Entries from noviembre 2017 ↓

La UE vuelve a aprobar el glifosato y pone en entredicho la estrategia de los grupos ecologistas

Por Jonathan Latham, 27 de noviembre de 2017

independentsciencenews.org

Imagen: Science

Los ecosistemas de la tierra se está desmoronando rápidamente bajo una creciente contaminación de residuos tóxicos y plásticos, ya que en todos los sectores de la economía los productos y métodos naturales son reemplazados por sintéticos. Un ejemplo, recientemente publicado, es que en 1974 la producción de trigo no ecológico en el Reino Unido requería de 2 aplicaciones por año. En 2014 el trigo del Reino Unido requirió de 20,7 aplicaciones de pesticidas.

La estrategia principal del movimiento ecologista para detener esta marea tóxica es cuestionar los productos químicos como «malos actores» y forzar su retirada del mercado. Ocasionalmente, esto ha logrado algún éxito. Muchos países ya no aplican DDT o lindano, por ejemplo. Pero dado que hay entre 70.000 y 100.000 productos químicos artificiales en el mercado, la mayoría de los cuales no han sido evaluados correctamente, pueden ser tóxicos, y es probable que este esfuerzo concluya con éxito dentro de un millón de años. Suponiendo que eso sea así, y que la industria química no invente entretanto ningún producto nuevo, y que la eliminación de un producto químico tóxico sólo requiera de diez años de campaña, ambas hipótesis son muy optimistas.

Hay otro problema con este enfoque medioambiental: asume que las pruebas cuidadosamente realizadas, honestamente llevadas a cabo, pueden diferenciar los productos químicos tóxicos y no tóxicos de una manera adecuada. De hecho, las evidencias sugieren lo contrario. Puede demostrarse fácilmente que las evaluaciones de los productos químicos son un procedimiento inútil porque los daños potencialmente graves de los productos químicos tóxicos son interminables, mientras que las evaluaciones de los productos químicos determinan estos riesgos: carcinogenicidad, neurotoxicidad, toxicidad hepática, toxicidad reproductiva, efectos multigeneracionales, sólo uno a la vez. Haría falta una inmensa cantidad de ratas para determinar si un producto es perjudicial, y eso, sólo perjudicial para las ratas. Si ese producto químico fuera perjudicial para las personas seguiría estando abierto a considerables interrogantes.

La extrapolación que se realiza de manera convencional por los toxicólogos entre roedores y otros animales a los humanos no es científica. Es una convención arbitraria que a menudo resulta ser errónea. Esta equivocación es aceptada tácitamente incluso por las Agencias de Regulación. La IARC de la Organización Mundial de la Salud, que ha sido el que más ha hecho por condenar el uso del glifosato, tiene categorías toxicológicas que distinguen entre la toxicidad humana y la animal; esto admite que los experimentos con animales no predicen, después de todo, la toxicidad humana.

Dejando de lado la ética de someter a prueba a millones de animales sin ningún sentido, este tipo de lógica difusa por parte de los reguladores es el maná para la Industria Química. Cada vez que una sustancia química se encuentra que es irrefutablemente tóxica para los animales, simplemente insiste en las evidencias epidemiológicas en humanos. En el patio de recreo de las escuelas esto se llama mover las porterías.

Así que lo que parece ser una estrategia medioambiental moderadamente satisfactoria, desafiar las aprobaciones de los productos químicos con la investigación científica, es en realidad una táctica pobre y una estrategia de derrota; no sólo por eso, sino porque parece implicar que todos los demás productos químicos son seguros. E incluso cuando parece tener éxito, realmente falla. Un producto químico se elimina paulatinamente (o se exporta) y simplemente se sustituye por otro. ¿Atrazina por glifosato?

Por el contrario, los que se oponen a la contaminación química podrían preferir recurrir a campañas como la realizada contra los transgénicos. Éstos han logrado mantener con más o menos éxito los transgénicos fuera de Europa, China y Asia, y África, y han convertido a los transgénicos en parias incluso en el lugar donde se cultivan.

El secreto de esta campaña ha sido no distinguir entre diferentes cultivos transgénicos. Oponerse a una distinción entre los transgénicos permite que diversas personas e intereses se unan detrás de un estandarte, ya sea que se opongan a las patentes sobre la vida, el control corporativo o la contaminación química, o simplemente a peligros específicos de los transgénicos. Es un espacio amplio, y no requiere un conocimiento técnico detallado por parte de la gente. ¿Qué es más fácil, ponerse detrás de una pancarta que diga «NO A LOS TRANSGÉNICOS», o una que diga «Me opongo al ingrediente activo 1-metonomethyl-2-arbitrazine debido a sus efectos hiperplásicos acumulativos sobre los ovarios y las glándulas vestigiales de ciertas especies de ranas en dosis entre 1 y 0.1ng/ml (Doolittle y Dally, 1983)»?

Como demostré anteriormente, oponerse a las sustancias químicas por estrictos motivos científicos es conceder eficacia de los ensayos toxicológicos convencionales. Reconocer la parcialidad y a menudo la deshonestidad abierta de las Agencias de Regulación controladas por el gobierno. Admite la confianza en las regulaciones basadas en las evidencias generadas por la Industria. Reconoce que la industria orientó el desarrollo de las regulaciones toxicológicas de los productos químicos desde el principio. Reconoce la ética de la experimentación animal. Admite el uso de directrices GLP que obligan a los reguladores a ignorar la literatura científica revisada por pares que los contribuyentes tan costosamente costearon. Reconoce que las empresas pueden ocultar sus pruebas tras las afirmaciones de «Información comercial confidencial». Reconoce que la mayoría de las pruebas químicas realizadas por laboratorios independientes probablemente sean fraudulentas; y admite que la reducción de la exposición a productos químicos es una cuestión científica, en primer lugar.

Por lo tanto, aunque es cierto que los activistas se quejarán de tales prácticas injustas y poco éticas, las campañas contra productos químicos específicos como el glifosato suponen reconocer que tales defectos son, en última instancia, aceptables, cuando la realidad es que condenan desde el principio cualquier posibilidad real de un juicio justo en el tribunal de la ciencia.

Así que, mientras que las campañas contra los transgénicos tienen su propia desafío con la edición de genes, lo que conlleva la propia definición de organismo transgénico, este es un buen complemento en comparación con las burlas de la Industria Química, que ahora estará celebrando la aprobación del glifosato con cantidades copiosas de cerveza belga habiendo persuadido a la UE para que lo aprobase bruscamente, y probablemente de forma fraudulenta, una vez más, sobre las sutilezas de las normas que regulan los productos químicos y el proceso democrático, aprobando el glifosato por cinco años más.

La solución al problema de la contaminación química es, por lo tanto, una estrategia de oposición que es igual a la naturaleza existencial de la amenaza en cuestión. El movimiento ecologista debe poner fin a las campañas individuales contra los productos químicos y golpear a la industria química donde más duele. Prohibir TODOS los productos químicos sintéticos de la agricultura. Prohibir TODOS los productos químicos sintéticos de las escuelas y terrenos escolares. Prohibirse de áreas públicas, o de todo su municipio (puede hacerse), incluyendo el contacto con los alimentos.

Algunas de estas campañas ya han sido probadas, y en los casos en que han tenido éxito, a diferencia de la prohibición de determinadas sustancias químicas, los resultados marcan una verdadera diferencia. Pero el movimiento ecologista podría ir más allá: ¿Qué tal si hacemos responsables a las Agencias de Regulación de sus decisiones? ¿Qué tal si proponemos poner fin a las subvenciones a las industrias que utilizan productos químicos sintéticos en o sobre los alimentos? ¿Qué tal compensar de manera automática a las personas cuyos cuerpos contengan sustancias químicas tóxicas y que enfermen, con un fondo aportado por la Industria Química que produjo ese producto químico? Eso atraería la atención de la Industria Química, y también podría estimular a la gente.

———————————————–

Nube de rutenio sobre Europa: ¿qué es lo que ha pasado realmente?

sortirdunucleaire.org

A finales de septiembre de 2017, las autoridades de vigilancia de la radiactividad atmosférica de varios países europeos detectaron la presencia de rutenio-106 a niveles significativos. Para conocer aproximadamente el origen de esta nube radiactiva, tuvimos que esperar casi 2 meses…

¿Qué es el rutenio-106?

El rutenio es un metal bastante raro que se encuentra en los subproductos de la minería del platino; naturalmente, se sospecha que ataca la piel humana y causa cáncer.

Su variante isotópica detectada en el aire europeo, Rutenio-106, es un radioisótopo sintético (ausente en la naturaleza). Es un producto de fisión de la industria nuclear, que se encuentra en la cadena de descomposición del uranio. Se libera en forma de molécula volátil, el tetróxido de rutenio: RuO4, durante el tratamiento del combustible nuclear gastado, especialmente en las operaciones de calcinación de los residuos nucleares necesarios para la vitrificación. También está presente en los vertidos radiactivos (autorizados…) de la planta de reprocesamiento de La Hague, pero también en las precipitaciones atmosféricas de las explosiones nucleares. Las placas finas de este metal radioactivo también se utilizan en braquiterapia para el tratamiento de tumores oculares.

El rutenio-106 tiene un período radioactivo (el tiempo que tarda en perder la mitad de su radiactividad) de 373 días. Es un emisor de rayos beta que puede causar cáncer después de la ingestión. Cuando se desintegra, se convierte en paladio 106, que es radiactivo.

¿De dónde viene esta contaminación radioactiva?

Las redes de vigilancia de la radiactividad señalaron una cantidad significativa en Alemania (sobre el ruido de fondo), Suiza, Italia, Austria y Francia a través de las estaciones IRSN de Niza y Seyne-sur-Mer.

Los primeros comentarios de las autoridades fueron que las cantidades medidas en Francia «no tenían absolutamente ninguna consecuencia para la salud», o incluso eran insignificantes. Sin embargo, inicialmente no pudieron explicar el origen exacto de esta sustancia. La ausencia de otros productos de fisión, como el cesio-137 o el yodo-131, impide esta contaminación por accidente en un reactor en funcionamiento. También se excluyó la hipótesis de un satélite que funcionaba con un generador térmico nuclear que contenía rutenio-106.

Las sospechas más probable, por lo tanto, se orientaron hacia una instalación de la cadena de combustible nuclear o un lugar de producción de isótopos para la medicina o la industria.

Los análisis más detallados de los estudios meteorológicos y de los datos de las estaciones de control proporcionaron, en última instancia, una idea de la zona geográfica a partir de la cual se originó la nube radiactiva. Una zona que, según una nota del Instituto de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear (IRSN) del 6 de octubre, estaría situada al sur de la cordillera de los Urales.

A partir de estos datos, todo indicaba que la contaminación provenía de Rusia o de un país cercano (Kazajstán, Ucrania). Sin embargo, las autoridades de la región de Cheliábinsk y el especialista en energía Rosatom negaron el origen ruso en su conjunto, alegando que se trataba de información falsa destinada a desestabilizar el Kremlin y obtener información sobre las fábricas de esa región. A mediados de octubre, Rosatom declaró: «En las muestras recogidas del 25 de septiembre al 7 de octubre, incluso en los Urales meridionales, no se encontró ningún rutenio-106 excepto en San Petersburgo».

Inicialmente, este accidente fue más o menos ocultado por la esfera mediática. El 9 de noviembre, sin embargo, el IRSN publicó una segunda nota señalando con mayor precisión la probabilidad del origen ruso de la contaminación, ya que la fuente de la emisión se encuentra entre los Urales y el Volga. Dependiendo de las simulaciones realizadas, el margen puede representar entre 100 y 300 terabecquerels! El laboratorio francés independiente de CRIIRAD, que había solicitado la identificación de la fuente de emisión, recuerda que la cantidad de radiactividad potencialmente emitida mencionada por el IRSN es considerable y representa cerca de 375.000 veces las emisiones anuales autorizadas para una central nuclear francesa como la de Cruas. Si se conoce esta cantidad, deberían haberse tomado medidas al principio de la emisión. ACRO, otro laboratorio independiente, recomienda clasificar este accidente en el nivel 5 de la escala INES (que tiene 7).

Las sospechas se dirigen hacia Rusia y más particularmente a Mayak

Sin embargo, el 20 de noviembre de 2017, contrariamente a las declaraciones de Rosatom, la agencia meteorológica rusa Rosguidromet terminó difundiendo una información sobre una contaminación «extremadamente alta» en la región de los Urales del Sur. Un documento distribuido por esta agencia indica que la radiactividad en la estación de Argayash fue 986 veces superior a la del mes anterior.

Incluso si, como señala el CRIIRAD, los datos publicados por la agencia meteorológica rusa plantean interrogantes, presentando niveles que en última instancia se acercarían a los detectados en Rumanía o incluso en Italia, parece poco probable que una institución oficial rusa pueda calificar la contaminación de extremadamente alta sin razones válidas.

En consecuencia, podría aclararse el origen de la contaminación. De hecho, la mayor radioactividad registrada por la Agencia Meteorológica se encuentra en sensores instalados a unos treinta kilómetros del complejo nuclear de… Mayak.

Un nombre tristemente célebre por haber sido ya escenario de uno de los accidentes nucleares más graves de la historia en 1957, un suceso con consecuencias desastrosas para los habitantes de esta región de los Urales meridionales, y mantenido en secreto durante décadas por la administración soviética.

Esquema de un horno para la vitrificación de residuos en el complejo nuclear de Mayak – a la derecha hay un elemento «captador del RuO4».

Greenpeace Rusia acaba de solicitar a Rosatom una investigación exhaustiva sobre este accidente, que por lo tanto parece muy probable que esté relacionado con el complejo nuclear de Mayak. Sin embargo, las autoridades rusas deben reconocerlo…

Por su parte, la activista rusa Nadezhda Kutepova, con su conocimiento del complejo Mayak, destaca la posibilidad de un accidente en una planta de reprocesamiento de combustible nuclear o en una instalación relacionada con la vitrificación de residuos radiactivos (véase su comunicado de prensa más abajo).

Consecuencias para la salud

El rutenio-106 tendería a adherirse a los huesos después de la ingestión, lo que podría desencadenar cánceres a través de su radiación beta ionizante.

Parece razonable decir que este accidente no tendrá ningún impacto importante en la salud de los franceses. El período radiactivo de este elemento (más de un año) ciertamente sugiere la posibilidad de contaminación sostenible del suelo, pero las posibilidades de absorberlo son bastante reducidas en comparación con las de las poblaciones que viven en las inmediaciones del accidente.

La situación es mucho más preocupante para todas las personas que viven en torno a la instalación accidentada, donde las dosis recibidas por los habitantes podrían haber superado varias decenas de milisieverts en unos pocos días (recuerde que el umbral legal anual es de 1 mSv por año de exposición en Francia). Para evitar la contaminación, deberían haberse adoptado medidas de contención y eliminación.

Un sitio de información local informó que un cierto temor se había desatado en esta área y aconsejó invitar a la gente a lavarse la cara con alcohol (¿Es efectivo?). El rutenio 106 también podría acabar en la cadena alimenticia, ya sea a través de huertas, cultivos o setas consumidas en esta región.

Ante el lento reconocimiento por parte de las autoridades locales de este accidente, la relativa inacción de la comunidad internacional sobre este tema (OMS, OIEA) y la toxicidad cancerígena de este isótopo, es evidente que este accidente tendrá consecuencias desastrosas para la salud de la población de esta región de los Urales, que ya ha sido dañada en numerosas ocasiones por la más abyecta irresponsabilidad de la industria nuclear.

Comunicado de prensa de Nadezda Kutepova

Me llamo Nadezda Kutepova. Soy un refugiado político en Francia desde julio de 2015.

Durante dieciséis años (1999-2015), como abogado y director de la ONG «Planeta de la Esperanza», defendí a las personas infectadas por las fábricas Mayak que vivían en la ciudad cerrada de Ozersk en la región de Cheliabinsk. Por eso mi ONG ha sido reconocida como «agente extranjero» y acusada de espionaje. Así que me obligaron a salir de Rusia para evitar la cárcel.

Nací y crecí en el pueblo cerrado de Ozersk, mientras que mi abuela y mi padre trabajaban en Mayak.

Sigo todas las noticias de Ozersk y Mayak porque me gustaría volver y seguir trabajando en esta región tan pronto como esté segura de que conseguiré garantías sobre mi seguridad.

He seguido de cerca la evolución de los datos sobre contaminación por rutenio 106 desde que el Ministerio alemán de Seguridad Nuclear publicó su primer comunicado de prensa.

Mayak es uno de los puntos del planeta con mayor contaminación radioactiva. También se conoce como Asociación de Producción de Mayak (en ruso: Маяк производственное объединение, donde Маяк significa «faro»). Estos son los nombres con que se conoce un complejo con equipamientos nucleares entre las ciudades de Kaslo y Kyshtym, en la provincia de Cheliabinsk, Rusia

Resumen cronológico

4 de octubre: IRSN, el Instituto Francés de Protección Radiológica y Seguridad Nuclear, informa de la detección de rutenio 106 en Europa oriental y sudoriental.

El 5 de octubre de 2017, la asociación francesa CRIIRAD publicó información sobre la existencia de contaminación por rutenio 106.

El 8 de octubre de 2017, el Ministerio de Seguridad Nuclear de Alemania anunció que se había encontrado contaminación con rutenio-106 en toda Europa y que se pensaba que la fuente estaba situada en el sur de los Urales.

El 9 de octubre de 2017, el IRSN (Instituto de Radioprotección y Seguridad Nuclear) informó que también encontró contaminación por rutenio en Francia.

El 11 de octubre de 2017, Rosatom y la Autoridad Regional de Cheliábinsk (donde se encuentra el emplazamiento de Mayak) anunciaron que están vigilando la situación de las instalaciones nucleares y que no ha habido incidentes ni accidentes. www.kommersant.ru/doc/3435048

El Ministro de Seguridad Pública de la región de Chelyabinsk declaró que creía que esta información sobre la contaminación podría ser el resultado de una confusión, debido al aniversario del accidente de Mayak del 29 de septiembre de 1957. Asume que se trata de un truco político iniciado por alguien que espera recibir datos secretos sobre la planta.

El 16 de octubre de 2017, concedí una entrevista para el periódico «Kommersant» durante la cual informé que Mayak había probado un nuevo equipo los días 25 y 26 de septiembre de 2017 en la planta de reprocesamiento de combustible nuclear irradiado y que podría haber ocurrido algo anormal.

https://www.kommersant.ru/doc/3440903

El director de Mayak se negó a comentar esto al periodista. El portavoz de Mayak dijo: «Aquí no hay rutenio. Porque las cosas siempre van bien aquí en Rusia».

18 octubre: https://ura.news/news/1052308988

El director de Mayak, el Sr. Pokhlebaev, de repente dio una entrevista para otra agencia de noticias en la región, donde anunció que cree que la fuente de contaminación con rutenio está fuera de Mayak. Dijo:

«No hay peligro para la población alrededor de Mayak. La información de un aumento de una emisión (contaminación) de rutenio en Mayak no es exacta. El reprocesamiento de los residuos nucleares continúa normalmente, bajo el régimen habitual. Las emisiones de todos los radionucleidos de las plantas de Mayak se sitúan por debajo de los límites fijados por Rostehnadzor, lo que se ve confirmado por los resultados de las medidas de control medioambiental aplicadas en toda la zona circundante a Mayak (ciudades y pueblos). La emisión de todos los radionucleidos durante 2017, incluidos los últimos días, es inferior al 3 por ciento de los límites establecidos. Los valores de las sustancias radiactivas (incluido el rutenio 106) se sitúan en un nivel medio plurianual. Para el período observado tampoco hubo aumento de la radiactividad, ya sea por deposición en la superficie”.

19 octubre https://www.kommersant.ru/doc/3442811

La autoridad de la región de Chelyabinsk cambia su postura y anuncia que «el 25 de septiembre se han encontrado trazas de rutenio 106 en la región, 200 veces más bajas que los límites autorizados». Se desconoce el origen de este rutenio. La autoridad explica que la presencia de este isótopo no ha sido detectada previamente porque es muy difícil de identificar porque emite radiación beta, cuya detección requiere equipos especiales. Sin embargo, afirma que existe tal equipo en la región.

Los especialistas de la Rosgydromet de Chelyabinsk (Departamento del Estado que realiza las mediciones de la contaminación) realizan normalmente mediciones semanales o mensuales. Para ello, envían los resultados de medición a Ekaterimburgo, donde otros especialistas los descifran e identifican si hay o no un exceso de emisiones. La Autoridad de Chelyabinsk convocó al consejo de especialistas nucleares el 2 de noviembre de 2017.

20 de octubre http://uralpress.ru/… /ozerskiy-mayak-ne-vinovat-v-poyavleni… El vicegobernador Klimov de la región de Chelyabinsk dijo:

1. Mayak no es la fuente de contaminación por rutenio. Porque durante el reprocesamiento, el rutenio no puede aislarse de otros radionucleidos.

2. A partir del 20 de octubre, no ha habido rutenio en la región de Chelyabinsk.

3. Pero el 25 de septiembre, fue encontrado por Rogydromet. Era 20.000 veces menos que la dosis anual para el público. Era rutenio «en tránsito», no de origen local. Ha estado aquí a miles de kilómetros del área, pero no sabemos dónde. ¿De dónde puede venir estas emisiones de rutenio en Mayak?

Desde la planta de reprocesamiento 235 o RT 1, donde se encuentra la planta de vitrificación de residuos nucleares de muy alta actividad. El horno de vitrificación forma parte de la planta de reprocesamiento N 235 del combustible irradiado N 235 en Mayak.

El nuevo horno vitrificador, modelo 500/5, entró en funcionamiento el 27 de diciembre de 2016. Ya hubo problemas durante la construcción y las pruebas. Según el programa oficial, el horno debería haber empezado a funcionar en septiembre de 2015.

Hay un artículo en el que personas anónimas explicaron que Mayak pagó para que una empresa construyera el horno, pero que no dio cuenta de nada de lo que había hecho y quebró.

http://www.atomic-energy.ru/SMI/2016/10/28/69941

Mayak buscó urgentemente otra empresa porque se produjo un aumento de los desechos de alta actividad no vidriados. Durante las pruebas, se realizó la vitrificación de los residuos de baja actividad y hubo varios problemas que pudieron resolverse rápidamente, sin accidentes significativos. El nuevo horno vitrificador, modelo 500/5, entró en funcionamiento el 27 de diciembre de 2016.

http://mirtesen.sputnik.ru/… /Novaya-elektropech-PO-%C2%ABMa…

Mi idea es qué horno fue construido con muchos problemas que se traducen en el aprovechamiento y creo que esta es la causa de la fuga de rutenio 106 en septiembre de 2017.

Según el experto francés en protección radiológica Jean-Claude Zerbib, la posibilidad de que esta contaminación pueda proceder de la planta de vitrificación de residuos se explica a continuación:

1. En mayo y octubre de 2001, la asociación «ACRO» descubrió contaminación del suelo por rutenio 106 alrededor de las plantas de La Hague. Los incidentes durante las operaciones de vitrificación dieron lugar a una fuga hacia el exterior. En este caso, todas las operaciones de lavado y filtración que utilizan filtros «Very High Efficiency» (filtros de eficacia 99,9%) están en cortocircuito.

2. La química del rutenio es compleja. Dado que las soluciones a vitrificar se calientan a 650°C durante la calcinación, el rutenio puede estar en forma volátil (RuO4), una forma inestable que, en contacto con el oxígeno del aire, devolverá los aerosoles RuO2. Desde la fase gaseosa hasta una nube de aerosoles finos, el rutenio 106 puede depositarse en el suelo después de haber sido transportado más o menos lejos, dependiendo de la altura a la que se haya producido la transformación en RuO2. Esta situación también puede darse durante las operaciones de reprocesamiento, pero en este caso todos los radionucleidos gaseosos (friptón 85 en particular) o los radionucleidos volátiles (yodo radiactivo) habrían acompañado a la pareja de «rutenio y rodio 106».

3. Dado que el gas está caliente, podrá elevarse bastante alto, de modo que los finos aerosoles formados en altura pueden ser transportados lejos del punto de descarga.

4. Los rusos han estado utilizando la tecnología de vitrificación desde 1987 y ya han procesado más de 4.000 toneladas de residuos vitrificados.

5. Durante las campañas de reprocesamiento en La Haya, con un promedio de 1.000 toneladas de combustible, el orden de magnitud de la actividad anual total en Ru 106 se aproxima a 40.000 TBq, o alrededor de 40 TBq/t.

6. IRSN estima que se liberan en origen 300 o 400 TBq, es decir, la cantidad contenida en unas diez toneladas de combustible reprocesado (aproximadamente 20 elementos combustibles)… Esta cantidad es compatible con una operación de vitrificación.

Sin embargo, estas son sólo hipótesis que pueden ser superadas tomando medidas en torno a las instalaciones de Mayak, que causaron el desastre del 29 de septiembre de 1956, cuando se proyectaron soluciones de productos de fisión en las proximidades (explosión e ignición debidas probablemente al hidrógeno producido por radiolisis de las soluciones). Las ciudades y aldeas afectadas fueron eliminadas físicamente de los mapas soviéticos. Un desastre reconstruido por el análisis científico-policial realizado por Jaures Medvedev.

Preguntas de carácter general.

¿Podríamos revisar los testimonios locales? No, porque la gente tiene miedo después de la historia de intimidación y la ONG El Planeta de la Esperanza. Esto sigue siendo así en las regiones: la policía vigila todas las actividades de los activistas.

¿Existe una supervisión y control independientes? No, Mayak se controla a sí mismo.

La historia de los accidentes en Mayak

1949-1952: Vertido de residuos nucleares en el río Techa. Esta información se mantiene oculta durante 40 años.

9 de septiembre de 1957: Explosión Nuclear – Información secreta durante 32 años.

2005: Derrame de 60.000 residuos nucleares en el río Techa. Información oculta e investigación abierta por el Procurador General de Rusia.

2007: Accidente en la planta de reprocesamiento de residuos nucleares (combustible gastado) con contaminación del territorio de Mayak. Accidente oculto por el gerente de planta. La información es divulgada a través de nuestra alerta.

¿Qué debemos hacer al respecto?

Es necesario crear un grupo internacional para investigar el emplazamiento de Mayak, quizás en el marco del Parlamento Europeo, con la participación de personas y expertos independientes de los Estados afectados. Nadezda Kutepova.


Noticias aparecidas en diferentes medios de comunicación:

http://es.euronews.com/2017/11/21/la-nube-radiactiva-de-rutenio-106-en-europa-que-vino-de-rusia-explicada

La misteriosa nube radioactiva de origen desconocido que cubrió Europa durante más de 15 días

Detectada en Europa una nube radioactiva procedente de un accidente nuclear en Rusia o Kazajistán

Sospechan que la nube radioactiva que inunda Europa procede de un accidente nuclear en los montes Urales

—————————————-

Una crítica al Aceleracionismo de derechas y de izquierdas (I)

Por Michel Luc Bellemare, 24 de noviembre de 2017

dissidentvoice.org

El proyecto postmoderno no está completo. La metanarrativa fundamental del Capitalismo continúa persistiendo y cautivando a una gran parte de la humanidad. Si la Postmodernidad se define por «una incredulidad hacia las metanarrativas» (1), entonces, la metanarrativa del Capitalismo es el último gran bastión de la Ilustración y las dos caras de su ideal: igualdad humana y emancipación cívica. En efecto, la metanarrativa del Capitalismo, la joya de la Ilustración, continúa prosperando y esclavizando, tanto mental como físicamente, el espíritu humano racional, con sueños de lujo material e inmaterial, opulencia y abundancia igualitaria, que como siempre son artículos fabricados sobre la explotación material y conceptual, dominación y la miseria de la fuerza de trabajo/la población .

Los hijos bastardos de la Ilustración, y su celo por la preservación y emancipación humanas a través de un conjunto cada vez más limitado de mecanismos racionales confinados en una camisa de fuerza, están compuestos por dos facciones actualmente en boga. La primera facción incluye las oscuras y fascistas pesadillas de la corriente de derechas de la Ilustración Oscura que anhelan un vasto conjunto de mecanismos represivos bajo algún tipo de dictadura fascista, corporativa, etc., para restablecer las viejas dicotomías de la Ilustración, donde las personas son colocadas en su lugar a través de la coerción, si es necesario. Más o menos, la Ilustración Oscura es un pacto con el diablo en el sentido de que es un canje de libertad por autopreservación; es decir, seguridad. Es como lo declaran Horkheimer y Adorno, «el intercambio de libertad por la búsqueda de la autopreservación» (2), con lo cual, la «racionalidad tecnológica es la razón de la dominación, en sí misma» (3).

Los partidarios de la Ilustración Oscura creen que es a través de un totalitarismo duro por el cual el Capitalismo puede llegar a su máximo potencial; como resultado, de acuerdo con la Ilustración Oscura, todos los «opuestos políticos democráticos deben fusionarse en uno y exigir una obediencia entusiasta a los ritmos totalitarios del férreo sistema,… ese es el poder absoluto del capitalismo» (4).

Se trata de un Estado corporativo-fascista, desprovisto de Democracia, en el que todas las voces disidentes, incluida la población en su conjunto, «se ven implacablemente forzadas a entrar en una línea de férrea uniformidad» (5). En contraste, la segunda facción de la Ilustración, actualmente en boga en este momento, incluye a los astutos, ingeniosos, izquierdistas, tecno-utópicos, que se hacen pasar por comunistas, que anhelan una sociedad democrática. Es decir, «una izquierda orientada hacia el futuro y guiada por el objetivo de la emancipación universal» (6) a través del consenso racional, el término políticamente correcto para denominar la homogeneidad ideológica totalitaria, carente de verdaderas diferencias, bajo la forma del consenso.

Ambas facciones caen en errores de juicio y son el producto de una Ilustración Mítica, del pensamiento absurdo, es decir, «el retroceso de la Ilustración a la mitología» (7). Estas dos posiciones/facciones simplemente repiten la nauseabunda circularidad de la dialéctica de la Ilustración, que Horkheimer y Adorno delinearon tan bien, con lo cual «hoy… estamos acelerando el avance hacia un mundo totalmente administrado». Como resultado, ambas facciones están hipnotizadas y atrapadas dentro de la dialéctica de la Ilustración y/o la meta-narrativa del Capitalismo, que a través del Aceleracionismo de varios tipos y clases, de izquierdas y de derechas, sin darse cuenta, intentan unificar capitalismo y/o la Ilustración para alcanzar sus desastrosos potenciales, a través de la plena implementación de la radicalidad: la racionalidad instrumental.

La facción derechista anhela acabar con la Ilustración; es decir, la Democracia, mientras que magnifica la regulación social y los mecanismos del Capitalismo, manifestando la supervivencia del más apto, el ganador se lleva todo, un conjunto de condiciones socio-económicas fundadas en el interés propio y la racionalidad instrumental. Esto es fascismo totalitario. En contraste, la facción izquierdista anhela acabar con el Capitalismo, mientras magnifica los mecanismos racionales de la Ilustración, donde «lo que no se ajusta a la regla de computación y utilidad es sospechoso» (9) y el «poder [del consenso ideológico es] el principio de todas las relaciones [societales]» (10). Es decir, un comunismo tecnocrático y totalitario. Un socialismo totalitario basado en una desquiciada racionalidad instrumental, empeñado en el consenso universal, para producir un alto nivel tecnológico, tecnocrático, lujoso, utópico-estalinista, en el que predomina un consenso universal e irremediable y que domina una pluralidad ideológica y una minoría socioeconómica.

Por lo tanto, contrariamente al Aceleracionismo de derechas y de izquierdas, el objetivo es acabar con la Ilustración y el Capitalismo por completo. Esta es la tercera opción. La opción más radical, más allá del Aceleracionismo de izquierdas/derechas, que intenta eliminar tanto la metanarrativa del Capitalismo como la metanarrativa de la Ilustración, ya que ambas son sinónimas y se reflejan mutuamente. Como resultado, el objetivo de este ensayo filosófico es delinear esta tercera opción revolucionaria en contraste con el aceleracionismo de izquierdas/derechas. El objetivo no es el de acelerar el Capitalismo, ya sea desde la izquierda o desde la derecha, incluyendo sus mecanismo de explotación y dominación, buscando alguna estrategia de salida o un horizonte de sucesos, donde el Capitalismo estallase en llamas, a través de sus dispositivos de explotación, y/o se transformase en una dictadura Capitalista Corporativa, como en Singapur.

En contraste, el objetivo final es anular tanto el capitalismo como la Ilustración, no acelerarlos. Tanto los aceleracionistas de izquierda/derecha renuncian a la revolución y postulan la responsabilidad del cambio social radical sobre la maquinaria capitalista, ya sea ésta Inteligencia Artificial, o algún otro galimatías tecnocrático, postulan un organismo revolucionario dentro de la maquinaria capitalista más que dentro del organismo humano. Como resultado, ambos aceleracionismo de izquierda/derecha expresan el epítome del fetichismo capitalista y de la creación de la Ilustración Mítica, que se genera erróneamente a partir de la maquinaria, donde, como afirma Marx, «los productos de la industria humana… y el poder del conocimiento [sin duda aparecen como] el desarrollo del capital fijo [es decir, la maquinaria]» (11) en lugar de la conciencia humana y la actividad humana, de las que en realidad surgió la maquinaria.

En consecuencia, se trata de someter la narrativa del Capitalismo y de la Ilustración para llevarlas a la periferia de la vida socioeconómica. El objetivo no es «sólo interpretar el mundo de varias maneras; el objetivo… es cambiarlo» (12). Como dice correctamente David Harvey, «el Capitalismo nunca caerá por sí solo, tendrá que ser empujado. La acumulación de capital nunca cesará, tendrá que ser detenida » (13), lo que significa que no importa cuánto capitalismo se acelere, nunca funcionará mal, como argumentan los aceleracionistas de izquierdas. Sin embargo, puede convertirse en una dictadura fascista como argumento del aceleracionismo de derechas, lo que es algo no deseado. El mismo diagnóstico se aplica a la Ilustración. No estallará por sí solo. Habrá que abolirlo rotundamente en nombre de una racionalidad múltiple y polivalente. Cualquier noción de que la Ilustración pueda ser rehabilitada y perfeccionada, con o sin capitalismo, es un engaño total en el sentido de que la «Ilustración es totalitaria» (14), debido al hecho de que «la Ilustración se comporta hacia las cosas como una dictadura frente a los hombres… en la medida en que las manipula» (10), según sus propios objetivos mercenarios e instrumentales. Consecuentemente, el aceleracionismo de derechas y de izquierdas conduce inevitablemente al totalitarismo. Por lo tanto, es ingenuo del aceleracionismo de izquierda/derecha pensar que el totalitarismo podría ser más productivo, más seguro y más estable que el Capitalismo Democrático de Estado, ya que cualquier fe en los poderes limitadores de la racionalidad instrumental es la «reversión de la… civilización a la barbarie» (15), ya sea que se trate de un Estado totalitario corporativo-fascista o de un Estado totalitario-socialista.

El Aceleracionismo, desde la izquierda y desde la derecha, es un sinsentido de la Ilustración Mítica, en el que «el pensamiento se objetiva a sí mismo para convertirse en un proceso automático, autoactivador; una suplantación de la máquina». (16). Es la reducción del ser humano a procesos mecánicos inertes y dígitos binarios. Es el fetichismo de la maquinaria elevada al punto en que «el espíritu [racional] se convierte en el propio aparato de dominación» (17). Mientras persista la fe en la Ilustración, cualquier tipo de aceleracionismo conduce al totalitarismo, al totalitarismo-socialismo totalitario desde la izquierda, y al totalitarismo-corporativo-fascismo desde la derecha. Cualquiera de los dos, o ambos, el aceleracionismo de izquierdas o de derechas, resultan en una esclavitud despótica, a pesar del hecho de que «la Ilustración siempre ha tenido como objetivo liberar a los hombres del miedo y establecer su soberanía. La tierra completamente ilustrada irradia un desastre triunfante «(18). Por lo tanto, ya sea desde la izquierda y/o la derecha del espectro político-económico, a menos que las metanarrativas del Capitalismo y de la Ilustración sean desechadas, la máxima autonomía y un cierto nivel de estabilidad socioeconómica nunca serán logradas de manera efectiva debido al hecho de que la racionalidad instrumental reduce el mundo y la existencia humana a» una esquematización total » (19) porque» la esencia de la Ilustración es la dominación» (20).

El Aceleracionismo de izquierda/derechas son las dos caras de la misma moneda de la Ilustración, dos caras que representan la metanarrativa del Capitalismo, la joya de la corona de la dialéctica de la Ilustración, de las dos polaridades opuestas e inherentes a la Ilustración. Por un lado, la brillantez de los ideales de la Ilustración, sin Capitalismo, dejando de lado las pesadillas de la Ilustración del siglo XX, específicamente el totalitarismo-socialismo/comunismo. Por el otro, el lado oscuro de los ideales de la Ilustración, expresando un deseo de muerte por el totalitarismo corporativista-fascista para engendrar seguridad total, estabilidad total, y la reducción total de la humanidad a la calculabilidad; es decir, donde «la lógica formal… provee a la Ilustración… con el esquema de la calculabilidad del mundo…[sobre el cual] el número es el canon» (21).

Cualquiera o ambas conducen al despotismo y a la dominación, a un totalitarismo fascista y/o al comunismo totalitario. Tanto el Aceleracionismo de izquierda/derecha es fraude y engaño, un sinsentido sistemático, diseñado para promover la metanarrativa de la Ilustración y los mitos capitalistas tradicionales de facto a través de la dialéctica de la Ilustración, que «con cada paso se hunde más profundamente en la mitología» (22), a través de una deriva oscilante inherente a la dialéctica de la Ilustración. El objetivo es deshacerse de todo esto, es decir, tanto de la metanarrativa de la Ilustración como la metanarrativa del Capitalismo, para no alentar estas metanarrativas con nuevos disfraces de moda como el Aceleracionismo de izquierda/derecha.

Por lo tanto, el proyecto postmoderno no está completo. No es un hecho consumado. Porque el proyecto postmoderno no ha alcanzado su cenit revolucionario, es decir, no ha acabado con la Ilustración y el capitalismo simultáneamente y de forma generalizada. No ha desensamblado las grandes narrativas de la Ilustración y el Capitalismo, que siguen dominando y explotando la totalidad de la existencia humana, en diversas formas y formatos, como la forma y el formato del Aceleracionismo de izquierda/derecha. En consecuencia, es imperativo que los seres humanos abandonen la Ilustración y sus metanarrativas, especialmente el Capitalismo, que continúan influyendo tanto en el pensamiento de la derecha como en el de la izquierda. En suma, debemos abrazar la verdadera opción revolucionaria, lejos de la Ilustración y de la metanarrativa del Capitalismo, debido a que esta tercera opción revolucionaria es la que realmente conduce a la salida de esa camisa de fuerza conceptual y material de la Ilustración y de sus progenies capitalistas degeneradas.

Esta tercera opción revolucionaria, que se forjó con el advenimiento de la postmodernidad y su incredulidad hacia las metanarrativas, es una forma de postmodernidad radical que va más allá de la postmodernidad. Esta tercera opción revolucionaria es la revitalización de la incredulidad postmoderna hacia la metanarrativa en su forma más vanguardista y contundente. Es decir, es una incredulidad radical y revolucionaria hacia las metanarrativas específicamente del Capitalismo y la Ilustración, que incluye todas sus sutiles variedades de pensamiento, que provienen del fanatismo Capitalista por el lucro y del fanatismo de la Ilustración por el instrumentalismo reduccionista; es decir, la racionalidad instrumental:

«La Ilustración prometió el ideal de que a medida que la gente se volviera más instruida se volvería más civilizada y democrática. Esto se ha hecho añicos en el sentido de que a medida que la gente se ha ido instruyendo, ha aumentado sus sospechas en relación con el funcionamiento del Capitalismo Democrático de Estado, las redes dominantes, los microfascismos, las oligarquías y, lo que es más importante, sus propios convecinos. La razón es un énfasis estricto en la racionalidad instrumental. Como resultado, los seres humanos están cada vez más sujetos a la dominación y a la disciplina, tanto por el Capitalismo Democrático de Estado como por sus conciudadanos. En suma, la Ilustración es despotismo totalitario y dominación, por excelencia. La explotación y dominación capitalista se ha globalizado y subyuga cada vez más los microprocesos de la vida cotidiana. Por lo tanto, el complejo militar-industrial es ahora una formación socioeconómica totalitaria, instrumentalmente diseñada para mantener la desigualdad financiera, el feudalismo corporativo y las redes dominantes, microfascistas y oligárquicas; es decir, el status quo capitalista de manera indefinida» (23).

De hecho, la Ilustración y el Capitalismo significaron inicialmente la liberación del espíritu racional a través de un firme enfoque en la racionalidad instrumental, pero en su lugar, esto ha conducido cada vez más a la dominación y la esclavitud capitalista, siguiendo el imperativo de lucro del capitalismo y a los imperativos funcionalistas de la Ilustración. El resultado es una subyugación racional cada vez mayor de la humanidad hacia el Capitalismo y la Ilustración a través de cultos maquiavélicos como el Aceleracionismo de izquierda y derecha. El Aceleracionismo de izquierda/derecha es un síntoma y/o un subproducto de la dialéctica de la Ilustración y de la metanarrativa del capitalismo. Ambos representan la mitología de la Ilustración en diferentes formas y ambos anhelan realizar una de las dos formas de totalitarismo derivadas de la polaridad de dos caras de la dialéctica de la Ilustración.

———————————-

  1. Jean-Francois Lyotard, The Post-Modern Condition, Trans. Geoff Bennington and Brian Massumi (Minneapolis: University of Minnesota Press, 1984) xxiv.
  2. Max Horkheimer and Theodor Adorno, Dialectic of Enlightenment, Trans. John Cumming (New York: Continuum, 2000) 40.
  3. Ibid, p. 121.
  4. Ibid, p. 120.
  5. Ibid, p. 124.
  6. Nick Srnicek and Alex Williams, Inventing The Future: Postcapitalism and a World Without Work, (New York: Verso, 2015) 23.
  7. Max Horkheimer and Theodor Adorno, Dialectic of Enlightenment, Trans. John Cumming (New York: Continuum, 2000) xiv.
  8. Ibid, p. x-xiv.
  9. Ibid, p. 6.
  10. Ibid, p. 9.
  11. Karl Marx, “Grundrisse”, The Marx-Engels Reader, ed. Robert C. Tucker (New York, New York: W.W. Norton & Company, Inc., 1978) 285.
  12. Karl Marx, “Theses on Feuerbach”, The Marx-Engels Reader, ed. Robert C. Tucker (New York, New York: W.W. Norton & Company, Inc., 1978) 145.
  13. David Harvey, The Enigma of Capital, (Oxford, United-Kingdom: Oxford University Press, 2010) 260.
  14. Max Horkheimer and Theodor Adorno, Dialectic of Enlightenment, Trans. John Cumming (New York: Continuum, 2000) 6.
  15. Ibid, p. xvi.
  16. Ibid, p. 25.
  17. Ibid, p. 36.
  18. Ibid, p. 3.
  19. Ibid, p. 35.
  20. Ibid, p. 32.
  21. Ibid, p. 7.
  22. Ibid, p. 12.
  23. Michel Luc Bellemare, The Structural-Anarchism Manifesto: (The Logic of Structural-Anarchism Versus The Logic of Capitalism), (Montréal: Blacksatin Publications Inc., 2016) 33.a) -33.b).

———————————————-

Dra. Tetyana Obukhanych: los niños no vacunados no representan mayor riesgo para los demás que los vacunados

Por la Dra. Tetyana Obukhanych, 25 de noviembre de 2017

healthimpactnews.com

Estimados legisladores:

Mi nombre es Tetyana Obukhanych. Tengo un doctorado en Inmunología. Escribo esta carta con la esperanza de que se corrijan varias percepciones erróneas bastante comunes sobre las vacunas, a fin de ayudar en una comprensión más equilibrada y justa respaldada por la teoría aceptada de la vacunación y los nuevos hallazgos científicos.

¿Los niños no vacunados representan un mayor peligro para el resto que los vacunados?

A menudo se afirma que aquellos que eligen no vacunar a sus hijos por motivos de conciencia ponen en peligro al resto de las personas, y esta es la razón por la cual los legisladores están poniendo fin a las exenciones de vacunación.

Se debe tener en cuenta que la naturaleza de la protección ejercida por muchas vacunas modernas, y eso incluye a la mayoría de las vacunas recomendadas por el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) para los niños, no es consistente con tal afirmación.

A continuación describo las vacunas recomendadas que no pueden prevenir la transmisión de enfermedades porque no están diseñadas para prevenir la transmisión de la infección (más bien, están destinadas a prevenir los síntomas de la enfermedad), o porque están destinadas a enfermedades no transmisibles.

Las personas que no han recibido las mencionadas vacunas no representan una amenaza mayor para el resto de las personas que aquellas que sí están vacunadas, lo que implica que la discriminación en el entorno escolar contra los niños no vacunados puede que no esté justificada.

Vacuna contra la poliomielitis

La IPV (vacuna de poliovirus inactivada) no previene la transmisión del poliovirus. El poliovirus salvaje fue erradicado en los Estados Unidos por los menos desde hace 20 años [En junio de 2002 se certificó a la Región Europea de la OMS como Región Libre de Polio]

Incluso si el poliovirus salvaje se reintroduce debido a los movimientos de la población, la vacunación contra la poliomielitis con la vacuna IPV no afectaría a la seguridad de los espacios públicos.

Téngase en cuenta que la erradicación del poliovirus salvaje se atribuye a una vacuna diferente, OPV, o vacuna oral contra el poliovirus. .A pesar de ser capaz de prevenir la transmisión del poliovirus salvaje, el uso de OPV se eliminó hace mucho tiempo en los Estados Unidos y reemplazada por la vacuna IPV debido a preocupaciones sobre su seguridad [también en Europa. La complicación más importante que presenta la vacuna oral, Sabin u OPV es que los virus atenuados pueden revertir su estado y volverse virulentos. La enfermedad clínica causada por el poliovirus derivado de la vacuna es indistinguible de la provocada por poliovirus salvajes: Polio iatrogénica o inducida por la vacuna]

Vacuna DTaP

El tétanos no es una enfermedad contagiosa, sino que se adquiere a partir de heridas producidas por una punción profunda con un objeto contaminado con esporas de C. tetani. La vacunación contra el tétanos (a través de la vacuna combinada DTaP) no afecta a la seguridad de los espacios públicos, sino que está destinada únicamente a la protección personal.

Si bien su intención es la de prevenir los efectos causantes de la toxina difteria, la vacuna contra la toxina diftérica (también incluida en la vacuna DTaP) no está diseñada para prevenir la colonización y transmisión de C. diphtheriae. La vacunación contra la difteria no puede afectar a la seguridad de los espacios públicos, sino que también está destinada exclusivamente a la protección personal.

La vacuna contra la tos ferina acelular (aP) (el elemento final de la vacuna combinada DTPa), actualmente en uso en los EE. UU., reemplazó a la vacuna contra la tos ferina de células enteras a finales de los años noventa, lo que produjo un resurgimiento sin precedentes de la tos ferina. Un experimento de infección deliberada por tos ferina en primates reveló que la vacuna contra la tos ferina no es capaz de prevenir la colonización y transmisión de B. pertussis. La FDA ha emitido una advertencia con respecto a este importante hallazgo.

Además, la reunión de 2013 del Consejo de Asesores Científicos de los CDC reveló datos alarmantes adicionales de que las variantes de tos ferina (cepas RPN negativas) que circulan actualmente en los EE. UU. adquirieron una ventaja selectiva para infectar a las personas que están al día en la vacunación con DTaP, lo que significa que las personas que están al día son más propensas a ser infectadas, y por lo tanto contagiosas, que las personas que no están vacunadas.

Vacuna contra la gripe

Entre los numerosos tipos de H. influenzae, la vacuna Hib cubre sólo el tipo b. A pesar de que su única intención es la de reducir el transporte de Hibs sintomático y asintomático (sin enfermedad), la introducción de la vacuna Hib ha desplazado inadvertidamente el predominio de cepas hacia otros tipos de H. influenzae (tipos a hacia la f).

Estos tipos han estado causando enfermedades invasivas de alta gravedad y creciente incidencia en los adultos en la época de vacunación contra el Hib en niños. La población en general resulta ahora más vulnerable a la enfermedad infecciosa que antes del inicio de la campaña de vacunación contra el Hib.

Discriminar a los niños que no están vacuna contra el gripe b no tiene sentido científico en una época en la que se extiende la gripe de tipo no b.

Vacuna contra la Hepatitis B

La hepatitis B es un virus transmitido por la sangre. No se propaga en un entorno comunitario, especialmente entre los niños y niñas que es poco probable que participen en comportamientos de alto riesgo, como el uso compartido de agujas o de relaciones sexuales.

Vacunar a los niños contra la hepatitis B no puede alterar significativamente la seguridad de los espacios públicos.

Además, la admisión en la escuela no está prohibida para los niños que son portadores crónicos de la hepatitis B. Prohibir la admisión en la escuela para aquellos que simplemente no están vacunados -y que ni siquiera tienen hepatitis B- constituiría una discriminación irrazonable e ilógica.

En resumen, una persona que no está vacunada con las vacunas IPV, DTaP, HepB y Hib por razones de conciencia no representa un peligro adicional para el público que una persona que sí lo está. No se justifica discriminación alguna.

Efectos adversos de las vacunas

¿Con qué frecuencia ocurren efectos adversos graves por la administración de vacunas?

A menudo se afirma que la vacunación rara vez conduce a graves efectos adversos.

Desafortunadamente, esta afirmación no está respaldada por la ciencia.

Un estudio reciente realizado en Ontario, Canadá, estableció que la vacunación en realidad lleva a una visita a la sala de urgencias a 1 de cada 168 niños después de un período de 12 meses después de la vacunación y 1 de cada 730 niños después de un período de 18 meses.

Cuando el riesgo de un efecto adverso que requiera una visita a urgencias después de vacunar a un niño sano es tan alto, la vacunación debe seguir siendo una opción para los padres, quienes comprensiblemente pueden estar o no estar dispuestos a asumir este riesgo inmediato para proteger a sus hijos de enfermedades que generalmente se consideran leves o a las que sus hijos nunca estarán probablemente expuestos.

Brotes de sarampión

¿Puede la discriminación contra las familias que se oponen a la vacunación por motivos de conciencia evitar futuros brotes de enfermedades virales transmisibles, como el sarampión?

Los científicos que investigan el sarampión conocen desde hace mucho tiempo la «paradoja del sarampión», cito el artículo de Poland y Jacobson (1994), «El fracaso en alcanzar el objetivo de la eliminación del sarampión: aparente paradoja de las infecciones por sarampión en personas inmunizadas«, Arch Intern Med 154:1815-1820:

» La paradoja aparente es que a medida que las tasas de inmunización contra el sarampión se elevan en una población, el sarampión se convierte en una enfermedad que afecta más a las personas inmunizadas «.

Las investigaciones posteriores determinaron que detrás de la «paradoja del sarampión» hay una fracción de la población que no responde bien a la vacuna, que son aquellos que responden mal a la primera dosis de la vacuna contra el sarampión. Estos individuos entonces desarrollan una respuesta inmune débil a la revacunación posterior y rápidamente regresan al grupo de «susceptibles» al cabo de 2-5 años, a pesar de estar completamente vacunados.

La revacunación no puede corregir la baja respuesta: parece ser un rasgo inmunogenético. Se calcula que la proporción de niños que no respondieron bien fue del 4,7% en los Estados Unidos.

Los estudios sobre brotes de sarampión en Quebec, Canadá y China demuestran que los brotes de sarampión se siguen produciendo, incluso cuando el cumplimiento de la vacunación se encuentra entre los más altos (95-97% o incluso 99%). Esto se debe a que incluso en los que responden bien a la vacuna, los anticuerpos inducidos por la vacuna disminuyen con el tiempo. La inmunidad de la vacuna no es igual a la inmunidad de por vida adquirida después de una exposición natural.

Se ha documentado que las personas vacunadas que desarrollan el sarampión se lo pueden contagiar a otras. De hecho, dos brotes importantes de sarampión en 2011 (en Quebec, Canadá, y en Nueva York, NY) fueron reimportados por individuos previamente vacunados.

En conjunto, estos datos ponen de manifiesto que la eliminación de la exención de vacunación, actualmente utilizado sólo por un pequeño número de familias de todos modos, no resolverá el problema del resurgimiento de la enfermedad ni prevendrá la reimportación y los brotes de enfermedades previamente eliminadas.

¿Es la discriminación contra los objetores de la vacunación por motivos de conciencia la única solución práctica?

La mayoría de los casos de sarampión en los recientes brotes en los Estados Unidos (incluyendo el reciente brote de Disneyland) son adultos y bebés muy pequeños, mientras que en la era previa a la vacunación, el sarampión ocurría principalmente entre los 1 y 15 años de edad.

La exposición natural al sarampión fue seguida por una inmunidad de por vida contra la reinfección, mientras que la inmunidad de la vacuna disminuye con el tiempo, dejando a los adultos desprotegidos por las vacunas de la infancia. El sarampión es más peligroso para los bebés y los adultos que para los niños en edad escolar.

A pesar de las altas probabilidades de exposición en la era de la prevacunación, el sarampión prácticamente nunca se daba en bebés menores de un año de edad debido al robusto mecanismo de transferencia de inmunidad materna.

La vulnerabilidad de los bebés muy pequeños al sarampión hoy en día es el resultado directo de la prolongada campaña de vacunación masiva del pasado, durante la cual sus madres, vacunadas en su infancia, no pudieron experimentar el sarampión de manera natural a una edad escolar segura y establecer la inmunidad de por vida que también se transferiría a sus bebés y protegerlos del sarampión durante el primer año de vida.

Afortunadamente, existe un respaldo terapéutico para imitar la inmunidad materna ahora socavada. Los bebés, así como otras personas vulnerables o inmunodeprimidas, son aptas para recibir inmunoglobulina, una medida potencialmente salvadora, que aporta anticuerpos dirigidos contra el virus para prevenir o mejorar la enfermedad tras la exposición.

Conclusión: La discriminación contra niños no vacunados está injustificada

En resumen:

1) debido a las propiedades de las vacunas modernas, los individuos no vacunados no presentan mayor riesgo de transmisión de polio, difteria, tos ferina y numerosas cepas de H. influenzae que los individuos vacunados; los individuos no vacunados no representan prácticamente ningún peligro de transmisión de la hepatitis B en un entorno escolar, y el tétanos no es transmisible;

2) existe un riesgo significativamente elevado de visitas a la sala de emergencias después de las citas de vacunación infantil, lo que demuestra que la vacunación no está libre de riesgos;

3) los brotes de sarampión no pueden prevenirse por completo, incluso si hubiera un cumplimiento de vacunación casi perfecto;

4) existe un método eficaz para prevenir el sarampión y otras enfermedades virales en los lactantes que pueden ser vacunados y las personas inmunodeprimidas: la inmunoglobulina está disponibles para aquellos que pueden estar expuestos a estas enfermedades.

En conjunto, estos cuatro hechos ponen de manifiesto que la discriminación en un entorno escolar y público contra los niños que no han sido vacunados por motivos de conciencia está totalmente injustificada, ya que esta situación no plantea ningún riesgo indebido para la salud pública.

Atentamente,

Tetyana Obukhanych, PhD

—————————————————

 

 

Campaña de crowdfunding para llevar a cabo una investigación sobre el glifosato

El estudio preliminar mostró signos de alteraciones endocrinas y microbiológicas y posibles efectos adversos en los órganos objetivo en las ratas expuestas a herbicidas a base de glifosato.

Por Claire Robinson, 21 de noviembre de 2017

GMWatch

El Instituto Ramazzini de Italia ha anunciado el inicio de una campaña mundial de crowdfunding para llevar a cabo el primer estudio mundial exhaustivo sobre herbicidas a base de glifosato, al mismo tiempo que revela que la fase preliminar del estudio ha demostrado que los herbicidas a base de glifosato, en la dosis que actualmente considera segura la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos , alteró el microbioma de las ratas.

El Instituto Ramazzini ya ha realizado un estudio preliminar sobre los herbicidas a base de glifosato en colaboración con la Facultad de Medicina de Icahn en Mount Sinai, Nueva York, EE. UU., cuyos resultados se presentaron en la reunión anual del Collegium Ramazzini a finales de octubre y se publicarán próximamente.

El estudio preliminar, con una financiación de 300.000 euros, se llevó a cabo durante un período de tres meses y fue financiado por 27.000 personas de la región italiana de Bolonia.

Los resultados mostraron evidencias de alteraciones endocrinas y microbiológicas y efectos adversos en los órganos objetivo en ratas expuestas a herbicidas a base de glifosato, a la dosis que actualmente la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (US Environmental Protection Agency: EPA) considera segura (1,75 miligramos por kilogramo de peso corporal al día).

La Dra. Fiorella Belpoggi, directora y jefa de Patología del Centro de Investigación del Cáncer Cesare Maltoni del Instituto Ramazzini, dijo:

«Hay muchas preguntas sin respuesta después de nuestro estudio preliminar a corto plazo y también después de la falta de acuerdo entre las autoridades reguladoras mundiales y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) con respecto al potencial cancerígeno de los herbicidas a base de glifosato. Los posibles efectos para la salud de los herbicidas a base de glifosato, incluidas las alteraciones microbianas, los efectos de alteración endocrina y los efectos sobre el desarrollo, no se han estudiado exhaustivamente, a pesar de las preocupaciones sanitarias a nivel mundial».

Cualquiera que sea el resultado del exhaustivo estudio «, dijo la Dra. Belpoggi, » la IARC, la EFSA y la EPA tendrán unos sólidos resultados independientes en los que basar una apropiada evaluación».

El estudio proporcionará datos precisos sobre el uso de los herbicidas más utilizados en todo el mundo, que permitirá a las Agencias de Regulación, gobiernos y al público en general de cada país responder a la pregunta: ¿Son seguros los herbicidas a base de glifosato a los niveles de exposición del mundo real?

El Dr. Philip Landrigan, decano de salud de la Facultad de Medicina de Icahn en Mount Sinai, dijo:

«Esta es una gran oportunidad para que el público en general apoye la ciencia independiente y encuentre información detallada sobre los posibles efectos del glifosato y los herbicidas a base de glifosato en nuestra salud».

Este estudio será realizado por científicos independientes, en institutos de Europa y de los Estados Unidos. El estudio proporcionará datos completos y claros a largo plazo sobre:

– La toxicidad del glifosato y Roundup en dosis reales de exposición.

– La carcinogenicidad del glifosato y Roundup en dosis reales de exposición.

– Los efectos multigeneracionales del glifosato y Roundup en dosis reales de exposición.

– Los efectos neurotóxicos del glifosato y Roundup en dosis reales de exposición.

– Los efectos perturbadores endocrinos del glifosato y Roundup en dosis reales de exposición.

– Los efectos de la toxicidad prenatal del glifosato y Roundup en dosis reales de exposición.

– Los efectos del glifosato y Roundup sobre el microbioma en dosis reales de exposición.

La Dra. Belpoggi dijo a la revista EU Food Policy que pediría a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), a la IARC y al Ministerio de Salud italiano que hicieran comentarios sobre el diseño del estudio. Dijo que el Instituto Ramazzini también acogería con agrado las aportaciones de otros organismos científicos de los Estados miembros de la UE. En la política alimentaria de la UE se la cita diciendo:

«Nadie tiene el dinero para hacer un gran estudio por su cuenta, ni un solo Estado o país. Necesitamos que las instituciones de la UE contribuyan al estudio y lo observen en nuestro comité científico».

«Necesitamos un nuevo enfoque en la alimentación, el medio ambiente y el poder de las personas. Espero que las Agencias nos acompañen en este proceso. Queremos responder a la ciencia con ciencia».

Estudios anteriores a largo plazo llevados a cabo por el Instituto Ramazzini han arrojado luz sobre el potencial cancerígeno y han obligado a un cambio normativo en muchos productos químicos, como el benceno, el aspartamo, el cloruro de vinilo, el mancoceb y el formaldehído.

Con 1 millón de euros necesarios para cada uno de los cinco aspectos de este nuevo estudio mundial a largo plazo sobre el glifosato, el Instituto Ramazzini cuenta con que el público en general financie su propio estudio sin ánimo de lucro sobre uno de los productos químicos más omnipresentes.

Lea más sobre y apoye esta investigación aquí: https://glyphosatestudy.org

Fuente: Instituto Ramazzini

———————————————————–

Los Papeles de Monsanto: Una amarga cosecha ( y II)

Por Stéphane Horel y Stéphane Foucart, 17 de noviembre de 2017

ehn.org

Nota de los editores: Este mes Le Monde ganó el Premio Varenne Presse quotidienne nationale (Premio Varenne a la prensa diaria nacional) por su serie Monsanto Papers, una investigación sobre la guerra que la corporación Monsanto ha iniciado para salvaguardar el glifosato, publicada originalmente en el mes de junio.

Abajo está la segunda parte, publicada originalmente el 2 de junio de 2017.

————————

Parte I

Conflictos de intereses

El «trabajo» de Zaruk también fue citado en la revista Forbes en un artículo de opinión firmado por un biólogo afiliado a la Hoover Institution, un grupo de expertos próximo al partido republicano. Su nombre aparece en los archivos desclasificados de la Industria Tabacalera. En ese momento, este hombre se ofrecía para escribir artículos o hacer su aparición en los medios de comunicación para «informar sobre riesgos y Ciencia». Tarifas entre 5.000 y 15.000 dólares.

Los ataques del bloguero de Bruselas también tuvieron eco en sitios web de propaganda muy conocidos, como el American Council on Science and Health y el Proyecto de Alfabetización Genética. Con el apoyo de personas vinculadas a las industrias de pesticidas y de Biotecnología, este último publicó un artículo sobre Christopher Portier y la IARC firmado por Andrew Porterfield, quien se describe a sí mismo simplemente como un «consultor de comunicaciones para la Industria Biotecnológica».

¿Y qué pasa con la sugerencia de que Portier tiene conflictos de interés? ¿El Fondo de Defensa Ambiental -a través de Portier- influyó en favor de la decisión de la IARC de clasificar el glifosato como «probable carcinógeno»?

«Debido a que tenía vínculos con esta organización, Portier tenía el estatus de’ especialista invitado’, explica Kathryn Guyton, científica de la IARC a cargo de la «Monografía 112”. «Esto significa que fue consultado por el grupo de trabajo, pero no contribuyó en la decisión de clasificar el producto químico en una categoría u otra”. Sin embargo, existen conflictos de de interés, pero en otros ámbitos.

En mayo de 2016, mientras que la prensa y la blogosfera revelaban sospechas de mala conducta en la IARC, fue el turno para otro grupo de expertos de la ONU que dio a conocer su opinión. La Reunión Conjunta sobre Residuos de Plaguicidas (JMPR), un grupo conjunto de la OMS y la FAO que regula los riesgos relacionados con los alimentos (y no con la exposición por inhalación, contacto con la piel, etc.) dio vía libre al glifosato.

Casi un año antes, una coalición de ONG advirtieron a la OMS sobre los conflictos de intereses dentro de la JMPR. Tres de sus miembros colaboran con el Instituto Internacional de Ciencias de la Vida (ILSI), un grupo de presión financiado por las principales agroempresas, biotecnologías e industrias químicas (desde Mars a Bayer y desde Kellogg a Monsanto).

Importantes alegaciones

El toxicólogo Alan Boobis (Imperial College, Reino Unido) fue copresidente de la JMPR, pero también presidente del consejo de administración de ILSI. Angelo Moretto (Universidad de Milán, Italia) fue ponente en la JMPR, al tiempo que actuaba como consultor industrial y miembro del consejo de administración de una estructura creada por ILSI. Vicky Dellarco, también miembro de la JMPR, era consultor industrial y miembro de varios grupos de trabajo de ILSI.

Se supone que los expertos de la JMPR están supuestamente sujetos a las mismas normas de independencia -entre las más estrictas del mundo- que las aplicadas en la IARC, a saber, las normas de la OMS. Dado que puede alterar la credibilidad de la institución y sus decisiones, un aparente conflicto de intereses es tan grave como un conflicto de intereses real.

Sin embargo, interrogada por Le Monde, la OMS confirma que «no se consideró que ningún experto hubiera tenido un conflicto de intereses que impidiera su participación en la JMPR».

Esta respuesta dejó a Hilal Elver y Baskut Tuncak insatisfechos; son respectivamente el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación y el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre sustancias y desechos peligrosos.

«Hacemos un respetuoso llamamiento a la OMS para que explique cómo se llegó a la conclusión de que los vínculos de los expertos con la industria no presentaban un conflicto de intereses aparente o potencial bajo sus propias reglas» es la reacción de estos dos expertos cuando fueron interrogados por Le Monde.

«Para la integridad del sistema son esenciales unos procesos seguros, claros y transparentes en relación con los conflictos de intereses», dijeron antes de «alentar» a las organizaciones de las Naciones Unidas a «examinarlos».

Estos dos expertos, escribieron en su informe sobre el derecho a la alimentación, que existen «algunas afirmaciones muy serias» de que los científicos han sido «comprados» para expresar de nuevo los puntos de vista de la Industria.

El informe, que fue entregado al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en marzo de 2017, también subrayó que: «Los esfuerzos de la Industria de los plaguicidas… han obstruido las reformas y paralizado las restricciones globales a los plaguicidas en todo el mundo».

Desprestigiar a la IARC, a los expertos de su grupo de trabajo y a la calidad del trabajo científico realizado, estos «esfuerzos» son de importancia estratégica, incluso de vital necesidad, para Monsanto.

Casos judiciales en curso en los Estados Unidos

Siguiendo los pasos de Monsanto hay varios bufetes de abogados estadounidenses que representan a víctimas o familiares de víctimas que han muerto de linfoma no Hodgkin (LNH), un raro cáncer que afecta a los glóbulos blancos y que ellos atribuyen a la exposición al glifosato.

Para sus abogados, la Monografía 112 de la IARC constituye una prueba esencial. Para Monsanto, la Monografía 112 podría pesar mucho en los veredictos finales. Según los documentos legales, la cantidad de daños y perjuicios y otras indemnizaciones en los EE. UU. podrían ascender a miles de millones de dólares para los 800 demandantes -un número que «probablemente» aumentará a 2.000 para finales de año, según Timothy Litzenburg, abogado de la firma Miller.

Memorandos confidenciales, hojas de cálculo y resúmenes internos: en total, diez millones de páginas extraídas de las cajas de los archivos de Monsanto y de las entrañas de sus ordenadores. Esta es la cantidad de documentos que la empresa se ha visto obligada a entregar al tribunal hasta la fecha. En los Estados Unidos, un procedimiento llamado «descubrimiento» permite este tipo de incursión en los documentos del contrario.

De la gran cantidad de documentos escaneados, liberados poco a poco, los que se denominados los «Papeles de Monsanto», surge el plan de respuesta de la multinacional. Tomemos este documento «confidencial» de PowerPoint del 11 de marzo de 2015, con diapositivas que desarrollan una estrategia de influencia en forma de «Proyectos Científicos». Entre otras ideas, se menciona una «evaluación exhaustiva del potencial cancerígeno» del glifosato por «científicos creíbles» y «posiblemente a través del concepto de panel de expertos». Eso es lo que se planeó.

En septiembre de 2016, una serie de seis artículos apareció en la revista científica Critical Reviews in Toxicology. Exoneraron al glifosato. Pero, como la publicación fue abiertamente «patrocinada y apoyada» por Monsanto, ¿habría sido posible algo diferente a esto?

Los autores fueron los dieciséis miembros del «panel de expertos en glifosato» a los que Monsanto confió la tarea de «revisar la monografía sobre glifosato de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC)».

Su contratación fue delegada a Intertek, una consultoría especializada en la producción de material científico para empresas que se enfrentan a dificultades regulatorias o legales relacionadas con sus productos. Monsanto y sus aliados también recurrieron a los servicios de Exponent y Gradient, otras dos empresas dedicadas a la «defensa de productos».

«Grupo de trabajo del glifosato»

El PowerPoint de gestión de crisis también preveía la publicación de un artículo sobre la IARC: «Cómo se formó, cómo funciona, su ostracismo, que es arcaica y que no es precisa ahora».

El científico que fue sugerido como posible autor no ha publicado nada sobre el tema hasta ahora.

Sin embargo, un artículo que encaja perfectamente con las características de hostilidad fue publicado en una revista menor en octubre de 2016. El sistema de clasificación de la IARC se ha vuelto «anticuado» y «no sirve ni a la ciencia ni a la sociedad», escribieron los 10 autores.

«Así que carne procesada puede caer en la misma categoría que el gas mostaza.» El enfoque de la IARC, dijeron, está en el origen de «los temores de salud, los costes económicos innecesarios, la pérdida de productos beneficiosos, la adopción de estrategias con mayores costes de salud y la desviación de fondos públicos hacia investigaciones innecesarias».

Era un tono muy inusual para una revista científica. Esto se debe quizás a que la Regulatory Toxicology and Pharmacology es un tipo especial de publicación. Su consejo editorial no sólo incluye a numerosos representantes y consultores de la industria, sino que además su editor jefe, Gio Gori, es una figura muy conocida en la historia de la industria tabacalera.

Propiedad del poderoso grupo editorial científico Elsevier, esta es la revista oficial de una sociedad supuestamente científica, la International Society of Regulatory Toxicology & Pharmacology (ISRTP). No hay información importante sobre la sociedad en su sitio web y ni Gori ni ISRTP ni Elsevier respondieron a las preguntas de Le Monde. Por lo tanto, ni siquiera ha sido posible identificar a los responsables, por no hablar de sus fuentes de financiación. Sin embargo, la última vez que el ISRTP publicó la lista de sus patrocinadores, en 2008, incluía a Monsanto.

En cuanto a los 10 autores del artículo, algunos de ellos han trabajado o están trabajando actualmente para el grupo suizo Syngenta, miembro del «grupo de trabajo del glifosato» de los agentes industriales que venden productos a base de glifosato. Algunos son consultores privados. Otros son científicos académicos y participan en las actividades de la organización científica ILSI. Entre ellos se encuentran Samuel Cohen, profesor de oncología de la Universidad de Nebraska; Alan Boobis, copresidente de la JMPR, y Angelo Moretto, ponente de la misma.

«Tácticas de choque»

Estos tres científicos siguieron el rastro. Pocos meses después, publicaron en el sitio web de propaganda llamado Proyecto de Alfabetización Genética, que había difundido los ataques personales contra Christopher Portier, un texto afirmando que la IARC «debería ser eliminada».

La agencia fue acusada de fomentar la «quimiofobia» entre la gente. Si no se reforma, escribieron, la IARC «debería ser relegada al museo de las Agencias de Regulación, que es donde debería estar, junto con otros artefactos históricos, como el Ford Modelo T, el biplano y el teléfono de marcación rotativa».

En los círculos científicos, las convenciones sostienen que el autor del primer borrador de un texto asume la responsabilidad de cualquier modificación hasta las últimas correcciones. ¿Cuál de los autores escribió estos dos textos -publicados por la revista científica y en el sitio web del Proyecto de Alfabetización Genética? «No puedo recordar«, respondió Alan Boobis cuando le preguntó Le Monde, explicando «fue todo un proceso«, y que la escritura había «sufrido un proceso de afinación a lo largo del año«.

Esto es «un poco la táctica de choque», reconoció Boobis. Cuando se le preguntó por qué el artículo fue publicado en este sitio web, Boobis admitió que el Proyecto de Alfabetización Genética no era famoso por su rigor, pero explicó que el texto fue rechazado por una revista científica.

Sus argumentos son idénticos a los de Monsanto y sus aliados. «Esta es una posición muy extraña y hemos llegado a la conclusión de que cualquier relación con la industria se considera inmediatamente como una indicación de parcialidad, corrupción, confusión, distorsión o lo que sea», respondió Boobis.

¿Es lo que Monsanto quiere, la «desaparición de la IARC? La corporación no quiso responder a las preguntas de Le Monde.

—————————————–

Los Papeles de Monsanto: Una amarga cosecha (I)

Por Stéphane Horel y Stéphane Foucart, 17 de noviembre de 2017

ehn.org

 Nota de los editores: Este mes Le Monde recibió el Premio Varenne Presse quotidienne nationale (Premio Varenne a la prensa diaria nacional) por su serie Monsanto Papers, una investigación sobre la guerra que la corporación Monsanto ha iniciado para salvaguardar el glifosato, publicada originalmente en el mes de junio.

Abajo está la segunda parte, publicada originalmente el 2 de junio de 2017.

————————-

Dijeron que era “más seguro de la sal de mesa”, pero eso sólo estaba en la publicidad.

Es el herbicida más utilizado en todo el mundo. Es el ingrediente principal de su producto más emblemático, Roundup, la piedra angular sobre el que la empresa ha construido su modelo económico, su riqueza y su reputación. Un producto que lleva en el mercado desde hace más de 40 años y que se ha convertido en un best-seller al usarse en los cultivos transgénicos, aquellos que se denominan “Roundup Ready”.

Este producto es el glifosato, que de hecho podría ser cancerígeno.

El 20 de marzo de 2015, Monsanto recibió un duro golpe. Ese día, la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) clasificó al glifosato como genotóxico (que causa daños en el ADN), cancerígeno para los animales, y “probablemente carcinógeno” para los seres humanos.

El panel estaba formado por un grupo de 17 expertos de 11 nacionalidades distintas, reunidos por este organismo oficial de las Naciones Unidas, responsable de establecer un inventario de sustancias cancerígenas y cuyas opiniones científicas al respecto han sido reconocidas durante medio siglo.

Por lo tanto, no había duda de que éste sería también el objetivo de sus conclusiones sobre el glifosato, publicadas en forma de un informe titulado «Monografía 112».

Una declaración de guerra

A salvo de miradas indiscretas, la cólera de la corporación estadounidense cruzó el Atlántico a través de la fibra óptica. Ese mismo día, se envió un mensaje con el hedor de una declaración de guerra a Ginebra (Suiza), a la directora de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que es la organización madre de la IARC.

El membrete representaba la famosa ramita verde enmarcada por un rectángulo naranja: el logotipo de Monsanto.

«Entendemos que los participantes de la IARC decidieron con determinación ignorar docenas de estudios y evaluaciones realizadas por las Agencias de Regulación disponibles al público que apoyan la conclusión de que el glifosato no representa un riesgo para la salud humana», escribió en tono de acusación Philip Miller, Vicepresidente de Asuntos Reglamentarios y Gubernamentales Globales de Monsanto.

Entre los puntos que quería que se discutieran en una «reunión urgente» estaban los «pasos que se pueden tomar inmediatamente para rectificar esta revisión y conclusión sumamente cuestionable,» los criterios de selección para los expertos, e incluso «una relación de todos los fondos empleados para la clasificación del glifosato por la IARC, incluyendo los donantes«.

Los papeles han cambiado: ahora es la organización internacional la que debe rendir cuentas a la empresa.

A lo largo del verano de 2015, CropLife International -la organización de lobbies del sector agroquímico al que Monsanto pertenece- se ocupó de las amenazas por carta. Demandas insistentes y amenazas veladas.

La IARC, un baluarte de independencia e integridad

La IARC había visto antes algo parecido. No es la primera vez que es objeto de críticas y ataques, que son proporcionales a la reputación de la agencia. Aunque las evaluaciones de la IARC no tienen ningún valor normativo, a veces pueden suponer una amenaza para los grandes intereses comerciales.

El ataque más conocido se refiere al tabaquismo pasivo, que fue evaluado por la IARC a finales de los años noventa. Pero incluso en el apogeo de los enfrentamientos con las Grandes Empresas Tabacaleras, las armas utilizadas eran relativamente dóciles. «He estado trabajando para la IARC durante 15 años y nunca he visto nada parecido a lo que ha estado sucediendo en los últimos dos años», confió Kurt Straif, Jefe del Programa de Monografías de la agencia.

Sería difícil conseguir que la IARC pareciera una agencia polémica, contestada dentro de la propia comunidad científica e impulsada por un sesgo «antiindustrial». Para la abrumadora mayoría de los científicos -especialistas en cáncer o investigadores de salud pública-, la agencia representa un baluarte de independencia e integridad.

«Sinceramente, no me imagino una forma más rigurosa y objetiva de proceder en las revisiones científicas colectivas», dijo el epidemiólogo Marcel Goldberg, investigador del Instituto Nacional Francés de Salud e Investigación Médica (INSERM), que ha participado en la redacción de varias monografías.

Para cada uno de ellas, la IARC reúne a una veintena de investigadores de diferentes países, seleccionados no sólo por su experiencia y competencia científica, sino también por la ausencia de conflictos de intereses.

Además, la IARC basa sus opiniones en estudios publicados en revistas científicas y excluye los estudios confidenciales patrocinados por la Industria. Este no es el caso de la mayoría de los organismos reguladores, que, por el contrario, pueden dar un peso decisivo a los estudios realizados y suministrados por las empresas cuyos productos se están evaluando.

Entre ellos se encuentra la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la agencia oficial de la UE encargada de evaluar los riesgos relacionados con los plaguicidas.

En el otoño de 2015, la Unión Europea debía haber decidido si iba a renovar o no su autorización para el glifosato durante al menos otra década más. Como base de esta decisión, el dictamen de la EFSA sobre el glifosato era muy importante. En noviembre, Monsanto podía respirar con tranquilidad. Las conclusiones de la EFSA contradicen las conclusiones de la IARC: la EFSA concluyó que el glifosato no era ni genotóxico ni cancerígeno.

Poco después, Monsanto volvió a perder el resuello.

Ataque contra un científico

Unas semanas después, un centenar de científicos criticaron severamente las conclusiones de la EFSA en una respetada revista, considerándolas incorrectas por numerosas deficiencias. Detrás de la iniciativa había un científico estadounidense que había ayudado a los científicos que trabajaban en la monografía de la IARC como «especialista invitado».

Los ataques se dirigieron contra él.

En los círculos de salud ambiental, Christopher Portier no es ciertamente un don nadie. «He leído aquí y allá que Chris Portier no tiene ninguna competencia y probablemente es una de las cosas más ridículas que he escuchado en mi vida», dijo Dana Loomis, vicedirectora de las monografías de la IARC. «¡Desarrolló muchas de las herramientas analíticas que se usan en todas partes para interpretar estudios toxicológicos!» El Sr. Portier es uno de esos científicos cuyo currículum vitae no cabe en menos de 30 páginas.

Autor de más de 200 publicaciones científicas, ha sido Director del Centro Nacional de Salud Ambiental en los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), Director de la Agencia de Sustancias Tóxicas y Registro de Enfermedades de los Estados Unidos, Director Asociado del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS) y del Programa Nacional de Toxicología. «Esa es sin duda una carrera única«, dijo Robert Barouki, director de una unidad de investigación de toxicología del INSERM.

Recién jubilado, Christopher Portier ofrece ahora su experiencia como experto y asesor de varias organizaciones internacionales, incluyendo Environmental Defense Fund (EDF), una ONG estadounidense de protección del medio ambiente.

Y es este hombre el que iba a convertirse en el blanco de un ataque…

El 18 de abril de 2016, la agencia de noticias Reuters publicó un largo artículo sobre la IARC en el que la agencia se describía como una agencia «semiautónoma» de la OMS culpable de «confundir a los consumidores».

El artículo se refería a «preocupaciones sobre posibles conflictos de intereses en la IARC: involucra a un asesor de la agencia que está estrechamente vinculado al Fondo de Defensa Ambiental, un grupo de estadounidense que se opone al uso de los pesticidas«.

Desvaríos y recriminaciones

«Los críticos», escribió Reuters,»argumentan que la IARC no debería haber permitido que participase en la evaluación del glifosato».

Detalle destacado: la agencia de noticias -que se negó a responder a Le Monde– citó a tres científicos que criticaron a la institución, sin mencionar que los tres son conocidos como consultores de la industria.

¿Pero quiénes son esos «críticos»sin nombre? En realidad, las críticas a la IARC se remontan al blog de David Zaruk, ex lobbista de la Industria Química, que ha trabajado en algún momento para la empresa de relaciones públicas Burson-Marsteller.

En Bruselas, donde reside, Zaruk es famoso por su afición a los insultos (los autores de este artículo han sido sus objetivos varias veces). Fue el primero en protestar contra los conflictos de interés de Portier, que considera socavan la opinión de la IARC. Y ha despellejado persistentemente al científico estadounidense en el curso de no menos de veinte largos mensajes sobre el tema del glifosato, por no mencionar sus tweets.

El profesor Portier es descrito sucesivamente como un «activista», una «rata», un «demonio», una «mala hierba», un «mercenario», e incluso una «mierdecilla», que «se abrió camino» en la IARC. Para él, la agencia es como una» costra «, y» cuanto más «escoge», «más empuje ve» porque la IARC está «infectada de arrogancia»,»infectada por una ciencia activista politizada» e «infectada por prejuicios antiindustriales».

Zaruk dice que ha tenido «tres contactos» con Monsanto, pero niega que haya sido remunerado por sus escritos. «No recibí ni un centavo por mis blogs sobre el glifosato», afirmó en un correo electrónico a Le Monde. En abril de 2017, volvió a publicar una diatriba contra las ONG, Christopher Portier y varios periodistas, que ilustró con una fotografía de libros quemados por los nazis en la Opernplatz de Berlín en 1933.

Las divagaciones de Zaruk podrían haber sido fácilmente comprobadas e invalidadas. Pero el prestigio de un artículo de Reuters dio luz verde para su amplia difusión.

En pocas semanas, las acusaciones de conflictos de intereses fueron transmitidas y citadas en The Times of London, el diario The Australian, y en los Estados Unidos en National Review y The Hill bajo la firma de Bruce Chassy, profesor emérito de la Universidad de Illinois financiado por Monsanto, como han demostrado los documentos confidenciales obtenidos por la asociación US Right to Know (USRTK) en septiembre de 2015.

Parte II

———————————–

Una nueva investigación descubre que el glifosato, entre otros herbicidas, provoca resistencia a los antibióticos

Por Claire Robinson, 17 de noviembre de 2017

GMWatch

Los trabajadores agrícolas de las zonas rurales y los niños que viven en un entorno urbano, que están expuestos a los herbicidas, pueden estar en riesgo si se les administran antibióticos.

Los ingredientes activos de los herbicidas comúnmente utilizados, RoundUp, Kamba y 2,4-D (glifosato, dicamba y 2,4-D, respectivamente), cada uno de ellos por sí solo causa resistencia a los antibióticos en concentraciones muy por debajo de las tasas de aplicación recomendadas por el fabricante, según ha encontrado un nuevo estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Canterbury en Nueva Zelanda.

El profesor Jack Heinemann, de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UC, dijo que el hallazgo fundamental de la investigación es que «las bacterias responden a la exposición a los herbicidas modificando su susceptibilidad a los antibióticos utilizados en la medicina humana y animal».

Los herbicidas estudiados son tres de los más utilizados en el mundo, dijo el profesor Heinemann. También se utilizan en cultivos modificados genéticamente por ser tolerantes a ellos.

Sin embargo, el efecto no se observó en concentraciones de herbicidas que actualmente están permitidas en los alimentos (denominados Límites Máximos de Residuos, LMR). Sin embargo, el efecto sí se observó en concentraciones muy inferiores a las aplicadas a las plantas (tasas de aplicación). Por lo tanto, los autores creen que es más probable que el efecto aparezca en los trabajadores agrícolas de las zonas rurales y en los niños que viven en un entorno urbano, que están expuestos a herbicidas, si también toman antibióticos.

El Prof. Heinemann dijo:

«Son los productos químicos manufacturados más comunes a los que están expuestos las personas, las mascotas y el ganado tanto en entornos rurales como urbanos. Estos productos se venden en las droguerías y pueden ser usados sin formación, y no hay controles que impidan que los niños y las mascotas estén expuestos en los jardines o parques. A pesar de su uso generalizado, esta investigación de la Universidad de Canterbury es la primera en el mundo en demostrar que los herbicidas pueden estar perjudicando el uso de un medicamento fundamental: los antibióticos «.

Además, el nuevo estudio ha encontrado que los ingredientes añadidos (surfactantes) que se usan comúnmente en algunas formulaciones de herbicidas y alimentos procesados también causan resistencia a los antibióticos. Una reacción de resistencia a los antibióticos fue provocada por los surfactantes probados, Tween80 y CMC. Ambos también se utilizan como emulsionantes en alimentos como el helado y en medicamentos, y ambos causan resistencia a los antibióticos en concentraciones permitidas en alimentos y productos alimenticios.

Comentando las implicaciones que estos descubrimientos debieran tener en la regulación de estos productos, el Prof. Heinemann dijo:

«Los efectos subletales de los productos químicos manufacturados industrialmente deben ser considerados por las Agencias de Regulación al decidir si los productos son seguros para el uso previsto».

Es necesario poner más empeño en la administración de antibióticos en contraste con el descubrimiento de nuevos antibióticos. De lo contrario, los nuevos medicamentos fracasarán rápidamente y ya no podrán ser utilizados».

Los investigadores observaron por primera vez la resistencia a los antibióticos relacionada con herbicidas en su trabajo publicado en la revista mBio de la American Society of Microbiology en 2015.

Después de que el artículo apareció, la portavoz de Monsanto, Charla Lord, comentó que todavía no se sabía si los ingredientes activos o los ingredientes añadidos en los herbicidas eran los responsables.

«Es difícil separar el efecto de los surfactantes, que se sabe tienen un impacto en los microbios de los cultivos, de los ingredientes activos«, dijo.

El nuevo estudio de seguimiento se realizó para responder a esa misma pregunta. Descubrió que tanto los ingredientes activos como los añadidos eran los responsables.

La resistencia a los antibióticos es la causa de casi un millón de muertes adicionales por enfermedades infecciosas en todo el mundo, dice el profesor Heinemann.

En los Estados Unidos, por ejemplo, se estima que más de dos millones de personas enferman cada año por infecciones provocadas por bacterias resistentes a los antibióticos, con al menos 23.000 muertes por esta causa. Para 2050, se estima que la resistencia llegará a provocar 10 millones de muertes anuales en todo el mundo, con un coste acumulado para la economía mundial de 100 billones de dólares. En otras palabras, aproximadamente el doble de la población de Nueva Zelanda moriría anualmente por la resistencia a los antibióticos «.

Queda por determinar experimentalmente si estos herbicidas y sus ingredientes añadidos actúan como antibióticos a dosis realistas en humanos y animales.

Antecedentes

Los herbicidas son químicos usados para controlar las hierbas adventicias. Porque matan organismos, son biocidas. Como su propósito principal es matar a las plantas, sus efectos sobre algunos organismos no objetivo no están tan bien estudiados.

Los antibióticos también son biocidas. La resistencia a los antibióticos permite que las bacterias que antes podían ser controladas por los antibióticos continúen causando enfermedades y sigan siendo infecciosas durante más tiempo, incluso en presencia de antibióticos. La resistencia a al menos un antibiótico clínico importante se encuentra ahora en todos los patógenos humanos, y algunos patógenos importantes pueden ser resistentes a todos los antibióticos menos uno, o incluso a todos los antibióticos. Incluso en los países ricos, la resistencia a los antibióticos es responsable de miles de millones de dólares de aumento en los costes de atención médica, sufrimiento adicional y decenas de miles de muertes cada año.

Muchos biocidas tienen efectos sobre organismos objetivo o no objetivo en concentraciones que no matan. Estos se denominan efectos subletales. Cuando los reguladores revisan la inocuidad de los plaguicidas, incluidos los herbicidas, se hace hincapié en la toxicidad aguda y a veces crónica, utilizando la mortalidad como criterio de valoración. Se solicita mucha menos información sobre los posibles efectos subletales, especialmente en el caso de los microbios.

Cuando se busca esta información, generalmente sólo hace referencia a personas o animales. No somos conscientes de que ninguna Agenciad de Regulación considere el riesgo de efectos subletales sobre las bacterias. Eso es lo que hace que esta nueva investigación sea tan importante «.

El estudio : Kurenbach B et al (2017). Herbicide ingredients change Salmonella enterica sv. Typhimurium and Escherichia coli antibiotic responses. Microbiology, 17 November 2017. doi: 10.1099/mic.0.000573
http://mic.microbiologyresearch.org/content/journal/micro/10.1099/mic.0.000573

Información sobre el investigador principal:
http://www.canterbury.ac.nz/science/contact-us/people/jack-heinemann.html

Documento previo:
http://mbio.asm.org/content/6/2/e00009-15

——————————————————

Los Partidos Socialistas

Dos  breves textos extraídos del libro de Carlos Taibo “Libertari@s: Antología de anarquistas y afines para uso de las generaciones más jóvenes y de las que no lo son tanto”, Editado por Los Libros de la Catarata, 2017. Ambos textos son de Alexander Berkman (1870-1936)

Este proceso se ha verificado durante años en todos los países de Europa. Los partidos socialistas han logrado que muchos de sus miembros fueran elegidos para ocupar diversos puestos en parlamentos y gobiernos. Al respirar durante años en esa atmósfera, disfrutando de buenas comisiones y pagas, los socialistas electos se han convertido en una parte de la maquinaría política y han concluido que no merece pa pena aguardar hasta la revolución socialista para abolir el capitalismo. Se antoja más práctico trabajar para conseguir algunas “mejoras” y alcanzar una mayoría de gobierno socialista. Y es que cuando obtengan esa mayoría -nos dicen ahora- no necesitarán de ninguna revolución.

El giro socialista se ha abierto camino de manera gradual. Cuanto mayor es el éxito electoral y más firme el poder político correspondiente, más conservadores se vuelven y más aceptan las condiciones existentes. Alejados de la vida y de los sufrimientos de la clase trabajadora, viviendo en un ambiente burgués de opulencia, se convierten en lo que ellos llaman “gente práctica”. Al observar en primera fila cómo funciona la máquina política y su corrupción, por lógica han deducido que en esa charca de engaños, sobornos y corrupción no hay esperanza para el socialismo. Pero son pocos, muy pocos, los socialistas que encuentran el coraje preciso para alentar a los trabajadores de que no hay esperanza en la política. Una confesión de esa naturaleza acarrearía el final de su carrera, con la pérdida paralela de emolumentos y ventajas. Así la cosa, la mayoría de ellos se contentan con reservarse su opinión y seguir acumulando beneficios. Como quiera que el poder y la posición que ocupan ha ahogado gradualmente las conciencias, carecen de firmeza y honradez para nada contra corriente.


Lograr votos se convirtió en su principal objetivo. Para conseguirlos tuvieron que renunciar a muchas cosas. Hubieron de suprimir, poco a poco, las partes del programa socialista que podían suscitar la persecución de las autoridades, el rechazo de la Iglesia […].

Lo hicieron. Por encima de todo, dejaron de hablar de revolución. Aunque sabían que no era posible derribar el capitalismo sin una lucha encarnizada, optaron por decirle al pueblo que implantarían el socialismo por medio de la ley, de la legislación, de tal suerte que bastaría con poner en el gobierno a un número suficiente de socialistas.

Dejaron de describir el gobierno como un mal, dejaron de explicar a los obreros cuál es la verdadera naturaleza de aquél como agente de esclavitud. Además, empezaron a aseverar que ellos, los socialistas, eran los servidores más leales del “Estado” y sus mejores defensores. Afirmaron que, lejos de contestar “la ley y el orden”, eran sus mejores amigos, que se trataba de los únicos que creían sinceramente en el gobierno, en el buen entendido de que éste había de ser socialista […].

De esa manera, lejos de debilitar la falsa y esclavizadora fe en la ley y el gobierno, de debilitarla para que las instituciones correspondientes puedan ser abolidas en su condición de medios opresivos, los socialistas ponen hoy todo su empeño en fortalecer la fe de las gentes en la eficacia de la autoridad y el gobierno. De resultas, los integrantes de los partidos socialistas de todo el mundo creen hoy firmemente en el Estado.



Noticias relacionadas:

https://www.lamarea.com/2017/11/23/entrevista-susan-george

——————————————————-

Años antes de su uso en Vietnam, la Industria Química conocía los peligros de las dioxinas

Por Petra Sorge, 14 de noviembre de 2017

independentsciencienews.org

El 17 de noviembre de 1953 se produjo un grave accidente en una planta química alemana propiedad de BASF (Badische Anilin und Soda-Fabrik). Una pérdida de control en la producción causó que docenas de trabajadores estuvieran en contacto con los productos de la reacción, que contenían la sustancia química dioxina (principalmente 2,3,7,8-TCDD). Estos trabajadores desarrollaron cloracné, que un médico de Monsanto describió más tarde como «horribles erupciones cutáneas con irritaciones similares a ampollas y algunas ulceraciones donde se produjeron infecciones» (link p506). Estas ronchas se encontraron en «la cara, el cuello, los brazos y la mitad superior del cuerpo».

Los síntomas se propagaron de forma paulatina: una semana después del accidente, eran seis los trabajadores de BASF enfermos, dos meses después dieciséis, un año después 60 trabajadores mostraron los síntomas. Se quejaban no sólo de sus pústulas, sino también de insomnio, mareos, dolor articular y pérdida de la libido.

Diez días después del accidente, BASF colocó conejos enjaulados en la instalación durante períodos de «24 a 48 horas». Dos semanas más tarde, ni un solo animal seguía con vida. Una autopsia mostró que murieron por insuficiencia hepática aguda.

La industria mantiene en secreto los efectos de este producto tóxico

La dioxina es un compuesto químico clorado que se produce especialmente cuando ciertos productos químicos, como el triclorofenol, se sobrecalientan. Las compañías químicas han utilizado el triclorofenol durante décadas en la producción de pesticidas. Es esta forma de fabricación la que hizo que las dioxinas se conocieran mundialmente como un contaminante involuntario en el defoliante «Agente Naranja», que el ejército estadounidense utilizó en grandes cantidades en la guerra de Vietnam. Hasta el día de hoy, la población local y los soldados están sufriendo sus consecuencias.

Pero la carta del médico de Monsanto, sellada como «Confidencial», que data de 1956, mucho antes de la guerra de Vietnam, forma parte de una amplia correspondencia entre el fabricante químico alemán Boehringer Ingelheim y el grupo químico estadounidense Dow. De tal correspondencia se puede concluir que la industria química sabía «del extraordinario peligro de la tetraclorobenzodioxina», pero lo mantuvo en secreto.

Carta confidencial de Dow de junio de 1965

La larga historia de estos escándalos del cloracné está ahora disponible para que el mundo la descubra por primera vez.

Se puede encontrar en los Poison Papers, un archivo de datos que ahora es de dominio público que contiene más de 20.000 archivos sobre la industria química, y que sólo ahora ha sido publicado por activistas ambientales e investigadores estadounidenses.

Estos documentos de Poison Paper exponen, en particular, las relaciones entre la Industria, la Política y el Ejército Estadounidense.

20.000 documentos con escándalos de la industria química

Los Poison Papers datan de la década de 1920. Demuestran que las empresas químicas alemanas y estadounidenses sabían desde el principio lo extremadamente tóxicas que eran las dioxinas, pero mantuvieron este conocimiento bajo llave durante años. Sólo indemnizaron a los trabajadores lesionados. Aparentemente también probaron las dioxinas en seres humanos. Y aún así, se mantuvo en silencio a pesar de que el 2,4,5-T se fumigó en los campos de Estados Unidos hasta la década de 1980.

(La Agencia Medioambiental de los Estados Unidos, EPA, aún no ha respondido a Buzzfeed News. Bayer y BASF afirmó que no podía llevar a cabo una investigación tan exhaustiva sobre las actividades históricas con tan poca antelación. Boehringer Ingelheim respondió después de la publicación del artículo, pero sólo a las preguntas sobre el Agente Naranja. Sin embargo, BASF confirmó que se produjeron enfermedades cutáneas entre los empleados en el accidente con la dioxina de 1953, después del cual la empresa suspendió la producción de triclorofenol en Ludwigshafen).

Como muestran los archivos, el interés de Monsanto en el accidente de BASF surgió de su propia crisis de cloracné tras un accidente en Nitro, Virginia Occidental, en 1949.

Representantes de Monsanto y BASF se reunieron en Ohio, en 1956, con investigadores del Laboratorio Kettering de la Universidad de Cincinnati. El representante de Monsanto levantó actas, que envió directamente al director médico de Monsanto, el Dr. Emmet Kelly.

Cloracné en un trabajador de una empresa de producción de pesticidas

El Laboratorio Kettering, según estos informes, ya había realizado «experimentos con humanos y animales» para reproducir el cloracné en los sujetos experimentales. El problema, sin embargo, era que en ninguna de las pruebas realizadas en conejos, ratas, gatos, perros y cerdos se pudo observar cloracné. Por lo tanto, los participantes acuerdan «emplear voluntarios humanos» para correlacionar los síntomas animales y humanos.

 

Experimentos con dioxinas en humanos

De acuerdo con los informes, los sujetos humanos sometidos a los ensayos recibieron un ungüento con triclorofenol de los lotes de producción de Monsanto, y también de Diamond Chemical Company, aplicado repetidamente en sus brazos. El grupo de control fue tratado con Halowax 1014 (una sustancia ya conocida por estimular el acné). Los médicos que atendieron no pudieron detectar ningún cambio en la función hepática, pero algunos sujetos de prueba desarrollaron cloracné localizado.

BASF no confirmó a BuzzFeed Germany si por entonces había analizado también los residuos de triclorofenol o dioxina en humanos

En la reunión de Ohio, las actas de Monsanto señalan que el Dr. Oettel, de BASF, informó sobre las pruebas de cuatro sustancias tóxicas. Un contaminante – la dioxina 2,3,7,8-TCDD – comprobó que era el más potente. Según las actas, «el Dr. Oettel está convencido de que es el agente activo».

Los documentos muestran que otras empresas también tuvieron problemas con el cloracné entre los trabajadores. El Dr. Oettel informó que Boehringer Ingelheim también «tuvo muchos casos de cloracné durante muchos años». El informe señaló entre paréntesis: «También aprendí en Bayer que han experimentado el cloracné durante la producción de triclorofenol, pero’ ahora han resuelto el problema'».

Cuando y cuántos accidentes de este tipo se han producido, la oficina de prensa de Bayer no pudo comprobarlo antes de tiempo, pero ofreció a BuzzFeed News el acceso a los archivos de la empresa.

Un año más tarde -en 1957-, como el New York Times informó más tarde, Boehringer Ingelheim escribió a todos los fabricantes de triclorofenol acerca de sus investigaciones.

En Dow Chemical en Midland, Michigan, un nuevo brote importante de cloracné se produjo en 1964/65. Hasta 70 personas resultaron afectadas. Pero Dow Chemical aparentemente había olvidado o ignorado la carta de Boehringer de 1957. En cualquier caso, Boehringer Ingelheim, en respuesta a una solicitud de Dow, describió el 19 de diciembre de 1964 sus conocimientos sobre la dioxina.

Boehringer escribió: «Hasta ahora no hemos revelado el contenido de este informe a nadie de fuera de nuestra empresa, ya que le atribuimos un valor especial, porque el extraordinario peligro de la tetraclorobenzodioxina no se conoce en general».

Aparentemente, las empresas químicas no tenían ningún interés en compartir sus conocimientos sobre la alta toxicidad de las dioxinas.

Poco después, en enero de 1965, representantes de Dow Chemical y Boehringer Ingelheim participaron en una teleconferencia. Dow Chemical pregunta sobre un acuerdo de confidencialidad. Un representante de Boehringer prometió investigar esto inmediatamente. Estaba seguro de que los documentos ya habían sido «enviados». El colega estadounidense se mostró encantado de que los alemanes fueran tan «extremadamente cooperativos» y estuvieran «realmente preocupados por nuestro problema». Dos meses más tarde, ambas empresas firmaron un contrato para que Boehringer Ingelheim suministrara triclorofenol, que ambas empresas sabían que era muy tóxico, a los Estados Unidos de ahora en adelante.

Tan explosiva es la información sobre las dioxinas que Dow Chemical, Diamond Alkali, Hercules Power y Hercules Chemical Corporation se reunieron ese mismo mes, el 24 de marzo de 1965, para una «reunión sobre el problema del cloracné». Las actas redactadas cinco días después muestran que el representante de Hooker informa que sus empleados afectados habían desarrollado síntomas hasta treinta años después de un solo contacto con dioxina.

Una de las empresas participantes parece sentir remordimientos: Hércules cree que el Servicio de Salud Pública «estaría dispuesto a actuar», como escribió más tarde el Dr. Emmet Kelly, director médico de Monsanto. Él mismo prefiere que «primero reafirmemos nuestros métodos analíticos y luego busquemos formas de minimizar la presencia de este conocido agente que provoca el cloracné», ya que se trata obviamente de un «potente carcinógeno», es decir, una sustancia altamente cancerígena. Kelly agrega que «nunca sabremos lo cerca que estamos de que hubiese otra epidemia en Nitro, y ciertamente no queremos pasar por eso de nuevo».

Monsanto falsificó estudios sobre las dioxinas

Monsanto no sólo impidió que el público descubriera la toxicidad de las dioxinas. La empresa falsificó estudios sobre el tema. En 1985, el director médico de Monsanto, George Roush, declaró bajo juramento que sabía de tales manipulaciones, según un archivo de Poison Papers, en el que 27 casos de cáncer en trabajadores expuestos a dioxinas fueron excluidos de un estudio científico revisado por pares.

Este estudio amañado fue fundamental en la falta de regulación de las dioxinas por parte de la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU., explican los editores de Poison Papers. La misma falsificación protegió también a los fabricantes en las demandas de las víctimas del Agente Naranja.

Ni la EPA ni Monsanto respondieron a las acusaciones en múltiples peticiones de BuzzFeed News.

Según los Poison Papers, el National Institute of Health (Instituto Nacional de Salud), dependiente del Departamento de Salud de los Estados Unidos, fue informado por primera vez en febrero de 1970 de los peligros de la dioxina. En una carta de agradecimiento a Dow Chemical, el Director de Investigación del Departamento de Salud, Educación y Bienestar Social describió los datos sobre toxicidad como «bastante asombrosos e ilustrativos».

En 1979, Dow Chemical aún intentaba evitar la prohibición del 2,4,5-T, un componente del Agente Naranja. En su planificación interna anual, la empresa describe la cooperación con las autoridades ambientales. Según las actas, la empresa quiere apoyar a la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA) en, entre otras cosas, el análisis de dioxinas en la leche materna. La EPA ya había encontrado dioxinas en la leche materna, pero «desacreditó erróneamente sus propios estudios«, según los promotores del proyecto de Poison Papers.

Mientras tanto, en Europa se cerró una de las últimas fábricas a nivel mundial donde se producía el triclorofenol. Se produjo un fuga de dioxina en el norte de Milán, tras la explosión de una planta química en 1976, después de la cual unas 200 personas de Seveso y las comunidades vecinas enfermaron de cloracné.

En 1984, la desastrosa historia de la dioxina terminó también para Boehringer Ingelheim. Se cerró una planta química en Hamburgo que producía insecticidas. Un inspector había encontrado residuos de dioxinas en el plaguicida.

Una de las mayores filtraciones en la historia de la industria química

Los Poison Papers son una de las mayores filtraciones en la historia de la industria química. Fueron iniciados por la escritora y activista Carol Van Strum, de 76 años de edad. Desde mediados de la década de 1970 Van Strum ha estado presentando demandas para obtener acceso a los archivos de la EPA relacionados con las dioxinas y la fumigación de herbicidas. Como reportó The Intercept, ella acumuló alrededor de 100.000 páginas de papel con moho en un granero en el Bosque Nacional Siuslaw en Oregon.

En los años 70 y principios de los 80 se llevaron a cabo fumigaciones en el bosque y alrededor de la casa de Van Strum. Sus hijos desarrollaron hemorragias nasales, diarrea y dolores de cabeza. En el vecindario, los abortos espontáneos se volvieron comunes. Los guardabosques y el público informaron sobre la aparición de alces ciegos, patos con patas retorcidas y aves con pico torcido. Perros y gatos se desangraban por los ojos.

En 1977, Carol Van Strum presentó su primera demanda. Su casa se quemó y perdió a sus cuatro hijos en la tragedia. Aunque los bomberos consideraron que el incendio pudo ser provocado; el accidente nunca fue investigado. Sólo en 1983 la administración forestal nacional sustituyó los herbicidas.

Jonathan Latham, director de Bioscience Resource Project en Ithaca, Nueva York, y el Center for Media and Democracy han ayudado a rescatar grandes secciones de los archivos de Van Strum y digitalizarlos para Poison Papers.

En una conversación con Buzzfeed Germany, el Dr. Latham nos dijo: «Los documentos muestran claramente que las autoridades muchas veces no regulaban la industria, sino que la protegían». los documentos de Van Strum documentan, a menudo por primera vez, según Latham,«que los peligros de las sustancias altamente tóxicas han sido silenciados y minimizados durante décadas».

Traducido de un artículo aparecido en BuzzFeed Alemania, 24 de agosto de 2017, por EL Cobb.

Actualización 26 Agosto, 2017 07:09, por Daniel Drepper, Editor en Jefe, BuzzFeed Germany

El día después de la publicación, el responsable de relaciones públicas de Bayer, Christian Maertin, expresó su disgusto por correo electrónico (y en Twitter) sobre la redacción de este texto. Maertin criticó a BuzzFeed News por ofrecer sólo un período de respuesta de 24 horas sobre las actividades del pasado. Esto a pesar de que este artículo fue publicado 14 días después de que nos pusiéramos en contacto con Bayer.

En su crítica Maertin ignora el hecho de que en su investigación, BuzzFeed News ofreció, debido al corto plazo de respuesta, permitirle enviar respuestas más tarde, que BuzzFeed insertaría en consecuencia. Hasta ahora, Bayer no ha aprovechado esta oportunidad.

Además, es interesante que el portavoz de Bayer, Christian Maertin, se centre en nuestros intercambios, y no en el fondo de la investigación, los años de ocultación de los hallazgos de Bayer sobre las dioxinas altamente tóxicas.


Comentario:

14 de noviembre de 2017, a las 4:33 PM. RESPUESTA

Del profesor Steven Rose:

Hay todavía algo más.

En 1968, los médicos de Vietnam mostraron datos sobre los efectos de los defoliantes -en particular el Agente Naranja- en la conferencia CBW celebrada en Londres, publicados bajo mi dirección por Harrap el año siguiente. En 1970/71 Hilary Rose y yo entrevistamos a refugiados de Vietnam del Sur sobre los efectos de los defoliante en ellos. Mi informe de los efectos del Agente Naranja fue publicado – después de algunas reticencias – en Science, 177,710-712 1972. El testimonio de los vietnamitas fue rutinariamente minimizado en los EE. UU. -incluso por aquellos que se oponían al programa de defoliación en base a que era propaganda de Vietnam del Norte.

Sólo cuando los veteranos estadounidenses comenzaron a sufrir los mismos efectos se tomaron en serio.

En los mismos años, un ingeniero químico que trabajaba para Shell se me acercó en secreto, hablándome de un accidente en una fábrica de Shell en el norte de Inglaterra, durante la fabricación de defoliantes. Los trabajadores enviados a limpiar el desastre se vieron afectados por los residuos de dioxinas, y sufrieron cloracné persistente e inerradicable. Los recipientes de acero contaminados fueron enterrados.

No sé si The Poison Papers cubre este episodio, pero no debería ser olvidado.

Steven Rose

———————————————-