Archivo categoría Contaminación química

Las correcciones de la revista CRT sobre las revisiones del glifosato publicadas por Monsanto sólo cuentan la mitad de la historia

baumhedlundlaw.com, 27 de septiembre de 2018

27 de septiembre de 2018 – Los Angeles, California – – La revista científica Critical Reviews in Toxicology publicó ayer correcciones de algunos artículos que fueron publicados en un número adicional de 2016 dedicado a la revisión de la seguridad del glifosato, el ingrediente activo del herbicida Roundup de Monsanto.

Las correcciones apuntan a que Monsanto no reveló completamente su participación en los cinco artículos publicados bajo el título “An Independent Review of the Carcinogenic Potential of Glyphosate” (Una revisión independiente del potencial carcinogénico del glifosato), en la que se llegó a la conclusión de que había pocas probabilidad de que el glifosato fuera cancerígeno para los seres humanos. El estudio fue redactado por grupos de expertos supervisados por Intertek, una empresa consultora contratada por Monsanto.

Critical Reviews in Toxicology’s publisher, Taylor & Francis, publicó una rara “Expresión de Preocupación” porque los autores de la revisión no proporcionaron “una explicación adecuada de por qué no se alcanzó el nivel necesario de transparencia en la primera publicación”.

La corrección de la revista refuerza lo que los abogados de las causas contra el herbicida Roundup han estado diciendo durante años: en lugar de informar a los consumidores y al público sobre la relación entre Roundup y el linfoma no Hodgkin, Monsanto escribió artículos científicos y participó en campañas de relaciones públicas fraudulentos con el fin de dar la impresión de que el herbicida Roundup no tiene efectos nocivos para el medio ambiente.

El bufete nacional de abogados de Baum, Hedlund, Aristei & Goldman, que representa a casi 1.000 demandantes en juicios por cáncer provocado por Roundup, emitió la siguiente declaración sobre las correcciones de la revista:

“Esta decisión confirma, como hemos sostenido durante mucho tiempo en base de las pruebas documentales, que Monsanto hizo contribuciones sustanciales a estos trabajos. Sin embargo, aunque parte de la participación de Monsanto en estas publicaciones ha sido reconocida en las correcciones, la investigación de Taylor & Francis se quedó muy corta para revelar hasta qué punto Monsanto violó las normas científicas y de ética en aquella revisión “independiente”.

Las correcciones, que incorporan las disculpas de varios autores por sus defectuosas declaraciones, son un paso en la dirección correcta, pero no van lo suficientemente lejos como para abordar lo que sabemos que es cierto sobre la base de las pruebas.

Por ejemplo:

– Una de las correcciones señala que el Dr. John Acquavella fue “pagado directamente por Monsanto” por su participación en uno de los paneles de expertos. Acquavella recibió 20.000 dólares por su trabajo en el documento de revisión. Sin embargo, no fue el único autor de la revisión que aceptó dinero de Monsanto. Larry Kier recibió más de 27.000 dólares de Monsanto para escribir una de las críticas. Otro correo electrónico de Monsanto confirma que el Dr. Kier era un “consultor” que trabajaba en “la misma función que Acquavella para el panel de expertos”. Un tercer autor de la revisión, el Dr. Tom Sorahan, también puede haber recibido un pago directamente de Monsanto basado en un intercambio de correos electrónicos entre Acquavella y Heydens. Los pagos que Monsanto hizo a Kier y posiblemente a Sorahan no han sido corregidos.

– Otra corrección afirma que el científico de Monsanto William Heydens “señaló algunos errores tipográficos”. Basándonos en los documentos que tenemos, Heydens hizo algo más que unas correcciones, y trabajar en la edición y organización de las revisiones. En la correspondencia por correo electrónico con el Dr. Ashley Roberts de Intertek, Heydens admite haber escrito “un borrador del capítulo de introducción” para la serie de reseñas, y luego pregunta a Roberts “quién debería ser el autor final” del capítulo de introducción que escribió como escritor fantasma. La participación del Dr. Heydens en estas revisiones sigue sin corregirse a pesar de que muchas de sus ediciones y revisiones se encuentran en el manuscrito final publicado.

– Las revisiones fueron concebidas como parte de un plan de la empresa para desacreditar a la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer) mucho antes de que la agencia llegara a la conclusión de que el glifosato es un probable carcinógeno humano. Uno de los objetivos del plan era “orquestar las protestas contra la decisión de la IARC, mientras que otro plan dejaba claro que la empresa buscaba una “retractación de la OMS” y daba prioridad a “invalidar la relevancia de la IARC”. Una “Reunión Post-IARC” de Monsanto detalla a aquellos científicos que Monsanto califica como de autores potenciales. La presentación de la reunión también plantea la siguiente pregunta: “¿Cuánto pueden escribir los científicos de Monsanto para ayudar a mantener bajos los costes? En un correo electrónico bajo el título “Actividades post-IARC para apoyar el glifosato”, el ejecutivo de Monsanto Michael Koch escribió que la revisión de los datos obtenidos en los estudios con animales citados por la IARC debería ser “iniciada por MON empleando escritores fantasma”, y que “esto tendría más validez si fuera escrito por científicos de fuera de Monsanto (por ejemplo, Kirkland, Kier, Williams, Greim y quizás Keith Solomon).

– Los autores de estos documentos citaron reseñas anteriores que fueron escritas por Monsanto. En un correo electrónico en el que se discutía el plan para los artículos de la revisión, Heydens escribió: “Una opción sería añadir Greim y Kier o Kirkland para que sus nombres figuren en la publicación, pero mantendráimso bajo los costes si nosotros los escribiéramos y ellos simplemente editarían y firmarían sus nombres por así decirlo”. Recuerden que así es como manejamos a Williams, Kroes & Munro, 2000″.

Aunque nos complace que la revista tome medidas para corregir algunas de las falsedades de la declaración original de conflictos de interés y reconocimiento, y encomiamos a los autores que se disculparon por su violación de los requisitos de divulgación, la integridad científica de esta “revisión” se vio comprometida el día de su publicación y, por lo tanto, es necesaria una divulgación completa de la participación de Monsanto, la redacción fantasma y los pagos a los expertos que socavan cualquier afirmación de su independencia.

Nuestra publicación de los Documentos de Monsanto y su parte en el reciente veredicto de Monsanto claramente presionó a estos autores para que tomaran al menos estos pasos para corregir la falsa impresión de que sus revisiones eran ajenas a la participación y dirección de Monsanto. Es una pena que Monsanto y ahora Bayer se nieguen a disculparse por su papel en este asunto. Seguiremos presionando a Monsanto y a Bayer para que reivindiquen los derechos de nuestros clientes”.

Las acusaciones de escritura fantasma ha sido asunto central en el veredicto del herbicida Roundup contra Monsanto

Monsanto ha mantenido durante mucho tiempo que la revisión del glifosato de 2016 en Critical Reviews in Toxicology era independiente, y la Declaración de Intereses inicial subrayaba la afirmación de la empresa:

“Los expertos fueron contratados por Intertek y actuaron como consultores de Intertek, y no fueron contratados directamente por la Compañía Monsanto. La financiación para esta evaluación fue proporcionada a Intertek por la empresa Monsanto, que es un productor primario del glifosato y de productos que contienen este ingrediente activo. Ni los empleados de la compañía Monsanto ni los representantes legales revisaron los manuscritos del Panel de Expertos antes de enviarlos a la revista”.

Pero según documentos internos de la compañía obtenidos durante el litigio contra el herbicida Roundup de Monsanto, es evidente que “An Independent Review of the Carcinogenic Potential of Glyphosate” era cualquier cosa menos independiente.

En la primera demanda de Monsanto Roundup se presentaron alegaciones recogidas en la literatura científica escrita por escritores fantasma sobre el glifosato y Roundup. La demanda, presentada por el jardinero de California, Dewayne “Lee” Johnson, culminó en un veredicto que obligada a Monsanto al pago de 289,2 millones de dólares.

Los documentos internos de la compañía que ahora forman parte de los Documentos de Monsanto muestran que el científico y ejecutivo de Monsanto, William Heydens, no sólo se limitó a revisar la evaluación del glifosato, sino que en realidad redactó y editó el trabajo sin revelar su participación ni la de su empresa.

En una comunicación por correo electrónico entre Heydens y el Dr. Ashley Roberts, Heydens escribió:

“OK, he repasado todo el documento e indicado lo que creo que debería quedarse, lo que puede quedar, y en un par de lugares edité el contenido. Me esforcé en añadir un pequeño texto: en la página 10 para abordar los comentarios de John sobre el uso de los criterios de Hill’s por parte de los toxicólogos…”

Heydens también discutió con uno de los autores del documento, el Dr. John Acquavella, acerca de las declaraciones que quería incluir sobre la IARC. En los comentarios de un borrador del documento, Acquavella consideró que las afirmaciones “inflamatorias” y “no necesarias”, a las que Heydens se refería, ” Yo ignoraría el comentario de John”.

Durante una declaración, Heydens admitió que se le enviaron borradores de los manuscritos de la revisión del glifosato, y que leyó “partes de ellos” antes de que se publicara el artículo. Cuando se le preguntó si había editado partes del manuscrito, Heydens dijo: “No lo recuerdo”.

“Aunque estoy contento de que la revista haya constatado que fueron engañados al publicar estos artículos, una retractación está más que justificada por esta situación”, dijo Nathan Donley, científico principal del Centro para la Diversidad Biológica. Donley fue uno de los cuatro científicos que envió una carta a los editores de Critical Reviews in Toxicology el año pasado pidiendo una retractación.

“Además, la revista parece estar permitiendo que la frase ‘una revisión independiente’ permanezca en el título del número. No hay nada independiente en esta revisión, ni por asomo”.

Revisiones actualizadas con nuevas secciones de Agradecimientos y Declaración de Intereses

Varios de los autores presentaron sus disculpas en las secciones actualizadas de la Declaración de intereses de tres de los cinco documentos de revisión, entre ellos:

Keith R. Solomon (ha trabajado como consultor para Monsanto)

David Brusick (ha trabajado como consultor para Monsanto)

Marilyn Aardema

Larry Kier (ha trabajado como consultor para Monsanto)

David Kirkland (ha trabajado como consultor para Monsanto)

Gary Williams (ha trabajado como consultor para Monsanto)

John Acquavella (antiguo empleado de Monsanto, ha trabajado como consultor para Monsanto)

David Garabrant

Gary Marsh

Tom Sorahan (antiguo empleado de Monsanto, ha trabajado como consultor para Monsanto)

Douglas L. Weed (ha trabajado como consultor para Monsanto)

Las correcciones del artículo de revisión se pueden ver a continuación:

Corrección: Revisión del panel de expertos en el estudio epidemiológico sobre el glifosato: una revisión sistemática del peso de las pruebas de la relación entre la exposición al glifosato y el linfoma no Hodgkin o el mieloma múltiple (Acquavella J, Garab

Corrección: Glifosato en la población general y en aplicadores: una revisión crítica de los estudios sobre exposiciones (Solomon, KR)

Corrección: Revisión del panel de expertos sobre genotoxicidad: ponderación de las pruebas de evaluación de la genotoxicidad del glifosato, las formulaciones a base de glifosato y el ácido aminometilfosfónico (Brusick D, Aardema M, Kier LD, Kirkland DJ, W

———————————————-

, , , , ,

No hay Comentarios