Entries from junio 2015 ↓

El Neoliberalismo despiadado de la Troika

Con los Bancos cerrados, control de capitales y la Democracia en peligro, los ojos del mundo se vuelven hacia lo que decida el pueblo griego

Por John Queally, 29 de junio de 2015

Durante una manifestación de partidos de Izquierdas se quema una bandera de la Unión Europea, en la ciudad portuaria de Tesalónica, el pasado 28 de junio de 2015. El Primer Ministro griego, Alexis Tsipras, ha recomendado que los bancos permanezcan cerrados y se impongan restricciones a las transacciones, después de que el Banco Central Europeo se negase a incrementar la cantidad destinada a mantener la liquidez de los Bancos griegos. (Foto: Giannis Papanikos, AP)

Durante una manifestación de partidos de Izquierdas se quema una bandera de la Unión Europea, en la ciudad portuaria de Tesalónica, el pasado 28 de junio de 2015. El Primer Ministro griego, Alexis Tsipras, ha recomendado que los bancos permanezcan cerrados y se impongan restricciones a las transacciones, después de que el Banco Central Europeo se negase a incrementar la cantidad destinada a mantener la liquidez de los Bancos griegos. (Foto: Giannis Papanikos, AP)

El Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Junker, ha pronunciado un discurso en Bruselas y, a decir de los observadores, han aumentado las tensiones a raíz de la convocatoria de un referéndum en Grecia para el próximo domingo, que podría dar lugar a la salida de Grecia de la Zona Euro.

Los mercados financieros mundiales han respondido al anuncio del pasado domingo de que se cerrarían los Bancos griegos y la Bolsa de Valores durante esta semana, así como el control de capitales, de modo que la crisis de Grecia ha alcanzado un tono más agitado. Además se ha convocado al pueblo griego a una consulta para decir sí o no sobre el acuerdo presentado por la Troika: Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central Europeo. De aceptar sus condiciones se continuaría con las ayudas y ampliación de los créditos a Grecia.

De decir los griegos , significaría una aceptación de las propuestas de la Troika. Según Graeme Warden de The Guardian es un discurso sorprendente el de Juncker en cuanto a sus implicaciones, al decir a los griegos “que no cometan un suicidio por miedo a la muerte” dice Wearden, lo que Juncker ha “venido a decir a los griegos que están eligiendo entre el euro o la puerta de salida, que su Gobierno les ha mentido, y que él ha actuado como amigo y aliado en la mesa de negociaciones”.

Mientras tanto, el Gobierno del Partido Syriza anunció que el transporte público sería gratuito durante esta semana para compensar el duro golpe de la actual situación económica y los Bancos permitirían el acceso a los pensionistas, que de otro modo podrían tener dificultades para acceder a sus ahorros.

La noche del domingo, el Primer Ministro Alexis Tsipras, ofreció un discurso televisado a los griegos con el fin de explicarles los últimos acontecimientos, incluyendo la decisión de cerrar los Bancos durante los próximos días y aplicar medidas restrictivas en el movimiento de capitales: “Nos enfrentaremos con calma a las dificultades, que pronto vamos a superar”.

Discurso íntegro del Primer Ministro de Grecia

En contraste con el discurso de Juncker, el Partido Syriza ha dejado claro que se opone a los términos del acuerdo y va a instar a que la gente vote NO a la propuesta.

Lo que ha pasado este fin de semana de acuerdo con el columnista de The New York Times y el Economista ganador del Premio Nobel Paul Krugman, es lo que se ha llamado la “vuelta de Corleone”, en referencia a la película de El Padrino, en referencia a las condiciones inaceptables de la Troika. “Posiblemente se haya hecho a sabiendas, con objeto de ejercer presión sobre un Gobierno de Izquierdas. Si dejamos los aspectos económicos de la cuestión, se trata de un ultimátum para reemplazar al Gobierno griego. Incluso si no apoyas las políticas de Syriza, se trata de algo inquietante para cualquier persona que cree en los ideales europeos”, dijo Krugman.

Nick Dearden, de Justicia Global Ahora, con sede en el Reino Unido, criticó la conducta de la Troika, sobre todo en su negativa a permitir un breve retraso en el programa de liquidez bancario para poder permitir la celebración del referéndum el próximo domingo.

Las políticas de línea dura e inhumanas de la UE amenazan con provocar una crisis mundial”, dijo Dearden a Common Dreams. ““La UE y el Fondo Monetario Internacional están empeñados en castigar despiadadamente a Grecia por atreverse a mostrar su desacuerdo con las condiciones de la deuda, manifiestamente injustas, que están causando un gran sufrimiento. Negarse a un pequeño retraso para poder realizar antes el referéndum es aplicar sin piedad las leyes brutales del Capitalismo, sin restricciones, por encima de la Democracia y las necesidades de las personas”.

Mientras muchas gentes de Europa piden un alivio de la deuda griega, Dearden dice que la negativa de tratar al pueblo griego con dignidad es algo imperdonable: “Esta violenta imposición de austeridad manchará aún más las manos de sangre de la clase financiera de la UE”.

En uno de sus tweets, el Ministro de Economía de Grecia, Yanis Varoufakis, decía que lo que está en el meollo del debate es el futuro del pueblo griego, que ya se ha sacrificado mucho en aras de la austeridad impuesta, y que, al sentirse afectado por nuevas medidas de austeridad, hay que darle la oportunidad de que decida. Sobre el referéndum dijo:

La Democracia exige este tipo de consultas relacionadas con el euro. Acabamos de convocarla. Dejen que la queda decida (Es curioso observar lo radical que esto puede llegar a sonar) “.

En su blog describe lo que ocurrió el pasado sábado en la reunión de la Comisión Europea:

“La reunión del Eurogrupo del pasado 27 de junio de 2015 no será recordada con orgullo dentro de la historia de Europa. Los Ministros rechazaron la petición del Gobierno griego de que se nos concediese una semana para decir sí o no a las propuestas de las Instituciones, propuestas que son cruciales para el futuro de Grecia en la Eurozona. La sola idea de convocar una consulta ha sido recibida con incomprensión, con desdén y desprecio. Incluso me preguntaron: ¿Cómo esperan que la gente entienda de cuestiones tan complejas? No, no fue un buen día para la Democracia en la reunión del Eurogrupo. Pero tampoco para las instituciones europeas. Después de que fuese rechazada nuestra solicitud, el Presidente del Eurogrupo, rompió con el principio de unanimidad y leyó una declaración que no contaba con nuestro consentimiento, e incluso tomó la dudosa decisión de convocar una reunión de seguimiento sin la presencia de representantes griegos, aparentemente para discutir los próximos pasos a dar”.

¿Pueden coexistir la Democracia y la unión monetaria? ¿O una debe dejar paso a la otra? Esta es la pregunta fundamental que el Eurogrupo ha tratado de responder colocando la Democracia en una difícil situación. De momento, se espera la decisión.

A medida que aumentan las tensiones y los temores financieros, no son ya solamente las autoridades griegas las que dicen que los votantes griegos debieran rechazar las imposiciones de austeridad de la Troika, lo que incluso podría significar el abandono de Grecia de la Zona Euro. En su columna del lunes en The Times, Krugman dio tres razones por las cuales Grecia debería votar con un NO en contra del acuerdo:

En primer lugar, ahora sabemos que las medidas de austeridad, cada vez más duras, llevan a un callejón sin salida: después de cinco años Grecia se encuentra peor que nunca. En segundo lugar, algo más temido que el Grexit ya ha sucedido: los Bancos cerrados y control de capitales. ¿Qué más daño se puede hacer?

Por último, de ceder al ultimátum de la Troika significaría abandonar cualquier pretensión de independencia por parte de Grecia. No hay que dejarse engañar por la afirmaciones de que los burócratas de la Troika son sólo tecnócratas que explican a los griegos ignorantes lo que debieran hacer. Estos supuestos tecnócratas viven en sus fantasías de números, haciendo caso omiso de todo lo que sabemos de macroecnomía, y se han equivocado en cada paso que han dado. No se trata de análisis, sino de poder, el poder de los acreedores para tirar del enchufe en la economía griega, que persistirá mientras se considere impensable la salida del euro.

Así que es hora de poner fin a lo que parecía imposible. De lo contrario Grecia se enfrentará a una austeridad y una depresión sin final”.

Costas Panayotakis, profesor asociado de Sociología en la Universidad de la Ciudad de Nueva York, argumentaba el pasado lunes en términos parecidos:

Desde la elección del Gobierno griego el pasado mes de enero, ha intentado llegar a un acuerdo y se han hecho muchas concesiones en la agenda de la austeridad en la Zona Euro. Pero la circunstancia de que en el curso de la negociación los socios europeos de Grecia hayan estado pidiendo más y más, sugiere que quizás no desean llegar a un acuerdo, con la pretensión de aplastar al único Gobierno europeo que se ha atrevido a criticar abiertamente el consenso neoliberal. La respuesta del Eurogrupo al anuncio de Tsipras de celebrar un referéndum muestra la aversión de las élites económicas y políticas de Europa a los procesos democráticos, que permitirían a los europeos decidir sobre su futuro dentro del proyecto europeo”.

El corresponsal en el extranjero del diario The Guardian Jon Henley hablaba de aquellos griegos más afectados por los muchos años de ruina financiera. Decía:

Después de siete años de una crisis que ha dejado un paro del 26%, con el 30% de la población por debajo del umbral de la pobreza, un 17% que no puede satisfacer sus necesidades diarias de alimentación y 3,1 millones de personas sin seguro sanitario, es difícil que lo que se decida en Bruselas o en Atenas vaya a cambiar la vida de los griegos a corto plazo.

Los que estaban ya en los márgenes han sido lanzados al abismo, y los que estaban en el centro se han desplazado a los márgenes, dijo Ioanna Pertsinidou de Praksis, una organización benéfica que dirige un centros de día para personas vulnerables y ofrecimientos asesoramiento jurídico y laboral.

Mucha gente, personas con bajos ingresos y hogares son escasos recursos, han visto cómo sus vidas se colaban por el sumidero, gente que nunca pensó que un día no podría pagar la factura de la luz o que no podría alimentar adecuadamente a sus hijos”.

———————————

Procedencia del artículo:

http://www.commondreams.org/news/2015/06/29/anger-aimed-troikas-ruthless-neoliberalism-greece-exit-looms

—————————-

Ecomodernismo: El Papa contra el Progreso

Por Thomas Smith, 25 de junio de 2015

Dissident Voice

ecomodernismo

A raíz de la reciente encíclica del Papa, Laudato Si, en la que hace un llamamiento a actuar contra el cambio climático y otros problemas ambientales, Mike Shellenberger y Ted Nordhaus del Instituto Breaktrough, con sede en Oakland, junto con Mark Lynas, autor de Las especies de Dios, han preparado una respuesta titulada “El Papa contra el progreso”. A este asunto en concreto quiero referirme en este artículo como una respuesta más amplia al proyecto general del Ecomodernismo, recientemente descrito es una publicación titulada Un Manifiesto Ecomodernista.

En primer lugar, esbozaré algunas dudas prácticas sobre esa mirada sesgada y revisionista de la historia, tratando de poner un poco de orden en esta forma de ecologismo, que en realidad no es tal. No nos hagamos ilusiones, el Ecomodernismo es una excusa para seguir por el mismo camino de la Civilización Tecnológica, arrastrando a ser humano al borde de un abismo. Cualquier pretensión de humanitarismo es dudosa, como intentaré demostrar al final de este artículo, y la respuesta a la Encíclica del Papa consiste, en realidad, en la propuesta de tres hombres ricos y privilegiados, blancos, que vienen a decirnos que la Modernidad Capitalista es la apoteosis de la existencia humana. Y no es así.

Voy a concluir con unas implicaciones más amplias de esa cosmovisión sustentada por los ecomodernistas. Se trata de un nivel de análisis más filosófico con el que los ecomodernistas pragmáticos se sienten incómodos, pero que espero sirva como crítica de su visión antropocéntrica y tecnocrática de la realidad.

Mito 1: “No fue el pecado de la codicia, sino más bien las aspiraciones a una vida mejor las que llevaron a países como Inglaterra, Estados Unidos, China o la India, a quemar grandes cantidades de carbón. Todos estos países trataron de sacar a millones de personas de la pobreza”.

Shellenberger, Nordhaus y Lynas utilizan una visión de color rosa desde el principio de su artículo, afirmando de forma sorprendente que los orígenes de la Revolución Industrial nada tienen que ver con el nacimiento de un Sistema capitalista y el apropiamiento de las riquezas de las colonias ( algo que queda meridianamente expresado en el libro del recientemente fallecido Eduardo Galeano, Las venas abiertas de América Latina) y obtener un provecho a cambio. Más bien, lo que ocurrió es que se forzó a la gente a abandonar las tierras comunales y trasladarse a ciudades contaminadas, trabajando largo horas en peligrosas fábricas, lo cual no se trata de ningún acto filantrópico para sacar a millones de personas de la pobreza.

Suponemos que esto hará sentirse mejor a los pobres de América Latina y de África al saber que los largos siglos de sufrimiento, de pobreza estructural y de opresión, fueron debidos a una buena causa de los países industrializados.

Dejando de lado el sarcasmo, el historiador Eric Williams ha dicho: “El Sistema colonial ha sido la columna vertebral del Capitalismo comercial de la era mercantil”. La máquina de vapor de James Watt fue un producto de este Sistema. Sobre Watt, Washington Alcott escribe: “Expresó su eterna gratitud a los dueños de los esclavos de las Indias Occidentales que financiaron directamente su famosa máquina de vapor. Este dinero le permitió pasar del diseño del tablero a la fábrica”. Hay otras conexiones, tanto directas como indirectas, pero la conclusión es cierta: el Capitalismo industrial no tenía ningún interés en sacar a la gente de la pobreza. Y de hecho, ¿por qué tendría que hacerlo?

Mito 2: “Mientras el Papa se lamenta de que se siga quemando carbón, petróleo y gas, no se da cuenta de que el consumo de estas fuentes de energía en los países en desarrollo es condición previa para la reducción de la pobreza. No parece comprender este hecho, o que las futuras emisiones de carbono se producirán en los países en desarrollo”.

Sin duda este será un motivo de discusión, el del futuro aumento de las emisiones de carbono, sin mencionar el aumento de la pobreza que esto podría conllevar, y de hecho algo que ya está ocurriendo, debido al estilo de vida de alto consumo de energía en Occidente. Este es una circunstancia destacada de la que Lynas, Nordhaus y Shellenberger prefieren no hablar, sobre todo porque no abordan las desigualdades del presente.

De todos modos, ¿realmente el consumo de energía es condición previa para la reducción de la pobreza? La Fe miope del Ecomodernismo en la capacidad de industrialización, de urbanización y un estilo de vida con alto consumo de energía para reducir los índices de pobreza, ignora las posibilidades de otras fuentes de energía que podrían evitar una mayor destrucción de la tierra.

Después de todo, si echamos un vistazo a lo que ha traído este estilo de vida de alto consumo de energía, tan admirado por los autores, es la huella que está dejando el hombre sobre el planeta ( sobre todo Occidente) que excede con mucho los límites del mismo.

Sin negar que pueda haber correlaciones entre el consumo de energía y la reducción de la pobreza, las limitaciones ecológicas en las que nos movemos nos lleva a preguntarnos qué es lo que motiva a los ecomodernistas a apoyar el estilo de vida Occidental, cuando, por ejemplo, el estado de Kerala en la India, que tiene los mismos índices de desarrollo que muchos de los llamados Estados desarrollados, con un estilo de vida de elevado consumo, sobre el que se dice en una destacada revista sobre el Desarrollo Mundial:

El PIB per cápita de Kerala… fue significativamente inferior a la media de la India y casi al mismo nivel que el de las naciones del África subsahariana durante los años 1950 a 1980, cuando este estado consiguió los mejores indicadores en educación y salud… Es importante tener en cuenta, que aun siendo una de los estados de la India con una posición preeminente, los niveles absolutos de desarrollo social en Kerala en 1947 eran muy bajos. Más de la mitad de la población era analfabeta. En 1930, un hombre de Travancore podía vivir una media de 29,5 años, sólo un par de años más que otro hombre de la India… Los sucesivos Gobiernos de los estados de Kerala, el Partido Comunista y el Partido del Congreso, dedicaron sus esfuerzos en la educación primaria y la atención básica sanitaria, atendiendo las necesidades de los más pobres Malayalis. Esto estableció un amplio contraste con otros estados de la India, donde los gastos en educación se dirigieron sobre todo a la educación secundaria y superior, que benefició a los estratos más altos de la sociedad que ya habían completado su educación básica”.

Mito 3: “Y continuando con la innovación agrícola podremos duplicar la producción de alimentos según las necesidades, pudiendo alimentar a 9500 millones de personas en 2015”.

Me gustaría hacer referencia al uso de la palabra necesidad por parte de estos autores. Como bien saben ellos, la tasa de producción de alimentos a nivel de alimentos ha superado la tasa de crecimiento de la población: producimos suficientes alimentos para satisfacer las demandas de la población mundial, y de la comida que se produce, se estima que casi la mitad se tira antes de llegar al consumidor. Si decidimos continuar con la Innovación Tecnológica agropecuaria, será una opción que tomemos, pero no vendrá impulsada por la necesidad.

El economista Amartya Sen ha dicho que la inseguridad alimentaria no se debe a la falta de alimentos, sino más bien a la desigual distribución de los alimentos disponibles. Por ejemplo, es el caso del millón de mis paisanos irlandeses que se vieron obligados a emigrar durante la Gran Hambruna de los años 1840, a pesar de vivir en un país en el que en ese momento exportaba abundante grano al exterior. La Gran Hambruna fue el resultado de los prejuicios y el Colonialismo, y el hecho de que mil millones de personas pasen hoy en día hambre se debe a factores similares, una realidad incómoda que los citados autores prefieren ignorar.

El quid de la Fe religiosa del Ecomodernismo es la innovación tecnológica. Carece de interés cualquier tipo de reforma que no se enfrenta al poder centralizado. Lo opuesto es más acertado. Este programa, a pesar de sus pretensiones de Progresía, está inherentemente anquilosado.

Tal vez los Ecomodernistas deben abandonar esa etiqueta que se ponen a sí mismos de Progresistas, ya que se utiliza muy a menudo y se pasan por alto detalles muy importantes. “Creemos en el crecimiento”, dicen los Ecomodernistas, por lo tanto somos Progresistas. “Nosotros buscamos un desarrollo sostenible, y un futuro decrecimiento”, respondo, por lo tanto somos nosotros los Progresistas. Usan el término pero carece de contenido.

Mito 4: “Una idea muy extendida entre los ecologistas es que, en lugar de más crecimiento económico, los más ricos deben distribuir su riqueza entre los pobres.

Dejando de lado que está práctica quizás no se produzca nunca, la economía no es una operación con resultado cero. De hecho, es en las naciones en desarrollo donde se está produciendo un rápido desarrollo económico e innovación tecnológica, a las que se pide reducir las emisiones de carbono a cero y erradicar la pobreza extrema”.

Otra estratagema utilizada por los Ecomodernistas es lo que definen como la realidad práctica. Sea lo que esto quiera decir, los Ecomodernistas dejan a un lado la redistribución.

El crecimiento económico, dicen a continuación, no es una operación con resultado igual a cero. Se hacen eco de la afirmación neoliberal de que “una marea que sube levanta todos los barcos”. Socialmente quizás sí estén en lo cierto… en un mundo ideal. Sin embargo, su creencia de que escriben las cosas dentro de la realidad práctica vuelve a perderlos. Si se descarta la redistribución de la riqueza, dan por sentado que el crecimiento económico será en beneficio de los pobres, una pretensión casi mágica. La historia de nuestra sociedad muestra precisamente lo contrario. Como Oxfam viene diciendo con claridad, la riqueza del 1% más rico pronto superará la riqueza del resto del mundo. Ya poseen el 48% de esa cifra y se prevé un aumento del 54% en 2020. En Estados Unidos, según el Wall Street Journal, el 95% del aumento de la riqueza entre 2009 y 2012 fue a parar al 1% más rico, algo cada vez más extendido en todo el mundo. Siete de cada diez personas viven en países donde la desigualdad económica ha crecido en los últimos 30 años.

Si esto no es un robo, una apropiación a todas luces de la riqueza de todos. Y los Ecomodernistas prefieren esperar a ver qué sucede.

Hay algo que no cuadra para los Ecomodernistas cuando dicen que la Economía no es una operación con resultado igual a cero, desde el punto de vista ecológico. Una marea que sube, efectivamente, puede levantar barcos ( aunque como hemos visto anteriormente quizás eso no sea cierto), pero hay una marea creciente, como también sabemos, que por el contrario ahoga a países como Bangladesh y otros muchos.

Su Fe, como supuesto ecologistas, es un futuro basado en el eterno crecimiento económico ajeno a cualquier impacto ecológico. Una visión de un futuro tecnoutópico, retratado en la Curva de Kuznets, que viene a decir que, a medida que aumentan los ingresos, la gente puede empezar a preocuparse de su entorno, por lo que los impactos ambientales son menores. Por desgracia esta Fe está basada en la nada, sin ninguna evidencia de que la Curva de Kuznets se dé quizás excepto a nivel local, y tampoco hay ninguna evidencia de que no exista un estrecho vínculo entre crecimiento económico e impacto ecológico, ninguna.

ecomodernismo1

Puede haber habido alguna evidencia ocasional de disociación relativa, pero una disociación absoluta sólo se da en el cuento de hadas de los Ecomodernistas. E incluso esa disociación relativa es muy tenue, y sólo se ha dado en el caso de la subcontratación en terceros países, como China por ejemplo, de Industrias con un elevado gasto energético. Esto no quiere decir que si se subcontratase con empresas del Norte no habría espacio para que los países del Sur no pudieran seguir con el crecimiento de su Economía. Hay bastantes hombres blancos como para dictar qué economías deben prevalecer a nivel mundial. Sin embargo, su Fe en el crecimiento, de lo que siempre hacen gala los Ecomodernistas, es algo inadecuado para hacer frente a los desafíos a los que nos enfrentamos.

Mito 5: “El progreso industrial vs. distopía agraria: un selectivo olvido de la mayor parte de la historia humana”.

En otros textos el fundador del Instituto Breakthrough, Mike Shellenberger, habla de la agricultura de subsistencia, aunque sabemos de la caricatura que trata de configurar, diciendo: “¿Realmente se trata de la mejor forma de encontrar una armonía con la naturaleza?”.

Quien no esté familiarizado con el tono sarcástico de los Ecomodernistas, quizás no se dé cuenta de que tratan de hacernos creer que el movimiento ecologista arrastra una idealización del mundo agrario y de la vida de los pequeños campesinos.

Acusan así de románticos a los ecologistas, de modo que los Ecomodernistas dan la vuelta a esta visión mirando hacia el futuro con los cristales de color de rosa del Tecnoutopismo y su Fe en la Tecnología (desechando la ley de consecuencias imprevistas y la Paradoja de Jevons). Tienen una profunda aversión a esa idea de que un supuesto regreso a estados anteriores a la Revolución Industrial podría suponer la salvación de la Humanidad.

ecomodernismo2Los Ecomodernistas, en última instancia, tienen una idea muy anticuada del progreso social y suponen que antes de la era Moderna, como postuló Thomas Hobbes, la vida era solitaria, pobre, desagradable, brutal y corta.

Sin idealizar, como apuntan los más recientes estudios antropológicos, la Arqueología y otras ciencias sociales, hay pruebas de que la existencia precivilizada era todo lo contrario de solitaria ( el ser humano es una criatura profundamente social que vivió en comunidad y con un cierto igualitarismo) y brutal ( el ex profesor de Antropología Marshall Sahlins, ha hablado de los cazadores-recolectores como una sociedad de la “abundancia inicial” y que hacía frente a la variabilidad ambiental. Muchos estudios que hablan de la violencia en esta etapa previa de la civilización están desacreditados, como los del antropólogo Napoleón Chagnon, que pinta a los primeros hombres armados de machetes y se atreve a otras transgresiones éticas). No hay que olvidar que el siglo XX ha sido uno de los más sangrientos de la historia humana, y,como ha señalado Zigmunt Bauman, con la ayuda de las burocracias tecnológicas. En cuanto a lo de que era corta, como decía Thomas Hobbes, es una cuestión compleja y sobre la que se ha hablado mucho. Lo cierto es que la vida de los campesinos se ha visto empañada por enfermedades crónicas y una vida muy corta, quizás en mayor medida que la de los cazadores-recolectores. Marcos Nathan Cohen es un científico que ha escrito sobre los efectos negativos en la salud de la Civilización, cosa de la que nunca hemos oído hablar a los Ecomodernistas.

Conclusión

La reescritura progresista y su pensamiento social sólo ha sido capaz de maquillar la historia, una propuesta demasiado débil y carente de profundidad. Sin embargo, los ecologistas no han respondido a este embate. Quizás en que muchos hayan sido barridos por la Fe en la Tecnología y un futuro mítico inteligente. La Fe en el progreso es un mito. Las sociedades no se desarrollan en sentido lineal, ni la Modernidad capitalista es el fin de la Historia. Algunas cosas pueden ser mejores y otras haber empeorado. No existen los universales.

Lo cierto es que nuestra Civilización se encuentra al borde del abismo, y de lo que el Capitalismo y los Ecomodernistas nada quieren oír. La Ley de las consecuencias no intencionadas, la paradoja de Jevons, la ausencia de evidencias para el cumplimiento de la Curva de Kuznets, todo ello son verdades incómodas que nos dan muestras de ello.

Los citados autores abogan por más de lo mismo: ningún interés por hacer de este mundo un lugar más igualitario frente a esta Civilización capitalista insostenible. Nada de permacultura, retorno al bien común, biorregionalismo, mejora de los hábitats, decrecimiento… Pero sobre todo, hace falta justicia social y un enfoque social que luche contra los privilegios y las jerarquías. Y para eso, hay que destapar las mentiras del Ecomodernismo.

Thomas Smith es estudiante de doctorado en el Departamento de Geografía y Desarrollo Sostenible en la Universidad de St. Andrews, Escocia, donde se estudian las implicaciones de la sostenibilidad y el bienestar de las nuevas formas de colaboración y retorno al bien común. Es cofundador de proyecto de permacultura y centro de aprendizaje sostenible en el oeste de Irlanda. Colaborador ocasional de la revista Permacultura.

—————————

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2015/06/the-ecomodernist-myth/#more-58907

______________________________

No se puede escribir en Estados Unidos

Por Andre Vltchek, 19 de junio de 2015

Dissident Voice

MOCA_bandera

Imagen: Feel The Flag: Bennett Simpson on William Pope.L: Trinket

En el Museo de Arte Contemporáneo de Los Ángeles (MOCA), ondea una gigantesca bandera con los bordes rasgados bajo el viento creado por unas enormes hélices.

No vi ningún visitante en la exposición. Durante un tiempo pensé que todo este enorme espacio estaba vacío, sin nadie. Pero pronto me di cuenta de la presencia de dos figuras con sus vestidos negros deshilachados, que se movían lentamente, pasaron por los estantes de la derecha, cerca del lugar donde alguien había puesto un pequeño cartel en la pared que decía “No puedo respirar”.

Pensé que se trataba de una actuación, una acción desesperada de protesta de un hombre y una mujer contra esa gigantesca bandera carnívora que todo lo devora.

No puedo respirar”, gritó el hombre antes de morir, antes de ser asesinado por el Régimen.

No puedo escribir”, pensé yo, que para mí es casi lo mismo que no poder respirar.

********************

Ha sido la primera vez en muchos años que durante varias semanas no he podido escribir mis columnas, ni avanzar en mis ensayos.

Cuando fui arrestado en la República Democrática del Congo, en Kenia o en Senegal, pude seguir escribiendo, a pesar de todo.

También me las arreglé para escribir después de que un predicador desquiciado y fascista tratase de envenenarme en un hotel de la ciudad indonesia de Surabaya.

He escrito en los lugares más inverosímiles, en zonas de guerra o en ruinosos tugurios, desde Irak a Mindanao, desde Haití a las Islas Marshall.

Pero no podía escribir en Estados Unidos de América. Ni una sola línea, ni una sola palabra. Esta vez, no.

*********************

Hablé. Me invitaron a hablar y di algunas conferencias en el sur de California, y participé en reuniones de la oposición en Monterey, San José y Fresno.

Me pidieron que hablara de mi libro de 1.000 páginas, Destapando las mentiras del Imperio, que está teniendo un enorme éxito de ventas, en el que defino mi postura contra el Imperio, mostrando los horrores que ha estado cometiendo en todo el mundo.

Mostré documentales, y extractos de otros, rodados en África: en Ruanda y el Congo, en los campos de refugiados de somalíes, y de los terribles barrios bajos de Nairobi.

Me pidieron que mostrase todo esto y mucho más, pero al final un hombre se puso de pie y me preguntó: ¿Por qué nos enseñas a nosotros todo esto?

Porque nuestro país está asesinando a millones de personas, en este mismo momento”, le contesté.

¿Qué quieres que hagamos?, me preguntó de nuevo con aquella voz fría.

Al decir esto,  todavía me estaba recuperando del fatigoso vuelo de 48 horas desde Sudáfrica, y  acababa de llegar a California el día anterior a la presentación. En Sudáfrica me encontraba  entre compañeros. Allí todo es diferente: hay una lucha por conseguir un mundo mejor, la gente pobre se enfrenta y presiona a su Gobierno, en la UNISA ( la Universidad de Sudáfrica) los estudiantes están profundamente involucrados. Allí hablé en el 14º Simposio Internacional de las Aportaciones de la Psicología a la Paz. Allí hablé y hablé, luché y luché, me involucré en las negociaciones y ayudé en dar forma a los conceptos: de cómo se podría avanzarse hacia la paz y la justicia y de cómo no puede haber progreso en ninguna parte del planeta si no se hace frente al Imperialismo occidental y al fascismo.

Aquí, en California, todo es distinto. En California me he quedado solo, frente a las caras impasibles de una multitud autosuficiente, una multitud convencida de su superioridad, incluso cuando son benévolos y medianamente críticos con diversas acciones criminales cometidas por su país en innumerables partes del mundo.

No nos están diciendo la verdad”, oí que la gente repetía en varias ocasiones.

Los ciudadanos del Imperio están deseosos de describirse a sí mismos como víctimas. ¿No es el mismo espectáculo que en la Alemania nazi en la década de 1930? ¡Lo más probable es que sí! “Derrotada Alemania, se vio sometida a la hiperinflación, tuvo que ser rescatada, por lo tanto era una víctima!” Se sintió víctima de los bolcheviques, de los judíos y de los franceses, y de los gitanos… Estados Unidos no ha sido derrotado en el exterior, sino dentro de su propio país. Son dos configuraciones diferentes. Sin embargo, existen similitudes, sobre todo cómo dos imperios han tratado a las “no-personas”.

¿Cree usted que es la culpa es colectiva, que la responsabilidad es de todos?”, alguien me retó desde el público.

Por supuesto”, grité en contestación. “La responsabilidad y la culpabilidad es de Occidente, de la raza blanca, del Cristianismo, del Imperio. Una responsabilidad colectiva, y suya es la culpa por los cientos de millones de víctimas definidas como no-personas. Víctimas gaseadas, bombardeadas, muertas de hambre, mutiladas… una culpa colectiva y responsabilidad por las violaciones de la voluntad de miles de millones de personas en África, América Latina, Oriente Medio, Asia y Oceanía. ¡Una culpa colectiva y responsabilidad del actual apartheid mundial en curso!”.

*********************

No sentí ningún apremio en las personas del sur de California, ni en la de Fresno, Monterey o San José. La vida pasa. Su vida… sobre otras vidas, de las que nada saben. En realidad, no saben nada.

Algunas veces protestan, para sentirse bien consigo mismos.

Yo estaba dando discursos, haciendo presentaciones, dando charlas sobre lo que vi en África y Oriente Medio: guerras perpetuas, destrucción de naciones enteras, millones de cadáveres acumulados unos encima de otros. Les ofrecí ejemplos y les mostré imágenes. Hice un análisis en profundidad sobre cómo Occidente se está convirtiendo en antagonista de China y Rusia.

En un momento dado comencé a hablar, con pasión, de las revoluciones en América Latina: de la poesía y la música, de la quijotesca belleza de una rebelión. Hablé de poetas como Neruda, Octavio Paz, Cardenal y Parra. Traté de encender a la multitud. Pero entonces, de repente, sentí que algo iba mal… un silencio de muerte. Miré delante de mí: la mayor parte de las personas que formaban parte de la multitud eran mujeres de más de 80 años de edad, algunas en sillas de ruedas, varias de ellas dormidas.

Los jóvenes de por aquí están ensimismados. No es fácil que se muevan…”, me dijeron.

Día tras día me cuestiono lo que estoy haciendo aquí, en el centro de un país que es responsable de terribles asesinatos en todo el mundo. Esto se está convirtiendo en una locura, con editores de una pseudoizquierda, publicaciones eurocéntricas, tanto de América del Norte como de Europa, que predican que la gente en España, en Grecia y en Estados Unidos sufre tanto como millones de no-personas en todo el mundo. Como si todos ellos no hubieran disfrutado de enormes privilegios a costa de la vida y la sangre de los africanos, los asiáticos y las gentes de Oriente Medio. ¡No, todavía sabía lo que estaba pasando! Todavía sabía quiénes han sido las verdaderas víctimas. ¡Tengo ganas de irme, lo más pronto que pueda!

Aquí, todo se convierte en algo insípido, el sentirse bien como algo anodino. Movimientos por la paz… ¡Ni negros, ni asiáticos, ni hispanos! No les preocupa nada de esto. Esto no es para ellos.

La gente que acudía a estas charlas realmente no quiere cambios, eso estaba claro. Tampoco querían saber. La información se ha podido consultar en muchos sitios, en RT, en CounterPunch, en otros muchos lugares, en realidad no había lugar donde no se pudiera ver. Pero saber significa que uno ya no puede esconderse tras la ignorancia; sabe lo que significaría estar obligado a actuar.

******************

Casi no quedan revolucionarios en Estados Unidos o en Europa, sólo masas moralmente difuntas, individuos sin emociones, falsos, egoístas asustados de perder sus privilegios. ¡ Al menos, los de derechas, son honestos en esto!

El Régimen saca partido al máximo de esta situación. Se alimenta y así mantiene el estado de cosas. Los Gobernantes y las masas hipócritas y egoístas son interdependientes: empujan en la misma dirección. Esta es la razón por la que no se rechazan con energía los partidos fascistas: casi todo el mundo en Estados Unidos y Europa quiere que continúe la explotación y la violación del resto del mundo.

¿Alguien cree realmente que esos manifestantes en España o Grecia están luchando en una batalla internacionalista, una batalla por la humanidad entera? ¿O no quieren simplemente que les devuelvan los privilegios sociales y económicos que les quitaron? Estos privilegios se mantuvieron hasta hace una década o dos, privilegios en forma de subvenciones y subsidios, mientras que millones de no-personas de todo el mundo estaban siendo saqueadas y ofreciéndose en sacrificio, gracias a lo cual sus compañeros perezosos de Europa o Estados Unidos podían mantener sus altos estándares de vida, porque nacieron blancos y en el lugar adecuado.

La Izquierda ha sido derrotada tanto en América del Norte como en Europa. Ha perdido vergonzosamente. Pero sigue siendo arrogante y se atreve a dar consejos a países como China o Rusia, con ese aire occidental de cristiana superioridad, se atreven a decir si China y Sudáfrica son o no socialistas o comunistas, o usan esa estúpida consigna de propaganda occidental: “más capitalistas que el propio Occidente”.

Durante mi estancia de dos semanas en California no vi ningún tipo de remordimiento. Cuando expliqué y dije que millones de personas están siendo asesinadas por el Imperialismo occidental, sabía que la gente diría “¡Qué terrible!”, porque sé a lo que hemos sido entrenados para decir. Pero no hay ninguna voluntad de cambiar las cosas, no hay un sentimiento verdadero.

Dondequiera que fuera, me sentí siempre fuera de lugar, sin encajar. Me dijeron que no mostrase imágenes demasiado impactantes, ya que la gente estaba “muy sensible”. Con el tiempo he decidido no mostrar ninguna imagen. Se entiende que debo ser educado. Todo lo que quería era lanzar a los rostros de aquellos hombres y mujeres autosuficientes las consecuencias de una tradición cristiana atroz, de que hicieran algo positivo, aunque ignoren todo el mal, con la finalidad de que obtengan algo de crédito de cara a la supuesta eternidad.

No dejaba de oír clichés sobre la Paz y la Democracia. Algunos querían justicia y el fin de las guerras, pero aferrándose desesperadamente a los símbolos del Imperio, el legado de sus antiguos colaboradores, como Vaclav Havel, Juan Pablo II, el Dalai Lama y la Madre Teresa…

No podía respirar. He perdido la capacidad de escribir. Sentí una enorme rabia dentro de mí. El enojo era tal que casi me estrangulaba. Una ira malsana, mezclada con frustración. No era una ira sagrada, la que uno siente en una batalla contra un gran mal. Todo aquella era algo indescriptible y patético. Me estaba rompiendo, literalmente, me sentía humillado.

Odio las peleas, y tuvo que participar en una de ellas.

*****************

Traté de ver la realidad con otros ojos, pero siempre que miré me vi solo, en un país y una cultura tristes y disfuncionales, que se derrumban.

Conduje por autopistas llenas de parches y baches. Un sistema ferroviario primitivo. Me encontré con personas que en absoluto estaban interesadas en trabajar o mejorar su país. Sólo vi individualismo y egoísmo. Vi gente disgustada, pero fingen que están preocupados, por cortesía.

Pero esta falsa situación y el odio continuarán.

He visto un país donde los instintos humanos básicos y los valores positivos ya han sido arramblados.

*****************

Vivir en una sociedad así es humillante. Fui a enviar un paquete. En la oficina de correos de Clermont me hicieron embalarlo tres veces, porque decía que yo no llevaba la caja adecuada, y tampoco se molestó en decirme cuál era. En la estación de tren, una mujer que golpeaba su teléfono inteligente, me dijo que allí no se vendían billetes. Así que tuve que salir, pese al enorme calor, y tratar de comprar uno en la máquina expendedora. Apenas se veía, el sol era implacable. Así que volví y le pregunté de nuevo. “Llame usted a la compañía ferroviaria y quéjese”, me dijo. “¿Puedo comprar el billete a bordo?” “No”, me contestó. “Y si usted va sin billete tenga en cuenta que puede ser arrestado”.

Todo empezó cuando llegué. Después de mi viaje de 48 horas desde Sudáfrica hasta el sur de California, las películas y los libros que llevaba para la conferencia no aparecían en el aeropuerto. Después tomé un taxi, pero nadie sabia con certeza a qué lugar tenía que ir. Estuve esperando en la calle durante más de una hora. Unos días más tarde, en otro lugar, la persona que supuestamente me tenía que acompañar apareció con dos horas de retraso. Cuando se lo comenté me empezó a gritar: “¡No querrá ir andando!

No espero mucho de las personas que viven en un país que asesinan a millones de otras personas, pero la arrogancia que encontré me pareció alucinante. No sólo era la arrogancia del personal de seguridad del aeropuerto, sino la misma arrogancia de los ciudadanos de a pie.

También aprecié una increíble falta de disciplina. En China, en la India, en Vietnam, muchos serían despedidos si adoptasen esa actitud de los empleados estadounidenses. He oído muchas veces eso de “no quiero acabar trabajando como un asiático”. “Genial”, le diría. “Muy bien. Entonces querrá que otros hagan el trabajo por usted, o morir de tedio por su ineficiencia”. ¡Vaya disposición!

Luego emprendí viaje hacia Ecuador, y antes indiqué cuidadosamente cuál era el equipaje y su destino final. La empleada de Delta no tenía ni idea de dónde estaba Quito, y a las 5:20 horas de la mañana no estaba dispuesta a aprenderlo. Facturó mi equipaje sólo hasta México, y cuando protesté ( pues si no tendría que arrastrar mi maleta por la aduana mexicana y tendría que volver a empezar), me empezó a recitar una serie de reglas que se inventó en ese mismo momento. Insistí. Llamó al supervisor. Le dije que el equipaje tenía que viajar hasta Quito. Pero no tenía ni idea de cómo hacerlo. ¿Se disculparon? De ninguna manera. En absoluto, cuanto más insistí, más empecinada se mostraba ella.

Es evidente que el Imperio ha aprendido a asesinar a personas a larga distancia y cómo controlarlas desde lugares remotos.

Los ciudadanos del Imperio se quejan de que han perdido sus privilegios. Bueno, la mayoría los están perdiendo, pero ni siquiera se han enterado todavía. Ningún país fuera de la esfera occidental podría sobrevivir con semejante ética del trabajo, un trabajo tan mal hecho.

En Occidente, ser de Izquierdas significa exigir mayores privilegios y beneficios para los occidentales, por lo tanto, mayor explotación para los trabajadores esclavos del extranjero.

Para nosotros, la izquierda significa internacionalismo.

Son dos visiones antagónicas, una cuestión nada baladí. Los objetivos de la Izquierda en Ecuador o Venezuela se resentirán si la Izquierda gana en Occidente.

¡El colonialismo no ha muerto!

El Apartheid todavía no ha sido desmantelado; se ha extendido por todo el mundo.

La esclavitud ha sido rebautizada, pero continúa.

***************

Durante esas dos semanas conocí a algunos de los más destacados pensadores estadounidenses: Michael Parenti y John Cobb. Hace algún tiempo trabajo en dos libros con Michael, pero éste es nuestro primer encuentro cara a cara. Discutí sobre el Cristianismo con John Cobb, tratando de definir las atrocidades que se cometen en nombre de la Cruz. Fue una discusión profunda, filosófica, y vamos a reflejarla en un libro, pronto.

También pasé una noche maravillosa en Los Ángeles con el editor de CounterPunch Joshua Frank y su esposa Chelsea, ambos muy brillantes y de buen corazón. Fue divertido hablar con ellos.

He trabajado con el activista Dan Yaseen y su compañera Camille.

Sí, hay personas brillantes y buenas que viven en Estados Unidos. Pero incluso ellos admiten que se trata de un muy pequeño número de personas para el tamaño del país, demasiado pocos como para detener los crímenes que el Imperio está cometiendo.

****************

Me quedé muy sorprendido por el estado en el que he encontrado a Estados Unidos.

Me fui de este país hace muchos años. Salí de Nueva York hace más de una década, del que fue mi hogar. Nunca he vuelto, excepto para presentar mis libros y documentales, y ver a mis amigos. Nunca he permanecido mucho tiempo. Dos semanas en esta ocasión ha sido el período más largo de estancia en estos años.

Esta visita me ha destrozado por completo. Me ha agotado y me ha deprimido.

He visto una grotesca pseudomoralidad, repugnantes conceptos religiosos, hipocresía, naciones enteras arruinadas, Estados cliente, por todo el mundo, sobre todo en Asia y África.

Sí, creo que la culpa es colectiva. Teniendo la nacionalidad estadounidense, también comparto ese sentimiento de culpa. Y por ese motivo trabajo sin parar, no para lavar mis manos, sino para detener esta locura.

Estoy convencido de que Occidente, la raza blanca y sus lacayos del extranjero, no tienen derecho a gobernar el mundo. He visto lo suficiente como respaldar esta convicción mía.

Occidente está muerto. Lo que queda es poco atrayente, incluso aterrador. No hay corazón, ni compasión, ni creatividad. Millones de personas de más allá de las fronteras de Occidente no debieran estar muriendo, mientras que se les obliga a apoyar el agresivo individualismo de la era post-Cristiana, el colonialismo de la post-Cruzada y el fascismo de Europa y Estados Unidos.

***** ************

Durante estas dos terribles semanas mi capacidad de escribir se desmoronó, pero sólo hasta el momento en el que el tren de aterrizaje del avión, que se dirigía hacia el sur, hacia América Latina, se separó de la pista de aterrizaje del aeropuerto de Salt Lake City.

Después de todo esto, todo se tornó más normal. Los motores rugieron, abrí mi ordenador, y comencé a escribir de nuevo. Cuando aterricé en la Ciudad de México, la mitad de este artículo ya estaba escrito. Y en Quito, rodeado de calidez, de la amabilidad de la gente de allí, sobre todo de los indígenas, me sentí feliz, fuerte y vivo una vez más. Empecé a escribir, tuve la oportunidad de escribir. Por tanto, sobrevivo. Mi pesadilla había terminado.

———————–

André Vltchek es novelista, cineasta y periodista investigador. Ha cubierto varias guerras y conflictos en varios países. Su Point of No Return se ha reeditado recientemente. Oceanía es un libro sobre el Imperialismo Occidental en el Pacífico Sur. También ha escrito un polémico libro sobre la era post-Suharto y el fundamentalismo de mercado: Indonesia: The Archipelago of Fear. También ha rodado documentales sobre Rwanda y el Congo. Ha vivido varios años en América Latina y en Oceanía; Vltchek reside actualmente en Asia Oriental y en África. Puede visitar su sitio web

————————

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2015/06/what-cannot-be-written-in-the-usa/#more-58833

—————————–

Crisis monetaria: ¿cuánto tardará en afectar a Estados Unidos?

Por Makia Freeman, 19 de junio de 2015

Dissident Voice

crisis-financ

Parece que Estados Unidos se podría enfrentar antes o después a una crisis monetaria, con poco lugar a dudas. Muchas personas lo vienen diciendo desde hace años, desde el político Ron Paul, el economista Peter Schiff y otras muchas voces en los medios alternativos. Siendo una certeza matemática, la cuestión no es de si se producirá o no, sino de cuándo. Los recientes acontecimientos, tanto dentro de Estados Unidos como en el exterior, empiezan a indicar que será más bien pronto que tarde. Nadie sabe exactamente cuándo; hay muchas más predicciones que no se hacen realidad que aquellas que acaban por cumplirse. Sin embargo, más que saber en qué fecha se va a producir la crisis monetaria no es tan importante como estar preparado mentalmente, desde el punto de vista financiero, e incluso desde el físico.

Una crisis monetaria no un colapso económico

Cuando uso el término crisis monetaria no me refiero a un colapso económico. Se produjo un colapso económico en el año 2008, cuando el mercado de valores se hizo añicos y estalló la burbuja inmobiliaria ( al igual que otras burbujas también han estallado anteriormente, como las dot.com), pero en aquella circunstancia muchos estadounidenses no se vieron afectados. Se producirá una crisis monetaria y ésta sí que va a afectar a todos, incluso a las personas que viven fuera de Estados Unidos, pero especialmente a los que viven dentro de Estados Unidos y que tienen la mayor parte de sus ahorros en dólares estadounidenses. Por crisis monetaria me refiero a la pérdida de confianza en el dólar, de modo que personas y naciones no confiarán en guardar dólares como un valor seguro, y no querrán utilizarlo para realizar transacciones.

Devaluación del dólar para disminuir la deuda

Desde el final de la 2ª Guerra Mundial, Estados Unidos ha gozado de una gran prosperidad, en parte debido a que el dólar ha actuado como moneda de reserva en todo el mundo, y en parte también debido a la creación del petrodólar, el sistema por el cual las naciones comerciaban petróleo en dólares. Sin embargo, ambas cosas han empezado a desbaratarse. Estados Unidos ha pasado de ser el mayor acreedor del mundo a ser la nación con la mayor deuda de todo el mundo. Puesto que toda la deuda está expresada en dólares, la élite estadounidense, el cártel de la Reserva Federal Rothschild-Rockefeller, han decidido hacer lo que haría cualquier criminal: devaluar el valor de la deuda para no tener que pagar más. Piense en esto: si usted le debe a otro en una determinada moneda, y si usted es el encargo de determinar el valor de dicha moneda, ¿no haría que dicha moneda valiese menos para tener que pagar menos?

Esto explica el aumento desastroso de la oferta monetaria en Estados Unidos de que hemos sido testigos en los últimos diez años, más o menos, algo sin ningún precedente histórico en Estados Unidos. La oferta de dinero ha aumentado exponencialmente desde el año 2006 aproximadamente. La deuda nacional de Estados Unidos ronda los 18,721 billones de dólares; una deuda de 8,5 billones de dólares tardó 216 años en acumularse (1790-2006), mientras que los 8,5 billones restantes sólo tardó 8 años en formarse (2006-2014). Como escribe Michael Snyder, la deuda nacional de Estados Unidos es ahora 5.000 veces mayor que cuando fue creada la Reserva Federal en el año 1913.

La primera consecuencia de que el Gobierno de Estados Unidos traté de mitigar sus deudas es que la gente empieza a ver una gran cantidad de dólares en circulación. Se da cuenta de que el dólar ahora vale menos, pero que hay muchos. A eso se llama inflación. Con el debilitamiento de la moneda se corre el riesgo de la pérdida de confianza. Y la confianza es lo que ha dado respaldo al dólar desde que en 1971 Nixon suspendiese la convertibilidad de dólares a oro, es decir que se pasó del patrón oro al patrón dólar.

El BRICS y Nueva Reserva monetaria

Esta es la razón por la que muchos países de todo el mundo han empezado a hacer sus apaños. Desde Saddam Hussein a Muammar Gaddafi han intentado vender petróleo en otras monedas. Pero ambos fueron demonizados por los medios de comunicación occidentales, propiedad de las élites, de modo que invadieron sus países bajo falsos pretextos y finalmente acabaron siendo asesinados. Sin embargo, desde entonces, las cosas han cambiado, y ahora un grupo de naciones poderosas, conocidas como BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica), han comenzado a hacer sus propios acuerdos comerciales. China, incluso, ha instado al FMI a que considere su moneda, el yuan, como la nueva moneda de reserva mundial, y recientemente creó un banco de desarrollo internacional como una alternativa al FMI, dominado por el eje anglo-estadounidense y el Banco Mundial. Incluso aliados tradicionales de los estadounidenses, como Australia y Gran Bretaña, se han unido al nuevo banco, para consternación de Estados Unidos.

Durante mucho tiempo, demasiado, Estados Unidos ha estado viviendo en una fantasía económica. Las crisis monetaria que se avecina representa en punto de inflexión al que estamos a punto de llegar, cuando una masa crítica de personas, de inversores y de naciones empiezan a perder la confianza en el dólar. En ese momento, el coste de financiar la deuda es una carga demasiado pesada, las tasas de interés comienzan a subir de nuevo, los precios de disparan, se produce hiperinflación, y de repente, se esfuman los ahorros de muchas personas, de modo que su valor se devalúa. Parece un escenario que produce un cierto desasosiego, pero es la consecuencia natural e inevitable de un endeudamiento imprudente y la continua impresión de dinero por el Gobierno de Estados Unidos, algo que viene haciendo desde hace una década más o menos. Recuerde, el Gobierno de Estados Unidos puede establecer cuál es la moneda de curso legal, pero no puede legislar sobre la confianza que se tenga en él.

Las estadísticas oficiales muestran que la economía estadounidense se debilita

Las estadísticas oficiales del Gobierno de Estados Unidos ofrecen una imagen fiel de la situación de las finanzas estadounidenses ( véase el vídeo de Stefan Molyneux). El número de personas que necesitan los cupones de alimentos es mayor que nunca; el Gobierno está amañando las cifras para ocultar el número real de desempleados; y el Gobierno no dispone de los medios necesarios para pagar las pensiones y la seguridad social en futuro no muy lejano. La crisis monetaria nos puede golpear, que el dólar se devalúe, en cuestión de horas, de días, semanas o unos pocos meses. La cosa podría ponerse fea. Cuando los precios de disparen, los pensionistas y otras personas con ingresos fijos se verán afectados, ya que con los mismos ingresos no van a poder hacer frente a los mismos gastos. Los bancos pueden cerrar durante un tiempo; los cajeros automáticos y otras formas de obtener dinero en efectivo puede que no funcionen; pueden producirse disturbios y malestar social. Puede declararse la ley marcial.

¿Puede producirse esta crisis monetaria en 2015?

Nadie lo sabe, pero de ser así, podría explicar por qué las élites han programado la Operación Timón de Jade 2015 (Jade Helm 15) para este año. En política nada sucede por casualidad, como una dijo una vez Franklin D. Roosevelt. Consulte este artículo para más información sobre las consecuencias y motivos de preocupación en relación a la Operación Jade Helm 15, pero en el fondo se está violando el principio jurídico, ya centenario, de la Posse Comitatus ( una ley aprobada en 1878) que prohíbe a los militares estadounidenses ser desplegados en territorio estadounidense. Se declaran como hostiles a ciertos Estados, por ejemplo el de Texas, que da la casualidad de que sus ciudadanos disponen de gran cantidad de armas, son patriotas y secesionistas ( Texas acaba de aprobar una legislación para crear su propio depósito de oro y exigió la devolución de mil millones de dólares en oro de las reservas de la Reserva Federal de Nueva York). Se difumina la labor de policías y militares. Se alienta al Ejército de Estados Unidos a convertirse también en los perros guardianes y en ejército privado de la élite, capaz de desplegarse contra todo aquel que sea declarado por la élite como enemigo del Estado. ¿Se trata de una coincidencia? Los periodistas y los ciudadanos han captado multitud de imágenes de movimientos de tropas y vehículos militares en todo Estados Unidos durante los últimos meses. ¿Se trata solamente de una coincidencia de que la Operación Jade Helm se lleve a cabo en Estados como California, Nevada y Texas?

[…]

—————————-

Makia Freeman es editor de The Freedom Articles e investigador principal de ToolsForFreedom.com.

—————————–

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2015/06/currency-crisis-how-much-longer-until-it-hits-the-us/

———————————

Deuda y desesperación: los pequeños agricultores de Tanzania sometidos a una nueva ola de colonialismo

Lo que está pasando ahora en Tanzania debe ser un ejemplo de lo que no hay que hacer si se quiere ayudar a los pequeños agricultores, que tengan un medio de vida y alimenten a sus comunidades.

Por Chris Walker, 17 de junio de 2015

Common Dreams

Una agricultora deshierba un campo de arroz en la plantación KPL de Tanzania (Foto: Greenpeace)

Una agricultora deshierba un campo de arroz en la plantación KPL de Tanzania (Foto: Greenpeace)

La explotación Kilombero Plantations Ltd (KPL) no es una explotación de arroz ordinaria. Con sede en el valle Kilombero, Tanzania, la Empresa posee 5.800 hectáreas de tierra de cultivo y compra arroz a los agricultores de la zona. No sólo es el mayor productor de arroz de África oriental, sino que se ha convertido en el buque insignia de las empresas multinacionales, con la esperanza de demostrar que este tipo de empresas pueden ser un motor del desarrollo económico de las comunidades.

Los agricultores están siendo desplazados y

sus medios de vida penden de un hilo.

Esto debiera servir para que los Gobiernos

adopten un enfoque totalmente distinto

para la construcción de mejores

sistemas alimentarios en África”

Una filial de la multinacional Agrica, con sede en el Reino Unido, KPL, está llevando a cabo una serie de iniciativas apoyadas por gobiernos africanos y del G8 que intentan atraer las inversiones de las empresas al sistema alimentario de África. La plantación, adquirida por KPL en 2008, se encuentra en el polémica Corredor Agrícola del Sur de Tanzania (SAGC0T), una iniciativa del Gobierno para ceder 350.000 hectáreas de tierra de cultivo a las grandes empresas de Agricultura Industrial. El proyecto de KPL forma parte del acuerdo del Gobierno de Tanzania con la Nueva Alianza del G8 para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición, un proyecto de miles de millones de dólares en inversiones que, aprovechando las reformas políticas, las Grandes Empresas controlen  grandes extensiones de terreno,  las semillas y los mercados en diez países africanos. Los agricultores de Tanzania temen que estos planes supongan un golpe de muerte para ellos, ya que no podrán controlar su modo de vida, y han calificado esta iniciativa como “una nueva ola de colonialismo”. Sin apenas inmutarse, el Gobierno del Reino Unido ha anunciado que va a financiar a la Empresa KPL con 6,7 millones de libras. Fertilizantes Global y las grandes empresas de semillas Yara y Syngenta también forman parte del proyecto.

Promocionado como una inversión responsable, y con los patrocinadores deseando demostrar lo que es una buena inversión para las Corporaciones y para las comunidades más pobres, KPL tiene apremio en demostrarlo.

Sin embargo, en un nuevo Informe publicado por Justicia Global Ahora, Oakland Institute y Greenpeace África, se sugiere que no todo va bien para KPL: los campesinos desplazados están rechazando el proyecto, que se quejan de no recibir las compensaciones adecuadas, y el sistema de subcontratación de KPL ha provocado la desesperación de muchos de ellos. Los pequeños agricultores están obligados a comprar las semillas y los fertilizantes a la empresa y venderle su producción, cayendo en unos altos niveles de endeudamiento. El problema se ha agravado cuando KPL ha ofrecido unos precios más bajos de lo esperado. Los trabajadores han informado del cobro de muy bajos salarios y que muchos de los puestos de trabajo que se prometieron a los agricultores no se han creado. “La vida ha empeorado con respecto a cómo vivíamos antes. Antes podía obtener ingresos del trabajo en mi granja, pero ahora tengo que hacer muchos trabajos para obtener dinero. Antes era capaz de cultivar mi propio alimento. Ahora tengo que comprarlo con los pocos ingresos que obtengo”, dijo un agricultor.

Debido a la publicidad negativa que las multinacionales están cosechando entre las comunidades desplazadas por los grandes inversores, están optando ahora por comprar directamente a los agricultores o arriendan la tierra a través de esquemas de subcontratación. Estos sistemas se están convirtiendo en las opciones preferidas por los Gobiernos y los sectores desarrollistas. Sin embargo, los planes de KPL no parece que sean un buen negocio para los agricultores. En marzo, Ayuda en Acción informaba de que el sistema de subcontratación por Eco Energy en Tanzania, también respaldado por la Nueva Alianza, destacaba el hecho de que estaba aumentando la deuda de los pequeños agricultores.

La Nueva Alianza del G8 fue creada en 2012,  Gobiernos y Empresas queriendo demostrar que tienen un impacto positivo en las comunidades, pero con el desplazamiento de los pequeños agricultores y con sus medios de vida en la cuerda floja, las evidencias deben hacer cambiar a los Gobiernos de enfoque, para la construcción de unos mejores sistemas alimentarios en África. En todo el continente, los pequeños agricultores están aplicando sus propias soluciones para aumentar los rendimientos de manera sostenible y alimentar a sus comunidades, libres del control de las Corporaciones. Con el apoyo de sus Gobiernos, estos agricultores podrían mejorar ostensiblemente sus sistemas alimentarios.

————————

Este artículo está bajo una licencia Creative Commons 3.0

—————————

Chris Walker dirige las campañas y la políticas oficiales de Justicia Global Ahora.

—————————-

El Ministerio de Agricultura de China acusado de complicidad con Monsanto

Por la Dra. Mae-Wan Ho, 15 de junio de 2015

Instituto de Ciencia en Sociedad (ISIS)

(Foto: 24horas.cl)

(Foto: 24horas.cl)

El Ministerio de Agricultura de China ha sido acusado de permitir la importación de soja y maíz transgénicos tolerantes a Roundup para su comercialización en el mercado chino, sin pruebas de seguridad, con falsos permisos, falsificación de las muestras y falsos informes de pruebas de seguridad. Los ciudadanos chinos han solicitado una reorganización de este Ministerio, dice la Dra. Mae-Wan Ho.

Puede firmar el Manifiesto de científicos independientes sobre el glifosato, en el que se solicita a los Gobiernos que prohíban la pulverización de glifosato, basándose en la gran cantidad de evidencias que muestran el daño que produce. Puede hacerlo aquí: http://www.i-sis.org.uk/Independent_Scientists_Manifesto_on_Glyphosate.php

Ciudadanos chinos solicitan a la Oficina legislativa del Gobierno la reorganización del Ministerio de Agricultura

Una petición firmada por más de 600 personas de China, se ha presentado ante la Oficina de Asuntos Legislativos del Consejo de Estado en la que alegan que el Ministerio de Agricultura ha permitido el cultivo de soja, maíz y colza transgénicos tolerantes al glifosato, que causan un daño sistemático a “las personas, los animales, las plantas, los microorganismos y el entorno ecológico, para su comercialización en China, sin confirmar que dichos productos sean seguros (1). Al contrario, el Ministerio ha actuado en connivencia con Monsanto, falsificando muestras, llevando a cabo falsas pruebas de seguridad y manipulando también las conclusiones sobre su seguridad”.

La petición dice que el Ministerio de Agricultura y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, en colaboración con Monsanto, “han engañado al Gobierno y al pueblo chino, violando el Reglamento de Administración Agrícola de Seguridad de los Transgénicos… y entiende que es un delito poner el peligro la salud pública. ( El citado Reglamento deja claro que en relación a la seguridad de los transgénicos, tiene por objeto evitar el peligro o potencial peligro causado por los transgénicos a los seres humanos, los animales, las plantas, los microorganismos y el medio ambiente)”. China, que forma parte del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica y el Protocolo de Bioseguridad de Cartagena, debe aplicar el Protocolo en sentido estricto, que establece que ante la falta de información científica o las dudas respecto a los posibles efectos adversos de los transgénicos en la salud y el medio ambiente, no impedirá que la parte importadora tome las medidas adecuadas para reducir al mínimo los efectos adversos. El Ministerio de Agricultura ha violado descaradamente las estipulaciones recogidas en el Protocolo.

La parte más polémica de la petición dice: “Por lo tanto, debemos llevar a cabo una cirugía similar a la del cáncer: primero investigar el grado de colusión entre los funcionarios del Ministerio de Agricultura y Monsanto por haber engañado al Gobierno y al pueblo chino; segundo, llevar a cabo una reorganización y reestructuración de la dirección del Ministerio; y tercero, proceder a un cambio en el que la agricultura ecológica se entienda como la única dirección para un desarrollo sostenible de la agricultura de China”.

Y además: “No podemos excluir la posibilidad de que los transgénicos sean utilizados por las potencias extranjeras como parte de una guerra biológica” contra el pueblo chino. Por lo tanto, el uso de los transgénicos en la agricultura es un importante problema que afecta a la biodefensa, y no pueden ser regulados, supervisados y administrados por un solo departamento del Gobierno, como el Ministerio de Agricultura. En su lugar, debe crearse un organismo especial del Consejo de Seguridad Nacional, junto con las Instituciones de Investigación médico-militar, empresas de biodefensa y de guerra química y especialistas en la investigación de los cultivos transgénicos, así como de Inspección, salud pública y protección del medio ambiente.

La petición incluye 23 anexos, que contienen las pruebas documentales para apoyar sus alegaciones sobre las irregularidades cometidas en el Ministerio de Agricultura, cuatro de los cuales están en inglés y el resto en chino. Entre los archivos adjuntos hay un conjunto de artículos científicos publicados en chino y en inglés sobre la toxicidad de los herbicidas a base de glifosato.

Grandes cantidades de soja transgénica importada está contaminada con residuos de glifosato

En la petición se dice que China, desde hace varios años, viene importando anualmente de entre 50 a 70 millones de toneladas de soja transgénica tolerante al glifosato contaminados con residuos de glifosato (véase [2] How Grain Self-Sufficiency, Massive GM Soybean Imports and Glyphosate Exports Led China to Devastate People and Planet, SiS 67) para la obtención de harinas de soja. La harina de soja se procesa parcialmente para uso en la alimentación animal, y por otra parte se obtienen proteínas de soja, en forma de polvo, para añadirla a las salchichas, al jamón, alimentos congelados, leche de soja, galletas, pasteles, pan e incluso a las harinas de trigo y a las leches infantiles en polvo (1). Han sido analizados los ingredientes con soja transgénica y se ha podido comprobar la presencia de residuos de glifosato en la salsa de soja, en la pasta de soja, en el tofu, etc. productos todos ellos muy consumidos por los chinos.

Cómo Monsanto ha falsificado las pruebas para obtener la aprobación de uso del glifosato y de la soja y maíz transgénicos

No sólo el Ministerio de Agricultura ignora los daños producidos por los residuos de glifosato en la soja transgénica, sino que también se ha negado a revelar cómo el herbicida Roundup de Monsanto obtuvo la aprobación para el uso de este plaguicida en China, en 1988, y cómo la soja 40-3-2 transgénica y el maíz transgénico NK603, obtuvieron también su certificado de bioseguridad por parte del Ministerio de Agricultura de China.

Parece ser que para la obtención de este certificado de comercialización de Roundup, Monsanto mintió al Gobierno chino y a los chinos. En primer lugar, Monsanto, de forma intencionada, no informó al Ministerio de Agricultura de China que este producto fue primeramente patentado como quelante, causando el deterioro de los suelos, los microorganismos, las plantas, los animales y los seres humanos. En segundo lugar, Monsanto tampoco informó al Ministerio de Agricultura que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) ya había clasificado en 1985 al glifosato como probablemente cancerígeno. En tercer lugar, Monsanto no proporcionó los estudios a largo plazo, de por vida y durante tres generaciones, sobre la carcinogenicidad del glifosato. Y en cuarto lugar, Monsanto presento un “Informe de estudio toxicológico de Roundup expedido por Younger Laboratories el 23 de diciembre de 1985”, que tiene toda la apariencia de tratarse de un fraude descarado. Todas este comportamiento fraudulento está recogido en el Anexo 1 de la petición.

En cuanto al certificado de bioseguridad para la soja transgénica 40-3-2 y el maíz transgénico NK603, la petición alega que los dirigentes del Ministerio de Agricultura, el Centro para el Control de Enfermedades de China y Monsanto, actuaron en connivencia, tanto interna como externa, utilizaron muestras falsas, falsificaron pruebas y aportaron fraudulentos estudios de seguridad.

En primer lugar, Monsanto solicitó el certificado de bioseguridad para la soja y el maíz tolerantes al glifosato en 2004, sin que la Empresa informase al Ministerio de Agricultura de que el glifosato es un potente biocida de amplio espectro/ antibiótico, capaz de aniquilar a varios cientos de especies de microbios de la flora intestinal de los seres humanos y animales, y que había sido patentado como tal. Monsanto presentó su solicitud de patente ante la Oficina de Patentes de Estados Unidos el 29 de agosto de 2003, siendo aprobada el 22 de abril de 2004. El documento de la patente recoge la dosis de glifosato como biocida: “En términos generales, un dosis tan pequeña como de 1 a 2 miligramos por kilogramo de peso corporal es la adecuada”.

En segundo lugar, cuando Monsanto solicitó el certificado de bioseguridad para la soja y el maíz transgénicos tolerantes al glifosato en el año 2003, no informó al Ministerio de Agricultura de que el glifosato es también un acaricida, artropocida, insecticida, molusquicida y rodenticida, y como tal presentó la patente ( el 29 de agosto de 2003 en la Oficina de Patentes de Estados Unidos, concedida en 2004). La dosis para el uso indicado en la patente es la siguiente: “Uso en mamíferos y seres humanos, mediante inyección, por vía oral, anal, intravenosa, intramuscular. Generalmente, una dosis de 1 a 2 miligramos por kilogramo de peso corporal es lo adecuado”.

En tercer lugar, los responsables del Ministerio de Agricultura actuaron presuntamente en connivencia con Monsanto para obtener con rapidez los certificados de bioseguridad para la soja MON87701 resistente a los insectos y para la soja MON87701xMON89788 (Intacta RR2) resistente a los insectos y tolerante al glifosato (rasgos apilados), sin suficientes pruebas de seguridad. Y como revelan diferentes artículos publicados en la prensa, esta rápida aprobación se hizo para intentar salvar los 600.000 sacos de semillas de Intacta RR2 de Monsanto. Para evitar el conocimiento público de esta aprobación relámpago, el Ministerio de Agricultura se ha negado a hacer públicos los Informes de los estudios toxicológicos sobre seguridad alimentaria de la soja transgénica.

Por lo tanto, Monsanto y los funcionarios y científicos del Ministerio de Agricultura están acusados de “usar métodos peligrosos que pueden dañar la seguridad pública” y deben ser investigados a tal efecto.

No se ha dado ningún tipo de aprobación para la obtención de aceite y harinas de la soja transgénica para uso en la alimentación

Para empeorar aún más las cosas, de acuerdo con el Método de Gestión de la Higiene de los Alimentos transgénicos, aprobado el 1 de julio de 2002, en el Artículo 3 se establece que los alimentos transgénicos deben ser examinados y aprobados por el Ministerio de Salud antes de su producción o importación. Pero el Ministerio de Salud ha confirmado que “Nunca ha aceptado o aprobado” su uso para la obtención de aceite alimentario a partir de la soja transgénica tolerante al glifosato 40-3-2 de Monsanto, ni otros tipos de procesos de extracción química.

Del mismo modo, el Ministerio de Agricultura, en respuesta a la solicitud de información emitida el 27 de junio de 2014, ha confirmado que no ha evaluado ni aprobado la producción y venta de proteínas de soja en polvo, ni aceites elaborados a partir de la soja transgénica tolerante al glifosato de Monsanto.

Comida en los centros escolares cocinada con aceite de soja transgénica extraído químicamente

Las comidas servidas en los comedores de los centros escolares de primaria y secundaria de Beijing, subvencionados por el Gobierno, han sido cocinadas con aceite de soja transgénica extraído químicamente. Desde principios de 2011, los representantes de los estudiantes y voluntarios de seguridad alimentaria han solicitado a la Comisión de Educación de Beijing un cambio en el uso de los aceites extraídos de los productos transgénicos.

En marzo de 2012, se invitó a los representantes de los padres a mantener conversaciones con los responsables de los departamentos del Ministerio de Educación. Durante la reunión, los representantes de los padres señalaron que los documentos oficiales de la Oficina de Educación de Hangzhou, la Oficina de Educación de Wulumuqi, la Oficina de Educación de Shandong-Anqiu y la Oficina de Administración de Qingdao, solicitaban que las comidas escolares para los estudiantes debieran estar cocinadas con aceites no transgénicos. Pero un funcionario del Ministerio de Educación explicó que tenían dificultades y mostró a los padres una carta del 28 de septiembre de 2011 de la Consejería de Agricultura dirigida a la Consejería de Educación para que dejasen las agencias de educación de emitir documentos prohibiendo que en los comedores escolares se usase aceite alimentario de productos transgénicos. De nuevo, el Ministerio de Agricultura se niega a mostrar esa carta y ofrece como excusa que se trata de información confidencial.

Problemas con otros transgénicos y la legislación sobre bioseguridad en general

En la petición también se acusa a Luo Yun-bo y Huang Kun-lun, presidente y profesor respectivamente de la Universidad de Ingeniería de la Nutrición y Ciencias de la Alimentación, y Zhang Qi-fa, académico de la Universidad de Agricultura de Huazhong, por el uso de una toxina natural de las bacterias Bt en lugar de la proteína Bt transgénica para llevar a cabo “una prueba falsa con una muestra fraudulenta para obtener las conclusiones de seguridad”. En el artículo publicado ( en chino) “Análisis de la microbiota intestinal en ratones alimentados con proteína Cry1C en ensayos de toxicidad agua por vía oral”, se demostró que la “proteína Cry1C provoca daños en la salud”. Pero los autores, concluyeron de forma fraudulenta que la “proteína Cry1C es segura para los ratones desde el punto de vista de la microbiota intestinal” y que por lo tanto es seguro consumir arroz transgénico Bt. Esta conclusión está en contra de otras obtenidas en laboratorios de China y de Europa, que la petición va a incluir.

Por último, la petición señala que la legislación de China sobre los transgénicos tiene numerosas lagunas. Los cultivos transgénicos y/o los cultivos híbridos desarrollados a partir del cruce de cultivos transgénicos con cultivos no modificados genéticamente son especies de contrabando en los sistemas de regulación, apareciendo como especies tradicionales o especies híbridas. Dos informaciones emitidas por el Ministerio de Agricultura han confirmado que el Ministerio no sólo permite variedades transgénicas disfrazadas de variedades tradicionales, e híbridos transgénicos sin control, sino que también permite plantas transgénicas con silenciamiento de genes o edición de genes como variedades convencionales, así como otras desarrollados por hibridación de cromosomas.

Un consenso alcanzado entre ex Ministro de Agricultura, Sun Zheng-cai, y Hugh Grant durante su visita al Director General de Monsanto en 2009

La petición alega que ese consenso entre el ex Ministro de Agricultura y Monsanto, durante la visita del Ministro a Estados Unidos, en el Anexo 12 se recoge la respuesta del Ministerio de Agricultura del 1 de abril de 2013, en la que se dice: “ La solicitud para que se revele la información sobre la reunión del ex Ministro de Agricultura, Sun Zheng-cai, con Grant, Director General de Monsanto, durante su visita a Estados Unidos, ha sido recibida”. La respuesta adjunta: “La información que usted requiere no pertenece a la información gubernamental a que se refiere el Reglamento de Divulgación de Información del Gobierno de China”.

Notable deterioro de la salud en China como consecuencia de la importación de soja transgénica

Entre los documentos adjuntos se cita un artículo titulado “Debemos afrontar el daño causado a 1300 millones de personas por la importación de la soja transgénica”, artículo escrito por Mi Zhen-yu, ex Presidente de la Academia Militar de Ciencias, tutor de los cursos de Doctorado y Teniente general, y publicado en Periódico de Tecnología y Ciencia el pasado 25 de abril de 2014 (3). En él se señala el marcado deterioro de la salud pública durante los últimos 10 a 20 años, período que coincide que un rápido aumento en las importaciones de soja transgénica. Los siguientes datos dan una idea de la situación:

  • En 1996 la tasa de defectos de nacimiento entre los recién nacidos en China era del 0,87%; en el año 2000 había aumentado al 1,09%; y en el año 2010, al 1,53%.

  • Una encuesta publicada por Reference News el 2 de junio de 2013 mostraba que la tasa de depresión severa en las personas mayores de 60 años en China era muy alta, en torno al 40%.

  • En el Evening News Xinmin se informaba el 22 de noviembre de 2011 que la tasa de pubertad precoz en las niñas chinas había aumentado 10 veces en los últimos 10 años.

  • En el Primer Libro Blanco de la Salud Pública, publicado por el Gobierno Municipal de Beijing en 2010, se revelaba que la diabetes tipo II se había incrementado en 11,7 veces.

  • En el Zhengzhou Daily News se informaba el 2 de abril de 2013 que el número de niños con autismo había aumentado 100 veces durante los últimos 20 años.

  • En el diario Chengdu se informaba el 20 de febrero de 2013 que la prevalencia de cáncer infantil está aumentando, con un promedio de un caso cada 10.000 niños. Entre los pacientes juveniles con cáncer, la leucemia, los tumores cerebrales, el linfoma maligno o nueroblastoma, son los 4 tipos de cáncer más frecuentes.

  • La Encuesta de 2012 sobre la calidad del esperma masculino de los chinos, realizada por China Population Association, informaba que el número total de pacientes con infertilidad en China ya superaba los 50 millones, lo que representa el 15,6% de la población en edad de procrear. Hace diez años, en 2002, esta cifra era del 8%, y hace 20 años, en 1992, era del 3%; hace 40 años, durante la década de 1970, la infertilidad no superaba el 1%.

  • De acuerdo con un Informe del sitio web Xinhua, la prevalencia de pacientes con Parkinson en China ha aumentado más de 20 veces durante los últimos 20 años.

  • En la actualidad, la prevalencia de enfermedades cardiovasculares ha superado el 13%; y la prevalencia de la enfermedad renal crónica ha alcanzado el 10%.

Estas cifras nos recuerdan el incremento en la prevalencia de 22 enfermedades en Estados Unidos paralelamente al incremento en el uso de los transgénicos y el glifosato (véase [4,5] Estudio estadounidense establece una posible correlación entre el aumento de las enfermedades crónicas y el incremento en el uso del glifosato y de los cultivos transgénicos, SiS 65). Cifras similares de defectos de nacimientos y de cáncer en Argentina se han observado con el aumento en el cultivo de la soja transgénica (6) (Devastating Impacts of Glyphosate Use with GMO Seeds in Argentina, SiS 66). China, de ninguna manera, es el único país que está siendo envenenado por los herbicidas a base de glifosato y por los transgénicos.

Referencias:

  1. The petition letter submitted by over six hundred individuals from different fields and locations in China to the State Council Legislative Affairs Office regarding revisions proposed by the Ministry of Agriculture to their “Agricultural GMOs Safety Evaluation Administration Methods”, submitted on May 23, 2015, English translation: http://www.i-sis.org.uk/china_petition_and_attachments.php
  2. Ho MW. How grain self-sufficiency, massive GM soybean imports and glyphosate exports led China to devastate people and planet. Science in Society 67 (to appear) 2015.
  3. “We Must Face the harm caused by imported GM soybeans to 1.3 billion Chinese people”, Mi Zhen-yu, Science & Technology Abstracts Newspaper, 25 April 2014, http://t.cn/8skNH8S
  4. Swanson NL, Leu A, Abrahamson J and Wallet B. Genetically engineered crops, glyphosate and the deterioration of health in the United States of America. Journal of Organic Systems 2014, 9, 6-37.
  5. Saunders PT. Marked deterioration of public health parallels increase in GM crops and glyphosate use, US government data show. Science in Society 65
  6. Ávila-Vázquez M. Devastating impacts of glyphosate use with GMO seeds in Argentina. Science in Society 66

Contacto personal:

Yang Xiao-lu    email: yanfanfzhou99@126.com

Solicitantes:
Chen I-wan (former advisor, Committee of Disaster History, China Disaster Prevention Association)
Yang Xiao-lu (Beijing food safety volunteer)
Zi Ai-chu (old CPC party member)
Bao Feng (Hefei University retired teacher)
and names/positions of over 600 petitioners (herewith omitted) from different fields and regions of China

——————————

Los 23 Anexos (los 4 primeros en inglés)

Anexo1: During the process whereby Monsanto obtained the “pesticide registration” for Roundup in 1988, Monsanto cheated the Chinese government and Chinese people in four aspects.
http://www.i-sis.org.uk/china_petition_and_attachments.php#attachment1

Anexo2: Thirteen studies by Chinese researchers reveal that glyphosate damages protein and lipids, causes cell apoptosis and necrosis, shows obvious damage to liver cells, is mutagenic, causes reproductive toxicity, and has strong ability to cause birth defects.
http://www.i-sis.org.uk/china_petition_and_attachments.php#attachment2

Anexo3: Forty six studies by overseas scholars found that glyphosate or glyphosate formulated herbicides cause cell toxicity, DNA damage, teratogenic, mutagenic, and reproductive toxicity, along with miscarriage.
http://www.i-sis.org.uk/china_petition_and_attachments.php#attachment3

Anexo4: Seventeen studies show evidence that glyphosate is an Endocrine Disrupting Chemical (EDC).
http://www.i-sis.org.uk/china_petition_and_attachments.php#attachment4

Anexo5: During the process of obtaining the “bio-safety certificate” for glyphosate-tolerant GM soybean 40-3-2 and maize NK603, the leaders of the Ministry of Agriculture, China CDC and Monsanto colluded internally and externally used “fake samples, falsified tests, and made false safety conclusions” to cheat the Chinese government and Chinese people. http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vk4y.html

Anexo6: The Ministry of Agriculture officials, colluding with Monsanto, rapidly approved the “bio-safety certificates” for insect-resistant soybean MON87701 and double stacked insect-resistant/glyphosate-tolerant soybean MON87701×MON89788Intacta RR). This is illegal, having been granted without sufficient safety testing, and, as revealed by overseas media reports, the rapid approval of MON87701×MON89788Intacta RR2was to help Monsanto save 600 thousand bags of such seeds.
http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vk4u.html

Anexo7: The Ministry of Health government disclosure application response issued on Nov. 18 2011 confirms that they have “never accepted or approved” applications to process food oil from the Monsanto glyphosate-tolerant GM soybean 40-3-2 nor such applications to process them by chemical extraction process. http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vk4e.html

Anexo8: The Ministry of Agriculture government disclosure application response issued on June 27 2014 confirms that they have not evaluated nor approved the production and sales of food oil and soybean protein powder processed from Monsanto glyphosate-tolerant GM soybeans.
http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vk4a.html

Anexo9: On Aug. 1, 2012, the government information disclosure application response issued by the Ministry of Agriculture stated: “The official letter issued by our Ministry on Sep 28 2011 is a ‘confidential’ document, according to the PRC Government Information Disclosure Regulation and concerned stipulations, shall not be disclosed.” http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vk3j.html

Anexo10: “We Must Face the harm caused by imported GM soybeans to 1.3 billion Chinese people”by Mi Zhen-yu (Former Vice President, Academy of Military Science, Doctoral tutor, Lieutenant General) published by «Science & Technology Abstracts Newspaper» on April 25, 2014.
http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102edhg.html

Anexo11: The Ministry of Agriculture monopolizes the responsibility of the agricultural GMO bio-safety evaluation and the issuing of “bio-safety certificates”, therefore at the same time undertakes the responsibility of monitoring consumer health effects resulting from such actions. There is very clear correlation between the 1.3 billion Chinese people consuming more and more glyphosate-tolerant GM soybeans, GM canola and the rapid increase of a series of malignant diseases during the past ten years, but the Ministry of Agriculture refuses to organize any epidemiological investigation.
http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vk2n.html

Anexo12: The Ministry of Agriculture refuses to disclose contents of “the consensus reached by Minister Sun Zheng-cai when he met President Grant during his visit to USA in 2009.”
http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vk2j.html (deleted by webmaster)

Anexo13: When Monsanto applied for the “bio-safety certificate for glyphosate-tolerant GM soybeans and maize, Monsanto purposely did not inform the Ministry of Agriculture that glyphose is a powerful, wide-spectrum biocide/antibiotic. http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vkcc.html

Anexo14: When Monsanto applied for the “bio-safety certificate” for their glyphosate-tolerant soybean in 2003, Monsanto purposely did not inform the Ministry of Agriculture that glyphosate residue is acaricide, arthropodicide, insecticide, molluscicide, rodenticide! http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vkew.html

Anexo15: Luo Yun-bo, President, Huang Kun-lun, Professor  (Food Science & Nutrition Engineering College of China Agriculture), and Zhang Qi-fa, Academician (Huazhong Agriculture University) carried out a test using a “natural bacteria cultured Bt protein toxin,” essentially different from the “GM Bt protein toxin”; this constitutes a false test with a fake sample to falsify a conclusion of safety.
http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vkir.html

Anexo16: The observation and measurement results of “Analysis of intestinal microbiota in mice fed with Cry1C protein in acute oral toxicity test,” led by Luo Yun-bo, President, and Huang Kun-lun, Professor, clearly prove that Cry1C protein harms health.  Yet they falsely concluded, “Cry1C protein is safe for mice from the point of intestinal microbiota,” to support the lie that GM Bt rice is “safe to eat.” http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vkmm.html

Anexo17: “Unintended compositional changes in transgenic rice seeds (Oryza sativa L.) studied by spectral and chromatographic analysis coupled with chemometrics methods” by A Zhongshan University team published in Feb 2010 by JournalAgric Food Chem. It reveals significant changes in nutritional contents of the GM Bt rice developed by academician Zhang Qi-fa compared with the corresponding non-GM rice species, which are harmful and not beneficial to human health. http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vkn4.html

Anexo18: Three GM Bt rice fed rat studies by three different Chinese universities show that GM Bt rice is harmful to health: “Small intestine slices shows intestinal gland of experimental mice develops lesions and hyperplasia”; “A small number of haematology indices and viscera coefficient index are significant difference … compared with controls [including] testis cell cycle, reproductive organ viscera coefficient “; “Low dose groups of female mice: mononuclear cell count … mean platelet volume … significantly lower than controls; … Low dose groups of male mice: Aspartate aminotransferase significant lower than controls.” http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vknf.html

Anexo19: Three separate GM Bt rice 90 day feeding rat toxicology studies by three different European teams (including one team that cooperated with Chinese scholars of the Zhejiang University) also showed that GM Bt rice is harmful: GM fed group drank significantly more water; differ in blood biochemistry, immune response and in intestinal bacterial colonies (GM fed group coliform bacteria levels 23% higher than controls). There were also differences in the weight of male organ, the adrenal gland, the testicle and uterus. http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vkni.html

Anexo20: Overseas studies prove that the Bt toxin produced by GM Bt crops, or glyphosate residue contained in glyphosate-tolerant GM crops, alone or together, even if very low dosage, significantly affect the development of human embryonic kidney cells. Before organizing similar toxicology tests by independent institutions, there is no reason to consider that the GM Bt protein toxins produced by GM Bt rice do not cause similar consequences.
http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vknu.html

Anexo21: “Hematotoxicity of Bacillus thuringiensis as spore-crystal strains Cry1Aa, Cry1Ab, Cry1Ac or Cry2Aa in Swiss albino mice” by research team at University of Brasilia published by Journal of Hematology & Thromboembolic Diseases. Bt toxins caused red blood cells to rupture, supporting earlier conclusion by other researchers that GM Bt protein are toxic to mammals. It also exposes the “food safety” toxicology tests by academician Zhang Qi-fa, President Luo Yunbo, and Prof. Huang Kun-lun to support the false claim that GM Bt rice is safe to eat is fraudulent, and a blatant case of academic misconduct!
http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vknz.html

Anexo22: “Healthy conditions of soil is the precondition for normal growth of crops and sustainable agriculture.” Scholars from the Life & Environment Science College of the Shanghai Normal University and the Resource & Environment College of the Northeast Agriculture University proved that GM Bt rice, GM Bt cotton, and GM Bt maize damage the balance of the microbial colony, i.e. the most critical condition of healthy soil. A study by an environmental science scholar of the Zhongshan University proves: The growing of GM papaya also causes “significant increase of both the numbers and resistance of resistant microorganisms (bacteria, actinomyces and fungi)”, providing important evidence that GM papaya endangers the ecosystem health of the human gut microbial colony and facilitating the development of antibiotic resistant bacteria. http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vko6.html

Anexo23: During the «Biosafety International Forum 5th Workshop» in May 2013, a citizen representative pointed out, China’s legislation on GMO exists with many loopholes, http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vkp7.html

——————————

Procedencia del artículo:

http://www.i-sis.org.uk/Chinas_Ministry_of_Agriculture_Accused_of_Colluding_with_Monsanto.php

———————————————

El ataque neoliberal a Naomi Klein y su libro Esto lo cambia todo

por John Bellamy Foster y Brett Clark

monthlyreview.org

Naomi_Klein

No hay dudas de que otra crisis nos sacará  a todos de nuevo a las calles y plazas, pillándonos  por sorpresa. La pregunta es qué harán en ese momento las fuerzas progresistas y la fuerza con que será considerado ese  movimiento . Porque en esos momentos en los que algo parece imposible y  de repente se hace posible, son raros y valiosos . Hay que aprovechar esas circunstancias. La próxima vez que se presente la ocasión, debe ser aprovechada no sólo para denunciar el mundo tal y como es y  no sólo para  construir efímeras estructuras en los espacios liberados . Debe ser el catalizador para  un mundo nuevo, en el que todos estemos más seguros. Las aspiraciones son muy elevadas, el tiempo escaso, como para conformarse con menos que esto

La portada del nuevo libro de Naomi Klein, Esto lo cambia todo, está diseñada para parecer un símbolo de protesta. Sólo el título en grandes letras mayúsculas, destacando la palabra changes. Tanto el nombre de la autora como el subtítulo no aparecen. Sólo cuando nos fijamos en el lomo del libro, o al darle la vuelta o al abrirlo por la primera página es cuando vemos que ha sido escrito por una de las más destacadas intelectuales y activistas de la Izquierda norteamericana y que el subtítulo reza El Capitalismo contra el clima (1). Lo que se pretende es expresar con claridad y en términos inequívocos que el cambio climático lo cambia, literalmente, todo en la sociedad de hoy. Amenaza con trastocar la mítica conquista humana de la naturaleza, poniendo en peligro la civilización actual y generando dudas sobre la supervivencia a largo plazo de la especie humana.

El origen de este círculo que se cierra no es el planeta, que actúa de acuerdo con las leyes naturales, sino más bien el sistema económico y social en el que vivimos, que trata los límites naturales como meros obstáculos a superar. Lo está haciendo ahora a escala planetaria, convirtiendo la tierra en un lugar donde cada vez se haga más difícil vivir. Por lo tanto, el cambio a que hace referencia Klein, lo que más le preocupa, no es el propio cambio climático, sino la transformación social radical que debe llevarse a cabo para poder afrontarlo. Nosotros debemos cambiar como especie las condiciones materiales de nuestra existencia o de lo contrario nos veremos obligados a unos cambios mucho más drásticos. Klein sostiene que es preciso un cambio del Sistema, no un cambio de clima, que es lo que propone el movimiento ecosocialista actualmente en Estados Unidos (2).

De esta manera Klein, cuyo libro No logo fue el comienzo de una nueva crítica generacional de la cultura de la mercancía, y que en La doctrina del shock se postuló quizás como la más destaca crítica norteamericana del desastre provocado por el capitalismo neoliberal, empleando la famosa metáfora de William Morris, cruzó el río de fuego para convertirse en una destacada crítica del Sistema Capitalista (3). De por medio está el cambio climático, demasiado tiempo hemos esperado para hacerle frente, y lo cierto es que va a ser necesaria una verdadera revolución ecológica si queremos afrontar el problema.

En la era del cambio climático, afirma Klein, el Sistema se basa en la constante acumulación de capital y en un crecimiento económico exponencial, algo que ya no es compatible con el bienestar humano y el progreso, e incluso con la propia supervivencia humana a largo plazo. Por tanto, necesitamos reconstruir la sociedad en base a unos pilares que nada tengan que ver con la interminable acumulación de riqueza como principal objetivo. La sociedad debe ser construida bajo otros principios, como la regeneración de la vida y de lo que ella llama un amor inexorable (4). Esta inversión en las relaciones sociales de producción debe comenzar de inmediato, con una batalla contra los combustibles fósiles y el omnipresente crecimiento económico, cuando ese crecimiento económico significa mayores emisiones de carbono, más desigualdad y más alienación de la humanidad.

Este cruce del río de fuego por parte de Klein ha dado lugar a una serie de ataques neoliberales a Esto lo cambio todo, a menudo también provenientes de la Izquierda. Estas críticas del establishment hacia su trabajo nos demuestra que son poco sinceras, y tienen poco que ver con un análisis riguroso del problema. Más bien parece que su objetivo es acomodar sus ideas a la corriente de opinión mayoritaria. Y si eso resultara imposible, el siguiente paso será el de excluir estas ideas del debate social. Sin embargo, su mensaje representa la creciente conciencia de que es necesario un cambio sustancial, y por esta razón no es fácil silenciarlas.

El climaterio global
El meollo central de Esto lo cambia todo es una premisa histórica: si el cambio climático se hubiese abordado con seriedad en la década de 1960, cuando los científicos hablaron por primera vez de este importante desafío, o incluso a finales de 1980 o principios de 1990, cuando James Hansen acudió al Congreso y advirtió en su célebre discurso de los problemas del calentamiento global, se creó el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático y se aprobó el Protocolo de Kioto, entonces, en ese caso, el problema podría haber sido abordado sin una completa reorganización del Sistema. En ese momento histórico, Klein sugiere que habría sido posible reducir las emisiones en torno a un 2% anual (5).

Hoy día, este tipo de soluciones ya no son concebibles, ni siquiera en teoría. Los números hablan por sí mismos: Se han emitido a la atmósfera más de 586.000 millones de toneladas métricas de carbono; para evitar que la temperatura medida mundial aumente en 2ºC, el límite máximo para no caer en un abismo climático, sería necesario no llegar al billón de toneladas métricas de emisiones acumuladas de carbono. Al ritmo actual de emisiones de carbono, se estima que llegaríamos al billón de toneladas métricas en menos de un cuarto de siglo, en torno al año 2039. Una vez alcanzado este punto, los científicos temen que aumenten las probabilidades de que se produzca una retroalimentación, con repercusiones tan amplias que ya no fuésemos capaces de controlar dónde se va a detener el termómetro. De seguir en la actual dinámica, ya no solamente nos veríamos abocados a un aumento de la temperatura media de 2º C, sino que podríamos llegar a los 4ºC, el punto en el que los ecosistemas planetarios se verían totalmente alterados y la civilización estaría en franco peligro. Es necesario, por tanto, una auténtica revolución ecológica que desate toda la potencia de una humanidad organizada y rebelde.

Lo que se necesita, en primer lugar, es dejar de quemar combustibles fósiles, acabando de una vez con un Régimen Energético que ha dominado desde el inicio de la Revolución Industrial. Unos simples cálculos aritméticos nos dicen que no hay forma de llegar a un nivel cero de emisiones, es decir, la interrupción completa de la quema de combustibles fósiles en las próximas décadas sin la aplicación de algún tipo de moratoria planificada en nuestro sistema económico, lo que requeriría de una mengua de las inversiones de Capital y una reducción en el consumo en los países más ricos del sistema mundial. No tenemos más remedio de echar el freno y llegar a un punto muerto en lo que respecta a las emisiones de carbono antes de caer por el abismo climático. Nunca antes en la historia de la humanidad el hombre se ha enfrentado a semejante desafío, y en una situación tan desalentadora.

Klein echa mano de un argumento de Kevin Anderson, del Centro Tyndall para el Cambio Climático de Gran Bretaña, que dice que los países ricos tendrán que reducir las emisiones de carbono de un 8% a un 10% al año. “El actual despilfarro colectivo de carbono continúa. Se ha dilapidado cualquier oportunidad para un cambio evolutivo cuando se nos ofreció el presupuesto anterior de un aumento de 2º C. Hoy, después de dos décadas de mentiras, el presupuesto de los 2ºC requiere de un cambio revolucionario en la hegemonía política y económica” , dice Anderson (7).

En lugar de hacer frente al cambio climático, cuando se convirtió en un problema crítico allá por la década de 1990, el mundo dio un giro hacia políticas neoliberales, en particular con la creación de la Organización Mundial de Comercio. El éxito de la campaña neoliberal para eliminar la mayoría de las restricciones sobre las maniobras capitalistas, y el efecto negativo que esto tuvo para poder abordar el desafío del cambio climático, afirma Klein que “ahora solamente unos cambios de transformación revolucionaria del sistema sean la única esperanza para evitar el caos climático (8).

Como resultado de todo ello, nos encontramos en una difícil situación y un tanto irónica. A dos décadas del aviso seguimos aumentando las emisiones cuando debiéramos de estar disminuyéndolas. Lo que hay que hacer para evitar un calentamiento catastrófico ya no entrá en conflicto sólo con el capitalismo desregulado que se abrió paso en la década de 1980. Ahora está en conflicto con un imperativo fundamental, que está en el meollo de nuestro modelo económico: crecer o morir…

Nuestra economía esta en guerra con muchas formas de vida en la tierra, incluyendo la vida humana. Para evitar el colapso climático se tiene que producir una reducción en la utilización de los recursos, pero nuestro sistema económico dice que para evitar el colapso es necesaria una expansión sin trabas… Sólo uno de estos imperativos puede ser modificado, y no se trata precisamente de la leyes de la naturaleza…

Debido a las décadas que hemos dilapidado, ahora es el momento del cambio ¿Es posible? Desde luego. ¿Es posible hacerlo sin desafiar la lógica fundamental del capitalismo desregulado? No. (9).

Al hablar de la lógica fundamental de capitalismo desregulado estamos hablando indirectamente de la lógica fundamental del capitalismo en sí: la acumulación de capital, que casi no se ve limitada en su ansia de acumulación, incluso en un entorno de fuerte regulación normativa. En su lugar, el Estado en una sociedad capitalista, libera las fuerzas para la acumulación de capital en nombre del sistema en su conjunto, racionalizando las relaciones de mercado con el fin de lograr una mayor expansión mundial a largo plazo. Como observó Paul Sweezy, hace casi tres cuatros de siglo en su Teoría del desarrollo capitalista: “Desde el punto de vista histórico, el control de la acumulación de capital no parece de momento entrar entre las preocupaciones del Estado; la legislación económica ha tenido como objetivo el de ocultar las contradicciones de clase, por lo que la acumulación, el objetivo normal del comportamiento capitalista, pudo seguir adelante sin problemas e ir acumulando de forma ininterrumpida (10)”.

Klein parece perder de vista este hecho fundamental que define el Capitalismo cuando habla del “consumo por el consumo”, sin darse cuenta del efecto de dependencia que señaló Galbraith: las condiciones en las que consumimos determinan estructuralmente las condiciones en las que producimos (11). Sin embargo, el reconocimiento de que la acumulación de Capital, o la obsesión por el crecimiento económico como propiedad que lo define, y no un mero atributo del sistema, subyace a lo largo de todo su discurso. El reconocimiento de esta propiedad sistémica llevó al gran economista conservador Joseph Schumpeter a declarar: “Un capitalismo estacionario sería un oximoron” (12).

capitalismo-y-socialismo-18-638De todo esto se desprende que ningún cambio tecnológico, promovido por ejemplo por el Instituto Breakthrough, va a impedir acabar con la realidad del cambio climático, sobre todo cuando las fuerzas impulsoras del sistema socioeconómico imperante miran sólo su propia autoexpansión. Unas meras mejoras en la eficiencia de las emisiones de carbono es algo nimio, sobre todo cuando sigue aumentando la producción, aumentando como consecuencia de ello la cantidad de dióxido de carbono emitido. La inevitable conclusión es que tenemos que reorganizar rápidamente la sociedad bajo otros principios distintos a los de avivar la locura del capitalismo con los combustibles fósiles.

Klein nos dice que este panorama no nos debe llevar a una situación de desesperación. Más bien, frente a esta dura realidad debiéramos definir un contexto estratégico para luchar contra el cambio climático. No es un problema principalmente tecnológico, a no ser que intentemos cuadrar el círculo: conciliar la acumulación capitalistas con el preservación del clima. Existen diferentes soluciones prácticas para combatir el cambio climático, soluciones que son consistentes con un mayor bienestar y un enriquecimiento de la comunidad humana. Podemos empezar rápidamente a implementar los cambios necesarios, tales como: una planificación democrática en todos los niveles de la sociedad; introducción de tecnologías energéticas sostenibles; mejora del transporte público; evitar el despilfarro económico y ecológico; desaceleración en la rueda de producción; redistribución de la riqueza y el poder; y sobre todo poner el mayor empeño en un desarrollo humano sostenible (13).

Hay muchos precedentes históricos: un programa de choque como en tiempos de guerra, donde las poblaciones se sacrificaron en aras del bien común. En Inglaterra, durante la Segunda Guerra Mundial, los coches dejaron de circular por las calles. En Estados Unidos, la Industria del automóvil se reconvirtió en poco menos de medio año en un sistema de producción de tanques, aviones y otra maquinaria de guerra. El racionamiento creo un sistema más igualitario. De hecho, el propósito del racionamiento es el de compartir los sacrificios cuando los recursos son limitados, creándose un sentimiento de comunidad de bienes, de que todos estamos embarcados en la misma situación de emergencia. Aunque Klein no haga referencia a él, uno de los ejemplos históricos que más han inspirado ha sido el lema “Todos comen lo mismo”, de la Revolución cubana y seguido de forma solidaria por toda la sociedad. Además, la movilización en tiempos de guerra y el racionamiento, no son los únicos ejemplos históricos a los que podemos acudir. El New Deal en Estados Unidos centró su interés en la inversión pública y el bien público, orientado a la mejora del valor de uso en lugar del valor de cambio (14).

Los principales críticos de Esto lo cambio todo a menudo confunden deliberadamente el decrecimiento con las medidas de austeridad asociadas al Neoliberalismo. Sin embargo, la perspectiva de Klein, como hemos visto, es totalmente diferente, ya que se trata de la utilización racional de los recursos en unas condiciones de absoluta necesidad y del fomento de la igualdad y la vida en comunidad. Sin embargo, Klein podría sostener sus argumentos acudiendo a la teoría del monopolio del Capital y a la crítica de la enorme cantidad de residuos generados por nuestro sistema económico, de modo que sólo una mínima parte de la producción y del trabajo humano se dedican a las necesidades humanas reales, a diferencia de las necesidades generadas por el mercado. Como autora de No logo, Klein es consciente de la locura del marketing que caracteriza a la economía mercantilizada contemporánea. Sólo en Estados Unidos se gastan más de un billón de dólares al año en promoción de las ventas (15).

Un país rico como Estados Unidos no necesita en la actualidad, como se detalla en Esto lo cambio todo, abandonar las comodidades de la civilización, sino volver a un nivel de vida como el que existía en la década de 1970, tras dos décadas de lo que Galbraith denominó “la sociedad de la abundancia”. Supone la vuelta a menor producción per cápita (en términos de PIB), lo que es factible con una redistribución de la renta y de la riqueza, mediante una planificación social, disminución de las horas de trabajo y la satisfacción de las legítimas necesidades humanas ( medio ambiente sostenible, agua y aire limpios; alimentos, ropa y vivienda; atención médica de calidad; educación, transporte pública y una vida cultural en comunidad) de tal manera que la mayoría de las personas experimentarían una mejora sustancial en su vida cotidiana (16). Lo que Klein propone es una verdadera revolución ecológica y cultural. Todo lo que se requiere, ya que existen los medios tecnológicos necesarios, es el poder del pueblo: la movilización democrática de gran parte de las gentes.

Tales iniciativas, y Klein está convencida de ello, ya están surgiendo en el actual contexto de emergencia planetaria. Se puede ver en el movimiento socioambiental, que es enorme aunque difuso, que se extiende por todo el mundo, suponiendo la lucha de decenas de millones de personas de todo el mundo, lo que ella denomina (o más bien, al movimiento en sí mismo) Blockadia. Innumerables personas están situadas en primera línea de la lucha, enfrentándose al poder, exponiéndose a ser arrestados, oponiéndose a la Industria de los combustibles fósiles y al mismo Capitalismo. Pueblos indígenas de todo el mundo han asumido un papel de liderazgo en las luchas medioambientales, como el movimiento “Idle no More” de Canadá. Las luchas contra el Sistema con motivaciones ecológicas está en aumento en todos los continentes.

Están especialmente obligados a hacer frente al cambio climático los países ricos, que son los históricamente responsables de la mayoría de las emisiones de carbono a la atmósfera desde la Revolución Industrial y que actualmente son los que más carbono per capita siguen emitiendo. La desproporcionada responsabilidad de estos países con el cambio climático es aún mayor si tenemos en cuenta los bienes de consumo. Los países más pobres dependen en gran medida de la producción de bienes por las grandes multinacionales para la exportación, que son vendidos a los consumidores de los centros económicos del capitalismo mundial. Por lo tanto, las emisiones asociadas con esas exportaciones debieran ser asignadas a los países ricos importadores de esos productos, en lugar de a los países exportadores. Por otra parte, los países ricos disponen de más recursos para abordar el problema y lleva a cabo las medidas necesarias para la regeneración social sin comprometer el bienestar básico de sus habitantes. En estas sociedades, el problema ya no está en aumentar la riqueza per capita, sino más bien en la organización de una sociedad más racional, sostenible y justa. Klein evoca el espíritu de Seattle en 1999 y el de Occupy Wall Street de 2011, para creer que todavía existe un ápice para propiciar un cambio ecológico radical incluso en América del Norte, donde un número creciente de personas están dispuestas a unirse a un alianza mundial de los pueblos. Es esencial para la lucha, insiste, en que haya un reconocimiento explícito de la deuda ecológica y con el cambio climático tiene el Norte con los países del Sur (17).

La Izquierda tampoco está libre de crítica en la obra de Klein. Reconoce la existencia de una corriente crítica ecológica dentro del marxismo, y cita a Marx hablando de una “ruptura irreparable” que el Capitalismo ha provocado con “las leyes naturales de la vida”. Sin embargo, señala que las sociedades de tipo soviético también emiten grandes cantidades de carbono, y que economías como las de Bolivia y Venezuela dependen de la extracción de grandes cantidades de recursos naturales, sin perjuicio de que hayan iniciado amplias reformas de justicia social. También se cuestiona el apoyo dado por SYRIZA a la exploración de petróleo en el mar Egeo. Muchas personas de la Izquierda, y en particular de la llamada Izquierda liberal, con su predilección por las teorías keynesianas, siguen atados a la rueda de la producción, incluso en los países ricos, como único medio de avance social (18). Las críticas de Klein en este sentido son importantes, pero podrían haber sido más penetrantes de tener en cuenta la estructura imperialista de la economía mundial, que está específicamente diseñada para satisfacer las necesidades de los países más ricos y olvidar las de los países más pobres. Esto genera una trampa incluso en el Movimiento hacia el Socialismo, con profundas raíces ecológicas e indígenas, como en la actual Bolivia, pero no puede superar sus profundas contradicciones (19).

El proyecto inacabado de liberación requiere de un proceso de reconstrucción y de reinvención de la misma idea de lo colectivo, lo comunitario, los bienes comunes, lo civil y lo cívico, después de tantas décadas de ataques y negligencias (20)”, aconseja Klein. Para lograr este objetivo es necesario construir un gran movimiento de masas que genere un cambio revolucionario jamás visto: un reto que se pone de manifiesto en una de sus conclusiones: “Los años del salto: el tiempo preciso para conseguir lo imposible”. Quizás esto pueda parecer algo utópico, pero la respuesta es que el mundo se dirige hacia algo peor que una mera distopía: una interminable catástrofe climática, que amenaza la civilización y a un sinnúmero de especies, incluida la nuestra (21).

Esto_cambia_todo

Los críticos liberales como los guardianes

Ante los poderosos argumentos de Klein en Esto lo cambia todo, los peritos liberales se han apresurado a contrarrestar sus argumentos para que sus ideas entren menos en conflicto con el Sistema. Incluso cuando se aborda el tema de la catástrofe ecológica mundial, que pone en peligro a cientos de millones de personas, a las generaciones futuras, a la civilización y la propia especie humana, pero parece ser que hay una regla inviolable: el Capitalismo es algo intocable.

Como explica Noam Chomsky, la crítica liberal juega el papel vital de guardián del Sistema, que se define a sí misma como la izquierda racional de centro, y que marca los límites exteriores de toda crítica. Dado que la mayoría de la población de Estados Unidos, y del mundo en su conjunto, está en contra del Régimen capitalista, es crucial propagar la idea de que queda fuera de los límites cualquier posición que cuestione las bases del propio Sistema. Los medios de comunicación son sus voceros: “Hasta aquí y no más”. Ir más allá de los estrechos límites permitidos por el discurso liberal se considera como estar en otro mundo (22).

En el caso de esta influyente periodista y activista radical, autora de libros de éxito, los críticos liberales intentan remodelar su mensaje para hacerlo compatible con el Sistema. Le dan la oportunidad de permanecer dentro de la confraternidad liberal, claro, que sólo si accede a cumplir sus reglas. El objetivo no es solamente el de parar a Klein, sino también al movimiento que en su conjunto representa. Así que nos encontramos con muestras de simpatía, en las buenas intenciones que pretende alcanzar. Unido a todos esos elogios, se produce una sutil fusión de sus argumentos con la finalidad de atenuar las críticas al Sistema. Por ejemplo, es perfectamente admisible por razones liberales hacer una crítica al desastre del capitalismo neoliberal, como un Régimen político extremista. Pero en ningún momento se admite esa crítica al Capitalismo en general. Las críticas liberales a Esto lo cambia todo, en la medida en que sean positivas, se cuidan mucho de interpretarlas como una forma de adhesión a posiciones anteriores.

Sin embargo, esos mismos peritos liberales que aparentemente hablan con suavidad, no se privan de blandir un palo para usarlo en el caso de que se transgreda el principio de “Hasta aquí y no más”. Si resultase que los argumentos que Klein expone en Esto lo cambio todo fueran argumentos serios, y realmente se viese que el problema es el Capitalismo contra el clima, entonces dirán que está en otro planeta y que ha perdido su derecho a ser escuchada en los medios de comunicación y que ni siquiera es motivo de debate. El objetivo es transmitir la advertencia y recordar a todo el mundo las reglas con las que se puede jugar y las sanciones que se aplican en el caso de no estar conformes con las mismas. La pena por desviarse es la excomunión, y aplicada por todos los medios corporativos. Noam Chomsky puede ser considerado como uno de los intelectuales más prestigiosos de hoy en día, pero por lo general se le considera fuera de los límites y por tanto una persona non grata en lo que respecta a los medios estadounidenses.

Nada de esto es algo nuevo, por supuesto. Invitado a hablar en la Universidad de Oxford en 1883 con su gran amigo John Ruskin, William Morris, célebre artista de la Inglaterra victoriana, maestro artesano, y poeta, autor de El Paraíso terrenal, sorprendió al público cuando declaró públicamente que él era “una de esas personas que llaman socialistas”. Los guardianes del orden oficial ( los Podshaps de Nuestro amigo común de Dickens) inmediatamente se levantaron para denunciarle, sin escuchar las protestas de Ruskin, que dijo que si hubieran sabido de las intenciones de Morris no le habrían dejado hablar. Allí mismo le hicieron saber que no era bienvenido en Oxford, o en otros círculos del establishment. El historiador E.P. Thomson dijo: “Morris ha cruzado el río de fuego”. Acababa de empezar la campaña para intentar silenciarlo (23).

Klein, sin embargo, supone algunos problemas adicionales para los guardianes de hoy en día. Su oposición a la lógica del Capital en Esto lo cambio todo no está expresada en la línea tradicional de la izquierda, que se suele hacer en términos de explotación. Más bien deja claro que lo que le ha obligado a cruzar el río de fuego es la amenaza inminente para la supervivencia de la civilización y de la humanidad misma. Ve necesaria una rebelión contra el Capitalismo para crear una sociedad más sostenible en respuesta a los desafíos de nuestro tiempo. Se trata de una cuestión totalmente diferente a la que los liberales no pueden dar la espalda sin más, porque en su contra están la preocupación científica y la de la humanidad en su conjunto.

Para complicar aún más las cosas, Klein modifica el orden existente cuando declara en su libro que “la derecha tiene razón”. Lo que quiere decir es que la postura de la derecha política sobre el cambio climático está motivada en gran medida por un dilema del tipo uno u otro: Capitalismo o clima. Por lo tanto, los conservadores tratan de negar el cambio climático, incluso yendo en contra de las evidencias científicas, con tal de defender el capitalismo. En contraste, los ideólogos liberales están atrapados en el mismo dilema, pero se contradicen a sí mismos porque por una parte aceptan las pruebas científicas, pero por la otra quitan importancia a las implicaciones que todo ello tiene para la sociedad. Dicen que hay formas más fáciles, indoloras, con la aplicación de tecnologías aún no desarrolladas, gracias a la magia de los mercados y las regulaciones, permitiendo la toma de algunas medidas por parte de los Gobiernos pero sin afectar mucho a la economía capitalista. El lugar de aceptar el dilema lo uno u otro, Capitalismo o clima, los liberales lo convierten en una cuestión de Neoliberalismo o clima, insistiendo en que una mayor regulación, tales como las compensaciones por emisiones de carbono o el establecimiento de unos derechos de emisión, constituyen la solución, sin necesidad de hacer frente a la lógica fundamental del sistema económico y social.

En última instancia, es esta forma liberal de negación la que es más peligrosa, ya que niega la dimensión social del problema y bloquea las soluciones sociales necesarias. Por lo tanto, es este punto de vista liberal el principal objetivo del libro de Klein. En un sentido más amplio, los conservadores y los liberales pueden ser vistos como participantes en un baile en el que se dan la mano para bloquear cualquier solución que vaya en contra del Sistema. El baile de los conservadores: el coste de hacer frente al cambio climático es demasiado alto y amenaza al sistema capitalista. Por lo tanto, el problema que apunta la Ciencia debe ser negado. El baile de los liberales: lo que dice la ciencia es correcto, pero el problema se puede resolver mediante algunas reformas con coste prácticamente nulo y con la aprobación de nuevas medidas de regulación. Por lo tanto, el Sistema no supone ningún problema.

Es la constante exposición de esta farsa lo que hace tan peligrosa la crítica de Klein. Exige que se abran las puertas y que el margen de maniobra tanto política como social se amplíe enormemente. Lo que se necesita, para empezar, es un movimiento a favor de la Democracia, pero no sólo en la periferia del mundo capitalista, sino en el centro mismo del Sistema, donde la plutocracia mundial tiene su sede principal.

La tarea desde la perspectiva de la clase gobernante es ver la manera de contener o neutralizar las ideas de Klein y de todo el movimiento radical contra el cambio climático. Las ideas que representa van a ser objeto de debate en los medios corporativos sólo después de pasar un calvario, pero será bajo una perspectiva reformista liberal, que no amenace el Sistema basado en la acumulación de capital.

A Rob Nixon se le puede atribuir el mérito de presentar la estrategia liberal en una reseña al libro de Klein en The New York Times. Declara abiertamente que Klein ha escrito “el libro más trascendental y polémico desde La primera silenciosa” publicado en 1962 por Rachel Carson. Aplaude las críticas a los negacionistas del cambio climático, cómo la Industria ha corrompido el proceso político, retrasando cualquier tipo de acción en contra del cambio climático. Pero esta entradilla sólo es para contener su crítica. Dice que hay defecto muy importante en el libro: el subtítulo, El Capitalismo contra el clima. ¿Qué quiere decir este subtítulo?, dice desdeñosamente. Luego, presentándose como amigo y protector de Klein, Nixon dice a los lectores de The New York Times que se trata, simplemente, de un error, y que por lo tanto puede ser ignorado. “No debemos dejarnos confundir por semejante subtítulo, que dice parece más bien la proclama de un combate de boxeo. El contrincante de Klein es el Capitalismo neoliberal que ha creado las condiciones de esta situación extrema”, continúa diciendo. Es una sutil modificación de su argumento anterior, de modo que Klein aparece sólo como crítico del exceso capitalista, rechazando las particularidades del neoliberalismo, que no formarían parte de las propiedades fundamentales del Sistema. Su objetivo, nos dice, es el mismo que en su libro La doctrina del shock: darle la vuelta a la contrarrevolución neoliberal y devolvernos a la época dorada de un orden liberal más humanitario. El subtítulo se puede, por tanto, rechazar en su totalidad, pues hace que su trabajo pierde parte de su valor, dice. Deja claro ese principio del que antes hablábamos: Hasta aquí y nada más. Este ejemplo sirva para ilustrar la actitud de los guardianes, lo que le puede pasar a cualquier persona que transgreda dicho principio. Nixon, sin embargo, dice que el trabajo de “Klein es elegante y bastante pragmático como para rehuir el utópico derrumbamiento del capitalismo (24)”.

Dave Pruett en el Huffington Post también sigue el mismo paso, mostrando lo bien que ha comprendido la estrategia general expuesta por Nixon en The New York Times. Al mismo tiempo, muestra su disposición a tirar un poco más de las riendas. Dice que el libro de Klein es una obra maestra, como para que sea colocado al mismo nivel que La Primavera Silenciosa de Rachel Carson. Y la emprende de nuevo contra el subtítulo, Capitalismo contra el clima, que dice es algo incorrecto. Recurriendo a la clásica estrategia de la época de la Guerra Fría, Pruett insinúa que el subtítulo da pie “para acusar a Klein de apoyar un modelo de economía regulado por el Estado, al estilo soviético, algo ya desacreditado”. Por supuesto, cree que tal crítica quizás sea excesiva. La argumentación de Klein en Esto lo cambia todo no es más que una crítica contra “el capitalismo desenfrenado, es decir, el neoliberalismo”. Por otra parte, el verdadero culpable lo señala más concretamente: el extractivismo, o la explotación extrema de los recursos naturales no renovables. No obstante, Pruett, con esa estrategia clásica, tiene una consumada habilidad para que surja en la mente del lector una duda y planea una advertencia, junto con una amenaza dirigida contra la propia Klein. Si lo que Klein ha puesto en el subtítulo se toma en serio, es decir, si realmente estamos hablando del Capitalismo contra el clima, entonces ya es algo desacreditado por la suerte corrida por la Unión Soviética, a la cual se la había asociado.

Elisabeth Kolbert, en la reseña de libros de New York Review, rápidamente nos hace saber que no se va a deshacer en elogios hacia Klein, sino que va a intentar enterrarla. Sobre las referencias de Klein al manejo del decrecimiento y la necesidad de disminuir la huella ecológica de la humanidad, Kolbert dice que tales ideas no son vendibles, condenadas directamente por los principios del consumismo capitalista. Tales estrategias y acciones no van a atraer a los consumidores de hoy en día, incluso si se viesen en peligro en un futuro. Nada conseguirá que la gente renuncie a la “televisión, las visitas al supermercado o al auto personal”. A no ser que se les demuestre que las acciones para frenar el cambio climático tengan muy poca repercusión en su modo de vida. Todo lo que se les diga sobre el cambio climático les entrará por una oreja y les saldrá por la otra. Klein dice que ha escrito una fábula conveniente de poco valor real. Dice que el libro de Klein, Esto lo cambia todo, viola los axiomas aceptados por el Sistema, y que Kolbert atrofia para convertirlo en un argumento a favor de la austeridad extrema. Las críticas de Klein no deben tener cabida en la sociedad estadounidense “porque no tiene en cuenta lo que esto comportaría (una reducción de la economía de los bienes de consumo)”. Klein, dice, no ha contabilizado cuántos watios de energía eléctrica podría consumir cada persona bajo los planes que propone. Kolbert parece querer decir que los consumidores estadounidenses son capaces de imaginar el final de unas condiciones climáticas que permitieran la supervivencia humana, pero no la desaparición de un centro comercial de doscientos mil metros cuadrados (26).

David Ulin en Los Angeles Times destapa otra arma del arsenal liberal denunciando a Klein por su optimismo y fe en la humanidad. “Hay lugares en su libro en los que existe una desconexión entre su idealismo y su realismo, entre lo que ella cree que puede ocurrir y lo que ella reconoce como probable que suceda”. El análisis social, en opinión de Ulin, parece reducirse a prever los resultados más probables. Klein, parece ser, no pudo consultar con los jugadores de Las Vegas antes de presentar sus alternativas para salvar la humanidad. La inclinación de Klein hacia el idealismo, dice, “se hace evidente en sus sugerencias para mitigar las políticas a gran escala, lo cual es muy simplista, confiando en las nociones de imparcialidad… que la cultura empresarial no comparte”. Lamentablemente, Ulin no nos dice donde nos van a llevar los programas de justicia climática establecidos por la cultura corporativa de Exon o Walmart. Sin embargo, nos ofrece una pista que puede llevar a engaño, al final de su escrito, diciendo lo que él considera como el escenario más realista: “El planeta tienen la suficiente energía como para zarandearnos, quemarnos y deshacerse de nosotros por completo”. La Tierra seguirá sin nosotros (27).

Otros guardianes del liberalismo tocan todos los palillos, atacando no sólo las ideas radicales del libro de Klein, sino al libro en su conjunto, e incluso a la misma Klein. Michael Signer, en el Daily Beast, describe el libro de Klein como “un curioso manifiesto sin ideas”. No va a provocar ningún movimiento en contra de las emisiones de carbono, en parte porque Klein “rechaza el Capitalismo, los mecanismos del mercado, e incluso, aparentemente, el afán de enriquecimiento y el Gobierno Corporativo… Ofrece una historia convincente, pero tiene el efecto paradójico de que esta autora parezca una idiota”. Signer la representa como si fuera de otro planeta, negándola el derecho al debate por no ajustarse a los estrechos márgenes definidos por el Wall Street Journal por un lado, y The New York Times por el otro. “Para cualquier persona que cree en el Capitalismo y en el liderazgo político, el libro no le va a cambiar en absoluto (28).

doctrina_shock2

Mark Jaccard, un economista ortodoxo que escribe para la Revista Literaria de Canadá, declara que Esto lo cambio todo ignora los mecanismos en los que se basa el mercado que son un medio poderoso para reducir las emisiones de carbono. La principal prueba de esta afirmación es la firma de un proyecto de ley sobre el clima en California en 2006, que se supone era para reducir las emisiones de carbono, dejándolas para 2020 al mismo nivel que en 1990. Por desgracia, poco después de presentar este experimento en California, Los Angeles Times publicaba un artículo en el que se aseguraba que tal iniciativa sobre la reducción de emisiones en California no era más que un juego de trileros, puesto que la reducción de las emisiones no era más que unos números en el papel, cuando en realidad las emisiones estaban aumentando en los estados vecinos, a los que California compraba cada vez más energía. A esto hay que añadir que la iniciativa de California es una iniciativa de tipo capitalista, y que el verdadero problema no es de poner las emisiones de carbono al nivel de 1990, sino la de llegar a los niveles anteriores a 1760, es decir, que las emisiones tienen que reducirse a cero, y no sólo en California, sino en todo el mundo.

Jaccard acusa a Klein de llevar puestas “las anteojeras contra el capitalismo”, lo que le impide ver las dificultades reales que hace que ocuparse del cambio climático sea una tarea imponente. También incluiría su incapacidad para percibir el dilema fáustico asociado a los combustibles fósiles, que tantos beneficios han dado a la humanidad y que tanto pueden ofrecen a los más pobres del mundo. Este dilema, del que se muestra muy orgulloso de haber descubierto, no es culpa del capitalismo. De hecho, la economía capitalista, nos dice, está perfectamente equipada para resolver el problema del cambio climático y sólo unas políticas estatales equivocadas se interponen en el camino. Basándose en el argumento que ya dio Paul Krugman en The New York Times, Jaccard sugiere que “la reducción de los gases de efecto invernadero han demostrado no ser tan costosa como los negacionistas de la ciencia, a la derecha, y los activistas por el decrecimiento, a la izquierda, nos han querido hacer creer”. Krugman rechaza la idea que algunos sustentan de que el cambio climático no sea una amenaza para el Sistema simplemente por rechazar las evidencias científicas que lo sustentan. Rebate esta actitud tan despreocupada con argumentos que él considera más complejos, mediante regulaciones del mercado, y con muy poco coste. Tan convencido está de la relación armoniosa del capitalismo con el clima que hace oídos sordos a los argumentos de Klein y los enormes cambios que se requieren para frenar el cambio climático (30).

Will Boisvert, en nombre del Instituto Breakthrough, que se califica a sí mismo como postecologista, condena a Klein y a todo el movimiento ambiental en un artículo titulado deliberadamente “La Izquierda contra el cambio climático: Por qué los progresistas deben rechazar la fantasía pastoral de Klein y abrazar nuestro modelo de un planeta con gran cantidad de energía. Al parecer, no es la Industria la que está descontrolando el clima mediante las emisiones de dióxido de carbono, sino los ecologistas, al negarse a apoyar la cruzada tecnológica del Instituto Breakthrough para superar los limites que la naturaleza ha establecido a escala mundial. Como miembro de este Instituto, Bruno Latour, escribe un artículo para el citado Instituto, y dice que es necesario “ amar a los monstruos”, es decir a las creaciones tipo Frankenstein que aparece en la novela de Mary Shelley. La humanidad debe estar dispuesta a poner toda su confianza en las maravillosas respuestas tecnológicas, como la energía nuclear, el carbón limpio, la geoingeniería y la fractura hidráulica. Por su escepticismo a este tipo de tecnologías, la Izquierda ( y gran parte de la comunidad científica) han sido calificada de luditas. Así habla Boisvert en unos términos que deleitará a todo el sector empresarial:

Para hacer una contribución útil a Esto lo cambia todo, la Izquierda podría empezar por cambiarse a sí misma. Podría empezar con sus evaluaciones de riesgos y repensar su fóbica hostilidad a la energía nuclear. Podría abandonar esos caprichos de las insurrecciones populares y apoyar una política estatal sería y sistemática. Podría dejar de lado su glamurosa visión de la austeridad como si se tratase de unos ejercicios espirituales y colocar en su orden del día y en lugar prominente el Desarrollo. Podría aceptar que la Industria y la Tecnología nos distancian de la naturaleza y de este modo poder proteger la naturaleza contra las extracciones humanas. Y podría darse cuenta que, por miserable que le pueda parecer el Capitalismo, convertirlo en cabeza de turco no nos ahorrará los quebraderos de cabeza para conseguir un futuro sostenible (31).

Boisvert repite a aquí los argumentos de Erle Ellis, que en un artículo anterior para el Instituto Breakthrough afirmaba que el cambio climático no es una amenaza catastrófica, porque los “sistemas humanos se preparan para adaptarse y para prosperar en un ambiente más cálido, en un planeta con menos biodiversidad, algo que estamos logrando tan afanosamente”. Con estas mimbres, Boisvert se atreve a regañar a Klein y a todo aquél que piense como ella: negarse a celebrar la destrucción creativa que ejerce el capitalismo de toda la existencia (32).

Klein, por supuesto, no ignora todos estos ataques. Para quienes sólo acarician los valores del actual sistema, dice en su libro: “que cambie el clima de una manera caótica y desastrosa es más fácil de aceptar que la posibilidad de cambiar los presupuestos fundamentales del Capitalismo: la lógica del crecimiento y la obtención de beneficios económicos (33)”. De hecho, todos los ejemplos recogidos anteriormente inciden sobre lo mismo: que el capitalismo en el fin de la historia, y que la acumulación de carbono en la atmósfera desde la Revolución Industrial y la amenaza que ello representa para la vida, no cambia nada de esta visión de optimismo desmedido y de que vivimos en el mejor de los mundos posibles.

La última línea de defensa

No son sólo los liberales, sino también los socialistas, en algunos casos, los que han atacado a Esto lo cambio todo. Las críticas de los socialistas, aunque algo más compresivos en sus análisis, se inclinan por criticar el libro por no ser lo suficientemente explícito sobre la naturaleza de los cambios del Sistema, la totalidad de las transformaciones requeridas y la necesidad del Socialismo (34). Klein habla poco de la clase obrera, sin la cual los cambios revolucionarios que ella prevé son imposibles. Así que es necesario preguntarse: ¿En qué medida las transformaciones propuestas son un camino hacia el Socialismo, hacia una sociedad controlada por la asociación de productores? Tales preguntas siguen sin ser contestadas por el movimiento climático de la Izquierda y por la misma Klein.

En nuestra opinión resulta difícil criticar a Klein por sus silencios sobre estas cuestiones. Tiene como principal objetivo la de exponer claramente la urgente y estratégica necesidad de cambiar el Sistema, no el clima. Millones de personas, dice ella, están cruzando o ya han cruzado el río de fuego. El Capitalismo es ya una carga obsoleta, puesto que no es compatible con nuestra supervivencia como especie o para nuestro bienestar como seres humanos individuales. Por lo tanto, es necesario construir una sociedad nueva empleando toda la creatividad humana y toda la imaginación colectiva de que dispongamos. Debe ser un movimiento mundial el que brote exigiendo soluciones anticapitalistas y postcapitalistas. Klein se ve como la persona que con megáfono en mano grita a la gente esta urgente necesidad. La meta es la de fundir en uno solo todos los movimientos de la Izquierda en contra del Sistema, la lucha para hacer de la tierra un lugar habitable es la última línea de defensa de la humanidad, pero eso requiere que tomemos un actitud ofensiva, de forma colectiva, ampliando los límites y el espacio liberado. David Harvey describe la fusión de todos estos movimientos como una estrategia correvolucionaria (35).

¿Es compatible la visión presentada en Esto lo cambia todo con la posición clásica del Socialismo? Dado los profundos compromisos ecológicos que tenían pensadores como Marx, Engels y Morris, hay poco lugar para la duda, lo que no significa que los socialistas no tengan que hacer autocrítica, dado los últimos fracasos a la hora de llevar a cabo los valores ecológicos y los nuevos desafíos que caracterizan nuestra época. Con todo, la pregunta nos resulta extraña, puesto que el materialismo histórico no es un todo rígido, inamovible, sino más bien la lucha para hacer del mundo un lugar más justo y un desarrollo humano sostenible. Como Morris escribió en El sueño de John Ball:

Medité sobre todas estas cosas, y sobre cómo los hombres luchan y pierden la batalla, y que eso por lo que luchan ocurre a pesar de su derrota, y que cuando ocurre resulta ser otra cosa que la que querían decir, y que otros hombres tienen que luchar por lo que ello querían decir bajo otro nombre- mientras reflexionaba sobre todo esto, John Ball comenzó a hablar en voz baja otra vez, con esa voz suave y clara con la que finalizó”.

Esa voz clara y suave de Ball, cabecilla de la rebelión campesina en Inglaterra en el siglo XIV, proponía, según señala Morris, la confraternidad de la tierra, la intención de crear un movimiento del pueblo, algo que nadie podría detener (36).

Klein nos ofrece de nuevo la misma visión de la comunidad humana surgida en una época de cambios revolucionarios. “No hay dudas de que otra crisis nos llevará a todos de nuevo a las calles y plazas, pillando a todos por sorpresa. La pregunta es qué harán en ese momento las fuerzas progresistas, la fuerza con que ese movimiento será considerado. Porque en los momentos en los que algo parece imposible, de repente se hace posible lo que nos parecía extraño. Hay que aprovechar esas circunstancias. La próxima vez que se presente la ocasión, debe ser aprovecha no sólo para denunciar el mundo tal y como es y construir efímeras estructuras en los espacios liberados . Debe ser el catalizador para construir un mundo nuevo, en el que todos estemos más seguros. Las aspiraciones son muy elevadas, el tiempo escaso, como para conformarse con menos que esto (37)”.

El último objetivo no es simplemente “construir un mundo nuevo en el que todos estemos más seguros”, sino el de construir una mundo más justo y de una verdadera comunidad humana, la única base concebible para un desarrollo humano sostenible. La igualdad, como dijo Simón Bolívar, es la “ley de leyes”.

——————————–

John Bellamy Foster es editor de Monthly Review y profesor de sociología en la Universidad de Oregón; Brett Clark es profesor asociado de sociología en la Universidad de Utah y coautor de The Tragedy of the Commodity (Rutgers University Press, de próxima publicación).

—————————–

Notas:

  1. Naomi Klein, This Changes Everything: Capitalism vs. the Climate (New York: Simon and Schuster, 2014), “‘A Feeling It’s Gonna Be Huge: Naomi Klein on People’s Climate Eve” (interview), Common Dreams, September 21, 2014, http://commondreams.org.
  2. On this, see Adam Morris, “The ‘System Change’ Doctrine,” Los Angeles Review of Books, October 21, 2014, http://lareviewofbooks.org; System Change Not Climate Change, http://systemchangenotclimatechange.org; Klein, This Changes Everything, 87­–89.
  3. William Morris, Collected Works (London: Longmans Green, 1914), vol. 22, 131–32; E.P. Thompson, William Morris: Romantic to Revolutionary (New York: Pantheon Books, 1976), 244; Naomi Klein, No Logo (New York: Picador, 2002), The Shock Doctrine (New York: Henry Holt, 2007).
  4. Klein, This Changes Everything, 342, 444­–47.
  5. Klein, This Changes Everything, 55.
  6. Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC), Climate Change 2014: Synthesis Report, http://ipcc.ch; trillionthtonne.org, accessed January 3, 2015; “Carbon Budget Message of IPCC Report Reveals Daunting Challenge,” Huffington Post, October 4, 2013, http://huffingtonpost.com; Myles Allen, et. al., “The Exit Strategy,” Nature Reports Climate Change, April 30, 2009, http://nature.com, 56–58. It should be noted that the trillionth metric ton calculation is based on carbon, not carbon dioxide. Moreover, the 2039 estimate of the point at which the trillion metric ton will be reached, made by trillionthtonne.org (sponsored by scientists at Oxford University), should be regarded as quite optimistic under present, business-as-usual conditions, since less than three years ago, at the end of 2012, it was estimated that the trillion ton would be reached in 2043, or in thirty-one years. (See John Bellamy Foster and Brett Clark, “The Planetary Emergency,” Monthly Review 64, no. 7 [December 2012]: 2.) The gap, according to these estimates, is thus closing faster as time passes and nothing is done to reduce emissions.
  7. Klein, This Changes Everything, 13, 21, 56, 87; Kevin Anderson, “Why Carbon Prices Can’t Deliver the 2° Target,” August 15, 2013, http://kevinanderson.info.
  8. Klein, This Changes Everything, 19, 56. The fact that neoliberal globalization and the creation of the WTO had permanently derailed the movement associated with the Earth Summit in Rio in 1993, including the attempt to prevent climate change, was stressed by one of us more than a dozen years ago at the World Summit for Sustainable Development in Johannesburg 2002, when Klein was present. See John Bellamy Foster, “A Planetary Defeat: The Failure of Global Environmental Reform,” Monthly Review 54, no. 8 (January 2003): 1–9, originally based on several talks delivered in Johannesburg, August 2002.
  9. Klein, This Changes Everything, 21–24.
  10. Paul M. Sweezy, The Theory of Capitalist Development (New York: Oxford University Press, 1942), 349.
  11. Klein, This Changes Everything, 179; John Kenneth Galbraith, The Affluent Society (New York: New American Library, 1984), 121­–28. As the author of No Logo, Klein is of course aware of the contradictions of consumption under capitalist commodity production.
  12. Joseph A. Schumpeter, Essays (Cambridge: Addison-Wesley, 1951), 293.
  13. Klein, This Changes Everything, 57–58, 115, 479–80.
  14. Klein, This Changes Everything, 10, 16–17, 115–16, 454; Adolfo Gilly, “Inside the Cuban Revolution,” Monthly Review 16, no. 6 (October 1964): 69; John Bellamy Foster, “James Hansen and the Climate-Change Exit Strategy,” Monthly Review 64, no. 9 (February 2013): 13.
  15. “U,.S. Marketing Spending Exceeded $1 Trillion in 2005,” Metrics Business and Marketing Intelligence, June 26, 2006, http://metrics2.com; Michael Dawson, The Consumer Trap (Urbana: University of Illinois Press, 2005), 1.
  16. Klein, This Changes Everything, 91­–94.
  17. Klein, This Changes Everything, 381–82, 408–13.
  18. Klein, This Changes Everything, 176–87; “‘A Feeling It’s Gonna Be Huge.’”
  19. For historical materialist analyses of the extractivism problem in Bolivia and the difficult problem of overcoming it see Álvaro García Linera, Geopolitics of the Amazon, 2012, http://climateandcapitalism.com; Frederico Fuentes, “The Dangerous Myths of ‘Anti-Extractivism’,” May 19, 2014, http://climateandcapitalism.com. As the author of The Shock Doctrine, Klein is cognizant of imperialism but it does not enter in her analysis much here, partly because she is making a point of being balanced by criticizing the left as well as the right.
  20. Klein, This Changes Everything, 458–60.
  21. Klein, This Changes Everything, 43, 58–63.
  22. Manufacturing Consent: Noam Chomsky and the Media (New York: Black Rose Books, 1994), 58. On the “off limits” notion see Robert W. McChesney and John Bellamy Foster, “Capitalism: The Absurd System,” Monthly Review 62, no. 2 (June 2010): 2.
  23. Thompson, William Morris, 270–71; Morris, Collected Works, vol. 23, 172.
  24. Rob Nixon, “Naomi Klein’s ‘This Changes Everything,’New York Times, November 6, 2014, http://nytimes.com.
  25. Dave Pruett, “A Line in the Tar Sands: Naomi Klein on the Climate,” Huffington Post, November 26, 2014, http://huffingtonpost.com.
  26. Elizabeth Kolbert, “Can Climate Change Cure Capitalism?,” New York Review of Books, December 4, 2014, http://nybooks.com; Naomi Klein and Elizabeth Kolbert, “Can Climate Change Cure Capitalism?: An Exchange,” New York Review of Books, January 8, 2015, http:// nybooks.com.
  27. David L. Ulin, “In ‘This Changes Everything,’ Naomi Klein Sounds Climate Alarm,” Los Angeles Times, September 12, 2014, http://touch.latimes.com.
  28. Michael Signer, “Naomi Klein’s ‘This Changes Everything’ Will Change Nothing,” Daily Beast, November 17, 2014, http://thedailybeast.com.
  29. Mark Jaccard, “I Wish This Changed Everything,” Literary Review of Canada, November 2014, http://reviewcanada.ca; “Despite California Climate Law, Carbon Emissions May be a Shell Game,” Los Angeles Times, October 25, 2014, http://latimes.com.
  30. Mark Jaccard, “I Wish This Changed Everything”; Paul Krugman, “Errors and Emissions,” New York Times, September 8, 2014, http://nytimes.com.
  31. Will Boisvert, “The Left vs. the Climate: Why Progressives Should Reject Naomi Klein’s Pastoral Fantasy—and Embrace Our High-Energy Planet,” The Breakthrough, September 18, 2014, http://thebreakthrough.org; Bruno Latour, “Love Your Monsters,” The Breakthrough no. 2, Fall 2011, http://thebreakthrough. Klein herself situates the Breakthrough Institute within her criticism of the right, questioning its claim to progressive values. Klein, This Changes Everything, 57.
  32. Erle Ellis, “The Planet of No Return,” The Breakthrough no. 2, Fall 2011, http://thebreakthrough.org; Boisvert, “The Left vs. the Climate.”
  33. Klein, This Changes Everything, 89.
  34. See the important analysis in Richard Smith, “Climate Crisis, the Deindustrialization Imperative and the Jobs vs. Environment Dilemma,” Truthout, November 12, 2014, http://truth-out.org.
  35. David Harvey, The Engima of Capital (New York: Oxford University Press, 2010), 228­–35.
  36. William Morris, Three Works (London: Lawrence and Wishart, 1986).
  37. Klein, This Changes Everything, 466.
  38. Símon Bólivar, “Message to the Congress of Bolivia, May 25, 1826,” Selected Works, vol. 2 (New York: The Colonial Press, 1951), 603.

——————————-

Procedencia del artículo:

http://monthlyreview.org/2015/02/01/crossing-the-river-of-fire/

——————————————

Otro escándalo en las Instituciones europeas: frente a la creciente oposición de los parlamentarios europeos al TTIP, Bruselas cancela la votación

Ahora Washington agiliza la aprobación de un acuerdo comercial que cuenta con

un amplio rechazo

Por Molly Scott-Cato, 11 de junio de 2015

opendemocracy.net

Ilustración: Javier Muñoz

Ilustración: Javier Muñoz

Durante un tiempo nos parecía que el acuerdo comercial entre La Unión Europea y Estados Unidos, ese acuerdo que supone un extraordinario aumento de poder para la Corporaciones, estaba lejos de una aprobación rápida por parte de Estados Unidos, y su marcha parecía lenta, e incluso estancada. Incluso los senadores Demócratas pusieron freno a la firma de este tratado, el TTIP, ( y el no menos polémico TTP, Asociación Trans-Pacífico), alegando que estos acuerdos comerciales podían suponer una disminución de los salarios de los estadounidenses y una pérdida de puestos de trabajo.

Pero los Demócratas parece que finalmente han cambiado de opinión.

El Presidente Obama se ha puesto manos a la obra para acelerar la firma del TTIP por vía rápida, minimizando las supervisiones democráticas, y tan pronto como hoy mismo (viernes).

Desde esta perspectiva, se puede considerar un escándalo la decisión de la Presidencia de la UE de cancelar la votación e impedir que los diputados del Parlamento Europeo votasen sobre el TTIP esta misma semana.

Una votación sobre un acuerdo que cuenta con un amplio rechazo, y suponía la primera gran prueba para todos los Diputados en la aprobación o no del TTIP.

En los últimos días, un rechazo al TTIP parecía posible

Los grupos socialista y conservadores están sometidos a la presión de la gente que muestra su rechazo. Una red de 170 organizaciones europeas de la sociedad civil han denunciado el acuerdo porque supone una amenaza a la Democracia y por ser un intento de poner los intereses de las Grandes Empresas por delante de los intereses de los ciudadanos, los trabajadores y el medio ambiente. Casi dos millones de personas han firmado la petición de la Iniciativa Ciudadana contra el TTIP, y se han producido abundantes y mayoritarias manifestaciones en toda Europa.

Durante la última semana, los Eurodiputados, incluida yo misma, hemos recibido miles de correos electrónicos cada día, en un nivel sin precedentes en cuanto al interés por parte de la gente, que normalmente no se ocupa de los asuntos de la UE.

La gente insta a los Eurodiputados a que presenten una enmienda (con el apoyo de los Verdes, la Izquierda y algunos socialistas) para que muestren su inequívoca oposición a unos de los aspectos más polémicos del TTIP, el ISDS, Solución de Diferencias entre Estado e Inversor, que implica la creación de Tribunales Especiales para permitir que las Corporaciones demanden a los Gobiernos si estos aprueban leyes que limitan los beneficios o la actividad de una Empresa, incluso las posibles ganancias en un futuro pudieran tener.

Los Partidos Políticos se empezaron a asustar

Se veía como posible que el Parlamento de la UE mostrase su oposición a cualquier tipo de Tribunal Especial, o incluso un rechazo al TTIP en su conjunto.

Tal derrota en Bruselas, aunque no sería definitiva, habría puesto las cosas muy difíciles a Washington a medida que se acerca la etapa más decisiva, e incluso podría ocurrir que descarrilase todo el proceso.

Pero entonces, en una medida inusual, se canceló en el último minuto la votación en el Parlamento Europeo

La razón esgrimida para la cancelación de la votación es que  se presentaron más de 200 enmiendas, de modo que la votación se aplaza para que el Comité de Comercio examine las enmiendas antes de su presentación en un futuro pleno.

En realidad, se trata de un escándalo al eliminar el derecho de los Diputados a votar, o incluso a hablar en el Parlamento, sobre este importante Informe sobre el TTIP, en una situación crítica a ambos lados del Atlántico. Así que vuelve a la Comisión de Comercio para una nueva redacción, y no está claro si los Eurodiputados podrán votar antes de este verano.

Mientras tanto, en Estados Unidos hay un intento de ganarse a los Republicanos para que acepten este acuerdo comercial, prometiéndoles que el Gobierno de Estados Unidos impedirá que se tome cualquier tipo de medida sobre el cambio climático.

La Presidencia de la UE está impidiendo que los Eurodiputados ejerzan el derecho efectivo de representación de sus electores. La defensa de los derechos de los trabajadores, la protección del medio ambiente, de los servicios públicos y los derechos de los animales, están ahora amenazados por la armonización de las normas entre la EU y Estados Unidos, con una merma en el nivel de exigencia de las mismas. Y el derecho de oponernos a los Tribunales de Inversores (ISDS).

El TTIP es un buen ejemplo del déficit democrático existente en la UE y cómo puede ser aprovechado por las Empresas para promover sus intereses a expensas de los derechos de los ciudadanos. Debido a que la UE no es un Estado-nación, los representantes democráticos de los países miembros no tienen acceso a la supervisión de la negociación del Tratado. En el caso del TTIP, la negociación se delega a los funcionarios que trabajan en la Comisión. Ninguna de las personas involucradas lo hacen por un mandato democrático.

Es cierto que el Tratado que se negocie finalmente tendrá que ser aprobado en el Parlamento Europeo y puede ser vetado por el Consejo de Ministros de cualquier Estado miembro. Pero mientras que Obama tiene que agilizar el proceso, en la UE, la Comisión cuenta con una vía rápida permanente. El rechazo que muchas personas en Europa muestran al TTIP y las amenazas que se ciernen, no puede ser utilizado para presionar a sus representantes electos, que tienen muy poco que decir en este proceso. Los lobbies corporativos, por el contrario, se sienten libres para ejercer presión sobre los negociadores comerciales y funcionarios de la Comisión, que nunca rinden cuentas ante los ciudadanos de sus actos.

Los grupos de interés privados dominan mayoritariamente las negociaciones sobre el TTIP en la Comisión Europea. Nueve de cada diez contactos de pasillo en la fase preparatoria de las negociaciones fueron con las Empresas y grupos corporativos, que han redactado con eficacia el orden del día del TTIP. Y está claro que se están ignorando las voces de los ciudadanos. Los datos de la consulta, que fue promovida por la propia comisión, sobre la Solución de Diferencias entre Estado e Inversor, mostró un rechazo del 97% entre los encuestados, algo que ha intentado por todos los medios ocultar la Comisión. Ahora sólo hablan de qué tipo de Tribunal de Inversores queremos, sin entender que no queremos ningún Tribunal, ni de un tipo ni de otro.

Aquellos de nosotros que apoyamos el proyecto de la UE en su conjunto, pero que nos mostramos críticos con el TTIP, debemos desafiar las afirmaciones de los Gobiernos que dicen que con el TTIP los ciudadanos, tanto de aquí como de Estados Unidos, saldrán ganando. El debate que hay en Estados Unidos muestra que se trata de premisas falsas. Tenemos que defender la Democracia europea y nuestros valores, uniéndonos a aquellos que hacen frente a los grandes intereses comerciales.

La Unión Europea ha supuesto una mejora en muchos aspectos para sus ciudadanos y el resto del mundo; pero las negociaciones secretas en las que está envuelto el TTIP están minando nuestra confianza. Para restaurar la confianza de los ciudadanos en los representantes del Parlamento Europeo, único órgano electo de la Unión, debe dárseles una voz real en este tipo de negociaciones, y divulgar el texto completo de la negociación. Esto permitiría a los ciudadanos y sus representantes juzgar si el TTIP es positivo para unos y otros, según lo prometido por sus defensores, o si el acuerdo es de hecho una amenaza para la salud, el bienestar y las normas ambientales, como temen muchos opositores.

——————————-

Molly Scott-Cato es miembro del Parlamento Europeo por los Verdes, representando al suroeste de Inglaterra. Es portavoz del Partido Verde en materia de economía y fue profesora de Estrategia y Continuidad en la Universidad de Roehampton.

——————————–

Procedencia del artículo:

https://opendemocracy.net/ournhs/molly-scottcato/meps’-mounting-ttip-opposition-scandalously-silenced-ahead-of-knifeedge-us-vo

Consecuencias de la clasificación del glifosato como probablemente cancerígeno por la OMS

Por la Dra. Eva Sirinathsinghji, 10 de junio de 2012

ISIS

glifosato-def

Las campañas para prohibir y eliminar de forma gradual este producto químico en todo el mundo se intensifican, con algunas victorias, dice la Dra. Eva Sirinathsinghji.

Pudiera ser que la clasificación de glifosato por parte de la Organización Mundial de la Salud como probablemente carcinógeno (véase [1] Glyphosate ‘Probably Carcinogenic to Humans’ Latest WHO Assessment, SiS 66) sea el último clavo en el ataúd del herbicida más utilizado en todo el mundo y el producto estrella de Monsanto (Roundup).

Durante las últimas semanas se han intensificado las campañas para prohibir o eliminar este producto, así como la presentación de demandas contra Monsanto: en Estados Unidos por haber asegurado falsamente que el glifosato es seguro, y en China por ocultar los estudios de toxicidad a la opinión pública. (El Salvador ya ha prohibido esta sustancia química, aunque aún no se ha firmado la ley (2); mientras que en los Países Bajos ya se prohibieron las ventas privadas el año pasado (3); Sri Lanka ha establecido una prohibición parcial en aquellas regiones más afectadas por la enfermedad renal crónica, que se ha relacionado con el glifosato (véase más adelante)).

Muchas personas lo sabían desde hace años. La Industria y las Agencias de Regulación Gubernamentales han tratado por todos los medios de ocultar las evidencias de toxicidad durante décadas, y se sienten justificados, en cierta medida, por la última evaluación de la OMS (véase [4] Glyphosate and Cancer, SiS 62) y (5) Los organismos reguladores de la UE y Monsanto ocultaron la toxicidad del glifosato. Pero lo que es más importante, los Gobiernos parecen haber empezado a tomar medidas.

Prohibición total

Colombia ha tomado la iniciativa con la decisión de suspender las fumigaciones aéreas en los cultivos ilegales de coca, así como en las plantas de adormidera, medida que se espera entre en vigor pocas semanas después de que por una mayoría de 7 votos a 1 se aprobase la prohibición por el Consejo Nacional de Estupefacientes (6). El día anterior a la aprobación de la prohibición, la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) entregó 24000 firmas al Ministro de Justicia, que también preside el Consejo Nacional de Estupefacientes, como forma de presión para aprobar la prohibición (7).

Colombia ha estado empleando a contratistas estadounidenses para pulverizar el glifosato durante dos décadas en una superficie estimada de 1,6 millones de hectáreas. Esta fumigación, que formaba parte de la guerra contra las drogas, ha sido ineficaz en la erradicación de la producción ilegal de cocaína, que sin embargo ha provocado un aumento de las enfermedades en las comunidades locales, provocando daños en los cultivos, y contaminando suelos y aguas. Las comunidades indígenas y afrocolombianas se han llevado la peor parte de esos programas de fumigación, lo que ha provocado protestas en contra de la producción de coca y el uso del glifosato, con el desplazamiento de muchas personas de sus tierras ancestrales (8). Pero Colombia no es la única.

Bermudas, territorio británico de ultramar en el Atlántico, también ha prohibido las importaciones de glifosato con efecto inmediato, después de la evaluación de la OMS, según lo anunciado por el Ministro de Salud, Jeanne Atherden, cuya decisión ha sido apoyada por los agricultores (9). El Ministro dijo que cree que la “medida que hemos tomado es una medida de prudencia y en interés de un ambiente seguro… Como en cualquier área científica, los estudios difieren en sus conclusiones y hay mucha información en uno y otro sentido.. Estoy convencido de que esta medida está justificada, y nos comprometemos a llevar a cabo una investigación abierta y exhaustiva (10)”.

Sri Lanka es el último país en declarar una prohibición total tras la posesión del nuevo Presidente, agricultor y anteriormente Ministro de Salud, Maithripala Sirisena, que ha tomado la decisión a raíz de la epidemia de la enfermedad renal crónica que sacude a las regiones agrícolas del país (11). La propagación de la enfermedad renal crónica viene a confirmar que la toxicidad del glifosato no se reduce a su posible carcinogenicidad. La batalla en el país para la prohibición de este producto químico es anterior a la declaración de la OMS: investigadores de Sri Lanka han relacionado esta enfermedad con las aguas duras, la contaminación con metales pesado y el uso de glifosato ( véase [12] Sri Lanka Partially Bans Glyphosate for Deadly Kidney Disease Epidemic, SiS 62). Esto conllevó una inicial prohibición, que tuvo que restringirse a determinadas regiones del país por la presión de los lobbies. El Gobierno ha tenido que correr con la asistencia sanitaria de más de 25.000 personas y suministrar agua no contaminada, así que esta última decisión de la prohibición total de uso del glifosato llega algo tarde.

Prohibición inminente, protestas y recientes peticiones de prohibición

En Brasil hay una creciente presión para seguir el ejemplo: el Ministerio Fiscal ha solicitado por escrito a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (ANVISA) que con urgencia evalúe su postura sobre el glifosato y también revoque las autorizaciones de cultivos transgénicos tolerantes al glifosato (Roundup Ready) (13). Incluso ha ido más lejos diciendo si las autorizaciones regulatorias son legales en el caso de los cultivos transgénicos. ANVISA, sin embargo, ha paralizado su decisión hasta que la OMS emita un informe completo.

En Argentina, 30.000 profesionales de la salud, pertenecientes a la Unión de Médicos y Profesionales de la Salud (FESPROSA), han salido en apoyo de la decisión de la OMS (14), alegando que el glifosato “no sólo provoca cáncer, sino que también está asociado al aumento de abortos espontáneos, defectos de nacimiento, enfermedades de la piel y de las vías respiratorias y enfermedades neurológicas”. La declaración continúa: “Las autoridades sanitarias, incluyendo el Ministerio Nacional de Salud y los poderes políticos, ya no pueden mirar hacia otro lado. Los Agronegocios ya no pueden seguir creciendo a expensas de la salud de los argentinos. 30.000 profesionales de la salud de Argentina, que forman parte de FESPROSA, solicitan que el glifosato sea prohibido en nuestro país y que se abra un debate sobre la necesaria reestructuración de la agroindustria, centrándose en la aplicación de tecnologías que no pongan en peligro la vida humana”.

Del mismo modo, la Sociedad de Hematología-Oncología Pediátricas (SAHOP), emitió una declaración solicitando también la prohibición inmediata de las fumigaciones de glifosato, comunicado firmado por el Presidente de la Sociedad de Pediatría Pedro Zubizarreta. Muestran su oposición a la utilización masiva de productos tóxicos que se pulverizan en concentraciones cada vez mayores en combinación con insecticidas y herbicidas, que se venden como avances tecnológicos. También advirtieron sobre el almacenamiento de las semillas en bolsas de plástico, lo que provoca que se contaminen las semillas con aflatoxinas, clasificadas por la IARC de la OMS como carcinógenas, algo que se conoce desde 1993 (15). Ya algunos estudios científicos habían establecido con anterioridad una relación entre el glifosato y el crecimiento de estos hongos, junto con otras muchas enfermedades de los cultivos (16).

Recientemente se han producido movilizaciones en Argentina para evitar que el Dr. Medardo Ávila Vázquez fuese sancionado por la realización y difusión de un estudio que muestra la presencia de un alto nivel de cánceres en una región sometida a una intensa fumigación con productos químicos en los cultivos (17). Estas protestas son un homenaje a su labor, que muestra la toxicidad del glifosato. También se han producido protestas contra las fumigaciones en otras partes del país, fumigaciones que son apoyadas por el Gobierno argentino. Hay una oposición creciente a raíz de las preocupaciones expresadas por la OMS. El Ministerio de la Producción de la provincia de Santa Fe ha prohibido las fumigaciones aéreas del herbicida 2,4-D a menos de 6 kilómetros de las zonas habitadas, lo que confirma los riesgos para la salud de un sistema agrícola químico que llena el ambiente de partículas químicas y polvo, que luego respiran, por ejemplo, los niños en su camino hacia la escuela (18).

En Europa, la Sociedad Internacional de Médicos por el Medio Ambiente (ISDE) (un órgano influyente de la que forman parte organizaciones de 27 países) ha escrito a las autoridades del Parlamento Europeo y a la Comisión Europea para solicitar la prohibición inmediata de los herbicidas a base de glifosato y de otros también evaluados por la OMS como carcinógenos, sin excepciones (19).

En Alemania, las autoridades preocupadas por la protección al consumidor están solicitando que en toda la UE se prohíba la venta de glifosato para su uso en el hogar, por razones de precaución (20), mientras que el minorista alemán REWE ha decidido eliminar el glifosato de sus estanterías de las tiendas de Bricolaje, toom-Baumarkt, desde septiembre de 2015 (21).

Varias empresas de Suiza están siguiendo sus pasos, como los supermercados COOP y la mayor empresa minorista de Suiza, Migros, declarando que ya no venden productos con glifosato (22). Un miembro de la Comisión Europea declaró en la Conferencia de 2015 Libre de Transgénicos, celebrada en Berlín, Alemania, que incluirían la evaluación de la OMS en los procedimientos de reevaluación, que se debería realizar antes de fin de año. Sin embargo, parece que el proceso de reevaluación está siendo fraudulento, ya que está dirigido por un consorcio de empresas de productos químicos (véase Escándalo en el proceso de aprobación del glifosato en la UE), lo cual significa que los activistas de la UE tendrán que hacer fuerza para presionar a la UE para que su decisión tenga al menos la apariencia de integridad.

En Dinamarca, la Autoridad del Medio Ambiente en el Trabajo ha decidido seguir la decisión de la OMS y ha declarado al glifosato como carcinógeno, a la espera de que aparezcan productos químicos alternativos, menos tóxicos (véase [24] Roundup Listed Carcinogen by Danish Authority, SiS 67). La decisión está respaldada por uno de los toxicólogos más reconocidos del mundo, Philippe Grandjean, profesor de la Universidad de Dinamarca, donde es jefe de la Unidad de Investigación en Medicina Ambiental, además de profesor adjunto en la Universidad de Harvard. Al hacer un comentario sobre esta decisión, dijo: “Es una sustancia tan común, de uso tan extenso, que esta consideración de la OMS debe ser tomada en serio”, mientras que animaba a la gente a que no utilizase esta sustancia química en el hogar. Con esta decisión, parece improbable que este año se lleve a cabo la desecación forzada de los cultivos, lo que hacía que fuese el herbicida más utilizado en el país. Esta es una gran noticia en un país que está apunto de celebrar elecciones, y la respetabilidad en los medios del profesor Grandjean quizás  atraiga la atención de la gente, dejando poco espacio para su defensa.

Ciudadanos estadounidenses presentan demandas colectivas contra Monsanto por falsas notificaciones de seguridad

Un grupo de ciudadanos del Condado de Los Ángeles han presentado acciones legales contra Monsanto por falsas notificaciones de seguridad en el herbicida Roundup: “su objetivo es una enzima que se encuentra en las plantas, pero no en las personas ni en los animales”, reza una etiqueta presente en el envase del herbicida (25). A la demanda se pueden unir todos los residentes en California que hayan adquirido Roundup en los últimos cuatro años. Esta demanda, de tener éxito, puede ayudar a que en el resto del país surjan acciones similares.

glifosato_enzima_dianaLa afirmación de que el glifosato se dirige hacia una enzima en concreto (EPSP sintasa), que dice no existir en el cuerpo humano, ignora que la enzima EPSP sintasa está presente en las bacterias que tenemos en nuestro interior. Por otra parte, los microorganismos están ligados a muchas funciones fisiológicas en el cuerpo que son vitales para la salud humana, y la interferencia en sus funciones se relaciona cada vez más con las enfermedades. En la demanda se dice: “Esta afirmación es totalmente falsa, porque el glifosato no se dirige a una enzima en concreto que dice no encontrarse en las personas, de hecho se encuentra en la flora intestinal, por lo que la afirmación de Monsanto es objetivamente falsa ( e inherentemente lleva a engaño)”. La demanda colectiva alega además que Monsanto “no puede negar que se dirige a una enzima que se encuentra en el interior de las personas… Es un hecho fuera de toda duda”.

La afirmación que hace Monsanto de que su objetivo es una sola enzima es también falsa. Se ha demostrado que interfiere en el funcionamiento de muchas enzimas, al menos en parte debido a sus actividades quelantes de metales, una propiedad para la que esta sustancia química fue patentada originalmente en 1964. Los metales actúan como cofactores para muchas enzimas, que es la razón por la que los metales son clave en cualquier dieta saludable.

Cualquier persona que desee apoyar la demanda presentada por T. Mathew Philips puede visitar la página web del abogado (26).

Ciudadanos chinos demandan al Gobierno por ocultar los estudios de toxicidad

Tres ciudadanos residentes en Beijing han presentado una demanda contra el Ministerio de Salud de China solicitando el informe toxicológico remitido al Gobierno chino para el registro de esta sustancia química, hace ya casi tres décadas (27). La demanda, un raro ejemplo de que particulares presenten una demanda contra el Gobierno chino, se produce más de un año después de que la Consejería de Agricultura no cumpliese con las solicitudes de los voluntarios de Beijing, después de que solicitasen por primera vez dichos informes en febrero de 2014. Hasta el momento, el Gobierno se ha negado a hacer público el Informe por razones de privacidad e industriales, protegiendo los intereses comerciales de Monsanto (28). El Informe toxicológico no fue realizado por las instituciones chinas, sino que en su lugar fue realizado por laboratorios estadounidenses bajo encargo de Monsanto. El Informe hace referencia a un estudio de toxicidad en ratas y conejos, expuestos a la ingestión de glifosato y en contacto con la piel.. Monsanto presentó el Informe para el registro de la formulación de su herbicida Roundup, pero las investigaciones se llevaron a cabo únicamente con el glifosato. Todavía no se ha celebrado la vista oral del caso, pero el Ministerio de Agricultura ya ha añadido a Monsanto en la demanda, como acusado (29).

China es con mucho el mayor productor mundial de glifosato, produciendo, según algunas estimaciones, el 70% de la oferta comercial mundial (30). También es el mayor importador de alimentos transgénicos, a pesar de la que cada vez mayor oposición hacia los transgénicos, y al glifosato. China es uno de los principales productores de soja, pero ahora la está importando, la mayoría de ella transgénica, lo que lleva a que China a que sea uno de los principales productores y consumidores de glifosato (véase [31] How Grain Self-Sufficiency, Massive GM Soybean Imports & Glyphosate Exports Led China to Devastate People & Planet, SiS 67). De tener éxito, la demanda sólo supondría que conociésemos más efectos tóxicos de este herbicida, que no solamente tiene propiedades cancerígenas, sino que también hay evidencias de efecto teratogénicos, alteración hormonal y otros ((véase [32] Roundup of Roundup® Reveals Converging Pattern of Toxicity from Farm to Clinic, SiS 65).

Para concluir

La lucha contra el glifosato está ganando impulso, y donde los Gobiernos no actúan, lo hacen los ciudadanos y algunas empresas privadas, con algunos éxitos.

Una gran campaña para evitar el uso por parte de los gobiernos locales del glifosato, acaba de presentarse bajo el auspicio de 81 científicos y profesionales de la medicina (Independent Scientists Manifesto on Glyphosate. http://www.i-sis.org.uk/Independent_Scientists_Manifesto_on_Glyphosate.php). En menos de dos días el número de científicos que han firmado el Manifiesto se ha triplicado, mientras que 350 no científicos se han unido a la petición. Firme el manifiesto ahora y solicite a sus representantes locales que tengan en cuenta lo recogido en el Manifiesto.

——————————

Referencias

1. Ho MW and Swanson N. Glyphosate ‘Probably Carcinogenic to Humans’ Latest WHO Assessment, Science in Society 66, 16-18

2. El Salvador Government Bans Roundup over Deadly Kidney Disease. Sustainablepulse.com, accessed 27thFebruary 2014 http://sustainablepulse.com/2013/09/19/el-salvador-government-bans-roundup-over-deadly-kidney-disease/#.Uw94kfl_uSo

3. “Dutch Parliament bans Roundup, France and Brazil to follow”, The Healthy Home Economist, 12 April 2014, http://www.thehealthyhomeeconomist.com/roundup-banned-netherlands-france-brazil-likely-soon-follow/

4. Ho MW. Glyphosate and cancer.Science in Society 62, 12-14, 2014.

5. Sirinathsinghji E and Ho MW. EU Regulators and Monsanto Exposed for Hiding Glyphosate Toxicity. Science in Society 51, 46-48, 2011

6. Colombia to ban coca spraying herbicide glyphosate, BBC.co.uk, accessed 18th May 2015. http://www.bbc.co.uk/news/world-latin-america-32677411

7. AIDA celebrates historic decision to suspend fumigation with glyphosate in Colombia, aida-americas.org, accessed 19th May 2015. http://www.aida-americas.org/release/aida-celebrates-historic-decision-to-suspend-fumigation-with-glyphosate-in-colombia#sthash.eoMD5qCX.dpuf

8. Ineffective U.S. Fumigation Policy Adversely Affects Afro-Colombians. Wola.org, accessed 19th May 2015. http://www.wola.org/commentary/ineffective_us_fumigation_policy_adversely_affects_afro_colombians

9. Farmers back decision to ban Roundup spray. RoyalGazette.com, accessed 20th May 2015. http://www.royalgazette.com/article/20150511/NEWS/150519966

10. Bermuda Suspends Glyphosate-Ridden Roundup Indefinitely. Naturalsociety.com, accessed 19th May 2015. http://naturalsociety.com/bermuda-suspends-glyphosate-ridden-roundup-indefinitely/

11. Sri Lankan President orders to ban import of glyphosate with immediate effect, www.colombopage.com, accessed 26th May 2015. http://www.colombopage.com/archive_15B/May22_1432308620CH.php

12. Sirinathsinghji E. Sri Lanka partially bans glyphosate for deadly kidney disease epidemic. Science in Society 62, 2014.

13. Brazil’s Public Prosecutor Wants to Ban Monsanto’s Chemicals. Naturalsociety.com, accessed 20th May 2015.  http://naturalsociety.com/brazils-public-prosecutor-wants-to-ban-monsantos-chemicals/#ixzz3agRIRGWh

14. 30,000 doctors and health professionals demand ban on glyphosate, GMWatch.org, accessed 18th May 2015. http://gmwatch.org/index.php/news/archive/2015-articles/16084-argentina-30-000-doctors-and-health-professionals-demand-ban-on-glyphosate

15. Reclamos contra un pesticida. Página12.com.ar, accessed 20th May 2015. http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-272409-2015-05-11.html

16. Barberis CL, Carranza CS, Chiacchiera SM, Magnoli CE. Influence of herbicide glyphosate on growth and aflatoxin B1 production by Aspergillus section Flavi strains isolated from soil on in vitro assay. J Environ Sci Health B 2013, 48, 1070-9. doi: 10.1080/03601234.2013.824223.

17. University drops action against cancer researcher in face of massive support for his work, GMWatch.org, accessed 18th May 2015. http://gmwatch.org/index.php/news/archive/2015-articles/16136-university-drops-action-against-cancer-researcher-in-face-of-massive-support-for-his-work

18. Argentina: Chemical Warfare on Towns, upsidedownworld.org, accessed 20th May 2015. http://upsidedownworld.org/main/argentina-archives-32/5326-argentina-chemical-warfare-on-towns

19. International Doctors Demand Immediate Ban on Glyphosate Herbicides, isde.org, accessed 18th May 2015 http://www.isde.org/Appeal_glyphosate_IARC.pdf

20. Swanson N and Ho MW. Scandal of glyphosate reassessment in Europe.Science in Society 63, 8-9, 2014

21. German states call for ban on household pesticide, euroactiv.com, accessed 18th May 2015. http://www.euractiv.com/sections/science-policymaking/german-states-call-ban-household-pesticide-314508

22. German Retail Giant REWE Removes Glyphosate from DIY Stores, sustainablepulse.com, accessed 18th May 2015. http://sustainablepulse.com/2015/05/12/german-retail-giant-rewe-removes-glyphosate-herbicides-from-diy-stores/#.VVnI5flVhBc

23. Swiss Supermarkets Stop Sales of Glyphosate over Health Concerns. SustainablePulse.com, accessed 3rd June 2015. http://sustainablepulse.com/2015/06/03/swiss-supermarkets-stop-sales-of-glyphosate-over-health-concerns/#.VXBD3M9VhBc

24. Ho MW. Roundup Listed Carcinogen by Danish Authority, Science in Society 67 (to appear) 2015.

25. Monsanto re/Roundup Class Action Lawsuit, accessed 18th May 2015. http://www.monsantoclassaction.org/wp-content/uploads/2015/04/Monsanto-Glyphosate-Class-Action-4.20.2015.pdf

26. Monsanto Glyphosate Advertising Class Action. http://www.monsantoclassaction.org/

27. Chinese citizens sue government over transparency on Monsanto herbicide. Reuters.com, accessed 18th May 2015 http://www.reuters.com/article/2015/04/08/us-china-monsanto-court-idUSKBN0MZ0UY20150408

28. Chen I-wan.  Chinese People Fight Back on Monsanto Against Glyphosate-based Roundup http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102edk0.html

29. Chen I-wan. Chinese Citizen Sues American GM Giant, Accuses It’s Herbicide Possible Carcinogen. http://blog.sina.com.cn/s/blog_4bb17e9d0102vget.html

30. An insight into glyphosate trend. Agropages.com, accessed 18th May 2015.  http://news.agropages.com/News/NewsDetail—13358.htm

31. Ho MW. How Grain Self-Sufficiency, Massive GM Soybean Imports & Glyphosate Exports Led China to Devastate People & Planet, Science in Society 67, (to appear) 2015.

32. Sirinathsinghji E. A roundup of Roundup reveals converging patterns of toxicities from farm to clinic to laboratory studies.Science in Society 65, 26-31, 2015.

—————————

Procedencia del artículo:

http://www.i-sis.org.uk/Fallout_from_WHO_Classification_of_Glyphosate_as_Probable_Carcinogen.php

————————————-

La lógica que hay detrás de las políticas de austeridad en la zona Euro

Por John Milios, 5 de junio de 2015

Dissident Voice

recortes2

El nexo entre crisis económica y austeridad

1.1 La austeridad como ahorro de costes en la estrategia capitalista

Tras el estallido de la crisis económica mundial en el año 2008, políticas extremas de austeridad empezaron a aplicarse en muchas partes del mundo capitalista desarrollado, sobre todo en la Unión Europea y la zona Euro. Se ha criticado las políticas de austeridad por ser irracionales, al deteriorar aún más la crisis económica y crear un círculo vicioso entre la caída efectiva de la demanda, recesión y sobreendeudamiento. Sin embargo, estas críticas difícilmente pueden explicar por qué tales políticas irracionales persisten, a pesar de los fracasos (1).

En realidad, las crisis económicas se expresan no solamente por la ausencia de demanda, sino sobre todo por una reducción de la rentabilidad de la clase capitalista. La austeridad constituye una estrategia para aumentar las ganancias del Capital (2).

Las políticas de austeridad constituyen la piedra angular de las políticas neoliberales, funcionando como una estrategia para reducir los costes empresariales, reducir los costes de la mano de obra en el sector privado, aumentando los beneficios al reducirse el coste unitario. Se complementan economizando en el uso del capital material, y amparados por los cambios institucionales, que por un lado favorecen la movilidad del Capital y la competencia, y por otro fortalecen el poder de los directivos de las Empresas y los accionistas de la sociedad. En cuanto a la consolidación fiscal, las políticas de austeridad dan prioridad a recortes en los presupuestos sobre los ingresos, la reducción de los impuestos sobre el Capital y las rentas más altas, y reducción del Estado de Bienestar.

La austeridad como un proyecto de clase

Sin embargo, el verdadero coste para la clase capitalista es el nivel de vida de la mayoría de la clase trabajadora de la sociedad. Esto también se puede aplicar para el Estado de bienestar, cuyos servicios pueden ser considerados como una forma de salario social. Queda claro, por tanto, que la austeridad es sobre todo una política de clase: promueve los intereses del Capital contra los de los trabajadores, los jubilados, los desempleados y los grupos económicamente más vulnerables. A largo plazo, su objetivo es la creación de un mercado de trabajo con menos derechos y menos protección social, con bajos salarios y mayor flexibilidad, y ausencia de cualquier poder de negociación por parte de los asalariados.

La austeridad profundiza la recesión. Sin embargo, la recesión obliga a los empresarios, capitalistas o de la burguesía media, a reducir costes para continuar en el camino de la plusvalía absoluta, es decir, para tratar de consolidar sus márgenes de beneficio por medio de recortes salariales, intensificando los procesos laborales, infringiendo la normas y los derechos laborales, despidos masivos, etc (3). Desde el punto de vista de los intereses del gran Capital, la recesión da nacimiento a un proceso de destrucción creativa. Hay una redistribución de los ingresos y de poder en beneficio del Capital, concentrándose la riqueza en unas pocas manos, pues las pequeñas y medianas empresas están siendo liquidadas por las grandes empresas y los centros comerciales.

Esta estrategia tiene su propia lógica, que no es obvia a primera vista. Se percibe la crisis como una oportunidad para un cambio histórico en las correlaciones de fuerzas en beneficio del poder Capitalista, sometiendo a las sociedades europeas a las condiciones de funcionamiento sin trabas de los mercados financieros, tratando de que las consecuencias de la crisis capitalista recaigan sobre los hombros de los trabajadores.

Esta es la razón por la cual, en una situación en la que intensifican los antagonismos sociales, como ocurre hoy en día, un Gobierno que quiera estar al lado de los trabajadores y de una mayoría social, no quiera siquiera imaginar que tiene que sucumbir a las presiones para seguir aplicando las políticas de austeridad.

1.2 Austeridad y financiarización

El Neoliberalismo es una forma de mentalidad gobernada por el Capitalismo, es decir, una organización del poder del Capital por encima de la clase obrera y la mayoría social. Se basa por una parte en la austeridad, como ya se ha dicho anteriormente, y por otro en el papel crucial de los mercados financieros mundiales. La esfera financiera no es simplemente el reinado de la especulación, no se trata de un casino, sino que es mucho más: un mecanismo de supervisión.

En el análisis del Volumen 3 de El Capital, Karl Marx señala que el capital social está siendo ocupado por dos sujetos: el capitalista financiero y el capitalista como administrador. En el proceso de préstamo, el capitalista financiero se convierte en el destinatario y propietario de un valor, es decir, de una promesa escrita de pago por parte del capitalista administrador, el gerente.

En palabras del propio Marx: “En el proceso de producción, el capitalista administrador representa al capital en contra del salario de los trabajadores como propiedad de otro; y el capitalista financiero participa en la explotación del trabajo, representado por el capitalista administrador (4). Las contradicciones secundarias entre los gestores y los grandes inversores financieros son de menor importancia en comparación con la contradicción Capital-trabajo.

Toda Empresa ofrece dos caras: por una parte el aparato de producción per se, y por otro los mecanismos financieros, sus acciones y bonos, que se comercializan en los mercados financieros mundiales.

La generación de plusvalía se ha convertido en un campo de batalla donde ya se encuentran resistencias, lo cual quiere decir que el resultado final no puede darse por sentado. Las técnicas de gestión de riesgos, que funcionan del mismo modo que los mercados financieros desregulados, son un punto crítico en la gestión de la resistencia ofrecida por el trabajo, y por lo tanto para el mantenimiento y perpetuación de las políticas de austeridad.

Los mercados financieros generan una estructura para supervisar la eficacia de los capitales individuales, es decir, un tipo de supervisión del movimiento de capitales. La solicitud mayores ganancias ejerce presión sobre los capitales individuales (empresas) para una explotación más intensiva y más eficaz de la mano de obra, para una mayor rentabilidad. Esta presión se ejerce por muy diferentes canales.

Para dar un ejemplo, cuando una empresa depende de los mercados financieros para su financiación, cada sospecha de una disminución de su valor aumenta el coste de financiación, reduciendo su capacidad de financiación y produce una caída en el precio de sus acciones y bonos. Ante este clima, las fuerzas del trabajo, en el entorno politizado de la Empresa, se enfrentan al dilema de si aceptan los términos desfavorables que los empleadores les ofrecen, lo que implica una pérdida de su propia disposición de negociación, o se enfrentan a la posibilidad de perder el trabajo: aceptar las Leyes del Capital o vivir con inseguridad o desempleado.

Esta presión afecta a toda la organización del proceso de producción. Por lo tanto, presupone no sólo un aumento del despotismo de los directivos contra los trabajadores, sino también una flexibilización del mercado laboral y alto desempleo. Por lo tanto, la disciplina de mercado se concibe como sinónimo de disciplina de capital.

El esbozo teórico que he presentado anteriormente habla del fenómeno de la globalización capitalista y la financiarización como tecnologías complejas del poder, siendo el aspecto principal el de la organización de las relaciones de poder capitalistas. Es un tecnología de poder constituida por diferentes instituciones, procedimientos, análisis y reflexiones, cálculos, tácticas y patrones de integración que permiten el ejercicio de esta específica, aunque muy compleja, organización de la eficiencia de las relaciones de poder capitalistas a través del funcionamiento de los mercados financieros.

1.3 La Austeridad y la zona Euro

La mayoría de las personas de los países capitalistas se oponen a unos salarios reducidos y al empleo precario, a los recortes y degradación de los servicios públicos, a la disminución de las aportaciones del Estado en educación y asistencia sanitaria, en contra del debilitamiento de las Instituciones democráticas , y en contra de mayores medidas represivas. Esa mayoría concibe la crisis laboral ( es decir, desempleo, precariedad y trabajos mal pagados, etc) como una enfermedad social que debe ser abordada en sí misma, no como un efecto secundario del intento de recuperación de beneficios.

Por lo tanto, que continúen las medidas de austeridad es una cuestión de la relación de las fuerzas sociales. Como Karl Marx comentó sobre los límites de la jornada laboral: “El capitalista mantiene su derechos como comprador cuando intenta extender lo máximo que puede la jornada laboral, y extraer, cuando ello le sea posible, dos días laborales de uno sólo… Por otro lado… el trabajador mantiene su derecho como vendedor cuando lo que pretende es reducir la jornada laboral a una de duración normal definida. Por tanto, aquí hay una antinomia, derecho contra derecho, ambos intentando beneficiarse de la ley de intercambios por igual. Entre derechos iguales sólo la fuerza es decisiva” (5).

Más allá de ciertos límites, el sometimiento de todas las formas de vida social a un funcionamiento sin trabas de los mercados y el dictado de la rentabilidad, puede tratarse de un riesgo político para el establishment neoliberal, ya que puede desencadenar fácilmente estallidos sociales incontrolables. Franklin D. Roosevelt en su discurso en el Madison Square Garden de Nueva York, el 31 de octubre de 1936, presentó sus políticas del New Deal como un justo intermedio entre el dinero organizado y la mafia organizada. (6)

En la Eurozona, el riesgo político esta siendo minimizado, supuestamente, a través de la introducción de un marco institucional en el que las políticas de austeridad se ven como la única manera de hacer frente a la inestabilidad económica y financiera. En el entorno habitual de un Estado nación, una sola autoridad fiscal nacional es la que se encuentra detrás del Banco Central. Pero como sabemos que este no es el caso de la Eurozona: no existe una autoridad fiscal sólida detrás del Banco Central Europeo (BCE). Los Estados miembros emiten deuda en una moneda que no controlan, en términos de esa banca central ( no pueden imprimir euros o cualquier otro tipo de moneda, al menos durante un período de tiempo considerable).

Los Estados miembros no siempre tendrán la liquidez necesaria para pagar a los que dispongan de bonos y obligaciones del Estado. Por lo tanto, una mengua en el Estado de Bienestar es una condición previa para la solvencia financiera.

Las élites europeas gobernantes se están sometiendo voluntariamente a un elevado riesgo para llevar a cabo las políticas neoliberales. En otras palabras, han decidido sacar provecho de la crisis para neoliberalizar aún más la gobernabilidad del Estado. Los Estados miembro se enfrentan a un dilema: austeridad-recortes y privatizaciones o los riesgos asociados a su incumplimiento. En general, se trata de opciones proporcionales. Incluso en este último caso, los Estados miembro podrían aceptar un rescate, pero eso les llevaría de nuevo a austeridad-recortes y privatizaciones. Esta perspectiva conservadora califica de riesgo moral cualquier política que apoye a la clase trabajadora, que amplíe el espacio público, que sea compatible con el Estado de Bienestar y organice la sociedad más allá de lo establecido por los mercados.

En este marco, la cuestión estratégica para el neoliberalismo de la UE es la de definir el nivel de austeridad, manteniendo un equilibrio entre el riesgo político y el riesgo moral.

En términos generales, estos dos riesgos, el moral y el político, se mueven en direcciones opuestas debido a sus consecuencias sobre la coyuntura política. Cuando aumenta el riesgo moral, disminuye el riesgo político y viceversa. Por lo tanto, la tensión entre ambos riesgos se traduce en un adecuado equilibrio. Las autoridades independientes, inmunizadas contra cualquier control democrático, especialmente en temas relacionados con la Economía ( el mejor ejemplo es el de la independencia del BCE), disponen de unos mecanismos para detectar el equilibrio entre estos dos riesgos. Sin embargo, este mecanismo no deja de ser insuficiente. La lucha de clases siempre puede provocar acontecimientos imprevistos.

2. El caso griego: ¿Puede Syriza desafiar al neoliberalismo?

2.1. La brecha financiera del sector público griego

Después de cinco años de políticas de austeridad en Grecia y de la desfiguración del tradicional mapa político como solíamos conocerlo ( sobre todo por la ruptura del Partido Socialista (PASOK), que se ha mantenido en el poder durante más de veinte años en las últimas tres décadas), las elecciones del 25 de enero de 2015 dieron la victoria a la Izquierda. SYRIZA (Coalición de la Izquierda Radical), obtuve 149 escaños de los 300 del Parlamento griego, formando una coalición con ANEL (Griegos Independientes), un pequeño partido que está en contra de las políticas de austeridad, situado en el campo político conservador.

El mandato dado al Gobierno por el electorado es doble: a) debe parar las políticas de austeridad y b) asegurar un acuerdo con los prestamistas oficiales (La UE, el BCE y el FMI, lo que se llamaba la Troika, y ahora se conocen como las Instituciones), con la finalidad de cubrir las necesidades de financiación del sector público griego. La brecha financiera del sector público griego hace referencia principalmente a las responsabilidades contraídas en el marco de los programas de rescate de años anteriores.

El 20 de febrero de 2015, el Gobierno griego llegó a un acuerdo intermedio con los prestamistas, que incluye una prórroga de cuatro meses del “Acuerdo maestro de servicios de asistencia financiera” (MFFA), firmado por el anterior Gobierno, que se “sustenta en una serie de compromisos”. Al final de este período de transición, se firmará un nuevo acuerdo entre Grecia y las Instituciones, que según el programa del Gobierno incluiría un nuevo marco fiscal para los próximos 3-4 años y un nuevo plan nacional de reformas.

El acuerdo del 20 de febrero fue una tregua, pero una tregua que de ninguna manera se puede considerar un empate. Dado que las Instituciones son las que deciden si se han cumplido o no los compromisos por parte de Grecia, este acuerdo se sustenta sobre un terreno resbaladizo. Como cada decisión que se tome necesita la aprobación de las Instituciones, las cuotas programadas, tal como aparecen en el programa anterior, aún están pendientes, y por tanto sujetas a la evaluación positiva de las Instituciones.

El acuerdo del 20 de febrero no está del todo cerrado en lo que se refiere al aumento del riesgo moral, es decir, aquellos acuerdos que pueden beneficiar a los intereses del Estado de Bienestar y de los trabajadores. Sin embargo, el punto clave del acuerdo es que las Instituciones evaluarán, supervisarán y dirán si cada reforma en particular no crea problemas a las finanzas públicas y no pone en peligro el futuro del crecimiento económico y la estabilidad y el buen funcionamiento del sistema financiero. Esta evaluación, supone un serio impedimento para la ejecución de los programas públicos y las transformaciones sociales que Syriza desea hacer en primer lugar.

Si bien la cuestión de cómo el Gobierno va a ser capaz de satisfacer sus necesidades de financiación todavía no está resuelta, las declaraciones del BCE y del FMI son prueba elocuente de que siguen evaluando si las reformas prometidas se pueden interpretar como sustitutos de los compromisos del acuerdo anterior.

2.2. La prioridad del frente interno

El análisis anterior nos lleva a la conclusión de que existe una correlación internacional de fuerzas que no solamente restringen considerablemente la libertad de acción en las finanzas públicas, sino que también lo hacen en otras áreas. Sin embargo, el resultado de la negociación no estará determinado ni por movimientos tácticos ni por el frente externo, sino por el frente interno de la sociedad griega. La situación actual sólo deja al Gobierno como una única salida del corsé impuesto por la Europa neoliberal, la de dar un salto hacia adelante.

El salto hacia adelante se haría en base a los compromisos del programa de Syriza para redistribuir el poder y la riqueza a favor de los trabajadores, refundar el Estado de Bienestar, la Democracia y la participación colectiva en la toma de decisiones.

El salto hacia adelante del Gobierno debiera ser una reforma radical del Sistema Fiscal (de modo que el Capital y los sectores más ricos de la sociedad soportasen la carga apropiada) y la lucha contra la corrupción de las élites económicas de Grecia.

Una serie de cambios institucionales radicales son necesarios con urgencia, con el fin de construir una nueva base de las alianzas sociales con las clases subordinadas. Lo que hace falta es un memorando nacional contra los ricos para mejorar las condiciones de vida de la clase trabajadora. El objetivo, tantas veces declarado por la Izquierda, es “que el Capital pague por la crisis”, por decirlo en pocas palabras.

Esta dinámica interna fortalecería la eficacia de las negociaciones con los prestamistas. Es un problema político. Puede salirse de la trampa neoliberal si el Gobierno griego deja claro que si se le obliga, con el fin de no incumplir el mandato conferido por el electorado, podría retrasar el pago de la deuda hasta que llegase a un acuerdo con las Instituciones (7). Con el fin de obtener éxito en esta dinámica interna, el Gobierno griego debe continuar con las propuestas del programa de Syriza: la protección de los intereses de una mayoría social frente a los intereses de la Oligarquía Capitalista.

Esta opción aparece a menudo en los discursos y declaraciones del Primer Ministro, Alexis Tsipras (8), pero no en la agenda del Ministro de Economía griego, Yanis Varoufakis. Poco después de las elecciones, dijo públicamente que el cumplimiento del 70% del Memorando sería algo bueno para Grecia. El Gobierno de Syriza no llegó al poder diciendo que apoyaba el 70% del Memorando. De haberlo prometido así, probablemente no formaría parte del Parlamento, ni jugaría el papel clave de hoy en día. Esto supone una redefinición del mandato de Syriza y del intento de cambiar las alianzas sociales que han apoyado una experiencia histórica de un Gobierno de Izquierdas en Grecia.

Un intento similar fue lo que pretendió Yanis Varoufakis en su declaración en el Vigésimo Foro de la Unión de Banqueros Griegos el 22 de abril de 2015: “En el año 2015, después de cinco años de una catastrófica recesión, casi todo el mundo se ha convertido en víctima, excepto algunas personas que se han beneficiado de esta crisis. La época en que un Gobierno de Izquierdas era por definición contrario a las iniciativas empresariales ha pasado. Si llega un momento en el que hay crecimiento, podremos empezar a hablar de nuevo sobre el conflicto entre Capital y Trabajo. Hoy estamos juntos” (9).

Además, es característico del Memorando que se diga que el crecimiento económico depende de las exportaciones y que cada aumento salarial se considera como una traba contra la competitividad. No importa lo errónea que sea esta perspectiva, sino que refleja el punto de vista de las Instituciones, y por desgracia, también el Ministerio de Economía de Grecia (10).

Lo que hemos indicado anteriormente es el punto de vista del Ministro de Economía (11). Una parte importante de los cuadros de Syriza entiende que la austeridad y los Memorandos son un error económico, en el sentido de que constituyen una receta para la recesión, y que son incapaces de impulsar el crecimiento.

En una sociedad donde se ha producido la pérdida del 25% de su PIB y el empobrecimiento de gran parte de la población, es sólo uno de los aspectos visibles la rápida intensificación de las desigualdades sociales; con una sociedad con un elevado desempleo, que es el complemento numérico de un grave deterioro de las condiciones de trabajo, con una sociedad con múltiples contradicciones y expectativas, la política del Gobierno de Syriza sólo puede avanzar si apoya con claridad los intereses de la mayoría trabajadora en su lucha contra el Capital. No hay espacio para una política que defienda con poca claridad todo griego o europeo. Este enfoque no tiene, ni representará, el punto de vista de la izquierda.

Nos enfrentamos a un reto histórico al que hay que responder sin titubeos y vacilaciones.

  • Del discurso en el Foro Internacional, 20 al 22 de mayo de 2015, en Lausana (Suiza): “Le troisième âge du capitalisme, sa physionomie socio-politique à l’orée du siècle XXIe. En mémoire d’Ernest Mandel (1923-1995). «Publicado en Spectrazine .

——————————————-

1.- Para una crítica de estos enfoques ver: DP Sotiropoulos, J. Milios, S. Lapatsioras, “Redirigiendo hacia la racionalidad las respuestas irracionales europeas a la crisis. Una economía política de la zona euro y la necesidad de una alternativa progresista”, en A. Bitzenis, N. Karagiannis, J. Marangos (eds.) Europa en Crisis (Londres: Palgrave, 2015), p. 67-76. [ ]

2.- Karl Marx ha ilustrado con claridad este asunto. La crítica al enfoque consumista, según el cual la causa de la crisis es la ausencia de demanda efectiva, señala que es precisamente cuando el poder adquisitivo de los trabajadores alcanza un nivel relativamente alto, cuando estallan las crisis:

“Es una tautología pura decir que las crisis son provocadas por una falta de demanda efectiva o consumo efectivo. El sistema capitalista no reconoce ninguna forma de consumidor aparte de aquellos que pueden pagar, si excluimos el consumo de los pobres y los estafadores. El hecho de que las mercancías no se puedan vender no significa más que no se han encontrado compradores efectivos para ellas, consumidores (sin importar que las mercancías sean básicamente vendidas para satisfacer las necesidades del consumo productivo o individual). Si se hace el intento de dar a esta tautología la apariencia de una mayor profundidad, al afirmar que la clase trabajadora recibe una porción demasiado pequeña de su propio producto, y que el mal se remediaría si recibiera un porcentaje mayor, si sus salarios aumentaran, sólo necesitamos señalar que las crisis son siempre preparadas por un período en el que los salarios en general aumentan, y la clase trabajadora realmente recibe una cuota mayor de la parte del producto anual destinado al consumo. Desde el punto de vista de estos defensores del sentido común sensato y «sencillo» (¡!), estos períodos deberían evitar la crisis. Parece entonces que la producción capitalista conlleva determinadas condiciones independientemente de las buenas o malas intenciones de la gente, que permite la relativa prosperidad de la clase trabajadora sólo de forma temporal, y además es siempre el presagio de la crisis«

El Capital, Tomo 2 (Londres: Penguin Classics, 1992), p. 486-87. Una crisis significa más bien una «falta de plusvalía», no de demanda. [ ]

3.- El análisis de Marx muestra la capacidad de la clase Capitalista para reorganizar la producción, para modernizar los medios de producción y de economizar constantemente en Capital ( como una forma de salir de las crisis por acumulación excesiva), no es un aspecto técnico de la economía, sino el resultado de la relación social de fuerzas, anclada en la lucha de clases. La reestructuración de la empresa, sobre todo, significa la reestructuración de un conjunto de relaciones sociales y tiene como finalidad aumentar la tasa de explotación. Por lo tanto, es un proceso que supone por un lado, un poder cada vez mayor para la clase Capitalista sobre el proceso de producción en sí, y por otro, la desvalorización de todo el capital inadecuadamente valorizado ( reducción o liquidación de empresas) y así economizar en la utilización de Capital.

Dentro del sistema capitalista todos los métodos para aumentar la productividad social del trabajo se llevan a efecto a costa del trabajador individual; todos los medios para el desarrollo de la producción se someten a una inversión dialéctica para que se conviertan en medios de dominación y explotación de los productores; transforman al trabajador en un fragmento de hombre; lo degradan al nivel de un apéndice de la máquina…Sin embargo, todos los métodos para la producción de la plusvalía son, al mismo tiempo, métodos de acumulación, y cada extensión de la acumulación se convierte en un medio para el desarrollo de esos métodos. Se deduce, pues, que a medida que se acumula el capital, la situación del trabajador debe empeorar, sea su sueldo alto o bajo”.

El Capital, Tomo 1 (Londres: Penguin Classics, 1990), p. 799. [ ]

4.- El Capital, Tomo 3 (Londres: Penguin Classics, 1991), p. 504. [ ]

5.- El capital, volumen 1, p. 344. [ ]

6.- “Sabemos ahora que el Gobierno del dinero organizado es tan peligroso como el Gobierno de la mafia organizada”. Véase: “Discurso en el Madison Square Garden”, Franklin D. Roosevelt, 1936. [ ]

7.- El impacto de un eventual incremento de las tasas de interés de los bonos griegos sería insignificante, ya que de todos modos el país no puede pedir prestado en los mercados. Además, un retraso en el pago de la deuda no tendría como consecuencia un Grexit ( salida de Grecia de la zona Euro), ni siquiera sería considerado ese retraso como un incumplimiento. De hecho, el 1 de mayo de 2015, las tres principales agencias de calificación, Standard and Poors, Fitch y DBRS, anunciaron que no iban a considerar como un incumplimiento un retraso en los pagos por el Gobierno griego al FMI o el BCE. En concreto, Frank Gill, de Standard and Poors, declaró: “Si por la razón que fuera, Grecia no hiciese los pagos al FMI o al BCE, no se considerará un incumplimiento bajo nuestros criterios, porque es deuda oficial del sector. Si fuera considerado un incumpliendo supondría el abandono del FMI del “Programa de asistencia financiera” a Grecia, y supondría una reestructuración de la deuda soberana…” []

8.- En su discurso en el evento anual de The Economist en Atenas, Alexis Tsipras dijo: “El Memorando no fue sólo un error económico, un mal programa, un descuido, sino que fue una elección consciente para colocar el peso de la crisis económica … sobre las espaldas de los trabajadores, los pensionistas, la clase media, los autónomos y los pequeños empresarios… Eran conscientes de que lo que estaban haciendo, y a pesar de eso siguieron adelante. Es de un cinismo absoluto… Los únicos que no han sufrido por la crisis durante estos cinco años han sido los ricos”.

9.- Véase: http://anatopia.files.wordpress.com/2015/04/boit.pdf

10.- Grecia ha procedido a un ajuste económico sin precedentes, destinado a mejorar la consolidación presupuestaria por un lado, y por el otro para mejorar la competitividad de la economía… El cambio hacia un modelo de desarrollo con orientación hacia la exportación parece haber sido alcanzado en los años 2013 y 2014, cuando se registro un superávit en la cuenta corriente del 0,6 y el 0,9% del PIB, respectivamente. Véase: Ministerio de Economía, Programa Nacional de Reformas, abril de 2015.

11.- Hasta las elecciones del 25 de enero, Varoufakis no estaba afiliado a Syriza. Sin embargo, su nombramiento como Ministro de Economía por el Primer Ministro Tsipras, refleja un determinado conglomerado de fuerzas ideológicas y opiniones políticas dentro de Syriza.

———————————-

John Milios es profesor de Economía Política de la Universidad Técnica Nacional de Atenas, y miembro del Comité Central de Syriza.

—————————

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2015/06/the-class-logic-behind-austerity-policies-in-the-euro-area/#more-58665

————————————