Archivo categoría plásticos

Cómo los grupos de presión de la industria de los envases se escudan en las asociaciones en contra de la generación de residuos…

para evitar soluciones más radicales
Corporate Europe Obsevatory, 11 de septiembre de 2018
Mientras que el apoyo político a soluciones radicales para acabar con el azote de los plásticos de un solo uso sigue creciendo, se hace especial hincapié en los vínculos entre la industria de los envases y las ONG contra la generación de residuos, en Bruselas.
Casi todo el plástico producido hasta la fecha sigue estando presente de una forma u otra: residuos que ahogan la vida marina, microplásticos ingeridos por los peces que terminan en nuestros platos, plásticos que liberan sustancias químicas con consecuencias desconocidas….. Como el problema ha alcanzado las proporciones de una crisis mundial, la presión pública ha colocado la lucha contra los residuos plásticos en la agenda política. En Bruselas, París, Dublín, Amsterdam o Londres, los responsables de la toma de decisiones buscan respuestas. Pero cuando se trata de abordar el origen del problema, se enfrentan a los fabricantes de plásticos y envases y a sus aliados del sector agroalimentario.
Es mucho más barato y cómodo para estos fabricantes dirigir la atención hacia los consumidores y la responsabilidad individual por los residuos que cambiar sus prácticas de producción y envasado. Por lo tanto, no es de extrañar que la industria del envasado y sus clientes en el sector de la alimentación y las bebidas apoyen muchas campañas de sensibilización contra los residuos en toda Europa. Encuentran muchas ventajas en esto, empezando por dar a sus productos plásticos un barniz verde de respetabilidad ambiental. Pero esta táctica también tiene objetivos más insidiosos, en particular el de cambiar la percepción popular y política del problema de los residuos, y en particular de los envases de plástico y de un solo uso. Poner la recogida de residuos, por importante que sea, en el centro del debate significa trasladar la responsabilidad de abordar el problema a las comunidades locales y a los ciudadanos, en lugar de a la industria. Y, por lo tanto, evitar medidas políticas más radicales -como las que responsabilizan a los fabricantes de sus productos durante toda su vida útil- que podrían perjudicar su tasa de beneficios.
La crisis del plástico
Estamos abrumados por el plástico. Según la revista Science, hasta la fecha se han producido 8.300 millones de toneladas de plástico virgen, la gran mayoría de las cuales han terminado en vertederos o en el medio ambiente natural, donde tardará siglos en descomponerse. Un informe del Foro Económico Mundial sugiere que habrá más plástico que peces (en masa) en nuestros mares y océanos para el año 2050. La dependencia de los productores de plásticos de los hidrocarburos, una materia prima perjudicial para el clima a la que se añaden sustancias químicas tóxicas, tiene efectos incalculables en nuestros cuerpos y en el medio ambiente. Es difícil exagerar la escala del reto al que nos enfrentamos, el de reducir drásticamente nuestro uso del plástico, y reutilizarlo y reciclarlo tanto como sea posible.
La lucha contra los plásticos de un solo uso está más presente que nunca en el orden del día: la Comisión Europea organizó recientemente una consulta para restringir los plásticos de un solo uso, alentada por el éxito de las anteriores medidas europeas para reducir el uso de bolsas de plástico: en Inglaterra, por ejemplo, el número de bolsas de plástico utilizadas ha disminuido en un 80%. Francia ha prohibido los platos y vasos de plásticos no compostables, y varios países están considerando la reintroducción de dispositivos de depósito.
La industria lanzó rápidamente el contraataque. Reticente a cuestionar modelos de negocio sumamente lucrativos basados en la fabricación continua de productos cada vez más desechables y de un solo uso, ya sean tazas de café, tenedores de plástico, envases o botellas de comida para llevar, y deseosa de negar cualquier responsabilidad por estos productos tan pronto como salen de la fábrica o tienda, busca culpar a los demás. Esta es la práctica económica clásica de maximizar los beneficios mediante la externalización de los costes, en este caso, mediante la transferencia de los impactos negativos de la producción de plástico y los residuos resultantes sobre la sociedad y el medio ambiente. Al preservar este modelo, la industria evita tener que pagar el costo total de su producción de plástico. Su táctica es, por lo tanto, desviar la atención del problema real culpando a los demás. Se trata de una decisión calculada por parte del grupo de presión del sector del plástico de situar la basura y su recogida en el centro del debate, de modo que la atención se centre en las medidas que deben tomar los consumidores y las autoridades locales. Los fabricantes pueden incluso tratar de mejorar su imagen medioambiental optando voluntariamente por financiar medidas de recogida de residuos o campañas de sensibilización pública, desviando al mismo tiempo la atención de las políticas públicas más ambiciosas que podrían aplicarse para combatir los residuos plásticos.
Esto no es nada nuevo. En la década de 1970 en Estados Unidos, la campaña Keep America Beautiful, financiada por la industria, promovió una visión de los residuos que se centraba en la responsabilidad individual. Movilizó a cientos de personas bien intencionadas para la recogida de residuos, que probablemente nunca se dieron cuenta de que detrás de esta campaña estaban las mismas empresas que producían los envases y las botellas que constituían la mayoría de los residuos recolectados, y que se oponían a las políticas públicas que promovían el reciclaje y la reutilización. En el mundo imaginario de Keep America Beautiful, los envases de un solo uso y los productos desechables no eran realmente un problema siempre y cuando se colocaran correctamente en el contenedor adecuado.
La misma estrategia se está aplicando ahora a escala de la Unión Europea. Al financiar o crear organizaciones no gubernamentales para combatir la generación de residuos, formar parte de sus consejos de administración, adscribir a su personal o pagarles para que realicen investigaciones e influyan en las decisiones políticas, la industria difumina las fronteras. Busca utilizar estas ONG para cambiar la percepción política y popular del problema de los residuos y el plástico.
Las múltiples caras de Eamonn Bates
Cualquiera que sea el acontecimiento en Bruselas sobre plásticos y envases, puede apostar a que Eamonn Bates estará allí. Fundador de la empresa de lobbying que lleva su nombre, Bates es un pilar de la escena bruselense en términos de residuos, plástico y envases. Como se informó en un artículo anterior del Corporate Europe Observatory, los tres clientes que figuran en la lista de Eamonn Bates Europe Public Affairs (EBEPA) del EU Lobbying Transparency Register explican este interés: International Paper (un gigante estadounidense del papel), Serving Europe (una asociación comercial de la industria de la comida rápida, cuyos miembros incluyen a Burger King, McDonald’s y Starbucks) y Pack2Go Europe (una asociación comercial de la industria del envase y embalaje de alimentos). Bates, director ejecutivo de su propia empresa de presión, es también el secretario general de Pack2Go y Serving Europe. También tiene un permiso para actuar como un grupo de presión en el Parlamento Europeo en nombre de su empresa de presión.
Entre los tres clientes de Eamonn Bates, Pack2Go Europe no es el menos interesante. El despacho de Bates presta a esta asociación profesional servicios de lobby, así como “servicios de gestión asociativa”. Pack2Go tiene una presencia activa de lobby en Bruselas, presente en varias cumbres de la Comisión para discutir la estrategia de la Unión Europea en materia de plásticos en julio de 2017. Un responsable de la Comisión habló sobre ” gestión de residuos ” en una reunión de Pack2Go en junio de 2016.
Pack2Go Europe: contra cualquier medida radical
“Queremos que los europeos que comen y beben productos para llevar sepan que las cuestiones de salud, seguridad y medio ambiente se han estudiado a fondo y se han tenido en cuenta en la producción. Queremos que sepan que los envases que fabricamos son respetuosos con el medio ambiente, seguros desde todos los puntos de vista, producidos éticamente, y que se han establecido sistemas y procesos de recogida, recuperación y reciclado para su posterior utilización. »
Esto es lo que dice el sitio web de Pack2Go. Y no importa si los miembros de esta asociación profesional producen cantidades ingentes de envases de plástico de un solo uso. “Lo único que pedimos al consumidor es que deseche los envases usados de forma responsable”, dice Pack2Go, como si poner los plásticos de un solo uso en el cubo de basura correcto en lugar de tirarlos a la calle pusiera fin a cualquier cuestionamiento social sobre el uso abusivo de los recursos.
Sin embargo, si miramos más de cerca lo que hay detrás de este intento de dar a los envases de un solo uso una imagen aceptable desde el punto de vista medioambiental, surgen otros objetivos. En 2016, el gobierno francés aprobó una ley que incluye disposiciones para que los vasos y platos de plástico se fabriquen ahora con materiales de origen biodegradable para que puedan ser compostados. Lejos de ser perfecta, sin embargo, esta ley representó un gran esfuerzo para abordar el problema de los cubiertos desechables, en otras palabras, para desafiar la buena voluntad empresarial de las empresas detrás de las asociaciones profesionales de Bates, Serving Europe y Pack2Go. No es de extrañar que Pack2Go, a través de Bates, se opusiera a estas medidas: “Instamos a la Comisión Europea a que haga lo correcto y emprenda acciones legales contra Francia por incumplimiento de la legislación europea…..”. Si no lo hacen, lo haremos nosotros. “. Uno de los argumentos de Bates es que esta legislación fomentaría el tirar basura, ya que la gente no se molestaría en deshacerse adecuadamente de productos que piensan se descompondrán fácilmente.
Más tarde, cuando los eurodiputados de los Verdes trataron de facilitar la introducción de nuevas restricciones sobre ciertos tipos de envases a nivel nacional, Pack2Go celebró en voz alta el rechazo de estas propuestas por parte de otros eurodiputados. Mike Turner, de International Paper Foodservice Europe (International Paper es otro cliente de Bates, y hasta enero de 2018 era propietario de Foodservice Europe), que también es el actual presidente de Pack2GoEurope, dijo en ese momento: “Pack2Go Europe ha trabajado incansablemente para explicar a los parlamentarios europeos que nuestro embalaje es esencial para nuestro estilo de vida actual. Este trabajo debe continuar. El verdadero reto al que todos nos enfrentamos es fomentar una mayor y mejor recogida y reciclaje. »
Más recientemente, Pack2Go también se opuso a un proyecto de ley irlandés de reducción de residuos, que prohibiría ciertos plásticos de un solo uso e introduciría un sistema de depósito, alegando que sería contrario a las normas europeas sobre envases y a la libre circulación de mercancías. Bates, que asistió a una audiencia en el Parlamento irlandés sobre el proyecto de ley en enero de 2018, fue citado por el diario británico The Times diciendo: “Es lamentable que los promotores del proyecto de ley de reducción de residuos de 2017 no se preocuparan por evitar los errores cometidos en Francia, en lugar de redactar una propuesta tan problemática desde el punto de vista jurídico. »
Las ventajas de la recogida de envases
Los sistemas de recogida de envases recompensan a los ciudadanos que devuelven y reciclan sus envases y botellas de plástico devolviéndoles una modesta contribución en el momento de la compra. La investigación sugiere que los sistemas de recogida de envases no sólo reducen la cantidad de residuos, sino que también aumentan la cantidad y la calidad del plástico recogido para su reciclado, ya que puede limpiarse y clasificarse más fácilmente para su procesamiento. Pero a los productores de envases de plástico no les gusta la recogida de envases, porque implica que deben pagar un impuesto por cada botella o envase que producen para financiar el sistema, pero también potencialmente otros costes de cumplimiento, como el reetiquetado de los productos. Como explica Samantha Harding, de la Campaña para la Protección de las Zonas Rurales de Inglaterra, “la industria sabe que el depósito es una forma mínima de responsabilizarlos por el verdadero costo de la recogida y el reciclaje del plástico que producen. En la actualidad, el 90% de este coste repercute en el contribuyente. »
Estos ejemplos ilustran la oposición activa de Pack2Go a cualquier forma de política pública que aborde las responsabilidades medioambientales de los plásticos de un solo uso y que, por lo tanto, afecte a la tasa de beneficios de sus miembros. Pack2Go busca desviar la atención de la cuestión de la basura. Es indudablemente con esta misma perspectiva de reformular las cuestiones medioambientales asociadas a los plásticos desechables que la asociación profesional decidió crear la Red Europa Limpia.
Red Europa Limpia: una ONG para respaldar la voz de la industria
En 2011, la Comisión Europea inició una consulta sobre cómo reducir el uso de bolsas de plástico. Entre las opciones entonces en la agenda estaba la opción de cobrar por estas bolsas. En una carta abierta al Comisario Europeo de Medio Ambiente, Janez Potočnik, firmada por Eamonn Bates, Pack2Go acusaba a la Comisión de llevar a cabo “una especie de’caza de brujas’ contra el plástico’ y de tener un “sesgo desfavorable contra las soluciones de plástico de un solo uso”. El mensaje final de Bates al Comisario Potočnik prefigura lo que será la estrategia de Pack2Go: “Estaremos encantados de reunirnos con usted y sus departamentos en un futuro próximo para debatir con más detalle cómo aplicar soluciones eficaces al problema de la basura. »
La Clean Europe Network (Red Europa Limpia), una iniciativa de Pack2Go, entra en escena. También conocida como la Asociación Europea de Gestión de la Basura, esta red, creada en 2012, afirma que está trabajando con ONG y autoridades públicas para “mejorar las técnicas de gestión de la basura en la UE”. Es una red de asociaciones nacionales con sede en los Estados miembros de la UE que trabajan para promover una “Europa sin basura para 2030”. Uno de sus objetivos es “ofrecer al sector privado oportunidades para colaborar con la red o apoyarla”, y también participa activamente en la escena de los grupos de presión en Bruselas.
Su Consejo de Administración está compuesto por cinco miembros: Keep Scotland Beautiful, Gestes Propres (Francia), Nederland Schoon (Países Bajos), Hal Sverige Rent (Suecia) y Mooimakers / FostPlus (Bélgica). Tres de estas cinco organizaciones (Keep Scotland Beautiful, Nederland Schoon y Mooimakers) han sido examinadas con más detalle por Corporate Europe Observatory [1]; todas ellas han sido criticadas por sus vínculos con la industria.
Los estrechos vínculos entre la Red Clean Europe y Pack2Go se muestran claramente en el sitio web de la primera: “Pack2Go Europe tomó la valiente decisión de reunirnos por primera vez en 2012….. Una iniciativa muy útil, ya que nunca antes nos habíamos reunido. Todos acordamos crear una asociación, y seis meses después se hizo. ¡Ahora somos un equipo! También fue una iniciativa valiente por parte de Pack2Go Europe, ya que la expuso a las críticas tanto de la industria, que se muestra reacia a reconocer su parte de responsabilidad, como de las ONG, que no creen que sea más inteligente y eficaz conseguir que todas las partes interesadas trabajen juntas para lograr un objetivo común. »
Los puntos en común entre la empresa de presión Eamonn Bates, las asociaciones profesionales Pack2Go y Serving Europe, y la “red asociativa” Clean Europe Network son muchos. Para empezar, sus oficinas comparten la misma dirección en Bruselas. Sus sitios web tienen un aspecto muy similar y el mismo formato. Eamonn Bates es una vez más el Secretario General de la Clean Europe Network, y varios empleados de su empresa han ocupado múltiples puestos en estas diferentes organizaciones [2].
En vista de estos solapamientos, parece lógico que la Red Europa Limpia y Pack2Go también compartan el mismo enfoque de situar la basura en el centro del debate público y político sobre los residuos y, al mismo tiempo, garantizar que la responsabilidad industrial tenga un papel limitado. Esto queda ilustrado por la “opinión de los expertos” de la red Clean Europe Network, que se centra en los consumidores y en la necesidad de programas de sensibilización para prevenir la basura. Bates reiteró que ” la red siempre ha abogado por una mayor responsabilidad del productor en las acciones de prevención de la basura”. Sin embargo, el dictamen de expertos de la Clean Europe Network indica claramente que las contribuciones de la industria deben seguir siendo voluntarias: “En nuestra opinión, no es apropiado pedir a los productores o a los mecanismos de responsabilidad ampliada del productor que les hagan pagar de forma vinculante por la recogida y el tratamiento de residuos. »
Las respuestas de Eamonn Bates y la Clean Europe Network
En una serie de preguntas y respuestas publicadas en su sitio web tras las críticas de 2016, la Red Clean Europe niega ser un “frente de presión para la industria del envasado”. Afirma que “Pack2Go Europe no tiene ningún papel en nuestras decisiones” y sólo es un “miembro asociado”.
Sin embargo, la red paga a Eamonn Bates Public Affairs Europe por la prestación de “servicios de secretaría”, y Bates es su secretario general junto con Pack2Go y Serving Europe. Bates también fue miembro de la Junta Directiva de la Asociación Europea para la Gestión de la Basura, la entidad legal detrás de la Red Clean Europe, al menos hasta noviembre de 2014. Bates nos dijo que como Secretario General de la red, “participa en las reuniones de la junta, sin derecho a voto, y redacta las actas”.
Bates añade que la Red Europa Limpia “no tiene un papel de lobby como tal… y no ejerce presión en nombre de intereses privados”. Sin embargo, la red está inscrita en el Registro Europeo de Transparencia de los Lobbies; cuenta con acceso como un grupo de presión en el Parlamento Europeo; en septiembre de 2017 participó en el Grupo de Expertos en Residuos de la Comisión; y en octubre de 2017 participó en un taller sobre plásticos biodegradables organizado por la Dirección General de Crecimiento (Dirección de Mercado Interior e Industria de la Comisión Europea).
La Clean Europe Network tiene su propia explicación del doble papel de Eamonn Bates dentro de Pack2Go y de la red: si puede llevar varios cargos al mismo tiempo, se debe a “su compromiso personal total y su entusiasmo por una causa compartida”. Bates dice que su empresa ha contribuido con el voluntariado para apoyar la red y el esfuerzo de prevención de la basura “porque creemos apasionadamente en este objetivo”. La Clean Europe Network niega cualquier conflicto de intereses entre Pack2Go y la ONG, diciendo: “Queremos lo mismo”.
Ese es el meollo de la cuestión. Cuando las ONG y la industria están tan estrechamente asociadas -cuando los industriales han creado la ONG, cuando comparten empleados, cuando su consejo de administración incluye representantes de la industria, cuando los objetivos políticos son los mismos- es difícil imaginar que la ONG haga algo que vaya en contra de los intereses de la industria. La Red Europa Limpia afirma que nunca ha presionado contra los sistemas de recogida de envases, pero tampoco los ha apoyado, y algunos de sus miembros incluso se han opuesto a ellos a nivel nacional [ 3].
Financiación europea
La Comisión Europea ha financiado la Clean Europe Network, a través de su entidad jurídica European Litter Prevention Association, para desarrollar una metodología de evaluación de los residuos. En 2014, la red recibió 358.414 euros para, entre otras cosas, desarrollar “un sistema voluntario común para ayudar a las organizaciones y a las autoridades públicas a definir y cuantificar los residuos”. En 2016, recibió 167.653 euros adicionales en concepto de “sensibilización”. Son probablemente estas subvenciones las que justifican la afirmación de la Red Clean Europe en su sitio web de que recibe “un fuerte apoyo de la Comisión”.
Un responsable de la Comisión nos dijo que había tratado con Eamonn Bates y otros representantes de la Red Clean Europe en el contexto del proyecto financiado en 2016, pero que sólo “unas semanas o meses antes”, mucho después de la finalización del proyecto, había tenido conocimiento de las otras funciones de Bates como grupo de presión y en asociaciones profesionales como Pack2Go. Este responsable añadió que según los criterios de elegibilidad del Fondo Life de la UE, las ONG deben ser “independientes, en particular de los gobiernos, de otras autoridades públicas o de cualquier interés político o comercial”, y que si la Red Clean Europe hace una nueva solicitud, la Comisión “la examinará más de cerca”.
Bates nos dijo que “la Red Europa Limpia/ELPA es independiente de cualquier interés político o comercial….”. La Comisión conocía estos vínculos porque se identificó a Eamonn Bates Europe como proveedor de servicios de apoyo, y se mencionó a Pack2Go Europe como miembro asociado de la red Clean Europe Network/ELPA. Pero dados los vínculos entre la red, Pack2Go y la empresa de presión de Eamonn Bates, no cabe duda de que existen dudas sobre si se cumplen los criterios de independencia.
La acumulación de residuos en el medio ambiente es perjudicial para las personas y la fauna, pero independientemente de lo que digan la industria y algunas ONG, la basura no es sólo el resultado de un mal comportamiento individual, sino también, y sobre todo, de la dependencia de la industria de los productos desechables. Si bien los sistemas de recogida de envases no son la única respuesta al desafío del plástico, pueden ayudar a reducir los desechos y mejorar el reciclaje. Las asociaciones en contra de la generación de residuos ciertamente hacen un trabajo notable al movilizar a la gente para que limpie sus calles o playas. Pero demasiados de ellos han sido creados por intereses industriales, dependen de la financiación de la empresa, comparten con ellos a sus empleados, permiten que estos intereses guíen su acción y/o sirven como consultores de los industriales.
A veces es sólo un clásico enfoque de “lavado verde”, que ya es problemático, pero a veces las posiciones de la industria y de las ONG se vuelven indistinguibles. Cuando estas posiciones compartidas consisten en manipular deliberadamente la percepción pública del problema de los residuos y en obstaculizar el desarrollo de políticas públicas progresistas, existe un grave problema.
——————————————–

, , , ,

No hay Comentarios