Entries Tagged 'Documental' ↓

Médicos se defienden ante los ataques a la Medicina Natural

Un reportaje de Alícia Ninou

La Asociación Española de Médicos Naturistas (AEMN) ofreció una Mesa redonda en la feria Expo Eco Salud, el pasado 23 de abril en Barcelona. A ella acudieron los doctores Isabel Giralt (Acupuntura), Santos Martín (Medicina Natural), Guillem Gonzalez (Homeopatía) y Gonzalo Fernández (Homeopatía). El motivo era dar su punto de vista y contestar a las preguntas del público sobre la campaña orquestada este año con la intención de destruir las medicinas naturales y biológicas, entre ellas la homeopatía, la acupuntura, la medicina natural, la medicina china… y un largo etcétero de terapias llamadas complementarias o alternativas, bajo la acusación de ser pseudoterapias y pseudocientíficas. Concretamente, el grupo político español “Ciudadanos” ha presentado en el Congreso una Proposición no de Ley para obligar a los médicos a denunciarse entre ellos. Y la Asamblea General de la Organización Médica, que representa a todos los Colegios Médicos Oficiales de España, ha dado luz verde a un Observatorio contra “Pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias”, publicado una lista de todo lo que consideran pseudoterapias, así como un listado de webs de los supuestos farsantes o sectarios que deberían perseguirse.

Reportaje ampliando la información:

QUO VADIS MEDICINA Antes de visionar, consulte con su cuerpo

Una nueva campaña para la destrucción de las medicinas naturales y biológicas se ha iniciado en el 2017. La gran industria farmacéutica pretende imponer «por ley» la exclusividad de la Medicina convencional alopática y farmacológica, demonizando y criminalizando a quienes ejercen la medicina tradicional natural, o las llamadas terapias complementarias o alternativas.

 

————————————————–

La gentrificación de las ciudades: el caso de Lisboa

por Left Hand Rotation

El 1 de noviembre de 1755 un terremoto destruyó la ciudad de Lisboa. Su impacto fue tal que desplazó al hombre del centro de la creación. Sus ruinas legitimaron el despotismo ilustrado.
Lisboa hoy tiembla de nuevo, sacudida por un sismo turístico que transforma la ciudad a velocidad de crucero.
Su impacto desplaza al habitante del centro de la ciudad. ¿Qué nuevos absolutismos encontrarán aquí su coartada?
Mientras el derecho a la ciudad se derrumba, ahogado por el discurso de la identidad y lo auténtico, la ciudad cruje anunciando el colapso y la urgencia de una nueva forma de mirarnos, de reaccionar ante una transformación, esta vez predecible, que la desesperanza del capitalismo finge inevitable.
Left Hand Rotation es un colectivo afincado en Lisboa desde 2011.
Terremotourism es un retrato subjetivo de una ciudad y su transformación durante los últimos 6 años.

“Yo soy ciudadano del mundo; no deseo la vuelta al nacionalismo, pero si mañana amamos únicamente al que está lejos sin ser conscientes de que odiamos a nuestro prójimo porque está presente, porque apesta, porque hace ruido, porque me molesta y porque me requiere, a diferencia del que está lejos, del que me puedo zafar; si mañana si nos empeñamos en preferir al que está lejos en detrimento del que está cerca, destruiremos la ciudad, es decir, el derecho a la ciudad.”

Paul Virilio – El Cibermundo, la política de lo peor.


Artículos relacionados:

Desobediencia turística pacífica

——————————————

Un vuelo sobre Marte

Por Jan Fröjdman

Las imágenes de anaglifo de Marte tomadas por la cámara HiRISE nos revelan información sobre la topografía de la superficie de Marte. Hay cientos de imágenes de alta resolución de este tipo. Esto me ha dado la oportunidad de recrear diferentes lugares en 3 dimensiones. En esta película he elegido algunos lugares y procesando las imágenes he logrado obtener varias secuencias panorámicas. Esto da la sensación de que se está volando por encima de la superficie de Marte, mirando hacia abajo para observar algunos de los lugares más interesantes del planeta. ¡Y realmente hay muchos lugares de interés en Marte! Me gustaría ver las imágenes tomadas de la superficie de Marte por un fotógrafo, sobre todo de las regiones polares. Pero me temo que no podré ver este tipo de imágenes en toda mi vida.

He dedicado mucho para conseguir estas secuencias panorámicas. Para el procesamiento de las imágenes y obtener un efecto tridimensional, he escogido muchos puntos de referencia manualmente en los pares de anaglifos. ¡Para esta película he elegido más de 33.000 puntos de referencia! He tardado 3 meses en llevar a cabo este proyecto, en el que he ido trabajando cuando podía.

Los colores de la película son falsos porque los anaglifos son imágenes en una escala de grises. Por lo tanto, he clasificado las diferentes secuencias en función del color. Pero he tratado de ser moderado. Las regiones de más luz de las secuencias son amarillentas y las regiones más oscuras, azuladas. Las secuencias de las regiones polares (las últimas de la película) tienen un tono blanco azulado. Hay muchas opiniones y estudios sobre los posibles colores naturales de Marte. Las regiones polvorientas más oscuras a menudo parecen tener un tono azulado. Por favor, consulte esta cuestión, por ejemplo, en los sitios web de la NASA.

No se trata de una película científica. Como entusiasta del espacio he tratado las imágenes a mi manera.

La película comienza con un acercamiento a una luna de Marte, Phobos.

Algunos de los anaglifos utilizad0s se pueden ver en mi blog:

av-creo.com/fictive-flight-real-mars

Por favor, puede ver la película en mayor resolución para observar más detalles.

———————————————–

La guerra de los transgénicos: el impacto de los transgénicos en la salud humana y animal en todo el mundo (y II)

Por el Dr. Mercola, 25 de septiembre de 2016

articles.mercola.com

Parte 1

transgenic_wars

Patrick Moore y el arroz dorado

Patrick Moore, ex activista de Greenpeace, se ha convertido en un destacado adversario del movimiento contra los transgénicos, Según Moreira, Moore abandonó de malas maneras Greenpeace hace 30 años, y desde entonces se ha hecho un nombre defendiendo toda una serie de prácticas que irían en contra del entorno, incluyendo la energía nuclear, la minería y la Industria de los Transgénicos. “También piensa que el calentamiento global es algo beneficioso para nuestra planeta”, señala Moreira.

Es uno de los principales defensores del arroz dorado, un arroz transgénico, diseñado para contener altas cantidades de beta-caroteno, aparentemente para combatir la deficiencia de vitamina A en los países del Tercer Mundo. Sin embargo hay algunos problemas. Para empezar, el beta-caroteno es una vitamina soluble en las grasas. De acuerdo con el Medical Center de la Universidad de Maryland, se necesitan al menos 3 gramos de grasa para asegurar la absorción de los suplementos de betacaroteno [4].

Este arroz enriquecido con vitamina A estaría destinado a los países más pobres donde las grasas en la dieta son difíciles de conseguir con cierta regularidad, haciendo que este tipo de suplemento sea inútil en el mejor de los casos.

También se desconoce si el betacaroteno presente en el arroz dorado se puede mantener durante el almacenamiento entre una cosecha y otra, o si los métodos de cocción tradicionales utilizados para preparar el arroz destruirían el betacaroteno. Por último, pero no menos importante, el arroz dorado todavía se encuentra en fase de desarrollo, y todos esos supuestos de momento se quedan en una mera ilusión.

Todo estos hechos debieran de haber resuelto el tema del arroz dorado desde el primer momento, pero no pasa mucho tiempo sin que Moore dedique su tiempo y esfuerzo a promoverlo, diciendo que la negativa a que se apruebe la comercialización del arroz dorado es un genocidio y que la oposición de Greenpeace a este arroz es un “crimen contra la humanidad”.

Para construir un sistema alimentario más seguro y sano comience por consumir alimentos locales

Hay problemas que parecen insuperables, pero hay soluciones. El quid de la cuestión es que los agricultores no necesitan utilizan cócteles químicos para producir alimentos. Es necesaria una intervención urgente para mejorar y reconstruir la calidad de los suelos, que han sido destruidos por décadas de una agricultura mecanizada y por productos químicos. Pero algo se puede hacer.

Individualmente podemos favorecer la Industria agrícola hacia sistemas más seguros y sostenibles mediante el cultivo de los propios alimentos o la compra de los mismos a agricultores locales de confianza. Los alimentos procesados son los más propensos a contener ingredientes transgénicos, por lo que habría que evitar en la medida de lo posible estos alimentos, incluidos los condimentos procesados, lo cual también es una forma de evitar los plaguicidas rociados en los cultivos y que todavía quedan en los alimentos como un residuo.

Si todo el mundo rechazase los productos que contienen ingredientes transgénicos, e insistiese en una alimentación libre de pesticidas, libre de transgénicos, la Industria alimentaria no tendría más remedio que responder a esas demandas. No podrían hacer negocios si la gente no comprase sus productos, y si las empresas de alimentación se negasen a comprar ingredientes transgénicos, la Industria de la Biotecnología perdería su poder financiero para corromper y manipular a los Gobiernos.

No deja de ser un efecto colectivo por iniciativas individuales. Es decir tenemos un cierto poder en nuestras manos, aunque a Monsanto y adláteres les gustaría pensar lo contrario.

Hay maneras de salir de este lío, y comienza con nuestras opciones de compra y las decisiones que tomemos respecto a ellas. Ahora hay mayor cantidad de tiendas que venden productos ecológicos, pero es preferible la compra directa al productor, ya que la mayor parte de aquellos productos ecológicos son importados.

Si vive en Valladolid, España, estos son los lugares donde puede adquirir productos ecológicos, aunque la relación no es exhaustiva:

prae

De Bote en Bote

C/ Ferrocarril, 7 47004 Valladolid –

Amplia gama de productos de agricultura y ganadería ecológica: frutas, hortalizas, pan, carnes y embutidos, conservas, cosmética…Servicio a domicilio, hoteles y restaurantes.

Ecogermen

Plaza Elíptica, 15 bis, Barrio Girón (Valladolid).
Autobús  línea  3, C1 y C2.  Parada en Avda. de los Cerros

  • Horario:
    MAÑANAS de 12h a 14h de LUNES a SÁBADO
    TARDES de 18h a 21h de LUNES a VIERNES

Granja Ecológica Crica

Cooperativa familiar que produce lácteos ecológicos de sus vacas lecheras.

Camino de las Viñas s/n, Megeces (Valladolid)

La Dama de Torozos (todavía no disponen de Página web)

Centro agrícola ecológico

Ciguñuela, Calle Tres Huertos, 3.

Huertos ecológicos INEA.

Una parte central de la Finca se dedica al proyecto de Huertos Ecológicos, fruto de un convenio con el Ayuntamiento de Valladolid por el cual se han creado 430 huertos ecológicos para jubilados.

Huertos ecológicos El Maniego.

Huertos ecológicos en alquiler en Laguna de Duero, Valladolid.

Huerto ecológico Las Maduras en Simancas, Valladolid.

Camino de Valdeobispo S/n

Abierto sábados y domingos de 12 a 2.

Amayuelas, Pueblo ecológico.

Matadero de aves

Otro anexo al albergue es el matadero de aves que posibilita la comercialización de los pollos, tanto en el propio albergue como a otros clientes.

Panadería

Hacemos dos tipos de pan, uno con harina integral y masa madre, y otro con una mezcla de harina blanca e integral y una parte de levadura prensada. También elaboramos magdalenas y bizcochos.

Finca de Barrializas

Las Barrializas son 12 hectáreas de superficie para la agricultura y ganadería orgánica, proporcionando hortalizas, huevos y carne de cordero y de pollo, como alimentos sanos, con todas las cualidades nutritivas.

La Cesta Verde, grupo de consumo ecológico autogestionado en Valladolid.

Uno de los objetivos de la Red Cesta Verde es sensibilizar sobre la importancia de un consumo responsable y de proximidad, de promover otro modelo agrario más respetuoso con el medio ambiente y de las ventajas de este tipo de redes directas, tanto para los productores como para los propios consumidores.

SOLYECO, (Solidaridad y Ecología por un Mundo Nuevo) en Castilla y León.  Detergentes sin perfumes, conservantes ni colorantes… Para lavadoras, lavavajillas, industriales…

Ecotera, huevos ecológicos. **Ecotera** es una pequeña empresa situada en una explotación de 800 metros2 en el Valle del Tera, Zamora y cuenta con una remesa de 3.000 gallinas cuidadas por personal especializado y ubicadas en el mejor entorno posible, rodeadas de montes y lejos de ruido y contaminación.

Productos ecológicos, LA SOLANA.

Calle Solana Baja, Piñel de Abajo, Valladolid.

Come Sano, Come justo, Sociedad Cooperativa.

La tienda está situada en la C/ Ruiz Hernández, 3 de Valladolid.

La Patata Solidaria, Barrio Girón, Valladolid.

El Ajo en Red:

Colectivo de Consumo de Productos Ecológicos
El Ajo Enred.on
Blasco de Garay, 4 local
47010-Valladolid

La Cesta de Pinares, Portillo, Valladolid.

Grupo de Consumo Majuelos, Cigales, Valladolid.

¡BAH!, Bajo el Asfalto está la Huerta

AZACÁN, Productos ecológicos frescos.

Huerta Luis San José, que se dedican a la producción del espárrago ecológico.

Calle Solana Alta 41 47320 Tudela de Duero (Valladolid)

La Regadera Verde, Asociación Pro-Natural Valladolid.

Camino de la Tajada, s/n. Tudela de Duero. Valladolid.

Huertea, Verduras ecológicas.

Camino de la Cistérniga, 47320 Tudela de Duero, Valladolid

Empresa familiar de agricultura ecológica en los campos de la Ribera del Duero. Cultivan verduras ecológicas.

ACONTIA OLEUM, producción de aceite ecológico.

C/Picasso 1 / 47320 / Tudela de Duero / Valladolid / España

Zamora Ecológica. Asociación de consumidores de productos ecológicos de Zamora.

Asociación sin ánimo de lucro de consumidores de productos ecológicos, es decir, libres de productos nocivos para la salud y el medio ambiente.

Cositas buenas, cosmética ecológica.

Villabáñez. Dehesa Peñalba. Valladolid.

Ecoetic

ALIMENTOS ECOLOGICOS

López Gómez, 8, 47002, VALLADOLID

Ecolo Ecologicos

ALIMENTOS ECOLOGICOS

Arzobispo Marcelo González, 21, 47007, VALLADOLID

Raíces Ecotienda

ALIMENTOS ECOLOGICOS

Juan Martínez Villergas, 2, 47014, VALLADOLID

La Ecobotica.

Calle Panaderos, 30 47005 Valladolid

Formación de un grupo colaborativo de personas para entre todos promover una alimentación sana, una economía solidaria y el consumo de productos naturales y ecológicos a mejores precios.

Arae, grupo de agricultores y ganaderos ecológicos.

ARAE es una sociedad cooperativa que se dedica a la comercialización de cereales y forrajes 100% ecológicos para alimentación animal, legumbres para consumo humano y en menor medida productos hortofrutícolas.

La Tienda Justa se encuentra situada en Villanueva del Conde, en el corazón de la Sierra de Francia, al sur de Salamanca

Sobre el director del documental

Paul Moreira, nacido en Lisboa, Portugal, en 1961, es un periodista y documentalista francés que vive en París. Ha dirigido varios documentales de investigación rodados en zonas en conflicto, tales como Irak, Afganistán, Birmania, Israel, República Democrática del Congo y Somalia.

Además, ha contribuido a la aparición de periodismo de investigación en la televisión francesa. En 1999 dirigió un programa llamado 90 minutos para Canal Plus, una cadena europea de televisión. Ha recibido varios premios. Sus documentales han contribuido incluso a la reapertura de investigaciones criminales.

Tras el éxito de su serie, produjo otro de documentales de investigación denominado Lundi Investigación, que han sido premiados y muy difundidos, como Escuadrones de la muerte: la Escuela francesa, de Marie-Monique Robien.

Este documental recibió el premio al documental político “Club Audiovisual” del Senado francés en el año 2003; el mejor documental de investigación en el Festival Internacional de Reportajes de la Actualidad (FIGRA), y un premio de la Asociación de Estudios Latinoamericanos.

En el año 2006, Moreira dejó Canal Plus para crear su propia productora independiente de televisión Primeras Líneas (Premieres Lignes). Desde entonces ha ido produciendo documentales de investigación y serie de temas de interés. Sus documentales han sido emitidos en la mayoría de los países europeos, así como en Canadá, India, Singapur, Australia, Japón y Rusia.

Fuentes y Referencias:

[4] UNM.edu, Beta-Carotene

[5] The Farm to Consumer Legal Defense Fund

[6] The Farm to Consumer Legal Defense Fund, State by State Review of Raw Milk Laws

—————————————–

Este documental se puede ver completo hasta finales de septiembre en la página web del Dr. Mercola:

http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2016/09/24/transgenic-wars-gmo.aspx

———————————————–

La guerra de los transgénicos: el impacto de los transgénicos en la salud humana y animal en todo el mundo (I)

Por el Dr. Mercola, 25 de septiembre de 2016

articles.mercola.com

transgenic_wars

La Guerra de los Transgénicos” es un premiado documental realizado por el periodista francés Paul Moreira, quien ha realizado un recorrido por Europa y América Latina observando los efectos de los cultivos transgénicos en el ganado y la salud humana.

También habla de otras preocupaciones, como son el aumento en el uso de herbicidas a base de glifosato, atrazina y 2,4-D, este último ingrediente del conocido y devastador defoliante Agente Naranja, utilizado con profusión en la guerra de Vietnam.

Monsanto fue el más importante productor del Agente Naranja durante aquella guerra, aunque no es su única contribución a la guerra: participó en el Proyecto Manhattan y en el desarrollo de la bomba atómica. Esta ayuda explica por qué Monsanto es defendido de manera acérrima por el Gobierno de los Estados Unidos.

Una alianza destructiva y a menudo incomprensible que se mantiene hasta nuestros días, con el apoyo del Gobierno de los Estados Unidos en el desarrollo y difusión de los cultivos transgénicos y de productos tóxicos por todo el mundo, de los que ahora se dice que son necesarios para la agricultura.

Monsanto es la empresa líder en semillas transgénicas y en los productos químicos asociados, algo que recibe adecuada atención durante todo el documental. El ex ecologista Patrick Moore, que pasó de formar parte de Greenpeace a ser un apologista de los transgénicos y entrar a formar parte de los lobbies, también aparece.

En un buen documental [1] que ha recibido más de 1,4 millones de visitas. En el documental también aparece el momento en el que Moreira le ofrece un vaso de Roundup a Patrick Moore, para comprobar su afirmación de que el glifosato es inofensivo. Moore se niega, diciendo que él no es tonto.

Criadores de ganado porcino de Dinamarca luchan contra una misteriosa enfermedad

El documental comienza en Dinamarca, donde los criadores de cerdos están luchando para determinar la causa de una misteriosa enfermedad que afecta a los cerdos, que se denomina simplemente “la muerte amarilla”. La enfermedad provoca una fuerte diarrea, y a menudo es letal para los cerdos a los que afecta.

Prácticamente todos los cerdos son alimentos con soja transgénica, y muchos sospechan que éste puede ser el origen del problema. Borup Pedersen es un criador de cerdos de Dinamarca con bastantes años de experiencia.

Cuando empezó a alimentar a sus cerdos con soja transgénica en la década de 1980, la mezcla sólo contenía aproximadamente un 20% de soja transgénica. Con los años la proporción ha ido aumentando, y ya en el año 2002 el 90% de la soja empleada para la alimentación era transgénica.

Del mismo modo que otros ganaderos, Pedersen se esforzó por erradicar la muerte amarilla, una enfermedad que podía llegar a matar hasta el 30% de los lechones nacidos cada año; hasta que un día decidió prescindir de la soja transgénica en la alimentación de sus cerdos. En muy poco tiempo los cambios fueros notables. No volvió a darse ni un solo caso de diarrea entre sus cerdos.

Durante los tres años que lleva alimentando a sus cerdos con piensos no transgénicos, no ha vuelto a aparecer ningún caso de muerte amarilla. Pedersen ha logrado suscitar dudas acerca de la seguridad de la soja transgénica entre los ganadores daneses. Pero Pedersen incluso puede haber profundizado más en el problema, al darse cuenta de dos intrigantes conexiones:

1.- Cuando la soja transgénica procede de Argentina, los ganaderos comprobaron la aparición de brotes de diarrea entre sus cerdos. ¿Qué es lo que hay en la soja transgénica de Argentina que es mucho peor que otras?

2.- Se han podido observar imágenes de niños argentinos con defectos de nacimiento, algo que médicos y científicos locales insisten en que está producido por los plaguicidas, ya que muchas personas viven rodeadas por campos donde se cultivan transgénicos y se emplean gran cantidad de productos químicos tóxicos, que se fumigan de manera impune.

Llama la atención la similitud entre estas deformaciones y las que muestran los lechones. ¿Podría ser que estuviese contaminada la soja transgénica con pesticidas y ser la causa de los problemas de los criadores de cerdos?

Aquí un avance del documental:

Soja transgénica: la destrucción de Argentina

Argentina es el tercer mayor productor mundial de cultivos transgénicos, y el segundo mayor productos de soja transgénica. Los cultivos transgénicos han alterado radicalmente el aspecto del país.

Los cultivos transgénicos han eliminado la necesidad de mucha mano de obra en las explotaciones agrarias, haciendo desaparecer pueblos enteros y extendiendo una pobreza masiva [2]. Ha acabo con la diversidad agrícola de Argentina, de lo cual presumía, reemplazándola por monocultivos transgénicos de maíz, soja y algodón.

Moreira visita Avia Terai, un pequeño núcleo rural rodeado de campos de cultivos transgénicos. En esta localidad se producen muchos nacimientos con raras enfermedades y otras degenerativas de origen desconocido. Una niña presenta enormes marchas por su cara y cuerpo, marcas que ha tenido desde su nacimiento.

Otra persona sufre una enfermedad degenerativa sin diagnóstico, de la que le dicen que es de origen genético, que se ve agravada por la exposición a los herbicidas. Muchos niños presentan deformaciones, y los ancianos mueren de cáncer.

La gente se refiere a Roundup de Monsanto como “el veneno” y hacen todo lo posible para que no sea rociado en los cultivos. Todos temen a los enormes tractores que fumigan los campos con herbicidas, y nadie sabe lo que están esparciendo.

Una mujer dice que se cierra en casa con sus hijos cuando oye el rugido del tractor. Aún así es difícil evitar los venenos cuando se está rodeado de campos y el viento dispersa los herbicidas, que se depositan en el agua potable y en la ropa colgada para secar.

Los agricultores argentinos reconocen que la soja transgénica no es apta para alimentación animal

Resulta revelador cuando un agricultor argentino, que es grabado en secreto por Moreira, dice que no alimenta con esta soja transgénica a sus animales: “Si usted alimenta a sus gallinas con ella, ya no podrá comer sus huevos”. Cuando se le preguntó por qué, dice que los huevos huelen tan mal que no se pueden comer. Esta es la razón por la cual se exporta la soja transgénica.

Mientras tanto, la gente de alrededor sufre las fumigaciones con regularidad. Los esfuerzos para dialogar con los productores de soja transgénica no han conseguido nada, y las empresas propietarias de los campos son tan ricas que las multas que les puedan imponer no les disuade de fumigar dentro del perímetro de seguridad en torno a las zonas residenciales.

En los 15 años de cultivos transgénicos en Argentina, sólo se han producido tres condenas por fumigación ilegal, a pesar de ser algo muy común. En el caso de Avia Terai, el pueblo se encuentra sólo a 200 metros de los campos de soja transgénica.

Por ley, no se permiten las fumigaciones a menos de 1,5 kilómetros de las zonas pobladas.

Pero no se trata de un caso único. De hecho, el problema es tan grave que el Gobierno de Argentina se ha visto obligado a subvencionar centros de discapacidad inducida por plaguicidas para gestionar la creciente crisis sanitaria. Estos centros están llenos de niños procedentes de pueblos donde la gente está expuesta a los productos químicos agrícolas. En general, los defectos de nacimiento son alrededor de un 350% mayor en estas zonas donde se cultivan los transgénicos en comparación con el resto del país [3].

Como señala una de las enfermeras de uno de estos centros de discapacidad situado en Sáenz Peña: “Exportamos nuestra soja transgénica a sus países para alimentar a los animales que luego se comen… Pero somos nosotros los que realmente estamos pagando el precio por ello”. La pediatra Dra. María del Carmen Seveso va más lejos y lo califica de genocidio, señalando que la situación en extremadamente preocupante.

Niños con deformaciones, cerdos con deformaciones, ¿son los herbicidas los culpables?

Fueron las imágenes publicadas en Internet de los niños con defectos de nacimiento lo que llevó a pensar a Pedersen, el criador danés de cerdos. Del mismo modo que otros criadores de cerdos, él también sufrió de muchos defectos de nacimiento en las crías.

Hasta entonces no había prestado mucha atención, aparte de reconocer que estas cosas suceden de vez en cuando, pero las deformaciones se habían convertido en algo muy común, y se vio impresionado por la similitud de las deformaciones que vio en los niños argentinos que habían estado expuestos a los pesticidas en el útero.

Cuando se trata de determinar qué pesticidas son los culpables, las preguntas son muy abiertas. El glifosato no es el único producto químico que se utiliza en los campos de soja transgénica de Argentina. A medida que ciertas plantas se hacen resistentes a estos herbicidas, muchos agricultores han recurrido a utilizar más productos químicos en la mezcla que se fumiga, y no está claro qué están utilizando.

La acción sinérgica de varios productos químicos normalmente aumenta la toxicidad de la mezcla, en comparación con un solo producto químico, pero no se han realizado estudios para determinar el nivel de riesgo de tales mezclas.

Moreira se dirige a un tractor que trabaja fumigando en un campo, y no sólo se encuentra que se está esparciendo Roundup de Monsanto, sino también la atrazina, que está prohibida en Europa, pero es muy utilizada en los Estados Unidos, y también 2,4-D.

Una cosa queda clara: la promesa de que los cultivos transgénicos iban a conducir a una agricultura más verde y a un menor uso de productos químicos, no se ha cumplido. En lugar de ello, cada vez se utilizan más para obtener nuestros alimentos y están presentes también en la alimentación del ganado.

Enemigos mutantes

Como los cultivos transgénicos se han apoderado de Argentina, las hierbas resistentes a los herbicidas se han convertido en un problema. Se cultivan en Argentina más de 30 millones de hectáreas de soja transgénica, y el glifosato se aplica en cada uno de esos cultivos al menos tres o cuatro veces al año. Esto ha dado lugar a la aparición de numerosas hierbas resistentes al glifosato, del mismo modo que también lo es el cultivo transgénico.

Para abordar el problema, los agricultores no sólo aplican más herbicida, sino que también los mezclan entre sí para prevenir esas plantas resistentes, ya que si no es uno será otro herbicida el que acabe con ellas. Como resultado, aparte del glifosato se añaden de 3 a 5 productos químicos más. Las nuevas semillas transgénicas están diseñadas para resistir estas tóxicas combinaciones (rasgos apilados).

Como se señala en el documental, no hay pruebas definitivas de que los productos químicos usados en la Agricultura sean los responsables de la crisis sanitaria en Argentina. Pero tampoco hay pruebas de lo contrario, de que no lo sean, y el Gobierno no ha hecho nada para determinar esa responsabilidad o ausencia de ella.

De hecho ocurre más bien lo contrario: el Gobierno de Argentina ha sido y continúa siendo un baluarte de la Industria de los Transgénicos, y los anuncios de Monsanto en la televisión de Argentina son algo común, donde aseguran que sus productos son seguros y efectivos. Sin embargo, se van acumulando cada vez más estudios para determinar si esta mezcla de productos químicos crea peligrosas interacciones o causan los graves problemas de salud que ahora se ven entre los niños de estas zonas agrícolas.

Un asombroso aumento de los casos de cáncer

La única investigación llevada a cabo de manera independiente sobre el impacto de los cultivos transgénicos ha sido realizada por estudiantes de la Universidad de Medicina de Rosario, encontrándose unas tasas de cáncer un 40% más altas en una de las localidades. En otra, la tasa de cáncer se disparó a unos niveles del 250% por encima de la media. Lo que estos dos pueblos tienen en común es que están rodeados por campos de cultivos transgénicos y se fumiga muy cerca de los lugares de residencia.

Desgraciadamente, la economía de Argentina depende ahora totalmente de los cultivos transgénicos. Según Alejandro Mentaberry del Ministerio de Ciencia, Argentina obtuvo en torno a 65 mil millones de dólares de los cultivos transgénicos entre 1996, año en que se introducen estos cultivos, y el año 2011. Mentaberry cree que el país debe su “milagrosa recuperación económica” a la exportación de los cultivos transgénicos.

Pero, ¿ a qué precio se ha producido esta bonanza económica? En abril de 2014, muchos argentinos salieron a las calles de la ciudad de Córdoba para protestar contra Monsanto y el uso de sus productos: ¡Fuera Monsanto, Sí a la vida, No a Monsanto, Monsanto nos envenena! ¡Monsanto es una empresa corrupta!, coreaban muchas personas mientras marchaban por las calles.

El documental pasa a examinar los poderes políticos que apoyan y dirigen a los países que aceptan los cultivos modificados genéticamente. Por ejemplo, Wikileaks reveló cómo los funcionarios del Gobierno de los Estados Unidos hacían el trabajo sucio a favor de la Industria Agroquímica, lanzando veladas amenazas en caso de necesidad. También se ha podido comprobar cómo responsables del Gobierno de los Estados Unidos actuaban como grupos de presión y portavoces de la Industria Biotecnológica.

La Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP) también puede acabar con las prohibiciones que se mantienen en algunos países contra los cultivos y productos transgénicos y productos químicos, sobre todo en Europa, donde las leyes de protección de la salud humana y el medio ambiente son más estrictas que en los Estados Unidos. Dependiendo del resultado final de estos acuerdos, es posible que ningún país sea capaz de oponerse a los transgénicos en el futuro, sin importar su coste humano o para el medio ambiente.

Parte 2

Este documental se puede ver completo hasta finales de septiembre en la página web del Dr. Mercola:

http://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2016/09/24/transgenic-wars-gmo.aspx

Fuentes y referencias:

[1] Youtube, Lobbyist Claims Monsanto’s Roundup Is Safe To Drink, Freaks Out When Offered A Glass
[2] Organic Consumers Association, GE Soybeans Are Destroying Argentina’s Agriculture
[3] BBC May 14, 2014

—————————————————–

El sentido del tiempo: cómo gobernar de forma asamblearia

 El  Sentido del Tiempo cuenta la experiencia de un pequeño municipio catalán.

Un documental de Alexandra Garcia-Vilà, Marta González, Marta Saleta / España / 2015 / 54 min

En 2011 una asamblea de vecinos gana por 3ª vez las elecciones municipales de Figaró Montmany, a 40 Km de Barcelona. Gobiernan implicando al resto del pueblo, afrontando las dificultades económicas y las resistencias a este modelo de democracia participativa.

sentido_del_tiempo

Se puede ver en Márgenes de forma gratuita hasta el 31 de diciembre de 2015

————————————–

La gran mentira sobre la creación de Israel

Un desgarrador documental de Lia Tarachansky, Al borde de la carretera, revela la gran mentira en el corazón del mito de la creación de Israel

Por Douglas Valentine, 5 de junio de 2015

Dissident Voice

Tarachansky_documental

Tarachansky tuvo que romper muchas barreras, tanto personales como sociales, para producir este documental sobre la Nakba, “la catástrofe de 1948”, cuando aproximadamente 750.000 palestinos (un número que ha aumentado hasta el millón y medio de refugiados que viven en campamentos durante los últimos 67 años) fueron expulsados de sus hogares y forzados a  vivir en campos de refugiados, donde se les niega los derechos humanos más básicos.

El reto más difícil que Tarachansky tuvo que superar fue el de sus propias creencias, profundamente arraigadas. Tarachansky nació en Kiev en 1984, y como ella describió en una entrevista, “Era una época de cambio, una realidad incierta. A la edad en la que estaba aprendiendo a leer, mis padres se separaron, se produjo la crisis nuclear de Chernobyl y el colapso de la Unión Soviética. Yo era muy joven por entonces para comprender lo que estaba pasando, cuando fuimos evacuados de la ciudad y nos vimos envueltos en una difícil situación económica”.

Su madre, sionista, cogió a Lia y su hermana y se fueron a Israel, donde, según su madre les había dicho, “los monos comen plátanos sentados en las palmeras y todo el mundo es judío”.

Este fue uno de los primeros mitos en esfumarse. Su madre, Ingeniero informático, encontró trabajo para cambiar pañales en una residencia de ancianos, y Lia pasó de “ser la única judía en la guardería de la Unión Soviética, a la única rusa de la Escuela Primaria de Israel”.

Pasamos de la fachada de la supuesta igualdad entre todos los compañeros, a la facha de la supuesta igualdad entre todos los judíos”. Pero pronto descubrió que “Israel está formado por una sociedad con muchos estratos, incluso entre los judíos, en relación al acceso a la justicia y los derechos”.

A medida que fue creciendo en el asentamiento de Ariel, en la Cisjordania ocupada, Tarachansky empezó a oír rumores de que en esa tierra no solamente vivían judíos. Por extraño que esto pueda parecer, los colonos no tenían ningún contacto con los palestinos de alrededor. Los habitantes árabes de Israel estaban marcados como terroristas, que tenían la intención de matar a los colonos judíos, y que por lo tanto había que evitar a toda costa.

Por desgracia, estos estereotipos resuenan como verdades indiscutibles en Estados Unidos, que respalda oficialmente la guerra de desgaste de Israel contra el pueblo palestino. Recientemente se aprobó una ley en Illinois que considera ilegales las inversiones en fondos de pensiones en organizaciones que apoyen al movimiento Boicot, Sanciones y Desinversiones (BDS).

Del mismo modo que ocurre en Estados Unidos, por motivos raciales, culturales, por prejuicios religiosos, se dictan normas sociales injustas en Israel, que determinar las políticas represivas de su Gobierno. El resultado: los judíos celebran y legalizan su superioridad étnica y creer tener derecho moral para discriminar a los palestinos.

Dándose de bruces con la realidad

Cuando Lia Tarachansky era una colono sionista, se identificaba con los judíos israelíes. En lugar de condenar su comportamiento, observaba y trataba de entender su transformación personal, y la de otros israelíes que trataban de desentrañar las premisas dadas por sentado, que sin embargo eran falsas. El documental de Tarachansky refleja la lucha de esas personas que tratan de hacer frente, de manera honesta, a la Nakba. Esta capacidad de pensamiento crítico y reflexión es lo que permite a Tarachansky mostrar de manera convincente cómo y por qué los sionistas se han encerrado en su propia prisión, forjada por ellos mismos.

Tarachansky_judios

Como ella explica, el documental está rodado desde el punto de vista del retorno, un retorno a la cordura.

El documental empieza un tranquilo 15 de mayo, Día de la Independencia, con sus fuegos artificiales sobre el cielo nocturno y con Eitan Bronstein de Zochrot ( una ONG dedicada al descubrimiento de la verdad y la sensibilización sobre la Nakba) colocando carteles y repartiendo propaganda, en la que aparece un árabe con una llave intentado abrir la puerta de su antigua casa.

Y como contrapunto, en lo que algunos ven una amenaza mortal, una mujer israelí proclama con orgullo: “Soy racista”. Y esta mujer le dice a Bronstein: “Es una lástima que todavía gente como usted siga con vida”.

Lo que hace Bronstein no está muy bien visto en Israel. Es una lucha contra una opinión pública muy extendida, y contra un Gobierno que promulga leyes para tratar de ocultar la verdadera historia de la Nakba, y los intentos de lavar la cara ante los pecados de Israel. Una propuesta de ley que quiere convertir en ilegal estar de luto el Día de la Independencia. De modo que lo que hace Bronstein es considerado un crimen. Es una ley antidemocrática, racista, discriminatoria, pero se ha levantado alguna voz en contra: Dov Yermiyah, miembro de la Knéset (Parlamento de Israel) mostró su oposición a la aprobación de esta ley, que finalmente fue aprobada por 37 votos contra 25. La mayoría de los 48 miembros de la oposición no votaron en contra, sino que simplemente se abstuvieron.

Ir en contra de una sociedad no es fácil, incluso contra una sociedad que toma medidas inmorales. Pero siempre hay alguien que resiste: en el documental de Tarachansky aparece también Tikva Honig-Parnass. Criado en el seno de una comunidad judía de Palestina, Honig-Parnass luchó en la guerra de 1948 y más tarde ocupó el cargo de Secretaria del Partido Unificado de los Trabajadores en la Knéset (1951-54). Desde entonces, ha desempeñado un activo papel en los movimientos en contra de la segunda fase de la ocupación, que comenzó en 1967, así como en la defensa de los derechos nacionales de los palestinos.

En el documental de Tarachansky, Honig-Parnass visita el pueblo en el que participó en su destrucción. Ahora se encuentra en esa lucha personal para superar la negación. Tikva explica por qué ella y sus compañeros se creyeron las mentiras que les contaban sus líderes en 1948. El alcalde del asentamiento de Kedumin, Shosgana Shilo, dice en el documental : “Una tierra vacía. Sólo árabes y malaria”.

Tarachansky_Nakba2

Dicen algunos que la causa era justa, pero los judíos eran una minoría en Palestina en 1948. La mayoría comenzó a llegar en 1948 tras las purgas. Por otro lado, los angloamericanos repartieron Palestina sin consultar previamente con la mayoría de los palestinos, y los que fueron consultados rechazaron el plan. Aunque no se puso en práctica el plan de la ONU, como explica Gary Leech: “La población judía de Palestina anunció unilateralmente la creación del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948” (1).

A finales de 1949, Israel ya había destruido más de 400 pueblos palestinos, matado a miles de civiles y otros muchos habían sido desplazados, que acabaron en campos de refugiados en los países árabes vecinos. En otras palabras, el pueblo judío, que acababa de sufrir los horrores del Holocausto,  estaba llevando a cabo, según Pappe, la limpieza étnica del pueblo palestino”, dice Leech.

No nos importaba dónde se iban. Váyanse a Gaza, les decíamos mientras les expulsábamos”, dice un veterano que luchó en el Palmaj. En referencia a la masacre de Burayr, un pueblo situado al sur del país, dice: “En aquel pueblo matamos a 70 personas”.

Haciendo frente a los hechos

Lia Tarachansky comenzó su investigación sobre la Nakba después de que madre se volviese a casar y la familia se trasladase a Ottawa, Canadá, cuando Lia tenía 16 años. En Canadá, a una gran distancia de los asentamientos y la sociedad cerrada de Israel, comenzó su completa transformación personal. Conoció allí a estudiantes judíos antisionistas, leyó muchos libros, incluyendo el de Ilan Pappe sobre la limpieza étnica de Palestina, y como dijo Sarah Levy en una entrevista, “se encontró por primera vez con un palestino” (2).

Una de las cosas que más que conmovieron fue cuando tuve por primera vez una conversación con un palestino. Eso fue en la Universidad de Canadá. Estaba de pie en algún lugar de la Facultad, y se me acercó pidiéndome mi dirección. Empezamos a hablar y me dijo que yo tenía un acusado acento. Me preguntó de dónde era, y le dije que de Israel. Él, amablemente, me contestó que era palestino”.

Así que me pidió mi dirección y luego se fue. Y a medida que se alejaba me di cuenta de que había sujetado mi bolso con algo más de fuerza, que todo mi cuerpo estaba en tensión, y que tardé un par de minutos en calmarme, después de haberme sentido aterrorizada como nunca en mi vida. Pero después de ese breve encuentro me di cuenta de que aún sabiendo que yo era israelí, y de que él me dijera que era palestino, no trató de matarme. Fue algo revolucionario para mí, porque durante toda mi vida me habían dicho que los palestinos eran gente descerebrada, sin emociones, primitiva, antisemitas que sólo pretendían matar judíos. Y ahí estaba ese amable chico, sensato, que, sin embargo, era palestino.

Sé que esto suena mal, pero para mí era algo que no encajaba en todo lo que había conocido hasta entonces. Así comenzó un violento proceso de lucha contra todos los mitos que yo pensaba eran ciertos sobre el conflicto”.

tarachansky_nakba4

Mientras estudiaba en la Universidad de Guelph, Tarachansky leyó el libro de Stanley Cohen “Estados de negación: ensayo sobre atrocidades y sufrimiento”. A medida que se fue concienciando, cambió su trayectoria profesional, y de la Medicina pasó a ejercer el Periodismo, y finalmente consiguió un empleo en The Real News Network. Trabajó como corresponsal en Israel y Palestina, y allí, como parte de su trabajo, se dedicó a la investigación. Consultó archivos, mapas, se interesó por la ubicación de pueblos que habían sido abandonados y destruidos durante la Nakba. Habló con veteranos de las expulsiones de 1948, uno de los cuales, Amnón Noiman, se entrevistó durante un período de 4 años para la realización del documental.

Noiman es el protagonista del documental. Es un octogenario con buen humor, que todavía se pregunta si su matrimonio con una duración ya de 56 años, puede continuar. Es inteligente y ameno, pero atormentado. Se enfrenta a aquellos sucesos, y junto a Tarachansky visita los lugares donde él y la Palmaj ( fuerzas de choque de la Haganá) mataron a miles de personas y otras muchas fueron expulsadas, quemando luego sus tierras.

Es algo que no puedo olvidar. Salieron corriendo y les disparamos… Tenía 19 años. Era un inconsciente. Por eso estoy tan atormentado, y porque siempre habrá jóvenes de 19 años…”.

Cuando los árabes volvieron para podar sus vides con sus familias, tierras que venían cultivando desde hace siglos, las milicias sionistas les emboscaron y dispararon contra ellos.

La mayoría de aquellas gentes fueron abandonadas a su suerte, porque después de aquellas masacres y de disparar a unas cuantas personas en la cabeza… no es necesario insistir para que la gente huya”, dice Eitan Bronstein.

El principal proyecto desde el año 1948 es el de cerrar la puerta y evitar su regreso. La Nakba tiene como objetivo central el impedir el regreso. Y desde entonces hemos impedido y negado el derecho al retorno”.

Sin comprender lo que pasó en 1948, simplemente no se puede entender el lugar donde uno vive, y nosotros los israelíes no tenemos ni idea del conflicto en el que vivimos”.

Los palestinos fueron expulsados de sus tierras, en las que habían vivido durante miles de años, y en las que los judíos se asentaron. Mientras que el documental no trata tanto de los palestinos como del autoengaño en el que incurren y pervierte la conciencia colectiva de los israelíes, sí incluye la visión de Khalil Abu Hamdeh, cuyos abuelos fueron expulsados en 1948. Aquellas familias están viviendo desde entonces en Cisjordania, bajo el yugo de la ocupación israelí.

Tarachansky_nakba5

Hamdeh pudo participar en el documental de Tarachansky después de que éste consiguiese permiso para abandonar el campo de refugiados de Asqar donde vive, cerca de la ciudad norteña de Nablus, en Cisjordania. El campamento se parece a un zona bombardeada de Belfast, con niños escuálidos jugando entre los escombros, Juntos visitan Qaqun, el pueblo de donde huyeron sus abuelos. Qaqum es ahora Parque Nacional. El pueblo de su abuelo, cerca de Jaffa, fue arrasado.

¿Cómo es posible que tres años después del Holocausto del pueblo judío, éste mate, robe, y cometa otras atrocidades?”, pregunta Tarachansky a uno de los veteranos.

Hohig-Parnass responde: “Es un error pensar que una experiencia personal, como la pérdida de la familia en el Holocausto, sirva para tener una visión más humanitaria del mundo. Todo lo contrario, no es la experiencia personal lo que nos mueve, sino la ideología que utilizamos para interpretarla”.

El documental recorre el período de tiempo de un año, y termina con Eitan Bronstein en su protesta del Día de la Independencia de Israel. La Policía vigila detenidamente, ya que está dispuesta a distribuir folletos con los nombres de las aldeas destruidas durante la Nakba. Los policías dicen que se trata de materiales que alteran la paz.

Un soldado que observa el alboroto que se está formando se acerca y dirigiéndose a la cámara dice: “Tiene usted suerte de que la Policía esté aquí, pues de tener la oportunidad nos gustaría darle un tiro”.

Los policías sonríen.

Lia Tarachansky, que fue colona en la Cisjordania ocupada,

observa la amnesia colectiva de los israelíes

sobre los sucesos de 1948, año en el que surge el Estado de Israel

y la mayor parte de los palestinos se convirtieron en refugiados.

Sigue el proceso de transformación de los veteranos,

de aquellos que intentan evitar que se niegue la realidad de una guerra

que cambió aquella región para siempre.

Tarachansky vuelve con su cámara al mismo lugar donde ya

vive una nueva generación, todavía entre muros y aislada

de su alrededor.

Intentando aportar luz sobre uno de los mayores tabúes de la sociedad israelí,

la reciben con desaire y violencia.

Hace poco tuve la oportunidad de entrevistar a Lia Tarachansky. Ya nos conocíamos. Lia contribuyó con un poema a una antología, Con los ojos bien abiertos: Poemas del Nuevo Siglo Americano (3). Su poesía, a igual que sus documentales, muestran las contradicciones de la sociedad israelí. Antes de comenzar la entrevista, me gustaría reproducir el poema que escribió sobre la Nakba:

La esposa del acusado

La esposa del acusado tiene 23 años. Está embarazada de ocho meses. Todavía tiene espinillas en la cara. Está muy pálida. Pone el codo en ángulo recto contra su espalda. Como si de una vieja se tratara. El día en que su marido desapareció, ella también abandonó la casa.

Conoce muy bien cómo actúa el ejército. No quiere morir cuando vayan a demoler su casa.

Sobre ella no recaen cargos, ni hay orden judicial, Vinieron con mazos y lo rompieron todo.

Va a casa de sus padres. La noche siguiente vinieron con perros. Y con mazos. Y la emprendieron con lo que quedaba. Después vino un vehículo del ejército a casa de sus padres y se la llevaron.

Se dirigieron a su casa y la vigilaron. Después volaron su vivienda, y les obligaron a verlo.

A la esposa del acusado y su hijo todavía no nacido.

Barrio de Manshiyeh, en Jaffa, después del asalto judío.

Barrio de Manshiyeh, en Jaffa, después del asalto judío.

Douglas Valentine (DV): Hola Lia. Muchas gracias por responder a algunas preguntas sobre un tema muy complejo. En una reciente entrevista usted dijo que el último ataque contra Gaza sacó del armario a muchos fascistas. ¿Cómo se manifiesta el fascismo en Israel? ¿Es la ley de la Nakba una manifestación del fascismo y el racismo israelí?

Lia Tarachansky (LT): El fascismo en Israel es complejo y se manifiesta de muchas formas diferentes. A principios del siglo XX, el fascismo se mostró como un movimiento social que obligaba a todos a someterse a una misma forma de pensar. Israel no es un Estado fascista porque no ejerce mucha presión sobre los judíos israelíes para que estos acepten lo que se les dice. Es fácil adoctrinar a un pueblo que está dispuesto a ser adoctrinado. Cada uno de los judíos israelíes forma parte del Ejército, o al menos conoce a alguien que está en el Ejército, de modo que las actuaciones del Ejército se consideran legítimas y lejos de toda crítica, y, consecuentemente, también las políticas llevadas a cabo por la cúpula militar. Esta doctrina se cuela por todas partes, tantos en los medios de comunicación como en las escuelas. Todo ello lleva a una ignorancia colectiva por parte de los israelíes, justificando la realidad y ocultando la situación de los palestinos. También juega un papel muy importante la negación colectiva… En este ambiente es fácil que surjan movimientos fascistas, como ya hemos visto, y que se han dado a lo largo de la historia de Israel y ahora cada vez con más fuerza. Durante el ataque a Gaza de este verano, vimos a gente atacando a cualquiera que hablase árabe o a cualquier árabe que apareciese por las calles de Jerusalén, con las turbas corriendo por las calles, tanto en Jerusalén como en Tel Aviv, gritando “Muerte a los árabes” y “Convirtamos a Gaza en un cementerio”, como se puede haber visto en las noticias de The Real News Network. Estas personas creen que Israel es un Estado judío y que sólo debe ser para los judíos, y cualquiera que sea diferente debe ser silenciado, y , si es necesario, por la fuerza. No echo la culpa sólo a unos pocos radicales, sino que hablo directamente del Primer Ministro, que incita y permite que los políticos de su Gobierno inciten a las masas a actuar de esa manera. Además, desde la esencia misma del Sionismo, nunca se ha definido qué significa un Estado judío: ¿Un Estado religioso judío? ¿En Estado judío en su mayoría? ¿Un Estado sólo para los judíos? Estas ambigüedades son las que permiten todo tipo de interpretaciones, incluyendo las fascistas.

DV: ¿Qué es exactamente la Ley de la Nakba?

LT: La Ley de la Nakba es una propuesta del año 2009, y en su versión más diluida, de 2011. Esencialmente esta ley prohíbe a cualquier organización que destine parte de su presupuesto ( tales como fondos, centros comunitarios o escuelas) a la celebración de la Nakba en el Día de la Independencia de Israel. De hacerlo, sus presupuestos quedarían recortados en una cierta cantidad. El principal impacto que esta ley tiene no es tanto el económico que pueda suponer, sino el efecto de enfriamiento entre la población de Palestina (el 20%) y otros ciudadanos de Israel para conmemorar aquella tragedia que se inició en 1948, cuando dos tercios de los palestinos que vivían en esta tierra se vieron obligados a abandonar. Se ha criminalizado la historia y el dolor de los sobrevivientes y supone el envío de un mensaje claro de que sólo una versión de la historia es la legítima: la versión del vencedor.

DV: ¿Cómo es la vida en los asentamientos judíos en la Cisjordania ocupada, en contraposición a la vida en los campos de refugiados palestinos?

LT: Vivir en un asentamiento israelí en Cisjordania es como vivir en cualquier suburbio estadounidense. La ciudad está estructurada como los suburbios estadounidenses y sirve como una ciudad dormitorio para las personas que trabajan en el centro del país y quieren una amplia zona de expansión, de la que no podrían disfrutar de vivir más cerca de su lugar de trabajo. Hay muchos puestos de trabajo en los propios asentamientos, a excepción de los nueve parques industriales ( que en su mayoría están atendidos por los palestinos de Cisjordania). Estos barrios privados están rodeados por vallas y muros, con numerosos puestos de control, con la presencia de los militares, lo que crea una burbuja de feliz ignorancia en el entorno. Hasta que me fui de este lugar no conocí los nombres de los pueblos palestinos del entorno de Ariel, y, por supuesto, nunca conocí a nadie de allí. Fui criada haciéndonos creer que estábamos defendiéndonos de sus habitantes no naturales, los enemigos, y que todas las comunidades palestinas eran algo peligroso y extraño. No puedo decir cómo es la vida en los campos de refugiados, ya que yo vengo de una familia judía privilegiada, y sólo puede conocerla por las informaciones que me dan las visitas y los amigos de los campamentos de refugiados palestinos, pero puedo asegurar que la vida es muy dura. En esencia, los mismos territorios que fueron asignados por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA), tanto en 1948 como en 1967, son los ahora existentes. El campo de refugiados de Balata, en Nablus, al norte de Cisjordania, tiene, por ejemplo, un kilómetro cuadrado. Ya son tres generaciones las que viven en estas precarias condiciones, donde las calles son más bien callejuelas. Estos campos tienen un acceso limitado a la electricidad y están atrapados en un limbo legal respecto a sus derechos, de modo que quedan en una situación de inseguridad.

DV: ¿Cómo se ganan los palestinos la vida en Israel?

Alrededor de un cuarto de millón de palestinos trabaja en Israel. Muchos reciben permisos de la Administración israelí que se hace cargo de la Ribera Occidental (Cisjordania), conocida como la COGAT. Este organismo trabaja con diversas agencias de seguridad de Israel para decidir a quién dar permisos y a quiénes denegárselo. Los primeros en la lista de las denegaciones de permisos de trabajo son aquellos cuyas viviendas han sido demolidas o cuyos familiares han sido asesinados por las fuerzas israelíes, ya que “existe mayor riesgo de venganza”, de acuerdo con las normas de la COGAT. La mayoría, por tanto, tienen que aceptar un trabajo precario o no tienen permiso. Esto demuestra dos cosas. La primera es que los muros de seguridad o los muros de segregación no han impedido los ataques suicidas, como afirma el Gobierno israelí, porque si cualquiera puede colarse, también lo harán los terroristas. Esto viene a demostrar que el muro lo que viene a hacer es asegurar la apropiación de tierras por parte de Israel, como lo atestigua su recorrido por Cisjordania, que no va a lo largo de la Línea Verde anterior a 1967. Lo segundo que demuestra, es que la gran mayoría de los palestinos simplemente quieren vivir con dignidad, ganar para vivir y criar a sus hijos, algo que debe dar esperanza a la gente de Israel.

La mayoría de los palestinos que trabajan en Israel lo hacen en la construcción o en los puestos más bajos de la Industria de servicios, tales como lavar platos o limpiar. Abandonan Cisjordania durante toda la semana, durmiendo en el propio lugar de trabajo o en apartamentos alquilados por tres o cuatro personas, para luego regresar con sus familias los fines de semana y aportar el dinero que les permita la subsistencia. Hay que añadir que según los Acuerdos de Oslo, si Israel recauda los impuestos de estos trabajadores tendría que transferirlos posteriormente a la Autoridad Palestina para ser devueltos a los trabajadores, pero esto es algo que nunca se ha hecho, por lo que se puede asegurar que estos trabajadores pagan los impuestos en Israel, aunque no sean ciudadanos de Israel, no beneficiándose de ningún servicio por el pago de los impuestos, que en buena parte sirven para el pago de las infraestructuras de la ocupación.

DV: ¿Hay razones económicas para la opresión de los palestinos? ¿No sirven como mano de obra barata para los israelíes?

LT: Sí, esta es una de las razones principales. Pero como hemos podido observar desde la Segunda Intifada, también pueden ser fácilmente sustituidos por trabajadores emigrantes procedentes de Asia y Europa del Este. El beneficio económico responde a una serie de complejas razones. En primer lugar, los palestinos son un mercado cautivo de muchos productos israelíes, tanto en Cisjordania como en Gaza. En segundo lugar, la principal Industria de Israel es la armamentística, que tiene la ventaja de que se puede probar en la población palestina su efectividad, tecnologías desarrolladas para la Seguridad de la Patria, y que Israel luego exporta al resto del mundo; sistemas de vigilancia de alta tecnología y herramientas de recopilación de datos desarrolladas por las agencias de inteligencia israelíes, para el control de la población palestina, que luego venden al resto del mundo.

Estas son sólo dos maneras mediante las cuales Israel se beneficia de la ocupación. Para saber más sobre la cuestión económica de la ocupación, le recomiendo el trabajo de Shir Hever, que escribió Economía política de la ocupación de Israel, que recoge datos del centro de investigación Al Shabaka o de los trabajos del Dr. Neve Gordon, cuya página web http://israelsoccupation.info dispone de una gran cantidad de información.

DV: ¿Cree que el movimiento BDS ayudará a que Israel modere sus políticas de opresión hacia los palestinos?

LT: No lo sé, pero creo que las tácticas utilizadas hasta ahora no han creado las condiciones para que los israelíes se sienten en la mesa de negociaciones con otro talante distinto del que han exhibido hasta ahora. Tal vez sirvan como medidas de presión para avanzar en el mismo sentido que en la Sudáfrica del Apartheid, pero espero que lo que pudiera ocurrir después sea mucho más positivo que lo que les ha pasado a ellos.

DV: Israel debiera devolver a los palestinos todo lo que les ha robado. ¿Cuál cree que es la solución a este problema?

LV: No creo que se pueda simplificar el conflicto en estos términos, pero hay bastantes soluciones sobre la mesa. Como seguro que usted ya conoce, la solución no es la de los dos Estados, sino un solo Estado, y más concretamente lo que se denomina la Solución Suiza: una federación o confederación multinacional. Me asusta ese tipo de pensamiento que cree que cada problema tiene una única solución, o que todo lo que de destroza puede rehacerse de nuevo. Creo que el trabajo que tenemos que hacer para reparar el gran daño que hemos causado será una obra de varias generaciones y extremadamente compleja, pero, evidentemente, el primer paso es el de la igualdad, desde el río hasta el mar.

DV: ¿Nunca a los palestinos se les permitirá regresar a sus hogares?

LT: No sé lo que pasará en el futuro, pero creo que cualquier solución que no contemple el problema de los refugiados palestinos será rechazada por las autoridades palestinas, si es que desean sobrevivir al apretón de manos de llegarse a un acuerdo.

DV: Hay una guerra de información de la que depende el apoyo internacional a Israel. ¿Cómo se las arregla Israel para quedar como la víctima cuando es sin lugar a dudas el que agrede y aplica políticas racistas?

LT: Creo que Israel se encuentra en un contexto diferente al de los regímenes coloniales en África, en el sentido de que se ha creado a causa de la opresión. De no ser por el antisemitismo europeo, Israel no existiría. Se creó como resultado de los crímenes cometidos contra el pueblo judío, lo que ha dado lugar a un sentimiento de victimización en la psique colectiva, que va a tardar varias décadas en desaparecer. Esto, sin embargo, es algo independiente de las políticas de Israel. El Gobierno de Israel juega con esta psique colectiva, creando un estado de conciencia, tanto en Israel como en el exterior, para así conseguir el apoyo en otros países. Lo más importante, sin embargo, es que Israel sirve como un laboratorio para sus amigos, y su hundimiento ( fruto de su política racista y agresiva a la que he aludido) será el final para ambos de ese largo experimento colonialista, y también de la idea de que no se puede mantener un Estado para un grupo a expensas de otro. Sería una Etnocracia, según el término definido por Oren Yiftachel, el Estado definido por Israel, que es el tipo de Estado que muchos europeos quisieran para su país. De momento sólo estamos viendo esta batalla en el laboratorio israelí, donde hay muchas víctimas, como los palestinos, pero también están los refugiados africanos, los trabajadores emigrantes… A los judíos israelíes se les incita en contra de una sociedad multicultural, en contra de los valores de la Democracia y de una guerra no perpetua.

DV: A las personas que apoyan el movimiento BDS se les calumnia muy a menudo como antisemitas. ¿Forma parte de la política de Israel, no declarada, de calumniar públicamente como antisemita a todo aquel que critique sus políticas?

LT: No sé lo que el Gobierno de Israel hace de forma intencionada o no, pero es perversión del verdadero antisemitismo afirmar que las críticas al Estado de Israel es una forma de antisemitismo. Creo que nos intentan ocultar el verdadero antisemitismo, y en mi opinión este tipo de perversión es muy peligrosa.

DV: En un intento de limitar la libertad de expresión a los ciudadanos estadounidenses, los representantes de Illinois votaron de forma unánime para que los fondos de pensiones estatales no participasen en el movimiento BDS. El Congreso de Estados Unidos envía todos los años 3000 millones de dólares a Israel, pese a las objeciones de un creciente número de estadounidenses. ¿Cómo se las apaña Israel para obtener siempre el apoyo incondicional de Estados Unidos y de Canadá?

LV: Creo que usted debiera hacer pregunta a los periodistas estadounidenses y canadienses para que le diesen razón de ello.

DV: Usted ha hecho varias giras por Estados Unidos, Canadá, Europa e Israel para presentar su documental. ¿Cómo ha sido recibido? ¿Por qué son distintas las reacciones según la región en la que lo ha presentado? ¿Son conscientes de la Nakba los no israelíes? ¿Se preocupan de ello?

LT: He sido muy afortunado por haber podido proyecto mi documental en Europa, Canadá y Estados Unidos, así como en Israel y Palestina, y puedo decir que ha sido muy bien recibido. La mayoría de la gente que ha visto el documental reflexiona, que es lo que todo cineasta desea del público. Para muchos personas no resulta cómoda, ya que refleja una realidad de Israel que muchos no desean, o bien no quieren ver. He hecho todos los esfuerzos posibles para comunicarme con aquellas personas a las que les resulta incómodo lo que se dice en el documental, pero resulta difícil comunicarse con tantas personas a la vez. Invito a la gente a que intente ver la realidad por sí mismos, y espero que este documental les ayude, en la medida de lo posible, y comprendan lo que ven.

DV: ¿Cuándo se podrá comprar su documental en DVD, Al borde de la carretera?

LT: Este verano. Invito a los lectores a que lo adquieren en www.naretivproductions.com, donde aparece la fecha exacta del lanzamiento.

DV: ¿Está trabajando en algún nuevo proyecto? ¿Quizás otro documental?

LT: Sí, he terminado otro documental con el periodista canadiense Jesse Freeston. Les invitamos a que lean la información de nuestro sitio web. Se titula Etnocracia en la Tierra Prometida: los refugiados africanos de Israel, y como el título dice, perfila el tipo de Estado que es Israel y por qué niega asilo a aquellos que nunca han estado en conflicto con él y buscan refugio huyendo de las guerras y el hambre. El documental es un encargo de la televisión TeleSUR, que se proyectará en inglés y en castellano este verano.

DV: Muchas gracias

LT: Es usted muy amable.

1.- Gary Leech, Por qué Israel no debe existir.

2.- Desligitimar el Sionismo, dice la cineasta Israelí.

3.- Todavía le estoy cantando

Douglas Valentine es autor de The Hotel Tacloban. Su primer libro de poesía es A Crow’s Dream (Oliver Open Press), publicado recientemente. Puede ponerse en contacto con él en: dougvalentine77@gmail.com. Otros artículos de Douglas en Dissident Voice, o visite su página web.

————————————————–

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2015/06/the-big-lie-at-the-heart-of-the-myth-of-the-creation-of-israel/#more-58658

——————————————–

Para luchar verdaderamente contra la pobreza

Por Linda Tirado, 29 de mayo de 2015

Common Dreams

Un movimiento contra la pobreza debe ser promovido por personas que entiendan qué es la pobreza, por qué se produce y cómo se pueden encontrar soluciones para su erradicación.

Un movimiento contra la pobreza debe ser promovido por personas que entiendan qué es la pobreza, por qué se produce y cómo se pueden encontrar soluciones para su erradicación.

Un movimiento contra la pobreza que esté dirigido por las clases media y alta está condenado al fracaso. Así no hay nada que hacer. Del mismo modo que un movimiento dirigido por los Partidos no logrará cambiar mucho las cosas. Dicho esto, no es malo recordar que 45 millones de personas viven en la pobreza en Estados Unidos [Las cifras actuales indican que la pobreza y la exclusión social en España afectan ya a un 27,3% de la población: 12.866.000 personas. Este es uno de los datos principales que se extraen del último Informe ‘El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2009 – 2013’, que analiza la situación social en España y sus comunidades autónomas con los últimos datos disponibles según el indicador europeo AROPE]. No, la pobreza no ha pasado.

Evolución de la pobreza en España 2009-20013

Evolución de la pobreza en España 2009-20013

Occupy Wall Street fue en su momento un fuerte movimiento progresista que promovió los debates en torno a la pobreza y la desigualdad. Pero a personas como yo, de una zona rural de Utah, nos parecía que aquello era una reunión de jóvenes descontentos, pero muy confundidos. Los progresistas entienden su propio idioma, de modo que podrían llegar a entenderse con unas cuantas miles de personas. Incluso vi a una mujer en la televisión que con las manos manchadas de salsa de tomate las agitaba al ritmo de la música, y entonces me di cuenta de que este movimiento no respondía a mis intereses ni a los de mi pueblo.

También vi cómo actuaba el Tea Party, un movimiento populista que la mayoría de sus participantes comprendían. Los miembros de mi familia son del Tea Party, agitan armas y banderas y hablan de las extralimitaciones federales. Pero para personas como yo, una especie de libertaria de centroizquierda, aquellos me parecían un grupo de enrabietados baby boomers que trataban de recuperar sus días de gloria y exigían que los que somos de generaciones más jóvenes debiéramos continuar con sus prácticas de derroche. El movimiento a favor de Medicaid, un programa de seguros de salud del Gobierno de Estados Unidos para la gente necesitada, tampoco me interesaba.

Un movimiento que realmente quiera conseguir algo debe estar al margen de los Partidos. Tiene que ser pragmático. Tiene que evitar los problemas que puedan dividir a la sociedad ( hay muchos programas en los que podemos ponernos de acuerdo, muchos problemas que resolver). No importa si un trabajador de McDonalds está de acuerdo o no con el aborto, lo que merece es un salario digno.

La clase trabajadora de Estados Unidos es gente pragmática. Es su única manera de sobrevivir. Cuando alguien presta a otro diez dólares hasta el día que cobre su salario, no le pregunta por su pureza ideológica o si está a favor o en contra del matrimonio homosexual. Son trabajadores que se ayudan unos a otros, pues una cosa que se aprende en que en ciertas cosas debemos estar todos juntos.

Este debe ser el espíritu para crear un verdadero movimiento contra la pobreza. Está es la coalición que pueda ganar.

Necesitamos un amplio debate sobre las cuestiones sociales. Pero es algo que tenemos que hacer nosotros mismos, sin dividir nuestro potencial de apoyo a la mitad, antes incluso de empezar. Dos tercios de los estadounidenses viven a salto de mata, ¿ y si todos ellos se preguntasen sobre la causa de su situación, en lugar de hablar de si las clases bajas consumen más o menos, cuando simplemente es que no hay puestos de trabajo para todos?

¿Qué pasaría si esas dos terceras partes dijeran que el sistema de Partidos no funciona y comenzaran a exigir verdaderos cambios?

Nosotros, todos nosotros, nos pasamos la vida preocupándonos por el alquiler, o la compra de nuevas pinturas para nuestros hijos cuando las viejas se han gastado, o que necesitamos que nos representen mejor, o que los líderes políticos dejen de ignorar lo que ocurre y se preocupen menos por sus donantes.

Ningún rico, ningún millonario del mundo podría elaborar una política coherente de bienestar. Tales políticas requerirían de él dejar sus tareas y asistir a cursos de capacitación laboral para saber algo del asunto, porque ya no recuerda nada de lo que para él es una situación excepcional, o no diferencia entre pobreza generacional [que es un ciclo que pasa de una generación a otra] y coyuntural. Y es así porque los ricos tratan de imaginar lo que debe ser la pobreza. Y no aciertan.

Un verdadero movimiento contra la pobreza debe ser promovido por aquellas personas que saben lo que es la pobreza, por qué sucede, y cómo se podrían encontrar soluciones para su erradicación. Un verdadero movimiento contra la pobreza debe estar alentado por los expertos en pobreza, aquellos que han vivido en situación de pobreza. No hay líderes en este movimiento, ni los puede haber. Tiene que ser una amplia coalición entre extraños compañeros de cama, porque son 45 millones de personas en la pobreza en Estados Unidos. Muchas personas a las que seguramente no unen otros muchos lazos.

Los líderes políticos también deben recordar a esta gran mayoría. Muchas personas viven en las megaciudades costeras. Pero menos del 40% de los estadounidenses viven en los condados costeros. Mucha gente en tierra adentro, a los que se sólo se corteja en campaña electoral. Si queremos construir un movimiento duradero, tenemos que aceptar que hay que hablar con personas como yo, personas que están desencantadas al ver cómo funcionan las ciudades cosmopolitas, personas que se ven repelidas por aquellas prácticas.

Iremos avanzando en la solución de la pobreza cuando comprendamos que es uno de los problemas más importantes, gentes  de muy diferentes sistemas de creencias o valores, y que debemos estar todos juntos como un equipo.

La mayoría entiende que las personas tienen unas opiniones muy firmes sobre ciertas cosas. Pero sería buena cosa que personas de ambos lados se pusieran de acuerdo en cuestiones tan importantes como la atención sanitaria o el aumento de los salarios. Por ahora, podríamos empezar por exigir un trato justo en el trabajo, donde mis valores políticos y sociales son en gran medida irrelevantes. Quiero que se tomen las medidas de seguridad adecuadas, que se presenten las mejoras necesarias por parte de los trabajadores sin miedo a represalias. Quiero que se paguen las bajas por enfermedad y las licencias por maternidad, y un horario que al menos conozca con dos semanas de antelación. Quiero un salario justo, que responda al trabajo que realizo.

Todas estas cosas se pueden conseguir construyendo nuestros propios grupos de acción, cuando los trabajadores tomen las riendas de su propio destino. Entonces podremos avanzar.

Linda Tirado es autora de Hand to Mouth: Living in Bootstrap America. También es fundadora de Bootstrap Industries, un sitio web sobre lo que es vivir voluntariamente de una determinada forma.

————————

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/views/2015/05/29/what-real-anti-poverty-movement-looks

————————-

Sobre la cuestión de la pobreza, resulta muy interesante el documental realizado por el grupo anarquista Albatros: Ouróboros: la espiral de la pobreza. Este es el tráiler:

Entrevista con los miembros del grupo: http://www.portaloaca.com/opinion/9736-ouroboros-la-espiral-de-la-pobreza.html

Entrevista con Julio Reyero, que realizó las labores de investigación para la producción del documental:

Sitio web: http://ouroborosdocumental.org/

————————–

La empresa Monsanto es un monstruo

Caroline Stevan, 8 de septiembre de 2014

Le Temps

La exposición fotográfica de Álvaro Ybarra Zavala documenta los terribles impactos del cultivo de los transgénicos en Argentina.

La exposición fotográfica de Álvaro Ybarra Zavala documenta los terribles impactos del cultivo de los transgénicos en Argentina.

————————

Presentación de Claire Robinson en GMWatch:

Historias de una tierra herida” es un ensayo fotográfico del periodista Álvaro Ybarra Zavala sobre los terribles efectos de la agricultura de los transgénicos en Argentina. Algunas de las imágenes son impactantes.

En el siguiente enlace puede ver otra serie de fotografías de Zavala.

Ha expuesto en el Festival Internacional de Fotoperiodismo de Perpignan, Francia, alcanzando una difusión más amplia. Puede ver un vídeo en este enlace.

“Nuestro trabajo ha sido muy poco publicitado, pero tras su presentación en Argentina nos hemos visto sometidos a muchas presiones, procedentes de los niveles más altos”

————————–

Monsanto es un monstruo

En Perpignan, Álvaro Ybarra Zavala cuestiona la Industria Agroalimentaria…

El fotógrafo dice que sus imágenes no son espectaculares: “Estoy acostumbrado a cubrir conflictos, por lo que me pareció en un principio muy aburrido realizar un trabajo como éste. Yo nunca había fotografiado tomates…”. Durante casi tres años, Álvaro Ybarra Zavala, fotógrafo español, estuvo documentando la Industria alimentaria, cuestionando sus excesos. Algunas de estas fotografías en blanco y negro, sin duda de gran alcance, se han presentado en Perpignan, dentro del Festival de Fotoperiodismo Visa pour l’image. Maíz transgénico, la maquinaria de fumigación de pesticidas y los silos gigantes que Monsanto tiene en Rojas, Argentina. La hija de un productor celebra con alegría su cumpleaños, para presentarnos a continuación niños gravemente enfermos o con deformidades. El trabajo fue difícil.

Entrevista

Pregunta: ¿Por qué la realización de este proyecto?

Álvaro Ybarra Zavala (AYZ): Empecé trabajando en un caso particular de Argentina, y descubrí que había otras muchas historias que contar. Entendí entonces que era un tema importante y de efectos globales. Acompañado de un periodista, de un médico y de dos abogados, me lancé a esta amplia investigación. Mi idea no era hacer de activista, sino la de crear un debate sobre cómo queremos que se produzcan nuestros alimentos. Esto es algo crucial: todos nos alimentamos. Los abogados y los médicos nos asesoraban, porque queríamos asegurarnos de que avanzábamos en esa investigación. Del otro lado, Monsanto, que contrató a doscientos abogados para que se enfrentasen contra nosotros.

P: Monsanto parece ser el malo de esta película ¿Es el único?

AYZ: No es el único, pero es el principal. Es un monstruo.

P: ¿Cuáles son los principales problemas?

AYZ: Si usted va a la India, Argentina u otros países, comprueba que este tipo de producción agrícola está creando problemas de salud pública y al medio ambiente, violaciones de los derechos humanos, problemas políticas y grandes tensiones económicas. Esta Industria requiere de 4000 a 10.000 hectáreas por parcela para ser rentable. Los pequeños agricultores locales quedan marginados y en todas partes se encuentra uno con las mismas Multinacionales. Los pequeños productores se ven obligados a vender sus tierras, como está ocurriendo en Brasil. Y si no lo hacen, sus campos de cultivos se ven rodeados con otros tratados con pesticidas, como Roundup, que contamina o destruye sus cosechas. En Argentina, la primera generación de niños se ha visto afectada porque sus padres han estado expuestos a estas sustancias químicas: abortos espontáneos, enfermedades, malformaciones, tales como hidrocefalia. Estos casos forman legión. Pensé que tendría que realizar una búsqueda exhaustiva, pero en cada pueblo de 600 habitantes hay por los menos 60 o 70 casos. Los adultos sufren cáncer y enfermedades de la piel. La contaminación se produce por contacto con los productos, pero también a través del agua y los alimentos.

P: Se habrá preguntado si la Industria Alimentaria está envenenando el mundo en lugar de alimentarlo ¿Tiene una respuesta?

AYZ: Obviamente las grandes compañías argumentan que ellos son la solución al hambre en el mundo. Los activistas sostienen que las crisis alimentarias están demostrando lo contrario. Pero lo cierto es que el planeta está muy afectado por este tipo de producción.

P: ¿La gente es consciente de este problema?

AYZ: Sí, pero las empresas les están dando un trabajo. Las cooperativas que administran los seguros de salud, la protección jurídica, etc, todas ellas están muy cerca de las Multinacionales como Monsanto. Todo se hace para que el sistema siga funcionando, sin que se informe.

P: ¿Y qué hacen las autoridades?

AYZ: Viven también del negocio. Nuestro trabajo ha sido muy poco publicitado, pero tras su presentación en Argentina hemos estado sometidos a muchos presiones procedentes de los niveles más altos.

P: ¿Cuáles son sus próximos pasos en esta investigación?

AYZ: Malawi, Mozambique, India, Europa y América del Norte. Monsanto está en todos y cada uno de estos países, pero una vez más, nuestro trabajo se centrará en los métodos de producción de alimentos y no en esta empresa en particular.

——

Procedencia del artículo:

http://www.letemps.ch/Page/Uuid/9d99349a-36ba-11e4-861b-f2a0f94a952e|0

———————————–

Venenos legales, por Álvaro Ybarra Zavala

El cultivo de transgénicos y el uso de productos químicos cada vez más agresivos ha transformado la Industria Agrícola de Argentina. Los casos de cáncer y las malformaciones están aumentando. Una lucha de las poblaciones locales contra un enemigo invisible. Este vídeo muestra las imágenes de “Historia de una tierra herida”, un ensayo fotográfico del periodista Álvaro Ybarra Zavala sobre los terribles efectos de la agricultura de los transgénicos en Argentina. Algunas de las imágenes son impactantes.

[vimeo http://vimeo.com/102238995]

————————

Documental: Juan Carlos I, el ocaso de un rey

Documental emitido por Canal + de Francia, en el que se realiza un análisis del declive de la familia Real española,  cuya trayectoria está salpicada de diversos escándalos. Documental realizado por  los periodistas Caroline du Saint e Ibar Aibar.  Subtitulado en español.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=JzhCchuZoA4#t=850]