Archivo etiqueta transgénicos

Peligros encubiertos para la salud: Un antiguo empleado de la Agrobiotecnología desea que se eliminen los cultivos transgénicos que desarrolló

Por Caius Rommens, 8 de octubre de 2018

Independent Science News

La ingeniería genética no es el sueño de todos los niños. Ni siquiera a mí me gustaba cuando empecé a estudiar biología en la Universidad de Amsterdam, pero mi profesor me explicó que el gusto se adquiere con la práctica y era la mejor opción para obtener un buen trabajo. Así que, disipé mis dudas y aprendí a extraer ADN de las plantas, recombinar el ADN en tubos de ensayo, reinsertar las fusiones en las células de las plantas y utilizar hormonas para regenerar nuevas plantas.

La gente dice que el amor es ciego, pero yo empecé a amar lo que empezó ciegamente. O, quizás, lo que comenzó como un gusto adquirido pronto se convirtió en una adicción peligrosa. La ingeniería genética se convirtió en parte de mí.

Después de obtener el doctorado, fui a la Universidad de California en Berkeley para ayudar en el desarrollo de una nueva rama de la ingeniería genética. Aislé varios genes de resistencia a las enfermedades de plantas silvestres y demostré, por primera vez, que estos genes podían conferir resistencia a las plantas de cultivo. A Monsanto le gustó mi trabajo y me invitó a dirigir su nuevo programa de control de enfermedades en San Luis en 1995.

No debería haber aceptado la invitación. Sabía, incluso entonces, que los patógenos no pueden ser controlados por un solo gen. Adquieren rápidamente resistencia contra las

barreras para evitar la infección. Los insectos y las plantas tardan entre dos y tres décadas en superar un gen de resistencia, pero los patógenos tardan sólo unos pocos años, como mucho, en hacer lo mismo.

Sin embargo, acepté la invitación y los seis años posteriores se convirtieron en un verdadero campo de entrenamiento en ingeniería genética. Aprendí a aplicar muchos trucos sobre cómo cambiar el carácter de las plantas y aprendí a dejar de preocuparme por las consecuencias de tales cambios.

En el año 2000, dejé Monsanto y comencé un programa biotecnológico independiente en J.R. Simplot Company en Boise, Idaho. Simplot es uno de los mayores empresas de transformación de patatas del mundo. Mi objetivo era desarrollar patatas transgénicas que fueran admiradas por los agricultores, procesadores y consumidores. La ingeniería genética se había convertido en una obsesión en aquel momento, y yo desarrollaba al menos 5.000 versiones diferentes de transgénicos cada año, más que cualquier otro ingeniero genético. Todas estas variedades potenciales fueron reproducidas, cultivadas en invernaderos o en el campo, y evaluadas por sus características agronómicas, bioquímicas y moleculares.

La experiencia casi diaria que viví fue que ninguna de mis modificaciones mejoró el vigor o el potencial de rendimiento de la patata. En contraste, la mayoría de las variedades de transgénicos eran raquíticas, cloróticas, mutadas o estériles, y muchas de ellas murieron rápidamente, como los bebés nacidos prematuramente.

A pesar de todas mis silenciosas decepciones, finalmente combiné tres nuevas características en las patatas: resistencia a las enfermedades (para los agricultores), ausencia de decoloración de los tubérculos (para los procesadores) y reducción de la carcinogenicidad de los alimentos (para los consumidores).

Era tan difícil para mí considerar que mis variedades de transgénicos pudieran ser dañinas como lo es para los padres dudar de la perfección de sus hijos. Nuestra suposición era que los transgénicos son seguros. Pero mi ímpetu probiotecnológico finalmente se agotó y se descompuso por completo.

Identificé algunos errores menores y tuve mis primeras dudas sobre los productos de mi trabajo. Quería reevaluar nuestro programa y ralentizarlo, pero era demasiado tarde. Los responsables de las empresas ya estaban implicados. Vieron señales de dólares. Querían ampliar y acelerar el programa, no ralentizarlo.

Decidí dejarlo en 2013. Fue doloroso dejar atrás la mayor parte de mi vida adulta.

El verdadero alcance de mis errores se me hizo obvio sólo después de que me mudé a una pequeña granja en las montañas del noroeste del Pacífico. Por aquel entonces, Simplot ya había anunciado la aprobación reglamentaria de mis variedades de transgénicos A medida que la compañía empezó a planear una introducción silenciosa en los mercados de América y Asia, fui criando plantas y animales de forma independiente, utilizando métodos convencionales. Y como todavía me sentía incómodo con mi pasado empresarial, también reevalué las cerca de doscientas patentes y artículos que había publicado en el pasado, así como las diversas peticiones de desregulación.

Ya no soy tan parcial, puedo identificar fácilmente los errores más importantes.

«Con los errores la vida da la vuelta.

Ahora puedes ver exactamente lo que hiciste.

Equivocado ayer y equivocado anteayer.

Y cada error lleva a algo peor».

(James Fenton)

Por ejemplo, habíamos silenciado tres de los genes mejor conservados de la patata, asumiendo que los tres cambios genéticos tendrían un solo efecto cada uno. Fue una suposición absurda porque todas las funciones de los genes están interconectadas. Cada cambio provocó un efecto dominó. Debería haber estado claro para mí que silenciar el gen de la ‘melanina’ PPO tendría numerosos efectos, incluyendo un deterioro de la respuesta natural de tolerancia al estrés de las patatas. De manera similar, la asparagina y la glucosa se encuentran entre los compuestos más básicos de una planta, así que ¿por qué creí que podía silenciar los genes ASN e INV involucrados en la formación de estos compuestos? ¿Y por qué nadie me cuestionaba?

Otra suposición curiosa era la de que me sentía capaz de predecir la ausencia de efectos a largo plazo no intencionados sobre la base de experimentos a corto plazo. Era la misma suposición que los químicos habían utilizado cuando comercializaban el DDT, el Agente Naranja, los PCBs, la rGBH, etc.

Las variedades de transgénicos que he desarrollado se están comenrcializando bajo nombres aparentemente inocuos, como Innate, Hibernate y White Russet. Se describen como mejores y más fáciles de usar que las patatas normales y contienen menos hematomas, pero la realidad es diferente. Es probable que las patatas transgénicas acumulen al menos dos toxinas que están ausentes en las patatas normales, y las versiones más nuevas (Innate 2.0) pierden adicionalmente sus cualidades sensoriales cuando se fríen. Además, las patatas transgénicas contienen al menos tantas magulladuras como las patatas normales, pero estas magulladuras indeseables están ahora ocultas.

Hay muchos más problemas, y algunos de ellos podrían haberse identificado antes si no se hubieran ocultado con estadísticas engañosas en las solicitudes de desregulación. ¿Cómo se me pasaron estos problemas? ¿Por qué confié en los estadísticos? ¿Cómo pudo la USDA haber confiado en ellos? Mi reevaluación de los datos muestra claramente que las variedades de transgénicos están seriamente comprometidas en su potencial de rendimiento y en su capacidad para producir tubérculos normales.

Desafortunadamente, la mayoría de las patatas transgénicas terminan siendo alimentos no etiquetados que son indistinguibles de los alimentos normales. Los grupos de consumidores tendrían que llevar a cabo pruebas de PCR para determinar si ciertos productos, incluidas las patatas fritas y las patatas fritas, contienen o no material modificado genéticamente.

Dada la naturaleza de la industria de la patata, las variedades de patata más comunes, como Russet Burbank y Ranger Russet, pronto se contaminarán con material transgénico.

Ahora he resumido las nuevas conclusiones de este trabajo pasado (sin revelar los secretos de la empresa -estoy obligado por acuerdos de confidencialidad-) en un libro titulado ‘Pandora’s Potatoes’ (Las Patatas de Pandora). Este libro, que ya está disponible en Amazon, explica por qué renuncio a mi trabajo en Simplot y por qué las variedades de transgénicos deberían ser retiradas del mercado. Es una advertencia y una llamada a la acción: una esperanza de que otros se adelanten con pruebas adicionales, para que el público, con sus limitados medios financieros, tenga la oportunidad de contrarrestar la estrechez de miras de la industria biotecnológica.

Mi libro describe los muchos problemas ocultos de las patatas transgénicas, pero las patatas transgénicas no son la excepción. Son la regla. Podría haber escrito (y podría escribir) sobre las variedades experimentales de transgénicos que desarrollamos en Monsanto, que contienen una proteína antifúngica que ahora reconozco como alergénica, sobre la resistencia a las enfermedades que dañan a los insectos, o sobre cualquier otra cosa en ingeniería genética.

El 3 de mayo de 2018 el columnista Michael Gerson escribió en el Washington Post: «Anti transgénicos es anticiencia». Mitch Daniels, su colega, se hizo eco de su declaración y añadió: «No es sólo anticiencia. Es inmoral.» Pero estos dos columnistas no son científicos. No entienden el nivel de prejuicio y autoengaño que existe entre los ingenieros genéticos. De hecho, cualquiera que esté a favor de la ciencia debería entender que la ciencia está destinada a estudiar la naturaleza, no a modificarla, y ciertamente no a predecir, a la luz de pruebas sólidas, la ausencia de efectos no deseados.

El verdadero movimiento anticientífico no está en las calles. Está, como descubrí, en los laboratorios de la América corporativa.

Si este artículo le fue útil, por favor considere compartirlo con sus redes.

————————————–

, , , ,

No hay Comentarios