Entries from septiembre 2018 ↓

Los investigadores establecen un vínculo entre el bisfenol A y el inicio de la diabetes de tipo 2

El controvertido estudio sugiere que la exposición al bisfenol A (BPA) podría alterar la cantidad de insulina producida y elevar el riesgo de diabetes tipo 2 en las personas.

Por Lynne Peeples, 13 de septiembre de 2018

Enviromental Health News

Un estudio único en su tipo de un pequeño grupo de personas expuestas a una cantidad muy pequeña de bisfenol A (BPA) está planteando interrogantes sobre la postura del gobierno federal de que bajas dosis de esta sustancia química común son seguras, así como sobre la ética de llevar a cabo un experimento de este tipo en seres humanos.

Los autores afirman que sus hallazgos, que enfatizan la necesidad de repetir, se basan en las crecientes pruebas de que las exposiciones continuas al BPA, ampliamente utilizado en plásticos, revestimientos de alimentos enlatados y papel para recibos, podrían aumentar el riesgo de que una persona desarrolle resistencia a la insulina y diabetes tipo 2.

«Vivimos en una época en la que la diabetes tipo 2 está muy extendida. He aquí una señal de un nuevo camino a explorar qué es lo que la está causando», dijo Pete Myers, fundador, director ejecutivo y científico jefe de Environmental Health Sciences y coautor del estudio publicado hoy en Journal of the Endocrine Society. (Nota del editor: Myers también es el fundador de Environmental Health News, aunque la publicación es editorialmente independiente).

Más del 9 por ciento de la población estadounidense tiene diabetes (N. del T.: el 13,8% de la población española mayor de 18 años, lo que equivale a unas 5,3 millones de personas. Datos de la Fundación para la Diabetes) predominantemente diabetes tipo 2, lo que significa que el cuerpo lucha por producir o usar insulina. Múltiples factores pueden aumentar el riesgo de una persona de desarrollar diabetes tipo 2, incluyendo una dieta deficiente y falta de ejercicio.

Hasta este punto, la investigación del BPA se ha limitado a pruebas con animales y estudios epidemiológicos que comparan la salud de diferentes poblaciones de personas, sin exponer a ninguno de ellos a la sustancia química de forma intencionada. Esta es la primera vez que los investigadores han probado el BPA en humanos, que están expuestos diariamente a los productos químicos cuando comen, beben y compran.

«Encontramos un efecto con una dosis de BPA que no debería producir ningún efecto»

En el experimento, realizado en dos partes, los investigadores analizaron la producción de insulina -la hormona que evita que los niveles de azúcar en sangre suban o bajen demasiado- en respuesta a que la glucosa afecte al torrente sanguíneo. Se tomaron muestras de sangre de cada uno de los 16 participantes, tanto después de haber tomado un cóctel que contenía BPA como en una presentación separada, después de haber tomado un cóctel idéntico que no contenía BPA.

En ambos casos, después de ingerir el cóctel se administró glucosa por medio de una bebida para los ocho participantes en la primera parte del experimento y a través de vía intravenosa para los ocho participantes en la segunda parte.

La cantidad de insulina liberada, en promedio, difirió significativamente entre los análisis: mayor con la exposición al BPA en el primer experimento, que se centró en la liberación temprana de la hormona, y menor con la exposición en el segundo, que se centró en la fase posterior de la respuesta de la insulina. Y los participantes que ya tenían un control relativamente pobre del azúcar en sangre parecían más sensibles a los efectos del BPA.

«Encontramos un efecto con una dosis de BPA que no debería producir un efecto», señaló Angel Nadal, profesor de fisiología de la Universidad Miguel Hernández de Elche (España) y coautor del estudio. La dosis que usó su equipo -0.05 miligramos de BPA por kilogramo de peso corporal- se presume segura por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA).

El hecho de que encontraran alguna respuesta fisiológica en las personas a esa dosis, concluyeron los autores, «indicaría que las suposiciones clave en el proceso regulatorio son incorrectas».

El Dr. Robert Sargis, endocrinólogo de la Universidad de Illinois en Chicago que no participó en el estudio, dijo que, aunque el experimento confirma lo que se ha visto en estudios anteriores que relacionan el BPA con la diabetes, «los resultados no son un hecho innegable».

«No están diciendo que el BPA cause diabetes en una sola dosis», dijo.

El BPA es una de las sustancias químicas capaces de imitar o bloquear los mensajes naturales de la insulina, el estrógeno y otras hormonas del cuerpo. Al final del embarazo, se cree que los cambios hormonales empujan a la mujer a un estado temporal de resistencia a la insulina para asegurar que una cantidad suficiente de azúcar atraviese la placenta y llegue al feto en rápido crecimiento. Los autores plantearon la posibilidad de que el BPA, si el cuerpo lo confunde con un esteroide, podría desencadenar efectos similares.

La sustancia química se ha relacionado con una variedad de problemas de salud, incluyendo trastornos reproductivos, problemas de comportamiento, enfermedades cardíacas y obesidad.

Anteriormente se había encontrado una asociación entre la exposición al BPA y la diabetes en estudios en animales y en estudios epidemiológicos. Sin embargo, la FDA y la EPA «no prestaron atención» a esos estudios, señaló Frederick vom Saal, profesor de biología de la Universidad de Missouri-Columbia, y otro coautor del nuevo estudio.

«Así que pensamos que teníamos que investigar en las personas.»

Vom Saal y varios otros científicos han estado trabajando con la FDA en otro estudio único en su tipo para determinar los verdaderos impactos del BPA. El proyecto, denominado Consortium Linking Academic and Regulatory Insights on BPA Toxicity, o CLARITY-BPA, fue iniciado con la intención de ayudar a los reguladores gubernamentales y a los investigadores académicos a llegar a un consenso sobre los daños potenciales para la salud del BPA.

Sin embargo, ese esfuerzo ha suscitado su primera controversia en los últimos meses. Investigadores académicos han expresado su preocupación de que los reguladores del gobierno estén nuevamente descartando sus hallazgos a favor de las propias conclusiones de la FDA, que siguen diciendo que el BPA es seguro.

Ética sobre la administración de BPA en las personas

El Consejo Americano de Química, que representa a los fabricantes de productos químicos, calificó de «especulativo» el nuevo estudio de exposición humana y subrayó que los resultados no demuestran que los efectos del BPA estén relacionados con la enfermedad.

El Consejo también cuestionó la ética de la administración de dosis a un grupo de voluntarios humanos, dada «la expectativa de que se produzcan efectos», dijo Steven G. Hentges, director principal del Grupo Global de Policarbonato/BPA en la ACC.

Sheldon Krimsky, profesor de la Universidad de Tufts que estudia ética en ciencia y tecnología, expresó una preocupación similar. «Es el primer estudio de este tipo, pero me hace sentir incómodo», dijo.

«Es un poco irónico que estén tratando de mostrar que niveles muy bajos de BPA podrían ser peligrosos, usando los criterios de las agencias que dicen que no es peligroso», dijo. «Una de las justificaciones para hacer la prueba es que los niveles que administraron estaban dentro de las directrices federales.»

Vom Saal y sus colegas dicen que se tomaron muy en serio las consideraciones éticas: trabajaron durante más de dos años con la Junta de Revisión Institucional de la Universidad de Missouri para disipar cualquier preocupación sobre el diseño del estudio. La junta finalmente aprobó el experimento.

A los participantes del estudio se les instruyó sobre las formas de reducir su exposición al BPA durante dos días anteriores al experimento. Luego, los investigadores administraron una dosis baja, que se cree que los estadounidenses experimentan varias veces al día. «Nadie piensa que una administración única sea dañina», dijo vom Saal. «Es que estamos expuestos repetidamente a este producto químico.»

La exposición experimental «sólo replico los niveles de exposición que un apersona habría tenido», agregó Myers. «Este estudio necesita ser replicado. Las implicaciones son demasiado importantes.»

Aún así, en lugar de replicar el experimento en más personas, Krimsky sugirió que los investigadores busquen vías alternativas para recolectar datos humanos, como el monitoreo de personas que ya están expuestas a dosis relativamente altas de BPA. Los cajeros de los supermercados que manejan regularmente los recibos podrían ser uno de los grupos objetivo, ya que se ha demostrado que el producto químico que revuelve las hormonas se filtra del papel y penetra en la piel, especialmente en presencia de desinfectantes para manos u otros productos para el cuidado de la piel.

Sargis, mientras tanto, cuestionó la necesidad de cualquier estudio adicional en humanos. «¿Cuánto datos necesitamos conocer antes de hacer algo con respecto al BPA?», dijo.

«No creo que debamos estar en un punto en el que tengamos que hacer deliberadamente estos estudios en humanos para probar que estos productos químicos son dañinos, cuando en realidad debería ser responsabilidad de los fabricantes probar que son seguros».

—————————

Las Corporaciones Farmacéuticas gobiernan las Industrias Sanitarias del mundo

Por el Dr. Gary G. Kohls, 19 de septiembre de 2018

Global Research

Tengo un libro visiblemente subrayado en mi biblioteca que se escribió en 1995, por David C. Korten. Se titula «Cuando las corporaciones gobiernan el mundo». Alrededor de la fecha en la que se publicó el libro, yo era médico de familia de un pueblo pequeño, y todavía trataba de seguir con ahínco el Juramento Hipocrático, que realicé en 1968. También seguía tratando de respetar el derecho inalienable de mi paciente a estar completamente informado sobre los riesgos y beneficios de cualquier medicamento que estuviera considerando prescribir antes de que él o ella diera su consentimiento para la prescripción. Suponía mucho tiempo seguir esos principios éticos.

Korten escribió posteriormente otro libro1999, que tituló «El Mundo Post-Corporativo». He aquí un extracto de la página 7 de la secuela que resume muy bien sobre lo que trataba de advertir a sus lectores:

«Nuestra implacable búsqueda del crecimiento económico está acelerando la desintegración de los sistemas de soporte de vida del planeta, intensificando la competencia por los recursos, ampliando la brecha entre ricos y pobres, y socavando los valores y las relaciones de la familia y la comunidad. La creciente concentración de poder en las corporaciones globales y las instituciones financieras está despojando a los gobiernos -democráticos y de otro tipo- de su capacidad para establecer prioridades económicas, sociales y ambientales en un interés común más amplio.

Impulsadas por una firme apuesta por la obtención de beneficios cada vez mayores en provecho de sus inversores, las corporaciones globales y las instituciones financieras han convertido su poder económico en poder político. Ahora dominan los procesos de decisión de los gobiernos y están reescribiendo las reglas del comercio mundial a través de los acuerdos internacionales de comercio e inversión para permitirse ampliar sus beneficios sin tener en cuenta las consecuencias sociales y ambientales que acarrea para la sociedad en general. Seguir con el negocio como de costumbre conducirá casi con toda seguridad al colapso económico, social y ambiental.

En gran medida, el problema se origina en los Estados Unidos. Sus representantes son los principales mercaderes de las falsas promesas del consumismo y los principales defensores de la desregulación del mercado, el libre comercio y las políticas de privatización que están avanzando en la consolidación global del poder corporativo y la correspondiente corrupción de las instituciones democráticas.

Resolver la crisis depende de las sociedades civiles, movilizándose para reclamar el poder que las corporaciones y los mercados financieros globales han usurpado. Nuestra mayor esperanza para el futuro radica en las economías de propiedad y gestión local que dependen predominantemente de los recursos locales para satisfacer las necesidades de subsistencia de sus miembros de manera que se mantenga un equilibrio con la tierra. Este cambio en las estructuras y prioridades institucionales puede abrir el camino para eliminar la privación y la desigualdad extrema de la vida humana. Instituir una verdadera democracia ciudadana y liberar el potencial no realizado para el crecimiento individual y colectivo y la creatividad».

En 2005, Wade Rowland escribió un libro titulado «Avaricia, Inc. por qué las corporaciones gobiernan nuestro mundo». Entre otros libros de temática similar en los estantes de mi biblioteca que advierten sobre los males del capitalismo global se encuentran «Wall Street and the Rise of Hitler» (1976) de Antony Sutton y de Willian Greiden, “Quien se lo dirá al pueblo: La Traición de la Democracia Americana» (1992)”.

Me entristece admitir que llegué tarde a comprender que lo que estos autores estaban advirtiendo a sus lectores en sus libros es lo siguiente: los males del capitalismo global también se aplican a las industrias médica, psiquiátrica, pediátrica, familiar, farmacéutica, de vacunas, de dispositivos médicos, etc., cada una de las cuales una vez fue controlada por los médicos y por lo tanto se adhirió al juramento de «primero no hacer daño»: el Juramento Hipocrático que todos los médicos hacen cuando se gradúan de la facultad de medicina. Los tiempos han cambiado, y no para la mejora de nuestra profesión o de nuestros pacientes.

Tres décadas después de mi práctica de medicina (más o menos en la época en que Korten escribió su libro), sufrí la adquisicion hostil de mi pequeña clínica de medicina familiar rural, de propiedad y funcionamiento independiente, en Pine River, Minnesota. La adquisición fue organizada por una nueva entidad corporativa llamada Essentia Health, una sucursal de la cual estaba ubicada en Brainerd, MN, una comunidad más grande a 30 millas al sur de mi clínica donde se encontraba el hospital del área. Más tarde, Essentia se convertiría en un centro de poder médico corporativo con sede en Duluth, con decenas de centros con fines de lucro en Minnesota, Wisconsin, Dakota del Norte e incluso en Idaho.

En el momento de la adquisición, todavía me esforzaba por cumplir con el Juramento Hipocrático y el Principio de Consentimiento Informado, pero mi gerente de negocios siempre se quejaba de que pasaba «demasiado tiempo» con mis pacientes. (Y mi familia se quejaba comprensiblemente de que pasaba demasiado tiempo después de las horas en la clínica terminando de hacer los gráficos. Sin embargo, mis pacientes no se quejaron, y eso fue lo que me pareció importante. Decidí dejar esa práctica antes de que Essentia tomara el control de la clínica. No creo que hubiera tolerado trabajar para Essentia durante mucho tiempo).

«Essentia Health es un sistema de salud integrado que atiende a pacientes en Minnesota, Wisconsin, Dakota del Norte e Idaho.

Con sede en Duluth, Minnesota, Essentia Health combina las virtudes y el talento de 14.700 empleados, entre los que se incluyen más de 1.900 médicos y profesionales avanzados, que sirven a nuestros pacientes y comunidades cumpliendo una misión diferente en relación con la salud de las personas.

Essentia Health, que incluye muchas instalaciones católicas, se guía por los valores de Calidad, Hospitalidad, Respeto, Alegría, Justicia, Administración y Trabajo en Equipo. La organización cumple su misión al tener un enfoque centrado en el paciente en 15 hospitales, 74 clínicas, seis centros de atención a largo plazo, tres centros de vida asistida, tres centros de vida independiente, cinco servicios de ambulancia y un instituto de investigación».

No habían pasado muchos años desde mi graduación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota cuando me sentí incómodo con la política de la Asociación Médica Americana e incluso con mi Academia de Medicina Familiar de Minnesota, la cual -a pesar de sus florecientes proclamaciones de ser organizaciones altamente éticas en las que el paciente se encontraba en primer lugar- más tarde comprendí que se trataba principalmente de grupos de trabajo de presión para lograr que cualquier tipo de legislación o de nueva tecnología fuera considerada como provechosa para la industria.

Pero me tomó tiempo darme cuenta de lo mucho que las grandes empresas farmacéuticas estaban controlando la profesión médica. Supongo que mi primera pista fue la prevalencia de los vendedores y vendedoras (a quienes llamábamos «visitadores médicos») de todas las compañías farmacéuticas o de dispositivos médicos imaginables que se dirigían a mí para que les recetara su medicamento o producto más reciente, protegido por patente y, por lo tanto, el más caro.

Los visitadores médicos siempre se las arreglaron para ser muy amables – como todos los vendedores de éxito – con todos los miembros del personal de la clínica. Los representantes siempre estaban bien vestidos, eran atractivos (especialmente las mujeres) y siempre venían con regalos y muestras de medicamentos gratis de sus productos – como un incentivo para que yo entregara sus muestras a algunos de mis pacientes, quienes luego se esperaría que regresaran para una visita de seguimiento al consultorio y una posible receta de por vida que el paciente esperaría que (para la compañía farmacéutica) fuera prescrita indefinidamente. Más tarde me di cuenta de que el visitador médico obtendría una parte de las ganancias mientras el paciente continuara tomando la medicación, lo que explicaba el entusiasmo de los visitadores. Los mejores visitadores médicos ganaban más dinero que la mayoría de los médicos a los que se dirigían y que seducían para recetar los medicamentos de su empresa. Por supuesto, los directores generales ganaban decenas de millones de dólares con las mismas ventas, y yo contribuía a sus planes.

El visitador médico también me dejaba a menudo artículos de revistas médicas de aspecto oficial que supuestamente proporcionaban «evidencias» de las maravillas del nuevo fármaco. Por supuesto, rara vez tuve tiempo de leer estos folletos reimpresos con detenimiento o escepticismo. Fue mucho más tarde que descubrí que muchos de estos artículos fueron escritos por escritores pagados por la Industria Farmacéutica y/o publicados en revistas opacas que a menudo eran ilegítimas o incluso inexistentes.

Podría contar cien historias similares sobre la astucia de las enormes multinacionales médicas/farmacéuticas/vacunas «Corporaciones que gobiernan el mundo de la salud» que explicarían por qué he perdido el orgullo que una vez tuve en mi honorable profesión y ahora estoy avergonzado por la gradual aquiescencia de mi profesión a las codiciosas corporaciones globales que cumplen con la definición de entidades sociopáticas. Siendo sociópatas, los portavoces de la Industria Farmacéutica no pueden evitar ser mentirosos en serie cuando tratan de vender a los médicos los llamados «beneficios» de sus inasequibles productos patentados y de sobreprescripción, que se anuncian tan intensamente en la televisión que los pacientes llegan exigiendo que se les prescriba el medicamento, la vacuna u otro producto más reciente que no ha sido sometido a pruebas, siempre y cuando no tengan que pagarlos de su bolsillo.

Las campañas de propaganda de las grandes farmacéuticas son mucho más potentes hoy que en los días previos a mi jubilación, hace una década. Por lo menos por aquel entonces no había medicamentos (orales o inyectables) que costaran decenas de miles de dólares al año. ¡Ahora hay docenas y docenas de medicamentos que pueden costar entre 60.000 y 120.000 dólares al año! Incluso los pacientes ricos se negarían a pagar de su bolsillo por tales medicamentos, por lo que las compañías de seguros se ven obligadas a aumentar drásticamente las tarifas de las primas. Y los sociópatas de la Industria Farmacéutica no tienen sentimientos de culpa. Es la forma en que se hacen los negocios.

Lo que más me duele es ser testigo de la enorme influencia que tienen las campañas de propaganda masiva tanto sobre los prescriptores de los medicamentos y vacunas como sobre los pacientes, a pesar de la enorme cantidad de información científica válida que nunca se anuncia o incluso se escribe sobre ella en los medios de comunicación tradicionales, que son adictos a las enormes sumas de dinero de las grandes farmacéuticas e Industria de las Vacunas.

El inmenso poder financiero que las corporaciones farmacéuticas y de vacunas sin alma han tenido ha sido abrumador, gracias a los enormes presupuestos de publicidad y a la realidad de los miles de periodistas médicos no científicos que escriben sobre lo que la corporación les da de comer.

Dar poca importancia al principio del consentimiento informado es legal hoy en día, ya que existe otro principio llamado «Estándar Comunitario de Atención» que es un principio legal que no tiene nada que ver con la ética médica. No recuerdo que me enseñaran sobre eso cuando fui a la escuela de medicina. Abajo hay una definición de «estándar de cuidado» que encontré en Internet:

«En términos legales, (el estándar de atención es) el nivel al que el proveedor médico promedio y prudente de una comunidad determinada ejercería. Es la forma en que los médicos calificados de manera similar habrían administrado la atención del paciente en las mismas circunstancias o en circunstancias similares. El demandante por negligencia médica debe establecer el estándar de atención adecuado y demostrar que el estándar de atención ha sido vulnerado».

En otras palabras, el nivel de atención en una comunidad podría considerarse mala praxis en otra comunidad, dependiendo de lo que se considere normal o promedio. Así que un paciente víctima de mala praxis en una comunidad no podía demandar por mala praxis si el médico «culpable» estaba practicando de una manera que se consideraba normal o promedio en esa comunidad.

Los principios capitalistas corruptos – incluyendo la necesidad de que el médico individual sea altamente «eficiente» y «rentable» y «rápido» – han ido asumiendo gradualmente la una vez honorable práctica de la medicina. Cumplir con el principio del Consentimiento Plenamente Informado lleva demasiado tiempo cuando hay docenas de efectos adversos potenciales de cada medicamento o vacuna que deben ser explicados en detalle al paciente. Esos efectos adversos incluyen reacciones inmediatas; reacciones retardadas (que a menudo no son reconocidas[e incluso negadas ilógicamente y diabólicamente] por el médico); incapacidad permanente; e incluso la muerte.

A ningún médico empleado por una gran corporación de salud se le permite el valioso tiempo para explicarle al paciente acerca de los muchos eventos adversos potenciales, por lo que a los médicos y enfermeras se les ha dicho por parte de sus gobernantes corporativos que sólo mencionen un puñado de los problemas. Dar poca importancia a informar plenamente a los pacientes sobre los efectos secundarios y luego obtener el consentimiento informado (firmado o no) del paciente ha evolucionado hasta convertirse en lo que es un nuevo estándar de atención en la mayoría de las comunidades.

Esencialmente, todas las grandes corporaciones de salud, farmacéuticas y de vacunas son administradas por personas que no son médicos y que tienen títulos de Maestría en Administración de Empresas (MBA, por sus siglas en inglés).

A continuación hay una serie de citas que se refieren a los problemas éticos e incluso a las actividades delictivas de las corporaciones relacionadas con la medicina que han tomado el control de lo que antes eran esfuerzos éticos.

Que el prescriptor y los pacientes tengan cuidado.

«La corporación es un verdadero monstruo de Frankenstein – una persona artificial enloquecida, responsable sólo de su propio ser sin alma….representando al capitalismo en su estado más puro, completamente indiferente a cualquier cosa que no sea ganancia y poder.» – William Dugger, autor de Corporate Hegemony.

«La profesión médica está siendo absorbida por la industria farmacéutica (y de vacunas), no sólo en términos de la práctica de la medicina, sino también en términos de enseñanza e investigación. Las instituciones académicas de este país se están permitiendo ser los agentes pagados de la industria farmacéutica. Creo que es vergonzoso». – Arnold Seymour Relman, MD (1923-2014), profesor de medicina de Harvard y ex editor jefe del New England Journal of Medicine

«El caso contra la ciencia (corporativa) es sencillo: gran parte de la literatura científica (y médica), quizás la mitad, puede ser simplemente falsa. Basada en estudios con pequeños tamaños de muestra, efectos minúsculos, análisis exploratorios no válidos y flagrantes conflictos de intereses, junto con una obsesión por seguir tendencias de moda de dudosa importancia, la ciencia ha dado un giro hacia la oscuridad». Richard Horton, MD, redactor jefe de la prestigiosa revista médica británica The Lancet

«La ‘ciencia’ controlada por la industria no es realmente ciencia, sino una cortina de humo para allanar el camino a productos que pueden ser dañinos, pero ¿qué les importa mientras se beneficien? Hay muchos grandes científicos, pero también hay algunos que están dispuestos a ser contratados para `probar’ que algo no causa cáncer, o que algo es `seguro’. No puedes confiar en la EPA, la FDA o la ciencia que depende de la Industria». – Blogger

«La única vez que la palabra «cura» ya no se usa es por parte de organizaciones de investigación corporativas (y grupos de defensa de pacientes) cuando solicitan fondos de la gente durante sus campañas anuales de beneficencia o sus «caminatas por la curación». Claramente todos los incentivos financieros son para montar una interminable e infructuosa búsqueda de la cura sin llegar a encontrarla». – cita de www.healingmatters.com

«Las transcripciones de las reuniones del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI, por sus siglas en inglés) también muestran que algunos de los miembros del Comité tenían amplios vínculos con las compañías farmacéuticas y que la JCVI cooperaba frecuentemente con los fabricantes de vacunas en las estrategias destinadas a impulsar la aceptación de la vacuna. Algunas de las reuniones en las que se discutieron estos temas controvertidos no tenían la intención de estar disponibles al público, ya que las transcripciones sólo se publicaron más tarde, a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA, por sus siglas en inglés). Estas reuniones en particular se señalan en las transcripciones como » confidenciales comerciales » y revelan una clara y preocupante falta de transparencia, ya que parte de la información fue eliminada del texto (es decir, los nombres de los participantes) antes de la publicación de la transcripción en la sección FOI del sitio web de la JCVI». – Lucija Tomljenovic, PhD

«Simplemente, ya no es posible creer en gran parte de la investigación clínica que se publica, o confiar en el juicio de los médicos de confianza o en las pautas médicas autorizadas. No me complace esta conclusión, a la que llegué lenta y reticentemente durante mis dos décadas como editor de la New England Journal of Medicine (NEJM)». – Dra. Marcia Angell, ex editora en jefe del NEJM

«Los llamados ‘vacunólogos’ están tan cegados por su obsesión por obligar a vacunar a la sociedad que ni siquiera consideraron que podría haber factores que pudieran afectar en gran medida a la salud humana… a los ‘vacunólogos’ les gusta pensar en términos concretos, es decir, tienen un pensamiento muy estrecho y llevan anteojeras que les impiden ver los numerosos problemas que se producen con un gran número de vacunaciones en bebés y niños. Su objetivo en la vida es vacunar a tantas personas como sea posible con un número cada vez mayor de vacunas». – Russell Blaylock, MD

«Durante dos años, he trabajado con un equipo de médicos e investigadores científicos respetados para reunir todos los estudios publicados sobre el timerosal, el conservante de vacunas a base de mercurio que aún está presente en concentraciones peligrosas en las vacunas contra la gripe de los Estados Unidos y en las vacunas pediátricas en todo el mundo. Hemos reunido y analizado cerca de quinientos estudios epidemiológicos publicados, farmacológicos, toxicológicos, clínicos, animales y humanos en publicaciones líderes. Estos estudios involucran abrumadoramente al timerosal en una serie de lesiones neurológicas, incluyendo TDAH, TDAH, retraso del habla, retraso del lenguaje, tics, trastorno de miseria y autismo».Robert F. Kennedy, JR

«La FDA está ahí para servir a la industria farmacéutica. NO está ahí para servir al público». Dr. David Graham, alto funcionario de la Oficina de Seguridad de Medicamentos de la FDA (2005)

«No se va a resolver el problema de las enfermedades contagiosas de los niños inmunodeprimidos que crecen en condiciones espantosas sometiéndolos a un aluvión de vacunas….lo primero que hay que hacer -antes de vacunarlos en exceso- es proporcionarles condiciones de vida higiénicamente controladas, agua dulce, saneamiento, buena nutrición, etc.». – John D. Stone.

«Si hemos sido embaucados el tiempo suficiente, tendemos a rechazar cualquier evidencia del embaucamiento. Ya no estamos interesados en averiguar la verdad. El embaucador nos ha cautivado. Es demasiado doloroso reconocer, incluso para nosotros mismos, que hemos sido » secuestrados. Una vez que le das a un charlatán poder sobre ti, casi nunca lo recuperas». Carl Sagan, autor de «The Demon-Haunted World: La ciencia como una vela en la oscuridad»

«El mercurio a un mes de edad no es lo mismo que el mercurio a los tres meses, a los 12 meses, el mercurio prenatal, más tarde el mercurio. Hay toda una gama de resultados plausibles del mercurio». Cuando se le preguntó sobre el riesgo de toxicidad de los adyuvantes de aluminio, Verstraeten declaró: «los resultados fueron casi idénticos a los del etilmercurio.» Dr. Tom Verstraeten, epidemiólogo principal de los CDC

» Es preocupante que el efecto de las vacunas rutinarias sobre la mortalidad por todas las causas no se haya probado en ensayos aleatorios. Toda la evidencia actualmente disponible sugiere que la vacuna DTP puede matar a más niños (por otras causas) de los que salva de la difteria, el tétanos o la tos ferina. Aunque una vacuna puede proteger a los niños contra la enfermedad en cuestión, al mismo tiempo puede aumentar la susceptibilidad a infecciones no relacionadas». – Dr. Peter Aaby

«En el campo de la toxicología química se reconoce universalmente que las combinaciones de toxinas pueden traer incrementos exponenciales de toxicidad; es decir, una combinación de dos químicos puede traer un incremento de 10 veces la toxicidad, tres químicos 100 veces mayor. Este mismo principio se aplica casi con toda seguridad a los efectos inmunosupresores de las vacunas virales cuando se administran en combinación, como en el caso de la vacuna triple viral, entre las que se sabe que la vacuna contra el sarampión es excepcionalmente inmunodepresora». – Harold Buttram, MD

«Antes de la eliminación del mercurio (antes de 2000), los bebés recibían 3.925 microgramos (mcg) de aluminio en su primer año y medio de vida. Después de que las vacunas neumocócica y contra la hepatitis A se añadieron al programa de vacunación, los bebés comenzaron a recibir 4.925 mcg de aluminio durante el mismo período de edad, un aumento del 25%. En 2011, los CDC recomendaron que las mujeres embarazadas reciban la vacuna contra la tos ferina (Tdap), que también contiene aluminio. Los estudios demuestran que el aluminio atraviesa la placenta y se acumula en el tejido fetal. Por lo tanto, millones de bebés en el útero, bebés y niños pequeños fueron inyectados con, y continúan recibiendo, dosis anormalmente altas de sustancias neurotóxicas – mercurio y aluminio – mucho después de que padres desprevenidos fueran llevados a creer que las vacunas fueron purificadas y se hicieran seguras». – Neil Z. Miller

«Quien controla el pasado controla el futuro; quien controla el presente controla el pasado.»George Orwell

El Dr. Kohls es un médico jubilado que ha practicado el cuidado holístico de la salud mental durante la última década de su carrera. En su práctica, a menudo se ocupó de las horribles consecuencias psicológicas de los veteranos (y civiles) que habían sufrido traumas psicológicos, neurológicos y/o espirituales durante incidentes de violencia (incluyendo entrenamiento básico y combate).

———————————

El sociópata más rico del mundo: Jeff Bezos

Por John Rachel, 21 de septiembre de 2018

Dissident Voice

Encuesta de satisfacción de los empleados de Amazon- Septiembre de 2018

● ● Ahorro de parte del sueldo para los días difíciles

● ● Trabajadores que han conseguido un aumento de sueldo y pueden comprarse un Mercedes

● ● Saldaron las deudas de todas sus tarjetas de crédito, con seis meses de anticipación al pago de su hipoteca.

● ● ¡Tan contento como un buen golpe!

● ● ¡Se divierte tanto que trabajaría gratis!

● ● No puede esperar a que terminan las vacaciones pagadas de seis semanas para volver al trabajo

● ● ¡Revolcándose en el dinero!

Obviamente, el gráfico circular de arriba es una broma. Está bien documentado que las condiciones de trabajo de la mayoría de los empleados de Amazon son abismales, deshumanizadoras, rayanas en el abuso que normalmente asociamos con la esclavitud.

Además, el salario medio de los empleados bajo el señorío imperial de Jeff Bezos es de 34.123 dólares anuales en los Estados Unidos. Nadie que trabaje en un trabajo convencional ha saldado las deudas de sus tarjetas de crédito y está conduciendo un Mercedes.

Jeff Bezos es conocido como el hombre más rico del mundo y su fortuna personal, que crece a razón de 191.000 dólares por minuto, se estima actualmente en 168.000 millones de dólares.

Así que…

¿34.123 dólares frente a 168.000.000.000.000 dólares? Aunque puedo entender las matemáticas simples, el contraste de tales números a un nivel instintivo me resulta difícil de entender.

Para entender esta desigualdad, vamos a tratar de abordarla desde diferentes ángulos.

Una manera de poner la disparidad en perspectiva es reconocer que Bezos tarda menos de 9 segundos en ganar lo que el trabajador medio de Amazon gana en un año entero.

Otra es reconocer que para que un trabajador pase por la fortuna personal actual de Jeff Bezos – y por supuesto, continúa creciendo a niveles acelerados mientras escribo esto – con su ingreso anual promedio actual de 34.123 dólares por año, TARDARÍA 4.923.365 AÑOS! O sea, cerca de 5 millones de años!

Para que el propio Jeff Bezos pudiera gastar sus actuales 168.000 millones de dólares, suponiendo que sus ganancias se interrumpieran en este mismo momento – lo cual, como usted y yo sabemos, no sucederá – GASTAR 1.000.000 de dólares al día, le llevaría a la empresa cerca de 460 años. Sí, incluso gastando un millón de dólares al día, en el año 2475 todavía tendría mucho dinero en efectivo, decenas de millones de dólares de dinero desquiciado. Podemos estar seguros de que no tendría que utilizar un contenedor de basura para esconderse detrás del 7-11.

Ahora, además, considere que mientras que el salario medio de 34.123 dólares está por encima de la línea de pobreza nacional para un solo individuo si esa persona es el único sostén de una familia de cuatro personas, está marginalmente por encima de ella, razón por la cual muchos empleados de Amazon deben depender de la ayuda del gobierno para no morir de hambre.

Además del cálculo, hice algunas especulaciones, un simple ejercicio de imaginación.

Aparentemente, la máquina generadora de riqueza de Bezos está avanzando tan rápido que actualmente gana 11.5 millones de dólares a la hora… cada hora… 24 horas al día… siete días a la semana. ¡11.500.000 dólares la hora!

Así que esto es lo que estaba imaginando con el ojo de mi mente…

Si por 40 horas de las 168 horas de una semana, Bezos estuviera dispuesto a subsistir con sólo 5.840,000 de dólares por hora, podría darle a cada uno de sus 566.000 empleados de Amazon un aumento de 10 dólares por hora. Por supuesto, las 128 horas restantes de cada semana, Bezos podría seguir ganando sus normales 11,5 millones de dólares por hora, sin tener que compartir nada de eso vagos patéticos que trabajan para él.

Pregunta retórica: ¿Tiene Jeff Bezos algún concepto de lo que ese aumento de 10 dólares por hora significaría para sus empleados?

Ni siquiera voy a sugerir que Bezos tenga esto en consideración. Hay tantas ventajas para él como miembro putativo de la raza humana y como empleador de más de medio millón de trabajadores – ventajas que son tan OBVIAS – que si no se le han ocurrido a estas alturas, entonces su cerebro funciona de una manera que va más allá de mi entendimiento. Por un lado, podría mostrar su nueva hoja de parra de «generosidad» y pedirle a la gente que deje de llamarlo capullo egoísta. En segundo lugar, estoy seguro de que los empleados de Amazon responderían a su generosidad con una mayor lealtad a la compañía y una mayor tolerancia hacia sus onerosas condiciones de trabajo. Seguiría siendo el hijo de puta más rico de la cuadra y podría burlarse de los pobres Bill Gates y Warren Buffett como imitadores lamentables.

Considere la posibilidad de…

El empleado peor pagado de Amazon ahora gana 12 dólares por hora. El aumento de 10 dólares por hora que propuse elevaría a esos trabajadores que cobran 12 dólares por hora por encima de los empleados de Costco, que ganan un promedio de 21 dólares por hora. Y con el aumento general de 10 dólares por hora, los empleados mejor pagados de Bezos estarían ganando entre los mejores salarios del mundo pagados por una gran corporación.

Y por Dios, hay un lado positivo en el lado positivo…

¡El gesto audaz y gentil de Bezos resultaría en un golpe de relaciones públicas de proporciones cósmicas! Amazon ya no sería demonizada -bien, no tanto- por nosotros, los izquierdistas de corazón desangrado, como un azote capitalista y un boleto de ida al infierno para el futuro de la humanidad, incluso si su historial ambiental es espantoso y su modelo de negocios en general es el producto de un neofeudalismo lleno de esteroides.

Por supuesto, Bezos tendría que apretarse el cinturón. Tendría que cuidar sus centavos, pero probablemente podría manejarlo, ¿eh? Tal vez podría saltarse un par de comidas y hacer su propio deshierbe en su finca. Después de todo, después de prodigar el aumento de 10 dólares por hora a todos sus empleados, sólo estaría ganando 1.705.600.000 de dólares por semana. ¡Sé que lo sé! Como yo, probablemente estés llorando por este pobre tipo.

Permítanme llegar a la conclusión extremadamente decepcionante de este análisis de las quejas.

Puesto que nada cambiará hasta que el propio sistema cambie, es decir, el que está en vigor ahora que crea, incentiva y ampara a los obscenamente ricos -el actual titular de referencia de la Oficina del Presidente de los Estados Unidos de América-, no puedo más que recomendarlo…

Hemos estado etiquetando a Jeff Bezos como’El hombre más rico del mundo’. Sin embargo, honestamente no conozco personalmente a ningún humano, hombre o mujer, que se comporte como este pedazo glotón de carne autoindulgente. Me da náuseas pensar que somos miembros de la misma especie.

Así que, de ahora en adelante, usemos la terminología correcta. Llamemos a Jeff Bezos lo que realmente es…

EL SOCIÓPATA MÁS RICO DEL MUNDO.

Probablemente podríamos pedir pegatinas para ayudar a rectificar el historial… de Amazon.

John Rachel es licenciado en Filosofía, ha viajado mucho, es compositor, productor musical, neomarxista y humanista bipolar. Ha escrito ocho novelas y tres libros de no ficción política. Su polémica más reciente es «El dividendo de la paz: La propuesta más controvertida de la historia del mundo». Sus artículos políticos han aparecido en muchos medios de comunicación alternativos. Ahora está algo arraigado en una pequeña aldea agrícola tradicional en Japón, cerca de Osaka, donde cuida con orgullo su pequeño pero prometedor huerto. «Scribo ergo sum.»

—————————————————–

La edición genética supone un riesgo para la salud humana y el medio ambiente

Por Sustainable Pulse, 13 de septiembre de 2018

Tras la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas que exige que los organismos desarrollados mediante nuevas técnicas de ingeniería genética se sometan a las misma evaluaciones de riesgo que los transgénicos, varios estudios nuevos revelan » desórdenes genéticos » como resultado de la edición de genes. Amigos de la Tierra y Logos Medio Ambiente publicaron el miércoles un nuevo informe sobre Los organismos modificados genéticamente en la agricultura: Riesgos y consecuencias inesperadas.

Con los cambios vertiginosos de los recientes avances en ingeniería genética que podrían utilizarse para alterar el ADN en plantas, animales, bacterias e incluso seres humanos, el informe examina el creciente conjunto de estudios científicos que ponen de relieve los riesgos y las consecuencias no deseadas del uso de técnicas de ingeniería genética como la edición de genes en la agricultura.

«Cada vez son más las publicaciones científicas que revelan los errores genéticos que la edición genética puede provocar. Cada vez está más claro que, si se van a utilizar organismos editados genéticamente en la agricultura de Estados Unidos, es necesario examinarlos cuidadosamente para detectar cualquier efecto inesperado», dijo la coautora, la Dra. Janet Cotter, de Logos Environmental. «La verdadera pregunta es si los transgénicos son necesarios en la agricultura. El mejoramiento genético convencional avanzado es muy efectivo en la producción de los rasgos en plantas y animales que tanto los agricultores como los consumidores desean y que implican menos riesgos para el medio ambiente y la salud humana».

«Las nuevas técnicas de ingeniería genética, como la edición de genes, son arriesgadas y pueden tener consecuencias sorprendentes para la gente y el planeta», dijo Dana Perls, coautora del informe y activista principal de alimentos y tecnología de Amigos de la Tierra. «Estos nuevos transgénicos deben ser evaluados adecuadamente en cuanto a su impacto en la salud y el medio ambiente antes de que entren en el mercado y en nuestro sistema alimentario.»

En los últimos años se ha debatido mucho sobre cómo las técnicas de edición de genes, como CRISPR, pueden ampliar el alcance de la ingeniería genética en la agricultura. Sin embargo, cada vez está más claro que las técnicas de edición de genes son propensas a errores. En julio de 2018, científicos del Wellcome Sanger Institute del Reino Unido descubrieron que las nuevas técnicas de ingeniería genética como CRISPR pueden causar » desórdenes genéticos «. A principios de este año, los investigadores encontraron grandes deleciones y complejos reordenamientos de ADN cerca del sitio objetivo que no entraban dentro de las intenciones de los investigadores. Dos estudios independientes recientes encontraron que las células genéticamente modificadas con CRISPR «tienen el potencial de generar tumores», o pueden iniciar mutaciones que se convierten en tumores.

Este nuevo informe recopila crecientes evidencias que demuestran las consecuencias no intencionadas y los impactos inesperados que pueden resultar de plantas y animales editados genéticamente, incluyendo la llamada «gene drives» (genética dirigida). Destaca los efectos no deseados y los riesgos potenciales relacionados con las aplicaciones de la edición de genes en la agricultura, según se informa en estudios científicos revisados por expertos, e identifica las lagunas de investigación en el análisis de la forma en que la edición genética en la agricultura puede tener un impacto negativo en la salud humana y en los ecosistemas.

Hallazgos clave:

– Los estudios demuestran que los organismos editados genéticamente son propensos a sufrir efectos no deseados e inesperados a nivel molecular. Estos podrían representar una amenaza para la salud humana y el medio ambiente si se comercializan sin una evaluación y supervisión de la seguridad exhaustiva y obligatoria.

– Las transmisiones genéticas, diseñadas para transmitir un rasgo particular a toda la población de una especie, podrían tener consecuencias negativas impredecibles y de gran alcance para los organismos y el medio ambiente.

– La persistencia de propuestas de plantas modificadas genéticamente y tolerantes a los herbicidas implica que las aplicaciones de edición genética afianzarán aún más un enfoque de la agricultura con uso intensivo de productos químicos.

– Existen lagunas significativas en la investigación sobre cómo las consecuencias no deseadas a nivel genético pueden afectar a todo el organismo o interactuar con factores ambientales complejos.

Recomendaciones del informe:

– Todas las técnicas de ingeniería genética deberían entrar en el ámbito de la supervisión reglamentaria gubernamental de la ingeniería genética y los transgénicos, utilizando el principio de precaución para proteger la salud humana y el medio ambiente.

– La supervisión y reglamentación de los transgénicos, incluidos los organismos modificados genéticamente, debería incluir una evaluación independiente de la inocuidad ambiental y alimentaria y de los efectos a largo plazo antes de entrar en el mercado o en el medio ambiente, y los productos de toda ingeniería genética deberían ser trazables y estar etiquetados como transgénicos.

————————————–

Actualización de la epidemiología del cáncer, tras la evaluación de los campos electromagnéticos de radiofrecuencia por parte de la IARC en 2011 (Monografía 102)

Por Anthony B.Miller, Lloyd Morgan Iris, Udasin, Devra Lee Davis y otros

sciencedirect.com

Lo más destacado del estudio

El aumento del riesgo de tumores cerebrales, del nervio vestibular y de la glándula salival se asocia con el uso del teléfono móvil.

Nueve estudios (2011-2017) señalan un mayor riesgo de cáncer cerebral por el uso del teléfono móvil.

Cuatro estudios de casos y controles (3 en 2013, 1 en 2014) informan de un mayor riesgo de tumores del nervio vestibular.

Preocupación por otros cánceres: de mama (masculina y femenina), testículos, leucemia y tiroides.

Con base en las evidencias revisadas, es nuestra opinión que la clasificación actual de la IARC de RFR como un posible carcinógeno humano (Grupo 2B) debe ser actualizada a Carcinogénico en Humanos (Grupo 1).

Resumen

Se revisan y se resumen los estudios epidemiológicos (casos y controles, cohortes, tendencias temporales y estudios de casos) publicados desde la clasificación de la radiación de radiofrecuencia (RFR) de teléfonos móviles y otros dispositivos inalámbricos como posible carcinógeno humano (Grupo 2B) por parte de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) en 2011. El glioma es un cáncer humano importante que se ha encontrado asociado con la RFR en 9 estudios de casos y controles realizados en Suecia y Francia, así como en otros países. En el Reino Unido y en otros países se han registrado tendencias crecientes en la incidencia del glioma. Las variables de evaluación no malignas relacionadas incluyen el neuroma acústico (Schwannoma vestibular) y el meningioma. Debido a que permiten una consideración más detallada de la exposición, los estudios de casos y controles pueden ser superiores a los estudios de cohorte u otros métodos para evaluar los riesgos potenciales de cáncer cerebral. Cuando se consideran con evidencias experimentales recientes en animales, estos estudios epidemiológicos refuerzan y apoyan la conclusión de que la RFR debe ser clasificada como carcinogénica para los seres humanos (IARC Grupo 1). Se proponen estudios epidemiológicos oportunos que pueden llevarse a cabo a través de análisis transversales de usuarios de teléfonos móviles de alta, media y baja frecuencia con respecto a la audición, la visión, la memoria, el tiempo de reacción y otros indicadores que pueden ser fácilmente evaluados a través de pruebas computarizadas estandarizadas. Como los datos de exposición no están disponibles de manera uniforme, se deben utilizar los registros de facturación siempre que estén disponibles para corroborar las exposiciones notificadas.

Palabras clave

Cáncer cerebral; Tumor de la glándula salival; Hipersensibilidad eléctromagnética; Glioma; Meningioma; Campos de radiofrecuencia Teléfonos móviles.

Este documento fue preparado y revisado por el Grupo de Trabajo de Epidemiología del Foro de Expertos: Radiación inalámbrica y salud humana en la Universidad Hebrea, 23-26 de enero de 2017. patrocinado por el Instituto Israelí para Estudios Avanzados y el Fondo de Salud Ambiental, con el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. / Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental y la Dra. Lucy R. Wiletzky.

Enlace al artículo publicado en Enviromental Research

———————————————–

2100, y las falacias de las predicciones sobre el cambio climático

Lo único que sabemos es que hay que actuar ahora

por Gordon Clark, 16 de septiembre de 2018

commondreams.org

Durk Talsma / Shutterstock

A medida que un nuevo huracán provocado por el calentamiento global arroja cantidades históricas de lluvias sobre las Carolinas, la información sobre el cambio climático está experimentando otro repunte. Por muy variadas que sean las predicciones, hay un número que siempre se incluirá en el artículo: 2100 – «como en el año 2100». O a veces sólo «para finales de siglo».

Cualquiera que sea el panorama que se vislumbre sobre las terribles consecuencias del cambio climático, los periodistas y los científicos que informan, siempre se sienten obligados a decirnos cómo serán las cosas en el 2100. Por supuesto, un año (o 100) es una medida arbitraria cuando se trata de los procedimientos de la naturaleza – después de todo, el planeta no está marcando el tiempo – pero el problema con «2100» como punto de referencia para las predicciones sobre el cambio climático va mucho más allá, y no hace falta ser un científico para entenderlo.

Cuando inyectamos carbono (y otros gases de efecto invernadero) en la atmósfera, esto hace que la atmósfera retenga más calor. Los científicos pueden hacer las cuentas de cuánto carbono estamos generando y calcular (aproximadamente) el calentamiento que eso conlleva.

Pero a medida que calentamos la atmósfera, también desencadenamos procesos naturales en nuestro planeta que contribuyen aún más al calentamiento. Se llaman bucles de retroalimentación y son muy intuitivos.

Por ejemplo, a medida que la atmósfera se calienta, los casquetes polares se derriten, y unos casquetes polares más pequeños significan menos luz solar reflejada hacia el espacio y más absorbida por las aguas azules, así como más metano (un gas de efecto invernadero mucho más potente que el carbono) liberado por el lecho marino tras su deshielo, todo lo cual contribuye a un mayor calentamiento. Las condiciones más cálidas y secas también han provocado incendios forestales más intensos y una temporada de incendios forestales más larga -pregúntele a cualquiera en California- y todo ese humo conduce a un mayor calentamiento global.

Sin embargo, a diferencia de la producción humana de carbono y metano que, en teoría, puede controlarse, reducirse o incluso eliminarse, estos procesos naturales, una vez desencadenados, se refuerzan a sí mismos. Un casquete glaciar más pequeño significa más calentamiento… lo que significa un casquete glaciar aún más pequeño que antes, lo que significa más calentamiento que antes, lo que lleva a una reducción aún más rápida de los casquetes glaciares, y así sucesivamente. El humo de los grandes incendios forestales conduce a condiciones aún más secas y cálidas, lo que genera incendios forestales aún mayores que antes, creando más humo que antes, y así sucesivamente.

El derretimiento de los casquetes polares y el aumento de los incendios forestales son sólo los dos circuitos de retroalimentación más obvios, pero los científicos han identificado más. Y ahora están todos en movimiento, reforzándose y contribuyendo al calentamiento global de maneras que sólo podemos empezar a imaginar.

El calentamiento global no es un proceso lineal, sino geométrico. Es un proceso que se acelera. Y la ciencia, a pesar de toda su sabiduría, no tiene forma de medirlo.

Los científicos nos cuentan cómo será el planeta en 2100, basándose en su comprensión del proceso lineal de añadir X cantidad de carbono a la atmósfera. Pero, ¿han pensado en una capa de hielo del Ártico que podría desaparecer fácilmente en cinco años, y en el calentamiento adicional que se producirá? ¿Qué tal el metano que se eleva del deshielo del permafrost en todo el mundo? ¿Calculan la magnitud de los incendios forestales que se producirán dentro de 10 años, y el efecto de que todo ese carbono adicional suba a la atmósfera?

Peor aún, ¿cómo se pueden calcular los resultados de un proceso que se está acelerando a un ritmo desconocido – y que se acelerará aún más rápido el año que viene mientras continúa reforzándose? La respuesta simple es que no se puede.

El desafío de hacer predicciones precisas sobre el cambio climático no es un misterio. En 2012 Scientific America publicó un artículo en el que señalaba que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC): «A lo largo de dos décadas y miles de páginas de informes, la voz más autorizada del mundo sobre la ciencia del clima ha subestimado constantemente el ritmo y la intensidad del cambio climático y el peligro que representan esos impactos«. «(«Las predicciones de la ciencia climática demuestran ser demasiado conservadoras«, 6 de diciembre de 2012)

Sin embargo, la mayoría de los científicos del clima, y los periodistas que informan, todavía tienen dificultades para aceptar la existencia de ciclos de retroalimentación, o para incluirlos en sus discusiones y predicciones. Un buen ejemplo es David Wallace-Wells, quien escribió el verano pasado una meticulosa investigación y muy discutido artículo de portada sobre el cambio climático para la revista neoyorquina titulada «The Uninhabitable Earth» (La Tierra inhabitable), en la que describió «los peores escenarios posibles» por el avance del cambio climático.

Wallace-Wells recibió críticas de parte de la comunidad científica y activista por ser demasiado pesimista, a pesar de que su artículo retrataba con precisión lo que muchos científicos están diciendo. Y aunque sus escenarios, aunque horribles, no fueron «el peor de los casos». Es de destacar que nunca habló de la posibilidad de extinción, a pesar de que en las ciencias biológicas se acepta comúnmente que ya estamos en el sexto gran evento de extinción en la historia de nuestro planeta. (Ver el libro ganador del Premio Pulitzer 2015 de Elizabeth Kolbert, La Sexta Extinción, sobre el tema).

Curiosamente, y contrariamente a la interpretación generalizada de su obra, Wallace-Wells rechazó la etiqueta de » catastrofista » que le pusieron algunos, y continuó citando las predicciones de » fin de siglo » y cómo, con tanto tiempo, podíamos – y probablemente podríamos – evitar todavía sus peores escenarios. Este verano, en su artículo «Cómo el cambio climático se convirtió repentinamente en una noticia vieja»… aunque los acontecimientos parecían darle un paréntesis:

«Esos escenarios en el peor de los casos siguen siendo bastante improbables, ya que requieren que no hagamos nada para alterar nuestra senda de emisiones, que todavía sigue aumentado, y que esas emisiones no reducidas nos lleven a resultados climáticos en el extremo opuesto de lo que es posible para el año 2100

Pero, este julio, ya parecían más adelantados esos caminos de lo que incluso los observadores climáticos más alarmistas -por ejemplo, yo- habían pronosticado hace un año”.

Aparentemente, el mes de julio más caluroso jamás registrado en el planeta, el incendio forestal más grande en la historia de California, los incendios forestales sobre el Círculo Polar Ártico, y las lluvias bíblicas y las inundaciones en Japón que expulsaron a más de un millón de personas de sus hogares llamaron la atención de Wallace Wells. Pero estos eventos no sorprendieron a los observadores del clima que han estado prestando atención a los circuitos de retroalimentación.

Finalmente, el mes pasado, surgió un nuevo e importante estudio que desafía todas nuestras predicciones convencionalmente aceptadas sobre el cambio climático.

En un informe publicado en las prestigiosas Actas de la Academia Nacional de Ciencias, 16 científicos advirtieron que las estimaciones del IPCC sobre el cambio climático podrían estar muy subestimadas, basadas en -ustedes lo adivinaron- la existencia y funcionamiento de circuitos de retroalimentación. Sorprendentemente, el IPCC apenas menciona los circuitos de retroalimentación en ninguno de sus informes y predicciones. Muchos científicos ya han criticado los objetivos del Acuerdo de París (que se basan en las predicciones del IPCC) como insuficientes, pero ahora tenemos un grupo de científicos que concluye que es probable que las estimaciones del IPCC estén muy lejos de la realidad.

Johan Rockström, director ejecutivo del Stockholm Resilience Centre y uno de los autores del artículo, describe los efectos de los bucles de retroalimentación como una fila de fichas de dominó: «Una vez que una es empujada, arrastra a las otras. Puede ser muy difícil o imposible evitar que toda la fila de fichas de dominó se derrumbe». También se apeló a la imagen de un tren desbocado.

A pesar de estas horribles imágenes, los científicos que escribieron este perturbador documento se sintieron obligados a incluir una nota de esperanza y un llamamiento a la acción – pero, como suele ocurrir con estos llamamientos, parece como si los científicos implicados no hubieran leído un periódico en un tiempo…. o tal vez creyeran en el equivalente social de la alquimia. «La acción humana colectiva es necesaria», señalan en el resumen. «Esta acción implica la administración de todo el sistema terrestre -la biosfera, el clima y las sociedades- y podría incluir la descarbonización de la economía mundial, la mejora de los sumideros de carbono de la biosfera, los cambios de comportamiento, las innovaciones tecnológicas, los nuevos mecanismos de gobierno y una transformación de los valores sociales«. Y todo esto debe hacerse inmediatamente, por supuesto. Bueno, está bien. Pero, ya que estamos, ¿podemos intentar convertir el carbono en oro? Nunca se sabe, después de todo.

En su análisis de este nuevo estudio, un Wallace-Wells algo criticado, a la vez que concede la validez de la ciencia que hay detrás del informe y el hecho de que estas ideas han sido discutidas durante un tiempo (aunque en «la periferia»), se asegura de señalar que este escenario de «la Tierra como un Invernadero» no es inevitable. El hecho mismo de que estos científicos estén hablando de un «cambio climático desbocado», sin embargo, le sugiere que «al menos deberíamos estar preocupados por esa posibilidad». Quiero decir, que hay que hacer mucho, mucho más por detener el calentamiento».

Tal vez los científicos y los periodistas se sientan obligados a incluir rayos de esperanza en su trabajo sobre el cambio climático para que sea absolutamente objetivo; después de todo, ¿quién sabe exactamente qué depara el futuro? – o quizás porque nadie, incluyéndolos, quiere considerar la posibilidad de extinción, o estar tan deprimido. Los científicos también tienen hijos.

O tal vez sientan realmente que sus cada vez más terribles advertencias, bien entendidas, motivarán a la gente a actuar. «Sí, la perspectiva de un cambio climático desbocado es aterradora. Pero este mundo muerto no es nuestro destino. Es totalmente evitable«, escribió el meteorólogo Eric Holthaus en Grist, añadiendo que «… lo contrario es lo mismo que darse por vencido cuando se endurece la lucha».

Tal vez, aunque es difícil ver a qué «lucha» nos daremos por vencidos. Incluso dejando de lado a los maníacos que actualmente dirigen nuestro país y su precipitada carrera hacia atrás en los asuntos sobre el clima, como alguien que tiene un número decente de amigos educados, informados y socialmente conscientes y activos, puedo decirles que prácticamente nunca escucho las palabras «cambio climático» en una conversación, ni veo que se formen nuevas iniciativas o movimientos. Parece que la mayoría de la gente no está actuando por estas advertencias cada vez más terribles, sino más bien paralizada por el miedo.

Cualquiera que sea la razón por la que la mayoría de la gente no responde a las urgencias del cambio climático o lo niega rotundamente, desgraciadamente tendremos que continuar este experimento con el comportamiento humano, porque las terribles noticias climáticas y las advertencias igualmente terribles de los científicos no están a punto de detenerse. En la estela del estudio pionero sobre el impacto de los circuitos de retroalimentación surgió otro nuevo informe, «What Lies Beneath: The Understatement of Existential Climate Risk» (La subestimación de los riesgos Existenciasl del Cambio Climático), de investigadores del Centro Nacional para la Restauración del Clima de Australia; argumentó que las amenazas existenciales planteadas por la crisis climática aún no han penetrado en la psique colectiva de la humanidad y que nada menos que una movilización como en tiempos de guerra puede detener el cambio climático ahora. También se informó en agosto que el hielo marino más antiguo y espeso del Ártico ha comenzado a romperse, algo que nunca ha ocurrido en la historia. Y ahora más de un millón de personas han sido evacuadas por el huracán Florence.

Es razonable suponer que los millones de personas que huyen de los incendios, las inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos inducidos por el cambio climático en todo el mundo no están pensando mucho en el final del siglo. Tú tampoco deberías. Lo que les sucedió podría pasarle a cualquiera de nosotros a continuación.

Y ya sea que pienses que el cambio climático ya es un tren desbocado, o que todavía puede ser «detenido en sus vías», y cualquier cosa que creas que debas hacer como resultado de lo que creas, puedes dejar de preocuparte por el año 2100. El momento de actuar es ahora.

Gordon Clark es un activista de toda la vida del entorno ambiental y social , y ex director de Peace Action, la organización de paz de base mayor del país.

—————————————

Cómo los grupos de presión de la industria de los envases se escudan en las asociaciones en contra de la generación de residuos…

para evitar soluciones más radicales
Corporate Europe Obsevatory, 11 de septiembre de 2018
Mientras que el apoyo político a soluciones radicales para acabar con el azote de los plásticos de un solo uso sigue creciendo, se hace especial hincapié en los vínculos entre la industria de los envases y las ONG contra la generación de residuos, en Bruselas.
Casi todo el plástico producido hasta la fecha sigue estando presente de una forma u otra: residuos que ahogan la vida marina, microplásticos ingeridos por los peces que terminan en nuestros platos, plásticos que liberan sustancias químicas con consecuencias desconocidas….. Como el problema ha alcanzado las proporciones de una crisis mundial, la presión pública ha colocado la lucha contra los residuos plásticos en la agenda política. En Bruselas, París, Dublín, Amsterdam o Londres, los responsables de la toma de decisiones buscan respuestas. Pero cuando se trata de abordar el origen del problema, se enfrentan a los fabricantes de plásticos y envases y a sus aliados del sector agroalimentario.
Es mucho más barato y cómodo para estos fabricantes dirigir la atención hacia los consumidores y la responsabilidad individual por los residuos que cambiar sus prácticas de producción y envasado. Por lo tanto, no es de extrañar que la industria del envasado y sus clientes en el sector de la alimentación y las bebidas apoyen muchas campañas de sensibilización contra los residuos en toda Europa. Encuentran muchas ventajas en esto, empezando por dar a sus productos plásticos un barniz verde de respetabilidad ambiental. Pero esta táctica también tiene objetivos más insidiosos, en particular el de cambiar la percepción popular y política del problema de los residuos, y en particular de los envases de plástico y de un solo uso. Poner la recogida de residuos, por importante que sea, en el centro del debate significa trasladar la responsabilidad de abordar el problema a las comunidades locales y a los ciudadanos, en lugar de a la industria. Y, por lo tanto, evitar medidas políticas más radicales -como las que responsabilizan a los fabricantes de sus productos durante toda su vida útil- que podrían perjudicar su tasa de beneficios.
La crisis del plástico
Estamos abrumados por el plástico. Según la revista Science, hasta la fecha se han producido 8.300 millones de toneladas de plástico virgen, la gran mayoría de las cuales han terminado en vertederos o en el medio ambiente natural, donde tardará siglos en descomponerse. Un informe del Foro Económico Mundial sugiere que habrá más plástico que peces (en masa) en nuestros mares y océanos para el año 2050. La dependencia de los productores de plásticos de los hidrocarburos, una materia prima perjudicial para el clima a la que se añaden sustancias químicas tóxicas, tiene efectos incalculables en nuestros cuerpos y en el medio ambiente. Es difícil exagerar la escala del reto al que nos enfrentamos, el de reducir drásticamente nuestro uso del plástico, y reutilizarlo y reciclarlo tanto como sea posible.
La lucha contra los plásticos de un solo uso está más presente que nunca en el orden del día: la Comisión Europea organizó recientemente una consulta para restringir los plásticos de un solo uso, alentada por el éxito de las anteriores medidas europeas para reducir el uso de bolsas de plástico: en Inglaterra, por ejemplo, el número de bolsas de plástico utilizadas ha disminuido en un 80%. Francia ha prohibido los platos y vasos de plásticos no compostables, y varios países están considerando la reintroducción de dispositivos de depósito.
La industria lanzó rápidamente el contraataque. Reticente a cuestionar modelos de negocio sumamente lucrativos basados en la fabricación continua de productos cada vez más desechables y de un solo uso, ya sean tazas de café, tenedores de plástico, envases o botellas de comida para llevar, y deseosa de negar cualquier responsabilidad por estos productos tan pronto como salen de la fábrica o tienda, busca culpar a los demás. Esta es la práctica económica clásica de maximizar los beneficios mediante la externalización de los costes, en este caso, mediante la transferencia de los impactos negativos de la producción de plástico y los residuos resultantes sobre la sociedad y el medio ambiente. Al preservar este modelo, la industria evita tener que pagar el costo total de su producción de plástico. Su táctica es, por lo tanto, desviar la atención del problema real culpando a los demás. Se trata de una decisión calculada por parte del grupo de presión del sector del plástico de situar la basura y su recogida en el centro del debate, de modo que la atención se centre en las medidas que deben tomar los consumidores y las autoridades locales. Los fabricantes pueden incluso tratar de mejorar su imagen medioambiental optando voluntariamente por financiar medidas de recogida de residuos o campañas de sensibilización pública, desviando al mismo tiempo la atención de las políticas públicas más ambiciosas que podrían aplicarse para combatir los residuos plásticos.
Esto no es nada nuevo. En la década de 1970 en Estados Unidos, la campaña Keep America Beautiful, financiada por la industria, promovió una visión de los residuos que se centraba en la responsabilidad individual. Movilizó a cientos de personas bien intencionadas para la recogida de residuos, que probablemente nunca se dieron cuenta de que detrás de esta campaña estaban las mismas empresas que producían los envases y las botellas que constituían la mayoría de los residuos recolectados, y que se oponían a las políticas públicas que promovían el reciclaje y la reutilización. En el mundo imaginario de Keep America Beautiful, los envases de un solo uso y los productos desechables no eran realmente un problema siempre y cuando se colocaran correctamente en el contenedor adecuado.
La misma estrategia se está aplicando ahora a escala de la Unión Europea. Al financiar o crear organizaciones no gubernamentales para combatir la generación de residuos, formar parte de sus consejos de administración, adscribir a su personal o pagarles para que realicen investigaciones e influyan en las decisiones políticas, la industria difumina las fronteras. Busca utilizar estas ONG para cambiar la percepción política y popular del problema de los residuos y el plástico.
Las múltiples caras de Eamonn Bates
Cualquiera que sea el acontecimiento en Bruselas sobre plásticos y envases, puede apostar a que Eamonn Bates estará allí. Fundador de la empresa de lobbying que lleva su nombre, Bates es un pilar de la escena bruselense en términos de residuos, plástico y envases. Como se informó en un artículo anterior del Corporate Europe Observatory, los tres clientes que figuran en la lista de Eamonn Bates Europe Public Affairs (EBEPA) del EU Lobbying Transparency Register explican este interés: International Paper (un gigante estadounidense del papel), Serving Europe (una asociación comercial de la industria de la comida rápida, cuyos miembros incluyen a Burger King, McDonald’s y Starbucks) y Pack2Go Europe (una asociación comercial de la industria del envase y embalaje de alimentos). Bates, director ejecutivo de su propia empresa de presión, es también el secretario general de Pack2Go y Serving Europe. También tiene un permiso para actuar como un grupo de presión en el Parlamento Europeo en nombre de su empresa de presión.
Entre los tres clientes de Eamonn Bates, Pack2Go Europe no es el menos interesante. El despacho de Bates presta a esta asociación profesional servicios de lobby, así como «servicios de gestión asociativa». Pack2Go tiene una presencia activa de lobby en Bruselas, presente en varias cumbres de la Comisión para discutir la estrategia de la Unión Europea en materia de plásticos en julio de 2017. Un responsable de la Comisión habló sobre » gestión de residuos » en una reunión de Pack2Go en junio de 2016.
Pack2Go Europe: contra cualquier medida radical
«Queremos que los europeos que comen y beben productos para llevar sepan que las cuestiones de salud, seguridad y medio ambiente se han estudiado a fondo y se han tenido en cuenta en la producción. Queremos que sepan que los envases que fabricamos son respetuosos con el medio ambiente, seguros desde todos los puntos de vista, producidos éticamente, y que se han establecido sistemas y procesos de recogida, recuperación y reciclado para su posterior utilización. »
Esto es lo que dice el sitio web de Pack2Go. Y no importa si los miembros de esta asociación profesional producen cantidades ingentes de envases de plástico de un solo uso. «Lo único que pedimos al consumidor es que deseche los envases usados de forma responsable», dice Pack2Go, como si poner los plásticos de un solo uso en el cubo de basura correcto en lugar de tirarlos a la calle pusiera fin a cualquier cuestionamiento social sobre el uso abusivo de los recursos.
Sin embargo, si miramos más de cerca lo que hay detrás de este intento de dar a los envases de un solo uso una imagen aceptable desde el punto de vista medioambiental, surgen otros objetivos. En 2016, el gobierno francés aprobó una ley que incluye disposiciones para que los vasos y platos de plástico se fabriquen ahora con materiales de origen biodegradable para que puedan ser compostados. Lejos de ser perfecta, sin embargo, esta ley representó un gran esfuerzo para abordar el problema de los cubiertos desechables, en otras palabras, para desafiar la buena voluntad empresarial de las empresas detrás de las asociaciones profesionales de Bates, Serving Europe y Pack2Go. No es de extrañar que Pack2Go, a través de Bates, se opusiera a estas medidas: «Instamos a la Comisión Europea a que haga lo correcto y emprenda acciones legales contra Francia por incumplimiento de la legislación europea…..». Si no lo hacen, lo haremos nosotros. «. Uno de los argumentos de Bates es que esta legislación fomentaría el tirar basura, ya que la gente no se molestaría en deshacerse adecuadamente de productos que piensan se descompondrán fácilmente.
Más tarde, cuando los eurodiputados de los Verdes trataron de facilitar la introducción de nuevas restricciones sobre ciertos tipos de envases a nivel nacional, Pack2Go celebró en voz alta el rechazo de estas propuestas por parte de otros eurodiputados. Mike Turner, de International Paper Foodservice Europe (International Paper es otro cliente de Bates, y hasta enero de 2018 era propietario de Foodservice Europe), que también es el actual presidente de Pack2GoEurope, dijo en ese momento: «Pack2Go Europe ha trabajado incansablemente para explicar a los parlamentarios europeos que nuestro embalaje es esencial para nuestro estilo de vida actual. Este trabajo debe continuar. El verdadero reto al que todos nos enfrentamos es fomentar una mayor y mejor recogida y reciclaje. »
Más recientemente, Pack2Go también se opuso a un proyecto de ley irlandés de reducción de residuos, que prohibiría ciertos plásticos de un solo uso e introduciría un sistema de depósito, alegando que sería contrario a las normas europeas sobre envases y a la libre circulación de mercancías. Bates, que asistió a una audiencia en el Parlamento irlandés sobre el proyecto de ley en enero de 2018, fue citado por el diario británico The Times diciendo: «Es lamentable que los promotores del proyecto de ley de reducción de residuos de 2017 no se preocuparan por evitar los errores cometidos en Francia, en lugar de redactar una propuesta tan problemática desde el punto de vista jurídico. »
Las ventajas de la recogida de envases
Los sistemas de recogida de envases recompensan a los ciudadanos que devuelven y reciclan sus envases y botellas de plástico devolviéndoles una modesta contribución en el momento de la compra. La investigación sugiere que los sistemas de recogida de envases no sólo reducen la cantidad de residuos, sino que también aumentan la cantidad y la calidad del plástico recogido para su reciclado, ya que puede limpiarse y clasificarse más fácilmente para su procesamiento. Pero a los productores de envases de plástico no les gusta la recogida de envases, porque implica que deben pagar un impuesto por cada botella o envase que producen para financiar el sistema, pero también potencialmente otros costes de cumplimiento, como el reetiquetado de los productos. Como explica Samantha Harding, de la Campaña para la Protección de las Zonas Rurales de Inglaterra, «la industria sabe que el depósito es una forma mínima de responsabilizarlos por el verdadero costo de la recogida y el reciclaje del plástico que producen. En la actualidad, el 90% de este coste repercute en el contribuyente. »
Estos ejemplos ilustran la oposición activa de Pack2Go a cualquier forma de política pública que aborde las responsabilidades medioambientales de los plásticos de un solo uso y que, por lo tanto, afecte a la tasa de beneficios de sus miembros. Pack2Go busca desviar la atención de la cuestión de la basura. Es indudablemente con esta misma perspectiva de reformular las cuestiones medioambientales asociadas a los plásticos desechables que la asociación profesional decidió crear la Red Europa Limpia.
Red Europa Limpia: una ONG para respaldar la voz de la industria
En 2011, la Comisión Europea inició una consulta sobre cómo reducir el uso de bolsas de plástico. Entre las opciones entonces en la agenda estaba la opción de cobrar por estas bolsas. En una carta abierta al Comisario Europeo de Medio Ambiente, Janez Potočnik, firmada por Eamonn Bates, Pack2Go acusaba a la Comisión de llevar a cabo «una especie de’caza de brujas’ contra el plástico’ y de tener un «sesgo desfavorable contra las soluciones de plástico de un solo uso». El mensaje final de Bates al Comisario Potočnik prefigura lo que será la estrategia de Pack2Go: «Estaremos encantados de reunirnos con usted y sus departamentos en un futuro próximo para debatir con más detalle cómo aplicar soluciones eficaces al problema de la basura. »
La Clean Europe Network (Red Europa Limpia), una iniciativa de Pack2Go, entra en escena. También conocida como la Asociación Europea de Gestión de la Basura, esta red, creada en 2012, afirma que está trabajando con ONG y autoridades públicas para «mejorar las técnicas de gestión de la basura en la UE». Es una red de asociaciones nacionales con sede en los Estados miembros de la UE que trabajan para promover una «Europa sin basura para 2030». Uno de sus objetivos es «ofrecer al sector privado oportunidades para colaborar con la red o apoyarla», y también participa activamente en la escena de los grupos de presión en Bruselas.
Su Consejo de Administración está compuesto por cinco miembros: Keep Scotland Beautiful, Gestes Propres (Francia), Nederland Schoon (Países Bajos), Hal Sverige Rent (Suecia) y Mooimakers / FostPlus (Bélgica). Tres de estas cinco organizaciones (Keep Scotland Beautiful, Nederland Schoon y Mooimakers) han sido examinadas con más detalle por Corporate Europe Observatory [1]; todas ellas han sido criticadas por sus vínculos con la industria.
Los estrechos vínculos entre la Red Clean Europe y Pack2Go se muestran claramente en el sitio web de la primera: «Pack2Go Europe tomó la valiente decisión de reunirnos por primera vez en 2012….. Una iniciativa muy útil, ya que nunca antes nos habíamos reunido. Todos acordamos crear una asociación, y seis meses después se hizo. ¡Ahora somos un equipo! También fue una iniciativa valiente por parte de Pack2Go Europe, ya que la expuso a las críticas tanto de la industria, que se muestra reacia a reconocer su parte de responsabilidad, como de las ONG, que no creen que sea más inteligente y eficaz conseguir que todas las partes interesadas trabajen juntas para lograr un objetivo común. »
Los puntos en común entre la empresa de presión Eamonn Bates, las asociaciones profesionales Pack2Go y Serving Europe, y la «red asociativa» Clean Europe Network son muchos. Para empezar, sus oficinas comparten la misma dirección en Bruselas. Sus sitios web tienen un aspecto muy similar y el mismo formato. Eamonn Bates es una vez más el Secretario General de la Clean Europe Network, y varios empleados de su empresa han ocupado múltiples puestos en estas diferentes organizaciones [2].
En vista de estos solapamientos, parece lógico que la Red Europa Limpia y Pack2Go también compartan el mismo enfoque de situar la basura en el centro del debate público y político sobre los residuos y, al mismo tiempo, garantizar que la responsabilidad industrial tenga un papel limitado. Esto queda ilustrado por la «opinión de los expertos» de la red Clean Europe Network, que se centra en los consumidores y en la necesidad de programas de sensibilización para prevenir la basura. Bates reiteró que » la red siempre ha abogado por una mayor responsabilidad del productor en las acciones de prevención de la basura». Sin embargo, el dictamen de expertos de la Clean Europe Network indica claramente que las contribuciones de la industria deben seguir siendo voluntarias: «En nuestra opinión, no es apropiado pedir a los productores o a los mecanismos de responsabilidad ampliada del productor que les hagan pagar de forma vinculante por la recogida y el tratamiento de residuos. »
Las respuestas de Eamonn Bates y la Clean Europe Network
En una serie de preguntas y respuestas publicadas en su sitio web tras las críticas de 2016, la Red Clean Europe niega ser un «frente de presión para la industria del envasado». Afirma que «Pack2Go Europe no tiene ningún papel en nuestras decisiones» y sólo es un «miembro asociado».
Sin embargo, la red paga a Eamonn Bates Public Affairs Europe por la prestación de «servicios de secretaría», y Bates es su secretario general junto con Pack2Go y Serving Europe. Bates también fue miembro de la Junta Directiva de la Asociación Europea para la Gestión de la Basura, la entidad legal detrás de la Red Clean Europe, al menos hasta noviembre de 2014. Bates nos dijo que como Secretario General de la red, «participa en las reuniones de la junta, sin derecho a voto, y redacta las actas».
Bates añade que la Red Europa Limpia «no tiene un papel de lobby como tal… y no ejerce presión en nombre de intereses privados». Sin embargo, la red está inscrita en el Registro Europeo de Transparencia de los Lobbies; cuenta con acceso como un grupo de presión en el Parlamento Europeo; en septiembre de 2017 participó en el Grupo de Expertos en Residuos de la Comisión; y en octubre de 2017 participó en un taller sobre plásticos biodegradables organizado por la Dirección General de Crecimiento (Dirección de Mercado Interior e Industria de la Comisión Europea).
La Clean Europe Network tiene su propia explicación del doble papel de Eamonn Bates dentro de Pack2Go y de la red: si puede llevar varios cargos al mismo tiempo, se debe a «su compromiso personal total y su entusiasmo por una causa compartida». Bates dice que su empresa ha contribuido con el voluntariado para apoyar la red y el esfuerzo de prevención de la basura «porque creemos apasionadamente en este objetivo». La Clean Europe Network niega cualquier conflicto de intereses entre Pack2Go y la ONG, diciendo: «Queremos lo mismo”.
Ese es el meollo de la cuestión. Cuando las ONG y la industria están tan estrechamente asociadas -cuando los industriales han creado la ONG, cuando comparten empleados, cuando su consejo de administración incluye representantes de la industria, cuando los objetivos políticos son los mismos- es difícil imaginar que la ONG haga algo que vaya en contra de los intereses de la industria. La Red Europa Limpia afirma que nunca ha presionado contra los sistemas de recogida de envases, pero tampoco los ha apoyado, y algunos de sus miembros incluso se han opuesto a ellos a nivel nacional [ 3].
Financiación europea
La Comisión Europea ha financiado la Clean Europe Network, a través de su entidad jurídica European Litter Prevention Association, para desarrollar una metodología de evaluación de los residuos. En 2014, la red recibió 358.414 euros para, entre otras cosas, desarrollar «un sistema voluntario común para ayudar a las organizaciones y a las autoridades públicas a definir y cuantificar los residuos». En 2016, recibió 167.653 euros adicionales en concepto de «sensibilización». Son probablemente estas subvenciones las que justifican la afirmación de la Red Clean Europe en su sitio web de que recibe «un fuerte apoyo de la Comisión».
Un responsable de la Comisión nos dijo que había tratado con Eamonn Bates y otros representantes de la Red Clean Europe en el contexto del proyecto financiado en 2016, pero que sólo «unas semanas o meses antes», mucho después de la finalización del proyecto, había tenido conocimiento de las otras funciones de Bates como grupo de presión y en asociaciones profesionales como Pack2Go. Este responsable añadió que según los criterios de elegibilidad del Fondo Life de la UE, las ONG deben ser «independientes, en particular de los gobiernos, de otras autoridades públicas o de cualquier interés político o comercial», y que si la Red Clean Europe hace una nueva solicitud, la Comisión «la examinará más de cerca».
Bates nos dijo que «la Red Europa Limpia/ELPA es independiente de cualquier interés político o comercial….». La Comisión conocía estos vínculos porque se identificó a Eamonn Bates Europe como proveedor de servicios de apoyo, y se mencionó a Pack2Go Europe como miembro asociado de la red Clean Europe Network/ELPA. Pero dados los vínculos entre la red, Pack2Go y la empresa de presión de Eamonn Bates, no cabe duda de que existen dudas sobre si se cumplen los criterios de independencia.
La acumulación de residuos en el medio ambiente es perjudicial para las personas y la fauna, pero independientemente de lo que digan la industria y algunas ONG, la basura no es sólo el resultado de un mal comportamiento individual, sino también, y sobre todo, de la dependencia de la industria de los productos desechables. Si bien los sistemas de recogida de envases no son la única respuesta al desafío del plástico, pueden ayudar a reducir los desechos y mejorar el reciclaje. Las asociaciones en contra de la generación de residuos ciertamente hacen un trabajo notable al movilizar a la gente para que limpie sus calles o playas. Pero demasiados de ellos han sido creados por intereses industriales, dependen de la financiación de la empresa, comparten con ellos a sus empleados, permiten que estos intereses guíen su acción y/o sirven como consultores de los industriales.
A veces es sólo un clásico enfoque de «lavado verde», que ya es problemático, pero a veces las posiciones de la industria y de las ONG se vuelven indistinguibles. Cuando estas posiciones compartidas consisten en manipular deliberadamente la percepción pública del problema de los residuos y en obstaculizar el desarrollo de políticas públicas progresistas, existe un grave problema.
——————————————–

Cómo el lobby financiero está ganando la batalla en Bruselas

Corporate Europe Observatory, 13 de septiembre de 2018
A pesar de su responsabilidad en la crisis de 2008, el sector financiero ha logrado evitar reformas importantes en la década siguiente. Su ejército de lobbistas ha ganado casi todas las batallas importantes, dejando la nueva legislación llena de vacíos legales y condiciones similares a las que crearon el descalabro en primer lugar.
Corporate Europe Observatory muestra cómo los últimos diez años de trabajo del lobby financiero nos han mantenido vulnerables a futuras crisis y a costosos rescates.
Aquellos días de septiembre de 2008, cuando las proverbiales torres de las finanzas mundiales se derrumbaban, fueron aterradores y llenos de esperanza. Aterrador porque el colapso financiero estaba destinado a crear miseria y pobreza en los próximos meses y años, pero esperanzador porque podría haber sido una oportunidad única para asegurar las tan necesarias reformas radicales de los mercados financieros. La propia crisis tuvo su origen en la laxa regulación de los años anteriores, un hecho reconocido incluso por algunos de sus arquitectos. Ahora, frente a un fallo sistémico agudo y desastroso, seguramente se produciría un giro de 180 grados.
Aquí una visión general de nuestro análisis de 10 años de seguimiento del lobby financiero: Los grupos de presión financieros siguen dando forma a la agenda de la UE a pesar de la historia de la crisis.
Sin embargo, esa reforma nunca se materializó. No es que nada haya cambiado. Se ha incrementado la supervisión y se han introducido varios tipos de «frenos de emergencia» que permiten a los reguladores intervenir con más herramientas si un riesgo grave aumenta, por ejemplo, si una gran corporación financiera se encuentra en una situación desesperada. Pero una década después, las esperanzas iniciales de que la crisis llevaría a un replanteamiento de los mercados financieros parecen ingenuas. En los últimos diez años, todas las ideas ambiciosas se han diluido, retrasado casi indefinidamente o simplemente dejado de lado, en gran parte debido al poder del lobby financiero y a los profundos vínculos entre los responsables de la toma de decisiones y las corporaciones financieras.
La Comisión se apresura a dejar que los banqueros establezcan la agenda
La Comisión Europea se movilizó rápidamente en los días y semanas posteriores al estallido de la crisis. En septiembre de 2008, el Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, anunció que crearía un grupo consultivo de alto nivel para evaluar las reformas que habría que introducir en la regulación financiera. A mediados de octubre, su grupo fue aprobado por los Estados miembros de la UE. Fue un grupo con profundos vínculos con algunas de las mismas instituciones que causaron la crisis. De un grupo de sólo ocho personas, un miembro del grupo tenía vínculos con el infame Lehman Brothers, otro con Goldman Sachs, otro con Citigroup, y el presidente Jacques de Larosière estaba vinculado a BNP Paribas. Estos’sabios’ difícilmente nos llevarían muy lejos. Presentaron el «informe de Larosière», que estableció el orden del día de la única institución de la UE con poder para presentar un proyecto de legislación, la Comisión Europea.
Se trataba de un patrón un tanto familiar: en 2008, la Comisión tenía ya desde hacía tiempo la costumbre de consultar ampliamente a los grupos de interés financieros en su intento de profundizar en el mercado único de los servicios financieros. Por ejemplo, la Comisión había construido una tradición de reunir a banqueros y gestores de fondos para una charla exhaustiva mucho antes de que se propusiera nada. Sin duda, una investigación sobre los «grupos de expertos» consultados por la Comisión sobre las cuestiones técnicas relacionadas con la crisis demostró que esto es exactamente lo que ocurrió. El ejecutivo europeo ha permitido que los grupos de interés financieros asuman el papel de asesores, defendiendo las ideas de la Comisión en su beneficio y, en algunos casos, previniendo totalmente las iniciativas, como en el caso de los fondos de capital riesgo y los fondos de inversión. En este ámbito, la Comisión, con el asesoramiento de un grupo consultivo creado en enero de 2006 y dominado por los grupos de interés, decidió no proponer normas sobre los fondos de inversión libre ( fondo de alto riesgo) (hedge funds).
Fondos de alto riesgo: medidas modestas a cambio de un camino sin restricciones
Esta indulgencia no pasó desapercibida. En el Parlamento Europeo se dio un fuerte impulso a la regulación, pero la Comisión hizo caso omiso de ello. La crisis había abierto una nueva era, y el Comisario McCreevy se sintió obligado a elaborar una propuesta para regular los «fondos de inversión alternativos» lanzada en abril de 2009. Lo que siguió fue una vigorosa batalla que tuvo lugar tanto en los medios de comunicación como en conferencias y quizás en cientos de reuniones entre políticos y grupos de presión. Con los grupos de presión European Venture Capital Association EVCA (fondos de capital riesgo, hoy llamados Invest Europe) y AIMA (hedge funds) al volante, el sector financiero lanzó una campaña que comenzó con alarmismo. «Miles de puestos de trabajo y millones de ingresos fiscales podrían estar en juego», dijo un grupo de expertos corporativos. «Era necesaria una reescritura total», dijo la AIMA sobre la propuesta.
Al año siguiente, el sector de los fondos presionó a los gobiernos de los Estados miembros, entre otras cosas, para que el Gobierno del Reino Unido invitara al Gobierno de los Estados Unidos a participar en la batalla. A continuación, el Secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, envió a los jefes de Estado de la UE una protesta con duras palabras en la que advirtió de que las nuevas normas podrían conducir a una guerra comercial entre las dos potencias.
El tráfico de los grupos de presión en el Parlamento Europeo aumentó enormemente. Por ejemplo, en los primeros seis meses de 2010 se celebraron no menos de 46 reuniones entre los diputados conservadores británicos del Parlamento Europeo y el sector de los fondos. Y los grupos de presión estaban consiguiendo su objetivo: una vez que se iniciaron los procedimientos de reforma, de las 1.600 enmiendas presentadas por los diputados al Parlamento Europeo, la mitad habían sido escritas por grupos de interés, según una estimación.
Todos estos movimientos dieron sus frutos. Mientras que el Parlamento Europeo tenía muchas ideas sobre cómo frenar los fondos de inversión, la Directiva de Gestores de Fondos de Inversión Alternativos (AIFMD) terminó siendo una directiva que se centraba principalmente en la transparencia. Y el sector de los fondos incluso recibió una importante concesión que haría que la directiva fuera muy atractiva: con la adopción de la directiva, un fondo sólo tendría que ser aprobado y registrado en un Estado miembro de la UE para operar en todos los demás, lo que se conoce como «pasaporte». Incluso los que más se oponían a la directiva se dejaron convencer. La AIMA cumplió con sus expectativas.
Un hábil alarmismo mató a la reforma
La batalla por la regulación bancaria fue mucho más larga y tuvo lugar a más niveles que la controversia sobre los fondos. Dado que las partes clave de la regulación bancaria se acuerdan a nivel internacional, aquí es donde los bancos comenzaron a defenderse después de dos años en el banquillo de los acusados. En el verano de 2010 se celebraron negociaciones internacionales en el Comité de Basilea con vistas a reforzar la regulación bancaria. Se estaban revisando las normas existentes que obligaban a los bancos a mantener un cierto nivel de reservas para protegerse de futuras crisis, conocidas como «requisitos de capital». Las cifras en vigor se consideraron demasiado bajas y la forma en que se midieron dejó demasiadas lagunas para los banqueros. Los modelos de cálculo desarrollados por los propios bancos les permitieron mantener las reservas de capital artificialmente bajas.
Durante las negociaciones, el grupo de presión internacional para los grandes bancos, el Institute for International Finance (IIF), publicó un informe con una terrible advertencia a los negociadores: si se produjera un aumento de los requisitos de capital, el resultado sería la pérdida de millones de puestos de trabajo y las tasas de crecimiento se verían afectadas. El informe iría acompañado de otros informes de grandes bancos con reclamaciones idénticas. Se podría argumentar que los bajos requerimientos de capital ya habían conducido a ese resultado, pero el contexto en 2010 resultó ser beneficioso para los mega-bancos. Las ambiciones fueron debidamente reducidas en cuanto a los requisitos de capital cuando se llegó a un acuerdo en agosto de 2010. Sólo unos días después, el Banco de Pagos Internacionales emitió dos informes que desmienten las alarmantes afirmaciones de la IIF, pero para entonces ya era demasiado tarde. Una vez más, los bancos habían establecido la agenda y asegurado sólo un pequeño aumento de los requisitos de capital, incluyendo cambios muy modestos en los modelos internos de los bancos que utilizaron para calcular sus requisitos de capital.
Los bancos seguirían siendo una preocupación para la Unión Europea durante toda la década. Incluso hoy en día, la preocupación por los préstamos incobrables y los bancos en riesgo de colapso persiste.
Adecuación de los bonos, calificación crediticia y auditorías
Muchas otras cuestiones se resolvieron en los años siguientes. Un aspecto especialmente importante para el Parlamento Europeo era la cuestión de las primas de los banqueros. La estructura de primas hacía demasiado atractivo para los ejecutivos jugar a apuestas arriesgadas en los mercados, y la reforma enfriaría sus experimentos. Esa fue la idea que subyace a la principal contribución al debate bancario de los eurodiputados en 2010.
Con Londres como epicentro, los bancos iniciaron una campaña para convencer a los legisladores de que, al reformar las primas, socavarían la competitividad de los bancos europeos. Al final, las reglas decididas parecían suficientemente flexibles para los bancos con un tope de bonificación de hasta el 100 por ciento de los salarios. Las protestas de los grupos de presión bancarios continuarán a lo largo de todo el proceso legislativo, pero en la vida real las normas adoptadas en 2013 han demostrado estar llenas de lagunas. Los bancos pudieron redefinir las bonificaciones como un «pago basado en roles», o simplemente aumentar los salarios de otras maneras. Tres años más tarde, las instituciones de la UE reconocieron el problema, pero hasta ahora no se ha hecho nada para solucionarlo, y las abundantes primas siguen suscitando el interés de la opinión pública.
A finales de 2013 también se produjo un retroceso, fruto del esfuerzo de los grupos de presión, en relación con la reforma de las normas de contabilidad y auditoría. Las firmas de contabilidad y auditoría (las «Cuatro Grandes») fueron el centro de atención por su papel en la crisis, habiendo dado valoraciones demasiado positivas de la salud financiera de algunos de sus principales clientes, incluyendo ejemplos clave como el papel de Ernst&Young como proveedor para Lehman Brothers.
Lo que había que hacer parecía obvio. Los vínculos demasiado estrechos entre cualquiera de las Cuatro Grandes y sus clientes son arriesgados; si un banco puede confiar en la utilización de la misma firma de auditoría durante décadas, la tentación de dicha firma de ayudar a un cliente confiable en tiempos de problemas es mayor.
Las normas de la UE adoptadas a principios de 2014 hicieron poco o nada para romper estas relaciones tan íntimas. Si se ponen en juego todas las excepciones y lagunas, las normas adoptadas a principios de 2014 permiten a una empresa mantener la misma firma de auditoría durante 24 años. Esta débil reforma se produjo después de un agresivo lobby de la industria financiera para prolongar el período o simplemente evitar la imposición de la rotación obligatoria en primer lugar.
Las agencias de calificación crediticia ya no ganaron terreno. El problema con estas agencias fue que durante bastante tiempo, en el período previo a la quiebra de Lehman Brothers, estas empresas -a las que se les pagaba para que realizaran evaluaciones de riesgo de los valores- fueron ´factorias Triple A’, es decir, que calificaban a las entidades poco sólidas como inversiones sólidas y de bajo riesgo. De hecho, los mismos valores que iban a estar estrechamente vinculados con la crisis financiera fueron calificados por ellos como inversiones súper sólidas y seguras hasta días antes de que todo resultara ser una mentira. Muchos analistas se apresuraron a detectar el problema: una agencia de calificación crediticia gana su dinero de las instituciones financieras cuyos productos califican, a veces incluso son copropietarios suyos.
Sorprendentemente, la reforma de la UE apenas tocaría este conflicto de intereses clave. A propuesta de la Comisión, la UE optó por una versión basada en las normas estadounidenses en vigor desde 2002; en otras palabras, las mismas normas que habían resultado tan tristemente insuficientes.
Los grandes bancos pueden crecer más
Después de años de «reformas financieras» que no son adecuadas para el propósito, quizás la característica más llamativa del debate ha sido el establecimiento de la agenda, en parte debido al rápido movimiento de Barroso de poner a los grandes banqueros al frente para definir el alcance de la ambición reformadora de la UE. La cuestión del tamaño de los bancos surgió, sin duda, pero en el debate político la demanda de desmantelar los bancos ha seguido siendo marginal. Incluso después de que las arcas públicas de la Unión Europea pusieran sobre la mesa la asombrosa suma de 4.500 millones de euros para rescatar a los bancos -con un coste final de 1.400 millones de euros-, se habló poco de medidas de importancia.
Si bien se reconoció que había que hacer algo para evitar grandes desembolsos, el método elegido fue el sugerido por los propios grandes bancos. Bajo el sindicato bancario, los propios bancos pagarían una pequeña cantidad para constituir un «fondo de resolución». El fondo se gastaría entonces en el desmantelamiento ordenado de los bancos problemáticos. Sin embargo, en caso de que haya muy poco en el depósito – y si el banco en cuestión es de importancia – entonces el dinero público volverá a utilizarse para salvar al banco.
Se podría argumentar que se trata más de un sistema para asegurar rescates públicos que de lo contrario. Pero hay más. Si reconocemos que la crucial importancia sistémica de los grandes bancos representa un riesgo en sí mismo, entonces el gremio bancario está diseñado para empeorar las cosas. En el proceso de deconstrucción de un banco en dificultades, se ha facilitado que otros grandes bancos lo compren y se hagan más grandes en el proceso. En una entrevista sobre el sistema bancario, el director general de BNP Paribas, Jean-Laurent Bonnafé, dijo: «Entonces para consolidar más el sistema bancario, se podría hacer a través de una adquisición o a través de planes de desarrollo orgánico.» Esto encaja perfectamente con lo que ahora es la posición oficial del Banco Central Europeo: hay demasiados bancos en Europa. La concentración es preferible para asegurar la competitividad global. Uno de los inconvenientes es que en los próximos años viviremos con el problema de «demasiado grande para fracasar».
Estructura bancaria intacta
A decir verdad, no todas las iniciativas de las instituciones de la UE han sido dóciles y sin fuerza. En 2012 se hizo público un estudio realizado por un grupo de alto nivel presidido por el banquero central finlandés Erkki Liikanen. Contenía una serie de propuestas para abordar la cuestión de la estructura bancaria en Europa y, aunque no se refería al tamaño de los bancos como tales, sí se refería a la forma en que los bancos invierten su propio dinero. En los EE.UU. ha habido algún tipo de separación entre los bancos de inversión y los bancos minoristas desde la década de 1930 y la adopción de la ley Glass-Steagal. La idea básica es evitar que los bancos usen dinero propio o dinero de los clientes para invertir. En los EE.UU., la ley fue anulada antes de la crisis, pero volvió en julio de 2015 en una nueva forma más débil llamada la Regla Volcker, que restringe el «comercio por cuenta propia» de los bancos.
En el informe Liikanen se propuso algo en este sentido, aunque más débil. Pero el lanzamiento del informe en 2012 actuó como una señal de alarma para los bancos. Una de las primeras medidas que tomaron fue la de ejercer una intensa presión a nivel nacional para que se adoptaran normas en la zona, principalmente en Alemania, Francia y el Reino Unido. Luego, el grupo de presión financiero logró asegurar la introducción de un texto en el proyecto de ley que permitiría a los Estados miembros aplicar sus propias normas, incluso si se adoptaban nuevas normas europeas. Pero lo que es más importante, a través del trabajo de lobby a nivel de los Estados miembros, las negociaciones entre los gobiernos se complicaron y en 2017 todo el ejercicio fue abandonado por completo, para consternación de los que defendieron la iniciativa.
El impuesto sobre las transacciones financieras en coma
El impuesto sobre las transacciones financieras en coma
Pero quizás la derrota más monumental de la reforma financiera sea el Impuesto a las Transacciones Financieras. Se trata de una propuesta de un pequeño impuesto sobre todas las transacciones en los mercados financieros, que podría crear fondos considerables para fines importantes y reducir considerablemente el número de transacciones. La especulación a alta velocidad se reduciría y pocos fuera de las salas de operaciones se lo permitirían.
Vídeo de la campaña 2010 de Oxfam GB para el impuesto sobre las transacciones financieras, titulado «The Robin Hood Tax»:
Rápidamente quedó claro que la industria financiera no se quedaría quieta cuando se encontrara ante tal desafío. La Asociación Mundial de Mercados Financieros elaboró informes rápidamente, por ejemplo, para convencer a los responsables de la toma de decisiones de que sería un asunto muy costoso que podría suponer el 0,5 por ciento del crecimiento estimado en los próximos años. Los gobiernos hostiles a la propuesta, como el danés y el británico, captaron este mensaje. Sin embargo, debido a un acuerdo político en Alemania, la nación más poderosa estaba a favor y Francia también. Se formó un grupo de 11 Estados miembros para introducir el impuesto, incluso si los demás Estados miembros se mostraban reacios.
La tenacidad del grupo de los 11 obligó al lobby financiero a buscar nuevas vías. En su lugar, trabajaron a nivel de los Estados miembros para que los gobiernos presionaran a favor de una versión suavizada del impuesto. El primer avance se produjo en Francia gracias a una campaña encabezada por la Fédération Bancaire Française que sostenía que un impuesto paralizaría el desarrollo del sector financiero francés. Esto llevó a una reducción significativa de las ambiciones del Gobierno francés. Desde entonces, las negociaciones entre los Estados miembros en el campo del ITF han sido lentas y complicadas. Formalmente, el FTTT todavía está en proceso, pero los activistas anti-FTT en la City de Londres pueden notar con satisfacción en sus informes que nada está sucediendo.
Un ejército victorioso
Teniendo en cuenta estas experiencias, no cabe duda de que el lobby financiero ganó la batalla en Bruselas. Y este hecho queda subrayado por dos acontecimientos recientes. El primero es sobre los infames préstamos subprime. Como parte del intento de reforzar el mercado de valores, se concederá un trato especial a los «productos» siempre que cumplan determinadas condiciones. Pero estas condiciones, según los analistas holandeses Engelen y Glasmacher, en realidad abren la puerta al «equivalente europeo de los prestatarios de alto riesgo». El segundo se refiere a la regulación bancaria y a los infames Lehman Brothers. Cuando se publicó el primer paquete de directrices internacionales para los bancos tras las negociaciones de Basilea en 2010, se incluyó una sugerencia prudente para introducir un «coeficiente de endeudamiento» máximo, es decir, la relación entre el capital propio de un banco y su exposición. El mensaje no fue recibido cortésmente por los bancos europeos que lucharon contra la idea desde el principio, como lo hicieron con el «paquete de reducción de riesgos» que se discutió recientemente. Mientras que en mayo de 2018 se adoptó finalmente el paquete de reducción de riesgos y se va a introducir un coeficiente de apalancamiento obligatorio, si se observa el número sugerido -un coeficiente del tres por ciento-, uno se pregunta qué es lo que están tratando de lograr. Con un ratio de endeudamiento obligatorio del tres por ciento, los bancos ni siquiera tienen que ser tan resistentes como Lehman Brothers en 2008, poco antes de su colapso.
Aunque el grupo de presión financiero se ha visto obligado a ponerse a la defensiva en varias ocasiones, es difícil encontrar una única asociación de grupos de presión financieros en Bruselas que no esté muy satisfecha con el resultado del paquete. Salen triunfantes de la era de la crisis. La respuesta legislativa a la crisis financiera podría haber amenazado sus intereses, pero en realidad puede haberles dado un impulso. Después de todo, incluso si el sector financiero está haciendo todo según las normas, esto no ayuda a la sociedad si las normas del manual son elaboradas por y para el sector financiero.
Hay muchas razones para ello. Una es la estrecha cooperación y la camaradería entre los responsables de la toma de decisiones y el lobby financiero. Un nuevo ejemplo es el predominio abrumador de los representantes del sector financiero en los grupos consultivos del Banco Central Europeo. Otra es la facilidad con la que el ex Comisario Jonathan Hill podría pasar de una posición de alto nivel en la UE a convertirse en asesor de la industria financiera. Y por último, pero no por ello menos importante, hemos visto al ex Presidente de la Comisión, José Manuel Barroso, unirse a las filas de Goldman Sachs.
Otra razón es el poder de presión de las corporaciones financieras en sí mismas, que es un factor crucial. En los Estados miembros son capaces de influir en los gobiernos, y en su presión para influir en Bruselas, un ejército de al menos 1.700 grupos de presión está dispuesto a atacar cualquier intento de imponer una regulación más estricta del sector. Tampoco están a la defensiva. En los últimos años se han hecho muchos intentos de hacer retroceder los débiles logros de la reforma financiera y de inventar nuevos proyectos que se centran en la desregulación y la liberalización.
Cualquier intento de reformar el sistema financiero debe tener en cuenta su poder.
Aunque este panorama es sombrío, sería un error ignorar el efecto de la indignación pública y las campañas, una de las razones por las que el sector financiero tiene grupos de presión tan bien pagados . Los movimientos sociales han luchado por un impuesto sobre las transacciones financieras (ITF) durante la mayor parte de los últimos 20 años; donde antes se consideraba una demanda marginal, ahora en Europa es una cuestión que los gobiernos debaten seriamente. Tarde o temprano se materializará y aunque sólo sea en una versión diluida, habrá una plataforma clara para dar los siguientes pasos.
——————————————–

Este sistema en descomposición no tiene partidarios «moderados”

Por Jonathan Cook, 13 de septiembre de 2018
Dissident Voice
La política de Occidente se está desmoronando, polarizándose en dos bandos – o al menos en la narrativa oficial de la que nos alimentan nuestros medios corporativos. Los campos en guerra se presentan como «centristas moderados», por un lado, y la «extrema derecha», por el otro. La pregunta se enmarca como una elección sobre cuál es la situación en relación con esta división política fundamental. ¿Pero qué pasa si nada de fuese verdad? ¿Y si no se trata de una disputa entre dos campos ideológicos opuestos, sino más bien de dos reacciones diferentes -e irracionales- ante la quiebra del capitalismo tardío como modelo económico, un sistema que ya no puede ofrecer soluciones plausibles a los problemas de nuestra época?
Los titulares de las noticias relacionadas de esta semana ofrecían una buena ilustración del marco de la situación actual de los medios de comunicación. En representación de los «moderados», la canciller alemana Angela Merkel pronunció un «discurso apasionado» en el que denunció el estallido de protestas de extrema derecha en Alemania oriental y los informes sobre la «caza» de «extranjeros», solicitantes de asilo e inmigrantes.
Ella observó:
No hay excusa ni explicación para la demagogia, en algunos casos el uso de la violencia, los eslóganes nazis, la hostilidad hacia personas que parecen diferentes, hacia el dueño de un restaurante judío, el ataque a la policía”.
Ostensiblemente enfrentado a Merkel se encuentra Viktor Orban, el primer ministro húngaro de «extrema derecha». Hungría corre el riesgo de ser privada de su derecho de voto en la Unión Europea a causa de la política de demagogia de Orban y de su agenda anti-inmigrante.
Poco antes de que el Parlamento Europeo votara en contra de Hungría, acusando a su gobierno de representar una «amenaza sistemática» para la democracia y el Estado de Derecho, Orban argumentó que su país estaba siendo atacado por preferir no ser «un país de inmigrantes».
Está lejos de ser un caso atípico. Varios otros estados de la UE, desde Italia hasta Polonia, están muy cerca de Orban en la persecución de agendas populistas y anti-inmigrantes.
Una pelea familiar
Pero, ¿refleja realmente esta guerra civil en Europa una división entre la buena y la mala política, entre los moderados y los extremistas? ¿No estamos presenciando otra cosa: las contradicciones internas puestas de relieve por un neoliberalismo turboalimentado que ahora está tan arraigado ideológicamente que nadie se atreve a cuestionar su idoneidad, por no hablar de su moralidad?
En realidad, la disputa entre Merkel y Orban es una disputa familiar, entre hermana y hermano casados con la misma ideología autodestructiva, pero en profundo desacuerdo sobre qué placebo se les debe administrar para que se sientan mejor.
¿Qué quiero decir?
Merkel y la élite neoliberal dominante están comprometidas con un mundo cada vez más desregulado porque eso es imperativo para una élite económica globalizada que busca acumular cada vez más riqueza y poder. Esa élite necesita fronteras abiertas y una falta de regulación significativa para poder saquear sin restricciones los recursos de la Tierra – humanos y materiales – al tiempo que vierte los subproductos de los desechos tóxicos dondequiera que sea más rentable y conveniente.
En la práctica, eso significa causar el máximo daño en lugares y contra formas de vida que tienen la menor capacidad para defenderse: los países más pobres, el reino animal, los bosques y los océanos, el sistema climatológico, y, por supuesto, contra las generaciones futuras que no tienen voz. Hay una razón por la que los fondos marinos más profundos están ahora inundados con nuestros desechos plásticos, envenenando y matando la vida marina durante décadas, tal vez siglos, por venir.
Curiosamente, esta élite global hace algunas excepciones a su política de fronteras totalmente abiertas y desregulación generalizada. A través de sus peones en las principales capitales del mundo -las personas que erróneamente consideramos nuestros representantes políticos- ha creado pequeñas islas de opacidad en las que puede esconder su riqueza. Estos «paraísos fiscales extraterritoriales» están altamente regulados, por lo que no podemos ver lo que ocurre dentro de ellos. Mientras que la élite quiere que se borren las fronteras y que la libre circulación de trabajadores se contraponga a la de los demás, las fronteras de estas «cajas de seguridad» extraterritoriales se conservan rigurosamente para proteger la riqueza de la élite.
Orden internacional
Mientras tanto, la élite mundial ha creado estructuras e instituciones internacionales o transnacionales precisamente para eliminar el poder de los Estados-nación para regular y dominar el entorno empresarial. La clase política en los Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, México o Brasil no controla las corporaciones. Estas corporaciones controlan incluso los estados más grandes. Los bancos son demasiado grandes para quebrar, los fabricantes de armas demasiado comprometidos con la guerra permanente para frenarla, las narrativas, en gran medida uniformes, de los medios de comunicación corporativos demasiado poderosas para disentir.
En cambio, las instituciones globales o transnacionales, como el Banco Mundial, el Monetario Internacional, la Unión Europea, la OTAN, el BRICS y muchas otras, rehacen nuestro mundo para promover los beneficios generalizados de las empresas.
Las Naciones Unidas -un proyecto internacional rival- es más problemático. Fue creado inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de imponer un orden internacional basado en la ley, basado en el respeto de los derechos humanos, para prevenir futuras guerras a gran escala y genocidios. En la práctica, sin embargo, sirve principalmente a los intereses de los estados occidentales dominantes a través de su apropiación del Consejo de Seguridad, que en realidad es el ejecutivo de la ONU.
Algunas instituciones de las Naciones Unidas -las encargadas de los derechos humanos y el enjuiciamiento de los crímenes de guerra-, que tienen el potencial de restringir el poder de la élite mundial, se encuentran cada vez más marginadas y socavadas. Tanto el Consejo de Derechos Humanos de la ONU como la Corte Penal Internacional han sido objeto de ataques sostenidos por parte de las autoridades estadounidenses, tanto antes como después de que Donald Trump asumiera la presidencia.
Hacia el abismo
Las contradicciones internas de este sistema globalizado -entre el enriquecimiento ilimitado de la élite y el agotamiento interminable de los recursos de la Tierra y sus habitantes más débiles- son cada vez más evidentes. Históricamente, los desechos tóxicos de este sistema se infligían primero a las regiones más pobres, como los charcos que se forman en las depresiones del suelo durante una tormenta.
A medida que el planeta se ha ido calentando, las cosechas han disminuido, los pobres pasan hambre, han estallado guerras. Todo esto ha sido un resultado totalmente predecible de la economía actual de crecimiento interminable, basado en el carbono, junto con el robo de recursos. Pero a diferencia de los charcos, el daño colateral humano de este sistema económico puede levantarse y moverse a otra parte. Hemos visto desplazamientos masivos de población causados por hambrunas y guerras, especialmente en Oriente Medio y África del Norte. Estas migraciones no van a parar. Se van a intensificar a medida que el neoliberalismo nos impulse hacia el abismo económico y climático.
La clase política de Occidente está experimentando ahora una profunda disonancia cognitiva. Merkel y los «moderados» quieren un crecimiento sin fin y un mundo sin fronteras que está arruinando gradualmente sus economías y sus privilegios. No tienen respuestas para los «extremistas» de derecha, que reconocen esta ruina y dicen que hay que hacer algo urgentemente al respecto.
Orban y la extrema derecha quieren resucitar ferozmente las fronteras que la globalización ha borrado, construir barreras que impidan que los charcos se fusionen e inunden sus zonas más altas. Esta es la razón por la que la derecha está resurgiendo. Ellos, mucho más que los moderados, pueden describir nuestra situación actual, incluso si ofrecen soluciones que son realmente perjudiciales. Quieren muros sólidos, soberanía nacional, bloqueos a los inmigrantes, así como racismo y violencia contra los «extranjeros» que ya están dentro de sus fronteras.
El sistema está roto
Tenemos que dejar de pensar en estos debates políticos como entre los buenos «moderados» y la perversa «extrema derecha». Esta es una idea errónea fundamental.
Los engañados «moderados» quieren continuar con una forma de capitalismo sumamente insostenible basada en un crecimiento imposible e interminable. Debería ser obvio que un planeta con recursos finitos no puede sostener un crecimiento infinito, y que los desechos tóxicos de nuestro consumo cada vez mayor envenenarán el pozo del que todos dependemos.
La engañada extrema derecha occidental, por otro lado, cree que puede mantenerse en guardia y proteger su pequeño montón de privilegios contra la creciente marea de migrantes y el calentamiento de los océanos causado por las políticas occidentales de robo de recursos, explotación laboral y destrucción del clima. Los puntos de vista de la extrema derecha no están más basados en la realidad que los del rey Canuto.
Ambas partes no están logrando comprender el problema central: que el sistema económico mundial impuesto por Occidente está roto. Está siendo gradualmente destruido desde dentro por sus propias contradicciones. Los «moderados» son doblemente ciegos: se niegan a reconocer los síntomas o la causa de la enfermedad. Los «extremistas» son tan ajenos a las causas de la enfermedad como los «moderados», pero al menos reconocen los síntomas como una señal de malestar, aunque sus soluciones sean totalmente egoístas.
Cuadrar el círculo
Esto puede verse de forma patente en la profunda división sobre la decisión de Gran Bretaña de abandonar la Unión Europea, el llamado Brexit, que ha traspasado las habituales agendas de izquierda-derecha.
La multitud del resto, que quiere quedarse en Europa, cree que el futuro de Gran Bretaña está en mantener el status quo fracasado: de un neoliberalismo turboalimentado, de la desaparición de las fronteras y la libre circulación de la mano de obra, de unos tecnócratas distantes y sin rostro que toman decisiones en su nombre.
Como un niño que se tira de la manta hasta la barbilla con la esperanza de que le proteja de los monstruos que acechan en la oscuridad del dormitorio, los «moderados» asumen que los burócratas europeos los protegerán del colapso económico y del colapso del clima. Sin embargo, la realidad es que la UE es una de las instituciones transnacionales cuya principal razón de ser está acelerando nuestra carrera hacia el abismo.
Mientras tanto, los que apoyan el Brexit piensan que, una vez fuera de la UE, una pequeña isla a la deriva en un mundo globalizado, podrán recuperar su soberanía y su grandeza. Ellos también van a sufrir una terrible decepción. Solo, Gran Bretaña no será más fuerte. Simplemente será una presa más fácil para la élite mundial con sede en Estados Unidos. Gran Bretaña saltará de la sartén de la UE a las llamas de la estufa de los atlantistas.
Lo que se necesita no son los «moderados» o la «extrema derecha», ni Brexit ni Remain, sino un tipo de política completamente nuevo, que esté preparada para cambiar el paradigma.
El nuevo paradigma debe aceptar que vivimos en un mundo que requiere soluciones y regulaciones globales para prevenir la degradación del clima. Pero también debe entender que la gente desconfía con razón de las instituciones lejanas e inexplicables que son fácilmente capturadas por los más poderosos y despiadados. La gente quiere sentirse parte de las comunidades que conoce, tener cierto grado de control sobre sus vidas y decisiones, encontrar vínculos comunes y trabajar en colaboración desde abajo hacia arriba.
El desafío que tenemos por delante es descartar nuestras actuales ilusiones autodestructivas y encontrar urgentemente una forma de resolver este enigma: cuadrar el círculo.
———————————————