Entries Tagged 'Industria Farmacéutica' ↓

Sobre unas de las vacunas contra el Covid-19: Cuando el dinero y la política están detrás de la Ciencia

Encontrar cuanto antes una vacuna contra un virus que parece que se desvanece

Por Ellen Brown, 5 de junio de 2020

Dissident Voice

Más de 100 empresas compiten por ser las primeras en la carrera por conseguir una vacuna contra el COVID-19 para comercializar. Es una carrera contra el tiempo, no porque la tasa de mortalidad esté subiendo sino porque está bajando, hasta el punto de que pronto habrá muy pocos sujetos para probar la eficacia del medicamento.

Pascal Soriot es el director ejecutivo de AstraZeneca, una compañía farmacéutica británico-sueca que está desafiando a la compañía biotecnológica Moderna, la líder de la carrera en los Estados Unidos. Soriot dijo el 24 de mayo: «La vacuna tiene que funcionar y esa es una de las cuestiones, y la otra es que tenemos que ser capaces de demostrarlo. Tenemos que correr lo más rápido posible antes de que la enfermedad desaparezca para poder demostrar que la vacuna es efectiva».

Se espera que COVID-19, como otros coronavirus, mute al menos cada temporada, lo que plantea serios interrogantes sobre las afirmaciones de que cualquier vacuna podrá funcionar. Nunca se ha desarrollado una vacuna con éxito para ninguna de las muchas cepas de coronavirus, debido a la naturaleza del propio virus; y las personas vacunadas pueden tener una mayor probabilidad de padecer una enfermedad grave y de morir cuando se exponen más tarde a otra cepa del virus, un fenómeno conocido como «interferencia del virus«. Una vacuna anterior contra el SARS nunca llegó al mercado porque los animales de laboratorio en los que se probó contrajeron síntomas más graves al reinfectarse, y la mayoría de ellos murieron.

Los investigadores que trabajan con la vacuna de AstraZeneca afirmaron haber tenido éxito en los estudios preliminares porque todos sus monos de laboratorio sobrevivieron y formaron anticuerpos contra el virus, pero los datos comunicados más tarde mostraron que todos los animales se volvieron a infectar, lo que plantea serias dudas sobre la eficacia de la vacuna.

Moderna ha obtenido la aprobación rápida de la FDA y ha logrado saltarse por completo los ensayos con animales antes de lanzarse a los ensayos con humanos. Su candidato es una vacuna de «ARN mensajero», una réplica generada por ordenador de un componente de ARN que lleva información genética que controla la síntesis de las proteínas. Ninguna vacuna de ARNm ha sido aprobada para su comercialización o probada en un ensayo clínico a gran escala. Como se explica en la revista Science, el ARN que invade desde el exterior de la célula es el sello distintivo de un virus, y nuestro sistema inmunológico ha desarrollado formas de reconocerlo y destruirlo. Para evitarlo, la vacuna de ARNm de Moderna se introduce en las células encapsuladas en nanopartículas, que no se degradan fácilmente y pueden causar una acumulación tóxica en el hígado.

Sin embargo, estas preocupaciones no han disuadido al Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS), que está procediendo a «Velocidad vertiginosa» para probar las nuevas tecnologías en la población estadounidense antes de que el virus desaparezca por mutación e inmunidad natural de rebaño. El HHS ya ha acordado proporcionar hasta 1.200 millones de dólares a AstraZeneca y 483 millones de dólares a Moderna para desarrollar sus candidatos experimentales. «Como contribuyentes americanos, tenemos razón al preguntarnos por qué», escribe William Haseltine en Forbes. Ambas empresas han atraído miles de millones de inversores privados y no necesitan el dinero de los contribuyentes, y las apuestas especulativas del gobierno se están haciendo sobre tecnologías no probadas en las primeras etapas de los ensayos.

El argumento que se ha dado es que la magnitud de la crisis justificaba el riesgo, pero ahora el virus está desapareciendo por sí mismo. La proyección de 2,2 millones de muertes en los Estados Unidos, realizada por el Imperial College London (un socio comercial de AstraZeneca), que ha dado lugar a confinamientos en todo el territorio de los Estados Unidos, ha resultado ser » extremadamente exagerada «. El modelo fue descrito en el UK Telegraph el 16 de mayo como «el error de software más devastador de todos los tiempos». Los investigadores escribieron que «despediríamos a cualquiera por desarrollar un código como este» y que la pregunta era «por qué nuestro Gobierno no obtuvo una segunda opinión antes de tragar la prescripción del Imperial».

El Centro de Control de Enfermedades de EE.UU. también ha revisado sus proyecciones. Los expertos no están de acuerdo en lo que significan los nuevos datos, pero según un experto del Instituto Económico de Montreal, «El escenario más probable del CDC estima ahora que la tasa de mortalidad por coronavirus para las personas infectadas está entre el 0,2% y el 0,3%». Esto está muy lejos de la cifra del 3,4% que había propuesto la OMS al inicio de la pandemia».

En otras noticias del CDC, el 23 de mayo la agencia informó que las pruebas de anticuerpos utilizadas para determinar si las personas han desarrollado una inmunidad al virus son muy poco fiables para ser utilizadas.

Pero nada de esto parece atenuar la publicidad y el diluvio de dinero que se está invirtiendo en las últimas vacunas experimentales. Y quizás esa es la cuestión: extraer tanto dinero como sea posible de inversionistas crédulos, incluyendo el gobierno de los EE.UU., antes de que el público descubra que los fundamentos de estas acciones no apoyan el bombo mediático.

Moderna: Un «Unicornio» multimillonario que nunca ha sacado un producto al mercado

Se sospecha que Moderna, en particular, ha inflado el precio de sus acciones con datos preliminares poco fiables. El 18 de mayo, las acciones de Moderna subieron hasta un 30%, después de que emitiera un comunicado de prensa anunciando los resultados positivos de un pequeño ensayo preliminar de su vacuna contra el coronavirus. Después del cierre del mercado, la compañía anunció una oferta de acciones con el objetivo de recaudar 1.000 millones de dólares; y el 18 y 19 de mayo, los ejecutivos de Moderna se deshicieron de acciones por valor de casi 30 millones de dólares para obtener una ganancia de 25 millones de dólares.

El 19 de mayo, sin embargo, las acciones volvieron a bajar, después de que STAT News cuestionara los resultados de las pruebas de la empresa. Se informó de una respuesta de anticuerpos para sólo ocho de los 45 pacientes, no suficiente para un análisis estadístico. ¿Fue la respuesta lo suficientemente significativa como para crear inmunidad? ¿Y qué hay de los otros 37 pacientes?

Robert F. Kennedy Jr. llamó a los resultados una «catástrofe» para la compañía. Escribió el 20 de mayo:

Tres de los 15 conejillos de indias humanos de la cohorte de alta dosis (250 mcg) sufrieron un «evento adverso grave» a los 43 días de recibir el pinchazo de Moderna. Moderna … reconoció que tres voluntarios desarrollaron eventos sistémicos de grado 3, definidos por la FDA como «Prevención de la actividad diaria y la necesidad de intervención médica».

Moderna sólo permitió que participaran en el estudio voluntarios excepcionalmente sanos. Una vacuna con esas tasas de reacción podría causar lesiones graves en 1.500 millones de seres humanos si se administra a «todas las personas de la Tierra».

Un voluntario llamado Ian Haydon estimuló los mercados cuando apareció en la CNBC para decir que se sentía bien después de recibir la vacuna. Pero más tarde reveló que después del segundo pinchazo, tuvo escalofríos y fiebre de más de 39,4°C, perdió el conocimiento y «se sintió más enfermo que nunca».

Esos eran sólo los efectos adversos a corto plazo. Los efectos sistémicos a largo plazo, incluyendo el cáncer, la enfermedad de Alzheimer, las enfermedades autoinmunes y la infertilidad pueden tardar décadas en desarrollarse. Pero ya se está preparando el escenario para las vacunas obligatorias que serán «desplegadas» por el ejército de los EE.UU. tan pronto como finalice el año. El HHS en conjunto con el Departamento de Defensa ha otorgado un contrato de 138 millones de dólares para 600 millones de jeringas precargadas con la vacuna contra el coronavirus, marcadas individualmente con chips RFID rastreables. Eso es suficiente para dos dosis para casi toda la población de los EE.UU. Cien millones serán suministradas para finales de año.

Afortunadamente para los fabricantes de vacunas y los inversores, no tienen que preocuparse por los efectos secundarios de los medicamentos, ya que el Programa Nacional de Compensación por Lesiones Causadas por Vacunas y la Ley PREP de 2005 los protegen de la responsabilidad por las lesiones causadas por las vacunas. Los daños recaen en su lugar en el gobierno y en los contribuyentes de EE.UU.

Sin embargo, lo que podría preocupar a Moderna es por las acciones penales que podría emprender la Comisión de la Bolsa de Valores. Para el 22 de mayo, las acciones de Moderna bajaron un 26% desde su máximo anterior, haciendo que su subida del 30% en un comunicado de prensa falso parezca un plan de «bombeo y descarga». En CNBC el 19 de mayo, el ex abogado de la SEC, Jacob Frankel, dijo que su oferta de acciones después de las noticias publicitadas era el tipo de acción que atraería el escrutinio de la SEC, y que podría tener un componente criminal.

¿Por qué tanto bombo y platillo? La vacuna de ARNm de Moderna

No era la primera vez que las acciones de Moderna se disparaban por un comunicado de prensa bien oportuno. El 24 de febrero, la Organización Mundial de la Salud dijo que se preparara para una pandemia global, colapsando los mercados de valores en todo el mundo. La mayoría de las acciones se derrumbaron, pero las de Moderna se dispararon en casi un 30%, después de que el 25 de febrero informara que las pruebas en humanos comenzarían en marzo. Los megainversores ganaron decenas de millones de dólares en un solo día, incluyendo a BlackRock, el mayor administrador de activos del mundo, que ganó 68 millones de dólares sólo el 25 de febrero. BlackRock fue llamada «la cuarta rama del gobierno» después de que se le encargó en marzo la tarea de dispensar hasta 4,5 billones de dólares de crédito de la Reserva Federal a través de «vehículos de propósito especial» establecidos por el Tesoro y la Reserva Federal.

Moderna tiene otros amigos en las altas esferas, incluyendo el Pentágono. Hace varios años, Moderna recibió millones de dólares de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono (DARPA), así como de la Fundación Bill y Melinda Gates. Las acciones de Moderna se han más que triplicado este año, llevándolas a un tope de mercado de más de 22 mil millones de dólares. STAT News lo llamó «una hazaña asombrosa para una compañía que actualmente vende cero productos». Muchas de las compañías que desarrollan activamente las vacunas COVID-19 tienen una trayectoria más larga e impresionante. ¿Por qué todo el interés de los inversores en esta nueva empresa «unicornio» que no se hizo pública hasta 2018 y no tiene ningún registro de éxito en el mercado?

La principal ventaja de las vacunas de ARNm es la velocidad con la que pueden ser desarrolladas. Creadas en un laboratorio en lugar de un virus real, pueden ser producidas en masa de forma rentable a gran escala y no requieren un almacenamiento en frío ininterrumpido. Pero esta velocidad viene con el riesgo de importantes efectos secundarios. En una charla de TED en 2017 llamada «Reescribiendo el código genético», el actual director médico de Moderna, el Dr. Tal Zaks, dijo: «En realidad estamos hackeando el software de la vida…»

Como explicó un médico que escribió en el Independent del Reino Unido el 20 de mayo:

La vacuna de ARN mensajero de Moderna … utiliza una secuencia de material genético de ARN producido en un laboratorio que, cuando se inyecta en el cuerpo, debe invadir las células y secuestrar la maquinaria de producción de proteínas de las células llamadas ribosomas para producir los componentes virales que posteriormente entrenan el sistema inmunológico para luchar contra el virus. …

En muchos sentidos, la vacuna casi se comporta como un virus ARN en sí mismo, excepto que secuestra sus células para producir las partes del virus, como la proteína en forma de espiga, en lugar de todo el virus. Algunas vacunas de ARN mensajero incluso se auto-amplifican… Hay riesgos únicos y desconocidos para las vacunas de ARN mensajero, incluyendo la posibilidad de que generen fuertes respuestas de interferón de tipo I que podrían conducir a la inflamación y a condiciones autoinmunes”.

Un virus auto-amplificador creado en laboratorio y encapsulado en nanopartículas que evitan las defensas de la célula mediante el sigilo suena muy parecido a los «virus sigilosos» que se clasifican como «armas biológicas», y eso podría explicar el interés de DARPA en la tecnología. En un documento de 2010 titulado «Biotecnología: Patógenos genéticamente modificados», la Fuerza Aérea de los Estados Unidos reconoció que estaba estudiando «patógenos genéticamente modificados que podrían representar serias amenazas para la sociedad», incluyendo «armas biológicas binarias, genes de diseño, terapia génica como arma, virus sigilosos, enfermedades de intercambio de huéspedes y enfermedades de diseño». DARPA estuvo detrás de la creación de las vacunas de ADN y ARN, financiando sus primeras investigaciones y desarrollo por Moderna así como por Inovio Pharmaceuticals Inc.

En diciembre de 2017, más de 1.200 correos electrónicos publicados bajo solicitudes de registros abiertos revelaron que el ejército de los EE.UU. es ahora el principal financiador de la controvertida tecnología de «extinción genética» conocida como «impulso genético». Como la reportera investigadora Whitney Webb observó en un artículo del 4 de mayo, «estos ‘interruptores asesinos’ genéticos también podrían ser insertados en humanos reales a través de cromosomas artificiales, los cuales – así como tienen el potencial de extender la vida – también tienen el potencial de acortarla». La guerra biológica está prohibida en virtud de un tratado internacional, pero el Instituto de Investigación Médica de Enfermedades Infecciosas del ejército en Fort Detrick dice que sus investigaciones tienen por objeto «proteger al combatiente de las amenazas biológicas» y proteger a los civiles de las amenazas a la salud pública. Aun suponiendo que eso sea cierto, ¿son los técnicos del ejército lo suficientemente competentes como para manipular el código genético humano sin pulsar por error uno o dos interruptores de apagado?

Los militares piensan en la guerra, las empresas farmacéuticas y los inversores piensan en los beneficios, los políticos piensan en hacer que el país vuelva a funcionar, e incluso los reguladores están pasando por alto las pruebas de seguridad adecuadas en la prisa por vacunar a toda la población mundial antes de que el virus desaparezca. Nos corresponde a nosotros, los receptores de estas novedosas vacunas genéticamente modificadas no probadas, exigir una seria investigación de antecedentes antes de que los militares aparezcan en nuestras puertas con sus jeringas precargadas con RFID a finales de este año.

Ellen Brown es abogada, fundadora del Instituto de Banca Pública, y autora de doce libros, incluyendo el best-seller Web of Debt. En The Public Bank Solution, su último libro, explora modelos exitosos de banca pública histórica y globalmente

——————————————

Las Corporaciones Farmacéuticas gobiernan las Industrias Sanitarias del mundo

Por el Dr. Gary G. Kohls, 19 de septiembre de 2018

Global Research

Tengo un libro visiblemente subrayado en mi biblioteca que se escribió en 1995, por David C. Korten. Se titula «Cuando las corporaciones gobiernan el mundo». Alrededor de la fecha en la que se publicó el libro, yo era médico de familia de un pueblo pequeño, y todavía trataba de seguir con ahínco el Juramento Hipocrático, que realicé en 1968. También seguía tratando de respetar el derecho inalienable de mi paciente a estar completamente informado sobre los riesgos y beneficios de cualquier medicamento que estuviera considerando prescribir antes de que él o ella diera su consentimiento para la prescripción. Suponía mucho tiempo seguir esos principios éticos.

Korten escribió posteriormente otro libro1999, que tituló «El Mundo Post-Corporativo». He aquí un extracto de la página 7 de la secuela que resume muy bien sobre lo que trataba de advertir a sus lectores:

«Nuestra implacable búsqueda del crecimiento económico está acelerando la desintegración de los sistemas de soporte de vida del planeta, intensificando la competencia por los recursos, ampliando la brecha entre ricos y pobres, y socavando los valores y las relaciones de la familia y la comunidad. La creciente concentración de poder en las corporaciones globales y las instituciones financieras está despojando a los gobiernos -democráticos y de otro tipo- de su capacidad para establecer prioridades económicas, sociales y ambientales en un interés común más amplio.

Impulsadas por una firme apuesta por la obtención de beneficios cada vez mayores en provecho de sus inversores, las corporaciones globales y las instituciones financieras han convertido su poder económico en poder político. Ahora dominan los procesos de decisión de los gobiernos y están reescribiendo las reglas del comercio mundial a través de los acuerdos internacionales de comercio e inversión para permitirse ampliar sus beneficios sin tener en cuenta las consecuencias sociales y ambientales que acarrea para la sociedad en general. Seguir con el negocio como de costumbre conducirá casi con toda seguridad al colapso económico, social y ambiental.

En gran medida, el problema se origina en los Estados Unidos. Sus representantes son los principales mercaderes de las falsas promesas del consumismo y los principales defensores de la desregulación del mercado, el libre comercio y las políticas de privatización que están avanzando en la consolidación global del poder corporativo y la correspondiente corrupción de las instituciones democráticas.

Resolver la crisis depende de las sociedades civiles, movilizándose para reclamar el poder que las corporaciones y los mercados financieros globales han usurpado. Nuestra mayor esperanza para el futuro radica en las economías de propiedad y gestión local que dependen predominantemente de los recursos locales para satisfacer las necesidades de subsistencia de sus miembros de manera que se mantenga un equilibrio con la tierra. Este cambio en las estructuras y prioridades institucionales puede abrir el camino para eliminar la privación y la desigualdad extrema de la vida humana. Instituir una verdadera democracia ciudadana y liberar el potencial no realizado para el crecimiento individual y colectivo y la creatividad».

En 2005, Wade Rowland escribió un libro titulado «Avaricia, Inc. por qué las corporaciones gobiernan nuestro mundo». Entre otros libros de temática similar en los estantes de mi biblioteca que advierten sobre los males del capitalismo global se encuentran «Wall Street and the Rise of Hitler» (1976) de Antony Sutton y de Willian Greiden, “Quien se lo dirá al pueblo: La Traición de la Democracia Americana» (1992)”.

Me entristece admitir que llegué tarde a comprender que lo que estos autores estaban advirtiendo a sus lectores en sus libros es lo siguiente: los males del capitalismo global también se aplican a las industrias médica, psiquiátrica, pediátrica, familiar, farmacéutica, de vacunas, de dispositivos médicos, etc., cada una de las cuales una vez fue controlada por los médicos y por lo tanto se adhirió al juramento de «primero no hacer daño»: el Juramento Hipocrático que todos los médicos hacen cuando se gradúan de la facultad de medicina. Los tiempos han cambiado, y no para la mejora de nuestra profesión o de nuestros pacientes.

Tres décadas después de mi práctica de medicina (más o menos en la época en que Korten escribió su libro), sufrí la adquisicion hostil de mi pequeña clínica de medicina familiar rural, de propiedad y funcionamiento independiente, en Pine River, Minnesota. La adquisición fue organizada por una nueva entidad corporativa llamada Essentia Health, una sucursal de la cual estaba ubicada en Brainerd, MN, una comunidad más grande a 30 millas al sur de mi clínica donde se encontraba el hospital del área. Más tarde, Essentia se convertiría en un centro de poder médico corporativo con sede en Duluth, con decenas de centros con fines de lucro en Minnesota, Wisconsin, Dakota del Norte e incluso en Idaho.

En el momento de la adquisición, todavía me esforzaba por cumplir con el Juramento Hipocrático y el Principio de Consentimiento Informado, pero mi gerente de negocios siempre se quejaba de que pasaba «demasiado tiempo» con mis pacientes. (Y mi familia se quejaba comprensiblemente de que pasaba demasiado tiempo después de las horas en la clínica terminando de hacer los gráficos. Sin embargo, mis pacientes no se quejaron, y eso fue lo que me pareció importante. Decidí dejar esa práctica antes de que Essentia tomara el control de la clínica. No creo que hubiera tolerado trabajar para Essentia durante mucho tiempo).

«Essentia Health es un sistema de salud integrado que atiende a pacientes en Minnesota, Wisconsin, Dakota del Norte e Idaho.

Con sede en Duluth, Minnesota, Essentia Health combina las virtudes y el talento de 14.700 empleados, entre los que se incluyen más de 1.900 médicos y profesionales avanzados, que sirven a nuestros pacientes y comunidades cumpliendo una misión diferente en relación con la salud de las personas.

Essentia Health, que incluye muchas instalaciones católicas, se guía por los valores de Calidad, Hospitalidad, Respeto, Alegría, Justicia, Administración y Trabajo en Equipo. La organización cumple su misión al tener un enfoque centrado en el paciente en 15 hospitales, 74 clínicas, seis centros de atención a largo plazo, tres centros de vida asistida, tres centros de vida independiente, cinco servicios de ambulancia y un instituto de investigación».

No habían pasado muchos años desde mi graduación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota cuando me sentí incómodo con la política de la Asociación Médica Americana e incluso con mi Academia de Medicina Familiar de Minnesota, la cual -a pesar de sus florecientes proclamaciones de ser organizaciones altamente éticas en las que el paciente se encontraba en primer lugar- más tarde comprendí que se trataba principalmente de grupos de trabajo de presión para lograr que cualquier tipo de legislación o de nueva tecnología fuera considerada como provechosa para la industria.

Pero me tomó tiempo darme cuenta de lo mucho que las grandes empresas farmacéuticas estaban controlando la profesión médica. Supongo que mi primera pista fue la prevalencia de los vendedores y vendedoras (a quienes llamábamos «visitadores médicos») de todas las compañías farmacéuticas o de dispositivos médicos imaginables que se dirigían a mí para que les recetara su medicamento o producto más reciente, protegido por patente y, por lo tanto, el más caro.

Los visitadores médicos siempre se las arreglaron para ser muy amables – como todos los vendedores de éxito – con todos los miembros del personal de la clínica. Los representantes siempre estaban bien vestidos, eran atractivos (especialmente las mujeres) y siempre venían con regalos y muestras de medicamentos gratis de sus productos – como un incentivo para que yo entregara sus muestras a algunos de mis pacientes, quienes luego se esperaría que regresaran para una visita de seguimiento al consultorio y una posible receta de por vida que el paciente esperaría que (para la compañía farmacéutica) fuera prescrita indefinidamente. Más tarde me di cuenta de que el visitador médico obtendría una parte de las ganancias mientras el paciente continuara tomando la medicación, lo que explicaba el entusiasmo de los visitadores. Los mejores visitadores médicos ganaban más dinero que la mayoría de los médicos a los que se dirigían y que seducían para recetar los medicamentos de su empresa. Por supuesto, los directores generales ganaban decenas de millones de dólares con las mismas ventas, y yo contribuía a sus planes.

El visitador médico también me dejaba a menudo artículos de revistas médicas de aspecto oficial que supuestamente proporcionaban «evidencias» de las maravillas del nuevo fármaco. Por supuesto, rara vez tuve tiempo de leer estos folletos reimpresos con detenimiento o escepticismo. Fue mucho más tarde que descubrí que muchos de estos artículos fueron escritos por escritores pagados por la Industria Farmacéutica y/o publicados en revistas opacas que a menudo eran ilegítimas o incluso inexistentes.

Podría contar cien historias similares sobre la astucia de las enormes multinacionales médicas/farmacéuticas/vacunas «Corporaciones que gobiernan el mundo de la salud» que explicarían por qué he perdido el orgullo que una vez tuve en mi honorable profesión y ahora estoy avergonzado por la gradual aquiescencia de mi profesión a las codiciosas corporaciones globales que cumplen con la definición de entidades sociopáticas. Siendo sociópatas, los portavoces de la Industria Farmacéutica no pueden evitar ser mentirosos en serie cuando tratan de vender a los médicos los llamados «beneficios» de sus inasequibles productos patentados y de sobreprescripción, que se anuncian tan intensamente en la televisión que los pacientes llegan exigiendo que se les prescriba el medicamento, la vacuna u otro producto más reciente que no ha sido sometido a pruebas, siempre y cuando no tengan que pagarlos de su bolsillo.

Las campañas de propaganda de las grandes farmacéuticas son mucho más potentes hoy que en los días previos a mi jubilación, hace una década. Por lo menos por aquel entonces no había medicamentos (orales o inyectables) que costaran decenas de miles de dólares al año. ¡Ahora hay docenas y docenas de medicamentos que pueden costar entre 60.000 y 120.000 dólares al año! Incluso los pacientes ricos se negarían a pagar de su bolsillo por tales medicamentos, por lo que las compañías de seguros se ven obligadas a aumentar drásticamente las tarifas de las primas. Y los sociópatas de la Industria Farmacéutica no tienen sentimientos de culpa. Es la forma en que se hacen los negocios.

Lo que más me duele es ser testigo de la enorme influencia que tienen las campañas de propaganda masiva tanto sobre los prescriptores de los medicamentos y vacunas como sobre los pacientes, a pesar de la enorme cantidad de información científica válida que nunca se anuncia o incluso se escribe sobre ella en los medios de comunicación tradicionales, que son adictos a las enormes sumas de dinero de las grandes farmacéuticas e Industria de las Vacunas.

El inmenso poder financiero que las corporaciones farmacéuticas y de vacunas sin alma han tenido ha sido abrumador, gracias a los enormes presupuestos de publicidad y a la realidad de los miles de periodistas médicos no científicos que escriben sobre lo que la corporación les da de comer.

Dar poca importancia al principio del consentimiento informado es legal hoy en día, ya que existe otro principio llamado «Estándar Comunitario de Atención» que es un principio legal que no tiene nada que ver con la ética médica. No recuerdo que me enseñaran sobre eso cuando fui a la escuela de medicina. Abajo hay una definición de «estándar de cuidado» que encontré en Internet:

«En términos legales, (el estándar de atención es) el nivel al que el proveedor médico promedio y prudente de una comunidad determinada ejercería. Es la forma en que los médicos calificados de manera similar habrían administrado la atención del paciente en las mismas circunstancias o en circunstancias similares. El demandante por negligencia médica debe establecer el estándar de atención adecuado y demostrar que el estándar de atención ha sido vulnerado».

En otras palabras, el nivel de atención en una comunidad podría considerarse mala praxis en otra comunidad, dependiendo de lo que se considere normal o promedio. Así que un paciente víctima de mala praxis en una comunidad no podía demandar por mala praxis si el médico «culpable» estaba practicando de una manera que se consideraba normal o promedio en esa comunidad.

Los principios capitalistas corruptos – incluyendo la necesidad de que el médico individual sea altamente «eficiente» y «rentable» y «rápido» – han ido asumiendo gradualmente la una vez honorable práctica de la medicina. Cumplir con el principio del Consentimiento Plenamente Informado lleva demasiado tiempo cuando hay docenas de efectos adversos potenciales de cada medicamento o vacuna que deben ser explicados en detalle al paciente. Esos efectos adversos incluyen reacciones inmediatas; reacciones retardadas (que a menudo no son reconocidas[e incluso negadas ilógicamente y diabólicamente] por el médico); incapacidad permanente; e incluso la muerte.

A ningún médico empleado por una gran corporación de salud se le permite el valioso tiempo para explicarle al paciente acerca de los muchos eventos adversos potenciales, por lo que a los médicos y enfermeras se les ha dicho por parte de sus gobernantes corporativos que sólo mencionen un puñado de los problemas. Dar poca importancia a informar plenamente a los pacientes sobre los efectos secundarios y luego obtener el consentimiento informado (firmado o no) del paciente ha evolucionado hasta convertirse en lo que es un nuevo estándar de atención en la mayoría de las comunidades.

Esencialmente, todas las grandes corporaciones de salud, farmacéuticas y de vacunas son administradas por personas que no son médicos y que tienen títulos de Maestría en Administración de Empresas (MBA, por sus siglas en inglés).

A continuación hay una serie de citas que se refieren a los problemas éticos e incluso a las actividades delictivas de las corporaciones relacionadas con la medicina que han tomado el control de lo que antes eran esfuerzos éticos.

Que el prescriptor y los pacientes tengan cuidado.

«La corporación es un verdadero monstruo de Frankenstein – una persona artificial enloquecida, responsable sólo de su propio ser sin alma….representando al capitalismo en su estado más puro, completamente indiferente a cualquier cosa que no sea ganancia y poder.» – William Dugger, autor de Corporate Hegemony.

«La profesión médica está siendo absorbida por la industria farmacéutica (y de vacunas), no sólo en términos de la práctica de la medicina, sino también en términos de enseñanza e investigación. Las instituciones académicas de este país se están permitiendo ser los agentes pagados de la industria farmacéutica. Creo que es vergonzoso». – Arnold Seymour Relman, MD (1923-2014), profesor de medicina de Harvard y ex editor jefe del New England Journal of Medicine

«El caso contra la ciencia (corporativa) es sencillo: gran parte de la literatura científica (y médica), quizás la mitad, puede ser simplemente falsa. Basada en estudios con pequeños tamaños de muestra, efectos minúsculos, análisis exploratorios no válidos y flagrantes conflictos de intereses, junto con una obsesión por seguir tendencias de moda de dudosa importancia, la ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad». Richard Horton, MD, redactor jefe de la prestigiosa revista médica británica The Lancet

«La ‘ciencia’ controlada por la industria no es realmente ciencia, sino una cortina de humo para allanar el camino a productos que pueden ser dañinos, pero ¿qué les importa mientras se beneficien? Hay muchos grandes científicos, pero también hay algunos que están dispuestos a ser contratados para `probar’ que algo no causa cáncer, o que algo es `seguro’. No puedes confiar en la EPA, la FDA o la ciencia que depende de la Industria». – Blogger

«La única vez que la palabra «cura» ya no se usa es por parte de organizaciones de investigación corporativas (y grupos de defensa de pacientes) cuando solicitan fondos de la gente durante sus campañas anuales de beneficencia o sus «caminatas por la curación». Claramente todos los incentivos financieros son para montar una interminable e infructuosa búsqueda de la cura sin llegar a encontrarla». – cita de www.healingmatters.com

«Las transcripciones de las reuniones del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI, por sus siglas en inglés) también muestran que algunos de los miembros del Comité tenían amplios vínculos con las compañías farmacéuticas y que la JCVI cooperaba frecuentemente con los fabricantes de vacunas en las estrategias destinadas a impulsar la aceptación de la vacuna. Algunas de las reuniones en las que se discutieron estos temas controvertidos no tenían la intención de estar disponibles al público, ya que las transcripciones sólo se publicaron más tarde, a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés). Estas reuniones en particular se señalan en las transcripciones como » confidenciales comerciales » y revelan una clara y preocupante falta de transparencia, ya que parte de la información fue eliminada del texto (es decir, los nombres de los participantes) antes de la publicación de la transcripción en la sección FOI del sitio web de la JCVI». – Lucija Tomljenovic, PhD

«Simplemente, ya no es posible creer en gran parte de la investigación clínica que se publica, o confiar en el juicio de los médicos de confianza o en las pautas médicas autorizadas. No me complace esta conclusión, a la que llegué lenta y reticentemente durante mis dos décadas como editor de la New England Journal of Medicine (NEJM)». – Dra. Marcia Angell, ex editora en jefe del NEJM

«Los llamados ‘vacunólogos’ están tan cegados por su obsesión por obligar a vacunar a la sociedad que ni siquiera consideraron que podría haber factores que pudieran afectar en gran medida a la salud humana… a los ‘vacunólogos’ les gusta pensar en términos concretos, es decir, tienen un pensamiento muy estrecho y llevan anteojeras que les impiden ver los numerosos problemas que se producen con un gran número de vacunaciones en bebés y niños. Su objetivo en la vida es vacunar a tantas personas como sea posible con un número cada vez mayor de vacunas». – Russell Blaylock, MD

«Durante dos años, he trabajado con un equipo de médicos e investigadores científicos respetados para reunir todos los estudios publicados sobre el timerosal, el conservante de vacunas a base de mercurio que aún está presente en concentraciones peligrosas en las vacunas contra la gripe de los Estados Unidos y en las vacunas pediátricas en todo el mundo. Hemos reunido y analizado cerca de quinientos estudios epidemiológicos publicados, farmacológicos, toxicológicos, clínicos, animales y humanos en publicaciones líderes. Estos estudios involucran abrumadoramente al timerosal en una serie de lesiones neurológicas, incluyendo TDAH, TDAH, retraso del habla, retraso del lenguaje, tics, trastorno de miseria y autismo».Robert F. Kennedy, JR

«La FDA está ahí para servir a la industria farmacéutica. NO está ahí para servir al público». Dr. David Graham, alto funcionario de la Oficina de Seguridad de Medicamentos de la FDA (2005)

«No se va a resolver el problema de las enfermedades contagiosas de los niños inmunodeprimidos que crecen en condiciones espantosas sometiéndolos a un aluvión de vacunas….lo primero que hay que hacer -antes de vacunarlos en exceso- es proporcionarles condiciones de vida higiénicamente controladas, agua dulce, saneamiento, buena nutrición, etc.». – John D. Stone.

«Si hemos sido embaucados el tiempo suficiente, tendemos a rechazar cualquier evidencia del embaucamiento. Ya no estamos interesados en averiguar la verdad. El embaucador nos ha cautivado. Es demasiado doloroso reconocer, incluso para nosotros mismos, que hemos sido » secuestrados. Una vez que le das a un charlatán poder sobre ti, casi nunca lo recuperas». Carl Sagan, autor de «The Demon-Haunted World: La ciencia como una vela en la oscuridad»

«El mercurio a un mes de edad no es lo mismo que el mercurio a los tres meses, a los 12 meses, el mercurio prenatal, más tarde el mercurio. Hay toda una gama de resultados plausibles del mercurio». Cuando se le preguntó sobre el riesgo de toxicidad de los adyuvantes de aluminio, Verstraeten declaró: «los resultados fueron casi idénticos a los del etilmercurio.» Dr. Tom Verstraeten, epidemiólogo principal de los CDC

» Es preocupante que el efecto de las vacunas rutinarias sobre la mortalidad por todas las causas no se haya probado en ensayos aleatorios. Toda la evidencia actualmente disponible sugiere que la vacuna DTP puede matar a más niños (por otras causas) de los que salva de la difteria, el tétanos o la tos ferina. Aunque una vacuna puede proteger a los niños contra la enfermedad en cuestión, al mismo tiempo puede aumentar la susceptibilidad a infecciones no relacionadas». – Dr. Peter Aaby

«En el campo de la toxicología química se reconoce universalmente que las combinaciones de toxinas pueden traer incrementos exponenciales de toxicidad; es decir, una combinación de dos químicos puede traer un incremento de 10 veces la toxicidad, tres químicos 100 veces mayor. Este mismo principio se aplica casi con toda seguridad a los efectos inmunosupresores de las vacunas virales cuando se administran en combinación, como en el caso de la vacuna triple viral, entre las que se sabe que la vacuna contra el sarampión es excepcionalmente inmunodepresora». – Harold Buttram, MD

«Antes de la eliminación del mercurio (antes de 2000), los bebés recibían 3.925 microgramos (mcg) de aluminio en su primer año y medio de vida. Después de que las vacunas neumocócica y contra la hepatitis A se añadieron al programa de vacunación, los bebés comenzaron a recibir 4.925 mcg de aluminio durante el mismo período de edad, un aumento del 25%. En 2011, los CDC recomendaron que las mujeres embarazadas reciban la vacuna contra la tos ferina (Tdap), que también contiene aluminio. Los estudios demuestran que el aluminio atraviesa la placenta y se acumula en el tejido fetal. Por lo tanto, millones de bebés en el útero, bebés y niños pequeños fueron inyectados con, y continúan recibiendo, dosis anormalmente altas de sustancias neurotóxicas – mercurio y aluminio – mucho después de que padres desprevenidos fueran llevados a creer que las vacunas fueron purificadas y se hicieran seguras». – Neil Z. Miller

«Quien controla el pasado controla el futuro; quien controla el presente controla el pasado.»George Orwell

El Dr. Kohls es un médico jubilado que ha practicado el cuidado holístico de la salud mental durante la última década de su carrera. En su práctica, a menudo se ocupó de las horribles consecuencias psicológicas de los veteranos (y civiles) que habían sufrido traumas psicológicos, neurológicos y/o espirituales durante incidentes de violencia (incluyendo entrenamiento básico y combate).

———————————

Corrupción en la Industria Médico-farmacéutica

PRIMERA PARTE:

POR LUIS DE MIGUEL ORTEGA

TRANSCRIPCIÓN: FISABEL BÁEZ

Estos datos son reales, existen, a poco que uno investigue se los va a encontrar. Lo primero vamos a ver un pequeño video editado por FARMAINDUSTRIA (texto del video):

¿POR QUÉ LA INDUSTRIA FARMACÉUTICA Y LOS PROFESIONALES SANITARIOS TRABAJAN CONJUNTAMENTE?¿QUÉ BENEFICIO TIENE PARA LOS PACIENTES Y LOS SISTEMAS DE SALUD?

El trabajo conjunto de la industria farmacéutica y los profesionales sanitarios, ha jugado un rol vital en la investigación y desarrollo de medicamentos que salvan vidas y su uso en la práctica clínica. Esta relación consolidada y altamente regulada, está basada en un objetivo común, la mejora de la calidad de vida de los pacientes a través de los avances y tratamientos y avance de los mismos.

Su impacto ha sido significativo. Tomemos el VIH, visto como una sentencia de muerte en los 80, es ahora percibido como una condición crónica con la que se convive. Desde los años 90 hemos visto las tasas de mortalidad causadas por el cáncer, reducirse en un 20 %

EN QUÉ TRABAJAN JUNTOS LOS PROFESIONALES Y LA INDUSTRIA

La industria farmacéutica trabaja estrechamente con la profesión médica en actividades muy diversas, dando forma al futuro de la investigación clínica, diseñando y ejecutando ensayos clínicos, compartiendo las mejores prácticas clínicas, trabajando en la concienciación de las diversas patologías, desde la prevención al diagnóstico y tratamientos, y proporcionando programas de apoyo a pacientes.

Los profesionales sanitarios realizan presentaciones para sus compañeros acerca de sus últimos avances médicos. Pueden participar en consejos de expertos donde especialistas se reúnen para aconsejar a los laboratorios en relación a temas concretos en investigación, desarrollo y uso de medicamentos.

Los profesionales sanitarios también pueden recibir apoyo para su participación en reuniones científicas, como es el pago de cuotas de inscripción, desplazamientos y alojamientos.

¿CÓMO SE BENEFICIAN LOS PACIENTES, LOS PROFESIONALES Y LA INDUSTRIA?

Compartir conocimientos se encuentra situado en el centro mismo de la relación entre la industria y la comunidad científica.

La profesión médica ofrece a la industria, una valiosa información en áreas de necesidad médica no cubierta, soluciones terapéuticas potenciales y el uso cotidiano de tratamiento en la clínica.

Esto, ayuda a la industria a diseñar el modo en que desarrolla y aporta nuevos medicamentos para la mejora de resultados en pacientes. A cambio, la industria les proporciona la oportunidad de diseñar el entorno terapéutico a través de programas de investigación clínica, el aprendizaje entre pares, la posibilidad de conocer los últimos avances en el cuidado de los pacientes, que pueden luego aplicar en su propia práctica diaria. Y lo más importante, los pacientes se benefician del desarrollo y uso de nuevos medicamentos, ya sea para la mejora de su calidad de vida o incluso para su curación.

La investigación, desarrollo, autorización y acceso a la mayoría de estos medicamentos están directamente vinculado al trabajo conjunto de la industria y las comunidades investigadora y médica.

¿CUÁNTO SE LES REMUNERA A LOS PROFESIONALES SANITARIOS?

Es del todo apropiado, que los profesionales sanitarios sean compensados de manera adecuada por el conocimiento y servicios que aportan a la industria farmacéutica. La cantidad que perciben los profesionales sanitarios depende del tipo de actividad, nivel de conocimiento y la cantidad de tiempo invertido. El apoyo a la participación en reuniones científicas está ampliamente regulado en los códigos de buenas prácticas de la industria. Garantizan que el transporte y alojamiento resulten apropiados, estando las dietas limitadas monetariamente en cada país.

REFORZANDO LAS COLABORACIONES FUTURAS

En junio del 2016 la Industria farmacéutica en Europa comenzará a publicar en Internet los pagos que realiza a profesionales sanitarios individuales, aportar una mayor transparencia a esta relación que ya se encuentra altamente regulada tiene como objetivo fortalecer las bases para colaboraciones futuras, garantizando que los pacientes en Europa continúen beneficiándose del trabajo conjunto de la industria y los profesionales sanitarios”.

TÉCNICAS DE CORRUPCIÓN MEDICO-FARMACÉUTICA

Investigación científica

Os voy a contar un poco las técnicas de corrupción médico farmacéutica desde el punto de vista del consumidor. Me considero soy consumidor, entre otras cosas soy presidente de una asociación de consumidores más o menos minoritaria, pero que pretendemos defender los intereses de los consumidores de los servicios y productos de salud, incluidos aquellos que consumen productos y servicios de la Sanidad Pública.

No hay que olvidar que el paciente no tiene otra naturaleza jurídica posible que la de consumidor, eso es algo extraño porque en España todavía no hemos asumido que el paciente es un consumidor, con todos los derechos que tienen los consumidores, incluido el derecho a recibir información veraz tanto de asociaciones como esta como de la industria farmacéutica, como de nuestros medios, y ese es el punto de vista.

¿Qué garantía tenemos de recibir información veraz de uso de medicamentos, sobre diagnósticos, sobre pronósticos?. Pues tenemos todo el derecho, pero el problema es que hay otras personas que estructuran una serie de mecanismos para que no nos llegue esa verdad, o por lo menos para limitar esa documentación, pues es información que todo cliente de todo servicio: sanitario, educativo, político, jurídico. .. tiene derecho a tener.

Vamos a ver un poco que técnicas fundamentales son las que emplea la industria, pública y privada, para ocultar o para manipular la información.

Todas estas figuras que os voy a contar que vienen en nombre inglés no es que yo me invente los términos ingleses, son técnica de corrupción que se conocen desde los años 60, no es algo que yo haya descubierto, que vaya a hacer una tesis, ni un doctorado,… son cosas que ocurren desde hace mucho tiempo.

Vamos a empezar por la primera parte, luego me imagino que con el correo os haya llegado bibliografía y no hace falta que os mande copia, si hace falta haremos una copia.

LA PRIMERA PARTE O TÉCNICA O CORRUPCIÓN SANITARIA

Por supuesto de todas estas técnicas sacamos con el que ha hecho video que dirá esto es un mito que no ha existido nunca, pero al final veremos un video si es necesario, donde ya en el 2012 hice un trabajo de investigación sobre la investigación clínica que se hacía antes en una fundación público – privada, dentro de un hospital, donde se ve que todo esto es real. Ejemplo: un hospital con 550 camas, relativamente pequeño, publica 137 trabajos de investigación al año. ¿Creéis que es posible dedicar todo ese tiempo, creéis que es posible escribir todos esos artículos, publicarlos,…en horario de trabajo, en un servicio público, con pacientes públicos? Hay incluso incluso servicios hospitalarios como el de oncología que es capaz de publicar 48 trabajos de investigación al año. ¿Hay personal suficiente con las listas de espera? Hay incluso trabajos publicados en inglés por gentes que tienen dificultad para pronunciar thank you, good morning,…. Y los publican en inglés. Entonces vamos a empezar, vamos a ir al asunto.

1.- DISEASE MONGERS (CREADORES DE ENFERMEDADES)

Disease Mongers, es el especialista en marketing dentro de la industria farmacéutica que se encarga en diseñar una enfermedad o una necesidad clínica o una necesidad de investigación. Venga por ejemplo que determinada condición de la edad, normal, biológica, ..es una enfermedad. O que determinado comportamiento de los niños, ya no es algo normal en los niños, como es la rebeldía, el dinamismo, la expresividad,… sino que es una enfermedad, o que en condiciones tan tristes pero tan frecuentes como la impotencia, que forma parte de la naturaleza humana, es una enfermedad.

También hacen otra cosa los Disease Mongers, al medicamento que clínicamente no tiene ninguna salida práctica le inventan una utilidad, ejemplo divertido , el Viagra, el Viagra fue un medicamento inventado para combatir la hipertensión arterial pero era tan malo, tan inseguro y tan peligroso que decidieron, ¡ bueno pues no lo usamos ¡, pero a alguien se le ocurrió oye que como efecto secundario produce unas erecciones bestiales. ¡ Pues ya está ¡ ¡ Ya le hemos buscado aplicación ¡. Ese es el trabajo del Disearse Mongers. No es un trabajo clínico, no es un trabajo de investigación como el video que se ha expuesto, es un trabajo de marketing, buscar necesidades y dar respuesta a esas necesidades, pero por supuesto a cambio de un precio, no es gratis.

2º.- GHOST WRITERS (ESCRITORES FANTASMA)

El Ghost Writer es aquel personaje de una empresa de servicios editoriales que se encarga de escribir los trabajos de investigación para que los firmen los médicos. Los médicos no tienen que hacer nada más que ir a tomar un café al congreso y allí le ponen el papelito para que lo firme con su nombre. El no ha hecho el trabajo, no ha investigado nada, el no hecho los cálculos, no ha hecho el resumen, el no ha hecho ni la traducción al inglés, se lo han

preparado, sólo se lo han puesto encima de la mesa, solo tiene que firmar y a cambio de esa firma se le paga todos los gastos de “investigación” que ha tenido. Aparte del café se le paga tres o cuatro mil euros. Esto es otra forma que se utiliza y que luego si hace falta lo podemos ver en el video.

¿Que necesitamos para que esto cuele, para que sea fiable, para que sea creíble?. Pues evidentemente no podemos presentar un ensayo de investigación clínica si no hay un diseño previo, no podemos arriesgarnos como farmacéutica a hacer un ensayo aleatorio y que los resultados contradigan lo que nosotros queremos vender, y para eso necesitamos a otro técnico que es el Trial Designers.

3º.- TRIAL DESIGNERS ( EL DISEÑADOR DE ENSAYOS)

Es aquel especialista en ensayos médicos que dice: cómo, cuándo y de que manera hay que hacer el ensayo clínico para que termine demostrando lo que queremos demostrar, y entonces nos encargamos como especialistas de sesgar la investigación, de anular el doble ciego, influir en los sesgos, hacer lavados de medicamentos previos al ensayo, introducción de medicamentos que no conocemos e incluso diseñar unas tablas de resultados que no comprometan los objetivos. Ese es el especialista, y a eso se dedica. Es necesario porque sino esos trabajos de investigación que luego el médico va a firmar no tienen seriedad. Evidentemente el médico no tiene tiempo para hacer un diseño metodológico de ese ensayo de ese ensayo, y necesita un especialista que diga: este es el ensayo que vamos hacer, esto es lo que vamos hacer y esto lo tiene que hacer el especialista y además tienen empresas especializadas en eso.

Unas de las cosas más curiosas que tienen las empresas farmacéuticas es disgregar la empresa, fragmentarla, hacer distintas empresas, de modo que la mayor parte de las empresas farmacéuticas en España, son sociedades limitadas. Podéis ver que Pfeizer es una sociedad limitada con lo grande que es, Lilly, una sociedad limitada, un capital tan limitados de 3.000 o 4.000 euros ¿ cómo puede ser?, una empresa tan grande, pues porque son varias empresas, una es la productora, otra la distribuidora, otra investigadora, otra la que hace el astroturfing… hay distintas empresas. Y esta es una de las empresas que suelen crear empresas de diseño de investigación clínica

Tenemos ahora la parte mas curiosa, el Astroturfers

4º.- ASTROTURFERS (SEMBRADORES DE CÉSPED)

Es una cosa curiosa porque la palabra astroturfing no es más que una marca de despegue artificial. Dirán que tiene que ver una empresa de despegue artificial con la producción medico farmacéutica. Es una técnica de corrupción, se trata de hacer ver que es natural algo que es completamente artificial y cocinado, no es una cosa que acabamos de descubrir aunque el video que hice hace tres años de un trabajo que hice hace cuatro pero es una técnica de corrupción pública que se conoce desde los años 60. Por ejemplo, uno de los primeros casos y más estudiados fue el de un vendedor de vasos de plástico de un pequeño pueblo de Estados Unidos que no vendía los vasos de plástico, entonces fabricó unas pequeñas octavillas, unos pequeños folios sin firmas, sin nombre, sin membrete pero simplemente denunciando que compartir vasos de cristal o metal aunque sean lavados, en las estaciones de trenes, los servicios públicos, era un problema de salud pública y era un riesgo para la población. Simplemente empezó a echar octavillas, hasta que empezaron a comprarle los vasos de plástico. Parecía que por detrás había una inquietud de la población

por la seguridad e higiene, pues no, simplemente detrás había alguien con un pequeño capital dispuesto a invertir para cambiar la conciencia de la sociedad, ese es el Astroturfing.

Ejemplo: de repente, una niña en Valladolid muere por meningitis. De repente aparecen asociaciones de padres, asociaciones de clínicos, sociedades científicas,.. en un año se consigue crear una alarma social que justifica la vacunación de meningitis de toda la población infantil.

Hepatitis, de repente aparecen asociaciones de las que luego ya no se vuelven hablar, de las que luego nunca más se conoce quienes son los miembros, que dicen lo importante que es el tratamiento de los enfermos de la hepatitis C, lo importante que es preveniR, etc, … hasta que es tan grande el movimiento social que el estado compra todos los medicamentos al precio que haga falta para tratar a todos los enfermos de hepatitis, esto es Astroturfing . Esto no solo se utiliza en medicina, se utiliza en todos los campos de la vida pública: política, medicina; para construir un aeropuerto; para construir un hospital; para construir una línea de metro: ¡Es necesario hacer un tranvía en Barcelona! ¡No podemos vivir en Barcelona sin tranvía….!.. Aparecen asociaciones de vecinos por el tranvía, aparecen las asociaciones ecologistas a favor del transporte público, aparecen asociaciones de otros medios de transportes, etc., hasta que parece que hay una realidad, un movimiento social que justifica el poner un tranvía, cueste lo que cueste. Este es el Astroturfing. Esto funciona, funciona en la sanidad continuamente. Para construir un hospital nuevo, para comprar medicamentos nuevos, para argumentar una enfermedad… Lo que se hace, en primer lugar, es que las empresas farmacéuticas generan ese alarmismo social para crear esa sensación de movimiento espontáneo natural de necesidad social. Vdes. pueden decir, esto es un mito, esto no ocurre, esto no es real, esto te lo estas inventando. Hace tres meses se llevaba a cabo un proyecto en España, era un proyecto de iniciativa social. El lema era, “ si quieres cambiar el mundo, si tú quieres tener un proyecto en internet que quiera cambiar la información que hay sobre las enfermedades, si quieres mejorar la información del público sobre las enfermedades, presenta nuestro proyecto, solo necesitas un dominio de internet, un proyecto que informas sobre algo, y ocho horas al día de disponibilidad, nosotros ponemos el dinero y lo que haga falta, tendrás un mentor que te dirá lo que tienes que ir haciendo para que el proyecto florezca”. Esto nada mas que es un proyecto Astroturfing. Compramos a 54 personas que tienen un dominio ocho horas al día para que comenten en todos los medios de comunicación, para que entren en todas las páginas de internet, para que entren en todas las páginas de disidencia sanitarias, para que se metan en todas esas páginas de: acupuntura, moxibustión y todas esas páginas que hay, para que te digan lo malo y lo anticientífico que es eso. Eso es una realidad y luego si queréis podemos debatir y contar casos reales. Ese es el Astroturfing, gente pagada para crear la sensación de que hay una gran, inmensa cantidad de personas preocupadas por un tema y se necesita una solución.

¿Que es lo que normalmente da la sensación de que esto está cocinado?. Hay dos signos de alarma.

Primero: el mensaje se repite viralmente y machaconamente casi incluso con las mismas frases, palabra por palabra. Suele ser un lenguaje violento y obsceno: pseudociencia, engañifas, magufos, … nunca hay argumentos, nunca hay datos,.. Ese es el primer signo de alarma.

Segundo signo de alarma: nunca proponen una solución sencilla de la vida diaria, nunca solución es higiene, precaución, información. La solución es un gran contrato público, una

masiva compra de medicamentos o el sometimiento de toda la población ante la corrupción masiva.

Esos son los dos signos fundamentales de que una noticia sobre: tráfico, sobre meningitis, sobre sanidad,… es Astroturfing.

5º.- DEAD MONGERS, DESENTERRADORES DE MUERTOS

Quizás la parte más desagradable, los desenterradores de muertos

Si yo mañana me levanto a las 8 de la mañana y me acerco a la cama de mi hijo, de mi hija y me lo encuentro muerto,… entre que llamo a la policía, se levanta el cadáver, lo llevan, les pido la autopsia, aceptan la autopsia, pido el informe, me dan el informe, denuncio en público que alguien lo ha amordazado y le ha inyectado algo y lo han matado por la noche pueden pasar 3, 6 meses o un año. Es curioso que a veces parece que tenemos el informe de autopsia de algunos niños fallecidos, e incluso antes de que hayan fallecido. Ese es el Dead Mongers, el fabricante de muertos. Sabe dónde va a haber una situación de crisis, sabe que esa crisis va a terminar en un fallecimiento y va preparando con tiempo toda la documentación para hacerla pública y para echarle el muerto encima a: la falta de tratamiento, al inadecuado tratamiento, a la falta de recursos públicos, tales medicamentos o a las prácticas parasanitarias: pseudociencias, y todas esas brujerías que soléis usar, ese es el Dead Mongers, existe. Voy a poner una situación personal que a mí como enfermero se me ha intentado echar encima un muerto. Eso es algo que ocurre y forma parte de la industria farmacéutica.

6º.- SOCIEDADES INSTRUMENTALES

Todo esto que os contaba el video es verdad, pero esa colaboración público-privada, químico-farmacéutica, médico-clínica, se tiene que sustanciar en alguna estructura. Están las fundaciones de investigación, las sociedades científicas, que no son más que técnicas instrumentales que utilizan las empresas farmacéuticas y los sistemas de salud pública, para mover o poner en puesta de valor, que son mordidas, que no sólo justifican los viajes, no sólo el alojamiento, a veces el viaje es que el médico tenga un coche nuevo y eso se justifica como gastos de viaje. A veces el alojamiento de los congresos se justifica con el pago del alquiler. A veces los gastos de investigación clínica se justifican como la compra del ordenador para el chico. Lo único que hace falta una es una sociedad instrumental y una factura y eso de que se hacen público los datos, sí, en teoría debería ser así, pero al final nos encontramos con que no, al final los datos que se publican son las pequeñísimas mordidas que pagan las farmacéuticas a los residentes. Los adjuntos, los jefes del servicio, normalmente por la cláusula de protección de la intimidad, dicen que lo que no quieren que se publique no se publica y lo que nos encontramos que publican las farmacéuticas son esas pequeñas mordidas que afectan a los residente, las pequeñas personas que trabajan en la sanidad. Esto es así, estas sociedades instrumentales son las que facilitan esa investigación clínica tan necesaria y tan falsa. No nos podemos creer que una sociedad científica, en un hospital pequeño, haga 137 trabajos de investigación, es imposible, materialmente imposible, pero estas sociedades son las lo hacen posible.

Y ahora nos queda el último punto, la parte más peligrosa, la más desagradable de esta corrupción medico-farmacéutica, es el secuestro médico

7º EL SECUESTRO MÉDICO

Es la fusión entre la sanidad, (y que debería ser un concepto que englobase al paciente como consumidor) con la justicia, y obligar a determinados tratamientos de manera involuntaria. Donde más se está dando esto es en los niños y en los ancianos. Son los dos grupos de población más sensibles y más delicados y donde se están abusando más los secuestros médicos. El niño parece que tiene un tumor, necesita que le traten, los padres no están de acuerdo, no lo han visto claro, quieren una segunda opinión… El interés superior del menor, justifica cualquier acción en beneficio del menor, incluido aquello que va en contra del menor y de los padres. La doctrina de las Naciones Unidas es unívoca, el interés superior del menor no se puede utilizar en contra del criterio del niño y de los padres. El niño es quien decide cuál es su interés superior y en caso de que el niño no pueda decidir, son los padres quienes deben decidir el interés superior del niño, nunca la administración, sin embargo no se está aplicando, cada vez se va a dar más, cada vez se está hablando más de vacunación masiva. En psiquiatría no somos capaces, por ahora, de despegarnos de dosis, de tratamientos y tratamientos e internamientos involuntarios a través de procedimientos judiciales que no tienen ningún encaje procesal. Me gustaría algún día tener la oportunidad de contaros como hoy en día todo tratamiento e internamiento involuntarios se están haciendo en aplicación de una orden gubernativa de tratamientos e internamientos involuntarios psiquiátricos del año 1932, porque hoy en día no tenemos ninguna legislación ni sustantiva ni procesal que permita un procedimiento de internamiento involuntario, esta es la situación en la que estamos.

Con esto termino con las técnica de corrupción …..

PASAMOS AL VIDEO DE CASOS CONCRETOS

DEBATE I (preguntas):

DEBATE II (video y preguntas):

—————————–

Corrupción de la Medicina Basada en la Evidencia

Por el Dr. Jason Fung

medium.com

No es mala la idea en la que se basa la Medicina Basada en la Evidencia (MBE). Pero en la práctica, no lo es tanto. La percepción humana a menudo es defectuosa, por lo que la premisa de la MBE es estudiar aquellos tratamientos médicos en los que se han obtenido algunos éxitos.

Consideremos, por ejemplo, el procedimiento de angioplastia. Los médicos insertan un catéter en las vasos sanguíneos del corazón y utilizan un dispositivo similar a un globo para abrir la arteria y restablecer el flujo sanguíneo. En los ataques cardíacos agudos, los estudios confirman que este es un procedimiento efectivo. En las enfermedades cardíacas crónicas, el estudio COURAGE y, más recientemente, el estudio ORBITA, vinieron a mostrar que la angioplastia es en gran medida un procedimiento inútil. La MBE permitió distinguir el mejor uso de un procedimiento invasivo.

Entonces, ¿por qué destacados médicos han dicho que la MBE resulta en gran medida inútil? Las dos revistas de medicina más prestigiosas, The Lancet y The New England Journal of Medicine, así lo reconocen. Richard Horton, editor jefe de The Lancet dijo en el año 2015:

Los argumentos en contra de la Ciencia son sencillos: gran parte de la literatura científica, tal vez la mitad, es simplemente falsa”.

La Dra. Marcia Angell, ex editora jefe de NEJM escribió en el año 2009 que:

«Sencillamente, ya no es posible confiar en gran parte de la investigación clínica que se publica, o confiar en el juicio de médicos de confianza o en directrices médicas autorizadas. No me agrada esta conclusión, a la que llegué lenta y reticentemente durante mis dos décadas como editora».

Esto tiene enormes repercusiones. La medicina basada en la evidencia resulta inútil si la base de las evidencias es falsa o está viciada. Es como construir una casa de madera sabiendo que la madera está infestada de termitas. ¿Qué es lo que ha provocado esta lamentable situación? Bueno, el Dr. Relman otro ex editor en jefe del NEJM dijo esto en 2002:

«La profesión médica se ha visto acaparada por la industria farmacéutica, no sólo en términos de la práctica médica, sino también en términos de enseñanza e investigación. Las instituciones académicas de este país están permitiendo convertirse en agentes pagados de la industria farmacéutica. Creo que eso es vergonzoso»

Los responsables del sistema, los editores de las revistas médicas más importantes del mundo, se enteran poco a poco de que el trabajo de sus vidas se está desvirtuando lenta y constantemente. Los médicos y las universidades se han dejado sobornar.

Los ejemplos relacionados con la medicina son fáciles de encontrar. La investigación casi siempre está financiada por las compañías farmacéuticas. Pero los estudios realizados por la industria, es algo bien conocido, obtienen unos resultados positivos con mucha más frecuencia. Los ensayos realizados por la industria tienen un 70% más de probabilidades de mostrar un resultado positivo que los ensayos financiados por el gobierno. Piense en eso durante un segundo. Si la MBE dice que 2+2 = 5 es correcto el 70% de las veces, ¿confiaría usted en este tipo de «ciencia»?

Publicación Selectiva – Es probable que se eliminen los estudios que no muestran ningún beneficio para los medicamentos. Por ejemplo, en el caso de los antidepresivos, se publicaron 36/37 estudios favorables a los fármacos. Pero de los estudios no favorables a los fármacos, sólo se publicó un miserable 3/36. La publicación selectiva de resultados positivos (para la empresa farmacéutica) significa que una revisión de la literatura sugeriría que el 94% de los estudios favorecen el empleo de los fármacos, cuando en realidad sólo el 51% eran en realidad positivos. Suponga que usted sabe que su corredor de bolsa publica todas sus operaciones exitosas, pero elimina todas sus operaciones con pérdidas. ¿Le confiaría su dinero? Pero aún así, confiamos en la MBE con nuestras vidas, aunque esté sucediendo lo mismo.

Veamos el siguiente gráfico del número de ensayos completados versus los que se publicaron. En 2008, la empresa Sanofi realizó 92 estudios, pero sólo se publicaron 14 de ellos. ¿Quién decide qué se publica y cuál no? Correcto, Sanofi. ¿Cuáles cree que se publicarán? ¿Los que favorecen sus medicamentos, o los que prueban que sus medicamentos no funcionan? Correcto. Tenga en cuenta que esta es la única forma de proceder lógica para Sanofi o para cualquier otra empresa. Es una idiotez publicar datos que te perjudican. Es un suicidio financiero. Así que este tipo de comportamiento lógico ocurre ahora, y no se detendrá en el futuro. Pero sabiendo esto, ¿por qué seguimos creyendo en la medicina basada en la evidencia, cuando la base de la evidencia está completamente distorsionada? Un observador externo, sólo mirando todos los datos publicados, concluirá que los medicamentos son mucho, mucho más efectivos de lo que son en realidad. Sin embargo, si lo mencionas en los círculos académicos, la gente te tilda de charlatán, que no `cree en las evidencias’.

Manipulación de resultados – O considere el ejemplo del registro de resultados primarios. Antes del año 2000, las empresas que realizaban ensayos no necesitaban declarar qué evaluaban exactamente. Por lo tanto, miden muchas variables diferentes y simplemente averiguaron cuál se ajustaba mejor y luego declararon que el estudio fue un éxito. Es como tirar una moneda al aire, mirar cuál de las dos sale más y decir que estaban apoyando el lado ganador. Si se evalúan distintos parámetros, alguno de ellos tiene que dar resultados positivos.

En el año 2000, el gobierno tomó medidas para poner fin a estas artimañas. Exigían a las empresas que registraran con antelación lo que estaban evaluando. Antes de 2000, el 57% de los ensayos mostraban un resultado positivo. Después de 2000, un escaso 8% mostró buenos resultados. Más evidencias de que la base de las evidencias está completamente contaminada por los intereses comerciales, y los investigadores médicos se estaban enriqueciendo tácitamente permitiendo tal corrupción porque saben que no debes morder la mano que te alimenta.

Kline Nutrition, y gastos de viaje de Novartis; Dr. BucciRechwig, empleado a tiempo completo y teniendo una participación accionarial en Novartis; Dr. Cauley, recibiendo honorarios de consultoría de Novartis; Drs. Santora y de Papp, como empleados a tiempo completo de Merck y con participación accionarial en Merck; y el Dr. Bauer, que recibe honorarios de consultoría de Amgen y honorarios de conferencias de Merck.

Publicidad O este ejemplo de un artículo de revisión en la revista NEJM que decía que los índices de fractura provocados por los rentables medicamentos bifosfonatos eran «muy raros». No sólo las empresas farmacéuticas pagaron muchos honorarios de asesoría a los médicos, ¡tres de los autores de esta revisión eran empleados a tiempo completo! Permitir que un anuncio sea publicado como el mejor resultado científico es algo escandaloso. Los médicos, que confían en que la revista NEJM publique consejos imparciales y de calidad, no tienen idea de que este artículo de revisión es pura publicidad. Sin embargo, todavía consideramos que NEJM es la cúspide de la medicina basada en la evidencia. En cambio, como tristemente reconocen todos los editores de las revistas, se ha convertido en una publicación basada en un lucrativo negocio. Más dinero = mejores resultados.

Dinero de las reediciones – Las razones de este problema es obvio para todos: es muy rentable para las revistas obtener dinero de las grandes farmacéuticas. Las revistas quieren ser leídas. Así que todos tratan de obtener un Factor de Impacto (IF) alto. Para hacer esto, se necesita ser citado por otros autores. Y nada aumenta la audiencia como un éxito de taquilla fabricado por las grandes farmacéuticas. Tienen los contactos y la fuerza de ventas para hacer de cualquier estudio un hito. Un beneficio menos obvio son los gastos generados por la compra de artículos de las grandes farmacéuticas para su reimpresión. Si una empresa publica un artículo en NEJM, puede ordenar que se distribuyan varios cientos de miles de copias del artículo a médicos confiados de todo el mundo. Estos honorarios no son triviales. La editorial NEJM Massachusetts Medical Society obtiene el 23% de sus ingresos de las reimpresiones. The Lancet, el 41%. La Asociación Médica Americana, un repunte del 53%. No es de extrañar que estas revistas estén listas para traicionar a su lectores. Pagan. ¿Quién necesita ética periodística cuando hay un Mercedes en la entrada? Más pasta, nena, más pasta.

Editores deshonestos de revistasUn estudio reciente de Liu et al en BMJ arrojó más luz sobre el problema de las revistas deshonestas. Editores deshonestos de revistas. Los editores desempeñan un papel crucial en la definición del discurso científico al decidir qué artículos se publican. Ellos determinan quiénes son los revisores. Usando la base de datos de Open Payments, observaron cuánto dinero los editores de las revistas más influyentes del mundo estaban obteniendo de fuentes de la industria. Esto incluye los pagos de «investigación», que en gran medida no están regulados. Como se mencionó anteriormente, mucha `investigación’ consiste en ir a reuniones a lugares exóticos. Es curioso cuántas conferencias se celebran en hermosas ciudades europeas como Barcelona, y cuán pocas se celebran en la brutalmente fría ciudad de Quebec.

De todos los editores de revistas que pudieron ser evaluados, el 50.6% estaba en la lista. El pago promedio en 2014 fue de 27.564 dólares. Cada uno. Esto no incluye un promedio de 37.330 dólares otorgados para pagos de «investigación». Otras revistas particularmente deshonestas incluyen:

Esto es un poco espeluznante. Cada editor de Journal of the American College of Cardiology recibió, de promedio, 475.072 dólares personalmente y otros 119.407 dólares por «investigación». Con 35 editores, son unos 15 millones de dólares en sobornos a médicos. No es de extrañar que a JACC le gusten las medicinas y los dispositivos. Paga las cuentas de la escuela privada. Más dinero = publicaremos tus estudios deshonestos por ti. Más dinero, nena, más dinero.

Parcialidad en las publicaciones – La base de las evidencias de las que depende la MBE está completamente sesgada. Algunas personas piensan que estoy en contra de las empresas farmacéuticas, pero esto no es realmente cierto. Las grandes empresas farmacéuticas tienen el compromiso con sus accionistas de ganar dinero. No tienen ningún deber con los pacientes. Por otro lado, los médicos tienen un deber con los pacientes. Las universidades tienen el deber de permanecer imparciales.

Es el fracaso de los médicos y universidades para mantener sus codiciosas manos fuera de la influencia perniciosa del dinero de las grandes farmacéuticas, que es el problema. Si a las grandes farmacéuticas se les permite gastar mucho dinero para pagar a los médicos, universidades y profesores, entonces deberá maximizar las ganancias. Esa es su misión declarada. A los médicos les encanta culpar a las grandes empresas farmacéuticas porque les aleja la atención del problema real – a muchos médicos les basta con cualquiera que pague. La industria farmacéutica no es el problema. El problema es el soborno de los investigadores universitarios, un problema que se soluciona fácilmente si existe voluntad política.

Considere este estudio. Al analizar los estudios en el campo de las enfermedades neurodegenerativas, los investigadores analizaron todos los estudios que se iniciaron pero que nunca terminaron o nunca se publicaron. Aproximadamente el 28% de los estudios nunca llegaron a la meta. Eso es un problema. Si no se publican todos los estudios que no parecen prometedores para la utilización de los medicamentos sometidos a evaluación, entonces parece que los medicamentos son mucho más efectivos de lo que realmente son. Pero la ‘base de las evidencias’ publicadas apoyaría falsamente al medicamento. De hecho, los ensayos patrocinados por Pharmason son 5 veces más propensos a permanecer inéditos.

Imagine que participa en un concurso de lanzamiento de monedas. Supongamos que un jugador denominada la «Industria Farmacéutica» elige cara, y también es propietario de la moneda. Cada vez que la persona que lanza la moneda saca cruz, los resultados no valen. Cada vez que sale cara, cuenta. Esto sucede el 28% de las veces. Ahora, en vez de una división 50/50 de cara y cruz, es más bien una división 66/34 de cara y cruz. Así que el fanático de la «medicina basada en la evidencia» afirma que es mucho más probable que aparezcan caras que cruces, y critica a las personas que dicen que los resultados no son científicos.

La medicina basada en la evidencia depende enteramente de tener una base confiable de evidencias (estudios). Si la base de las evidencias está manipulada y financiada, entonces la MBE como una ciencia es completamente inútil. De hecho, los mismos editores cuyas carreras han dependido totalmente de la MBE ahora han descubierto que no tiene valor. ¿Fuma el CEO de Phillip Morris (fabricante de los cigarrillos Marlboro)? Eso le dice todo lo que necesita saber sobre los riesgos para la salud. ¿Los editores de NEJM y The Lancet ya no creen en la EBM? No, en absoluto. Así que nosotros tampoco deberíamos. No podemos creer en la medicina basada en la evidencia hasta que las evidencias hayan sido limpiadas de la influencia corruptora de los intereses comerciales.

Los conflictos de interés financieros (COI), también conocidos como regalos a los médicos, son una práctica bien conocida. Una encuesta nacional en New England Journal of Medicine en 2007 muestra que el 94% de los médicos tenían vínculos con la industria farmacéutica. Este tren sólo va en una dirección: de las grandes farmacéuticas a las carteras de los médicos. Seguro que las grandes farmacéuticas pueden simplemente pagar a los médicos directamente, y es lo que hace. No es de extrañar que los estudiantes de medicina con más contacto con representantes farmacéuticos desarrollen una actitud más positiva hacia ellos. Muchas escuelas de medicina limitan el contacto de los estudiantes de medicina en respuesta, pero se niegan a bajarse del tren por sí mismos. Hay una relación simple entre lo reconocido que sea un médico (más artículos publicados – casi siempre doctores y profesores universitarios) y cuánto dinero reciben de las grandes farmacéuticas. Más prominente = más dinero. Además, existe un «vínculo claro y fuerte» entre aceptar dinero de la industria y minimizar el riesgo de efectos secundarios de los medicamentos. ¿Qué, pensaste que la gente enseña en instituciones prestigiosas como universidades por el bien de la humanidad? Tal vez por eso fueron allí, pero no por eso se quedaron. Vinieron por la investigación científica. Se quedaron por el dinero.

Así que aquí está una lista retrospectiva de todos los problemas de la MBE:

– Publicación Selectiva

– Resultados amañados

– Anuncios publicitarios

– Reimpresión de artículos

– Sobornos a Editores de Revistas

– Sesgo de las publicaciones

– Conflictos de interés financieros

Cuando la base de las evidencias de la medicina está comprada y pagada, la gente puede morir. Así es como los médicos han provocado esta crisis de opioides que mata a miles de personas. Las compañías farmacéuticas quieren retribuir a los médicos, así como el narcotraficante quiere retribuir a jueces y policías. Los médicos, como seres humanos, deben protegerse contra esta tentación. Desafortunadamente, los médicos y las universidades han estado dispuestos a participar en este sucio juego por dinero. Tenemos que acabar con esto ahora. Acabar con la corrupción de las universidades. Detener el soborno de los médicos.

El Dr. Aseem Malhotra hablará sobre este mismo tema ante el Parlamento Europeo este jueves.

Dr. Jason Fung, nefrólogo. Interés especial en la reversión de la diabetes tipo 2 y el ayuno intermitente. Fundador del Programa de Gestión Dietética Intensiva.

———————————

La utilización de virus bacteriófagos en la lucha contra la infecciones

Por Mark Kaufman, 11 de marzo de 2018

mashable.com

Bacteriófagos atacando las bacterias Salmonella. Imagen: microbiologybytes

Después de que los médicos de Yale reemplazaran un vaso sanguíneo del corazón de un hombre de 76 años de edad, observaron una importante infección por bacterias en su tórax.

La solución más habitual es tratar de destruir las bacterias dañinas con antibióticos, pero comprobaron que los antibióticos no matarían a la bacteria, P. aeruginosa, que como ya viene ocurriendo con muchas bacterias en los últimos años, se ha vuelto resistentes a los antibióticos tradicionales.

Entonces, los médicos recurrieron a una solución experimental, que supone la utilización de unos virus conocidos como bacteriófagos que matan a las bacterias.

Al quedarse sin otras opciones, los médicos emplearon este tratamiento experimental, insertando cientos de miles de virus conocidos por combatir esta misma bacteria. El pasado jueves, Yale anunció que el tratamiento había funcionado y publicó el estudio en la revista Evolution, Medicine y Public Health.

Los bacteriófagos, comúnmente conocidos como fagos, se conocen desde hace más de un siglo. Pero después del descubrimiento de la penicilina y la popularización de los antibióticos que usamos hoy en día, los fagos cayeron en desgracia en su uso para combatir las mortales infecciones bacterianas.

Sin embargo, a medida que las bacterias se vuelven cada vez más resistentes a los antibióticos convencionales, los fagos, estructurales virales de aspecto extraño que pueden tener algo parecido a unas patas para anclarse en las bacterias, han vuelto a escena.

La resistencia a los antibióticos se está convirtiendo en un grave problema, de modo que los fagos pueden ser una buena alternativa”, dijo Ben Chan, investigador del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de Yale, que fue quien propuso la utilización de los fagos para tratar de acabar con la bacterias presentes en el corazón del paciente.

Dos de las principales causas de resistencia a los antibióticos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), son la excesiva prescripción de antibióticos y la presencia de antibióticos en los alimentos que consumimos, como la carne de vaca o de cerdo. Ambas proporcionan una mayor exposición de las bacterias a estos medicamentos y por tanto mayores oportunidades que presenten resistencia a los mismos.

Los fagos empleados en este tratamiento se obtuvieron en Dodge Pond, Niantic, Connecticut, aunque Chan tiene muestras de fagos de todo el mundo. Diferentes equipos de investigación recorren diferentes cursos de agua en busca de los microorganismos más dispares y se los envían a Chan.

Nunca se sabe lo que se puede encontrar, realmente”, dijo Chan.

Imagen: WIKIMEDIA COMONS

Después de exponer los fagos de Dodge Pond a la común P. aeruginosa en su laboratorio de Yale, Chan encontró una concordancia.

La FDA aún no ha aprobado los estudios clínicos para los tratamientos con fagos, por lo que después de que el paciente (que era médico) aceptase participar en el tratamiento, Yale obtuvo permiso de la Administración de Alimentos de Medicamentos para inyectar los virus en el corazón.

Estudios como este resaltan el potencial de los fagos. Se necesitan más estudios, pero sucesos como este son realmente poderosas”, dijo Timothy Lu, profesor asociado de Ingeniería Biológica del MIT, que no participó ni en el tratamiento ni en el estudio, en una entrevista.

Los fagos pueden llegar a ser una importante solución frente a la resistencia bacteriana: en noviembre de 2016, una superbacteria resultó ser resistente a 26 antibióticos distintos, y acabó con la vida de una mujer de Nevada.

Pero una importante limitación es que los fagos se dirigen específicamente a ciertas bacterias, mientras que los antibióticos convencionales se pueden usar para combatir una gran variedad de infecciones bacterianas.

La mayoría de los antibióticos son de un amplio espectro, así que los médicos están acostumbrados a dispensar antibióticos sin saber qué bacterias están presentes”, explicó Lu.

Pero los fagos son diferentes. Es importante conocer las bacterias que están causando la infección”.

Esto requiere que hay que encontrar formas de diagnosticar más rápidamente las bacterias en cuestión, ya que las infecciones bacterianas se deben combatir con rapidez.

Los científicos y las Agencias de Regulación tienen un largo y tedioso camino de experimentación antes de que estos virus pueden utilizarse de manera regular para controlar las infecciones, no solamente en tratamientos experimentales como el de Yale.

Pero a medida que la comunidad científica se moviliza para luchar contra la creciente amenaza a la resistencia a los antibióticos, los médicos están mostrando una mayor curiosidad hacia la búsqueda de fagos que puedan matar a las bacterias. Entonces llaman al Chan de Yale, que tiene una amplia biblioteca de microorganismos aniquiladores de bacterias.

Recibo llamadas, correos electrónicos y mensajes de texto con bastante frecuencia”, dijo.

—————————————–

 

¿Qué está causando la pérdida de memoria? No se trata únicamente de Alzheimer (y III)

Una guía honesta para pacientes con demencia

Por el Dr. Gary G. Kohls, 8 de febrero de 2018

globalresearch.ca

Parte I, Parte II

La medicina institucionalizada ha llegado a ser una grave amenaza para la salud. El impacto del control profesional sobre la medicina, que inhabilita a la gente, ha alcanzado las proporciones de una epidemia. Iatrogénesis, el nombre de esta nueva plaga, viene de iatros, el término griego para «médico», y de genesis, que significa «origen». La discusión de la enfermedad del progreso médico ha cobrado importancia en las conferencias médicas, los investigadores se concentran en los poderes enfermantes de la diagnosis y la terapia, y los informes sobre el paradójico daño causado por curas contra enfermedad ocupan cada vez mayor espacio en los prontuarios médicos”. Némesis médica, Iván Illich.

Daños en las mitocondrias inducidos por fármacos y vacunas

A diferencia de los raros trastornos mitocondriales “primarios” o congénitos, como la distrofia muscular, los trastornos mitocondriales “adquiridos” a menudo son causados por medicamentos y/o vacunas que se prescriben comúnmente. En general, estos trastornos no están bien comprendidos y, por lo tanto, son difíciles de diagnosticar por los profesionales de la salud. Además, naturalmente, los trastornos iatrogénicos rara vez son producidos por el mismo médico que provocó tal trastorno.

Cuando estudiaba en la Facultad de Medicina, incluso mis profesores sabían de los efectos letales que los medicamentos y las vacunas podrían provocar en las mitocondrias, incluso a las células cerebrales normales. En aquella época no había tantos medicamentos o vacunas tóxicos (aunque muchas de ellas contenían mercurio). Recuerdo que la función, la fisiología y la microanatomía de las mitocondrias no se conocían bien en aquellos años, aunque nuestros profesores si intentaron enseñarnos algo sobre el incomprensible y pronto olvidado ciclo de Krebs.


La investigación sobre las mitocondrias, especialmente en las últimas décadas, ha demostrado la relación causa-efecto entre diversos medicamentos y vacunas que se recetan comúnmente y los trastornos mitocondriales. Estas evidencias parecen haber sido astutamente encubiertas por los grupos farmacéuticos con fines lucrativos (que controlan lo que se enseña en las Facultades de Medicina, lo que se publica en sus revistas médicas o lo que se presenta en los cursos de formación continua). La Industria Farmacéutica parece también tener control sobre lo que se discute en los medios convencionales de comunicación, especialmente lo que ofrecen a sus lectores los periodistas que tratan los temas de “salud y ciencia”, sin discernir que no saben mucho de medicina básica, neurociencia, neuroquímica o micronutrición.

Los poderes involucrados en las cuestiones de salud nos están educando en un cierto sentido, debido a las serias consecuencias económicas que podrían tener si se permitiera a la prensa publicar informaciones negativas (como ésta que está leyendo). Las partes interesadas que sólo buscan ganancias, las Industrias Farmacéutica y Médica, las cuales se benefician de la creciente administración de medicamentos y vacunas neurotóxicos, mostrarían su disgusto de divulgarse esas informaciones. Debo decir que el encubrimiento de la Industria Farmacéutica de las conexiones entre sus medicamentos y los trastornos inducidos por ellos es algo poco ético, y en opinión de algunos, una actitud criminal.

Una guía honesta para pacientes con demencia (de Harvard)

Me sorprendió gratamente encontrar recientemente una guía razonablemente honesta para pacientes con demencia en un sitio web de la Universidad de Harvard. Estas sugerencias, contrariamente a la gran mayoría de los productos de la Industria Farmacéutica, son compatibles con el juramento hipocrático. (Se puede acceder a la guía completa aquí).

La información que aparece en el sito web de Harvard habla de que hay más de 50 condiciones que podrían causar o imitar los síntomas de demencia. En otras palabras, hay más de 50 afecciones que podrían diagnosticarse erróneamente como demencia provocada por el Alzheimer. No me habían dicho nada sobre tal posibilidad cuando estudiaba en la Facultad de Medicina, y dudo que muchos de mis colegas lo supieran. Y además, ¿qué médico de nuestro entorno clínico, con un exceso de ocupaciones y tareas, incluso de ser consciente de ello, tiene tiempo para descartar por completo las 5o condiciones cuando se enfrenta a un paciente con pérdida de memoria? ¡Es más sencillo denominar a todos los casos como demencia producida por el Alzheimer! Y nadie cuestiona un diagnóstico tan autoritario, a pesar de que la única forma definitiva de confirmar el diagnóstico es mediante una autopsia.

A menudo les digo a mis pacientes y personas que asisten a mis seminarios: “Sólo se tardan 2 minutos en escribir una receta, pero lleva 20 minutos no escribirla”. Y en la cultura clínica actual con fines lucrativos, el tiempo es dinero y pocos médicos tienen el “lujo” de pasar el tiempo necesario con sus pacientes. (En defensa de los médicos que conozco, no están contentos con esa situación, pero no saben qué hacer al respecto).

Es bastante tentador usar esa etiqueta tan popularizada, pero bastante confusa, del Alzheimer en lugar de hablarnos de la posibilidad de una demencia provocada por medicamentos o vacunas. Pero lo que es más importante es que muchas de esas 50 condiciones son prevenibles o reversibles, lo cual será terapéutico si se identifican las afecciones antes de que ocurra más daño cerebral por neurotoxicidad inducida por medicamentos o por los tóxicos ambientales.

La guía de Harvard dice que:

Los medicamentos son culpables comunes de declive mental. Con el envejecimientos, el hígado se vuelve menos eficiente para metabolizar medicamentos, y los riñones los eliminan más lentamente. Como resultado, los medicamentos tienden a acumularse en el cuerpo. Las personas mayores con problemas de salud, y quienes toman varios medicamentos, son especialmente vulnerables”.

La guía continúa con una lista de posibles tipos de medicamentos recetados que cuentan por cientos:

La lista de medicamentos que pueden causar síntomas similares a la demencia es muy larga. En la lista se incluyen antidepresivos, antihistamínicos, medicamentos contra el Parkinson, medicamentos contra la ansiedad, medicamentos cardiovasculares, anticonvulsivos, corticosteroides, narcóticos, sedantes”.

La guía de Harvard continúa enfatizando que la enfermedad de Alzheimer sólo puede diagnosticarse con precisión tras un examen post-mortem. La guía dice que:

La enfermedad de Alzheimer se distingue de otras demencias en la autopsia por la presencia de placas beta-amiloides fuera de las células cerebrales (neuronas) y por ovillos fibrilares dentro de las neuronas (lo que cual indica muerte celular). Aunque estas lesiones pueden estar presentes en cualquier cerebro que envejece, en las personas con Alzheimer estas lesiones tienden a ser mucho más numerosas y se acumulan en áreas del cerebro involucradas en el aprendizaje y la memoria”.

La teoría principal es que el daño al cerebro es el resultado de la inflamación y otros cambios biológicos que causan la pérdida sináptica y el mal funcionamiento, interrumpiendo la comunicación entre las células del cerebro. Finalmente, las células del cerebro mueren, causando pérdida de tejido, restos y cicatrices celulares. En las exploraciones mediante imágenes, la contracción del cerebro generalmente se nota primero en el hipocampo, que desempeña un papel fundamental en la memoria”.

Pero incluso la guía de Harvard omite inexplicablemente una mención a las toxinas mitocondriales que son las estatinas (medicamentos para reducir el colesterol, como Lipitor de Pfizer), metformina, Depakote, anestésicos generales, antibióticos fluoroquinolónicos, medicamentos psicotrópicos fluorados (como muchos de los ISRS y los llamados antipsicóticos). [Para una información más detallada, véase Los medicamentos inducen daños en las mitocondrias).

Las Grandes Corporaciones Alimentarias y las Grandes Empresas de fabricación de Vacunas son culpables de causar traumas químicos cerebrales

Hay más toxinas para las mitocondrias en nuestro medio ambiente: esta información debe ser entendida, ya que un producto sólo quizás no presente  mucho riesgo, pero en combinación con otras toxinas tiene un efecto aditivo, si no sinérgico (multiplicador) de efectos adversos.

Por ejemplo, el edulcorante artificial NutraSweet (aspartamo) se encuentra en cientos de productos alimenticios y refrescos dietéticos que se venden en tiendas de alimentos no ecológicos. Cada molécula de esta sustancia química artificial, cuando alcanza los 30º C (temperatura corporal de 37ºC), libera una molécula de ácido aspártico, que es una excitotoxina, una molécula precursora de adrenalina fenilalanina y una molécula de metanol (alcohol de madera), que es una toxina celular. El metanol se metaboliza rápidamente en un conocido carcinógeno de Clase A y en formaldehído, un tóxico mitocondrial, (utilizado para embalsamar). Otro metabolito tóxico del aspartamo es la dicetopiperazina (DKP), que al ser “nitrosada” en el intestino produce un compuesto similar a la N-nitrosourea, una potente sustancia que provoca tumores cerebrales.

La molécula de sacarosa triclorada que se vende como otro edulcorante artificial se llama Splenda (sucralosa). Esta sustancia química sintética se ha comercializado como un insecticida en China y se encuentra en muchos productos alimenticios. Pude acabar con una colonia de hormigas de mi jardín rociando un poco de Splenda en el suelo. Hasta entonces no sabía cómo deshacerme de las hormigas, hasta que descubrí Splenda.

Se trata sólo de un pequeño número de productos químicos sintéticos que son capaces de producir daño en las mitocondrias de las células cerebrales, daño que puede causar pérdida de memoria, confusión y disfunción cognitiva, todos ellos síntomas tempranos de demencia.

En resumen, puede considerarse algo trágico, pero demasiado común, que las demencias inducidas por fármacos, reversibles y evitables, se diagnostiquen erróneamente como enfermedad de Alzheimer de “etiología desconocida” y luego se traten con costosos medicamentos, que apenas hacen nada, y cuya toxicidad mitocondrial se ignora.

(A la Industria Farmacéutica, debe tenerse en cuenta, no se le requiere por parte de las Agencias que aprueban los medicamentos pruebas de toxicidad mitocondrial, exhibiendo de nuevo un total desprecio por el Principio de Precaución, tanto por parte de la Industria como por las Agencias de Regulación, como la FDA y los CDC).

Hay mucho más en la literatura básica de neurociencia que ha sido redactada por científicos no comprados y que no tienen conflictos de interés con las industrias Farmacéutica y Médica, que ofrecen pruebas de las conexiones mencionadas anteriormente. Los autores de estos artículos de investigación y clínicos, han planteado las preguntas y han publicado las pruebas, algo que los pacientes, familiares y su médicos necesitan conocer desesperadamente. Tristemente, estos autores a menudo aparecen en la lista negra de las revistas médicas o científicas más importantes, que reciben dinero a través de la publicidad de la Industria Farmacéutica o cuyos revisores han sido cooptados con dinero o influencia de la Industria Farmacéutica.

No espere que la Industria Farmacéutica responda, admita o se disculpe por sus comportamientos poco éticos ( a veces criminales). Por el contrario, espere más negativas, despidos, distracciones o intentos de desacreditar las evidencias científicas imparciales que exponen los subterfugios a fin de mantener sus grandes ganancias, tanto por parte de la Industria Farmacéutica como la Médica.

Aquí los resúmenes de sólo dos de los muchos artículos publicados en revistas médicas revisadas por pares que se han publicado en varias revistas científicas que respaldan la tesis de este artículo.

El Dr. Gary G. Kohls practicó durante los últimos diez años de su carrera como médico los cuidados holísticos en el tratamiento de la salud mental. Es también un defensor de la paz y la justicia. Publica semanalmente artículos en Duluth Reader’s Duty, una revista alternativa que se publica en Duluth, Estados Unidos.

———————————–

¿Qué está causando la pérdida de memoria? No se trata únicamente de Alzheimer (II)

Por el Dr. Gary G. Kohls, 8 de febrero de 2018

globalresearch.ca

Parte I

La medicina institucionalizada ha llegado a ser una grave amenaza para la salud. El impacto del control profesional sobre la medicina, que inhabilita a la gente, ha alcanzado las proporciones de una epidemia. Iatrogénesis, el nombre de esta nueva plaga, viene de iatros, el término griego para «médico», y de genesis, que significa «origen». La discusión de la enfermedad del progreso médico ha cobrado importancia en las conferencias médicas, los investigadores se concentran en los poderes enfermantes de la diagnosis y la terapia, y los informes sobre el paradójico daño causado por curas contra enfermedad ocupan cada vez mayor espacio en los prontuarios médicos”. Némesis médica, Iván Illich.

El comienzo: la historia de Alois Alzheimer

En 191o, el psiquiatra alemán Alois Alzheimer publicó el caso clínico de una paciente con demencia y “mentalmente enferma” que presentaba unas características peculiares al realizar la autopsia de su tejido cerebral. En el estudio, incluyó dibujos de lo que había visto. Los dos hallazgos, 1) los ovillos neurofribilares y 2) las “placas seniles”, se convirtieron en los signos fundamentales del trastorno que pronto recibió su nombre. Esos peculiares descubrimientos son a nivel microscópico y, por lo tanto, sólo son visibles mediante autopsia. Por lo tanto, no se puede realizar un diagnóstico certero mientras el paciente se encuentre vivo. Consulte la información de Harvard sobre el diagnóstico diferencial de la enfermedad de Alzheimer. El primer y único paciente con demencia causada por la enfermedad de Alzheimer al que se le realizó una autopsia también mostró una pérdida de ⅓ de las neuronas de su corteza cerebral.

¿Es la llamada epidemia de Alzheimer (de “etiología desconocida”) una epidemia iatrogénica inducida por medicamentos y vacunas que la profesión médica y las grandes Empresas Farmacéuticas están tratando desesperadamente de encubrir?

La respuesta probable a esta pregunta es sí, y se podría decir lo mismo sobre otras epidemias gemelas, como son los trastornos del espectro autista y trastornos autoinmunes crónicos entre niños totalmente vacunados en el Primer Mundo.

En sincronía con las aceleradas agendas de vacunación de las últimas décadas, que los observadores de las grandes Industrias Farmacéuticas, de la Industria Médica y las Corporaciones denominaron “Primer Mundo”, observadores cuidadosos, no cegados y sin conflictos de interés, están presenciando y documentando las siguientes realidades inconvenientes:

1) Se está produciendo un aumento en el número de vacunas para niños y adultos que tienen ingredientes neurotóxicos inyectados por vía intramuscular y que destruyen la barrera hematoencefálica, tales como el aluminio, el formaldehído, el glutamato y virus vivos;

2) El uso generalizado y crónico de medicamentos psicotrópicos se sabe que causan daño cerebral, destrucción de la barrera hematoencefálica, presentan toxicidad para los mitocondrias y demencia;

3) El uso generalizado de estatinas que disminuyen el colesterol (que provoca la disminución de sustancias esenciales, que también proporcionan energía, como la sustancia CoQ10), también se sabe se provocan pérdida de memoria, depresión y toxicidad mitocondrial;

4) La ingestión de sustancias neurotóxicas, como el fluoruro y el plomo, que contaminan los suministros municipales de agua potable.

5) La ingestión generalizada de una gran variedad de alimentos tóxicos y poco nutritivos que la Industria Alimentaria ha puesto en nuestra dieta, como colorantes, NutraSweet, Splenda, aceites que contienen grasas trans y margarinas, glutamato monosódico y otros productos químicos tóxicos que se encuentran virtualmente en todos los alimentos no ecológicos; y

6) Etc, etc, etc.

No es coincidencia que también se haya producido paralelamente un aumento de los siguientes trastornos: la alarmante y creciente incidencia de enfermedades crónicas, trastornos autoinmunes en la infancia y trastornos del espectro autista (ver esto), y un aumento alarmante en el diagnóstico de enfermedades mentales y demencias de etiología supuestamente “desconocida”.

Pero se echa la culpa de ambos tipos de trastornos, de manera conveniente y falsa, a la “genética” por aquellos que al menos son parcialmente responsables. Y debe señalarse que hay evidencias sólidas para afirmar que la causa sea genética.

Los trastornos que no se han confirmado en pruebas de laboratorio son trastornos tales como el trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH), desorden del espectro autista (TEA), Asperger, trastornos del aprendizaje, desorden obsesivo-compulsivo (TOC), trastorno bipolar, síndrome de la Guerra del Golfo, “enfermedades mentales de etiología desconocida”, etc. Estos diagnósticos, supuestamente de “etiología desconocida”, son en realidad realidades multifactoriales, que a través de inteligentes esfuerzos de mercadotecnia y la estudiada ignorancia de sus causas reales, están siendo tratados ciegamente con sustancias químicas que alteran el cerebro y que no tienen ninguna posibilidad de curar nada, incluida la llamada enfermedad de Alzheimer.

Es importante preguntar y exigir una respuesta honesta a esta importante pregunta: “¿Podría haber alguna conexión entre la excesiva prescripción cada vez más común de medicamentos inmunotóxicos, neurotóxicos, tóxicos para las mitocondrias, tóxicos para las barrera hematoencefálica, sintéticos y las agendas de sobrevacunación bendecidas por los organismos de salud y medicamentos antipsicóticos (AAP), que tan a menudo se emplean para los trastornos que supuestamente “no tienen causa conocida”? Cualquier estudiante de primaria respondería a ese pregunta poniendo los ojos en blanco y diciendo: ¡por supuesto!

La epidemia estadounidense de «desórdenes de origen desconocido» económicamente incapacitantes (de hecho, la bancarrota) ¿podría ser reconocida como una epidemia de supuestos «desórdenes de origen desconocido», tener unas causas reconocibles y por lo tanto ser curables y, lo que es más importante, prevenibles, en lugar de ser «manejados» crónicamente con medicamentos recetados a unos precios inaccesibles, que tendrían que ser evaluados, renovados, o continuar con visitas mensuales a los consultorios médicos durante el resto de su vidas?

Son preguntas muy importantes, especialmente en el caso de las epidemias de enfermedades crónicas en los Estados Unidos. Hay muchas organizaciones de defensa del paciente que están siendo financiadas por grandes corporaciones con fines lucrativos, que no donan dinero por la bondad de su corazones de hojalata. Tales Asociaciones de Pacientes respaldadas por la Industria Farmacéutica hacen todo lo posible por ocultar este apoyo financiero, que reciben de fundaciones, dulces protectores y otros inversores.

Muchas Asociaciones de Pacientes tienen motivaciones ocultas, aunque muchas de ellas tienen un carácter altruista que apenas sobreviven de unas pocas y modestas donaciones. Estas asociaciones están tratando de hacer lo correcto y no aceptan dinero de las grandes corporaciones, que están a la caza del dinero. Asociaciones como la Asociación de Pacientes de Alzheimer, NAMI, MakeitOK y la Asociación Estadounidense de la Enfermedad de Parkinson, están recibiendo mucho dinero de las Grandes Empresas y de algunas fundaciones de Grandes Negocios bastante nefastas. Los dirigentes de tales Asociaciones de Pacientes actúan como si ignorasen (o ignoraran deliberadamente) el hecho de que muchos de los medicamentos recetados, especialmente los psicotrópicos, provocan dependencia. Y una potencial causa de daño cerebral irreversible.

El uso durante un largo período de tiempo de medicamentos psicoactivos neurotóxicos fácilmente podría perjudicar los síntomas de trastornos neurológicos ( y por lo tanto psicológicos) debido al daño causado a las células cerebrales, algo que puede suceder si se lesionan o se eliminar una gran cantidad de mitocondrias de las células cerebrales (Nota: Vea la información sobre los medicamentos y las mitocondrias).

Uno de los grandes problemas de la cultura, los medios e Industria médicas controladas por las empresas estadounidenses, es que las grandes empresas farmacéuticas, que se dedican a desarrollar, comercializar y beneficiarse de sus medicamentos y vacunas, tienen un especial interés en difundir que no se conocen las causas y no hay medios de cura para aquellos trastornos para los cuales tienen productos a la venta.

Todos hemos escuchado alguna vez una estratagema muy común y que genera mucha desinformación, que no ha sido comprobada y que es muy simplista: según nos dicen, aquellos que quieren vendernos un medicamento o vacuna, “el problema es de origen genético”, lo que implica que el trastorno no es prevenible ni curable. Esto quiere decir que la actual epidemia de trastornos iatrogénicos, como la epidemia de opiáceos (iatrogénica= causado por un médico, un tratamiento o por un medicamento recetado), no es responsabilidad de los medicamentos o vacunas tóxicas fabricadas por la Industria Farmacéutica o la Industria Médica. Y los infelices de nosotros, tanto los tragamedicamentos como los que los prescriben, para nuestra vergüenza, con demasiada frecuencia no cuestionamos esta mentira tan descarada.

Debiera ser una preocupación para todos los que conocen o tratan a pacientes con demencia o con Parkinson, que las Asociaciones de Pacientes más poderosas y con mayores cantidades de dinero y de personal, conocidas por ser una fachada de las grandes Empresas Farmacéuticas, que se benefician de cualquier medicamento virtualmente inútil ( y que no cura) para la demencia, como Aricept de Pfizer, Exelon de Novartis, Namenda de Eli Lilly y Razadyne de Jansen.


Curiosamente, Pfizer anunció el mes pasado que estaba desistiendo en sus intentos de buscar y probar nuevos medicamentos contra la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson. Han cerrado ambas secciones de investigación de estas dos enfermedades. Pfizer observó que estaba desperdiciando grandes cantidades de dinero en lo que ahora reconocen como una búsqueda inútil de nuevos medicamentos. Dichas búsquedas todavía son perseguidas por muchas empresas farmacéuticas, de momento. Las acciones de Pfizer cayeron un 4% al hacer dicho anuncio.

Pero tanto el Alzheimer como el Parkinson son trastornos neurodegenerativos cuyas principales características son daño cerebral permanente en ciertas áreas del cerebro. Sabiendo que ambas enfermedades están causadas por daños cerebrales permanentes e irreversibles, la forma en que cualquier inversor pueda pensar que un producto químico o vacuna pueda ser eficaz como tratamiento o cura, es algo que me supera.

Sin embargo, sabiendo cuán astutas son estas grandes Empresas Farmacéuticas, sospecho que Pfizer, en el caso de su fármaco Aricept, aún gana mucho dinero con su venta. No debería sorprender a nadie que los médicos que lo prescriben sean engañados por la pseudociencia corporativa y la publicidad fraudulenta de la Industria Farmacéutica, como también lo son nuestros pacientes, ya sean por los anuncios comerciales en la televisión, revistas, periódicos o atendiendo a esos hombres y mujeres atractivos que nos traen bolígrafos, pizzas y hojas para anotaciones.

Hace unos días, la BBC informaba de que en la actualidad se están realizando más de 100 ensayos clínicos con medicamentos para el Alzheimer en todo el mundo, pero que “más del 99% de los ensayos de medicamentos para el Alzheimer han fallado en los últimos 15 años”. Así que mientras espera una cura, no aguante la respiración. Pfizer, probablemente haya hecho un movimiento inteligente. Quizás pronto otras empresas farmacéuticas le sigan el ejemplo.

y Parte III

———————————————–

¿Qué está causando la pérdida de memoria? No se trata únicamente de Alzheimer (I)

Por el Dr. Gary G. Kohls, 8 de febrero de 2018

globalresearch.ca

La medicina institucionalizada ha llegado a ser una grave amenaza para la salud. El impacto del control profesional sobre la medicina, que inhabilita a la gente, ha alcanzado las proporciones de una epidemia. Iatrogénesis, el nombre de esta nueva plaga, viene de iatros, el término griego para «médico», y de genesis, que significa «origen». La discusión de la enfermedad del progreso médico ha cobrado importancia en las conferencias médicas, los investigadores se concentran en los poderes enfermantes de la diagnosis y la terapia, y los informes sobre el paradójico daño causado por curas contra enfermedad ocupan cada vez mayor espacio en los prontuarios médicos”. Némesis médica, Iván Illich.

Más de 50 afecciones distintas pueden causar o imitar los síntomas de la demencia”, pero “ la enfermedad de Alzheimer sólo se puede distinguir de otras demencias realizando una autopsia”. De una publicación sobre salud de la Universidad de Harvard titulada “¿Qué está causando la pérdida de memoria? No se trata únicamente de Alzheimer”.

Ahora se sabe que los medicamentos producen daño mitocondrial, lo que puede explicar sus efectos adversos. Se ha documentado que todas las clases de medicamentos psicotrópicos dañan las mitocondrias, del mismo modo que los medicamentos con estatinas, analgésicos como el paracetamol y otros muchos”. Doctores Neustadt y Pieczenik, autores de “Daño y enfermedad mitocondrial inducida por medicamentos”.

Estamos viendo el inicio de la mayor tragedia médica que la humanidad haya presenciado. Nunca antes en la historia del establishment médico se ha provocado

de manera intencionada tal deficiencia nutricional potencialmente mortal para millones de personas sanas, simplemente sentándose con arrogancia e irresponsabilidad para ver qué es lo que pasa. No puedo evitar el considerar con tristeza y desprecio lo que es hoy y lo que fue en otros tiempos esta gran profesión”. Dr. Peter Langsjoen, cardiólogo, comentando los efectos adversos de las estatinas que muy a menudo causan graves daños difíciles de detectar en las mitocondrias del músculo cardíaco, el sistema nervioso central y otros tejidos corporales. El Dr. Langsjoen ha dicho que ha observado cada semana en su práctica clínica varios casos de insuficiencia cardíaca congestiva inducida por las estatinas.

También se observa que los casos de formas puras de la enfermedad de Alzheimer, en ausencia de otras enfermedades cerebrales coexistentes, como infartos o lesiones relacionadas con la enfermedad de Parkinson, son relativamente poco frecuentes”. Doctor Daniel Perl, Escuela de Medicina del Monte Sinaí (2010).

Establecer la toxicidad para las mitocondrias no es algo que sea evaluado por la FDA para obtener la aprobación de los medicamentos, por lo que no existe forma de saber qué agentes son realmente tóxicos”. Dra. Katherine Sims, Mass General Hospital: http://www.mitoaction.org

La Industria Farmacéutica se dedica a seducir de forma deliberada a la profesión médica, en todos los países, en todo el mundo. Se gasta una fortuna en influir, contratar y comprar dictámenes científicos hasta el punto de que dentro de unos años, si la Industria Farmacéutica continúa en el camino actual, será difícil encontrar una opinión médica no comprada”. John Le Carré, autor de “El jardinero fiel”, que se ocupaba de la corrupción en la Industria Farmacéutica.

A lo largo del siglo XX, la Industria Farmacéutica ha sido diseñada por los inversores, cuyo objetivo es el de reemplazar los remedios naturales efectivos pero no patentables por medicamentos farmacéuticos que en gran parte son ineficaces pero patentables y muy rentables. La naturaleza misma de la Industria Farmacéutica es la de hacer dinero con las enfermedades actuales. Del mismo modo que otras industrias, la Industria Farmacéutica trata de expandir su mercado, es decir, mantener las enfermedades actuales y encontrar nuevas enfermedades para sus medicamentos. La prevención y cura de enfermedades daña el negocio farmacéutico y la erradicación de enfermedades comunes amenaza su propia existencia”. Dr. Matthias Rath, en Revista de la Asociación Médica Americana, 15 de abril de 1988.

Por lo tanto, la Industria Farmacéutica lucha a toda costa contra la erradicación de cualquier enfermedad. La Industria Farmacéutica en sí es el principal obstáculo: las enfermedades más comunes hoy en día se siguen extendiendo aún más, incluidos los ataques cardíacos, los derrames cerebrales, el cáncer, la presión arterial alta, la diabetes, la osteoporosis y muchas otras. Los medicamentos farmacéuticos no están destinados a la cura de enfermedades. De acuerdo con las aseguradoras de salud, actualmente se comercializan y prescriben más de 24.000 medicamentos sin ningún valor terapéutico comprobado. De acuerdo con las asociaciones médicas, los conocidos y peligrosos efectos secundarios de los medicamentos se han convertido en la cuarta causa de muerte después de los ataques cardíacos, el cáncer y accidentes cardiovasculares”. Dr. Rath (1998).

La investigación de la Industria Médica generalmente es un fraude, sí, una mentira. Los CDC saben perfectamente que las vacunas causan autismo, pero está a partir un piñón con la Industria Farmacéutica. La Ley de Cuidados de Salud Asequibles fue diseñada para obligar a las personas a comprar seguros privados, lo que obliga a utilizar los ingresos discrecionales para pagar unas primas abusivas y no tengan dinero para utilizar formas holísticas de curación”. En GreenMed Info.

Las publicaciones médicas se han convertido en operaciones de lavado de imagen de la Industria Farmacéutica”. Richard Horton, editor de The Lancet (marzo de 2004).

Por lo menos el 50% de los artículos publicados en esta revista tan prestigiosa no sólo son malos, sino francamente deshonestos”. Dra. Marcia Angel, coeditora de New Ingland Journal of Medicine durante unos 20 años antes de ser despedida porque cuestionó la influencia adversa de la Industria Farmacéutica en las políticas editoriales de NEJM.

Es difícil lograr que un hombre entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda”. Upton Sinclair, autor antifascista y antiimperialista estadounidense de principios del siglo XX.

Ningún fabricante de vacunas será responsable… de las lesiones o muertes relacionadas con una vacuna”. Presidente Ronald Reagan al firmar el Acta Nacional de Lesiones por Vacunación Infantil (NCVIA) en 1986, eximiendo a las Empresas Farmacéuticas de toda responsabilidad médica y legal cuando se producen muertes o los niños quedan incapacitados por las lesiones provocadas por las vacunas.

*********

En las últimas décadas se han llevado a cabo una serie de campañas bien financiadas, a veces promovidas por personas bien intencionadas, para sensibilizar a la gente sobre la difícil situación de los pacientes con pérdida de memoria a corto plazo, relacionada con la edad, pero que no se trata de demencia. De manera sospechosa, la mayoría de estas campañas provienen de organizaciones de defensa del paciente, como la Asociación de Enfermos de Alzheimer, que provocan confusión entre la gente al hacerla creer que todos los pacientes con perdida de memoria o demencia tienen la enfermedad de Alzheimer.

No es tan curioso que muchas, tal vez todas, de estas campañas hayan sido financiadas, generalmente en secreto, por las mismas Empresas Farmacéuticas que se beneficiarán promoviendo la venta de los llamados medicamentos para el Alzheimer (¡o incluso vacunas!). Tales “campañas educativas” de relaciones públicas que parten de las empresas, son cada vez más un procedimiento estándar para promocionar los medicamentos de la Industria Farmacéutica, incluso antes de que sean aprobados por la FDA. En otras palabras, muchas Asociaciones de Pacientes se convierten en una fachada de la Industria Farmacéutica, aunque muchos de los voluntarios que participan lo hacen con buena intención y desconocen estos entresijos. Se puede hacer mucho en estas asociaciones proIndustria si se está atento y se descubren los motivos últimos: la promoción de un fármaco.

La Industria Farmacéutica ha descubierto que la promoción, la desestigmatización y la demanda de terapias con medicamentos para las llamadas “enfermedades mentales” son excelentes herramientas para comercializar sus medicamentos, que promociona como “de etiología desconocida” o “heredada” y, por lo tanto, inevitable, incurable, pero manejable con una ligera ingesta de cócteles de dos o más medicamentos que nunca se han probado en el laboratorio, y mucho menos en situaciones clínicas (Véase esto).

Hace un año, los grupos de apoyo del Azheimer, particularmente la Asociación de Enfermos de Alzheimer de los Estados Unidos que está patrocinada por la Industria Farmacéutica, patrocinaron un documental que presentaba la demencia del cantante country Glen Campbell. Campbell ha sido diagnosticado con la enfermedad de Alzheimer a pesar del hecho, bien documentado, de que Campbell era famoso por el abuso de drogas dañinas para el cerebro, que inducen demencia, tales como la cocaína y el alcohol. De modo que quizás su demencia haya estado provocada por el consumo de drogas neurotóxicas, agravándose posiblemente por el consumo de medicamentos psicotrópicos que también alteran el cerebro de manera simultánea. Artistas populares como Campbell, que con frecuencia realizan circuitos de conciertos agotadores tanto mental como físicamente, son conocidos por usar drogas ilícitas y otras legales, que cuando se usan simultáneamente tienen efectos adversos en el cuerpo y en el cerebro.

La experiencia de otra víctima de demencia temprana, que también consumía drogas ilícitas, Robin Williams, es similar a la de Campbell: ambos consumían grandes cantidades de sustancias psicotrópicas que tenían efectos adversos en sus cerebros, hígados y psiques. Williams había sido diagnosticado recientemente de enfermedad de Parkinson y demencia con cuerpos de Lewy (¡ambos de etiología desconocida!). Su desesperado acto de suicidio se produjo en un contexto en el que se le habían recetado medicamentos psiquiátricos en la instalaciones Hazelden de Minnesota. Es conocido es tales medicamentos provocan pensamientos suicidas.

En las últimas décadas, se ha producido un aumento dramático de una prescripción excesiva de medicamentos que alteran el cerebro, tanto en adultos como en niños. También se ha producido un aumento significativo de la vacunación, sobrevacunación, de niños y bebés principalmente, pero también en adultos.

Y no por causalidad, durante este mismo período, han aparecido decenas de millones de nuevas víctimas de la demencia (¡de etiología desconocida!) y decenas de millones de trastornos autoinmunes que antes no se oía hablar de ellos, trastornos del espectro autista y otras enfermedades crónicas entre las poblaciones excesivamente medicadas y sobrevacunadas. La ingesta crónica de medicamentos que alteran el cerebro y la administración simultánea y regular de vacunas neurotóxicas tiene consecuencias nefastas. La afirmaciones de inocencia de la Industria Farmacéutica frente a estas epidemias son mentiras descaradas. Las disculpas están a la orden del día.

¿Iatrogenocidio?

La flagrante promoción de trastornos iatrogénicos prevenibles en gran medida, llena las arcas de la Industria Farmacéutica y la Industria Médica, especialmente si los Medios Corporativos (la supuesta ecuanimidad del Cuarto Poder) contribuye al desastre al evitar conscientemente un diálogo abierto con los Medios Corporativos. Lo contrario de lo que debería ser un debate honesto, abierto y democrático.

Trágicamente, los responsables de los Medios controlados por las Empresas parecen no tener interés en alterar la tranquilidad de su status quo invitando a los denunciantes a su programas de entrevistas. ¿Qué está pasando? Sospecho que probablemente haya demasiado alegría, demasiado comadreo e inversiones cruzadas (además de aceptar la publicidad, algo que intimida y silencia) entre las muchas entidades corporativas que han invertido mucho y deben mantener un sólido status quo.

Parte II

————————————–

 

La Industria Farmacéutica y la contaminación de las aguas con residuos de antibióticos y otros medicamentos

Por The Bureau of Investigate Journalism, 24 de enero de 2018

thebureauinvestigates.com

Muchos de los principales fabricantes de medicamentos del mundo pueden estar derramando antibióticos de sus fábricas al medio ambiente, según un nuevo informe de un grupo de vigilancia de la industria farmacéutica. Esto supone un peligro, ya que pueden surgir más bacterias resistentes a los antibióticos.

En el informe se examinaron grandes empresas de la Industria farmacéutica como GSK, Novartis y Roche, así como empresas que fabrican medicamentos genéricos sin marca.

Ninguna de las 18 empresas analizadas habría revelado la cantidad de antibióticos que vierten al medio ambiente, según el informe independiente del organismo sin fines de lucro, la Fundación Acceso a la Medicina. Sólo ocho dijeron que ponían límites a la cantidad que podían verter a las aguas residuales.

Sólo una de ellas reveló el nombre de sus proveedores, una medida que se considera importante y supone un paso hacia la responsabilidad de las empresas en sus prácticas ambientales.

Comentando el informe, el Dr. Mark Holmes, científico veterinario de la Universidad de Cambridge, dijo:

«La resistencia a los antibióticos es compleja, pero si queremos afrontar este reto, cada sector debe aportar su granito de arena. La industria farmacéutica ha sido un actor clave en la mejora de la salud pública, pero el no abordar los impactos ambientales de la contaminación con antibióticos podría anular gran parte de su buen trabajo «.

Changing Markets, una ONG que ha realizado campañas sobre el tema de los residuos farmacéuticos, añadió:

«Las empresas farmacéuticas tienen una clara responsabilidad para abordar la contaminación en sus cadenas de suministro, entre otras cosas debido a los considerables impactos en la salud humana asociados con los residuos no tratados de la fabricación de productos farmacéuticos, que son los más importantes en la aparición de bacterias resistentes a los medicamentos. A partir de nuestra propia investigación en la India y China, donde se fabrican la mayoría de los medicamentos genéricos del mundo, sabemos que se trata de un problema constante y que se están realizando muy pocos progresos sobre el terreno».

Como también destaca el informe, hay una falta de transparencia sobre las cadenas de suministro farmacéuticas, lo que significa que no sabemos prácticamente nada sobre dónde se fabrican nuestros medicamentos. Esto es un escándalo y las compañías farmacéuticas se enfrentarán a crecientes peticiones para que hagan algo al respecto «.

Según un informe mundial publicado en 2016 por el ex ministro de Finanzas Lord Jim O’ Neill, los residuos de antibióticos de la industria farmacéutica que se filtran al medio ambiente son un factor de resistencia a los antimicrobianos, o RAM. Esto se debe a que los residuos de antibióticos en el medio ambiente exponen a las bacterias a niveles de medicamentos que fomentan la aparición de resistencia. Las’ superbacterias’ que se forman como resultado pueden extenderse por todo el mundo. Para abordar el problema, Lord O’ Neill pidió a los reguladores que establecieran normas mínimas en torno a la evacuación de residuos y que los fabricantes impulsaran normas más estrictas en sus cadenas de suministro.

La RAM ha sido descrita como uno de los mayores problemas de salud a los que se enfrenta el mundo. Sin antibióticos eficaces, las infecciones se vuelven más difíciles de tratar y los procedimientos médicos comunes, como los reemplazos articulares, las secciones C y la atención de quimioterapia contra el cáncer -que dependen de los medicamentos para acabar con las infecciones- podrían suponer un elevado riesgo.

El año pasado, el Bureau of Investigative Journalism informó sobre un estudio que revelaba niveles «excesivamente altos» de medicamentos antimicrobianos -así como también superbacterias- en las aguas residuales de un importante centro de producción de medicamentos en la ciudad india de Hyderabad. Las cantidades encontradas fueron lo suficientemente altas como para tratar a los pacientes, dijeron los científicos. Esto se debió a un informe anterior de la Oficina de Bacterias Resistentes sobre la presencia de estas bacterias en las aguas residuales de una fábrica que suministra antibióticos al Instituto Nacional de Salud (NHS).

El cuadro muestra qué empresas farmacéuticas cuentan con una estrategia para minimizar el impacto ambiental de los vertidos de antibióticos procedentes de la fabricación; si auditan sus propias plantas, a los terceros proveedores o plantas de tratamiento de residuos externas que utilizan para eliminar sus residuos; y si establecen límites para la cantidad de vertidos de antibióticos que se liberan en las aguas residuales (ya sea en sus propias plantas o a través de proveedores externos y plantas de tratamiento de residuos externas). Muestra que sólo ocho empresas han establecido límites para la eliminación de antibióticos, y en la mayoría de los casos estos límites no se aplican en toda su cadena de suministro.
Informe de referencia sobre resistencia a los antimicrobianos 2018 de la Fundación Acceso a los Medicamentos

El informe Antimicrobial Resistant Benchmark 2018 – publicado hoy en la conferencia del Foro Económico Mundial en DAVOS – evaluó la respuesta de la industria farmacéutica a la amenaza de la RAM.

No encontró ninguno que revelara sus niveles reales de vertido -información que los autores consideraron «valiosa y vital», ya que podría permitir a los gobiernos e investigadores comprender la relación entre vertido y desarrollo de superbacterias.

Tres empresas de medicamentos genéricos – Cipla, Lupin y Sun Pharma – no mostraron que dispusieran de una estrategia para minimizar el impacto de su fabricación de antibióticos en el medio ambiente, según el informe, aunque Cipla prometió desarrollar uno este año.

Preocupan especialmente las empresas externas que trabajan para las principales compañías farmacéuticas. Además de las terceras empresas que fabrican y suministran a la mayoría de las compañías farmacéuticas los componentes clave de los antibióticos, conocidos como ingredientes farmacéuticos activos (API), también son motivo de preocupación las plantas de tratamiento de residuos, que muchas empresas farmacéuticas utilizan para procesar sus vertidos de la fabricación de antibióticos. Algunas empresas tienen tratamiento de aguas residuales in situ.

Sólo ocho empresas establecen límites de vertidos para los residuos de antibióticos, y para la mitad de las empresas estos límites sólo se aplican a sus propios emplazamientos y no también a sus proveedores. Sólo dos empresas – GSK y Novartis – exigen que sus plantas externas de tratamiento de residuos respeten sus límites. Sanofi y Roche, por ejemplo, no controlan el vertido realizado por sus plantas externas de tratamiento de residuos, señala el informe.

La Compañía de Medicamentos es la única que estaba dispuesta a identificar a sus terceros fabricantes, una medida que, según el informe, permitiría a los gobiernos e investigadores evaluar el impacto de los fabricantes individuales en la resistencia a los antibióticos. El informe señala que las empresas farmacéuticas que venden antibióticos «pueden ejercer una influencia considerable en la gestión del riesgo ambiental de sus proveedores».

Los grandes empresas farmacéticas evaluadas fueron GSK, Johnson and Johnson, Merck & Co, Novartis, Pfizer, Roche, Sanofi, Shinogi. Las compañías genéricas fueron Aspen, Aurobindo, Cipla, Dr. Reddy’ s, Fresenius Kabi, Lupin, Macleods, Mylan, Sun Pharma y Teva.

Access to Medicine es una ONG con domicilio en Ámsterdam que recibe financiación del Gobierno del Reino Unido, la Fundación Bill & Melinda Gates y el Ministerio de Asuntos Exteriores de los Países Bajos.

—————————————————–

Las grandes entidades científicas dependen económicamente de la Industria Farmacéutica

Este artículo forma parte de una investigación en marcha de Civio sobre la relación entre farmacéuticas, médicos, asociaciones y entidades públicas.

Investigación y datos: Eva Belmonte ; Investigación y datos: María Álvarez del Vayo ; Datos: David Cabo ; Datos: Javier de Vega ; Datos: Miguel Ángel Gavilanes ; Gráficos: Raúl Díaz Poblete

civio.es

En 2016, los médicos españoles recibieron 181 millones de euros de la industria farmacéutica en entradas a congresos, viajes y honorarios. La gran mayoría de sus destinatarios prefirió ocultar su nombre. Quienes no pueden hacerlo son las entidades jurídicas: la protección de datos de carácter personal no va con ellas. Sociedades médicas, universidades y hospitales públicos… aparecen en las listas de transferencias de valor realizadas por las compañías en 2016. Y suman, como mínimo, 124,7 millones de euros.

Las farmacéuticas realizaron donaciones de más de 31 millones a entidades jurídicas, patrocinaron eventos por valor de más de 80 millones y pagaron honorarios que superaron los 11. Pero, entre todas esas cantidades globales, no todas reciben lo mismo. La lista, realizada por Civio tras cruzar, limpiar y analizar los datos que publican, por separado, 151 empresas farmacéuticas, va desde los casi cuatro millones que transfirieron a la Sociedad Española de Reumatología a los 41 euros para el Hospital 9 de octubre de Valencia.

Transferencias de la industria a entidades jurídicas durante 2016

Haga clic en la imagen para acceder a la página original y poder consultar la lista de entidades que han recibido transferencias de la Industria Farmacéutica y las cantidades aportadas por ésta.

Entre las diez entidades que más transferencias recibieron el año pasado encontramos siete sociedades médicas, una academia y dos hospitales, el Clínic y el Vall d’Hebrón, de Barcelona. Universidades y hospitales públicos suman casi 23 millones de euros.

¿Qué son las sociedades médicas?

Asociaciones compuestas por profesionales médicos y del ámbito de la salud, normalmente clasificadas por especialidad médica y, en ocasiones, por zona geográfica.

La Sociedad Española de Reumatología es la que, según las cifras de los laboratorios, recibe más dinero. Al menos un 60% de sus ingresos -y los de su Fundación de Reumatología- proviene de las farmacéuticas. No es la única de las grandes entidades que depende, económicamente, de la industria. De entre las que publican sus cuentas -que no son todas-, las principales receptoras tienen una fuerte dependencia: reciben de ellas más de la mitad de sus ingresos.

Es el caso de la Sociedad Española de Cardiología (3,7 millones, sumando donaciones, patrocinios y honorarios que ha conseguido localizar Civio). Según su Informe de Transparencia de 2016, la Sociedad ingresó 12,5 millones de euros, de los cuales un 51,7% están clasificados bajo el concepto “Farmacéutica”. El día 7 de octubre, su director, Manuel Anguita, acudió a la presentación de un medicamento producido por Novartis indicado para la insuficiencia cardica. La fundación de la Sociedad Española de Cardiología recibió de esta farmacéutica más de 600.000 euros a lo largo del 2016.

Otra de las sociedades que sí publica sus cuentas -y en la que, por tanto, podemos evaluar su nivel de dependencia- es la Sociedad Española de Oncología. En su caso, este vínculo es muy fuerte: de los más de 3 millones que ingresa la sociedad y su fundación, un 83,4% proviene de la industria farmacéutica, según su informe de transparencia del 2016. Civio ha conseguido conocer de dónde viene más de un millón y medio de esos ingresos. La farmacéutica Lilly, por ejemplo, ha declarado transferencias de valor a esta sociedad por más de 200.000 euros.

Especialidades

De hecho, los pagos que se destinan a estas sociedades específicas coincide con el peso de las cantidades invertidas en las especialidades médicas de las que forman parte. La oncología, por ejemplo, es la tercera especialidad más patrocinada (9,4 millones) por detrás de la medicina general (40,5 millones) y la investigación biomédica y sanitaria (13,7 millones). Todo esto sin contar el dinero destinado a estas mismas especialidades en concepto de I+D que, por indicaciones del Código de Buenas Prácticas de Farmaindustria, se publican en una sección a parte y que alcanzan los 209 millones de euros.

Les siguen las especialidades de cardiología (casi 6 millones) y neumología (5,5 millones). Las sociedades médicas dedicadas a estas especialidades -la Sociedad Española de Cardiología y la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica-se encuentran, de la misma forma, entre las principales receptoras.

Por farmacéuticas, Janssen es la que más invierte en sociedades médicas, fundaciones, universidades, hospitales y otras entidades del sector: 10,5 millones de euros solo en el 2016. Les siguen GlaxoSmithKline (GSK) y Novartis, ambas con 8,8 millones de euros. Podemos conocer los destinatarios de estas inversiones solo porque se trata de entidades jurídicas: en ese caso, el código de Farmaindustria obliga a identificar a cuáles se destinan las transferencias de valor. Esto, sin embargo, no ocurre con los pagos que realiza la mayoría de las farmacéuticas a médicos de forma individualizada. La mayor parte de esas cantidades sigue oculta. Al menos, hasta 2018.

Metodología

Para llegar a estas conclusiones hemos descargado los ficheros de las 151 farmacéuticas referidos a 2016, pero solo hemos tratado los datos de personas jurídicas, nunca los de profesionales sanitarios, que están afectados por protección de datos. En algunos casos, conseguimos los datos haciendo escraping o utilizando conversores. En otros, los datos tuvimos que extraerlos a mano por la mala calidad de los documentos.

Hemos intentado limpiar y consolidar todo lo posible los datos de forma automática y manual. Además, hemos prestado especial atención a hospitales y universidades, y las hemos clasificado como públicas o privadas. También hemos agrupado distintas organizaciones que dependen de un mismo ente (como la Fundación Casa del Corazón y la Asociación Española del Corazón) para poder ver los datos en su totalidad.

Los datos contienen numerosos errores en aspectos como la localización de los centros o asociaciones, por ejemplo. Hemos solucionado muchos en la limpieza, pero ese tipo de datos puede contener algún error (p.e. dónde está un hospital). Si encuentras alguno, avísanos.

Además, hemos agrupado los datos por especialidad médica. Nos hemos servido del índice de especialidades y hemos añadido algunas más como “atención primaria”, “transplantes” o “psicología”. Las que no encajan en ninguna de estas especialidades las hemos clasificado bajo “General”.

Continuar leyendo…