El simple acto de sacar nuestro dinero de los bancos

El simple hecho de retirar nuestro dinero de los bancos, en masa, y el mismo día, el 7 de diciembre, podría dar un enorme susto a los barones financieros.

Por Robert E. Prasch, 24 de noviembre de 2010

“Un espectro recorre Europa”. La revolución no es tal y como la pensó Karl Marx. Ni tampoco será por la toma de las calles, como en el mayo del 68, por los estudiantes parisinos y trabajadores. No, se trata de devolver el golpe a aquellos que causaron este cataclismo financiero en 2008. Esta vez, los organizadores utilizan una nueva arma, disponible por cualquiera de nosotros, aquel que tenga una cuenta bancaria. Es el simple gesto de sacar el dinero de los bancos, y hacerlo mismo día, el 7 de diciembre.

No sabemos quien fue al primero que se le ocurrió esta maravillosa acción dentro del escenario político, pero todo indica que pudo ser en Francia y luego se extendió por el resto de Europa. La idea circuló por Youtube y Facebook, presentada por el siempre divertido, y pensativo, ex estrella de fútbol Eric Cantona. Cantona ya se hizo famoso por sus interpretaciones con Leeds United, Manchester United, y el French National Team, permaneciendo en la escena pública por su interés en la fotografía, el cine, el teatro ( es un excelente fotógrafo, y como actor ha sido mentora su talentosa esposa, Rachida Brakni)

El carácter muy voluble de Cantona ha quedado expuesto en sus formas futbolísticas, dirigiéndose hacia sus rivales o rebeldes admiradores. Sobre el objetivo del presidente francés Nicolas Sarkozy de crear un Ministerio, y un debate nacional sobre “la identidad nacional”, Cantona lo ridiculizó en público tildándolo de “idiota”. Ahora dirige su atención hacia el sistema bancario y financiero, del que sostiene, correctamente, que es el responsable de la actual crisis económica en Francia. Esto es muy importante, porque Sarkozy y otros jefes de la UE utilizan esta crisis para erosionar el estado de bienestar, justo cuando se emplean grandes sumas de dinero público para apuntalar a los bancos, principales responsables del problema.

¿Qué supone la retirada en masa de los depósitos bancarios? ¿Causará algún accidente bancario o financiero? Seguramente que no. En primer lugar, una acción organizada y deliberada, como la que propone Cantona, carece del elemento sorpresa, algo muy característico del quehacer bancario. Además, los bancos y bancos centrales que los supervisan tendrán tiempo para preparar el acontecimiento, y deberían de ser capaces se rehacer sus depósitos de dinero en efectivo, sus reservas, y otros activos, con antelación. Si fuese necesario, los bancos siempre pueden asumir préstamos a corto plazo en el mercado interbancario o directamente en el Banco Central. Una retirada en masa podría disminuir la rentabilidad de los bancos, cuando los pequeños depósitos de los clientes se consideran normalmente el origen de fondos baratos y estables para financiar préstamos. Los grandes bancos europeos, en relación con los bancos norteamericanos, dependen más de los pequeños fondos, entonces al desaparecer estos fondos tienen que recalcular las ganancias.

¿Pero qué hay de la política? En los Estados Unidos está muy claro que poco más de una docena de grandes instituciones financieras son responsables de la crisis y actual recesión, sin embargo no han perdido por sus irresponsables decisiones. Repetidamente nos dicen que han aprendido la lección. Esto es cierto: saben que sus pasadas decisiones les han enriquecido en mayor medida de lo que habían pensado. Han aprendido que su cuota de mercado es ahora mayor que antes del cataclismo económico. Y también han aprendido que el Gobierno les considera “demasiado grandes como para quebrar” ( esta etiqueta hace que aumente su rentabilidad). En una admirable muestra del bipartidismo, las administraciones Republicana y Demócrata han trabajado mucho para que quedan claras estas lecciones. Este pasado verano, el Dodd-Frank Financial Reform and Consumer Protection Act veneró que las reformas financieras tuvieran esencialmente un carácter simbólico. En un santiamén, 12.000.000.000 de dólares en acciones, bienes inmuebles y otros activos desaparecieron, mientras que las ejecuciones hipotecarias y el paro aumentaron, sin NINGUNA consecuencia política o legal. Podría ser un cínico, pero no tanto como aquellos que propiciaron esta situación.

Volviendo a la protesta simbólica de Cantona, en los Estados Unidos podría ser el inicio de una nueva política, marcada por una serie de acciones alejadas del corriente partidismo, donde la esperanza de un cambio es sofocado por la duplicidad de los funcionarios elegidos. Además, nosotros, la gente corriente, necesitamos una victoria. Así que mejor unirse con Cantona y la gente de Europa retirando el dinero de los cuatro bancos norteamericanos más grandes ( Banco de América, J.P. Morgan, Citigroup y Wells Fargo). ¡Se merecen todo nuestro desprecio, y es la recompensa que se merecen! Desgraciadamente, los dos grandes que vienen después, Goldman Sachs y Morgan Stanley, no tienen muchas pequeñas cuentas. ¡Pero quizás podríamos hacerles un gesto con el dedo medio retirando el dinero de los otros!

Mientras tanto, se puede abrir una cuenta en una cooperativa de crédito o en un banco comunitario durante las semanas que dure la protesta y hasta que esta termine. Si está preocupado por la seguridad de sus fondos durante el día de la protesta, puede retirar todo previamente, excepto una pequeña cantidad, y luego cerrar la cuenta el 7 de diciembre.

Quizás lo mejor de todo es que esta protesta no tiene ninguna desventaja. ¡No necesita de ningún permiso, usted sólo va al banco! Su acción de protesta mantendrá en jaque todas las operaciones bancarias que se realicen durante el día, y estarán con la mosca detrás de la oreja durante un tiempo después. Mientras espera en la cola, usted podrá confraternizar con sus amigos, vecinos y conciudadanos del mismo parecer, también preocupados por el futuro del país. Hará daño en la imagen pública y las ganancias de varias instituciones financieras irresponsables y depredadoras. Y quizás su dinero termino es una institución financiera más orientada hacia el servicio y socialmente más responsable. Se alegrará de la decisión que tome el 7 de diciembre.

Robert E. Prach es profesor de economía en el Colegio Middlebury, donde enseña Teoría Monetaria y Política, Macroeconomía, Historia Económica de América e Historia del Pensamiento Económico. Su último libro “Cómo trabajan los mercados: suministro, demanda y El verdadero mundo ( Edward Elgar, 2008).

http://www.alternet.org/economy/148977/join_in_on_the_world’s_biggest_bank_run_this_december/?page=entire

Esta entrada ha sido publicada en Régimen político y económico y etiquetada como , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.