrenamiento con guiones relevantes, y tenía el poder y los recursos para hacer realidad los escenarios imaginativos. Al-Qaeda no era ni remotamente su rival.

No sólo de carácter cinematográfico, sino exclusivamente cinematográfico

Si este asunto de la naturaleza cinematográfica de los atentados del 11 de septiembre sólo implicaba a los guionistas de Hollywood, podríamos caer en la tentación de considerarlo una pequeña distracción. Pero lo que encontramos es que incluso los miembros del Departamento de Bomberos de Nueva York, arriesgando sus vidas en la escena, quedaron conmocionados por la naturaleza fílmica de lo que presenciaron. (16)

– Pensaba que estaba en un espectáculo en Universal Studios, al lado, viendo una película grabada.

Walter Kowalczyk, Jefe del SGA

– Recordé haber oído al teniente D’ Ávila por la radio y decir a Central que le avisaran, un segundo avión acaba de chocar con la segunda torre. Salimos corriendo y vimos el segundo avión. Era como ver una película. Realmente lo fue.

EMT Peter Cachia

– Miré por encima de mi hombro y se podía ver toda la torre sur inclinándose hacia nosotros. Parecía que iba a caer. Podías ver las ventanas abiertas como en la foto, parecía una película. Vi un piso de ventanas estallando, como puf, puf. Vi varios pisos que caían.

Jefe Steve Grabher

– El edificio empezó a derrumbarse, la torre norte comenzó a derrumbarse. Primero se volcó y luego se hundió dentro de sí misma. Fue una vista increíble. Fue realmente increíble. Pensé que estaba viendo una película con efectos especiales.

EMT Michael Mejias

– Mientras miro hacia arriba, viendo estas cosas que están sucediendo allí arriba ahora me digo a mí mismo que he visto esto en una película. Todo mi recuerdo es volver a una película o algo que vi. Acabo de ver esto antes.

El jefe de bomberos Steven Mosiello

– … parecía una bomba, por supuesto, que había estallado, casi como una bomba nuclear. Eso es todo en lo que podía pensar. Nunca he estado en una guerra. Lo equiparé a cuando era niño y vi a Godzilla en las películas o algo así, cuando él aplasta esos edificios y cosas así, eso es lo que me pareció.

El bombero Edward Kennedy

– Estoy en la parte superior de la plataforma entre el cubo y la cabina, entre la escalera y la cabina. La gente se persignaba ante la posibilidad de caer. Era como salir de una película. No podía creer lo que estaba pasando.

Bomberos Tiernach Cassidy

– Sólo recuerdo esos primeros minutos desde el momento en que el sonido comenzó, el ruido comenzó y el polvo comenzó a caer y luego llegó hasta los camiones de bomberos y luego continuó hacia la calle West y desde allí vimos los camiones de bomberos aplastados, coches aplastados, vehículos en llamas. Era como un plató de cine.

El bombero Daniel Lynch

– Entonces, como en una película de Godzilla, todos los que habían estado parados en ese pequeño parque frente a One Liberty Plaza y habían mirado para arriba viendo arder la torre norte, empezaron a correr hacia el este como si estuvieran siendo perseguidos por alguien.

Jefe de Batallón Brian Dixon

– Entonces, comenzaste a correr, tu (sic) ayudando a la gente, ayudándoles a correr. Lo viste, fue increíble… como salir de una película, la nube te persigue. Cuando miras hacia atrás, ves que envuelve a la gente.

EMP Peter Constantine

– …. al volverme hacia Albany miré por encima del hombro y vi la gran nube de polvo que ya estaba en el suelo como si estuviera bajando por lacalle, como en una película.

Capitán de socorristas Frank D’ Amato

– Lo primero que me vino a la mente fue la película Armagedón, y esto era la realidad, con un humo negro de 30 pisos de altura, los escombros cayendo por todas partes… Porque nunca he visto nada parecido en 21 años de trabajo en los servicios de emergencia.

EMT Russell Harris

– Tan pronto como llegamos allí, en cuanto bajamos por el puente de Brooklyn, vimos cómo la gente corría como si fuera una película de Godzilla, y tuvimos que pararnos allí un rato. La gente estaba agitada, conmocionada, asustada…

EMT Christopher Kagenaar

– Pero corrí y corrí, y finalmente pude ver la luz. Cuando llegué a donde estaba el túnel, miré por todas partes. Fue como esa película del día después con el lanzamiento de la bomba atómica. Ellos la tiran y nadie se va y yo soy el único.

Paramédico Robert Ruiz

– Recuerdo haber visto los escombros, haber visto caer los escombros y verlos por la calle, y, ya sabes, es extraño porque no te lo esperabas -no esperarías que los escombros hicieran eso, pero literalmente viajaron, como, en esas películas con un maremoto que fluye por las calles y golpea todo lo que encuentra en su camino.

Rosario Terranova

Estos comentarios, seleccionados de un conjunto más amplio de comentarios similares, son intrigantes, pero ¿cuál es su significado? Al examinarlos de cerca, reconocemos que el evento del 11 de septiembre no fue sólo fílmico, sino exclusivamente fílmico. Con esto quiero decir que la narración que nos presentan las autoridades no podría haberse desarrollado fuera de una película.

Estos comentarios, seleccionados de un conjunto más amplio de comentarios similares, son intrigantes, pero ¿cuál es su significado? Al examinarlos de cerca, reconocemos que el evento del 11 de septiembre no fue sólo fílmico, sino exclusivamente fílmico. Con esto quiero decir que la narración que nos presentan las autoridades no podría haberse desarrollado fuera de una película.

Desde por lo menos 1902, cuando la película francesa A Trip to the Moon (Viaje a la Luna) llevó a sus espectadores al espacio, el público ha estado disfrutando de la capacidad de las películas para ofrecer una acción dramática a través de efectos especiales, y especialmente alterando, de manera ficticia, las leyes de la física. Esto es parte del poder del cine y no hay nada intrínsecamente malo en ello. Pero es importante saber cuándo estamos en una sala de cine y cuándo no.

En la película original de 1933, King Kong, el director Merian Cooper decidió que la aparición de su monstruo fuera dramáticamente poderosa, y con este fin modificó el tamaño del monstruo repetidamente para adaptarse a escenas particulares.

Consideré en cambiar constantemente la estatura de Kong para adaptarla a los escenarios y las ilusiones. Es diferente en casi todas las tomas; a veces sólo mide 18 pies (5,5 m) de altura y a veces 18,3 m (60 pies) o más… pero me sentí seguro de que si las escenas se movían con emoción y belleza, el público aceptaría cualquier altura que encajara en la escena (17)”.

Cooper entendió lo importante de una película. Pero imagínense, ¿qué pasaría si el público quedara convencido de la alteración de las leyes de la física después de salir del cine? Me parece que esto es lo que ha sucedido con los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. Muchas personas siguen siendo engañadas por los efectos especiales. Todavía están atrapados por la película del 11 de septiembre.

Considere dos de los elementos más traumáticos de los ataques, la desaparición de las Torres Gemelas y la consiguiente nube de escombros.

La destrucción de las Torres Gemelas dejó atónitos a los primeros en intervenir. Sus experiencias previas, incluyendo las experiencias con incendios de gran intensidad, no les hicieron sospechar que estos edificios iban a derrumbarse.

He trabajado en Manhattan durante toda mi carrera en los rascacielos y en todo lo demás… miraste hacia atrás, todo lo que ves: sabes lo rápido que se derrumbaron esos edificios… no crees que estos edificios puedan derrumbarse… no hay antecedentes de que estos edificios se derrumbaran”.

Teniente Warren Smith, 9110223.18

Quien en su sano juicio hubiera pensado que el World Trade Center se caería… Nadie en el mundo, nadie hubiera pensado que esos edificios se iban a derrumbar”.

Capitán de socorristas Mark Stone, 9110076.19

Las investigaciones realizadas en los últimos 16 años han demostrado que la sorpresa de los primeros socorristas estaba justificada. Se ha demostrado que las explicaciones ofrecidas por las agencias oficiales de los Estados Unidos violan las leyes básicas de la física (20).

Ante el espectáculo de las torres gemelas que se derrumban, y ante la caída posterior de la World Trade 7, se supone que debemos olvidarnos de la física que aprendimos en nuestras escuelas secundarias. Se supone que no debemos darnos cuenta de que las explicaciones oficiales que se nos han dado de estos espectáculos tan extraños es algo parecido a lo que ocurre con el tamaño de King Kong.

Así que este elemento dramático central, como editado para la televisión, interpretado por pesadas voces oficiales, y presentado repetidamente para una audiencia mundial, pertenecía a la película del 11 de septiembre. Entre bastidores, el director había ordenado que se pusieran cargas explosivas en los edificios.

Más de un centenar de miembros del Departamento de Bomberos de Nueva York presenciaron explosiones al principio de los llamados derrumbes de las Torres Gemelas (21). Su testimonio encaja con la hipótesis de una demolición controlada y no encaja con el guión de la película del 11 de septiembre. Dado que la promoción de la película por parte del Gobierno habría sido difícil si se hubieran escuchado estas voces, fueron eliminadas.

El segundo acontecimiento profundamente impresionante del 11 de septiembre, que aparece repetidamente en las reflexiones de los Bomberos de Nueva York (FDNY) sobre la naturaleza fílmica de lo que presenciaron, fue la nube de material que corrió por las calles de Manhattan tras la destrucción de cada una de las Torres. A este respecto, se mencionan varias películas por su nombre, entre ellas las de Godzilla, rey de los monstruos, creadas para las películas japonesas menos de diez años después del bombardeo nuclear de Hiroshima y Nagasaki como una meditación deliberadamente provocativa sobre las fuerzas de la era nuclear (22).

Las entrevistas realizadas a los Bomberos de Nueva York sobre el World Trade Center dan la viva sensación de que se sentían atrapados por una nube de escombros (18).

– Estoy a unos tres metros delante de ella, corriendo, corriendo, realmente corriendo porque soy un atleta y estoy corriendo… Se acercó a otro edificio que estaba frente a mí, y me pilló por delante y por detrás, y todo estaba totalmente oscuro. Me golpeó por delante y por detrás, me levantó del suelo y me tiró. Fue como si alguien me recogiera y me tirara al suelo.

– Todo estaba totalmente oscuro. No podías ver nada. Todo lo que vi fueron grandes bolas de fuego. Podía sentir el calor a mi alrededor. Todo oscuro. No podía ver nada en absoluto. Mis pulmones, mis vías respiratorias, todo lleno de cenizas. No podía respirar.

EMT Renae O’ Carroll

– De repente los ruidos se detuvieron, el sonido de la caída del edificio se detuvo. Todos nos dimos la vuelta y reinaba la oscuridad más absoluta. Realmente no podíamos ver… La nube estaba ahí dentro. Todos comían la nube, lo que fuera, muy espesa. Sigo diciendo que era como un objeto tridimensional. No era humo. Era como todo. Fue como una tormenta de arena.

El bombero Timothy Burke

– Así que estoy corriendo, y la gente está corriendo delante de mí. Paran. Se dan la vuelta. Creo que todo ha terminado. Así que me detengo, de repente la cosa se nos viene encima. Era como en el infierno, oscuro, como una llovizna nuclear. No podía explicarlo. No podías ver delante de ti. No podías respirar. Estás inhalando. Estás tosiendo. Estás corriendo. No puedes ver nada.

EMT Mary Merced

– Todavía no puedes verlo porque está oscuro… No puedes respirar. Es tan pesada con el humo,todo polvo y cenizas. No puedo respirar. Tengo, por falta de un término mejor, impactos de polvo en mis oídos, en mi nariz. Tosía. Sentí como si tuviera una pelota de béisbol en la boca. Lo podía recoger con mis dedos.

Paramédico Louis Cook

Como se desprende claramente de estos testimonios, palabras como «humo» y «polvo» no hacen justicia a la nube en la que la gente quedó atrapada. Eso es porque las nubes eran las Torres. Cada Torre, una gran estructura de 415 metros de altura, fue transformada en menos de 20 segundos en acero cortado y materia pulverizada. Mientras que el acero yacía en el suelo, gran parte del resto fue arrastrado rápidamente por las calles de Manhattan.

Así como la dramática historia de la destrucción de los edificios implicaba mentiras, ocurre lo mismo con la dramática historia de esta nube envolvente. Esta nube no fue el resultado de un colapso gravitacional causado por terroristas musulmanes que estrellaron aviones contra edificios. Fue el resultado de la demolición explosiva de un edificio.

El argumento de que esta nube no pudo haber sido causada de la manera que afirma la narrativa oficial se ha argumentado en varias ocasiones, comenzando por lo menos desde 2003 (23). Las pruebas de destrucción explosiva de los edificios son independientes.

Científicos han calculado la cantidad de energía gravitacional potencial en las Torres Gemelas -la mayor forma de energía disponible, según la narrativa oficial, en el momento del «colapso» ya que la energía aportada en ese momento por los incendios era mínima e indirecta- y la han comparado con la cantidad de energía que se habría requerido para crear la nube de escombros pulverizados.

El profesor emérito de ingeniería civil, Robert Korol, ha discutido recientemente este tema (24). Ha calculado la energía potencial gravitacional de cada una de las torres en 508,4 x 109 julios. Ha calculado la energía necesaria para pulverizar el hormigón de cada Torre en 857,5 x 109 julios; la energía necesaria para destruir las columnas perimetrales en 219 x 109 julios; y la energía necesaria para destruir las columnas centrales en 178 x 109 julios. La energía total requerida para el hormigón y las columnas es de 1.254,5 x 109 julios.

En pocas palabras, estas cifras sugieren que habría sido necesaria dos veces y media la cantidad de energía disponible de la gravedad para destruir las Torres como se ha visto.

Los cálculos del profesor Korol se basan en el trabajo experimental que ha realizado en el laboratorio, cuyos resultados se han publicado en revistas revisadas por pares. Ha pulverizado hormigón. Tiene columnas dobladas y aplastadas. Ha medido la fuerza requerida en cada caso. Sus cálculos con respecto a las Torres Gemelas son extremadamente conservadores en el sentido de que no ha incluido todas las formas de destrucción atestiguadas, como la pulverización de paredes, muebles y cuerpos humanos.

Si, además, añadiéramos a sus cálculos la energía necesaria para lanzar los edificios pulverizados en todas las direcciones a través de las calles de Manhattan, como algunos autores han hecho, encontraríamos que la narrativa oficial resulta aún más chocante (25). El comentario de Rosario Terranova del FDNY, citado anteriormente – «no era de esperar que los escombros hicieran eso-» indica que es un eufemismo.

No podemos evitar la conclusión de que la nube de escombros causada por la gravedad fue exclusivamente cinematográfica, al igual que la fluctuante altura de King Kong. Ambos cumplieron las reglas de la acción dramática al violar las leyes de la física.

Las referencias aparentemente extravagantes a Godzilla por parte de los primeros en responder son realmente perceptivas. La gravedad fue ayudada por una fuerza destructiva extremadamente potente. Pero en las películas de Godzilla el monstruo es visible, mientras que el monstruo de la película del 11 de septiembre era invisible y debe hacerse visible a través de la investigación.

Nuestro Desafío

En el tráiler de 1958 de la película de serie B, The Blob, los espectadores están sentados en una sala de cine cuando comienza una película de terror (26). Están asustados, pero sólo de esa manera distante en la que el público se deja asustar por las representaciones ficticias. Entonces nos damos cuenta del monstruo («el Blob») que se filtra en la sala misma. A medida que los espectadores se despiertan ante esta realidad y perciben el peligro real, quitan los ojos de la pantalla y salen corriendo del cine.

Mientras el público hoy ve la Guerra contra el Terror, hipnotizado por los malhechores extremistas, una oligarquía despiadada se arrastra sin ser vista en la sala. Nuestro desafío es romper el hechizo de la película de serie B del 11 de septiembre. Sólo cuando la gente perciba el peligro genuino y deje atrás la ficción y los efectos especiales estará en posición de enfrentarse al verdadero monstruo al que nos enfrentamos.

Notas:

  1. Bush and Cheney: How They Ruined America and the World (Northampton, MA: Olive Branch Press, 2017).
  2. September 11: A Warning from Hollywood,” BBC Panorama (BBC, March 24, 2002). []
  3. Ibid.
  4. Spectacle, the visual aspect of dramatic action, was included in Aristotle’s Poetics as an essential element of drama. As for conflict and violence, see Lew Hunter, Lew Hunter’s Screenwriting 434 (New York: Perigee, 1993), pp. 19, 22 ff.
  5. Hollywood: The Pentagon’s New Advisor,” BBC Panorama (BBC, 2002); Sharon Weinberger, “Hollywood’s Secret Meet,” Wired, March 16, 2007.
  6. Weinberger, “Hollywood’s Secret Meet.”
  7. Hollywood: The Pentagon’s New Advisor.”
  8. Weinberger, “Hollywood’s Secret Meet.”
  9. September 11: A Warning from Hollywood.”
  10. September 11: A Warning from Hollywood.”
  11. Press Briefing by National Security Advisor Dr. Condoleezza Rice,” U.S. government archives, May 16, 2002.
  12. Alec Russell, “9/11 Report Condemns ‘failure of Imagination,’” The Telegraph, July 23, 2004.
  13. Sean Alfano, “Iconic Director Robert Altman Dead At 81,” CBS/AP, November 21, 2006.
  14. The Motion Picture As A Weapon of Psychological Warfare.” Matthew Alford, National Security Cinema: The Shocking New Evidence of Government Control in Hollywood (Drum Roll Books, 2017), p. 31. The document itself can be found on the Internet.
  15. History Commons: Military Exercises Up to 9/11,” n.d. before_9/11=militaryExercises&timeline=complete_911_timeline.
  16. The New York Times, having obtained the World Trade Center Task Force interviews from the City of New York through a lawsuit, hosts the documents on its website. The interviews are in the form of separate PDF files. Each file is identified by the interviewee’s name. “World Trade Center Task Force Interviews” (City of New York, 2002 2001).
  17. From an interview with Cooper quoted in “King Kong,” Wikipedia, accessed August 6, 2017.
  18. World Trade Center Task Force Interviews.” See note 18.
  19. Ibid. (See note 18).
  20. The best summary in recent years is Ted Walter, BEYOND MISINFORMATION: What Science Says About the Destruction of World Trade Center Buildings 1, 2, and 7 (Berkeley, California: Architects & Engineers for 9/11 Truth, Inc., 2015)
  21. Graeme MacQueen, “118 Witnesses: The Firefighters’ Testimony to Explosions in the Twin Towers,” Journal of 9/11 Studies, August 2006.
  22. Tim Martin, “Godzilla: Why the Japanese Original Is No Joke,” The Telegraph, May 15, 2014
  23. The earliest attempt I know of is by Jim Hoffman. See “The North Tower’s Dust Cloud: Analysis of Energy Requirements for the Expansion of the Dust Cloud Following the Collapse of 1 World Trade Center, Version 3.1,” 9-11 Research, October 16, 2003.
  24. Walter, BEYOND MISINFORMATION: What Science Says About the Destruction of World Trade Center Buildings 1, 2, and 7. See Chapter 3, note 13. Full references to Korol’s articles can be found at Adnan Zuberi’s compilation accompanying “9/11 in the Academic Community: Academia’s Treatment of Critical Perspectives on 9/11—Documentary.” [
  25. Hoffman, “The North Tower’s Dust Cloud: Analysis of Energy Requirements for the Expansion of the Dust Cloud Following the Collapse of 1 World Trade Center, Version 3.1”; Reijo Yli-Karjanmaa, “Energetic Examination of the Collapse of the North Tower of the WTC, Version 3.1,” June 18, 2005.
  26. Trailer, The Blob, 1958.

    —————————————————————-

 

¿De nuevo los medios de comunicación Occidentales presionan para que se produzca una mayor intervención militar de Estados Unidos en Siria?

Carta abierta a Amy Goodman y a Democracy Now

Por Veteranos por la Paz, Sección 162, 15 de abril de 2017

Dissident Voice

Querida Amy Goodman de Democracy Now:

Somos un grupos de militares veteranos que esperan no desaparecer de la faz de la tierra por una guerra nuclear que parece precipitarse dados los acontecimientos en Siria.

Estados Unidos está más cerca de enfrentarse a Rusia con armas nucleares en Siria. Esta situación fue desencadenada por Assad-Lo-Hizo-de-Nuevo “atacando con gases a su propia gente”, algo que ya oímos por primera vez en 2013. Una vez más faltan pruebas y, peor aún, hay un total desinterés por encontrar alguna evidencia, o hacerse las preguntas obvias por el motivo de tal acción.

Como ex militares no vemos ninguna ventaja ni justificación para que el régimen de Assad use gases tóxicos en estas situaciones. Por otro lado, hay gente que está encantada de que Estados Unidos se lance a tal guerra. Esto parece claro incluso para el observador ocasional, y sin embargo es algo que están ignorando los medios de comunicación.

¿Por qué son necesarias las pruebas? Esto nos parece una repetición de lo ocurrido en el “Golfo de Tonkín”, “ o las Armas de Destrucción Masiva de Irak”, y muchas otras falsas provocaciones que se remontan a 1898 con el hundimiento del Maine. Una vez más, los medios de comunicación presionan para que haya una guerra. Se apresuran a realizar juicios sin hacerse las preguntas pertinentes.

Desafortunadamente, salvo raras excepciones, Democracy Now tampoco se ha planteado tales preguntas en relación con la guerra de Siria. En su programa del pasado 7 de abril, usted invitó a varios expertos que hablaron de la cuestión Siria, algunos acusando abiertamente a Assad, pero nadie se hizo preguntas por las evidencias. Los oyentes de su programa dieron por sentado que el régimen de Assad es culpable, como se supone.

Esto resulta especialmente decepcionante para todos nosotros, ya que somos oyentes de su programa desde hace mucho tiempo. Hemos confiado en usted como una fuente fiable de información.

Le estamos pidiendo que investigue más profundamente sobre lo que está ocurriendo en Siria. Considere las investigaciones de Seymour Hersh y otros, incluyendo los Veteranos de Inteligencia por la Cordura (VIPS), sobre el incidente con armas químicas del 21 de agosto de 2013. Sus informes indican que las armas químicas fueron utilizadas por la oposición no por el Gobierno sirio. Esto parece relevante dada la situación actual.

Y por favor, invite a personas que conozcan Siria y tengan una perspectiva diferente de sus invitados habituales. Por ejemplo, el Vicepresidente de Veteranos por la Paz estuvo en Siria el año pasado. Otros muchos también lo han hecho, y estaremos encantados de proporcionarle la información de contacto.

Esto es importante, ya que las actuaciones del Presidente Donald Trump en Siria parece que nos están llevando hacia un enfrentamiento con Rusia utilizando armas nucleares, y nos preguntamos si Vladimir Putin puede darse el lujo de retroceder. ¿Y si no lo hiciera? ¿Estaremos vivos pisando este suelo dentro de un año?

Que la esperanza se mantenga viva.

Daniel Borgström

en nombre de

VETERANOS POR LA PAZ, Este de la Bahía, Sección 162.

Veteranos por la Paz es una organización no gubernamental representada en la ONU.


Artículos relacionados:

Los túneles en Afganistán fueron financiados por EEUU

——————————————-

Hillary Clinton vs. Donald Trump y sus posiciones sobre la Guerra de Irak

No se trata solamente de qué se dijo sino de cuándo se dijo

Por John V. Walsh, 15 de octubre de 2016

dissidentvoice.org

guerra_irak

¿Cuál ha sido el propósito de todo esto (de la Guerra de Irak)? Cientos y cientos de jóvenes han sido asesinados. Y ¿qué pasa con todos aquellos que vuelven de la guerra sin los brazos o sin las piernas? Y no hacemos mención de lo que pasó al otro lado: todos esos niños iraquíes que han sido volados en pedazos. Resulta que todas las razones para llevar a cabo esta guerra han sido decididamente erróneas. Todo esto para nada”.

Donald Trump sobre la guerra de Irak en agosto de 2004, reiterando sus palabras en agosto de 2016.

Obviamente he pensado mucho en todo esto, en los meses posteriores (se refiere a la votación de octubre de 2002, donde votó a favor de la resolución sobre la Guerra de Irak). No, no me arrepiento de haber concedido autorización al Presidente”.

Hillary Clinton sobre la guerra de Irak, en abril de 2004.

A medida que se acerca el día de las elecciones, es el momento de ignorar el ruido mediático y pensar con claridad sobre las cuestiones cruciales a las que nos enfrentamos, una de las cuales es sobre la guerra o la paz. La Guerra de Irak ha sido una tema recurrente en los últimos 14 años.

Clinton y sus agentes han tratado a toda costa durante los últimos 14 años que no se hiciese una comparación entre sus palabras y las de Trump. ¿Qué es lo que dijo Trump? Es algo que ha intentado ocultarse por los seguidores de Clinton y compañía. ¿Y cuándo lo dijo? Eso es algo que ha sido también manipulado con astucia. La cronología de los hechos ha sido utilizada para equiparar las posiciones de Hillary con el más notorio de los halcones de Trump [1].

Vamos a echar un vistazo a las palabras de Trump, así como las fechas en que fueron pronunciadas, y las compararemos con las de Hillary: mientras Trump pronuncia cuatro palabras vacilantes en el mes de septiembre, de las cuales no hay soporte visual, Hillary vota a favor de la guerra con convicción en un largo discurso en el mes de octubre.

Primero las cuatro palabras pronunciadas por Trump: “Sí, supongo que sí”. Estas son las cuatro palabras que pronunció Trump el 11 de septiembre de 2002, un mes antes de que en el Senado se celebrase la votación sobre la guerra, cuando Howard Stern le preguntó de repente si Trump estaría a favor de una invasión de Irak [2]. Estas palabras pueden considerarse como un sí a medias, algo que parece no equivaler a una posición bien estudiada y mucho menos pueden considerarse una declaración política [3].

Al mes siguiente, en octubre de 2002, la senadora Hillary Clinton votó a favor de la Guerra de Irak, e hizo una entusiasta defensa de la guerra. No cambió su posición hasta enero de 2008, cuando Obama se presentó como candidato a la Presidencia, que lo hacía, falsamente, como el candidato de la paz [4].

Trump siempre ha hecho una denuncia apasionada y humana contra la guerra, sin cambios durante 12 años. Mientras Clinton no se mueve de su posición sobre la guerra.

Llegamos al año 2004, en el que se produce la primera declaración articulada de Trump sobre la guerra. Fue una declaración inspirada que ha quedado enterrada por el tiempo. Fue publicado en la revista Esquire, en agosto de 2004, y raramente se ha citado en su totalidad. Ésta es:

Observo la guerra de Irak y el lío en el que estamos metidos. Yo nunca hubiera actuado así. ¿Alguien realmente cree que Irak se va a convertir en una Democracia maravillosa donde la gente corra a votar y que con cuidado meta su papeleta y luego el que gane vaya a dirigir felizmente el país? Nadie se lo cree. Dos minutos después de proclamar al ganador va a estallar otra revuelta, más dura, más inteligente, más dañina. Y habrá más armas de destrucción masiva de las que Saddam pudo tener.

¿Cuál ha sido el propósito de todo esto (de la Guerra de Irak)? Cientos y cientos de jóvenes han sido asesinados. Y ¿qué pasa con todos aquellos que vuelven de la guerra sin los brazos o sin las piernas? Y no hacemos mención de lo que pasó al otro lado: todos esos niños iraquíes que han sido volados en pedazos. Resulta que todas las razones para llevar a cabo esta guerra han sido decididamente erróneas. Todo esto para nada”.

Trump no sólo llama la atención sobre la muerte y las lesiones infligidas a los estadounidenses, como únicamente han hecho los políticos que han criticado la guerra, sino que también lamenta la muerte de muchos iraquíes inocentes. Ninguna otra figura política, en lo que yo sé, ha dicho tales cosas. Ofrecen un destacada contraste con las declaraciones, por ejemplo, de Madeleine Albright, que ante la muerte de 500.000 niños por las sanciones de Clinton en la década de 1990, dijo que “merecía la pena”.

Por lo tanto, desde el punto de vista humano, la condena que hace Trump es algo sorprendente. De hecho, llorar por las muertes de los estadounidenses y no hacerlo por los muertos iraquíes es una forma de racismo. Trump es el único político que hace referencia las muertes de personas inocentes provocadas por la intervención de los Estados Unidos. Es algo que merece la pena destacar.

Pero veamos cómo se ha mostrado esta declaración de Trump en los medios llamados progresistas, como en un artículo publicado en la revista Mother Jones y firmado por Tim Murphy, titulado “Lo que dijo Donald Trump sobre la guerra de Irak y cuándo lo dijo”. Cuando Murphy hace referencia al artículo publicado en Esquire, sólo cita el primero de los párrafos y se olvida del segundo, que hace referencia a la innecesaria pérdida de vidas humanas. Es decir, la parte más sorprendente de la declaración, y la referencia a la vida de los iraquíes. ¿Se puede decir que esto sea algo honesto? ¿No se puede hablar de mentir por omisión?

¿Y ha mantenido Trump su posición? Palabra por palabra, fueron repetidas en agosto de 2016, cuando realizó las mismas declaraciones al ofrecer las líneas generales de su política exterior. Ha mantenido su posición durante 12 años [5].

En 2004, Clinton seguía asumiendo su posición sobre la guerra de Irak. En declaraciones a Larry Kingh del 20 de abril decía:

Obviamente he pensado mucho en todo esto, en los meses posteriores (se refiere a la votación de octubre de 2002, donde votó a favor de la resolución sobre la Guerra de Irak). No, no me arrepiento de haber concedido autorización al Presidente”.

2007

Trump añade una nueva característica a su crítica: “La guerra no fue un error, pero estuvo basada en las mentiras de Bush”.

Mientras tanto, Clinton se mantiene aferrada a la voto a favor de la guerra de Irak.

En una entrevista concedida a Wolf Blitzer, Trump dice:

Mira, todo esto ha sido una mentira montada en Washington. Lo de las armas de destrucción masiva, mentira. Era la excusa para atacar Irak, que él (George W. Bush) pensaba iba a ser algo fácil y resultó exactamente lo contrario… Todo una mentira, una gran mentira”.

Una vez más, Trump se mantiene firme en su crítica. En un debate durante las primarias con Jeb Bush, hermano de Bush, dijo que había mentido sobre Irak.

¿Y cuál era la posición de Hillary en 2007? Seguía comprometida con su voto del año 2002, a pesar de decir que los Demócratas son antibelicistas, pero no se disculpó ni admitió el error. En una audiencia celebrada en Dover, New Hampshire, en el mes de febrero, ella dijo con tono desafiante:

Si lo más importante para cualquiera de ustedes es elegir a alguien que no diese su voto o reconociese que aquel voto fue un error, entonces tienen a otros candidatos a quienes elegir”.

Es decir, se permite ser desafiante, ella, la principal candidata para el nombramiento Demócrata en ese momento. Poco sabía entonces que tenía en Obama a un serio contendiente.

2008

La posición de Trump sigue sin modificaciones, mientras que Hillary busca nuevas razones para justificar su voto a favor de la guerra de Irak.

En el año 2008 Obama estaba poniendo en peligro la candidatura de Hillary a la presidencia, que se presentó como el candidato contra la guerra, lo cual es mentira como hemos podido ver. En el segundo debate, Hillary dijo que ella votó a favor de la guerra porque confiaba que Bush esperaría a que los inspectores de la ONU terminasen su trabajo de búsqueda de las armas de destrucción masiva. Pero como han señalado Carl Bernstein y otros, también votó en contra de la enmienda Levin, que imponía restricciones a Bush. En otras palabras, mintió de nuevo.

Podíamos seguir analizando las palabras dichas durante las presentes elecciones para intentar zafarse de su firme defensa de la criminal aventura de Irak. Pero sus actuaciones como Secretaria de Estado parecen mucho más convincentes que sus palabras y las de sus asesores.

Más que cualquier otra persona, ha sido la responsable del cambio ilegal de régimen en Libia, derrocando a Gadafi, lo que ha convertido a este país en un estado fallido plagado de extremistas islámicos. Ella todavía defiende parecidos cambios de régimen en Oriente Medio y el Norte de África, allí donde se ha desafiado a los Estados Unidos. Su defensa de una zona de exclusión aérea en Siria en este momento es más de lo mismo, lo cual asegura una guerra contra Rusia, y que según el general Joseph Dunford, Presidente del Estado Mayor Conjunto de los Estados Unidos, la guerra posiblemente será nuclear. Ella continúa con su línea dura, de manera irremediable parece ser.

La impresión que intentan dar Clinton y sus apologistas es que no hay diferencia entre Trump y Clinton en su posición sobre la guerra de Irak. Y no es así. Hay una enorme diferencia. Dado que esta diferencia es una cuestión de supervivencia humana, ¿qué nos dice esto sobre nuestra responsabilidad llegado el próximo 8 de noviembre?

Notas:

1.- Por ejemplo, en una reciente recaudación de fondos que recibí en mi correo se decía: “Ambos candidatos apoyaron la guerra de Irak en sus inicios, aunque ambos han modificado este apoyo”. Quieren hacernos creer que ambos tienen la misma postura sobre la guerra de Irak. No se saca a relucir ni una sola palabra de lo que dijeron ambos candidatos.

2.- Para ser más honestos, en realidad las palabras fueron trece: “Sí, supongo que sí. Espero que desde el principio se haga correctamente”.

3.- Trump también ha dicho que tuvo frecuentes discusiones con su amigo Sean Hannity en el período previo a la guerra, con un Hannity partidario de la misma. Pero en realidad no se trataría de una prueba, ya que son declaraciones que no son de dominio público. La memoria puede traicionar en estas situaciones, especialmente cuando un amigo busca apoyo. Así que no podemos juzgar sobre estas palabras.

4.- Hay otra declaración del Trump del año 2003, aunque es bastante ambigua y parece más bien de táctica política. En enero de 2003, Trump, en una entrevista concedida a Neil Cavuto, hace algunos comentarios sobre la guerra, más bien en torno a las táctica de guerra: “Bueno, él (Bush) ha conseguido hacer algo y no hacer nada, tal vez porque no lo debiera de estar haciendo todavía y debiera esperar a que las Naciones Unidas, ya sabes”. (La breve entrevista se puede encontrar aquí , y aquí la declaraciones de Trump sobre política exterior de agosto de 2016).

5.- ¿Fue oportunista la posición de Trump sobre la guerra de Irak? Trump tomó una posición sobre Irak mucho antes de meterse en política. Hay que tener en cuenta que él inició su carrera presidencial como candidato Republicano, no Demócrata. Cuando se inició la guerra, el GOP fue el partido defensor acérrimo de la guerra, un partido dominado por los Neoconservadores. Su posición sobre Irak difícilmente la pudo mantener frente a semejante multitud. Así que no consideramos oportunista la posición de Trump, algo diseñado para atraer votos. A medida que se convirtió en un serio contendiente, los neoconservadores dejaron el GOP para unirse a los Demócratas y apoyar a Hillary.

Puede ponerse en contacto con John V. Walsh en john.endwar@gmail.com

———————————————

¿Qué dice el Informe Chilcot sobre José María Aznar y su implicación en la Guerra de Irak?

Se recogen a continuación aquellas alusiones que se hacen al ex Presiente del Gobierno José María Aznar en  el informe Chilcot publicado el pasado  6 de julio de 2016. Se han obviado  algunas de ellas por considerarlas irrelevantes o reiterativas.

Informe_Chilcot

Páginas 153 y 154, parágrafos 836 a 841 del Informe:

Reunión del Sr. Blair con el Sr. Aznar, el 30 de enero de 2003.

  1. El Sr. Blair sugirió al Sr. Aznar, Presidente del Gobierno de España, que una segunda resolución se podría aprobar a finales de febrero, pero no antes.
  2. El Sr. Blair se reunió con el Sr. Aznar el 30 de enero en su camino hacia Washington (275). Tras la reunión se celebró una rueda de prensa.
  3. El Sr. Blair dijo al Sr. Aznar que había comunicado al Presidente Bush que desde el punto de vista político sería necesaria una segunda resolución para el Reino Unido. Si los inspectores no encontraban ningún Arma de Destrucción Masiva, “lo siguiente que se podría hacer es que Blix, mediante el envío de un segundo y tercer informe al Consejo de Seguridad, dijese que Irak se negaba a cooperar”. El Reino Unido, a partir de entonces, a principios de marzo, intentó que se aprobase una segunda resolución, “asumiendo los Informes contundentes de Blix”, considerando que Rusia no se opondría y que Francia tendría que elegir entre el veto o no. El Sr. Blair también aconsejó que después de que se aprobase una segunda resolución se tratase de lograr que los países árabes aceptasen a un Saddam Hussein en el exilio.
  4. El Sr. Blair y el Sr. Aznar hablaron del impacto que tendría un veto en las Naciones Unidas y, por lo tanto, la necesidad de evitarlo; que sería mejor tratar de aprobar una segunda resolución a mediados, más bien que a finales de febrero. El Sr. Blair sostuvo que no se podía permitir que la situación “se prolongase, pero que era necesario esperar un poco más”. Señaló que la opinión pública estaba en contra de la acción militar, pero que se podía convencer a la gente de su necesidad. El Sr. Blair prefería esperar hasta finales de febrero, incluso que se presentasen informes adicionales por parte del Dr. Blix , en los que se destacarían los incumplimientos de Irak y daría tiempo para trabajar con los miembros del Consejo de Seguridad.
  5. El Sr. Blair agradeció al Sr. Aznar su papel en la declaración conjunta y que propondría “un sistema coordinado de comunicaciones” al Presidente Bush.
  6. Preguntado sobre lo que pasaría si no se aprobase una segunda resolución, el Sr. Blair respondió que “creía que la operación militar se produciría de todos modos, pero en circunstancias políticas mucho más favorables”; y “las secuelas serían mucho más fáciles de manejar si las Naciones Unidas aprobasen la operación militar y la posterior reconstrucción de Irak”.

aznar2

Página 185, parágrafo 32.

3 y 4 de febrero de 2003

  1. El Sr. Blair dijo al Sr. José María Aznar, Presidente del Gobierno de España, que el Presidente Bush estaba a favor, en principio, de una segunda resolución (5). Estuvieron de acuerdo en que el Reino Unido y España colaborasen en la aprobación de una resolución.

Página 1374, parágrafo 684 y 685.

  1. El Sr. Blair habló con el Presidente Bush, el Sr. Berlusconi y el Sr. Aznar sobre la presentación de una resolución en una teleconferencia del día 22 de febrero (de 2006) (191).
  2. En una conversación con el Presidente Aznar, el Sr. Blair estuvo de acuerdo en que la resolución se debiera presentar como muy tarde el lunes 24 de febrero, después de la reunión del Consejo de Asuntos Exteriores y Asuntos Generales de la UE (192).

Página 1405, parágrafo 844.

El Reino Unido intenta asegurarse el apoyo al proyecto de resolución

  1. En reuniones mantenidas en Madrid el 27 y 28 de febrero (de 2006), el Sr. Blair y el Sr. Aznar hablaron de la necesidad de una segunda resolución y de las posiciones de otros miembros del Consejo de Seguridad, incluyendo:
  • Aznar dice tras su reunión con el Presidente Bush que los Estados Unidos podrían pecar de un exceso de confianza.

[…]

Página 1406, parágrafo 846.

  1. Pese a las dificultades creadas por la “impresión de que los Estados Unidos estaban decididos a ir a la guerra pasase lo que pasase”, el Sr. Blair y el Sr. Aznar acordaron la necesidad de establecer una estrategia de comunicación tal que “pareciese que hacían todo lo posible por evitar la guerra”. El Sr. Blair también trataría de obtener el apoyo de Dinamarca y los Países Bajos.

Página 1507, parágrafos 185, 186 y 187.

  1. El Sr. José María Aznar, Presidente del Gobierno de España, dijo al Sr. Blair que no llevaría a votación una propuesta de resolución sin una garantía de éxito.
  2. En una conversación con el Sr. Aznar, el Sr. Blair sostuvo que la oferta de España de una resolución simple se tenía que sustentar en pruebas contra Saddam Hussein (64).
  3. El Sr. Aznar expresó sus preocupaciones con este enfoque, pero consintió en intentarlo. También dijo que sin una garantía de triunfo, no se debiera presentar la propuesta a votación.

Página 1514, parágrafo 244

  1. El Sr. Kurt Volker, Director del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos para la OTAN y Europa Occidental, ya había dicho a las autoridades del Reino Unido que el Presidente Bush había rechazado la sugerencia del Sr. Aznar de retirar la propuesta de resolución; quería, y había prometido al pueblo estadounidense, la votación. Aznar también propuso que los que apoyasen la resolución podían intentar que “Rusia y el Francia no la vetasen”. El Sr. Brenton y  el Sr. Volker “acordaron que ese intento de influencia parecía un puente demasiado lejano en estos momentos”.

Página 1527, parágrafo 316.

  1. El Sr. Jeremy dijo que el Sr. Annan había dicho varias veces que entendía lo que el Sr. Straw y el Sr. Blair “trataban de hacer, y expresó su apoyo en la difícil situación en la que se encontraban”. El Sr. Aznar estaba “en una situación similar”. Señaló que “Estados Unidos no siempre se daba cuenta de que los comentarios que hacían los políticos estadounidenses para los estadounidenses comprometían la posición de sus aliados en otros países”.

Página 1555, parágrafo 480.

  1. El Sr. David Manning dijo a la Dra. Rice (Condoleezza Rice) que el Sr. Blair deseaba tener una reunión con el Presidente Bush y el Sr. Aznar, pero que resultaría muy difícil el fin de semana. La situación política en el Reino Unido:

…sigue siendo extremadamente tensa… dijo Condi (Condoleezza Rice) que no se debía subestimar la presión política a la que estaban sometidos ahora. Podrían producirse dimisiones en el Gabinete… se está desarrollando una enorme batalla delante de nosotros. Necesitamos todo el apoyo del que podamos disponer” (146).

[…]

aznar1

La Cumbre de la Azores, 16 de marzo de 2003

Página 1590, parágrafo 679.

  1. Cuando el Presidente Bush, el Sr. Blair, el Sr. Aznar y el Sr. Barroso se reunieron en las Azores, el Sr. Blair declaró que en la reunión: “…Envió un mensaje de que esta era la última oportunidad para que Saddam Hussein accediese a las peticiones, y al Consejo de Seguridad para que apoyase una segunda resolución que contenía un ultimátum” (234).

Página 1592, parágrafo 686.

  1. […]

“Aznar destacó realmente la importancia de la alianza transatlántica, pero estaba más implicado que todos nosotros en este asunto”.

Página 2112, parágrafo 147.

  1. Durante la visita a Londres el día 23 de abril (de 2006) realizada por el Sr. José María Aznar, Presidente del Gobierno de España, el Sr. Aznar y el Sr. Blair estuvieron hablando con el Presidente Bush sobre los progresos en la guerra de Irak, incluso se consideró la opción de proporcionar información sobre ubicaciones de las Armas de Destrucción Masiva (73). En opinión del Sr. Blair, la Coalición debería considerar la búsqueda de las Armas de Destrucción Masiva como su tercera prioridad, después ganar el conflicto y luego realizar la reconstrucción:

“Las Armas de Destrucción Masiva no sólo es una cuestión de los Estados Unidos y el Reino Unido: la comunidad internacional las ha estado buscando durante 12 años. Se necesitará tiempo”.

Página 3282, parágrafos 1026 y 1027

  1. En la Cumbre de las Azores, el Sr. Blair hizo hincapié en las relativas ventajas de presentar a la ONU como participante en el período posterior al conflicto de Irak. Dijo al Presidente Bush y al Sr. José María Aznar, Presidente del Gobierno de España:
  • Es necesario dar la impresión de que la Administración de Irak estaba bajo la autoridad de las Naciones Unidas y cuanto más claro sea el papel de las Naciones Unidas, mejor.
  • Se debiera ver a la ONU como que ha dado una autorización general, pero no debe llevar el control de todo.
  1. En la cumbre de las Azores, el Sr. Blair, el Presidente Bush y el Presidente Aznar, se felicitaron por la probabilidad de que se produjese una invasión, pero expresaron los riesgos de que se produjera violencia entre comunidades. También hablaron del papel que la ONU debía jugar, incluso aunque no fuese capaz de sofocar esa violencia de algunas comunidades (437). Quizás debiera ser “controlada por los militares”.

Página 3283, parágrafo 1032.

  1. La visión de Irak y del pueblo iraquí expresada por el Sr. Blair, el Presidente Bush y el Presidente Aznar en la cumbre del 16 de marzo (de 2003), se describen con más detalle en el Artículo 3.8. Adoptó un tono de mayor grandilocuencia que en el texto propuesto por el Reino Unido, pero compartía las mismas ideas (438). Las principales diferencias son:
  • Omisión de cualquier referencia explícita al petróleo:
  • la inclusión de referencias al terrorismo (“lucharemos contra el terrorismo en todas sus formas e Irak nunca debe ser asilo de terroristas de ningún tipo”);
  • la inclusión de referencias a la democracia (“Apoyaremos las aspiraciones del pueblo iraquí de tener un gobierno representativo que defienda los derechos humanos y el imperio de la ley como piedras angulares de la democracia”);
  • la inclusión de referencias a los pueblos que conforman Irak (“la rica mezcla de árabes sunitas y chiítas, kurdos, turcomanos, asirios, caldeos y todos los demás”).

Página 4500, parágrafo 5.

  1. En la Cumbre de las Azores del 16 de marzo, el Sr. Blair, el Presidente Bush y el Sr. José María Aznar, Presidente del Gobierno de España, hicieron una declaración sobre la “Visión de Irak y del pueblo iraquí”:

Trabajaremos para prevenir y reparar el daño causado por el régimen de Saddam Hussein a los recursos naturales y prometemos protegerlos como un activo nacional de y para el pueblo iraquí. Todos los iraquíes deben compartir la riqueza generada por su economía nacional…

Para alcanzar estos objetivos, planeamos una cooperación cercana con las instituciones internacionales, incluidas las Naciones Unidas… Si el conflicto se produjera, planeamos la adopción de una serie de medidas con carácter urgente a través de nuevas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, que confirmarían la integridad territorial de Iraq, la entrega inmediata de ayuda humanitaria y respaldad a una administración en el período posterior al conflicto. También propondremos que se dé autoridad al Secretario General, con carácter interino, para asegurar las necesidades humanitarias del pueblo iraquí y siga llevándose a cabo el programa Petróleo por alimentos.

Cualquier presencia militar debiera ser la necesaria, temporal y destinada a promover la seguridad y eliminar las armas de destrucción masiva; la entrega de ayuda humanitaria; y las condiciones para la reconstrucción de Irak. Nuestro compromiso de apoyo a la gente de Irak será a largo plazo” (2).

 

—————————————————

Artículos relacionados:

http://www.lamarea.com/2016/07/08/desplazados-enfermedades-muerte-la-realidad-iraqui-confirma-informe-chilcot/


El Reloj del Juicio Final

Por Noam Chomsky, 13 de junio de 2016

commondreams.org

“Las perspectivas de supervivencia a largo plazo no son muy halagüeñas, a menos que se produzca un cambio radical. Buena parte de esa responsabilidad de provocar ese cambio se encuentra en nuestras manos, así como las oportunidades”, escribe Noam Chomsky.

“Las perspectivas de supervivencia a largo plazo no son muy halagüeñas, a menos que se produzca un cambio radical. Buena parte de esa responsabilidad de provocar ese cambio se encuentra en nuestras manos, así como las oportunidades”, escribe Noam Chomsky.

En enero de 2015, el Boletín de Científicos Atómicos adelantó el famoso Reloj del Juicio Final a tres minutos antes de las 12, un nivel tal de amenaza que no se había alcanzado en los últimos 30 años. Los científicos explicaban las razones del adelanto de las manillas del reloj porque nos encontrábamos más cerca de una catástrofe debido a las dos principales amenazas a nuestra supervivencia: el cambio climático sin control y las armas nucleares. Esta advertencia se dirigía directamente a los líderes mundial, que han fracasado “para actuar con rapidez o a la escala que se requería para proteger a los ciudadanos de una potencial catástrofe, poniendo en peligro a cada persona de la Tierra por no cumplir con su deber más importante: garantizar y preservar la salud y la vitalidad de la civilización humana”.

Desde entonces ha habido buenas razones para acercar aún más las agujas del reloj a las 12.

A finales de 2015, los líderes mundiales se reunieron en París para tratar el grave problema del “cambio climático incontrolado”. No pasa un día en el que no se haga más evidente la gravedad de esta crisis. Por citar al azar: poco antes de la apertura de la Conferencia de París, el Laboratorio de Propulsión a Reacción de la NASA publicó un estudio que sorprendió a los científicos y alarmó a los que están estudiando el hielo del Ártico. En este estudio se mostraba que el enorme glaciar de Groenlandia, Zachariae Isstrom, “se había desprendido desde una posición glaciológica estable en 2012 y había entrado en una fase de rápido retroceso”, un acontecimiento inesperado y amenazador. Este glaciar “tiene la suficiente cantidad de agua como para elevar el nivel del mar en 18 pulgadas (46 centímetros) si llegara a fundirse por completo. Y ahora está en una dieta rigurosa de adelgazamiento, perdiendo 5 mil millones de toneladas de su masa al año. Todo ese hielo va a parar el Océano Atlántico Norte”.

Sin embargo, había pocas esperanzas de que los líderes mundiales reunidos en París “actuasen con la velocidad o a la escala requerida para proteger a los ciudadanos de una potencial catástrofe”. Incluso si por un milagro hubiesen tomado algunas medidas, éstas tendrían un alcance muy limitado, por unas razones que son motivo de gran preocupación.

Cuando se aprobó el acuerdo de París, el Ministro de Asuntos Exteriores Laurent Fabius, anfitrión de las conversaciones, anunció que los acuerdos eran “legalmente vinculantes”. Podía ser una esperanza, pero hay algunos obstáculos que son dignos de tener en cuenta.

En la amplia cobertura por parte de los medios de comunicación de la Conferencia de París, tal vez las frases más importantes se encontrasen al final del largo análisis realizado por The New York Times: “Tradicionalmente, los negociadores han intentado aprobar un tratado legalmente vinculante mediante su ratificación por parte de los Gobiernos de los países participantes, para que así tuviese validez. Pero no hay manera de conseguirlo en este caso, debido a Estados Unidos. El tratado ya estaría muerto a su llegada al Congreso sin la requerida aprobación por parte de los dos tercios de los votos en el Senado, que está controlado por los Republicanos. De modo que lo que pudo ser obligatorio, se ha convertido en voluntario”. Y lo que es voluntario parece condenado al fracaso.

Debido a Estados Unidos”. De manera más concreta, al Partido Republicano, que se ha convertido en un peligro real para la supervivencia humana en unas condiciones aceptables.

Las conclusiones son destacadas en otro artículo de Times sobre los acuerdos de París. Al final del largo artículo que ensalza los logros, se dice que los acuerdos de la Conferencia “dependen en gran medida de los puntos de vista de los futuros líderes mundiales para llevar a cabo dichas políticas. En Estados Unidos, todos los candidatos republicanos a la presidencia en 2016 han cuestionado públicamente los planes de cambio climático de Obama. En el Senado, Mitch McConnell, líder republicano, que ha cargado contra la agenda del cambio climático de Obama, dijo: Antes de que sus socios internacionales aplaudan las decisiones, se debe tener en cuenta que se trata de un acuerdo inalcanzable sobre la base de un plan nacional de energía que probablemente sea ilegal, con la mitad de los Estados que ya han presentado demandas para su paralización, y que el Congreso ya ha votado su rechazo”.

El debilitamiento de la democracia

funcional es una de las contribuciones

del asalto neoliberal en la última generación”.

Ambos Partidos se han corrido hacia la derecha durante el período Neoliberal de la última generación. Los Demócratas de ahora es lo que antes se llamaban los “republicanos moderados”. Mientras tanto, el Partido Republicano se ha desplazado en gran medida fuera del espectro, convirtiéndose en lo que los respetados analistas políticos conservadores Thomas Mann y Norman Ornstein llaman “insurgencia radical”, que prácticamente ha abandonado la normalidad de la política parlamentaria. Con este giro a la derecha, con el empeño del Partido Republicano en primar la riqueza y los privilegios, se ha vuelto tan extremo que sus políticas reales no pueden atraer a los votantes, por lo que ha tenido que buscar una nueva base popular, movilizada por otros motivos: cristianos evangélicos que esperan una Segunda Venida, nativistas que temen que los “otros” se hagan con el control del país, racistas no reformados, personas con quejas razonables pero que confunden de manera errónea las causas, y otros que son presa fácil de los demagogos y que pueden caer en las redes de esta insurgencia radical.

En los últimos años, el Establishment Republicano había conseguido reprimir las voces de las bases que había conseguido movilizar. Pero ya no. A finales de 2015, el Establishment expresaba su consternación y desesperación por su incapacidad para hacerlo, ya que las bases Republicanas y sus opciones están fuera de control.

Los representantes Republicanos elegidos y los contendientes en las próximas elecciones presidenciales, han expresado un abierto desprecio por los acuerdos de París, incluso negándose a considerar los procedimientos. Los tres candidatos que según las encuestas tenían mayores posibilidades en ese momento, Donald Trump, Ted Cruz y Ben Carson, comulgaban con la ideología de las bases Evangélicas: los seres humanos no tienen ningún impacto sobre el calentamiento global, si es que se está produciendo.

Los otros candidatos rechazaron las medidas gubernamentales para tratar el asunto. Inmediatamente después de que Obama diese su discurso en París, prometiendo que Estados Unidos estaría a la cabeza en busca de soluciones globales, el Congreso, dominado por los Republicanos, rechazó con su voto las recientes directrices de la Agencia de Protección Ambiental para reducir las emisiones de carbono. Según ha dicho la prensa, se trataba de “un mensaje de provocación dirigido a los más de 100 líderes mundiales [] de que el Presidente de Estados Unidos no tiene el apoyo de su Gobierno sobre la política climática”, subestimando un poco. Mientras tanto, Lamar Smith, Republicano que forma parte de la Comisión de la Cámara sobre Ciencia, Espacio y Tecnología, sigue adelante con su yihad contra los científicos del Gobierno que se atreven a denunciar los hechos.

Es un mensaje claro. Los ciudadanos norteamericanos se enfrentan a una gran responsabilidad en su propio casa.

Otro artículo publicado en The New York Times informaba que “dos tercios de los estadounidenses apoyan que Estados Unidos firme un acuerdo internacional vinculante para frenar el crecimiento de las emisiones de gases de efecto invernadero”. Y por un margen de 5 a 3, los estadounidenses consideran que las cuestiones relacionadas con el clima son más importantes que la Economía. Pero eso no importa. La opinión pública no se tiene en cuenta. Se está enviando un claro mensaje a los estadounidenses: es tarea suya la de enmendar un sistema político disfuncional, en el que la opinión pública es un factor marginal. La disparidad entre la opinión pública y la política tiene en este caso significativas implicaciones para el destino del mundo.

Debemos congratularnos de una pasada Edad de Oro. Sin embargo, lo que acabamos de decir suponen cambios significativos. El debilitamiento de la Democracia funcional es una de las contribuciones del asalto neoliberal en la última generación. Y esto no está sucediendo únicamente en Estados Unidos, en Europa las cosas pueden ser incluso peor.

El Cisne Negro que nunca podemos ver

Pasemos a la otra (y ya tradicional) preocupación de los científicos atómicos que ponen en hora el Reloj del Juicio Final: las armas nucleares. La actual amenaza de una guerra nuclear justifica su decisión de enero de 2015 de hacer avanzar el reloj hasta dos minutos antes de la medianoche. Lo que está sucediendo revela una amenaza creciente, un asunto que parece no suscitar, en mi opinión, demasiada preocupación.

La última vez que el Reloj del Juicio Final llegó a estar situado a tres minutos antes de las doce fue en 1983, durante las maniobras Arquero Capaz del Gobierno de Reagan. Estas maniobras simularon ataques contra la Unión Soviética para poner a pruebas sus sistemas de defensa. Los archivos rusos recientemente publicados revelan que los rusos estuvieron muy preocupados por estas maniobras y se prepararon para responder, lo que habría significado simplemente El Fin.

Hemos sabido más acerca de estas maniobras precipitadas e imprudentes, y lo cerca que estuvimos del desastre, por el analista militar y de la inteligencia estadounidense Melvin Goodman, que fuera Jefe de la División de la CIA y analista en la Oficina de Asuntos de la Unión Soviética en ese momento: “Además de las maniobras Arquero Capaz que alarmaron al Kremlin, la Administración Reagan autorizó unas maniobras militares inusualmente agresivas cerca de la frontera soviética, violando en algunos casos la soberanía nacional soviética. Las arriesgadas medidas llevadas a cabo por el Pentágono incluyeron el envío de bombarderos estratégicos de Estados Unidos sobre el Polo Norte para poner a prueba los radares soviéticos, y buques de guerra estadounidenses que entraron en zonas donde nunca lo habían hecho. Operaciones secretas adicionales simularon ataques navales sorpresa contra objetivos soviéticos”.

Ahora sabemos que el mundo se salvó de una probable destrucción nuclear en esos espantosos días por la decisión del oficial ruso Stanislav Petrov de no transmitir a las autoridades superiores el Informe de los sistemas de detección automática de que la URSS estaba siendo atacada con misiles. En consecuencia, Petrov tomó una decisión parecida a la del comandante de un submarino ruso, Vasili Arkhipov, que un momento de máxima tensión por los misiles cubanos de 1962, se negó a autorizar el lanzamiento de misiles nucleares cuando los submarinos fueron atacados por los destructores estadounidenses para cumplir con la cuarentena.

Otros ejemplos conocidos recientemente vienen a sumarse a los ya registrados. El experto en seguridad nuclear Bruce Blair informó que “Lo más cerca que ha estado Estados Unidos de proceder a un ataque estratégico por parte de un Presidente fue en 1979, cuando una alerta temprana de los sistemas del Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial (NORAD) detectaron un ataque estratégico soviético a gran escala que de manera inadvertida discurría por el propio sistema de alerta temprana. El Asesor de Seguridad Nacional Zbigniew Brzezinski recibió dos llamadas esa noche, indicándole que Estados Unidos estaba siendo atacado, diciendo que sólo cogería el teléfono para avisar al Presidente Carter y autorizase una respuesta a gran escala de forma inmediata. En una tercera llamada le comunicaron que se trataba de una falsa alarma”.

Este ejemplo recientemente conocido me trae a las mientas otro incidente crítico del año 1995, cuando un cohete noruego-estadounidense que llevaba un equipo científico parecía tener la trayectoria de un misil nuclear. Esto suscitó enseguida preocupaciones por parte de los rusos, que se pusieron rápidamente en contacto con el Presidente Boris Yeltsin, que tenía que decidir si lanzar el ataque nuclear o no.

Blair suma otros ejemplos de su experiencia política. Fue durante la guerra de 1967 en Oriente Medio: “Se envió una orden de ataque real a un avión con armas nucleares en lugar de unas maniobras de entrenamiento de carácter nuclear”. Unos años más tarde, en la década de 1970, el Comando Aéreo Estratégico de Omahavolvió a transmitir una orden de ataque real en lugar de ser en unas maniobras militares”. En ambos casos fallaron los códigos de control. Sólo la intervención humana impidió los ataques. “Pero viendo la deriva de los acontecimientos, no es raro que este tipo de sucesos se vuelvan a repetir”, añadió Blair.

Blair hizo estos comentarios en respuesta a un informe del piloto John Bordne, que recientemente ha sido desclasificado por la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Bordne servía en la base militar estadounidense de Okinawa, en octubre de 1962, en el momento de la crisis de los misiles y un momento también de fuertes tensiones en Asia. El sistema de alerta nuclear de Estados Unidos había elevado el nivel a DEFCON 2, un nivel por debajo de DEFCON 1, que es cuando los misiles nucleares pueden ser lanzados de manera inmediata. En el momento de mayor tensión de la crisis, el 28 de octubre, un equipo de misiles recibió la autorización de lanzar sus misiles nucleares, de manera errónea. Decidieron no hacerlo, evitando así una guerra nuclear y unirse de este modo a Petrov y Arkhipov en el panteón de hombres que decidieron desobedecer los protocolos y de ese modo salvar al mundo.

Como observa Blair, este tipo de incidentes no son infrecuentes. Un estudio reciente descubrió docenas de falsas alarmas cada año en el período revisado, 1977-1983. El estudio concluyó que al año se darían entre 43 a 255 falsas alarmas. El autor del estudio, Seth Baum, lo resume con las palabras adecuadas: “La guerra nuclear es el cisne negro que nunca podemos ver, excepto en ese breve momento en el que nos acierta la muerte. Retrasamos los riesgos por nuestra cuenta y riesgo. Ahora es el momento de hacer frente a esta amenaza, porque todavía estamos vivos”.

Estos Informes, como los recogidos en el libro Comando y Control de Eric Schlosser, se deben en su mayoría a los sistemas de Estados Unidos. Sin duda los sistema rusos son mucho más propensos a errores. Y esto sin mencionar el gran peligro que suponen los sistemas de los demás, sobre todo los de Pakistán.

Una guerra ya no es algo impensable”

A veces la amenaza no se ha producido por un accidente, sino por una falta de responsabilidad, como en el caso de las maniobras Arquero Capaz. El caso más extremo fue el de la crisis de los misiles del año 1962, cuando la amenaza de un desastre fue muy cercana. La forma en que aquella crisis se manejó fue sorprendente; pero también lo es la forma es que generalmente se ha interpretado.

Con este triste récord en mente, es útil examinar los debates sobre estrategia y planificación. Un caso escalofriante fue el de la era Clinton, recogido en el estudio de 1995 del STRATCOM (Centro de Excelencia de Comunicaciones Estratégicas) “Fundamentos de disuasión en la etapa post-Guerra Fría”. El estudio hace un llamamiento para mantener el derecho de atacar primero, incluso contra Estados sin armas nucleares. En él se explica que las armas nucleares se utilizan constantemente, en el sentido de que “proyectan una sombra sobre cualquier crisis o conflicto”. También insta a la creación de una personalidad nacional irracional y de venganza para intimidar al resto del mundo.

Las doctrinas actuales se analizan en un artículo publicado en la revista Seguridad Internacional, una de las más autorizadas en el dominio de las doctrinas estratégicas. Los autores explican que Estados Unidos se ha comprometido en la “primacía geoestratégica”, es decir, el aislamiento de los ataques de represalia. Esta es la lógica de la “nueva tríada” de Obama (submarinos y misiles situados en tierra, y el apoyo de los bombarderos), junto con la defensa antimisiles para contrarrestar un ataque de represalia. El problema planteado por los autores es que las pretensiones de Estados Unidos de una primacía estratégica podrían inducir a China a responder abandonando su política de no hacer “un primer uso” y mediante la ampliación de su capacidad de disuasión limitada. Los autores piensan que no lo harán, pero la perspectiva sigue siendo incierta. Es evidente que tales doctrinas aumentan los peligros en una región tensa y conflictiva.

Lo mismo puede decirse de la expansión de la OTAN hacia el Este, una clara violación de las promesas verbales hechas a Mikhail Gorbachov cuando la URSS comenzó a desmoronarse y estuvo de acuerdo en la unificación de Alemania para formar parte de la OTAN – una concesión significativa si se piensa en la historia del siglo pasado. La expansión hacia la Alemania Oriental se realizó rápidamente. En los años posteriores, la OTAN se amplió a las fronteras de Rusia. Ahora incluso se habla de la incorporación de Ucrania, en el mismo centro geoestratégico ruso. Uno se puede imaginar cómo reaccionaría Estados Unidos si el Pacto de Varsovia todavía estuviese activo, con la mayor parte de Latinoamérica unida a dicho pacto, y ahora México y Canadá fuesen candidatos a la adhesión.

Por otro lado, Rusia entiende, así como China ( y los mismos estrategas) que los sistemas de defensa de misiles de Estados Unidos situados cerca de las fronteras de Rusia son, en efecto, un arma para realizar el primer ataque, con el objetivo de establecer la primacía estratégica – inmunidad contra las represalias. Tal vez su misión sea totalmente inviable, como sostienen algunos especialistas. No se puede estar seguro de alcanzar los objetivos. Y las reacciones militares de Rusia pueden ser interpretadas por la OTAN como una amenaza para Occidente.

Un destacado erudito británico-ucraniano plantea lo que él llamala fatídica paradoja geográfica”: que la OTANexiste para gestionar los riesgos creados por su propia existencia”.

Las amenazas en este momento están muy presentes. Afortunadamente, el derribo de un avión ruso por la aviación turca en noviembre de 2015 no fue considerado un incidente internacional, sobre todo teniendo en cuenta las circunstancias. El avión se encontraba en una misión de bombardeo en Siria. Pasó sólo durante 17 segundos por la franja de territorio turco que sobresale hacia Siria, y evidentemente se dirigía a Siria, donde se estrelló. Este derribo parece un acto innecesario, imprudente y provocador, y un acto con consecuencias.

Se viene reconociendo desde hace décadas

que un primer ataque por parte de una potencia mayor

puede destruir al atacante, incluso sin ánimo de venganza,

simplemente por los efectos

del invierno nuclear”

Como medida de reacción, Rusia anunció que a partir de ahora sus bombarderos irán acompañados por aviones de combate y que está desplegando sofisticados sistemas de misiles antiaéreos en Siria. Rusia también ha ordenado que su crucero Moskva, con su sistema de defensa aérea de largo alcance, se acerque a la costa, por lo que podría estar “listo para destruir cualquier objetivo aéreo que represente un peligro potencial para nuestros aviones”, anunció el Ministro de Defensa, Sergei Shoigu. Todo esto prepara un escenario para una confrontación que podría ser letal.

Las tensiones también son constantes en las fronteras de la OTAN y Rusia, incluyendo las maniobras militares por ambas partes. Poco después de que el Reloj del Juicio Final se acercarse amenazadoramente a las 12, la prensa nacional informaba de que “ vehículos militares de combate estadounidenses desfilarían el miércoles en una ciudad de Estonia que se adentra en Rusia, un acto simbólico que pone de relieve las apuestas por ambas partes para aumentar las peores tensiones entre Occidente y Rusia desde la Guerra Fría”. Un poco antes, un avión ruso de combate estuvo a punto de chocar con una avión civil danés. Ambas partes están movilizando y redistribuyendo fuerzas en la frontera entre Rusia y la OTAN, con gran rapidez, y “ambos creen que una guerra ya no es algo impensable”.

Perspectivas para la supervivencia

De ser así, ambas partes han alcanzado niveles de locura, ya que una guerra de estas proporciones podría destruirlo todo. Se viene reconociendo desde hace décadas que un primer ataque por parte de una potencia mayor puede destruir al atacante, incluso sin ánimo de venganza, simplemente por los efectos del invierno nuclear.

Es el mundo de hoy en día. O no sólo de hoy, sino que es algo que hemos estado viviendo desde hace 70 años. Los razonamientos que se leen aquí y allí son de destacar. La seguridad de la población no suele ser la principal preocupación de los políticos. Esto viene siendo así desde los primeros días de la era nuclear, cuando en los centros de formación no se hacían esfuerzos, ni siquiera expresado en forma de un pensamiento, para eliminar la grave amenaza potencial para Estados Unidos, algo que se veía posible. Y así continúan las cosas hasta el presente, de las que se ha presentado una breve muestra.

Las perspectivas para una supervivencia

con ciertos niveles de vida digna a largo plazo

no son nada halagüeños, a menos que se produzca un cambio radical”.

Es el mundo que hemos estado viviendo, y vivimos en la actualidad. Las armas nucleares son un peligro constante de rápida destrucción, pero al menos sabemos cómo impedir tal matanza, exigiendo una serie de obligaciones a las potencias nucleares que han firmado el Tratado de No Proliferación Nuclear. La amenaza del calentamiento global no es instantánea, a pesar de su gravedad a largo plazo y que podría dispararse de forma súbita. Que tengamos capacidad para manejar semejante problema no está del todo claro, pero lo que no cabe duda es que no podemos continuar con las demoras, pues cada día que pasa estamos más cerca de la catástrofe.

Las perspectivas de una supervivencia con ciertos niveles de dignidad a largo plazo no son nada halagüeñas, a menos que se produzca un cambio radical. Una gran parte de esa responsabilidad está en nuestras manos, y las oportunidades también.

—————————————

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/views/2016/06/13/doomsday-clock

—————————————-

Muerte en Honduras: golpe de Estado, Hillary Clinton y el asesinato de Berta Cáceres

Por Media Lens, 10 de marzo de 2016

dissidentvoice.org

Berta_Caceres

El 28 de febrero, Hillary Clinton dijo a la audiencia desde el púlpito de una iglesia de Memphis: “necesitamos más amor y bondad en América. Esto es algo que siento en el fondo de mi corazón”.

Estos benévolos sentimientos recuerdan aquel objetivo nacional establecido por el Presidente George H. W. Bush en 1989, poco antes de aplastar Irak. Dijo: “… para hacer más amable la cara de la nación y más apacible la faz de la tierra”.

Clinton, por supuesto, cuando habla de América se refiere por supuesto a la del norte, es decir, más concretamente, a Estados Unidos. Para otros lugares de América reserva poca bondad y amor. Consideremos, por ejemplo, el caso de Honduras.

El 28 de junio de 2009, el Presidente de Honduras, Manuel Zelaya fue secuestrado a punta de pistola por soldados enmascarados y obligado a exiliarse. Desde su expulsión, en el país se han ido deteriorando los derechos humanos y la seguridad ha caído en una sima: “el golpe militar abrió las puertas al aumento del tráfico de drogas y la violencia y… desatando una continua represión estatal”. En 2012, Honduras registró una tasa de homicidios de 90,4 por cada 100.000 habitantes, la tasa más alta del mundo. En 2006, tres años antes del golpe militar, la tasa de homicidios se encontraba en 46,2 cada 100.000 habitantes.

Los años transcurridos desde 2009 han visto un enorme aumento de los megaproyectos que destruyen la tierra, desplazando a las comunidades indígenas. Casi el 30% de la superficie del país está destinada a concesiones mineras, creándose una demanda de energía barata para abastecer a las futuras operaciones mineras. Para satisfacer esta necesidad, el Gobierno aprobó cientos de proyectos de presas por todo el país, con la privatización de ríos, de la tierra y el desarraigo de las comunidades. En el año 2015, Global Witness informaba que Honduras era “el país más peligroso para los defensores del medio ambiente”.

Berta Cáceres, madre de cuatro hijos, fue cofundadora y coordinara general del Consejo Cívico de Honduras de Organizaciones Populares Indígenas (COPINH), grupo que se opone a la explotación Corporativa que permite el Estado. El año pasado, Cáceres fue galardonada con el Premio Ambiental Goldman, el premio más importante del mundo que reconoce el ecologismo de base, por su trabajo de oposición a un importante proyecto de construcción de una presa. Muchos de los líderes del COPINH han sido asesinados en los últimos años. En el año 2013, Berta Cáceres dijo:

El Ejército dispone de una lista con 18 luchadores por los derechos humanos, y yo ocupo uno de los primeros lugares. Quiero vivir, hay muchas cosas que todavía quiero hacer en este mundo. Tomo precauciones, pero al final soy vulnerable, en un país donde existe la impunidad. Cuando quieran matarme, lo harán”.

La semana pasada, en la noche del 3 de marzo, hombres armados entraron por la puerta trasera de la casa de Berta y le dispararon cuatro veces, matándola cuando se encontraba en su cama. El sitio web estadounidense  Fairness and Accuracy in Reporting (FAIR) comentaba:

Se han producido protestas generalizadas y muestras de dolor por su muerte, una noticia que fue destacada por los principales medios de comunicación de Estados Unidos. Pero había un problema en la cobertura de esta noticia: casi ninguno mencionaba que el régimen brutal, que llegó al poder en 2009 tras el golpe d Estado apoyado por Estados Unidos, siendo Presidente Barack Obama y Hillary Clinton Secretaria de Estado, fue probablemente el que mató a Cáceres”.

Confidencial – El punto de vista de la Embajada

Tras el golpe de Estado de 2009, las Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea, condenaron el golpe de Estado y el exilio forzoso de Celaya. Un mensaje confidencial de la Embajada, publicado por Wikileaks, decía:

El punto de vista de la Embajada es que no hay duda de que los militares, la Corte Suprema y el Congreso Nacional conspiraron el 28 de junio, día en el que se produjo un golpe de Estado ilegal e inconstitucional contra el Ejecutivo… Existen dudas, del mismo modo, a nuestro parecer, que la toma de poder por parte de Roberto Micheletti haya sido legítima”.

Eso a puerta cerrada. En público, quince demócratas del Congreso de Estados Unidos instaron al régimen estadounidense a que reconociese plenamente que se había producido un golpe de Estado y… “que cancelase totalmente las ayudas no humanitarias, como así lo establece la ley”. Lo explicó con detalle Alexander Main en Common Dreams:

Ann-Marie Slaughter, directora por entonces de las Políticas de Planificación del Departamento de Estado, envió un correo electrónico a (la Secretaria de Estado) Clinton el 16 de agosto ( de 2009) instando encarecidamente a que tomase “medidas enérgicas” y “reconociese que se había producido un golpe de Estado” según la ley estadounidense, “algo que tendría que provocar de inmediato la suspensión de toda la ayuda no humanitaria estadounidense a Honduras”.

El Departamento de Estado, con Hillary Clinton al frente, se negó a hacerlo, reconociendo así de manera implícita el Gobierno surgido del golpe militar. Se ha dicho en FAIR que Clinton deja claro en sus memorias que no tenía ninguna intención de devolver el poder al Presidente Zelaya:

En los días posteriores ( al golpe de Estado) hablé con mis colegas de todo el hemisferio, entre ellos con la Secretaria Espinosa de México. Nos propusieron una estrategia para restaurar el el Orden en Honduras y asegurar unas elecciones libres y justas, que podrían celebrarse de forma rápida y legítima, que pondrían en entredicho la elección de Zelaya”.

En septiembre de 2009, funcionarios del Departamento de Estado de Estados Unidos, bloquearon en la reunión de la OEA una resolución que habría rechazado la legitimidad de las elecciones hondureñas realizadas bajo una dictadura, dando así el sello final de aprobación al golpe de Estado por parte de Estados Unidos.

El derrocado Presidente Manuel Zelaya, dijo el año pasado:

La Secretaria Clinton tenía numerosos contactos con nosotros. Es una mujer capaz, inteligente, pero muy débil frente a las presiones de los grupos de poder estadounidenses, la mayoría de los sectores de extrema derecha del Gobierno de Estados Unidos, los conocidos como los halcones de Washington. Ella cedió ante estas presiones. La política estadounidense hacia Honduras es ambigua y va por derroteros equivocados”.

Y Zelaya añadió:

El Presidente Obama no ha querido escuchar a nuestros pueblos. Ha hecho oídos sordos a los gritos de la gente. Primero protestamos desde la oposición. Hace unos meses me tuvieron que sacar del Congreso Nacional, cuando nuestro partido organizó una protesta pacífica. El Ejército de Estados Unidos nos disolvió utilizando gases lacrimógenos. Nos expulsaron golpeándonos con porras, en plena calle. Este es el Gobierno del Presidente Obama, un Gobierno represivo, un Gobierno que viola los derechos humanos, como se ha demostrado por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos. Se ha comprobado que este es el caso”.

Alexander Main llegaba a la siguiente conclusión:

Una cuidadosa lectura de los correos electrónicos de Clinton y los cables diplomáticos estadounidenses publicados por Wikileaks, desde el comienzo de su mandato, revelan que hay una política hacia América Latina que dirige sus esfuerzos para aislar y acabar con los Gobiernos de izquierdas en la región”.

Una afirmación que es apoyada por el aumento de la ayuda militar estadounidense a Honduras, incluso a pesar de que ha aumentado en gran medida la violencia corporativa y Estatal. Así lo explica Noam Chomsky:

Zelaya inició tentativas de reformas sociales que Estados Unidos no veía con buenos ojos, y trató de pararlo”.

Un asunto interno – La respuesta de los medios de comunicación

Los medios de comunicación Corporativos, por supuesto, no se han cansado de proclamar y proteger las actuaciones de Occidente en Irak, Libia y Siria. ¿Cómo han respondido estos medios al asesinato de esta activista, respetada y asombrosamente valiente? FAIR comenta que existen abrumadoras evidencias del apoyo estadounidense al golpe de Estado:

Nada de lo aquí dicho sobre la muerte de Berta Cáceres puede conocerse en Estados Unidos. El golpe de Estado, y la posterior depuración de los activistas indígenas defensores de la tierra y LGBT, dicen se trata de un asunto interno… The Washington Post, The Guardian, la NBC, CNN y NPR, no han mencionado el golpe de Estado de 2009 que llevó al poder a los probables asesinos de Cáceres, por no hablar de la tácita implicación de Estados Unidos en el golpe”.

El mismo día en que apareció el artículo en FAIR, se publicó en el Reino Unido la primera y única referencia a estas verdades que se ocultan, registrada por la base de datos Nexis, redactada por Jonathan Watts en The Guardian:

Pero el papel de Washington resulta controvertido, porque Estados Unidos avala al actual Gobierno, que asumió el poder tras un golpe de Estado en 2009, que derrocó al Presidente constitucional Manuel Zelaya. Estados Unidos está proporcionando fondos (sic) para la policía hondureña”.

Watts cita a International Rivers, una ONG que trabajó con Cáceres:

Debemos tener en cuenta que durante el golpe de Estado de 2009 en Honduras, el Gobierno de Estados Unidos, siendo Hillary Clinton Secretaria de Estado, trabajó entre bambalinas para impedir la vuelta del Gobierno electo de Honduras. Además, el Gobierno de Estados Unidos continúa financiando a los militares hondureños, a pesar del aumento de la tasa de homicidios, la represión política y los asesinatos de activistas de la oposición y campesinos”.

Aunque no sea exhaustivo, esta parece ser la única mención que sobre estos temas hemos podido encontrar en la presa Corporativa del Reino Unido. Un artículo más reciente del corresponsal en Washington de The Guardian, David Smith, menciona el golpe, pero no la participación de Estados Unidos. Con una conmovedora ingenuidas, Smith observa que “Estados Unidos está decidido a detener el influjo de inmigrantes ilegales procedentes de América Central, razón por la que está destinando dinero al aparato de seguridad de Honduras”.

En The Times, tan propenso a defender las intervenciones occidentales para proteger los derechos humanos, destina 68 palabras al asesinato, recogiendo lo escrito por la Associated Press. The Telegraph sólo hace una ligera mención. En The Indepedent, Phil Davison escribía de Cáceres:

Como si necesitásemos acudir a los recuerdos, su asesinato nos trajo de vuelta los días oscuros de la década de 1980, las guerrillas de América Central, que luchaban por librarse de los dictadores respaldados por Estados Unidos”.

Sin embargo, en marcado contraste con la valía de Cáceres y otros muchos hondureños, Davison no fue capaz de la tiranía que se ha establecido en Honduras, respaldada por la gran superpotencia de la región. Tampoco en The Independent, Caroline Mortimer hizo ninguna mención a la complicidad de Estados Unidos en el golpe. Tampoco, como era de esperar, la BBC lo hizo en dos informaciones sobre el asesinato.

Como casi siempre, muestras de compasión, que parecen estar muy arraigadas. Si un enemigo del oficialismo hubiese sido el responsable de la muerte de Cáceres, los gritos de indignación, de horror y denuncia habrían inflamado las primeras páginas de los medios Corporativos y las pantallas de televisión. Se habría exigido una acción enérgica, incluso una intervención. Pero cuando el horror ha sido perpetrado por un sirviente fiel, corrupto y brutal del Imperio, con la complicidad del llamado mundo libre, ninguno de los resortes de la vasta máquina de propaganda salta, y esta noticia queda rápidamente relegada a los abismos de la Historia.

No hace falta decir, que la conciencia de clase que aquí se ofrece amenaza ese tópico de la compasión que acompaña a la propaganda Corporativa, algo que debe ser escrupulosamente ignorado e incluso ridiculizado.

————————————-

Media Lens es un organismo de control de los medios de comunicación del Reino Unido, encabezado por David Edwards y David Cromvell. El segundo libro de Media Lens, Neolengua en el siglo XXI, por David Edwards y David Cromwell, fue publicado en 2009 por Pluto Press. Visite Media Lens’s website.

————————————–

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2016/03/death-in-honduras-the-coup-hillary-clinton-and-the-killing-of-berta-caceres/

———————————–

 

 

 

El siglo XXI: la era del fraude

Por Paul Craig Roberts, 18 de enero de 2016

paulcraigroberts.org

fraude

Desde los últimos años del siglo XX el fraude se ha instalado en la política exterior de Estados Unidos con unos nuevos ropajes. Utilizando falsos pretextos, Washington desmanteló Yugoslavia y Serbia con el fin de seguir los pasos de una agenda no declarada. En el siglo XXI, este fraude se ha multiplicado  varias veces.

Afganistán, Irak, Somalia y Libia han sido destruidos, e Irán y Siria también habrían seguido el mismo camino si el Presidente ruso no lo hubiera impedido. Washington también está detrás de la actual destrucción de Yemen, y Washington está financiando la destrucción israelí de Palestina. Además, Washington ha intervenido en Pakistán sin una declaración de guerra, asesinando a mujeres, niños y ancianos bajo el pretexto de la “lucha contra el terrorismo”. Los crímenes de guerra de Washington rivalizan con las atrocidades cometidas por otros países a lo largo de la historia.

He documentado estos crímenes en mis artículos y libros, publicados por Clarity Press. Aquellas personas que todavía crean en la pureza de las intenciones de Washington en su política exterior, son unas almas cándidas.

Rusia y China tienen actualmente una alianza estratégica que resulta demasiado fuerte a los ojos de Washington. Rusia y China están impidiendo que Washington se inmiscuya en sus intereses nacionales y ponga en peligro su seguridad. Los países que tienen importancia para Rusia y China estarán protegidos por esa alianza. A medida que el mundo se despierta y ve los males que Occidente representa, más países buscarán la protección de Rusia y China.

Estados Unidos también está fallando en el frente económico. En mis artículos y en mi libro “El fracaso del Capitalismo del laissez faire”, escrito en inglés y traducido al chino, coreano, checo y alemán, he demostrado cómo Washington ha quedado al margen, con un efecto positivo en la gestión a corto plazo, mientras que los accionistas y Wall Street han vaciado la economía estadounidense, desviando los empleos de la Industria, los avances tecnológicos, así como la competencia profesional, hacia China, la India y otros países, dejando a Estados Unidos como una economía tan desmembrada que los ingresos familiares medios están descendiendo en los últimos años. Hoy en día, el 50% de los jóvenes en torno a los 25 años de edad viven con sus padres o abuelos, porque no pueden encontrar un empleo que pueda garantizarles una independencia económica. Este hecho es ocultado por los medios de comunicación, que hablan de unas historias imaginarias de recuperación económica de Estados Unidos.

Es tan diferente lo que se cuenta de la situación real, que una queda estupefacto. Como ex profesor de Economía, editor de The Wall Street Journal y Secretario Adjunto del Tesoro para la Política Económica, me sorprende la corrupción que reina en el sector financiero, en el Tesoro, las Agencias de regulación financiera, en la Reserva Federal. En otros tiempos, los procesamientos y las sentencias habrían llevado a prisión a los banqueros y altos funcionarios del Gobierno.

En Estados Unidos no hay mercados financieros libres. Todos los mercados están manipulados por la Reserva Federal y el Tesoro. Los organismos reguladores, controlados por esos otros organismos, cierran los ojos, e incluso si no lo hacen, se ven incapaces de hacer cumplir las leyes, porque los intereses privados son más poderosos que las leyes.

Incluso los organismos que elaboran las estadísticas para el Gobierno están corrompidos. Las medidas de inflación se han inventado con el fin de minimizar la inflación. Esta mentira no sólo ahorra a Washington el pago de las pensiones de acuerdo con el aumento del coste de la vida, sino que sustrae dinero que se emplea en más guerras; del mismo modo, subestimando la inflación, el Gobierno puede fingir un aumento real del PIB, contando la inflación como un crecimiento real, del mismo modo que el Gobierno da una tasa de paro del 5% no contando a los trabajadores que desanimados ya no buscan empleo, una vez que se han dado por vencidos. La tasa oficial de desempleo es del 5%, pero nadie encuentra un trabajo. ¿Cómo puede ser el desempleo del 5% cuando la mitad de los jóvenes en torno a 25 años de edad están viviendo con sus parientes porque no pueden permitirse una existencia independiente? Como ha dicho John Williams, de incluir a aquellos estadounidenses que han dejado de buscar trabajo porque no hay empleo, la tasa sería del 23%.

La Reserva Federal, una herramienta de un pequeño número de Bancos, ha logrado hacer creer que hay una recuperación económica desde junio de 2009, imprimiendo miles de millones de dólares que encuentran su camino no en la economía, sino en los precios de los activos financieros. Un mercado de acciones mantenido artificialmente es la prueba de unos medios financieros prostituidos que crean la ilusión de una economía en auge.

Un pequeño número de personas que saben esto, y sólo se trata de un pequeño número, señalan que no ha habido tal recuperación desde la recesión anterior, que se mantiene todavía viva. John Williams ha dicho que la producción industrial estadounidense, cuando se ajusta debidamente por la inflación, no ha llegado a los niveles de 2008, y mucho menos al pico del año 2000, y de nuevo ha bajado.

El consumidor estadounidense está consumido, abrumado por las deudas y con unos ingresos que no aumentan. La política económica de Estados Unidos se centra en el ahorro de un puñado de Bancos de Nueva York, no en el ahorro del conjunto de la economía estadounidense.

Los economistas y otros cómplices de Wall Street no hablarán de la caída de la producción industrial de Estados Unidos, que se ha convertido en una economía de servicios. Los economistas dirán en todo caso que se trata de unos servicios de alta tecnología acorde con una nueva economía, pero en realidad se trata de camareros, vendedores a tiempo parcial, y servicios ambulatorios de salud. Todo ello ha sustituido a la fabricación y los trabajos de ingeniería, considerablemente más económico, colapsando la demanda agregada efectiva en Estados Unidos. En ocasiones los economistas neoliberales quizás reconozcan que hay problemas, pero los atribuyen a China.

No está claro que la economía estadounidense pueda ser levantada. Para reactivar la economía estadounidense haría falta regularizar el sistema financiero, y una recuperación de los puestos de trabajo y del PIB de Estados Unidos, que la deslocalización se llevó a otros países. Haría falta, como ha señalado Michael Hudson en su nuevo libro, Matando al anfitrión, una revolución en la política fiscal que impida que el sector financiero se quede con los excedentes económicos y la capitalización de la deuda mediante el pago de intereses al sector financiero.

El Gobierno de Estados Unidos, controlado por unos intereses económicos corruptos, nunca va a permitir que se intervenga con políticas que incidan sobre todo aquello que pueda perjudicar a los que tienen poder de decisión en dichas políticas y en los resultados de Wall Street. Hoy en día, el Capitalismo hace dinero mediante la venta de la economía estadounidense y de las personas que dependen de ella.

En este Estados Unidos libre y democrático, el Gobierno y la Economía sirve a unos intereses muy alejados de los intereses de los estadounidenses. Esta traición está oculta detrás de un enorme trampantojo erguido con la propaganda de los economistas el libre mercado y las mentiras de los medios financieros que se prostituyen para sobrevivir.

Cuando Estados Unidos falle, también los harán los Estados vasallo de Washington, Europa, Canadá, Australia y Japón. A menos que Washington destruya el mundo mediante una guerra nuclear, el mundo se rehará, y este Occidente corrupto y disoluto quedará en una mera insignificancia en el nuevo panorama del mundo.

—————————

Paul Craig Roberts es un economista estadounidense, autor, columnista, Exsecretario adjunto del Tesoro, y Exeditor y columnista en varios medios corporativos. Es autor de El fracaso del Capitalismo del Laissez Faire. Puede visitar su sitio web.

—————————-

Procedencia del artículo:

http://www.paulcraigroberts.org/2016/01/18/the-21st-century-an-era-of-fraud-paul-craig-roberts/

—————————————–