Siguiente paso del Movimiento de Ocupación: la unión de los trabajadores y los desposeídos

por Elias Holtz, 7 de diciembre de 2011

http://dissidentvoice.org/2011/12/next-step-for-the-occupy-movement-uniting-labor-and-the-dispossessed/

Los primeros meses del Movimiento de Ocupación de Wall Street han resultado difíciles en cuanto a su crecimiento, muchas veces debido al roce áspero en las muñecas de las esposas de bridas de plástico.

Los campamentos se han convertido en importantes centros de libre expresión y de enormes protestas contra los programas capitalistas de austeridad. Quizás se pueda cambiar con el tiempo la dura represión policial.

Pero, más allá de la bruma producida por los gases lacrimógenos, los ocupantes se están empezando a preguntar: ¿Qué hacemos ahora? ¿No necesita este movimiento de ocupación un cambio rápido?

El increíble potencial de este movimiento se va a desperdiciar si no se desarrolla la antigua red de campamentos utópicos, obsesionados por procesos simbólicos. ¿O es que únicamente se reducen las peticiones a unas reformas superficiales, como el aumento de los impuestos sobre las transacciones bursátiles o dar un pequeño tirón de orejas a los ladrones de Wall Street?

Para evitar esto, esta movilización tiene que evolucionar conscientemente más allá de su actual orientación, eso de “Somos el 99%”. Es una consigna que nadie puede abarcar, desde el Director General de Wearhouse a los hombres del Tea Party, pasando por la Policía revienta-cabezas.

La raza y el sexo importan

Para que la movilización tenga una impronta profunda y duradera, los problemas de supervivencia de los más afectados de ese 99% tienen que pasar a ser la primera preocupación del orden del día. Poniendo esta cuestión como centro de atención, se elevará el interés por el movimiento, porque las necesidades de aquellos más oprimidos suponen un reto al mismo capitalismo, un sistema que vive de la situación de desigualdad.

Para que esto suceda, es fundamental un liderazgo por parte de la mujer, de los inmigrantes, de los negros, y sobre de las mujeres negras.

Estas son las personas más afectadas, y con mucho, por la Gran Recesión, presentando tasas muy altas de desempleo, ejecuciones hipotecarias, lo que las sume en la pobreza. Sufren también altas tasas de cáncer o de encarcelamiento, y su sufrimiento es enorme.

Dar prioridad a sus preocupaciones daría cohesión a un mayor número de personas. Las necesidades de supervivencia de las personas más desfavorecidas incluyen un trabajo con un salario mínimo, la atención sanitaria, seguridad en la jubilación, algo que también es necesario para la supervivencia de todos, y que el capitalismo está poniendo fuera del alcance a cada vez más personas.

Dar al movimiento un enfoque político que dé relevancia a las mujeres y personas negras implica el desarrollo de un programa y exige salvar las múltiples divisiones que el capitalismo establece en la sociedad y que es tan experto en crear. A su vez, si el liderazgo del movimiento lo tuvieran las mujeres y personas negras, ayudaría al movimiento de Ocupación, convirtiéndose en una fuerza de combate que podría propiciar un cambio real. Y la buena noticia es que esto ya está pasando, se camina en esta dirección.

Ya hay en el movimiento Occupy Wall Street grupos de trabajado formados por personas negras. Se están involucrando en la lucha contra los terratenientes personas del Barrio Chino, y en Harlem se lucha contra la policía por igual por parte de los negros y de los latinos.

El movimiento de Ocupación de las Mujeres Negras en Filadelfia, están realizando una campaña contra las leyes racistas y contra los programas de financiación de las prisiones y los programas comunitarios, en Pennsylvania. Y en Colorado, la plataforma Movimiento Indio Americano lucha por los derechos indígenas, según un acuerdo adoptado por el Movimiento de Ocupación de Denver.

En los Estados Unidos, las personas negras están formando parte de los comités e intervienen en asuntos tales como la violencia policial, un problema que no habían tenido hasta ahora las personas blancas, al menos al nivel de la gente negra. Las mujeres, los homosexuales, los transexuales, los activistas, todos están presionando hacia delante en este sentido en las asambleas y sus intervenciones así lo exponen.

Estos grupos de trabajo están ampliando las perspectivas del Movimiento y sacan a la luz cuestiones que normalmente quedan bajo la alfombra por ese 1%. El siguiente paso es llevarlo a las cuestiones principales y principal motivo de preocupación.

El poder de los obreros

Así como los problemas de las mujeres y personas negras se pierde muy a menudo en la confusión, sin un liderazgo consciente, el movimiento corre el riesgo de cooptación, si no se involucra el movimiento obrero organizado.

Esto no quiere decir que los dirigentes sindicales asuman el control, ya que los jóvenes manifestantes no quieren. Los sindicalistas debieran de asumir las luchas obreras dentro del Movimiento de Ocupación, de este modo los sindicatos y dirigentes sindicales lo defenderían.

Para los sindicalistas, el Movimiento de Ocupación es una oportunidad histórica de construir un movimiento independiente y radical, algo que necesitan los sindicatos para permanecer vivos.

La huelga del 2 de noviembre en Oakland, California, es un claro ejemplo del poder que el movimiento adquiere al unir a obreros y marginados.


Estimulados por la violenta actuación policial en Oakland, incluyendo el maltrato a un veterano de la guerra de Irak, y por el ataque contra los estibadores en Longview, Washington, los sindicalistas propugnan una huelga general. La idea ganó terreno, y el movimiento de Ocupación de Oakaland la aprobó en asamblea.

La huelga atrajo a 30.000 personas y se logró cerrar el puerto de Oakland. El Movimiento de Ocupación adoptó las demandas de los huelguistas y los sindicalistas, una de las cuales era la petición de poner fin a los ataques de la policía a nuestras comunidades, y defender las escuelas y bibliotecas de Oakland. Los huelguistas denunciaron “que el sistema económico está basado en la desigualdad y que el poder perpetúa la desigualdad, el racismo, el sexismo y la destrucción del ambiente”.

International Longshore y Warehouse Union, con el liderazgo experimentado del Movimiento radical Negro en el área de Oakland, Bahía de San Francisco, ayudó a allanar el camino para esta acción conjunta. Ya en el pasado se cerró el puerto como medida de protesta contra la Guerra de Irak y el asesinato por parte de la policía de Oscar Grant. El Movimiento de Ocupación de Oakland tiene tras de sí esta herencia.

Es un gran paso para el Movimiento de Ocupación, que se propone iniciar nuevas ocupaciones en distintas capitales para la luchar contra los recortes presupuestarios, y las medidas de gracia que concede el Gobierrno a Wall Street. La unión con los trabajadores puede facilitar la organización.

Seguir adelante con un frente unido

La construcción de acciones sostenidas es la mejor manera de mantener un frente unido. Esta es una poderosa alianza entre diferentes tendencias políticas con un programa de la clase obrera.

Un frente unido es la dirección a seguir para evitar una cooptación por parte del Partido Demócrata o Madison Avenue. Con los trabajadores y los desposeídos unidos es poco probable que los intereses se limiten a reformas cosméticas o que los demócratas de la porra se unan a nuestro dolor.

A medida que se acercan las elecciones de 2012, los oportunistas intentan sacar tajada del Movimiento de Ocupación. Si las necesidades de los oprimidos se unen a las de los trabajadores, puede ser que la gente se harte y empiece a luchar y vencer.

• Este artículo apareció por primera vez en en el revista Freedom Socialist

Elias Holtz fue uno de los primeros ocupantes del Parque Zuccotti de Nueva York. Se pueden poner en contacto con él en eliasholtz@gmail.com

 

 

 

Esta entrada ha sido publicada en Condiciones laborales, Régimen político y económico y etiquetada como , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.