Contaminación del aire, enfermedades mentales y Covid-19

por Graham Peebles, 8 de junio de 2020
 
Dióxido de nitrógeno sobre la Península Ibérica del 14 al 15 de marzo de 2020 y en el mismo periodo de 2019   –   Derechos de autor  Contiene datos modificados del Copernicus Sentinel (2019-20), procesados por KNMI/ESA
 Los confinamientos impuestos en respuesta al Covid-19 han obligado a millones de personas a permanecer en sus casas, los negocios cerraron y se extendió un silencio generalizado. El principal beneficiario de los mencionados controles ha sido el medio ambiente natural; en particular, se ha producido una drástica reducción de la contaminación atmosférica en todas partes. Sin embargo, a medida que los países empiezan a levantar las restricciones, los niveles de tráfico por carretera vuelven a aumentar y la contaminación atmosférica y acústica se incrementa.
 
Los cambios en los patrones de trabajo y la vida diaria han creado una oportunidad única para reimaginar cómo vivimos y trabajamos. El medio ambiente debe ser el centro de cualquier nuevo patrón; muchas personas reconocen esto y la importancia de no «volver atrás». Algunas ciudades de Europa ya están respondiendo positivamente (Milán, Londres, Bristol, por ejemplo), proponiendo zonas sólo para peatones junto con un aumento de los carriles para bicicletas, y los resultados de una reciente encuesta de la Asociación de Automovilistas (AA) en Gran Bretaña son alentadores. «La mitad de los encuestados dijo que caminarían más y el 40% tenía la intención de conducir menos… para mantener el aire más limpio y proteger el medio ambiente». Además, alrededor de un cuarto dijo que planeaban continuar trabajando más desde casa, así como viajar menos.
 
Muerte por inhalación
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 90% de la población mundial respira aire sucio y tóxico. La mayor parte de la contaminación del aire es el resultado de la quema de combustibles fósiles para la generación de calor y energía (por ejemplo, centrales eléctricas de petróleo y carbón y calderas) y la combustión de combustible de los vehículos – coches, motos, camiones, etc. Todo ello no sólo arroja toxinas al aire sino que también genera enormes niveles de contaminación acústica.
 
Se dice que la contaminación atmosférica mata alrededor de 9.000.000 de personas al año, lo que la convierte en el quinto factor de riesgo de muerte en el mundo. Los niños son particularmente vulnerables; inhalan más toxinas que los adultos, tienden a pasar mayores períodos de tiempo al aire libre y son más activos. Los efectos perjudiciales pueden ser duraderos y afectar a su salud física y mental, así como a su educación.
 
Francia del 14 al 25 de marzo de 2019 y en el mismo periodo de 2020 contiene datos modificados del Copernicus Sentinel (2019-20), procesados por KNMI/ESA
 
El aire contaminado es también un factor importante en la susceptibilidad de una persona al Covid-19. La contaminación del aire, en particular el dióxido de nitrógeno (NO2), así como las partículas en suspensión (PM) -ambas liberadas por los vehículos que queman combustibles fósiles- causan y agravan los problemas respiratorios. Un estudio universitario realizado en Alemania encontró que del total de muertes por coronavirus en 66 regiones administrativas de Italia, España, Francia y Alemania, «el 78% de ellas ocurrieron en sólo cinco regiones, y éstas fueron las más contaminadas».
 
Los resultados de la investigación «indican que la exposición a largo plazo a este contaminante puede ser uno de los contribuyentes más importantes a la mortalidad causada por el virus Covid-19… envenenar nuestro medio ambiente significa envenenar nuestro propio cuerpo, y cuando experimenta estrés respiratorio crónico [Covid-19, por ejemplo] su capacidad para defenderse de las infecciones es limitada». Un estudio independiente realizado en los Estados Unidos muestra que incluso pequeños aumentos de «una sola unidad» en la contaminación de partículas en los años anteriores a la pandemia están relacionados con un aumento del 15% en las muertes. Un aire más limpio en Londres o Nueva York, por ejemplo, en el pasado podría haber salvado cientos de vidas.
 
La contaminación del aire afecta a todos, pero, como era de prever, los miembros más pobres de la sociedad, incluidas las personas de grupos negros y de minorías étnicas (BAME), son los más afectados, y también parecen ser los que corren más riesgo de infección por Covid-19. En la Gran Bretaña multicultural, por ejemplo, las personas de las zonas desfavorecidas han tenido una tasa de mortalidad por coronavirus al doble de la tasa de los habitantes de las zonas ricas. Y los de origen BAME -que constituyen alrededor del 13% de la población del Reino Unido- representan un tercio de los pacientes de coronavirus que ingresan en las unidades de cuidados críticos de los hospitales. Patrones similares han ocurrido en otros países europeos con ciertas minorías, así como en los EE.UU. Los estadounidenses negros representan alrededor del 14% de la población de los Estados Unidos, pero representan el 30% de los que han contraído el virus. En Noruega, las personas nacidas en Somalia tienen tasas de infección más de 10 veces superiores a la media nacional.
 
Italia del 14 al 25 de marzo de 2019 y en el mismo periodo de 2020 contiene datos modificados del Copernicus Sentinel (2019-20), procesados por KNMI/ESA
 
Las causas sociales detrás de las estadísticas son complejas. Muchas personas de los grupos BAME viven en viviendas saturadas en zonas extremadamente contaminadas y trabajan en trabajos de alto riesgo y de baja remuneración. La dieta de algunas comunidades de BAME es pobre y (en parte como resultado) existe una propensión a trastornos de salud subyacentes como la diabetes, las enfermedades cardíacas, la obesidad y las enfermedades respiratorias, todo lo cual hace que las personas sean más vulnerables al Covid-19.
 
La pobreza es la mayor causa de muerte en el mundo, y el Covid-19 es, al parecer, la aportación más reciente a las causas sintomáticas de muerte de los pobres, los vulnerables y las personas pertenecientes a minorías, que, en muchos casos, son una misma cosa.
 
Además de causar millones de muertes y diversas afecciones respiratorias, la contaminación del aire se está vinculando cada vez más a una serie de enfermedades mentales, entre ellas la depresión, la bipolaridad y, según un estudio realizado en el Reino Unido, las manifestaciones psicóticas en los niños.
 
Se estima que 300 millones de personas en el mundo sufren de depresión, un número similar está afectado por la ansiedad. Muchos aspectos de la vida contemporánea contribuyen a las enfermedades de salud mental. Varios estudios de los últimos años muestran que la contaminación del aire es uno de ellos. Se sabe que los contaminantes de partículas más finas llegan al cerebro a través del torrente sanguíneo y la nariz, según informa The Guardian, causando una mayor inflamación del cerebro, «daño a las células nerviosas y a los cambios en la producción de la hormona del estrés, que se han relacionado con una mala salud mental». También se ha demostrado que la contaminación atmosférica cuadruplica el riesgo de depresión en los adolescentes y se la relaciona con la demencia.
 
Junto con la contaminación acústica, los estudios muestran que el aire sucio alimenta los síntomas de la apnea del sueño y puede perturbar el sueño al exacerbar el asma, la EPOC u otras enfermedades respiratorias o crónicas. Esto, a su vez, crea una mayor vulnerabilidad a la depresión y la ansiedad, así como al actual virus Covid-19.
 
Cambiar el comportamiento
La contaminación del aire es un veneno. Estamos literalmente respirando compuestos tóxicos que nos están enfermando, física y mentalmente. Se necesitan medidas urgentes y duraderas para reducir al mínimo absoluto los niveles de contaminación del aire. Esto requiere que la humanidad reduzca drásticamente su dependencia de los combustibles fósiles.
 
Para que esto suceda, es necesario que haya un gran cambio de actitud, que desencadene un cambio de comportamiento y mayores niveles de responsabilidad ambiental. El consumismo (incluyendo el consumo de productos alimenticios de origen animal) es la principal causa de la emergencia ambiental, incluyendo la contaminación del aire. Es necesario detener el consumo excesivo e innecesario, promoviendo y adoptándose a las necesidades y no el exceso como principio rector. Se reduzcan las dietas de carne y lácteos y se fomente la tendencia a las dietas vegetarianas.
 
Al mismo tiempo, es necesario aumentar la inversión en fuentes renovables de generación y suministro de energía en todo el mundo. Se deben eliminar todos los viajes innecesarios (incluidos los viajes en avión) y (cuando sea práctico) se debe realizar un movimiento estratégico para pasar del automóvil al transporte público: fiable y limpio, en bicicleta y a pie. El transporte debe ser de propiedad pública y funcionar como un servicio, no con fines lucrativos. China, con el 99% de la flota eléctrica total del mundo, lidera la electrificación del transporte público. Además, el gobierno chino ha invertido considerablemente en coches eléctricos y ha establecido un objetivo del 40% de vehículos eléctricos para 2025.
 
El embellecimiento de nuestros pueblos y ciudades (donde vive actualmente más del 50% de la población mundial) va de la mano de la reducción del tráfico y la promoción de modos de transporte limpios. Se necesitan iniciativas audaces e imaginativas que den prioridad al medio ambiente y al bienestar humano por encima de las preocupaciones corporativas. Secciones enteras de ciudades y pueblos, calles principales y sitios abandonados podrían ser rediseñados como espacios verdes pacíficos. Y aunque muchos temen el cierre de los comercios y la lenta muerte de las calles comerciales, la posibilidad de convertir estas áreas en parques y jardines, se presenta y debe ser aprovechada.
 
Todo surge de un cambio en el pensamiento. La emergencia ambiental es la mayor crisis a la que se enfrenta la humanidad; con cada nuevo informe que se publica el alcance y la profundidad de la crisis se hace cada vez más evidente, la necesidad de actuar es más urgente. Hasta la fecha, la complacencia de los gobiernos y las empresas, así como de grandes sectores de la población, ha sido sorprendente y vergonzosa; esto debe cambiar ahora.
 
El Covid-19 obligó a los gobiernos a actuar (aunque en muchos casos de manera inadecuada); el mismo sentido de urgencia debe aplicarse a la lucha contra la contaminación del aire, que, repito, es responsable de al menos nueve millones de muertes al año, y de una emergencia ambiental de mayor alcance. La pandemia ha dado al medio ambiente natural un breve respiro de los abusos humanos; a medida que los países se «abren», tenemos la oportunidad de adoptar un nuevo enfoque responsable de la vida y no volver a las viejas formas destructivas.
 
Graham Peebles es un escritor independiente y creó The Create Trust en 2005 y ha dirigido proyectos educativos en la India, Sri Lanka, Palestina y Etiopía, donde vivió durante dos años trabajando con niños de la calle, con menores de 18 años que trabajan en el comercio sexual y realizando programas de formación de profesores. Vive y trabaja en Londres.
 
——————————————-
Esta entrada ha sido publicada en Contaminación química, Régimen energético y etiquetada como , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.