Todos los días es Halloween en el Imperio

Phil Rockstroh/ 26 de octubre 2010

Como en esta época del año parecemos disfrutar del miedo, vamos a mezclar el imperio con los horrores. En nuestro recorrido: zombies come-cerebros de destrucción exponencial; vampiros chupadores de almas que se autojustifican; demonios de voz iracunda que rabian en el vacío; hombres lobo que dejan la rabia por el camino; fantasmas hambrientos en los pasillos de los supermercados; tiende de conveniencia: franquicias corporativas y los sitios de comida en los centros comerciales. Todo ello se ejecuta en un bucle continuo de vídeo que devora el planeta.

Los mass media están llenos de imágenes de vampiros, de hombres lobo, de zombies y otros símbolos de rabia contenida, de deseo insaciable y de terror sumergido. Es la advertencia de un mundo de pesadilla, el alma atormentada de la cultura. Imágenes que no se pueden ignorar, pesadillas que rompen la muralla de la negación, siendo sus inquietantes imágenes una llamada de atención de la mente que nos pide estar alerta e insiste en que es necesario un cambio.

A nivel cultural, una profusión de imágenes de pesadilla advierten: cambio de paradigma o, si no, perecer. En consecuencia, el guión de esta película de clase B del sistema político actual podría ser titulado: Duopolio de los Muertos: El apocalipsis zombie de los demócratas / republicanos. Por su dedicación casi exclusiva a mantener el statu quo, estos dinosaurios arrastran sus partes putrefactas al andar, arrastrando los pies muertos a través de la vida pública … resucitado de la tumba carcomida para arrancar la carne de los presentes y comer el cerebro de los vivos. Nadie pone en duda el valor zombie del imperio. Por lo tanto, en un intento de reanimar el poder imperial, el cadáver en descomposición del poder de EE.UU. y su influencia, todos ellos culpables de las muertes sin sentido de multitudes en todo el mundo.

 

Este imperio zombie y su diezmado planeta, con su culto neo-liberal a la muerte, está marchando hacia el cementerio de la historia. La destrucción que causa un Imperio Zombie es similar a la destrucción y muerte que los zombies infligen en las películas de serie B ( criaturas que surgen de forma exponencial de su propia destrucción). Es una buena metáfora de la entropía inherente en los sistemas cerrados, la fuerza destructiva de la Segunda Ley de la Termodinámica.

 

Es por eso que no soy un miembro de ninguna de las partes existentes en nuestro duopolio actual: Voy a apostar por la aparición del Partido Entropía. Es el único partido con una plataforma creíble, el único partido que cumplirá sus promesas.

 

El imperio de los EE.UU. es carne muerta. Debemos perder la imagen de un águila calva noble y elevada: la podredumbre en el camino debe ser proclamado animal nacional oficial.

 

Cuando oigo a la gente responder a una pequeña afrenta con el dicho popular “no se preocupe”, me parece que la gente no está preocupada ¿Cómo es posible? ¿Están vendiendo globos de óxido nitroso en Starbucks?

El imperio presenta a sus ciudadanos una imagen deformada de sí mismo, todas las distorsiones de unos grotescos monstruos privilegiados.

La metáfora de los monstruos puede ser apropiada para ilustrar las unidades egoístas e impulsos no examinados. Con todo, un rasgo común de los monstruos es tomar y destruir al mismo tiempo, y no dar nada a cambio. En consecuencia, ¿qué hacen los grandes monstruos de la élite empresarial y de la política que se aprovechan de nosotros- los pequeños monstruos? Por citar uno: nuestro tiempo, las horas preciosas de nuestra vida finita. Los corporativistas son vampiros del Tiempo: Por un momento, reflexionen sobre el tiempo perdido – languidecer en cubículos de oficinas, en el tráfico de pasajeros – o simplemente adormecidos y agotados por el incesante estrés del alma, consumido por el estado corporativo. El Estado corporativo no sólo devora nuestro tiempo, sino que exige, como es el caso de los vampiros, un crecimiento dependiente y servil a cambio de nada.. Afectados por este estado sin derramamiento de sangre, uno comienza a perder la vitalidad de la participación adquirida en las resonancias respetuosas de la vida humana.

La vida en los EE.UU. es cada vez más espeluznante. Desde la misma cocina, momificados en conservantes, la casuística cerebral ordenada para conservar el Imperio momificado en sí mismo… Esta estrofa de Milton ilustra la situación:

Adiós, campos felices, donde la alegría para siempre vivía! ¡Dios te salve, horrores! granizo, Infernal Mundo! y tú, más profundo infierno, eres nuestro nuevo amo! Aquel que trae Una mente no puede cambiar en el espacio o tiempo. La mente es su propio lugar, y en sí mismo puede hacer el cielo del infierno, y un infierno del cielo”.

John Milton, El Paraíso perdido, Libro I.

Los condenados, imaginado por Dante, son criaturas de la percepción grotescamente reducidas, que están encerradas en los circuitos de retroalimentación con un fin obsesivo, autoencierran los pensamientos y las acciones que el poeta metafóricamente retrata como los círculos del infierno.

«En una sociedad de consumo hay, inevitablemente, dos clases de esclavos: los prisioneros de la adicción y los presos de la envidia.” – Ivan Illich

En cambio, nosotros, los vivos, tenemos unas señas de identidad: los matices de color, un millón de matices y combinaciones de imagen y sonido. Es un complejo de múltiples caras, perseguido por muchos dioses.. Es cualquier cosa, todo menos monomaníaco y unilateral. Esa es la razón del reduccionismo, de las obsesiones materialistas del Estado Consumidor, siguiendo el batir loco de las alas del murciélago ( como la descripción que Dante del Infierno…)

El paradigma neoliberal corporativo se basa en la falacia del crecimiento exponencial. En teoría cibernética, esto es parecido a un «fuera de control sistémico», es decir, similar a una locomotora de vapor fuera de control, a un ritmo exponencialmente más rápido de velocidad por la pista, ya que su función de control se ha quedado atascada. El Imperio es un monstruo fuera de control sistémico y la mente colectiva no contiene la función de un control operable ( el interruptor de apagado está atascado).

De manera similar, un vampiro posee un hambre singular de sangre y un zombie por la carne viva, nuestro contexto se redujo, la conciencia del consumidor permite a mucha población de los EE.UU. negar, disminuir, o permanecer tóxicamente inocentes de toda la contemporánea evidencia científica sobre la masacre gigantesca de destrucción ambiental que hemos causado a nuestro planeta. Esta negación del monstruo de tan enorme tamaño nos permite dejar colectivamente a un lado las verdades de la matemática exponencial, el caos, la cibernética y la teoría de sistemas y ciencias oceanográficas y meteorológicas como golpes de Godzilla sobre la arquitectura del centro de Tokio.

Crueldad, explotación y el deseo insaciable de definir el modo de actuar de la historia corporativa , que vampiriza a los consumidores: Cuando soñamos con dinero sólo para comprar cosas desechables, la mente colectiva de los sueños del Estado corporativo son también desechables, del mismo modo. Ernest Becker aconsejó: «Una vez que la base de toda la vida está luchando en una mentira desesperada, y tratar de aplicar esa mentira, será el instrumento que su propia ruina.»

La Conquista y el asesinato en el extranjero, la anomia en casa: Esta Es la forma que tienen los imperios de venirse abajo. Lamentablemente, nada ni nadie impide su camino hacia abajo, si encuentra una oportunidad de mantenerse será mediante el engaño.

Este monstruo insaciable situado en el centro del Imperio es el progenitor de la naturaleza destructiva. Su apetito voraz acaba con todo a su paso: los humedales costeros, los glaciares del Ártico, con la vida de las gentes de la tierras ocupadas, las horas de vida de cualquier individuo, así como de sus esperanzas y anhelos.

«La destrucción del mundo es el último intento, casi desesperado por salvarme de ser aplastado por él»-Eric Fromm

[…]

 

Phil Rockstroh, se describe a sí mismo como autodidacta, monologuista, poeta, letrista y filósofo, que vive en Nueva York.

Su dirección de correo electrónico: phil@philrockstroh.com

 

http://dissidentvoice.org/2010/10/everyday-is-halloween-in-empire-the-zombie-apocalypse-of-duopoly/

 

 

Esta entrada ha sido publicada en Régimen político y económico y etiquetada como , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.