Explosión en la central nuclear de Fukushima (Japón)

Por Internationalnews, 12 de marzo de 2011

Áreas afectadas por el terremoto

Hay un riesgo evidente de un nuevo desastre nuclear de gran magnitud en Japón, donde 11 de los 55 reactores nucleares de lo que dispone se han visto afectados por el terremoto.

Las centrales nucleares de Fukushima Daichi (6 reactores) y Fukushima Daini (4 reactores), ubicadas al noroeste de país, se han visto afectados por las consecuencias del terremoto, de excepcional magnitud, 8,9 en la escala Richter.

La mayor preocupación reside en la central nuclear de Fukushima Daichi, donde el sistema de refrigeración de uno de los reactores se detuvo, lo que puede provocar el colapso del reactor, según dijo un funcionario de la Comisión de Seguridad Nuclear de Japón. Para disminuir la presión (que se encuentra al doble de los valores normales), las autoridades han decidido liberar a la atmósfera gases radioactivos. También se ha observado la caída de un muro de la planta atómica.

Los niveles de radiactividad son ocho veces superiores a las normales en el exterior de la planta, en la unidad 1, y mil veces superiores a lo normal en las salas centrales. Las autoridades japonesas han establecido un radio de evacuación de las personas de 20 km en torno a la central, teniendo en cuenta que existen riesgos reales, que muestran su consternación ante este hecho.

La radiactividad recibida por una persona situada en la parte central de la planta se corresponde con los límites de radiactividad que no deben superarse anualmente, dijo la agencia Kyoto (los límites establecidos con carácter general son muy bajos, ya que no hay “dosis bajas”).

También existe preocupación por la unidad 2 de la planta de Fukushima, situada a 12 kilómetros de la unidad 1, que también tiene problemas de refrigeración. Se ha dado la orden de evacuar a toda la población en un radio de 3 kilómetros en torno a la central.

No aprendemos las lecciones de Chernobyl (1986), con más de un millón de muertes según las estimaciones más recientes, o la de Three Mile Island (Harrisburg, Estados Unidos, 1979), que se produjo poco después de estrenarse la película El síndrome de China, sobre los riesgos de la energía nuclear, y otros desastres que aún no hemos conocido.

Aquí se presenta un caso de fusión de un reactor nuclear, cuyas consecuencias podrían ser aún más graves que las de Chernobyl. Por no hablar de las de Hiroshima…

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=LvC4WQrQwTs]

De la BBC News:

Una fuerte explosión se ha producido en una planta de energía nuclear en Japón, afectada por el devastador terremoto del viernes. Se ha observado humo procedente de la planta de Fukushima y varios empleados de la central han resultado heridos. Se teme un colapso de uno de los reactores de la planta después de que se haya detectado radiactividad en los alrededores de la central. […]

El Primer Ministro de Japón, Naoto Kan, ha declarado el estado de emergencia en las unidades 1 y 2 de la central nuclear de Fukushima, con los ingenieros tratando de confirmar si uno de los reactores ha comenzado su fusión. De forma automática, después de un terremoto, se produce el apagado automático de los reactores nucleares, lo que permite a los ingenieros actuar con rapidez.

La televisión japonesa NHK muestra imágenes del estado de la central nuclear de Fukushima antes y después de la explosión, observándose el derrumbe de la estructura externa de uno de los cuatro edificios.

La Agencia Nuclear de Japón ha indicado que yodo radiactivo y cesio se habían detectado cerca del reactor nº 1 de la planta de Fukushima. La agencia dijo que esto puede indicar que los contenedores de combustible de uranio dentro del reactor pueden haber comenzado a fundirse. Se han liberado gases a la atmósfera para aliviar la enorme presión existente en el interior. Sin embargo, el señor Kan indicó que la cantidad de radiación liberada fue pequeña.

Miles de personas han recibido la orden de evacuar la zona situada cerca de la planta.

Los analistas dicen que esto no quiere decir que vayamos hacia un desastre mayor, porque el reactor de agua ligera no explotaría, incluso si se sobrecalentase.

http://www.internationalnews.fr/article-explosion-a-la-centrale-nucleaire-de-fukushim-69142014.html

Comunicado de Ecologistas en Acción:

EL ACCIDENTE NUCLEAR DE FUKUSHIMA ES YA EL MÁS GRAVE TRAS CHERNOBIL

Ecologistas en Acción ha denunciado que la situación en los reactores 1 y 2 de la central Fukushima (Japón) es gravísima. La explosión en el reactor 1 ha motivado el escape de radiactividad mientras que los operarios trabajan para enfriar el núcleo del número 2. Para la organización ecologista se trata de una situación gravísima que viene a agravar los efectos del terremoto.

La central nuclear de Fuskushima comprende seis reactores de agua en ebullición en funcionamiento y dos más en construcción, también de agua en ebullición. Los reactores 1 y el 2, aquejados de serios problemas, empezaron a funcionar el 26 de marzo de 1971 y el 18 de julio de 1974, respectivamente, y tienen potencias eléctricas de 460 MW y 784 MW. El reactor Fukushima I es, por tanto, similar al de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos). En las centrales de agua en ebullición al agua de refrigeración hierve en el núcleo del reactor y el vapor se extrae de la cúpula de contención por unas tuberías que recorren varias dependencias de la central hasta llegar a las turbinas, donde se genera la electricidad. La estabilidad del reactor depende fuertemente de que se controle la cantidad de vapor en el núcleo, lo que depende de la presión y la temperatura.

La situación no puede ser más grave porque se está luchando para enfriar los reactores pero no está garantizado que se consiga mantener la reacción nuclear bajo control. El trabajo de los operadores se ve muy dificultado porque el nivel de radiactividad se ha multiplicado por mil en la sala de control, por lo que los trabajadores que estén realizando las operaciones pueden estar recibiendo dosis radiactivas por encima del nivel permitido, lo que aumentará el estrés y la posibilidad de cometer errores

La explosión producida en Fukushima I muestra los intentos fallidos de enfriamiento del reactor. En las centrales de agua en ebullición el nivel de vapor del reactor es clave para la seguridad, porque la excesiva cantidad de vapor que se produzca en el reactor haría que disminuyera la posibilidad de enfriar el núcleo radiactivo, lo que aumentará el riesgo de accidente. En este tipo de centrales, las tuberías de vapor radiactivo salen de la contención y recorren varias dependencias de la de la central, por lo que la explosión de una tubería hace que la radiactividad escape inmediatamente al medio ambiente. El que se evite un accidente con fusión del núcleo y el consiguiente descontrol de la reacción nuclear pasa por que se consiga enfriar los dos reactores de Fukushima I y II. Si esto no ocurre en las próximas horas, las consecuencias podrían ser catastróficas.

Ha sido necesario evacuar 46.000 personas que habitan en un radio de 20 km en torno a la central. Por cierto que los Planes de Emergencia Nuclear de las centrales españolas sólo prevén actuaciones en torno a los 10 km de radio de las nucleares. Todo esto se suma a los problemas generados por el terremoto. Tras este accidente lo más sensato para el Gobierno japonés es abandonar los proyectos de nuevos reactores y proceder al cierre escaloando de los 55 reactores nucleares que funcionan en Japón

 

Esta entrada ha sido publicada en Régimen político y económico y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.