Los indicios van en la dirección de que Covid-19 fue desarrollado en un laboratorio

Por Jonathan Latham, 2 de junio de 2020
 
 
Si la gente ha aprendido algo de esta pandemia de COVID-19 es que la ciencia no genera certezas. ¿Funcionan las mascarillas caseras? ¿Cuál es la tasa de mortalidad de COVID-19? ¿Cuán precisas son las pruebas? ¿Cuántas personas no tienen síntomas? Y así sucesivamente. Prácticamente la única afirmación indiscutible hecha hasta ahora es que todos los parientes genéticos más cercanos conocidos del virus Sars-CoV-2 se encuentran en los murciélagos de herradura (Zhou et al., 2020). Por lo tanto, el probable huésped del virus era un murciélago.
 
Sin embargo, la mayoría de estos coronavirus de murciélago similares a los de los precursores no pueden infectar a los seres humanos (Ge et al., 2013). En consecuencia, desde su inicio, una cuestión clave que pende sobre la pandemia ha sido: ¿Cómo evolucionó un virus de ARN de murciélago a ser un patógeno humano que es a la vez virulento y mortal?
 
La respuesta que casi universalmente se considera es que hubo una especie intermedia. Algún animal, tal vez una serpiente, tal vez una civeta de palma, tal vez un pangolín, sirvió como huésped temporal. Este animal puente probablemente habría tenido un receptor celular ACE2 (la molécula que permite la entrada en la célula del virus) intermedio en la secuencia de proteínas (o al menos en la estructura) entre el murciélago y el humano (Wan et al., 2020).
 
En la prensa y en la literatura científica, los escenarios por los cuales esta transferencia zoonótica natural podría haber ocurrido han sido discutidos sin cesar. La mayoría fueron impulsados por los primeros hallazgos de que muchos de los primeros casos de COVID-19 parecen haber ocurrido en y alrededor del mercado de animales vivos de Huanan de Wuhan. Los últimos datos son que 14 de los 41 primeros casos, incluido el primero, no tenían ninguna conexión con el mercado de animales (Huang et al. 2020)].
 
Dado que los dos coronavirus anteriores casi pandémicos del SARS (2002-3) y del MERS (2012) probablemente procedían de murciélagos y se piensa (pero no se ha demostrado) que ambos han pasado a los humanos a través de animales intermedios (civetas y dromedarios respectivamente), una vía zoonótica natural es una primera suposición razonable (Andersen et al., 2020).
 
La idea, tal como se dijo del brote inicial (2002) de SRAS, es que el virus original del murciélago infectó una civeta. El virus evolucionó luego brevemente en esta especie animal, pero no lo suficiente como para causar una pandemia en las civetas, y luego fue contraído por un humano antes de morir en las civetas. En este primer humano (el paciente cero) el virus sobrevivió, quizás muy poco, pero se transmitió, marcando el primer caso de transmisión de humano a humano. Al ser transmitido sucesivamente en sus primeros huéspedes humanos, el virus evolucionó rápidamente, adaptándose para infectar mejor a sus nuevos huéspedes. Después de unas pocas transmisiones tan provisionales, la pandemia propiamente dicha comenzó.
 
Tal vez este escenario es aproximadamente como comenzó la actual pandemia de COVID-19.
 
Pero hay otra posibilidad preocupante que no debemos olvidar. Se desprende del hecho de que la ciudad epicentro, Wuhan (11 millones de habitantes), resulta ser el epicentro mundial de la investigación del coronavirus de los murciélagos (por ejemplo, Hu et al., 2017).
 
Alentados por esta proximidad, varios investigadores y medios de comunicación, en particular el Washington Post, y con muchos más datos Newsweek, han elaborado un argumento a primera vista de que el origen en un laboratorio tiene una alta probabilidad (Zhan et al., 2020; Piplani et al., 2020). Es decir, uno de los dos laboratorios en Wuhan que ha trabajado con coronavirus dejó escapar accidentalmente un virus natural; o bien, el laboratorio estaba manipulando genéticamente (o de otra manera) un virus similar al Sars-CoV-2 que luego se propagó al exterior.
 
Desafortunadamente, al menos en los EE.UU., la cuestión del origen de la pandemia se ha convertido en un fútbol político; una oportunidad para la Sinofobia o un «juego de echarse las culpas» partidista.
 
Pero el potencial de una diseminación catastrófica desde un laboratorio no es un juego y los problemas sistémicos de competencia y opacidad no se limitan ciertamente a China (Lipsitch, 2018). El Departamento de Seguridad Nacional de EE.UU. (DHS) está construyendo actualmente una nueva y ampliada instalación nacional de Bio y Agro-defensa en Manhattan, Kansas. El DHS ha estimado que el riesgo a 50 años (definido como el impacto económico de 9-50 mil millones de dólares) de una propagación desde su laboratorio es del 70%.
 
Cuando un comité del Consejo Nacional de Investigación inspeccionó estas estimaciones del DHS concluyó «El comité encuentra que los riesgos y costes podrían ser significativamente más altos de lo que aquí se indica».
 
Un informe posterior del comité (NAP, 2012) continuó:
 
«el comité fue comisionado para evaluar la idoneidad y validez de la uSSRA [Evaluación de Riesgos Específicos del Sitio]». El comité ha identificado serias preocupaciones acerca de (1) la mala aplicación de los métodos utilizados para evaluar el riesgo, (2) el hecho de que no se haya aclarado si la evidencia utilizada para apoyar las suposiciones de la evaluación de riesgos ha sido revisada a fondo y evaluada adecuadamente, (3) la limitada amplitud de la literatura citada y la mala interpretación de algunas de las publicaciones significativas de apoyo, (4) el hecho de que no se expliquen los criterios utilizados para seleccionar las suposiciones cuando la literatura de apoyo es conflictiva, (5) el hecho de que no se consideren importantes vías de riesgo, y (6) el tratamiento inadecuado de la incertidumbre. Esas deficiencias no son todas ellas igual de problemáticas, pero se producen con suficiente frecuencia como para suscitar dudas sobre la idoneidad y la validez de la evaluación de riesgos presentados. En la mayoría de los casos (por ejemplo, las actividades operacionales en el marco del Marco Nacional de Acción de NBAF), los problemas identificados llevan a una subestimación del riesgo; en otros casos (por ejemplo, los peligros naturales catastróficos), los riesgos pueden estar sobreestimados. En consecuencia, el comité concluye que la uSSRA es técnicamente inadecuada en aspectos críticos y constituye una base insuficiente para juzgar los riesgos asociados con el Marco Nacional de Acción propuesto en Manhattan, Kansas».
 
China, por su parte, tras haber abierto el primero en Wuhan en 2018, tiene previsto desplegar una red nacional de laboratorios de BSL-4 (Zhiming, 2019). Al igual que muchos otros países, está invirtiendo considerablemente en la vigilancia de enfermedades y la recolección de virus de poblaciones de animales salvajes y en la investigación de virus recombinantes de alto riesgo que son Patógenos Potenciales de Pandemia (PPP).
 
El 4 de mayo, las naciones y los grandes filántropos mundiales, reunidos en Bruselas, se comprometieron a destinar 7.400 millones de dólares para prepararse ante futuras pandemias. Pero la pregunta que pende sobre todas estas inversiones es la siguiente: ¿el cometido del laboratorio de Wuhan en el centro de las denuncias de liberación accidental es la preparación para la pandemia? Si la pandemia de COVID-19 comenzó allí, entonces necesitamos repensar radicalmente las ideas actuales para la preparación ante una pandemia a nivel mundial. Muchos investigadores ya creen que deberíamos hacerlo, tanto por razones de seguridad como de eficacia (Lipsitch y Galvani, 2014; Weiss y otros, 2015; Lipsitch, 2018). El peor resultado posible sería que los miles de millones donados aceleren la llegada de la próxima pandemia.
 
Historial de transmisione desde un laboratorio, un breve repaso
Una transmisión accidental desde un laboratorio no es sólo una posibilidad teórica. En 1977 un laboratorio de Rusia (o posiblemente de China), muy probablemente mientras desarrollaba una vacuna contra la gripe, emitió accidentalmente el extinto virus de la gripe H1N1 (Nakajima et al., 1978). El H1N1 se convirtió en un virus pandémico mundial. Una gran parte de la población mundial se infectó. En este caso, las muertes fueron escasas porque la población mayor de 20 años tenía una inmunidad previa al virus. Este episodio no es muy conocido porque sólo recientemente se ha reconocido formalmente esta conclusión en la literatura científica y la comunidad virológica se ha mostrado reacia a discutir estos incidentes (Zimmer y Burke, 2009; Wertheim, 2010). Aun así, las fugas de patógenos de laboratorio que provocan la muerte de personas y animales (por ejemplo, la viruela en Gran Bretaña; la encefalitis equina en América del Sur) son lo suficientemente comunes como para que se conozcan mucho mejor (resumido en Furmanski, 2014). Sólo en raras ocasiones han estallado en pandemias reales de la escala del H1N1, que, por cierto, volvió a estallar en 2009/2010 como «gripe porcina» causando muertes que se estiman, en esa ocasión, entre 3.000 y 200.000 personas (Duggal y otros, 2016; Simonsen y otros, 2013).
 
Muchos científicos han advertido de que los experimentos con los PPP, como los virus de la viruela y del Ébola y la gripe, son intrínsecamente peligrosos y deben estar sujetos a límites y supervisión estrictos (Lipsitch y Galvani, 2014; Klotz y Sylvester, 2014). Incluso en el caso limitado de coronavirus similares al SRAS, desde la contención del brote original de SRAS en 2003, se han documentado seis brotes de enfermedad de SRAS originados en laboratorios de investigación, incluidos cuatro en China. Estos brotes causaron 13 infecciones individuales y una muerte (Furmanski, 2014). En respuesta a estas preocupaciones, los Estados Unidos prohibieron ciertas clases de experimentos, llamados experimentos de ganancia de función (GOF) 2014, pero la prohibición (en realidad una moratoria de financiación) se levantó en 2017.
 
Por estas razones, y también para asegurar la eficacia de los futuros esfuerzos de preparación frente a una pandemia, es un asunto de vital importancia internacional establecer si la hipótesis de fuga del laboratorio tiene pruebas creíbles que la respalden. Esto debe hacerse independientemente del problema -en los EE.UU.- de la política partidaria tóxica y el nacionalismo.
 
La tesis de una filtración de Covid-19 desde el laboratorio de Wuhan
La esencia de la teoría de la filtración desde un laboratorio es que Wuhan es el sitio donde se encuentra el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), la primera y única instalación de bioseguridad de nivel 4 (BSL-4) de China. (BSL-4 es el nivel más alto de seguridad de patógenos). El WIV, que no abrió un laboratorio de BSL-4 hasta 2018, ha estado recogiendo grandes cantidades de coronavirus de muestras de murciélagos desde el brote original de SARS de 2002-2003; incluso ha recogido más en 2016 (Hu, et al., 2017; Zhou et al., 2018).
 
Dirigidos por la investigadora Shi Zheng-Li, los científicos del WIV también han publicado experimentos en los que se introdujeron coronavirus de murciélagos vivos en células humanas (Hu et al., 2017). Además, según un artículo del 14 de abril en el Washington Post, el personal de la Embajada de los Estados Unidos visitó el WIV en 2018 y «mostraron graves preocupaciones» sobre la bioseguridad en ese lugar. El WIV está a sólo ocho millas del mercado de animales vivos de Huanan que inicialmente se pensó que era el lugar de origen de la pandemia COVID-19.
 
Wuhan también es el lugar donde está el laboratorio llamado Centro para la Prevención y el Control de Enfermedades de Wuhan (WCDPC). Es un laboratorio BSL-2 [un nivel más bajo de seguridad] que está a sólo 250 metros del mercado de Huanan. En el pasado, los coronavirus de murciélago se han conservado en el laboratorio WCDPC de Wuhan.
 
Por lo tanto, la teoría de la filtración del laboratorio es que los investigadores de uno o ambos laboratorios pueden haber recogido un coronavirus de murciélago similar al Sars-CoV-2 en uno de sus muchos viajes de recolección (también conocido como «vigilancia de virus»). O, alternativamente, un virus que estaban estudiando, trasladándolo, manipulándolo o modificándolo de alguna manera, se ha filtrado al exterior del laboratorio.
 
Las evaluaciones científicas de la teoría de una filtración desde un laboratorio
El 17 de abril el Centro Australiano de Medios Científicos preguntó a cuatro virólogos australianos: «¿Vino el COVID-19 de un laboratorio de Wuhan?»
 
Tres de ellos (Edward Holmes, Nigel McMillan y Hassan Vally) descartaron la sugerencia de la filtración del laboratorio y Vally simplemente la etiquetó, sin explicación alguna, como una «teoría de la conspiración».
 
El cuarto virólogo entrevistado fue Nikolai Petrovsky de la Universidad Flinders. Petrovsky abordó primero la cuestión de si la vía natural de la zoonosis era viable. Le dijo al Centro de Medios de Comunicación:
 
«No se ha encontrado en la naturaleza ningún virus natural que coincida con el COVID-19, a pesar de una intensa búsqueda para encontrar sus orígenes».
 
Es decir, la idea de un intermediario animal es una especulación. De hecho, hasta la fecha no ha surgido ningún intermediario viral o animal huésped creíble, ya sea en forma de un huésped animal confirmado o de un intermediario viral plausible, para explicar la transferencia zoonótica natural de Sars-CoV-2 a los humanos (por ejemplo, Zhan et al., 2020).
 
Además de la observación de Petrovsky, existen otras dos dificultades con la tesis de la transmisión zoonótica natural (aparte de la débil asociación epidemiológica entre los casos tempranos y el mercado «húmedo» de Huanan).
 
La primera es que los investigadores del laboratorio de Wuhan viajaron a cuevas en Yunnan (a 1.500 km de distancia) para encontrar murciélagos de herradura que contenían coronavirus similares al SARS. Hasta la fecha, el pariente vivo más cercano del Sars-CoV-2 que se ha encontrado hasta ahora proviene de Yunnan (Ge et al., 2016). ¿Por qué un brote de un virus de murciélago ocurriría por lo tanto en Wuhan?
 
Además, China tiene una población de 1.300 millones de habitantes. Si los efectos secundarios del tráfico de fauna silvestre es la explicación, entonces, en igualdad de condiciones, la probabilidad de que una pandemia comience en Wuhan (11 millones de habitantes) es inferior al 1%.
 
Shi Zheng-Li , la jefe de investigación de coronavirus de murciélagos en WIV, lo dijo a Scientific American:
 
«Nunca esperé que este tipo de cosas sucedieran en Wuhan, en el centro de China». Sus estudios habían demostrado que las provincias meridionales y subtropicales de Guangdong, Guangxi y Yunnan tienen el mayor riesgo de que los coronavirus salten a los seres humanos desde los animales, en particular los murciélagos, un reservorio conocido. Si los coronavirus son los culpables, recuerdo haber pensado, «¿Podrían haber venido de nuestro laboratorio?»
 
Wuhan, en resumen, es un epicentro bastante improbable para una transferencia zoonótica natural. Por el contrario, sospechar que el Sars-CoV-2 podría haber venido del WIV es tanto razonable como obvio.
 
¿Fue desarrollado el Sars-CoV-2 en un laboratorio?
En su declaración, Petrovsky continúa describiendo el tipo de experimento que, en principio, de hacerse en un laboratorio, obtendría el mismo resultado que la hipótesis de transferencia zoonótica natural – adaptación rápida de un coronavirus de murciélago a un huésped humano.
 
«Tomemos un coronavirus de murciélago que no sea infeccioso para los humanos y forcemos su selección cultivándolo con células que expresen el receptor ACE2 humano, ya que dichas células se desarrollaron hace muchos años para cultivar coronavirus del SARS y podemos forzar al virus de murciélago a adaptarse para infectar células humanas mediante mutaciones en su proteína de espiga, lo que tendría el efecto de aumentar la fuerza de su unión al ACE2 humano e inevitablemente reducir la fuerza de su unión al ACE2 del murciélago.
 
Los virus en cultivos prolongados también desarrollarán otras mutaciones aleatorias que no afectan a su función. El resultado de estos experimentos es un virus que es altamente virulento en los humanos pero es lo suficientemente diferente como para no parecerse al virus original del murciélago. Debido a que las mutaciones se adquieren al azar por selección no hay ninguna firma de un ingeniero genético humano, pero este es claramente un virus desarrollado por la intervención humana».
 
En otras palabras, Petrovsky cree que los métodos experimentales actuales podrían haber llevado al desarrollo de un virus alterado que se filtró desde un laboratorio.
 
Pases, la investigación de la ganancia de función (GOF por sus siglas en inglés) y las fugas del laboratorio
El experimento mencionado por Petrovsky representa una clase de experimentos llamados pases o subcultivo de células. El pase es la colocación de un virus vivo en un animal o cultivo celular al que no está adaptado y luego, antes de que el virus muera, transferirlo a otro animal o célula del mismo tipo. El pase se hace a menudo de forma iterativa. La teoría es que el virus evolucionará rápidamente (ya que los virus tienen altas tasas de mutación) y se adaptará al nuevo tipo de animal o célula. El pase de un virus, al permitir que se adapte a su nueva situación, crea un nuevo patógeno.
 
El experimento más famoso de este tipo se llevó a cabo en el laboratorio del investigador holandés Ron Fouchier. Fouchier tomó un virus de la gripe aviar (H5N1) que no infectó a los hurones (ni a otros mamíferos) y lo transmitió en serie a los hurones. La intención del experimento era específicamente desarrollar PPP (patógenos potencialmente pandémicos) . Después de diez pases, los investigadores descubrieron que el virus había evolucionado efectivamente, no sólo para infectar a los hurones sino para transmitirse a otros en las jaulas vecinas (Herfst et al., 2012). Habían creado un virus de hurón de transmisión aérea, un Patógeno Potencial Pandémico y una tormenta en la comunidad científica internacional.
 
La segunda clase de experimentos que con frecuencia han sido objeto de críticas son los experimentos de GOF (ganancia de función). En la investigación de GOF, se crea deliberadamente un nuevo virus, ya sea por mutación in vitro o cortando y pegando dos (o más) virus. La intención de tales reconfiguraciones es hacer que los virus sean más infecciosos añadiendo nuevas funciones como el aumento de la infecciosidad o la patogenicidad. Estos nuevos virus se experimentan después, ya sea en cultivos celulares o en animales. Esta es la clase de experimentos prohibidos en los EE.UU. desde 2014 hasta 2017.
 
Algunos investigadores incluso han combinado la ganancia de función y los experimentos de pases mediante el uso de virus recombinantes en los experimentos de pases (por ejemplo, Sheahan et al., 2008).
 
Todos esos experimentos requieren técnicas de ADN recombinante y experimentos con animales o cultivos celulares. Pero la hipótesis más simple de cómo el Sars-CoV-2 pudo haber sido causado por la investigación es simplemente suponer que un investigador del WIV o del WCDCP se infectó durante una expedición de recolección y transmitió su virus de murciélago a sus colegas o a su familia. El virus natural evolucionó entonces, en estos primeros casos, hacia el Sars-CoV-2. Por esta razón, incluso los viajes de recolección tienen sus críticos. El epidemiólogo Richard Ebright los llamó «la definición de la locura». Manipular animales y muestras expone a los coleccionistas a múltiples patógenos y al regresar a sus laboratorios, estos patógenos regresan a lugares densamente poblados.
 
¿Estaba el WIV haciendo experimentos que pudieran desencadenar la transmisión de los PPP?
Desde 2004, poco después del brote original de SRAS, los investigadores del WIV han estado recogiendo coronavirus de murciélago en una campaña intensiva de búsqueda de patógenos similares al SRAS (Li y otros, 2005). Desde el viaje original de recolección, se han realizado muchos más (Ge y otros, 2013; Ge y otros, 2016; Hu y otros, 2017; Zhou y otros, 2018).
 
Petrovsky no lo menciona, pero el grupo de Shi Zheng-Li en el WIV ya ha realizado experimentos muy similares a los que él describe, utilizando esos virus recolectados. En 2013 el laboratorio de Shi informó de haber aislado un clon infeccioso de un coronavirus de murciélago que llamaron WIV-1 (Ge et al., 2013). El WIV-1 se obtuvo introduciendo un coronavirus de murciélago en células de mono, realizando pases y luego probando su infecciosidad en líneas celulares humanas (HeLa) diseñadas para expresar el receptor humano ACE2 (Ge et al., 2013).
 
En 2014, justo antes de que entrara en vigor la prohibición de las investigaciones de la ganancia de función en los Estados Unidos, Zheng-Li Shi, de WIV, fue coautora de un documento con el laboratorio de Ralph Baric en Carolina del Norte que realizó investigaciones de ganancia de función sobre los coronavirus de murciélagos (Menachery et al., 2015).
 
En este conjunto concreto de experimentos, los investigadores combinaron «las proteínas en espiga del coronavirus de murciélago SHC014 en la que se puede considerar la espina dorsal del SARS-CoV adaptada al ratón» en un único virus vivo diseñado. La espiga fue suministrado por el laboratorio de Shi. Ellos pusieron este virus de murciélago/humano/ratón en células cultivadas de vías respiratorias humanas y también en ratones vivos. Los investigadores observaron una «patogénesis notable» en los ratones infectados (Menachery et al. 2015). La parte de este virus adaptada al ratón proviene de un experimento realizado en 2007 en el que el laboratorio Baric creó un virus llamado rMA15 a través de pases (Roberts et al., 2007). Este rMA15 era «altamente virulento y letal» para los ratones. Según este documento, los ratones sucumbieron a una «infección viral abrumadora».
 
En 2017, de nuevo con la intención de identificar los virus de murciélago con capacidad de unirse a ACE2, el laboratorio WIV de Shi informó de que había infectado con éxito líneas celulares humanas (HeLa) diseñadas para expresar el receptor ACE2 humano con cuatro coronavirus de murciélago diferentes. Dos de ellos eran virus de murciélagos recombinantes (quiméricos) hechos en el laboratorio. Tanto con el virus salvaje como el recombinante se realizaron pases brevemente en células de mono (Hu et al., 2017).
 
En conjunto, lo que estos documentos muestran es que: 1) El laboratorio de Shi recogió numerosas muestras de murciélagos con énfasis en la recolección de cepas de coronavirus similares al SARS, 2) cultivaron virus vivos y llevaron a cabo experimentos de pases en ellos, 3) miembros del laboratorio de Shi Zheng-Li participaron en experimentos de ganancia de función llevados a cabo en Carolina del Norte sobre coronavirus de murciélagos, 4) el laboratorio de Shi produjo coronavirus recombinantes de murciélagos y los colocó en células humanas y de monos. Todos estos experimentos se llevaron a cabo en células que contenían receptores ACE2 humanos o de mono.
 
El propósito general de este trabajo era ver si un patógeno mejorado podía emerger de la naturaleza mediante el desarrollo de uno en el laboratorio. (Para un resumen técnico informativo de la investigación de la WIV sobre los coronavirus de murciélagos y la de sus colaboradores recomendamos este artículo, escrito por el empresario de biotecnología Yuri Deigin).
 
También parece que el laboratorio WIV de Shi tenía la intención de continuar tales investigaciones. En 2013 y de nuevo en 2017 Zheng-Li Shi (con la ayuda de una organización sin ánimo de lucro llamada EcoHealth Alliance) obtuvo una subvención de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos (NIH). La más reciente de estas subvenciones propuso que:
 
«La gama de huéspedes (es decir, emergencia potencial) se probará experimentalmente utilizando la genética inversa, ensayos de unión de pseudovirus y receptores, y experimentos de infección de virus a través de una gama de cultivos celulares de diferentes especies y ratones humanizados» (proyecto NIH #5R01Al110964-04).
 
Es difícil exagerar el hecho de que la lógica central de esta subvención era probar el potencial pandémico de los coronavirus de murciélago relacionados con el SRAS desarrollando unos con potencial pandémico, ya sea a través de la ingeniería genética o de pases, o ambos.
 
Aparte de las descripciones que figuran en sus publicaciones, todavía no sabemos exactamente qué virus estaba experimentando el VMV, pero es ciertamente intrigante que numerosas publicaciones desde que apareció por primera vez el Sars-CoV-2 hayan dejado en evidencia el hecho de que la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 se une con una afinidad excepcionalmente alta al receptor humano de la ACE2 «al menos diez veces más estrechamente» que el SARS original (Zhou et al., 2020; Wrapp y otros, 2020; Wan y otros, 2020; Walls y otros, 2020; Letko y otros, 2020).
 
Esta afinidad es tanto más notable por la relativa falta de adecuación de los estudios de modelización de la espiga del SARS-CoV-2 a otras especies, incluidos los intermediarios postulados como serpientes, civetas y pangolines (Piplani et al., 2020). En esta prepublicación estos especialistas en modelización concluyeron que «Esto indica que el SARS-CoV-2 es un patógeno humano altamente adaptado».
 
Dado el historial de investigación y recogida de datos del laboratorio Shi, es por tanto totalmente plausible que un murciélago antepasado del coronavirus del SARS-CoV-2 se haya preparado en el receptor humano ACE2 al pasarlo a las células que expresan ese receptor.
 
El 4 de junio un excelente artículo en el Boletín de los Científicos Atómicos fue más allá. Señalando lo que habíamos pasado por alto, que el laboratorio de Shi también amplificó las proteínas de espiga de los coronavirus recolectados, lo que las haría disponibles para la experimentación de (Ge et al., 2016)].
 
¿Cómo se filtran los virus de los laboratorios de alta seguridad?
Las filtraciones de los laboratorios de patógenos adoptan varias formas. Según la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos, un laboratorio del Departamento de Defensa de los Estados Unidos una vez «envió inadvertidamente Bacillus anthracis vivo, la bacteria que causa el ántrax, a casi 200 laboratorios en todo el mundo en el transcurso de 12 años». El laboratorio creyó que las muestras habían sido inactivadas». En 2007, Gran Bretaña sufrió un brote de fiebre aftosa. Su origen fue un mal funcionamiento del sistema de eliminación de residuos de un laboratorio BSL-4 que se filtró en un arroyo del que bebían las vacas vecinas. El sistema de eliminación no había recibido un mantenimiento adecuado (Furmanski, 2014). En 2004, un brote de SRAS originado en el Instituto Nacional de Virología (NIV) de Beijing (China) provocó, una vez más, la inactivación inadecuada de una muestra viral que luego se extendió a partes no seguras del edificio (Weiss et al., 2015).
 
Escribiendo para el Boletín de los Científicos Atómicos en febrero de 2019, Lynn Klotz concluyó que el error humano estaba detrás de la mayoría de los incidentes de laboratorio que causaban exposiciones a patógenos en los laboratorios de alta seguridad de los Estados Unidos. Si bien las deficiencias del equipo también fue un factor, de los 749 incidentes comunicados al Programa de Agentes Selectivos Federales de los Estados Unidos entre 2009 y 2015, Klotz llegó a la conclusión de que el 79% se debía a un error humano.
 
Pero podría decirse que la mayor preocupación son los incidentes que no se notifican en absoluto porque la filtración del patógeno no se detecta. Es verdaderamente alarmante que un número significativo de eventos de filtración de patógenos se hayan descubierto sólo porque los investigadores estaban examinando un incidente completamente diferente (Furmanski, 2014). Esos descubrimientos representan una prueba contundente de que las filtraciones de patógenos no se notifican suficientemente y de que todavía hay que extraer importantes enseñanzas (Weiss et al., 2015).
 
El historial de seguridad del WIV
El último punto importante de información es la historia de la bioseguridad del WIV. El WIV se construyó en 2015 y se convirtió en un laboratorio BSL-4 en 2018. De acuerdo con Josh Rogin del Washington Post, los representantes de la embajada de EE.UU. visitaron el WIV en 2018. Posteriormente advirtieron a sus superiores en Washington de una «seria escasez de técnicos e investigadores adecuadamente entrenados necesarios para operar con seguridad este laboratorio de alta contención».
 
Y según VOA News, un año antes del brote, «una revisión de seguridad realizada por un equipo nacional chino encontró que el laboratorio no cumplía con los estándares nacionales en cinco categorías».
 
Informes creíbles procedentes de China también cuestionan la bioseguridad de los laboratorios y su gestión. En 2019, Yuan Zhiming, especialista en bioseguridad del WIV, citó los «desafíos» de bioseguridad en China. Según Yuan: «varios BSL de alto nivel no tienen fondos operacionales suficientes para procesos rutinarios pero vitales» y «Actualmente, la mayoría de los laboratorios carecen de gerentes e ingenieros especializados en bioseguridad». Recomienda que «Deberíamos revisar con prontitud los reglamentos, directrices, normas y estándares existentes de bioseguridad y bioprotección». No obstante, también señala que China tiene la intención de construir «5-7» más laboratorios BSL-4 (Yuan, 2019).
 
Y en febrero de 2020, Scientific American entrevistó a Shi Zheng-Li. Acompañando la entrevista había una fotografía de ella soltando un murciélago capturado. En la foto ella está usando una chaqueta rosa sin cierre, guantes finos, y sin máscara u otra protección. Sin embargo, es la misma investigadora cuyas charlas dan advertencias «escalofriantes» sobre los graves riesgos del contacto humano con los murciélagos.
 
Todo lo cual tiende a confirmar la evaluación original del Departamento de Estado. Como le dijo a Rogin un anónimo «alto responsable de la administración»:
 
«La idea de que fue un acontecimiento totalmente natural es circunstancial. Las pruebas que dicen que se filtró de un laboratorio son circunstanciales. En este momento, el libro de cuentas del lado de la filtración desde un laboratorio está lleno de marcas de balas y no hay casi nada en el otro lado.»
 
La hipótesis principal es un brote en el laboratorio
Por todas estas razones, una filtración desde un laboratorio es, con mucho, la hipótesis principal para explicar los orígenes de Sars-CoV-2 y la pandemia de COVID-19. La mera proximidad de los laboratorios WIV y WCDCP al brote y la naturaleza de su trabajo representa una evidencia que difícilmente puede ser ignorada. La larga historia internacional de las filtraciones de los laboratorios y las preocupaciones de bioseguridad de todas las instancias acerca de los laboratorios de Wuhan refuerzan enormemente el caso. Especialmente porque las pruebas para la hipótesis alternativa, en forma de un vínculo con la exposición de animales salvajes o el comercio de fauna silvestre, siguen siendo extremadamente débiles, y se basan principalmente en la analogía con la del SRAS (Bell et al., 2004; Andersen et al., 2020).
 
No obstante, el 16 de abril Peter Daszak, que es el Presidente de la Alianza EcoHealth, dijo a Democracy Now! en una larga entrevista que la tesis de filtración desde un laboratorio era «pura tontería». Les dijo a los oyentes:
 
«No había ningún producto viral aislado en el laboratorio. No había ningún cultivo de virus que estuviera relacionado con el coronavirus del SARS 2. Así que no es posible».
 
Daszak hizo afirmaciones muy similares en «Sixty Minutes» de la CNN: «No hay ninguna evidencia de que este virus haya salido de un laboratorio en China». En su lugar, Daszak animó a los espectadores a culpar a «la caza y el consumo de la fauna silvestre».
 
La certeza de Daszak es muy problemática en varios aspectos. Los coronavirus conocidos más cercanos al Sars-CoV-2 se encuentran en el WIV, así que mucho depende de lo que él quiera decir con «relacionado con». Pero también es deshonesto en el sentido de que Daszak debe saber que el cultivo en el laboratorio no es la única forma en que los investigadores del WIV podrían haber causado un brote. Tercero, y esto no es culpa de Daszak, los medios de comunicación están haciendo la pregunta correcta a la persona equivocada.
 
Como se mencionó anteriormente, Daszak es el investigador principal nombrado en múltiples becas de EE.UU. que han sido destinadas al laboratorio de Shi. También es coautor de numerosos artículos con Shi Zheng-Li, incluyendo el artículo de 2013 en Nature que anuncia el aislamiento del coronavirus WIV-1 a través de pases (Ge et al., 2013). Uno de sus coautores es el autor del documento de recopilación en el que sus colegas de WIV situaron los cuatro coronavirus de murciélago completamente funcionales en células humanas que contenían el receptor ACE2 (Hu et al. 2017). Es decir, Daszak y Shi juntos son colaboradores y corresponsables de la mayor parte de la recolección y experimentación de alto riesgo publicada por el WIV.
 
Se necesita una investigación, pero ¿quién la hará?
Si el laboratorio de Shi tiene algo que ocultar, no sólo el gobierno chino será reacio a que se lleve a cabo una investigación imparcial. Gran parte del trabajo fue financiado por el contribuyente de EE.UU., canalizado allí por Peter Daszak y la Alianza EcoSalud. Prácticamente todas las organizaciones internacionales creíbles que en principio podrían llevar a cabo una investigación de este tipo, la OMS, el CDC de EE.UU., la FAO, el NIH de EE.UU., incluida la Fundación Gates, son asesores o socios de la Alianza EcoHealth. Si el brote de Sars-CoV-2 se originó en el trabajo sobre el coronavirus de murciélago en el WIV, entonces casi todas las instituciones importantes de la comunidad de salud pública mundial están implicadas.
 
Pero para resolver muchas de estas cuestiones no se requiere necesariamente una investigación costosa. Probablemente bastaría con inspeccionar los cuadernos de laboratorio de los investigadores del WIV. Todos los científicos investigadores guardan notas detalladas, por propiedad intelectual y otras razones, pero especialmente en los laboratorios de BSL-4. Como dijo Yuan Zhiming a la revista Nature en un artículo que marcaba la apertura de las instalaciones en Wuhan: «Les decimos [al personal] que lo más importante es que informen de lo que han hecho o no han hecho».
 
Los meticulosos registros de laboratorio, además de los registros de salud del personal y los informes de accidentes y cuasi accidentes son todos componentes esenciales (o deberían serlo) del trabajo del BSL. Su principal propósito es permitir el seguimiento de los incidentes reales. Se podría poner fin a muchas especulaciones con la publicación de esa información. Pero la WIV no la ha proporcionado.
 
Esto es desconcertante ya que el gobierno chino tiene un fuerte interés en producir esos registros. La completa transparencia podría disipar los malestares de la responsabilidad, especialmente en la cuestión de si el Sars-CoV-2 tiene un origen de ingeniería o de pases. Si Shi Zheng-Li y Peter Daszak están en lo cierto al afirmar que no se estaba estudiando nada similar al Sars-CoV-2, entonces esos cuadernos deberían exonerar definitivamente al laboratorio de haber hecho a sabiendas un Patógeno Pandémico real.
 
Dada la simplicidad y la utilidad de este paso, esta falta de transparencia sugiere que hay algo que ocultar. Si es así, debe ser importante. Pero entonces la pregunta es: ¿Qué?
 
Una investigación exhaustiva del WIV y su investigación del coronavirus de murciélago es un primer paso importante. Pero las verdaderas preguntas no son los percances específicos y las divulgaciones de los Drs. Shi o Daszak, ni del WIV, ni siquiera del gobierno chino.
 
Más bien, la pregunta más importante se refiere a la filosofía actual de predicción y prevención de pandemias. Deberían hacerse investigaciones profundas sobre la idea general de recolectar y contar los virus salvajes y luego realizar una peligrosa investigación recombinante «qué pasaría si» en laboratorios de alta tecnología pero falibles en bioseguridad. Este es un enfoque reduccionista, también observamos, que hasta ahora no ha logrado predecir o protegernos de las pandemias y puede que nunca lo haga.
 
Nota al pie: Este artículo fue actualizado el 3 de junio para ampliar las estimaciones de muertes por «Gripe Porcina», de 3.000 a de 3000 a 200.000.
 
Si este artículo le fue útil, por favor considere compartirlo con sus contactos.
 
————————————
Esta entrada ha sido publicada en biotecnología, Ingeniería Genética y etiquetada como , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.