El socialismo puede salvar nuestros ayuntamientos y pequeñas empresas

por Philip Faruggio, 17 de enero de 2011

Vivimos en un país donde desde el punto de vista financiero se han traspasado las fronteras de lo obsceno. Si en la novela de Charles Dickens Scrooge era poderoso, imagínense lo que diría hoy de nuestros scrooges. En lo esencial: un 1% de la población tendrá el control del otro 99% de la población, debido a su codicia. Sí, ha llegado el momento de implantar algún tipo de socialismo para salvar la economía y a las personas. Pero hay que tener en cuenta una cosa antes de comenzar. Hay diferentes tipos de socialismo. Webster lo define como “un sistema de organizaciones sociales en la que los productores poseen el poder político, los medios de producción y los medios de distribución”. ¡Menos mal! En lugar de recurrir al significado, permítanme que les diga cómo las cosas podrían ir mejor para ese 99% de la población mediante un sistema económico más justo y equitativo.

Bancos hipotecarios de propiedad comunitaria

Imagínense, si ustedes quieres, que los municipios, las comunidades, abrieran bancos hipotecarios sin ánimos de lucro. Sucedería que en lugar de la tasa actual para una hipoteca de una vivienda al un interés, digamos, del 5 o 6%, veríamos tasas del 2%, lo suficiente como para cubrir gastos generales. Piensen en la cantidad de personas que tienen que alquilar un apartamento o una vivienda porque no pueden poseer una… si no quieren endeudarse demasiado. Las pequeñas empresas podrían tener su local propio en lugar de arrendarlo. Además, el documento de la hipoteca de la propiedad se mantendría en manos del banco de la comunidad local o municipio.

Las empresas de energía propiedad de la comunidad

¿Por qué debe ser un negocio un bien básico como la electricidad o el gas natural? Piense en el menor número de tasas que pagaría si este servicio fuese propiedad de la comunidad. ¿ Por qué los llamamos servicios públicos y luego vemos a los altos ejecutivos y las empresas lucrarse de ellos? Una vez más se podrían obtener descuentos del orden del 25 al 30% en un sistema sin fines de lucro, con lo cual se podría utilizar este dinero para otros servicios: mejoras en el hogar, educación, inversiones, salud… Cualquier cosa mejor que llenar los bolsillos de los ricos aún más. El beneficio agregado de unos servicios públicos sin ánimo de lucro sería un estímulo económico.

La tributación de los millonarios

¿ Por qué no dejamos los impuestos tal y como están y aumentarlos con un recargo del 50% a aquellos que tienen unos ingresos superiores al millón de dólares anuales? Este recargo sería una nueva fuente de ingresos, ya sea a través del ahorro, herencias, inversiones, primas, o, por supuesto, los sueldos. En el año 2007, en los Estados Unidos había más de 16 millones de hogares con ingresos millonarios, así que habría un buen monto por este concepto. ¿Por qué no se hace un referéndum nacional para que los ciudadanos puedan decidir cómo se deben utilizar lo ingresos adicionales?

La solución del 25%

El año fiscal de 2009 vio el mayor presupuesto militar, con un aumento de 550 mil millones de dólares Esto fue casi el doble del presupuesto militar de hace 10 años, y el doble de la época de la Guerra Fría con la Unión Soviética. La solución a esto, un primer paso, es reducir en un 25% de forma inmediata el presupuesto militar. El imperio estadounidense tiene actualmente 800 instalaciones militares en más de 100 países y cientos de miles de soldados en Irak y Afganistán, además de un gran número de mercenarios. Un coste de alrededor de 100 mil millones de dólares es totalmente absurdo. Nuestros municipios, comunidades y Estados están en quiebra, ¿y qué hace el Congreso? El Congreso subvenciona nuestro presupuesto militar a través de lo que se llama el gasto discrecional. Por lo tanto, las leyes tienen que ser modificadas o creadas si no existen… ¡Corten!

Los Estados tienen un déficit presupuestario de 170.000 millones de dólares, un 25 % de los 550 mil millones de dólares del presupuesto militar compensaría la mayor parte de aquel déficit. Traduciendo: los Estados podrían tener el dinero suficiente para prestar servicios y ayudar a los municipios a mantenerse a flote. Cuando una ciudad como Colarado Springs tiene que limitar la iluminación por la noche, y los municipios cobrando por los servicios básicos. Bueno, éste es mi punto de vista. Además, si empezamos a cerrar nuestras bases militares en todo el mundo, tal vez la gente de esos países disminuyan en su ira hacia los Estados Unidos. Si hemos utilizado el ahorro para mantener un sistema fuerte, por ejemplo en caso de catástrofes naturales, también debemos salvar vidas, negocios y hogares.

Financiación pública de todas las elecciones

Si no permitiésemos que el dinero privado entrase en la política electoral, quizás el campo de juego estuviese más nivelado. Eso significaría que si un posible candidato tiene suficientes firmas legítimas de los votantes registrados en su demarcación, la lista de candidatos no serían únicamente de dos grandes partidos. Los fondos públicos se distribuirían por igual a todos los candidatos para su campaña electoral. Los lobbies lo tendrían más crudo. ¿ Cómo actuarían los lobbies si el sistema de donaciones no está permitido.

El interés particular de una empresa, un sector o un individuo tendría que sobornar al candidato a escondidas… Se estaría produciendo un delito. Imagine una elección en la que todos los candidatos han recibido la misma cantidad para emplear en sus campañas electorales y tuviesen el mismo tiempo en los espacios gratuitos de la radio y la televisión. Nos gustaría tener una República con un promedio de 9 obreros contra 5 ocupando un cargo, no la gran cantidad de millonarios que tenemos ahora. ¿Quién podría entender mejor los problemas y afrontar las soluciones necesarias para el 99% de la población que alguien que está a nuestro lado?

Seguridad social y cuidado dental para todos

Dejemos a las empresas de seguros de salud privados en paz. Basta con aprobar una ley que permita a cualquier ciudadano que desee ingresar en un sistema de salud público y universal, con el cuidado dental incluido. Con los ahorros obtenidos en los servicios públicos propiedad de la Comunidad y los bancos hipotecarios, habría para pagar un sistema se Seguridad Social. La tramitación de una forma única de la administración de las reclamaciones y la necesidad de supervisión aseguraría unos costes mucho menores que el actual sistema privado… ¡Con una mayor cobertura! Además, todos tendríamos incluida la atención dental, con un considerable ahorro. En cuanto al fraude, si en este sistema socializado cualquier profesional cometiese fraude o abuso….. ¡Afuera su licencia para ejercer la medicina! Tres renuncios y estás fuera… médicos, y dentistas también.

Nacionalizar la industria armamentística

La presentadora de televisión Jay Diamond, progresista ella, dice: “ ¿Por qué debe ser beneficiosa la guerra? ¿Por qué hay unos intereses privados en la fabricación y venta de armas, aviones, tanques o cualquier otra arma de guerra?”. Sus preguntas son correctas. ¿Es privado el departamento de policía a nivel nacional o local? No, los ciudadanos, a través de su comunidad o gobierno, los manejan ¿Por qué tenemos empresas que se benefician de la guerra? Esto es escandaloso. Si leemos el ensayo de Smedley Butler (escrito a mediados de los años 30), titulado La guerra es una raqueta, veremos cuánto hacen los intereses privados para meter en guerra a los Estados. Es necesario que se acabe con el negocio de la guerra y quizás acabemos con muchas de ellas.

Nada de impuestos sobre la nómina

Si tenemos en cuenta los ahorros anteriormente mencionados, podremos darnos el lujo de apoyar realmente a las pequeñas empresas y a los trabajadores. Si los trabajadores tuviesen una contribución cero por los primeros 20.000 dólares de ingresos, ¿ no se estimularía la economía? Ahora bien, si se permitiese el mismo perdón contributivo correspondiente a la parte del empleador, esto podría salvar muchas pequeñas empresas, especialmente durante estos tiempos difíciles. Podríamos establecer un límite en la cuota empresarial por los primeros 100 trabajadores de cualquier empresa. Pero con una advertencia importante: Las contribuciones no se realizarían en nombre de cada empleado, a fin de no penalizar a estas trabajadores incluidos en el plan de perdón. Esto me parece importante.

Hay una gran cantidad de innovaciones que el socialismo podría introducir y que no he tratado aquí. Lo único que pido es que usted piense en lo que he propuesto. Cada una de las ideas mencionadas debe tener un amplio apoyo ciudadano. Eso significa que nosotros, el 99% de la población, debe distribuir estas ideas en los medios de comunicación y transmitirlas a nuestros políticos, sin menospreciar las ideas que se proponen. Después de todo, la lógica y le pensamiento racional debe contener la propaganda distorsionada.. a seguiremos a la deriva y veremos desvanecer nuestra civilización.

 

Philip Anthony Faruggio es columnista free-lance, representante de ventas en el campo del medio ambiente y organizador de Proactivistas en Volusia. Su dirección de correo: paf1222@bellsouth.net

 

http://dissidentvoice.org/2011/01/socialism-can-save-our-cities-small-businesses/

 

 

Esta entrada ha sido publicada en Régimen político y económico y etiquetada como , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.