El climatólogo Peter Gleick fue la persona que filtró los documentos del Instituto Heartland

Por Richard Littlemore, 20 de febrero de 2012

 

 El climatólogo Peter Gleick ha reconocido que fue la persona que convenció al Instituto Heartland para que que le entregasen los documentos para el consejo que se había de celebrar en enero, que la autenticidad de los documentos está fuera de toda duda y que lo dicho por este Instituto durante la última semana forma parte de una campaña de desinformación , tratando con ello de desacreditar el contenido de los documentos.

En el Huffington Post, Peter Gleick informó que había recibido el controvertido documento sobre la Estrategia Climática y otros documentos de una fuente anónima a principios de este año y trató enseguida de confirmar si su contenido era auténtico. Gleick continúa diciendo:

En mi esfuerzo por hacerlo, y en un grave error de mi juicio profesional y ético, solicité y recibí los materiales adicionales directamente del Instituto Heartland en nombre de otra persona. Los materiales que me enviaron del Instituto Heartland confirmaban el contenido de los documentos originales, incluyendo la estrategia de recaudación de fondos para el año 2012 y el presupuesto. Envié, de forma anónima, los documentos a un grupo de periodistas y expertos que trabajan asuntos relacionados con el clima. Puedo confirmar de forma explícita, al igual que el Instituto Heartland, que los documentos que envié por correo electrónico son idénticos a los documentos que se han hecho públicos. No hice ningún cambio ni alteración en los documentos del Instituto Heartland o de la comunicación anónima original”.

Así que, si bien admite que se hizo pasar por un tercero con el fin de inducir al Centro a cuestionar su propia conducta, Gleick ha demostrado con eficacia que el Instituto Heartland ha disimulado y mentido.

Los denunciantes, entre ellos Gleick, han dado a conocer con valentía las estrategias que ya eran supuestas por la gente. Sin dejar de considerar que su acto ha sido deshonesto, es justo decir que Gleick ha asumido un gran riesgo personal – asume su responsabilidad por las acciones, y está dispuesto a pagar un precio. Por su valentía, honor, y la realización de este acto desinteresado de servicio público, merece nuestra gratitud y aplauso.

Heartland, mientras tanto, merece que pierda su carácter benéfico y esa supuesta fraternidad profesional como grupo de investigación, adquiriendo menos credibilidad, negando su propia responsabilidad por esta filtración, mintiendo sobre el origen del material y no respondiendo sobre la autenticidad de los documentos, ya que sabía eran legítimos.

http://www.desmogblog.com/whistleblower-authenticates-heartland-documents

Esta entrada ha sido publicada en Régimen científico y etiquetada como , , , , . Guarda el enlace permanente.