Transgelandia: el Congreso de AAPRESID por dentro

El gran encuentro anual del agronegocio transgénico expuso durante tres días y en Rosario su relato. Este año además inventaron un verbo: “resiliar”

Por Darío Aranda, agosto de 2016

MU

trasngelandia1

El salón es muy amplio, unos 50 metros de largo y 100 de ancho. Cinco pantallas gigantes, generoso escenario y todas las sillas ocupadas, a tope. Luz tenue, música épica y un locutor sobrio que propone: «Los invitamos a ponernos de pie. Entonaremos el Himno Nacional argentino». El público deja los asientos y comienza con un recitado tibio, pero finaliza con fuerza y la bandera argentina en las pantallas. El locutor retoma: «Damos inicios al vigésimo cuarto congreso de Aapresid (Asociación Argentina de Productores de Siembra Directa)». Aplausos sostenidos. Bienvenidos al congreso anual de los empresarios rurales y engranaje fundamental de los agronegocios de Argentina. Durante tres días quedará aquí en claro que ellos se consideran la vanguardia técnica y moral del campo.Y que, aunque utilicen millones de litros de agroquímicos, en público hablan de «sustentabilidad» y «cuidado del ambiente».

El origen

Aapresid se presenta como una oenegé técnica » sin fines de lucro», nacida en 19S9 y promotora de la producción sin arar la tierra (siembra directa). Son usuales las palabras emprendedor, entusiasta, eficiencia, sustentabilidad. Desde sus orígenes se diferenció de las organizaciones tradicionales del agro porque no basa su importancia en la tenencia de tierras (llegaron a definirse «somos los Sin Tierra»), sino en el «conocimiento». Se trata de empresarios exitosos que aplican tecnología. Uno de ellos, quizás el más conocido, es Gustavo Grobocopatel, integrante del mayor pool de siembra.

Durante la crisis de 2001-2002 tuvieron una aparición masiva, mediante la «soja solidaria». De la mano de la iglesia católica, el Gobierno y diversas oenegés pusieron en marcha un plan de donación de soja para los comedores barriales y escuelas, daban cursos de cómo cocinada y publicitaban las supuestas bondades alimenticias. Recibió muchos cuestionamientos de organizaciones sociales y nutricionistas, que la acusaban de ofrecer a los chicos carenciados el alimento de los chanchos y aves de Asia y Europa: la soja transgénica. Incluso publicitaban como «leche de soja» al jugo de la oleaginosa, lo que generó toda una confusión respecto a si era equivalente a la leche de vaca. Finalmente, la leche de soja fue considerada no recomendable para menores de 5 años y contraindicada para menores de 2.

Durante «el conflicto del campo» por la resolución 125 (2008), Aapresid mantuvo un perfil propio. Mientras el Gobierno y las entidades tradicionales del campo (Sociedad Rural, Federación Agraria, Confederaciones Rurales y Coninagro-Mesa de Enlace) aumentaban en la escalada de confrontación, Aapresid no entraba al ring, pero fijaba posición: «Rechazamos por inconstitucionales las medidas adoptadas por el Gobierno y celebramos la manifestación espontánea de los ciudadanos del interior del país, con el apoyo de los centros urbanos, es una clara demostración de civismo y conciencia democrática». Llamaron a apoyar a la Mesa de Enlace «para continuar con este esfuerzo conjunto hasta lograr la indeclinable vuelta atrás de la Resolución 125».

Bienvenidos

Centro de Convenciones Metropolitano, parte del Alto Rosario Shopping. Las barreras de ingreso al estacionamiento, que suben y bajan como si fuera hora pico, tienen carteles publicitarios de empresas del agro. Autos último modelo y camionetas 4×4. Una calle interna y un gran arco de ingreso blanco: «Bienvenidos al 24 Congreso Aapresid». Y un auspicio en letras azules: Ministerio de Agroindustria de la Nación.

Un patio al aire libre con una decena de maquinarias. Cosechadoras, tractores («mosquitos») fumigadores gigantes (de unos tres metros de alto), tolvas. En la jerga, «los fierros».

Acreditación y la primera bolsa con folletería y publicidad. Al final del día, serán decenas de bolsas, carpetas, diarios, trípticos.

Cada sala tiene nombre de un auspiciante. La más importante es de Bayer. Le sigue Rizobacter. Tres salas llevan el nombre de productos de la empresa DuPont y otras tres de Basf.

El hall central es amplio, unos 200 metros de cada lado. Muy iluminado, estilo hipermercado. Los stand, de distintos tamaños. Todas las empresas: Syngenta, Bayer, Don Mario, DuPont, Nidera, Basf, YPF, Agrofina (Grupo Los Grobo), Rizobacter, Bioceres, Dow, entre otras. Y gobiernos: Ministerio de Agroindustria de Nación, gobiernos de Santa Fe y Córdoba, Banco Provincia de Buenos Aires. Folletería en abundancia y saturación de promotoras por metro cuadrado. Pantalones hiperajustados, sonrisas en abundancia.

Las mujeres asistentes son clara minoría: dos mujeres por cada ocho hombres. Se las ve poco en las charlas y la desproporción es más evidente en los pasillos.

Los hombres visten informal. Mucho jean, camisas, chalecos polar, zapatillas o zapatos informales. Muy poco traje y corbata. Los pasillos por momentos están saturados . Los organizadores señalan más de 4 000 inscriptos. El acceso tiene precio: 1.000 pesos los estudiantes, 2.600 pesos para las organizaciones amigas y 3.700 los no socios. En los intervalos se ofrecen gratis manzanas, jugo de naranja, café y magdalenas.

Para ingresar a las charlas primero hay que sortear a una joven (claro, promotora) con un lector láser en la mano. Ellas controlan el código de barras de la credencial y habilitarán el paso.

«Somos resilientes»

La inauguración es en la Sala Bayer. Luz tenue, símil cine. Larga fila de sillas. Unos 30 metros de largo y 100 de ancho. Un pasillo en el medio, desde la puerta de ingreso hasta el escenario. Cámaras como en un estudio de televisión, incluso una aérea. Cinco pantallas gigantes y, de un lado, tres publicidades móviles (como en las canchas de fútbol) con productos de Bayer.

La sala está colmada. No alcanzan las sillas. Baja la luz y sube el volumen de la música. Proyectan el video institucional del 24 Congreso. Muestran el proceso de una tortuga recién nacida, intentando desarrollarse, con dificultad. Sube aun más la música. La tortuga está dada vuelta, caparazón abajo, y sigue dando lucha. Intercalan las imágenes con las palabras «constancia», «adaptabilidad», «autoconocimiento», «estrategia», «recuperación». Hasta que la tortuga se sobrepone y se desarrolla. Patas al suelo, la tortuga camina, vive. El mensaje de Aapresid: «Somos sustentables, somos resilientes»

Crear sentido

Cada congreso tiene un eslogan o palabra guía. En 2013 fue «Otra tierra». En 2014 La misión. Y en 2015 Biosapiens, la era del suelo. Este congreso utilizó como verbo la palabra «resiliar». En el diccionario existe «resiliencia», entendida como «capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos».

No existe el verbo, pero Aapresid la creó para su congreso anual y le impuso un sentido: «Reaccionar, rebelarse, sobreponerse a la adversidad, esforzarse, confiar en nosotros mismos, adaptarse modificarse. Seguir adelante. Interactuar con el entorno y recuperar el equilibrio. Afrontar situaciones que nos ponen a prueba, que nos obligan a dar el máximo y generan incertidumbre respecto del futuro. Confiar porque podemos transformarnos y volver a estar en condiciones de superar las adversidades. Entonces se revela el funcionamiento del sistema y su capacidad de recuperarse. Cuidamos, evolucionamos, seguimos aprendiendo, podemos resiliar».

La palabra aparecía en todos los espacios, folleterías, talleres, charlas y era repetida por la mayoría de los expositores, funcionarios incluidos.

Argentinidad

El1 locutor invita a entonar el Himno Nacional. Las pantallas muestran paisajes de las distintas provincias. De norte a sur. Comienzan a cantar el Himno de manera tímida, como en los actos escolares, pero va tomando fuerza con las estrofas. Terminan con pasión al momento de «juremos con gloria morir». En las cinco pantallas flamea la bandera nacional. Aplauso sostenido. Nacionalismo recargado.

En el panel de apertura están el presidente de Aapresid, Pedro Vigneau; el secretario de Valor Agregado del Ministerio de Agroindustria, Néstor Roulet (faltó el ministro Ricardo Buryaile); el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz; y la intendenta de Rosario, Mónica Fein.

Vigneau, de saco y corbata, pasa al atriL Enumera logros de los últimos meses:

El trabajo de la Red de Malezas Resistentes, espacio comandado por Aapresid que estudia las plantas no deseadas. También participan INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), universidades, Senasa y empresas de transgénicos.

Certificación de «buenas prácticas agrícolas (BPA)» junto a Casafe (cámara de las empresas de agroquímicos). «BPA» es un término que justifica el uso masivo de plaguicidas y culpa al «mal uso» (y no al modelo) de las consecuencias sanitarias y ambientales.

Un trabajo conjunto a las facultades de Agronomía y Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires con » nuevos conocimientos para la sustentabilidad».

El crecimiento de Aapresid,con un grupo incluso en Brasil.

Y no le escapó a la coyuntura política: «Se siente un ambiente distinto. Se respira esperanza. Por primera vez en muchas décadas, la pelota esta de nuestro lado». El auditorio le respondió con aplausos.

trasngelandia2

En casa

La intendente señaló que es un «gran orgullo» que Aapresid haya elegido Rosario y, en sintonía con el discurso de los productores, celebró la «innovación, la ciencia, las buenas prácticas agrícolas, la sustenbilidad». Y, por si quedaban dudas: «Coincido en que existen aires de cambio, que espero fortalezcan el diálogo para plasmar políticas de Estado. Comparto también con Aapresid el espíritu de resiliencia». Y pidió que Aapresid se sienta «como en su casa».

Néstor Roulet, ex vicepresidente de CRA (Confederaciones Rurales Argentinas) y actual secretario de Valor Agregado, recordó su participación como productor y como disertante en los congresos anteriores. «Es la primera vez que Argentina tiene política agroindustrial. Estamos trabajando en la presión impositiva (bajar impuestos) y mejorar el crédito», comenzó. Y arrancó las primeras señales de aprobación. Prometió que el país producirá más para llegar al «hambre cero», felicitó a Aapresid por ser parte de ese avance.

A tono con el congreso, reiteró la importancia de «cumplir en lo ambiental» y destacó que el país está en la vanguardia mundial de la biotecnología (transgénica).

Prometió avanzar en nuevas variedades de soja y en el «arroz dorado», transgénico muy cuestionado a nivel internacional.

El gobernador Lifschitz dio el discurso más largo, monocorde y complaciente. «Nuestra capital social es nuestra fortaleza. Y Aapresid es nuestro mejor ejemplo, que muestra la interacción privada, del Estado y científica»,celebró. Explicó que acortó su gira por Estados Unidos para estar presente en el panel de apertura. «Celebro esta nueva edición del congreso. Ustedes han sorteado todas las políticas y contratiempos (del gobierno anterior). Pero están acá, esta provincia es su casa. Compartimos sus metas de producir más alimentos, con menos recursos y con una agricultura sustentable». Y finalizó: «Celebro resiliar».

Aapresid crea conceptos y relatos. La clase política los hace propios, los repite e impulsa las políticas públicas sugeridas por la institución. Lo empresario se impone a lo público. Aapresid lo hizo.

Las críticas al agronegocios siempre fue catalogada por Aapresid como como «ideológicas» o «políticas». Por contraposición, Aapresid hizo (y hace) hincapié es su perfil técnico y no partidario. Pero llegó Cambiemos: Ignacio Garciarena, de la Regional Aapresid 25 de Mayo, asumió como Director Nacional de Agricultura. «Un orgullo para Aapresid», señaló la gacetilla de prensa de la entidad el 5 de enero. Muy activo en las redes sociales, el 17 de octubre twiteó: «Día de la lealtad clientelista».

Gran impacto produjo la designación de la saliente presidenta de Aapresid, María Beatriz Pilu Giraudo, en el Ministerio de Agroindustria. Se le creó un área especial –coordinadora de Políticas Públicas para el Desarrollo Sustentable- que depende directamente del ministro Ricardo Buryaile y tiene injerencia en todas las áreas de la cartera. Es la referente ambientaldel Ministerio.

Explicó que su principal tarea será implementar en todo el país las «buenas prácticas agrícolas» para fumigar a distancias mínimas de las viviendas y «sincronizar las diversas legislaciones». Las empresas del agro desean desde hace años una ley naciónal que legitíme las fumigaciones.

«Tenemos que enamorar a los argentinos, convencerlos de que no contaminamos», explicó Giraudo al sitio Agrovoz y explicó el objetivo en la función pública: «En definitiva, vamos a tomar lo que veníamos impulsando desde Aapresid como política pública y convertirlo en una marca país».

Lo no dicho

Durante los tres días se hizo eje en la agricultura sustentable, el cuidado del ambiente e, incluso, cómo el modelo agropecuario ayudaría a mitigar el cambio climático. Ningún dirigente de Aapresid, ni asociado ni expositor vinculó el modelo impulsado por la entidad con hechos menos publicitados:

Aumento de uso de agroquímicos. 70 millones de litros en 1996. Más de 300 millones de litros en 2012.

Desmontes. El agronegocios avanzó sobre zonas extra pampeanas, conocido como «corrimiento de la frontera agropecuaria». Más de 5 millones de hectáreas desmontadas.

Concentración de tierras en pocas manos: el 2% de las explotaciones agropecuarias concentran el 50% de la tierra cultivada. El 57% delaschacras sólo tienen el 3%

Desalojos y represión sobre campesinos y pueblos indígenas. Solo en el norte del país, donde más avanzó el modelo agropecuario, existen once millones de hectáreas en disputa. Relacionado: profundización del éxodo del campo a la ciudad. El propio INTA, brazo técnico-estatal del agronegocios, alertó en diciembre pasado: «El principal objetivo del modelo agropecuarioactuales maximizar la renta con una mirada de corto plazo, poniendo en situación crítica al sistema agroalimentario (…) No se ha tenido en cuenta que el uso excesivo de plaguicidas pone en serio riesgo al recurso suelo «.

Postales transgénicas

Resumen de la veintena de entrevistados en los pasillos. Asistentes: productores-empresarios de Bolívar, Totoras, Paraná, San Jorge, Río Cuarto, Marcos Juárez y Junín, entre otros. Conceptos recurrentes: sustenlabilidad, eficiencia, tecnología en el agro, producir para combatir el hambre del mundo. Al mismo tiempo que impulsan el uso masivo de transgénicos y agroquímicos (lo llaman «fitosanitarios»), niegan consecuencias del modelo. Ninguno vive en el campo, si en los pueblos o ciudades cercanas a la explotación agropecuaria. No se definen como empresarios, sí como productores o «emprendedores». Otra coincidencia: rechazo al kirchnerismo y apoyo a Macri.

El 6,7,8, agropecuario: stand de los diarios La Capital (Rosario), La Nación, Clarín; radios La Red, Continental, Mitre, Cadena 3; Agro TV, Infocampo y Chacra, entre otros. Medios de apoyo explícito al modelo agropecuario y con generosas pautas de las mismas empresas. Hubo un panel específico sobre periodismo: Desafíos en la comunicación del campo a la sociedad, a cargo de Casafe y Nidera. El eje: cómo comunicar mejor las bondades del agronegocios.

Uso correcto de fitosanitarios para el cuidado de las comunidades y el ambiente fue el nombre del panel donde Edda Vülaamil Lepori (Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA) y Olga Heredia (Facultad de Agronomía de la UBA) exhibieron parte de los resultados de un trabajo sobre agroquímicos en Pergamino y Chivücoy. Ambas científicas (junto a otros de la UBA), fueron cuestionadas por la Asamblea por la Protección de la Vida, la Salud y el Ambiente de Pergamino. Entre muchas críticas (detalladas en lavaca. org) demostraron que las académicas no buscaron los químicos más usados en la actualidad (glifosato, atrazina, 2-4-D), no realizaron estudios imprescindibles (de orina y de daño genético) y minimizaron los resultados. Fue un «estudio» para legitimar a los agroquímicos.

En el mismo panel, Ramiro Cid (INTA) y Eduardo Moavro (Ministerio de Agroindustria) celebraron el proyecto de ley con media sanción en Buenos Aires que permite fumigar hasta diez metros de las viviendas y despreciaron a los críticos: «Son malintencionados que carecen de fundamentos científicos-técnicos». El ministro de Agroindustria de Buenos Aires y ex gerente de Monsanto, Leonardo Sarquís, adelantó que la Cámara de Diputados bonaerense transformará en ley este proyecto.

El ministro de Ambiente, Sergio Bergman, también estuvo presente. A tono con los dueños de casa, celebró las «buenas prácticas» agrícolas y pidió que «las iniciativas de la sociedad civil, como Aapresid, se transformen en políticas públicas».

En síntesis: el 24 Congreso de Aapresid emito un discurso técnico y supuestamente apolítico. Utilizó términos ambientales y relatos de superación. Exhibió su alianza con medios de comunicación, políticos, transnacionales y científicos. Expuso su darwinismo empresario, construcción de hegemonía e impulso de políticas públicas en favor de las empresas.

Tres jornadas en las que Aapresid ratificó por qué es un engranaje fundamental del agronegocios local, cómo acumula poder y promete ir por más.

—————————————————————————–

El Partido de las Panteras Negras

por Ron Jacobs, 29 de septiembre de 2012

Dissident Voice

 El Partido de las Panteras Negras fue sin duda la organización revolucionaria más importante de los Estados Unidos de finales de 1960 y principios de 1970. Fue motivo de inspiración para millones de hombres y mujeres de todo el mundo, especialmente para aquellos que vivían en situaciones de colonialismo o neocolonialismo. Además fue un elemento clave en los movimientos en Estados Unidos contra el imperialismo y sus manifestaciones: la guerra y el racismo. Debido a esto, este partido fue objeto de una brutal campaña de represión, organizada en los niveles más altos del aparato de seguridad de Washington. Vigilancia, falsas acusaciones y arrestos, el uso de informantes y provocadores, incluso el asesinato. Ningún método era inadecuado para destruir al Partido de las Panteras negras.

Fundado en Oakland en 1967, los Panthers organizaron otras secciones en Los Ángeles y Seatle, poco después en Washington. La sección de Seatle fue una de las más duraderas e integrada en la comunidad afroamericana de izquierdas de esa ciudad. Fundada y dirigida por un joven de Seatle, Aaron Dixon, el legado de la sección de Seatle sigue todavía presente en la ciudad.

Al igual que otros muchos jóvenes que descubrieron la política de izquierdas en la década de 1960, mi experiencia estuvo muy influenciada por los Panthers. Para bien o para mal, sus chaquetas de cuero, sus boinas, así como la aparición en los medios como provocadores, me llamó la atención y la de muchos de mis compatriotas. Un caso que contribuyó a mi formación política y que nunca olvidaré se produjo en el verano de 1970. Asistía a una escuela de verano estadounidense en Frankfurt del Meno (Frankfurt), Alemania. Discutíamos en clase sobre la reciente invasión de Camboya por Estados Unidos, de las huelgas estudiantiles, de los asesinatos por parte de la Policía de jóvenes en Kent y Jackson State, y lo que Nixon representaba. Habían terminado las clases y pasábamos el rato en Gruneburg, un parque cercano a la escuela. En el césped del parque los hippies alemanes deambulaban y fumaban hachís. Venían jóvenes de otros lugares y se tumbaban sobre el césped, tocando la guitarra y los tambores, fumaban porros, se reunían, discutían de política y de música, y pasaban el rato.

Esa tarde mi amigo y yo acabamos juntándonos a un grupo de personas que discutían sobre los Panteras Negras. La discusión, más o menos, estaba acaparada por un hombre afroamericano de unos veinte años. Le había visto con antelación en el parque, pero nunca había hablado con él. A medida que hablaba, muchos de los que estaban en el corro se fueron, ya fuera porque estaban muy cargados como para escuchar sus ideas políticas o fuera por apatía. Yo me quedé. Finalmente sólo éramos tres: una muchacha de la escuela secundaria, el joven negro ya mencionado ( que parecía un viejo al lado mío, con sólo quince años) y yo. Sacó unos libros de su mochila y nos dio a cada uno un paquete. Como sabríamos después, se trataba de un soldado que hacía poco que había terminado su servicio en el ejército y estaba de viaje por Europa. Tenía varias copias del Libro Rojo de Mao Ze Dong y otras publicaciones de los Panthers de Oakland, para distribuir en sus viajes. Nos sugirió que leyésemos un par de artículos de las publicaciones de los Panteras Negras que nos había dado, y nos reuniríamos los tres otra vez en el parque para discutir sobre lo leído. Continuó su viaje. La chica y yo volvíamos de vez en cuando, incluso al año siguiente, a pesar de los diferentes círculos con los que nos relacionábamos.

He relatado la historia anterior como ejemplo de la influencia que los Panthers tenían. El libro de memorias publicado recientemente por Aaron Dixon cuenta una historia mucho más convincente, al tiempo que proporciona una historia del Partido a través de los ojos de uno de sus militantes más duraderos. Dixon fue líder y militante, un hombre inteligente que supo del racismo por su propia experiencia y que quiso terminar con él. Como joven adolescente participó en protestas contra el racismo, mientras que aprendía en las calles de Seatle. Sus padres trabajaron duro para mantener un nivel de vida de la clase media, mientras que se mordía la lengua muy a menudo cuando se topaba con actitudes racistas en la vida diaria. Como muchos otros de su generación, tras el asesinato de Martin Luther King, Jr., en 1968, le convenció de que las protestas no violentas ya no eran la única opción. Si se pretendía un cambio real en los Estados Unidos, tenía que ser a partir de las propuestas del Partido de las Panteras Negras, recién descubierto. Dixon y otros viajaron a la Bahía de San Francisco para participar en una conferencia de la Unión de Estudiantes Negros y se unió a los Panthers. Al mismo tiempo, fue nombrado capitán de la sección de Seatle.

Aaron Dixon, líder de los Panteras Negras de Seatle, en 1968. “Eh, jefe, he oído que están buscando policías negros”

 El libro de Dixon, titulado Mi pueblo se levanta, cuenta la historia de las protestas, de los tiroteos de la policía y sus títeres, y el cambio político. Al lector se le presenta una historia repleta de acción, política y amor. El ascenso del Partido de las Panteras Negras y su caída se revela a través de las experiencias de Aaron Dixon y los hombres y mujeres que trabajaron y vivieron juntos mientras duró aquello. Momentos de victorias y derrotas llenan las páginas, con testimonios personales y políticos. El libro se lee como un thriller de acción. La escritura de Dixon es descriptiva y urgente. Bien describe los preparativos para un ataque por parte de la Policía a una casa de los Panthers o la organización de un programa de comidas de los Panthers en Seatle. El lector se mantiene en vilo por saber cómo transcurrirán los sucesos descritos.

Los Panthers finalmente se vinieron abajo. El poder que tenía en la mitad de la comunidad afroamericana fue decayendo en la década de 1970, que por aquella época tenía su base principal en Oakland, pero terminó mucho antes en otras partes de Estados Unidos. Uno de los factores de su decadencia se debió a la represión ejercida por la Policía en el marco de COINTELPRO. Otro de los factores que llevó a la desintegración del Partido eran inherentes a la naturaleza misma del Partido. Durante su época de apogeo, muchas personas que se unieron a los Panthers vieron resurgir otras pandillas callejeras y se extendió la venta de drogas y el proxenetismo. Cuando la dirección del Partido se enteró de estas actividades llevadas a cabo en nombre de los Panthers, se atajaron de forma rápida y severa. Cuando en el partido empezó a disminuir el número de militantes, Dixon fue llamado a Oakland y se convirtió en miembro de uno de los cuadros que se dedicó a esta actividad. Siguiendo un programa cuestionable, se comenzó a perseguir a traficantes y proxenetas de los barrios de Oakland. Digo discutible no porque se persiguiesen a proxenetas y traficantes, sino por el empleo de armas y la violencia y la corrupción que todo esto involucró. Mientras tanto, el ala política del Partido se metió de lleno en la política electoral, apoyando a determinados políticos de Oakland, California. Desafortunadamente, ningún Panther fue elegido, a pesar de que algunos candidatos tuvieron un gran respaldo. Hacia 1978, el Partido prácticamente había desaparecido.

Coda: En 1978 un amigo y yo hacíamos autostop en Oakland. Nos dirigíamos a Santa Cruz. Un hombre afroamericano que conducía un Buick Regal nos cogió y nos preguntó que dónde nos dirigíamos. Le dijimos que a Santa Cruz y nos dijo que nos llevaría allí, pero antes tenía que hacer una parada en una casa de las colinas de Oakland. Mi amigo y yo nos encogimos de hombros y se dirigió hacia allí. Entró en la casa, estuvo dentro durante unos quince o veinte minutos y luego salió a toda prisa camino de la Carretera 17 en dirección a Santa Cruz. Una vez que estábamos en la carretera sacó un porro y lo encendió. Fumamos la hierba sentados cómodamente. Luego sacó una botella de brandy y nos pidió que la abriéramos. Después de unos cuantos sorbos se nos soltó la lengua y nos pusimos a hablar de Oakland. Mi amigo y yo sólo habíamos estado en California durante unos cinco meses, y se lo dijimos. Él se había criado allí. A medida que la conversación derivó hacia el terreno de la política, el tema de los Panthers se sacó a colación, pero no quiso hablar de ello. Insistimos queriendo contarle la historia del principio de este artículo. Se rió y dijo que él también había sido así hace algún tiempo. Después de trabajar para el Presidente, todo lo que tenía que decir es que los Panthers habían resultado ser nada menos que un grupo de gangsters. No discutimos aunque no estábamos de acuerdo. Cambiamos de tema.

Las memorias de Aaron Dixon son las primeras de otras muchas memorias de los Panthers en las que se habla de la desaparición de este Partido. Se discute el papel de COINTELPRO, la aparición de gangsterismo y el fin de los principios revolucionarios del Partido. No se anda con rodeos, ni tampoco desconoce lo que el partido significó para millones de personas. En un párrafo al final del libro, Dixon no se disculpa de nada y se refiere al Partido de las Panteras Negras como “hombres y mujeres que se levantaron al unísono para… escribir un nuevo futuro, audaz para la América Negra”. Esa es la verdad que se desprende del libro y lo que dice la historia.

Ron Jacobs es autor de The Way The Wind Blew: A History of the Underground. Recientemente ha publicado una serie de ensayos y reflexiones tituladas Tripping Through the American Night. Su última novela, The Co-Conspirator’s Tale, ha sido publicada por Fomite. Su primera novela, Short Order Frame Up, fue publicada por Mainstay Press. La tercera novela de esta trilogía está previsto que aparezca en la primavera de 2012. Lea otros artículos de Ron Jacobs:

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2011/07/22/sangre-sobre-las-vias/

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2010/11/30/zizek-y-el-final-de-los-tiempos/

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2010/10/09/una-historia-de-represion-coentilpro-101/

https://noticiasdeabajo.wordpress.com/2010/01/20/la-historia-jamas-contada-de-afganistan/

 Fuente del artículo: http://dissidentvoice.org/2012/09/the-black-panthers-no-bullshitting/

El Primero de Mayo

por Noam Chomsky, 29 de abril de 2012

Common Dreams

 

 Si usted es un revolucionario serio, entonces no estará buscando una revolución autocrática, sino una que por sus objetivos se dirija hacia la libertad y la democracia. Eso sólo puede ocurrir si una gran masa de la población la pone en práctica, la lleva a cabo, y soluciona los problemas. No se va a asumir ese compromiso, de forma comprensible, si no se llega a descubrir que las reformas tienen un límite.

Un revolucionario sensato tratará de llevar las reformas al límite, por dos buenas razones. En primer lugar, porque las reformas pueden tener una validez por sí mismas. La gente debe tener una jornada de ocho horas en lugar de una de doce. Y, en general, debemos actuar de acuerdo con unos valores éticos decentes.

En segundo lugar, por motivos estratégicos, ya que hay que mostrar cuáles son los límites de las reformas. Algunas veces el Sistema lleva a cabo las reformas necesarias. De ser así, mejor que mejor. Pero de no ser así, surgen nuevos interrogantes. Tal vez ha llegado el momento de iniciar una resistencia, superar las barreras que impiden unos cambios justificados. Tal vez ha llegado el momento de recurrir a acciones coercitivas en defensa de los derechos y la justicia, como una forma de defensa propia. Si la población en general no reconoce que tales medidas son una forma de autodefensa, no van a participar en esta tarea, a menos en la forma en que se debiera.

Si se llega a un punto en el que las Instituciones existentes no se someten a la voluntad popular, hay que eliminar esas instituciones. El Primero de Mayo comenzó aquí, para convertirse después en el Día Internacional de apoyo a los trabajadores estadounidenses que lucharon contra la violencia brutal y la represión judicial. Hoy en día, el día de lucha del Primera de mayo se sigue celebrando, no como un día “no laboral” como lo definen los dirigentes políticos, sino un día cuyo significado es decidido por el pueblo, un día en el que debe arraigar la organización y el trabajo por un futuro mejor para el conjunto de la sociedad.

Noam Chomsky fue profesor del Instituto tecnológico de Massachusetts. Es autor de numerosos libros y artículos sobre asuntos internacional y cuestiones políticas y sociales, participando durante mucho tiempo en movimientos de activistas. Sus libros más recientes: 9-11: 10th Anniversary Edition, Failed States, What We Say Goes (with David Barsamian), Hegemony or Survival, and the Essential Chomsky.

http://www.commondreams.org/view/2012/04/29-4

Palabras del acusado George Engel ante el tribunal que lo condenó a muerte en 1886

 

Es la primera vez que comparezco ante un tribunal norteamericano, y en él se me acusa de asesino. ¿Y por qué razón estoy aquí? ¿Por qué razón se me acusa de asesino? Por la misma que me hizo abandonar Alemania; por la pobreza, por la miseria de la clase trabajadora. Aquí también, en esta “República Libre”, en el país más rico de la tierra, hay muchos obreros que no tienen lugar en el banquete de la vida y que como parias sociales arrastran una vida miserable. Aquí he visto a seres humanos buscando algo con que alimentarse en los montones de basura de las calles.

[…] Cuando en 1878 vine desde Philadelphia a esta ciudad creí iba a hallar mas fácilmente medios de vida aquí, en Chicago, que en aquella ciudad, donde me resultaba imposible vivir por más tiempo. Pero mi desilusión fue completa. Entonces comprendía que para el obrero no hay diferencia entre Nueva York, Philadelphia y Chicago, así como no la hay entre Alemania y esta tan ponderada República. Un compañero de taller me hizo comprender, científicamente, la causa de que en este país rico no puede vivir decentemente el proletario. Compré libros para ilustrarme más y yo, que había sido político de buena fe, abominé de la política y de las elecciones y comprendí que todos los partidos estaban degradados y que los mismos socialistas demócratas caían en la corrupción más completa.

Entonces entré en la Asociación Internacional de los Trabajadores. Los miembros de esta Asociación estamos convencidos de que sólo por la fuerza podrán emanciparse los trabajadores, de acuerdo con lo que la historia enseña. En ella podemos aprender que la fuerza libertó a los primeros colonizadores de este país, que sólo por la fuerza fue abolida la esclavitud y que, así como fue ahorcado el primero que en este país agitó a la opinión contra la esclavitud, vamos a ser ahorcados nosotros.

[…] ¿En qué consiste mi crimen? En que he trabajado por el establecimiento de un sistema social donde sea imposible que mientras unos amontonen millones […], otros caen en la degradación y la miseria. Así como el agua y el aire son libres para todos, así la tierra y las invenciones de los hombres de ciencia deben ser utilizadas en beneficios de todos. Vuestras leyes están en oposición con las de la naturaleza y mediante ellas robáis a las masas el derecho a la vida, a la libertad y al bienestar […] La noche en que fue arrojada la primera bomba en este país, yo estaba en mi casa y no sabía una palabra de la ‘conspiración’ que pretende haber descubierto el ministerio público. Es cierto que tengo relación con mis compañeros de proceso, pero a algunos sólo los conozco por haberlos visto en las reuniones de trabajadores. No niego tampoco que he hablado en varios mítines ni niego haber afirmado que, si cada trabajador llevara una bomba en el bolsillo, pronto sería derribado el sistema capitalista imperante. Esa es mi opinión y mi deseo, [pero] no combato individualmente a los capitalistas; combato al sistema que produce sus privilegios. Mi más ardiente deseo es que los trabajadores sepan quiénes son sus enemigos y quiénes sus amigos. Todo lo demás merece mi desprecio. Desprecio el poder de un gobierno inocuo. Desprecio a sus policías y a sus espías.

En cuanto a mi condena, que fue alentada y decidida por la influencia capitalista, nada mas tengo que decir.

Fragmento extraído del artículo aparecido en: http://info.nodo50.org/La-Revuelta-de-Haymarket-y-el.html

Estado policial y criminalización de la disidencia

Por Chris Marsden, 12 de noviembre de 2011

http://www.wsws.org/francais/News/2011/nov2011/pers-n14.shtml

 La operación policial montada el pasado miércoles a raíz de una protesta relativamente pequeña y tranquila en contra de los recortes en educación en el Reino Unido es una muestra de que la elite gobernante no está dispuesta a tolerar de ninguna manera una oposición política y social.

Si se aceptan las estimaciones de la policía, unos 4000 manifestantes, se desplegaron 4000 agentes, muchos de ellos con equipo antidisturbios completo, lo que representa una relación uno a uno entre manifestantes y policías. Si se acepta la cifra de 8000 manifestantes, todavía la relación es de un policía por cada dos manifestantes.

El nuevo jefe de Scotland Yard, Bernard Hogan-Howe, describió la acción de la policía como una prueba de lo que denominó como “marco policial total”. Londres apreció con las principales vías y calles por donde discurría la marcha bloqueadas por filas de policías, furgonetas antidisturbios, agentes que montaron barricadas de gran altura.

Los manifestantes se reunieron en las estaciones de tren y de autobuses, en el metro, y se les entregó un folleto de 11 páginas que llevaba el título en letras mayúsculas de “MARCO POLICÍA TOTAL”, tanto por delante como por detrás. Se advertía en él que se podía aplicar a los manifestantes el Código Penal y artículo 60 de la Ley de Orden Público de 1994 para obligar a retirar las máscaras que ocultasen el rostro.

TOTAL POLICING

La marcha fue obstaculizada por filas de policía situados delante, detrás y a ambos lados de la ruta de cinco kilómetros. Helicópteros sobrevolaban la zona, tomando vídeos de los participantes.

En una nueva provocación, la marcha era detenida cada diez metros, lo que implicó que se tardasen tres horas en recorrer los cinco kilómetros. Esto permitía a la policía controlar más a la multitud en ciertos puntos, empujando y golpeando a la gente.

Ese día se había emitido un comunicado en el que se decía que la manifestación no podía durar más de una hora y la zona tenía que estar despejada en un máximo de dos horas. En un intento de los manifestantes por acampar en Trafalgar Square, en solidaridad con los ocupante de la Catedral de San Pablo, fueron rápidamente disueltos por la policía y llevados a rastras los que se resistían.

En un esfuerzo de un grupo de electricistas que protestaban por la reducción de su salario en un 35% para unirse a la protestas estudiantes, se encontraron igualmente con la violencia policial. Los electricistas fueron totalmente rodeados. Cuando intentaron romper el cordón policial, la policía actuó de forma contundente con porras y obligó a los trabajadores a echarse al suelo. La policía llevaba, al parecer, granadas para aturdir, y tomaron los nombres y la dirección de los manifestantes, en aplicación del artículo 60 de la Ley de Orden Público.

Antes de iniciarse la protesta, el comandante de servicio, Simon Pountain, en una rueda de prensa dijo que no estaba planeado el uso de cañones de agua, pero sí de balas de plástico, que habían sido autorizadas por primera vez en Inglaterra.

Más de 450 cartas fueron enviadas a muchas personas, amenazándoles que si reincidían en delitos de orden público podían ser detenidos y llevados a juicio lo antes posible. Muchas de estas cartas las recibieron personas que no tenían antecedentes penales, lo que indica que existe una base de datos de la Policía en la que se anotan a aquellos cuyo único delito es el de haber participado en una protesta anterior.

En un artículo reproducido posteriormente en Police Oracle, el corresponsal de The Guardian dice alegremente que la autorización de uso de balas de plástico y el envío de cartas de amenaza no es nada nuevo, “lo que es nuevo es que Pountain haga esto público”.

Las autorización para el uso de balas de plástico se dio a raíz de los disturbios del verano en varias ciudades de Gran Bretaña, y “tal vez también fue autorizado su uso durante la manifestación estudiantil contra los recortes de hace un año”.

La policía también ha recibido competencias adicionales, señaló la Secretaria de Interior, Theresa May: “la policía va a ser capaz de desalojar una zona determinada de personas durante una manifestación, algo que no era posible desde que el Riot Act fue eliminado en 1973”.

En la protesta del pasado octubre, más de 150 estudiantes fueron arrestados, durante y después de la manifestación. En los disturbios de este verano por el asesinato de un policía a un hombre desarmado, se produjeron más de 4000 detenciones y hubo más de 2000 procesamientos, con largos períodos de privación de libertad, a veces por cuestiones triviales.

 

Este panorama se repite a nivel internacional. Cuando los trabajadores y los jóvenes se movilizan para protestar por la imposición de unos recortes salvajes, se encuentran con un brutal represión.

En Grecia, por ejemplo, el pasado 20 de octubre durante una huelga general, intervinieron 15000 antidisturbios y la plaza Syntagma se llenó de gases lacrimógenos. En Estados Unidos, en las protestas frente a Wall Street, en parte como respuesta a la detención de 700 manifestantes el pasado 1 de octubre, casi un tercio de las manifestantes que ocupaban el Puente de Brooklyn. Desde entonces, se han producido cargas de la policía, se han lanzado gases lacrimógenos, siendo el número de personas detenidas más de 3000.

El recurso a medidas represivas lleva a una extrema polarización entre las clases.

En Gran Bretaña, la Riot Act fue redactada originalmente en 1714, y estaba recogido que los disturbios podían ser castigados con la pena de muerte. Más tarde fue reformada por una deportación de por vida, en 1837. Su uso más sonado fue durante la masacre de Peterloo, de 1819, en Manchester, cuando la carga de la caballería contra 80.000 manifestantes que exigían una reforma parlamentaria y la resolución de las abrumadores dificultades económicas, produjo la muerte de 15 personas y heridas a unas 700.

O en Glasgow, el Viernes Negro de 1919, cuando la policía antidisturbios fue lanzada contra los trabajadores que se manifestaban por la reducción de la jornada laboral. El Viernes Negro se produjo después de la Revolución de Octubre de 1917 en Rusia, momento en que la burguesía de Gran Bretaña tenma una insurrección bolchevique. Pero lo cierto, es que la policía está adquiriendo poderes similares, bien en secreto o ya de forma pública, lo cual debe ser una advertencia para la clase obrera, tanto en Gran Bretaña, Europa y el resto del mundo.

 

Hoy en día, la oligarquía rica dicta todos los aspectos de la vida social en busca de un mayor enriquecimiento personal. En una situación de recesión económica, esto se traduce en recortes y austeridad para millones de personas, para las cuales no hay posibilidad de elección. Ante esto, los gobiernos burgueses adoptan las características medidas propias de un Estado policial, e incluso en Grecia existe la amenaza de un golpe militar.

La respuesta de los trabajadores y jóvenes debe ser la reconstrucción de un movimiento de masas socialista y la adopción de una perspectiva revolucionaria, con una sociedad verdaderamente democrática e igualitaria, basada en la expropiación de los bienes de la oligarquía y la organización de la producción de modo que satisfaga los derechos sociales a la educación, la salud, vivienda y trabajo bien remunerado.

Chris Marsden

 

http://www.wsws.org/articles/2011/nov2011/pers-n12.shtml

 

 

Quedarse y luchar: ¿es una solución posible?

Por Simon Black, 17 de junio de 2011

Londres

 

Antes de salir de Nueva York, iba tranquilamente caminando por Upper West Side. Al llegar al centro Lincoln, casi haciendo esquina con la calle Broadway y W52, me encuentro con el siguiente cuadro: no menos de diez policías de las tropas de asalto patrullaban por la acera con uniforme de combate: casco de kevlar, chaleco antibalas, pistolas semiautomática de 9mm y un Colt modelo 933… Algunos llevaban incluso lanzagranadas.

¿Y a que se debía tal despliegue policial con tanta potencia de fuego? ¿Una invasión de las hordas canadienses? ¿Terroristas que andan sueltos? No. Sólo se trataba de un político… un individuo que se cree lo suficientemente importante como para merecer todo un escuadrón de la muerte que va intimidando allí por donde pasa.

Es la naturaleza misma del sistema. La policía está armada hasta los dientes… y mientras que su eslogan oficial de marketing es “protegemos a la gente”, su función real es la de proteger a la clase política, a la vez que mantienen a raya a los demás, porque estos tienen que saber quién es el que manda.

Durante esta semana hemos recibido muchos comentarios de los lectores que rechazaban la idea de buscar pastos más verdes en el extranjero, y han optado por “quedarse y luchar”.

Un lector que responde al nombre de Jay K, por ejemplo, escribió que “tarde o temprano vamos a tener que luchar y que lo mejor es estar en tu propia casa, en tu ciudad, en tu barrio, en tu país”.

Esto de quedarse y luchar responde a una mentalidad muy noble. Nos recuerda a las imágenes de Paul Revere y otros patriotas firmes en la batalla contra las fuerzas británicas. Por desgracia, el mundo no funciona de esta manera.

No hay un verdadero enemigo a combatir… ninguna fuerza claramente opuesta, convenientemente vestido de un color distinto al nuestro, como el equipo de fútbol del rival. Esta es una batalla de ideas.

En su forma más simple, el conflicto se reduce entre los que creen que el Gobierno es el problema y los que creen que el Gobierno es la solución. La mayoría de las personas son estatistas, tras un contundente lavado de cerebro, y esta idea se convierte incuestionablemente en su ethos.

Y luego están las personas sin rostro del propio Gobierno… los políticos, burócratas, funcionarios, los organismos reguladores, etc. No hablamos de una sola persona, sino de toda una institución.

De nuevo volvemos a la cuestión de “quedarse y pelear”, pero ¿contra quién hay que luchar? Y sobre todo. ¿cómo?

De los cientos de comentarios recibidos de las personas que dicen que van a quedarse y luchar, todavía estoy por ver una… sólo un comentario… de alguien que diga cómo se ha planteado hacerlo.

¿Van a ir a las urnas y echar a los maleantes de ahora? Adelante. Si usted es capaz de convencer a una mayoría de votantes ( la mayor parte de los cuales no comparten su ideología), entonces lo que puede ocurrir es que se vote a otro grupo de maleantes.

Los políticos son políticos ya sea porque se sienten atraídos por el poder o creen que el Gobierno es la solución y no el problema. Sustituir a unos por otros no nos parece una solución convincente al problema.

¿Un conflicto armado en la calle? No entiendo esta fantasía. ¿Es que la gente va a liarse a tiros, al modo del viejo oeste, contra la policía… y así se va a reconstruir un nuevo modelo que defienda un Gobierno limitado?

Esto suena a película… y encima pensando que se tiene la posibilidad de obtener una victoria al estilo revolucionario contra un Estado policial y militar que tiene tácticas superiores, que tiene las armas. Un combate de tal calibre es poco realista.

La inestabilidad que se ve en Occidente está sólo en sus comienzos. De momento el conflicto está candente en Grecia y España. Luego se extendió a Italia, Bélgica, Reino Unido, etc, y finalmente a los Estados Unidos.

La gente ya ha podido ver de primera mano que la policía no tiene ningún problema es usar la violencia.. y el Estado policial se hace más fuerte cada día. A decir verdad, no hay forma de luchar contra un enemigo sin rostro. El Gobierno en definitiva no es otra cosa que algo parecido a una compañía de tarjetas de crédito, es decir, una colección de departamentos y de trámites burocráticos.

¿Qué hace usted cuando su compañía le eleva las tarifas de su tarjeta de crédito, le cobra por lo que no debiera y encima le ofrece un mal servicio? ¿No intenta cambiar de compañía? ¿No trata de convencer a otros titulares de que se debe cambiar la administración de la compañía? ¿Se dirige a la oficina de servicio al cliente? No, claro que no, sólo solicita otra tarjeta.

Esto es en última instancia lo que estoy defendiendo, y les digo que hay un montón de grandes tarjetas en todo el mundo.

Si usted reconoce que la situación empeora cada vez más, por lo menos debiera tener un plan para protegerse a sí mismo, a su familia, su vida y lo que posee… algo que sea distinto a votar a los maleantes o la solución mítica de la lucha en las calles.

Es hora de rechazar las fantasías grandilocuentes y poner los pies en el suelo. Hay que hacer una evaluación fundamentada de la situación, y si decide quedarse, pues muy bien. Pero asegúrese de que el lugar en el que vive le ofrece garantías, con un plan que se pueda ejecutar en caso necesario y, sobre todo, una idea clara del punto de ruptura.

Después de todo, la rana hirviendo sólo sobrevive cuando detecta el peligro y salta a la vista.

 

http://www.sovereignman.com/expat/stay-and-fight-is-this-realistic

 

 

Consecuencias sociales del colapso económico

Por Simon Black, 14 de junio de 2011

Ciudad de Nueva York

Días atrás hemos discutido sobre los retos económicos a los que se enfrenta Occidente. Si no leyó la carta de ayer le animo a hacerlo ahora, porque es importante para entender por qué lo que está pasando en Occidente supone un punto de no retorno.

En pocas palabras, Estados Unidos y gran parte de Europa están pidiendo prestadas grandes cantidades de dinero, sólo para pagar los intereses del dinero que ya le fue prestado con anterioridad. No pueden autofinanciar sus programas de ayuda social sin que ello suponga la aparición de un gran agujero en sus cuentas. Las opciones son limitadas:

Opción 1.- Continuar con los préstamos, y continuar como si nada sucediera.

Mientras los Gobiernos puedan hacer esto, lo van a seguir haciendo. Independientemente de sus intenciones, el aumento de la deuda empeora la situación, ya que aumentan los costes del endeudamiento a largo plazo y la deuda aún más. Mientras esto sucede, los compradores empiezan a agotarse, sobre todo en el el extranjero.

Opción 2: Inflación

Si los compradores dejan de comprar los bonos del tesoro, la Reserva Federal tendrá que absorber el exceso de liquidez. De todos modos, la Reserva Federal lo que hace esencialmente es hacer dinero y prestárselo al Gobierno.

No importa lo que digan las estadísticas, de si esto genera inflación. Cuanto más dinero se imprime, mayor es el nivel de inflación a largo plazo. Mientras tanto, los de fuera reducen sus reservas en dólares, con lo que la inflación se hará todavía más intensa.

Opción 3: Austeridad

Llegará un momento en el que los Gobiernos se verán obligados a enfrentarse con su realidad económica y harán recortes muy profundos que se harán sentir en toda la sociedad, desde Wal Street al complejo militar industrial, o los proyectos de viviendas.

Opción 4: Por defecto

Finalmente, la carga que va a suponer la deuda va a resultar insoportable, y la solución más obvia sera la solución por defecto. Los políticos quizás declaren a China enemiga y así, inventándose una guerra, tengan una excusa para no pagar la deuda adquirida por China. Se ondeará la bandera y se celebrará el impago de las deudas al enemigo.

Opción 5: canibalismo económico

En las mejores tradiciones de La rebelión del Atlas, el Gobierno continuará con su persecución de la clase trabajadora, de los profesionales, los inversionistas, empresarios y trabajadores cualificados. Los impuestos se elevarán, nuevos impuestos harán su aparición, nuevas barreras comerciales van a instaurarse, y un nuevo laberinto de reglamentos se promulgarán.

La primera opción ( la de continuar como si nada) es lo que se ha estado haciendo durante años. Los políticos hacen pequeñas concesiones para demostrar que son responsables en cuanto a disciplina fiscal, con recortes ridículamente pequeños en programas de cientos de miles de millones para mantener las guerras, y sin embargo dando un tijeretazo en los programas de ayuda social.

Lo peor de la situación es que la deuda a medida que crece mayores son los gastos del pago de la misma, empeorando la situación de la deuda. No es una situación cómoda. Los prestamistas seguirán retrocediendo en el mercado de letras del Tesoro, dando a la opción 1 unos meses más de vida.

A más largo plazo, sólo las opciones 2 a 5 son viables: austeridad, la opción por defecto y el canibalismo. Cada una de las opciones restantes van a remover el Sistema Financiero en su núcleo. Más importante aún, cada una de ellas tiene el germen de producir una gran respuesta social generalizada.

Cuando la inflación se coma los escasos recursos de la familias, cuando la austeridad elimine los beneficios a los que estábamos acostumbrados, cuando se merman los ahorros de los jubilados, cuando los altos impuestos a los trabajadores se sientan como si estos fueran unos siervos del Gobierno, entonces aumentará la agitación:

  • Aumento de la delincuencia: los que carezcan de trabajo medios para mantener a sus familias recurrirán a la delincuencia por desesperación.
  • Una guerra de clases. Con una línea divisoria entre los que tienen y los que no, será impopular y peligroso tener éxito.

  • Corrupción: los funcionarios públicos de bajo nivel se verán obligados a complementar sus ingresos mediante el cobro de sobornos y comisiones ilegales
  • Economía sumergida: una economía sumergida, de modo que el dinero en efectivo sólo se verá cuando la gente cobre su sueldo metido en un sobre.
  • Censura: Toda crítica a las políticas del Gobierno será perseguida.
  • Guerras: El Gobierno intentará desviar la atención sobre los problemas realmente importantes distrayendo a la gente con eventos de este tipo.
  • Protestas/disturbios: aquí las cosas se ponen mucho peor, y los acontecimientos pueden ser sangrientos.
  • Estado policial: el Gobierno cerrará filas y enviará a la policía a mostrar a la gente corriente quién manda y quiénes están a su cargo.

Hay otras muchas manifestaciones y señales de emergencia. Los Estados Unidos y los Estados europeos tienen unos cuerpos policiales bien entrenados y numerosos. La delincuencia va en aumento.

En Europa, los policías están librando batallas contra sus ciudadanos. ¿Piensan que esto no puede suceder en los Estados Unidos? ¿No recuerdan cuando salieron los tanques durante los disturbios en Los Ángeles? ¿No recuerda Nueva Orleans? ¿No recuerda las protestas del G8 y el G20?

Sólo hay que echar un vistazo para ver lo que pasa cuando la gente pierde su modo de vida y su capacidad para alimentar y dar una vida digna a sus familias.

Quizás de momento Estados Unidos haya podido solventar algunas de las consecuencias sociales de la crisis, simplemente porque el país se beneficia de un sistema financiero que está dirigido hacia él. Pero esto está llegando rápidamente a su fin.

Como regla general, cuanto mayor sea la distorsión económica, mayor será el colapso. La Economía de Estados Unidos ha estado sumida en un mundo de fantasía durante mucho tiempo, y su caída será la velocidad de la caída libre.

Yo no hablo del fin del mundo,,, estoy hablando de tiempos muy difíciles por delante, y de cosas que van más allá de lo económico. Es hora de enfrentarse a los hechos y observar cómo la sociedad está cambiando ( o ya ha cambiado).

Mañana me gustaría escribir más sobre lo que podemos hacer ahora. Mientras tanto, por favor, dígame lo que piensa de todo esto: ¿ cómo ve el cambio social en esta transformación del Sistema Financiero?

http://www.sovereignman.com/expat/what-are-the-social-implications-of-economic-collapse

 

 

 

 

 

 

Los peligros de infantilización del movimiento 15-M

Si el movimiento que ha empezado el 15 de mayo ha dado ya frutos maravillosos que han conmovido España, Europa y prácticamente todo el mundo, si el ejemplo contagioso de autogestión, democracia real y directa, espontaneidad, organización, fraternidad y valor para discutir todos los dogmas y todas las verdades absolutas, si esta experiencia que está creando una sociedad nueva al igual que ha levantado una verdadera ciudad que es también un laberinto de deseos, si esto ha pasado, recordemos que no ha sido por nada ni ha salido gratis. Desde los 24 detenidos de la noche del 15 que fueron cruelmente maltratados por la policía, hasta aquellos que se han atrevido a hablar y dar su opinión superando el vértigo de la vergüenza que desde la infancia se les ha inoculado contra la tentación de mostrar sus auténticos problemas y anhelos, pasando, por supuesto, por los compas que han dado lo mejor de sí mismos y no precisamente para competir ni para enriquecer aún más al negrero de turno, sino para que esto funcione y crezca y siga adelante, la gente que ha currado en la cocina, llevando agua a las asambleas para aliviar el calor, levantado las carpas y los chiringuitos e improvisando para resolver los mil y un problemas técnicos, de gestión, de organización…todos los amigos y amigas que están agotados y que nos han regalado su tiempo libre y que incluso han arriesgado su trabajo o sus exámenes porque saben como sabemos todos que lo que aquí se ventila es ahora lo más importante…No, el movimiento del 15-M no ha salido gratis. Nos lo estamos jugando todo.

Por ello mismo, a algunos nos duelen, preocupan e indignan algunos signos de infantilización y banalización del movimiento que se están dando, tanto desde los medios de comunicación como desde nuestras propias filas, y si lo primero es inevitable, lo segundo no tanto. Porque es lamentable y bochornoso que la prensa cavernícola compare las concentraciones desbordantes de ruido y furia y alegría del viernes y sábado con un partido de fútbol, un macrobotellón o un festival de rock (a pesar de que algún elemento folclórico similar, como también del turismo de masas, pudiera haberse dado en ellas), al igual que es igualmente cómico y manipulador que otro periódico “progresista” publique la foto de un manifestante abrazando a un policía para demostrar que la muchachada es, al fin y al cabo, tan buenaza y simpática como… inofensiva (cuando quizás el abrazamaderos era posiblemente un familiar, o un amiguete de farras), pero poco se puede hacer contra la mala leche y la fantasía de los medios.

Pero mucho peor nos parecen otras cosas, como que las comisiones y la asamblea se molesten en tomar en serio la oferta inmunda e hipócrita de Inditex, una de las multinacionales que están destruyendo nuestra vida y la del planeta, de ofrecer electricidad gratuita al mismo campamento que se supone sueña con abolir esa compañía y todas las demás. O que se discuta la posibilidad de retirar los carteles y pegatinas que tanto embellecen Sol con el resplandor inédito de la creatividad popular y de la poesía por fin hecha por todos, porque entorpece el consumo y la movilización del dinero, cuando la abolición de la publicidad omnipresente que devora la ciudad, del consumismo y de la triste figura del consumidor compulsivo deberían ser también otros objetivos de una acampada que dice aspirar a reinventar la sociedad y su entramado productivo. O, todavía más absurdo e hiriente, que la asamblea de la tarde del lunes 23 preste crédito y aplauda la información de que se está negociando con la policía un desalojo pacífico, voluntario (cuando que se sepa eso lo decidirá la asamblea del domingo próximo) y “bonito”, y que, ¡asombro de los asombros!, los mandos policiales comparten muchas de nuestras quejas y pretenden evitar las cargas, las multas y las detenciones. ¡Venga ya!

¿Se nos han olvidado acaso la represión del 15-M, las torturas de los detenidos, el desalojo arbitrario de la noche del lunes? ¿Cómo podemos picar ese anzuelo y luego seguir hablando no ya de spanish revolution, sino tan siquiera de revuelta, protesta, cambio? La misma asamblea que la mañana del domingo se estremeció ante el comunicado de los detenidos del 15-M, donde por ejemplo se describía cómo los policías colegas humillaban a los que llevaban pantalones bombachos o rastas o eran veganas, se reían de los que tenían serios problemas médicos o, simplemente, de aquel que venía de jugar al fútbol y cuyo delito consistía en “estar en el lugar y el momento equivocado”, ¿puede después tragarse tantas patrañas y aclamar a los capitostes que ordenaron y dirigieron semejante actuación respetuosa y comedida?

No se trata de odiar porque sí a la policía ni de exhibir el gesto más radical para presumir de pureza revolucionaria, sino de intentar tener las cosas claras, ya que no sólo el alcohol nubla la mente, sino también y mucho más la basura tóxica de la propaganda del poder que justifica desde que nacemos a éste y a sus brazos represores. Porque, nos guste o no, independientemente de la buena o mala voluntad y de la humanidad intrínseca del policía, del militar, del jefe de personal, del ejecutivo, o del político, está el rol que desempeñan y que no es, al fin y al cabo, sino obedecer las órdenes de aquellos que les pagan arruinando nuestras vidas. Puede que tales personas rompan un día ese rol y se nos unan como hermanos, prodigio increíble que sin embargo ha sucedido algunas veces en las grandes revoluciones de la Historia; que se nos permita, mientras tanto, el derecho a desconfiar de todos aquellos que aún no lo han hecho ni dan signos de hacerlo, pues si Sol está abierto y convoca a muchísima gente, no puede hacerlo a absolutamente todos si no quiere perder su sentido y su intensidad, su verdad y su fuego. Por todo ello, nada podemos esperar de las multinacionales, el mercado o la policía, como nada esperamos de los políticos. Porque esta ocupación y liberación de Sol no es un juego de niños ni un entretenimiento más, sino, recordémoslo de nuevo, un acto ilegal masivo sin jefes ni jerarquía, ensayo de democracia real que basa su nueva legitimidad en la misma justicia y urgencia de sus rechazos y de sus deseos.

Ilegalidad para ellos, proceso de formación de un mundo nuevo para nosotros y para todos los que más pronto que tarde se nos unirán. Nunca, en cualquier caso, ni número de circo ni plató de televisión ni campamento de verano ni parque temático ni jornada festivo-lúdica de confraternización con la policía, la CEOE o la Casa Real.

Y que no se rían tanto de nosotros porque no lo van a hacer por mucho tiempo.

                                                             Hacia la proclamación de la Comuna de Madrid

                                                              Todo el poder a las asambleas

                                                              ¡Lo queremos todo y lo queremos ahora!

 Licántropos de Sol

Fuente:

http://www.alasbarricadas.org/noticias/?q=node/17738

Comunicado de los detenidos de la manifestación del 15 de mayo de 2011

Asamblea de los detenidos de la manifestacion 15 de mayo

Con este comunicado queremos mostrar cómo nos trató la policía nacional y que la población sepa cuál es la actitud de estas personas, cegadas por el poder.

Queremos escribir estas líneas para expresar cómo nos sentimos ante lo acontecido.

Somos personas muy distintas, unas nos definimos como Anarquistas, otras como Altermundistas, Feministas, Ecologistas, gente que es partidaria de una democracia real, etc, pero todxs vimos y sufrimos en nuestras carnes el abuso policial desproporcionado e injusto.

Partiendo de que algunas no participaron en la manifestación, y los que estuvimos podamos defender distintas formas de acción política, todos tenemos un setimiento en común, el descontento con la situación actual de nuestras vidas (la dificultad para encontrar trabajo o las condiciones precarias, no poder realizar nuestros sueños por culpa de las desigualdades económicas y por toda esta educacion basada en consumir y consumir reprimidxs por nuestras ideas politicas o por querer ser diferentes a lo que nos rodea). Nos encontramos ante un panorama sin ninguna esperanza y sin un futuro que nos incite a vivir tranquilos y poder dedicarnos a lo que nos gusta a cada uno. Por eso, la mayoría acudimos a la convocatoria del 15 de mayo para intentar cambiar este sistema por algo más justo y equitativo, pero ¿cuál fue nuestra experiencia?: REPRESIÓN por parte de los cuerpos de seguridad del estado.

Fue algo vergonzoso, ver cómo unos hombres exaltados, vestidos y dotados de toda clase de armamento para asustar y golpear a cualquier cosa que se movía o a cualquier persona que era un poco diferente a lo dictado por las modas de los mercados, ver cómo la policía, que se supone que está para mantener el orden y la paz social, pegaba impunemente a quien estaba a su alcance, con las caras llenas de odio y las pupilas dilatadas (por los estimulantes que quizás habrían consumido), ese terror que utilizan para defender a los banqueros, políticos y grandes empresarios.

Los detenidos coincidimos en la desproporcionada y aleatoria forma de actuar de la policía, por los siguientes puntos:

1. A un compañero, después de efectuar su detención, dentro del furgón y con las manos atadas, le cogieron de la cabeza y le dieron golpes con el asiento del furgón, diciéndole que llevar rastas es “anti-higiénico” y que le daba igual que no hubiera hecho nada, pero que era un guarro, y que eso les bastaba para pegarle. Y cuando parece que ya ha pasado, se acerca otro antidisturbios a decirle “que no se queje tanto, que por lo menos le ha pegado sólo uno”.

2. A otro compañero, por llevar pantalones bombachos, le dicen: “Normal que no encuentres trabajo con esos pantalones de maricón”, entre otros comentarios homófobos y machistas.

3. Otro compañero, que se marchaba para su casa después de terminar la manifestación, acompañado por su novia, observa cómo la policía está machacando a porrazos a un chaval, pide que le dejen de pegar y termina golpeado y detenido por “meterse donde nadie le llamaba”.

4. Dos compañeros, al ver cómo los antidisturbios pegaban porrazos a las personas sentadas en medio de Gran Vía, intervienen para levantar a los chavales del suelo y que no les pisaran, acabando detenidos por policías secretas con estética de skins, que sólo se identificaron como policías tras las detenciones.

5. Otro compañero tuvo la mala suerte de querer coger el cercanías en Sol después de venir de jugar al fútbol. Le detuvieron “por estar en el momento y el lugar equivocado”, como más tarde le dijeron delante de todos nosotros riéndose en su cara, humillándole al ver que en la mochila portaba las botas de fútbol, espinilleras, el traje de su equipo y el balón. Acaban la bromita diciendo: “no te quejes tanto, que así tienes una historia que contar a tus nietos”.

6. La mayoría de los compañerxs nunca habían estado detenidos y al preguntar cuándo podrían realizar su llamada, ellos respondían “veis muchas películas yanquis, aquí en España no tenéis derecho a llamar”.

7. En la Brigada de Infomación Provincial de Madrid, situada en Moratalaz, no podíamos levantar la mirada del suelo, ya que o bien recibías un grito o un golpe. Era como en las películas de terroristas, iban todos encapuchados, no nos dejaban mirarlos a la cara, ni siquiera cuando nos hacían una pregunta. Pero por desgracia, la realidad supera la ficción.

8. Tirados en el suelo, con las bridas apretadas en las muñecas y mirando hacia abajo, otro compañero advierte que tiene problemas de corazón, que ha sido operado y que toma medicación. Solicitó ser trasladado al hospital, a lo que los agentes respondieron burlándose de él y negándole la asistencia médica. Pasaron 2 horas hasta que un mando policial dijo que iba a llamar al Samur, que llegó una hora más tarde. A los policías, les parecía graciosa la situación y decidieron ponerle el mote de “El Telele”, hicieron chistes y comentarios. Finalmente, fue trasladado al hospital, donde fue atendido. Le pusieron una vía y le suministraron su medicación. Al ser devuelto al calabozo, no le dejaron tener la medicación consigo y le dijeron que cuando la necesitara que la pidiera. Al cabo de varias horas, se produjo un cambio de guardia y los nuevos agentes no fueron informados del problema, y a la hora de tener que tomar una nueva dosis se la negaron. El compañero sufrió una crisis de pánico y accedieron a su demanda al cabo de más de dos horas que pasamos el resto de detenidos gritando que le ayudasen.

9. Ya que muchos de los compañerxs estábamos asustadxs, y en un primer momento no quisimos que se avisase a nuestros padres o ver al médico. Después del shock inicial, solicitamos estos derechos y uno de los responsables de la comisaria de Moratalaz gritó textualmente: “Panda de maricones, niñatos de mierda, os voy a meter una patada en el culo que os va a salir por la boca; primero no quereis que avisemos a vuestra mamá y a los 5 minutos sí, pero ¿qué cojones os creéis que es esto, panda de gilipollas? ¡Iros a mamarla!

10. Durante todos los traslados nos conducen en el coche temerariamente, a gran velocidad, dando volantazos y frenazos a propósito, para que al estar en la parte trasera con las manos esposadas nos golpeáramos contra las puertas y las mamparas de separación.

11. Otras muestras de vejaciones psicológicas fueron:

– A un compañero le dijeron: “Has tenido suerte de que no te he pegado dos tiros”

– Mientras nos arrastraban escaleras arriba dijeron: “Podríamos tirarlos por la ventana, que son unos rojos de mierda”.

– Presenciamos maltratos y muestras de racismo hacia otros detenidos.

– Se negaron a proporcionar los recursos higiénicos que una compañera consideraba oportunos para su menstruación.

– Alteraron nuestra consciencia temporal y nuestros ciclos de sueño.

– Se mofaron contínuamente de la condición de veganas de algunas de nosotras, con perlas como: “Mira, ésa es la vegetariana.” “Normal, con la cara de amargada que tienes”. Por supuesto, se negaron a respetar esta condición. Además, alegaron que la alimentación era escasa diciendo “así os ponéis buenorras para el verano”.

Además de todos estos maltratos y humillaciones, nos denuncian por los delitos de “Desórdenes públicos”, penados entre 6 meses y 3 años de prisión; “Atentado contra la autoridad”, penado de 1 a 3 años de prisión y “Resistencia”. El primer cargo es común a todxs lxs detenidxs, y luego varían de 2 a 3 cargos. Estos son los testimonios de lxs mayores de edad, habiendo otros 5 menores que fueron llevados al GRUME (Grupo Especial de Menores) y cuyos testimonios no conocemos y a los que queremos expresar nuestra solidaridad.

Éste fue el trato que recibimos, sin olvidar que nos tuvieron a todos tirados en el suelo boca abajo o mirando a la pared, con las bridas o los grilletes apretados al máximo, durante 2 o 3 horas.

Con este comunicado queremos mostrar cómo nos trató la policía nacional española y que la población sepa cuál es la actitud de estas personas, cegadas por el poder que les hemos otorgado.

Animamos a que toda la gente siga participando en estas movilizaciones, o como crean conveniente, para demostrarles que no nos dan miedo y que estamos hartos de sus mentiras y sus robos.

Si luchas puedes perder, pero si no luchas estás perdido.

La calle es nuestra y nuestras vidas también. Ya no creemos sus mentiras. Los cambios se hacen en la calle y no sólo en las urnas. No nos representan. ¡Que no, que no, que no nos representan!

Esos díscolos movimientos sociales descentralizados e independientes

Título original: Egipto, Movimientos sociales, la CIA y el Mossad

por James Petras / 16 de febrero de 2011

Las limitaciones de los Movimientos Sociales

Los movimientos sociales que forzaron la marcha de Mubarak revelan tanto la fuerza como las debilidades de estos levantamientos espontáneos. Por una parte, los movimientos sociales demostraron su capacidad de movilizar a cientos de miles de personas, si no millones, en una lucha sostenida de forma acertada que culminó con el derrocamiento del dictador, de un modo que los partidos preexistentes de la oposición y los líderes fueron incapaces o no dispuestos a hacerlo.

Por otra parte, careciendo de cualquier dirección política a nivel nacional, los movimientos sociales no fueron capaces de tomar el poder político para hacer cumplir sus peticiones, permitiendo que el alto mando militar de Mubarak tomase el poder y controlase el proceso “post-Mubarak”, asegurando la continuidad de la subordinación de Egipto a los Estados Unidos, protegiendo la ilícita riqueza del clan Mubarak ( cifrada en 70.000 millones de dólares), los privilegios de la elite militar y la protección de las clases altas. Los millones de personas movilizadas por los movimientos sociales para derrocar la dictadura fueron excluidas por la nueva junta militar “revolucionaria”, que define las instituciones políticas, pero sin mencionar las reformas socieconómicas que deben hacerse para satisfacer las necesidades más elementales de la población ( el 40% vive con menos de 2 dólares al día, el desempleo juvenil alcanza al 30% de la población).

Egipto, como en el caso de las revueltas estudiantiles y otros movimientos sociales populares contra las dictaduras de Corea del Sur, Taiwán, Filipinas e Indonesia, demuestra la carencia de una organización política a nivel nacional que permita que personalidades de la oposición neoliberal y de partidos conservadores sustituyan al régimen. Se establece un régimen electoral que sigue sirviendo a los intereses imperiales y depende y defiende a un aparato estatal existente. En algunos casos sustituyen a viejos capitalistas o otros nuevos.

No resulta sorprendente que los medios de comunicación elogien la naturaleza “espontánea” de las luchas ( no de las demandas socieconómicas) y ven favorable el papel de los militares (sin tener en cuenta los 30 años en que ha sido baluarte de la Dictadura). Se elogia a las masas por su heroísmo, a la juventud por su idealismo, pero nunca se les propone como actores políticos centrales en el nuevo régimen. Una vez que la Dictadura ha caído, los militares y la oposición, celebraron el éxito de la revolución, enseguida se movieron para frenar las movilizaciones y desmontar estas protestas espontáneas, con la finalidad de abrir el camino a las negociaciones entre los políticos neoliberales, Washington y la elite militar dirigente.

Mientras que la Casa Blanca puede tolerar y hasta promover movimientos sociales que expulsen a las dictaduras ( a las que sacrifican), sin embargo su intención es conservar igual el estado de las cosas. En el caso de Egipto, el aliado principal del imperialismo estadounidense no era Mubarak, sino los militares, con quienes Washington colaboraba de forma constante, antes, durante y después de la destitución de Mubarak, asegurando que la “transición” hacia la democracia (sic) garantice la subordinación de Egipto a la política e intereses de Estados Unidos e Israel en Oriente Medio.

La Rebelión del pueblo: un fracaso de la CIA y el Mossad

La rebelión árabe demuestra otra vez que se han producido fracasos estratégicos por parte de la policía secreta, las fuerzas especiales y las agencias de inteligencia del aparato estatal estadounidense y de Israel, para tratar de impedir el éxito de las movilizaciones y de influir en la política de los gobernantes.

La imagen que la mayor parte de escritores, académicos y periodistas dan es la de un Mossad israelí y una CIA ineptas para reconocer el alcance, la profundidad y la intensidad del movimiento para expulsar a Mubarak del poder. El Mossad, orgullo y alegría de los productores de Hollywood, presentado siempre como un modelo de eficacia por sus partidarios sionistas, no han sido capaces de descubrir la importancia de un movimiento de masas en el país de al lado. El primer ministro israelí Netanyahu estaba impresionado ( y consternado) por la situación precaria de Mubarak y el colapso del cliente árabe más importante – debido a la ineficacia del Mossad. Del mismo modo, Washington no fue informado por las 27 agencias de inteligencia estadounidenses y el Pentágono, con sus cientos de miles de obreros a sueldo y un presupuesto de miles de millones de dólares, de los levantamientos populares masivos y emergentes.

Hay que hacer varias observaciones teóricas: que los regímenes represivos que reciben mil millones de dólares en ayuda militar estadounidense y con aproximadamente un millón de policías, soldados y fuerzas paramilitares son la mejor garantía de la hegemonía imperial; esto ha demostrado ser falso. El mantenimiento de relaciones a gran escala, durante mucho tiempo con dictaduras, no ofrece las suficiente salvaguardia para los intereses imperiales estadounidenses.

La arrogancia israelí y su presunción de superioridad organizativa, estratégica y política sobre los árabes, ha sido severamente desinflada. El Estado israelí, sus expertos, obreros secretos y académicos de la Liga Ivy, no veían la realidad que se desplegaba ante sus ojos, ignorantes de la profundidad de la desafección e impotentes para prevenir tal oposición del pueblo de su cliente más apreciado. Los publicistas de Israel en los Estados Unidos, que no desaprovechan la mínima oportunidad para destacar la “brillantez” de las fuerzas de seguridad de Israel cuando se mata a un líder árabe en el Líbano o en Dubai, o se bombardea una instalación militar de Siria, se han quedado temporalmente mudos.

La caída de Mubarak y la posible aparición de un gobierno democrático e independiente significaría para Israel perder a su principal aliado. Un gobierno democrático no colaborará con Israel en el mantenimiento del bloqueo a Gaza – palestinos hambrientos para que su voluntad ceda para seguir resistiendo. Israel no podrá contar con un gobierno democrático para apoyar los asentamientos de tierra en Cisjordania y su régimen palestino títere. Tampoco Estados Unidos podrán contar con un Egipto democrático que apoya las intrigas en el Líbano, las guerras de Iraq y Afganistán, las sanciones contra Irán. Además, el movimiento egipcio ha servido de ejemplo para otros movimientos populares contra otras dictaduras clientes de Estados Unidos en Jordania, Yemen y Arabia Saudí. Por todos estos motivos, Washington apoyó la entrada en funciones de la junta militar a fin de que la transición política sea de su gusto y responda a sus intereses imperiales.

El debilitamiento del principal pilar del poder colonial israelí y estadounidense en África del Norte y Oriente Medio, revela el papel esencial de los regímenes que colaborara con el imperialismo. El carácter dictatorial de estos regímenes es el resultado directo del papel que juegan en el mantenimiento de sus intereses imperiales. Y las ayudas militares lo que hacen es corromper y enriquecer a las elites dirigentes, que son en realidad recompensas por su colaboración complaciente de los estados imperiales y coloniales. Considerando la importancia estratégica de la dictadura egipcia, ¿ cómo explicar el fracaso de las agencias de inteligencia estadounidenses e israelíes e prever los levantamientos?

Tanto la CIA como el Mossad trabajaron estrechamente con las agencias de inteligencia egipcias y confiaron en la información que les transmitía: “todo está bajo control”; partidos de la oposición débiles, diezmados por la represión e infiltración, sus militantes languidecen en la cárcel, o sufren “ataques cardíacos” fatales debido a unos interrogatorios algo ásperos. Las elecciones fueron amañadas para elegir a los clientes de Estados Unidos e Israel – ninguna sorpresa democrática en el horizonte inmediato o a medio plazo.

Las agencias de inteligencia egipcias están estrenadas y financiadas por los agentes israelíes y estadounidense y están dispuestas para perseguir a los líderes. Eran tan dóciles en sus informes que complacían plenamente a sus amos, de modo que les dijeron que no había ningún malestar popular, ninguna agitación en la Red. La CIA y el Mossad estaban tan introducidos en el aparato de seguridad de Mubarak que fueron incapaces de obtener cualquier otra información sobre movimientos descentralizados, independientes de la oposición tradicional controlada.

Cuando se produjo el estallido de masas, el Mossad y la CIA contaron con el aparato de Estado de Mubarak para tomar el control, con la típica reacción de enseñar la zanahoria y dar con el palo: concesiones pasajeras simbólicas y empleo del ejército, escuadrones de la muerte y de la policía. Pero como el movimiento fue creciendo desde decenas de miles de personas a cientos de miles, y luego millones, el Mossad y los promotores de Israel en el Congreso de Estados Unidos instaron a Mubarak a aferrarse al poder. La CIA redujo su labor a presentar ante la Casa Blanca los perfiles de los funcionarios militares adeptos y los personajes políticos de transición, flexibles, complacientes para seguir con los pasos de Mubarak. Otra vez la CIA y el Mossad demostraron su dependencia al aparato de Mubarak sobre quién podría ser la alternativa (pro Israel/EE.UU) viable, no haciendo caso de las peticiones del pueblo. La tentativa de cooptar la vieja guardia electoral de las Hermandad Musulmana para que negociase con el vicepresidente Suleiman falló, en parte porque la Hermandad no tenía el control del movimiento de protestas y porque Israel y sus promotores estadounidenses se opusieron. Además, el ala juvenil de la Hermandad presionó para que se retirase de las negociaciones.

El fracaso de la inteligencia complicó a Washington y los esfuerzos de Tel-Aviv para sacrificar el régimen dictatorial, a fin de salvaguardar el aparato estatal: la CIA y el Mossad no tenían lazos con los líderes de los movimientos emergentes. Israel no podía encontrar “una nueva cara” que fuese complaciente con los intereses de la opresión colonial. La CIA estaba completamente involucrada con la policía secreta egipcia en la tortura de sospechosos de terrorismo ( interpretación excepcional) y en la vigilancia de los países árabes colindantes. Por lo tanto, Washington e Israel contemplaron y promovieron la entrada de los militares para frenar la radicalización.

Por último, es fracaso de la CIA y el Mossad para descubrir y prevenir el aumento de las protestas populares, revela las bases precarias del poder imperial y colonial. Lo duradero no son las armas, los mil millones de dólares, la policía secreta, las torturas, no es lo que decide la Historia. Las revoluciones democráticas ocurren cuando una gran mayoría de personas se levantan y dicen basta, toman las calles, paralizan la economía, desmontar el estado unitaria y exigen libertad e instituciones democráticas, sin tutela imperialista ni servilismo colonial.

James Petras, ex profesor de Sociología de la Universidad de Binghamton, Nueva York, lleva 50 años en el asunto de la lucha de clases; es asesor de los Campesinos sin Tierra y sin trabajo en Brasil y Argentina, y coautor de Globalización desenmascarada (Zed Books), siendo su libro más reciente Sionismo, Militarismo y la Decadencia del Poder estadounidense (Clarity Press, 2008). Se le puede escribir a la siguiente dirección: jpetras@binghamton.edu



http://dissidentvoice.org/2011/02/egypt-social-movementsthe-cia-and-mossad/

Sigue la represión en Honduras

Siento las malas noticias,

desde ACPP y sus contrapartes estamos intentando que mañana salgan unos
comunicados tanto a nivel europeo como centroamericano para parar esta
mierda, o por lo menos que los focos se vuelvan a poner sobre Honduras y
esta gente no actúe con absoluta impunidad…

ahí van algunos enlaces sobre la «democracia» hondureña….esto pasó ayer,
18 de Agosto.

http://www.tiempo.hn/web2/secciones/el-pais/21263-toleteados-y-heridos-en-desalojo-en-choloma-.html

http://poetasdelgradocero.blogspot.com/2010/08/brutal-represion-en-choloma.html

http://codeh.hn/v1/index.php?option=com_k2&view=item&id=213%3Amas-sobre-el-horrendo-crimen-de-ni%C3%B1os-en-el-aguan&Itemid=1

http://www.resistenciahonduras.net/index.php?option=com_content&view=article&id=834%3Alobo-supera-45-por-ciento-mas-violaciones-a-derechos-humanos-en-seis-meses-que-micheletti-en-siete&catid=60%3Aderechos-humanos&Itemid=244

http://www.facebook.com/#!/note.php?note_id=461881901132&id=518214461&ref=mf

Mil gracias!!!!

Javier Sánchez Lombardero
Delegado de ACPP en Nicaragua