Solicitan a las Naciones Unidas que se examine a fondo el bloqueo de investigaciones sobre asesinatos y torturas

Estarían implicados funcionarios españoles

Por Madison Ruppert, 25 de enero de 2012

Activist Post

 

Dos grupos de derechos legales han solicitado recientemente que las Naciones Unidas lleven a cabo una investigación sobre las acusaciones dirigidas contra funcionarios de los Estados Unidos y España, que al parecer bloquearon investigaciones judiciales en relación con asesinatos y torturas contra sospechosos de terrorismo durante el Gobierno de Bush.

La solicitud ha sido realizada por el Centro de Derechos Constitucionales, con sede en Nueva York, junto con el Centro Europeo para los Derechos Humanos y Constitucionales de Berlín.

Según McClatchy, la solicitud se ha dirigido a la ponente especial de las Naciones Unidas para la Independencia Judicial.

Los dos grupos dicen que Estados Unidos interfirió junto con la Justicia española en tres causas penales y se pide a la ONU que se exija a los Gobiernos español y estadounidense que cesen su injerencia en las causas judiciales.

Pero creo que esto es un sueño imposible, dado que las Naciones Unidas, con sede en los Estados Unidos, tiene estrechos vínculos con el Gobierno de los Estados Unidos, y se encuentra lejos de ser una organización legítima, responsable y representativa.

Todo lo que necesitamos es echar un vistazo hacia atrás sobre sus actuaciones en las violaciones de los Convenios de Ginebra durante las administraciones de Bush y Obama, en la invasión ilegal de Irak, la invasión de Libia, que dejó un número indeterminado de muertos civiles, mientras se viola la Constitución de los Estados Unidos, por nombrar sólo algunos ejemplos.

Naciones Unidas no tiene ningún interés en la justicia, a menos que eso responda a sus necesidades, como hemos visto en el silencio ensordecedor sobre muchos asesinatos llevados a cabo por Estados Unidos en su historia reciente.

Cuando sin duda el país que es líder de los Derechos Humanos en el mundo practica la tortura y los torturadores quedan impunes, se está enviando un mensaje negativo”, dijo el Presidente emérito del Centro de Derechos Constitucionales, Michael Ratner.

Creo que la afirmación de Ratner es equivocada, dado que Estados Unidos está lejos de ser “el país líder de los Derechos Humanos en el mundo”, y me parece que es algo discutible.

Claro, que hay otros países peores en este sentido, pero me gustaría debatir con Ratner esta afirmación de que Estados Unidos lidera el mundo en materia de Derechos Humanos, o con cualquier otra persona que crea que esto es cierto.

No creo que alguien pudiera afirmar tal cosa sabiendo cómo funciona nuestro sistema penitenciario, cómo funciona nuestra sistema judicial, cómo se penalizan los comportamientos en menores, cómo se han aprobado leyes que permiten a los militares la detención indefinida sin cargos ni juicios, y la expulsión de los Estados Unidos; cómo se permite la tortura, cómo se mantienen centros penitenciarios en secreto y cómo se decide si un ciudadano norteamericano debe o no ser asesinado, etc.

Estas no son las señas de identidad de “un país líder de los Derechos Humanos en el mundo”, sino de uno de los estados policiales con rápida expansión tecnológica; una de las principales naciones militaristas y neoimperialistas/colonialistas, que regularmente de burla del Derecho Internacional y de las decisiones comunes.

Sin embargo, parece que Ratner es consciente del hecho de que la ONU no es la institución más adecuada para hacer frente a esta petición cuando dijo que eligió la ONU porque “es muy difícil hacer responsable a Estados Unidos en cualquier foro mundial”.

De hecho no hay foros ante los que Estados Unidos pueda realmente rendir cuentas, e incluso las Naciones Unidas podrían haberse olvidado en la preparación de la invasión de Irak.

Según McClatchy, un portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos se negó a comentar y dijo que esas preguntas había que dirigirlas al Departamento de Justicia. Sin embargo, el Departamento de Justicia no ha respondido ante las preguntas realizadas, lo que apenas nos sorprende.

La denuncia presentada por estos dos grupos está pidiendo que las Naciones Unidas investiguen cómo fueron manejados tres casos concretos:

  • La tortura en el centro de detención en la Bahía de Guantánamo (por no hablar de la muerte de algunas personas que eran sospechosas de ser terroristas o de tener vínculos con el terrorismo).

  • La utilización de la Administración Bush del interrogatorio mejorado, también conocido como “la tortura”.

  • Y la muerte del camarógrafo español José Couso Permuy, en Bagdad en 2003.

Curiosamente, la denuncia se basa en informes y cables publicados por Wikileaks en 2010, que detallan cómo diplomáticos de alto rango de Estados Unidos presionaron a las autoridades españolas para que se pusiera fin a las investigaciones penales.

Vale la pena señalar que algunas personas, como Webster Tarpley, dicen que Wikileaks es en realidad una CIA , “un lugar de encuentro con operatividad limitada”, diseñado para el control de la oposición. Lo cierto es que no han hecho ningún daño en Estado unidos la publicación de estos cables diplomáticos, con lo cual la afirmación de Tarpley pudiera ser cierta.

Personalmente no estoy cualificado para hacer una afirmación concreta en este momento, pero puede observar cómo los servicios de inteligencia occidentales podrían utilizar una herramienta como Wikileaks en su beneficio.

En uno de los cables diplomáticos, el Embajador de Estados Unidos, Eduardo Aguirre, informó de los detalles y esfuerzos para bloquear las investigaciones judiciales relacionadas con la muerte de José Couso.

Couso fue asesinado durante la incursión en Bagdad del ejército estadounidense el 8 de abril de 2003, cuando un tanque estadounidense disparó contra el Hotel Palestina, donde residían los periodistas en ese momento.

Aunque mostramos nuestro respeto por la trágica muerte de Couso y por la independencia del Sistema Judicial español, hemos luchado por detrás con uñas y dientes para evitar los cargos”, decía Aguirre en su cable.

Esta afirmación es divertida y sin sentido, ya que al mismo tiempo no se puede respetar la independencia del sistema judicial español y luego trabajar entre bastidores para manipular y retirar los cargos.

Recientemente, un juez español volvió a abrir el caso de los cuatro detenidos de Guantánamo, que alegan fueron humillados y torturados por las fuerzas estadounidenses del campo de internamiento. Como desde Estados Unidos no se están llevando a cabo investigaciones independientes sobre estas alegaciones (por razones obvias), el juez español dice tener jurisdicción en esta materia.

Estamos muy interesados con estos casos de España”, dijo Ratner, quien agregó: “Esto sucede porque ni el Gobierno de Bush ni el de Obama están dispuestos a hacer algo para que se investiguen las torturas de Guantánamo”.

Y tanto las Administraciones de Bush y Obama son conscientes de lo que sucede allí, y están impidiendo que se investiguen y no se tengan en cuenta las alegaciones de quienes han sido torturados.

La totalidad de la prisión de Guantánamo debería ser declarada ilegal y cerrada de inmediato, debido a que se anula completamente cualquier demanda relacionada con el respeto a los Derechos Humanos.

Además, se trata de una parodia de la justicia ver a individuos que son retenidos de forma indefinida sin cargos ni juicio, y sin alguno tiene suerte de acudir a juicio, lo hace ante un tribunal militar cerrado. Aún más absurdo es el hecho de que si no es encontrado culpable por el Tribunal, no existe ninguna obligación por parte del Gobierno de liberar a dicha persona.

Otro aspecto absurdo es la de aquellos que no pueden pagarse un abogado para su defensa contra los militares estadounidenses, nombrándose un defensor que es militar… estadounidense.

Para empeorar las cosas, si tal cosa aún fuera posible, el Ejército puede decidir a qué testigos puede llamar o no la defensa y las evidencias que pueden presentar, controlando los aspectos fundamentales del juicio.

Lamentablemente, tengo serias dudas de que la ONU haga todo lo posible, y si lo hiciera, es aún mas dudoso que el Gobierno de Estados Unidos se lo tomase en serio.

Es algo trágico, pero las Naciones Unidas tiene un largo historial de injusticias a lo largo de sus historia, y si se niega a una investigación profunda de estos hechos, sería la guinda del pastel.

En mi opinión. debiera ser desmantelada por completo, ya que es una afrenta a la soberanía y alienta un comportamiento ilegal, como hemos visto con la invasión de Libia que, de acuerdo con el Gobierno de Obama, no calificó de hostilidades según la Ley de Poderes de Guerra.

Olvidamos que es posible que las naciones firmen acuerdos y tratados multilaterales fuera del marco de una institución corrupta como la ONU, y que las relaciones internacionales son posibles sin una institución como ésta.

Sea cual fuere la actuación de la ONU en este caso, es probable que sólo sirva para una mayor desligitimación, pero será interesante ver que pasos da y qué medidas toma, aunque sea sólo de una manera superficial.

Este artículo apareció por primer vez en EndtheLie.com

Madison Ruppet es el editor del sitio alternativo de noticias End The Lie, y no tiene afiliación con ONG alguna, partido político, escuela económica u otra organización o causa. Tiene su propio programa de radio de 20:00 a 22:00 horas. Si tiene dudas o comentarios que hacer no dude en ponerse en contacto con él en: admin@EndtheLie.com

 

http://www.activistpost.com/2012/01/un-asked-to-probe-conspiracy-to-block.html

 

 

 

Esta entrada ha sido publicada en Derechos Humanos, Guerras Estados Unidos y etiquetada como , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.