Entries from abril 2012 ↓

Dinamarca: se relaciona la soja transgénica con daños en la cría del cerdo

Artículo de GM Free Cymru, 27 de abril de 2012

http://www.gmwatch.org/latest-listing/1-news-items/13882

Borup Pedersen, criador de cerdos de Dinamarca

Introducción

Se ha producido gran revuelo en Dinamarca tras la publicación en un diario agrícola el pasado 13 de abril de 2012 de los descubrimientos del criador de cerdos Borup Pedersen al decir que la soja transgénica tiene efectos dañinos en sus animales y que por tanto afecta a la rentabilidad de las explotaciones. En la primera página del periódico se puede leer un artículo con el título “El criador de cerdos obtiene más ganancias con el uso de soja no transgénica”. A lado, en un lateral, se puede leer la tesis principal del Sr. Pedersen, que el DDT y la talidomida son problemas menores al lado de lo que supone el uso de los transgénicos y el glifosato. En un comentario editorial se dice que sería muy irresponsable por parte de las autoridades el ignorar o ridiculizar los descubrimientos realizados por el criador de cerdos, y pedía a las autoridades la realización de un nuevo estudio para comprobar si se producían las lesiones en el estómago y otros efectos derivados del consumo del soja transgénica. En el estudio se harían dos grupos de cerdos: 100 cerdos alimentados con soja no transgénica y otros 100 alimentados con soja modificada genéticamente.

En las páginas 6 y 7 del diario hay un artículo escrito por Anne Wolfenberg, una periodista muy experimentada y que conoce muy bien el sector porcino danés. Este artículo ya se filtró en forma de borrador, y difundido ampliamente en Internet. GM Free Cymru ayudó en la traducción al inglés del artículo de Anne Wolferberg, y se publicó una versión pensando que tanto la periodista como el periódico estarían contentos con la distribución de este artículo a los lectores de habla inglesa. El reconocimiento de la autora y las citas se conservaron en su integridad. Pero parece ser que había uno o dos errores, que se corrigieron con posterioridad, pero recibimos una queja por parte de la autora. Pedimos disculpas por el malentendido y enseguida quitamos el artículo de la página de GM Watch. También nos pusimos en contacto con un sitio web estadounidense que también había publicado el artículo para que fuese eliminado. Eso también se hizo.

En deferencia a las preocupaciones de Anne Wolfenberg, no hemos incluido aquí la traducción. En cambio, hemos hablado con el Sr. Pedersen, y amablemente nos ha dado permiso para utilizar el contenido de una presentación en PowerPoint, así como sus declaraciones y la utilización de las fotografías que ha realizado. Así hemos montando la primera parte de este artículo.

En la segunda parte se examinan las principales cuestiones planteadas en la cobertura de este asunto en el periódico danés Effektivt. Felicitamos al editor y periodistas involucrados en la redacción del artículo de investigación y por la valentía de publicarlo. También agradecemos al Sr. Pedersen por la información que nos ha suministrado y por la decisión de que esta información se haga de dominio público.

En la tercera parte de este artículo hemos traducido un comunicado de prensa relativo al proyecto de investigación danesa que examina los efectos de la alimentación con soja transgénica en los lechones durante la etapa de engorde, de 30 kg hasta 110 kg. Si bien aplaudimos que se lleve a cabo esta investigación, nos preocupa que la alimentación de los animales destetados, a partir de los 7 kg (28 días) hasta los 30 kg, pueda enmascarar los efectos del empleo de transgénicos y comprometer los resultados. Como sugiere el periódico, esta investigación será vital para comprobar si se realizó un juicio prematuro o las informaciones eran fraudulentas. El Dr. Brian John de GM-Free Cymru dice: “Llevamos involucrados en la investigación de los organismos modificados genéticamente durante más de una década y conocemos los resultados. Podemos dar por sentado que hay amplios sectores de la industria de los transgénicos, y una parte amplia de agricultores, especialmente de los Estados Unidos, que moverían cielo y tierra para evitar hacer daño a esta Industria, a causa de estos descubrimientos. Tenemos la sospecha de que se ha podido producir una gran presión sobre la periodista danesa y su periódico por partes interesadas, incluso por aquellos que cultivan la tierra, la Industria Agroquímica, sindicatos agrarios, etc. Creo que es una estupidez, porque es de interés de todos, también el de ellos, que el bienestar de los animales y la seguridad alimentaria no sea una cuestión que se esconde bajo la alfombra”.

En la cuarta parte aparece una entrevista con otro granjero danés, cuya experiencia relacionada con el cambio de alimentación en los animales, de soja modificada genéticamente a otra no modificada genéticamente, coincide con lo observado también por el Sr. Pedersen.

Parte 1. Los resultados en Pilegaarden

Salud y Bienestar animal

Cuando un ganadero danés, el Sr. Borup Pedersen, cambió la alimentación de sus cerdos a soja no modificada genéticamente, observó inmediatamente un cambio positivo en la salud de su manada de cerdas. Habló con un periódico danés importante que trata temas agropecuarios (Effektivt Landbrug) sobre este asunto, y el editor le dedicó bastante espacio -quizás porque el Sr. Pedersen no se dedica a producción ecológica, sino que se trata de un ganadero corriente que ha utilizado las mismas técnicas de cría que otros muchos de todo el país. La granja se encuentra en Pilegaarden, Hvidsten, cerca de Randers en Jylland.

La producción danesa de cerdos está reconocida mundialmente por su alto nivel de productividad, con un promedio de 30 cerdos destetados por cerda y año. En combinación con el uso de antibióticos, menos de 50 mg por kg de carne de cerdo producida ( en la mayoría de otros países, salvo en el resto de países escandinavos, se utiliza de 2 a 4 veces esa cantidad), les convierte en los campeones mundiales de producción porcina. El uso de los antibióticos está controlado por los veterinarios de manera estricta según los estudios científicos realizados y aceptados en todo el mundo. Las instalaciones de investigación de Dinamarca están controladas por los propios ganaderos, o por el Gobierno, lo que hace que la Industria de los transgénicos esté menos extendida que en otros países.

Sobre los efectos de la alimentación con soja libre de transgénicos el Sr. Pedersen observó los siguientes efectos:

  • Desaparición de la diarrea al cabo de 2 días después haber parido la cerda, cuando antes teníamos que administrar Borgal 50-100 ml/día.

  • Desde que se ha cambiado la alimentación no se ha observado la muerte de cerdas o ulceración, cuando antes teníamos al menos 1 por mes ( 36 cerdas murieron debido a enfermedades relacionadas con el aparato digestivo durante los dos años anteriores al cambio de alimentación).

  • Las cerdas no han muerto por pérdida de apetito, mientras que dos cerdas murieron por esta causa el año pasado.

  • Incluso sin lavar entre un parto y otro, la diarrea no ha vuelto a aparecer. Anteriormente, cuando no nos lavábamos aparecían más casos de diarrea.

  • Hemos luchado mucho contra la diarrea, ahora este problema ha desaparecido.

  • Hace dos años, cuando tuvimos los peores casos de diarrea, teníamos meses en los que moría el 30% de la paridera. En ese momento no encontrábamos cerdas para cuidar de los cochinillos.

  • Antes era muy extraño que una cerda tuviera 13 lechones. El promedio era de 10,5 lechones por cerda. Ahora estamos llegando a más de 12 de media y una paridera de 14 lechones es más común. Tenemos menos cerdas enfermas, simplemente porque las cerdas comen más y los lechones maman mejor.

  • Las cerdas paren mejor y tenemos 0,3 más nacimientos vivos por cerda, con 0,2 muertos menos. Ahora tenemos 14,9 nacidos vivos y 1,6 muertos como promedio en los últimos 7 meses.

  • Los lechones destetados son más fuertes y tienen un tamaño más uniforme.

  • Las horas de trabajo se han reducido en 20-30 horas mes, en parte porque nos lavamos menos y todo se hace más fácil.

Nos cambiamos a la soja no transgénica y harina de pescado para alimentar a los animales destetados, en lugar de GMO HP 200 ( soja transgénica purificada) y soja transgénica. Los lechones parecen más activos. Los hemos alimentado sólo durante tres meses, por lo que no hay datos seguros todavía. A partir de los 15 kg no usábamos soja transgénica, cuando todavía no estábamos seguros de las consecuencias, pero después hemos utilizado menos medicinas, casi a la mitad de las que usábamos antes”.

El Sr. Pedersen dice: “ He estado cuidando de mis 450 cerdas con el mismo trabajador desde hace 5 años y la forma de manejar los animales no se ha modificado. No es esta la razón por la cual han mejorado nuestros resultados. Cuando cambié la alimentación en abril de 2011, no se lo dije a mi empleado, porque quería ver si notaba la diferencia. “Ha cambiado la dieta”, me dijo unos días después de haber hecho el cambio a la soja no transgénica. “Bueno, ¿qué pasa ahora?, le pregunté. A muchos animales no había que inyectarles Borgal como hacíamos antes para detener la diarrea de los lechones. Esta tendencia positiva ha permanecido desde entonces y la mejoría ha aumentado desde el año pasado. Sólo con el ahorro en medicinas puedo pagar el coste adicional de la soja no transgénica”.

Lechones deformes y muertos

A la derecha, cochinillo con deformidad craneal; arriba a la izquierda, deformidad en la columna; abajo izquierda, lechones siameses

Por alguna razón, los lechones muertos y deformes son un problema en las explotaciones ganaderas donde se utiliza soja transgénica en la dieta. El Sr. Pedersen está convencido de que esto está relacionado con los productos agrícolas con residuos de glifosato, algo permitido en la alimentación por la UE – 20 ppm en el maíz y la soja. Dice que en la harina de soja no se sobrepasaban unos niveles de 17 ppm y que el nivel de tolerancia permitido es algo establecido por la Industria de los transgénicos. En Argentina, dice, los agricultores rocían aproximadamente 4 litros de Roundup por cada tonelada de soja transgénica. Los cultivos modificados genéticamente son rociados con Roundup al menos 2 veces durante el período de crecimiento. Argentina es un importante proveedor de soja transgénica en el mercado europeo. “Cuando los ganaderos de Dinamarca adquieren cereales o colza en el exterior, estos presentan un alto contenido en glifosato, ya que se han rociado sólo de 10 a 14 días antes de hacer la cosecha. Usted sabe que el 80% del glifosato queda en la planta; algo se degrada pero el resto permanece en la planta y se concentra en algunos puntos de crecimiento, donde se están formando las semillas”.

En el silo que tengo para el grano un 15% es grano seco que presenta Roundup, y también compro la cebada para las cerdas. Es decir, el 40% de la alimentación puede presentar restos de Roundup. Según lo que he leído sobre literatura científica, las malformaciones en fetos de especies animales comienzan a partir de 0,2 ppm, y los trastornos endocrinos se producen en los humanos a partir de 0,5 ppm. La muerte de células humanas ocurre a partir de 10 ppm. Hemos tenido 13 lechones en malformaciones ( aproximadamente 1 de cada 700) en los últimos nueve meses, la mayor parte de ellos nacieron vivos. Sabemos por experimentos realizados que el glifosato daña el cráneo y la columna vertebral en aproximadamente el 70% de los animales de prueba. Estoy convencido de que causa defectos graves de nacimiento, especialmente en la cabeza y la columna vertebral en los seres humanos y en los animales.” Citó información de Argentina sobre el efecto del glifosato en los seres humanos, allí donde se fumiga con Roundup en las zonas rurales. Esto nos recuerda que animales y niños presentan el mismo tipo de daños, como se puede ver en este vídeo:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=mqXId_-dTbw]

Investigadores independientes han demostrado a su vez que Roundup es tanto un potente disruptor endocrino como un biocida no selectivo, dando lugar a defectos de nacimientos, abortos, cáncer e interfiere con la flora intestinal de los mamíferos, de modo que la Clostridia se convierte en un problema. Ésta, creo, es la razón principal del botulismo crónico en el ganado, la diarrea y la hinchazón en las cerdas, que eran algunos de los problemas que teníamos, pero que desaparecieron al cambiar de dieta. Estaba presente la bacteria Clostridium”.

Mirando hacia el futuro, dice: “Estoy seguro de que los ganaderos daneses dejarían de utilizar soja transgénica en la alimentación de los animales si supieran sus efectos nocivos que tienen en los animales y en los seres humanos, de modo que los efectos del DDT y la talidomida pueden ser descritos como triviales en comparación con los efectos que estamos viendo por el uso de cultivos transgénicos rociados con Roundup. Los efectos negativos sobre la salud humana aumentarán en gran medida en el futuro, a medida que aumenta el uso de Roundup en todo el mundo. No quiero ni pensar lo grave que puede convertirse la situación si la Comunidad Mundial no pide que se detenga la alimentación animal contaminada con herbicidas” Cita investigadores que instan a que se aplique el principio de precaución y que el uso de Roundup debe ser prohibido.

Finalmente cita al profesor Don Huber: “Seremos recordados en el futuro como la generación que lanzó miles de toneladas de productos químicos al suelo, pero también como la generación que sacrificó a sus hijos en beneficio de un puñado de multinacionales”.

Realidades económicas

El Sr, Pedersen ha analizado los efectos de cambiar a la soja no modificada genéticamente, y los resultados indican que ha obtenido una mayor rentabilidad en su granja. Así evalúa la situación: “Encontramos que la eficacia – medida en términos de horas hombre requeridas en la nave- ha aumentado, ya que los animales están más contentos y más saludables. Ahora tenemos 1,8 más cochinillos destetados por cerda – 29,9 frente a 28,1 cuando utilizábamos soja transgénica. Esos 1,8 más de lechones destetados se traduce en 225.000 coronas danesas. Otro dato es que han muerto 12 cerdas menos al año por problemas estomacales, lo que en el hato reproductivo se traduce en 30.000 coronas danesas. La soja no transgénica contiene más nutrientes, más proteínas y es más energética. El valor añadido de proteínas y energía es de 17 DKr. por 100 kilogramos, lo que se traduce en 12.759 coronas danesas al año”. ( 1 euro= 7,45 coronas danesas)

El lado negativo de la ecuación se encuentra en el coste adicional de 75 toneladas de productos no transgénicos, 55 coronas danesas por cada 100 kg, lo que hace un total de 41.250 coronas danesas.

Gráfico mostrando el uso de antibióticos en la zona de cría de las cerdas en la Granja Pilegaarden, durante los 12 meses después de la conversión de soja transgénica a soja de no transgénica en el suministro de alimentos. Las columnas muestran las dosis diarias acumuladas por cada 100 animales que reciben la medicación en el área criadora de la granja. La línea azul clara discontinua señala media nacional en esos 12 meses. La línea naranja muestra el promedio en los 12 meses de la prescripción de antibiótico ( unidades de medicación) en la zona de cría de cerdas de Pilegaarden. Ha descendido a menos del 50% de la media nacional y regional.

Curva ampliada, durante un período de 24 meses. Esta curva tiene los mismos parámetros, pero muestra cómo las unidades de medicación usadas en la zona de cría de cerdas estaban por encima de los promedios nacionales y regionales antes del abril de 2011 – en el período en el que se utilizaba soja transgénica en la dieta y se daban problemas de diarrea en los cochinillos y las cerdas

Los costes adicionales equivalen a unas 28.500 coronas danesas. Son 450 cerdas, o sea 63,34 coronas danesas por cerda.

Considerando los aspectos positivos y negativos, el ganadero concluye: “El ahorro en las medicinas sirve para pagar el coste adicional por la adquisición de soja no transgénica. En total preveo unas ganancias de 250.000 coronas danesas, o sea, 550 coronas por cerda. Mis animales están más felices y saludables, mis márgenes de beneficio han aumentado. ¡Así que hago debo estar haciendo bien!”.

Los datos para cada categoría de cosecha incluyen variedades tanto con HT como la presencia (apilados) de Bt. Fuentes: 1996-1999, los datos son de Fernandez-Cornejo y McBride (2002). Los datos para 2000-10 están disponibles en la base de datos ERS, Adopción de Cosechas Genéticamente Modificadas en los Estados Unidos, tablas 1-3.

La situación en otras partes

De 32 a 36 millones de toneladas de soja son importadas por Europa cada año ( en su mayoría de Brasil, Argentina y Estados Unidos) para su uso en la cadena de suministro de piensos para animales. La mayor parte es soja transgénica – solamente 7 millones de toneladas con clasificadas como no transgénicas. Los mayores importadores son Francia, Alemania y España. Dinamarca es muy dependiente de la soja transgénica para alimentación animal y es importada de Argentina. Alrededor de 1,7 millones de toneladas de soja transgénica fueron importadas por Dinamarca en 2011 para la alimentación animal.

Hemos recogido pruebas que muestran las evidencias de problemas de salud, muertes del feto y malformaciones en animales en granjas de Dinamarca donde se utiliza la soja transgénica como fuente de alimentación. Lamentablemente, gran parte de estas evidencias no pasan de ser anecdóticas y no están debidamente registradas en la literatura científica revisada por pares. Hay, siendo suaves, un encubrimiento de este hecho dentro de la industria agropecuaria. Se trata de una barbaridad, y los investigadores debieran abordar este asunto relativo a las enfermedades en los animales de las granjas y el uso de soja transgénica. Decía un colega estadounidense: “Estoy casi seguro de que hay documentación custodiada por alguna entidad oficial o registro sobre este tema. A causa de las grandes mentiras que se difunden sobre los transgénicos, diciendo que son sustancialmente “equivalentes”, muy pocas personas se han planteado los problemas por la introducción en la alimentación animal de soja transgénica, y cuando se hizo se referían a ello como una “nueva norma”. Sé de varios casos individuales de demostración de los problemas derivados del uso de maíz y soja transgénica, pero los archivos pertenecían a los que realizan el cultivo y no a entidades oficiales. Estas pruebas comenzaron, según mis conocimientos, en 1997”.

Par su vergüenza, la Industria de los Transgénicos, sindicatos agrarios y los reguladores siguen manteniendo una cerrazón para evitar que se realicen las debidas investigaciones en el sector porcino (en Norteamérica) sobre los efectos de piensos elaborados con soja transgénica. No es tarde para iniciar idéntica investigación en los países en Dinamarca y los países de la UE, con carácter de urgencia. No se trata simplemente del bienestar animal, sino que también está en juego la salud de los consumidores europeos. No debiera ser necesario recordar que los humanos tiene el tracto digestivo muy similar a los cerdos del Sr. Pedersen.

Nota:

No es nuestra intención para nada dañar la industria porcina danesa, que es de gran importancia en la economía europea. Como se indicó anteriormente, Dinamarca cuenta con una industria muy regulada, incluyendo la medicación de las piaras de cerdas, más estricta que en otros países de la UE. Se aplican sanciones muy altas a aquellos criadores de cerdos que utilizan medicamentos en niveles mayores a los acordados por las leyes. De hecho, es por su regulación tan estricta, con una amplia tradición de apertura y transparencia, y la vigilancia y supervisión de los veterinarios, que el Sr. Pedersen ha sido capaz de reunir toda la información descrita anteriormente. Esto no habría sido posible en la mayoría de los países de la UE. Dinamarca es nuestra esperanza de que las experiencias del Sr. Pedersen sean realizadas también en otras granjas, y si la industria se plantea el uso de la soja no transgénica, no solamente mejorará la salud de la cabaña porcina nacional, sino que también obtendrá una ventaja competitiva en el mercado.

[…]

Fuente:

http://www.gmwatch.org/latest-listing/1-news-items/13882

Una madre argentina gana una batalla contra Monsanto

Anthony Gucciardi, 28 de abril de 2012

Activist Post

 

 Después de sufrir la muerte traumática de su hija por insuficiencia renal sólo tres días después de haber nacido, Sofía Gatica, de Argentina, tomó la determinación de averiguar qué fue lo que mató a su hija. Su conclusión: Los campos de soja genéticamente modificada de la empresa Monsanto, que rodean su barrio, de modo que los pesticidas con los que se fumigan estos campos afectan negativamente la salud de los niños y de los adultos, por igual.

Gatica comenzó a registrar las elevadas tasas de defectos congénitos, enfermedades respiratorias, e incluso mortalidad infantil, que se dan en el barrio. Con esos datos, la valiente madre decidió ir contra Monsanto.

Sorprendentemente, ella no estaba sola en la lucha contra el gigante de la Biotecnología: cuando se trata de buscar las causas que producen los problemas congénitos, un grupo amplio de agricultores argentinos han presentado una demanda contra Monsanto por defectos de nacimiento devastadores en los niños. Sin embargo, inicialmente Gatica comenzó la batalla sola, pero continuó en su empeño.

Formó un grupo de madres afectadas en el área local de Ituzaingó para hablar sobre sus experiencias, pero esta madre fue una de las pocas que decidió emprender una batalla contra Monsanto.

Después de compartir su historia con otras madres del barrio que estaban preocupadas por las seguridad de sus hijos y de su familia, Gatica cofundó la Asociación de Madres de Ituzaingó – un grupo de acción de 16 madres que luchan para que se prohíba el uso desenfrenado de los productos químicos de Monsanto. Fueron por las calles, y yendo de puerta en puerta registraron el primer estudio epidemiológico de la zona, descubriendo que los productos químicos de las fumigaciones estaban afectando dramáticamente a las familias de la localidad de Ituzaingó.

Las tasas de cáncer eran 41 veces mayores que la media nacional, así que algo había que hacer.

Como resultado de su campaña para erradicar las fumigaciones de Monsanto, las madres se vieron recompensadas. La Corte Suprema de Argentina ha prohibido la fumigación de productos químicos cerca de las zonas pobladas. Pero también exige ahora que el Gobierno y los fabricantes de la soja transgénica demuestren que sus productos químicos son seguros.

Sofía Gatica ha sido recompensada por trabajo con el Premio Goldman Environmental, un importante premio que valora las acciones en favor del medio. Esta historia demuestra cómo una lucha sostenida puede dar sus frutos, incluso contra Monsanto.

Este artículo apareció por primera vez en Natural Society un sitio donde encontrar recursos relacionados con la salud e información sobre las vacunas.

http://www.activistpost.com/2012/04/mother-wins-top-environmental-award-for.html

Una madre recibe amenazas anónimas después de oponerse a Monsanto

 Por Mike Barrett, 23 de abril de 2012

NaturalSociety

Después de perder a su hija de sólo 3 días por insuficiencia renal, una mujer llamada Sofía Gatica tomó la decisión de encabezar un movimiento contra Monsanto junto con otras madres de niños enfermos. Monsanto es una empresa de Biotecnología que está contaminando el medio ambiente con herbicidas y pesticidas, produciendo alimentos modificados genéticamente y afectando a la salud humana. Los numerosos los casos abiertos contra Monsanto por daños en la salud y hasta la muerte, siendo el caso más reciente el de los agricultores argentinos que han presentado una demanda contra esa Corporación por producir defectos devastadores de nacimiento en sus hijos.

Cerca de la población donde vive Gatica hay campos de soja, donde los agricultores rocían gran cantidad de productos químicos en sus cosechas. El herbicida más utilizado en estos campos es Roundup, que contiene el ingrediente activo glifosato. Gatica no estableció inicialmente una conexión entre la muerte de su hija con la exposición a productos químicos hasta que comprobó que sus amigos y vecinos también experimentaban problemas de salud.

Comencé a ver niños que llevaban la boca tapada, madres que se tapaban  la cabeza para ocultar su calvicie debido a la quimioterapia. Hay campos de soja al norte, al sur y al este, y cuando fumigan también lo hacen sobre la gente, porque no hay distancia entre población y cultivos”, dijo Gatica a un reportero de Grist.

Los investigadores han encontrado que la gente que vive en este área presentan cuatro productos químicos agrícolas en su sangre, tales como el endosulfán, que está prohibido en más de 80 países. También encontraron que el 33% de los residentes presentaban cáncer. En otros estudios llevados a cabo por investigadores alemanes, se encontraron en la orina una cantidad de 5 a 20 veces superior de sustancias químicas a  los límites establecidos en el agua potable, mostrando lo frecuentes que son estos productos.

Para luchar contra la contaminación química por el uso de productos agrícolas de la empresa Monsanto, Gatica intentó crear un movimiento internacional junto con otros activistas. Hace unos años, después de cofundar el grupo denominado Madres de Ituzaingó, ella y su grupo hicieron el primer estudio epidemiológico en el área: encontraron muchos casos de enfermedades neurológicas y respiratorias, defectos de nacimiento, mortalidad infantil y casos de cáncer en una tasa 40 veces por encima de la media nacional. Se puso en contacto con investigadores para establecer la relación entre el uso de los pesticidas y los problemas de salud, formando parte de las protestas contra esta situación.

Bloqueamos las máquinas de fumigar. Entramos en los campos para impedir su uso. Realizamos protestas contra el Ministerio de Agricultura y el Ministerio de Sanidad. Llevamos a la gente enferma ante el Ministerio”, dijo Sofía.

Con el paso de los años y gracias a los movimientos de protesta, se ha conseguido que exista una zona de amortiguación entre las localidades y los campos de cultivo. Además, la Corte Suprema decidió que los productos agroquímicos no podían fumigarse en las áreas cercanas a los núcleos de población.

Sin embargo, mientras Sofia y otros activistas lograron aquel cambio, el proceso no ha sido fácil, de hecho se han producido amenazas directas.

Alguien se presentó en mi casa con un arma. Me dijeron que no jodiese con el tema de la soja. Recibí llamadas telefónicas en las que me decían que sólo me quedarías dos niños al día siguiente. Llamé a la Policía para que investigaran estas amenazas, pero me dijeron que las instrucciones eran secretas”, dijo Sofía cuando se le preguntó si había recibido amenazas personales.

Una interesante investigación ha encontrado que el herbicida Roundup de Monsanto es tóxico para las células humanas, matándolas incluso a dosis bajas. Las toxicidad y el impacto en los más pequeños es aún mayor o en bebés aún no nacidos. Aunque Sofía comenzó sola y fue amenazada, ella supo sobreponerse ante estas complicaciones y logró que se produjera un cambio, que seguro que no será el último.

http://naturalsociety.com/woman-receives-anonymous-threats-opposing-monsanto/

Los transgénicos hacen estragos en la producción ecológica en España por lo que debe impedirse su siembra y comercialización

Sociedad Española de Agricultura Ecológica

La Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE), señala a propósito de la celebración de la semana por la Soberanía Alimentaria, que a pesar de que España es el principal país europeo en superficie de producción ecológica, la autorización de variedades comerciales de maíz  transgénico hace ya mas de doce años, está haciendo estragos en la producción de maíz ecológico al que ha puesto en serio peligro de  desaparición en diversas comunidades autónomas por el alto riesgo de contaminación que tiene el maíz ecológico a través de la polinización  cruzada del polen de maíz transgénico . Los agricultores ecológicos, al desconocer si sus vecinos lo van a cultivar, y ante los numerosos casos en Aragón y Cataluña de contaminación y descalificación como maíz ecológico dejan de sembrarlo, ya que aunque legalmente los agricultores que utilizan maíz OGM están obligados a declarar su cultivo, en la práctica esto no se hace.

Ante la escasez de maíz ecológico en España, las fábricas de pienso ecológico, deben recurrir a su compra en Francia o Italia, lo que encarece  el coste de los piensos y concentrados. Además de este problema, la presencia de transgénicos está limitando también la producción de miel ecológica en España, y provoca una sensible reducción del número de colmenas ecológicas.

Los agricultores y elaboradores ecológicos se han visto obligados a adoptar medidas de protección para evitar la contaminación en la cadena de producción y comercialización y transporte, algo que ha supuesto un sensible incremento en los costes de producción, en especial para los  piensos ecológicos, que hacen también peligrar la ganadería ecológica.

Se han realizado diversas valoraciones de sus impactos económicos, pero estos no han sido reconocidos ni por las autoridades competentes, ni por las empresas propietarias de los transgénicos que ni siquiera han querido investigar los casos de contaminación de la producción ecológica que se han conocido, acaecidos en nuestro país.

Estos son algunos de los impactos negativos de los transgénicos en la agricultura ecológica. Una de las conclusiones principales a las que se llegó en las Jornadas Científicas Internacionales sobre Transgénicos que se realizaron en noviembre del año pasado en Madrid en las que participaron integrantes de SEAE, es que el cultivo de los transgénicos al aire libre supone un grave peligro para la salud y el medio ambiente, y es muy  distinto con el empleo de esta tecnología en laboratorio, en ambientes confinados, como su uso con fines médicos. En ese evento se señaló que los mecanismos de evaluación de riesgo previos a la liberación de un transgénico no están diseñados para proteger ni la salud, ni el medio ambiente. Además se confirmó que los microorganismos del suelo también son víctimas de los cultivos transgénicos, y por lo tanto la fertilidad de nuestros suelos y nuestra alimentación están en juego.

España sigue siendo el único país de la UE que cultiva transgénicos a gran escala. Durante las últimas legislaturas, los Gobiernos han ignorado sistemáticamente los argumentos ambientales, sanitarios, económicos y sociales que han llevado a ocho países europeos entre ellos Francia,  Alemania, Suiza o Hungría a prohibir el cultivo del maíz transgénico que se cultiva en España.

Por ello, es necesario adoptar medidas que permitan el cultivo ecológico de maíz e impidan su contaminación. En las condiciones de nuestro país esto significa impedir la siembra y comercialización de transgénicos, como ya han hecho ocho países europeos, hasta que no se garantice la imposibilidad de contaminación al cultivo ecológico o a los piensos ecológicos

La producción ecológica está regulada en la UE por un reglamento europeo (Reg UE 834/20079, y excluye el uso de transgénicos en su producción y/o elaboración, por los riesgos que entrañan, que obstaculizan alcanzar los objetivos que persigue dicha producción entre ellos, a) asegurar un sistema viable de gestión agrario que  respete los sistemas y los ciclos naturales y preserve y mejore la salud del suelo, el agua, las plantas y los animales y el equilibrio entre ellos, contribuya a alcanzar un alto grado de biodiversidad, b) obtener productos de alta calidad;
c) obtener una amplia variedad de alimentos y otros productos agrícolas que respondan a la demanda de los consumidores de productos  obtenidos mediante procesos que no dañen el medio ambiente, la salud humana, la salud y el bienestar de los animales ni la salud de las plantas.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=148733

 

 

El caso Andrew Wakefield: la rehabilitación de su colega, el Dr. John Walker-Smith

Por Silvye Simon, 27 de abril de 2012

Votre Santé

El gráfico muestra la disminución en la vacunación de SPR ( triple vírica) en el Reino Unido ( en azul) y la proporción de madres que consideraban segura la vacuna triple vírica (en verde). Graph: UK Department of Health.

 Se han dicho gran cantidad de mentiras con toda impunidad sobre el Dr. Andrew Wakefield, que debido a sus investigaciones entró en declive la administración de la vacuna triple vírica, sarampión, las paperas y rubeola (SPR), en el Reino Unido, teniendo muy altos costes para Glaxo SmithKline.

Es cierto que el daño causado debe ser castigado y el Dr. Wakefield ha servido como chivo expiatorio en este asunto, mientras que otros investigadores han obtenido los mismos resultados sobre la regresión del autismo, pero sin beneficiarse de una publicidad muy embarazosa para la Industria Farmacéutica.

Durante 14 años se han repetido una y otra vez las mismas mentiras en los medios de comunicación, sin contrastar la validez de sus afirmaciones o de plantearse los interrogantes que surgían. El Dr. Wakefield fue despedido del hospital en el que trabajaba, perdió su reputación y se vio obligado a exiliarse. Si hemos de ser claros, aquello fue una calumnia.

Recordaremos brevemente el asunto a aquellos que lo han olvidado o que no lo conocieron: en 1998 la revista The Lancet publicó los casos de 12 niños que habían sido atendidos en el Hospital Royal Free de Londres por problemas intestinales. El estudio establecía una posible relación entre estos problemas, retrasos en el desarrollo, algunos casos de autismo, con el virus presente en la vacuna contra en sarampión, que se encontró en el intestino de estos niños. Los médicos descubrieron que en 8 de estos niños, los problemas gastrointestinales y los síntomas de autismo se habían iniciado poco después de la administración de la vacuna triple vírica.

Veamos como se el asunto en este otro sitio web: http://briandeer.com/mmr/uptake-stats.htm (N. del T.: Brian Deer es uno de los periodistas que ha lanzado más duros ataques contra Wakefield. Sus artículos han sido publicados en el Sunday Times).

Las TRES PRINCIPALES CONTRIBUCIONES del Dr. Andrew Wakefield a la disminución en la aceptación de la vacuna triple vírica.

Abril de 1995:The Lancet publica un artículo de Andrew Wakefield y otros, en base a los datos estadísticos extraídos de modo fraudulento de dos estudios independientes, pretendiendo con ello establecer una relación entre las enfermedades intestinales y la vacuna contra el sarampión. El Hospital Royal Free y la Escuela de Medicina ofrecen una conferencia de presa, que es televisada, en la que se critica la vacuna triple vírica. Los investigadores, entre ellos el Dr. Wakefield, más adelante tienen que abandonar su pretensión de establecer relación entre la enfermedad de Crohn y la vacunación.

Febrero de 1998:The Lancet publica un artículo de Andrew Wakefield y otros que afirman haber encontrado una posible relación entre las enfermedades intestinales, el autismo y SPR.El hospital Royal Free y la Escuela de Medicina una conferencia de prensa televisada, en la que Wakefield aconseja a los padres boicotear la vacuna triple vírica en favor de la administración individual de las vacunas. En el análisis de los datos brutos – los registros de los médicos – se observa que el documento es falsao y engañoso en todos los aspectos críticos.

Enero de 2001: Reacciones adversas a medicamentos y exámenes toxicológicos se publica un artículo de revisión por Andrew Wakefield y Scott Montgomery haciendo un ataque generalizado contra la vacuna triple vírica, pero la revista tiene una tirada de 350 ejemplares y el impacto en los profesionales médicos es insignificante, pero el Dr. Wakefield se defiende diciendo que tiene el apoyo de ciertos periodistas. En los análisis del material original se observan mentiras y falsedades en las consecuencias extraídas.

Los 13 coautores que publicaron el trabajo en la revista The Lancet eran todos ellos miembros del Grupo de Estudio sobre enfermedades inflamatorias intestinales del Hospital Royal Free. En el año 2004, bajo la presión de las autoridades sanitarias británicas, 10 de los autores firmaron una carta en la cual indicaban que retiraban la publicación que establecía una vinculación entre vacunas y autismo, lo cual no se decía categóricamente. A continuación, John Walker-Smith, un reconocido gastroenterólogo y pediatra, Andrew Wakefield y Simon Murch fueron acusados de fraude médico por el GMC ( General Medical Council) y los posteriores procesos judiciales han dado lugar a que tanto Wakefield como Walder-Smith perdieran su licencia médica (en el Reino Unido), mientras que el Dr. Murch la ha conservado. Wakefield ha sido demonizado por los medios de comunicación, mientras que laboratorios y pequeño burgueses se mostraban encantados de informar de los escándalos que benefician a la Industria Farmacéutica en lugar de investigar las implicaciones de este asunto.

Resumiendo: En julio de 2003, el propietario de la revista The Lancet, Crispin Davis, se convirtió en director no ejecutivo de Glaxo SmithKline, el fabricante de la vacuna triple vírica (SPR).

El 27 de febrero de 2004, su hermano, el juez Davis, creo que en este caso está bien señalar el parentesco, retira la asistencia jurídica a los demandantes, mientras que en virtud de extrañas razones se rechaza la publicación en The Lancet de Andrew Wakefield, que durante ese período es arrastrado por el barro en la BBC y el Sunday Times.

En julio de 2004, Crispin Davis, el hermano del juez, fue elevado a la categoría de noble por el Gobierno de Blair.

En cuanto a James Murdorch, hijo del multimillonario Rupert Murdorch, dueño de un imperio de medios de comunicación de proporciones mundiales, incluyendo el Sunday Times, que recientemente se ha visto involucrado en un gran escándalo, fue contratado por Sir Crispin Davis para unirse al grupo de GlasoSmithKline. Es un ejemplo típico de una sucesiva cadena de intereses en relación a la controversia entre vacunas y autismo, y del que no somos conscientes.

Pero a veces hay, afortunadamente, justicia en la Tierra. El 7 de marzo de 2012, el profesor John Walker-Smith ganó su recurso contra el Colegio de Médicos del Reino Unido, que le había acusado falsamente y difamado, así como al Dr. Andrew Wakefield, por el papel desempañado en la publicación del artículo en The Lancet en 1998.

Esta sentencia se produce tras una larga deliberación que ha durado 217 días, y representa el juicio más largo en todos los 152 años de historia del GMC (Consejo General Médico).

Esta victoria ha permitido al profesor Walker-Smith recuperar su condición de médico, que perdió en el año 2001, es decir, seis años antes de que comenzara el juicio. Está muy contento con esta victoria, porque su familia ha vivido una situación muy difícil desde el año 2004: “Nunca olvidaré la ayuda que he recibido, lo cual agradezco a los que me han apoyado. Espero disfrutar de mi jubilación con mi familia”.

En la sentencia de 70 páginas, Sir John Mitting dijo que las acusaciones contra él no podían mantenerse y rechazó la acusaciones del periodista Brian Deer y el político Evan Harris del Partido Liberal Demócrata en Sunday Times, diciendo que son infundadas. El juez agregó que las acusaciones estaban “insuficientemente motivadas y muchos puntos de vista eran superficiales, extrayendo conclusiones falsas”.

El veredicto lava de toda sospecha al Dr. Walker-Smith. Es una conclusión consecuente, ya que la fiscalía no ha recibido quejas de que los niños hayan sufrido daño alguno, y los padres han apoyado a los dos médicos durante el juicio, señalando los beneficios que los niños obtuvieron durante el tratamiento en el Royal Free Hospital.

Mientras que John Walker-Smith recibió apoyo para apelar la decisión del Colegio de Médico, el Dr. Andrew Wakefield, exiliado en los Estados Unidos, no tenía medios para apelar ante el Tribunal Supremo.

La sentencia descarga totalmente de mala práctica médica al Dr. Wakefield y podrá continuar sus investigaciones en los Estados Unidos, mientras que el pseudo periodista Brian Deer continúa con sus difamaciones, así como la Dra. Fiona Godlee y el British Medical Journal, que le han acusado falsamente de fraude y han intensificado sus ataques para destruir su carrera y su vida. El juicio tendrá lugar en Texas, donde ahora vive Wakefield. La decisión del Tribunal sobre su colega es un buen augurio para rebatir los cargos presentados por el GMC.

Los padres, que pertenecen al grupo CryShame, recibieron con gran satisfacción el anuncio, después de más de ocho años de espera, y felicitaron al profesor John Walker-Smith. Cryshame es una asociación de padres que han visto a sus hijos padecer autismo en el segundo año de vida y se preguntan sobre la posible relación con la vacuna.

Marcos Blaxill, padre de una niña autista, director de SafeMinds, autor de varias publicaciones sobre el autismo en varias revistas médicas de prestigio, dijo: “El Gobierno del Reino Unido necesita hacer frente a la corrupción del GMC, que ha perjudicado gravemente la reputación de algunos honorables médicos. Además, resulta indignante que el Dr. Andrew Wakefield haya sido vilipendiado por funcionarios de Gobiernos, fabricantes de vacunas y autoridades médicas, y los medios de comunicación aceptando de forma acrítica los cargos”.

The Canary Party, una organización creada para defender a las víctimas de los accidentes médicos y venenos ambientales, han recibido con alegría la victoria de un médico que lucha contra un sistema corrupto, tomando en serio los intereses de los niños.

[…]

La periodista Sally Beck del diario Sunday Daily Mail publicó en febrero de 2011 nuevos hallazgos resultado de investigaciones llevadas a cabo en los Estados Unidos que confirman los resultados del Dr, Andrew Wakefield: parece existir un vínculo entre la vacuna triple vírica y el autismo regresivo.

Ahora, un equipo de la Escuela de Medicina de la Universidad de Wake Forest en Carolina del Norte está buscando a 275 niños con autismo regresivo y enfermedades intestinales. De los 82 niños que ya han sido examinados, 70 de ellos dieron positivo en la presencia del virus del sarampión. El director del equipo de investigación, el Dr. Stephen Walker, dijo que: “Los resultados que hemos obtenido hasta ahora indican que son cepas presentes en la vacuna, y no cepas salvajes del virus del sarampión”.

Esta investigación muestra que el virus de la vacuna contra el sarampión fue descubierta en el tracto gastrointestinal de un buen número de niños diagnosticados con autismo regresivo. Así que la publicación del Dr. Wakefield de 1998 parece ser honesta.

Ya en el año 2001, John O’Leary, Profesor de Patología en el Hospital de St James y el Trinity College de Dublín, reprodujeron el trabajo del Dr. Wakefield, confirmando la contaminación de estos niños sólo por el virus del sarampión de la vacuna triple vírica y el Departamento de Salud y algunos medios trataron de desacreditar esta investigación, bajo el pretexto de que no se podía realizar en las mismas condiciones. Nadie lo había intentado. En Dinamarca, según informó el Journal of American Physicians and Surgeons en septiembre de 2004, se realizaron un gran número de diagnósticos de autismo relacionados con la introducción de la vacuna triple vírica (SPR). De modo que el trabajo del Dr. Wakefield ha sido corroborado por investigadores independientes de japón, Irlanda y otros países, poniendo de relieve la relación entre esta vacuna y los problemas que surgieron.

Sin embargo, el Ministerio de Sanidad del Reino Unido, al igual que el Ministerio de Sanidad de Francia ( y el de España), repiten una y otra vez el mismo estribillo: “La vacuna triple vírica es la mejor forma de protección contra el sarampión, las paperas y la rubeola”.

[…]

Sylvie Simon, 27 de abril 2012

The Canary Party – 120 Birch Bluff Road – Tonka Bay, MN 55331

Ginger Taylor 855-722-5282 or Media@CanaryParty.org

http://www.naturalnews.com/Andrew_Wakefield.html

http://www.naturalnews.com/031211_Andrew_Wakefield_BMJ.html.

Fuente:

http://www.votresante.org/suite.php?dateedit=1335558012

Últimos días de los liliputienses

Por William T. Hathaway, 25 de abril de 2012

Dissident Voice

 

 En Los viajes de Gulliver, los liliputienses atacaron a Gulliver, mucho más grande, mientras dormía y lo ataron al suelo con miles de hilos. De la misma manera, la elite gobernante ha sometido la clase obrera a la esclavitud. Pequeños en número, pero grandes en poder, las elites han diseñado mecanismos de control para mantener a los obreros, mucho más numerosos, obligándoles a trabajar para ellos. Esto incluye instituciones políticas ya establecidas, escuelas, sindicatos, policía, tribunales, militares, y los roles sexuales patriarcales. También se incluyen conceptos cargados emocionalmente, tales como un fuerte individualismo, una falsa imagen del socialismo, y la misma forma de concebir la clase social.

Este último punto, la enculturación de nosotros mismos, nos priva de nuestra identidad de clase. Muy pocos de nosotros nos consideramos clase obrera. El término parece una mohosa reliquia del siglo XIX, pareciéndonos sinónimo de clase baja, una especie de mala reputación, de perdedores, que son dignos de temer y de compadecer a la vez, con los cuales no queremos identificarnos. En su lugar se nos ofrece una jerarquía de clases: media-alta, alta, media, media baja, y la última y menos importante, el estrato más bajo: el lumpen. Dentro de estos grupos se producen fragmentaciones por distintos motivos: étnicos, religiosos, de género, estilo de vida. Se supone que debemos identificarnos con el lugar donde vivimos y donde trabajamos y debemos luchar para ascender en la escala social, o al menos no caer en los puestos más bajos de la jerarquía. Pero cada vez vamos descendiendo un poco más, perdiendo aquello que tuvimos. Indignados, ponemos nuestro afán en encontrar aliados dentro de nuestro nicho, pero nos vemos aislados, de ahí que nuestras luchas no sean efectivas.

Pero cada uno de nosotros somos, de hecho, clase obrera. La mayoría tiene que trabajar para otro para conseguir sus medios de subsistencia. Sólo cuando somos solidarios unos con otros es posible que tengamos éxito en nuestras pretensiones.

Las elites nos han fragmentado geográficamente. La mayoría de los explotados están muy lejos de los centros de poder y por lo tanto son invisibles para nosotros, excepto por las imágenes mediáticas de inmigrantes ilegales que intentan traspasar nuestras fronteras y de los insurgentes que atacan a los soldados. Viven bajo el yugo de Gobiernos autoritarios sostenidos por el poder de las naciones más ricas, viéndose obligados a trabajar en las peores de las condiciones. La riqueza obtenida a partir de su trabajo ha permitido a las empresas pagar a sus empleados mejores salarios en su país de origen, reduciendo así el descontento y estimulando el consumo.

Pero esta situación económica está cambiando a medida que la competencia global se intensifica. La venta en los mercados mundiales se ha convertido en algo más importante que vender en el país de origen. Competir a nivel mundial requiere producir a precios bajos, por lo que las empresas están recortando salarios y beneficios laborales. La clase obrera a nivel internacional está siendo aplastada. Nuestra tarea ahora es unirnos y derrocar a la elite que nos gobierna.

Esta elite está formada por muchas nacionalidades y tiene muchos conflictos internos. Incluso se hacen la guerra cuando la situación económica les agobia. Pero siempre reconocen sus privilegios de clase, y van a hacer todo lo posible para defender sus intereses. Nosotros, los trabajadores, tenemos que reconocer y defender nuestros propios intereses de clase con determinación, al igual que hacen ellos.

Han diseñado un sistema político que garantiza su monopolio del poder. Los candidatos de los grandes partidos representan sus intereses. Mediante la financiación de las empresas, estos candidatos se sabe que van a ganar las elecciones, aprueban leyes que les favorecen en los resultados electorales y van a tener mayor cobertura mediática, de modo que el resto de alternativas quedan excluidas.

Para liberarnos de su control político y construir una verdadera democracia, debemos deslegitimar a los grandes partidos*, que lo único que hacen es canalizar el descontento y llevarlo hacia un callejón sin salida. Son el cementerio de los movimientos sociales, capturando las esperanzas de la gente de realizar cambios fundamentales, pero que ellos entierran. En realidad proponen reformas superficiales que lo único que hacen es fortalecer el capitalismo.

Debemos examinar los partidos y organizaciones de izquierda, encontrar uno que coincida con nuestra orientación y apoyarlo. Estar indignado con el Sistema no es suficiente. A menos que nos organicemos no puede surgir una alternativa viable a los partidos capitalistas. […].

Los Sindicatos, al igual que los partidos, se han convertido en reformistas. Han perdido el liderazgo de la lucha anticapitalista y ahora cumplen una función a nivel económico semejante a la que los partidos realizan a nivel político: convencer a la clase obrera de que acepten los dictados del capital. Líderes sindicales colaboran con los empresarios para empeorar las condiciones de los obreros. Se han convertido en funcionarios del capital y por ello son recompensados. Los trabajadores han de construir una base independiente de poder, dejando al margen a todo esta burocracia, para hacer frente a esta elite mundial.

El reformismo impulsado por los Partidos y los Sindicatos se ve reforzado por los medios de comunicación. Promueven la idea de que el Sistema es básicamente bueno, diciendo que sólo necesita ser corregido. Es una visión atractiva porque es fácil. En lugar de plantear un cambio radical del Sistema, sólo quieren repararlo.

Las reformas realizadas en el pasado sólo han mejorado algo las condicionales. La Seguridad Social ha contribuido a evitar la pobreza extrema en la vejez y unos gastos sanitarios insostenibles para las familias. Desde la década de 1950 a los años 1970, los sindicatos fueron capaces de forzar mejoras salariales y de trabajo en muchas empresas. Sin embargo, estas mejoras conseguidas a base de mucho esfuerzo se están perdiendo ahora debido a la necesidad que tiene el capitalismo de reducir precios para competir con las nuevas potencias industriales, como China y la India. La presión ejercida por la competencia Internacional se está trasladando hacia los trabajadores, y partidos y sindicatos lo están permitiendo. Ante esta nueva realidad económica, el reformismo se ha convertido en el sueño de un cobarde, una forma de evitar el cuerpo a cuerpo de una lucha prolongada. Tenemos que abandonar esta ilusión y prepararnos para una lucha que suponga cambios fundamentales; sustituir el capitalismo oligárquico por un socialismo democrático.

Otra cuestión es la imagen que tenemos del socialismo que se ha grabado en nuestros cerebros. Estamos convencidos de que significa una brutal dictadura, campos de concentración, ausencia de libertad, un Estado esclavista. Para contrarrestar esto, tenemos que criticar a regímenes como el Soviético o el de China, y hay que decir que no eran socialismos. La tradición totalitaria en sus culturas y el ataque constante por parte de las naciones capitalistas, les impidió lograr algo parecido a un socialismo real. En muchos casos, el Gobierno asumió el cargo de jefe explotador, teniendo los trabajadores muy poco poder. El socialismo real significa democracia económica, es decir que organizamos juntos cómo debería ser nuestra vida económica. Se ponen los recursos y la capacidad productiva en manos de las personas, que las utilizan para satisfacen necesidades humanas en lugar de generar beneficios privados para unos pocos propietarios.

Estamos educados para servir al sistema: ser obedientes, respetar la autoridad, encajar en los niveles jerárquicos. Nos enseñan las habilidades que las empresas necesitan, convirtiendo nuestro trabajo en una mercancía más. Nuestros más profundos intereses y nuestro talento queda a menudo sin desarrollar, sin ser reconocido, incluso por nosotros mismos. Estos no cambiará hasta que los estudiantes, padres, maestros y otros trabajadores eduquen de forma conjunta para tomar el poder.

Los medios de comunicación corporativos tienen la función de controlar a las masas dando forma a la percepción de la realidad. La papilla con la que nos alimentan bloquea nuestro cerebro, se nos ofrece una deslumbrante variedad de emociones personales y una estimulación sensorial para distraernos de la triste realidad de nuestras vidas.

A través del entretenimiento y las noticias de los medios de comunicación, nos detenemos en la violencia física, sin que logremos percibir la violencia estructural que la provoca. Nos parecen espeluznantes las imágenes de la violencia ejercida por los jóvenes de los guetos o por las guerrillas, y lo que hacemos es pedir medidas más duras para combatir a estas tribus viciosas. No nos damos cuenta de la violencia estructural de la pobreza y la opresión, que el capitalismo y el imperialismo han creado. Es esta violencia estructural integrada la que genera violencia física.

Los medios corporativos también estimulan la codicia y el consumo. El capitalismo nos aísla unos de otros, y este aislamiento genera inseguridad y un sentimiento de que nos falta algo. Se crean personalidades huecas que intentan rellenar el vacío interior, entonces se suple esta carencia por medio de la satisfacción que supone el consumo. Surge el vacío y luego nos convencemos que hay que llenarlo de cosas -hermosas, estimulantes, fascinantes, extraordinarias, sexys. Cuantas más mejor. Pero nunca se satisfacen nuestras necesidades, y necesitamos más.

Dissident Voice y otras publicaciones alternativas están intentando despertar a la gente del estupor que produce toda esta avalancha de propaganda. Merecen que las apoyemos.

Para escapar de esta manipulación mental, debemos luchar por conseguir una autosuficiencia interior, de modo que no necesitemos toda la basura que los medios nos venden. Esta autosuficiencia tiene su fundamento en nuestra humanidad compartida, y si sintonizamos con los demás no vamos a necesitar los sustitutos: los productos comerciales y ciertos entretenimientos perderán todo su atractivo. Una buena manera de combatir este tipo de condicionamiento es mediante las huelgas de consumo. Comprar lo mínimo imprescindible. Apagar la televisión. Superando esa necesidad de entretenimientos podremos desarrollar nuestra creatividad. Al no consumir tanto, el planeta va a sentirse aliviado. En lugar de escondernos detrás de la última moda, las joyas, los cosméticos, nos vamos a enfrentar al mundo tal y como somos y dejar que esa belleza sea un desafío.

Los medios de comunicación crean imágenes y mitos que refuerzas las ideologías existentes. Un fuerte individualismo, por ejemplo, el “sálvese quien pueda” sería el espíritu del capitalismo en su esencia. La creencia de que somos seres aislados que luchamos por nuestra propia satisfacción es un axioma de nuestra sociedad. Los hombres parecen tener especial querencia por ella, identificándose con el echado al monte, el lobo solitario, el emprendedor.

Que estamos separados unos de otros es fácil de ver, cada uno habitamos un cuerpo diferente. Nuestras conexiones aunque visibles son fundamentales, por lo que una cultura superficial como la nuestra no las percibe. Podemos vencer todo esto centrándonos en nuestras conexiones y actuar de esta forma. En nuestras vidas y en nuestras formas podemos comprobar la existencia de una coincidencia profunda de unos con otros, algo que subyace por debajo de lo que percibimos superficialmente. Nuestra auténtica individualidad podría desarrollarse mejor en este contexto.

El refuerzo de la masculinidad tradicional es una de las principales maneras que tienen las elites para tratar de que la clase obrera se ponga de su parte. Explotan el hecho de que muchos hombres se aferran a la masculinidad como última cosa que les queda. De la clase trabajadora, los hombres poco dicen de su vida laboral, siendo el machismo lo único que reina en la empresa. Esto es explotado por muchos medios de comunicación, retratando a los izquierdistas como la representación de un hombre tradicional ya extinguido. Hay algo de verdad en esto. Las tradiciones de dominación y agresión, sean practicadas por hombres o mujeres, es algo a lo que hay que resistirse. El verdadero ataque a los hombres de la clase trabajadora, sin embargo, no viene de la izquierda, sino de las fuerzas económicas que cada día constriñen más nuestras vidas y limitan nuestras posibilidades, con un trabajo mal pagado y agotador. La rabia que esto genera en ellos es desviado por los medios de comunicación hacia la izquierda, hacia las feministas y las minorías, que son en realidad el núcleo de la oposición a las fuerzas económicas (capitalistas).

Tenemos que mostrar a los hombres tradicionales que el socialismo les dará seguridad económica y poder en el lugar de trabajo. Cuando esto se consigue no se siente la necesidad de dominar a esposa e hijos. Si persisten en su empeño, la sociedad tiene que evitarlo. La mentalidad dominante es una patología que debemos superar.

La política de género por sí misma no va a construir el socialismo. De hecho, en muchos casos termina sirviendo al capitalismo. Sin embargo, los estudios de género pueden ayudar a romper el modelo patriarcal, que sigue produciendo el mismo tipo de personalidad autoritaria. Esto abre muchas posibilidades y fomenta la diversidad psicológica. Al mostrar que nuestras categorías de femenino y masculino no son naturales sino culturales, se pone en duda la naturalidad de otras instituciones. Nos ayuda a ver que el capitalismo tampoco es una necesidad inherente, sino más bien el producto de fuerzas sociales abiertas al cambio. La subversión de género puede conducir a la subversión política.

Los mecanismos de aplicación sociales de imposición, policía, militares, tribunales, son la mano fundamental de opresión. Los tres tienen licencia para matar y lo hacen con regularidad. Los militares son la punta de lanza del capitalismo. Su trabajo consiste en defender y expandir el imperio, y se sacrifica a millones de personas para conseguir este objetivo. La policía cumple con su lema, proteger y servir, pero sobre todo para proteger y servir a una estructura social opresiva, defendiendo la propiedad y a sus propietarios contra los ataques de los desposeídos. Los tribunales están a cargo de jueces que en su mayor parte son miembros de la elite. Son los árbitros que regulan el castigo, cayendo sobre cualquiera que amenace al sistema, principalmente a las minorías pobres. Han creado un gulag, un creciente complejo industrial carcelario que aplasta a los que se atreven a desafiar sus reglas.

Hay que convencer a soldados y policías de que también son trabajadores, que todos tenemos los mismos intereses básicos y un enemigo común: el empleador. Si se ponen un buen número de nuestra parte, si se unen a nosotros en lugar de ir contra nosotros, ayudaría en una situación revolucionaria. Ganarnos la confianza de los jueces es poco probable. La mayoría pertenece a la clase dominante. Probablemente haya que buscar para ellos un trabajo socialmente útil, por ejemplo, barrer las aceras.

Nuestros gobernantes ( si es que realmente tenemos gobernantes) tratan de convencemos de que no hay solución a los problemas de la humanidad, de que no hay alternativa a la situación actual. Esta es la naturaleza humana, hay que acostumbrarse a ella.

Afortunadamente, la clase obrera internacional se niega a acostumbrarse. Se resiste a esta nueva oleada de empobrecimiento que las corporaciones y gobiernos están llevando adelante. El Gulliver atado está empezando a despertar. Sabe que está encadenado, pero está poniendo a prueba su fuerza contra lo que le encadena. Por algunos partes se han roto ya algunos eslabones. El gobierno de los liliputienses está llegando a su fin. Esto no va a suceder de repente, sino que tenemos una lucha larga por delante. Pero la marea ha cambiado y ahora viene a nuestro favor.

El levantamiento se inició en el mundo musulmán porque están sometidos a un ataque imperialista directo. Luego se propagó a los países de la OTAN, los principales instigadores de los ataques imperialistas, debido a que sus poblaciones se ven obligadas a pagar las cuentas de las guerras a través de recortes sociales y salarios más bajos. A medida que el levantamiento se extiende a nivel mundial, la elite hace todo lo posible por aplastarlo. Van a tratar de dividirnos y hacer que nos enfrentemos entre sí. Ofrecen tentadoras reformas y compromisos que les permita mantener la propiedad. Sobornan a líderes oportunistas con promesas de un poder simbólico si cooperan con ellos. Nos encarcelarán. Matarán a algunos de nosotros, pero si persistimos, más allá del puro reformismo, finalmente nos podremos liberar de ellos y construir un sistema que ponga énfasis en lo humano y la humanidad. Este es nuestro tiempo, una batalla histórica por la liberación.

* Nota del traductor: Algunas referencias concretas a partidos o instituciones de Estados Unidos se han sustituido por otras más generales, por entender que las afirmaciones hechas son también válidas aquí.

William T. Hathaway: Un Mundo de dolor ( Premio de la Fundación Rinehart); CD-Ring y Nieve de verano. Es profesor adjunto de Estudios Estadounidenses en la Universidad de Oldenburg en Alemania.

http://dissidentvoice.org/2012/04/the-last-days-of-the-lilliputians/

Cómo los movimientos de protesta pueden enfrentarse a un sistema capitalista

¿Qué podemos hacer después?

 Por Slavoj Žižek, 24 de abril de 2012

Common Dreams

 

¿Qué podemos hacer después de iniciarse movimientos de protesta como el Occupy Wall Street, y estos se dieran también en Oriente Media, Grecia, España, el Reino Unido, y ahora se están reforzando y extendiendo por todo el mundo?

En San Francisco, donde se hicieron eco del movimiento Occupy Wall Street, el pasado 16 de octubre de 2011, un hombre se dirigió a la multitud invitando a la gente a participar, como si se tratara de un acontecimiento al estilo hippy de los años 1960:

Nos preguntan que cuál es nuestro programa. No tenemos ningún programa. Estamos aquí para pasar un buen rato”.

Estas declaraciones muestran uno de los grandes peligros a los que se enfrentan los manifestantes: el peligro de que se enamoren de sí mismos ahora que se acerca el buen tiempo a los lugares de ocupación”. Unos carnavales baratos – la verdadera prueba de su valía es lo que permanece el día de después, cómo cambia nuestra vida cotidiana. Los manifestantes debieran enamorarse del trabajo duro y paciente: es el comienzo, no el fin. Su mensaje básico es: se han roto los tabúes, no vivimos en el mejor de los mundos posibles, y debe permitírsenos, incluso estamos obligados, a pensar en las alternativas.

En una especie de tríada hegeliana, la izquierda occidental ha cerrado el círculo: después de abandonar el llamado “esencialismo de la lucha de clases” por la pluralidad del antirracismo, el feminismo, etc, ahora resurge claramente cuál es el auténtico problema.

Las dos primeras cosas que se debieran prohibir, por tanto, son la crítica de la corrupción y la crítica del capitalismo financiero. En primer lugar, no debemos culpar a la gente y sus actitudes: el problema no es la corrupción o la codicia, el problema es el sistema que nos empuja a ser corruptos. La solución no es Main Street ni Wall Street, sino que se debe cambiar un sistema en el que Main Street no puede funcionar sin Wall Street. Figuras públicas del Papa, en decadencia, nos bombardea con mandamientos para luchar contra la cultura de la codicia y la consumación – este espectáculo repugnante de moralización barata es una operación ideológica, si es que alguna vez allí hubo una compulsión ( que se amplía) inscrita en el propio sistema que se traduce en un pecado personal, en una tendencia psicológica privada, o como dijo uno de los teólogos del Papa:

La crisis actual no es una crisis del capitalismo, sino una crisis de la moralidad”.

Recordemos el famoso chiste de Ninotchka de Ernst Lubish: el protagonista entra en una cafetería y pide un café sin crema; el camarero le responde: “Lo siento, nos hemos quedado sin crema, sólo tenemos leche. ¿Le puedo traer un café sin leche?”.

¿No fue un truco similar el empleado en la disolución de los regímenes de la Europa comunista Oriental en 1990? Las personas que protestaron querían libertad y una democracia no corrupta y sin explotación, y lo que consiguieron fue libertad y democracia sin solidaridad ni justicia. Del mismo modo, un teólogo católico muy cercano al Papa hizo especial hincapié en que los manifestantes deberían dirigirse contra la injusticia moral, la codicia, el consumismo, etc, sin el capitalismo. La circulación autopropulsada del capital permanece más que ningunas otras verdades de nuestras vidas; una bestia, por definición, no puede ser controlada.

Se debe evitar la tentación del narcisismo de las causas perdidas, quedándonos pavisosos admirando la belleza sublime de los levantamientos condenados al fracaso. ¿Qué nuevo orden debiera sustituir al viejo cuando el sublime entusiasmo de la insurrección haya terminado? Este es un punto crucial que muestra la debilidad de las protestas: expresan la rabia contenida, pero no son capaces de transformarse en un programa mínimo que avance hacia un cambio socio-político. Muestran el espíritu de la revolución sin revolución.

Como reacción a las protestas de París de 1968, Lacan dijo:

A lo que aspiramos como revolucionarios es a tener un amo. Lo tendrán”.

Parece que el comentario de Lacan encontró su hueco (no solamente) entre los indignados de España. En la medida en que la protesta se mantiene a un nivel de provocación histérica del amo, sin ningún programa que  sustituya el viejo orden por uno nuevo, en la práctica funciona como el llamamiento a un nuevo amo, aunque se niegue.

Hemos visto a este nuevo amo en Grecia y en Italia, y algo parecido ocurrirá en España probablemente. Como si irónicamente, respondiendo a la falta de programa de los manifestantes, la tendencia fuera ahora sustituir a los políticos en el Gobierno por un Gobierno “neutral” de tecnócratas despolitizados ( en su mayoría banqueros, como ocurre en Grecia e Italia). Se dejan a un lado los colores políticos, poniendo en su lugar a grisáceos expertos. Esta tendencia se desliza hacia un estado de emergencia permanente y a la suspensión de la Democracia política.

Así que debemos ver en el desarrollo de los acontecimientos también un desafío: no es suficiente rechazar la imposición de un grupos de expertos despolitizados como la forma más despiadada de las ideologías, sino que también hay que empezar a pensar seriamente en lo que puede sustituir a la organización económica predominante, imaginando y experimentando formas alternativas de organización, para así crear los gérmenes de algo nuevo. El comunismo no debe solamente o principalmente ser un carnaval de protesta masiva cuando el sistema se paralice, el comunismo también es, sobre todo, una nueva forma de organización, de disciplina y de trabajo duro.

Los manifestantes no deben tener cuidado solamente con los enemigos, sino también con los falsos amigos que dicen apoyar, pero que trabajan para disolver las protestas. De la misma manera que se toma un café sin cafeína, cerveza sin alcohol, helados sin grasas, se trata de hacer protestas que sólo tengan gestos morales inofensivos. En el boxeo, amarrar significa tener el cuerpo del oponente sujeto con uno o con ambos brazos con el fin de impedir o que tenga dificultades en golpear. La reacción de Bill Clinton a las protestas de Wall Street muestra un claro ejemplo de afianzamiento político: Clinton cree que las protestas son “ una muestra de equilibrio… algo positivo”, pero está preocupado por la inconsistencia de la causa. Clinton sugirió a los manifestantes que apoyen el plan del Presidente Obama para la creación de puestos de trabajo, cuando dijo que iba a crear “dos millones de empleos en el próximo año y medio”. A lo que habría que resistirse en esta etapa es precisamente a traducir la energía de la protesta en una serie de demandas pragmáticas. Las protestas crearon un vacío, un vacío en el campo de la ideología hegemónica, y el tiempo que se necesita para llenar ese vacío de forma adecuada, ya que un vacío es una situación indeseada, debe ser aprovechado para crear una nueva verdad. Los manifestantes parecían sentirse bien reciclando las latas de Coca-Cola, o dando por caridad un par de dólares, o comprando un cappuccino en un Starbucks, que emplea el 1% de sus ingresos en ayudas al Tercer Mundo.

La globalización económica es lenta pero inexorable, y está socavando la legitimidad de las Democracias Occidentales. Debido a su carácter internacional, los grandes procesos económicos no pueden ser controlados por mecanismos democráticos, que están, por definición, limitados a los Estados-nación. De esta manera, la gente experimenta cada vez más formas democráticas que son incapaces de atender a sus intereses vitales.

Aquí, la intuición clave de Marx sigue siendo tan pertinente hoy como lo fue entonces: la cuestión de la libertad no debe ser ubicada principalmente en la esfera política. La verdadera libertad reside en la red «apolítica» de relaciones sociales, desde el mercado a la familia, donde el cambio necesario para realizar mejoras no es una reforma política, sino un cambio en las relaciones sociales de producción. No votamos en referencia a quién posee qué, o sobre las relaciones entre los trabajadores de una fábrica, etc – todo esto se deja a los procesos que están fuera de la esfera de lo político. Es ilusorio esperar que uno pueda cambiar las cosas por extensión de la democracia en este ámbito, por ejemplo, mediante la organización de bancos “democráticos” bajo el control de las personas. Este tipo de procedimientos “democráticos” (que, por supuesto, pueden tener un papel positivo), sin importar cuán radical sea nuestro anticapitalismo, son parte de un aparato del Estado-burgués que está diseñado para garantizar el funcionamiento sin perturbaciones de la reproducción capitalista.

El surgimiento de un movimiento internacional de protesta sin un programa coherente no es un accidente: refleja una crisis más profunda, sin una solución obvia. La situación es como la del psicoanálisis, donde el paciente sabe la respuesta (los síntomas son tales respuestas), pero no sabe a qué son respuesta, de modo que el analista debe formular las preguntas. Sólo a través de un trabajo paciente va surgiendo el programa.

Una vieja broma de la extinta República Democrática Alemana habla de un trabajador alemán que consigue un trabajo en Siberia. Consciente de que todos sus correos van a ser leídos por los censores, dice a sus amigos:

Vamos a establecer un código: si una carta que recibáis de mí está escrita con tinta azul, lo que digo es cierto; si está escrita con tinta roja, es falso”.

Después de un mes, los amigos reciben la primera carta escrita con tinta azul:

Todo es maravilloso: las tiendas están repletas, la comida es abundante, los apartamentos son grandes y bien calentados, las salas de cine exhiben películas del oeste, hay muchas chicas guapas…,, lo único que no hay es tinta roja”.

¿Esta es nuestra situación de ahora? Tenemos todas las libertades que uno desea, lo único que falta es la “tinta roja”: nos sentimos libres, porque nos falta el lenguaje para expresar nuestra falta de libertad. Lo que produce esta deficiencia de medios se puede observar en los términos que usamos en el actual conflicto: “guerra contra el terror, democracia y libertad, derechos humanos, etc, todos ellos términos falsos, lo que desconcierta nuestra percepción de la situación y nos impide pensar.

La tarea de hoy es dar a los manifestantes tinta roja.

  • Este artículo se basa en observaciones que Slavoj Žižek hará en un acto a celebrar en la Biblioteca Pública de Nueva York el 25 de abril, antes de la publicación de El año que soñamos peligrosamente (2012).

  •  Slavoj Žižek es el director internacional del Instituto Birkbeck de Humanidades

http://www.commondreams.org/view/2012/04/24-6

El sistema de salud de Estados Unidos, ¿ es realmente el mejor del mundo?

Por Barbara Startfield, 26 de julio de 2000

American Medical Asocciation

 

http://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/07/0/unas-estadisticas-de-salud-que-le-dejaran-atonito/

 LA INFORMACIÓN SOBRE LAS DEFICIENCIAS de la atención médica en los Estados Unidos se ha ido acumulando. Ya es conocido el hecho de que más de 40 millones de personas no tienen un seguro de salud. El alto coste del sistema de salud es considerado como un déficit, pero parece tolerarse por el hecho de que se cree que se obtienen los mejores resultados para la salud cuanto más altos son los gastos en atención médica, a pesar de que las evidencias de algunos estudios indican que del 20% al 30% de los pacientes reciben tratamientos contraindicados (1).

Con la aparición por parte del Instituto de Medicina (IOM) de un informe titulado “Errar es humano” (2), hemos conocido por primera vez que se estima que de 44.000 a 98.000 estadounidenses mueren cada año como resultado de errores médicos. El hecho es que la población de Estados Unidos no tiene el mejor sistema de salud del mundo. Si la comparamos con otros 13 países con lo que se puede comparar, Estados Unidos ocupa de promedio el puesto 12 ( el segundo por la parte inferior) sobre 16 distintos indicadores sobre la salud. Los países que tienen unos mejores indicadores de salud por término medio son : Japón, Suecia, Canadá, Francia, Australia, España, Finlandia, los Países Bajos, Reino Unido, Dinamarca, Bélgica, Estados Unidos y Alemania. Las puntuaciones de Estados Unidos considerando los distintos indicadores por separado son (3):

  • Puesto 13 (el último) en porcentaje de niños con bajo peso al nacer

  • 13º en mortalidad neonatal y mortalidad infantil global

  • 11º en mortalidad postneonatal

  • 13º en años potenciales de vida perdidos ( excluyendo causas externas)

  • 11º en esperanza de vida para las mujeres en el primer año de vida, puesto 12º para los hombres

  • 10º en esperanza de vida para las mujeres hasta los 15 años, 12º para los hombres

  • 10º en esperanza de vida para las mujeres hasta los 40 años, 9º para los hombres

  • 7º en esperanza de vida para las mujeres hasta los 65 años, 7º para los hombres

  • 3º en esperanza de vida para las mujeres hasta los 80 años, 3º para los hombres

  • 10º en mortalidad ajustada con la edad

El pobre puesto ocupado por Estados Unidos ha sido recientemente confirmado por la Organización Mundial de la Salud, que utiliza distintos indicadores. Utilizando los datos sobre esperanza de vida, supervivencia de los niños hasta los 5 años de edad, el funcionamiento del sistema de salud, las disparidades de tratamiento entre los grupos sociales en su relación con la atención sanitaria y los gastos originados en las familias para el cuidado de la salud ( sin tener en cuenta la necesidad de los servicios), este informe ubica a Estados Unidos en el puesto 15º entre los 25 primeros países industrializados (4). Estos estos datos revelan la pobre posición de Estados Unidos en materia de salud y no depende de las particulares consideraciones utilizadas. La explicación más común sobre esta situación es que no depende del sistema de salud en sí, sino que se achaca de la situación a los estadounidenses, “se portan mal” por su exceso de tabaquismo, consumo de bebidas alcohólicas y una violencia desmedida. Sin embargo, los datos muestran una realidad distinta: el porcentaje de mujeres que fuman va desde el 14% en Japón hasta el 41% en Dinamarca; en Estados Unidos es del 24% ( el quinto mejor lugar); en cuanto a los hombres, es rango va desde el 26% en Suecia hasta el 61% en Japón, siendo del 28% en Estados Unidos ( la 3º mejor posición).

En lo que se refiere a los datos de consumo de bebidas alcohólicas, los datos son similares: Estados Unidos ocupa el quinto mejor puesto. Así, aunque el consumo excesivo de tabaco y de alcohol son claramente perjudiciales para la salud, no influye este hecho en la posición que ocupa Estados Unidos en materia de salud. Los datos referentes a los años potenciales de vida perdidos excluyen las causas externas asociadas con muertes, tales como accidentes de vehículos o por violencia, y aún así sigue ocupando el puesto 13º entre los países considerados.

Las diferencias en la dieta sí han demostrado estar relacionadas con las diferencias de mortalidad en los países (5), pero Estados Unidos tiene un consumo relativamente bajo de grasas animales ( la quinta más baja entre los hombres de 55 a 64 años en los 20 países más industrializados) y la concentración promedio de colesterol en sangre es la tercera más baja, en hombres de entre 50 y 70 años, entre 13 países industrializados (6).

La explicación para una posición tan atrasada de los Estados Unidos es sin duda compleja y multifactorial. Desde un punto de vista del sistema de salud, es posible que la ausencia de una sólida infraestructura de atención primaria pueda jugar un importante papel. Hay una gran cantidad de pruebas documentales (3) que señalan los beneficios asociados a una buena atención primaria.

De los 7 países que se encuentran en la parte más alta de la clasificación, 5 de ellos tienen una fuerte infraestructura de atención primaria. Aunque tener acceso a la atención médica es un aspecto a tener en cuenta, incluyendo un seguro de salud universal, y que se considera ampliamente como una solución, no hay evidencia de que constituya la principal ventaja cuando no se facilita la atención por medio de unos servicios de atención primaria (3,7).

El sistema de salud también puede contribuir a una mala salud a través de sus efectos adversos. Por ejemplo, se estima que en Estados Unidos (8-10) el efecto combinado de los errores y efectos adversos que se producen por la iatrogenia ( actos médicos dañinos) están cuantificados del siguiente modo:

  • 12.000 muertes al año por cirugías innecesarias

  • 7.000 muertes anuales por errores de medicación en los hospitales

  • 12.000 muertes anuales por otros errores cometidos en los hospitales.

  • 80.000 muertes anuales por infecciones nosocomiales en los hospitales.

  • 106.000 muertes anuales por efectos adversos de medicamentos ( que no son errores)

Si sumamos todas las muertes, obtenemos un total de 225.000 muertes anuales por causas iatrogénicas. Hay que tener en cuenta tres advertencias: en primer lugar, la mayoría de los datos se derivan de estudios realizados en pacientes hospitalizados; en segundo lugar, estas estimaciones se refieren únicamente a muertes, no incluyéndose efectos adversos asociados con incapacidad o fuertes dolencias; en tercer lugar, las estimaciones de muertes debidas a errores son más bajas que las aportadas por los informes del IOM (Instituto de Medicina).

Si se consideran las estimaciones más altas, las muertes por causas iatrogénicas se sitúan entre 230.000 a 284.000. En cualquier caso, 225.000 muertes al año por esta causa en los Estados Unidos se convierte en la tercera causa de muerte, por detrás de las enfermedades cardíacas y el cáncer. Incluso si estas cifras estuviesen sobrestimadas, hay un amplio margen con la siguiente causa de muerte ( las enfermedades cerebro-vasculares).

Un análisis superaría estas limitaciones de los efectos adversos en la atención ambulatoria e incluyendo los efectos adversos sin que produzcan la muerte (11). Se obtuvo la conclusión de que entre el 4% al 18% de los pacientes experimentan efectos adversos en los tratamientos ambulatorios, con unos:

  • 116 millones de efectos adversos adicionales

  • 77 millones de nuevas prescripciones

  • 17 millones de visitas a los servicios de urgencias

  • 8 millones de hospitalizaciones

  • 3 millones de hospitalizaciones por un tiempo prolongado

  • 199.000 muertes adicionales

  • y 77 mil millones de dólares en gastos adicionales ( equivalentes a la suma del coste de la atención de los pacientes diabéticos) (11).

Otra posible causa de la pobre situación sanitaria de los Estados Unidos es la alta desigualdad de ingresos entre unas personas y otras. Existe una amplia literatura que documenta los efectos adversos que para la salud tiene una mala situación económica, y no es que los efectos adversos se den únicamente en las clases más desfavorecidas económicamente, pero sobre todo recae sobre estos en los países industrializados (12). Entre los 13 países incluidos en la comparación internacional antes mencionada, la posición de Estados Unidos en cuanto a desigualdad económica ocupa el puesto 11 ( el tercero peor). Suecia ocupa la primer posición en igualdad económica ( calculando los ingresos después de impuestos y considerando las trasferencias sociales), coincidiendo con su posición en los primeros lugares en indicadores de salud. Hay una relación imperfecta entre la posición en desigualdad de ingresos y la salud, aunque Estados Unidos es el único país que tiene una mala posición en ambos (B.S., datos no publicados, 2000).

Hay un aspecto intrigante en lo que se refiere a los datos sobre los diferentes grupos de edad. Los niños de Estados Unidos salen particularmente desfavorecidos, mientras que las personas mayores lo están menos. A juzgar por los datos sobre esperanza de vida en las diferentes edades, la población de Estados Unidos está menos desfavorecida a medida que envejece, pero incluso esta posición relativamente ventajosa de los ancianos en los Estados Unidos está disminuyendo. La esperanza de vida en esta categoría de edad era mejor en 1980 que después en los años 1990 (13).

La pobre clasificación de los Estados Unidos en lo que respecta a la mortalidad infantil (14) ha sido un motivo de preocupación, no es el resultado del alto porcentaje de niños con bajo peso al nacer, ni de la mortalidad infantil entre la población negra, ya que la posición no cambia si utilizamos solamente los datos de la población blanca. Mientras que dar una explicación es un reto difícil, hay indicios suficientes en cuanto a su naturaleza en base a las siguientes consideraciones:

  • 1.- Naturaleza y funcionamiento del sistema de salud.

    En los Estados Unidos, en contraste con muchos otros países, no se ha considerado la relación entre los servicios de Atención Primaria y la de los médicos especialistas, algo que afecta a la salud y a la supervivencia. Si bien los datos disponibles indican que la atención especializada (15) se suele asociar con una mejor calidad en la atención, los datos de la atención médica general sugieren lo contrario (16). Las encuestas a nivel nacional suelen fallar a la hora de calibrar si la atención recibida cumple los criterios de la atención primaria, por lo que no es posible examinar las relaciones entre el individuo, las características de salud comunitaria y el tipo de atención recibida.

  • 2.- Relación entre los efectos iatrogénicos ( incluidos los efectos adversos por errores y por otros que no son errores) y el tipo de atención recibida.

    Los resultados de encuestas internacionales documentan el empleo de alta tecnología en los Estados Unidos. Entre los 29 países, sólo Japón supera a Estados Unidos en cuanto a disponibilidad de unidades de resonancia magnética y de tomografía computerizada por cada millón de personas (17). Sin embargo, ocupa un nivel más alto en los niveles de salud, y por contra Estados Unidos se sitúa en los niveles más bajos. Es posible que en Japón, la elevada utilización de tecnología se limite al diagnóstico, y no incluya altas tasas de tratamiento, mientras que en EE.UU., las altas tasas de tecnología de diagnóstico pueden estar relacionadas con mayores tasas de tratamiento (18). Dando sustento a esta posibilidad, existen estadísticas que muestran que el número de empleados por cama (al equivalente de tiempo completo) en Estados Unidos es el más alto entre todos los países considerados, mientras que en Japón el número es muy bajo (17), mucho menor de lo que se puede atribuir a la habitual práctica de que los miembros de la familia cuiden a los enfermos, en vez del personal del hospital.

Como la causa de muerte y los diagnósticos realizados en los ambulatorios no están correctamente codificados, esto no facilita la comprensión de que los factores iatrogénicos causen problemas de salud. El uso coherente de los códigos “E” ( causas externas como lesiones o envenenamiento) mejoraría las probabilidades de su reconocimiento porque el uso de los códigos ICD ( clasificación internacional de enfermedades) permitirían la atribución de una causa-efecto a “ medicamentos y sustancias que producen efectos adversos en su uso terapéutico”. El uso más consistente de los códigos para “Complicaciones en cirugía y atención médica”, (códigos CIE 960-979 y 996-999), podrían mejorar el reconocimiento de la magnitud de los efectos. Actualmente la mayoría de muertes con resultado de estas causas subyacentes son codificadas de acuerdo con las causas inmediatas de la muerte ( insuficiencia de algún órgano). La sugerencia de la OIM sobre la notificación obligatoria de los efectos adversos podría mejorar la presentación de informes, pero es poco probable que afectase al subregistro de reacciones adversas en entornos no institucionales. Sólo con el mantenimientos de estos registros, con documentación de todas las intervenciones y el estado posterior de la salud ( incluyendo síntomas y otros signos) es probable que se mejorase la actual capacidad para comprender los efectos negativos y positivos sobre la salud.

  • 3.- La relación entre desigualdad económica, situación social más desfavorecida y las características del sistema de salud, incluyendo las contribuciones relativas a la atención primaria y la atención especializada.

    Estudios recientes utilizando la ratio médico-población ( con la recepción en tiempo real de los datos disponibles en los servicios de salud) han demostrado que cuanto mayor sea la ratio entre médico-población en la atención primaria (19), se obtienen mejores resultados en beneficio de la salud. La influencia de la ratio médico especialista-población no ha sido adecuadamente estudiada, pero los análisis preliminares y relativamente superficiales, sugieren que la relación puede ser a la inversa. Incluso si no se tienen en cuenta variables como la del nivel de ingresos, no se elimina el efecto positivo de la atención primaria. Además, los Estados que tienen una distribución más equitativa de los ingresos también tienen una mayor probabilidad de tener mejores recursos de atención primaria, por lo tanto se plantean interrogantes acerca de las relaciones entre las políticas sociales y la salud, cómo la determinan y los recursos que están disponibles.

    El reconocimiento de los efectos nocivos que ciertas intervenciones tienen sobre la salud, y la probable posibilidad de que estas representan una proporción considerable de muertes en los Estados Unidos, arroja luz sobre la necesidad de una política de investigación y de salud. Explicaciones alternativas a estas realidades merecen un estudio intensivo.

REFERENCIAS:

1. Schuster M, McGlynn E, Brook R. How good is the quality of health care in the

United States? Milbank Q. 1998;76:517-563.

2. Kohn L, Corrigan J, Donaldson M, eds. To Err Is Human: Building a Safer Health

System. Washington, DC: National Academy Press; 1999.

3. Starfield B. Primary Care: Balancing Health Needs, Services, and Technology.

New York, NY: Oxford University Press; 1998.

4. World Health Report 2000. Available at: http://www.who.int/whr/2000/en/

report.htm. Accessed June 28, 2000.

5. Kunst A. Cross-national Comparisons of Socioeconomic Differences in Mor-

tality. Rotterdam, the Netherlands: Erasmus University; 1997.

6. Law M, Wald N. Why heart disease mortality is low in France: the time lag ex-

planation. BMJ. 1999;313:1471-1480.

7. Starfield B. Evaluating the State Children’s Health Insurance Program: critical

considerations. Annu Rev Public Health. 2000;21:569-585.

8. Leape L. Unnecessary surgery. Annu Rev Public Health. 1992;13:363-383.

9. Phillips D, Christenfeld N, Glynn L. Increase in US medication-error deaths be-

tween 1983 and 1993. Lancet. 1998;351:643-644.

10. Lazarou J, Pomeranz B, Corey P. Incidence of adverse drug reactions in hos-

pitalized patients. JAMA. 1998;279:1200-1205.

11. Weingart SN, Wilson RM, Gibberd RW, Harrison B. Epidemiology and medi-

cal error. BMJ. 2000;320:774-777.

12. Wilkinson R. Unhealthy Societies: The Afflictions of Inequality. London, En-

gland: Routledge; 1996.

13. Evans R, Roos N. What is right about the Canadian health system? Milbank

Q. 1999;77:393-399.

14. Guyer B, Hoyert D, Martin J, Ventura S, MacDorman M, Strobino D. Annual

summary of vital statistics—1998. Pediatrics. 1998;104:1229-1246.

15. Harrold LR, Field TS, Gurwitz JH. Knowledge, patterns of care, and outcomes

of care for generalists and specialists. J Gen Intern Med. 1999;14:499-511.

16. Donahoe MT. Comparing generalist and specialty care: discrepancies, defi-

ciencies, and excesses. Arch Intern Med. 1998;158:1596-1607.

17. Anderson G, Poullier J-P. Health Spending, Access, and Outcomes: Trends in

Industrialized Countries. New York, NY: The Commonwealth Fund; 1999.

18. Mold J, Stein H. The cascade effect in the clinical care of patients. N Engl J

Med. 1986;314:512-514.

19. Shi L, Starfield B. Income inequality, primary care, and health indicators. J Fam

Pract. 1999;48:275-284.

http://www.drug-education.info/documents/iatrogenic.pdf

Trasplantes de corazón

por Christopher Brauchli, 21 de abril de 2012

Common Dreams

 

————————————————————————————————————————————————————————————-

Qué tal mi corazón?, preguntó el Hombre de Hojalata

¿Para qué lo quiere?, respondió Oz, creo que no es bueno

que desee un corazón. Hace a la mayor parte de la gente infeliz.

Si se diera cuenta de esto, vería que tiene suerte

de no tener corazón”.

  • L. Frank Baum. El Mago de Oz

Tener un nuevo corazón no siempre supone una mejora. Comparemos al Hombre de Hojalata de la Tierra de Oz con Dick Cheney de Wyoming.

Los seguidores de estas cosas saben que tras una serie de contratiempos el Hombre de Hojalata había pasado de ser humano a un hombre de hojalata. Sólo quería un nuevo corazón, y cuando el Hombre de Hojalata, Dorothy y sus compañeros se reunieron con el Mago de Oz, éste le dio un nuevo corazón. Según cuenta la historia, “Oz hizo un pequeño agujero en el pecho del Hombre de Hojalata y luego, yendo a una cómoda con cajones, sacó un corazón, hecho a base de seda y rellenado con serrín. ¿No es bello?, preguntó. Lo es -respondió el Hombre de Hojalata- que se sentía muy complacido. Pero, ¿es un buen corazón?. ¡Claro, mucho! -respondió Oz. Le puso el corazón en el pecho al Hombre de Hojalata y luego reparó el orificio que había cortado con una chapa de estaño, todo bien sellado. Ya está -dijo- ahora tienes un corazón del que todo hombre se sentiría orgulloso”. Por desgracia, Dick Cheney ha sido menos afortunado al recibir un nuevo corazón.

El corazón que Cheney ha recibido no es un buen corazón, cosa de la que pronto nos dimos cuenta, ya que no mostraba ninguna diferencia entre el Dick Cheney con el viejo corazón y el Dich Cheney con el nuevo. (Aunque el receptor del nuevo corazón, como lo fue el Hombre de Hojalata, el Sr, Cheney se parece más al Mago de Oz, del que creían los habitantes de Oz que podía llevar a cabo grandes prodigios, cuando en realidad hacía su trabajo tras una pantalla, sabiendo los que le veían que sólo era un hombre corriente. Cuando finalmente se descubre el fraude, Dorothy le pregunta: “¿Los demás no saben que eres un farsante?” El Mago respondió: “-Nadie lo sabe, excepto ustedes cuatro… y yo -respondió Oz-. He engañado a todos durante tanto tiempo que creí que jamás me descubrirían… Por lo general no suelo ver siquiera a mis vasallos, y por eso creen que soy algo terrible”. Todos sabemos que el Sr, Cheney fue un farsante, y un hombre terrible. Pero volvamos al asunto de su corazón).

El pasado 24 de marzo nos enteramos de que Cheney había recibido un nuevo corazón. Llevaba en la lista de espera 20 meses para encontrar un donante, pero no estaba muy seguro de que lo quería hasta que le dijeron que había un corazón disponible. No fue a buscar su nuevo corazón al palacio del Mago de Oz, sino que confió en un cirujano de trasplante de corazón, el Dr. Jonathan S. Reiner. La operación duró desde las 10 de la mañana del sábado hasta las 5 de la tarde. Fue preciso mucho más tiempo que el utilizado para poner el corazón al Hombre de Hojalata, y conseguir un nuevo corazón fue algo mucho más complicado que fabricarlo a base de seda y unos puñados de serrín. Muchos de los que supieron que Cheney iba a recibir un nuevo corazón esperaban una transformación, distinto a aquel vicepresidente que actuaba de forma malévola detrás de la pantalla de George W. Bush. Los que abrigaron tales esperanzas han tenido ahora una amarga decepción. Su nuevo corazón no parece que le haga más comprensivo de lo que fue con su antiguo corazón. Así lo demostró el pasado 14 de abril.

Ese día, el Sr. Cheney habló durante más de una hora en la Convención del Partido Republicano de Wyoming. En el transcurso de su intervención dijo que Barak Obama había sido “ un total desastre para el país”, olvidando al parecer que tanto él como su jefe mintieron para justificar una invasión de Irak, una decisión que ha supuesto la muerte de cientos de miles de iraquíes, miles de soldados estadounidenses y muchos miles de soldados y civiles iraquíes han quedado con graves secuelas. Cuando la Administración Bush dejó el cargo, la Economía se encontraba en una situación desastrosa, en caída libre, y se perdían 750.000 empleos al mes. Cheney demostró la poca importancia que dio a la protección de los Derechos Humanos consagrados en la Constitución, algo que parece irrelevante para aquellos que dirigen el país. Defendió la utilización de la tortura mientras estuvo en el poder, diciendo con orgullo: “Obtuvimos gran cantidad de información. Que nadie nos diga que el programa de mejoras de los interrogatorios no ha funcionado. Lo hizo”. Parece que este comentario consiguió uno de los más sonados aplausos de toda su carrera, lo cual quiere decir que disfrutó con la experiencia. Todo esto viene a demostrar que recibir un nuevo corazón no es garantía para que su destinatario se vaya a convertir en una persona mejor, incluso si el nuevo corazón es mucho mejor que el recibido por el Hombre de Hojalata. Es una verdadera lástima.

Christopher Brauchli es columnista y un conocido abogado por su trabajo. Graduado por la Universidad de Harvard y por la Universidad de Colorado School of Law, donde formó parte del Consejo de Redacción de la Revista Rocky Mountain Law Review. Pueden visitar su página web: http://humanraceandothersports.com

http://www.commondreams.org/view/2012/04/21

La imperiosa necesidad de estar activo

Por William Manson, 21 de abril de 2012

Dissident Voice

(Cuadro de Ricardo Carpani)

 Con un futuro del que se cuestiona que haya “trabajo” para todos y los dudosos beneficios del desarrollo económico, hay una cuestión existencial que surge todos los días al levantarnos: ¿qué hago hoy?

Los puritanos del siglo XVII tenían la respuesta: trabajar duro para evitar las tentaciones de la inactividad y rezar para que la Providencia, en forma de un clima favorable y de buenas cosechas, proveyese. Los burgueses del siglo XIX añadieron los elementos de un entretenimiento disciplinado, la rutina metódica, conocimientos prácticos y, a diferencia de los puritanos, el consumo conspicuo. Estos valores centrales de Occidente, inculcados desde la primera infancia incluyen la virtud intrínseca del “trabajar duro” y la insistencia, sin tregua, en estar activo (es decir, producir). En la era radical de los años sesenta, el teórico Herbert Marcuse hacía referencia a la tiranía de este “principio de rendimiento”, hecho posible por una represión añadida de los deseos humanos básicos (1).

No hace falta decir que con más de dos siglos de actividad económica implacable, hay tal desorden y degradación en el mundo que ahora nos enfrentamos, entre otras catástrofes antes inconcebibles, a los fantasmas del “calentamiento global”, y a los desechos nucleares tóxicos y perennes. Sin embargo, insaciable en su actividad, los grandes depredadores con fines lucrativos se mantienen en movimiento perpetuo devorando los ecosistemas, saqueando los recursos y explorando nuevos mercados. De hecho, el incesante desarrollo, como profetizó John Stuart Mill hace 150 años, puede llegar a destruir el mundo entero.

Karl Marx, puso de relieve la inevitable volatilidad de las condiciones del libre mercado ( auge y caída en cada ciclo). La expansión del crédito comercial, conduce invariablemente a la sobreproducción y a recesiones periódicas, en donde millones de personas en condiciones precarias pierden sus medios de subsistencia. La pérdida de ingresos conduce a la pérdida de la vivienda, a la desnutrición infantil y otros males sociales agravados por el aumento de la pobreza.

Sin embargo, al mismo tiempo, al menos en los Estados Unidos, se ha pasado por alto una “ventaja” asociada a la recesión económica: una mayor tranquilidad en el entorno social. La vida cotidiana se desacelera, disminuye el tráfico y el consumo superfluo cae rápidamente. El comercio local se ha visto beneficiado. La gente se queda en casa ( siempre y cuando pueda mantener una casa). Si un seguro de enfermedad (sic) o la televisión por cable está fuera de nuestro alcance, el individuo sale ganando ya que dispone de más tiempo, tal vez para informarse de cómo preparar comidas más baratas pero nutritivas, aprender nuevas habilidades como el bricolaje ( o el cultivo de verduras), reflexionar sobre “Master and Man” de Tolstoy, o escuchar la Novena Sinfonía de Beethoven.

A riesgo de parecerme a Proudhon en su “Filosofía de la miseria”, que provocó una airada crítica de Marx, me limitaré a señalar que el tiempo libre que permite el subempleo nos ayuda al crecimiento, ya sea intelectual, estético o espiritual (2). Sin duda, nosotros, tal y como hacen los radicales, ¿ no rechazamos la jornada laboral de 8 o más horas – esclavizados por los imperativos de las ganancias de los dueños de los sistemas de producción?. Ya que se vive solamente una vez, ¿ por qué no tener más tiempo para cultivar toda la gama de la sensibilidad humana y perfeccionar nuestra formas individuales y unirnos a la disidencia y a la rebelión negativa? Para ello es necesario dar preferencia a vivir con menos, establecerse en una zona rural con un cierto desprecio por el excesivo bienestar material, la voluntad y el orgullo de saber prescindir de ciertas cosas, y a un considerable ingenio. ( No queremos decir que haya que acudir al basurero, sino que uno puede cultivar sus propios alimentos, utilizar los recursos de la biblioteca, disfrutar del placer del pastoreo, de la contemplación, de la calma de los espacios abiertos, de la alegría de sentirse liberado, y vestirse o comprar muebles en una tienda de segunda mano).

Con nuestra prisa programada por el miedo, trabajando duro para alcanzar bienes materiales y una seguridad financiera, para que algún día, en algún lugar, podamos vivir sin preocupación, pero echamos de menos los placeres simples como el hecho de estar vivo ahora. ¿Compartimos con nuestros hijos las “Canciones de la inocencia” de William Blake, así como la exuberancia juguetona de los mitos de Trickster de todo el mundo? ¿O es que lo único que compartimos son nuestras preocupaciones sobre las primas de seguro, los pagos de la hipoteca, las matrículas universitarias, y las carreras del futuro? A pesar de los “problemas de relación” ¿ no hay que gozar de las delicias terrenales, como el “cálido sexo” (parafraseando al amante de lady Chatterley? ¿O es que las preocupaciones nos llevan a convertir la sexualidad en algo mecánico?

Vamos a morir, antes o después, eso es algo seguro. ¿ Pero nunca vamos a aprender a vivir?

(1) Herbert Marcuse, en Eros y Civilización (Beacos Press, 1955) (Véase también la discusión sobre el “ethos estético” en su Ensayo, ya algo anticuado, sobre la Liberación (Beaconb, 1969. Irónicamente, a diferencia de Marcuse, muchos activistas progresistas de hoy parecen una variación del ascetismo puritano; compasión ante las víctimas de la injusticia y cierta sospecha hacia los placeres humanos y parecen insensibles a las alegrías de vivir ( Cfr. Max Weber. La ética protestante y el espíritu del capitalismo).

(2) El psicoanalista marxista Erich Fromm, dedicó un libro entero a este tema ( implícito en los primeros manuscritos de Marx en París): ¿Tener o ser? (Harper & Row, 1976). Cf. También su Concepto de Marx en su excelente estudio Sobre el Hombre (Continuum, 1966), que añade los primeros ensayos de Marx sobre la productividad no alienada, autodirigida (trabajo).

William Manson es autor de The Psychodynamics of Culture (Greenwood Press).

http://dissidentvoice.org/2012/04/deadly-folly-of-busy-ness/

 

 

La Ciencia verifica la existencia de una Oligarquía que dirige el Mundo

También se considera que hace falta un mayor control por parte de los Gobiernos

 por Justin O’Connell, 19 de abril de 2012

 Después de cinco siglos de Ciencia moderna, desde la Revolución Científica, la Ciencia ha confirmado oficialmente la existencia de una oligarquía mundial. Aunque ya llevamos unos 10.000 años, por lo menos, que las familias gobernantes han diseñado la civilización según una matriz dominante, no ha sido hasta la semana pasada que la Ciencia ha confirmado la Verdad, bueno, más exactamente, una verdad a medias.

Mientas que Movimientos como el Tea Party, Occupy Wall Street y el Ejército de Liberación del Plata tratan de ganar influencia en la toma de decisiones a nivel global, “la Ciencia puede haber confirmado los peores temores de los manifestantes”.

En un estudio sobre las relaciones entre 43.000 empresas multinacionales, “un grupo relativamente pequeño de empresas, entre las que destacan sobre todo bancos” se ha comprobado que son las instituciones que manejan la mayor parte del poder y de la influencia en todo el mundo. Pero cómo este poder influye en las decisiones políticas es todavía un misterio para la Ciencia, según el estudio.

Ciertos fundamentos axiomáticos que aparecen en el estudio han levantado críticas por parte de ciertos agentes de la Ciencia, pero a pesar de ello, el estudio es un análisis único de los sistemas y de la compleja estructura del poder mundial. En los libros de historia, la narrativa detallada de los hechos y el retrato de los acontecimiento dan cuenta del poder de la Ciencia y de la Razón. Pero esta experiencia de primera mano no cuenta para nada. Los Expertos nos han dicho cómo son las cosas, y al parecer, por primera vez, la Ciencia ha confirmado la existencia de una Oligarquía.

Así que si no eran suficientes la pruebas aportadas por los hechos nos señalan dónde se encuentra el poder: en aquellos que reciben los billones de dólares a través de los fondos de rescate, aunque los movimientos populares como el Tea Party, Occupy Wall Street o el Ejército de Liberación del Plata, hayan expuesto que la codicia corporativa y de los banqueros es un obstáculo para la paz y la libertad. Pero finalmente, se ha acoplado la teoría con la realidad.

El estudio ha sido llevado a cabo por tres teóricos de Sistemas Complejos del Instituto Federal de Tecnología de Zurich, Suiza, según dice la revista New Scientist: “Es el primer estudio en ir más allá de las ideologías para identificar empíricamente la red de poder”. El método utilizado combina las matemáticas, utilizadas durante mucho tiempo para modelar la distribución de los sistemas naturales, con los datos del mundo empresarial, para así formar un complejo rompecabezas sobre la propiedad de las empresas multinacionales del mundo.

La realidad es tan compleja que debe alejarse del dogma, sean teorías sobre una conspiración o el libre mercado”, dice James Glattfelder. “Nuestro análisis está basado en la realidad”.

El problema de asumir el enunciado anterior es que no veo la relación que existe entre las teorías de la conspiración y el libre mercado. Si no me equivoco, creo que el libre mercado es una condición social, mientras que la teoría de la conspiración es una manera de ver los acontecimientos o lo que sucede en el mundo. De este modo, las teorías conspirativas pueden tener lugar en una sociedad de libre mercado, pero el libre mercado no puede, de alguna forma empíricamente demostrable, existir dentro de una conspiración. No estoy seguro qué tipo de Ciencia hace este científico para salirse con la suya, pero no tiene una explicación racional. Parece que Glattfelder ha creado su propio dogma.

Innumerables estudios han investigado cómo unas pocas empresas multinacionales manejan la economía mundial y sus recursos, pero en cada uno de estos estudios sólo se incluyeron algunas empresas y omitieron propiedades indirectas, siendo por lo tanto incapaces de contemplar cómo las relaciones de poder afectan a la economía mundial: si es más o menos estable, por ejemplo.

Sin embargo, con toda su gloria científica, el equipo de Zurich ha sido capaz de hacer esto. De Orbis 2007, una base de datos que incluye a 37 millones de empresas e inversores de todo el mundo, separaron las 43.060 empresas multinacionales y los bienes que comparten entre sí. A continuación, se creó un modelo que mostraba qué empresas son las que controlan a otras mediante redes de accionistas, junto a los ingresos por las operaciones realizadas por cada empresa.

La “Gran Obra” reveló un núcleo de 1318 empresas con sus propiedades entrelazadas. Cada una de estas empresas tiene relaciones directas con dos o más empresas distintas. De promedio, se relacionan con otras 20. Por otra parte, representan el 20% de los ingresos por operaciones en todo el globo, que las 1318 empresas poseen de forma colectiva, a través de sus acciones, la mayoría accionistas selectos y grandes firmas industriales, “representando un 60% adicional de los ingresos globales”.

A medida que el equipo va levantando el oscuro telón de acero del mundo de la empresa, descubrieron las “Superentidades, es decir, 147 empresas muy estrechamente unidas entre sí. La propiedad de todas estas empresas pertenece a otros miembros de la Superentidad. Ellas solas controlan el 40% de la riqueza total. Por lo tanto, menos del 1% del conjunto de empresas controlan el 40% de la totalidad de la red”, según Glattfelder. La mayoría son entidades financieras. Entre las 20 primeras se encuentran Barclays Bank, JPMorgan Chase & Co. y The Goldman Sachs Group.

El experto en macroeconomía de la Universidad de Londres, John Driffil, dice que el valor de este análisis para la comunidad científica no reside en que haya un pequeño número de personas que controlan el mundo, sino más bien lo que el estudio demuestra son aspectos de la estabilidad económica. Sugiero que un pequeño número de personas controlan el mundo y crean de forma automática inestabilidad, ya que los procesos políticos y económicos no se rigen por la voluntad soberana de los individuos, sino por las decisiones de los empresarios y tecnócratas, cuya moralidad, por su situación social única, están en contraposición con los valores de la mayoría de la gente.

En un aluvión de palabrería científica, el trío de Zurich sostiene que la concentración de poder no es intrínsecamente buena o mala, “ pero sí las fuertes interconexiones dentro del núcleo”. El mundo se enteró en 2008 que este tipo de redes con alta concentración son inestables. “Si una empresa tiene dificultades, éstas se propagan a las demás”, sostiene Glattfelder.

Es desconcertante ver cómo están conectadas realmente las cosas”, dice George Sigihara, del Scripps Institution of Oceanography in La Jolla, California, un experto en sistemas complejos que ha asesorado al Deutsche Bank.

Yaneer Bar-Yam, que encabeza el New England Complex Systems Institute (NECSI), advierte que el análisis hace suposiciones erróneas, tales como las de equiparar la propiedad con el control. La mayoría de las acciones de la compañía están en manos de gestores de fondos que pueden o no controlar la forma en que la empresa manejan el negocio. El comportamiento del sistema, dice el elitismo científico, es demasiado complejo como para ser comprendido por el estudio, necesitándose más análisis.

Este análisis, dice la revista New Scientist, podría salvar al mundo. Al identificar con precisión la partes vulnerables del sistema, los economistas pueden ahora proponer medidas políticas para evitar futuros colapsos que amenacen la economía mundial. Glattfelder sugiere que puede ser necesaria una normativa mundial, actualmente sólo existe a nivel nacional, para limitar el exceso de conexiones entre las corporaciones multinacionales. Sugihara mantiene que el análisis sugiere una posible solución: las empresas deben pagar impuestos por el exceso de interconectividad para evitar este riesgo. En otras palabras, la Ciencia concluye que la gobernanza mundial es necesaria para gestionar la concentración de poder entre las corporaciones multinacionales.

Sobre las Superentidades, la revista New Scientist, dice que no son el resultado intencional de una conspiración para dominar el mundo, ya que “este tipo de estructuras son comunes a otras de la naturaleza”, añade Sugihara. Los que llegan nuevos a una red hacen todo lo posible para conectarse con el resto por razones de negocios, por lo que también a continuación crean riqueza, de acuerdo con Dan Braha de NECSI. Según otros modelos sobre los flujos de la riqueza, el dinero tiende a fluir hacia los miembros que tienen mayores conexiones con el resto. El estudio de Zurich, según Sugihara, “muestra una fuerte evidencia de que las normas vigentes en las sociedades multinacionales crean de forma espontánea grupos altamente conectados”. Dice Braha que “ la reclamación del grupo Occupy Wall Street de que el 1% de las personas tienen la mayor parte de la riqueza refleja una lógica de autoorganización de la Economía”.

Las 1318 corporaciones multinacionales que forman el corazón de la economía. Las empresas superconectadas aparecen en rojo, las empresas muy conectadas en amarillo. El tamaño del punto representa los ingresos ( Imagen: PLoS One)

Por lo tanto, la Ciencia ha confirmado la existencia de una Oligarquía, pero desmiente la existencia de una conspiración para dominar el mundo. El equipo de Zurich, sugiere que una cuestión real es si las superentidades pueden ejercer el poder político sobre las naciones. Driffil sostiene que 147 son demasiadas como para no entrar en colusión. Braha razona que ellas competirán en el mercado, pero que actuarán de forma conjunta para defender sus intereses. Resistirse a cambios dentro de las estructuras piramidales puede ser uno de dichos intereses.

Aunque el estudio pone de manifiesto la concentración de poder dentro de las corporaciones multinacionales, el estudio no hace un seguimiento de la evolución de este poder. En otras palabras: cuál ha sido el camino recorrido para llegar a esta concentración de poder que fue consolidado por los accionistas poco a poco, ni cuáles son las consecuencias a largo plazo para la estabilidad mundial.

Hacer un análisis serio de la evolución de poder ha de tenerse en consideración, y se puede ver razonablemente y emocionalmente que la concentración de poder en manos de una oligarquía no conduce a la estabilidad, sino que por lo contrario lleva a guerras y hambrunas, como las experimentadas durante el siglo XX, como ha demostrado “tan claramente como un día de sol” la historiografía. Estas guerras y hambrunas no pueden ser reprimidas por las sugerencias políticas de los economistas, sino por el restablecimiento completo de un proyecto de civilización para el hombre, lo que significa el final de una cultura dominante del poder, de control y autoritarismo, como se ha investigado por el estudio de Zurich.

Las primeras 50 empresas multinacionales de las 147 superentidades:

1. Barclays plc

2. Capital Group Companies Inc

3. FMR Corp.

4. AXA

5. State Street Corporation

6. JP Morgan Chase & Co

7. Legal & General Group plc

8. Vanguard Group Inc

9. UBS AG

10. Merrill Lynch & Co Inc

11. Wellington Management Co. LLP

12. Deutsche Bank AG

13. Franklin Resources Inc

14. Credit Suisse Group

15. Walton Enterprises LLC

16. Bank of New York Mellon Corp

17. Natixis

18. Goldman Sachs Group Inc

19. T Rowe Price Group Inc.

20. Legg Mason Inc

21. Morgan Stanley

22. Mitsubishi UFJ Financial Group Inc

23. Northern Trust Corporation

24. Société Générale

25. Bank of America Corporation

26. Lloyds TSB Group plc

27. Invesco plc

28. Allianz SE 29. TIAA

30. Old Mutual Sociedad Anónima

31. Aviva plc

32. Schroders plc

33. Dodge & Cox

34. Lehman Brothers Holdings Inc *

35. Sun Life Financial Inc.

36. Standard Life plc

37. CNCE

38. Nomura Holdings Inc

39. The Depository Trust Company

40. Massachusetts Mutual Life Insurance

41. ING Groep NV

42. Brandes Investment Partners LP

43. Unicredito Italiano SpA

44. Deposit Insurance Corporation de Japón

45. Vereniging Aegon

46. BNP Paribas

47. Affiliated Managers Group Inc

48. Resona Holdings Inc

49. Capital Group International Inc.

50. China Petrochemical Group Company

* Lehman todavía existía cuando se recogieron los datos en 2007

Justin O’Connell es un blogger de The Handshake Times. Puede ponerse en contacto con él en: justin@libertycpm.com.

Fuente:

http://dissidentvoice.org/2012/04/oligarchy-that-runs-the-world-now-verified-by-science/