Entries from marzo 2017 ↓

El Estado de California incluirá al herbicida Roundup en la lista de sustancias químicas que provocan cáncer

oehha.ca.gov, 28 de marzo de 2017

Imagen: Science

La Oficina de Evaluación de Riesgos para la Salud Ambiental (OEHHA, por sus siglas en inglés) ha determinado que el glifosato (CAS N0. 1071-83-6) será incluido en la lista de sustancias químicas causantes de cáncer, según la Propuesta 65 [1]. La fecha de entrada en vigor de esta lista se determinará tras la decisión del Tribunal de Apelación en el litigio pendiente entre Monsanto y la OEHHA [2]. Se publicará un aviso, junto con la lista actualizada en virtud de la Proposición 65, cuando el producto químico sea incluido en dicha lista.

La Sección 25249.8 (a) del Código de Salud y Seguridad incorpora la sección 6382 (b) (1) del Código Laboral en la Propuesta 65. Las regulaciones que describen el proceso para la inclusión de sustancias químicas según el Código Laboral se establecen en el Titulo 27. La ley exige que se identifiquen aquellas sustancias que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) ha determinado como cancerígenas, de acuerdo con la Propuesta 65. La sección 6382 (b) (1) del Código Laboral hace referencia a las sustancias identificadas como carcinógenos para los seres humanos y animales por la IARC. Una explicación de la clasificación de carcinogenicidad utilizada por la IARC y los procesos utilizados por la IARC para llevar a cabo esta clasificación, se puede encontrar en el Preámbulo [3] de la IARC, que está disponible en la siguiente dirección web:

http://monographs.iarc.fr/ENG/Preamble/CurrentPreamble.pdf

La base para la inclusión del glifosato se describió en un aviso público difundido en el número de septiembre de 2015 en el Registro de Notificaciones Regulatorias de California (Registro 2015, N0. 36-Z). El título de la notificación: “Aviso de la intención de incluir sustancias químicas mediante el mecanismo del Código Laboral: Tetraclorvinfos, Paratión, Malatión y Glifosato”. Tras la publicación del aviso se inició un período de alegaciones públicas. La OEHHA había realizado una revisión con anterioridad y respondió a las alegaciones sobre la inclusión de los Tetraclorvinfos, el Paratión, Malatión y Glifosato. Un aviso público de la lista que incluía estos compuestos fue publicado en la edición de 20 de mayo de 2016 del Registro de Notificaciones Reguladoras de California (Registro 2016, N0. 21-Z), y las respuestas a las alegaciones se publicaron en el sitio web de la OEHHA el 20 de mayo de 2016 [4].

La OEHHA recibió 9.183 comentarios relevantes sobre el glifosato y las respuestas de la OEHHA están disponibles en el sitio web de la OEHHA.

La OEHHA ha propuesto de manera simultánea un nivel de exposición segura (Nivel de Riesgo no Significativo o NSRL) para el glifosato [5]. Este NSRL debe finalizar antes de la fecha de vigencia del requisito de advertencia para las exposición al glifosato.

En resumen, el glifosato se incluirá según la Propuesta 65 como causante de cáncer, de la siguiente manera:

Sustancia química

CAS N0.

Variables

Mecanismos de inclusión*

Glifosato **

1071-83-6

Cáncer

LC

*Mecanismo de inclusión: LC, Código Laboral (Código de Salud y Seguridad, sección 25249.8 (a) y Título 27 del Código de Calificaciones, sección 2509).

** La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) indica que los siguientes productos también tienen relevancia: “38641-94-0 (sal de glifosato-isopropilamina); 40465-66-5 (sal de monoamonio); 69254-40-6 (sal de diamonio); 34494-03-6 (glifosato-sodio); 81591-81-3 (glifosato-trimesio)” (IARC, 2015b), debido a que estas sales se disocian y liberan glifosato.

Descargas

El glifosato será incluido en una lista según la Propuesta 65, al saberse que puede provocar cáncer”, 28 de marzo de 2017.

Referencia química

Glifosato

Avisos relacionados

Aviso de la intención de incluir en la lista: Tetraclorvinfos, Paratión, Malatión, Glifosato.

4 de septiembre de 2015

Aviso de Propuesta de Reglamentación: Enmienda de la Sección 25705, Niveles Regulatorios Específicos que no presentan Riesgo Significativo: Glifosato.

28 de marzo de 2017.

Notas a pie de página y referencias

[1]  The Safe Drinking Water and Toxic Enforcement Act of 1986, Health and Safety Code, section 25249.5, et seq.

[2]Monsanto et al v OEHHA et al., Fresno County Superior Court case #16CECG00183, recently appealed to the California Court of Appeal (5th District).  A case number has not yet been assigned.

[3] International Agency for Research on Cancer (IARC, 2006). Preamble. IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans. World Health Organization, Lyon, France

[5] Health and Safety Code section 25249.10, Title 27, Cal. Code of Regs., section 25701 et seq.

——————————————————

El rechazo de la Biología a abandonar la idea de que los organismos vivos se comportan como máquinas (I)

Stephen L. Talbott

Nature Institute

Contenido:

– Introducción

Las limitaciones para explicar el funcionamiento del corazón

– Formado desde fuera, ¿o desde dentro?

– Leyes, causas y máquinas

– Máquinas moleculares

– ¿Qué es una molécula?

– Misterios del agua

– El organismo no calcula

– ADN no digital

– Una receptividad flexible

– Nota final

Introducción

Cuando alguien sufre alucinaciones de forma persistente, viendo cosas que otros no ven, se dice de él que sufre algún tipo de alteración cognitiva, o incluso una enfermedad mental. ¿Qué decir entonces de todos esos biólogos que consideran que los organismos vivos actúan como las máquinas? ¿O de quiénes al observar órganos, células, orgánulos e incluso moléculas, no ven otra cosa que máquinas?

Dejaré que ustedes juzguen. Sin embargo, una cosa es cierta: se ha apoderado de la comunidad científica una visión errónea de la vida, y así llevamos décadas, lo que ha pervertido nuestra comprensión de los fenómenos biológicos.

Ya he intentado explicar con anterioridad por qué las analogías entre los organismos vivos y las máquinas fallan estrepitosamente. Pero al leer últimamente la literatura de las Ciencias Biológicas y encontrar de manera insistente esa correspondencia entre seres vivos y máquinas, algo contrario a todas las evidencias, hasta yo mismo me he sentido cerca de considerar las mías reacciones patológicas o llevarme incluso a una inútil exasperación. Así que he decidido expresar nuevamente mis ideas de una manera concisa y efectiva.

Y una buena manera de empezar es con un ejemplo muy concreto

Las limitaciones para explicar el funcionamiento del corazón

El corazón actúa como una bomba mecánica (1). Esto todo el mundo lo sabe. Mueve la sangre por todo el sistema circulatorio. Pero hay algunos retos técnicos, comenzando por los más 100.000 kilómetros de vasos sanguíneos que hay en el cuerpo humano. La mayor parte de estos vasos sanguíneos están formados por pequeños capilares microscópicos, algunos de ellos tan estrechos que los glóbulos rojos deben deformarse para poder atravesarlos.

También a través de todo este sistema se producen filtraciones, casi más allá de los imaginable. Cada día, en torno a 80 veces el volumen total de plasma sanguíneo se filtra fuera de los capilares hacia los tejidos circundantes, después de lo cual la sangre sigue una tortuosa ruta de regreso al sistema cardiovascular. La circulación del plasma sanguíneo, en otras palabras, es un flujo que se filtra de manera continua a través de la mayor parte del cuerpo, y de nuevo se vuelve a reunir.

Esto ya es suficiente para emitir una primera premisa: si bien todos saben que el corazón actúa como una bomba, algo extraño pasa. Puede hacer una prueba muy simple. Trate de soplar, no ya la viscosa sangre, sino agua a través de un tubo de goma de 30 metros de largo. Y no emplee un tubo de unas micras de grosor, sino de un milímetro de diámetro. O, para que sea más fácil, simplemente intente soplar a través el tubo. Pronto se dará cuenta de que si su corazón tuviera que ejercer tal fuerza mecánica para mover la sangre por este circuito de 10.000 kilómetros de longitud, su cuerpo explotaría.

Pero esto que acabamos de señalar apenas es el principio de los problemas que rodean la comprensión del funcionamiento del corazón. Aquí sólo puedo mencionar una o dos de estas singularidades. Por ejemplo, cuando el corazón se debilita o falla, el volumen y la presión de la sangre que regresa al corazón generalmente aumenta. El corazón, al parecer, no puede mantener el flujo de manera constante. En general, las personas con corazones fuertes pueden tener una circulación débil, mientras que las personas con corazones débiles o con mal funcionamiento, pueden tener una circulación vigorosa.

También se da el hecho de que dos tercios del consumo de oxígeno por parte del corazón es para generar calor más que fuerza mecánica. Así que una de las principales funciones del corazón es la de contribuir al calentamiento de nuestros cuerpos. Parece que la vieja idea de considerar el corazón como el sol, en el centro de nuestro cuerpo, no es del todo inapropiada. Uno se pregunta por qué derroteros habría ido la investigación científica si tales imágenes no mecánicas hubieran ocupado una parte de la imaginación del investigador.

Seguramente nadie tiene una completa comprensión del corazón y el sistema circulatorio. Pero algunas cosas sí se pueden decir. La contracción muscular del ventrículo izquierdo del corazón da el impulso necesario para que la sangre circule a través de las arterias del sistema cardiovascular ( lo que supone aproximadamente el 15% del total). Pero incluso aquí hay algunos factores involucrados. Las arterias se dilatan o se contraen para acomodarse a los cambios del volumen sanguíneo, y las contracciones onduladas de sus paredes pueden ayudar a que se mueva la sangre a través de ellas.

Esto viene a explicar por qué cuando a alguien se le trasplanta un corazón artificial y ya se ha adaptado razonablemente a él, un aumento en el bombeo del dispositivo no supone un aumento sostenido de la presión arterial o de la frecuencia cardíaca. Los vasos sanguíneos responden dilatándose, manteniendo así el flujo sanguíneo a un nivel que el cuerpo considera óptimo. Es decir, el dispositivo mecánico es subvertido y no se le permite actuar como un centro de control. El sistema circulatorio responde para mantener el estado deseable.

No hay, pues, una respuesta sencilla para decir qué es lo que mueve la sangre, especialmente a través del sistema cardiovascular de “baja presión”, que supone el 85% del total, incluidos los capilares, las venas, el lado derecho del corazón, la circulación pulmonar y la aurícula izquierda del corazón. También hay que tener en cuenta los fluidos que se mueven fuera de los vasos sanguíneos a través de los diversos tejidos corporales y componen un volumen dos veces el del plasma contenido en los vasos.

Un hecho crucial es que, mientras que el volumen de salida del corazón no es directamente proporcional a la frecuencia cardíaca o la presión arterial, sí es proporcional al oxígeno consumido en todos los tejidos corporales. Esto sugiere que el metabolismo corporal es un impulsor primario de la sangre. Mientras que el movimiento muscular, el movimiento de los pulmones y la succión que se produce en el lado derecho del corazón, juegan un determinado papel, los propios tejidos deben reponer de manera continua el volumen de sangre. Al hacerlo, realizan un importante servicio para permitir que la sangre vuelva al corazón. El corazón actúa como un regulador muy sutil de este flujo, incluso restringiéndolo o conteniéndolo hasta cierto punto. De este modo se genera un ritmo ( hay un complejo ritmo de avance, retroceso, pausa en el flujo arterial que sale del corazón), mientras que al mismo tiempo calienta la sangre, y en general detecta y responde a las condiciones generales de manera armonizada. Sólo en los corazones enfermos esta respuesta “musical” tiende a degenerar en un ritmo cardíaco mecánicamente regular, algo parecido a un metrónomo.

Cualesquiera que sean los enigmas de todo esto, y hay muchos, lo único que está claro es que imagen del corazón como una máquina de bombeo es totalmente inadecuada. ¿Cuántos millones de dólares de investigación se han mal empleado y cuántas vidas se han perdido como resultado de una percepción bastante falsa de lo que es el corazón?

Notas

1.- La información dada en este artículo forma parte de otro artículo más extenso “Siendo sincero” (Talbott 2002). Este artículo, que tiene sus correspondientes referencias, es una revisión de un libro titulado “El corazón dinámico y la circulación”, corregido por mi colega Craig Holdrege (2002). Para un tratamiento más técnico de todas estas cuestiones, véase Fusrt 2014.

2.- Respecto a esta estimación soy muy conservador: se habla hasta de 100.000 kilómetros.

———————————————————-

¿Qué es el periodismo objetivo?

Son los hechos, señora”

Por Media Lens, 21 de marzo de 2017

Dissident Voice

¿Qué es el periodismo objetivo e imparcial?

La opinión más aceptada es la que ofreció en el año 2001 el entonces editor político de la BBC, Andrew Marr:

Cuando empecé a trabajar en la BBC, mis Órganos de Opinión fueron formalmente extirpados” (1).

O lo que dijo Nick Robinson cuando describió su papel como redactor político de ITN (Independent Television News) durante la guerra de Irak:

Mi trabajo consiste en informar de lo que estaban haciendo o pensar lo que estaban haciendo los que tenían poder… Eso es todo lo que puede hacer alguien que tiene este tipo de trabajo” (2).

Son los hechos, señora”, como describió de manera irónica Matt Taibbi de Rolling Stone esta situación en el periodismo.

Es por esta razón que si usted le pide a un periodista de la BBC o de la ITN que elija entre describir la guerra de Irak como “un error” o como “un crimen”, se negará porque dirá que se le exige ser “objetivo” e “imparcial”.

Pero en realidad hay cinco buenas razones para rechazar este argumento como fundamentalmente falso y dañino.

En primer lugar, resulta que la mayoría de los periodistas sólo se ponen nerviosos al expresar opiniones personales cuando se trata de criticar a los poderosos. Andrew Marr no puede decir de la guerra de Irak que sea un “crimen”, pero sí puede decir que la toma de Bagdad en abril de 2003 significó que Tony Blair “es ahora un hombre de más prestigio y un Primer Ministro que como resultado se afianza en su cargo” (3). Nick Robinson puede informar que “cientos de soldados (británicos) arriesgan sus vidas para llevar la paz y la seguridad a las calles de Irak” (4).

Tal vez se trate de la versión “Aquí te pillo aquí te mato, Señora” de la “imparcialidad”.

A los periodistas se les permite olvidar su “objetividad” de esta manera, pero no de la otra, es decir, de aquella que pueda ofender a los poderosos. Sharon Beder, analista de los medios de comunicación australianos, ofrece otro ejemplo del mismo doble rasero:

Equilibrio significa garantizar que las declaraciones de los que cuestionan el establishment se equilibren con las declaraciones de aquellos que son criticados, pero no necesariamente al revés” (5).

El segundo problema con el argumento de no dar opiniones personales es que no es posible quedar al margen de las opiniones y sólo expresar “los hechos”. Los hechos que destacamos o ignoramos, el tono y las palabras utilizadas que usamos para enfatizar o minimizar estos hechos, todo ello refleja de manera inevitable nuestra opinión personal.

El tercer problema viene reseñado en el título de la autobiografía del historiador Howard Zinn: No puedes ser neutral en un tren en movimiento. Incluso si creemos que es posible renunciar a nuestra opinión personal al informar sobre los hechos, aún así seguiremos tomando partido. Zinn lo explicó:

Como digo a mis alumnos al comienzo de mis cursos “No se puede ser neutral en un tren en movimiento”. El mundo ya se está moviendo en ciertas direcciones, muchas de ellas aterradoras. Niños que pasan hambre, gente que muere en las guerras. Ser neutral en tal situación es colaborar con lo que está pasando” (6).

Matt Taibbi da un ejemplo muy llamativo:

A pesar de poner toda su buena voluntad, un punto de vista siempre asoma en los artículos. Abra cualquier periódico de los años 30 o 40, consulte la página de deportes: el tipo que escribió las anotaciones de los puntos obtenidos, ¿tenía alguna intencionalidad política? Probablemente no crea que sea así. Pero visto en retrospectiva 70 u 80 años después, cuando la información sobre el béisbol no podía dejar de mencionar el hecho de ser negro, es apología y disculpa. Cualquier periodista medianamente avispado sabe que hay un sesgo encerrado en la forma de presentar la información…”.

Un cuarto problema, estrechamente relacionado, es aberrante: no tomar partido, por ejemplo, contra la tortura, ni contra los grandes países que explotan a los pequeños, ni contra la venta de armas a los tiranos, ni contra el relego del cambio climático en lugar de informar de él. Un médico cuando trata a un paciente presenta un sesgo al tratar de identificar y resolver un problema de salud. Nadie puede argumentar que el médico deba mantenerse neutral entre la enfermedad y la salud. ¿No es evidente que todos debemos debemos tener un sesgo en contra del sufrimiento”.

Por último, ¿por qué la responsabilidad periodística de relegar la opinión personal se pone por encima de la responsabilidad de denunciar los delitos del Estado de los que somos responsables como ciudadanos que viven en una Democracia? Si el Gobierno masacra a los ciudadanos, ¿los periodistas deben negarse a hablar? ¿Por qué el contrato profesional de los medios de comunicación está por encima del contrato social? Los periodistas podrían responder que el periodismo “libre de opiniones personales” es vital para una Democracia saludable. Pero si no hay una disidencia que desafíe los actos criminales, la Democracia se desintegra rápidamente en una tiranía. Este es el caso, por ejemplo, si seguimos siendo “imparciales” cuando nuestros Gobiernos bombardean, invaden y matan a 100.000 personas en el exterior. Un periodista que se niega a describir la guerra de Irak como un crimen está tejiendo un panorama que normaliza lo inconcebible. La “imparcialidad” periodística en Irak favoreció los posteriores crímenes de Gran Bretaña y Estados Unidos en Libia, Siria y Yemen.

Este es el absurdo de esa idea inocente de que los “órganos de opinión” de los periodistas pueden y deben ser extirpados.

Así que si rechazamos esta versión aberrante e inmoral de la objetividad, detrás de la cual se esconden tantos periodistas, ¿qué es entonces el periodismo objetivo” ¿Abogamos por un sesgo descarado, libre de prejuicios, desconectado de cualquier intento de justicia? De ningún modo.

Igualando el yo y el otro

El periodismo objetivo e imparcial debe echar sus raíces en el hecho de que “mi” felicidad y sufrimiento no importan más que “tu” felicidad y sufrimiento. Es irracional, cruel e injusto considerar lo contrario. El periodismo objetivo debe rechazar los análisis que priorizan determinados “intereses”: mi cuenta bancaria, mi seguridad financiera, la empresa, la nación, mi clase, sobre los intereses del otro.

El periodismo objetivo no se pone de “nuestro” lado, de modo que contabilizamos nuestros muertos e ignoramos sus muertos. No se niega a juzgar a nuestros líderes políticos, mientras condenan también a sus líderes. No hablan de que nuestros estándares morales están por encima del resto. No aceptan que nuestra Nación sea “excepcional”, que tengamos un destino manifiesto para dominar a los otros, y que nosotros seamos de alguna manera los elegidos.

Una afirmación central de las tradiciones budistas y otras tradiciones místicas hablan de que podemos “igualar el yo y el otro” de esta manera. Muchos intelectuales, incluyendo a los de izquierdas, descartan este tipo de análisis como una filfa irrelevante. Pero en el momento en el que los vikingos estaban devastando Europa, el sabio budista Shantideva del siglo IX se preguntó:

Puesto que yo y otros seres, ambos,

al ansiar la felicidad nos hacemos iguales y semejantes,

¿qué diferencia hay para distinguirnos?

¿Por qué debería esforzarme para obtener sólo mi dicha” (7).

Es un pensamiento asombrosamente razonable, pero todavía disponemos de una declaración aún más notable:

La intención, un océano de dicha

que busca para todos los seres un estado de bienaventuranza,

y cada acción para el beneficio de todos:

tal es mi deleite y toda mi alegría” (8).

Después de 4.000 millones de años de evolución de “crueldad despiadada”, Shantideva afirma que buscar el bien de los demás es una fuente de alegría y felicidad que supera con mucho el simple placer de las ganancias personales.

Tales apreciaciones son, por supuesto, recibidas con recelo por una sociedad que promueve la codicia sin restricciones para maximizar los beneficios. Pero si dejamos a un lado a nuestro grupo y volvemos a mirarlo, en realidad se trata de una cuestión de experiencia común. El maestro espiritual indio, Osho, dijo:

¿Nunca has sentido satisfacción por haber sonreído a un extraño en la calle? ¿No tuviste luego un remanso de paz? No hay límite a la alegría que se siente al levantar a un hombre caído, cuando asistes a una persona que se siente desfallecer, cuando llevas flores a un enfermo, pero no por deber, no porque sea tu padre o tu madre. No, a una persona cualquiera, simplemente dar un regalo es en sí una recompensa, un gran placer”.

Esta tipo de recompensa ha sido confirmada por la ciencia, algo creíble (véase aquí).

El periodismo objetivo se basa en dos afirmaciones:

1.- que los seres humanos son capaces de considerar la felicidad y el sufrimiento de los demás como de igual importancia a la felicidad y el sufrimiento de los demás.

2.- que, tal vez contrariamente a la intuición generalizada en nuestra sociedad, los individuos y las sociedades mejoran drásticamente su bienestar cuando “se iguala a uno mismo y al otro”.

En otras palabras, y no se trata de puro sentimentalismo, los seres humanos que practican la justicia experimentan beneficios por el mero hecho de hacerlo.

El valor del periodismo objetivo en ese sentido es bastante claro. Sabemos por las investigaciones (véase aquí) y por nuestra propia experiencia que las personas que sólo piensan en sí mismas son, aparte de miserables, tremendamente tendenciosos.

En su colección de discursos espontáneos, “Ta Hui, el gran maestro del Zen”, Osho ofreció un incomparable ejemplo de objetividad, en el sentido del que aquí se habla:

Sucedió en mi pueblo, entre mi casa y el templo había un pedazo de tierra, y que por alguna razón técnica mi padre fue capaz de apropiarse de aquel terreno cuando acudió a los tribunales, sólo, como ya digo, por razones técnicas. La tierra no era nuestra, sino que pertenecía al templo. La razón técnica esa ésta: que en los planos no aparecía la tierra como propiedad del templo. Fue un error del personal administro del ayuntamiento: habían incluido ese pedazo de tierra en las propiedades de mi padre.

Naturalmente, ante los tribunales no cabía ninguna duda. El templo no podía decir que aquella tierra era suya. Laq tierra tenía un gran valor: estaba en la calle principal. Todas las cuestiones técnicas y legales estaban del lado de mi padre. Y llevó el caso a los tribunales.

Yo le dije: Escucha, no tenía por entonces más de 11 años de edad, voy a acudir al tribunal y defender al templo. Nada tengo que ver con el templo, ni siquiera una vez he entrado en él, pero sabes muy bien que la tierra no es tuya.

Él me dijo: ¿Qué clase de hijo eres? ¿Actuarás como un testigo contra tu padre?

Le dije: No se trata de padre e hijo. En los tribunales de defiende la verdad. Y no sólo estará tu hijo, sino que también he convencido a tu padre.

– ¡Qué!

Tenía una gran amistad con mi abuelo, por lo que hablé con él de este asunto. Yo le dije: Tienes que apoyarme porque sólo tengo 11 años. El Tribunal no puede aceptar mi testimonio porque no soy un adulto, por lo que necesito tu apoyo. Sabes muy bien que esa tierra no es nuestra.

Él me dijo: “Tienes mi apoyo”.

Así que le dije a mi padre: “Escucha a ambos, a tu padre y a tu hijo… y retira la demanda, de lo contrario estarás en un problema, perderás el caso. Sólo se trata de un problema técnico. No vamos a apoyar un error técnico por parte del secretario municipal.

Me dijo: No entiendes una cosa tan simple, lo que significa una familia… tienes que apoyar a tu familia”.

Le dije: No, apoyaré a la familia si la familia tiene razón. Apoyaré a quien tenga razón”.

Luego habló con mi abuelo, que le dijo: He prometido que apoyaré a tu hijo, iré con él.

Mi padre le contestó: !Eso significa que tendré que retirar la demanda y perder un valioso trozo de tierra!

Mi abuelo dijo: ¿Qué se puede hacer al respecto? Tu hijo te va a crear problemas, y viendo la situación, que de ninguna manera vas a poder persuadirle, he decidido apoyarlo, sólo para que su posición tenga más fuerza. Es mejor retirarse que ser derrotado.

Mi padre dijo: Esta es una familia muy extraña. Trabajo por el bien de vosotros. Trabajo por ti, trabajo por mi hijo, no estoy trabajando para mí. Si podemos tener una hermosa tienda en esa tierra, tendrás una vejez mejor y más cómoda, mi hijo tendrá una educación mejor y podrá ir a la Universidad. Y tú estás en mi contra.

Mi abuelo dijo: No estoy en contra de nadie, pero he de cumplir mi promesa, no puedo faltar a mi palabra, al menos en lo que a él respecta, porque sería peligroso, y me generaría problemas. No puedo engañarle: Diré lo que él diga. Y está diciendo la verdad… y eso tú lo sabes.

Así que mi padre se vio obligado a retirar la denuncia, a regañadientes… Le pedí a mi abuelo que trajera algunos dulces para distribuirlos entre los vecinos. Mi padre ha recobrado la razón. Dijo: Eso me parece lo correcto.

Cuando mi padre vio que estaba dando dulces, preguntó: ¿Qué estás haciendo? ¿Qué ha sucedido?

Le dije: Ha recobrado la razón. La verdad ha resultado victoriosa. Así que le di a él también un dulce.

Él se rio y me dijo: Puedo entender tu punto de vista, y mi padre te apoya, así que pensé que sería mejor que yo también te apoyase. Es mejor retirarse sin tener problemas. Pero he aprendido la lección: No puedo depender de mi familia. Si hay algún problema, no me van a apoyar por ser mi padre o mi hijo, o hermano. Me apoyarán si la causa es justa.

Y desde entonces no se presentó ningún otro problema, porque no hizo nada en lo que no estuviéramos de acuerdo. Defendió la sinceridad.

Muchas veces en su vida me dijo: Actuaste bien, de lo contrario me habría apropiado de esa tierra y habría cometido un delito a sabiendas. Me has impedido, no sólo que hubiera cometido un delito, sino que desde entonces no lo he vuelto a cometer. Siempre que se ha dado una situación similar, siempre he defendido la verdad, cualquiera que fuesen las pérdidas. Ahora puedo ver con claridad:; la verdad es el tesoro que poseemos. Puedes perder tu vida, pero no perderás de vista la verdad” (9).

El periodismo objetivo insiste en la idea de que “yo apoyaré a mi familia sólo si mi familia tiene razón. Apoyare a quien tenga razón”. Si la guerra de Irak fue una guerra de agresión, el periodismo objetivo debiera describirlo como tal.

Sin embargo, la mayor parte del periodismo corporativo dice:

Apoyaré a mi familia, a mi partido, mi periódico, mi Corporación, los publicistas, mi Industria de armas, mi ejército, mi país, mi clase, estén o no en búsqueda de la verdad. Apoyaré aquello que me beneficie personalmente. Destacaré los hechos en un tono que beneficie los intereses de los poderosos, que me premiarán por ello. Ignoraré los hechos y las voces que podrían perjudicar mi carrera». 

El padre de Osho percibió el desafío de su hijo como un ataque: “Estás en mi contra”. Pero Osho no estaba en contra de su padre, ni a favor del templo, estaba al lado de la justicia.

En el año 2012, Media Lens comparó la reacción de los medios de comunicación ante la matanza de 16 civiles afganos por parte de soldados estadounidense con una matanza de 108 personas en Houla, Siria, de la cual los medios occidentales encontraron responsable al Presidente sirio Bashar al-Assad. Preguntamos entonces qué pruebas debieran encontrar los periodistas para hacer personalmente responsable de la matanza al Presidente Obama. Obviamente, debiera en primer lugar comprobarse la participación de las fuerzas estadounidenses. Presumiblemente, Obama debiera de haber firmado dichas órdenes, o haber sido consciente de ellas y haberlas aceptado. Pero las fuerzas sirias fueron inmediatamente declaradas responsables, siendo Assad considerado el responsable último, incluso antes de que los asesinos fueron identificados.

Invitamos a los lectores a que consideren si los periodistas independientes, aparentemente libres de ataduras, tratan a los Gobiernos extranjeros, especialmente a los enemigos oficiales del Estado, de la misma manera que tratan al propio Gobierno y a sus principales aliados. No estábamos en contra de Obama más de lo que lo estábamos en contra de Assad, estábamos buscando la verdad.

Irónicamente, nuestros intentos de desafiar los artículos tendenciosos de esta manera son denunciados como un ejemplo de ser vergonzosamente tendenciosos, y se nos describe como pro-Assad, pro-Gadafi, pro-Putin, apologistas de la tiranía, y así sucesivamente, por la misma gente que emprende una campaña de propaganda contra cualquier que desafíe al poder establecido.

Recientemente comentábamos la ausencia de cobertura informativa de la matanza de 38 personas en un hospital afgano:

Si el ataque del Estado Islámico se hubiera producido en un hospital francés, disparando contra médicos y pacientes, habría sido uno de los mayores traumas de 2017”.

No se trata, de nuevo, de un comentario pro-afgano o anti-francés, señalando una deriva tendenciosa y peligrosa en la forma que los medios de comunicación responde al sufrimiento del mundo, sea quien sea.

¿Por qué nos preocupamos por la tendenciosidad? Porque, como sugiere la anécdota de Osho, todo no es lo que parece. Resulta que hay costes ocultos ante tanta mendacidad, del mismo modo que beneficios ocultos en la verdad.

Después de décadas destinadas a perfeccionar sus modos de ocultar los hechos y las opiniones que les resultan hostiles, los medios corporativos se han vuelto incapaces de ver la verdad incluso ante un desastre inminente. Los costes, en esta era del catastrófico cambio climático, están siendo muy claros.

1.-Marr, The Independent, January 13, 2001. [↩]

2.-Robinson, ‘”Remember the last time you shouted like that?” I asked the spin doctor, The Times, July 16, 2004. [↩]

3.-Marr, BBC 1, News At Ten, April 9, 2003. [↩]

4.-ITN, September 8, 2003. [↩]

5.-Sharon Beder, ‘Global Spin’, Green Books, 1997, p.203. [↩]

6.-The Zinn Reader, Seven Stories Press, Howard Zinn, 1997, p.17. [↩]

7.-Shantideva, ‘The Way of the Bodhisattva’, Shambhala, 1997, p.123. [↩]

8.-Ibid, p. 49. [↩]

9.-Osho, ‘Ta Hui – The Great Zen Master’, 1987, free e-book. [↩]

Media Lens es un organismo de control de los medios de comunicación del Reino Unido, encabezado por David Edwards y David Cromvell. El segundo libro de Media Lens, Neolengua en el siglo XXI, por David Edwards y David Cromwell, fue publicado en 2009 por Pluto Press. Visite Media Lens’s website.

————————————————————–

Los organismos vivos son sistemas cooperativos (I)

El secuestro de la Biología por el determinismo genético

Por Jonathan Latham, 21 de marzo de 2017

Independent Science News

Título original: El Sentido de la Vida (I)

Muchos fechan la revolución del ADN en el descubrimiento de su estructura por parte de James Watson y Francis Crick en 1953, pero realmente se inició 30 años antes, concebido en la mente de John D. Rockefeller. Por lo tanto, es muy apropiado que el ADN reciba su nombre. El ADN es el  Ácido desoxirribonucleico, donde “ribo” significa Instituto Rockefeller de Bioquímica (ahora Universidad Rockefeller), donde se descubrió por primera vez la composición química del ADN en la década de 1920. La Fundación Rockefeller estaba interesada en el ADN porque los administradores temían una revolución de estilo bolchevique. El fuerte resentimiento popular ya había obligado al cierre de la compañía petrolera Standard en 1911, por lo que la Fundación buscó las maneras, según dijo el administrador Harry Pratt Judson en 1913, de “reforzar el poder policial del Estado”. Su intención era la de encontrar la clave definitiva del comportamiento humano, de modo que pudieran manejarse de manera eficaz las turbas resentidas y envidiosas.

La Fundación tenía dos estrategias distintas de gestión, pero complementarias entre sí: controlar el comportamiento humano a nivel de las estructuras sociales, la familia, el trabajo, las emociones, a todo lo cual la Fundación dio el nombre de Psicobiología; y para controlar el comportamiento humano a nivel molecular.

La “Ciencia del Hombre”

Para desarrollar métodos de control social, la Fundación fundamentó, más o menos, la disciplina de las Ciencias Sociales a principios del siglo XX.

Max Mason, director de la Fundación en 1929, describió este doble enfoque como el proyecto “Ciencia del Hombre”:

Se preocupa del problema general del comportamiento humano, con el objetivo de obtener un control a través de la comprensión. Las Ciencias Sociales, por ejemplo, se ocuparán de la racionalización del control social; las Ciencias Médicas y Naturales proponen un estudio coordinado de las ciencias que subyacen en la comprensión y el control personal” (cita de Lily Kay, La Visión Molecular de la Vida, 1993).

Ya que las Ciencias Sociales constituían el núcleo de la Fundación, trató de inculcar en la comunidad científica relacionada con las Ciencias Sociales unos hábitos mecánicos específicos de la mente y un ethos adecuado a este objetivo de control: “La validez de los hallazgos de las Ciencias Sociales debe suponer un control social efectivo”, escribió el Director de la Sección de Ciencias Sociales de la Fundación, Edmund E. Day. Según Warren Weaver, entonces Director de la Fundación, esto significaba la “reformulación de las ideas prevalecientes sobre la naturaleza y la conducta humana” de acuerdo con las “necesidades de gestión” de la industrialización, tales como la puntualidad y la obediencia.

La “reestructuración de las relaciones humanas en congruencia con el Capitalismo industrial”, como lo describió Lily Kay, biógrafa de la Fundación, formó parte de su agenda durante los años 30, algo muy desacreditado. Un crítico contemporáneo calificó el trabajo de la Fundación como “una manipulación capitalista mal disfrazada del orden social” (Kay, 1993).

Los Rockefeller construyen el gen

La otra estrategia de la “Ciencia del Hombre” se consideró como algo basado en la racionalidad científica.

Sin embargo, para los administradores de la Fundación Rockefeller, racionalidad significaba Eugenesia. La teoría Eugénica, por definición, considera que los seres humanos poseen unos determinantes ocultos para ciertos rasgos, como son el civismo, la inteligencia y la obediencia. Lógicamente, tales determinantes debían ser descubiertos, razonaron los administradores de la Fundación. Si la Ciencia fuera capaz de ahondar lo suficiente, entonces se descubrirían aquellos mecanismos y aquellas moléculas que determinan la conducta. Una vez identificados tales elementos de control, que inicialmente se supuso que eran proteínas, podrían entenderse y utilizarse.

Sin embargo, para llevar a cabo tales descubrimientos se requería de una nueva ciencia y un nuevo concepto: la Biología Molecular. La Biología Molecular era un concepto reduccionista, “la Ciencia de lo muy pequeño”, que se centró en descubrir la naturaleza del gen.

Sin embargo, la Fundación probó otros enfoques de la Biología, incluso no reduccionistas. Durante un breve período de tiempo, apoyaron al biólogo matemático Nicolas Rashevsky, antes de arrinconarlo (Abraham, 2004). Presumiblemente, como Ciencia descriptiva, la Biología Matemática quizás no cumplía con los deseos de la Fundación para descubrir las fuerzas deterministas y de control.

Mediante pruebas y análisis, considerando distintos enfoques, con la ayuda de individuos e instituciones, la Fundación desarrolló una estrategia para reinventar la Ciencia de la Biología que, en 1933, ya estaba completamente elaborada. Se concentró en la financiación de círculos científicos en un número relativamente pequeño de instituciones de élite (como Caltech y la Universidad de Chicago). Estos círculos entrenaron a cientos de científicos, cuyo trabajo consistía en tratar de encontrar las moléculas responsables de esa causalidad ascendente, es decir, encontrar las moléculas específicas y los mecanismos específicos que determinaban la forma y la función de los organismos. Así se validaría la tesis Eugenésica de Rockefeller.

A nivel institucional, estos esfuerzos obtuvieron un gran éxito. George Beadle, galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y miembro de la Fundación Rockefeller, señaló que todos los 18 Premios Nobel concedidos en la rama de la Genética después de 1953, lo fueron a científicos que trabajaban o habían trabajado en la Fundación (Kay, 1993). A la muerte de Beadle en 1989, y en gran medida gracias a la Fundación Rockefeller, la Biología Molecular se había convertido en el enfoque dominante de toda la Biología. Es decir, de la Medicina, la Biología del desarrollo, la Neurobiología y la Agricultura.

Casi todo el mundo asume hoy en día el énfasis abrumador que dentro de la Ciencias Biológicas ocupa la Genética y tal reduccionismo parece la deriva científica más lógica. Pero lo que demuestra la historia de la Fundación Rockefeller es su intención de descartar la Biología del organismo en su conjunto y la marginación de enfoques como el de Rashevsky, de la Biología nutricional, y el determinismo ambiental, todo ello fue un golpe de Estado minuciosamente planeado. Se trataba por tanto de conquistar esta parcela científica, con la pretensión de sustituir el determinismo genético por unas ideas de competencia sobre la causalidad en Biología.

Casi todo el mundo asume hoy en día

el énfasis abrumador que dentro de la Ciencias Biológicas

ocupa la Genética y tal reduccionismo

parece la deriva científica más lógica.

Pero lo que demuestra la historia de la Fundación Rockefeller

es su intención de descartar

la Biología del organismo en su conjunto…

El determinismo genético dice que los genes tienen un nivel privilegiado de causalidad, y por lo tanto un estatus especial dentro de la Biología. Como ya dijimos en otro artículo, “Los genes no determinan nuestro destino vital”, se trata de una idea falsa. La causalidad en Biología se puede considerar de muchas formas y la Genética sólo es una de ellas, pero los ladrones que secuestraron la Biología lo hicieron con el propósito específico de imponer un paradigma del determinismo genético.

Otras consecuencia de tales esfuerzos fue que, al mismo tiempo, se empobreció nuestra idea de la vida. Así que, cuando Watson y Crick descubrieron la estructura del ADN en 1953, creían que habían descubierto “el secreto de la vida”. Esto supuso un triunfo para la Fundación Rockefeller, pues nadie les contradecía.

Los orígenes del determinismo genético: Huxley y los victorianos

El miedo a las turbas indisciplinadas no era algo exclusivo de los jefes de la Fundación Rockefeller. Los críticos victorianos de los libros de Charles Darwin, cincuenta años antes, también vivieron una época tumultuosa. El advenimiento de las nuevas tecnologías, como el tren y el teléfono, el crecimiento de las ciudades y el surgimiento de una clase mercantil que amenazaba con desplazar a la nobleza, estaba desestabilizando el mundo.

Y añadido a todo este fermento, el darwinismo, que para aquellos críticos “sacudiría hasta los mismos cimientos de la sociedad” (Desmond, 1998). Y estos victorianos temían el darwinismo porque era un conjunto de ideas que atacaba la idea de Dios y a la Iglesia, los dos soportes sobre los que se construía su mundo.

Más que eso, la evolución amenazaba con destruir antiguos y sagrados conceptos, como el de la riqueza heredada y los méritos heredados. Para los victorianos, estos proporcionaban el orden y la jerarquía.

La evolución incluso amenazaba con desencadenar directamente una revuelta social: liberar a los esclavos, liberar a los trabajadores y emancipar a las mujeres. Thomas Huxley, el principal defensor del darwinismo, afirmó que esto supondría un apoyo popular a la Ciencia. Dijo a los entusiastas trabajadores victorianos que la evolución de las especies mostraba lo inevitable de la mejora social.

Huxley, sin embargo, no pudo ir demasiado lejos. A diferencia de otros colegas suyos más adinerados, tenía que ganarse la vida con la Ciencia. Pero como portavoz, de hecho, de Darwin, estaba en una posición privilegiada para dar forma a la percepción e interpretación del darwinismo.

Así, frente a los desposeídos, enfatizó las cualidades revolucionarias de la Ciencia, y presentó la Ciencia como el motor de una nueva era industrial. Y para el estancado establishment británico, hizo hincapié en que “la vieja ley Sálica de la naturaleza no será derogada, y no se efectuará ningún cambio dinástico”. La Ley Sálica era una antigua ley franca que aseguraba la herencia solamente a través de la línea masculina.

Huxley y otros científicos practicaron tales maniobras políticas. En ejemplo más destacado, por lo menos en lo que se refiere a la genética, era la consideración de las teorías precientíficas de la herencia, muy familiares al establishment, tales como la Ley Sálica, mezcladas con el darwinismo. No había pruebas de que los rasgos del carácter considerados por el establishment, tales como el intelecto y el refinamiento social, pudieran ser heredados biológicamente, e incluso si lo fueran, seguramente que era poco probable que se hiciera únicamente a través de la línea masculina. Sin embargo, Huxley y sus colegas, encubrieron esas inconsistencias para presentar la evolución como algo escasamente perturbador para las creencias y los valores del status quo. Esto requería que la naturaleza de los rasgos heredados fuese esencialmente de naturaleza determinista. La gente no adquiría y buenos rasgos de carácter, nacía con ellos.

Entre tales interpretaciones fue prosperando la Ciencia, pero fue a costa de olvidar anteriores promesas de Huxley sobre una mayor libertad para las clases más desfavorecidas. De este modo, los científicos utilizaron su posición como expertos para desviar el estudio científico y ponerse de lado del establishment en la lucha por el poder social que rodeaba la ciencia en la época Victoriana (Desmond, 1998).

Estas interpretaciones fueron cruciales para el futuro de la Biología. Los factores deterministas hereditarios se basaban en lo que Huxley llamó el “protoplasma”, que controlaba la conducta humana. La teoría del protoplasma se acepta hoy por parte de muchos historiadores como el origen de la teoría Eugenésica. Se convirtió en la justificación intelectual para la búsqueda por parte de la Fundación Rockefeller de las moléculas de control social, en realidad una teoría construida bajo razones políticas más que científicas, una teoría con los pies de barro.

La entrada de las grandes Empresas Tabacaleras

La deriva de la Biología, lejos de estudiar el organismo en su totalidad por parte de la Fundación Rockefeller (en estrecha relación con la Fundación de Carnegie), resultó relativamente fácil. Pero convertir eso en una forma de control social fue más difícil. La siguiente etapa requirió de un nuevo ímpetu y de más dinero.

A partir de la década de 1950, la Industria del Tabaco distribuyó 370 millones de dólares entre unos 1.000 científicos de los establishment médicos estadounidense y británico. El plan a largo plazo consistía en desarrollar una nueva ciencia molecular, la de la variación genética humana (Wallace, 2009). El objetivo inmediato era la de responsabilizar de las enfermedades provocadas por el tabaquismo a unos orígenes genéticos. La Industria Tabacalera estaba decidida a encontrar “defectos genéticos” que predispusieran al cáncer de pulmón y a la adicción. Los Ejecutivos de estas Empresas pensaron (correctamente) que incluso con unas pruebas limitadas se impediría echar las culpas a sus productos. Por lo tanto, el determinismo genético podría utilizarse para neutralizar la opinión pública, la profesional e incluso la jurídica (Gundle et al., 2010).

La financiación de las Empresas Tabacaleras nunca logró descubrir ningún determinante genético convincente como causante del cáncer o de la dependencia al tabaco. Pero tal estrategia supuso una modificación de la opinión pública. Por lo tanto, los investigadores de la Genética fueron animados por las Industrias y los Gobiernos a aplicar sus métodos a otras enfermedades (como la diabetes), y por las mismas razones (Vrecko, 2008).

La Industria Tabacalera estaba decidida

a encontrar “defectos genéticos” que predispusieran

al cáncer de pulmón y a la adicción.

Así que aunque los practicantes de la Eugenesia, como Adolf Hitler, lograron que tal palabra fuera aborrecida por la gente en los años 1920 y 1930, la secuenciación del genoma convenció a la mayor parte de la gente de que el ADN era la molécula fundamental, la que gobierna la salud y el comportamiento, las actividades cotidianas y las decisiones. El estudio de los genes y los genomas logró la aceptación de las premisas eugenésicas a través de la puerta trasera, por así decirlo. La gente estaba convencida de culpar a su ADN de numerosas enfermedades y dolencias, y no sólo del cáncer de pulmón, sino de sus propias debilidades genéticas. De este modo, la Genética se estableció como la principal causa de la mayoría de las variaciones humanas, las enfermedades crónicas fueron normalizadas y el ADN fue coronado como “el Rey de las moléculas” por un Premio Nobel (Mullis, 1997).

El estudio de los genes y los genomas

logró la aceptación de las premisas eugenésicas

a través de la puerta trasera, por así decirlo.

Un dominio cada vez más amplio en el campo científico

Thomas Huxley escribió en un editorial del año 1865 que la Ciencia sólo se contentaría con “una victoria absoluta sobre la Iglesia y una dominación incontrolada de todo el reino del intelecto” (citado en Desmond, 1998). Así que mientras Charles Darwin se abstuvo inicialmente de perseguir públicamente las implicaciones intelectuales de sus ideas, por temor a que al hacerlo impidiera su aceptación, sus apóstoles rara vez mostraron tales cortapisas.

De Huxley y Herbert Spencer, a través de EO Wilson, Richard Dawkins, Steven Pinker, y otros muchos, de las presuntas propiedades del ADN han forjado la base de enormes construcciones . La Sociobiología: La nueva síntesis (1975) de EO Wilson y El gen egoísta y El Fenotipo extendido (1982) de Dawkins, se ha extrapolado la Biología molecular mucho más allá de los dominios previamente aceptados, para abarcar los deseos humanos, el “mal comportamiento humano”, la ética humana y las estructuras sociales humanas. Los genetistas han afirmado que cientos de atributos humanos tienen una explicación genética, al menos una parte significativa, incluyendo: la orientación sexual y religiosa, las preferencias en el voto, el sonambulismo, el comportamiento empresarial, el sexismo, la violencia. Y muchos otros (por ejemplo, Kales et al., 1980). Estas afirmaciones han proporcionado titulares muy jugosos para decir que los genes juegan un papel determinante en el comportamiento.

Los genetistas han afirmado que cientos

de atributos humanos

tienen una explicación genética,

al menos una parte significativa,

incluyendo: la orientación sexual y religiosa,

las preferencias en el voto, el sonambulismo,

el comportamiento empresarial,

el sexismo, la violencia.

El fracaso de las “moléculas maestras” para explicar la vida

En 2016, Gary Greenberg, profesor emérito de la Universidad Estatal de Wichita, Kansas, revisó un libro que él consideraba claramente innecesario. El libro examinado se titula ¿Cuántos clavos se necesitan para sellar el ataúd?. El ataúd en cuestión al que hace referencia es la Ciencia de la conducta genética. Cita al sepulturero, Richard Lerner de la Universidad de Tufts, que describe las “concepciones contractuales del papel de los genes en el comportamiento y desarrollo” (Lerner, 2007), y el director de las pompas fúnebres, Douglas Wahlsten (2012) que dice que “toda esperanza se ha perdido” en la búsqueda de genes que determinen el comportamiento humano (Greenberg, 2016).

El problema básico identificado por Greenberg, Lerner, et al., es que si una gran cantidad de dinero, miles de millones de dólares, no ha encontrado evidencias de la influencia de los genes ( a excepción de algunos rasgos raros como el síndrome de Down), entonces la única conclusión razonable es que la influencia de los genes en esos rasgos está ausente o es muy escasa. Sin embargo, el zombi genético, tras su exasperación, vive, por la simple razón de que está generosamente financiado.

No es solamente en el estudio del comportamiento humano donde faltan las evidencias genéticas. En 2013, el Jefe del Instituto Broad del MIT, que es la institución mundial más destacada en el estudio de la genética humana, llamó la atención sobre el hecho de que la influencia de los genes en las enfermedades humanas no es más que un mero “fantasma” (Zuk et al., 2013). A este giro de 180º se sucedieron una serie de convincentes críticas que destacaron:

1.- La falta de replicabilidad de las supuestas predisposiciones genéticas en los seres humanos (Ioannidis, 2007);

2.- La falta de evidencias sobre los efectos en la salud (Manolio et al., 2009; Dermitzakis y Clark, 2009);

3.- La ausencia de datos estadísticos sobre sus efectos, a excepción de una pocas predisposiciones genéticas individuales (Ioannidis y Panagiotou, 2011);

4.- La falta general de rigor experimental de los métodos e hipótesis genéticas (Buchanan et al., 2006; Wallace, 2006; Charney y English, 2012).

En 2013, el Jefe del Instituto Broad del MIT,

que es la institución mundial más destacada

en el estudio de la genética humana,

llamó la atención sobre el hecho de que

la influencia de los genes en las

enfermedades humanas no es

más que un mero “fantasma”.

Los medios de comunicación (incluyendo los medios científicos) apenas han dado cuenta de estas críticas, pero al menos han dejado la disciplina de la Genética con un cierto desasosiego. Ya de por sí resulta interesante ver que miles de millones de dólares destinados a investigaciones médicas sólo hayan dado resultados negativos (véase Manolio et al., 2009). La pregunta que hay que hacerse es: ¿cuál es la molécula fundamental subyacente?, ya que el determinismo genético se ha convertido en el paradigma central de toda la Biología.

Los defectos fundamentales de este concepto de molécula maestra fueron resumidos de una manera muy sucinta por Richard C. Strohman de la Universidad de California, Berkeley, en un artículo publicado en 1997: “La próxima revolución Kuhniana en Biología”:

Hemos considerado una teoría y un paradigma en torno al gen como de éxito y muy útil y lo hemos propagado de manera ilegítima como un paradigma de la vida”. Pero dijo Strohman, que tal paradigma “tiene escaso poder y finalmente fallará”.

Curiosamente, Lily Kay identificó la misma deficiencia lógica en su biografía de la Fundación Rockefeller de 1993. Al concluir, observó la naturaleza autolimitada de su método reduccionista:

Al estrechar su dominio epistémico, la nueva Biología ha olvidado importantes fenómenos animados de su discurso sobre la vida”.

Este fracaso se hace muy patente. Gracias a los hallazgos de investigación emergentes, como los que se describen en “Los genes no determinan nuestro destino vital”, resulta difícil pasar por alto que el reduccionismo genético no ha podido explicar “importantes fenómenos animados” tales como el crecimiento, la autoorganización, la evolución, la conciencia, el aprendizaje, la salud y las enfermedades. Estos son los elementos clave que un paradigma debe poder explicar, pero el determinismo genético nunca lo ha hecho.

El paradigma que lo reemplaza es muy diferente,

y en él se conciben los sistemas vivos

como cooperativos y no como dictaduras.

El paradigma que lo reemplaza es muy diferente, y en él se conciben los sistemas vivos como cooperativos y no como dictaduras. Para ser claros, algunas consideraciones sobre el ADN no son motivo de disputa. El ADN está ahí. Las mutaciones o la adición de genes pueden tener considerables efectos en las propiedades de los organismos, pero esto no hace que el ADN sea especial. La eliminación o adición (cuando sea posible) de la mayoría del resto de componentes del organismo, como el ARN o las proteínas, incluso el agua, tienen el mismo efecto. Por lo tanto, incluso el uso de los cultivos transgénicos, que podrían parecer ejemplos claros de causalidad ascendente, es consistente con el nuevo paradigma porque los transgenes introducidos son cuidadosamente diseñados para actuar como módulos aislados, es decir, rasgos que actúan independientemente de todos los controles a nivel de los sistemas que los organismos emplean para gestionar e integrar la actividad genética y las funciones bioquímicas.

Pero en lo que se fundamenta en última instancia este nuevo paradigma es la falta de necesidad conceptual de que el ADN anime a los organismos. Los biólogos moleculares dicen del ADN que tiene propiedades de “expresión”, de “control” y de gobierno de las células, en un sentido que otras moléculas no hacen. Estas son propiedades que necesita el paradigma molecular, pero al afirmarlas no se rompe el determinismo genético, tratándose más bien de un mero vitalismo precientífico.

Lo que la Ciencia nos está diciendo, por lo tanto, es que en los sistemas vivos todo depende de todo lo demás, y la vida surgió de modo espontáneo del cieno. El ADN no fue el que señaló el camino.

Las consecuencias sociales del determinismo genético

Sea verdadero o no, todo sistema de creencias tiene consecuencias. Cuando llegaron a Alemania las noticias de la teoría evolutiva de Darwin en la década de 1860, Ernst Haeckel, biólogo alemán, construyó los primeros árboles de la vida, colocando a los seres humanos (sin una razón científica) en la cúspide de la creación. Del mismo que Huxley, Haeckel amplió las implicaciones del darwinismo estableciendo una lucha determinista genética, en este caso, una lucha que llevó a los “pueblos irresistiblemente hacia adelante”. El darwinismo predijo, dijo Haeckel, un nuevo destino para los teutones.

Ya muerto Charles Darwin (1882) se dijo que su pensamiento (en su mayor parte se trataba de las interpretaciones de Huxley) se podía encontrar “bajo cien disfraces en las obras legales y de historia, en discursos políticos y religiosos… Si tratamos de pensar que nos alejamos de él, entonces deberíamos pensar que nosotros mismos nos alejamos de nuestra época” (John Morley, 1882, citado en Desmond, 1998).

Por lo tanto, el sistema de creencias que considera que los seres humanos están controlados por una molécula maestra interna se ha instalado en miles de áreas del pensamiento social. Está mucho más allá de las intenciones de este artículo el describir las consecuencias del determinismo genético, tanto a nivel personal como a nivel social (véase en su lugar El ADN Místico), pero las dos guerras mundiales, el holocausto, el racismo, el colonialismo, la eugenesia, la desigualdad, toda esta violencia se genera como consecuencia, o quizás nunca se habrían dado tales situaciones, de no haber prosperado la idea del determinismo genético. El determinismo genético ha moldeado todo según los cánones de “por encima”, “por debajo”, “normal” y “anormal”, y se han traducido en propiedades científicas intrínsecas e inmodificables de los organismos y grupos biológicos, en lugar de ser lo que eran previamente: prejuicios cuestiones y presunciones dudosas.

…las dos guerras mundiales, el holocausto,

el racismo, el colonialismo, la eugenesia,

la desigualdad, toda esta violencia

se genera como consecuencia,

o quizás nunca se habrían dado tales situaciones,

de no haber prosperado la idea del determinismo genético.

El determinismo genético se convirtió en la idea que definió el siglo XX. Nada se escapaba a su dominio. Ha sido el camino seguido por la Biología, incluso de la Ciencia misma.

Instituciones externas impusieron sus agendas generales a largo plazo sobre la Ciencia. Se trata de una importante consideración, perturbadora y trascendente, que contradice nuestra idea de que la Ciencia se desarrolla gracias a individuos brillantes, a las innovaciones técnicas y a un rigor intelectual colectivo. En cambio, entender lo que ha ocurrido con el ADN es algo tan simple como seguir el rastro del dinero.

…entender lo que ha ocurrido con el ADN

es algo tan simple como seguir el rastro del dinero.

La Ciencia, y por tanto toda la sociedad, ha estado fascinada por una interpretación de la vida basada en el ADN, un pensamiento mágico sobre las propiedades de los genes. Sin embargo, una vez que se establecieron las condiciones iniciales, una importante observación es que la investigación biológica fomentó el pensamiento social del determinismo genético, y el determinismo genético, a su vez, hizo que la Ciencia genéticamente determinista pareciera válida y correcta. Se creó así un circuito de retroalimentación autosostenible.

Un ejemplo de cómo el determinismo genético participó en este bucle se expuso en una carta del año 1975 de destacados genetistas aparecida en NY Review of Books (NYRB). Estaban respondiendo a una revisión que carecía de sentido crítico de La Sociobiología: Una nueva síntesis de EO Wilson. La carta de los genetistas da una explicación de por qué el establishment político podría financiar la Sociobiología y la Genómica: porque proporcionarían interpretaciones sobre el origen de las actividades humanas y por tanto determinando las normales sociales y de conducta. Los autores escribieron: “para Wilson, lo que existe es adaptativo, lo que es adaptativo es bueno, por lo tanto lo que existe es bueno”. Los autores señalaban, antes de que se desenmascarara la estrategia de la Industria Tabacalera, que cualquier afirmación científica que dijese que las aberraciones que se producen en una sociedad, tales como la guerra o un mal comportamiento individual o la violencia, tiene raíces genéticas, era considerada como natural o normal. Por lo tanto, lo que parece ser un simple hallazgo científico y apolítico, digamos por ejemplo una predisposición genética a la obesidad, genera inferencias que son muy valoradas por las instituciones (como la Industria Alimentaria) que favorecen con sus productos la obesidad, pero que desean resistirse a las presiones sociales de cambio.

…lo que parece ser un simple

hallazgo científico y apolítico,

digamos por ejemplo una predisposición genética

a la obesidad, genera inferencias

que son muy valoradas por las instituciones

(como la Industria Alimentaria)

que favorecen con sus productos la obesidad,

pero que desean resistirse a las presiones sociales de cambio.

No es de extrañar entonces que la publicación de Sociobiología fuese seguida de un boom de financiación de la investigación genética, tanto en las ciencias sociales como en las médicas. Este auge se produjo a pesar de que la investigación de la genética humana rara vez tiene valor en la búsqueda de curas y tratamientos de las enfermedades (Chaufan y Joseph, 2013). La conclusión es que aunque existan predisposiciones genéticas para la obesidad, todos debemos hacer ejercicio y no comer en exceso.

De este modo, las explicaciones biológicas han ampliado el ámbito intelectual de la Ciencia, trasladándose a los asuntos sociales, a la Economía, la política, la Religión, incluso la Filosofía y la ética. Confirmando las predicciones de la carta aparecida en NYRB, la Sociobiología ha desechado prácticamente otras interpretaciones académicas tradicionales de la actividad humana, como el Marxismo o el deconstruccionismo, que daban una visión de la vida bastante incómoda para los instalados en el poder.

Como Dororthy Nelkin y Susan Lindee observaron:

En las últimas décadas muchas universidades han dejado de dar cursos de investigación sobre la civilización occidental, que una vez trataron de dar explicaciones sobre la cultura humana y el pasado humano. El postcolonialismo, el postmodernismo, la teoría literaria y otras tendencias de la vida académica ponían en tela de juicio la legitimidad de la narrativa incorporada a la noción de Civilización Occidental. Muchos estudiantes universitarios nunca han recibido tales cursos. La Biología se ha convertido en el equivalente cultural del antiguo currículo de la civilización occidental, explicando la cultura humana y el pasado humano, de modo que el conocimiento biológico es visto como la más relevante de las preocupaciones sociales, el desarrollo económico, las relaciones internacionales y los debates éticos. La Biología se presenta como lo único válido, el único esfuerzo en busca de la verdad, no manchada por compromisos religiosos, políticos o filosóficos. Coloca a los seres humanos en un universo significativo, proporcionando formas de entender las relaciones entre los grupos étnicos y raciales y entre la identidad y el cuerpo” (Prólogo a la segundo edición, El ADN Místico: el gen como un icono cultural, 2004).

La Biología se ha convertido en el

equivalente cultural del antiguo currículo

de la civilización occidental, explicando la cultura humana

y el pasado humano, de modo que el conocimiento biológico

es visto como la más relevante

de las preocupaciones sociales,

el desarrollo económico, las relaciones internacionales

y los debates éticos.

Cualquiera que no conozca las estrategias de la Fundación Rockefeller y la Industria Tabacalera considerará que la Sociobiología es una ciencia válida y no contaminada. Sin embargo, dada su historia y los nuevos descubrimientos científicos, las explicaciones genéticas ocultan ciertos compromisos políticos, y resulta muy relevante que las explicaciones genéticas se hagan en el mundo académico, en los círculos políticos y en el ámbito público por científicos financiados (ya sea por Gobiernos o Corporaciones) por aquellos que se benefician de la esterilización del discurso público.

El resultado final de la expansión intelectual de la Biología de Huxley ya está aquí. Estudiantes sin experiencia en la historia del pensamiento y cocinados en explicaciones genéticas no verificables, se han convertido en el núcleo intelectual de una sociedad complaciente y a la deriva. Muchos participan activamente en su propio engaño considerando las enfermedades como genéticas, incluso en los casos en que la única evidencia clara es la causalidad ambiental. Por lo tanto, una sociedad genéticamente determinista es incapaz de entender que está en riesgo al someterse a las actividades irresponsables de las Corporaciones y de la indiferencia de los Gobiernos. Se encuentra fundamentalmente indefensa frente a los que contaminan, los venderos de comida basura, la dislocación de la comunidad y otras amenazas a la integridad humana.

Por lo tanto, una sociedad genéticamente determinista

es incapaz de entender que está en riesgo

al someterse a las actividades irresponsables

de las Corporaciones y de la indiferencia de los Gobiernos.

Se encuentra fundamentalmente indefensa

frente a los que contaminan, los venderos de comida basura,

la dislocación de la comunidad

y otras amenazas a la integridad humana.

En un marco político más amplio, la historia del siglo XX demuestra que una sociedad de determinismo genético es también vulnerable a los fascismo, al racismo, a los dictadores y los belicistas. Todo esto es también producto de un siglo y medio de manipulación de las Ciencias Biológicas.

¿Es un tema demasiado escabroso como para hablar de él? No lo creo. Considere, como caso de estudio, el de Adolf Eichmann y el traslado de los judíos a los campos de exterminio durante la Segunda Guerra Mundial. El mundo consideró culpable a Eichmann e Israel lo ejecutó. Sin embargo, Hannah Arendt atribuyó sus crímenes a una mística “banalidad del mal”.

Las cosas no eran así. Adolf Eichmann y sus superiores seguían los dictados de la Ciencia y de la Genética. Los judías eran, para ellos, un problema genético de pureza racial y la única solución a un problema genético fue el del exterminio y la prevención de la reproducción (véase especialmente La guerra contra los judíos: 1933-1945, de Lucy S Dawidowicz). Dadas las premisas, la solución final era perfectamente lógica.

Pero la pregunta perfectamente lógica para nosotros (que será el tema de El significado de la vida, parte II) es: ¿por qué casi nadie se da cuenta de todo esto? ¿Por qué es tan difícil criticar o cuestionar la Genética? No sólo atribuimos a los genes un nivel privilegiado de casualidad totalmente injustificado en la Biología, sino que también les damos un nivel de privilegio dentro de la sociedad. El dominio de la Genética es, pues, un fenómeno que no se origina en la ciencia.

En el último artículo de esta serie voy a escribir sobre esto, proponiendo una novedosa teoría para explicar la fascinación de nuestra sociedad por el determinismo genético y las moléculas maestra. Esta teoría explica el estatus icónico y la atracción científica del ADN en términos de su papel metafísico como representante del Universo. Como ese otro representante del Universo, el Dios judeocristiano, el ADN confiere las propiedades de liderazgo y autoridad en un naturaleza desordenada. El ADN, como verdadero sentido de la vida, legitima así la autoridad en nuestra sociedad científica. Por lo tanto, los actores históricos, como la Fundación Rockefeller, que ayudaron a alzar al ADN a su papel de actor principal, fueron, como todos los demás, esclavos de unas fuerzas que no entendían completamente.

Esta teoría tiene importantes implicaciones. Sugiere que desde que el determinismo genético se estableció en la mente de la gente, las sociedades occidentales se han visto sumergidas en una espiral descendente de política autoritaria y pensamiento de determinismo genético. Esta espiral ya está poniendo en peligro a la misma Democracia, pudiendo apagar completamente los valores democráticos. Desde un punto de vista más optimista, la teoría ofrece una manera conceptualmente sencilla de revertir esta espiral. Se basa en señalar que todos los organismos vivos son sistemas y no dictaduras. Se hace necesario, para la supervivencia de una sociedad Democrática, confrontar estos hábitos de pensamiento de determinismo genético que, al fin y al cabo, no tienen una base científica.

Parte II

Referencias:

Abraham, TH (2004) Nicolas Rashevsky’s Mathematical Biophysics. Journal of the History of Biology 37: 333–385.
Buchanan, AV, KM Weiss, and SM Fullerton. Dissecting Complex Disease: The Quest For the Philosopher’s Stone? International Journal of Epidemiology 35.3 (2006): 562-571.
Charney E, and English W (2012) Candidate Genes and Political Behavior. American Political Science Review 106: 1-34.
Chaufan C, and Joseph J (2013) The ‘Missing Heritability’ of Common Disorders: Should Health Researchers Care? International Journal of Health Services 43: 281–303.Lucy S. Dawidowicz (1975)
The War Against the Jews: 1933-194 New York: Holt, Rinehart and Winston
Dawkins R (1982)
The Extended Phenotype. Oxford University Press.
Dermitzakis E.T. and Clark A.G. (2009) Life after GWA studies. Science 326: 239-240.
Desmond A (1998)
Huxley. Penguin books.
Greenberg, G (2016) How many nails does it take to seal the coffin? Developmental Psychobiology 9999: 1-2.
Gundle KR. Dingel, M and Barbara A. Koenig (2010) “To Prove This is the Industry’s Best Hope”: Big Tobacco’s Support of Research on the Genetics of Nicotine. Addiction. 105: 974–983. doi: 10.1111/j.1360-0443.2010.02940.x
Ioannidis, J.P., (2007) Non-replication and inconsistency in the genome-wide association setting. Hum Hered. 64: 203-13.
Ioannidis JP and Panagiotou O (2011) Comparison of Effect Sizes Associated With Biomarkers Reported in Highly Cited Individual Articles and in Subsequent Meta-analyses. J. Am. Med. Assoc. 305: 2200-2210.
Kales, A, CR Soldatos, EO Bixler, RL Ladda, DS Charney, G Weber and PK Schweitzer (1980) Hereditary factors in sleepwalking and night terrors. The British Journal of Psychiatry 137: 111-118. 10.1192/bjp.137.2.111
Kay, Lily E. (1993)
The Molecular Vision of Life. Oxford University Press.
Latham, J (2017). Genetics Is Giving Way to a New Science of Life. Independent Science News Feb 2017.
Lerner RM (2007) Another nine-inch nail for behavioral genetics! Human Development 49 1-7
Lewontin R, Rose S, Kamin, L (1984)
Not in Our Genes. Pantheon Books.
Manolio T. et al. (2009) Finding the missing heritability of complex diseases. Nature 461: 747-753.
Mullis, K
Dancing Naked in the Mind Field. 1998, Vintage Books.
Nelkin D and Lindee MS (2004)
The DNA Mystique: The gene as a cultural Icon. University of Michigan Press
Vrecko S (2008) Capital ventures into biology: biosocial dynamics in the industry and science of gambling. Economy and Society 37: 50-67.
Wahlsten D (2012) The Hunt for Gene Effects Pertinent to Behavioral Traits and Psychiatric Disorders: From Mouse to Human. Dev. Psychobiology 54: 475-492.
Wallace HM (2006) A model of gene-gene and gene-environment interactions and its implications for targeting environmental interventions by genotype. Theoretical Biology and Medical Modelling 2006, 3:35.  .
Wallace H (2009) Big tobacco and the human genome: Driving the scientific bandwagon? Genomics, Society and Policy 5: 1-54.
Wilson EO (2000)
Sociobiology: The New Synthesis. Belknap Press.
Zuk O, E Hechter, SR Sunyaev, and ES Lander (2013) The mystery of missing heritability: Genetic interactions create phantom heritability. 109: 1193–1198. doi: 10.1073/pnas.1119675109

———————————————

Juicio a Monsanto: una Facultad de Medicina investigará si uno de sus profesores firmó un estudio parcialmente redactado por la Empresa Química

Por Warren Cornwall, 21 de marzo de 2017

Science

Imagen: Science

Responsables de la Escuela de Medicina del Estado de Nueva York investigarán a un miembro de su facultad, que según documentos internos publicados la semana pasada por un Tribunal Federal de California, firmó un estudio parcialmente redactado por empleados de Monsanto, con sede en St. Louis, Missouri.

Los responsables del New York Medical College (NYMC) con sede en Valhalla, Nueva York, no tenían conocimiento de la acusación de que uno de sus profesores había actuado como un escritor fantasma, hasta que se pusieron en contacto con ellos ScienceInsider, dice Jennifer Riekert, Vicepresidenta de Comunicaciones de la Universidad: “Nos acabamos de enterar de esta circunstancia, de modo que tendremos que investigar para aclarar esta situación”.

Se trata de un estudio publicado en el año 2000 en la revista Regulatory Toxicology and Pharmacology. Esta revisión concluyó que el producto de Monsanto con más éxito, el herbicida Roundup, no mostraba evidencias de efectos nocivos en las personas.

El autor principal de estudio es Gary Williams, patólogo de la NYMC. Su apellido aparece brevemente en algunos documentos no clasificados consultados la semana pasada, dentro de la demanda presentada contra Monsanto por personas que afirman que desarrollaron un linfoma no Hodgkin por exposición al herbicida Roundup, cuyo principal ingrediente es el glifosato.

Los documentos, que incluyen correos electrónicos internos escritos en 2015, revelan que los Ejecutivos de Monsanto desarrollaron estrategias sobre la manera de ponerse en contacto con científicos, tanto académicos como independientes, para que asegurasen que el glifosato no presentaba riesgo de cáncer. Y entre esas estrategias, aparecen sugerencias de los responsables de la Empresa para que empleados actúen como “escritores fantasmas” de artículos científicos que se enviarían a revistas técnicas revisadas por pares.

La autoría de los artículos sería de los científicos cooptados por la Empresa, algo que se considera como un grave incumplimiento ético dentro de la comunidad de investigación, del mismo modo que lo es el no revelar los posibles conflictos de interés.

Una defensa enérgica

Los documentos proporcionan información sobre los esfuerzos de Monsanto para establecer un defensa enérgica de la seguridad del herbicida Roundup, después de que un panel de científicos determinase en 2015 que el glifosato era probablemente carcinógeno para los seres humanos. Tal clasificación, publicada por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), una sección de la Organización Mundial de la Salud con sede en Lyon, Francia, aumentó la controversia en torno al glifosato.

Los estudios científicos en torno a este producto químico parecen contradictorios. Aunque la IARC ha planteado estas preocupaciones, otras Agencias de Regulación han dicho que no observan evidencias de que el glifosato cause cáncer. La Agencia Europea de Sustancias Químicas declaró la semana pasada de que este producto químico no debiera clasificarse como carcinógeno.

Los responsables de Monsanto ya tenían aprendida la respuesta antes de la decisión de la IARC de 2015, y rápidamente rechazaron las conclusiones de la Agencia, de acuerdo con los correos electrónicos enviados entre los Ejecutivos de la Empresa. Entre las opciones se encontraba la de publicar artículos en revistas científicas apoyando la afirmación de la Empresa, de que el producto químico no representaba riesgo alguno para la salud. Entre estos artículos se incluía el patrocinio de un largo artículo, que según un correo electrónico de un Ejecutivo de la Empresa, podría costar más de 250.000 dólares para su publicación.

En un correo electrónico, Willian Heydens, Ejecutivo de Monsanto, analizó esta opción, sugiriendo que Monsanto podría recortar costes mediante la contratación de expertos en algunas áreas, pero que dispondrían de escritores fantasma, al menos parcialmente. “Una opción sería la de incluir a Greim y Kier o Kirkland para que sus nombres aparezcan en la publicación, pero el gasto lo soportaríamos y nosotros y ellos sólo tendrían que firmar, por así decirlo. Recordemos que así fue como manejamos este asunto con el estudio firmado por William Kroes & Munro en el año 2000”, escribió Heydens en un correo electrónico (Vea la página 203 de este documento en pdf).

El autor principal del estudio de “Willians Kroes & Munro, 2000” fue Gary Williams, un médico de la NYMC, cuyos “intereses de investigación se centraban en los mecanismos de la carcinogénesis” y los “efectos metabólicos y genéticos de los carcinógenos químicos”, según el sitio web de la Universidad. Williams no respondió aun correo electrónico enviado por ScienceInsider, que pretendía obtener sus comentarios. Sus dos coautores, Robert Kroes e Ian Munro, ya han fallecido, según los medios de comunicación. El editor de la revista, Gio Gori, ex investigador de los Institutos Nacionales de Salud que llamó la atención en la década de 1980 por aceptar financiación de la Industria Tabacalera y cuestionar los riesgos que representa el humano del tabaco para los fumadores pasivos, con el que tampoco pudimos ponernos en contacto.

Otro investigador mencionado en el correo electrónico, David Kirkland, toxicólogo genético residente en Tadcaster, Reino Unido, fue coautor de un artículo publicado en 2016 junto con Williams y varios otros. Ese artículo, que apareció en la revista Critical Reviews in Toxicology, revisó la clasificación de la IARC y concluyó que la investigación científica no apoyaba las afirmaciones de que el glifosato plantee riesgos de toxicidad genética. Se muestra inflexible diciendo que el estudio no fue redactado por escritores fantasma. “Llevo trabajando en este campo durante 35 años y tengo una amplia reputación”, dijo a ScienceInsider. “No voy a comprometerlo firmando un artículo que ha escrito otro”.

Kirland, que trabaja como consultor privado, lo ha sido para Monsanto en un grupo de trabajo sobre el glifosato en Europa, y Monsanto proporcionó la financiación necesaria para llevar a cabo dicho estudio, de acuerdo con las informaciones que acompañan al estudio. Kirland también ha coescrito una investigación del año 2013, una revisión sobre los efectos del glifosato en la salud, bajo un contrato con Glyphosate Task Force, un grupo respaldado por la Industria. Pero Kirland dice que la fuente de financiación no influyó en sus resultados. “Elaboro mis conclusiones basándome en la Ciencia y no en ninguna presión en particular”.

Un alto Ejecutivo de Monsanto respalda lo dicho por Kirland, afirmando que ninguno de los empleados de Monsanto redactó ninguna parte de los estudios de los años 2000 y 2016. En cambio, Scott Partridge, Vicepresidente de Estrategia Global de Monsanto, dice que los científicos de Monsanto trabajaron conjuntamente con científicos externos para aportar datos de investigación y otras informaciones científicas de la Empresa. “No ha habido nada secreto, escondido o que socave. Lo que lamento es el desafortunado uso de las palabras “escritores fantasma”. Es una manera inadecuada de referirse al compromiso científico de colaboración que se desarrolló aquí”, dice Partridge.

¿Parte de un patrón?

Pero Pearl Robertson, abogado residente en Nueva York, que representa a algunos de los demandantes contra Monsanto, dice que tal relación forma parte de un marcado patrón de actuación de Monsanto, tratando de moldear los estudios científicos sobre el glifosato a su antojo. Señala que en un correo electrónico de 1999, en el que Heydens, el Ejecutivo de Monsanto, se refiere a si la Empresa debe seguir trabajando o no con el Dr. James Parry, toxicólogo genético de la Universidad de Swansea, Reino Unido, ya fallecido. “Vamos a mirar hacia atrás y ver lo que realmente estamos tratando de lograr”, escribe Heydens. “Queremos encontrar a alguien que se se encuentre cómodo con el perfil genotóxico del glifosato/Roundup y que pueda influir en las Agencias de Regulación y en las operaciones a llevar a cabo cuando surjan problemas en torno a su genotoxicidad. Considero que Parry no es la persona adecuada, y llevaría mucho tiempo y dinero el conseguir su adhesión”.

Considerados en su conjunto, señala Robertson, los documentos internos muestran cómo Monsanto ha tratado de controlar la literatura científica y la idea misma que llegaba al público en general y lo transmitido a las Agencias de Regulación, como la Agencia de Protección Ambiental”.

Partridge, de Monsanto, sin embargo, dice que estas discusiones lo que reflejan es simplemente el interés de la Empresa en encontrar científicos que estén familiarizados con la investigación en torno al glifosato y Roundup. “No queríamos contratar a alguien que nos proponga la realización de estudios nuevos y adicionales que creyésemos no eran necesarios”.

Sheldon Krimsky, Profesor de la Universidad de Tufts, con sede en Medford, Massachusetts, que ha escrito sobre los escritores fantasma, dice que tal práctica es algo común en otros campos, sobre todo en la Industria Farmacéutica. Ocultar los verdaderos autores de un artículo es algo prohibido por la mayoría de las revistas, señala, y agrega que la transparencia “es lo que da a la Ciencia su integridad. Y cuando esto se viola, se produce un engaño”, dice Krimsky, ex Presidente del Comité de Libertad Científica y Responsabilidad de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (que publica Science). “Lo último que necesitamos en la Ciencia de estos días es el engaño”.

—————————————————

Juicio contra Monsanto: un responsable de la EPA acusado de trabajar a favor de Monsanto para impedir un estudio sobre el cáncer

– “Me merezco una medalla”, dijo el responsable alardeando de su papel ante la Empresa

– Monsanto ocultó los riesgos del herbicida Roundup

por Joel Rosenblatt , Lydia Mulvany y Peter Waldman, 14 de marzo de 2017

Bloomberg

Un empleado de la Agencia de Protección Ambiental encargado de evaluar el riesgo de cáncer por la exposición al herbicida Roundup de Monsanto, supuestamente alardeó ante un Ejecutivo de la Empresa de que se merecía una medalla por impedir una investigación por parte de otra Agencia sobre uno de los productos químicos clave dentro de los herbicidas.

Esta jactancia se hizo durante una conversación telefónica en el mes de abril de 2015, de acuerdo con los abogados de los agricultores y otras personas que dicen haber enfermado por este herbicida. El Director de la sección de plaguicidas de la EPA, que abandonó la Agencia el año pasado, se ha convertido en una de las figuras centrales de las más de 20 demandas presentadas en los Estados Unidos, en las que se acusa a la Empresa de no advertir a los consumidores y Agencias de Regulación del riesgo de que su herbicida basado en el glifosato pudiera causar un linfoma no Hodgkin.

Si puedo paralizar esto, me merezco una medalla”, dijo el Director de la sección de la EPA, Jess Rowland, de acuerdo con una declaración judicial publicada el martes, en la que se dice que el gerente de los asuntos relacionados con la regulación de la Empresa Monsanto informó de una conversación en un correo electrónico que envió a sus colegas. La Empresa buscaba la ayuda de Rowland para detener una investigación sobre el glifosato que pensaba iniciar otro departamento, la Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades, que forma parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, de acuerdo con esa declaración.

Un juez federal que supervisa el litigio sobre el glifosato en San Francisco, dijo el mes pasado que está a favor de que declare en el juicio contestando a las preguntas de los demandantes, que sostienen que tenía una relación “muy sospechosa” con Monsanto. Rowland supervisó un comité que encontró insuficientes evidencias para concluir que el glifosato causase cáncer y dejó su trabajo el año pasado después de que se filtrase un Informe a la prensa.

Declaración de Monsanto

El Vicepresidente de Estrategia Global de Monsanto, Scott Partridge, dijo en una entrevista telefónica que sería “un hecho notable” el que Monsanto pudiera haber manipulado las decisiones de la EPA durante la Administración de Obama. Los correos electrónicos son un “cauce natural de información” entre la Empresa y la EPA: “No se trata de ningún intento de manipular el sistema”.

Preguntado si los correos electrónicos que describen de forma expresa las relaciones entre Monsanto y Rowland para impedir una investigación sobre el glifosato por parte de la Agencia de Sustancias Tóxicas, Partridge dijo que examinaría esos mensajes y que respondería más tarde.

La Empresa también emitió una declaración defendiendo el uso del glifosato.

Las alegaciones que se hacen diciendo que el glifosato puede causar cáncer en los seres humanos son inconsistentes con las décadas de exhaustivas revisiones de seguridad por parte de las principales autoridades reguladoras de todo el mundo”, dijo Monsanto.

El pasado 10 de marzo, la Empresa perdió un litigio por el cual pretendía que no se incluyese al glifosato en la lista pública de productos químicos que causan cáncer, en California. Un juez estatal rechazó los argumentos de Monsanto de que el producto químico no entrase a formar parte de la lista, creada por una iniciativa tras una votación que solicitaba la inclusión de advertencias explícitas para los productos de consumo que contienen sustancias que pueden causar cáncer o defectos de nacimiento.

Comunicaciones de Rowland

Los abogados de los demandantes dicen que las comunicaciones de Rowland con los responsables de Monsanto demuestran que la Agencia de Regulación en lugar de vigilar a la Empresa, ejercía un papel de sumisión y trabajaba en su nombre.

El que salgan a la luz pública los documentos entregados al Tribunal “representa un enorme avance para la salud pública”, dijo Tim Litzenburg, uno de los abogados que representa a los demandantes contra Monsanto. Las Agencias de Regulación, los científicos, los consumidores y los médicos “pueden observar algo de lo que Monsanto ha estado haciendo entre bastidores y cómo ha manipulado la literatura científica hasta la fecha, lo cual es importante de cara a la toma de decisiones, no solamente en el caso de estas demandas”.

…Pueden observar algo de lo que Monsanto

ha estado haciendo entre bastidores

y cómo ha manipulado la literatura científica hasta la fecha…”

Después de la conversación telefónica con Rowland, el Jefe de Asuntos Reguladores de los Estados Unidos, Dan Jenkins, advirtió a sus colegas de que no “aumenten sus esperanzas”, según un correo electrónico que se encuentra entre los documentos recibidos por el Tribunal.

Dudo de que la EPA y Jess (Rowland) puedan impedir esto”, escribió Jenkins. Puede que se haya adelantado. Otro Informe interno de Monsanto dice que la ATSDR, que es como se conoce a la Agencia de Sustancias Tóxicas, “está de acuerdo en seguir las directrices de la EPA”.

Aunque Monsanto no puede hablar de la EPA, entendemos de este comentario que la EPA estaba preocupada por la ATSDR, que pensaba iniciar un análisis de seguridad del glifosato, sin darse cuenta de que la EPA ya llevaba bastante camino andando en su propio análisis de seguridad integral”, dijo el portavoz de Monsanto Christi Dixon en un correo electrónico.

La ATSDR anunció en el Registro Federal en febrero de 2015 que planeaba publicar un perfil toxicológico del glifosato, que estaría listo para octubre de ese mismo año. Nunca lo hizo. La oficina de prensa de la Agencia no respondió a los varios mensajes enviados para solicitar sus comentarios. Los representantes de la EPA tampoco respondieron de inmediato a las llamadas telefónicas que solicitaban sus comentarios.

Los abogados de los demandantes dijeron en otra declaración que el Director de Toxicología de Monsanto y su jefe, Bill Haydens, actuaron como escritores fantasma de dos de los Informes, incluyendo uno del año 2000, uno de los estudios considerados por el Comité que presidía Rowland para llegar a la conclusión de que el glifosato no era carcinógeno para los seres humanos.

La EPA “puede no estar al tanto de las prácticas fraudulentas de Monsanto en cuanto a la autoría de estudios”, dijeron los abogados.

En una de las comunicaciones internas de febrero de 2015, se hace referencia a la forma de reducir los costes de los trabajos de investigación. Los abogados de los demandantes lo citaron para apoyar sus demandas, diciendo que no se puede confiar en el Informe de la EPA, cuyas conclusiones fueron contrarias a las de otra Agencia Internacional que clasificó al glifosato como probablemente carcinógeno para los seres humanos.

Menores costes, más aceptables” supone que se debe confiar en los expertos sólo en algunas áreas mientras que “los escritores fantasma redactan las secciones de Exposure Tox y Genetox”, escribió Haydens a un colega.

Los nombres de los científicos externos podrían aparecer en la publicación, “pero eso supondría un coste añadido, mientras que la redacción la habríamos hecho nosotros y ellos sólo la corregirían y firmarían con sus nombres, por así decirlo”, según un correo electrónico, que viene a decir cómo manipuló Monsanto el estudio del año 2000.

Los nombres de los científicos externos

podrían aparecer en la publicación,

pero eso supondría un coste añadido,

mientras que la redacción la habríamos hecho nosotros

y ellos sólo la corregirían y firmarían con sus nombres,…”.

Monsanto dice que estas alegaciones son falsas y en un blog acusó el pasado martes a los abogados de los demandantes de sacar fuera de contexto un comentario de un correo electrónico para así caracterizar de manera errónea el estudio de un científico de la Empresa.

Las contribuciones de Heydens al documento del año 2000 fueron detalladas en la sección de reconocimientos del Informe y su propia referencia a la escritura fantasma en un correo electrónico del año 2015, lo cual no dejó de ser una exageración ante “las pequeñas contribuciones editoriales” que hizo.

Eran cosas tales como la edición de cuestiones relativamente menores, el formato de edición, sólo por razones de claridad, sólo para una mayor legibilidad, para que así la gente tuviese más fácil la lectura y de una manera más organizada”, dijo Heydens en el testimonio jurado en el pleito de San Francisco, según la Empresa.

El caso que se juzga: Pleito de Responsabilidad por productos defectuosos en Roundup. MDL 2741, Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito del Norte de California (San Francisco).

————————————————————-

Si los carbohidratos engordan, ¿por qué los asiáticos comiendo arroz no engordaban?

Por Jorge García-Dihinx, 7 de marzo de 2017
lameteoqueviene.blogspot.com.es

Breve resumen introductorio antes de entrar en tema:
En entradas antiguas hemos ido comentando cómo la insulina es realmente lo que nos engorda y no las calorías.

La insulina es secretada por el páncreas en respuesta a la ingesta de alimentos. Más cuanto más alto sea su índice glucémico (carbohidratos refinados como el pan, harinas en general, dulces, bollería, refrescos). También se eleva con las proteínas, aunque bastante menos. Y menos tras la ingesta de grasas.

La ingesta de carbohidratos (más cuanto más refinados y procesados sean) viene seguida de una rápida elevación de la glucosa en la sangre, a la cual el páncreas responde con una rápida elevación de la insulina. Ésta mete esa glucosa en las células y luego en el hígado y los músculos, donde la almacena en forma de glucógeno, como se ve en el dibujo. Una vez llenos los depósitos de glucógeno, el resto se almacena en forma de grasa.
La función del glucógeno muscular es servir de energía de rápido acceso en caso de necesitar salir corriendo por nuestra vida: Energía in situ para una veloz utilización de emergencia. Fight or fly (Lucha o vuela).
Este depósito es de unos 200-300 gramos, aunque varía entre individuos según su masa muscular. El glucógeno hepático (unos 70-100 g) sirve para mantener la glucemia sanguínea relativamente constante, de cara al metabolismo cerebral.
Como decíamos, una vez los depósitos de glucógeno están llenos (especialmente los musculares, de mayor capacidad), la insulina se encarga de que todo el resto de glucosa se convierta en el hígado en triglicéridos y se almacene en el cuerpo en forma de grasa.

Es decir, que la función principal de la insulina es almacenadora de grasa (fat-storage hormone). No sólo almacena grasa sino que, mientras la insulina se mantenga elevada en la sangre, impedirá que podamos acceder a esa grasa como forma de energía (inhibe la lipolisis). No te deja quemar grasas.
Es decir, que mientras la insulina está presente en la sangre, aunque sea en pequeñas cantidades, no podremos quemar las grasas que tenemos en nuestro tejido adiposo. No podemos acceder a esa energía.

Lectura del artículo completo

————————————————————-

Un vuelo sobre Marte

Por Jan Fröjdman

Las imágenes de anaglifo de Marte tomadas por la cámara HiRISE nos revelan información sobre la topografía de la superficie de Marte. Hay cientos de imágenes de alta resolución de este tipo. Esto me ha dado la oportunidad de recrear diferentes lugares en 3 dimensiones. En esta película he elegido algunos lugares y procesando las imágenes he logrado obtener varias secuencias panorámicas. Esto da la sensación de que se está volando por encima de la superficie de Marte, mirando hacia abajo para observar algunos de los lugares más interesantes del planeta. ¡Y realmente hay muchos lugares de interés en Marte! Me gustaría ver las imágenes tomadas de la superficie de Marte por un fotógrafo, sobre todo de las regiones polares. Pero me temo que no podré ver este tipo de imágenes en toda mi vida.

He dedicado mucho para conseguir estas secuencias panorámicas. Para el procesamiento de las imágenes y obtener un efecto tridimensional, he escogido muchos puntos de referencia manualmente en los pares de anaglifos. ¡Para esta película he elegido más de 33.000 puntos de referencia! He tardado 3 meses en llevar a cabo este proyecto, en el que he ido trabajando cuando podía.

Los colores de la película son falsos porque los anaglifos son imágenes en una escala de grises. Por lo tanto, he clasificado las diferentes secuencias en función del color. Pero he tratado de ser moderado. Las regiones de más luz de las secuencias son amarillentas y las regiones más oscuras, azuladas. Las secuencias de las regiones polares (las últimas de la película) tienen un tono blanco azulado. Hay muchas opiniones y estudios sobre los posibles colores naturales de Marte. Las regiones polvorientas más oscuras a menudo parecen tener un tono azulado. Por favor, consulte esta cuestión, por ejemplo, en los sitios web de la NASA.

No se trata de una película científica. Como entusiasta del espacio he tratado las imágenes a mi manera.

La película comienza con un acercamiento a una luna de Marte, Phobos.

Algunos de los anaglifos utilizad0s se pueden ver en mi blog:

av-creo.com/fictive-flight-real-mars

Por favor, puede ver la película en mayor resolución para observar más detalles.

———————————————–

La guerra de los mangos

Por Meredith Rector, 13 de marzo de 2017

cuslar.org

En el Estado de Oaxaca, uno de los principales centros agrícolas de México, el crimen organizado se ha apoderado de la producción del mango, con peligrosas consecuencias para la población local y el ambiente.

El cultivo del mango en el Estado del sur de México, Oaxaca, está provocando un enorme gasto sociopolítico, mucho mayor que el precio de la fruta en los supermercados. Para el cártel mexicano de la droga, que ha de encontrar nuevas vías para tratar de comercializar sus productos en el mercado estadounidense, esconder las drogas en los envíos de mango es una práctica de riesgo pero viable. Pero para la gente de Oaxaca, sin embargo, esta infiltración en una de las industrias más importantes de la región supone una amenaza para una vida controlada por la violencia y los amplios efectos sobre la sociedad.

El narcotráfico es un problema complejo y multifacético, y ha proliferado a medida que México se sigue enfrentando a los problemas económicos y a la ingobernabilidad. Varios sectores de la economía mexicana se han visto sumidos en el fracaso como resultado directo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), que entró en vigor en 1994. Según Clint McCowen en su informe Globalización y el mercado mexicano, el período posterior a la aplicación del TLCAN provocó una enorme pérdida de empleos, alcanzado la tasa de desempleo más del 55%. Parte de esta pérdida de empleo fue debido a que muchas empresas mexicanas no podían competir con los productos subvencionados importados después de la eliminación de los aranceles y las barreras comerciales y la privatización de la empresas que antes eran estatales. Este golpe también afectó a las pequeñas y medianas explotaciones agrícolas y dejó al sector agrícola en manos de las Corporaciones, lo que costó a los agricultores mexicanos la cantidad de 12.800 millones de dólares entre 1997 y 2005.

Un sector de la economía mexicana que sí creció durante este período de estancamiento fue el sector informal, es decir, la actividad económica que no tributa ni está regulada por el Gobierno, entre la que se encuentra el narcotráfico. El progreso de estas industrias en sus respectivos campos y el control del sector agrícola por los cárteles de la droga ha llevado a la aparición de un híbrido socioeconómico, “la narcoagricultura”. Diferentes tipos de frutas han servido a las operaciones del cártel de la droga en los últimos años. Pero el sector más reciente donde se ha infiltrado es el mercado del mango.

Oaxaca ha sentido especialmente los efectos de la infiltración del cártel de la droga porque es un gran productor de mangos dentro de la economía mundial. Ha exportado 32.000 t0neladas de mangos a Canadá y los Estados Unidos, sólo en la temporada de 2016, de modo que ninguna otra región ha conseguido tales niveles.

Según Will Cavan, Director Ejecutivo de la Asociación Internacional del Mango, las explotaciones de mango no sólo sirven para que los cárteles de la droga laven su dinero, sino que también les permite el control de los precios en el mercado y los beneficios.

Los cárteles regionales pueden ordenar una paralización en la producción para así elevar los precios. Las tácticas como la intimidación, el secuestro, el asesinato y la extorsión se utilizan para influir en la cantidad de mangos que deben estar disponibles en el mercado, a conveniencia de los cárteles. Gran parte de los beneficios nunca van a parar a los productores, según Cavan.

Además de estas tácticas violentas típicas de los cárteles en la última década, los cabecillas de los cárteles están implicados en la producción o restricción de productos con el fin de blanquear el dinero y diversificar sus operaciones. E incluso antes de que se manipulen los mercados, los cárteles pueden manipular la contratación de una mano de obra gratuita o muy barata para el proceso de recolección. Los oaxaqueños a menudo emplean mano de obra agrícola para aliviar la pobreza extrema muy común en las zonas rurales de México.

Muchos aceptan unos salarios muy bajos en complicidad con los cárteles para que ellos y sus familias puedan subsistir. Además de la mano de obra local, los inmigrantes centroamericanos se ven  forzados frecuentemente a trabajar para los cárteles en esta región, según uno de los  líderes de desarrollo comunitario. Debido a que los inmigrantes no tienen a menudo documentación legal para estar en México, pueden ser detenidos y no son una prioridad para el sobrecargado sistema judicial mexicano. En general, la combinación de viejas tácticas y otras nuevas se están utilizando para infiltrarse en la industria del mango, desde el cultivo y la recolección hasta el envío y la distribución.

Aparte del control sobre el producto, el éxito del mercado y el acceso a mano de obra barata, el mercado del mango tiene otro beneficio para los cárteles. Esta industria permite el contrabando de drogas, ya que los agentes de la patrulla fronteriza no pueden inspeccionar todas las cajas.

En su libro Los cazadores de frutas, Adam Leith Gollner conversa con un profesional de la Industria frutícola de Montreal sobre la dejadez en el control de las grandes cantidades de fruta y el soborno a las patrullas de control fronterizo. Con una adecuada preparación de todas estas circunstancias, los cárteles pueden garantizar el paso de sus productos, ya sean legales o ilegales.

Esta concurrencia del comercio ilegal de drogas con la agricultura mexicana destinada a la exportación, ha provocado nuevos desafíos: impedir los efectos dañinos de los cárteles de la droga y su cultura del miedo y la violencia, permitiendo que uno de los sectores más brillantes de la economía mexicana prospere. Abordar un problema regional tan complejo requiere de una mutua comprensión entre las autoridades de los Estados Unidos y de México.

¿La reciente elección de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos permitirá tal colaboración? La Administración de Trump puede optar por limitar las transacciones con México en todos los ámbitos. El TLCAN, el acuerdo de colaboración más importante entre los dos países, está en peligro.

Una de las promesas más importante de las campaña presidencial de Trump fue la de que cancelaría el TLCAN, porque afirma que es “quizás el peor acuerdo comercial jamás firmado en cualquier lugar, pero efectivamente firmado en este país”.

Sin embargo, la cancelación del acuerdo comercial TLCAN tendría efectos perjudiciales. De acuerdo con la Red Bloomberg, incluso la aplicación de unos nuevos aranceles tan bajos como del 3% podría causar una reducción del 10% de las exportaciones de México en un sólo año. Según la Cámara de Comercio de los Estados Unidos, 6 millones de empleos de los Estados Unidos dependen del tratado de libre comercio con México y podrían perderse. Aunque Trump se oponga al acuerdo que contribuyó en buena medida a un descenso del nivel de vida de las clases trabajadoras de los Estados Unidos y de México, también se deben observar las implicaciones de sus decisiones políticas. Un acuerdo económico firmado hace ya más de 20 años se ha integrado en la economía estadounidense.

La inestabilidad provocada por tal decisión podría aumentar los problemas que Trump pretende abordar, entre ellos la inmigración irregular y el narcotráfico.

Las medidas que quiere tomar Trump respecto al TLCAN parece una decisión reaccionaria, temeraria y esencialmente basada en una ingenua esperanza de que los empleos de manufactura bien remunerados recaerían en trabajadores estadounidenses, una vez que el acuerdo comercial TLCAN fuese cancelado.

Sin embargo, la economía global ha cambiado, y la mayoría de estos trabajos están siendo realizados por robots, no por mexicanos. A la luz de esta nueva realidad estructural, debemos examinar seriamente el TLCAN y otras políticas, y concretar nuestros recursos para asegurar que se cuide a los más vulnerables de la región. Por el bien de la cooperación regional, en aras del crecimiento social, y por el bien del mercado de los mangos.

Meredith Rector es una estudiante de último año en el Colegio Elmira, con especialización en Estudios Internacionales y en Español, con una licenciatura en Ciencias Políticas.

—————————————————-

Juicio contra Monsanto: la Empresa se niega a levantar la confidencialidad de muchos documentos en contra del criterio del Juez

Por Carey Gillam, 10 de marzo de 2017

Huffington Post

Casi un año después de las misteriosas filtraciones de información sobre los estrechos lazos entre la Industria y la Agencia de Protección Ambiental (EPA), quedan en el aire muchas acuciantes preguntas sobre esas relaciones entre el gigante de la Agroindustria Monsanto y la Agencia estadounidense y las preocupaciones en torno a los vínculos entre el cáncer y el herbicida de Monsanto más vendido en el mundo. Pero gracias a un juez de la Corte Federal de California pronto podremos obtener algunas respuestas.

La transcripción de una reciente audiencia judicial revela que el juez Vince Chhabria, que supervisa las más de 55 demandas presentadas contra Monsanto en el Tribunal del Distrito Norte de California, advirtió a Monsanto que muchos de los documentos no pueden seguir manteniéndose confidenciales a pesar de las alegaciones de privacidad por parte de la Empresa. Amenazó con imponer una sanción si Monsanto persiste en sus desmesurados esfuerzos por mantener una serie de documentos fuera del dominio público.

El litigio contra Monsanto ha sido presentado por personas de todo los Estados Unidos, alegando que la exposición al herbicida Roundup de Monsanto les causó a ellas o a personas cercanas un linfoma no Hodgkin, un tipo de cáncer que se origina en el sistema linfático y que ha ido en aumento en las últimas décadas. Estas demandas se están considerando de manera conjunta, mientras que otros centenares de demandas se están presentado de manera similar en otros tribunales del Estado. Y los equipos de abogados dicen que continúan reuniéndose con otros posibles demandantes adicionales.

Tengo un problema con Monsanto, porque sigue insistiendo en que muchos documentos sean considerados confidenciales cuando no deben ser considerados como tal”, dijo el juez Chhabria en la audiencia. Cuando hay documentos que son “relevantes para el juicio, no deberían estar bajo secreto, aunque la información resulte embarazosa para Monsanto, es decir, que no les guste lo que dicen dichos documentos”.

De este modo, el juez dio luz verde, frente a la objeciones de Monsanto, a la solicitud de los demandantes para obtener los documentos y la declaración de un ex representante de Monsanto en Europa. Otros representantes de Monsanto también están citadas a testificar en las próximas semanas.

La cuestión central de todos estos litigios es la causalidad, es decir, si Roundup causa cáncer o no, y si Monsanto ha encubierto o ignorado los riesgos. Pero el juicio también amenaza con retirar la cortina que cubre los secretos en torno a los afanes del Gobierno que trabajando conjuntamente con Monsanto han influido en las evaluaciones del glifosato, el ingrediente activo de Roundup. Ya hace unos años se expresó preocupación dentro de la EPA por la posible carcinogenicidad del glifosato, y muchos científicos independientes han advertido de la toxicidad del glifosato y la versión comercializada por Monsanto, Roundup. La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) clasificó en 2015 al glifosato como probablemente carcinógeno para los seres humanos. Pero la EPA insiste en que su evaluación del glifosato no ha determinado su carcinogenicidad.

Ahora los abogados de los demandantes alegan que han encontrado pruebas que demostrarían la aparente colusión de intereses entre Monsanto y al menos un responsable de alto nivel de la EPA, aunque Monsanto niegue con vehemencia este hecho.

Monsanto se ha embolsado miles de millones de dólares al año durante décadas por la venta de sus herbicidas basados en el glifosato, herbicidas clave para el desarrollo de los cultivos modificados genéticamente tolerantes al glifosato. A medida que avanza la planeada fusión con Bayer, la defensa de la seguridad de este herbicida se ha convertido en una cuestión crítica.

Hasta ahora, Monsanto ha entregado cerca de 10 millones de documentos a los abogados de los demandantes. Entre ellos se encuentran algunos que detallan las relaciones de Monsanto con los responsables de la EPA, entre ellos Jess Rowland, Director del Comité de Revisión de la Evaluación del Cáncer de la EPA (CARC), Un Informe de esta comisión se filtró el 29 de abril del año pasado, publicado en el sitio web de la EPA, algo que no debiera de haber ocurrido, dijo la Agencia. El Informe se mantuvo en el sitio web hasta el 2 de mayo, hasta que fue eliminado, pero fue tiempo suficiente para que Monsanto copiara el Informe y los promocionara en su sitio web y en los medios de comunicación social. Monsanto también ha hecho referencia a ese Informe durante la celebración de las audiencias.

El momento de la filtración fue muy oportuno para Monsanto, ya que en ese momento estaba tratando de frenar el número de litigios, pero también estaba tratando de convencer a las Agencias de Regulación europeas para que reaprobaran el glifosato en Europa. Del mismo modo, quería evitar que California incluyera al glifosato en la lista de sustancias químicas cancerígenas.

Según los documentos presentados por los abogados de los demandantes, se probaría que “Rowland tenía como principal objetivo servir a los intereses de Monsanto”. Rowland dejó la Agencia el año pasado y todavía no ha abordado públicamente este asunto, ni respondió a la solicitud de que hiciese los comentarios que considerase pertinentes.

Monsanto quiere mantener confidenciales sus documentos internos, incluidos los relacionados con Rowland, fuera del conocimiento público, diciendo que es una información que puede ser sacada de contexto y explotada de manera injusta para tratar de influir en la opinión pública. De acuerdo con la transcripción del juicio, el abogado de Monsanto, Eric Lasker, se quejó ante el juez de que los abogados de los demandantes “estén llevando un doble juego, en los tribunales y en la prensa”.

Dijo que se trata de un litigio “que la gente está siguiendo, y que lo dicho termina en blogs, artículos…”.

No obstante, Chhabria dijo que los documentos relacionados con Dowland, la EPA y la IARC, los considera relevantes y no apropiados para mantenerlos confidenciales, lo que significa que podrían ponerse a disposición de los tribunales en breve.

Los abogados de los demandantes también se estarían preparando para una declaración de Rowland, que lo han citado a pesar de las objeciones de la EPA. En la audiencia, el juez indicó que estaba a favor de esta declaración, aunque dio de tiempo hasta el 28 de marzo para que la EPA pudiese presentar alegaciones a la citación.

Los abogados también están preparando la declaración para el próximo 15 de marzo del principal Coordinador de Monsanto con las Agencias de Regulación, Dan Jenkins, quien tuvo un contacto regular con la EPA en relación con el glifosato durante años. La Empresa ha planteado hacer declarar a Susan Martino-Catt, que forma parte de la estrategia global de la cadena de suministro y de las operaciones de la Compañía, el próximo 30 de marzo. Y el juez también ha dictaminado que se puede obtener información de Mark Martens, ex empleado de Monsanto en Bélgica.

El juez ha impuesto a ambas partes un ritmo frenético para que reúnan pruebas y declaraciones de expertos. Una audiencia clave está programada para el mes de octubre, en la que las partes presentarán testimonios ante el juez de peritos, y los juicios podrían comenzar en 2018, como prevén los abogados.

El grupo de defensa de los consumidores para el que yo trabajo, US Right to Know, demandó el jueves a la EPA para que se liberen documentos relacionados con la filtración de la CARC y otros asuntos, ya que persisten preguntas sobre la seguridad del producto y si las evaluaciones ha sido realizadas correctamente.

En este juicio pronto se podría dar respuesta a algunas preguntas.

—————————————–