Entries from julio 2017 ↓

El Gobierno francés publica la lista oficial de los “alteradores hormonales”

En la lista se incluyen más de mil insecticidas y productos de saneamiento

The Connexion

Algunos de los insecticidas incluidos en la lista publicada por el Gobierno francés

El Gobierno francés ha publicado una lista oficial con los productos que actualmente se encuentran en circulación y que son sospechosos de ser “alteradores hormonales”.

En la lista se incluyen más de 1.000 productos insecticidas y productos de saneamiento, incluyendo las marcas disponibles, tales como Baygon, Raid y Stop Insectos.

La publicación de la lista, realizada por el Ministro de Ecología, Nicolas Hulot, y la Ministra de Agricultura, Stéphane Travert, se produce pocas semanas después de que la Comisión Europea (CE) estableciera la definición de los productos químicos denominados alteradores hormonales, o disruptores endocrinos (PE).

Estos productos químicos afectarían negativamente al funcionamiento del sistema endocrino de los seres humanos y los animales, incluyendo la glándula pituitaria, el tiroides, las glándulas suprarrenales, los ovarios, los testículos y el páncreas.

También se dice que aumentan los problemas de obesidad, cáncer y diabetes. Francia fue fundamental para que se aprobara la definición de alterador hormonal, después de que el país cambiara su anterior posición, que era la contraria, y decidió apoyar la votación. Anteriormente se había alineado con otros países que también se oponían, Dinamarca y Suecia, por considerar que la definición no era lo suficientemente exhaustiva para proteger la salud pública y el medio ambiente.

Esto permitirá la retirada del mercado de los productos a los que afecta y detener la venta de los mismos.

Sin embargo, hay críticas, como la de la ONG Générations Futures, que sostiene que la definición de alterador hormonal es escasa y pide a los diputados europeos que voten en contra de la decisión el próximo 4 de julio, ya que no se abordan las normas existentes sobre el uso de plaguicidas. Hasta la fecha, la petición de la ONG ha conseguido más de 10.500 firmas.

——————————————————-

"Poison Papers”: Una reunión secreta de alto nivel en el Hotel Howard Johnson

Por Rebecak Wilce

independentsciencenews.org

Los análisis químicos independientes pueden colocarse una medalla: la gente puede sentirse segura de que los productos químicos a los que están expuestos diariamente estén certificados por técnicos de bata blanca inmaculada, que realizan cuidadosos estudios científicos, incluso con animales colocados en jaulas en fila.

Pero una investigación federal que se conoció durante un juicio terminó en una condena a principios de la década de 1980: el Laboratorio Industrial Bio-Test (IBT), el mayor laboratorio de los Estados Unidos, realizó un ensayo con ratones que se ahogaban en sus comederos con bastante frecuencia. Los animales muertos se descomponían tan rápidamente que sus cuerpos se licuaban y dejaban un charco de color púrpura en la bandeja que cubría el fondo de la jaula. IBT incluso inventó un acrónimo, “TBD/TDA” , para dar cuenta de ello en sus datos de seguridad, que más tarde se supo significaba “en avanzado estado de descomposición”.

Pero sólo se trata de uno de los muchos problemas descubiertos en IBT, que llevó a cabo entre el 35 al 40% de todas las evaluaciones toxicológicas realizadas en los Estados Unidos, incluyendo los productos regulados por la FDA y plaguicidas y herbicidas regulados por la EPA. Científicos de la EPA fueron los primeros en detectar el fraude y las malas prácticas de IBT, informando de esta situación en las audiencias del Senado a finales de los años 1970. Poco después, la EPA se vio obligada a revisar los datos y calculó que cerca del 80% de los datos que proporcionaban para el registro de sustancias químicas procedentes de IBT o no existían, eran falsos o no válidos.

El escándalo de IBT provocó una enorme crisis en la EPA. Al saber que casi todos los ensayos de IBT que habían examinado eras defectuosos y presuntamente falsos, eso podía traer como consecuencia la revocación de todos y cada uno de los productos químicos aprobados en base a los datos aportados por IBT. Esta forma de actuar habría estado plenamente justificada desde el punto de vista científico. Pero habría tenido unos efectos desastrosos sobre la Industria Química, la confianza del público y en la recién creada EPA.

Lo que la EPA hizo en su lugar se sabe por la transcripción de una reunión que tuvo lugar en el Hotel Howard Johnson Motor Inn, en Arlington, Virginia, el 3 de octubre de 1978. A esta reunión secreta acudieron altos cargos de la EPA, de la Industria Química, y tenía como intención resolver el problema de IBT.

Esta transcripción forma parte de los más de 20.000 documentos, con un peso de tres toneladas, que acaba de ser publicado por Proyecto de Recursos de Biociencia y el Centro de Medios y Democracia (CMD), en el sitio web de “Poison Papers”. La mayor parte de los Poison Papers fueron recopilados por la autora y activista Carol Van Strum, que archivó los documentos obtenidos en las numerosas demandas de interés público y solicitudes de acceso a la información para investigar la contaminación química y luego digitalizados por el periodista Peter von Stackelberg. La historia de Van Strum viene recogida esta semana en The Intercept.

Una conversación sobre colusión

Los “Poison Papers” representan un vasto tesoro documental y de correspondencia de la Industria Química y de las Agencias de Regulación, documentos que se remontan a los años 1920. Los papeles revelan, con las mismas palabras incriminatorias utilizadas por los participantes, un universo plagado de engaños, que rodea a muchos pesticidas y productos químicos sintéticos.

La transcripción de la reunión celebrada en el Howard Johnson es un ejemplo de los documentos atesorados. Nos permite “escuchar” la conversación que tuvo lugar hace décadas, pero que todavía tiene su importancia hoy en día.

La transcripción es un

ejemplo, como otros muchos de estos documentos, de una historia de fracasos en la regulación de productos cotidianos y la complicidad de la Agencia, una historia poco conocida de la EPA y su permanente colusión con la Industria Química y cuyo resultado es un fracaso del sistema para proteger a las personas de los peligros de los productos químicos”, dice el Dr. Jonathan Lathan, Director del Proyecto de Recursos de Biocencia.

No hay ni un solo estudio de IBT que  esté libre de errores

La reunión en el Howard Johnson fue convocada para discutir el escándalo de IBT y planear la manera de salir del atolladero. No asistieron ni grupos de consumidores, ni grupos ecologistas u otras personas a ese reunión en Arlington, bajo el alegre tejado naranja del Howard Johnson, cuando se discutió el asunto de los animales muertos, y los datos falsos y amañados.

Al inicio de la reunión, Fred Arnold, Jefe Adjunto de Análisis Regulatorios y Auditorías del Laboratorio de la EPA, aseguró a los representantes de las Empresas Químicas que no se retirarían del mercado los productos químicos implicados, a pesar de que los estudios sobre los que se habían basado las aprobaciones habían resultado ser un fraude:

Determinamos que no está en el ánimo de la EPA, ni es de interés público o es de interés para los solicitantes de registro [para sustituir todos los datos de IBT], porque muchos de los estudios realizados en IBT se realizaron de manera satisfactoria”, dijo Arnold (Página 6).

Sin embargo, la afirmación de Arnold de que algunos estudios si son “satisfactorios” se vio contradicha varias veces en dicha reunión. Por ejemplo, más tarde se dijo que ninguno de la estudios de IBT estaba exento de errores (página 16). El Dr. Arthur Pallotta, Consultor de la División de Revisión Especial de Plaguicidas de la Oficina de Programa de Plaguicidas de la EPA, declaró que:

Había pocos estudios que no presentaran discrepancias, errores y omisiones” (página 27).

En otra parte de la transcripción, la EPA aceptó que más del 80% de los resultados de los ensayos realizados por IBT no eran válidos (página 123).

Pero la afirmación de Arnold de que no era de interés de nadie el exigir nuevos estudios tenía unas sorprendentes consecuencias: servía de base para no retirar del mercado ningún producto químico, tranquilizando a la gente, y dando por resuelto el lío armado por IBT. En 1983, la EPA determinó que más del 90% de los estudios realizados por IBT tenían serios problemas de invalidación.

Una operación de salvamento: ignorando los controles científicos

Al principio de la reunión, la EPA presentó una lista con los errores detectados en los ensayos realizados por IBT, los cuales planeaba ignorar para que la tarea de dar por válidos los estudios de IBT fuese manejable.

Planeaba ignorar aquellos animales que parecían haber desaparecido o que de repente se habían agregado a los estudios. No se realizó ninguna estadística, ni tampoco lo hace ahora, para compensar tales irregularidades; esto fue pasado por alto por la EPA.

Igualmente, muchos estudios de IBT parecían ser mucho más cortos de lo que requerían los protocolos. Como explicó David Clegg, de la Dirección de Protección de la Salud de Canadá, presente en la reunión:

Hemos encontrado algo en los estudios a 90 días. Supongamos, por ejemplo, que un estudio debía comenzar el 1 de junio, la factura para el envío de material de ensayo se firma el 9 de junio, y las hojas de preparación de las dietas se fijan el 12 de junio. En otras palabras, cuando estuvo preparada la dieta, de acuerdo con los datos en bruto, el estudio ha tardado en ponerse en marcha 12 días, para un estudio de 90 días de duración. Esto no invalida necesariamente el estudio, por supuesto. Aún así, se puede obtener información detallada, pero la base misma del estudio, sobre la que se está trabajando, debe modificarse al tratarse de un estudio de 88 días o de la longitud que sea y se deben extraer las conclusiones pertinentes” (páginas 34-35).

La EPA también señaló que IBT tenía muchos problemas con los grupos de control. Trabajaba con un sistema conocido como “controles comunes”. Estos grupos de control a menudo se encontraban en cuartos diferentes o colocados en otros sitios durante varias horas, a veces con ratas de otros lotes. La EPA propuso juntar todos estos experimentos y, por lo tanto, hacer uso de estos grupos de control. Clegg habló en tono de disculpa:

No puedo decir que me sienta contento, por razones científicas, pero estamos tratando de efectuar una operación de salvamento y poder llegar a algo que nos dé una base razonable para que los grupos de control puedan servir para una serie de estudios, entonces, cuando no dispongamos de grupos de control, podamos utilizar esos otros” (página 41).

La EPA aprueba estudios sin firmar

Arnold también admitió en la reunión que parecía existir un fraude histórico en la EPA. Al revisar los datos originales que IBT les envió, los fabricantes podrían descubrir que en el pasado la EPA parecía haber examinado tejidos y determinado que no había encontrado “hallazgos significativos”, cuando “la verdad es que los tejidos y los órganos nunca fueron examinados” (Arnold, página 102).

En el momento en el que la FDA y la EPA mostraron un gran interés en el laboratorio de ensayos, la IBT había determinado una “política de no firmar” sus propios informes, de acuerdo con la transcripción, indicando con ello que el personal no estaba dispuesto a apoyar los resultados.

Como dijo Fred Arnold a los asistentes:

Un cierto número de científicos, que pudieron haber participado en las primeras fases de un estudio, ya no están allí y nadie puede afirmar categóricamente que todo lo reflejado en el informe se pueda confirmar con los datos en bruto” (página 63-64).

Arnold admitió que la EPA a veces aceptaba estudios sin firmar. Para resolver dicho problema la solución era aceptar tales estudios sin firmar para no “crear ahora un doble rasero” (página 64), aceptando estas prácticas sin precedentes de la IBT como propias.

Más tarde se supo, a través de procedimientos judiciales, que IBT también falsificó firmas.

Lo que queda del Howard Johnson

Tres responsables de IBT fueron a la cárcel, cerrándose así un capítulo sobre un enorme fraude científico, pero el libro nunca se cerró.

Como revela la transcripción de la reunión en el Howard Johnson, la mayoría de los estudios de IBT nunca fueron rehechos, y son los que mantienen el actual sistema de regulación de los productos químicos en los Estados Unidos”, dijo Latham.

La autora Carol Van Strum comentó la importancia de la transcripción:

La transcripción de la reunión de 1978 celebrada en el Howard Johnson, una reunión crucial de la EPA, en la que se juntaron responsables de Canadá y de la Industria de los Plaguicidas, sirvió para dar una respuesta al enorme fraude en las evaluaciones de seguridad en la aprobación de pesticidas. En la reunión, Fred T. Arnold, Jefe de Análisis Regulatorio y Auditorías de Laboratorio de la EPA, aseguró a la Industria que el descubrimiento por parte de la EPA de las irregularidades en las evaluaciones de seguridad, inválidas o inexistentes, no interfería en la capacidad de comercialización de herbicidas y plagucidas. Este documento fue el eje de mi libro “A Bitter Fog: Herbicides and Human Rights”, documentando la aceptación por parte de Agencias gubernamentales de estudios falsos realizados por la Industria, mientras descarta informes de daños en los seres humanos, las muertes, los abortos involuntarios, los defectos de nacimiento y otros efectos de la exposición a pesticidas”.

El sitio web de Poison Papers y el archivado de documentos son un proyecto de Bioscience Resource Project, Ithaca, Nueva York, y del Centro de Medios y Democracia, Madison, Wisconsin. Puede consultar los documentos de Poison Papers en PoisonPapers.org. Puede leer el manuscrito de la reunión en el Howard Johnson aquí.

————————————————————————-

100.000 páginas de secretos de la Industria Química han permanecido durante décadas en un granero de Oregón, hasta ahora

Por Sharon Lerner, 26 de julio de 2017

The Intercept


Durante décadas, algunos de los secretos más sucios y oscuros de la Industria Química han permanecido en el granero de Carol Van Strum. El edificio tiene 80 años de antigüedad, y conserva más de 100.000 páginas de documentos obtenidos en las demandas judiciales presentadas contra Dow, Monsanto, la Agencia de Protección Ambiental (EPA), el Servicio Forestal de los Estados Unidos, la Fuerza Aérea y empresas de fabricación de celulosa y papel, entre otros.

Pero a partir de ahora, estos documentos y otros que han sido archivados por ecologistas estarán a disposición del público a través de un proyecto denominado Poison Papers ( Documentos de los tóxicos). Unos y otros documentos hacen más de 200.000 páginas de información y “recogen la historia de 40 años de engaños y corrupción, en lo que han estado envueltos la Industria Química y las Agencias de Regulación, que se suponía estaban protegiendo la salud pública y el medio ambiente”, dijo Peter von Stackelberg, un periodista que junto con el Centro de Medios de Comunicación y Democracia y el Proyecto de Recursos de Biocencia, ayudó a publicar el contenido de estos documentos.

Van Strum no se propuso recoger dicha documentación para luego lanzarla contra la Industria Química. Ella se trasladó a una casa en el bosque nacional de Siuslaw en 1974 para vivir una vida sencilla. Pero poco después de que llegara, se dio cuenta de que el Servicio Forestal rociaba con una herbicida llamado 2,4,5-T, lanzándolo en una ocasión directamente contra sus cuatro hijos mientras pescaban en el río.

Este producto químico es uno de los ingredientes activos del Agente Naranja, que el Ejército Estadounidense usó en la guerra de Vietnam y que dejó de usar tras las protestas públicas por el hecho de que causaba cáncer, defectos de nacimiento y otros daños a las personas, los animales y el medio ambiente. Pero en los Estados Unidos, el Servicio Forestal lo siguió utilizando, tanto este herbicida como el otro ingrediente activo del Agente Naranja, el 2,4-D, contra las hierbas adventicias. Entre 1972 y 1977, el Servicio Forestal roció unos 9.000 kg de 2,4,5-T en un área de 1.600 millas cuadradas que incluían la casa de Van Strum y el pueblo cercano de Alsea.

Del mismo modo que ocurrió en Vietnam, estos productos químicos dañaron a las personas y los animales de Oregón, así como a las plantas que se trataba de erradicar. Inmediatamente después de ser rociados, los hijos de Van Strum tuvieron hemorragias nasales, diarrea sanguinolenta y dolores de cabeza, y otros muchos vecinos también se pusieron enfermos. Varios mujeres de la zona tuvieron abortos involuntarios poco después de producirse el rociado. Las personas del aquellas región buscaron animales muertos o que tenían extrañas deformidades, patos con las patas vueltas al revés, pájaros con picos deformes y alces ciegos; gatos y perros comenzaron a sangrar por sus ojos y oídos. En una reunión de la comunidad, los residentes decidieron escribir al Servicio Forestal detallando los efectos que habían presenciado debido a la fumigación.

Pensábamos que si supieran lo que nos estaba pasando ya no lo harían más”, dijo Van Strum, antes de soltar una de sus muchas carcajadas que jalonan su conversación. Estábamos sentados no lejos del río donde sus hijos correteaban hace más de 40 años. A pesar de que el Servicio Forestal rociaba, su finca se mantuvo más o menos igual que antes de que se fumigase: una montaña cubierta por alisos y arces y esa misma araucaria que ya estaba allí y daba sombra al camino de tierra.

Pero Van Strum, que ahora tiene 76 años, ha cambiado mucho desde entonces, desde que solicitó cortésmente a la Agencia Federal que dejase de fumigar. Después de que el Servicio Forestal rechazase su petición para que se dejasen de usar estos herbicidas, ella y sus vecinos presentaron una demanda que consiguió una prohibición temporal del 2,4,5-T en la zona donde vivían en 1977, y finalmente un prohibición de su uso en 1983.

Para Van Strum esto supuso el comienzo de una vida de lucha contra la Industria Química. El abogado que llevaba su demanda le ofreció una tarifa reducida a cambio de la asistencia en las investigaciones no pagadas por parte de Van Strum. Y descubrió que tenía facultades para analizar documentos y llevar un registro de grandes cantidades de información. Van Strum también proporcionó orientación a otros que también presentaron demandas por las fumigaciones realizadas por el Servicio Forestal y también ayudó en otra demanda en la que se decía que la EPA había aprobado el 2,4-D y otros herbicidas en base a datos falsos que había proporcionado una llama denominada Industrial Bio-Test Laboratories. La sentencia de este caso llevó a una prohibición de fumigaciones aéreas por parte del Servicio Forestal.

No nos considerábamos unos ecologistas, ni siquiera esa palabra se usaba entonces. Simplemente no queríamos ser envenenados”, dijo Van Strum.

Sin embargo, Van Strum de pronto recibió solicitudes de ayuda en otras demandas presentadas por personas que habían sido dañadas por los herbicidas y otros químicos. “La gente me llamaba y me decía: ¿Tienes información sobre esto o sobre aquello? Y yo lo iba guardando en mis cajas”, dijo Van Strum, que a menudo adquirió documentos a través de estas solicitudes, y todo lo fue almacenando en su granero.

En este recorrido, acumuló pruebas inquietantes sobre los peligros de los productos químicos industriales y las prácticas de las Empresas que los fabrican. Dos documentos, por ejemplo, detallan los experimentos realizados por Dow, que contrató a un dermatólogo de la Universidad de Pensilvania para comprobar en los prisioneros, allá por los años 1960, los efectos del TCDD [2,3,7,8-tetraclorodibenzo-p-dioxina], un contaminante particularmente tóxico que se encuentra en el 2,4,5-T. Otro documento de 1985, muestra que Monsanto vendió un producto que estaba contaminado con TCDD a los fabricantes de Lysol, los cuales, aparentemente desconocedores de su toxicidad, lo usaron como ingrediente en un spray desinfectante durante 23 años. Otro documento de 1990 detalla la política de la EPA de permitir el uso de residuos peligrosos como ingredientes inertes en los herbicidas y otros productos, bajo determinadas circunstancias.

De todos modos, había límites a lo que Van Strum podía obtener. La EPA inició un estudio sobre la relación entre la exposición a los herbicidas y abortos espontáneos y había tomado muestras de agua, de tejidos animales, de un feto y de un bebé nacido sin cerebro en la zona. La EPA nunca publicó los resultados completos del “Estudio Alsea”, que así se denominó, e insistió en que había perdido muchos de los datos. Sin embargo, un químico de laboratorio proporcionó a Van Strum lo que él dijo era el análisis de los resultados de la prueba que la EPA había contratado para hacer el estudio, los cuales mostraban que las muestras de agua, varios animales y “productos de la concepción” estaban contaminados de manera significativo con TCDD.

Cuando sacó a relucir los datos que había obtenido, la EPA afirmó que había habido una confusión y que las muestras eran de otra zona. Van Strum presentó una solicitud según la Ley de Libertad de Información (FOIA) para tener acceso a los resultados, y durante años luchó en los tribunales para llegar al fondo del asunto. Aunque la EPA proporcionó más de 34.000 páginas en respuesta a su petición (que Van Strum numeró cuidadosamente y almacenó en su granero), la Agencia nunca divulgó los resultados del estudio ni explicó lo que había sucedido o dónde se habían recogido las muestras contaminadas. Y finalmente, Van Strum se rindió. La EPA se negó a comentar estos hechos.

Tuvo que ceder y hacer frente a su propia tragedia personal: en 1977 su casa sufrió un incendio y murieron sus cuatro hijos. Los bomberos que vieron la escena dijeron que un fuego que se había extendido tan rápidamente por toda la vivienda seguramente había sido provocado. Pero nunca se llevó a cabo una investigación de las causas del incendio.

Van Strum cree que quizás algunos de sus adversarios podía haberla prendido fuego. Fue una época de una intensa actividad: movilizaciones, conflictos de los empleados de las empresas madereras, fabricantes de productos químicos y Agencias gubernamentales regulando la aplicación de los herbicidas. Un grupo de residentes indignados destruyeron un helicóptero del Servicio Forestal, uno de lo que utilizaban para las fumigaciones. Y en una ocasión, Van Strum pudo comprobar cómo algunos de los defensores del uso de los herbicidas atacaban su propiedad.

Ya he aceptado que nunca sabré la verdad”, dijo Van Strum, que nunca reconstruyó su casa y ahora vive en una dependencia situada junto al lugar donde antes estuvo su casa. Pero su compromiso en la lucha contra los productos químicos tóxicos sobrevivió a la prueba. “Si fue un acto intencionado, eso fue lo peor que pudo pasarme. Después de lo ocurrido no hubo nada que pudiera detenerme”.

Sin embargo, después de todos estos años, Van Strum consideró que era el momento de dar a conocer el contenido de sus documentos, algunos de los cuales todavía pueden estar de actualidad en las batallas que se libran hoy en día, para que otros “tomen el relevo en esta lucha”. Y esa semilla de lucha contra los productos químicos tóxicos puede crecer con la ayuda de los documentos almacenados en el granero. El escándalo de los Laboratorios de Análisis Biológicos es un asunto fundamental en las demandas sobre la carcinogenicidad del herbicida Roundup de Monsanto, por ejemplo. O el caso del 2,4-D, el otro ingrediente activo del Agente Naranja, que todavía se sigue utilizando.

Mientras tanto, la empresas madereras continúan utilizando tanto el 2,4-D como Roundup, aunque no dentro de la Reserva Nacional. Van Strum ha formado parte de esa lucha por prohibir las fumigaciones aéreas en el condado, y está hablando en nombre de los ecosistemas locales en una demanda relacionada.

Tengo que interpretar a El Lorax. Va a ser muy divertido”.

—————————————————————–

Una nueva teoría basada en la geometría embrionaria propone una explicación de cómo evolucionaron los vertebrados

Una nueva teoría pretende explicar cómo el complejo cuerpo de los

vertebrados, con su esqueleto, músculos, sistema nervioso y cardiovascular, proviene del desarrollo de una sola célula y cómo evolucionaron estos sistemas con el tiempo.

Por David B. Edelman, Mark McMenamin, Peter Sheesley, Stuart Pivar

sciencedirect.com

Fig. 1
Según la teoría Neo-Darwinista, los principales cambios evolutivos se han producido como consecuencia de la selección de mutaciones genéticas arbitrarias, fortuitas a lo largo del tiempo. Sin embargo, algunos investigadores dicen que este teoría no explica de manera satisfactoria formas radicalmente diferentes de vida y su rica complejidad, sobre todo si observamos a los vertebrados y los seres humanos.

Resumen

En este artículo presentamos una explicación plausible del origen del patrón corporal de los vertebrados. Ofrecemos una reconstrucción teórica de la estructura geométricamente regular de la blástula resultante de la subdivisión del óvulo fecundado, seguido de deformaciones mecánicas de la blástula en etapas posteriores de gastrulación. Sugerimos que la formación del patrón corporal de los vertebrados durante el desarrollo, así como la fijación de sus variantes en el curso de la evolución, se ha visto limitado y guiado parcialmente por unos mecanismos globales. Se puede argumentar que el papel de estas limitaciones en el control de la morfología, algo muy descuidado anteriormente en las explicaciones del desarrollo y de la macroevolución, es algo crítico en cualquier explicación sobre el origen del patrón corporal de los vertebrados. Supusimos que la blástula preserva de manera inherente la geometría subyacente de la matriz cuboidal de ocho células producidas por las tres primeras divisiones que finalmente definen los ejes medial-lateral, dorsal-ventral y anterior-posterior del futuro patrón corporal. A través de representaciones gráficas se demuestra la formación de las estructuras principales del cuerpo de los vertebrados a través de deformaciones mecánicas de patrones geométricos predecibles durante la gastrulación. El rigor descriptivo de nuestro modelo se apoya en sucesivas comparaciones con las caracterizaciones previas del plan corporal del embrión y del adulto en los vertebrados. Aunque sea especular, el modelo aborda algo que todavía no ha encontrado una explicación plausible en la literatura científica sobre el origen de la morfología de los vertebrados. Una solución coherente al problema de la morfogénesis, un objetivo difícil de alcanzar en la actualidad, sólo se podrá lograr si se mira tanto hacia arriba como hacia abajo (por ejemplo, las limitaciones mecánicas y las propiedades geométricas consideradas aquí) y las influencias de abajo hacia arriba (por ejemplo, moleculares y mecánico-químicas).

El origen de la vida, la evolución con una creciente complejidad, y el desarrollo del embrión a partir de un solo óvulo, todo ello parece algo milagroso a primera vista, y todavía sigue siendo algo inexplicable”. – Paul Davies

La palma se la llevará aquel que rastree las fuerzas que forman el cuerpo del animal a partir de las fuerzas generales que moldean la vida del universo”. – Karl Ernst von Baer

Introducción

1.1. La forma del animal: un problema que viene de muy atrás

Uno de los problemas aún no resueltos a lo que se enfrenta la Biología moderna es el origen de la complejidad biológica, especialmente en lo que se refiere a la forma de nuestros propios cuerpos. Desde Leonardo da Vinci y Vesalio, hasta Anatomía de Grey, los anatomistas han logrado proporcionar unas descripciones muy detalladas de los sistemas musculoesqueléticos, de órganos y de nervios. Sin embargo, el problema del origen de estos y otros aspectos de la forma del organismo sigue sin resolverse. Dado que el cuerpo se desarrolla a partir de un embrión, los anatomistas del siglo XIX buscaron una solución razonable a partir de la observación del desarrollo temprano de los animales o embriogénesis. A finales del siglo XIX, ya se habían caracterizado los estadios embriológicos de casi todas las principales categorías taxonómicas con absoluto detalle. Pero no hubo respuestas, ya que la forma del embrión parecía emerger, con un repentino cambio de fase, de una masa de células, sin dar ninguna pista del mecanismo responsable de la organización de esa forma. Por otra parte, aunque necesariamente debe existir una relación entre la aparición de la forma animal durante el desarrollo somático y el advenimiento de nuevas categorías taxonómicas durante la evolución, la naturaleza de esta relación todavía no se entiende. Por ejemplo, la transición evolutiva de los tetrápodos marinos hacia los vertebrados terrestres fue aclarada recientemente por el descubrimiento de Tiktaalik roseae y otras formas de transición (Shubin et al., 2006a, 2006b, 2014).

Sin embargo, el origen de los primeros peces sigue siendo un misterio y todavía buscamos una explicación plausible de la aparición de las aletas. Basándonos en las similitudes morfológicas, el anfioxo, la fase larval del tunicado y la Pikaia gracilens del Cámbrico se han sugerido como posibles precursores de los primeros peces, aunque los orígenes de estas formas no han sido explicadas (Morris y Caron, 2012). En otro ejemplo, Darwin dio una explicación plausible de la aparición de diferentes adaptaciones del pico entre los pinzones de las Galápagos (Darwin, 1859). Sin embargo, la selección natural no proporciona un mecanismo que explique la aparición de diferentes formas de picos, mucho menos la morfología generales de los miembros de la familia tangara, conocida como pinzones de Darwin. En el Origen de las Especies no se aborda cómo han surgido nuevas especies. Más bien se afronta la cuestión de cómo podría funcionar la selección una vez que se han establecido numerosas variaciones (Darwin, 1859). Un reciente trabajo que destaca la importancia de las interacciones genéticas y epigenéticas en la evolución de los pinzones de Darwin sugiere que ni uno ni otro debe ser considerado como algo primordial en la aparición de nuevas especies (Skinner et al., 2014). El mecanismo que subyace en la aparición de formas radicalmente nuevas sigue siendo una cuestión muy abierta (para un resumen detallado de la historia y el estudio del origen de las formas vertebradas, véase Onai y Kuratani, 2014, y para una revisión del problema de la macroevolución, ver también Vrba y Eldredge, 2005).

La descripción del modelo conceptual propuesto aquí continúa con el relato histórico del problema de la forma de los vertebrados y diversas consideraciones científicas y filosóficas relevantes. Los autores piden que el lector deje a un lado el escepticismo en un problema tan complejo y que lleva tanto tiempo en el candelero por dar una solución de una relativa simplicidad. Aunque ni riguroso ni exhaustivo en un sentido empírico, nuestro modelo ofrece una descripción intuitiva y plausible de la aparición de un modelo de fuerzas geométricas mecánicas limitativas. El modelo proporciona un patrón o plan de trabajo para realizar investigaciones adicionales, sujeto a la confirmación (o refutación) por los investigadores interesados.

1.2. Geometría embrionaria

Los patrones corporales de organismos complejos son predominantemente simétricos, bien radial o bilateralmente. Los animales con simetría radial tienen sus cuerpos parecidos a jarrones. Los animales con simetría bilateral poseen tubos segmentados con cabeza en la parte anterior, ojos dorsales y pares de extremidades articuladas y puntiagudas. Todos los organismos complejos se desarrollan a partir de un óvulo fecundado que se escinde alternativamente a lo largo de los tres ejes espaciales, dando lugar a ocho células que se disponen en los vértices de una forma de cuboide. Posteriores divisiones originan la blástula, un conjunto de cientos de células de geometría bastante regular derivada de la forma anterior de cuboide (Fig.1, en la parte superior). La blástula se asemeja a la esfera terrestre, con las células situadas en los hemisferios norte-sur, este-oeste, flotando como continentes, sobre el núcleo líquido del blastocelo. Se especula, según este modelo y del mismo modo que las placas tectónicas, que estas células han “derivado” durante eones, lo que resulta en la perturbación y deformación de la geometría original de las formas animales incipientes. Como se demostrará más adelante, el patrón corporal principal podría haber surgido, posiblemente, de estos patrones de división. La “geometría embrionaria”, como a la que aquí se hace referencia, hace ciertas predicciones sobre la morfología de las formas animales que surgen de las limitaciones geométricas globales y de las fuerzas mecánicas que actúan en conjunción con ciertos mecanismos mecánico-químicos y celulares locales en las formas que caracterizan la organización de los conjuntos de células en las primeras fases de la morfogénesis. El modelo especulativo que aquí se ofrece caracteriza la embriogénesis como una serie de cambios mecánicos de topología limitada por las propiedades físicas en cuanto a tamaño y forma. Aunque reconocemos la importancia de relacionar este proceso global desde arriba hacia abajo con la dinámica molecular y celular de abajo hacia arriba para lograr una comprensión del proceso de adquisición de la forma animal durante el desarrollo como a lo largo de la evolución, no intentamos tal síntesis en el presente trabajo.

2. El modelo

Los eventos iniciales predichos por este modelo sugieren que la aparición de morfologías tanto radiales como bilaterales se producen cuando la membrana de la blástula se invierte durante la gastrulación, descendiendo simétricamente o asimétricamente a lo largo de la superficie interna de la blástula, llegando finalmente al fondo de la forma embrionaria temprana. En la gastrulación simétrica, los segmentos separados de las distintas capas celulares se encuentran en el polo interior opuesto, donde se unen para proyectarse hacia arriba y hacia afuera a través del blastoporo, como tentáculos (o en el caso de las plantas, un brote cilíndrico que se abre en círculos de hojas o flores) (Figura 2). En la gastrulación asimétrica, uno de los hemisferios longitudinales, el futuro lado dorsal del cuerpo, entra en el blastoporo mediante una especie de subducción que se aferra a la superficie interna de la membrana vitelina, pero también permanece unida al hemisferio ventral, que se esboza simultáneamente. La curvatura del hemisferio dorsal se invierte al ser laminada sobre el hemisferio ventral en una configuración que establece la base temprana del patrón corporal de los vertebrados. Los detalles de este proceso se representan gráficamente en las Figuras 3-5.

El resto de figuras se pueden ver en el artículo de referencia.

[…]

3. Atajos embriológicos: explicación de una “fase desaparecida” de la embriogénesis de los vertebrados

Los animales de simetría bilateral, tanto vertebrados como invertebrados, tales como los crustáceos, las arañas, los insectos, los gusanos, los miriápodos, los onicóforos y los tardígrados, pasan por una fase temprana de desarrollo en la que asumen la forma de un tubo segmentado con uniones, piernas ventrales, cabeza anterior con ojos dorsales y boca ventral con mandíbulas (Damen, 2002; Gilbert, 2013). Pero mucho antes de esta fase, en las fases precedentes de división del óvulo fecundado a lo largo de los tres ejes espaciales, se forma una bola, que luego adquiere dos capas, con forma de jarrón. Aquí sugerimos que la fase más misteriosa de la embriogénesis bilateral, y quizás la más importante desde el punto de vista morfológico, es el modo en el que la forma de jarrón se convierte en un animal completo: la fase denominada filotípica del desarrollo. La solución mecánica que se describe aquí presupone la existencia de un patrón ancestral que ha desaparecido a lo largo de la evolución a medida que los movimientos a gran escala de las poblaciones de células embrionarias adoptaron atajos. Es decir, estas poblaciones procedían de su localización más temprana en la gástrula y pasan directamente al embrión, en ausencia de etapas ancestrales intermedias (Balfour, 1880). El mecanismo de esta tendencia evolutiva en el desarrollo animal ha sido ampliamente explicado en otra parte por Gould (1977).

[…]

7. Conclusión

Lo dicho anteriormente sugiere:

1.- una descripción probable de los eventos mecánicos que se producen en la gastrulación y que impulsan una amplia variedad de patrones corporales en los animales durante el desarrollo y durante el curso de la evolución;

2.- Una potencial agenda para futuros trabajos experimentales.

La descripción mecánica propuesta podría ser ratificada mediante varios medios, incluyendo la observación de trayectorias tisulares específicas usando marcadores moleculares para etiquetar células específicas en cada una de las tres etapas dérmicas de la gástrula. Un programa de investigación siguiendo el modelo expuesto aquí puede esclarecer uno de los misterios más duraderos en la Biología moderna: a saber, el origen de la forma corporal de los vertebrados complejos.

Este artículo proporciona una reconstrucción hipotética, y en gran parte, gráfica, de los eventos mecánicos que impulsan la aparición de las formas individuales de los vertebrados durante la embriogénesis y, en última instancia, guiaron la aparición de múltiples patrones corporales de los animales a lo largo de la evolución. Revela una visión diferente de la vida que la que prevaleció desde la Síntesis Evolutiva Moderna de hace casi 70 años: a saber, que todos los principales patrones corporales de los animales se han formado por fuerzas mecánicas y se han organizado a través de cierto sesgo no aleatorio, y no únicamente a través de la selección puramente estocástica (determinista). Aunque la selección natural puede haber desempeñado un papel crítico en la estabilización de un patrón corporal a lo largo de muchas generaciones, sugerimos que se ha producido por la interacción de restricciones geométricas y fuerzas mecánicas, así como el vínculo recíproco entre estos y los eventos celulares y moleculares locales que ha dado lugar a la rica profusión de morfologías animales complejas en la Tierra.

Como ocurre con otros paradigmas científicos basados en datos históricos naturales y físicos, la descripción anterior de la morfogénesis de los vertebrados (y la historia evolutiva y la historia individual y evolutiva del phylum de los vertebrados en la que se apoya) no se presta fácilmente a una prueba empírica. Sin embargo, estos marcos teóricos han sido previamente aceptados como conocimientos científicos sólidos en virtud de la gran cantidad de ejemplos que lo corroborarían (e incluso de carácter predictivo). Entre estos ejemplos se encuentra la teoría evolutiva (ej., descendencia con modificaciones) y las ciencias relacionadas con la Paleontología y la Geología, la Física del siglo XX sigue a Einstein (por ejemplo, el modelo de Bohr de la estructura atómica y los principios de la mecánica cuántica enumerados por Heisenberg y otros), la moderna Cosmología (por ejemplo, la teoría del Big Bang) y, quizás, la Arqueología (por ejemplo, los procedimientos de la Arqueología como ciencia moderna, aunque muy teórica, entre otras).

La evaluación de la credibilidad del modelo descriptivo anterior y su poder predictivo debe basarse, desde luego, en pruebas cualitativas y cuantitativas. No hay posibilidad de compararlo con otros modelos, ya que actualmente no hay otros modelos mecánicos causales de la morfogénesis en la literatura científica moderna. Las consideraciones causales que proporciona este modelo en el desarrollo de la morfología de los vertebrados complejos presenta una serie de imágenes esquemáticas especulativas que representan secuencias de eventos mecánicos clave durante la embriogénesis, similar a una serie de planos. La vasta literatura, en gran parte sin un apoyo gráfico, sobre este tema no ofrece un mecanismo global que explique el surgimiento de las diversas formas del Phylum de los animales. Aunque muy especulativo, el modelo aquí ofrecido puede sugerir tal mecanismo, El parecido morfológico entre phyla homólogos puede, de hecho, deberse tanto a una inevitable trayectoria topológica de la expansión confinada en una membrana esférica primordial, como a su ascendencia común. Por lo tanto, las opciones disponibles para la selección natural pueden limitarse a las posibles variaciones en las proporciones de las partes del cuerpo de formas del phylum relativamente conservadoras e invariantes, en lugar de ser debidas simplemente a mutaciones genéticas aleatorias resultantes de errores de transcripción. Por lo tanto, la forma de los animales puede verse como el producto de fuerzas físicas, o predisposiciones, que actúan sobre células y poblaciones de células con propiedades geométricas muy específicas y restringidas, en lugar de surgir únicamente de los caprichos del azar.

Referencias: consulte el artículo original en inglés.

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0079610716300542

——————————————————

Leer a Simone Weil

Enero 2008. Prólogo de Miguel Amorós a “Reflexiones sobre las causas de la libertad y la opresión social”, publicada por ediciones El Salmón.

En todas las páginas leídas

En todas las páginas blancas

Piedra sangre papel o ceniza

Escribo tu nombre”

Paul Elouard, Libertad, en Poesía y Verdad, 1942

Encontrarse con un escrito de Simone Weil equivale siempre a un descubrimiento. De inmediato nos damos cuenta de tener delante una figura independiente, sincera, heterodoxa, comprometida con la verdad por encima de todo, que nos excita la curiosidad por el personaje y su trayectoria intelectual. La sensación de autenticidad y fuerza se acentúa no solamente con la lectura de otros textos suyos sino a medida que nos informamos sobre su corta e intensa vida, su compromiso con los oprimidos, su intransigencia moral, su repugnancia ante el desprecio de la vida humana, el olvido de sí misma, etc. Las “Reflexiones sobre las causas de la libertad y de la opresión social”, publicadas en 1934, es sin duda la obra que más impresiona, por la novedad y profundidad de sus análisis, por la distancia con cualquier ideología redentora, por su realismo a contracorriente… Se trata de un auténtico manifiesto, donde no sobra ni falta una palabra, y donde se va derecho a la raíz del problema, la eliminación del hombre como medida de las cosas, es decir, el problema de la opresión. Su actualidad es tan evidente que parece acabado de escribir. En oposición a Marx y a todas las corrientes que creen en “el progreso”, Simone apunta contra el desarrollo de las fuerzas productivas y la organización fabril. La organización de la producción, la técnica moderna y la civilización opresora están íntimamente relacionadas. Si la revolución social no repara en la deshumanización de los trabajadores debido a su sometimiento al régimen que imponen las máquinas, la causa de la libertad estará pérdida. La opresión continuará en un sistema de propiedad colectiva, engendrando una nueva clase de dirigentes, una tecnoburocracia dueña del Estado y orientada hacia el totalitarismo. La revolución no triunfará si el individuo queda aplastado por ella. Antes que Adorno y Horkheimer, Simone se percata de que desde el dominio de la naturaleza nacen los mecanismos de la opresión social, de que los individuos siguen estando sometidos a sus imperativos “bajo la nueva forma que les ha dado el progreso técnico.” En otros artículos señalará, como los dos autores anteriores, la similitud entre los totalitarismos hitleriano y estalinista, y sus raíces en la civilización occidental “democrática.” La concepción de la libertad en las “Reflexiones” no tiene nada de retórico. La libertad no tiene nada que ver con la arbitrariedad, es más, el carácter colectivo de las decisiones anularía cualquier acción arbitraria; la coordinación no llegaría a separarse y a ser una profesión ejercida por especialistas. La libertad exige pues la desaparición de los políticos y de las instituciones separadas. También exige la descentralización. Las dimensiones de una sociedad libre no podrían ser grandes, pues el individuo se apartaría de la vida colectiva y en consecuencia, desaparecería la voluntad general. La industria tendría que dispersarse en pequeños talleres con la tecnología precisa para que el trabajo dignificase. En ese dominio, el desarrollo cultural y espiritual del trabajador debería ligarse indisolublemente a la satisfacción de las necesidades materiales.

No nos hallamos ante un pensamiento sistemático, sino en constante movimiento. No siempre estaremos de acuerdo con él, y, desde luego, no lo seguiremos por los derroteros místicos del final. Pero, si amamos la libertad y detestamos a los opresores, no podremos evitar que las verdades que va desgranando por el camino nos marquen profundamente y arraiguen en nosotros.

Reflexiones sobre las causas de la libertad y la opresión social (pdf)

—————————————————

Un nuevo grupo de presión que dice defender a los consumidores impulsa la desregulación en Europa

Por Mat Hope, 20 de julio de 2017

DesMogBlog

Imagen de la página de inicio del sitio web de Consumer Choice Center

Ha aparecido en Europa un nuevo grupo de presión que dice representar a los consumidores, pero si miramos más detenidamente veremos que está financiado por algunos grupos familiares conocidos por sus esfuerzos para menoscabar las regulaciones en torno al cambio climático y el ambiente.

El Consumer Choice Center (CCC) [Centro de Elección de los Consumidores] se creó en marzo de 2017 y afirma que es “un movimiento liderado por las bases que quiere dar poder a los consumidores de todo el mundo”.

Sin embargo, una investigación realizada por el grupo con sede en Bruselas, Corporate Europe Observatory, sugiere que CCC trabaja como un grupo de presión para una red que impulsa la desregulación, y en estrecha colaboración con organizaciones de alto perfil, como el Instituto de Asuntos Económicos (IEA) y el multimillonario de la industria petrolera, Charles Koch.

Christopher Snowdon, responsable de economía de la IEA, ayudó en lsa tareas de divulgación en un evento realizado cerca de la sede del Parlamento Europeo en abril de 2017, según informa el Observatorio Corporativo de Europa. En dicho evento, la CCC dijo que colaboraba con el grupo liberal EPICENTER, en cuya creación participó la IEA.

EPICENTER apoya el trabajo de seis grupos defensores del libre mercado, critican las subvenciones a las energías renovables y elogian la fractura hidráulica.

Como ya reveló DeSmog anteriormente, la IEA tiene vínculos muy estrechos con una red de organizaciones que niegan el cambio climático y están a favor del Brexit. El ex Presidente de la IEA, Neil Record, ahora forma parte de la mesa directiva del grupo que niega el cambio climático, el Foro de Políticas para el Calentamiento Global.

Este grupo fue galardonado con “cero estrellas” por su falta de transparencia por el grupo de control Transparify, ya que se niega a revelar de dónde recibe sus fondos.

Un portavoz de la IEA dijo a DeSmog que “no tienen una relación formal con la CCC”.

Ambas organizaciones trabajan en áreas similares y se informan de las acciones del otro, pero no hay una afiliación oficial”.

El CCC tiene cuatro grupos de presión a tiempo completo y gastó 199.999 euros en gestión entre mayor de 2015 y abril de 2016, según lobbyfacts.eu.

Sus fondos de funcionamiento provienen del grupo estadounidense Students for Liberty (SFL), dijo su Director Gerente al Observatorio Corporativo de Europa.

Según las cuentas anuales de SFL, el grupo está financiado por Charles Koch, de las Industrias Koch, un grupo famoso por apoyar estudios que niegan el cambio climático.

SFL también recibe dinero de Atlas Network y del Cato Institute, que también están financiados por los Hermanos Koch, y forman parte de una red estadounidense que impulsa la desregulación y ayuda a difundir la negación del cambio climático.

El CCC forma parte de una “red de organizaciones financiadas por las empresas que impulsan de manera agresiva la desregulación en la UE”, dijo el Observatorio Corporativo Europeo.

En la práctica, las actividades del CCC se reducen, aparentemente, en insistir que la elección de los consumidores equivalen a menores regulaciones, aprovechando cualquier oportunidad en el debate sobre las regulaciones a nivel de la UE”.

Margarida Silva, del Observatorio Corporativo de Europa, dijo a DeSmog que esperaba que esta agenda se ampliara a las regulaciones en el ambiento de la política energética y del medio ambiente.

Teniendo en cuenta que la mayor parte de las donaciones provienen de Students For Liberty, eso quiere decir que está respaldado por las Industrias Koch y el CCC dice recibir más fondos de una empresa relacionada con la energía que no ha revelado, por lo tanto es de esperar que con esta financiación partidista pongan sus intereses en una desregulación del sector energético”.

También hay que destacar que tanto el IEA como los grupos de financian los Hermanos Koch, tienen sus sedes fuera de Europa.

El IEA apoyó el Brexit, y puede seguir utilizando el CCC para continuar presionado por una mayor desregulación antes de que nuevas normas regulatorias sean aprobadas en el Reino Unido, como parte de la Ley de Derogación.

Del mismo modo, el CCC permite a los Hermanos Koch influir en la política europea, exportando su modelo de grupos de presión a ambos lados del Atlántico. DeSmog ya reveló que Industrias Koch se gastó entre 200.000 y 299.999 euros (223.634-335.449 dólares o 142.464-213.695 libras esterlinas) en los esfuerzos de los grupos de presión (lobby) en Europa en un solo año.

Es interesante destacar que el Brexit y Trump pueden haber creado un clima favorable para la desregulación, lo que ha animado a los grupo de presión a establecer una agenda a favor de las Corporaciones”, dijo Silva.

Las actividades del IEA se han concentrado ahora en Europa. Por ejemplo, han publicado el Nanny State Index y son fundadores del grupo a favor del libre mercado EPICENTER. Sin embargo, el IAE no aparece en registro de grupos de presión de la UE, Lo mismo ocurre con Students For Liberty”

Otro centro de investigación de los Estados Unidos, la Heritage Foundation, se registró como grupo de presión de la UE, pero sólo se mantuvo durante un mes. Fue eliminado debido a “incoherencia de datos”.

————————————————————–

 

 

 

Un océano sano necesita de los virus

Y cuanto más sabemos acerca de ellos, más extraños nos parecen

Por Amorina Kingdon, 21 de julio de 2017

Hakai Magazine

Imágenes de microscopia electrónica de transmisión de dos tipos de virus marinos de doble cadena de ADN. De izquierda a derecha: Myoviridae (cola contráctil); varios Siphoviridae y un Siphoviridae (cola curva y no contráctil). Autora imágenes: Elena Lara.

Cuando oímos la palabra virus enseguida nos vienen a la mente cosas como los resfriados o la gripe porcina, pero estos microorganismos son mucho más que los causantes de algunas molestias a los seres humanos: juegan un papel fundamental en la vida del planeta, y un nuevo estudio viene a demostrar que en lo que se refiere a los virus presentes en los océanos, su papel es mucho más complejo de lo que pensábamos.

Los virus son la forma de vida más numerosa sobre la Tierra. En el océano, superan en número a las bacterias, en una asombrosa relación de 10 a 1. Pero, ¿qué es lo que hace que los virus se desarrollen o mueran? Dado que los virus se reproducen infectando a las células de otros organismos (de todos los tamaños, pero la mayoría microorganismos), y cada tipo de virus infecta a un huésped muy específico, el lógico pensar que a mayor cantidad de huéspedes mayor cantidad de virus. Pero poco se sabe realmente de la relación entre el medio oceánico y la cantidad de virus, dice Curtis Suttle, oceanógrafo de la Universidad de la Columbia Británica. Así que Suttle y sus colegas* trataron de dar contestación a esta pregunta y publicaron sus conclusiones en la revista Virus.

Este equipo hizo un recuento de los virus y sus huéspedes de los mares templados y polares de Canadá. Al mismo tiempo, midieron determinadas variables ambientales tales como la temperatura, la salinidad, los niveles de oxígeno y los nutrientes disponibles. Encontraron que el ambiente físico tiene tanta influencia sobre la cantidad de virus presentes como del número de huéspedes disponibles para infectar, un descubrimiento que tiene una amplia trascendencia en un océano en constante cambio.

Los virus tienen una estructura aparentemente muy simple: una cápsula de proteínas en cuyo interior se encuentra el material genético (ADN o ARN). Son tan extraños que los investigadores siguen debatiendo si deben considerarse o no como una forma de vida. Sin embargo, los virus son una parte esencial del ecosistema oceánico.

Los virus ayudan a mantener la biodiversidad marina manteniendo a las poblaciones bajo control: en particular a las bacterias y algas, que constituyen la mayor parte de la materia viva de los océanos.

Los virus son probablemente los responsables de la muerte de entre el 25 al 30% de la materia viva de los océanos, cada día. La rueda de la vida y de la muerte gira muy deprisa en el océano”, dijo Suttle.

Los virus también realizan un servicio clave denominado “derivación viral”. Cuando infectan y matan a un organismo, nutrientes como el carbono y el fósforo son segregados al océano. Esto hace que los microorganismos y el fitoplancton prospere.

Si no hubiese virus en el agua del mar, la fotosíntesis se detendría”.

Y la fotosíntesis que realizan las algas marinas y el fitoplancton es la responsable de más de la mitad del oxígeno del planeta. Así que los virus serán sumamente pequeños, pero los servicios que realizan son esenciales.

A medida que cambia el clima, la temperatura, la salinidad, otras variables físicas también cambian, Suttle dice que el siguiente paso será observar estos ecosistemas en cambio y la relación entre los virus y su anfitrión con mucho más detalle.

Es una cantidad ingente de trabajo, pero ciertamente es una investigación necesaria”, dijo Jed Fuhrman, biólogo marino de la Universidad del Sur de California.

Cuanto más sepamos de las complejas relaciones entre los virus, sus anfitriones y su entorno, dice Fuhrman, mejor. Después de todo, los virus son una parte esencial de la vida, lo que puede ser un cierto consuelo la próxima vez que tengamos un resfriado.

* La investigación de Curtis y sus colegas fue financiada en parte por una subvención de la Fundación Tula, que también financia la revista Hakai y el Instituto Hakai. La revista es independiente del Instituto y la Fundación.

————————————————————————————

En los océanos hay tres veces más tipos de virus de lo que se pensaba

CSIC

Un trabajo eleva a 867 el número de tipos de virus conocidos que viven en los océanos, y aporta nuevos datos sobre su relevancia ecológica. También hallan en los virus muchos genes funcionales con papel biogeoquímico en el océano, y que probablemente son transportados por los virus de una célula a otra. El nuevo catálogo de virus oceánicos se ha publicado en Nature.

Las entidades biológicas oceánicas más pequeñas, los virus, aparte de muy abundantes, son mucho más diversos de lo que se pensaba, y son mediadores y moduladores de funciones biogeoquímicas oceánicas esenciales.

Así lo demuestra un trabajo en el que han participado investigadores del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona (ICM), del CSIC, y que está liderado por la Ohio State University (EE.UU). El trabajo se publica hoy en la revista Nature.

El trabajo ha sido posible gracias a las muestras recogidas por las expediciones Tara Oceans y Malaspina-2010, que dieron la vuelta al mundo estudiando los océanos. Los investigadores recogieron muestras del océano Atlántico, Pacífico, Índico y Mediterráneo, desde la superficie hasta los 4.000 metros de profundidad. A partir de las muestras recogidas, concentraron los virus y utilizaron herramientas bioinformáticas para analizarlas.

«Hemos logrado reconstruir y catalogar una gran cantidad de virus genéticamente diferentes que se agrupan en grupos que comparten propiedades similares«, explica Simon Roux, del laboratorio del profesor Matthew Sullivan, en la Ohio State University, que ha liderado el trabajo. «Este trabajo no sólo ha generado un catálogo relativamente completo de los virus oceánicos sino que también revela nuevos mecanismos con los que cuales los virus modulan los gases de efecto invernadero y la energía en los océanos«, dice Matt Sullivan.

867 tipos de virus

El trabajo utiliza las herramientas de la metagenómica y la bioinformática para unir los fragmentos de ácidos nucleicos de las muestras como si fueran un rompecabezas, con lo que se genera un «virioma del océano» de los virus de ADN de doble cadena representan 15.222 poblaciones virales que se pueden agrupar en, como mínimo, 867 grupos con propiedades similares, y muy diferentes unos grupos de otros.

«Esto triplica el número de virus oceánicos conocidos», afirma Silvia G. Acinas, investigadora del ICM y que participó en las dos expediciones. «De estos 867 grupos, 38 son abundantes y comprenden la mayor parte de virus oceánicos. Y dos tercios de las 15.222 poblaciones se describen por primera vez en este trabajo«.
«Estos resultados servirán para entender mejor el papel de los virus en las redes tróficas microbianas«, dice Dolores Vaqué, investigadora del ICM y coordinadora de la investigación en virus a la expedición Malaspina.

Los virus transportan genes funcionales entre células

Otro aspecto interesante es que en los genomas de los virus se han detectado varios cientos de genes funcionales, que tienen un papel biogeoquímico en el océano. Probablemente, estos genes provienen de los huéspedes de los virus, los cuales trasladan los genes de unos huéspedes a otros.

Cada vez que un virus infecta una célula del océano, además de la infección, le puede aportar genes nuevos. De esta forma, los virus «intervienen en los ciclos del nitrógeno y del azufre, probablemente modulando el funcionamiento de estos ciclos en el océano», dice José M Gasol, profesor de investigación del Instituto de Ciencias del Mar (ICM) y coordinador de la investigación en microorganismos en la expedición Malaspina.

«Hace sólo diez años era impensable poder hacer este tipo de catálogo con muestras de todo el mundo. Muchos investigadores de todo el mundo están describiendo cómo los microbios afectan a nuestros cuerpos, el suelo, el aire y los océanos. A medida que aumentamos nuestra capacidad de estudiar los virus, nos damos cuenta de que juegan un papel esencial en muchas de las funciones microbianas del océano. Las herramientas desarrolladas en nuestro laboratorio son muy útiles para entender esto, y las herramientas y los datos presentados serán esenciales para otros investigadores«, dice Matt Sullivan, coordinador del trabajo.

El catálogo de los virus oceánicos que se presenta en este trabajo en la revista Nature, será útil para la integración de los virus en modelos de los ecosistémicos oceánicos donde tienen un papel esencial en los ciclos de nutrientes y en las redes tróficas.

Artículo de referencia:

Roux, S., J. R. et al. … C. M. Duarte, J. M. Gasol, D. Vaqué, Tara Oceans Coordinators, P. Bork, S. G. Acinas, P. Wincker, M. B. Sullivan. 2016. Ecogenomics and potential biogeochemical impacts of uncultivated globally abundant ocean viruses. Nature doi:10.1038/nature19366
http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature19366.html

Artículos relacionados:

Los seres humanos no existiríamos de no haber intervenido los virus en nuestra evolución

El virus de la gripe y la Teoría Microbiana de las enfermedades

La colaboración esencial de los virus en el sistema inmunológico

La Industria Biotecnológica pretende tomar el control del sistema de evaluación de riesgos de los nuevos productos transgénicos

Por el Dr. Jonathan Latham, 19 de julio de 2017

independentsciencenews.org

La organización británica GMWatch, informaba recientemente que las empresas de negocios agrícolas se habían hecho con el control de CONABIA, el Comité Asesor de Biotecnología Agrícola de Argentina. CONABIA es el organismo que evalúa los transgénicos en Argentina. Según GMWatch, 26 de los 34 miembros son empleados de alguna empresa relacionada con los negocios agrícolas o tienen importantes conflictos de interés.

Llenar una Agencia de regulación con individuos que están en conflicto con aquello que regulan es una forma rápida de asegurarse la aprobación de los cultivos transgénicos y CONABIA ha cumplido con ese cometido. Una manera mucho más sutil, pero más eficiente, consiste en manipular la estructura del propio proceso de evaluación de los transgénicos. Hace poco asistí a la última conferencia internacional de organismos reguladores de los productos modificados genéticamente, denominada ISBGMOI14, celebrada en Guadalajara, México (del 4 al 8 de junio de 2017). ISBGMO está administrada por la Sociedad Internacional para la Investigación en Bioseguridad (ISBR). Cuando asistí a una conferencia anterior, en 2007, de todas las presentaciones sólo una fue realizada por una Empresa. Por aquel entonces, ISBR tenía algunas aspiraciones de independencia con respecto a la Agroindustria.

La segunda vez que asistí fue en 2011, celebrada en Buenos Aires, Argentina. Los investigadores y ejecutivos de las Empresas ya se habían convertido en los principales oradores y en una oportunidad para que las Empresas de agronegocios presentaran sus puntos de vista y sus iniciativas de regulación, como si estuvieran bendecidos por la Ciencia. Este año, en Guadalajara, las Empresas ya formaban parte del comité organizador de la conferencia e incluso concedían becas para asistir a la misma. Un ex organizador de la conferencia y miembro de ISBR me dijo que en la anterior conferencia de ISBGMO (celebrada en San Luis, Estados Unidos, en 2015), fue patrocinada casi exclusivamente por Monsanto.

Difundiendo el mensaje de la Industria

En Guadalajara, los conferenciantes de la Industria estaban trabajando a favor de un guion claramente establecido, lo cual se traduce en conseguir unos objetivos relacionados con las normas de la regulación.

En este guion por ejemplo se encuentra “la transportabilidad de los datos”. La transportabilidad de los datos es una idea destinada a las Agencias de Regulación de diferentes jurisdicciones, y consiste en que, por ejemplo la UE o la India, apliquen las mismas normas de bioseguridad. La implementación de la transportabilidad de los datos significaría que aunque un país tenga ecosistemas o especies propias, los solicitantes no deben proporcionan unos estudios adaptados a cada situación. Por ejemplo, cuando se trata de evaluar los efectos sobre un organismo no objetivo, por ejemplo un cultivo transgénico que produce un determinado insecticida, las Agencias de Regulación de Australia deben aceptar los ensayos sobre especies de mariquitas europeas o las lombrices de tierra que muestren que se puede cultivar el algodón transgénico de forma segura.

La transportabilidad de los datos tiene un enorme atractivo para el solicitante: menos costes, menos riesgos de que un producto transgénico se someta a una nueva evaluación de riesgos. A cuantas menos pruebas se someta un nuevo producto transgénico, menos investigaciones podrían detectar un problema significativo de existir.

Una segunda vía de actuación de las Corporaciones es “la necesidad de saber contra es bueno saber”. En otras palabras, que no se pida a los solicitantes más datos de los que ellos deseen dar. Los inconvenientes de esta premisa son los mismos que en el caso de la transportabilidad de los datos: cuanto menos datos, menos pruebas son necesarias y menos estudios científicos que realizar.

¿Modernizar la evaluación de riesgos?

Otro tema importante de la Conferencia fue la “modernización” de las normas de regulación. En este sentido, la propuesta más avanzada fue la de Canadá. Canadá ha adoptado lo que se denomina “regulación de los transgénicos basándose en rasgos”. En este tipo de regulaciones basada en rasgos, el método de desarrollo del cultivo (es decir, si el cultivo fue modificado genéticamente o no) es algo irrelevante. El rasgo es lo único importante. Por lo tanto, sin un cultivo transgénico produce un determinado insecticida, se evalúa el riesgo contra los organismos no objetivo. Si un transgénico mejora el sabor o la nutrición, como dichos rasgos no supondrían un riesgo por estar relacionados con el sabor o los nutrientes, entonces dicho cultivo tendría el camino libre para su comercialización.

Este enfoque de Canadá puede parecer inofensivo, pero tiene la peculiaridad de que concede el control de la evaluación de riesgos al solicitante, porque bajo este sistema todo depende de lo que el solicitante diga cuál es el rasgo. Imagínese que se le pida revisar la seguridad de un avión, pero el fabricante no le dijese si dicho avión va propulsado por hélices o por un motor a reacción; o en el caso de un submarino, si lleva motor diésel o es de propulsión nuclear.

Según el enfoque de Canadá, simplemente se le diría lo que hace el cultivo, dejando fuera de las normas de regulación la mayoría de las consideraciones que normalmente se consideran que hay que realizar para una evaluación de riesgos y la determinación de los peligros potenciales. Se suponía que una evaluación de riesgos se hacía para comprobar lo que un no producto no debiera hacer. Esta forma de proceder es imponer la no regulación sobre la regulación, y fueron los representantes de Canadá los que tuvieron más oportunidades de hablar en ISBGMO14 que cualesquiera otros representantes nacionales.

Evaluación escalonada de los riesgos

Otra innovación equivalente no científica, que pareció tener una amplia aceptación, se denomina “evaluación escalonada de los riesgos”. Imagínese que una empresa presenta a las Agencias de Regulación un cultivo transgénico resistente a los insectos. Una pregunta surge enseguida. ¿Cómo puede saber una Agencia de Regulación, ya que ese cultivo produce un insecticida, que no matará a organismos beneficiosos como las abejas que se alimentan de sus flores?

En la evaluación escalonada de riesgos esta pregunta se responde alimentando con el insecticida producido por la planta transgénica a una especie de abeja. Si no se observa ningún daño, el cultivo se considera seguro. No se requerirían de más pruebas. Si las abejas resultan perjudicadas, entonces se realiza una prueba a una escala más amplia, presuntamente más acorde con la realidad. Si en este caso no se observa daño, el cultivo se considera seguro y no se realizarían más pruebas. Si se observa daño, se lleva a cabo una prueba al aire libre o a un nivel mucho mayor.

Monsanto presentó una extensa exposición, en sesión plenaria, de la “solidez” y la “lógica” de este enfoque escalonado. La evaluación escalonada de riesgos ha sido objeto de poco debate científico (véase Lang et al., 2007), pero las implicaciones del enfoque escalonado son muy importantes. Se trata de un sistema asimétrico en el que si se pasa una prueba ya supone la aprobación, mientras que si se fracasa en esa prueba no da lugar a su desaprobación.

Consideremos por ejemplo los productos farmacéuticos. Actualmente, todos los fármacos deben pasar por tres fases de ensayos clínicos: primero las pruebas en animales, luego ensayos en humanos en pequeña cantidad, y por último ensayos humanos a gran escala. Un fallo en cualquiera de estas etapas supone la eliminación de dicho fármaco. Sin pretender darles ninguna idea, supongamos que la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) reemplazase este sistema de tres fases por uno bajo el cual pasar la fase I (los ensayos en animales) permitiera a la Empresa Farmacéutica comercializar directamente el producto. Se produciría, por una buena razón, un escándalo, y entrarían en el mercado muchos medicamentos peligrosos. Pues esa es precisamente la lógica de la evaluación escalonada de los cultivos transgénicos, un sistema en el que un fracaso es una respuesta inaceptable. En la revisión científica que propuso por primera vez la evaluación escalonada de riesgos, no hay ninguna disposición para que un cultivo transgénico sea rechazado, según el diagrama en árbol que se propone (ver Figura 1 de Romeis et al., 2008). La aprobación está garantizada. Lo Agroindustria lo sabe perfectamente porque muchos de los autores del estudio de Romeis et al pertenecen a las principales empresas de semillas y de Biotecnología.

Las denominadas innovaciones “lógicas” presentadas en ISBGMO14, tales como la transportabilidad de datos, la regulación basada en rasgos y la evaluación escalonada de riesgos son, por tanto, consideradas como derivaciones de las normas de regulación. De este modo resulta imposible que una Agencia de Regulación rechace una solicitud de un producto transgénico, o incluso que pueda recopilar la suficiente información. No es de extrañar que la Industria Biotecnológica quiera referirse a los procedimientos de evaluación de riesgos como Sistemas de aprobación.

Dada la falta de objeciones a estos enfoques presentados en ISBGMO14, la Industria Biotecnológica se siente ahora confiada de que la regulación de los productos biotecnológicos están ahora, en gran medida, en sus manos, pero todavía quieren más.

En los próximos años se espera un repunte en el ámbito de los transgénicos a medida que aparezcan nuevas aplicaciones y nuevos enfoques. Se prevé que aparezcan algas transgénicas, biotecnología animal, impulso genético, etc. Muchas de estas aplicaciones crearán mucha polémica, así que un ambiente en el que tengan el control de las regulaciones es para ellos una necesidad antes de que tal avalancha llegue.

Pero esto no es más que una de las muchas vergüenzas. Justamente cuando es necesaria una evaluación más exhaustiva de las debilidades y las limitaciones inherentes de la evaluación científica de los riesgos para hacer frente a estos desafíos, las Industrias Química y Biotecnológica están forzando que los sistemas de evaluación vayan en sentido contrario.

Referencias

Romeis, Jörg; Bartsch, Detlef; Bigler, Franz; Candolfi, Marco P; Gielkens, Marco M C; et al. (2008) Assessment of risk of insect-resistant transgenic crops to nontarget arthropods. Nature Biotechnology; 26: 203-8.
Andreas Lang, Éva Lauber & Béla Darvas (2007) Early-tier tests insufficient for GMO risk assessment. Nature Biotechnology 25: 35 – 36
doi:10.1038/nbt0107-35

——————————————————

Las megagranjas: el modelo estadounidense de ganadería intensiva se extiende por el mundo

La demanda de alimentos producidos a más bajo coste está llenando los campos de cobertizos industriales para procesar grandes cantidades de animales.

Por Fiona Harvey , Andrew Wasley , Madlen Davies y David Child, 18 de julio de 2017

The Guardian

“La vaquería de Noviercas, Soria, será la mayor vaquería de Europa, con más de 20.000 vacas de ordeño, 150 establos y una superficie total de 900 hectáreas para los purines y el forraje..”

La imagen popular de una ganadería con sus campos y cielos abiertos donde pastaban los animales, está dando paso a enormes cobertizos que alojan a decenas de miles de animales, con un enorme ruido y los olores que se extienden más allá de las cercas que los rodean.

Los Estados Unidos es el país donde se inició este tipo de ganadería a gran escala, una ganadería intensiva para la cría del cerdo, establos para vacas y corrales para las ovejas. Actualmente hay aproximadamente unas 50.000 instalaciones en los Estados Unidos clasificadas como Operaciones Concentradas de Alimentación Animal (CAFO), pero con otro cuarto de millón de instalaciones a escala industrial aunque por debajo de ese umbral.

Por los países en desarrollo se está extendiendo este modelo. La ganadería intensiva ofrece ventajas sobre la ganadería tradicional extensiva, con un menor coste y una atención sanitaria más eficiente para los animales, lo que redunda en unos productos más baratos. De acuerdo con la ONU, a nivel mundial las CAFOs representan el 72% de todas las aves de corral, el 42% de todos los huevos que se producen y el 55% de la producción de carne de cerdo.

En el año 2000, se estimaba que habría en el mundo unos 15.000 millones de cabezas de ganado, según el Instituto Worldwatch. El año pasado, tal cantidad había aumentado a 24.000 millones, la mayoría animales productores de huevos, carne de pollo y cerdos, producidos en las granjas de ganadería intensiva.


La ganadería no ha sido un sector muy desarrollado en el Reino Unido, pero la mayor de las personas todavía cree que las granjas son unos campos verdes en lugar de cobertizos a escala industrial. La realidad es que cada vez menos ganado es criado de forma extensiva, pasando los animales todo o casi todo el tiempo dentro de grandes instalaciones tipo almacén.

Según una investigación conjunto entre The Guardian y la Oficina de Periodismo de Investigación, al menos 789 megagranjas, que cumplen con la definición de lo que es un CAFO, ahora están establecidas en el Reino Unido, muchas de ellas propiedad de multinacionales. Se trata de una oleada de granjas de cría intensiva que ha aumentado en más de un cuarto en los últimos 6 años.

Con el Brexit, los ecologistas temen que la presión del comercio internacional aumente este tipo de instalaciones al estilo estadounidense. Los estándares agrícolas del Reino Unido han sido más altos que las prácticas ganaderas de la UE, al menos en el pasado, aunque ahora están al mismo nivel, pero en el futuro podría haber presiones para bajar esos estándares y de este modo competir con las importaciones.

Emma Slawinski, directora de campañas de  Compassion in World Farmingdijo que los problemas de las megagranjas es que sobremedican a los animales, de modo que los animales reciben antibióticos los necesiten o no. A los animales de cría intensiva se les administra de manera regular antibióticos en el alimento o en el agua, debido al mayor riesgo de que enfermen, cuando un gran número de animales se mantienen en condiciones de hacinamiento. Hay numerosas advertencias de que el uso excesivo de antibióticos en la ganadería intensiva está contribuyendo a la resistencia a los antibióticos para su uso en los seres humanos. Si los animales no pueden estar saludables en las condiciones en las que se les pone, entonces es hora de echar un vistazo a nuestros sistemas de cría de ganado.

El Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales del Reino Unido se comprometió a resistir las presiones para bajar los estándares una vez que se produzca el Brexit. “Salir de la UE nos da una oportunidad sin precedentes para dar forma a nuestra Industria Ganadera, para que funcione en el Reino Unido y ayude a nuestros ganaderos a criar unos animales de los cuales obtengamos unos alimentos de primera clase. Estamos decididos a tener éxito en este empeño, sin comprometer el bienestar animal ni nuestros estándares ambientales, y siempre protegeremos nuestros variedades tradicionales ganaderas”.

El Gobierno se comprometió a no rebajar las normas ambientales y de bienestar animal en las granjas y dijo que mantener la seguridad y la confianza del público en los alimentos sería “su mayor prioridad”, asegurando que las subvenciones brindarían una oportunidad para comercializar productos de alta calidad en el exterior. “Esto no debiera ser una carrera hacia abajo”, dijo Defra.

Sin embargo, no sólo se han importando los métodos estadounidenses al Reino Unido, sino que la inversión también ha venido del exterior. Cargill, el gigante de la alimentación estadounidense, es ahora uno de los mayores productores dentro de la ganadería del Reino Unido, con una red de más de 100 granjas. En su planta de Grandstand Road, la empresa procesa al menos 1,6 millones de pollos a la semana. La Empresa obtuvo unas ganancias de más de 19 millones de libras el año pasado en el Reino Unido.


Moy Pork, uno de los mayores empleadores de Irlanda del Norte, es propiedad de JBS, una empresa brasileña. Tiene cuatro sitios de producción en el Reino Unido, así como otras plantas de procesamiento y granjas asociadas. La Empresa obtuvo un beneficio de más de 50 millones de libras en el año 2015.

Las granjas industriales en el Reino Unido son el pilar de las principales cadenas de supermercados y minoristas de alimentos. Tesco, Sainsburys, Morrisons, Asda y otros reciben los suministros de empresas que poseen CAFOs y granjas de cría intensiva. Por ejemplo, el proveedor de aves de corral Hook 2 Sister suministra a clientes como Tesco, Morrisons, Sainsburys, M&S y Asda, cuyos productos proceden al menos de 37 instalaciones de tipo CAFO en el Reino Unido.


Pippa Woods, de la Asociación de Ganadería Familiar, dijo: “Los ganaderos locales contribuyen a la economía en el área local, de las comunidades locales. Sin embargo, el beneficio de las grandes granjas va a parar a las grandes empresas estadounidenses”.

Los defensores de la grandes instalaciones ganaderas señalan que tienen ventajas en términos de bienestar animal: por ejemplo, la temperatura, la humedad y los niveles de luz del día pueden ser controlados, así como los depredadores y los potenciales portadores de enfermedades, como los tejones.

Pero el principal impulso de este tipo de instalaciones es el coste de funcionamiento y los precios al consumidor. Nuestra apetencia por el pollo en particular parece insaciable, representando ahora más de la mitad de la carne que se consume en el Reino Unido. Los ganaderos luchan por el coste de los piensos, los precios de la energía y la presión de los grandes supermercados, que están abocando a la desaparición a la ganadería de pequeña escala.

Según Defra, hay aproximadamente 173 millones de aves de cría en el Reino Unido, lo que nos daría unas cifras de más de mil millones de aves al año. Si estas aves fueran criadas al aire libre, necesitarían un área dos veces el tamaño de Copenhague. Y si estas aves se criaran de manera ecológica, necesitarían un tamaño equivalente al de Anglesey.

Los precios de los alimentos han aumentado en los últimos años, mientras que los salarios se han estancado, lo que significa que hay que dedicar una parte cada vez mayor a la compra de los alimentos, y las personas con bajos ingresos tienen que elegir entre carne y otros elementos esenciales, como la calefacción o la vivienda. En estas circunstancias, las medidas para mantener los alimentos baratos tienen una gran resonancia política mucho más allá de la comunidad ganadera.

Con el Brexit está aumentado la incertidumbre en todos los frentes; las inversiones de las empresas multinacionales dan seguridad a los ganaderos del Reino Unido.

Norman Lamb, Diputado liberal demócrata por North Norfolk, y ex Ministro, dijo: “Necesitamos una nueva normativa nacional más fuerte para hacer frente al panorama que emerge y sustituir la antigua legislación de la UE”.

Sin embargo, dijo que las necesidades de las personas y su poder adquisitivo también deben tenerse en cuenta. “Es fácil condenar a los productores, pero la gran mayoría de las personas comen carne. Necesitamos abrir un debate nacional sobre si podemos o no justificar estos métodos de cría. Podemos elegir carne ecológica o la carne más barata, pero las personas con bajos ingresos pueden tener dificultades para hacer la elección dentro de los límites de su presupuesto”.

    •  Andrew Wasley es periodista sobre temas de alimentación y agricultura en la Oficina de Periodismo de Investigación.  Madlen Davies es periodista de ciencia y salud en la Oficina de Periodismo de Investigación. David Child es un periodista freelance. Fiona Harvey es corresponsal de medio ambiente para The Guardian.

————————————————————-

El Gobierno desprecia los criterios de salud pública y del principio de precaución al asumir un informe del lobby de la telefonía

El documento, que ha tenido una importante repercusión, ha sido elaborado por el CCARS, una opaca organización impulsada por el Colegio de Ingenieros de Telecomunicación

AMPAs, asociaciones de afectados, de consumidores, vecinales y ecologistas demandan al Ejecutivo una mayor neutralidad y una regulación proteccionista de la contaminación electromagnética

La postura del CCARS allana el despliegue de redes 5G y la expansión desregulada de redes y dispositivos inalámbricos, en detrimento de opciones tecnológicas biocompatibles como el cable y el LIFI

Madrid, 14 de julio de 2017. Tras la publicación del último informe del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS), la Plataforma Estatal Contra la Contaminación Electromagnética (PECCEM), que agrupa a decenas de organizaciones sociales, y la asociación de Electro y Químico Sensibles por el Derecho a la Salud (EQSDS), reclaman prudencia y rigor a políticos y agentes sociales ante sus conclusiones, que sin ambages benefician a los intereses de la industria de la telefonía. Además, denuncian la implicación del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital en su presentación y posterior difusión, saltándose las normas básicas de neutralidad o proporcionalidad.

Detrás del Informe sobre Radiofrecuencias y Salud 2016 se halla el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT), entidad que coordina el propio CCARS. Llama la atención que una organización que NO tiene entre sus objetivos estatutarios (1) la defensa de la salud se ocupe de este controvertido asunto, colisionando con su propio código deontológico al asesorar en competencias que le son ajenas. Hay que subrayar, además, que el CCARS (2) no figura entre los Organismos Públicos de Investigación regulados por ley (3), ni cumple con los requisitos éticos básicos de transparencia, independencia y pluralidad de criterios.

Por su parte, el ministerio, con su actuación invade competencias en prevención y protección ambiental del Ministerio de Sanidad y de las Comunidades Autónomas (4), tal y como recoge el Real Decreto 1066/2001 sobre telecomunicaciones y la propia Ley General de Salud Pública de 2001 en cuanto a la evaluación y actuación de las emisiones electromagnéticas y a la aplicación del principio de precaución.

Si atendemos al contenido del documento del CCARS, este minimiza las advertencias de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer de la OMS (5), que ya en 2011, tras clasificar a los campos electromagnéticos de radiofrecuencias como posibles cancerígenos, hizo un llamamiento a aplicar “medidas pragmáticas” para reducir su exposición. Advertencias que hoy se consideran ampliamente superadas en las revisiones científicas más actuales.

Además, el CCARS ningunea las alertas basadas en miles estudios (hoy recogidos en el conocido Informe BioInitiative) como el llamamiento internacional que 225 científicos en bioelectromagnetismo de 41 países realizaron en 2015 a la OMS y a la ONU, solicitando protección ante las radiaciones electromagnéticas que “afectan a los organismos vivos”, y suponen un “aumento de riesgo de cáncer, estrés celular, aumento de radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductor, déficit en el aprendizaje y la memoria, trastornos neurológicos y efectos negativos en el bienestar general de los seres humanos”.

Por otro lado, el polémico informe del COIT coincide con la estrategia de la industria de la telefonía de impedir la aplicación del Principio de Precaución, en contra del criterio de las asociaciones sanitarias profesionales que representan a miles de médicos y de las más de 17 agencias gubernamentales de salud que apoyan la reducción de la exposición a la radiación inalámbrica de los móviles y otros dispositivos inalámbricos. Una estrategia que, por cierto, es casi calcada a la desplegada hace años por el lobby de la industria del tabaco (6).

Recordemos que la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (7) alerta de los efectos biológicos para la salud de estas radiaciones en su Resolución 1815. En ella recomienda aplicar el Principio de Precaución, en especial ante el peligro sobre la salud de los niños y los adolescentes de los dispositivos inalámbricos que emiten microondas (móviles, WiFi, etc.). Hoy en día estas recomendaciones están recogidas y reforzadas en el dictamen sobre “hipersensibilidad electromagnética” de la Sección TEN del Comité Económico y Social Europeo (CESE) de 2015.

En virtud de estas sugerencias, ya son muchos los estados en los que se aplican alguna medida proteccionista (8). En concreto, estados como Francia y Chipre y municipios del estado español como Hospitalet de Llobregat ya adoptan medidas para proteger a la población infantil (9), como prohibir las redes Wi-Fi y las tecnologías inalámbricas en escuelas infantiles o implantar sistemas de comunicación con luz visible –LIFI- (10) en centros sanitarios (como sucede en el Hospital de Perpiñán).

Los ingenieros de telecomunicaciones niegan en su informe la existencia de la electrohipersensibilidad (11). Para ello, se basan en un efecto nocebo descartado por la comunidad científica independiente (2015, 2016), que siempre ha sugerido métodos más objetivos como la imagen médica y los marcadores biológicos en sangre. El citado dictamen sobre hipersensibilidad electromagnética del CESE declara que el negacionismo vulnera los derechos y libertades de las personas afectadas.

Por todo lo anterior, la PECCEM (que está formada por las principales organizaciones vecinales del Estado, colectivos ecologistas, AMPAs, organizaciones de consumidores y colectivos de afectados) y EQSDS requieren al Gobierno de Mariano Rajoy que deje de avalar actos y organizaciones de interés de parte, que vulneran ética y legalidad, y promueva un proceso participativo de las partes implicadas que proceda a una regulación proteccionista de la contaminación electromagnética (12) para compaginar tecnología y salud.

Contacto: coordinacion@peccem.org

www.peccem.org/

https://es-es.facebook.com/peccem/

Twitter: @PECCEM

RESEÑAS Y BIBLIOGRAFIA SOBRE LOS PUNTOS CLAVE DE LA NOTA:

1. Sobre los estatutos del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones, entidad que sostiene financieramente al Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS):

Entre los fines y funciones, estipulados en el artículo 4 de sus Estatutos Generales aprobados en el Real Decreto 261/2002, de 8 de marzo de 2015, se contempla “Defender los derechos e intereses de la profesión en todos los ámbitos” y “Asesorar a los organismos oficiales, entidades y particulares en las materias de su competencia, así como emitir informes y resolver las consultas que le sean interesadas por los mismos o por los colegiados” [https://www.coit.es/coit/normativa-interna/estatutos-coit]

En ningún caso contempla temas relacionados con la salud, por lo que según sus propias normas incumpliría su propio código ético al asesorar a organismos oficiales en este ámbito.

2. Sobre el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS)

 “¿Quién financia al CCARS?”. En su página web aunque se definen como un “comité independiente”, declara que “sus actividades están financiadas por el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación (COIT)” [http://ccars.org.es/quienes-somos]

Ver “Presentación del Informe sobre Radiofrecuencias y Salud 2016” del CCARS en el sitio web del Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicaciones [https://www.coit.es/eventos/presentacion-del-informe-sobre-radiofrecuencias-y-salud- 2016]

 “¿Para quién trabaja el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS)?”. Ver artículo de la asociación AVAATE sobre los orígenes del CCARS y sus miembros, editado en abril de 2017 [http://www.avaate.org/spip.php?article2710]

3. La Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, que regula los Organismos Públicos de Investigación no contempla al comité asesor del COIT. [https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-2011-9617]

En cualquier caso el CCARS no cumple con los requisitos éticos básicos de transparencia, independencia y pluralidad de criterios exigibles.

4. Sobre las competencias propias del Ministerio de Sanidad y Consumo, las comunidades Autónomas y otras administraciones con funciones en el ámbito de la salud (invadidas por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital):

Ver Real Decreto 1066/2001. Art. 7: “el Ministerio de Sanidad y Consumo, en coordinación con las Comunidades Autónomas, evaluará los riesgos sanitarios potenciales de la exposición del público en general a las emisiones radioeléctricas…” y “desarrollará los criterios sanitarios destinados a evaluar las fuentes y prácticas que puedan dar lugar a la exposición a emisiones radioeléctricas de la población, con el fin de aplicar medidas para controlar, reducir o evitar esta exposición.”… “Asimismo, el Ministerio de Sanidad y Consumo adaptará al progreso científico el anexo II, teniendo en cuenta el principio de precaución…”. [https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2001-18256]

Ver Ley 33/2011, de 4 de octubre, General de Salud Pública. [https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-2011-15623]

o El Artículo 12.2 recoge como factores a tener en cuenta en la vigilancia de salud pública “los riesgos ambientales y sus efectos en la salud, incluida la presencia de los agentes contaminantes en el medio ambiente y en las personas, así como el impacto potencial en la salud de la exposición a emisiones electromagnéticas”.

o “Artículo 3. De los principios generales en salud pública. Las Administraciones públicas y los sujetos privados, en sus actuaciones de salud pública y acciones sobre la salud colectiva, estarán sujetos a los siguientes principios: … d) El Principio de Precaución. La existencia de indicios fundados de una posible afectación grave de la salud de la población, aun cuando hubiera incertidumbre científica sobre el carácter del riesgo, determinará la cesación, prohibición o limitación de la actividad sobre la que concurran”. o Artículo 31.1: “Corresponde al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad hacer efectiva la coordinación del Estado con las Administraciones públicas y los organismos competentes, en el ejercicio de las actuaciones destinadas a la prevención y protección frente a riesgos ambientales para la salud”.

5. Miles de estudios científicos alertan de los riesgos de los campos electromagnéticos. Ver las siguientes revisiones bibliográficas citadas a continuación, las dos primeras constituyeron la base de las resoluciones proteccionistas de las distintas instituciones europeas citadas en el punto 7:

El Informe BioInitiative (2007-2012-2014). Revisión de más de 4.000 estudios. http://www.bioinitiative.org/ en inglés. Ver resúmenes en otros idiomas en: http://www.peccem.org/DocumentacionDescarga/Cientificos/Declaraciones/BIOINITIATIVE.cas .pdf]

Monográfico de la International Commission for Electromagnetic Safety (ICEM, 2010) «NonThermal Effects and Mechanisms of Interaction Between Electromagnetic Fields and Living Matter». [http://www.icems.eu/papers.htm]

 “References of over 200 scientific studies and six reviews reporting potential harm at nonthermal levels of radiofrequency/microwave radiation that are below Safety Code 6”. C4ST (2017).

– Si la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC) de la OMS clasificaba en 2011 los CEM de radiofrecuencias como posible cancerígeno (grupo 2b) y su director llamaba a aplicar ya “medidas pragmáticas” para reducir su exposición [http://www.peccem.org/DocumentacionDescarga/Legislacion/IARC.WHO_31.05.11_cast.pdf], el Informe BioInitiative en su actualización del 2014 [http://www.bioinitiative.org/new-studies-showhealth-risks-from-wireless-tech/], incide, entre otras cuestiones, en que ya existen pruebas suficientes de cancerogenicidad para el hombre, y se reafirma en 2016 al valorar los primeros datos del estudio del Programa Nacional de Toxicología (NTP) de EEUU [http://www.bioinitiative.org/cell-phone-radiation-study-confirms-cancer-risk/], cuestionando nuevamente los límites de seguridad pública.

– Ver el llamamiento Internacional a la OMS y ONU en 2015 [https://www.emfscientist.org/, http://cemyelectrosensibilidad.blogspot.com.es/2015/05/nuevo-llamamiento-cientifico.html] de 225 científicos y expertos en bioelectromagnetismos de 41 países, con artículos revisados entre pares sobre los efectos biológicos o sobre la salud de los campos electromagnéticos, que se suman a llamamientos científicos anteriores [https://ehtrust.org/doctors-scientists-appealstricter-wireless-technology-regulation/], alertando y pidiendo protección ante dichas radiaciones que “afectan a los organismos vivos muy por debajo de las directrices internacionales y nacionales”, incluyendo “aumento de riesgo de cáncer, estrés celular, aumento de radicales libres dañinos, daños genéticos, cambios estructurales y funcionales del sistema reproductor, déficit en el aprendizaje y la memoria, trastornos neurológicos y efectos negativos en el bienestar general de los seres humanos”.

– Ver las Numerosas asociaciones profesionales (representando a miles de médicos) que ya aconsejan aplicar el Principio de precaución en el ámbito de dispositivos emisores de campos electromagnéticos. [https://ehtrust.org/science/medical-doctors-consensus-statementsrecommendations-cell-phoneswireless/]

6. Sobre las estrategias empresariales iniciadas por el lobby del tabaco para evitar la aplicación del principio de Precaución:

– Ver monográfico de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) “Lecciones tardías de alertas tempranas: ciencia, precaución, innovación” (2013). [https://www.eea.europa.eu/publications/late-lessons-2]:

En el capítulo 7 “La manipulación de la investigación por la industria tabaquera” describe las “estrategias de la industria del tabaco para manipular los datos sobre los riesgos: financiar la investigación que apoye la posición del grupo de interés, esconder la participación de la industria en la investigación, publicar investigaciones que apoyen la posición del grupo de interés, suprimir la investigación que no apoya la posición del grupo de interés, criticar la investigación que no apoya la posición del grupo de interés, cambiar las normas científicas, difundir los datos de los grupos de interés o la interpretación del riesgo en la prensa especializada, divulgar los datos de los grupos de interés o la interpretación del riesgo directamente a los encargados de formular las políticas”.

En las conclusiones (capítulo 28) se alerta de que ante problemáticas complejas y con incertidumbres en las que se debería aplicar el Principio de Precaución, hay prácticas industriales que siguen las estrategias iniciadas por la industria del tabaco en la década de los 50 del siglo XX para “negar, minimizar, distorsionar y depreciar la creciente evidencia”, desviando “el foco de las medidas de precaución fabricando la duda” y fomentando el concepto de la certeza absoluta como la única “buena ciencia” para retrasar las legislaciones de precaución.

– Ver artículo “Science for Skeptics: Myth Versus Fact on Cell Phones and Wi-Fi” Environmental Health Trust (2017) que examina una a una las declaraciones erróneas y negacionistas. “La estrategia de relaciones públicas de la fabricación de la duda se ha utilizado a menudo para retrasar las políticas para controlar o reducir los riesgos ambientales, ya sea el tabaco, el cambio climático, el amianto, el cloruro de vinilo, la radiación de teléfonos celulares u otros agentes. Aquí identificamos y rechazamos las declaraciones erróneas que aparecen en los medios de comunicación en respuesta a los resultados científicos que sugieren que la radiación del teléfono móvil podría ser peligrosa”.

7. Sobre las llamadas de instituciones europeas a aplicar el principio de precaución:

a) Ver algunas resoluciones proteccionistas de Instituciones europeas – Agencia Europea de Medio Ambiente:

2007: http://www.apdr.info/electrocontaminacion/Documentos/Investigacion/Declaraci%C3%B3n_AEMA_apoio_ Bioinitiative.pdf

2009: http://www.apdr.info/electrocontaminacion/Documentos/Investigacion/Directora_AEMA_2009.cas.pdf

2013:

https://www.eea.europa.eu/publications/late-lessons-2/late-lessons-chapters/late-lessons-iichapter-21

-Parlamento europeo:

2008: http://www.apdr.info/electrocontaminacion/Documentos/Institucions_Europeas/Resolucion_Parlamento_Europeo_Bioi nitiative.pdf

2009:

http://www.europarl.europa.eu/sides/getDoc.do?pubRef=-//EP//TEXT+TA+P6-TA-2009- 0216+0+DOC+XML+V0//ES

– La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) en su Resolución 1815 (2011) [http://www.apdr.info/electrocontaminacion/Documentos/Institucions_Europeas/P.A. C.E.06.05.11_cas.pdf] – El Dictamen sobre “hipersensibilidad electromagnética” de la Sección TEN del Comité Económico y Social europeo (CESE) en 2015. [https://webapi.eesc.europa.eu/documentsanonymous/eesc-2014-05117-00-02-as-tra-es.doc] http://www.apdr.info/electrocontaminacion/Documentos/Institucions_Europeas/P.A.C.E.06.05 .11_cas.pdf

b) Más de 17 agencias gubernamentales de salud de distintos países de todo el mundo ya han emitido recomendaciones para reducir la exposición a los teléfonos celulares y dispositivos inalámbricos debido a la falta de datos de seguridad [https://ehtrust.org/policy/internationalpolicy-actions-on-wireless/].

Ver documento de la agencia francesa ANSES de 2016 [ https://www.anses.fr/fr/system/files/AP2012SA0091Ra-anx.pdf]

8. Ver “Database of Worldwide Policies on Cell Phones, Wireless and Health” Environmental Health Trust (revision 2017) [https://ehtrust.org/policy/international-policy-actions-on-wireless/]

9. Algunas medidas adoptadas para proteger a la población infantil:

– Ver el artículo 7 de la Ley francesa n° 2015-136 del 9 de febrero de 2015 (« relative à la sobriété, à la transparence, à l’information et à la concertation en matière d’exposition aux ondes électromagnétiques »), en que prohíbe las redes Wi-Fi en las zonas dedicada al hogar, descanso y actividades de los niños menores de tres años, así como la desactivación de estas redes inalámbricas en la escuela primaria cuando no se utilizan para las actividades digitales educativas. En su artículo 6 también aprueba campañas de sensibilización sobre el uso responsable y prudente de los dispositivos móviles y las precauciones para el uso de los dispositivos que utilizan radiofrecuencias.

[https://www.legifrance.gouv.fr/affichTexte.do;jsessionid=8FF0FBD78579184C47E13C8119EFA 33A.tpdila08v_2?cidTexte=JORFTEXT000030212642&dateTexte=20170617]

Entre otras medidas proteccionistas la Ley francesa N° 2010-788, en su artículo Art. L. 511-5, también prohíbe el uso de telefonía móvil en menores de 14 años en los centros de enseñanza. En el artículo Art. L. 5231-3 prohíbe cualquier publicidad que tenga por objeto la venta o el uso de teléfonos móviles a menores de 14 años. [http://cdd.asso.fr/content/download/447/2543/version/1/file/2010.07.13_Loi_n-2010- 788_12juillet2010_engagement_national_pour_lenvironnement.pdf]

– En enero de 2017, el Ministerio de Educación y Cultura de la República De Chipre aplica el Principio de Precaución deshabilitando la red inalámbrica Wi-Fi en las escuelas infantiles y recomendando limitar su uso en las escuelas primarias. [https://translate.google.es/translate?hl=es&sl=en&u=https://ehtrust.org/wp-content/uploads/CYPRUSPDF-Wirelessin-School-Letter.pdf&prev=search]

– En Abril de 2014, el Ayuntamiento de Hospitalet de Llobregat aprobó desactivar “todos los wifis inalámbricos en las escuelas municipales de educación infantil (0-3 años) para reducir las emisiones que afectaban a estos centros”.

10. Sobre el Li-Fi. Las comunicaciones por luz visible (VLC, Visible light communication) a partir de lámparas LED (LI-FI) evitan la penetración profunda del cuerpo como ocurre con las microondas y otras ondas de radio.

– Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Lifi#cite_note-19

– “A Comparative Study and Analysis on Li-Fi and Wi-Fi” de Ashmita Shetty en International Journal of Computer Applications (0975–8887) Volume 150 –No.6, September 2016 [http://www.ijcaonline.org/archives/volume150/number6/shetty-2016-ijca-911558.pdf, http://www.ijcaonline.org/archives/volume150/number6/shetty-2016-ijca-911558.pdf]

– Ver video de allodocteurs.fr sobre el despliegue del Li-Fi en el hospital francés de Perpiñán: https://www.youtube.com/watch?v=Cx9yUzXglHU

11. Efecto nocebo y electro sensibilidad:

La negación de la electrohipersensibildad del informe CCARS, que potencia la vulneración de los derechos y libertades de las personas afectadas (como refiere el punto 2.8 y 3 del dictamen del 2015 sobre hipersensibilidad electromagnética de la Sección TEN del Comité Económico y Social Europeo –CESE-) [https://webapi.eesc.europa.eu/documentsanonymous/eesc-2014-05117-00-02- as-tra-es.doc], se respalda en un efecto nocebo descartado por la comunidad científica independiente ante la evidencia de respuestas fisiológicas objetivadas [https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26613326], como recoge la Declaración Científica Internacional de Bruselas sobre EHS y SQM de 2015 [http://electrosensiblesderechosalud.org/wordpress/wp-content/uploads/2016/04/DeclaracionBruselas-EHS-SQM-2015.pdf] y la Guía de la Academia Europea de Medicina Ambiental de 2016 [http://www.peccem.org/DocumentacionDescarga/ElectroHiperSensibilidad/Guia.EUROPAEM.2016.pdf].

12. Manifiesto europeo por una regulación de la exposición a los campos electromagnéticos (CEM) que proteja realmente la salud pública (2013)

Recoge y profundiza las recomendaciones de la Resolución 1815 (2011) de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE) en la línea de aplicar el Principio de Precaución y de los principios ALARA (as low as reasonably achievable) y ALATA (as low as technically) en la exposición (inmisión) a campos electromagnéticos (CEM).

Ver versión en castellano:

http://www.peccem.org/DocumentacionDescarga/Campanas/ICE2013/CAS_MANIFIESTO_EUROPE O_DE_APOYO_A_LA_ICE.pdf

FIRMANTES DEL MANIFIESTO: entre los firmantes de este manifiesto europeo hay científicos, investigadores y expertos, así como colegios y asociaciones profesionales, y representantes de organizaciones de la sociedad civil [defensores de la salud, consumidores, vecinos, ambientalistas, ecologistas, sindicalistas, madres y padres, personas afectadas de síndromes de sensibilización central (electrohipersensibilidad, sensibilidad química múltiple, fatiga crónica, fibromialgia, etc.) y de tumores cerebrales, personas comprometidas en la lucha contra la contaminación electromagnética, …) procedentes de 26 países (Argentina, Australia, Austria, Bélgica, Brasil, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, India, Irlanda, Italia, Macedonia, países Bajos, Panamá, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Eslovaquia, España, Suecia, Suiza y Estados Unidos). Ver la lista en inglés actualizada en diciembre de 2016: http://www.peccem.org/DocumentacionDescarga/Campanas/ICE2013/SignatoriesManifes toECI_EMF_June-2016.pdf

————————————————————-