Hacia Gaza con Dignidad

Por Eric Walberg, 19 de julio de 2011

El pequeño barco Dignité (Al-Karama) con bandera francesa partió de Córcega el pasado 25 de junio, y se ha ido acercando a lo largo de estas semanas a las aguas griegas. Su última parada fue la isla griega de Kastellórizo el pasado sábado, y después partió hacia el sur. El 16 de julio los pasajeros de a bordo se consideraron representantes de toda la Flotilla de la Libertad II: sigamos  siendo humanos. El resto de los barcos de la flotilla han sido retenidos en puertos griegos, algunos saboteados, bien en aspectos técnicos o con la obligación de retirar sus banderas.

De acuerdo con Greta Berlin del Movimiento Gaza Libre (;GF), al Dignité se le permitió salir de Kastellórizo cuando aseguró a la guardia costera griega que se dirigía a Alejandría, Egipto, no a Gaza. El domingo por la noche se acercó a la ciudad egipcia de Port Said, pero cambió de rumbo y lo puso en dirección a Gaza. El capitán Zacharias Stylianakis decidió que debido a la agitación política en Egipto se hace desaconsejable parar en este puerto, y que era perfectamente legal hacerlo en Gaza. ¿Por qué no?

La mañana del martes se encontraba a 50 kilómetros de distancia de la Franja de Gaza cuando un buque de la Armada de Israel se acercó al yate y le amenazó con atacarle si entraba dentro de las aguas que están bajo bloqueo. Luego fueron tres las cañoneras que lo rodearon.

A bordo del Dignité se encuentran Jacqueline le Corre del Partido Comunista Francés, el ex euro parlamentario Jean Claude Lefort, así como representantes de otros frustrados barcos; el periodista israelí Amira Hass, que escribe para Haaretz, un equipo de televisión de Al-Jazeera.

 Haas es autora de Drinking the Sea at Gaza (1999), en el que narra el desgarro de la sociedad de Gaza desde la década de 1980 hasta mediados de 1990. Vivió en Gaza e informó desde allí durante la década de 1990 y ahora vive en la ciudad cisjordana de Ramala. En su libro relata la expulsión de 1948 y la huida a Gaza, y de cómo se tuvieron que reconstruir las estructuras y las tradiciones de un pueblo en los hacinados campamentos de Gaza. “Aunque la mayoría de los refugiados de Gaza están ahora dispuestos a aceptar las consecuencias políticas de la pérdida de sus tierras, emocionalmente ellos verán los pueblos como sus casas”.

Que el barco Dignidad eligiese Kastellórizo, en el extremo oriental de archipiélago griego, cerca de la parte continental de Turquía, como su plataforma de lanzamiento para romper el sitio, no es una coincidencia. Muchos de los habitantes de este pueblo huyeron de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, encontrando refugio en Gaza. El actual alcalde de la isla, Paul Panigiris, nació en Gaza, y él y sus compatriotas son firmes partidarios de sus hermano sitiados. Su apoyo al barco Dignidad fue sin duda un factor importante para convencer a los funcionarios griegos para dejarle marchar.

Dignidad no es sólo el remanente de la Flotilla de la Libertad II, como dicen los medios de comunicación, sino una primera oleada del resto, de acuerdo con el MGF. “Es un mensaje para el Gobierno israelí, a la comunidad internacional y al pueblo sitiado de Gaza: El Movimiento Free Gaza y la coalición Flotilla de la Libertad II no se darán por vencidos hasta que el bloqueo inhumano e ilegítimo cese sobre Gaza”.

***
Eric Walberg escribe para el semanario Al-Ahram http://weekly.ahram.org.eg/ Puede visitar su página web http://ericwalberg.com/ Imperialismo posmoderno: Geopolítica y Grandes estrategias está disponible en http://claritypress .com / Walberg.html

Esta entrada ha sido publicada en Conflicto palestino-israelí, Derechos Humanos y etiquetada como , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.