La manipulación genética de coronavirus de murciélago se remonta a varios años atrás

Científicos chinos y estadounidense han estado realizando investigaciones con estos coronavirus mediante una peligrosa técnica denominada de “ganancia de función”

 
Por Claire Robinson, 26 de mayo de 2020
 
 
 
Científicos chinos y estadounidenses han estado colaborando durante años en peligrosos experimentos de ganancia de función que implicaban el empleo de ingeniería genética de coronavirus de murciélagos y otros animales, como se ha revelado en una serie de publicaciones científicas. Los coronavirus están relacionados con los virus del SARS que causan graves enfermedades respiratorias en los seres humanos. Los científicos estaban trabajando en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) en China, laboratorio del que algunos sospechan que había difundido accidentalmente el virus del SARS-CoV-2 que ha causado la pandemia del COVID-19, y en la Universidad de Carolina del Norte (UNC) en los Estados Unidos.
 
Curiosamente, sin embargo, esta larga y destacada historia de investigación se omitió por completo en el documento científico, publicado en Nature en febrero de este año, en el que Shi Zhengli y su equipo del WIV afirmaron haber identificado el origen natural del SARS-CoV-2. El origen, según los científicos del WIV, era un virus de murciélago, el RaTG13, que se pensaba que había saltado de un animal a un humano en un mercado de mariscos y vida silvestre de Wuhan (la teoría «zoonótica», es decir, procedente de animales por un fenómeno natural de propagación).
 
¿Por qué esta omisión? Para entender la posible razón, necesitamos primero entender la naturaleza del trabajo de investigación que fue llevado a cabo por los científicos del WIV y sus colaboradores de los EE.UU.
 
El supuesto objetivo benigno de esta línea de investigación era investigar el potencial de los coronavirus de murciélago para infectar a los humanos, mejorar la capacidad de los científicos para predecir pandemias y desarrollar vacunas u otras terapias.
 
Sin embargo, se trata también de una investigación de ganancia de función, cuyo objetivo es hacer que los virus sean más infecciosos o transmisibles. Esas investigaciones han sido objeto de crecientes críticas por parte de los científicos desde hace muchos años, debido a su propensión a plantear enormes riesgos con escasos beneficios.
 
Este temor se ve confirmado por los resultados de un experimento de ganancia de función particularmente arriesgado llevado a cabo en los Estados Unidos y publicado en 2015 por científicos de la UNC en colaboración con científicos del WIV, entre ellos Shi Zhengli, apodada la «mujer murciélago» de China por su trabajo con los coronavirus de los murciélagos. El trabajo fue financiado por:
 
* El Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos. El director del NIAID es el Dr. Anthony Fauci, quien actualmente dirige la respuesta de US COVID-19. El dinero del NIH fue canalizado a través de la Alianza Ecológica de Salud con sede en EE.UU., dirigida por el Dr. Peter Daszak;
* USAID; e
* Instituciones chinas.
 
En el documento publicado en el que se informa sobre el arriesgado experimento, los científicos afirman que comenzaron su trabajo antes de la moratoria temporal de 2014 de los EE.UU. sobre los estudios de ganancia de función de los virus, que fue impulsada por varios fallos de bioseguridad de alto nivel en los laboratorios de los EE.UU. Pero a pesar de la moratoria, como se indica en el documento, el NIH dio permiso para que el estudio continuara. El Dr. Fauci del NIAID «subcontrató» la investigación al WIV en China, en palabras de un artículo de prensa.
 
Un alarmante hallazgo
En el experimento, los científicos utilizaron un coronavirus de ratón e intercambiaron su proteína de espiga – la parte de la superficie del virus que determina la infectividad – por una de un coronavirus de murciélago que era similar al virus que causa la enfermedad epidémica humana SARS. Mantuvieron la «columna vertebral» del virus del ratón – su estructura molecular básica de ARN y proteína. El coronavirus del murciélago, en su estado natural, era incapaz de infectar a los seres humanos, ya que su proteína de espiga era inadecuada – no era capaz de acoplarse al receptor ACE2 de las células humanas.
 
Se supone que la infecciosidad se determina sólo por la proteína de espiga. Así que la unión de la proteína espiga del murciélago con la espina dorsal del virus del ratón debería haber dado lugar a un virus que no fuera infeccioso para los humanos.
 
Pero el virus quimérico resultante, genéticamente modificado, resultó inesperadamente ser altamente infeccioso para los humanos. De hecho, su infecciosidad, probada en células de las vías respiratorias humanas, era comparable a la cepa del virus causante de epidemias humanas SARS-CoV Urbani.
 
Los científicos estaban visiblemente sorprendidos y alarmados por este hallazgo. Como afirman, «sobre la base de modelos de aparición anteriores», no se esperaba que la creación de este virus quimérico «aumentara la patogenicidad». Dedujeron que la naturaleza de la proteína de espiga por sí sola no era suficiente para determinar la infecciosidad – la columna vertebral de otros componentes de la proteína también es importante.
 
Los investigadores intentaron entonces -pero fracasaron- desarrollar una vacuna o una terapia de anticuerpos. Los anticuerpos fueron incapaces de bloquear el dominio de unión del receptor (RBD – la parte de la proteína espiga que se une al receptor humano ACE2, resultando en una infección) del virus quimérico del murciélago-ratón.
 
Los investigadores concluyen su publicación con una advertencia y una pregunta que se deja en el aire. Escriben que sus hallazgos «representan una encrucijada de las preocupaciones de la investigación sobre el GOF [ganancia de función]; el potencial para prepararse y mitigar futuros brotes debe sopesarse con el riesgo de crear patógenos más peligrosos. Al elaborar políticas para el futuro, es importante considerar el valor de los datos generados por estos estudios y si estos tipos de estudios sobre virus quiméricos merecen una mayor investigación frente a los riesgos inherentes que entrañan».
 
En resumen, la misma investigación que algunos afirman que es necesaria para desarrollar vacunas y otras intervenciones corre el riesgo de provocar una pandemia.
 
Guía para la fabricación de un arma biológica
Si bien la realización de esas investigaciones entraña graves riesgos, también lo es su publicación. En este caso, los investigadores examinaron las secuencias de aminoácidos de la proteína de la espiga del virus del murciélago e identificaron las secuencias necesarias para la infecciosidad humana, y publicaron información sobre ellas en su artículo.
 
El Dr. Michael Antoniou, genetista molecular que reside en Londres, comentó: «La información sobre las secuencias de aminoácidos proporcionada en este documento es crucial para diseñar un virus que sea infeccioso en los seres humanos. Cualquiera que tenga acceso a un laboratorio estándar podría utilizar la información para estimar la secuencia de aminoácidos necesaria para diseñar un RBD que sería altamente probable que infectara las células humanas».
 
En otras palabras, los investigadores han proporcionado una guía para hacer un arma biológica.
 
El Dr. Antoniou explicó cómo sus datos hacen que lo que de otra manera hubiera sido un proceso laborioso sea mucho más rápido y eficiente. Si se empieza sin información, se podría diseñar un virus humano infeccioso como el SARS-CoV-2 utilizando un «proceso de selección evolutiva iterativo dirigido». Esto implicaría el uso de la ingeniería genética en un procedimiento de mutagénesis para generar un gran número de versiones mutadas aleatoriamente de la proteína de punta del SARS-CoV RBD, que luego se seleccionarían por su fuerte fijación al receptor humano ACE2 y, por consiguiente, la alta infectividad de las células humanas.
 
Sin embargo, utilizando la información proporcionada por los investigadores de la UNC y la WIV, el Dr. Antoniou dice: «No tienes que actuar a ciegas utilizando una mutagénesis de ‘saturación’ total de la secuencia de aminoácidos RBD. No tienes que empezar desde una caja negra de incógnitas. Ya tienes una idea de qué secuencia de aminoácidos es necesaria para la infectividad humana, así que eso te guía en cuanto a cómo diseñar el virus».
 
Esto plantea la cuestión ética de si vale la pena arriesgarse a realizar una investigación sobre la ganancia de función. El Dr. Antoniou cree que no lo vale: «Una investigación de este tipo no es necesaria para identificar nuevas dianas para la intervención terapéutica. Una investigación de los mecanismos básicos de cómo se produce y progresa la infección del virus es suficiente para ello. Por lo tanto, la investigación de la ganancia de función con patógenos peligrosos conocidos como los coronavirus debería ser prohibida».
 
Más investigación sobre la ganancia de función
A pesar de los peligros destacados en el documento de 2015, y tras la moratoria temporal de los EE.UU. sobre el trabajo de ganancia de función del virus, la investigación con los coronavirus de murciélago continuó – esta vez en China. En 2017, los científicos del WIV, entre ellos Shi Zhengli, publicaron un estudio con financiación compartida entre instituciones chinas y estadounidenses, entre estas últimas los NIH de los Estados Unidos y la USAID.
 
Los investigadores informan de los resultados de los experimentos de infecciosidad del virus en los que se combinó material genético de diferentes coronavirus relacionados con el SARS para formar nuevas versiones quiméricas. Trataban de averiguar qué mutaciones eran necesarias para permitir que ciertos coronavirus de murciélago se unieran al receptor humano ACE2. Descubrieron que dos virus quiméricos genéticamente modificados se replicaban «eficientemente» en las células humanas. Las consecuencias de la propagación de estos virus podrían ser graves.
 
Entonces, sólo este mes, los científicos del WIV dirigidos por Shi Zhengli publicaron un trabajo de investigación preliminar en el que investigaron la capacidad de las proteínas de espiga del coronavirus del murciélago relacionado con el SARS (SARSr-CoV), entre otros coronavirus, para unirse al murciélago y a los receptores ACE2 humanos. En otras palabras, examinaron la eficiencia con la que estos coronavirus infectan a los humanos y cómo se puede optimizar la infectividad humana.
 
El misterio de la investigación desaparecida
Los tres trabajos examinados más arriba muestran que, durante un período de varios años, científicos chinos y estadounidenses utilizaron técnicas de ingeniería genética para realizar experimentos de ganancia de función con coronavirus, lo que dio lugar a la generación de virus mejor adaptados para infectar a los seres humanos.
 
En este contexto, Shi Zhengli publicó su histórico artículo en la revista Nature en febrero de este año, después de que la pandemia de COVID-19 se hubiera extendido por todo el mundo. En este trabajo, Shi y sus coautores afirmaron haber identificado el pariente más cercano al SARS-CoV-2 y su «probable» origen, un coronavirus natural de murciélago, que ella llamó RaTG13. El documento destaca la teoría zoonótica de origen natural del SARS-CoV-2, que saltó de un animal a los seres humanos en el mercado de mariscos y vida silvestre de Huanan. Esta teoría no ha sido apoyada posteriormente por las nuevas pruebas.
 
Todas las publicaciones que defienden el origen natural del SARS-CoV-2 se basan en gran medida en este documento de Shi Zhengli y sus colegas, en el que se describe la secuencia de un supuesto coronavirus natural de murciélago llamado RaTG13. Pero en el documento no se hace referencia alguna a la larga historia de investigación en ingeniería genética con coronavirus de murciélago que han descrito Shi y sus colaboradores. Eso incluye el importante documento de los científicos de la UNC y la WIV de 2015, que tuvo el alarmante resultado de convertir un inofensivo virus de murciélago en un patógeno humano.
 
Intereses creados
Es como si estos antecedentes de investigación simplemente no existieran. ¿Por qué? ¿Podría ser porque llamar la atención sobre ello podría levantar la sospecha en la mente de la gente de que el SARS-CoV-2 también podría haber sido optimizado intencional o accidentalmente en el laboratorio durante la investigación de ganancia de función?
 
Después de todo, si la creencia de que el virus podría haber salido de un laboratorio ganara fuerza, los virólogos podrían esperar que su investigación se viera «afectada negativamente por controles de laboratorio más estrictos», como ha señalado el principal investigador de vacunas, el profesor Nikolai Petrovsky, al explicar por qué la mayoría de los científicos parecen apoyar la idea de que el virus se originó en un mercado húmedo y no en un laboratorio.
 
También, por supuesto, es casi seguro que detendría abruptamente el «dinero fácil» de la investigación de la ganancia de función de los virus, aparte de causar una tormenta política gigantesca. Incluso podría despertar dudas en la opinión pública sobre la seguridad de otras aplicaciones arriesgadas de la ingeniería genética.
 
Pero a pesar de este conjunto de intereses creados, es necesario iniciar cuanto antes una investigación forense sobre los orígenes exactos de un virus pandémico que, en palabras del profesor Petrovsky, parece «haber sido diseñado para infectar a los humanos».
 
—————————-

, , , , , ,

No hay Comentarios