Entries from julio 2014 ↓

Desde Gaza: todavía estamos vivos (sea cual sea su significado)

Por Mona El-Farra, 31 de julio de 2014

Common Dreams

Mujeres y niños palestinos en el exterior de una escuela utilizada por la ONU como refugio para los residentes que huyeron de sus hogares durante la operación militar de Israel, en Jabaliya, en el norte dela Franja de Gaza, 29 de julio de 2014 (Foto: Reuters / Finbarr O'Reill).

Mujeres y niños palestinos en el exterior de una escuela utilizada por la ONU como refugio para los residentes que huyeron de sus hogares durante la operación militar de Israel, en Jabaliya, en el norte dela Franja de Gaza, 29 de julio de 2014 (Foto: Reuters / Finbarr O’Reill).

Todavía sigo viva. No sé lo que realmente significa esto, pero puedo quizás quiera decir que todavía puedo caminar y ayudar a las personas que lo necesitan. Todo depende de mi suerte. Y aquí, para las personas que todavía siguen vivas en Gaza, la suerte significa que no te deshaga una de las bombas que siguen lanzando los tanques israelíes, sus aviones y sus barcos de guerra. Es un aluvión de bombas. Los estadounidenses emplean la frase “¡Llueven gatos y perros!”, aquí decimos “¡Llueven proyectiles y bombas!”.

Hoy comencé a trabajar en el centro médico de la Sociedad de la Media Luna Roja. No teníamos electricidad, pero el aparato de Rayos X seguía funcionado, por lo que he podido atender a muchos pacientes. Permítanme que les diga algo de lo que he visto.

El primero fue un niño del que desconocía el nombre, le llamábamos el Numero 6. Tendría alrededor de 3 años y venía identificado con unas pegatinas adheridas a su brazo, donde decía Número 6, Desconocido. Me sorprendió esto, así que enseguida pregunté a las enfermeras y conductores de la ambulancias: ¿Cuál es su nombre?. Me dijeron que nadie sabía su nombre, y que había sido encontrado entre los escombros de una casa destruida, el único superviviente de su familia: ¿Es que nadie recuerda dónde estaba su casa?. Me dijeron que en la zona donde había sido encontrado, todos los edificios estaban destruidos y los escombros de una viviendas mezclados con los de otras, y a veces los cuerpos de los niños eran lanzados de un lugar a otro. Así que nadie sabía dónde vivía.

Entonces fue cuando me di cuenta: el Número 6. O sea que habría otros cinco niños desconocidos encontrados con anterioridad que él, y otros muchos niños los habrá después.

La segunda fue Reem Ahamd, de 6 años. Reem también debía ser atendida en la unidad de Rayos X. Ella tiene un nombre, pero es la única superviviente de su familia. Perdió a sus padres y a sus hermanos. Tiene una herida en la cabeza.

La tercera fue una mujer de 52 años de edad, que llegó a la clínica con su hijo. Su hijo es enfermero y estaba en una situación de pánico. Había salido a cuidar las plantas del jardín, cuando la metralla le golpeó en la cabeza y entonces su hijo empezó a lamentarse como un loco y dijo: “Somos una familia sencilla que vivíamos en nuestra casa. La metralla alcanzó el jardín e hirió a mi madre. Quiero que mi madre viva”. Esta mujer se llama Buthaina el-Izraia.

La cuarta fue una colega, Afaf Jabar, una enfermera de nuestro equipo. Afaf perdió a su hija Leena, que también era enfermera, a sus dos nietos y al esposo de su hija cuando una bomba cayó en su refugio de campo de refugiados de Bureij.

Hemos pasado por muchas penurias en Gaza. Pero esto es un nuevo tipo de guerra. Israel está cometiendo nuevas masacres día tras día. En la clínica de la Media Luna Roja recibimos unos 200 pacientes al día. Y no somos una clínica que atienda emergencias. Muchas enfermedades están apareciendo en Gaza debido a la destrucción de Israel de los sistemas de agua, del sistema eléctrico, por el continuo estrés y el temor de más de tres semanas de bombardeos. Las gente está sufriendo problemas gastrointestinales, diarreas, problemas respiratorios y de la piel. Los pacientes más vulnerables de todos son los niños.

Hay una grave situación de emergencia. Gracias a las donaciones nos las arreglamos para conseguir algunos medicamentos y distribuirlos por clínicas y hospitales, así como kits de higiene, leche y alimentos a más de 100 familias. Pero nos enfrentamos a una falta de más medicamentos. Quiero que esto lo sepa la gente y contribuya con su apoyo, para que podamos seguir atendiendo a las personas que están sufriendo. Gracias por compartir este mensaje sobre lo que he visto en estos días de ataques israelíes y que sepan cómo pueden ayudar para adquirir más medicamentos.

Esto es lo que puede decirles sobre nuestra situación, y quizás con suerte les pueda contar algo más mañana.

–——–

Mona El-Farra es directora de Alianza por la Infancia en Oriente Medio, médico de profesión y trabaja en favor de los derechos humanos y de las mujeres en la ocupada Franja de Gaza. Nació en Khan Younis, Gaza, y se dedica a elaborar programas que mejoren la calidad de la salud, ofrecer servicios culturales y recreativos en la Franja de Gaza. También es Presidenta de la Sociedad Palestina de Salud de la Media Luna Roja de la Franja de Gaza y miembro de la Unión de Comités de Trabajo por la Salud. La Dra. El-Farra tiene un hijo y dos hijas.

–——-

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/views/2014/07/31/view-gaza-were-still-alive-whatever-means

Reino Unido: controversia en torno a una nueva técnica de fecundación in vitro

Los miembros del Gobierno británico se niegan a reconocer que los niños nacidos mediante una nueva y controvertida técnica de fecundación in vitro sea modificación genética, a pesar de que los científicos aseguran lo contrario.

Russia Today, 28 de julio de 2014

El Gobierno de Gran Bretaña estaría asegurando lo contrario que dicen los científicos sobre una técnica fecundación in vitro desarrollada recientemente (FIV). Estos aseguran que los niños nacidos de este modo están modificados genéticamente.

Un grupo de científicos, entre ellos Lord Winston, un experto que lleva muchos años tratando la infertilidad, han criticado al Departamento de Salud de Gran Bretaña por intentar introducir de manera furtiva la nueva técnica de fecundación in vitro, mediante la cual se manipula el ADN.

El Gobierno británico trata de redefinir lo que es modificación genética, excluyendo la SMG (Sistema de Manipulación Genética), un nuevo y controvertido método mediante el cual los niños heredan su estructura genética a partir de tres individuos distintos, según señalan los científicos.

Oculto en un Documento del Departamento de Salud recientemente redactado, se pretende un cambio legislativo para normalizar la donación mitocondrial, una técnica diseñada para prevenir enfermedades hereditarias utilizando mitocondrias sanas extraídas de donantes de óvulos y embriones.

Pero los que se oponen a este método arguyen que el uso de tales mitocondrias procedentes de donantes sanos, produciría embriones de tres padres, lo que podría dar lugar a “bebés de diseño” y niños modificados genéticamente.

El Gobierno británico ha admitido recientemente que tomó la decisión de considerar este método y proceder a su regulación y numerosos científicos creen que este cambio legislativo encubierto es intrínsecamente deshonesto. También advierten que podría socavar gravemente la confianza del público en los expertos médicos que apoyan la introducción de esta técnica.

De aprobarse esta legislación, el Reino Unido sería el único Estado en el mundo donde esta práctica es legal.

Criticando el intento solapado del Gobierno de introducir esta técnica, Lord Winston dijo a The Independent:

El Gobierno parece haber llegado a una decisión correcta, pero utiliza una extraña justificación. Por supuesto, la transferencia mitocondrial es modificación genética y esta modificación se transmite de generación en generación. Es erróneo compararlo con una transfusión de sangre o un trasplante y una declaración honesta sería más sensato, fomentando la confianza de la gente”.

Ted Morrow, un biólogo evolutivo de la Universidad de Sussex, también criticó la nueva definición de transgénico al excluir en particular los cambios en los genes mitocondriales humanos o cualquier otro material genético que no se encuentre en los cromosomas del núcleo:

Mi impresión es que el Gobierno está haciendo todo lo posible para definir en determinados términos la técnica de reemplazo mitocondrial, de modo que no sea considerada una terapia controvertida”, dijo el Dr. Morrow a The Independent.

Sostienen la idea de que el ADN mitocondrial no hace otra cosa que producir más mitocondrias, al considerarlas las baterías de las células, y que los genes mitocondriales no codifican rasgos relevantes de la identidad personal y así sucesivamente”, agregó.

En un comunicado oficial emitido la semana pasada, el Departamento de Salud de Gran Bretaña contradice la afirmación de que equivale a una modificación genética en los seres humanos:

No existe una definición universalmente aceptada de lo que es o no es modificación genética en los seres humanos. Personas que se someten a trasplante de órganos, donación de sangre o incluso una terapia genética, no se considera generalmente modificación genética”, dijo el portavoz del Departamento de Salud.

“”El Gobierno ha decidido hacer una redefición del concepto con el propósito de sacar adelante estas recomendaciones”.

Pero el Dr. David King, de la organización Human Genetics Alert, dijo que el Gobierno está “jugando en el asunto de las relaciones públicas en base a una Ciencia muy dudosa. Las alteraciones en los genes mitocondriales son efectivamente modificaciones genéticas. Cuando habla el Gobierno de cambios heredables, haciendo referencia sólo al núcleo celular, está empleando un término claramente político. No quieren que la gente sepa que están legalizando niños modificados genéticamente”, concluyó.

———

El Gobierno británico trata de encubrir una técnica de modificación genética

El Gobierno ha cambiado a hurtadillas la definición de modificado genéticamente para excluir una controvertida técnica, “El bebé de tres padres”, algo que ha sido calificado de deshonesto por los científicos.

Sarah Knapton, 28 de julio de 2014

The Telegraph

El Gobierno ha sido acusado de engañar al público al negarse a reconocer que los niños nacidos mediante una nueva técnica de fecundación in vitro sea modificación genética.

La semana pasada, el Gobierno dio luz verde a una técnica de fertilidad, el bebé de tres padres, que usará ADN donado por una segunda madre para reparar defectos genéticos.

Los científicos dicen que el proceso va a crear “bebés transgénicos, y que esos cambios genéticos se transmitirán a las generaciones futuras”.

Pero afirman que el Departamento de Salud no se fía de la amplitud de la palabra modificación genética, así que lo han redefinido en un documento, para que la técnica de transferencia de ADN mitocondrial no caiga dentro de esta categoría.

La transferencia horizontal de ADN mitocondrial es modificación genética, y esta modificación se transmite de generación en generación”, dijo a The Independent Lord Robert Winston, médico especialista en fertilidad, ampliamente reconocido en Gran Bretaña

Es totalmente erróneo compararlo con una transfusión de sangre o un trasplante y una declaración honesta por su parte sería lo más sensato y fomentaría la confianza del público”.

Las nuevas regulaciones para permitir la transferencia de ADN mitocondrial serán tratadas en el Parlamento en otoño, después de una consulta de tres meses. Si se aprueba, el Reino Unido se convertirá en el primer país europeo en legalizar el proceso y más de 100 niños de tres padres podrían nacen en le Reino Unido cada año.

Mediante esta técnica, los padres con alto riesgo de tener hijos con discapacidades graves, como distrofia muscular, obtendrían ADN de una segunda madre donante para reparar los defectos genéticos.

Las mitocondrias actúan como las centrales de energía de las células, y el profesor Dame de Sally Davies, Director General de Salud, ha comparado el proceso con “el cambio de una batería defectuosa de un coche”.

Aproximadamente uno de cada 6500 niños nacen con una enfermedad mitocondrial cada caño. El Departamento de Salud afirma que la nueva técnica no supone una modificación genética.

No existe una definición universalmente aceptada de lo que es o no es modificación genética en los seres humanos. Personas que se someten a trasplante de órganos, donación de sangre o incluso una terapia genética, no se considera generalmente modificación genética”, dijo el portavoz.

El Gobierno ha decidido hacer una redefición del concepto con el propósito de sacar adelante estas recomendaciones”.

Muchos científicos están de acuerdo con la postura del Gobierno.

Nancy Lee, Asesora de Políticas en el Wellcome Trust, dijo: “No ha habido sugerencias, ya fuera por parte de los científicos que trabajan en el reemplazo mitocondrial, el Gobierno o las Agencias de Regulación, para señalar que esta técnica implique la alteración del ADN: se trata de reemplazar el ADN mitocondrial defectuoso por un ADN mitocondrial de un donante sano.

La técnica es diferente de las técnicas de modificación del ADN del núcleo, donde se encuentra la mayor parte del material genético. Por lo tanto, el importante que el Gobierno establezca un marco de regulación para permitir la sustitución mitocondrial, sin permitir modificaciones del ADN nuclear”.

Sarah Norcross, Directora de Progress Educational Trust añadió: “Si bien es cierto que las técnica de donación mitocondrial suponen una modificación del embrión, lo cierto es que estas técnicas mueven el ADN mitocondrial de un lugar a otro, dejándolo intacto. Los temores relacionados con el concepto de modificación genética no son relevantes en la donación mitocondrial, debido a que estos temores se refieren a la intervención en la secuencia del ADN dentro de un gen. La donación mitocondrial no implica la intervención en la secuencia del gen, y por lo tanto no hay riesgo asociado”.

Sin embargo, el Dr, Ted Morrow, biólogo evolutivo de la Universidad de Sussex, dijo que es erróneo considerar que el ADN mitocondrial no hace nada, que simplemente suministre energía.:

Mi impresión es que el Gobierno está haciendo todo lo posible para definir en determinados términos la técnica de reemplazo mitocondrial, de modo que no sea considerada una terapia controvertida.

Sostienen la idea de que el ADN mitocondrial no hace otra cosa que producir más mitocondrias, al considerarlas las baterías de las células, y que los genes mitocondriales no codifican rasgos relevantes de la identidad personal y así sucesivamente”, agregó.

–——

Procedencia de los artículos:

http://gmwatch.org/index.php/news/archive/2014/15556-uk-government-accused-of-gm-baby-cover-up

Artículos relacionados:

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article71815

—–

 

Los agricultores brasileños dicen que el maíz transgénico Bt ya no es resistente a las plagas

Solicitan a Monsanto y otras empresas de Biotecnología que les devuelvan las cantidades destinadas a tratamientos fitosanitarios adicionales

Por Deirdre Fulton, 29 de julio de 2014

Common Dreams

Los agricultores brasileños dicen que su maíz transgénico ya no es resistente a las plagas, informó Reuters el pasado lunes.

La Asociación de Productores de Maíz y Soja de la región de Mato Grosso dijo que los agricultores ya empezaron a notar en el mes de marzo que sus cultivos de maíz transgénico no eran resistentes a las orugas que los destruyen, y se supone que el maíz Bt, que ha sido modificado genéticamente para producir una toxina que debiera repeler ciertas plagas, debiera protegerlos. Los agricultores se han visto obligados a aplicar tratamientos adicionales de insecticidas, lo que supone un mayor coste financiero y una mayor contaminación del medio.

La Asociación, Aprosoja-MT, solicita a las empresas Monsanto, Dupont, Syngenta y Dow a que les ofrezcan soluciones, así como que compensen a los agricultores por las pérdidas. En un comunicado que se puede leer en la página web Aprosoja-MT, su portavoz Ricardo Tomcyzk dijo que los agricultores han gastado en torno a 54 dólares adicionales por hectárea en la fumigación de pesticidas y que las empresas de Biotecnología les prometieron algo que no les han ofrecido, es decir, su publicidad es falsa.

Pero es poco probable que Monsanto y adláteres cedan a las pretensiones de los agricultores. Según Reuters, “las empresas de semillas dicen que ya advirtieron a los agricultores brasileños que cultivasen semillas convencionales de maíz, para evitar lo que ahora ha ocurrido: el desarrollo de resistencia a las semillas transgénicas”.

Un problema parecido ya surgió en Estados Unidos a principios de este año, cuando los científicos confirmaron que las orugas que destruyen las raíces del maíz habían conseguido desarrollar resistencia al maíz transgénico, que está diseñado para matarlas.

La respuesta de la Industria a la pérdida de eficacia de estos cultivos no es el fomentar la biodiversidad, sino la de seguir modificando aún más los organismos, según dice la organización GMWatch.

El caso de Brasil es un ejemplo de una tendencia general que está mostrando que casi veinte años después del inicio de la comercialización de los cultivos Bt, hay problemas en varios países productores de este tipo de cultivos modificados genéticamente. La Industria intenta hacer frente a este problema comercializando nuevos productos que produzcan varias toxinas Bt diferentes. El ejemplo más conocido es el maíz SmartStax de Monsanto, que ahora produce seis toxinas Bt diferentes.

Otros resultados inesperados llevarían al uso de mayor cantidad de pesticidas, como ya está ocurriendo en el Mato Grosso.

–—–

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/news/2014/07/29/brazil-farmers-say-gmo-corn-no-longer-resistant-bugs

La derrota de Israel

Por Gilad Atzmon, 28 de julio de 2014

Dissident Voice

Aun siendo uno de los primeros en predecir la derrota de Israel tras este nuevo ciclo de violencia, no he dejado de sorprenderme al oír admitir esta mañana de boca del sionista Jeffrey Goldberg que Israel ha perdido la guerra. ¿Por qué Israel ha perdido una guerra que está ganando?, se pregunta Goldberg. El Estado judío es una superpotencia regional, sus lobbies dominan la política occidental, es tecnológicamente superior, así que ¿qué es lo que ha salido mal?

Jeffrey Goldberg, un guarda ya veterano del campo de concentración israelí, aduce unos argumentos que son tan divertidos que merecen nuestra atención. Dice por ejemplo: “En una guerra entre un actor estatal y otro no estatal, el actor no estatal puede ganar simplemente por sobrevivir”.

Sospecho que las autoridades de Israel son conscientes ahora de lo quiere decir este argumento. Los palestinos han logrado mucho más que sobrevivir, han puesto de rodillas a Israel. Los palestinos defienden de forma heroica su suelo y muestran una total unidad, dos cosas que Israel no previó. Así mismo, han transmitido un mensaje claro al pueblo de Israel, a los judíos del mundo, e incluso al pequeño clan antisionista judío: esta batalla no es por la ocupación del 1967, ni por la solución de los dos estados, esta batalla es por la dignidad humana, por el derecho a existir. Los palestinos no tienen ningún plan para desaparecer, pues son habitantes de su tierra y a ella quieren volver. El Ejército de Israel puede ser capaz de destruir túneles, matar a los ancianos, a las mujeres y a los niños, llenar la calle de escombros, pero no puede doblegar la voluntad de los palestinos. Con el tiempo, incluso Goldberg puede verse obligado a admitir que los palestinos se impusieron porque sus objetivos y metas van mucho más allá de la mera supervivencia.

La gente habla mucho del lobby judío, pero el lobby musulmán es mucho mayor en todo el mundo!, se queja Goldberg.

¿Es realmente así? La mayoría de los periodistas, incluso él mismo lo dice, señalan que nunca los palestinos han estado más aislados políticamente, incluso dentro del mundo musulmán. La explicación es la contraria a la expresada por los antisionistas. El paradigma de los progresistas judíos sugiere que la construcción de alianzas y el estrechamiento de lazos ayudaría a los palestinos, pero estando aislados y con la espalda contra la pared, los palestinos se imponen militarmente, política , estratégica y diplomáticamente, y lo que es más importante, espiritualmente. ¿La razón? Teniendo la espalda contra la pared y con una pistola apuntado a la cabeza, es muy difícil agacharse.

Como sabemos, las mentiras y las justificaciones en favor de la causa es un deporte kosher. Sin embargo, todavía esperamos de estos comerciantes del sionismo, Goldberg, Regev o Dershowitz, un poco más de sofisticación. En lugar de antisemitismo, lo que tenemos en París es un Gobierno títere controlado por el poderoso lobby judío de la CRIF (Consejo Representativo de los Judíos de Francia). Este Gobierno es de hecho un Gobierno impopular y su impopularidad le hace hablar mal de sus pagadores. Lo que vemos en París y en Twiter es una reacción al poder judío ¿Antisemitismo? De ningún modo. ¿Una oposición a los judíos por su religión o por su raza? De ningún modo. ¿Oposición a los judíos por el hecho de ser judíos? De ningún modo. No, se personifica la resistencia a los grupos de presión judíos y, en particular, por los crímenes cometidos por el Estado Judío en nombre del pueblo judío.

El antisemitismo lleva presente entre nosotros más de 2000 años; es un virus imposible de erradicar o que cambie de forma”, dice Goldberg.

Esto es algo erróneo. Los sentimientos antijudíos son la reacción normal a la mala conducta de los judíos. Su mala conducta es un concepto dinámico, que ha tenido diferentes caras y ha sufrido muchos cambios. Sus diferentes formas a lo largo de la historia han dado lugar a distintas formas de oposición. Su mala conducta es tan antigua como los judíos, probablemente por las raíces tribales, racistas y de supremacía de la tradición judía, su patrimonio y mensajes. Y es ese mismo exclusivismo racial judío lo que se pone de manifiesto en la moderna política contemporánea tanto sionista y anti. Es decir, oponerse a la barbarie del Estado judío no es antisemitismo, sino sencillamente humanismo.

Goldberg, que se queja todos los días de antisemitismo, no entiende, tanto él como sus secuaces, que están evocando un sentimiento antijudío. En un tono condescendiente imparte clases al Gobierno estadounidense elegido democráticamente sobre qué hacer y cómo comportarse. “Los recientes esfuerzos de Kerry para negociar un alto el fuego han quedado en nada, en parte porque sus propuestas tratan a Hamas como una organización legítima, con necesidad legítima de seguridad”. Los Goldberg, la AIPAC, los Dershowitzes de este mundo no admiten que no son los judíos los que tienen que definir los límites de la legitimidad. Al contrario, lleva mucho retraso en librarse Estados Unidos de su yugo: el pueblo estadounidense debería deshacerse del control que ejercen en los medios de comunicación, en la cultura, en las finanzas y en la política, una ideología corrosiva y represiva que lleva dominando Estados Unidos durante mucho tiempo. Su influencia en los intereses exteriores de Estados Unidos y de su diplomacia han arruinado su sistema de valores y la ética moral, y sus efectos sobre las finanzas han empobrecido a gran parte del país.

Durante años he sostenido que la lucha en Palestina es nuestra batalla por la humanidad, porque todos somos palestinos. El triunfo en Gaza es una llamada de atención para la humanidad. Sin miedo, debemos identificar los elementos corrosivos que nos han robado nuestro verdadero espíritu ateniense de la verdad y la libertad, dejando Jerusalén y los Goldbergs en medio de nosotros.

––

Gilad Atzmon, que ahora vive en Londres, nació en Israel y sirvió en el ejercito israelí. Es autor de The Wandering Who y uno de los saxofonistas de jazz más destacados de Europa. Puede escribirle a la siguiente dirección de correo: atz@onetel.net.uk.

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2014/07/jeffrey-goldberg-and-the-israeli-defeat/#more-55157

Construir formas de resistencia y comunidades para afrontar el previsible colapso que se avecina

Dos realidades: debatiendo el tema del crecimiento en un planeta finito

Por Richard Heinberg, 25 de julio de 2014

Common Dreams

Dos caminos se bifurcaban en el bosque, y yo,

yo tomé el menos transitado.

Y esa es la única diferencia.

Robert Frost

En nuestro mundo contemporáneo coexisten, al menos en sus aspectos cruciales, dos realidades contradictorias. Una de ellas podría llamarse realidad política, aunque se extiende mucho más allá de la política formal e impregna el pensamiento económico convencional. Es el universo acotado de lo que es aceptable en el discurso público en el terreno económico, social y político . La otro realidad es la física: es decir, los recursos energéticos y materiales, lo que es posible según las leyes de la termodinámica.

Durante décadas, estas dos realidades se han mantenido separadas, siguiendo caminos distintos. Se han superpuesto de vez en cuando: cuando políticos y economistas han utilizado los datos de parámetros físicos medibles, mientras que los científicos a menudo han realizado investigaciones y obtenido hallazgos que son socialmente significativos. Pero ambos caminos divergen, y cada vez más.

Difieren hasta tal punto que han llegado a la pura y simple contradicción sobre el crecimiento económico. Pero el cambio climático nos obliga a hacer preguntas.

*******

La realidad política se empeña en decirnos que el crecimiento es necesario, necesario para crear empleo, necesario para que los pobres salgan de su pobreza, para mantener el progreso tecnológico, para proporcionar rendimiento a las inversiones y para aumentar los ingresos fiscales a fin de mantener los servicios esenciales. El crecimiento, nos dicen, es necesario para hacer frente a los problemas ambientales: necesitamos más dinero para aliviar los desastres y en la transición hacia las energías renovables. Sólo mediante el crecimiento económico podemos llegar a tener lo suficiente como para permitirnos el lujo de arreglar los problemas creados por el crecimiento de épocas pasadas. Entre tanto, también debe aumentar la población, componente esencial del crecimiento del PIB.

En el ámbito de las realidades políticas, cualquiera que cuestione la importancia del crecimiento no se le toma en serio. A una persona tal, no se le considera un partícipe responsable de los debates políticos y económicos.

Pero no siempre ha sido así. Como explico en mi libro El fin del crecimiento, y en un breve ensayo sobre la Historia del consumismo, las economías han crecido muy lentamente o incluso nada antes de la Revolución Industrial que trajo el uso de los combustibles fósiles. La energía barata, que ha activado la expansión y la sobreproducción industrial, sentó las bases del consumismo, la globalización y la financiarización. Las economías y los Gobiernos deseaban altas tasas de crecimiento para así cumplir promesas cada vez más extravagantes.

El resultado ha sido, voy a tratar de escoger las palabras con mucho cuidado, una acumulación gradual de un conjunto de supuestos, ampliamente compartidos, que constituyen un cerrado conjunto de ideas, una normativa interna rígidamente consistente. Apartarse de estas reglas tiene consecuencias predecibles. Cualquier persona, sea un escritor, un economista o un científico, lo que sea, que demuestre la desconexión entre la realidad política de cuestionar la conveniencia o posibilidad de un crecimiento continuo, los medios de comunicación ponen la atención en otra parte.

La realidad física es muy diferente. Un simple cálculo aritmético muestra que el crecimiento de la población y el consumo no pueden continuar de forma indefinida. En su libro El imperativo del no crecimiento, Gabor Zovanyi ofrece este ejemplo: “ Si nuestra especie hubiese comenzado con sólo dos personas cuando se realizaban las prácticas agrícolas más antiguas, hace unos 10.000 años, y el aumento hubiese sido del 1% al año, hoy la humanidad sería una enorme masa humana de miles de años luz de diámetro, y con una ampliación, dejando de lado la teoría de la relatividad, mucho más rápida que la velocidad de la luz”. La tasa de crecimiento actual de la población mundial del orden del 1,1% anual es insostenible en cualquier marco de tiempo significativo. El crecimiento de los niveles de consumo se enfrenta a límites similares.

Por supuesto, mucho antes de que nos convirtamos en una enorme masa humana en expansión a la velocidad de la luz, y mientras consumamos galaxias enteras de materias primas, llegará un punto en que los costes de un mayor crecimiento serán mayores que los beneficios reales. Estos costes repercutirán en un aumento de los precios de las materias primas, el dilema de la contaminación, la pérdida de biodiversidad, economías que se derrumban, descenso de los niveles de vida y aumento de los conflictos entre naciones y facciones sociales, que se pelearán por las migajas.

Mucha gente inteligente, cuya primera preocupación es la realidad física, cree que estamos cerca o ya en ese punto.

*******

Ambos lados de esa realidad están dispuestos a hacer concesiones. Si eres un ecologista y deseas ser tomado en serio por políticos y economistas, has de proponer una expansión de la economía con prácticas más responsables con el medio ambiente bajo el lema del “crecimiento verde”. Si eres un economista, un político o un burócrata del Gobierno, o un Ejecutivo de los negocios, y desea ser tomado en serio por los ecologistas, ha de proponer resolver los problemas relacionados con el medio ambiente sin sacrificar el crecimiento, mediante regulaciones que limiten la contaminación, la promoción de productos verdes, o subvencionado las energías renovables. Este tipo de proyectos y propuestas ayudan a abordar algunas de las crisis derivadas de la metástasis producidas por el crecimiento de la población y las tasas de consumo de la humanidad, pero hasta ahora no se ha tenido éxito en el cambio de las tendencias, con consecuencias preocupantes (calentamiento climático, disminución de los recursos minerales y energéticos, desaparición de la biodiversidad) o la resolución de las contradicciones fundamentales entre las dos realidades

Mientras tanto, muchos intelectuales sumidos en el realismo político abren la brecha argumentando que los límites físicos no son importantes o no existen debido a las promesas de futuras tecnologías, sustitución de los recursos, mayor eficiencia, desmaterialización, o efemeralización. El economista Julian Simon hizo carrera de esta postura, y su seguidor más famoso, Bjørn Lomborg, mantiene con orgullo la tradición. Los que ven los límites físicos refutan estos argumentos, pero no llegan muy lejos en el mundo del realismo político.

Y así continuamos, la desconexión no cesa de empeorar.

El cambio climático tiene el potencial de forzar la situación. Pero para estar seguros, los realistas de la política trabajan horas extra para garantizar que se reduzcan en el mundo las emisiones de carbono al mínimo coste, o incluso obteniendo beneficios ( Un ejemplo reciente: El IPCC ha publicado un informe que dice que el mundo puede manejar la crisis climática al coste de “una reducción al año del crecimiento en el consumo del 0,04 al 0,14 … puntos porcentuales durante el siglo”). Pero se subestiman deliberadamente los costes, haciendo caso omiso de las diferencias en la calidad de la energía, se sobreestiman las posibles alternativas para sustituir el petróleo en sectores cruciales como el transporte y la agricultura. (El Informe del IPCC sólo hace una referencia a estas cuestiones).

El climatólogo Kevin Anderson, de la Universidad del Centro Tyndall de East Anglia concluye que si queremos reducir las emisiones de carbono de manera significativa y tan pronto como sea necesario, la economía se debe contraer. Anderson calcula que los países industrializados deben reducir sus emisiones en un 10% al año para evitar una catástrofe, y las cifras hablan que una rápida reducción es “incompatible con el crecimiento económico”. George Monbiot, una voz destacada en el mundo del clima, viene a decir lo mismo.

Teniendo en cuenta las consecuencias nefastas que se avecinan para el planeta, los responsables políticos deben comprometerse seriamente en hacer algo sobre el cambio climático. Si lo hacen, lo que parecía inamovible se verá arrastrado por una fuerza irresistible. Si no lo hacen, será porque los dirigentes políticos valoran más el realismo en política más allá de la supervivencia física.

*******

¿Cómo conciliar estas dos realidades? Este es uno de los problemas centrales de nuestro tiempo y uno de los menos discutidos.

Está claro que tenemos que ir más allá de los respuestas cínicas ya predecibles, de un lado los realistas físicos gritando: “Nos están llevando hacia una catástrofe planetaria”. Por otro lado, los realistas de la política, que responderán: “¿Es que usted quiere que volvamos a la Edad Media?”. Mediante este enfrentamiento se logra poco.

¿Significa esto que debemos salvar las diferencias? En una palabra: no. En este debate entre las realidades física y política, es la realidad política la que debe ceder el paso. Los intentos de establecer un promedio entre ambos puntos de vista, reduciría el pensamiento a niveles absurdos y a una patética autoinmovilización.

La única esperanza de minimizar el sufrimiento humano y el caos de los ecosistemas se encuentra en afrontar los límites que los realistas de la política se empeñan en ocultar e ignorar. Sus esfuerzos, de momento exitosos en la percepción por la mayor parte de la gente, han puesto en peligro todo de lo que merece la pena preocuparse. Pronto la masa de engañados de la Humanidad se enfrentará a las consecuencias de las actitudes y acciones, que se verán como una locura, pero que sin embargo se siguen animando, racionalizando y normalizando por casi todas las figuras públicas respetadas. Delirantes expectativas están a punto de estrellarse en los acantilados de la dura verdad.

Como sabemos por otros momentos de la Historia, sociedades enteras pueden sostener de manera sistemática formas de pensar delirantes. En Estados Unidos, la creencia o no en el cambio climático se ha convertido en cuestión de afiliación política, con las páginas de los periódicos de negocios hablando de los sucedáneos de evidencias de una recuperación económica ( es decir, vuelta al crecimiento del PIB), vuelta a los caminos ya trillados.

El ensayista John Michael Greer sostiene que la locura de la élites gerenciales es un síntoma invariable de que se acerca un colapso de las civilizaciones. Cree que nuestra sociedad se encuentra en las primeras etapas de una de las fases periódicas, predecibles e inevitables de la decadencia, y que prácticamente nada podemos hacer para detener el proceso.

Creo que tiene razón, y la contracción económica es inevitable. Y mientras, los Gobiernos, los Bancos Centrales, siguen explotando una burbuja tras otra ( incluso más allá de la actual burbuja bursátil/ bienes inmuebles/ fractura hidráulica que se ha configurado para reventar el aumento de las tasas de interés). Lo que realmente importa es cómo se maneja esa contracción.

Hay buenos argumentos para afirmar que ya es demasiado tarde para cambiar las tendencias de aumento de la población, consumo y contaminación, lo cual converge todo ahora, y lo mejor que podemos hacer aquellos de nosotros que estamos despiertos y conscientes de la realidad física es adaptarse de forma inteligente a las fases del colapso que ha de producirse, construyendo formas de resistencia en nuestras vidas y crear comunidades que sean capaces de capear las tormentas que se avecinan ( de forma literal y metafórica) con tanto éxito como sea posible. Igualmente, debemos seguir haciendo todo lo posible para contrarrestar estas tendencias, desarrollando una mayor capacidad de supervivencia, y no haciendo un daño aún mayor a las redes ecológicas, de cuya integridad dependen las generaciones futuras. En mi opinión, ambas cosas son correctas.

Lo que se necesita es una vía de decrecimiento que reduzca al mínimo el sufrimiento humano, evitando los peores impactos ambientales, yendo hacia una cultura humana sostenible y reestabilizando los ecosistemas.

*******

Quizás, las objeciones de que es demasiado tarde o que nosotros no tenemos la capacidad son las que se hagan. ¿Cuál sería la estrategia para reorientar la sociedad hacia la realidad física sin incurrir en una crisis psicológica colectiva, encontrar un camino óptimo de decrecimiento?

A estas alturas, las siguientes recomendaciones pueden ser simplemente una lista especulativa de deseos. Pero por si acaso hay en la Fundación Gates alguno que esté despierto a la realidad física ( la única que posee la suficiente cantidad de dinero, al menos dice que con fines filantrópicos, para poder llevar a cabo todo esto), aquí expongo algunas ideas que podrían ayudar a evitar el peor de los escenarios posibles.

Comenzar por los esfuerzos en construir un consenso para que se lleven a cabo acciones sobre los problemas derivados de la realidad física (recursos limitados del planeta), y establecer alianzas estratégicas. Hay una especie de matrimonio entre la realidad política, la negación del cambio climático y la evolución biológica.

Abrir un diálogo más amplio con los que tienen una visión de la realidad física, insistiendo con calma en la primacía de los límites del crecimiento, en la búsqueda de un terreno común. Y luego ayudar a estas personas razonables a que trabajen desde el interior para transformar la realidad política hasta que converja hacia la realidad física.

Dedicar una buena parte de los fondos a programas de educación pública para fomentar el pensamiento crítico. Una verdad incómoda y Cosmos han servido como un primer toque de atención, pero se necesita algo a una escala mucho mayor, que se mantenga a lo largo del tiempo, que abarque escuelas, medios de comunicación social, la televisión, Youtube, abordando el dilema del crecimiento del consumo, así como una alfabetización ecológica y sobre el cambio climático.

Campañas de información sobre planificación familiar en todo el mundo, con especial énfasis en los países con altas tasas de natalidad.

Ya hay varios movimientos y comunidades que se están adaptando al período de post-crecimiento, a un régimen económico post-carbono, ciudades en transición, recursos locales, en favor de los productos ecológicos, movimientos de simplicidad voluntaria y otros muchos. Todos ellos necesitan nuestro apoyo.

Sin embargo, estos movimientos quedan en críticas muy suaves de la problemática de nuestra sociedad y el imperativo del crecimiento de nuestro sistema financiero y económico, e incluso de nuestro sistema monetario, simplemente porque es un asunto demasiado amplio como para que pueda ser abordado de manera efectiva por las organizaciones locales. El discurso emergente sobre economía alternativa, basarse en indicadores económicos alternativos, movimientos por el decrecimiento y post-crecimiento, comienzan a llenar ese vacío. Este discurso también necesita de un importante apoyo y elaboración, con objeto de transformar por completo la disciplina económica ( por ejemplo, los textos de economía deben enseñar economía ecológica, y condiciones de estabilidad) y la propia Economía.

Al mismo tiempo, los centros de investigación deben ser financiados para que puedan elaborar y promover políticas que ayuden a los hogares y a las instituciones para que se adapten a una economía de decrecimiento. Entre las medidas que se podrían tomar: racionamiento de la energía y formación individual en producción y reparación, así como el apoyo a energías renovables distribuidas a escala local; inversión en transporte público, transporte electrificado, transporte no motorizado; sustitución de las importaciones por productos locales y relocalización de las industrias apropiadas.

Dentro de una economía en decrecimiento, la desigualdad en los ingresos y en la riqueza se convierte en una cuestión política y social crítica. Si las políticas no van en sentido contrario, los que tienen ventaja económica previa tienen tendencia a acumular de forma agresiva una parte cada vez mayor de la riqueza de la sociedad y de los ingresos, mientras que los que están en la parte inferior quedan en la miseria más absoluta. Se deberían gravar las transacciones financieras, lo que se obtiene mediante herencia, los altos ingresos y bienes suntuosos, destinando estos ingresos a infraestructuras de energías renovables, el rediseño de los sistemas de alimentación y transporte, reduciendo de forma drástica la dependencia del petróleo, y ayudando a la gente pobre a adaptarse y salir adelante. Estas políticas deben ser promovidas a escala nacional y mundial con importante financiación y con la experiencia de los profesionales.

Y ahora las objeciones: es demasiado tarde, no tenemos la capacidad. Son razonables. El cumplimiento de las lista de deseos expresados arriba ( que podrían ser muchos más), es a largo plazo. Pero incluso un progreso en el de menor importancia podría ayudar a cambiar la trayectoria hacia el colapso y tener más posibilidades de otros resultados más deseables.

Si el problema de los realistas de la política es el autoengaño, la situación de los realistas físicos es un sentimiento de derrota y pavor. Así que por el bien de estos últimos, concluiré con unas palabras ( dirigidas tanto a mí mismo como a los lectores): hay demasiado en juego como para resistirse al juego de tenemos razón, están equivocados; nosotros débiles, ellos fuertes. Sí, las consecuencias del crecimiento en el pasado son inevitables; la realidad de los límites físicos es un hecho. Sin embargo, la realidad del mañana sigue, al menos hasta cierto punto, dependiendo de nosotros.

Este artículo también ha aparecido en Resilience.org

–—–

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons 3.0

–—-

Richard Heinberg es miembro del Post Carbon Institute, autor de once libros, siendo el más reciente Snake Oil: How Fracking’s False Promise of Plenty Imperils Our Future. Sus libros anteriores incluyen: The Party’s Over: Oil, War, and the Fate of Industrial Societies, Peak Everything: Waking Up to the Century of Declines, y The End of Growth: Adapting to Our New Economic Reality.

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/views/2014/07/23/two-realities-debating-growth-finite-planet

"Muertes telegénicas": un comentario grotesco pero nada original de Netanyahu

Por Glenn Greenwald, 21 de julio de 2014

Common Dreams

gaza_gg

Gaza, Palestina, 20 de julio de 2014. Los médicos palestinos trasladan el cuerpo de un niño muerto en Shijaiyah, al este de la ciudad de Gaza, después de que Israel ampliase su ofensiva terrestre en la Franja de Gaza (Foto por Ibrahim Khader / Pacific Press / LightRocket a través de Getty Images)

Benjamin Netanyahu, ayer en la cadena de televisión estadounidense CNN, hizo referencia a las simpatías levantadas hacia los palestinos por las víctimas de la violencia israelí en Gaza:

Lo que quiere (Hamas) es acumular la mayor cantidad de muertos civiles posibles. Utilizan a los palestinos para obtener un mayor impacto visual (muertos telegénicos). Cuantos más muertos, mejor”.

Joseph Goebbels, el 16 de noviembre de 1941, en su ensayo Das Reich, también se refirió a las simpatía de los alemanes por las estrellas amarillas que se veían obligados a llevar los judíos:

Los judíos dependen cada vez más de sí mismos, y recientemente han encontrado un nuevo truco. Sabían de la existencia de los bonachones entre nosotros, siempre dispuestos a derramar una lágrima sentimental por las injusticias cometidas contra ellos. Uno tiene la impresión de que de repente la población judía de Berlín se compone sólo de niños que sufren de desamparo infantil, o de ser frágiles ancianas. Los judíos tratan de dar lástima. Pueden confundir a las almas inocentes durante un tiempo, pero no a nosotros. Sabemos exactamente qué es lo que pretenden”.

Independiente de lo que se haya dicho o no aquí ( lo que en cualquier caso no impide las tácticas de distorsiones interesadas de los medios), me limitaré a señalar tres breves puntos:

1. Por el hecho de comparar A y B no quiere decir que A y B sean idénticos ( por ejemplo, que las Bermudas y Bosnia empiecen por la letra B no quiere decir que sean iguales, lo mismo hay que decir de Estados Unidos en 2003 y Alemania en 1938 por las guerras de agresión emprendidas por ambos países, violando los Principios de Nuremberg, eso no significa que se puedan equiparar los dos países).

2. En general, la retórica de la guerra es un hecho universal, reclamaciones necesarias para justificar el militarismo ( afirmar que una guerra equivale a una mera intervención humanitaria es un recurso al que se ha recurrido de forma descarada para justificar la agresión). Del mismo modo, parece que está prohibido citar ejemplos históricos con el fin de extraer lecciones de los conflictos contemporáneos, y al hacerlo uno corre el peligro de convertirse en un anti-intelectual.

3. El Derecho angloamericano reconoce desde hace tiempo que la imprudencia grave conlleva unas ciertas intenciones ( una intención fraudulenta se reconoce por la indiferencia hacia la verdad o falsedad de lo dicho). Por este motivo, el comportamiento imprudente, incluso si no va acompañado por un deseo de matar a alguien en particular, por ejemplo, disparando al azar un arma de fuego contra una multitud de personas, ha sido considerado desde hace mucho tiempo como suficiente para establecer una intención criminal.

Uno puede decir muchas cosas sobre la operación militar de Israel, que ha ocasionado que más del 75% de las víctimas sean civiles, muchas de ellas niños, una operación dirigida contra una población atrapada sin escapatoria en un espacio pequeño. La afirmación de que no hay intención de matar a civiles, sino más bien de protegerlos, es algo que no se sostiene. Incluso el incondicional partidario de Israel Thomas Friedman ha reconocido que las agresiones israelíes contra el Líbano, y posiblemente también las de Gaza, tienen la intención “de causar daños a la propiedad y sustanciales bajas colaterales”, porque “la única forma de disuasión es infligir mucho dolor a los civiles” (que es la clásica definición de terrorismo). La afirmación más generosa que se puede hacer acerca de lo que Israel está haciendo en Gaza es que está impulsado por una total imprudencia, masacrando a la población civil, algo intencionado y así reconocido después de siglos en las leyes occidentales.

******

El periodismo estadounidense es criticado con frecuencia y con razón, pero hay unos cuantos periodistas estadounidenses en Gaza, y otros no occidentales, que intentan informar al mundo de lo que está sucediendo allí. Esta información se hace de forma valiente y útil, y los que están haciendo esto se merecen nuestro mayor respeto. Su trabajo, junto con el uso de los medios sociales y las tecnologías de Internet que permiten a los propios habitantes de Gaza documentar lo que está ocurriendo, ha cambiado la forma en que la agresión israelí es percibida y entendida en esta ocasión.

Mi reconocimiento a Jonathan Schwarz, que ahora trabaja con Matt Taibbi para la publicación de un medio digital First Look, por encontrar el artículo de 1941 aquí citado.

Glenn Greenwald, periodista, ganador del Pulitzer, abogado constitucionalista, comentarista, y autor de tres de los libros más vendidos según New York Times sobre política y las leyes, y redactor en Fist Look. En su quinto y último libro, No Place to Hide: Edward Snowden, the NSA, and the U.S. Surveillance State, aborda la vigilancia por parte del Estado y su experiencia sobre los documentos de Snowden.

—–

Procedencia del artículo:

http://162.242.214.103/views/2014/07/21/netanyahus-telegenically-dead-comment-grotesque-not-original

 

Gaza: un campo de concentración para 1,8 millones de personas

Por Amira Hass, 21 de julio de 2014

Common Dreams

rafah_1Palestinos intentando cruzar la frontera de Rafah con Egipto. Una de las peticiones de Hamas es que haya una supervisión internacional de la salida.. (Foto:Reuters)

Ya he levantado la bandera blanca. He dejado de buscar en el diccionario la palabra para designar cuando a un niño le falta la mitad de la cabeza y mientras su padre grita: “Despierta, despierta, te he comprado un juguete”. ¿O lo que dijo la canciller Angela Merkel de la Gran Alemania?: El derecho de Israel a defenderse.

Todavía me debato en la necesidad de compartir la multitud de detalles de las conversaciones que he tenido con los amigos de Gaza, saber lo que se siente cuando uno espera el turno para ser degollado en el matadero. Por ejemplo, la charla que tuve el sábado por la mañana con J del Campo de Refugiados de Al-Bureij, mientras iba de camino de Dir al-Balah con su esposa. Tiene cerca de 60 años de edad. Esa mañana, la madre recibió una llamada telefónica y escuchó una grabación que instaba a los residentes en el campo de refugiados a que fuesen a Dir al-Balah.

En los libros de psicología militar israelí debería haber un capítulo dedicado a este tipo de sadismo, que santurronamente hacen pasar por misericordia: un mensaje grabado pidiendo a cientos de miles de personas a que abandonaran sus hogares y se dirigieran a otro lugar, igual de peligroso, a 10 kilómetros de distancia. Le pregunté a J ¿te vas? – ¿Por qué? Me dijo: “Tenemos una cabaña cerca de la playa con un poco de tierra y unos gatos. Vamos a darles de comer y volvemos. Vayamos juntos. Si atacan el coche, moriremos juntos”.

Si yo fuera un analista escribiría: “En contraste con la Hasbará israelí, Hamas no está obligando a los habitantes de Gaza a permanecer en uno u otro lugar. Es una decisión suya. ¿Dónde iba a ir?”. “Si vamos a morir es más digno morir en tu casa, en vez de salir corriendo”, dijo con franqueza J.

Sigo convencida de que una frase como ésta vale más que mil análisis. Pero cuando se trata de los palestinos, la mayoría de los lectores prefieren los resúmenes.

Estoy harta me mentirme a mí misma, como si pudiera por teléfono obtener la información necesaria para informar sobre lo que está ocurriendo allí. En cualquier caso, es información importante para un pequeño grupo de población de habla hebrea. Están buscando información en los canales extranjeros de noticias o en los sitios web. No se creen lo que se escribe aquí, quieren saber lo que pasó con las cortas vidas de Jihad (11 años) y Wasim (8 años), de Shuhaibar o su primo Afnan (8 años), del barrio de Sabra en Gaza. Al igual que he podido hacerlo yo, ellos han podido leer el artículo de la periodista canadiense Jesse Rosenfeld en The Daily Beast.

Issam Shuhaibar, el padre de Jihad y Wasim, se apoyó en la tumba que estaba al lado de donde fueron enterrados sus hijos, sus ojos hundidos, mirando a la nada. En su brazo llevaba un vendaje que le pusieron en el hospital después de donar sangre para tratar de ayudar a su familia. La sangre de sus hijos aún cubría su camisa”, escribe Rosenfeld. “Estaba alimentando a los pollos cuando oí un gran ruido en el techo y me fui a buscarlos. No eran más que un montón de carne”, dijo con la voz entrecortada antes de romper a llorar. Fueron asesinados dos horas y media después de establecer un alto el fuego humanitario, que terminó el pasado jueves. Otros dos hermanos, Oudeh (16 años) y Bassel (8 años) resultaron heridos, Bassel de gravedad.

El padre, decía Rosenfeld, dijo que el misil podía ser de advertencia. Antes del ataque oyeron el zumbido de aviones no tripulados, de esos que golpean en el techo. Así que decía Rosenfeld: “Si el misil era de los que llamamos misericordiosos, los que se lanzan como un advertencia, ¿por qué bombardearon la casa después?”. Por casualidad encontré la respuesta en un reportaje de la CNN. La cámara de infrarrojos logró captar la explosión que se produjo después de la advertencia: explosión, fuego, humo y polvo. Pero fue otra la bombardeada, no la casa de Shuhaibar. ¿Qué bomba mató a los tres niños? No fue un cohete palestino extraviado, era un misil israelí de advertencia. Y el propio Issam Shuhaibar es un policía palestino que se encuentra en la nómina de la Autoridad Palestina con sede en Ramala.

También me he dado por vencida para tratar de obtener una respuesta directa de las Fuerzas de Defensa de Israel. ¿Sabían ustedes que han bombardeado por error la vivienda que no era, matando a los tres niños? (De los 84 que han muerto desde el domingo por la mañana).

Estoy harta de los esfuerzos fallidos de competir con los abundantes comentarios orquestados sobre los objetivos y las acciones de Hamas, como si ellos hubieran estado sentados con Mohammed Deif e Ismail Haniyeh, y no sólo con las fuentes del Ejército de Israel o Shin Bet. Los que rechazaron las propuestas de paz de al-Fatah o de Yasser Arafat, la existencia de dos Estados, ahora tienen a Haniyeh, a Hamas y el BDS. Los que transformaron a Gaza en un campo de concentración para el castigo de 1,8 millones de seres humanos no deberían sorprenderse de que hagan túneles. Los que siembran asedio, bloqueo y aislamiento ahora cosechan lanzamiento de cohetes. Los que durante 47 años han cruzado la Línea Verde, expropiando tierras, instalando nuevos asentamientos, persiguiendo a los civiles, disparando, ¿qué derecho tienen a esquivar la mirada y hablar del terror cometido por los palestinos contra los civiles?

Hamas es cruel y está destruyendo el concepto tradicional del doble rasero, en lo que Israel es maestro. ¿Las brillantes inteligencias y el cerebro de Shin Bet no entienden que hemos sido nosotros mismos los que hemos creado la receta perfecta para nuestra propia versión de Somalia? ¿Desea evitar una escalada del conflicto? Ahora es el momento: abra la Franja de Gaza, deje que regresen al mundo, a la Ribera Occidental, que se unan a sus familias y las familias de Israel. Deje que respiren y se dará cuenta de que la vida es más bella que la muerte.

Amira Hass es la corresponsal de Haaret en los Territorios Ocupados. Nacida en Jerusalén en 1956, se unió a Haaretz en 1989, y lleva en estas funciones desde 1993. Ha vivido tres años en Gaza, lo que le sirvió de base para escribir su aclamado libro “Bebiendo el mar en Gaza”. Ha vivido también en la ciudad cisjordana de Ramala, desde 1997. Hass también ha escrito otros dos libros, los cuales son recopilaciones de sus artículos.

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/view/2014/07/21-0

—-

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=zwuQeuDyVfA]

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=sBakqLUBWP0&bpctr=1406011454]

Escudos humanos en Gaza

El Ejército de Israel trata de justificar el bombardeo de zonas civiles

Por Neve Gordon y Nicola Perugini, 20 de julio de 2014

Common Dreams

Gaza_cupula_militar_Israel

Todos los bombardeos que se llevan a cabo en los espacios urbanos, por mucho que se pretendan con una precisión quirúrgica, son una trampa mortal para los civiles. En consecuencia, el desarrollo de la guerra en el interior de las ciudades transforma de forma inevitable a sus habitantes en potenciales escudos humanos.

Para los palestinos que viven en Gaza, que simplemente residen en sus hogares, o acuden a rezar a las mezquitas, o acuden a un hospital o a las escuelas, todo esto se ha convertido en una empresa peligrosa, ya que cualquiera de estos edificios puede convertirse en cualquier momento en objetivo militar. Se puede suponer que la presencia de estos cuerpos humanos, incluidos los niños, en los espacios civiles es una débil defensa frente a la capacidad letal del armamento de alta tecnología.

Pero sabiendo que estas armas de alta tecnología pueden matar a cientos o miles de civiles, los ejércitos tienen que dar una justificación moral por sus acciones a fin de preservar su posición en el ámbito internacional, tienen que demostrar que sus atrocidades se basan en los principios de la Democracia Liberal.

Precisamente en este contexto es en el que debemos entender los carteles que recientemente ha difundido el Ejército de Israel a través de sus cuentas de Twiter, Facebook y blogs.

Gaza_escudoshumanos1

Este cartel que dice: “¿Dónde esconden sus armas los terroristas de Gaza? En las casas, en las mezquitas, en los hospitales y en las escuelas”, es un ejemplo paradigmático, y convierte a cualquiera de estos edificios en objetivos legítimos, ya que se supone que son depósitos de armas.

Gaza_escudoshumanos2

Un mensaje similar aparece en este otro cartel: “¿Una casa es sólo un hogar?”, en el que se ve el interior de una vivienda, donde presuntamente los palestinos ocultarían cohetes: “Hamas utiliza las casas de los palestinos con propósitos militares”.

La lógica es sencilla: en la medida en que Hamas esconde armas en las casas (algo ilegítimo), Israel puede bombardear esas viviendas como si se tratara de objetivos militares ( algo legítimo). Es decir, de las muchas funciones de una vivienda ( casa, refugio, intimidad, etc) una sola de ellas ( el hecho de ocultar armas) determina la consideración de un espacio urbano ( una casa), de manera que la casa pierde su significado tradicional.

La pregunta : “¿Cuándo se convierte en un objetivo militar legítimo?”, no es más que retórica. Lo que quieren decir es: “Todas las casas de Gaza son objetivos legítimos”, ya que todas las casas son potencialmente algo distinto a hogares.

Gaza_escudoshumanos3

No hay diferencia con las guerras coloniales, o con otras guerras asimétricas, la falta de legitimidad de Israel para realizar bombardeos indiscriminados se basa en la profunda disyuntiva moral entre israelíes y palestinos. En el cartel que dice: “Israel utiliza las armas para proteger a la población civil. Hamas utiliza a los civiles para proteger sus armas”, los palestinos son así representados como bárbaros que ignoran los principios básicos del Derecho Internacional.

Gaza_escudoshumanos4

La guerra de Israel no sólo supone una reconsideración de las estructuras arquitectónicas, sino que trata de considerar las muertes de seres humanos como daños colaterales, personas que pueden matarse sin violar el Derecho Internacional. Este es el trasfondo del cartel con el mensaje difundido con la imagen del Jefe del Estado Mayor del Ejército de Israel: “A pesar de que realizamos ataques, recordamos que hay civiles en Gaza a los que Hamas ha convertido en rehenes”.

Una vez más, la lógica es clara. Todos los civiles de Gaza son rehenes de Hamas, lo que se considera un crimen de guerra y una violación del Derecho Internacional que rige los conflictos armados. Se proporcionaría así una justificación legal y moral a los asesinatos de civiles cometidos por Israel. Las presuntas violaciones de los Derechos Humanos llevadas a cabo por los palestinos contra los propios palestinos, la toma de rehenes convirtiéndolos en escudos humanos, se convierten así en la legitimación de una violencia letal e indiscriminada por la parte de las fuerzas de ocupación.

Por lo tanto, el uso de escudos humanos no es solamente una violación del Derecho Internacional. En las guerras asimétricas urbanas contemporáneas, la acusación de que el enemigo utiliza escudos humanos es una razón para validar la afirmación de que la muerte de civiles, en principio no señalados como objetivo, es un daño colateral. Cuando todos los civiles son potenciales escudos humanos, cuando todo y cada uno de los civiles puede llegar a ser rehén del enemigo, entonces todos los civiles del enemigo se vuelven objeto de los ataques.

Para que todo esto resulte convincente, el Ejército de Israel en este contexto asimétrico da rienda suelta a la violencia en contra de toda la población. Esto se justifica por ejemplo, por lo que dice otro cartel: “Algunos refugios antiaéreos albergan a personas, otros albergan armas.”. Aquí una situación tan descaradamente desproporcionada se presenta como si se tratara de algo muy equilibrado.

Gaza_escudoshumanos5

Los residentes de Gaza están siendo bombardeados por aviones de combate F-16 y aviones no tripulados, pero no tienen refugios antiaéreos ni lugar dónde huir. Los habitantes de Israel son bombardeados por cohetes de fabricación artesanal, muchos de los cuales son interceptados por los misiles que forman parte del programa Cúpula de Hierro. La mayoría de la población de Israel tiene acceso a refugios y pueden huir del alcance de los cohetes.

Todas estas imágenes distribuidas por el Ejército de Israel a través de los medios de comunicación social son un intento de transformar a la población civil en sospechosa en las áreas que bombardea, con independencia de que estas áreas bombardeadas sean centros urbanos.

El quid de la cuestión es que en el contexto de la guerras asimétricas contemporáneas, lo débiles no disponen de muchas opciones. Cuando no hay refugios antiaéreos, las personas permanecen en sus casas durante los bombardeos. Y como en el caso de los palestinos en Gaza la huida no es una opción, porque todas las salidas están cerradas, o porque la casa del vecino está bajo la misma amenaza que la nuestra, o porque ya se es un refugiado y no quiere volver a convertirse en un nuevo refugiado, se queda donde está, de modo que la permanencia de estos escudos humanos (ilegales) constituyen una forma de resistencia.

—-

Neve Gordon en un activista israelí y autor de La ocupación israelí.

Nicola Perugini es un antropólogo que da clases en la mezquita Al Quds Bard Honors College en Jerusalén. Su trabajo se centra en el colonialismo, los espacios y la ley. En la actualidad es profesor visitante en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton.

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/view/2014/07/20

 

Un grupo de médicos y científicos solicitan a Angela Merkel que detenga las negociaciones del acuerdo comercial con Estados Unidos, TTIP

El TTIP amenaza la salud y el medio ambiente

GMWatch, 18 de julio de 2104

TTIP3

Un grupo de médicos y científicos alemanes han solicitado a la canciller Angela Merkel que utilice su influencia para detener las negociaciones del acuerdo comercial entre Estados Unidos y Europa, el denominado TTIP, en interés de la salud pública y el medio ambiente.

El TTIP se está negociando a puertas cerradas, al margen de la opinión pública. Ven la amenaza de que Europa acabe a los mismos niveles que Estados Unidos en lo referentes a transgénicos y seguridad alimentaria, en nombre de la armonización de las normas y la eliminación de las barreras comerciales. De aprobarse, las Corporaciones podrán demandar a los Gobiernos que rechacen sus productos.

Que científicos y médicos hablen de la defensa de la salud pública suena bien, y recientemente otro grupo de 297 científicos firmaron una declaración en la que decían que no existe consenso científico sobre los transgénicos.

Carta abierta a Angela Merkel

Llamamiento para detener las negociaciones sobre la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP)

Estimada Canciller Angela Merkel:

El 13 de febrero de 2013, el Presidente de Estados Unidos y representantes de la Unión Europea anunciaron su intención de negociar un acuerdo, la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversiones (TTIP) entre Estados Unidos y Europa (también conocido como Tratado Transatlántico de Libre Comercio [TAFTA])

Con la firma del TTIP, no sólo está previsto que se eliminen los aranceles ( que por cierto no son particularmente altos), sino que se eliminen las barreras comerciales no arancelarias mediante la supresión de la distinta normativa de la Unión Europea y Estados Unidos. Estos esfuerzos de regulación que pretende establecer el TTIP cambiaría de manera irrevocable la base de nuestra sociedad y del desarrollo futuro.

Políticos y empresarios de ambos lados del Atlántico están intentado de forma denodada la firma del TTIP. Las negociaciones se están llevando a cabo a puerta cerrada y bajo presión por la premura del tiempo, ya que debiera estar firmado en el año 2015. Nosotros, los ciudadanos, nada pintamos en todo esto, lo cual contradice nuestra comprensión de una sociedad democrática.

El periodista estadounidense Lori Wallach, comentó en Le Monde Diplomatique sobre este proyecto el pasado 8 de noviembre de 2013, lo siguiente: “Este tratado comercial tiene la finalidad, al igual que su antecesor el MAI (Acuerdo Multilateral de Inversiones), aumentar los privilegios de las Corporaciones e inversores. Estados Unidos y Europa están tratando de armonizar la normativa de los sectores no comerciales. Estos intentos de armonización sirven, como era de esperar, a los intereses de las empresas e inversores. Si no se cumple la normativa impuesta, puede acarrear enormes sanciones comerciales y pagos compensatorios”. El periodista George Monbiot escribió en The Guardian el 4 de noviembre de 2013: “Esta acuerdo comercial es un asalto frontal a la Democracia, que permitirá a las Corporaciones subvertir las leyes, los derechos y la soberanía nacional”.

Los mencionados artículos periodísticos, así como programas de televisión, informan sobre los problemas en la resolución de los litigios entre las Corporaciones y los Estados, ilustrándolo con ejemplos concretos. Los medios de comunicación también han señalado otros peligros: mayor laxitud normativa en la protección de los consumidores y de la salud; mayor amenaza a la agricultura ecológica; mayor apertura a la Agricultura Industrial y Biotecnológica; suavizar los requisitos de protección del medio ambiente; nueva oleada de privatizaciones en los servicios públicos básicos y una mayor desregulación del sector financiero.

La Comisión Europea ha respondido a las legítimas preocupaciones y los temores de los ciudadanos y su pérdida de confianza en las políticas públicas estableciendo cauces específicos de comunicación (Transparencia en la Gestión, Estrategia de relaciones públicas de la Comisión Europea). Hasta el momento, 714.809 ciudadanos han participado en las peticiones, mostrando su oposición a la firma del TTIP, eso sólo en Alemania. El 22 de mayo de 2014, estas firmas se presentaron a los candidatos al Parlamento Europeo por la alianza contra el TTIP. Numerosas organizaciones no gubernamentales de ambos lados del Atlántico han expresado también su rechazo al acuerdo, con las mismas razones para movilizarse.

De la experiencia con los acuerdos previos de Libre Comercio, así como lo que se ha filtrado a la opinión pública de las negociaciones actuales del TTIP, expresamos nuestra preocupación. Nos oponemos al objetivo de armonización regulatoria que amenaza la normativa ambiental y sanitaria europea existente en la actualidad, así como la forma de resolver las controversias entre Corporaciones y los Estados. Es inaceptable que para resolver estas controversias los inversores extranjeros puedan demandar a los Estados y Gobiernos, solicitando elevados pagos compensatorios en el caso de que consideren que sus ganancias no se han ajustado a sus expectativas. Esta intromisión en la legislación es incompatible con los principios de un Estado de Derecho, a parte de ser algo inmoral.

Estimada Canciller, desearíamos que usted tomase un rumbo político distinto y que utilizase su considerable influencia política para poner fin a las negociaciones del TTIP. En lugar de un acuerdo como el TTIP, con sus riesgos y peligros para el bien común, necesitamos un cambio en la orientación política. Nos encontramos en una encrucijada que afecta a muchas áreas de la sociedad.

Como alternativa al TTIP, es esencial poner en marcha importantes proyectos orientados hacia una sociedad sostenible y viable. Debido a nuestra responsabilidad como médicos y científicos, y como padres y madres, solicitamos:

  • La creación de un marco social para la gestión de los recursos ambientales de forma responsable y su correspondiente implementación política.

  • Una política coherente con una agricultura libre de transgénicos

  • Aumento del apoyo a la agricultura ecológica y la investigación en este campo; la actual financiación mínima para la agricultura ecológica es algo que consideramos dañino e irresponsable con las generaciones futuras.

  • Desarrollo y aplicación del principio de precaución y la mejora de las normas apropiadas para la reducción de los riesgos para la salud producidos por una alimentación poco saludable y la contaminación ambiental.

  • Que en materia de evaluación de riesgos y de estandarización de productos y procesos, los comités ambientales y de salud estén formados por científicos independientes de la Industria; promoción de una investigación independiente de la Industria en estas áreas.

  • Políticas de privacidad en lugar de un Estado policial

  • Soberanía en las políticas culturales y su promoción.

  • Medidas que promuevan una sociedad más justa; reducción de la pobreza entre los niños y ancianos, así como evitar el continuo crecimiento de la pobreza en las clases asalariadas; prevención de la evasión fiscal; regulación del sector financiero; responsabilidad pública y responsabilidad en las áreas clave de los servicios públicos: sanidad, educación, agua, vivienda, movilidad, etc.

En nuestro esfuerzo por lograr una sociedad sostenible y viable, apelamos a usted para que ponga fin a las negociaciones del TTIP, realizadas en secreto.

Estimada Canciller, nuestra Constitución le pide que prevenga daños al pueblo [alemán]. Apelamos a usted, por nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos.

Firmado:

Prof. Dr. Dr. Karl-Frank Kaltenborn (Iniciador), Marburg

Prof. Dr. Monika Krüger, Leipzig

Dra. Martha Mertens, München

PD Dr. Johannes Maria Becker, Marburg

—–

Sitio web: http://kritik-freihandelsabkommen.de/

 

La complicidad de Occidente con Israel: acuerdos económicos preferenciales y ayuda militar

Por Salena Tramel, 17 de julio de 2014

Common Dreams

Palestinos en una playa de la Franja de Gaza (Foto: Salena Tramel)

Palestinos en una playa de la Franja de Gaza (Foto: Salena Tramel)

Los nombres de los cuatro niños sobresalían como puñales en la lista de muertos que aparecía en mi pantalla de ordenador, nombres que me traían recuerdos. Recuerdos de niños riendo mientras volaban sus cometas en una playa de Gaza. Todo ello inundó mi mente: ¿ son esos niños los que conocía y ahora están entre la lista de los 211 muertos en Gaza?

No importa si fueron o no sus risas, las de Ahed (10 años), Zakaria (10 años), Mohammed (11 años) o Ismail (9 años), con los que pasé un tiempo y su familia de Bakr, una comunidad pesquera de Gaza. Sus padres y sus seres queridos recordarán de memoria sus risas, y es probable que las recuerden toda su vida, todo lo que de inocente había en ellas.

Mi trabajo me ha hecho recorrer todo el mundo, pero ha sido entre los palestinos de Gaza, como los de Bakr, quienes más me han abierto los ojos. He visitado este territorio viarios veces durante los últimos años, como encargada del Programa Grassroots international.

El más desgarrador de esos viajes lo hice en el año 2009, pocas semanas después de que murieran más de 1300 palestinos, la mayoría civiles, en la Operación Plomo Fundido del Ejército israelí. Los activistas palestinos de derechos humanos y líderes de movimientos populares querían que viésemos el daño causado y que todo el mundo se enterase de aquello: la destrucción era evidente.

En el año 2010 visité Haití tras el devastador terremoto de 2010. Lo que vi en Gaza era semejante a la destrucción causada por un terremoto, y al igual que el terremoto, la operación militar no paró en mientes de si eran o no personas vulnerables: habían sido arrasados hospitales, escuelas y viviendas.

Esta vez no es diferente

Mi mamá me explicó lo que se siente cuando un tsunami destruye un barrio”, escribió Safa ‘Abdel Rahman-Madi de Ramallah en el periódico Voces Judías por la Paz. El Gobierno israelí niega de forma continua a Safa el permiso para visitar a su familia de Gaza. Los telefonea varias veces al día para saber cómo se encuentran. “Pensé que si se trataba de un tsunami, tal vez la comunidad internacional actuase de forma rápida para salvar vidas inocentes”, decía Safa.

La Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), señala que el 76% de los muertes en esta operación militar del Ejército israelí son civiles. También dice en su Informe que desconocen la identidad de un 12%, por lo que fácilmente el número de civiles muertos supere el 80%.

La semana pasada un amigo escribía que seis de los miembros de su familia habían sido asesinados por el ataque de Israel, tres de ellos mujeres, y entre las mujeres una abuela. “Nos siguen bombardeando desde todas las partes. Quiero gritar con toda mi corazón”, decía sólo 30 minutos después de enterarse de lo ocurrido.

A principios de esta semana, el Ejército de Israel atacó un centro de personas discapacitadas, matando a tres pacientes y una enfermera. Estos ataques, como el que mató a los cuatro niños de Bakr, continúan a pesar de la insistencia de la Fuerzas Armadas de Israel ( que tienen la complacencia de casi todos los medios de comunicación occidentales) que se esforzarían en causar el menor daño posible a los civiles. Por supuesto, Hamas y otros grupos no están libres de culpa porque mataron a un israelí, la primera víctima desde que comenzó la Operación Margen de Protección.

Por mi experiencia en Gaza, y por la información que recibo de forma constante de mis amigos palestinos, me ha obligado a salir para informar mejor frente a las noticias de los medios dominantes. Como ciudadana estadounidense que vive en Europa, veo que existe una complicidad cada vez que un misil israelí sale disparado, ya que recibe financiación militar y se firman acuerdos comerciales preferenciales, enmarcando la crisis actual como un nuevo ciclo de violencia o de venganza israelí, se hace un periodismo poco ético, con consecuencias indeseables para todos los involucrados.

Los palestinos que conozco en Gaza son incansables, incluso en esta terrible situación. Viendo los vídeos que se capturan mediante los teléfonos móviles desde las ventanas de los edificios, donde se ve el infierno en que se ha convertido o los cortejos fúnebres que discurren por las calles, hay un atisbo de esperanza, algo de humanidad.

Mi madre quiere donar sangre para los heridos, y le preguntamos que dónde quería ir”, decía alguien en Facebook, una joven médico, que ofrecía asesoramiento y cuándo era el mejor momento para que la gente acudiera a los hospitales: “Por la mañana, entre las 8 y las 10”, sugería.

Un viejo colega ha subido una foto donde se le ve con su hijo de pie en la playa, ambos sonriendo, con las olas al fondo. “Son tiempos difíciles para Gaza, pero no deja de haber momentos de alegría, de amor y estar en familia”.

Me gustaría que ustedes también pudieran conocer a todas estas increíbles personas.

Este artículo se puede compartir libremente.

—-

Salena Tramel es periodista, consultora de Política Internacional y de Desarrollo, e Investigadora.

—–

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/view/2014/07/17

—-

Imágenes del bombardeo israelí de Gaza: http://cryptome.org/2014-info/gaza-bomb/gaza-bomb.htm

——