Los negocios con el agua

  neogico_agua

Raudo acudí a los servicios de aguas

a darme de alta y poner contador,

tan pronto que ni me acomodé enaguas,

guardando cita del registrador.

Ya otros se me habían adelantao

y tuve que esperar mi turno en cola

a que el gachó del pelo engominao

me diese asiento y apunte en la consola.

Veía en el reloj daban las doce,

nos echaban sin más del negociao

otro día a madrugar y sin goce,

toda la mañana otra vez pringao.

Pero se me abrió antes gracia del cielo,

llegó por fin mi número y mi turno,

pregunto por el coste del flagelo,

a lo que contesta el muy taciturno

que doscientos en metálico y a pelo.

Digo que no exijo medidor de oro,

sino un cacharro sencillo y discreto,

pero insiste, le digo que es un robo,

un insulto, una falta en el respeto.

Es lo que disponen los Reglamentos

salmodiando sin apenas turbarse,

elija las lentejas o pimientos,

por tan poca cosa no va a arruinarse.

No me achico y paso al contraataque:

recurro a los que allí conmigo están,

que protesten ante estos badulaques

y exijan supresión de esta ruindad.

Pero la callada como respuesta,

y uno de los que esperaba espetó

que de su tiempo no hiciese una resta,

sobre mí como una bestia saltó.

Ganose favores el muy canalla,

los otros se unieron contra mí en masa,

de la autoridad querían medalla,

si al momento no me largo a hostias me asan.

Sin contador y sin agua otro día

por reclamar justicia en algo básico,

un módico precio correspondía,

¿os parece petición del jurásico?

—-

http://letritasnegras.wordpress.com/2013/01/02/los-negocios-con-el-agua/

Esta entrada ha sido publicada en Régimen político y económico y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.