Archivo categoría Alternativas Capitalismo

Agroquímicos y corrupción institucional: suplicar al Dueño de los Esclavos no sirve de nada

Por Colin Todhunter, 5 de mayo de 2018

globalresearch.ca

La activista medioambiental Dra. Rosemary Mason acaba de escribir al Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, al Vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, y al Comisario de Sanidad, Vytenis Andruikaitis. Como se expone a continuación, les hace a estos altos funcionarios algunas preguntas muy pertinentes sobre la connivencia de la UE con las corporaciones agroquímicas:

1) Al autorizar el glifosato en nombre del Grupo de trabajo sobre el glifosato dirigido por Monsanto, ¿por qué el Presidente Juncker no ha considerado la evaluación completa de riesgos de la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA)?

2) ¿Por qué la UE se alió con corporaciones que fabricaron gases neurotóxicos para su uso en la guerra química de la Segunda Guerra Mundial y para su uso en los campos de concentración nazis? Estas empresas continúan utilizando productos químicos similares en la agricultura para matar a los `parásitos’, insectos beneficiosos, aves y personas.

3) ¿Podría ser que se deba a que las regulaciones de biocidas en la UE están diseñadas simplemente para que las Corporaciones hagan dinero y el control esté en última instancia en manos de la industria agroquímica?

4) ¿Por qué Monsanto, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la ECHA y el Science Media Centre del Reino Unido, financiado por la industria, no tuvieron en cuenta el estudio de dos años de duración realizado por Gilles-Eric Seralini sobre la alimentación de ratas con semillas transgénicas y Roundup, que produjo daños en órganos y tumores a los cuatro meses?

5) ¿Saben los comisarios que la organización Cancer Research del Reino Unido sufrió la apropiación por parte de la industria agroquímica en 2010 con el pleno conocimiento del gobierno británico? Michael Pragnell, ex presidente de Cancer Research UK (CRUK), fue fundador de Syngenta y ex presidente del grupo de presión de la industria CropLife International. El sitio web de CRUK dice que no hay evidencias convincentes de que los pesticidas causen cáncer. En cambio, CRUK relaciona el cáncer con las opciones de estilo de vida y el comportamiento individual y culpa al consumo de alcohol, la obesidad y el tabaquismo.

6) ¿Por qué los organismos reguladores de la UE y David Cameron, en nombre del gobierno británico, hicieron caso omiso de la Carta firmada por casi 60 milones de estadounidenses, advirtiéndoles que no autorizaran los cultivos transgénicos y Roundup debido a su toxicidad para la salud humana y el medio ambiente?

7) ¿Qué ha pasado con los insectos y aves como resultado de la agricultura química intensiva? El Reino Unido, Alemania, Francia, Dinamarca y Canadá están perdiendo rápidamente biodiversidad. Las tierras agrícolas de EE.UU. que cultivan cultivos transgénicos Roundup Ready se han convertido en un desierto biológico.

8) ¿Ocultaron Monsanto y el Presidente Juncker la clasificación de la ECHA del glifosato como “tóxico para la vida acuática con efectos duraderos” porque explicaría el deterioro acelerado del coral en la Gran Barrera de Coral?

Mason concluye su carta reiterando la condena por parte del Tribunal Internacional de Monsanto emitida en 2017. También envió a los comisarios una carta reciente firmada por 23 organizaciones destacadas en la que criticaba la decisión de la UE de renovar la licencia del glifosato y describía la influencia excesiva de Monsanto en la toma de decisiones.

Junto con su carta, Mason también envió un documento de 22 páginas con información detallada sobre:

Leer más: ¿Cuándo se llevará a los tribunales a ciertas autoridades y a los miembros de los consejos de administración de empresas como Monsanto y Bayer?

¿Cuándo se llevará a los tribunales a ciertas autoridades y a los miembros de los consejos de administración de empresas como Monsanto y Bayer?

– La renovación viciada de la licencia de glifosato por parte de la Comisión Europea

– Las causas de la disminución del coral en la Gran Barrera de Coral

– Legislación europea en beneficio de la industria agroquímica

– Contaminación por glifosato e insecticidas neonicotinoides que causa una disminución dramática en insectos y aves.

– El glifosato está presente en todas partes.

– El Tribunal Internacional de Monsanto y varios informes alarmantes sobre plaguicidas, su uso y sus impactos.

Hasta la fecha, no ha habido respuesta de los comisionados a Mason.

En 2003, el Fondo Mundial para la Naturaleza (Reino Unido) llegó a la conclusión de que todas las personas a las que realizó un análisis en el Reino Unido estaban contaminadas por un cóctel de productos químicos altamente tóxicos, cuyo uso se prohibió en la década de 1970. A lo largo de los años, Mason ha citado una serie de fuentes para demostrar el impacto perjudicial de los plaguicidas y que la cantidad y la variedad de residuos de plaguicidas en los alimentos británicos aumenta anualmente. También observa un aumento generalizado del uso del glifosato entre 2012 y 2014.

En sus numerosos y detallados documentos y cartas (que contienen sus propios puntos de vista sobre todas las cuestiones que plantea a los comisionados) que ha enviado a los responsables a lo largo de los años, Mason ofrece pruebas suficientes para demostrar que la influencia financiera y política de un grupo de poderosas corporaciones agroquímicas y agroindustriales garantizan que sus intereses se vean privilegiados por encima de la salud pública y el medio ambiente en detrimento de ambos. Mason ha hecho todo lo posible para describir los vínculos políticos entre la industria y varios departamentos gubernamentales, agencias reguladoras y comités clave que han asegurado de manera efectiva para que todo siga igual.

Las corporaciones que promueven la agricultura industrial contra los agroquímicos se han integrado profundamente en la maquinaria de elaboración de políticas tanto a nivel nacional como internacional. Desde la falsa consideración de que la agricultura industrial es necesaria para alimentar al mundo, hasta la provisión de generosas subvenciones para investigación y la captación de importantes instituciones encargadas de la formulación de políticas, la agroindustria mundial se ha asegurado una falsa `y excesiva legitimidad‘ dentro de la mentalidad y el discurso de los responsables de la formulación de políticas.

Al referirse al Tribunal de Monsanto, Mason insinúa que los gobiernos, los individuos y los grupos civiles que cooperan con las corporaciones para facilitar el ecocidio y los abusos de los derechos humanos resultantes de las acciones de las corporaciones agroindustriales, deben ser llevados a los tribunales. Tal vez sólo cuando los funcionarios y ejecutivos de la compañía reciban largas sentencias de cárcel por destruir la salud y el medio ambiente, algo es posible que cambie.

Desde Rachel Carson en adelante, el intento de menoscabar el poder de estas corporaciones y sus grupos de presión financiados a gran escala ha tenido un éxito limitado. Unos 34.000 agroquímicos permanecen en el mercado de los EE.UU, muchos de los cuales se encuentran allí debido a la debilidad de las normas regulatorias o al fraude descarado, y desde Argentina hasta Indonesia, el devastador impacto del modelo industrial de la alimentación y la agricultura dependiente de productos químicos sobre la salud y el medio ambiente ha sido documentado por varios informes y periodistas, en profundidad.

Lo que es preocupante es que estas corporaciones están siendo favorecidas por la ” autorización del negocio de la agricultura ” del Banco Mundial, los acuerdos comerciales como la US-India Knowledge Initiative on Agriculture, la ” apertura ” de la agricultura africana por parte de la Fundación Gates y la anulación de los procedimientos democráticos a nivel de estados soberanos para imponer monopolios de semillas e insumos patentados a los agricultores e incorporarlos a una cadena de suministro global dominada por estas poderosas empresas.

Por las razones expuestas en mi artículo anterior, en el que rogaba a los responsables públicos que no permitieran una influencia tan descarada de las corporaciones agroquímicas y de la agroindustria, sin embargo consideraba que eso no tendría más relevancia que suplicar al dueño de los esclavos para que los liberara.

En última instancia, la solución depende de que la gente se reúna para desafiar un sistema de capitalismo neoliberal que por diseño facilita la corrupción institucionalizada que vemos junto con la destrucción de la autosuficiencia y los sistemas alimentarios tradicionales. Al mismo tiempo, deben promoverse alternativas basadas en la localización, los principios de un modelo agroecológico (esbozado aquí, aquí y aquí) y un sistema alimentario que sirva al bien público y no a la codicia privada.

*

Colin Todhunter es un colaborador frecuente de Global Research y de Asia-Pacific Research.

————————————

, , , , , , ,

No hay Comentarios