Entries from febrero 2015 ↓

Se reaviva la polémica en torno a la vacuna triple vírica (SPR)

Por la Dra. Mae-Wan Ho, 23 de febrero de 2015

ISIS

Declaración del doctor William Thompson, realizada el 27 de agosto de 2014, desde la oficina de su abogado. Traducción del comunicado: https://es-es.facebook.com/ChileSinVacunasObligatorias/posts/932530686765307

Declaración del doctor William Thompson, realizada el 27 de agosto de 2014, desde la oficina de su abogado. Traducción del comunicado: https://es-es.facebook.com/ChileSinVacunasObligatorias/posts/932530686765307

Un científico del CDC (Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos) ha confesado que se omitieron datos sobre la seguridad de la vacuna triple vírica. El grupo de virólogos que ha realizado la denuncia ha acusado de fraude al fabricante de la vacuna. ¿Se atisbará un poco de verdad?, dice la Dra. Mae-Wan Ho.

Se han dado a conocer nuevos datos sobre la controvertida vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola (SPR), pero nada de esto se ha publicado en los grandes medios de comunicación, y si lo han hecho, de una manera muy parcial.

William Thompson, científico del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), emitió un comunicado a través de un bufete de abogados (1): “Lamento que los coautores y yo mismo omitiésemos información estadísticamente significativa en nuestro artículo publicado en 2004 en la revista Pediatrics. Los datos omitidos sugieren que los niños afroamericanos que recibieron la vacuna triple vírica antes de los 36 meses tenían mayor riesgo de padecer autismo”.

Mientras tanto, la Empresa Farmacéutica Merck se enfrenta al menos a dos causas judiciales sobre la vacuna triple vírica, y puede que también tenga que defenderse en el Congreso de Estados Unidos (2). Bill Posey ( un destacado crítico de la CDC) y su personal, están revisando miles de documentos que William Thompson ha entregado al Congreso.

Esta polémica surgió a raíz de los trabajos del pediatra Andrew Wakefield a finales de 1990 ( véase [3] Polémica en torno a la vacuna triple vírica, SiS 13/14). Como consecuencia de la publicación de este estudio, Andrew Wakefield no sólo perdió su trabajo, sino que de forma unilateral la revista Lancet realizó una retractación del artículo sobre el autismo y la inflamación intestinal grave, desacreditándolo, sino que también fue sancionado por el Consejo General Médico por falta profesional grave (4). Desde entonces, Wakefield ha sido prácticamente difamado por todo el estamento médico, científico y por los medios de comunicación. Todavía se le culpa de las epidemias de sarampión en Filipinas (5). Wakefield es acusado, de forma injusta, de estar en contra de las vacunas (6). Wakefield sólo ha desaconsejado la administración de la vacuna triple vírica (SPR), recomendando en su lugar su administración de forma individual, incluyendo la del sarampión, que los Gobiernos están retirando. Merck, el único fabricante de la vacuna triple vírica ha dejado de fabricarlas de forma individual desde 2008 (7).

La declaración del científico se realiza 10 años después de la publicación del trabajo

En el año 2004, William Thompson, junto a otros cuatro científicos, publicaron un artículo titulado “Edad de inicio de la vacunación contra el sarampión, las paperas y la rubéola en niños con autismo emparejados con un grupo de control en edad escolar: estudio basado en la población del área metropolitana de Atlanta”, publicado en Journal Pediatrics [8].

El objetivo del trabajo fue comparar las edades de la primera vacunación contra el sarampión-paperas-rubéola (SPR) entre los niños con autismo y los niños que no tenían autismo en la población total y en subgrupos seleccionados, incluyendo niños con regresión en el desarrollo neurológico. El estudio de caso-control fue realizado en Atlanta, Georgia. Se emparejaron los niños con autismo (N = 624) con los niños del grupo control (N = 1824) en edad, género y centro escolar. Los datos de la vacunación fueron tomados de los cuestionarios de vacunación requeridos para la entrada en la escuela. Se empleó la regresión logística condicional para estimar los cocientes de probabilidades (ORs). La distribución total de edades en la vacunación de SPR entre niños con autismo fue similar a la de los niños del grupo control; se vacunaron la mayoría de los casos (70,5%) y de los niños del grupo de control (67,5%) entre los 12 y 17 meses de edad. Una proporción similar de niños con autismo y del grupo control habían sido vacunados antes de los 18 o 24 meses. No se encontró ninguna asociación significativa para la edad en los subgrupos específicos, incluyendo los niños con evidencia de regresión del desarrollo neurológico. Un mayor número de casos (93.4%) de niños con autismo que de niños del grupo de control (90.6%) fueron vacunados antes de los 36 meses (OR: 1,49; intervalo de  confianza del 95%: 1,04-2,14 en la muestra total; OR: 1,23; intervalo de confianza del 95%: 0,64-2,36 en la muestra con partida de nacimiento). Esta asociación era mayor en el grupo de edad de 3-5 años. Como conclusión los autores afirman que una proporción similar de niños con autismo y de casos en el grupo de control fueron vacunados a la edad recomendada o poco después (por ejemplo antes de los 18 meses) y antes de la edad a la cual se diagnostica a los niños el autismo (24 meses). “ La vacunación antes de los 36 meses era más frecuente entre los niños autistas que en los niños del grupo de control, especialmente entre los niños de 3 a 5 años de edad, que probablemente se debía a los requisitos que se exigen para la inscripción en los programas de intervención temprana”.

El análisis de los certificados de nacimientos de la submuestra se hizo para ajustar los “posibles factores de confusión”, por ejemplo, “la madre y las características del nacimiento”, pero “no se observaron diferencias cuando no se tenían los datos de las partidas de nacimiento”. En otras palabras, los posibles factores de confusión no explicaban el aumento estadísticamente significativo del riesgo de diagnóstico de autismo.

En la Tabla 3 se resumen los resultados de las muestras de las partidas de nacimiento, los análisis ajustados ( peso al nacer, gestación múltiple, edad de la madre y educación materna), dando un OR 1,64 (IC del 95% 0,77-3,49) para los varones y OR 2.63 ( 95% intervalo de confianza 0,51 -. 13.45 para niños de entre 3-5 años). En la Tabla 5, los datos de las partidas de nacimiento, la OR ajustada a los niños negros vacunados; para los <36 meses fue del 1,68 (IC 0,52-3,47), no muy diferente de la totalidad de la submuestra. (N. del T.: las tablas, así como las referencias bibliográficas, sólo se pueden consultar estando registrado en el sitio web de IsiS)

Sin embargo, parece ser que el subgrupo se ha introducido con la intención de omitir cientos de datos de niños negros que no tenían certificados de nacimiento (ver más abajo).

Todo podría haber quedado así si Thompson no hubiera hecho pública la información sobre los datos omitidos.

Un nuevo análisis puso de relieve que los niños negros corrían un mayor riesgo

Otro científico entra en la polémica. El Ingeniero biomecánico Brian Hooker, un crítico que llevaba luchando 10 años contra la CDC, después de haber presentado más de 1000 peticiones según la Ley de Libertad de Información (FOIA) para obtener los datos en bruto del estudio de 2004 por parte de la CDC. En febrero de 2014, tuvo éxito con la ayuda del congresista Bill Posey (9). Hooker realizó un nuevo análisis del estudio, teniendo en cuenta los datos que habían sido omitidos de los 260 niños negros debido a que no tenían un certificado de nacimiento de Georgia (10). Ratifica los resultados anteriores en su conjunto, con un efecto estadístico significativo a los 36 meses ( riesgo relativo (RR) 1,49; IC del 95%:1,4 a 2,14, P=0,0289) (11). Sin embargo, también apareció que ese resultado se debía a que existía un mayor riesgo en los niños (RR 1,69; IC del 95%: 1,11 a 2,57, p=0,0138), y que las niñas no mostraban un aumento en el riesgo de padecer autismo, sea cual fuese el momento de administración de la vacuna triple vírica.

Aunque Hooke utilizó un método más conservador, el chi-cuadrado de Pearson, la repetición del análisis con la regresión logística condicional dio los mismos resultados.

Cuando observamos específicamente a los niños afroamericanos, los resultados son sorprendentes ( véase el cuadro 2 del documento). La relación entre el momento de la administración de la primera vacuna triple vírica y el autismo se hace más evidente, y de forma exclusiva en los niños. Se observaron efectos estadísticamente significativos en ambas edades: a los 24 meses de edad (RR 1,73; IC del 95%, 1,09-2,77, p = 0,0200) y a los 36 meses (RR 3.36, IC 95% 1,50-7,51, p = 0,0019). No se observaron efectos significativos en las niñas.

Cuando se excluyeron a los niños afroamericanos en un tercer análisis realizado, no se encontraron riesgo significativos en cualquier grupo de edad o sexo.

Hooker comentó (pág. 3) (11): “Los resultados muestran una estrecha relación entre la edad de administración de la primera vacuna triple vírica y la incidencia del autismo, exclusivamente entre los niños afroamericanos, lo que podría indicar el papel de esta vacuna en la etiología del autismo dentre de este grupo de población. Este análisis en particular no se completó en el estudio original de Destefano et al. El estudio de la CDC limita la cohorte de los niños afroamericanos, incluyendo sólo a aquellos niños que poseían un certificado de nacimiento del Estado de Georgia, lo que disminuyó los efectos estadísticos significativos. Aunque existía una relación estadísticamente significativa entre la edad de la administración de la primera vacuna triple vírica y la incidencia del autismo en la población en general ( en todas las razas), Destefano et al interpretaron estos resultados como un intento de recibir una atención sanitaria más temprana: los niños autistas recibirían antes su primera vacuna para poder incribirse en los programas de intervención temprana del Estado de Georgia. Sin embargo, es poco probable que este tipo de comportamiento se dé sólo en los afroamericanos, y por tanto, se deben buscar otras hipótesis alternativas, incluyendo la posibilidad de que la vacuna triple vírica esté relacionado con el autismo en los niños afroamericanos”.

Hooker citó un estudio anterior (12) que había encontrado que la prevalencia del autismo entre los niños afroamericanos era de casi un 25% superior a la población blanca, y sugirió que podría estar relacionado con la deficiencia de la vitamina D. Otro estudio citado por Hooker (13), informaba que entre el 30% y 50% de los niños blancos tenían suficiencia de vitamina D, mientras que sólo era del 5% al 10 % en los niños afroamericanos. Esta es una hipótesis interesante de debiera investigarse más a fondo.

El estudio de Hooker fue publicado el 8 de agosto de 2014 (10). El 27 de agosto la revista retiró el artículo y publicó la siguiente declaración: “Este artículo ha sido retirado del dominio público debido a que existen serias dudas sobre la validez de sus conclusiones. El director y el editor creen que el artículo no es de interés público. El asunto está pendiente de más investigación”.

El 3 de octubre de 2014, la revista publicó una retractación oficial:

El director y editor de la revista realizan una retractación del artículo publicado, ya que había intereses en conflicto no declarados por parte del autor, lo que interfirió en el proceso de revisión por pares. Por otra parte, después de la publicación de la revisión por pares, se expresaron procupaciones sobre la validez del análisis y los métodos estadísticos. Por lo tanto, los editores no tienen ya confianza en la solidez de los resultados. Pedimos disculpas a todos los afectados por las moletias causadas”.

Pero el artículo del que se realizó la retractación fue publicado de nuevo (aunque con la marca de Retractado en su páginas). Los motivos de la retractación no están claros. En lo que se refiere a los métodos estadísticos, Hooker ya ha dicho que ambos métodos dieron los mismos resultados. En cuanto a que no se declararon los conflictos de interés. Hooker ha declarado explicitamente su participación por un conflicto biológico, lo cual no es algo sorprendente, ya que es padre de un niño autista. Esto puede considerarse como un conflicto de intereses, lo cual añade sal sobre la herida…

Los hallazgos de Wakefield han sido reproducidos en todo el mundo

Mientras tanto, los resultados originales publicados en la revista Lancet, y de los que se retractó (14), han sido reproducidos en todo el mundo. Un reciente documento de seguimiento (15) publicado por Stephen Walker y sus colegas del Instituto de Medicina Regenerativa de West Forest, Carolina del Norte, Estados Unidos, destacaba el hecho de que los estudios prospectivos sugieren ahora que el 70% de los niños autistas padecen enfermedad gastrointestinal crónica, y que el examen mediante endoscopia del trastorno del espectro autista en niños con síntomas de enfermedad intestinal crónica, tienen una alta frecuencia de patología inflamatoria. Parece ser que la actividad inmunológica e inflamatoria en el intestino puede formar parte de algo má amplio: una enfermedad sistémica multiorgánica.

El equipo llevó a cabo el estudio de los perfiles del transcriptoma del tejido muscular en niños con enfermedad intestinal crónica y trastorno del espectro austista y de tres grupos de control sin trastorno del espectro autista: con enfermedad de Crohn, con colitis ulcerosa e histológicamente normales. La comparación de las transcriptomas obtenidos en los diferentes grupos demostró que el tejido normal está casi totalmente separado del tejido inflamado en todos los casos. Los perfiles de expresión génica de la biopsia del tejido intestinal de pacientes con enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa y trastorno del especto austista, que si bien mostraban solapamiento entre sí, también mostraron características distintivas en cada grupo. En su conjunto, concluyeron los investigadores, los resultados demuestran que los niños con el trastorno del especto autista con inflamación gastrointetinal tienen un transcriptoma gastrointestinal que “se solapa con la enfermedad inflamatoria intestinal, sin embargo, tiene unas características distintivas que apoya la presencia de una variante asociada al trastorno del espectro autista”.

A principios de 2006, Walker examinó a 275 niños con autismo regresivo y enfermedad intestinal; de las 82 evaluciones realizadas, 70 dieron positivo para el virus del sarampión (16). También dijo: “Esto significa que el estudio realizado anteriormente por el Dr. Wakefield y publicado en 1988 es correcto. Ese estudio no obtiene conclusiones acerca de lo que significa encontrar el virus del sarampión en el intestino, pero podría provenir de la vacuna triple vírica. Si este fuera el caso y este virus residiese en el tracto intestinal de algunos niños, podría causar inflamación gastrointestinal y otros problemas, que pueden estar relacionados con la vacuna triple vírica”.

En el mes de junio, Walker informó de sus hallazgos en una reunión internacional para la investigación del autismo, señalando que un vínculo real entre la vacuna triple vírica y el autismo regresivo es difícil de probar, y aunque puede encontrarse un vínculo entre la enfermedad intestinal y la vacuna triple vírica, la conclusión es que se encuentra el virus del sarampión en el intestino de muchos niños que padecen enfermedad intestinal y enfermedad de autismo regresivo. No se ha hecho nada para demostrar que el virus del sarampión causa autismo. Una periodista informó erróneamente de que no existía ningún vínculo (17).

Una decisión del Consejo General Médico anulada y criticada

El Profesor John Walker-Smith, coautor junto a Wakefield del artículo publicado en The Lancet y que se retractó de su publicación, también fue sancionado por el Consejo General Médico junto a Wakefield. Pero a diferencia de Wakefield, decidió apelar y ganó (18). El juez dictaminó que la decisión del Consejo General Médico de sancionar con una falta profesional grave, no es tolerable. Se pidió un cambio en la forma de actual del Consejo General Médico y el juez observó deficiencias en el manejo del caso Walker-Smith: “Es una desgracia que cosas como estas puedan llegar a suceder”. Walker-Smith fue apoyado por padres con niños autistas y enfermedad intestinal hasta su jubiliación en el Hospital Royal Free en 2001.

Se ha informado de que Wakefield ha presentado una querella por difamación contra Brian Deer ( el periodista que le acusó de mala conducta profesional y le llevó a ser sancionado por el Consejo General Médico), contra la Revista Médica Británica (BMJ), que incluyó artículos de Brian Deer y Fiona Godlee, acusándole falsamente de fraude (19). La querella se está tramitando actualmente en Texas, donde reside Wakefield.

Merck se enfrenta a múltiples cargos por la vacuna triple vírica

Por otra parte, la Empresa Farmacéutica Merck se ha visto envuelva en dos procesos judiciales (2). El primero de ellos, Estados Unidos contra Merck & Co., surge del hecho de que dos antiguos científicos de Merck “engañasen de forma fraudulenta al Gobierno al ocultar y tergiversar información relevante respecto a la eficacia de su vacuna contra las paperas en clara violación de la FCA (Ley de Falsas Reclamaciones)”. Según la documentación judicial, Merck “ (1) no dio a conocer que su vacuna contra las paperas no era tan eficaz como Merck decía, (2) utilizó técnicas inadecuadas, (3) manipulaciones metodológicas, (4) ocultó los resultados no deseados, (5) falsificación de los datos, (6) no investigaron de forma adecuada y no indicaron una menor eficacia de su vacuna contra las paperas, (7) verificaron falsamente que cada lote de vacunas contra las paperas era tan eficaz como se indicaba en el etiquetado, (8) certificaron falsamente la exactitud de las solicitudes presentadas ante la FDA, (9) certificado falso del cumplimiento con los términos del contrato de compra de la CDC, (10) participación en el fraude y ocultación con el fin de monopolizar de forma ilegal el mercado estadounidense de la vacuna contra las paperas, (11) etiquetado erróneo, y falsas certificaciones de su vacuna contra las paperas, y (11) otras acciones para ocultar la menor eficacia de la dicha de su vacuna cuando el Gobierno las estaba adquiriendo”. Toda estas acciones fraudulentas , según los denunciantes, fueron diseñadas para que las pruebas presentadas cumpliesen con los requisitos exigidos por la FDA, de que su vacuna contra las paperas tenía un 95% de efectividad.

La segunda querella, Chatom Primary Care v. Merck & Co., es una demanda colectiva que se basa en los mismos hechos: reclamación de daños y perjuicios debido a que Merck monopolizó de forma fraudulenta el mercado de la vacuna contra las paperas. Los médicos y otras prácticas médicas podrían obtener una indemnización por haber vendido un producto caro en régimen de monopolio, defectuoso, no tan efectivo como vacuna contra las paperas. La demanda alega que Merck esperaba la reparación de brotes, como así fue. Se produjeron epidemias de paperas en 2006 en una población prácticamente vacunada y nuevamente en 2009-2010.

La información proporcionada por el Servicio de Noticias del Tribunal, da otros datos adicionales: El querellante, Chatom, afirma que a finales de 1990, Merck emprendió un programa para aportar pruebas falsas de que la eficacia de su vacuna era del 95% o incluso por encima, independientemente de la verdadera eficacia de la vacuna (20). Bajo el protocolo 007, Merck no aportó pruebas de la capacidad de la vacuna de proteger a los niños contra el virus salvaje de las paperas, “el virus contra el que generalmente son probadas las vacunas”. En su lugar, Merck probó utilizando una cepa atenuada del virus. “Es la misma cepa con las que los niños fueron vacunados contra las paperas”.

Obama ha concedido inmunidad a William Thompson, el denunciante de la CDC que tiene previsto testificar ante el Congreso (21). Este científico sigue trabajando en el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades y colabora muy de cerca con la oficina del Bill Posey para testificar y contar todos estos hechos.

Esperamos con ansiedad más novedades en torno a este asunto.

—————————–

Procedencia del artículo:

http://www.i-sis.org.uk/MMR_Controversy_Reignites.php

_________________

Más información:

http://www.vacunas.org/es/tags/triple%3Av%C3%ADrica?lang=es&start=20

Hinkle Point C: el creciente aumento del coste de las centrales nucleares

Por Peter Saunders, 25 de febrero de 2015

ISIS

Central nuclear de Olkiluoto, Finlandia, que se encuentra en fase de construcción

Central nuclear de Olkiluoto, Finlandia, que se encuentra en fase de construcción

El coste estimado de construcción de la central nuclear de Hinkley Point C, Reino Unido, ha aumentado más de 4 veces en un período de poco más de 6 años, cuando el Parlamento del Reino Unido votó a favor de su construcción, en base a informaciones insuficientes y falsas estimaciones, dice el Prof. Peter Saunders.

Cuando el Gobierno del Reino Unido anunció en el Libro Blanco de la Energía Nuclear del año 2008, que estaba planeando la construcción de nuevas centrales nucleares, dijo que la energía nuclear era “una de las tecnologías más baratas para la generación de electricidad, con bajas emisiones de carbono”. Se lo ofertaron bien al consumidor con el aliciente de que el precio sería bajo, y una buena inversión para los contribuyentes, ya que no serían necesarias subvenciones para su construcción (1).

Ahora nos dicen que la nueva central nuclear de Hinkley Point C costará más de 4 veces la cifra estimada en el Libro Blanco, alcanzando los 16000 millones de libras. El Gobierno también ha acordado la compra de la electricidad producida en Hinkley Point a un precio que se ajuste al ritmo de la inflación, comenzando por 92,50 libras/Mwh, lo que es aproximadamente el doble del precio actual al por mayor de la electricidad y de las estimaciones que se hicieron en 2008 (2).

¿Cómo es posible que haya subido tanto el coste en tan poco tiempo, e incluso antes de que comience su construcción? Con los nuevos datos y con la disminución de los costes de producción de energía a partir de las fuentes renovables, ahora iguales o incluso inferiores a los costes de los combustibles fósiles en muchas partes del mundo (3), ¿es creíble eso de que la energía nuclear es barata y con bajas emisiones de carbono? Y si no es así, ¿ por qué el Gobierno está decidido a continuar con el proyecto?

Cómo hemos llegado hasta aquí

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, el Gobierno de Atlee consideraba que el Reino Unido necesitaba convertirse en una potencia nuclear con el objeto de ganar en influencia y prestigio en el mundo. Además, se creía que los reactores nucleares producirían energía eléctrica a un precio muy económico. Por ello, el Gobierno acabó desarrollando dos programas: uno militar y otro civil. Ambos continúan hoy en día, a pesar de que la disuasión nuclear ya no es asunto de un solo país y no se hayan construido nuevas centrales nucleares desde 1988.

En 2003, el Gobierno publicó el Libro Blanco de la Energía (4). Si bien se reconoce una cierta preocupación por las emisiones de carbono, no se rechaza la opción nuclear. No se descarta por completo, y se dice que podría ser necesario su uso durante algún tiempo en el futuro.

Un Libro Blanco requiere de mucho tiempo para su preparación y se supone que representa la opinión ponderada de un Gobierno en asuntos de interés nacional. Sin embargo, casi antes de que se secara la tinta de imprenta, el Gobierno hizo un cambio radical, quizás por decisión del entonces Primer Ministro, Tony Blair ( es de las armas de destrucción masiva) o quizás como resultado de las presiones de la Industria Nuclear o una facción pronuclear del Gobierno, o una combinación de ambas, pues en el año 2006 se elabora un nuevo Libro Blanco de la Energía (5) en el que se dice que se debe seguir adelante con el programa de la energía nuclear.

La revisión fue impugnada en los Tribunales sobre la base de que la consulta, como parte necesaria del proceso, había sido un grave error y que la decisión era, por tanto, ilegal. El Tribunal Superior de Justicia obligó al Gobierno a realizar una segunda consulta. Antes de que comenzara, Tony Blair dijo que el resultado de la consulta no iba a afectar a las decisiones políticas (6). Y en efecto, así fue.

Es poco probable que muchas personas se sorprendieran de que la consulta fuera tratada con tanto desprecio por el Gobierno. Es la regla general en estos casos.

La situación actual

En el Libro Blanco de 2008 (1), el Gobierno dijo que el coste de la construcción de una planta de 1,6 GW sería alrededor de 2800 millones de libras, lo que supondría un coste de la electricidad en torno a las 38 libras/Mwh. Estas estimaciones, se decía, eran prudentes y ajustadas. Hinkley Point C tendrá dos reactores, por lo que el coste sería de 5600 millones de libras, alrededor de 6800 millones de libras en dinero de hoy.

Electricité de France (EDF) dice que Hinkley Point C costará 16.000 millones de libras (7). Esto supone un coste en la construcción de 14000 millones de libras, y 2 mil millones de libras adicionales para la compra de terrenos, obtención de consentimientos, construcción de un almacén para el combustible gastado y la preparación del equipo que se empleará en la central. Estos costes adicionales no parecen haber sido mencionados hasta ahora, lo que significa que cuando el Parlamento votó a favor no estaba al tanto del precio total del coste de la central.

Pero aún hay algo peor: la Comisión Europea (CE) dice que el coste total de la construcción no será de 16000 millones de libras, sino de 24500 millones de libras (8). Y, según el Financial Times, EDF algo ha dicho sobre este precio. Sus estimaciones, dice, se basaban en los precios de 2012 y no se habrían incluido el pago de los intereses durante la construcción de la central nuclear y otros costes previos a la construcción (9).

La estimación de EDF se habrían realizado en base a los precios de 2012, a lo que habría que sumar un 6%. Y los costes previos a la construcción, los 2000 millones de libras, se agregaron en el último minuto. De lo que EDF ha dicho hasta ahora, parece que las dos partes hablan de cosas diferentes. Esa parece que es la única manera de explicar la diferencia de 8500 millones de libras entre ambas partes.

Hay dos estimaciones muy diferentes sobre el coste total de un central nuclear: una habla de lo que costaría la central si se pudiera hacer de un día para otro; la otra señala el coste de la construcción hasta el momento en que se haya completado. En este último caso se incluyen los costes de la mano de obra y los materiales, pero la diferencia más importante es que no se habían incluido los intereses sobre el capital que se tiene que invertir en la construcción de la central y no hay otras fuentes de ingresos.

Se hace más fácil comparar ambas propuestas, ya que el problema se concentra en diferencias de consideración de la inflación y los pagos de los intereses de los préstamos solicitados, y a pesar de ser cantidades inferiores a los gastos de construcción, las diferencias pueden ser enormes. Por ejemplo, de acuerdo con el Libro Blanco de 2008, el coste sin considerar los intereses de construir un reactor de 1,6 GW es de 2000 millones de libras, pero el coste real de construcción fue de 2800 millones de libras, es decir, un 40% más.

Si la estimación de EDF no incluye el pago de los intereses, lo que se describe como el coste de la construcción debe ser en realidad el coste de Hinkley Point C de un día para otro. En efecto, si sumamos el 40% a la estimación actual, los 16000 millones de libras, se obtienen 22400 millones de libras, lo que está muy cerca de la estimación de la CE para la construcción de la central nuclear. Es difícil creer que el Gobierno británico haya estado haciendo durante los últimos seis años sus cálculos suponiendo que las cifras se referían a los costes de construcción, mientras que EDF proporciona los costes de construcción como si se construyera de un día para otro. Al menos eso es lo que parece.

Las subvenciones

Los sucesivos Gobiernos han estado diciendo que no se requería ninguna subvención para la energía nuclear. Así se ha dicho tanto en los Libros Blancos de 2003 y 2008, y en fecha tan reciente como 2013, por parte de los Secretarios de Negocios, Innovación y Habilidades (Vince Cable) y de Energía y Cambio Climático (Edward Davey): “Será la primera central nuclear que se construya en Gran Bretaña desde hace décadas, con una cuidada planificación recientemente asegurada, y con una buena perspectiva en la relación calidad-precio para los consumidores, consistente con la política del Gobierno de no dar subvenciones públicas para la nueva central nuclear”.

Ahora se nos dice que sí habrá subvenciones, y además en gran cantidad. Esa cantidad dependerá del precio de la electricidad procedente de otras fuentes, pero sobre la base de la propuesta inicial del Reino Unido, la CE estima que podría ser de hasta 17000 millones de libras (11). La CE alega ahora (8) que se han reducido las subvenciones en unos 1000 millones de libras de lo inicialmente considerado, pero aún se trata de mucho dinero que sale del bolsillo de los consumidores y contribuyentes.

La concesión de subvenciones puede parecer algo contrario a la política de la UE, pero en realidad están permitidas si se cumplen los cuatro criterios Altmark, que están destinados a evitar distorsiones en los mercados. Cuando el Gobierno del Reino Unido presentó sus propuestas en 2013, la UE constató que no se cumplía ninguno de los cuatro criterios (12). El Reino Unido presentó una nueva propuesta, que fue aceptada.

Los detalles aún no han sido publicados, pero los cambios parecen haber sido mínimos, y suena como si se hubiera producido un tira y afloja entre bastidores, cosa corriente en la UE. Al acuerdo se oponían tanto el Comisario para el clima como el de medio ambiente (9). Es evidente que ninguno de ellos considera que la concesión de subvenciones para la construcción de la central nuclear sea una buena manera de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

El Comisario de Energía, que es de Alemania, se dice que ha desempeñado un importante papel en la aprobación del acuerdo. Esto parece algo extraño, dada la oposición del Gobierno alemán a la energía nuclear, pero Molly Scott Cat, un Diputado verde del Reino Unido, ha explicado que la aceptación del plan pasa también por la aceptación del plan de energías renovables de Alemania (9). Austria ha anunciado su intención de apelar contra esta decisión, pero para ello hay que esperar hasta que toda la documentación este disponible

Conclusión

El Reino Unido no necesita nuevas centrales nucleares para satisfacer sus necesidades de energía y reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Alemania ha sido el primer país de Europa en aprobar una eliminación gradual de la energía nuclear después del accidente de Fukushima. El crecimiento de las energías renovables entre 2010 y 2013 ha compensado los cierres de las centrales nucleares, con un equivalente a una potencia superior a 8 grandes reactores nucleares en apenas 3 años, lo que ha llevado a una reducción en el empleo de combustibles fósiles para la generación de energía (13). Se podría suministrar toda la energía a partir de las fuentes renovables, y el Reino Unido también podría hacerlo [14] (véase Green Energies 100 Percent Renewables by 2050, ISIS). Hay documentos del Gobierno que muestran cómo podría hacerse, aunque no fueron considerados por el Parlamento cuando se trató esta cuestión en julio de 2011 ( [15], Nuclear Subsidies Largesse by other Names [16] ). La Energía Nuclear puede acarrear otros desastres como los de Chernobyl y Fukushima, y sería el Gobierno, no EDF, el responsable de aprobar un proyecto de ley que acarrea un gasto de cientos de miles de millones de libras (véase [17] Fukushima Crisis Goes Global y otros artículos de la serie). El contribuyente también es el responsable del coste de la eliminación de los residuos radiactivos.

Parece que EDF se haya arrepentido. Todavía hay serios problemas con Olkiluoto y Flamanville, ambas centrales nucleares con retrasos en su construcción y con un presupuesto por encima del estimado, y hay indicios de que EDF está preocupada por la incertidumbre en torno a la construcción de Hinkley Point C, incluso a un coste tan elevado como 24500 millones de libras (33600 millones de euros). En otras circunstancias el Reino Unido aumentaría las subvenciones para compensar cualquier déficit, pero ahora se corre el peligro de que la CE las bloquee. Puede que no haya límites a la cantidad de dinero que el Gobierno del Reino Unido esté dispuesto a tirar en la persecución de su sueño nuclear, pero la Comisión Europea puede obligarle a cambiar de opinión.

La decisión de construir nuevas centrales nucleares es un error. Considerando los costes estimados actuales, y no se olvide que las centrales nucleares terminan costando más de lo previsto cuando se comenzó su construcción, no hay justificación alguna para seguir adelante con este proyecto.

———-

Nota: para acceder a las referencias es preciso estar suscrito al sitio web de ISIS

————————

Procedencia del artículo:

http://www.i-sis.org.uk/Spiralling_cost_of_nuclear_power_plant.php

——————

Plaguicidas utilizados en los transgénicos: ¿inseguros a cualquier dosis?

Por Derek Bickerton, 15 de febrero de 2015

smokinggmogun.blogspot.co.uk

Derek-Bickerton-demolishes-GMO-pesticide-claims-710x300

Derek Bickerton desmonta las afirmaciones de que los plaguicidas utilizados en los transgénicos son seguros a los actuales niveles de exposición

En esta entrada vamos a desmontar esas afirmaciones que nos dicen que los cultivos transgénicos y los herbicidas utilizados en ellos no están causando daños en nuestra salud. Pero primero, déjenme ponerles en contexto: explicar la importancia del estudio de Swanson y al., y defenderlo contra sus críticos.

Sí, ya es hora de prepararse para dar la batalla. He visto las reacciones que provocaba en la blogosfera, pero hasta ahora el único argumento que he visto es el ya manido de “un mal estudio”, “unas pésimas credenciales”. Los defensores de Monsanto dicen que los autores deberían haber separado las diferentes áreas de Estados Unidos con fines estadísticos. Eso lo dicen porque de ser así habrá más enfermedades crónicas en los lugares donde se han empleado más plaguicidas en los cultivos transgénicos y menos donde haya ocurrido lo contrario, poco o ningún empleo de plaguicidas.

La Industria Biotecnológica no se cansa de repetir el mantra: “la dosis hace el veneno”. Incluso cosas que usted consume todos los días, como la sal de mesa, podría matarle si la toma en grandes dosis. Hace unos días, un comentario de Chris Preston en Biofortified decía: “La toxicidad siempre depende de la dosis. Las Agencias de Regulación nos dicen si un producto se puede utilizar de una manera tal que la dosis recibida esté por debajo de los niveles de toxicidad”. En términos técnicos, todas las sustancias con potencial tóxico son monotónicas, su toxicidad puede ser nula a dosis muy bajas y aumentar a medida que aumenta la dosis.

Pero ésta es una ley muy general, no sólo para las sustancias tóxicas. Si usted consume mayor cantidad de una sustancia, ¿no será mayor el efecto? Si usted come más alimentos, posiblemente engorde más. Cuanto más alcohol beba, mayor será la cogorza que se coja. El sentido común nos dice esto. También nos podrían decir que el Sol gira en torno a la Tierra (no al revés), que los continentes no están a la deriva, que no somos primos de los chimpancés… Si nuestros sentidos y nuestro sentido común nos dijeran cómo funcionan las cosas, ¿qué necesidad habría de la ciencia? Lo que hace la Ciencia es probar que hay cosas que son contrarias a la intuición, y ni siquiera hemos mencionada la Mecánica Cuántica.

Ya que hablamos de Ciencia, permítanme destacar algunas cosas a este respecto: si se trata de seguir adelante, hay que seguir hacia adelante. No es como con la Religión, cuyas creencias se mantienen desde hace cientos o incluso miles de años, o de lo contrario será considerado un hereje. Si realmente creemos en el valor de los resultados científicos, entonces lo que creíamos cierto ayer puedo no serlo hoy. Y un ejemplo de ello es ese dicho: “La dosis hace el veneno”.

Lo que se supone que hay detrás de la “dosis hace el veneno” es que los daños de cualquier sustancia tóxica se pueden evitar si las personas la consumen en una cantidad mínima. Y la mecánica parece bastante sencilla: “Los nuevos medicamentos o productos químicos que pueden afectar a la salud de los seres humanos están obligados por ley a ser probados primeramente en animales… Las pruebas de seguridad comienzan con las pruebas de toxicidad aguda, durante las cuales los animales reciben una sola dosis de la sustancia que se está ensayando. El objetivo de estas pruebas es determinar qué dosis no causa ningún efecto adverso y qué dosis es peligrosa para la vida”.

Según Vanderberf et al., (El Bisfenol A y la línea divisoria: Una revisión de las controversias en materia de alteración endocrina”. Endocrine Reviews 30.1 75-95, 2009): “Una determinada dosis considerada segura no garantiza la seguridad a dosis más bajas, y algo parecido puede estar ocurriendo con las dosis que se consideran seguras para los humanos”.

¿Por qué no? Pues porque cualquier sustancia tóxica puede trazar una curva de respuesta, con fuertes efectos en la parte superior de la curva y efectos débiles o nulos en la parte inferior. Y no sólo es posible una curva, sino que pueden ser variadas, como las que se muestran a continuación.

inseguro_cualquier_dosisTenga en cuenta que en todas las figuras, la dosis más baja aparece a la izquierda de la gráfica, y las dosis más altas a la derecha. Los gráficos A y B son los que se creían que eran universales ( y siguen siéndolos para los protransgénicos). La curva C, con forma de U, la de la derecha, es muy diferente y posiblemente es más difícil de aceptar para los partidarios de los transgénicos.

Esto se debe al modo en que se realizan las evaluaciones que se describieron anteriormente: se comienza con las dosis más altas y se van bajando hasta que los efectos ya no son evidentes, y luego se deja un margen lo suficientemente amplio y ya se establece la dosis segura. En otras palabras, sólo se tiene en cuenta la parte derecha de la curva en forma de U. No hay manera de saber qué se podría encontrar a niveles aún más bajos y si los efectos nocivos pueden darse de nuevo ( parte de la izquierda del gráfico). Pero esto es precisamente lo que aparece en el gráfico. Si una sustancia tóxica tiene una curva en forma de U, pero si eres un buen acólito de Monsanto asumes que es monótona, puedes caer en un grave error, ya que no sabremos qué es lo que pasa después… hasta que sucede.

Pero estoy seguro que los defensores de los transgénicos estarán diciendo: “Bueno, “¿cuáles son las evidencias científicas de todo esto? Dirán que en algunas pobres publicaciones de escasa relevancia, pero no, lo siento: Endocrine Reviews tiene una de las mejores valoraciones dentro del Factor de Impacto de las 89 revistas de endocrinología y metabolismo. De un total de 5684 encuestados por el ISI, el ranking de Endocrine Reviews tiene un factor de impacto de 20. (Fuente: ResearchGate, pero también se pueden consultar las listas originales ISI). El facto de impacto de la revista es de 19,36 y este documento ha sido citado 537 veces en artículos de revistas y libros. No estamos hablando por tanto de ciencia basura, estamos hablando del Estándar Oro de la Endocrinología.

La misma revista también ha publicado “Hormonas y disruptores endocrinos. Productos químicos: efectos a bajas dosis y respuesta no monótona” (Vanderberg et al, Endocrine Reviews 33.3 378-455 (2012)). Y en este caso se incluye el glifosato, con una curva dosis-respuesta no monótona y que causa daños sustanciales: los productos químicos no monotónicos como los herbicidas basados en el glifosato (Roundup) tienen como efecto la muerte celular; la actividad de la aromatasa en las células HepG2 del hígado.

Tenga en cuenta que este documento aparece citado 564 veces, incluso más que el anterior, teniendo en cuenta que sólo cubre un período de dos años. Son cerca de 850 citas las que apoyan el trabajo.

Los protransgénicos se repliegan: “Muy controvertidos todos estos datos. La buena Ciencia dice todo lo contrario”. Hace seis años ( mucho tiempo para los avances científicos) Laura Vanderberg dijo: “A pesar de que la investigación científica entra en la dinámica de un toma y daca entre los investigadores con diferentes opiniones y puntos de vista, la controversia en torno a los efectos de las dosis bajas y las curvas NMDR se dejan de lado, porque afecta a decisiones de salud pública… Sin embargo, ha sido demostrado un suficiente número de veces, y por tanto ya no debiera ser considerado un tema controvertido”. Es decir, es la nueva ortodoxia en toxicología.

Entonces, ¿qué tiene que ver todo esto con el estudio de Swanson et al.? Bueno, en primer lugar, atendamos a eso de que no hay datos por áreas. Un gancho: si el glifosato tiene efectos a dosis bajas, entonces no hay razón para esperar que la gente de las zonas donde más se ha utilizado tenga más enfermedades crónicas, y por lo tanto no tiene sentido hacer una separación por estados o regiones.

Pero el trabajo sobre las curvas de respuesta va mucho más lejos. Como Vandenberg et al. señalan al final de su artículo de 2012: “El concepto de no monotonicidad es algo fundamental en el campo de la salud ambiental, porque cuando se produce una respuesta no monotónica en relación a la dosis, no se pueden predecir los efectos que se producirán a dosis bajas y observadas a dosis altas”. Esto significa que cuando los protransgénicos dicen que el glifosato a bajas dosis es inofensivo, están afirmando algo que no tiene validez científica. Al contrario, ahora que sabemos que la respuesta del glifosato es monotónica y un disruptor endocrino, es probable que cause daños sustanciales. ¿Cuál será el próximo paso para que quede probado? ¿Pues lo mismo que ocurrió con el asunto del tabaco y el cáncer de pulmón? Mediante estudios epidemiológicos y correlaciones.

La comparación con lo que ocurrió con el tabaco merece un comentario a parte y todo se andará. Por ahora, es suficiente con destacar la importancia del trabajo de Swanson et al. A través de la epidemiología, el documento estima que el glifosato puede haber causado un aumento de las enfermedades crónicas en Estados Unidos. Conociendo las aportaciones de la toxicología, los resultados de Swanson et al. ya no se pueden obviar con una negación rotunda, y decir que se necesitan investigación más detenidas. Aunque también se puede decir a los defensores de los transgénicos que de nada sirven sus afirmaciones y sus estudios sobre la seguridad de los pesticidas utilizados.

Referencia:

Los cultivos modificados genéticamente, el glifosato y el deterioro de la salud en Estados Unidos”, por Nancy L. Swanson, Andre Leu, Jon Abrahamson y Bradley Wallet. Journal of Organic Systems, 9(2), 2014 (http://www.organic-systems.org/journal/92/JOS_Volume-9_Number-2_Nov_2014-Swanson-et-al.pdf).

————-

Procedencia del artículo:

http://smokinggmogun.blogspot.co.uk/2015/02/unsafe-at-any-dose.html

——————

Acuerdo de Bruselas: la Oligarquía financiera ha dejado claro cuál es el orden reinante y quién tiene que obedecer

Por Wilhelm Langthaler, 21 de febrero de 2015

Dissident Voice

DEUDA Y BANCOS EUROPEOS, CARTOO

El acuerdo de Bruselas para ampliar el programa de ayudas de la UE a Grecia supone una humillante derrota para el Gobierno de Syriza. Sus intentos de encontrar apoyos entre los Gobiernos de la Unión han fracasado. La intransigencia alemana y su descarada defensa de los mezquinos intereses de la Oligarquía Financiera prevalecieron, dando testimonio de la imposibilidad de un giro social dentro de las estructuras de poder de la UE. ¿Ha terminado el juego? Creemos que sigue habiendo una posibilidad de frustrar el asfixiante programa de la UE.

La audaz postura del Primer Ministro griego Alexis Tsipras contra la Oligarquía europea, y especialmente contra los gobernantes alemanes, ha calado en el corazón de muchas personas, y no sólo de Grecia. En toda Europa, Tsipras se ha convertido en una victima del neoliberalismo y la crisis capitalista, desafiando directamente el liderazgo de Angela Merkel.

Su mensaje es claro: poner fin a las mentiras de las élites, que repiten que la salvación sólo puede llegar con restricciones en la vida de las gentes y su pérdida de derechos, mientras la Oligarquía se sigue enriqueciendo de forma descarada. El nuevo Gobierno de Grecia ha intentado desafiar la lógica de los mercados financieros, la razón del modelo económico actual, que ha ido abriendo una brecha cada vez mayor entre pobres y ricos. Se pide una vuelta hacia posturas más democráticas y un interés por los problemas sociales…

Sin embargo, ahora parece que la propia audacia de la postura de Syriza les ha asustado. Las duras palabras del capataz de los acreedores, Wolfgang Schäuble, fueron suficientes para meterles el miedo en el cuerpo. Syriza prometió durante la campaña electoral acabar con la actual política de austeridad, pero al mismo tiempo permaneciendo dentro de la zona Euro. El Ministro de Economía griego, Yanis Varoufakis, había apostado más alto, sin tener seguro el éxito: un período de ruptura con la élites financieras y una salida ordenada de la zona euro. La actual coyuntura habría ofrecido una buena oportunidad para que esta histórica decisión contase con el apoyo y la movilización de un gran número de personas.

Syriza es prisionero de su propia pasado, de sus orígenes en los Synapismós eurocomunistas. Para ellos, la Unión Europa siempre ha sido el mayor logro de la posguerra, sólo que les hubiese gustado que hubiese tenido una inclinación más social. No entendieron la verdadera razón de ser de la UE: destruir el Estado de Bienestar que se desarrolló dentro de los Estados nacionales.

La gente anhela seguridad. Su voto es un juego de equilibrio entre el abandono de las políticas de austeridad y la permanencia dentro de la zona Euro. Quieren formar parte del club de los países ricos y temen quedarse en la periferia pobre. Esto es algo comprensible. Pero tal y como se están desarrollando los acontecimientos, es algo imposible: el centro capitalista no lo aceptará. Para finalizar con las políticas de austeridad es preciso que Grecia se deshaga del Imperio de la élite de la UE, dominado por Berlín, antes de que Berlín eche a Grecia.

Syriza ha dado a entender que actuaba de acuerdo con la decisión del pueblo griego en las elecciones, pero esto parece más bien un pretexto, una forma de ocultarse detrás de la gente. Estas han entendido y han apoyado de forma abrumadora la línea dura contra Berlín, pero Syriza, al contrario, se ha convertido en la retaguardia para evitar un proceso de radicalización popular. La respuesta de Berlín y de Bruselas ha sido obvia: si ustedes insisten en no aceptar nuestras políticas de austeridad, les enviaremos a los acreedores… Que la cancelación de la deuda es posible lo han demostrado Gobiernos que son menos de izquierdas que Syriza, como es el caso de Argentina e Islandia.

Parecía formarse una amplia coalición para acabar con las actuales políticas de la UE, sobrepasando las fronteras de Grecia, como es el caso de Podemos en España: la creación de una Europa social levantada de los escombros del euro y una UE capitalista. Pero con la firma de Tsipras y Varoufakis han hecho un flaco favor a Pablo Iglesias de Podemos.

Syriza ha dado marcha atrás, a pesar de sus gritos de victoria. Sí, van a continuar las negociaciones, pero la Oligarquía les ha hecho pasar por el aro. Se trababa de dejar claro cuál es el orden reinante y quién tiene que obedecer. Lo demás es marketing. Syriza ha dado un paso importante para convertirse en un instrumento más de las políticas de austeridad. Si esto se confirma, Syriza está condenado a morir antes o después.

Lo que pueda ocurrir no se puede predecir con detalle, pero las fuerzas de derechas seguirán consolidándose. Las viejas élites seguirán vinculadas a las élites de Bruselas. También pudiera ocurrir que se produjera un ascenso de partidos fascistas como Amanecer Dorado. Pero de momento no hemos llegado a ese punto.

Una batalla se podría haber perdido, pero la lucha está lejos de haber terminado. Las condiciones exactas del programa de austeridad todavía no ha sido definidas. Cualquier intento de salir de la jaula construida por la Troika será respondido por la casta de Banqueros con la amenaza de expulsión: una amenaza permanente, exigiendo una capitulación permanente. Dando por hecho que las recetas neoliberales no funcionan en términos puramente capitalistas, la grave crisis va a continuar profundizando y prolongándose. Ni siquiera renunciando a la propia soberanía y aceptando la tutela de la UE se puede asegurar la permanencia en la zona Euro. Tarde o temprano, Grecia tendrá que abandonarla.

La posibilidad de poner fin a los programas de austeridad como prometía Syriza siguen esperando. Dudamos que las gentes y algunas fuerzas políticas que forman parte de Syriza se queden con los brazos cruzados y acepten en estado actual de las cosas. Se seguirán exigiendo mejoras sociales. Syriza no puede derivar en tan poco tiempo en un nuevo PASOK. Syriza es algo más que los viejos Synaspismós que propugnaban la confluencia en la UE. Hay un frente amplio que rechaza la capitulación, y ya se piensa en un plan B para abordar los cambios necesarios. Tal vez la única oportunidad es una revuelta social y un cambio de rumbo interno, para recuperar la iniciativa perdida.

Las demandas centrales de la sociedad son: salida del euro y una ruptura con el núcleo del capitalismo. Los siguientes pasos a dar podrían ser:

– Control de los flujos de capital

– Rechazo de la deuda

– Nacionalización de los Bancos

– Un programa de inversión pública

– Salida de la UE y de la OTAN

– Cooperación Internacional con la vista puesta en Rusia y China, independizándose del Imperialismo occidental.

Son necesarios una movilización social que impida la capitulación y un movimiento de solidaridad internacional para que todas las fuerzas que luchan contra los programas de austeridad exijan la inmediata ruptura con el régimen económico impuesto.

Wlhelm Langthaler es portavoz de la Izquierda Antiimperialista (AIK), que es más activa en Austria e Italia, que fue la promotora de la controvertida campaña de 2003 “10 euros para la resistencia iraquí”. Puede visitar su página web.

—————————–

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2015/02/tsipras-scared-by-his-own-courage/

———————————

Un Informe del Gobierno británico desvela que cada vez es mayor la desconfianza de las gentes hacia los alimentos transgénicos

Un Informe de la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido no trae buenas noticias para los defensores de los transgénicos, dice Claire Robinson

GMWatch, 18 de febrero de 2015

restaurante_reino_unido1

En los restaurantes del Parlamento del Reino Unido están prohibidos los alimentos transgénicos en el menú

La preocupación de la opinión pública británica sobre los alimentos transgénicos es mál alta que nunca, según un Informe publicado por la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido.

En el Informe se señala que las principales preocupaciones de la gente sobre los temas relacionados con la seguridad alimentaria y la nutrición se mantinen sin grandes cambios desde la última encuesta realizada en 2010, a excepción de la mayor preocupación por los alimentos transgénicos.

En general, los encuestados se muestran más propensos a indicar sus preocupaciones si se les muestra una lista de temas; sólo una pequeña parte de los encuestados menciona espontáneamente sus preocupaciones. Los alimentos transgénicos se han convertido en el segundo motivo de preocupación alimentaria, expresado de forma espontánea, con el 8% de los encuestados, por detrás de la higiene alimentaria (el 9%). Cuando se mencionan los transgénicos, el nivel de preocupación alcanza el 24%.

El nivel de preocupación sobre los alimentos transgénicos ha sufrido variaciones en las distintas encuestas realizadas, pero actualmente ha alcanzado su punto más alto de todas ellas. Incluso el nivel de preocupación expresado de forma espontánea está 3,4 puntos por encima de cualquiera de las encuestas realizadas anteriormente.

Los resultados son tal vez un reflejo de la desconfianza instintiva de la gente hacia los llamados expertos, en los responsables políticos que defienden productos y tecnologías que pueden no ser tan seguras como afirman. Nos han mentido de forma reiterada que ya sus palabras hacen el efecto contrario. Por ejemplo, el empeño de la Industria Biotecnológica en evitar en Estados Unidos el etiquetado de los alimentos transgénicos, aunque no es el único motivo para la desconfianza.

——————————-

El nuevo informe está disponible en:

http://www.food.gov.uk/sites/default/files/public-attitudes-tracker-nov-14.pdf

——————————

Procedencia del artículo:

http://gmwatch.org/index.php/news/archive/2015-articles/15954-uk-public-concern-about-gm-foods-higher-than-it-s-ever-been

Transgénicos en la Argentina: Un negocio atendido por sus dueños

Por Darío Aranda, 5 de enero de 2015

agenciaacta.org

Lista de miembros de la Agencia de Regulación de los transgénicos de Argentina, Conabia (Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria ), que ha obtenido el periodista Darío Aranda de informaciones del sector privado. Según Darío Aranda, el Gobierno argentino no quiere revelar estos nombres.

Lista de miembros de la Agencia de Regulación de los transgénicos de Argentina, Conabia (Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria ), que ha obtenido el periodista Darío Aranda de informaciones del sector privado. Según Darío Aranda, el Gobierno argentino no quiere revelar estos nombres. (Imagen: GMWatch )


Un organismo clave en la autorización de transgénicos está dominado por las empresas del agro y por científicos vinculados al sector privado. Monsanto, Syngenta, Ledesma y Dow, entre otras corporaciones, se ubican a ambos lados del mostrador. Los conflictos de intereses y el Estado cómplice.

Las multinacionales Monsanto, Bayer, Syngenta y Dow son algunas de las empresas que tienen injerencia en la aprobación de los transgénicos que esas mismas empresas impulsan. Se trata de la Conabia (Comisión Nacional de Biotecnología), donde también participan empresas “nacionales” (Biosidus y Don Mario) y las cámaras empresarias. También figuran “investigadores independientes”, pero con claras vinculaciones con empresas. El Gobierno y las compañías publicitan la Conabia como un “espacio pionero con un marco regulatorio sólido y de base científica”. De los 47 integrantes, más de la mitad (27) pertenecen a las empresas o tienen clara vinculación con las mismas firmas que deben evaluar.

Conflictos de intereses, y complicidades, en la aprobación de transgénicos en Argentina.

Conabia

La Comisión Nacional Asesora de Biotecnología Agropecuaria (Conabia) funciona desde 1991, depende del Ministerio de Agricultura y actúan en tándem con la Dirección de Biotecnología (también del Ministerio). Tienen como objetivo “garantizar la bioseguridad del agroecosistema”.

Según la propia información oficial, la Conabia “analiza y evalúa las solicitudes presentadas para desarrollar actividades con OGM (organismos genéticamente modificados -transgénicos-). En base a información científico-técnica y a datos cuantitativos respecto de la bioseguridad del OGM emite un dictamen” para la continuación o rechazo del pedido empresario.

La Conabia reconoce que cuenta con representantes del sector público y privado y los denomina “expertos”. La Conabia aclara en su página de internet que “los miembros deben expresar cualquier tipo de conflicto de interés que pudiera surgir en la evaluación de las solicitudes presentadas. Esto es imprescindible para garantizar la transparencia e imparcialidad de los dictámenes”.

Integrantes

Son dos hojas A4. Una lista de nombres, apellidos y pertenencia institucional. Aunque son integrantes de un espacio oficial, la información no provino de ninguna oficina de gobierno (que esconde los nombres), sino del sector privado. En la lista figuran 47 personas. De ellas depende, en gran medida, la aprobación de transgénicos en Argentina. Y, paradoja, 27 de ellas son de las mismas empresas que impulsan el modelo transgénico o de científicos con estrechos lazos con las mismas empresas.

También hay 12 técnicos y funcionarios del Senasa (Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria), Inase (Instituto Nacional de Semillas), INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria). Todos espacios con frondosos antecedentes de colaboración con el sector privado y transgénico.

Monsanto

Miguel Alvarez Arancedo es ingeniero agrónomo recibido en la UBA. Participa en la Conabia como parte de Casafe (Cámara de Sanidad Agropecuaria y Fertilizantes). Su lugar de trabajo real es Maipú 1210, la oficina central de Monsanto en Argentina. Arancedo es desde 2004 el director de Asuntos Regulatorios de la principal multinacional transgénica del mundo y también es vicepresidente de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA, espacio de articulación y lobby político de las multinacionales y empresas locales).

En marzo de 2012, Arancedo celebró que la nueva soja de Monsanto (Intacta RR2 Pro) comenzaría a sembrarse en breve y se refirió al sistema de liberación del transgénico: “Tenemos la aprobación de Conabia, así que venimos muy bien en los tiempos. Creemos que podría llegar a estar a disposición de los productores el año que viene (2013)”.

Arancedo no aclaró que él mismo participa en la Conabia y en el sistema de aprobación.

El Gobierno Nacional autorizó la soja ese mismo 2012.

Syngenta

Juan Kiekebusch está inscrito en Conabia como miembro de ASA. Lo cual es cierto. Pero también es director del Comité Ejecutivo de Syngenta, una de las mayores corporaciones del agro. En el Biotech Forum (publicitado como el “primer foro internacional del negocio de la biotecnología” ), Kiekebusch reclamó acelerar los tiempos de aprobación de transgénicos: “Un avance biotecnológico que en Japón tarda un año y medio en ser aprobado, aquí y en Europa lleva cinco años«.

En el XVIII Congreso de Aapresid, el directivo de Syngenta e integrante de Conabia reclamó “decisiones política” para un marco regulatorio que contemple la “protección de derechos de propiedad intelectual” para así facilitar nuevos transgénicos.

Aacrea

Juan Balbín figura en la Conabia como representante de la Asociación Argentina de Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Aacrea), espacio institucional de pequeños y medianos empresarios del agro. En mayo de 2013 integró la comitiva oficial a China (encabezada por el ex ministro de Agricultura y presidente de la Cámara de Diputado, Julián Domínguez).

También formaron parte del viaje Pablo Vaquero (presidente de Monsanto), Gastón Fernández Palma (presidente de Aapresid y vicepresidente de Maizar -reúne a las empresas del sector-), Miguel Calvo (titular de Acsoja -empresas de soja-) y Manuel Mihura, director de Nuevos Negocios de la semillera Don Mario, entre otros. El motivo del viaje fue exponer la bondades de la soja Intacta, que no contaba aún con la aprobación en China, y al mismo tiempo convencer a los funcionarios chinos de las (supuestas) ventajas de los eventos transgénicos para maíz.

Por Aacrea también está Bernardo Debenedetti. La organización se autodefine como “una asociación de empresarios agropecuarios que trabajamos en grupo, y compartimos nuestras experiencias y conocimientos para aumentar la rentabilidad y lograr el crecimiento económico sustentable de nuestras empresas”. Debenedetti también integra el “Grupo Biotecnología”, espacio que se reúne en la Bolsa de Cereales, y donde participan Casafe, Aapresid, Ciara (exportadores), ASA, y Maizar, entre otras. En resumen: todas las empresas del sector.

Animales transgénicos

Biosidus es una empresa de referencia en la clonación de animales o, también llamados, “animales transgénicos”. Con más de tres décadas en el mercado, se autodefine como “una compañía de biotecnología argentina que ha desarrollado un negocio global en el suministro de biofármacos de alta calidad en territorios de Asia, África, Europa del Este y América Latina”. Señala que ha desarrollada “novedosas plataformas tecnológicas en animales transgénicos, terapia génica y biodiversidad” y se ufana de contar con una” sólida política de propiedad intelectual”.

Uno de sus más publicitados trabajos fue “la primera vaca clonada”, en 2002, bautizada “Pampa”. En esa iniciativa participó Lino Barañao y siempre fu público su trabajo y su cercanía con Biosidus (es curioso que en su CV no aparezca su desempeño en la empresa de biotecnología).

Andrés Bercovich es bioquímico de la UBA, desde hace 23 años trabaja en Biosidus (desde 2008 es Gerente de Investigación y Desarrollo) y también tiene una silla en la Conabia. Bercovich estuvo a cargo del proyecto de los clonados terneros llamados “Patagonia I, II, III y IV”, publicitados como material genético para obtener insulina humana. La publicidad empresaria prometía que con 2500 vacas similares se podría abastecer de insulina a todo el mundo.

Los argentinos somos muy abiertos a todo lo nuevo en tecnología. No es un país miedoso” , afirmaba el científico en una entrevista publica y daba un ejemplo: “La soja transgénica tiene una trascendencia económica enorme para el país. Y aquí en la Argentina la mayor parte de los cultivos son de plantas transgénicas y nadie tiene problemas en consumirla ni cultivarlas. Hay una historia, una apertura mental. La biotecnología trae soluciones trascendentes, como en el caso de la soja o de los biofármacos”.

En 2010, formó parte del equipo que clonó el “primer caballo en Latinoamérica”, llamado “Ñandubay Bicentenario”. Era de la raza Ñandubay, utilizados para selectos deportes (polo y salto).

El ministro Barañao estuvo presente en en la rueda de prensa y, sin que nadie pregunte, resaltó que “la clonación no presenta ningún tipo de riesgo en la salud del animal ni para el medioambiente”. En el caballo clonado también participó Daniel Salamone, también con nexos con Biosidus e integrante de Conabia.

Caña transgénica y DDHH

Atilio Castagnaro es referente de la Estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres (INTA Tucumán). En 2011 formó parte de un equipo de científicos del Mercosur que creó que un robot que busca las plantas de soja más aptas para resistir la sequía. «Un gran resultado de este proyecto es el haber sido capaces de construir un robot o plataforma automática para la evaluación masiva de genotipos de soja, respecto de su capacidad de tolerar el déficit hídrico o sequía«, dijo Castagnaro. Cada día, el robot recorre simultáneamente 120 macetas con plantas de soja, determina su consumo hídrico para regarlas con la cantidad precisa de agua, y les toma fotografías estereoscópicas para documentar el crecimiento.

En el grupo de trabajo (y patentamiento) participaron dos empresas: Nidera (una de las grandes multinacionales del agro) e Indear (Instituto de Agrobiotecnología de Rosario), espacio de referencia en cuando al impulso de los transgénicos. Indear, a su vez, pertenece a la empresa Bioceres, donde están presentes Gustavo Grobocopatel (unos de los mayores pooles de siembra del continente) y Víctor Trucco (presidente honorario de Aapresid).

Castagnaro coordina el proyecto de la “Cadena Oleaginosa de Biotecsur (BiotecSojaSur)”, un espacio promovido por el Ministerio de Ciencia donde confluyen académicos, ámbitos estatales y, claro, empresas del agro.

Castagnaro es un férreo impulsor de la caña de azúcar transgénica para agrocombustibles (iniciativa muy cuestionada por movimientos campesinos y organizaciones sociales por sus efectos sociales y ambientales). «El objetivo con las cañas transgénicas fue hacer más eficiente y sostenible la producción. Dar sustentabilidad económica, social y ambiental y dar un impulso a un cultivo que es clave para producir biocombustibles«, resumió Atilio Castagnaro en una charla del Congreso de Aapresid en 2013, en Rosario, y propuso que el 50 por ciento de la matriz energética de Argentina sea en base a agrocombustibles.

Precisó que existen las tradicionales regiones azucareras de Tucumán, Salta y Jujuy, con 550 mil hectáreas de producción. «Hay un potencial de crecimiento de área cercano a los 4,4 millones de hectáreas«, aseguró y detalló la expansión de la frontera agrícola de la caña de azúcar transgénica sobre Misiones y norte de Santa Fe.

Le salió al cruce la organización socioambiental tucumana ProEco (de la Red Nacional de Acción Ecologista). “Un modelo que se expande para fumigarnos a todos”, fue el título del comunicado y señaló que la liberación comercial de caña de azúcar transgénica implica que “el modelo del agronegocio se reinventa una vez más” en el sector agropecuario tucumano. Denunció los acuerdos entre la Estación Experimental Obispo Colombres y Monsanto, rechazó el uso de agrotóxicos en Tucumán y apuntó de lleno contra Castagnaro (que también es presidente de la Asociación Permanente por los Derechos Humanos -APDH- de Tucumán): “Aprendió a modificar los derechos humanos genéticamente”. La ONG se preguntó cómo “la preocupación por los derechos humanos y el promover el aumento de ventas de agrotóxicos pueden cohabitar en un mismo individuo”. Y le recordaron que el modelo transgénico acapara territorios, desaloja indígenas y campesinos y desmonta. “Es una contradicción militar por los derechos humanos y promover la fumigación de grandes territorios provinciales”, cuestionó Roque Vicente Pondal, de ProEco.

Junto a Castagnaro trabaja Bjorn Welin, también parte de la Conabia.

Ingenio Ledesma

Ricardo Fernández de Ullibarri figura como participante de la Conabia por la Chacra Experimental Agrícola Santa Rosa (Salta). La Chacra es el “instituto de investigación” del Ingenio Ledesma e integra también la ASA (Asociación Semilleros Argentinos, donde están todas las grandes empresas internacionales). “El objetivo principal (de la Chacra) es crear variedades que mejoren la productividad, competitividad y rentabilidad de los ingenios del norte argentino”, remarca la presentación de la empresa.

Fernández de Ullibarri es un impulsor de los organismos genéticamente modificados. “Ya tenemos nuestras propias cañas transgénicas, pero aún no las sacamos comercialmente. En todo el mundo se está trabajando sobre eso, pero nadie aún se animó a cultivarlas comercialmente por los prejuicios que hay. Lo más lento es toda la burocracia relacionada a las normas de bioseguridad y legales, no la investigación en sí«, se quejó Ullívarri en 2007 .

Y tomó postura sobre los que critican a los OGM: “Hay que trabajar con empresas y consumidores en lo que es imagen, porque hay muchos prejuicios sobre los transgénicos entre la gente«.

Cuadro de Monsanto

Hugo Permingeat figura en Conabia como “Investigador Científico de la Facultad de Ciencias Agrarias de Rosario”.

Hugo Permingeat, como secretario general de la Facultad y junto a la decana (Liliana Ramírez), justificó abiertamente la incidencia privada en la universidad pública: “Monsanto forma sus cuadros aquí. Son ingenieros agrónomos a los que les brinda la capacitación de posgrado y Monsanto valora esa capacitación que brindamos” .

Fue la forma de justificar que Monsanto, Pioneer y Syngenta hayan “donado” un laboratorio de biotecnología en la Facultad y equipamiento por 300 mil dólares. “Antes no teníamos nada, así que en verdad es nuestro orgullo. Cuando golpeamos la puerta (de Monsanto) para que nos ayuden, no tienen miramientos y nos ayudan a hacer cosas como el laboratorio«.

Permingeat, como parte de Conabia, debe autorizar o rechazar pedidos de Monsanto.

¿Ecologista?

Diego Ferraro es ingeniero agrónomo e integra la Conabia como representante de la Asociación Argentina de Ecología (AAE). Curioso es que nadie dentro del mundo socioambiental, asambleas, ONG y académicos conozca a la AAE.

La dirección postal de la Asociación de Ecología es San Martín 4453. Es la misma dirección de la Facultad de Agronomía de la UBA y, también, la dirección del Instituto de Investigaciones Fisiológicas y Ecológicas (Ifeva), un espacio de estudio con explícita vinculación a las empresas del agro y ferviente defensor del modelo de agronegocios.

El director del Ifeva es Claudio Ghersa, un reconocido impulsor de los transgénicos y con publicaciones científicas junto a Monsanto.

Diego Ferraro trabaja en el Ifeva junto a Ghersa, y tienen media decena de publicaciones científicas en coautoría.

Ante el avance de las malezas resistentes a agroquímicos (uno de los grandes problemas irresueltos del agronegocios), en febrero de 2014 se relanzó la Asociación Argentina de la Ciencia de las Malezas (Asacim). Entre otros, la integran Ghersa y Ferraro. Y también participan las empresas. Entre otras: Aacrea y Aapresid.

ILSI, Monsanto, Bayer…

María Fernanda Foresto figura como integrante de la Conabia como referente por la Chacra Experimental Agrícola Santa Rosa (del Ingenio Ledesma). Pero hay otro conflicto de intereses. Foresto integra el Comité de Biotecnología de ILSI (Instituto Internacional de Ciencias de la Vida), uno de los grandes centros internacionales de lobby científico en favor de los transgénicos. El ILSI está auspiciado y financiado por Monsanto, Dow Agrosciences, Bayer y Syngenta.

INTA

Dalia Marcela Lewi es parte del Instituto de Genética del INTA y forma parte de la Conabia. En el libro “Biotecnología y mejoramiento vegetal II”, Capítulo X, escribe un texto académico titulado “Aplicaciones de la biotecnología en el control de insectos”. Remarca los beneficios de los transgénicos en el control biológico, reducción de plaguicidas, aumento del rendimiento y, como si fuera poco, también remarca el menor uso de agua.

Lewi firma el artículo en coautoría con Clara Rubinstein, de Monsanto Argentina.

También investigó, junto a la empresa Bioceres (otras de las referentes del agronegocios), la resistencia del maíz transgénico al frío y a la salinidad.

Lewi también forma parte del Comité de Biotecnología de ILSI, junto a investigadores de Monsanto, Syngenta, Bayer y Dow Agrosciences.

Escribió un breve artículo en el periódico de la Sociedad Argentina de Apicultores (una de las producciones más afectadas por las fumigaciones). Lewi intentó llevar tranquilidad a los apicultores perjudicados: “Los cultivos genéticamente modificados producen alimentos seguros para el consumo humano y animal. Se han estudiado cuidadosamente y cumplen con las normas de seguridad ambiental y alimentaria. Toda la evaluación está basada estrictamente en criterios científicos. Vale la pena destacar que no existen peligros de toxicidad o alergenicidad”.

Dalia Ewi firmó el artículo como “miembro de Conabia”. Omitió sus vinculaciones con las empresas transgénicas.

Popurrí

Teresita Martín figura como parte de Conabia en representación del Foro Argentino de Bioteconología. No específica que es referente de la empresa DuPont Pioneer. En Conabia también participan (y deciden) Luis Negruchi (Aapresid) y Alejandro Petek (Aapresid).

Guillermo Mentruyt firma como integrante de ASA (Semilleros), no aclara que es gerente de Asuntos Regulatorios de Dow AgroSciences

En julio de 2012, Dow AgroSciences anunció “la inminente comercialización” de los primeros híbridos de maíz con hasta cinco características “modificadas a través de la biotecnología”. Mentruyt Explicó que los maíces ya había pasado “todas las evaluaciones pertinentes relacionadas con la bioseguridad para el agroecosistema (a cargo de la Conabia)”.

Omitió que la misma Syngenta integra la Comisión.

Lucas Lieber es egresado de la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Rosario. Su CV detalla su trabajo en Indear y Bioceres. También está presente en Conabia.

La bióloga Magdalena Sosa Beláustegui aparece como parte de Casafe. También es, desde 2004, parte de la multinacional Bayer. En su CV resalta que en 2013 recibió el “Premio Bayer a la Innovación en Asuntos Regulatorios”.

Fernando Bravo Almonacid (Conicet) es investigador “independiente del Conicet en el Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular (Ingebi-UBA) y trabaja en la mejora genética de la papa. Luego de seis años de trabajo, en 2013 logró una nueva variedad, que sería más resistente a los virus del campo. Todo lo referido a la aprobación en Conabia quedó a cargo dela empresa Tecnoplant (del Grupo Sidus). Almonacid también forma parte de Conabia.

Cómo “observadores” de la Conabia figuran dos integrantes de la Cámara Argentina de Biotecnología). Gerónimo Watson (desde hace nueve años con el cargo de “líder en desarrollo” de la empresa Indear) y Mirta Antongiovanni (gerente de Asuntos Regulatorios de la semillera Don Mario).

UBA S.A.

Eduardo Pagano es agrónomo, doctor en ciencias biológicas y fue, hasta marzo pasado, vicedecano de la Facultad de Agronomía de la UBA. También integra la Conabia y es profesor a cargo de la Cátedra de Bioquímica de Agronomía de la UBA. Desde esa cátedra, trabaja junto a la semillera Don Mario (una de las grandes empresas argentinas del sector) en cultivos de trigo y soja. «Elegimos vincularnos con Don Mario porque es una empresa nacional que apuesta a la formación de recursos humanos y porque esta relación nos ofrece una posibilidad concreta de trasferir el conocimiento que generamos y de llegar con nuestras investigaciones al medio productivo«, afirmó Eduardo Pagano .

El director de Investigación de Don Mario, Marcos Quiroga, también celebró el trabajo conjunto: «Generamos tecnologías que sirven para dar soluciones concretas a problemas muy importantes para el cultivo de soja en la Argentina, Estados Unidos y Brasil«, ejemplificó.

Pagano fue más allá y celebró que estudiantes de la UBA hagan sus tesis en la empresa Don Mario: «En nuestra cátedra participan estudiantes que recién comienzan a cursar, así como otros que están haciendo su trabajo de intensificación para finalizar la carrera, o realizan maestrías, doctorados y posdoctorados. El hecho de que haya investigadores instalados en una empresa haciendo su posgrado es novedoso en el sistema científico argentino«.

Pagano nunca expresó conflictos de intereses para aprobar transgénicos en Conabia.

Denuncias y relatos

Desde la aprobación de la soja RR con uso de glifosato en 1996, el accionar de la Conabia siempre fue blanco de denuncias por organizaciones sociales y científicos no vinculados al sector privado. Desde los Gobiernos siempre relativizaron la incidencia empresaria pero también siempre ocultaron la nomina de integrantes y nunca precisaron la forma de funcionamiento de la Comisión. Mucho menos hacen públicas las actas y la forma de aprobar los pedidos empresarios.

El Centro de Estudios Legales del Medio Ambiente (Celma) denunció en 2013 ante la Justicia Federal la forma “irregular” en la que fue aprobada la semilla de soja “Intacta RR2” de la empresa Monsanto (en 2012). Cuestionó la inexistencia de consulta pública (como establece la ley argentina), la carencia del debido estudio de impacto ambiental y la omisión de frondosa bibliografía científica sobre los efectos negativos en salud y ambiente de los transgénicos.

El Celma accedió al expediente administrativo de aprobación de la soja de Monsanto, denunció que la semilla aprobada “no posee una debida declaración de impacto ambiental” por parte de la Conabia y explicó que la aprobación “se sustenta en estudios sólo de Monsanto”. El Estado no realizó ningún estudio. Fernando Cabaleiro, del Celma, cuestionó el rol de la Conabia y del Senasa (Servicio de Sanidad y Calidad Agroalimentaria ). “Se basan sólo y exclusivamente en los estudios realizados por la propia firma solicitante, Monsanto. No existe ninguna observación ni pregunta sobre los trabajos presentados por la empresa”, afirmó el abogado y mostró la foja 37, documento de decisión con el que la Conabia aprobó la nueva soja. Se visualizan once garabatos-firmas, sin aclaración de nombres, especialidad ni cargos. “Pudo ser cualquiera. Es insólito la impunidad con la que dan luz verde a una semilla que abarcará millones de hectáreas”, cuestionó el abogado.

La Conabia aprobó más de 30 eventos transgénicos (maíz, soja y algodón), pero se niega a hacer públicos los expedientes de aprobación. El Periódico de CTA llamó al secretario ejecutivo de la Conabia y director de Biotecnología del Ministerio de Agricultura, Martín Lema. Pero éste no devolvió los llamados.

En 31 de octubre pasado, el Ministerio de Agricultura envío una gacetilla elocuente, titulada “el trabajo de la biotecnología Argentina fue reconocido por la FAO ( Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura). Celebraba que la Conabia había sido seleccionada como “centro de referencia” de la FAO para la “bioseguridad” de transgénicos. La Conabia pasará a “prestar asesoramiento técnico y científico” a la FAO.

El comunicado del Ministerio de Agricultura se autoelogiaba. “Reafirma a nuestro país como uno de los principales líderes a nivel mundial en biotecnología” y definió a la Conabia como “un espacio pionero a nivel mundial en materia de aprobación de OGM, que prioriza la seguridad para el agroecosistema y la inocuidad para el consumo humano y animal”.

Este artículo fue publicado en el Periódico de la CTA Nº 107, correspondiente a los meses de noviembre-diciembre 2014

————————————-

La India: el Tribunal Supremo invalida la decisión de la Oficina de Patentes de rechazar la patente del medicamento de la hepatitis C, Sovaldi

Por Apoorva y Vidya Krishnan

Live Mint

El medicamento fabricado por Gilead cuesta 1000 dólares por píldora, y se asegura que cura la hepatitis C en el 90% de los casos, siempre y cuando se mantenga el tratamiento durante 12 semanas.

El medicamento fabricado por Gilead cuesta 1000 dólares por píldora, y se asegura que cura la hepatitis C en el 90% de los casos, siempre y cuando se mantenga el tratamiento durante 12 semanas.

Nueva Delhi.- Se trata de un duro revés para los fabricantes de medicamentos genéricos. El Tribunal Supremo de Nueva Delhi falló el pasado viernes (30 de enero ) que no era válida la decisión de la Oficina de Patentes de la India de rechazar la patente del medicamento Sovaldi, propiedad de la empresa farmacéutica estadounidense Gilead Pharmasset Llc.

El medicamento cuesta 1000 dólares por píldora y se asegura que cura la hepatitis C en el 90% de los casos, siempre que se mantenga el tratamiento durante 12 semanas. La Oficina de Patentes de la India puso en duda la eficacia terapéutica reivindicada por Gilead y rechazó la solicitud de patente, ateniéndose a la polémica Sección 3 (d) de la Ley, que impide que se puedan perpetuar las patentes y establece que no será patentada ninguna nueva forma de una sustancia ya existente, a no ser que sea más eficaz que la anterior. La Oficina de Patentes mantenía que el pequeño cambio realizado en la molécula no mejoraba su eficacia.

Rechazada la patente, los fabricantes de medicamentos genéricos podían fabricar el mismo medicamento por un precio mucho más bajo: 1 dólar por píldora.

Ya esperábamos que la apelación tuviera éxito, porque el razonamiento sostenido por la Oficina de Patentes era inconsistente, y no se pronunciaba sobre el fondo de la cuestión”, dijo Shamnad Basheer, ex profesor de la Universidad Nacional de Ciencias Jurídicas, Kolkata, y creador de un blog sobre propiedad intelectual, SpicylP. “En la India se están produciendo una gran cantidad en demandas base a la Sección 3 (d) de la Ley de Patentes, y si bien hemos defendido la mayoría de las reclamaciones relacionados con esta sección por estar bien razonadas, pero ésta creíamos no estaba fundamentada, lo que nos ha acarreado una gran cantidad de críticas, de modo que debemos andar con más cuidado”.

Durante el período de examen de la solicitud de patente, la oposición previa a la concesión de la patente por parte de la Oficina de Patentes tendría que haber sido comunicada mediante una notificación de conformidad según establece la Ley, señala Gilead. La Oficina de Patentes rechazó la solicitud de Gilead Science para el medicamento Sovaldi el pasado 13 de enero de 2015. El abogado de Gilead, Prathiba Singh, afirma que “el rechazo de la patente estuvo influido por una predisposición previa a la consideración de la concesión. Si bien la Oficina de Patentes dijo que no se basó en afirmaciones realizadas en el período anterior a la concesión de la patente, existían sorprendentes similitudes entre lo dicho por la Oficina y las reclamaciones del fabricante de medicamentos genéricos de la India Natco Pharma Ltd”.

Todavía no hemos leído la resolución, por lo que sería prematuro hacer comentarios. Sin embargo, el argumento central del caso no se ha visto rechazado, Hubo problemas con el proceso seguido”, dijo Lorena Misquith de Collective, una organización de abogados sin ánimo de lucro. El juez Rajiv Shakdher dijo que si de las pruebas aportadas por la parte que presentó la demanda para justificar la predisposición a la no concesión de la patente se podían determinar a partir de las circunstancias, sí que parece que la Oficina de Patentes “tuvo en cuenta el material que le proporcionaron los opositores a la patente”.

Si bien el Tribunal Supremo observó que las intenciones de la Oficina de Patentes podrían haber sido buenas, el procedimiento seguido fue incorrecto.

Todavía queda pendiente la redacción de una orden.

La aplicación de la resolución ha sido devuelta al Tribunal, ya que no puede ser tramitada sin que sea escuchada la parte contraria”, dijo Vikas Ahuja de Delhi Network of Positive People, una de las organizaciones que se mostró partidaria de no conceder la patente. “Hay cuatro organizaciones opositoras en este asunto y haremos valer nuestra posición cuando el caso vuelva a la Oficina de Patentes”.

Shreeja Sen participó en la redacción de este artículo.

——————————-

Procedencia del artículo:

http://www.livemint.com/Politics/1l6EyoCRGd45A6oT0qpsBO/Delhi-high-court-sets-aside-order-on-Gileads-Sovaldi-patent.html

——————————–

Más información:

El poder del lobby farmacéutico, en el periódico Diagonal

–——————————

Estudio de Van Eenennaam: refutando las afirmaciones de que los piensos transgénicos son seguros

Revisión del estudio Un billón de dosis , según la denominación de Jon Entine, sobre la seguridad de los transgénicos

GMWatch, 15 de febrero de 2015

Jon_Entine2

Estudio de Van Eenennaam, Prevalencia e impacto de los piensos transgénicos

en las poblaciones de ganado

A continuación se recoge la refutación de un consultor agrícola publicada en la revista Feedstuffs, en respuesta a un controvertido estudio: Alimentación transgénica: no hay riesgo para la salud animal. Este artículo recogía las conclusiones del estudio de Van Eenennaam, denominado por el apologista de los transgénicos Jon Entine El estudio del billón de dosis, que venía a decir que los alimentos transgénicos son seguros para su consumo.

Como dice el consultor, son muchos los problemas que presenta la revisión de Van Eenennaam, lo que implica que no se pueden extraer conclusiones significativas sobre los efectos de una dieta con piensos transgénicos en la salud animal.

Para más información sobre la revisión de Van Eenennaam, aquí.

Carta al editor: Son falsas las afirmaciones de que los piensos transgénicos se puedan considerar seguros

Dieter Harle

Feedstuffs.com, volumen: 87 número: 5

28 de enero de 2015

Sr. Director:

Como consultor agrícola especializado en nutrición animal, creo que es de suma importancia que los ganaderos reciban los mejores consejos sobre cómo alimentar a sus animales. Así que mostré interés por el artículo publicado en Feedstuffs el 6 de octubre de 2014 Piensos modificados genéticamente: no hay riesgo para la salud de los animales.

En este artículo se recogían las conclusiones del estudio realizado por el científico de Monsanto Alison Van Eenennaam, y por Amy Young, que realizaron un análisis de los datos de campo durante un período de 28 años, de más de 100 mil millones de animales criados en granjas, antes y después de la introducción de los alimentos transgénicos. Los autores concluyeron que no se observaron efectos adversos en la salud de los animales debido al consumo de los piensos transgénicos.

Sin embargo, una observación más atenta revela que las conclusiones extraídas del estudio pueden llevar a afirmaciones prematuras, por varias razones:

Los datos recogidos de los 100 mil millones de animales de granja no están controlados. No se realizó un estudio controlado sobre qué animales estaban alimentados con una dieta a base de piensos transgénicos y cuáles no, ni se controlaron las condiciones.

Ha cambiado mucho la cría del ganado en las últimas décadas, incluyendo un aumento en el uso de antibióticos, que puede enmascar las inflamaciones. Los datos de la revisión no controlaban estos factores. Ni siquiera saben qué proporción de la alimentación de los animales estaba compuesta por transgénicos. Por lo tanto, no se pueden obtener conclusiones sobre la seguridad de los piensos transgénicos.

En contraste, en estudios controlados de alimentación animal se han encontrado efectos tóxicos al consumir una dieta transgénica( 1-14). Ninguno de estos estudios se ha repetido. Ante unos hallazgos molestos, la única respuesta ha sido un ataque con argumentos no científicos (15-17).

– La mayoría de los datos se refieren a pollos de 49 días de edad. El 98% de los 100 mil millones de animales de granja son aves de corral, el 92% pollos de engorde. Los pollos de engorde vivien sólo 49 días antes de ser sacrificados, es decir sólo el 2% de la vida medio de un pollo, que suele ser de 7 años.

Estos datos no proporcionan información sobre los efectos en la salud a largo plazo por la ingestión de piensos transgénicos en las aves de corral y tampoco aporta información útil sobre los efectos en la salud en los mamíferos, tales como vacas y cerdos.

Muchos de los efectos graves para la salud, tales como cáncer o daños en órganos, tardan un tiempo en presentarse, y dados los cortos ciclos de vida del ganado antes de su comercialización, significa que no hay tiempo para ver si aparecen esos problemas. Por ejemplo, el ganado vacuno es sacrificado en torno a los 24 meses, el 10% de su vida media, entre 17 y 20 años.

Alegar, por tanto, que la revisión realizada muestra que los piensos transgénicos son seguros, equivale a decir que por una exposición al humo del cigarro sólo durante los primeros años de la vida de un fumador, y que debido a que no ha contraído ninguna enfermedad pulmonar entonces se puede concluir que fumar es seguro.

– Considerar como estudios a largo plazo aquellos que no lo son. La revisión cita dos estudios controlados a largo plazo, que se muestran como la evidencia de la seguridad de los piensos transgénicos.

El primero hace referencia a un estudio realizado con vacas lecheras alimentadas con el maíz transgénico de Monsanto MON810 (18-20). Pero este estudio no es un estudio a largo plazo, ya que sólo se mantuvo hasta los 25 meses. Además, los investigadores reemplazaron la mitad de los animales en un momento dado del estudio, sin especificar claramente las razones, por lo que los resultados no tienen ningún valor para evaluar la seguridad de los piensos transgénicos.

El segundo, es un estudio realizado en cerdos alimentados con el mismo maíz Bt (21-25). Van Eenennaam dijo que no se encontraron efectos negativos en este estudio. Sin embargo, sí se apreciaron trastornos inmunes (23-24) y cambios en la bioquímica de la sangre (23). Si bien estos cambios, que aparecieron a los 143 días de comenzado el estudio, no fueron consideradores por los autores del estudio por “ser poco probable que tengan importancia”, no hubo forma de saberlo dada su corta duración, ya que los cerdos tienen una vida media de 10-12 años.

– Muchos de los efectos en la salud de los animales no son analizados en las inspecciones realizadas en los mataderos y no aparecen en los datos de la revisión de los animales sacrificados. Los autores de un estudio encontraron altas tasas de inflamación estomacal en los animales alimentados con piensos transgénicos (1), y a pesar de eso todos los animales pasaron las inspecciones realizadas en el matadero ( comunicación personal).

Un criador de cerdos observó una reducción en el número de nacimientos de sus cerdos alimentos con soja transgénica tolerante al glifosato, menor número de lechones nacidos vivos, mayor necesidad de medicación y altas tasas de malformaciones (26-27). Todo esto no aparece en la revisión, dado que los cerdos que nacen muertos, con malformaciones, o no son sacrificados, o el uso de medicamentos, no es tenido en cuenta.

Puede ser que en algún momento aparezca un estudio controlado que nos convenza de que los piensos transgénicos son seguros, pero, de momento, el estudio de Van Eenennaam no lo hace.

Dieter Harle, PAS dipl.-ing. agr.

Mejor Options Inc.

Bettendorf, Iowa

—————————

Referencias:

1. Carman, J.A., H.R. Vlieger, L.J. Ver Steeg et al. 2013. A long-term toxicology study on pigs fed a combined genetically modified (GM) soy and GM maize diet. J. Org. Syst. 8:38-54.

2. Trabalza-Marinucci, M., G. Brandi, C. Rondini et al. 2008. A three-year longitudinal study on the effects of a diet containing genetically modified Bt176 maize on the health status and performance of sheep. Livestock Sci. 113:178-190.

3. Gab-Alla, A.A., Z.S. El-Shamei, A.A. Shatta, E.A. Moussa and A.M. Rayan. 2012. Morphological and biochemical changes in male rats fed on genetically modified corn (Ajeeb YG). J. Am. Sci. 8(9):1117-1123.

4. El-Shamei, Z.S., A.A. Gab-Alla, A.A. Shatta, E.A. Moussa and A.M. Rayan. 2012. Histopathological changes in some organs of male rats fed on genetically modified corn (Ajeeb YG). J. Am. Sci. 8(10):684-696.

5. Hines, F.A. 1993. Memorandum to Linda Kahl on the Flavr Savr tomato (Pathology Review PR-152; FDA Number FMF-000526): Pathology branch’s evaluation of rats with stomach lesions from three four-week oral (gavage) toxicity studies (IRDC Study Nos. 677-002, 677-004, and 677-005) and an Expert Panel’s Report. U.S. Department of Health & Human Services. Accessed at www.biointegrity.org/FDAdocs/17/view1.html.

6. Pusztai, A. 2000. Witness brief — Flavr Savr tomato study in final report (IIT Research Institute, Chicago, Ill. 60616) cited by Dr. Arpad Pusztai before the New Zealand Royal Commission on Genetic Modification. Accessed at www.gmcommission.govt.nz.

7. Prescott, V.E., P.M. Campbell, A. Moore et al. 2005. Transgenic expression of bean alpha-amylase inhibitor in peas results in altered structure and immunogenicity. J. Agri. Food Chem. 53:9023-9030.

8. Kroghsbo, S., C. Madsen, M. Poulsen et al. 2008. Immunotoxicological studies of genetically modified rice expressing PHA-E lectin or Bt toxin in Wistar rats. Toxicology. 245:24-34.

9. Malatesta, M., M. Biggiogera, E. Manuali, M.B.L. Rocchi, B. Baldelli and G. Gazzanelli. 2003. Fine structural analyses of pancreatic acinar cell nuclei from mice fed on genetically modified soybean. Eur. J. Histochem. 47:385-388.

10. Malatesta, M., C. Caporaloni, S. Gavaudan et al. 2002. Ultrastructural morphometrical and immunocytochemical analyses of hepatocyte nuclei from mice fed on genetically modified soybean. Cell Struct. Funct. 27:173-180.

11. Vecchio, L., B. Cisterna, M. Malatesta, T.E. Martin and M. Biggiogera. 2004. Ultrastructural analysis of testes from mice fed on genetically modified soybean. Eur. J. Histochem. 48:448-454.

12. Malatesta, M., F. Boraldi, G. Annovi et al. 2008. A long-term study on female mice fed on a genetically modified soybean: Effects on liver ageing. Histochem. Cell. Biol. 130:967-977.

13. Seralini, G.E., R. Mesnage, E. Clair, S. Gress, J.S. de Vendomois and D. Cellier. 2011. Genetically modified crops safety assessments: Present limits and possible improvements. Environ. Sci. Eur. 23.

14. Fares, N.H., and A.K. El-Sayed. 1998. Fine structural changes in the ileum of mice fed on delta-endotoxin-treated potatoes and transgenic potatoes. Nat. Toxins. 6(6):219-233.

15. Waltz, E., Battlefield. 2009. Nature. 461:27-32

16. Rowell, A. 2003. Don’t Worry, It’s Safe to Eat. London, U.K. Earthscan Ltd.

17. Rowell, A. 2003. The sinister sacking of the world’s leading GM expert — And the trail that leads to Tony Blair and the White House. Daily Mail. July 7. Accessed at www.gmwatch.org/latest-listing/42-2003/4305.

18. Steinke, K., P. Guertler, V. Paul et al. 2010. Effects of long-term feeding of genetically modified corn (event MON810) on the performance of lactating dairy cows. J. Anim. Physiol. Anim. Nutr. Berl. 94:e185-e193.

19. Guertler, P., V. Paul, K. Steinke et al. 2010. Long-term feeding of genetically modified corn (MON810) — Fate of cry1Ab DNA and recombinant protein during the metabolism of the dairy cow. Livestock Sci. 131(2-3):250-259.

20. Guertler, P., C. Brandl, H.H.D. Meyer and A. Tichopad. 2012. Feeding genetically modified maize (MON810) to dairy cows: Comparison of gene expression pattern of markers for apoptosis, inflammation and cell cycle. J. Verbr. Leb. 7:195-202.

21. Buzoianu, S.G., M.C. Walsh, M.C. Rea et al. 2012. High-throughput sequence-based analysis of the intestinal microbiota of weanling pigs fed genetically modified MON810 maize expressing Bacillus thuringiensis Cry1Ab (Bt maize) for 31 days. Appl. Env. Microbiol. 78:4217-4224.

22. Buzoianu, S.G., M.C. Walsh, M.C. Rea et al. 2012. The effect of feeding Bt MON810 maize to pigs for 110 days on intestinal microbiota. PLoS ONE. 7:e33668.

23. Buzoianu, S.G., M.C. Walsh, M.C. Rea et al. 2012. Effects of feeding Bt maize to sows during gestation and lactation on maternal and offspring immunity and fate of transgenic material. PLoS ONE. 7(10).

24. Walsh, M.C., S.G. Buzoianu, G.E. Gardiner et al. 2011. Fate of transgenic DNA from orally administered Bt MON810 maize and effects on immune response and growth in pigs. PLoS ONE. 6:e27177.

25. Buzoianu, S.G., M.C. Walsh, M.C. Rea et al. 2012. Effect of feeding genetically modified Bt MON810 maize to 40-day-old pigs for 110 days on growth and health indicators. Anim. Int. J. Anim. Biosci. 6(10):1609-1619.

26. Kruger, M., W. Schrodl, I. Pedersen and A.A. Shehata. 2014. Detection of glyphosate in malformed piglets. J. Environ. Anal. Toxicol. 4(5).

27. Pedersen, I.B. 2014. Changing from GMO to non-GMO natural soy, experiences from Denmark. Sci. Soc.

——————————

Procedencia del artículo:

http://gmwatch.org/index.php/news/archive/2015-articles/15948-claims-of-gm-feed-safety-misleading-agricultural-consultant

El paradigma bajo el cual surgen los transgénicos

Extraído del artículo de Elisabeth Bravo aparecido en la revista Letras Verdes, Revista Latinoamericana de Estudios Sociambientales, Nº 16, de septiembre de 2014.

Portada Letras Verdes No. 14 Mineria prueba.jpg

Los organismos genéticamente modificados son el resultado del rumbo que tomaron las ciencias biológicas en el Siglo XIX, en plena época victoriana, cuando el mundo científico asumiera las teorías de Darwin sobre la evolución de las especies a través de la selección natural y la sobrevivencia de los más aptos, como un dogma irrefutable. Esta aceptación en el Siglo XX se consolida a través de la teoría sintética o neo darwinismo.

En su libro “Ingeniería Genética, Sueño o Pesadilla”, la bióloga británica Mae Wan Ho (2001) describe cómo surge la teoría sintética o Neo Darwinismo a partir de la fusión entre el darwinismo y las leyes de la genética de Mendel, el teorema fundamental de la selección natural de Fisher, que asume que cada gen actúa de forma independiente, la aplicación de estas leyes en la genética de poblaciones de manera matemática, y la teoría de la mutación genética aleatoria como la fuente de variación y de evolución. Esencialmente, la síntesis moderna introdujo la conexión entre: la unidad de la evolución (los genes) con el mecanismo de la evolución (la selección).Darwin para proponer su teoría de la selección natural se inspiró en el ensayo de Malthus sobre el principio de la población, publicado en 1798, donde se plantea que ningún incremento en la disponibilidad de la alimentos para la supervivencia humana básica podría compensar el ritmo geométrico con el que crece la población, por lo que las guerras y el hambre jugarían un papel fundamental para la supervivencia del más apto. A pesar de que las teorías de Malthus han sido desacreditadas [2], es bajo esta concepción que se promueven los cultivos transgénicos: para alimentar a una población cada vez más creciente. Es bajo estas teorías que se desarrollaron las ciencias agrícolas y médicas a lo largo del Siglo XX.

Uno de los postulados del darwinismo es que la fuerza que mueve la evolución es la competencia entre seres que luchan por sobrevivir, en la que ganan sólo los más aptos. Esta idea perdura hasta nuestros días, aunque cada vez es más evidente que las relaciones de cooperación (como mutualismo y el comensalismo) dinamizan la evolución de manera mucho más frecuente de lo que se pensaba (Moya y Peretó, 2011). De acuerdo a Maynard Smith y Szathmáry (1999) los grandes saltos evolutivos han sido el resultado de la cooperación: el origen de los cromosomas, el paso de células bacterianas a células eucarióticas, el surgimiento de células fotosintéticas, el desarrollo de organismos multicelulares y la conquista de las plantas de la tierra cuando se asociaron con hongos micorrizas, entre otros ejemplos.

Otro de los postulados del neo-darwinismo es que las mutaciones ocurren al azar. El medio ambiente es el gran seleccionador de estas mutaciones, pero no las induce. Al respecto, Cairns y sus colegas (1988) hicieron una revisión sobre el origen de las mutaciones y concluyeron que en la naturaleza “todo puede ocurrir” y añaden que en ciertos sistemas biológicos la información genética puede fluir libremente del ARN al ADN, la estabilidad del genoma puede alterarse bajo condiciones de estrés, y ser recuperada cuando esas condiciones se acaban. Ellos añaden que hay momentos cuando las células son capaces de generar gran variabilidad en distintos lugares del genoma; consideran que la inclusión del concepto de que las mutaciones sólo pueden ocurrir al azar, se debe al triunfo de la biología molecular, que surgió de la mano de un reduccionismo [3] que explicaba el comportamiento de la biosfera basándose en las leyes de la física, lo que no representa la complejidad de la vida.

Las ciencias moleculares se inician en la década de 1970, pero tuvieron su origen mucho antes, cuando dos funcionarios de la Fundación Rockefeller, Max Mason y Warren Weaver, usando los fondos de la Fundación, sientan las bases de estas nuevas prácticas para la biología, que según Nodari (2011), eran profundamente reduccionistas y deterministas, y que convirtieron a esta nueva disciplina en la “química del gen”.

A mediados del Siglo XX, Francis Crick (1970) propone el “dogma central de la biología molecular” que sostiene que todos los procesos biológicos están determinados por los genes, que toda proteína es el resultado de la expresión de un gen. De acuerdo a este dogma, la información contenida en una molécula de ADN es transcrita en una molécula de ARN mensajero, que a su vez es traducida a una proteína, todo esto de manera lineal. De tal manera que si en un monocultivo de maíz surge una plaga (generalmente como resultado del modelo industrial de producción), el problema se solucionaría insertando al maíz genes para que produzca sus propios insecticidas capaces de combatir la plaga.

Pero hay muchos aspectos que el dogma central no responde. ¿Es el ADN el único material hereditario que determina los rasgos que diferencian a un organismo de otro y que se transmite de generación en generación? Con el estudio del genoma humano se llegó a identificar unos 32.000 genes (International Human Genome Sequencing Consortium, 2001) y al menos 150 mil ARN mensajeros (que van a codificar proteínas). ¿A qué se debe esta diferencia? Una manera de explicarla es que un alto porcentaje de genes tienen la capacidad de codificar múltiples proteínas [4], lo que pone en entredicho el dogma: un gen–una proteína.

Por otro lado, se ha encontrado que las moléculas de ARN no siempre son fieles reproducciones de las instrucciones genéticas contenidas en el ADN; éstas son algo más que simples plantillas para construir proteínas (Hesman, 2010) y juegan un papel fundamental en el control de la expresión génica [5], es decir en la forma como la información contenida en el ADN va a sintetizar una proteína.

Con las investigaciones de la epigenética [6] se ha encontrado que, en la síntesis de proteínas, influyen una gran cantidad de factores, incluyendo el ambiente celular y externo.

Antes se pensaba que la mayor parte de estas modificaciones se borraban de una generación a otra, pero cada vez hay más evidencias de que estos cambios se conservan en la herencia, como ha sido ya comprobado con ratas [7], bacterias y plantas [8] (Richards et al., 2012).

Las modificaciones epigenéticas abarcan una gran variedad de mecanismos que actúan en el paso de ADN a ARN, de ARN a proteína y luego de la síntesis de la proteína. El estrés también puede desencadenar cambios epigenéticos [9].

En su revisión sobre el rol de la epigenética en la evolución, Richards et al. (2012) señalan que las modificaciones epigéneticas producidas por el estrés [10] pueden permanecer durante toda la vida de un organismo, como una especie de memoria molecular, e inclusive pasar a las siguientes generaciones iniciándose cambios evolutivos.

Reflexionando sobre estos temas, Elena Álvarez Buylla (2002) se pregunta si somos apenas un saco de proteínas, y añade que aun cuando las proteínas son el componente más importante de los seres vivos, “están arregladas en estructuras dinámicas espacio–temporales, que resultan en patrones también dinámicos y complejos”. Usando como ejemplo la manera en que se forma la estructura floral de las plantas, ella señala que es importante saber dónde y cuándo se activan ciertos genes, pero no es suficiente. Es importante entender cómo ocurre la acción local de ciertos genes y cuáles son las consecuencias dinámicas de dicha acción. Concluye que la información de los genes es importante para entender los mecanismos de desarrollo, pero también las dinámicas auto -organizadas que se generan a partir de las interacciones de los genes”.

Máximo Sandín (2013) de la Universidad Autónoma de Madrid hace una crítica a la visión reduccionista de la ciencia que inspiró a la ingeniería genética, y señala:

La información genética, no está en los genes, sino que es producto de una red que comunica unas secuencias con otras, y con una enorme cantidad de proteínas en el contexto del ambiente… La Naturaleza no es un campo de batalla y la vida no está formada por maquinarias de relojería a las que se puedan cambiar sus piezas, sino por una red compleja de interacciones en la que juegan un papel fundamental la capacidad de cooperación y la consciencia ecológica (Sandín, 2013).

Ejemplos de la aplicación de las corrientes de pensamiento que miran a la naturaleza como una batalla entre poblaciones biológicas que luchan por sobrevivir, fue el desarrollo de las tecnologías que dieron lugar a los antibióticos (para combatir a las bacterias), los plaguicidas (para combatir a insectos y plantas invasivas) y hacia finales del Siglo XX, la ingeniería genética, que nos prometió dar respuesta a los principales problemas del agro y la salud pública. Pero dado que estas tecnologías se desarrollaron con una visión reduccionista, la industria agro-biotecnológica ha sido capaz de colocar en el mercado sólo dos tipos de rasgos transgénicos: los de resistencia a insectos (conocidos como cultivos Bt), y los tolerantes a herbicidas (especialmente al glifosato), cultivos que a casi dos décadas de su liberación a campo a nivel comercial, han generado más problemas que los que se suponía iban a solucionar.

Notas:

[1] Artículo 74.

[2] La producción de alimentos está aumentando desde los años 1950, y ha superado el crecimiento de la población. En 1960 se producía en el mundo 2.300 calorías/ persona/día (distribuida desigualmente). En 1994 pasó a 2.710 calorías /persona/día, suficientes para una correcta nutrición de toda la población humana. Para 1986 se podría haber alimentado a 6.000 millones de personas (si los alimentos se distribuyeran equitativamente). Ahora, la producción supera a las necesidades básicas de la humanidad (Bravo, 2010).

[3] El reduccionismo como método científico consiste en descomponer las partes constituyentes de un todo, de aislarlo de su medio ambiente interno y externo, y aun así explicar fenómenos complejos y proponer soluciones a problemas globales (Nodari, 2011).

[4] Kashyap y Tripath (2008) hacen una revisión de la literatura existente sobre distintas formas de corte del ARN mensajero después de la transcripción, para explicar este fenómeno

[5] Ver por ejemplo el papel que juega el ARN de interferencia en la regulación génica en Heinemann et al. (2013).

[6] La epigenética estudia los cambios heredables que se producen sin que se altere la secuencia del ADN.

[7] Por ejemplo, cuatro generaciones de descendientes varones de ratas transitoriamente expuestas a disruptores endocrinos mostraron una actividad reducida de la espermatogénesis, lo que se correlacionó con la metilación del ADN alterado en la línea germinal (Anway et al., 2005).

[8] Elena Álvarez Buylla (2002) estudió el rol de la epigética en el patrón de desarrollo floral. Por su parte, Cubas et al. (1999) encontraron que el cambio de simetría floral bilateral a radial en Linaria vulgaris

estaba asociada con cambios en la metilación en un gen.

[9] Ver por ejemplo Verhoeven et al. (2010).

[10] Puede tratarse de estrés hídrico, presencia de contaminantes, entre otros.

———————–

Elizabeth Bravo es PhD en Ecología de Microorganismos por la Universidad de Aberystwyth. Licenciada en Biología por la PUCE. Docente de la Universidad Politécnica Salesiana. Miembro de Acción Ecológica.

————————

http://revistas.flacsoandes.edu.ec/letrasverdes/article/viewFile/1249/1228

————————-

Haciendo frente a los retos del calentamiento global

Por Robert Hunziker, 5 de febrero de 2015

Dissident Voice

anthropocene-194x300

Para aquellos que se pasan las noches sin dormir, o se despiertan en medio de ella gritando, y están somnolientos durante el día, debido a sus preocupaciones sobre el calentamiento global, hay un remedio: leer Aventuras en el Antropoceno: un viaje al corazón del planeta que hemos ido modelando, Ediciones Milkweed, 2014, de Gaia Vince.

Gaia Vince, exditora de la revista Nature Climate Change, editora de noticias de Nature y de la revista New Scientist, abandonó su vida profesional en Londres para viajar por el mundo en busca de respuestas a lo que está pasando y lo que estamos haciendo con él.

Su libro es una obra maestra en dos aspectos: por un lado explora con habilidad cómo interfieren las actividades humanas en el clima; y por otro, descubre la pericia del ingenio humano ante un cambio climático radical. Hay que destacar que las personas que están resultando más afectadas por el calentamiento son también las que destacan por soluciones más ingeniosas. Toda una lección para el mundo desarrollado. La gente que vive en los márgenes de la civilización moderna está haciendo frente y buscando soluciones ante las enormes adversidades que se les echa encima. Es una historia maravillosa, extraordinaria, pero desgarradora.

La gran habilidad de Gaia para la escritura hace que resulte más vívida para el lector la vida en la montaña, en el desierto, u otros lugares del planeta, una experiencia de vida real, el relato de un viaje difícil, algo que pocos se atreven a considerar.

Viaja a Ladakhi, en la India, a la meseta más alta del estado de Cachemira, a casi 3000 metros de altura, donde se encuentra con el hombre al que se conoce como el Hombre del glaciar, Chewang Norphel, de 74 años de edad, que está luchando contra la fusión de los glaciares, que antes proporcionaban agua potable para la comunidad y para el riego de los cultivos: “Ha construido hasta ahora diez glaciares artificiales desde que dejó su trabajo como ingeniero del Gobierno, en 1995, y el agua que suministran sostiene a 10.000 personas”. Hay una foto de uno de los glaciares de Norphel en la página 146 del libro: es un maravilloso ejemplo del empleo de una sencilla técnica ante la peor pesadilla a la que nos enfrentamos, un cambio climático radical.

Chewang_Norphel

Pero antes de ofrecernos este ejemplo notable, Gaia nos presenta una visión general de la situación de los hielos en todo el mundo, destacando los desafíos a los que se enfrentan personas como Norphel. El servicio mundial de control de los glaciares dice que, de promedio, desde 1970 casi todos los glaciares se han retirado unos 14 metros. Estos gigantescos almacenamientos de agua proveen de riego, de agua potable y proporcionan energía eléctrica, siendo también cabeceras de algunos de los ríos más importantes del mundo, como el Lancang, el Danubio de Oriente, en China, cuyos científicos afirman que el 70% de los glaciares de cabecera ya han desaparecido (1).

El calentamiento global está afectando de manera inquietante la vida en Ladakhi, donde el blanco de las montañas se transforma en los colores ocres de la tierra. Los habitantes han visto desaparecer glaciares enteros; sólo los más altos permanecen todavía blancos. Las precipitaciones han disminuido, y ahora lo hacen de manera errática e impredecible, no como antes que se seguían los ritmos de la naturaleza, con la lluvia presente en determinadas estaciones ayudando a completar el agua necesaria para las actividades humanas. Eso ha desaparecido, alterado ya el curso de los ritmos naturales.

Este aumento de las temperaturas se está haciendo sentir en todo el planeta: los desiertos de todo el mundo están creciendo; el agua se evapora más rápidamente. La desertificación se come cada año millones de hectáreas de suelo cultivable. En China se está construyendo un enorme muro verde, un cinturón de árboles, con la esperanza de poder detener el desierto de Kubuqi, que se propaga hacia el este. Es el Dust Bowl de China, la mayor cuenca de polvo del mundo. Hace sólo cincuenta años esta área eran pastizales, cultivos, se criaba ganado vacuno y ovino. Hoy en día, las tormentas de viento en el desierto de Kubuqi forman enormes penachos de polvo que atraviesen el Pacífico y llegan a la costa este de Estados Unidos.

El noroeste de China está al borde de un gran colapso ecológico” (2)

China_Dust_Bowl

Gaia viaja también a Lima, Perú (con una población de 9 millones de habitantes), para comprobar cómo hace frente la gente a la desertificación. Lima tiene menos de 15 mm anuales de precipitaciones. Es la segunda mayor ciudad situada en zona desértica. Con los años, la ciudad ha ido aprovechando el agua del río Rimac, alimentado por los glaciares de los Andes. Más del 70% de los glaciares situados en zonas tropicales se encuentran en Perú. Pero desde la década de 1970, dos tercios de los glaciares que abastecen al río Rimac han desaparecido por el calentamiento global producido por las actividades humanas. Hoy en día, Lima tiene escasez de agua, con períodos de ausencia de agua corriente en las casas, en una ciudad donde viven nueve millones de personas.

En las afueras de Lima, dos millones de inmigrantes viven en la pobreza, y es aquí, en un barrio pobre, el de Bellavista, donde la gente tienen apenas unas pocas pertenencias, un hombre llamado Javier Torres Luna está luchando contra los estragos de la desertificación.

Javier está intentando reforestar las dunas de arena, pero con una ausencia casi total de agua de lluvia es difícil. Sin embargo, durante los meses de mayo y noviembre, se produce una humedad atmosférica muy alta, una espesa niebla que se cierne de manera constante sobre la ciudad. Se debe a la inversión térmica. Esta niebla es vapor de agua.

En las redes se condensa el vapor de agua. Es lo mismo que hace la secoya de California, que retiene las gotas de agua de la niebla.

Lima_redes_captar_agua

Este agua captada fluye a través de tuberías y pasa por unos filtros de arena, almacenándose en unos depósitos. Este agua se utiliza para beber, lavar o el riego de los árboles más jóvenes.

Dentro de cuatro años, los árboles podrán retener la niebla, generando una escorrentía hacia el suelo que podría reponer los antiguos pozos, por primera vez en 500 años, desde que los conquistadores españoles costaron los viejos bosques que allí había.

Una tras otra, Gaia va recogiendo las soluciones que da el ingenio humano para luchar contra el calentamiento global. Sin embargo, sus páginas se tiñen de posibles extinciones:

Si bien la extinción de especies es un fenómeno natural y común, de los aproximadamente 4 mil millones de especies que han habitado la tierra, el 99% ya ha desaparecido, sin embargo, la tasa de extinción se compensa generalmente por la aparición de nuevas especies. Pero esa extinción se está produciendo tan rápidamente que la naturaleza no puede seguir ese ritmo… La tasa actual de extinción es de 1.000 a 10.000 veces la tasa natural de reposición. Esto es lo que se denomina la Quinta gran extinción” ( pág. 239).

Una cosa es leer que la tasa de extinción es de 1.000, pero otra cosa es imaginarlo. Considere por ejemplo que el borde del Sistema Solar está 1.000 veces más lejos que Plutón. O imagine multiplicar su sueldo por mil. Pero no hablamos de 1.000 veces, sino incluso de 10.000 veces, como se sugiere en el libro de Gaia.

En el Archipiélago de las Galápagos: “…en los últimos 150 años, la duración de la vida de las tortugas más viejas, estas islas han experimentado mayores cambios y más rápidos que en sus 5 millones de años de historia anteriores” (página 252). Esto podría ser una tasa de 10.000 veces.

Y hablando de cambios rápidos: “…mientras avanzamos en el Antropoceno, las selvas tropicales se están talando a un ritmo de 1,5 hectáreas por segundo, penetrando la deforestación incluso en el interior de las últimas selvas vírgenes que quedan” (pág. 267). Eso supone 23.310 hectáreas al día, o 8,5 millones de hectáreas al año.

La deforestación de 8,5 de hectáreas al año tiene consecuencias incalculables: “…la mayor selva tropical del mundo, la gran selva Amazónica, que establece los patrones climáticos y de lluvia de todo el continente, está ahora amenazada y en proceso de convertirse en una sabana, y luego en un desierto” (pág. 267).

En las últimas décadas están desapareciendo los bosques tropicales, que establecen los regímenes pluviométricos o climáticos de todo el continente.

El año 2100

Epílogo del libro de Gaia: El Mundo que hemos modelado es un maravilloso libro, muy bien escrito, que merece la pena leer. Al final se adelante al 10 de octubre del año 2100, cuando su hijo Kipp tenga 87 años, describiendo el mundo que le rodea, una descripción llena de sorpresas y del cumplimiento de algunas expectativas. El mundo decididamente ha cambiado mucho para aquel entonces…

Tal vez entonces pueda dormir un poco mejor gracias a la pericia del ingenio humano, de personas que viven en los lugares más remotos del mundo, donde pocas personas han podido viajar, una de ellas Gaia, que ha recorrido los confines de la tierra, y donde se hace notar el cambio climático inducido por el hombre.

Postdata: “Sin embargo, nada es comparable con la escala y la velocidad de nuestro impacto en la tierra desde la Segunda Guerra Mundial… la Gran Aceleración… Se tardaron 50.000 años para que el ser humano alcanzase una población de 1000 millones de personas, pero sólo en los últimos diez años hemos añadido otros 1000 millones. La Gran Aceleración es una actitud básicamente suicida” Gaia Vance.

———-

(1).-Wang Guanqun, ed., “Glaciers on China’s Qinghai-Tibet Plateau Melting Fast due to Global Warming”, China Weekly, Global Edition, (xinhuanet.com), October 21, 2011. [↩]

(2).-Lester R. Brown, The World’s Biggest Dust Bowl: China is Losing the War on Advancing Deserts,” The New York Times, August 13, 2013. [↩]

————-

Robert Hunziker, que anteriormente era encargado de la gestión de fondos, es un profesional independiente que se ocupa de las transacciones mundiales de materiales y un escritor free lance que publica en varios diarios de negocios. Hunziker obtuvo el título de MA en Historia Económica por la Universidad de DePaul, Chicago, y reside actualmente en Los Ángeles. Puede ponerse en contacto con él en la siguiente dirección de correo: rlhunziker@gmail.com. Lea otros artículos de Robert Hunziker.

————–

Procedencia del artículo:

http://dissidentvoice.org/2015/02/meeting-the-challenges-of-global-warming/

—–