Entries from enero 2014 ↓

Inundaciones en Indonesia: morir pobre para ser el sustento de los ricos

Por Andre Vltchek, 25 de enero de 2014

Dissident Voice

Inundaciones-Indonesia-EFE_NACIMA20140119_0001_6

¡Y aquí estamos de nuevo! Es enero de 2014, pero todo lo sentimos como si fuera el año anterior, o mucho antes… quizás como hace 10 años. Yakarta se encuentra inundada, con las personas tratando de salir adelante, pero las casas resultan dañadas; algunos hombres, mujeres y niños han muerto, muchos otros están enfermos de fiebres tifoideas y diarrea.

Como decidí acudir a las zonas inundadas, un amigo médico de Yogyakarta me dijo: “Por favor, ten cuidado en Yakarta, hay leptospirosis, fiebres tifoideas y otras enfermedades infecciosas…”

Decenas de personas han muerto ya en la capital, o al menos eso es lo que se informaba en un medio de comunicación local. Como siempre, nunca sabremos el número real de fallecimientos. Como siempre, son muchos más de los que dicen.

Este año hay mucho más puestos de socorro (posko) en Yakarta que en 2013, Un posko es básicamente un espacio que se habilita durante los desastres naturales para proporcionar ayuda, distribuir agua y alimentos o para proporcionar refugio. En el barrio de Kampung Melayu hay docenas de estos puestos, incluso las brutales fuerzas especiales, los Koppasus, están gestionando uno; la policía también tiene otro. Una ONG musulmana también lo ha colocado. Cada puesto de socorro tiene un lopotipo que lo identifica. Pero en el interior no hay nada; policías y soldados juegan, comen o duermen. En el interior del refugio sólo hay unas pocas mujeres y un par de niños. Las lanchas de goma son infladas y desinfladas, mientras que otras embarcaciones están apoyadas contra la pared. Grúas, ambulancias, barcos, todos ellos inoperantes.

El barrio de Kampung Malayu totalmente inundado

El barrio de Kampung Malayu totalmente inundado

Las inundaciones de este año son peores que las del año pasado”, explica un oficial de policía llamado Nurasid. Dice que la hija de un jefe de barrio estuvo dentro de su vivienda durante 6 días sin poder salir: “El agua ha alcanzado los dos metros de altura, que lo medí dentro de nuestra casa. No tengo ni idea de por qué ha ocurrido esto”. Buena observación, porque la Administración se había comprometido a reducir los niveles de tráfico y tomar medidas para prevenir las inundaciones en la capital.

A pocos minutos en coche, se observa a decenas de personas viviendo debajo de un paso elevado, a la intemperie, rodeados de sus pertenencias, con sus hijos, e incluso con sus animales domésticos. Una de las personas desplazadas, el Sr. Ilyas, recuerda: “Fuimos a la mezquita de Tahiriyah, pero estaban desbordados. No pudimos entrar en ninguna otra mezquita, porque nos dijeron que si entrábamos sería considerada impura, sucia. No tenemos ni idea por qué nos tratan así. Doscientas personas estamos viviendo bajo este puente. Cerca hay una cocina de la policía, pero sólo cocinan para ellas, no para nosotros”.

El río se ha desbordado y las casas que se encuentran a lo largo de la orilla están aisladas por el agua. Desde los locales que no están inundados la gente mira al resto, a aquellos que no son tan afortunados.

La curiosidad en Indonesia forma parte de su ser, y tras cada desgracia o desastre acuden multitudes de personas a observar. Son gente que no intentan ayudar, ni siquiera facilitar un mínimo de alivio, ni siquiera por parte del Gobierno. Ya ocurrió el año pasado: a la gente se le proporcionó algo de ayuda, pero es esporádica, sin coordinación e insuficiente.

El agua entra en las casas y produce daños, la gente muere. Miles de personas pierden sus viviendas, o resultan con graves daños. Los capitalistas de Indonesia tampoco aportan ayuda. Sólo se rescata a la empresas, las únicas que son consideradas, porque son las que enriquecen a unos pocos.

Con Yakarta inundada, el resto de Indonesia tampoco escapa a los destrozos producidos por el agua: al menos 22 pueblos de Java Central están inundados, y los deslizamientos de tierra mataron a varias personas en Malang, Java Oriental. 19 personas murieron como consecuencia de las inundaciones y corrimientos de tierra en los alrededores de Manado, en la isla de Sulawesi. Hace varios años la ONU calificó a Indonesia como “la nación de la tierra más propensa a desastres”.

Es cierto que el país se encuentra en el llamado “anillo de fuego”. Es cierto que se suceden terremotos con bastante frecuencia, que se producen tsunamis o incluso amenazas de los volcanes cercanos. Algunas catástrofes no se pueden predecir ni prevenir. Pero la mayoría de las muertes se deben a desastres no naturales, provocados por este extraño fundamentalismo del mercado. Indonesia está dirigida por matones, una camarilla sin entrañas, unos ladrones, que sobreviven como especie desde el golpe de Estado de 1965, patrocinado por Estados Unidos, durante el cual muchos ciudadanos indonesios fueron asesinados, encarcelados o tuvieron que exiliarse.

El país se mantiene en una situación de estancamiento, donde se mezclan la violencia de los últimos tiempos del feudalismo, el capitalismo más reciente, con un fundamentalismo religioso (no sólo islámico, sino cristiano e incluso hindú), desinformación y unos niveles paupérrimos en educación.

Las infraestructuras están en situación de colapso. Todo en manos de una casta corrupta, que ve las obras públicas, la mejora del transporte público, construcción de escuelas o hospitales como algo frívolo. Ni se toman medidas para prevenir las consecuencias de los tsunamis, ni se realiza un sistema de drenaje, ni se gestionan los residuos o se mejora la red de agua potable.

La gente viviendo bajo un paso elevado

La gente viviendo bajo un paso elevado

El Régimen instaurado en el país se basa esencialmente en la obtención de la mayor cantidad de ganancias posible, saqueando todo lo que está por encima y debajo de la tierra, tirando algo a la cara de los pobres, que son la mayoría. Un miembro de la Academia de Ciencias de Indonesia me dijo hace unos años que Yakarta y las principales ciudades de Indonesia tienen peor red de distribución de agua potable que las ciudades de la India o de Bangladesh. La gestión de residuos se considera algo innecesario. Y así, los ríos y canales de todas las ciudades importantes están atestados de basura.

El sistema de drenaje es antiguo e inadecuado, se remonta a la época holandesa, cuando Yakarta y Batavia eran unas pequeñas ciudades de unos pocos cientos de miles de personas, no el monstruo de doce millones de habitantes de ahora. Apenas hay zonas verdes, ya que todos los parques han sido tragados por el desarrollismo. En las montañas, la erosión del suelo, la tala indiscriminada, la minería y el llamado progreso, están causando su destrucción. En la época de lluvias el agua baja por las laderas de manera impredecible e incontrolable.

Como consecuencia se producen enormes inundaciones y otras catástrofes naturales. Sin embargo, los responsables de este desastre se esconden en barrios de lujo y en zonas relativamente seguras. Los pobres no tienen protección, y corren el peligro de quedar sepultados por la tierra o por el agua. Todo es así de simple y brutal.

Un hombre de negocios que actualmente vive en el extranjero me dijo: “En Yakarta nunca se va a establecer un sistema de transporte público que funcione, se prima al coche. Y esto no parece importarles nada, a pesar de la terrible contaminación y los embotellamientos constantes”. Lo mismo pude decirse de la Industria de la Construcción. Como me explico la Sra. Sofya, una víctima de las inundaciones de este año, que perdió su casa situada en el norte de Yakarta: “¿Por qué deberían las empresas de preocuparse por lo que tiene que hacer el Estado. Una vez terminan el trabajo que les pidieron se van. Si no hay sistemas de drenaje y las inundaciones se suceden año tras año, con la destrucción de miles de viviendas… esto es bueno, muy bueno para los negocios. Esto significa enormes beneficios para los que reparan y reconstruyen las viviendas”.

El Profesor Muin, del prestigioso Instituto de Tecnología de Bandung (ITB) no tiene duda dónde reside el problema: “No es culpa del océano, cuyo nivel es el de siempre. El problema está en los ríos y canales de Yakarta que no pueden hacer frente a tal cantidad de agua. Antes de la temporada de lluvias, el Gobierno debiera realizar una simulación hidrodinámica, y ver qué equipos se necesitan y qué tipo de drenaje habría que realizar”.

Pero el Gobierno no hace nada de esto, y cada año se producen las inundaciones, las personas pierden sus casas, y aquellos obtienen grandes ganancias. Y las religiones, de alguna manera, promueven esto, que los ricos sigan siendo ricos, que nada cambie. Y el próximo año el país se verá de nuevo sorprendido por las devastadoras inundaciones.

André Vltchek es novelista, cineasta y periodista investigador. Ha cubierto varias guerras y conflictos en varios países. Su Point of No Return se ha reeditado recientemente. Oceanía es un libro sobre el Imperialismo Occidental en el Pacífico Sur. También ha escrito un polémico libro sobre la era post-Suharto y el fundamentalismo de mercado: Indonesia: The Archipelago of Fear. También ha rodado documentales sobre Rwanda y el Congo. Ha vivido varios años en América Latina y en Oceanía; Vltchek reside actualmente en Asia Oriental y en África. Puede visitar su sitio web.

Procedencia: http://dissidentvoice.org/2014/01/dying-poor-to-enrich-the-rich/

Nuevas denuncias de crímenes de guerra de Estados Unidos en Faluya, Irak

Por Felicity Arbunthnot, 24 de enero de 2014

Dissident Voice

fallujah-november

El Cuerpo de Marines de los Estados Unidos… sus ritos sagrados, su inquebrantable código de honor…”

– Thomas E. Ricks, Making the Corps, 1997.

Mientras continúa la muerte y destrucción que Estados Unidos ha desatado en Iraq, sacrificando la vida de un número creciente de iraquíes, este mes se celebra el 23º aniversario del ataque de 1991 de Estados Unidos contra Irak, y unas pocas semanas después del aniversario del ataque del 11 de septiembre y la posterior invasión ilegal de 2003, nuevas denuncias de atrocidades han salido a la luz.

Faluya, nuevamente atacada por Estados Unidos y la milicia del tirano iraquí Nuri al Maliki, armada por las armas suministradas por Estados Unidos, a los que también espera “proveer con misiles Hellfire… así como diez aviones no tripulados Scan Eagle y cuarenta y ocho drones Raven (The Guardian, 7 de enero de 2014)”, ahora los crímenes de guerra no denunciados con anterioridad cometidos en el ataque a la ciudad en 2004 han sido revelados.

Los estadounidenses registraron “casa por casa, habitación por habitación” perpetrando destrucción y muerte en una antigua ciudad que se mostraba orgullosa por sus mezquitas.

Un corresponsal escribió:

No ha habido ataque parecido desde la invasión nazi y la ocupación de buena parte de Europa, y los bombardeos de Varsovia en septiembre de 1939 y el bombardeo de Rotterdam en mayo de 1940, como el ataque estadounidense a Faluya.

La batalla de Faluya fue arrolladora: la superioridad militar y técnica sobra la resistencia iraquí era parecida o incluso mayor que la superioridad en la guerra contra los indios norteamericanos durante las décadas de 1870 y 1880”.

El 70% de las casas y tiendas fueron destruidas, y lo que quedó en pie apenas una ruina. Un médico iraquí, Ali Fadhil, describió la ciudad como “completamente devastada, con la destrucción extendiéndose por todas partes. Parecía una ciudad fantasma. Faluya era con anterioridad una ciudad moderna; ahora no quedaba nada de aquello. El centro de la ciudad eran todo escombros, sin ningún edificio que se mantuviera erguido”. (1).

Nicholas J. Davies, autor de Sangre en nuestras manos: invasión estadounidense y la destrucción de Irak ha dicho:

El Comité de Compensación de Faluya informó en marzo de 2005 que el asalto destruyó 36.000 viviendas, 9.000 tiendas, 65 mezquitas, 60 escuelas, dos estaciones de ferrocarril, uno de los dos puentes, dos centrales eléctricas, tres plantas de tratamiento de aguas y todo los sistemas de saneamiento y telefonía de la ciudad”.

Un sargento de la Marina de Estados Unidos dijo a Channel 4 News: “ Vamos a dar rienda suelta a todas las atrocidades del Infierno, a todas ellas… Ni siquiera saben lo que les espera. ¡El Infierno se acerca! Si allí viven civiles se encuentran en el lugar equivocado en el momento equivocado” (8 de noviembre de 2004).

¡Bienvenidos a la liberación y Democracia Made in USA!

Los horrores de 1991, de 2003 y años posteriores, seguirán recordándose durante las próximas décadas. Como las invasiones de los mongoles, las atrocidades de los ejércitos estadounidenses y británicos resonarán en nuestros oídos, revelándose las mentiras, la sangre vertida, las masacres y la brutalidad.

Los responsables de estos crímenes contra la humanidad aparecen en la televisión y dan entrevistas, publican artículos, y hablan de sus sacrificios y del trauma en el que se encuentran por la destrucción de Faluya y la carnicería realizada al por mayor. “La mayoría de los soldados veteranos están decepcionados con las luchas y sacrificios que hicieron… Al parecer han sido en vano”. Peter Manor, un oficial estadounidense retirado, que sirvió en Irak como Comandante de Brigada y a las órdenes de David Petraeus, ha dicho:

Vemos imágenes de soldados de Al Qaeda en las ciudades que fueron conquistados en base a enormes sacrificios de los soldados estadounidenses que lucharon en Irak. Este es un comentario muchas veces repetido. Los iraquíes no podían enterrar ni al marido, ni a la esposa, ni a los hijos, inmovilizados como estaban por el fuego estadounidense, incapaces de acudir siquiera a la mezquita, no pudiendo llorar su despedida, viéndoles como se pudrían en las calles, incapaces de recoger sus restos.

No fue una guerra, fue una masacre.

Todavía en el año 2010, los soldados estadounidenses seguían asesinando a los habitantes de Faluya, entre los que se encontraban un anciano de 85 años de edad y siete jóvenes”.

Ese mismo mes se presentó un Informe en la Sección 15ª del Consejo de Derechos Humanos de la Naciones Unidas en Ginebra con el nombre: Testimonios de los Crímenes contra la Humanidad cometidos en Faluya – Hacia un Juicio Penal Internacional”.

El documento suplica a las Naciones Unidas que se respete la memoria de las víctimas y se investiguen los crímenes y violaciones, así como el daño infligido en Irak, que sitúa al país en cabeza de muertes día tras día, con personas que tienen que desplazarse, con una corrupción que no cesa, abusos, violaciones y secuestros, en contra de los nobles objetivos y aspiraciones de la Organización.

El silencio que se ha producido tras su presentación es ensordecedor.

Los últimos crímenes cometidos en Faluya los hemos conocido este mes, cuando se han publicado 41 fotografías que muestran a los Infantes de la Marina de Estados Unidos vertiendo gasolina sobre los cuerpos de los iraquíes y prendiéndoles fuego: restos carbonizados, cuerpos ardiendo, los Infantes mofándose… haciéndose fotografías de recuerdo.

El Comando Central de Estados Unidos ha dicho que las fotografías no habían llamado su atención con anterioridad. Cualquier día pueden aparecer de nuevo atrocidades parecidas.

El Coronel Steve Warren, Director de Prensa del Departamento o de Defensa, dijo que las fotos parecían mostrar a soldados estadounidense violando el Código de Justicia Militar… en un delito de manipulación indebida de los cadáveres”.

Tal vez los Marines no sean conscientes de ello. En julio de 2001, varios Marines destinados en Afganistán aparecieron en varias fotografías orinando encima de los cadáveres de los combatientes. No hay un Estatuto que regule este tipo de actuaciones. Quizás los responsables puedan ser enjuiciados y encarcelados, pero en la letanía de horrores en Irak, pocos han respondido de sus actos.

El Artículo 16, párrafo 2º del Convenio de Ginebra:

Si la situación militar lo permite, cada parte en conflicto facilitará la adopción de medidas para proteger a los caídos de un trato vejatorio”.

El Artículo 34 (1) de Protocolo adicional I de 1977, establece:

Los restos de las personas fallecidas a consecuencia de la ocupación o que se encuentren en prisión… serán respetados”.

La Corte Penal Internacional especifica:

El relación con los crímenes de guerra cometidos contra la dignidad personal, la Corte Penal Internacional especifica que el Artículo 8 (2) (b) (xxi) y (c) (ii),, tal y como se recogía ya en 1998, también es aplicable a las personas muertas”. (2)

El horror por las atrocidades cometidas durante aquella invasión ilegal y la posterior ocupación de Irak parece diluirse entre los responsables de esos crímenes contra la Humanidad. El ex sargento Nick Popaditch dijo:

Hay muchas personas que recibieron un tiro sin más, no estando presos, Sólo puedo estar orgulloso de haberme puesto en pie y luchar por cosas como la libertad y los derechos humanos.. y contento de que mis país las asumiera”. (The Guardian, 8 de enero de 2014).

El Coronel Warren también parece sufrir delirios, negando los hechos:

Las acciones que aparecen en estas fotos no son representativas de los servicios honorables y profesionales de los dos millones y medio de miembros del servicio que fueron a la guerra de Irak y Afganistán en la última década”.

El General Antonio Taguba, quien publicó un Informe sobre las torturas cometidas por los estadounidenses en la prisión de Abu Ghraib, sólo seis meses antes de que estas atrocidades fueran cometidas en Faluya, describió la actitud de las tropas estadounidenses: “Los torturados sólo han sido los iraquíes”.

Notas:

  1. Ali Fadhil,  “City of Ghosts“, The Guardian, January 11, 2005 []

  2. . Finalized draft text of the Elements of Crimes, adopted by the 23rd Meeting of the Preparatory Commission for the International Criminal Court, New York, 30 June 2000, Report of the Preparatory Commission for the International Criminal Court, UN Doc. PCNICC/2000/INF/3/Add.2, Addendum, 6 July 2000, as adopted by the Assembly of States Parties, First Session, 3–10 September 2002, Official Records of the Assembly of States Parties to the Rome Statute of the International Criminal Court, UN Doc. ICC-ASP/1/3, 25 September 2002, and ICC-ASP/1/3/Corr.1, 31 October 2002, p. 29. []

Felicity Arbuttnot es una periodista que tiene un gran conocimiento de Irak. Es autora, junto con Nikki van der Gaag, de Bagdad, en la serie sobre Grandes Ciudades del Mundo; también ha sido investigadora principal de dos documentales premiados en Irak, John Pilger: Pagando el precio: matando a niños en Irak y el Regreso de Denis Halliday, para la RTE (Irlanda).

—-

Fuente: http://dissidentvoice.org/2014/01/further-allegations-of-us-war-crimes-in-fallujah/

Carlos Taibo sobre "Podemos"

Por Carlos Taibo, 20 de enero de 2014

carlostaibo.com

Podemos
1. Recibo estos días muchos mensajes, y muchas llamadas de amigos, que recaban mi opinión sobre «Podemos». Prefiero expresarla aquí, en público, desde el respeto por la propuesta correspondiente. Y es que en «Podemos» no faltan las personas que, con una larga trayectoria de lucha, merecen ese respeto, que aquí se expresa -o quiere hacerlo-tan lejos de la alabanza aduladora como de la crítica descortés.2. Empezaré diciendo lo que muchos saben y lo que para otros es, sin más, irrelevante: no siento ningún interés por elecciones, parlamentos e instituciones. Y me veo obligado a certificar que «Podemos», por muy iconoclastas que sean sus propósitos y muy amplios que sean sus objetivos, se vincula expresamente con todo ello. Lo hace, por añadidura, a través de la intuición, desafortunadísima, de que son los líderes los que dan sentido a los proyectos. Su momento de formalización obliga a recordar, en fin, que a algunos nos parecen poco estimulantes las iniciativas que surgen en la proximidad de unas elecciones. En ese escenario ratifico mi compromiso franco con la organización desde abajo, desde la autogestión, desde la democracia y la acción directas, desde el apoyo mutuo y desde la desmercantilización. Somos muchos -conviene subrayarlo- los que no estamos en la pelea electoral. Y bastantes los que no dejamos de sorprendernos ante las ilusiones que personas respetables depositan, digan lo que digan, en aquélla.

3. No tengo claro qué es «Podemos»: si una propuesta de método para solventar los problemas vinculados con unas elecciones o el cimiento de un cambio mucho más ambicioso. Intuyo, por lógica, que se trata de una combinación de ambas cosas, sin que, dicho sea de paso, la condición democrático-asamblearia de la segunda me parezca comprobable. En el estadio actual, de cualquier modo, no existe la posibilidad de juzgar un programa preciso, toda vez que el manifiesto difundido no tiene la condición de tal. Por ello no me queda otra que avisar, a la aventura, sobre lo que intuyo que está llamado a nacer de aquí y de imaginables derivas posteriores. Lo digo de otra forma: me sorprendería mucho que «Podemos» se haya sacudido los vicios de análisis que arrastran por igual la izquierda que vive en las instituciones y la que dice querer romper con el régimen.

4. Algunos de los promotores de «Podemos» nunca han empleado la palabra autogestión. Sus adhesiones de siempre beben de la idea, pregonada por la socialdemocracia y el sindicalismo de pacto, de que el Estado es una institución que nos protege (o al menos de que tal debe ser su condición). Así las cosas, el grueso de las propuestas que les conozco no rompe el molde keynesiano y hace uso inocultado de las herramientas de siempre -entre ellas la jerarquía y la separación- de la socialdemocracia recién mentada. No deja de producirme desasosiego comprobar cómo muchas personas que declaran rechazar de forma radical lo que significa la socialdemocracia engullen ésta a toda prisa cuando aparece ataviada con colores festivos aparentemente rupturistas y subversivos.

Lectura del artículo completo

La estafa de las bombillas de bajo consumo o "ecológicas"

Jesús Ulloa Barrocal

Facua Castilla y León

bombilla_bajo_consumo

En los años 90, cuando salieron a la venta las bombillas de bajo consumo (pequeño fluorescente con casquillo roscado estándar o casquillo grueso) cambie a la vez todas las bombillas de esas características de mi domicilio. Compré de diferentes marcas y recuerdo que estaban fabricadas en Holanda, Bélgica o España y su durabilidad era de unos 6 años (en las cajas ponía 10 años). Años después, se fabricaron las de casquillo estrecho o fino y guarde todas las bombillas de “vela” y puse todas ellas de bajo consumo. Estas bombillas eran de marca conocida, pero estaban ya fabricadas en países de Europa del Este como Checoslovaquia. A partir de esa fecha, todas, digo todas las bombillas de bajo consumo ya me duraban menos tiempo, unos tres años (seguían poniendo en las cajas que su durabilidad era de 10 años). En esas fecha, los fabricantes de bombillas de bajo consumo habían introducido de forma descarada la “obsolescencia programada” es decir, fabricarlas con un limite de durabilidad para que los consumidores estemos continuamente comprando bombillas, sin preocuparles el consumo energético y de materias primas gastados en su fabricación.

En las primeras bombillas que se fabricaron indicaban en la caja “10 años de vida”, posteriormente indicaban “7 años de vida”, después ponían “duración 8.000 horas” “duración 3.000 horas”, luego cambiaron la información a “duración promedio de una bombilla equivale a 8 bombillas de incandescencia” y en la actualidad  ponen “larga vida”, “larga duración”, etc. Todo una mentira, al ahorro de energía lo pagaba con creces comprando bombillas.

Sin entrar en el consumo de energía y materias primas utilizadas para el proceso de su fabricación y la composición de mercurio que contiene en su interior que la define como producto muy tóxico y peligroso, el ahorro de energía cuando se utiliza estas bombillas podía estar entre cinco veces más que las de toda la vida.

El precio de una bombilla de bajo consumo hace más de 20 años, se situaba en unas quince veces el precio de una incandescente (13€=0,80€) y con el paso del tiempo, estas bombillas “ecológicas” bajaron su precio y en la actualidad están 4=1, pero aun así, en su relación calidad precio siguen siendo muy caras, ya que su durabilidad es mas baja en la actualidad, que las fabricadas hace más de veinte años.

A últimos del año 2010, me di cuenta que las bombillas llamadas de bajo consumo o “ecológicas” que usaba en mi domicilio duraban cada vez menos, las que tenia en el pasillo y en el WC en torno al año y el resto dos años.

Para poder comprobar fehacientemente la durabilidad de las bombillas, instale bombillas de bajo consumo para todo el portal de mi comunidad de vecinos, tanto las de casquillo estrecho como de casquillo estándar.

Compré bombillas de todas las marcas que encontré en Medina del Campo –Valladolid : Philips, Cegasa, Corona, Osram, Hyundai, Digilamp, ExtroStar, etc, y según las colocaba en las lámparas ponía la fecha con rotulador indeleble.

Cada vez que se estropeaba una bombilla, indicaba al lado de la fecha que puse su primer día de uso la fecha que en la que se había “fundido” e instalaba una nueva bombilla de bajo consumo. Acudía a la tienda donde compré la bombilla, con su caja correspondiente donde indicaba su duración, para que me la cambiara por otra nueva, ya que estaba en garantía y me daba otra nueva.

Durante dos años y medio he instalado muchas bombillas de bajo consumo en toda la escalera de mi comunidad y la durabilidad de las mismas es de entre seis meses las que se encienden con el reloj de la escalera y doce meses las que permanecían encendidas toda la noche. Una estafa.

Debemos de reprender y boicotear a los fabricantes no comprando estas bombillas, hasta que cambien de actitud y dejen de engañarnos.
A partir de ahora, cada bombilla que se funde instalo una incandescente de las que guardé hace años.

Tratado Transatlántico: la Comisión Europea, los Gobiernos y los medios Corporativos callan

Por Mike Sivier, 17 de enero de 2014

Vox Political

tratado_transatlantico

En las negociaciones para la firma de un tratado de Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones sólo aparecen las Grandes Corporaciones de ambos lados del Atlántico, mientras se está ninguneando a las poblaciones, que no aparecen por ningún lado (Imagen: FT)

La Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones entre Estados Unidos y la Unión Europea se trata de un acuerdo de Libre Comercio que supondría una mayor apertura de sus mercados, pero hay un problema, no para las Empresas, que esperan obtener grandes beneficios comerciales, pero sí un problema para los ciudadanos, que están siendo engañados.

Engañados porque el tal Acuerdo incluye un mecanismo denominado “solución de controversias” que permite a las Corporaciones demandar a los Gobiernos, sustituyendo a los Tribunales nacionales y estando por encima de la voluntad de los Parlamentos.

En otras palabras, esto podría suponer una de las mayores amenazas para la Democracia desde la Segunda Guerra Mundial.

Esto podría ser utilizado por las Empresas Mineras que explotan los yacimientos de pizarras para garantizar que los Gobiernos no les impidan realizar sus prospecciones allí donde se lo propongan, los bancos impidiendo una mayor regulación financiera, y las Compañías Tabacaleras luchando por imponer un empaquetado genérico para los cigarrillos. ¿Cómo podemos saber si esto está ocurriendo? Sólo sabemos que en otras partes del mundo se están intentando cosas parecidas.

Si un producto ha sido prohibido por las autoridad reguladores de un país, la Empresa podría presentar una demanda, obligando a un Estado al pago de una indemnización o dejar que el producto se comercialice, aunque ello supusiese un menoscabo de las leyes sanitarias y de seguridad del citado país.

Si ya estamos observando en los Tribunales nacionales la parcialidad y falta de independencia, no sé por qué motivo tendríamos que pensar que la mesas de arbitraje secretas, integradas por abogados corporativos, van a ser imparciales. El sentido común nos dice que van a buscar su propio beneficio, como siempre.

Ahora una pregunta: ¿ha oído hablar alguna vez de esto? Posiblemente no, a no ser que haya leído el artículo publicado en The Guardian por George Monbiot, o ha recibido información por algún otro canal.

La Comisión Europea ha hecho todo posible para evitar que el tema sea de conocimiento público. Las negociaciones sobre comercio e inversiones se realizan a puerta cerrada y en ellas participan las Empresas y los lobbies, y sólo ocho grupos de la sociedad civil. Ahora empezamos a conocer algunos pormenores, y la Comisión para tranquilizarnos ha difundido algo de información, “ unas operaciones de comunicaciones dirigida a las partes interesadas, a los medios sociales para dar transparencia”. El acuerdo pretende “un mayor crecimiento y empleo, no debilitando las normas de regulación y los niveles de protección existentes en áreas como la salud, la seguridad y el medio ambiente”. O sea, que harán lo de siempre, exactamente lo contrario.

Kenneth Clarke, miembro del Partido Conservador, muestra sus preocupaciones sobre la falta de protección de los inversores y desconfía de las potenciales ganancias económicas. Ya el acuerdo de Libre Comercio entre Estados Unidos y Corea del Sur redujo las exportaciones y se perdieron miles de puestos de trabajo (N. del T.: O el caso del acuerdo con México, TLCAN).

La Diputada del Partido Verde Caroline Lucas ha publicado hace unos días un comunicado que hasta ahora ha sido firmado por siete compañeros parlamentarios.

Los Diputados laboristas están haciendo todo lo posible para minimizar el mecanismo de solución de controversias entre los Estados y las Empresas, pero es una lucha solitaria contra unas fuerzas que sólo persiguen la codicia.

Así que la siguiente pregunta sería: ¿Por qué la Comisión Europea está mintiendo cuando ya se lleva recorrido la mitad del camino del Acuerdo?

Gran Bretaña, por ejemplo, no está muy contenta de formar parte de la Unión Europea, ni de su lugar en esta organización. Muchas personas piensan que han perdido soberanía nacional, la libertad del país para tomar sus decisiones, de modo que son los burócratas sin rostro los que las toman sin tener en cuenta los intereses de las personas. Ahora, la Comisión Europea impone este acuerdo a las personas y países.

Para los euroescépticos esto es un regalo. Para aquellos otros que piensan que se está mejor formando parte de la UE ven este Acuerdo Comercial como una manzana envenenada.

¿ Nos obligan a tomar posición entre dos males que podrían haberse evitado si los líderes políticos tuvieran una pizca de voluntad política y algo de agallas?

Procedencia: http://mikesivier.wordpress.com/2013/12/04/the-biggest-threat-to-democracy-since-world-war-ii-and-they-tried-to-keep-it-secret/

Juan Poeta

Por Osvaldo Bayer

Página 12

Xavisepul_JuanGelmanUn poeta llamado Juan, con nombre de albañil de brocha gorda, de peón de campo, de plantador de nogales. Juan, nada más que Juan. Ni Juan Domingo ni Juan Pablo. Juan. Pero el noble de la poesía. Eso sí, la poesía más profunda, con el lenguaje sencillo, con la palabra de la calle. Y la filosofía profunda de barrio que la hizo cátedra.

Podría escribir un libro sobre nuestro encuentro, pero prefiero abrir uno de tus libros porque allí está todo, todo lo que decías en nuestras extensas conversaciones: la injusticia social, lo que es poner el cuerpo para que no haya más niños con hambre, para guiñar el ojo a una mujer que nos gusta, para hablar de la filosofía de las calles y pintarla en una acuarela con todos sus colores.

Juan, el sabio. Juan, el mano abierta. Juan. El esencialmente poeta en todo. Juan, el ciudadano que pone la cara. Completo. Todo dicho en sus sabios versos. Un cantor de los barrios pobres que nos enseña qué deber debe ser la dignidad contra la futileza del arribismo. Sí, la idiotez egoísta del arribismo.

Juan Gelman, nuestro poeta de máxima sabiduría. Pero poeta. Nada más que eso. Que es todo.

Los hermosos recuerdos. Nos conocimos en la redacción de Noticias Gráficas, allá por la década del cincuenta, en el edificio de la Avenida de Mayo. Allí nos juntábamos los que hacíamos Gaceta Literaria, que dirigían Roberto Hosne y Pedro Orgambide, junto a otros escritores y poetas que recién comenzaban a escribir. Y después, en la redacción de Clarín –cuando estaba aún Roberto Noble– que trataba de imitar a Natalio Botana, el director de Crítica, con una redacción, la mitad de derecha y la mitad de izquierda. Allí, sentado, con la imaginación caminando por otro lado, estaba Raúl González Tuñón, el grande, hoy tan olvidado. Raúl González Tuñón, qué poeta, que fue tu verdadero maestro y vos reconociste eso con gran orgullo. Raúl, el poeta de los barrios, el poeta de la gente humilde, de los conventillos y del tango. Poeta de poetas. Me acuerdo de él, caminando perdido por la redacción, mirando al infinito, pensando en sueños, tratándose de explicar todo en versos.

Vos, Juan Poeta, eras un comunista a carta cabal. Soñabas con el fin del capitalismo. Cuántas veces discutimos hasta la madrugada en aquel café de Uruguay y Corrientes, que hoy, lástima, no existe más. Vos por la dictadura del proletariado; yo por la Igualdad en Libertad. Pero, por encima de las discusiones, nuestra amistad, muy fraternal, por cierto. Juan Gelman, el apellido inventado por tu padre ruso para poder entrar a la Argentina, y Juan, el nombre del pueblo. Justo para un poeta, el mayor poeta del pueblo.

Luego vendrá la época del fuego. Las dictaduras. Que culminará con el más cobarde de los sistemas de represión: la desaparición de personas. Y vos, firme en tu pensamiento: sólo con la lucha violenta contra la violencia se podrá triunfar. En vez de la vida cómoda del poeta que se encierra solo en el altillo para escribir versos, el luchador que pone el rostro en la vanguardia. ¡Si lo habremos discutido!

Hasta que llegó la época de López Rega. El miserable. Y ya nos podíamos ver muy poco. La última vez, antes del exilio, a la noche, en una mesa del café de Tribunales, ahí, bien atrás, contra la pared. La tristeza por la muerte de tantos compañeros, amigos del alma. Y fue una especie de despedida de dos que querían arreglar el país, pero con distintos métodos. Te repetí lo que yo pensaba sobre la lucha política y vos sonreístes y me dijiste: “el triunfo final será nuestro”. Y pasamos a hablar de poesía.

En el exilio nos vimos muchas veces. Estuviste en mi “Tugurio” de Berlín, en el barrio reo de Kreutzberg. Los encuentros cargados de tristezas, con el recuerdo de los que se fueron.

Una vez le dijiste a uno de mis hijos: “Admiro a tu padre que fue capaz de salvar a todos sus hijos”. La próxima vez que nos vimos te respondí: “Sí, pero vos sos un héroe del pueblo, un Hijo del Pueblo, título que los obreros de antes le daban a quienes ponían el cuerpo”.

Nuestra mejor cita era, todos los años, la Feria del Libro de Francfort. Allí nos sentíamos bien. Planes, siempre planes para el futuro. Tu rostro triste e irónico y tus palabras donde se escapaba siempre la poesía. Tu ternura cuando hablabas de los queridos amigos que ya no estaban más: Rodolfo Walsh, el Paco Urondo, Haroldo Conti… el dolor metido tan adentro que nunca se iría, que nunca se explicaría…

Mi gran alegría fue cuando dijiste “Sí” a mi proyecto de hacer un libro conjunto sobre el exilio y que se llamara así, justo: “Exilio”. Tu poesía y mi prosa dándose un abrazo. Allí, tu poesía describe tal cual lo injusto, la nostalgia, los amigos que cayeron, el dolor que queda ahí, bien adentro, para siempre.

Tu definición de exilio la escribiste, al pasar, en la primera página: “Guardamos la ropita en el ropero, pero no hemos deshecho las valijas del alma”.

Y vos no abriste nunca a esas valijas. Hubiera sido como encontrar a tus queridos muertos por los dictadores. Las cerraste para siempre y las llevaste cerradas al México del final.

Me imagino que ahora sí, las vas a abrir para encontrar lo que perdiste.

Y escribir, escribir, tu magia, tu varita de mago. Cuando puedas, pasame por debajo de la puerta tus nuevas poesías eternas.

Nos encontraremos, sin dudas, ya lo predicás vos en nuestro “Exilio”:

Somos pedazos del viaje universal, diferentes, contrarios, las mismas olas nos arrastran. Iremos a parar a cualquier playa. Vamos a hacer un fueguito contra el frío y el hambre.

Vamos a arder bajo la misma noche.

Vamos a vernos, ver.

Para Juan Poeta, la vida fue sólo poesía y compromiso con el ser humano. Soñador. “Poeta esencial. Pura poesía.” Tu epitafio debe decir sólo eso.

Has pasado a llamarte de Juan Gelman a Juan Poeta.

Procedencia: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-237958-2014-01-18.html

El creciente rechazo a los cultivos transgénicos de los agricultores estadounidenses

Los consumidores estadounidenses están empezando a descubrir, como ya lo hicieron los europeos a finales de los años 1990, que la mayor parte de los alimentos procesados contienen ingredientes modificados genéticamente, al igual que los agricultores, que empiezan a recelar de esta tecnología.

Por Peter Melchett, 16 de enero de 2014

The Guardian

cultivos-transgenicos-espana-2012 (1)La elección de un nuevo alcalde en Nueva York no es el único cambio que se ha producido últimamente en Estados Unidos, después de décadas favoreciendo a las Grandes Empresas. Tanto los cultivos como los alimentos modificados genéticamente no han encontrado trabas en su expansión, sin estudios que avalen su seguridad, todo ello gracias a la influencias de las Compañías de Biotecnología y las Administraciones de George W. Bush y Barack Obama.

La mayoría de los consumidores estadounidenses desean que los alimentos modificados genéticamente estén etiquetados ( que no lo están) y creen que no se alimentan con transgénicos (que sí lo hacen). Se han realizado recientemente votaciones para exigir su etiquetado, siendo derrotada las propuestas por un estrecho margen en California (2012) y en Washington (2013).

Pero la expectación creada por estas votaciones y las enormes sumas gastadas por las Empresas de Biotecnología y Alimentación para derrotar las propuestas ( 46 millones de dólares sólo en California) han provocado un debate en Estados Unidos, y ya otros 20 estados están considerando aprobar una ley de etiquetado de los productos transgénicos.

Hace muy poco, una empresa de alimentación de Estados Unidos, General Mills, ha dejado de producir los cereales para el desayuno Cheerios sin ingredientes transgénicos. Unos cereales que ya se llevan fabricando desde hace 73 años, una de las principales marcas estadounidenses de alimentación ha rechazado estos ingredientes. Las ventas de productos certificados como no transgénicos siguen creciendo, de los 1,3 mil millones de dólares en 2001 a 3,2 mil millones de dólares en 2013.

Los consumidores estadounidenses están empezando a descubrir, como ya lo hicieron los europeos a finales de los años 1990, que la mayor parte de los alimentos procesados contienen ingredientes modificados genéticamente, al igual que los agricultores, que empiezan a recelar de esta tecnología. En Europa se nos dice que los transgénicos deben de cultivarse “porque la superficie cultivada de transgénicos en Estados Unidos sigue creciendo”. Esto lo ha repetido una y otra vez el Secretario de Medio Ambiente del Reino Unido, Owen Paterson [Arias Cañete]. Lo cierto es que los agricultores estadounidense llevan acarreando desde hace 15 años problemas con los cultivos transgénicos, y ya son tan grandes que están cambiando de parecer.

Más del 80% de todos los cultivos transgénicos se cultivan en sólo cuatro países de América del Norte y América Latina, con más del 40% en Estados Unidos. Pero a los agricultores les resulta difícil volver a una agricultura convencional no transgénica, ya que las semillas transgénicas han contaminado a las convencionales, y se enfrentan a ser demandados por las Empresas de Biotecnología si infringen las patentes de los cultivos transgénicos, aunque sea de forma involuntaria. En los campos de Iowa, Nebraska, Indiana, Delaware, y otros estados, los sueños transgénicos de Owen Paterson se oscurecen, ahora que los agricultores se enfrentan a las resistencia de las malas hierbas a los herbicidas más habituales utilizados en la agricultura transgénica, una auténtica pesadilla para los agricultores.

La mayor parte de los cultivos transgénicos de Estados Unidos están preparados para resistir al herbicida Roundup de Monsanto, un herbicida que se utiliza para fumigar los campos después de la cosecha, matando a todas las plantas antes de la próxima siembra. Pero a medida que aumenta la superficie de tierra cultiva en la que se utiliza Roundup, van apareciendo plantas resistentes, de modo que se extienden por todas partes. El área afectada por las plantas resistentes a Roundup (cuyo ingrediente activo es el glifosato) ha aumentado desde los 32,6 millones de hectáreas en 2010 a los 6,12 millones de hectáreas en 2012. Como resultado, los agricultores han aumentado el uso de herbicidas en Estados Unidos, un 25% aproximadamente entre 2001 y 2010. La única esperanza que tienen los agricultores es usar varios herbicidas diferentes, para encontrar algo que funcione.

Para empeorar las cosas para los transgénicos, los cultivos de maíz y soja no transgénicos están superando en rendimientos a los cultivos transgénicos, en parte porque las nuevas variedades no transgénicas se pueden desarrollar con más rapidez que las transgénicas. Los agricultores estadounidenses están recibiendo subvenciones por cultivar plantas no transgénicas, debido al rechazo de países como Japón, Corea del Sur y la Unión Europea.

No es de extrañar que los agricultores estadounidenses comiencen a rechazar los cultivos transgénicos. Una empresa de venta de semillas de maíz no transgénico ha visto como su negocio se ha duplicado en los últimos cuatro años, esperando que el maíz no transgénico recupere el 20% del mercado nacional en los próximo cinco años ( ahora el 90% del maíz cultivado en Estados Unidos es transgénico).

A la vista de estos resultados ¿los protransgénicos defenderán con el mismo ahínco una vuelta a los cultivos no transgénicos, a los que han instado durante los últimos 15 años? Atentos a cómo evolucionarán las cosas.

—-

Procedencia: http://www.theguardian.com/commentisfree/2014/jan/16/america-gm-backlash-consumers-farmers-britain?commentpage=1

Al Gore: las propuestas de la Geoingeniería son delirantes

Por Jon Queally, 16 de enero de 2013

Common Dreams

geoingenieria-570

En respuesta a un borrador del próximo Informe del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) sobre la mitigación del cambio climático, según informó Reuters ayer miércoles, el ex vicepresidente de Estados Unidos, Al Gore, dijo que los planes para ejecutar los proyectos de geoingeniería son “delirantes, una locura, obra de dementes”.

Aunque el Proyecto del IPCC que ha sido conocido por Reuters parace no incidir en aquellos propuestas más calamitosas, lo que sí desvela el Informe es la incapacidad de los Gobiernos de todo el mundo para reducir las emisiones, lo que requeriría de medidas más contundentes para evitar que la temperatura mundial aumentase, tal y como predicen los científicos.

Como informa Suzanne Goldenberg en The Guardian:

El panel climático de la ONU, en su próximo Informe, advertirá que los Gobiernos deben limitar las emisiones de gases de efecto invernadero antes del año 2100 para reducir el cambio climático, según una copia del borrador del Informe al que tuvo acceso Reuters”.

Pero ex vicepresidente de los Estados Unidos dijo que la búsqueda de una solución inmediata surge de la desesperación, que se trata de un error y puede conducir a una catástrofe aún mayor.

La idea de que podemos colocar en la atmósfera una sustancia que anule los efectos de la contaminación que causa el calentamiento climático es una locura”, dijo en una rueda de prensa ante periodistas sudafricanos. “El hecho de que algunos científicos, con un mejor conocimiento de la situación, no accedan a una discusión seria de las alternativas, es señal de lo desesperado de la situación y de la parálisis de los sistemas políticos a nivel global”.

Una multitud de proyectos de Geoingeniería pululan por doquier, en un intento por contrarrestar mediante intervención humana los efectos de la contaminación industrial y el carbono presente en la atmósfera.

Hace una semana, ya Common Dreams informó de un estudio realizado por la Universidad de Reading que mostraba un plan para la utilización de “aerosoles estratosféricos” para bloquear el calentamiento producido por el sol, lo que podría causar “un efecto secundario no deseado sobre una gran parte del planeta”, que podría ser tan negativo como los efectos del aumento en los niveles de CO2.

La periodista y activista climático Naomi Klein en una entrevista realizada por el Earth Island Journal, en el que decía que la Geoingeniería es “la máxima expresión para evitar una reducción de las emisiones, de ahí su atractivo. Continuando con esta trayectoria, el cambio climático va a ser imposible de negar. Mucha gente verá los atractivos de la Geoingeniería, ya que no amenaza nuestra visión del mundo. Es tratar de conquistar una posición de dominio, como una válvula de escape.

Si empezamos a juguetear con el termostato terrestre, volviendo de un verde turbio nuestros mares para absorber el carbono y si blanqueamos los cielos dejándolos de un blanco brumoso para evitar parte de la incidencia solar, entonces nuestra influencia pasa a un nuevo nivel”.

Hay que distinguir aquellos proyectos de mitigación que pudieran ser sostenibles, de la reducción de emisiones y de los proyectos de Geoingeniería a gran escala. Casi todos los expertos están de acuerdo en que habrá soluciones tecnológicas y científicas para disminuir el impacto destructivo del calentamiento global, pero lo que rechazan tanto Gore como Naomi Klein son los proyectos a gran escala, tales que el vertido de hierro en los océanos o la colocación de productos químicos en la atmósfera, para así revertir los daños causados por la era industrial.

Las propuestas de Geoingeniería de las que más se habla, como la de lanzar dióxido de azufre a la atmósfera para reflejar la luz del sol, son una locura. Vamos a insistir en decir que no se admitan tales desmanes.

Ya estamos inmersos en experimentos a escala planetaria, cuyas consecuencias ya podemos decir que no son positivas para la humanidad. La arrogancia que preside esa idea de la realización de un segundo experimento para contrarrestar los efectos del primero, es absolutamente delirante”, dijo Al Gore.

Y en 2012 decía Naomi Klein en el New York Times:

Lo más espantoso de esta propuesta es que los modelos sugieren que podrían resultar afectadas más personas por estas tecnologías que las posibles damnificados por los impactos del cambio climático. Imagínese lo siguiente: América del Norte decide esparcir azufre en la estratosfera para reducir la radiación solar con la esperanza de salvar sus cultivos de maíz, a pesar de la posibilidad real de provocar sequías en Asia y África. En resumen, la Geoingeniería podría provocar el exilio de un gran parte de la humanidad, sacrificando enormes zonas.

Las ramificaciones geopolíticas son escalofriantes. El cambio climático ya está haciendo que sea difícil saber si los eventos que antes se calificaban como fuerza mayores ( una ola de calor anormal en marzo o una gran tormenta en Halloween) todavía pertenecen a esta categoría. Pero si empezamos a jugar con el termostato de la Tierra, convirtiendo de forma deliberada nuestros océanos en algo verdoso para absorber el carbono o blanqueando los cielos para desviar el sol, entonces la influencia humana adquiere un nuevo nivel. Una sequía en la India podría ser vista como resultado de una decisión consciente de un grupo de ingenieros que están trabajando al otro lado del planeta. Lo que antes se consideraba mala suerte, ahora podría ser visto como un acto consciente, un complot en contra de un país, o un ataque imperialista”.

Procedencia: http://www.commondreams.org/headline/2014/01/16

La Dra. Mae-Wan Ho responde a 11 preguntas sobre los transgénicos, la ciencia y la vida

Por Paul Haeder, 13 de enero de 2014

ISIS

La Dra. Mae-Wan Ho

La Dra. Mae-Wan Ho

Paul Haeder (PH).- ¿En qué punto se encuentra el debate sobre los transgénicos en la actualidad?

Mae-Wan Ho (MWH).- El debate sobre los transgénicos se encuentra en un momento crítico, cuando hemos observado su fracaso desde el punto de vista agronómico (sobre todo en Estados Unidos, donde se encuentran más del 40% de los cultivos transgénicos de todo el mundo), los graves problemas de salud que origina y el impacto ambiental, todo ello corroborado por estudios científicos, que confirman lo que los agricultores han venido sufriendo desde hace años (Informe Especial de ISIS: Prohibir los transgénicos ahora (1). Pero todo ello se está tratando de ocultar merced a una enorme campaña dirigida por las revistas científicas, incluso por revistas que llevaban una respetable trayectoria (Véase (2) Scientific American, desinformación sobre los transgénicos, ISIS 60).

Par comprobar la inquietud de los protransgénicos sólo hay que conocer la reciente decisión del Director de una revista que se retractó de la publicación de un artículo revisado por pares, me refiero al famoso artículo de Séralini, publicado hace un año, en el que mostraba los graves efectos sobre la salud de las ratas alimentadas con maíz transgénico y/o herbicida Roundup, en comparación con los grupos de control. Se ha publicado recientemente una carta abierta exigiendo el mantenimiento del estudio en la revista y se hace un llamamiento a un boicot contra dicha revista ([3] Open Letter on Retraction and Pledge to Boycott Elsevier, SiS 61). La carta ya ha sido firmada por personas de todo el mundo. Por favor firme la carta y difúndala para su conocimiento. Hay que poner fin a esta censura sin precedentes en el conocimiento científico y la información sobre un asunto crucial de salud pública.

PH.- ¿Por qué han fracaso las iniciativas de etiquetado de los transgénicos en Estados Unidos?

MWH.- Las iniciativas de etiquetado han fracaso en Estados Unidos porque a la gente todavía se le siguen diciendo mentiras y medias verdades, señalando que no son muy diferentes de sus contrapartes no transgénicas. Se ha producido una saturación en los medios de comunicación, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. La mayor parte de la gente no cae en el engaño, por lo que los cultivos transgénicos siguen confinados en 28 países, con más del 90% en tan sólo 5 países, necesitándose 20 años de consumo de transgénicos para entender los riesgos de los mismos.

PH.- ¿Cuál es la mayor precaución que hay que tomar frente a los transgénicos?

Mae-Wan Ho, Ingeniería genética: ¿sueño o pesadilla?, Barcelona, Gediasa, 2001, 384 pp. ISBN 84-7432-743-1

Mae-Wan Ho, Ingeniería genética: ¿sueño o pesadilla?, Barcelona, Gediasa, 2001, 384 pp. ISBN 84-7432-743-1

MWH.- Los transgénicos no sólo son intrínsecamente inseguros, insostenibles, y sobre todo son un impedimento para el desarrollo de la agricultura ecológica no transgénica, que se va abriendo paso en muchas comunidades locales y países de todo el mundo, al demostrarse que aumenta los rendimientos, mitigan el cambio climático y son más capaces de adaptarse a él (Véase [4] Food Futures Now *Organic *Sustainable *Fossil Fuel Free , ISIS Special Report and [5] Paradigm Shift Urgently Needed In Agriculture). [N. del T.: Sobre la aplicación de diferentes técnicas agroecológicas en diferentes partes del mundo, véase http://www.youtube.com/watch?v=OX5DB9EgR5w]. Tengo una pesadilla recurrente, la de unos seres que vienen de otro lugar y se encuentran un terreno baldío, sólo ocupado por enormes cucarachas. Esto es lo que podría suceder si seguimos en la línea de expansión de los cultivos transgénicos.

PH.- ¿Se encuentra la Ciencia en una encrucijada, como usted dice, en el asunto de la retractación del artículo de Séralini?

MWH.- Sí, creo que este asunto tan sórdido es todo un símbolo. El estudio realizado por Séralini no es el único estudio que muestra los daños producidos por transgénicos y herbicidas, ni el único documento publicado recientemente que recoge estos efectos (véase [6] Over 1170 Condemn Retraction and Pledge Elsevier Boycott, SiS 61). Yo también he sido víctima de un caso similar, sobre un documento que explicaba por qué la modificación genética es intrínsecamente peligrosa (7). La orden de retirarla probablemente vino de la editorial, pero los editores se mantuvieron firmes y conservaron el estudio en la revista. ¿Qué puede significar esto en el campo científico? Un científico me dijo: “Se me hielan las venas sólo de pensar en lo que han hecho”. Pero lo cierto es que la Carta Abierta (3) ha conseguido que muchas personas la firmen, aunque los trolls protransgénicos nos atacaron enviando muchas firmas falsas, por lo que hemos tenido que volver a comprobar cada una de ellas. ¿Confiaría usted en personas que mienten y censuran los resultados de una investigación sobre alimentos que no son seguros para comer?

PH.- ¿Qué puede hacer un ciudadano para involucrarse en el debate sobre los transgénicos?

MWH.- Pues exponer en qué consiste la Ingeniería Genética, señalar sus mentiras y medias verdades: es una forma de aprender Ciencia y además es divertido. No se deje intimidar por los expertos. Apúntese a seminarios sobre agricultura ecológica, involucre a su familia. Piense en formas imaginativas de explicar estas cosas a los demás. Lo científicos no son muy buenos dando explicaciones, entre los cuales me incluyo yo. Todavía estoy intentando mejorar.

PH.- ¿Ha ido cambiando su concepción de la Ciencia durante estos años?

MWH.- Todavía soy una científica enamorada de la ciencia. Esto fue lo que me motivó en un principio a ser científica. Todavía me asombro por el sentido de la vida, el Universo y todas las grandes preguntas. Hoy en día se ha perdido esa capacidad de asombre y de emoción. Nadie se hace preguntas, sólo cómo explotar la naturaleza en lugar de vivir de forma armoniosa con ella.

La nueva genética es algo emocionante, completamente diferente de la vieja y obsoleta genética, que fue la que motivó la Ingeniería Genética y la Modificación Genética (7). Ha dado la vuelta a la genética convencional. En lugar de un flujo de la información contenida en el ADN (material genético) de los rasgos (función biológica) al medio ambiente, lo que hay en realidad es una retroalimentación circular entre el medio ambiente y la experiencia de los organismos, señalándose aquellos genes que deben expresarse o no, incluso cambiando los genes mismos. Yo llamo a esto una modificación genética natural. Es la intrincada danza molecular de la vida, esencial para la supervivencia. La modificación genética natural se realiza con delicadeza y precisión por los organismos, sin dañar el genoma. Por el contrario, la modificación genética artificial, realizada en laboratorio por los Ingenieros Genéticos, es algo impreciso, incontrolable y daña el genoma, con efectos totalmente imprevisibles en materia de seguridad. Supone, claro, una interferencia inevitable con el proceso de modificación genética natural, y que en última instancia es la razón por la cual la modificación genética artificial es inherentemente peligrosa.

Me gustaría conocer lo que se está haciendo actualmente en relación con la nueva genética. Desgraciadamente, la mayor parte de los investigadores, tesis postdoctorales y estudiantes de posgrado, están atrapados, encerrados en la modificación genética sin sentido, cuando deberían estar investigando la apasionante tarea de saber cómo y en qué circunstancias se produce la modificación genética natural.

PH.- ¿Por qué prevenir sobre los problemas generados por los transgénicos se ha convertido por parte de muchos científicos y medios de comunicación en la llamada Anticiencia?

MWH.- Hay muchos malentendidos sobre el principio de precaución. Se basa en evidencias científicas. No se trata de Anticiencia, ni mucho menos. Sólo muestra dónde hay un peligro, pero el hecho de que las evidencias no sean concluyentes no quiere decir que ese peligro no exista. Yo diría que en muchos casos conduce a soluciones imaginativas y alternativas creativas. Los críticos dicen que es el refugio de una mentalidad débil y de la falta de imaginación. El profesor Peter Saunders, de ISIS, ha escrito lo que muchos consideran como el mejor artículo sobre este tema: [8] Use and Abuse of the Precautionary Principle (ISIS News 6). En un artículo reciente responde a los críticos del principio de precaución, que también es de conveniente lectura: [9] Caution Needed for the Precautionary Principle (SiS 61).

PH.- Los capitalista de la Ingeniería Genética y los Transgénicos parecen tener la sartén por el mango, ya que sólo necesitan promocionar sus productos, lo cual consiguen en todos los rincones de la sociedad, y una década después la gente lo acepta como la nueva normalidad. ¿Es esto cierto?

MWH.- Se trata de un sutil guerra psicológica, y algunos críticos juegan con ella. Exageran al decir que la tecnología de Modificación Genética es uno de los mayores inventos, o que el genio ha salido de la botella y ha inundado cada rincón, por lo que es inútil resistirse a ella. Esto hace que mucho gente se siente impotente y se paralice, que es exactamente lo que ellos quieren. Esta es una de las razones por las que es necesario entender la ciencia en sí misma.

La nueva genética nos dice que se pueden revertir las cosas si se tiene cuidado con el ambiente, construyendo un suelo sano y sin pesticidas y otros productos agroquímicos, que podemos deshacernos de plagas y enfermedades, incluso de los malos genes, y mantener aquellos más beneficiosos.

PH.- ¿Cuál es su trabajo?

MWH.- Mi trabajo de investigación se centra en la gran pregunta ¿Qué es la vida?, como la planteó Shrödinger en 1941. Fui pionera en la concepción interdisciplinar de entender la vida, que apareció en dos libros, ambos best-sellers de la editorial, el primero de los cuales ha tenido tres ediciones y múltiples reimpresiones (10,11) (The Rainbow and the Worm, The Physics of Organisms y Living H2O the Dancing Rainbow Within). Estoy muy contenta de haber recibido la Medalla Prigogine 2014 por ese trabajo ([12] ISIS Director Wins Science Award, SiS 61). El título de la conferencia inaugural será “Termodinámica circular de organismos y sistemas sostenibles” (13), que se entregará en Siena, Italia, en una conferencia sobre ciudades sostenibles, porque la termodinámica circular es la economía circular de la naturaleza. La conferencia es sobre vivir de una forma sostenible con la naturaleza mediante la integración y la construcción, insertándonos nosotros mismos en la economía circular de la naturaleza.

mae_wan_ho3mae_wan_ho4

PH.- ¿No le parece que hay una gran desconexión entre la naturaleza y la industria, la tecnología y la economía?

MWH.- Una pregunta oportuna. Esa es la forma de convertir la Ciencia en reduccionista. He pasado toda mi vida intentando recuperar la visión holística de la Ciencia, lo cual nos permitiría vivir de manera sostenible con la naturaleza, donde el conocimiento estuviese unido, todo, arte, música, filosofía, ciencia, inmerso dentro de la naturaleza. Una visión holística no sólo es sostenible, sino que es algo que trae alegría y permanencia. Nos da fuerza y vitalidad, así como belleza e inspiración.

PH.- El cambio climático es uno de los asuntos más candentes en la actualidad, y parece ser que entra en juego dentro de la Industria de los Transgénicos y de las Ciencias. Díganos cuál podría ser la ser la respuesta de una agricultura no transgénica a algunos de los retos a los que nos enfrentamos a causa del cambio climático, es decir, aumento de la temperatura media, humedad, clima irregular.

MWH.- No hay duda de que se está produciendo un cambio en el clima. La mayoría de los científicos que nos avisan de los peligros de los transgénicos no son negacionistas climáticos (esos que dicen que el cambio climático no se está produciendo). Por favor, no hay que confundir los transgénicos con el cambio climático. A menudo digo a los escépticos del cambio climático que la sostenibilidad es buena si usted no cree que la acción humana esté produciendo el cambio climático; o si por el contrario cree que sí se está produciendo el cambio climático, entonces nos estamos quedando sin ciertos recursos. Las energías renovables formarían parte de la economía circular.

Hay estudios que muestran que los cultivos transgénicos en los Estados Unidos están obteniendo unos rendimientos menores [14] (US Staple Crop System Failing from GM and Monoculture, SiS 59), lo que no se debería sólo a las recientes sequías que diezmaron las cosechas [15] (Surviving Global Warming, SiS 60). Esto es algo sorprendente, ya que los cultivos transgénicos son monocultivos industriales. Los numerosos éxitos de la agricultura ecológica ya no se pueden poner en duda; más rendimiento, más materia orgánica y absorción de carbono por el suelo, suelos más fértiles, mayor capacidad de retención de agua ( por lo tanto mayor resistencia a la sequía), promueven la salud, más resistentes a inundaciones, un uso más racional de la energía, y por lo tanto menos dióxido de carbono lanzado a la atmósfera (4,5). No debemos permitir que los cultivos transgénicos echen a perder la oportunidad de sobrevivir al calentamiento global y las condiciones climáticas extremas derivadas de él.

Esta entrevista es una versión extendida de otra que apareció por primera vez en Dissident Voice.

Paul Haeder lleva trabajando en el sector de las comunicaciones e instructor de periodistas desde 1983. Ha sido periodista en Arizona, Texas, México, Centroamérica, Vietnam y ahora en el estado de Washington.

Referencias:

Ho MW and Sirinathsinghji E. Ban GMOs Now, ISIS Special Report, ISIS, London, 2013. http://www.i-sis.org.uk/Ban_GMOs_Now_-_Special_ISIS_Report.php

  1. Ho MW, Sirinathsinghji E and Saunders PT. Scientific American disinformation on GMOs. Science in Society 60, 2-3, 2013.

  2. Becker HA, Clark EA, Cummins J, Davidson RM, de Guzman LE, DelGiudice E, Dotson RS, Exley C, Haffegee J, Ho MW, Huber DM, John B, Mason R, Mendoza T, Novotny E, Oller JW, Palmer J,  Pollack G, Pusztai A, Samsell A, Saunders PT, Shiva V, Sirinathsinghji, E, Swanson N, Seneff S, Tomlijenovic L, Zamora O. Open letter on retraction and pledge to boycott Elsevier. Science in Society 61 (to appear).

  3. Ho MW, Burcher S, Lim LC, et al. Food Futures Now, Organic*Sustainable*Fossil Fuel Free, ISIS/TWN, London/Penang, 2008, http://www.i-sis.org.uk/foodFutures.php

  4. Ho MW. Paradigm shift urgently needed in agriculture, UN agencies call for an end to industrial agriculture & food system. Science in Society 60, 4-9, 2013.

  5. Ho MW and Saunders PT. Over 1170 condemn retraction and pledge Elsevier boycott. Science in Society 61 (to appear).

  6. Ho MW. The new genetics and natural versus artificial genetic modification. Entropy 2013, 15, 4748-81 (open access).

  7. Saunders PT. Use and abuse of the precautionary principle. ISIS News 6, September 2000.

  8. Saunders PT. Caution needed for the precautionary principle. Science in Society 61 (to appear).

  9. Ho MW. The Rainbow and the Worm, the Physics of Organisms, World Scientific and Imperial College Press, 1993, 2nd ed 1998, 3rd ed. 2008. http://www.i-sis.org.uk/rnbwwrm.php

  10. Ho MW. Living H2O, the rainbow within (introducing Living Rainbow H2O, World Scientific and Imperial College Press, 2012 ). http://www.i-sis.org.uk/Living_H2O.php

  11. “ISIS Director wins science award”, Science in Society 61 (to appear).

  12. Ho MW. Circular thermodynamics of organisms and sustainable systems. Systems 2013, 1, 30-49 (open access).

  13. Sirinathsinghji E. US staple crop system failing from GM and monoculture. Science in Society 59, 12-13, 2013.

  14. Ho MW. Surviving global warming, localized food & energy systems in nature’s circular economy. Science in Society 60, 16-17, 2013.

Procedencia: http://www.i-sis.org.uk/Mae-Wan_Ho_answers_10_questions_on_GMOs.php

—–

Experimentos estadounidenses sobre los efectos de la radiación en los seres humanos: las Islas Marshall

Por William Boardman, 9 de enero de 2014

Dissident Voice

salvajismo_nuclear

http://www.nuclearsavage.com/

La bomba no producirá una reacción en cadena en el agua, ni convertirá todo en vapor de agua, ni hundirá los barcos sepultándolos en el fondo del mar. Ni se va a producir un enorme agujero en el fondo del mar que arrastre todas las aguas. Ni se producirá un colapso de la gravedad. No soy ningún playboy atómico”.

Vicealmirante William P. Blandy, comandante de la prueba de la bomba atómica en las islas Bikini, 25 de julio de 1946.

Los científicos militares de la nación tecnológicamente más avanzada hicieron explotar 67 bombas nucleares de gran potencia en las islas del Pacífico, aprovechando la oportunidad para estudiar los efectos de la radiación en los nativos que habitaban las islas cercanas, describieron a estos como salvajes. ¿Cómo habría que definir a aquellos que impiden la difusión pública de un documental que habla sobre estos crímenes estadounidenses de la posguerra?

Salvajismo nuclear es un reciente documental que investiga las pruebas de armas nucleares realizadas por Estados Unidos en la Islas Marshall, entre 1946 y 1958, y en particular el Proyecto Secreto 4.1: un experimento estadounidense sobre la exposición a sobredosis de radiación – de forma deliberada- sólo para comprobar los efectos de la radiación, aunque supusiese la mutilación y muerte de muchas personas. Pues bien, el documental lleva más de dos años sin poderse difundir, manteniéndose una férrea censura sobre él.

En el documental se oye la voz de un locutor de un noticiario que relata con voz estentórea las pruebas que los estadounidenses están realizando en las islas Marshall, en abril de 1957:

Los marshalíes han sido expuestos a un nivel radiactivo de 175 roentgen. Son personas que se dedican a la pesca, salvajes no civilizados, por lo que un grupo de ellos fue trasladado hasta Chicago para someterlas a un examen. El primero fue John, el alcalde de Rongelap Atoll…John, como hemos dicho, es un salvaje, un salvaje feliz y responsable”.

¿175 roetgens, suponiendo que la medición fuera exacta? En 1950, la Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP) recomendó que los seres humanos no sobrepasasen una exposición a la radiación superior a los 0,3 roentgen a la semana ( el roentgen como una unidad para medir la dosis de radiación ha sido sustituido por REM (acrónimo de roentgen equivalent man). No se sabe con seguridad durante cuanto tiempo se expuso a las gentes de las islas Marshall a esos niveles de radiación, pero es una cantidad que supera en más de 580 veces lo que entonces se consideraba una exposición semanal segura.

El Servicio Público de Difusión subvencionó este documental y ahora lo censura

En el año 2005, el director Adam Horowitz comenzó a trabajar en el rodaje de Salvajismo nuclear, su segundo documental sobre el uso militar y los abusos cometidos por los estadounidenses en las islas Marshall. Horowitz tenía un contrato firmado con Pacific Islanders in Communications (PIC), que se describe como “una organización que informa sobre la historia de las islas del Pacífico, su cultura y los desafíos contemporáneos. Una organización sin ánimo de lucro. PIC subvenciona principalmente nuevos programas en la televisión pública. Trabajamos con productores independientes para crear y distribuir los programas para que lleguen a la audiencia, avanzando propuestas y representando diferentes puntos de vista, algo que no suele ser muy común en la televisión pública ni en la comercial”.

Para poder poder llevar a cabo el rodaje del documental Salvajismo nuclear, PIC subvencionó con 100.000 dólares a través del Servicio Público de Difusión. Horowitz terminó el documental, de 87 minutos de duración, en octubre de 2011, siendo propuesto para el premio como Mejor Película Documental en el Festival Internacional de Amsterdam. Pero enseguida los responsables del Servicio de Difusión empezaron a poner trabas para que su emisión y fuese conocida por el público, táctica que continúa en 2014. Imparcialidad y Exactitud en la Información (FAIR) informó de esta situación en Estancamiento nuclear.

Una de las primeras solicitudes para su emisión fue la de Leanne Ferrer, aunque en una versión más corta de 60 minutos de duración. En lugar de ser Horowitz el que realizase el corte de los 27 minutos adicionales, PIC contrató a su propio editor para realizar el proceso de edición. Una de las objeciones de Ferrer era que el documental ofrecía una especie de racismo inverso políticamente correcto, señalando que había demasiado de Horowitz en el documental y poco de las islas del Pacífico. Se hizo esta versión más corta con menos Horowitz, y el sitio web de PIC publicó Salvajismo nuclear: Las Islas del Proyecto Secreto 4.1, un retrato de las islas del Pacífico que luchan por su dignidad y supervivencia después de décadas de envenenamiento por la contaminación radiactiva intencional por parte del Gobierno de Estados Unidos”.

PIC resume el documental de la siguiente manera:

Algunos utilizan el término salvaje para referirse a las personas de culturas primitivas, pero la experimentación nuclear ha provocado que el salvajismo establezca nuevos niveles. En la década de 1950, Estados Unidos llevó a cabo 67 pruebas nucleares con bombas atómicas y de hidrógeno en las islas Marshall, exponiendo a la contaminación radiactiva a la población. Los isleños de Rongelap recibieron dosis mortales de radiación y luego fueron trasladados a una isla contaminada para que sirvieran como conejillos de indias, durante 30 años. El cineasta Adam Jonas Horowitz ha estado recopilando material durante 25 años, y en su documental incluye archivos y documentos inéditos, creando un retrato inolvidable del racismo, la arrogancia y el cinismo estadounidense. Ganadora de varios premiso en París, Chicago y Ciudad de México”.

El Servicio Público de Difusión ha censurado el documental sin una explicación previa

En 2013, el World Channel del Servicio Público de Difusión (PBS) programa la emisión de Salvajismo nuclear durante cuatro sesiones, los días 28 y 29 de mayo. El ejecutivo de PBS Tom Davison envió un correo electrónico a Horowitz diciéndole que la emisión no podía realizarse sin una explicación previa por parte de PBS, felicitándole por la emisión. Horowitz no pudo ponerse en contacto directamente con Davison, Ferrer o cualquier otro directivo del Servicio Público de Difusión, aunque el ejecutivo Amber McClure escribió un orwelliano “Su programa no ha sido rechazado por la PBS”.

Para que Horowitz pueda recuperar el control de su documental, la PBS debe expresar un absoluto rechazo a su emisión. En diciembre de 2013, en una carta al editor del Santa Fe Reporter, describía así la situación:

Los ejecutivos del World Channel de la PBS han aceptado, programado y anunciado la emisión a nivel nacional, para cambiar de decisión y cancelar la emisión en el último minuto. Inicialmente fue aceptado y luego rechazado por la PBS, en tres ocasiones. Los ejecutivos de la PBS se comprometieron a entregarme una lista de lo que consideraban era una visión sesgada o cosas dadas por hecho, y me comprometí a trabajar con ellos para solucionar cualquier problema. Pero no he recibido detalles de la PBS sobre las quejas en torno al documental, que han modificado completamente con sus propios editores”.

El proyecto también contó con el apoyo de fundaciones privadas, como el Project Kindle, en donde se dice:

Apoyamos a los denunciantes y agitadores. Damos subvenciones a pacificadores y salvadores. Apoyamos a aquellas personas que presentan proyectos que favorecen soluciones y alternativas en sistemas en transición. Buscamos lo extraño… aquello que tiene menos posibilidades de obtener financiación. Financiamos a individuos e iniciativas arriesgadas o radicales, integrando las fuentes de financiación…”.

Una información pública que no siempre es conocida públicamente

Las Notas sobre Salvajismo nuclear: Las islas del Proyecto Secreto 4.1 que aparecen en el sitio web del Proyecto Kindle desde abril de 2012 dicen que la película está obteniendo un gran éxito, a pesar de la censura no oficial, y que es emitida en el circuito de festivales.

Desgarradora es la palabra que mejor define lo que se describe en esta película. En mis conversaciones con Adam hemos repetido esta palabra varias veces. A menudo me pregunto cómo resiste a exponer estas atrocidades que los seres humanos infligen a otros. Los habitantes de las islas Marshall se han enfrentado a catástrofes similares, como cuando fueron sometidos a exámenes médicos por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial. Adam quiere informar de lo que ocurrió. Su perseverancia es una de las claves del éxito del documental, que está atrayendo la atención en los circuitos internacionales, pero también ha provocado una reacción en los habitantes de las islas.

Salvajismo nuclear se está emitiendo una y otra vez en los canales de televisión locales y nacionales de las islas. Se mostró en la Conferencia de Presidentes de las Islas del Pacífico. La gente ha copiado la película y la pasa de mano en mano, con copias piratas que a veces son emitidas por la televisión. Los activistas de las Islas Marshall están usando el documental para oponerse a las pretensiones del Gobierno de Estados Unidos de devolver a las poblaciones a sus islas de origen, todavía peligrosamente contaminadas por radiación.

Desde entonces nadie ha vuelto, a pesar de las intenciones estadounidenses para reasentar a los refugiados en las islas Marshall, desde que fueron expulsados, dejando las casas vacías”, dijo Horowitz durante la presentación del documental en el Festival de Cine Internacional en Window Rock, Arizona.

Horowitz se muestra indignado por el trato que los estadounidenses han dado a las islas Marshall. A finales de 2013, declaró a un reportero: “Destruyeron a todo un país con el que no estábamos en guerra, sino que por el contrario manteníamos una relación pacífica. Efectuaron explosiones en todas estas islas, se contaminaron de forma deliberada, realizándose experimentación humana. Son unos hechos desconocidos para los estadounidenses”.

Los hechos fueron clasificados como Alto Secreto hasta la década de 1990, cuando la Administración Clinton desclasificó los documentos relacionados con la pruebas nucleares y el Proyecto Secreto 4.1, que incluía la utilización de los habitantes de las islas del Pacífico como conejillos de indias para evaluar el impacto de la radiación ionizante. Incluso el historiador oficial de los ensayes nucleares, Hacker Barton, trató de minimizar el proyecto criminal, pero en 1994 escribió: “Una desafortunada elección de la terminología no pudo ayudar a explicar por parte de la AEC (Agencia de la Energía Atómica) los efectos de la exposición deliberada a la radiación en las Islas Marshall. Como ocurrió en la década de 1920 y luego con Hiroshima y Nagasaki en 1945, los sucesos de las Islas Marshall han quedado ocultos y sin conocerse las consecuencias de una exposición a altos niveles de radiación”.

Estados Unidos fue una potencia de ocupación, y en términos efectivos todavía lo sigue siendo

Los europeos descubrieron estas islas del océano Pacífico en la década de 1520 (nombradas las islas Marshall el honor del explorador británico John Marshall). En 1874 pasaron a formar parte de las Indias Orientales de España. En 1884, las compró Alemania como parte de la Nueva Guinea Alemana. Durante la Primera Guerra Mundial, los japoneses ocuparon estas islas y más tarde estuvieron bajo la administración de la Liga de las Naciones. Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos conquistó estas islas a los japoneses, y así siguen ocupadas desde entonces.

En 1946, Estados Unidos evacuó a toda la población del atolón de Bikini (167 personas) y allí se realizó la primera de las 23 explosiones atómicas que se han hecho en lo que queda del atolón (parte del cual ha desaparecido), inhabitable debido a la contaminación radiactiva ( un documento dice que allí viven de 4 a 6 cuidadores). Casi todos los 167 residentes de aquel atolón han muerto, siendo sus descendientes más de 4000. En 1975 se presentó una demanda ante el Tribunal Federal., solicitando una compensación 750 millones de dólares, cantidad que nunca se ha pagado, negándose la Corte Suprema a una revisión en abril de 2010. Pero los damnificados siguen en su empeño de obtener un resarcimiento económico justo.

En 2010, la UNESCO declaró al atolón de Bikini Patrimonio de la Humanidad, para recordarnos que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos ha dicho que Bikini tiene unos niveles cercanos a los niveles seguros de radiación, unos 15 milirems. Para el Departamento de Energía de Estados Unidos, el nivel seguro de radiación estaría en los 100 milirems, pero ambos no se ponen de acuerdo.

En 1947, las Naciones Unidas incluyeron a las Islas Marshall como territorio bajo la Administración fiduciaria de Estados Unidos, entre cuyas obligaciones estaba la de “proteger a sus habitantes contra la pérdida de sus tierras y recursos”. Poco después, Estados Unidos también evacuó a toda la población del atolón Enewetak, donde explotaron otras 44 bombas atómicas, la última en el año 1958.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=qDMUekfOR-E]

El 1 de marzo de 1954, Estados Unidos hizo explotar su primera bomba de hidrógeno, de 15 megatones, 1000 veces más potente que la bomba lanzada sobre Hiroshima en 1945. La historia oficial, la del Gobierno estadounidense, es que se produjo un accidente y que si midió tan alto nivel de radiación en las poblaciones cercanas fue por la dirección del viento, y que el Proyecto Secreto 4.1 se inició con la intención de ayudar a las víctimas, así como para evaluar su estado.

Sin embargo, los registros también hacen referencia a la existencia del Proyecto 4.1 antes del 1 de marzo de 1954 ( el Gobierno dice que alguien manipuló la información e introdujo allí esos datos). Pero los hechos son tozudos, y el Gobierno sabía que la dirección del viento había cambiado y soplaba en dirección a las áreas pobladas, pero a pesar de todo continuó con la prueba. Después de la explosión, la radiación se extendió por Rongelap y otras islas. El Ejército evacuó rápidamente al personal estadounidense, pero dejó a los felices y responsables salvajes durante dos días más para que se vieran expuestos a la radiación.

Ya en 1956, la Agencia de la Energía Atómica había dicho que las Islas Marshall eran “con mucho el lugar más contaminado del mundo”.

Para los vencedores, aplicar justicia es algo opcional, no un deber

En 1979, Estados Unidos permitió el establecimiento de un Gobierno propio en las Islas Marshall, pero se reservaba el control exclusivo para uso militar y la defensa del territorio. En 1986, Estados Unidos otorga la soberanía a las Islas, mediante un orwelliano acuerdo denominado de Libre Asociación, que permitía el uso militar por parte estadounidense y uso gratuito del atolón Kwajalein como campo de pruebas para misiles. Cuatro años más tarde, la ONU puso fin a la Administración fiduciaria de la nación. La CIA estima el PIB de las Islas Marshall 182 millones de dólares, aportando Estados Unidos 70 millones de dólares en concepto de ayudas, de acuerdo con el Departamento de Estado. Tanto la CIA como el Departamento de Estado omiten la indemnizaciones no pagadas en los datos públicos sobre las Islas Marshall.

En Salvajismo nuclear aparece la Embajadora de Estados Unidos, Greta Morris, que hace una declaración pública de profundo pesar por los daños sufridos por los habitantes de la Islas Marshall, “como resultado de las pruebas realizadas, así como los daños causados por un cambio accidental en la dirección del viento”, que también es la misma excusa que pusieron cuando estalló otra bomba, la Castle Bravo. Más tarde, en un acto público, se le preguntó a la Embajadora sobre la política del Gobierno de Estados Unidos, pero se negó a hablar ante las cámaras.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=CNImGAWiKQo&list=PLBB9A5DC642D3FB2B]

En marzo de 2012 se conmemoró el aniversario de la prueba de la bomba de hidrógeno. El Ministro de Asuntos Exteriores de las Islas Marshall, Phillip Muller, solicitó a los Estados Unidos que pagase una indemnización de 2 mil millones de dólares, ya solicitada ante el Tribunal de Reclamaciones Nucleares, creado y avalado por Estados Unidos. La obligación moral y financiera de Estados Unidos sigue creciendo, con un aumento de las tasas de cáncer. El mismo acontecimiento narrado por Overseas Territories Review:

La Embajadora de Estados Unidos en la Islas Marshall, Martha Campbell, dijo el jueves por la noche en Majuro que Estados Unidos había concedido una compensación de 600 millones de dólares a la República de las Islas Marshall como ayuda a las víctimas de los efectos de las pruebas nucleares. También se indicó que los Gobiernos de Estados Unidos y las Islas Marshall habían acordado “una solución completa y definitiva de todas las reclamaciones relacionadas con las pruebas nucleares”, ya en 1983 (quizás haciendo referencia al Pacto de Libre Asociación y otros acuerdos paralelos”.

En 1988, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) hizo un estudio comparativo de las cantidades de yodo-131 radiactivo presente en cuatro lugares diferentes, expresado en curios (1000 curios de cesio-137 podrían causar graves efectos sobre la salud por una exposición de unos pocos minutos). El equipo del CDC encontró que la planta de procesamiento nuclear de Hanford emitía a la atmósfera 739.000 curios de yodo-137; en Chernobyl se emitieron 40 millones de curios; en el sitio donde se realizó la prueba de la bomba nuclear en Nevada, 150 millones de curios, y en las Islas Marshall, 6300 millones de curios (más de 30 veces la radiación de la suma de la radiación del resto de los lugares).

La República de las Islas Marshall se encuentra en el puesto número 5 del mundo en cuanto a mayores costes sanitarios en relación con el PIB, detrás de Liberia, Sierra Leona. Tuvalu y Estados Unidos.

La historia del tratamiento de las víctimas de la radiación en las Islas Marshall es un ejemplo paradigmático del tratamiento de las víctimas de la radiación en otras partes. Los autores de estas atrocidades ven que no paran de sucederse efectos sobre la salud, unos tras otros, por lo que finalmente deciden descargar toda responsabilidad de sus actos. Al menos por lo que hemos visto hasta ahora, lo sucedido en las Islas Marshall presagia lo que puede ser el futuro de Fukushima.

Dado lo poco agradable que esta historia puede resultar para la audiencia estadounidense de televisión, no es de extrañar que los ejecutivos de la radiodifusión pública se contenten con gastar el dinero manteniendo entretenida a la gente.

Notas posteriores:

– “El termino salvaje se utiliza para referirse a personas de culturas primitivas, pero en este documental se muestra otro salvajismo, que alcanza su máxima expresión en culturas de una tecnología muy avanzada. En la década de 1950, Estados Unidos llevó a cabo 67 pruebas nucleares en las Islas Marshall, haciendo desaparecer islas enteras y exponiendo a las poblaciones a contaminación radiactiva. Los habitantes de Rongelap recibieron dosis mortales de radiación de una de estas pruebas, siendo luego trasladados a una isla también muy contaminada para servir como conejillos de indias y así probar los efectos de la radiación en los seres humanos, durante casi 30 años, sufriendo cánceres recurrentes y defectos de nacimientos, afectando a varios generaciones. Este acto criminal del Gobierno de Estados Unidos se llevó a cabo con un arrogante racismo, que sin archivos y la revelación de documentos secretos, parecería una historia increíble”.

Film Society Lincoln Center, New York City, descripción de Salvajismo nuclear: Las islas del Proyecto secreto 4.1

La República de las Islas Marshall cubren aproximadamente un millón de kilómetros cuadrados, unas islas pintorescas, prósperas y de aguas cristalinas, sin lugar a dudas uno de los lugares más interesantes para visitar.

Promoción Gubernamental de las Islas Marshall del turismo en 2014.

Sobre el autor:

William M. Boardman tiene más de 40 años de experiencia en el teatro, la radio, la televisión y la prensa escrita, y 20 años en el poder judicial, en Vermont. Ha recibido diversos honores, incluida la propuesta para la concesión de un Emmy de la Academia de Televisión, Artes y Ciencias.

Este artículo se publicó por primera vez en: Reader Supported News

Lea otros artículos de William:

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2013/07/12/la-situacion-en-fukushima-la-seguridad-nacional-depende-de-la-inseguridad-de-sus-ciudadanos/

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2014/01/u-s-human-radiation-experiments-covered-up-by-public-broadcasting/