Este sistema en descomposición no tiene partidarios «moderados”

Por Jonathan Cook, 13 de septiembre de 2018
La política de Occidente se está desmoronando, polarizándose en dos bandos – o al menos en la narrativa oficial de la que nos alimentan nuestros medios corporativos. Los campos en guerra se presentan como «centristas moderados», por un lado, y la «extrema derecha», por el otro. La pregunta se enmarca como una elección sobre cuál es la situación en relación con esta división política fundamental. ¿Pero qué pasa si nada de fuese verdad? ¿Y si no se trata de una disputa entre dos campos ideológicos opuestos, sino más bien de dos reacciones diferentes -e irracionales- ante la quiebra del capitalismo tardío como modelo económico, un sistema que ya no puede ofrecer soluciones plausibles a los problemas de nuestra época?
Los titulares de las noticias relacionadas de esta semana ofrecían una buena ilustración del marco de la situación actual de los medios de comunicación. En representación de los «moderados», la canciller alemana Angela Merkel pronunció un «discurso apasionado» en el que denunció el estallido de protestas de extrema derecha en Alemania oriental y los informes sobre la «caza» de «extranjeros», solicitantes de asilo e inmigrantes.
No hay excusa ni explicación para la demagogia, en algunos casos el uso de la violencia, los eslóganes nazis, la hostilidad hacia personas que parecen diferentes, hacia el dueño de un restaurante judío, el ataque a la policía”.
Ostensiblemente enfrentado a Merkel se encuentra Viktor Orban, el primer ministro húngaro de «extrema derecha». Hungría corre el riesgo de ser privada de su derecho de voto en la Unión Europea a causa de la política de demagogia de Orban y de su agenda anti-inmigrante.
Poco antes de que el Parlamento Europeo votara en contra de Hungría, acusando a su gobierno de representar una «amenaza sistemática» para la democracia y el Estado de Derecho, Orban argumentó que su país estaba siendo atacado por preferir no ser «un país de inmigrantes».
Está lejos de ser un caso atípico. Varios otros estados de la UE, desde Italia hasta Polonia, están muy cerca de Orban en la persecución de agendas populistas y anti-inmigrantes.
Una pelea familiar
Pero, ¿refleja realmente esta guerra civil en Europa una división entre la buena y la mala política, entre los moderados y los extremistas? ¿No estamos presenciando otra cosa: las contradicciones internas puestas de relieve por un neoliberalismo turboalimentado que ahora está tan arraigado ideológicamente que nadie se atreve a cuestionar su idoneidad, por no hablar de su moralidad?
En realidad, la disputa entre Merkel y Orban es una disputa familiar, entre hermana y hermano casados con la misma ideología autodestructiva, pero en profundo desacuerdo sobre qué placebo se les debe administrar para que se sientan mejor.
¿Qué quiero decir?
Merkel y la élite neoliberal dominante están comprometidas con un mundo cada vez más desregulado porque eso es imperativo para una élite económica globalizada que busca acumular cada vez más riqueza y poder. Esa élite necesita fronteras abiertas y una falta de regulación significativa para poder saquear sin restricciones los recursos de la Tierra – humanos y materiales – al tiempo que vierte los subproductos de los desechos tóxicos dondequiera que sea más rentable y conveniente.
En la práctica, eso significa causar el máximo daño en lugares y contra formas de vida que tienen la menor capacidad para defenderse: los países más pobres, el reino animal, los bosques y los océanos, el sistema climatológico, y, por supuesto, contra las generaciones futuras que no tienen voz. Hay una razón por la que los fondos marinos más profundos están ahora inundados con nuestros desechos plásticos, envenenando y matando la vida marina durante décadas, tal vez siglos, por venir.
Curiosamente, esta élite global hace algunas excepciones a su política de fronteras totalmente abiertas y desregulación generalizada. A través de sus peones en las principales capitales del mundo -las personas que erróneamente consideramos nuestros representantes políticos- ha creado pequeñas islas de opacidad en las que puede esconder su riqueza. Estos «paraísos fiscales extraterritoriales» están altamente regulados, por lo que no podemos ver lo que ocurre dentro de ellos. Mientras que la élite quiere que se borren las fronteras y que la libre circulación de trabajadores se contraponga a la de los demás, las fronteras de estas «cajas de seguridad» extraterritoriales se conservan rigurosamente para proteger la riqueza de la élite.
Orden internacional
Mientras tanto, la élite mundial ha creado estructuras e instituciones internacionales o transnacionales precisamente para eliminar el poder de los Estados-nación para regular y dominar el entorno empresarial. La clase política en los Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, México o Brasil no controla las corporaciones. Estas corporaciones controlan incluso los estados más grandes. Los bancos son demasiado grandes para quebrar, los fabricantes de armas demasiado comprometidos con la guerra permanente para frenarla, las narrativas, en gran medida uniformes, de los medios de comunicación corporativos demasiado poderosas para disentir.
En cambio, las instituciones globales o transnacionales, como el Banco Mundial, el Monetario Internacional, la Unión Europea, la OTAN, el BRICS y muchas otras, rehacen nuestro mundo para promover los beneficios generalizados de las empresas.
Las Naciones Unidas -un proyecto internacional rival- es más problemático. Fue creado inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de imponer un orden internacional basado en la ley, basado en el respeto de los derechos humanos, para prevenir futuras guerras a gran escala y genocidios. En la práctica, sin embargo, sirve principalmente a los intereses de los estados occidentales dominantes a través de su apropiación del Consejo de Seguridad, que en realidad es el ejecutivo de la ONU.
Algunas instituciones de las Naciones Unidas -las encargadas de los derechos humanos y el enjuiciamiento de los crímenes de guerra-, que tienen el potencial de restringir el poder de la élite mundial, se encuentran cada vez más marginadas y socavadas. Tanto el Consejo de Derechos Humanos de la ONU como la Corte Penal Internacional han sido objeto de ataques sostenidos por parte de las autoridades estadounidenses, tanto antes como después de que Donald Trump asumiera la presidencia.
Hacia el abismo
Las contradicciones internas de este sistema globalizado -entre el enriquecimiento ilimitado de la élite y el agotamiento interminable de los recursos de la Tierra y sus habitantes más débiles- son cada vez más evidentes. Históricamente, los desechos tóxicos de este sistema se infligían primero a las regiones más pobres, como los charcos que se forman en las depresiones del suelo durante una tormenta.
A medida que el planeta se ha ido calentando, las cosechas han disminuido, los pobres pasan hambre, han estallado guerras. Todo esto ha sido un resultado totalmente predecible de la economía actual de crecimiento interminable, basado en el carbono, junto con el robo de recursos. Pero a diferencia de los charcos, el daño colateral humano de este sistema económico puede levantarse y moverse a otra parte. Hemos visto desplazamientos masivos de población causados por hambrunas y guerras, especialmente en Oriente Medio y África del Norte. Estas migraciones no van a parar. Se van a intensificar a medida que el neoliberalismo nos impulse hacia el abismo económico y climático.
La clase política de Occidente está experimentando ahora una profunda disonancia cognitiva. Merkel y los «moderados» quieren un crecimiento sin fin y un mundo sin fronteras que está arruinando gradualmente sus economías y sus privilegios. No tienen respuestas para los «extremistas» de derecha, que reconocen esta ruina y dicen que hay que hacer algo urgentemente al respecto.
Orban y la extrema derecha quieren resucitar ferozmente las fronteras que la globalización ha borrado, construir barreras que impidan que los charcos se fusionen e inunden sus zonas más altas. Esta es la razón por la que la derecha está resurgiendo. Ellos, mucho más que los moderados, pueden describir nuestra situación actual, incluso si ofrecen soluciones que son realmente perjudiciales. Quieren muros sólidos, soberanía nacional, bloqueos a los inmigrantes, así como racismo y violencia contra los «extranjeros» que ya están dentro de sus fronteras.
El sistema está roto
Tenemos que dejar de pensar en estos debates políticos como entre los buenos «moderados» y la perversa «extrema derecha». Esta es una idea errónea fundamental.
Los engañados «moderados» quieren continuar con una forma de capitalismo sumamente insostenible basada en un crecimiento imposible e interminable. Debería ser obvio que un planeta con recursos finitos no puede sostener un crecimiento infinito, y que los desechos tóxicos de nuestro consumo cada vez mayor envenenarán el pozo del que todos dependemos.
La engañada extrema derecha occidental, por otro lado, cree que puede mantenerse en guardia y proteger su pequeño montón de privilegios contra la creciente marea de migrantes y el calentamiento de los océanos causado por las políticas occidentales de robo de recursos, explotación laboral y destrucción del clima. Los puntos de vista de la extrema derecha no están más basados en la realidad que los del rey Canuto.
Ambas partes no están logrando comprender el problema central: que el sistema económico mundial impuesto por Occidente está roto. Está siendo gradualmente destruido desde dentro por sus propias contradicciones. Los «moderados» son doblemente ciegos: se niegan a reconocer los síntomas o la causa de la enfermedad. Los «extremistas» son tan ajenos a las causas de la enfermedad como los «moderados», pero al menos reconocen los síntomas como una señal de malestar, aunque sus soluciones sean totalmente egoístas.
Cuadrar el círculo
Esto puede verse de forma patente en la profunda división sobre la decisión de Gran Bretaña de abandonar la Unión Europea, el llamado Brexit, que ha traspasado las habituales agendas de izquierda-derecha.
La multitud del resto, que quiere quedarse en Europa, cree que el futuro de Gran Bretaña está en mantener el status quo fracasado: de un neoliberalismo turboalimentado, de la desaparición de las fronteras y la libre circulación de la mano de obra, de unos tecnócratas distantes y sin rostro que toman decisiones en su nombre.
Como un niño que se tira de la manta hasta la barbilla con la esperanza de que le proteja de los monstruos que acechan en la oscuridad del dormitorio, los «moderados» asumen que los burócratas europeos los protegerán del colapso económico y del colapso del clima. Sin embargo, la realidad es que la UE es una de las instituciones transnacionales cuya principal razón de ser está acelerando nuestra carrera hacia el abismo.
Mientras tanto, los que apoyan el Brexit piensan que, una vez fuera de la UE, una pequeña isla a la deriva en un mundo globalizado, podrán recuperar su soberanía y su grandeza. Ellos también van a sufrir una terrible decepción. Solo, Gran Bretaña no será más fuerte. Simplemente será una presa más fácil para la élite mundial con sede en Estados Unidos. Gran Bretaña saltará de la sartén de la UE a las llamas de la estufa de los atlantistas.
Lo que se necesita no son los «moderados» o la «extrema derecha», ni Brexit ni Remain, sino un tipo de política completamente nuevo, que esté preparada para cambiar el paradigma.
El nuevo paradigma debe aceptar que vivimos en un mundo que requiere soluciones y regulaciones globales para prevenir la degradación del clima. Pero también debe entender que la gente desconfía con razón de las instituciones lejanas e inexplicables que son fácilmente capturadas por los más poderosos y despiadados. La gente quiere sentirse parte de las comunidades que conoce, tener cierto grado de control sobre sus vidas y decisiones, encontrar vínculos comunes y trabajar en colaboración desde abajo hacia arriba.
El desafío que tenemos por delante es descartar nuestras actuales ilusiones autodestructivas y encontrar urgentemente una forma de resolver este enigma: cuadrar el círculo.
———————————————
Esta entrada ha sido publicada en Régimen político y económico y etiquetada como , , , , . Guarda el enlace permanente.