Graves errores en el Informe de Salud Ambiental 2017 sobre los riesgos para la salud de los campos electromagnéticos

Por Mona Nilsson

Miljöhälsorapport 2017

Resumen

Anders Ahlbom y Maria Feychting

El Informe de Salud Ambiental 2017 publicado por las Autoridades de Salud Pública de Suecia contiene un capítulo sobre los campos electromagnéticos (páginas 200-208, capítulo 10). Esta sección ha sido redactada por Anders Ahlbom y Maria Feychting, ambos profesores en el Instituto de Medicina Ambiental, Instituto Karolinska. Anders Ahlbom y Maria Feychting tienen claros conflictos de interés de los que no informan.

El Informe de Salud Ambiental proporciona una descripción incorrecta de lo que las investigaciones han demostrado sobre los efectos en la salud de los campos electromagnéticos y radiación de microondas de la tecnología inalámbrica. Los errores son fáciles de demostrar, ya que hay evidencias que se han publicado en numerosos estudios científicos. Además cientos de expertos en el campo han informado de estas pruebas sobre los riesgos para la salud. El Informe de Salud Ambiental (Miljöhälsorapporten) debería informar al respecto y realizar una evaluación transparente e imparcial de los conocimientos, de acuerdo con las demandas del Gobierno sobre todas las actividades públicas que sean de interés para la gente. La Agencia de Salud Pública (Folkhelsomndigheet) se olvida de sus directrices sobre cómo actuar con los expertos externos, los dictámenes y el hecho de que hay diferentes posicionamiento al respecto (1).

La radiación de microondas/radiación de radiofrecuencia emitidas por la tecnología inalámbrica aumenta el riesgo de cáncer, provoca trastornos del sueño, dolor de cabeza, cansancio anormal/fatiga, depresión, ansiedad, estrés, sensación, trastornos cardiovasculares, problemas de memoria y de concentración. Principalmente a través de la investigación se muestra que el usuario del teléfono móvil corre un mayor riesgo de contraer cáncer, y hay pruebas convincentes que demuestran que la radiación provoca estrés oxidativo y daño del ADN en las células.

Los campos magnéticos de baja frecuencia aumentan el riesgo de cáncer entre los niños y los adultos. A través de de las investigaciones se muestra que los campos electromagnéticos de baja frecuencia aumentan el riesgo de Alzheimer y de esclerosis lateral amiotrófica.

230 científicos observaron recientemente:

«Cada vez más estudios científicos demuestran los efectos biológicos y el aumento de los riesgos para la salud, incluso muy por debajo de las directrices actuales: el aumento de riesgo de cáncer, el aumento de la producción de radicales libres dañinos, daños genéticos, deterioro del aprendizaje y la memoria, enfermedades neurológicas, así como los efectos negativos sobre el bienestar».

La pregunta que debe plantearse es: ¿Quiénes son más creíbles, Anders Ahlbom y Maria Feychting, ambos financiados por la industria, o los 230 científicos?

El informe sobre la salud ambiental proporciona una imagen profundamente inexacta de la investigación, algo particularmente grave porque el informe es la base para muchas de las decisiones del gobierno, las autoridades sanitarias y los municipios, sobre la elección de las técnicas y las medidas necesarias para proteger a las personas contra los efectos en la salud de los campos electromagnéticos. También se refiere a la decisión relativa a los niños en la escuela y guarderías.

Informe sobre la salud ambiental 2017 debe ser revisado en colaboración con investigadores que sean capaces de proporcionar una descripción objetiva y una valoración objetiva e imparcial del estado de los conocimientos, de conformidad con los requisitos exigidos por el gobierno sobre todas las actividades públicas, en interés de la salud pública.

Conflictos de intereses de los autores/incompatibilidades

Anders Ahlbom y Maria Feychting tienen evidentes conflictos de intereses que no se presenta en el informe. Hacen referencia de forma reiterada a la ICNIRP (Autoridad de Seguridad de radiación y la autoridad de Medio Ambiente Laboral), sin mencionar que ellos mismos son o han sido miembros de la ICNIRP. La ICNIRP ha recomendado que los valores de referencia o directrices utilizados por las autoridades suecas (Strålsäkerhetsmyndige y Arbetsmiljöverket) no superen los límites máximos permitidos. Los valores de referencia de la ICNIRP son de gran importancia económica y estratégica para la industria, por ejemplo de las telecomunicaciones y TI. En contraste, Ahlbom, como miembro de la ICNIRP durante los años 1996-2008, también participó activamente en el establecimiento de los valores de referencia de la ICNIRP. Maria Feychting es ahora vicepresidenta de la ICNIRP y ha sido miembro de la organización durante muchos años. Se trata de un conflicto de intereses que debería haber aparecido en el informe, ya que se han basado en informes y evaluaciones publicados: todas las pruebas utilizadas para ignorar el valor de referencia de la ICNIRP son inadecuadas, se dice por ejemplo:

No hay evidencias científicas que apoyen que la exposición a campos de radiofrecuencia por debajo de los valores de referencia supongan un riesgo para la salud” (página 205).

La afirmación es manifiestamente incorrecta. Hoy hay amplio apoyo científico que señala que la radiación de radiofrecuencia y los campos magnéticos de baja frecuencia por debajo de los valores de referencia de la ICNIRP suponen un riesgo para la salud. 230 expertos en la materia así lo consideran consideran en EMFscientist 2015 (2).

En 2008, el Instituto Karolinska valoró a Anders Ahlboms (AA) por tener posibles conflictos de intereses por su pertenencia a la ICNIRP. El Consejo de Ética afirma que existe un documento común en el que se describe la forma en que las autoridades de los sectores sanitario y atención médica, incluida la autoridad de Salud Pública, deben tratar esta cuestión. El Consejo de Ética declaró:

Hay un vínculo que AA no puede negar. Para que la imparcialidad y la objetividad no sean anuladas, será necesario compartir distintos puntos de vista. El documento gubernamental hace hincapié que cuando hay disparidad en torno a una cuestión, se debe buscar la opinión de expertos que tengan posiciones diferentes. “Si hay resultados contradictorios, estos deben señalarse…”. Para que los responsables en la toma de decisiones y el público en general puedan extraer conclusiones fundadas, es necesario que todas las partes indiquen claramente las interpretaciones y otras condiciones, tales como las que puedan afectar a cualquier consideración. Por lo tanto, AA debiera señalar sus conexiones con la ICNIRP”.

Lo mismo podría decirse de Maria Feychting, que también debería mencionarse en el informe.

Tanto Anders Ahlbom como Maria Feychting reciben fondos de la industria afectada, especialmente de la industria de las telecomunicaciones (Ericsson, Telia y otros). También es un conflicto de intereses que debe ser comunicado. La industria de las telecomunicaciones se ve afectada en gran medida por las conclusiones extraídas y negativamente afectadas si se identifican riesgos para la salud, lo que generalmente se conoce como un riesgo de desarrollo de utilidades en los informes anuales de la compañía. Durante muchos años, el hermano de Anders Ahlbom ha trabajado en los grupos de presión para TeliaSonera en Bruselas. Durante un año, Anders Ahlbom estuvo en la junta de la compañía consultora de su hermano. La compañía dirigió sus servicios a la industria de las telecomunicaciones. Todo esto es distinto de la información aportada por Anders (3). Estas condiciones fueron evaluadas por la IARC en 2011 como un impedimento para evaluar el riesgo de cáncer por la exposición a la radiación de radiofrecuencia, por esta razón Anders Ahlbom no fue aceptado como experto en la evaluación de los riesgos de cáncer por radiación de radiofrecuencia / microondas.

Además, Ahlbom ha declarado que «el punto de partida es que no hay razón para creer que hay riesgo para la salud por la radiación del teléfono móvil (2012) (4). Se trata de una cuestión delicada, siendo necesaria una explicación transparente y objetiva de los riesgos para la salud y la investigación en este campo, en el sentido de que el año 2012 ya se habían observado implicaciones para el daño del ADN, riesgo de cáncer y otros efectos sobre la salud (véase más adelante).

La Agencia de Salud Pública olvida sus propias directrices sobre la forma en que la autoridad debe tratar a los expertos externos (5) y se dirige a Anders Ahlbom y a Maria Feychting, sin informar sobre esos conflictos de interés.

«Las autoridades tienen la responsabilidad de garantizar que se cumplan los requisitos legales de objetividad, imparcialidad en sus informes«. El capítulo del Informe de salud ambiental sobre campos electromagnéticos no es objetivo, objetivo e imparcial.

Las directrices establecen: «Es conveniente que las diferentes «escuelas» de un ámbito determinado estén representadas en el trabajo de las autoridades sobre el tema en cuestión». Por lo tanto, Anders Ahlbom y Maria Feychting pueden ser vistos como representantes claros de la industria (una escuela) en este importante campo de la salud pública.

Baja frecuencia y campos electromagnéticos

En las páginas 201-202 del Informe de Salud Ambiental, los riesgos para la salud se manejan con campos magnéticos de baja frecuencia. El valor de referencia de la ICNIRP de 100 μT dice proteger contra efectos agudos, moderados y protección exhaustiva contra los efectos de la exposición a largo plazo. En contraste, el valor de referencia de Ahlbom es varias veces más alto que los niveles que las investigaciones han observado que se incrementa el riesgo de leucemia y Alzheimer (de 0.3 a 0.5 μT).

Efectos sobre la salud: Alzheimer, ELA y cáncer

AA y MF afirman que la investigación epidemiológica dice que se aumenta el riesgo de leucemia a los niveles 0,3-0,4 μT, varias veces por debajo del valor de referencia de la ICNIRP de 100 μT. También:

«Paralelamente a la investigación epidemiológica, se está llevando a cabo una amplia investigación teórica y experimental, pero no ha sido posible identificar ningún mecanismo biológico que pueda explicar cómo podría producir la radiación electromagnética este tipo en leucemias u otras enfermedades».

Además, está claro que:

«Para los adultos, especialmente en los años ochenta y noventa, una gran cantidad de enfermedades se relacionaba con la exposición a los campos electromagnéticos. Esta investigación incluye una serie de enfermedades, como cáncer, varias enfermedades neurodegenerativas como Alzheimer, Parkinson y ALS. También se han estudiado las enfermedades cardiovasculares, ciertas enfermedades psiquiátricas y los resultados del embarazo. La investigación en estas áreas fue originalmente contradictoria, y algunos estudios indicaron que habría una conexión con la exposición al campo magnético, pero la investigación ha avalado de manera inequívoca que no existe conexión entre la exposición al campo electromagnético y el riesgo de enfermedades «.

Estas afirmaciones son extremadamente erróneas y dan lugar a engaño.

Datos: hay muchos estudios que muestran que los campos de baja frecuencia causan daño en el ADN y estrés oxidativo, que son mecanismos conocidos para el desarrollo del cáncer y muchas otras enfermedades. En 2004, se informaron de los resultados del extenso proyecto europeo de investigación REFLEX, que constataba que los campos magnéticos de baja frecuencia causaron daños in vitro al ADN (investigación celular) y promovieron el crecimiento de células cancerosas muy por debajo de las pautas actuales de la ICNIRP actuales. Cita del Informe REFLEX (Traducción de protección radiológica):

«Los resultados de REFLEX que muestran efectos genotóxicos causados por campos electromagnéticos de baja frecuencia son hechos reales. Se observaron fragmentos de ADN simples y dobles en células humanas (fibroblastos) expuestas a campos magnéticos de baja frecuencia a niveles tan bajos como 35 μT, muy por debajo de los valores de referencia «. (6).

En 2014, se publicaron 49 estudios que mostraron los efectos genotóxicos de los campos magnéticos de baja frecuencia. Más de 90 estudios publicados entre 2007 y 2014 mostraron efectos sobre el sistema nervioso central.(7)

Las repetidas pruebas en animales han demostrado efectos dañinos en el cerebro, como los posibles mecanismos detrás de la enfermedad de Alzheimer (8).

En el Seminario del Consejo Científico de la Autoridad de Seguridad Radiológica de mayo de 2016, la propia experta de la Autoridad, Anke Huss, informó (véase el diagrama de la página siguiente) que las investigaciones epidemiológicas mostraron que, en general, aumentaba el riesgo de Alzheimer y ELA cuando se exponían a niveles elevados (más de 0,5 μT ) de campos magnéticos de baja frecuencia, es decir, 200 veces por debajo del valor de referencia de la ICNIRP.
Los estudios con resultados que están a la derecha de la línea central muestran un mayor riesgo.
Todos menos uno muestran un mayor riesgo de Alzheimer y todos menos dos riesgos elevados de ELA.

La mayoría de la investigación sobre leucemia en adultos muestra conexión y mayor riesgo. Esto aclara que la afirmación de AA y MF de que la investigación «reveló de manera inequívoca que no hay conexión entre el campo magnético y el riesgo de enfermedad» es obviamente falsa.
Los resúmenes de la investigación que Anke Huss mostró (vea los gráficos siguientes):

En marzo de 2017, varios meses antes de la publicación del Informe de Salud Pública, se publicó un nuevo estudio realizado en 100.000 mujeres y hombres. El estudio también mostró una correlación entre la mortalidad por ELA y la exposición a niveles elevados de campos electromagnéticos. El riesgo fue 93% elevado para el grupo de mayor exposición. Conclusión de los investigadores:


«Estos resultados refuerzan las evidencias que muestran una correlación positiva entre el campo electromagnético de baja frecuencia y la aparición de ELA«. (12)

También se puede agregar que en 2015 se publicó una encuesta sueca (no incluida en el cuadro anterior, que incluye la investigación publicada antes de 2014), de la que Maria Feychting es coautora. El estudio mostró una asociación positiva para personas expuestas en profesiones expuestas a campos electromagnéticos menores de 65 años y la enfermedad ELA. Del resumen:

«La esclerosis lateral amiotrófica (ELA) se ha relacionado consistentemente con las personas expuestas a los campos electromagnéticos, pero la exposición a los campos electromagnéticos es menos que la exposición de las personas que ejercen una profesión sometida a campos electromagnéticos” (13).

Esto deja claro que María Feychting debe saber que las investigaciones hasta el 2015 ya establecían un vínculo entre las profesiones expuestas a campos electromagnéticos y ELA y que también había evidencias de la exposición a los campos electromagnéticos.
Uno de los mayores estudios del riesgo de tumores cerebrales y la exposición a niveles elevados de campos magnéticos de baja frecuencia
relacionados con las profesiones, incluyendo más de 3700 pacientes con tumores cerebrales en siete países, es el publicado en 2014. Studien indicó un aumento en el riesgo de tumor cerebral para personal ocupacionalmente expuesto como la más expuesta al campo electromagnético de baja frecuencia durante el último año antes del diagnóstico. (14) Una encuesta sueca publicada en 2017 también mostró que los empleados en profesiones con niveles elevados de campos electromagnéticos de baja frecuencia tenían un mayor riesgo de tumor cerebral. (15)
Para el cáncer de mama, los resultados también son variados, sin embargo, muestran un riesgo incrementado
en la mayoría de los estudios. La siguiente tabla de abajo habla también de las falsas afirmaciones de María Feychting y Anders Ahlbom de que la investigación muestra cada vez más claras conclusión de que no es posible demostrar una asociación entre la exposición a campos magnéticos y el riesgo de enfermedad» . (16)

Los estudios han demostrado que los obreros que trabajan en entornos con niveles elevados de campos de baja frecuencia tienen niveles más altos de estrés oxidativo y alterados los niveles de melatonina, los cuales son posibles mecanismos para el desarrollo del cáncer (18).
El informe de salud ambiental de Anders Ahlbom y Maria Feychting afirma en la página 202 que: «una amplia investigación experimental y teórica no ha podido encontrar apoyo para estos riesgos». (para el cáncer, para la leucemia infantil).
La declaración es extremadamente errónea y da lugar a engaño.
Datos: solo entre 2014 y 2017 se publicaron, de acuerdo con un resumen de todas las investigaciones, 59 nuevos estudios científicos que estudiaron los efectos genotóxicos de los campos de baja frecuencia. De estos, 49 (83%) mostraron efectos y 8 no mostraron efectos (19%).

11 de 13 encuestas epidemiológicas publicadas de personas expuestas durante el trabajo o en el hogar han informado que niveles elevados de campos de baja frecuencia pueden causar una disminución o alteración de la producción de melatonina. Dado que se sabe que la melatonina tiene efectos protectores contra el cáncer y el Alzheimer, este es también un posible mecanismo subyacente para aumentar el riesgo de cáncer y riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer (21) (22).

Campos de radiofrecuencia
Informe sobre Salud Ambiental de Anders Ahlbom y Maria Feychting dice en la página 203: «Aunque no se conoce ningún mecanismo de acción de los efectos en la salud a bajos niveles de exposición (es decir, por debajo de los niveles de referencia existentes / directrices de la ICNIRP) una amplia investigación experimental y epidemiológica llevada a cabo, pero no se han descubierto riesgos para la salud «.
La declaración es groseramente incorrecta.
Hechos: En la actualidad hay numerosos estudios científicos publicados que muestran posibles métodos de investigación, así como investigaciones experimentales y epidemiológicas que muestran efectos sobre la salud.
En la literatura científica, se ha hecho desde 1960-70, en los que se describe que la radiofrecuencias y microondas afectan principalmente el sistema nervioso central, que a su vez se manifiesta en la sintomatología descrita como síndrome de microondas y a menudo se hace referencia a él como «hipersensibilidad electromagnética». La radiación de microondas se ha demostrado que afecta a la producción de hormonas, incluyendo niveles alterados de melatonina durante el sueño, neurotransmisores como la serotonina y la dopamina (23).

Durante la década de 1990 se publicó una investigación que demostró que los animales tenían más tumores después de la exposición a la radiación de microondas/radiación de radiofrecuencia (24). Muchos estudios de investigación publicados en el siglo XXI ya han demostrado que la radiación de microondas/radiación de radiofrecuencia provoca estrés oxidativo y daño del ADN.

El año 2004 se publicaron los resultados del proyecto europeo de investigación REFLEX, realizado en varios laboratorios diferentes, mostrando que la radiación de microondas/CEM de radiofrecuencia (RF) de baja frecuencia y campo electromagnéticos causan daño del ADN en la investigación in vitro (células). El informe que presenta el resultado dice:

«LOS RESULTADOS DE REFLEX apoyan la opinión de que los campos electromagnéticos y la radiofrecuencia tienen efectos genotóxicos, si bien no en todos los sistemas celulares”.

«No hay ninguna razón más para argumentar que desconocemos los mecanismos biológicos que pueden causar el desarrollo de trastornos funcionales y enfermedad crónica en los animales y el hombre” (25).
En 2015 se publicó un resumen de las investigaciones, informando que 93 estudios de 100 que estudiaron los efectos del estrés oxidativo de la radiación de radiofrecuencia / microondas demostraron que la radiación causa estrés oxidativo (26). El estrés oxidativo se ha convertido en un mecanismo conocido detrás del cáncer, Alzheimer, ELA y muchas otras enfermedades.

En 2009, se informó que la mayoría, 49 estudios, informaron de efectos genotóxicos de los campos de radiofrecuencia (mientras que 42 no observaron efectos genotóxicos). La conclusión es que hay amplias evidencias de que la radiofrecuencia puede alterar el material genético en las células expuestas y en los animales, que a su vez pueden ser causados ​​por la formación de radicales libres o un impacto en la capacidad de las células para reparar el daño del ADN (27).
En 2014 el informe BioInitiative señala que 144 estudios han demostrado los efectos genotóxicos de la radiación de radiofrecuencia / microondas. (La mayoría de todos los estudios, el 68% del total de 211 ensayos) (28).

En el mayor estudio en animales jamás realizado sobre los efectos cancerígenos de la radiación de radiofrecuencia / microondas por el Programa Nacional de Toxicología (PNT) de os Estados Unidos, se informaba que la radiación del teléfono móvil provocaba tanto una mayor incidencia de tumores en el cerebro y el corazón, y daño del ADN en las células de diferentes órganos. El estudio ha costado más de 200 millones y es el más conocido hasta el momento y fortalece significativamente el hecho de que la radiación de microondas de la tecnología inalámbrica causa cáncer (29).
Valores de referencia y exposición
El Informe de Salud Ambiental de Anders Ahlbom y Maria Feychting informa en la página 203: «Para la población en general, el teléfono móvil es la fuente más importante de exposición. Cuando el teléfono móvil transmite a máxima potencia, el nivel de exposición se acerca a los valores de referencia recomendados por la ICNIRP, mientras que los campos de las estaciones base de telefonía móvil son al menos 1.000 veces más bajos”. Datos: 9 de 10 teléfonos móviles pueden exceder los valores de referencia, tal como recomienda la ICNIRP (es decir, Ahlbom y Maria Feychting) y 4 de 10 doblan el valor de referencia cuando los móviles transmiten a la potencia máxima y se colocan directamente contra el cuerpo. Disponemos de las mediciones realizadas por la Agencia Francesa de Correos y Telecomunicaciones, ANFR, en los últimos años. Los resultados fueron presentados en un informe de la Agencia Francesa ANSES en 2016 y los resultados parciales publicados en mayo de 2017 (30). El teléfono móvil es la mayor fuente de exposición cuando se utiliza, pero la estación base es a menudo la fuente suplementaria más importante, ya que a diferencia de los teléfonos móviles, exponen a la gente durante todo el día.

Según una encuesta realizada en Suiza en 2009, las estaciones base fueron la fuente más importante de exposición (31). Después de 2009, se han añadido routers WiFi y otros productos de consumo inalámbricos, lo que puede haber cambiado la imagen. A pesar de su responsabilidad de control ambiental, la Autoridad de Seguridad Radiológica no ha investigado cómo afecta a muchos hogares, escuelas, preescolares y lugares de trabajo.
Que la radiación de las estaciones base sea 1000 veces menor (= 10,000 μW / m2) no significa que la radiación no tenga riesgos para la salud. Por el contrario, la investigación ha demostrado que la exposición a niveles de 100 μW / m2, es decir, 1 millón de veces más bajo que los valores de referencia actuales, aumenta el riesgo de problemas de salud y cáncer. El Informe de Bioinitiative de 2012 que cubre el área de estudio de 1800 investigaciones publicadas entre 2007 y 2012 indicó lo siguiente:


«Hay efectos que se producen a niveles muy bajos de exposición a campos electromagnéticos y radiación de radiofrecuencia. Los efectos pueden ocurrir dentro de los primeros minutos de exposición a teléfonos móviles o teléfonos inalámbricos. Los efectos también pueden ocurrir en cuestión de minutos por la exposición a teléfonos móviles, WiFi y medidores de potencia inalámbricos que proporcionan una exposición total del cuerpo. La exposición crónica a estaciones base puede provocar problemas de salud «. (32).

Uso del teléfono móvil y tumores cerebrales

El informe de salud ambiental de Anders Ahlbom y Maria Feychting recoge en la página 203: «Hay bastantes estudios sobre el uso de teléfonos móviles y el riesgo de tumores cerebrales. Con algunas excepciones, los resultados no han mostrado un aumento en el riesgo de tumores cerebrales asociados con el uso de teléfonos móviles «.
La declaración es incorrecta.
Hechos: la mayoría de los estudios muestran que el uso de teléfonos móviles aumenta el riesgo de tumores cerebrales malignos y tumores en el nervio auditivo. Tres nuevos metaestudios, es decir, estudios que agregaron todas las investigaciones actuales y publicados en revistas científicas en la primera mitad de 2017, informan que la investigación muestra que el uso móvil está asociado con un mayor riesgo de tumor cerebral (13). En 2013, se publicó una compilación previa que también concluyó que el uso del teléfono móvil está asociado con un mayor riesgo de tumor cerebral.

La Fundación para la Protección Radiológica compiló los últimos 10 años de investigaciones en este campo en una hoja informativa que muestra claramente que actualmente hay una larga lista de resultados publicados que muestran un mayor riesgo de tumor cerebral (34). Según un destacado experto en cáncer, el Dr. Anthony Miller, ya no es posible ignorar las evidencias de que la radiación proveniente de los teléfonos móviles causa cáncer, porque cree que la radiación de la radiofrecuencia / telefonía móvil debe considerarse como «carcinógena para el ser humano» Grupo 1, según el sistema de clasificación de la IARC (35). La conclusión ya había sido tomada por el médico e investigador sueco Lennart Hardell y Michael Carlberg, como en estudios epidemiológicos repetidos, demostrando que el uso del teléfono móvil aumenta el riesgo de tumor cerebral y que el riesgo aumenta con el aumento de la exposición (36).

La conclusión extraída de los nuevos análisis es:

1) El uso móvil se asocia con un mayor riesgo de tumor cerebral siendo mayor si la exposición es más duradera: el riesgo aumenta cuanto más tiempo se usa el teléfono móvil (37).
2) «Concluimos que existe una relación significativa entre el uso durante diez años y el riesgo de tumor cerebral» (38).
3) «El riesgo de tumor cerebral varió con la calidad de las investigaciones. Los estudios de mayor calidad tienden a mostrar riesgos más altos y para los estudios de mayor calidad los riesgos varían entre + 21% y + 160% (39).


Los tribunales italianos han considerado que la investigación respalda que los teléfonos móviles pueden causar tumores cerebrales. En dos decisiones, se estableció que el uso de teléfonos móviles y el uso de teléfonos inalámbricos causaron tumores cerebrales (40).
Maria Feychting y Anders Ahlbom argumentan además sobre los riesgos para los niños:

«En él (el estudio del tumor cerebral para usuarios de dispositivos móviles), no se observó un mayor riesgo de tumores cerebrales entre los niños y jóvenes que usaban teléfonos móviles«.

La declaración es incorrecta

Datos: el estudio al que se hace referencia en la cita anterior muestra un mayor riesgo de tumor cerebral para los niños que usaron más el teléfono. Los riesgos incrementados se informan de manera consistente, aunque no se garantiza estadísticamente. El riesgo es más del doble y está estadísticamente comprobado para los niños que que utilizaron más el teléfono móvil (+ 115%).
Además, la encuesta actual subestima el riesgo ya que la exposición total de teléfonos móviles y teléfonos inalámbricos no se ha tenido en cuenta (41). Otros investigadores también han expresado su crítica a las conclusiones extraídas por Maria Feychting y Anders Ahlbom (42). Además, Maria Feychting y sus colegas de investigación, que realizaron el estudio, sólo consideraron los primeros tres años de uso del teléfono inalámbrico. no el total, aunque muchos niños / adolescentes en el estudio probablemente hayan usado el teléfono inalámbrico durante un número considerable de años.

Esto lleva a una subestimación del riesgo (43). El estudio fue financiado en gran parte por la industria de la telefonía móvil a través de una fundación suiza.
Las siguientes dos tablas del estudio actual de niños (CEFALO) aclaran que hay riesgos cada vez mayores (OR => 1). Una conclusión objetiva es que el estudio muestra riesgos elevados no asegurados estadísticamente (con un 95% de seguridad).

Cáncer, antenas de radio y televisión, así como las estaciones base de telefonía móvil
En la página 204 del Informe de Salud Ambiental de Anders Ahlbom y Maria Feychting se dice que: «Hay varios estudios epidemiológicos de cáncer y la exposición de RF de los transmisores de radio y televisión y las estaciones base de telefonía móvil, no mostrando ninguna asociación entre la exposición y el cáncer»
La declaración es totalmente falsa ya que no proporciona una declaración objetiva de que la mayoría de los estudios muestran un mayor riesgo de cáncer.
Datos: estudios epidemiológicos repetidos muestran la conexión entre la exposición a las antenas de radio y televisión, así como a las estaciones base para telefonía móvil y el cáncer.
En el seminario de la Autoridad de Seguridad Radiológica de Suecia (SSM), en mayo de 2016, Martin Röösli dijo que la investigación constante hasta el año 2003 mostraba un aumento del riesgo de leucemia infantil en las proximidades de las antenas de radio / TV. Mostró la siguiente tabla con los resultados marcados en rojo que indicaban mayores riesgos y escribe en rojo y con signos de exclamación los resultados que indicaban ese mayor riesgo.

Por lo menos hay nueve estudios científicos publicados en revistas científicas que muestran un mayor riesgo de cáncer en las cercanías de antenas de radio o televisión. Además, hay al menos cinco estudios científicos que muestran un mayor riesgo de cáncer en las cercanías de las antenas de telefonía móvil (44).

Además otros 12 estudios científicos muestran que en las proximidades de las torres de telefonía móvil se produce un aumento del riesgo de los síntomas de síndrome de microondas o «hipersensibilidad electromagnética», es decir, insomnio, dolor de cabeza, depresión, memoria y problemas de concentración (45).
Hay muchos testimonios e informes de enfermedades relacionadas con antenas de telefonía móvil y estaciones base de telefonía móvil en Suecia. Un estudio realizado en Suecia examinó el estado de salud o el riesgo de cáncer entre las personas que viven cerca de los transmisores. Este es también un aspecto importante que debe mencionarse en el informe. La legislación ambiental contiene disposiciones sobre las medidas de protección que debe realizar el operador. También hay evidencias científicas de que no es seguro y supoone un mayor riesgo de cáncer el permanecer mucho tiempo a niveles de 1.000 veces por debajo de los niveles señalados por la ICNIRP (= 10 000 mW / m2), como Anders Ahlbom y Maria Feychting sugieren.

Estadísticas sobre tumores cerebrales
En la página 204, afirman Anders Ahlbom y Maria Feychting que la incidencia de nuevos casos de tumores cerebrales en las estadísticas de tumor cerebral se ha mantenido estable desde la introducción de los teléfonos móviles, y que esto indicaría que el teléfono móvil no aumenta el riesgo.
Datos: Las estadísticas sobre nuevos casos de tumores cerebrales son contradictorias y el número de muertes cerebrales está aumentando claramente en algunos países, incluida Dinamarca. Desde 2003 ha habido un claro cambio de tendencia y la incidencia está aumentando. El Registro Sueco de Cáncer no aumenta el número de muertes cerebrales. Sin embargo, es bien conocido entre los que trabajan con el registro de la Junta Nacional del Cáncer no se registran los tumores cerebrales, por lo que no es confiable para extraer conclusiones en cuanto a si los teléfonos aumentan aumentan el riesgo de tumor cerebral o no. Sin embargo se observa en otros registros un aumento alarmante, entre otras cosas, tumor cerebral de naturaleza incierta (D43), en el Registro de causas de muerte, y diagnósticos para la atención de pacientes internos y externos, según han informado científicos suecos (46) (47).
A continuación se muestra un gráfico del número de nuevas muertes cerebrales en Dinamarca entre 1990 y 2015. Las estadísticas están tomadas del Registro Danés de Cáncer (48).

Hipersensibilidad electromagnética / Síntomas no saludables relacionados con la radiación
El Informe sobre la Salud Medioambiental de Anders Ahlbom y Maria Feychting afirma que «no hay datos científicos que confirmen que la exposición a campos electromagnéticos causen o contribuyan a estos síntomas» (página 202) y «No hay evidencias científicas de que sean los campos electromagnéticos tales como radiofrecuencia y los campos asociados con la telefonía móvil o redes inalámbricas, que den lugar a los síntomas descritos por personas que se perciben a sí mismas como hipersensibles «(página 205).
Las afirmaciones son igualmente incorrectas.
Datos: Hay gran cantidad de datos científicos publicados y resultados, así como resúmenes de los resultados que confirman que los campos electromagnéticos e incluso campos de frecuencia de microondas causan o contribuyen a los síntomas de la enfermedad incluyendo trastornos del sueño, dolores de cabeza, problemas de concentración / memoria, mareos, depresión, ansiedad, alteraciones del ritmo cardíaco, dolor en las articulaciones, fatiga / fatiga anormal. El también se llama de hipersensibilidad o en inglés «electrohypersensitivity, EHS». Los síntomas reportados por un grupo cada vez mayor de personas, entre ellas el ex director general de la Organización Mundial de la Salud, la ex primera ministra de Noruega Gro Harlem Brundtand, como un efecto directo de la exposición a campos electromagnéticos y / o radiación de microondas de la tecnología inalámbrica.
El apoyo proviene de la investigación en animales y humanos expuestos a niveles elevados de dicha radiación (49).

La mayoría de los estudios de exposición a posibles sospechosos tienen serios errores por lo que pueden dar lugar a falsas interpretaciones. Una razón importante es que no existen criterios para distinguir a los sospechosos verdaderamente susceptibles de los no susceptibles, porque la mayoría de los estudios no aseguraron que las personas fueran sensibles a los factores medioambientales evaluados. Un ejemplo de ello es un estudio del Instituto Karolinska, donde los síntomas de electrosensibilidad (es decir, «EHS») consistía en una mayoría de personas que utilizan el teléfono más de 40 minutos al día, mucho más que el grupo asintomático. El estudio también mostró que la radiación móvil causaba dolores de cabeza y los efectos de estrés cerebral / impacto sobre el sueño, en ambos grupos, que apoya los síntomas derivados de la exposición a la radiación proveniente del teléfono móvil (50). Para una revisión minuciosa de las deficiencias en los estudios de exposición se hizo en base a una pregunta a la Asociación Nacional de Hipersensibilidad Electromagnética (51). Los científicos creen que los estudios de exposición no pueden dar respuestas precisas cuando se lleva a tal nivel de estrés en las personas hipersensibles que el resultado, inevitablemente, se verá afectado por el estrés (52).
El cerebro es muy sensible a la radiación electromagnética. Los efectos sobre la función del sistema nervioso central por la radiación electromagnética han sido reportados en la literatura científica desde hace medio siglo. El cerebro mismo usa señales electromagnéticas débiles para controlar funciones importantes. Por lo tanto, no es extraño que la función del cerebro se vea afectada por las señales significativamente más fuertes y alarmantes de la tecnología inalámbrica y de los equipos eléctricos.

Hipersensibilidad electromagnética

Los síntomas de la enfermedad llamada síndrome de microondas fueron reconocidos como un efecto de las microondas por la medicina soviética en la década de 1970 y eso que en Europa del Este tenía niveles 100 veces más bajos que los actualmente recomendados por la ICNIRP / Anders Ahlbom y Maria Feychting . Los efectos observados y descritos científicamente reportados desde hace 50 años sobre el síndrome de microondas o síndrome por radiación de radiofrecuencia de la tecnología inalámbrica incluyen: Dolor de cabeza, insomnio, fatiga, sudoración, mareos, alteraciones visuales, depresión, ansiedad, aumento de la sensibilidad al estrés, irritabilidad, trastornos del comportamiento, problemas de memoria, concentración y problemas de aprendizaje, trastornos del corazón / presión en el pecho y trastornos en la función tiroidea. También se han descrito en una compilación de investigaciones de Europa del Este llevada a cabo por el profesor Karl Hecht, Alemania (véase en particular las páginas 16-18) (53). Si la exposición persiste durante un tiempo prolongado, el sistema inmunitario finalmente se agota y se desarrollan enfermedades crónicas, incluido el cáncer. [5]
El científico americano, el Dr. Robert O Becker, escribió en 1990 que los efectos eran principalmente cambios en la función cerebral que resulta en un cambio de comportamiento, problemas de aprendizaje, depresión, y los efectos del estrés que finalmente conduce a un sistema inmune debilitado, enfermedades crónicas si la exposición dura más tiempo (54).

En 2015-2016, 223 científicos que trabajan sobre el terreno en una posición común han descubierto que los estudios más recientes de los últimos años han mostrado efectos negativos para la salud:


«Cada vez son más los estudios científicos que demuestran los efectos biológicos y el aumento de riesgos para la salud incluso muy por debajo de los valores de referencia: Incremento de las tasas de cáncer, aumento de la formación de radicales libres dañinos, daño genético, el deterioro del aprendizaje y la memoria, enfermedades neurológicas y efectos negativos sobre el bienestar».


Un Informe de Expertos Internacionales (Informe BioInitiative) informó en 2014 que la mayoría de las investigaciones publicadas entre 2007 y 2014 muestran que la radiación afecta el sistema nervioso. Un total de 234 estudios muestran que la radiación del móvil y los campos de baja frecuencia afectan negativamente al sistema nervioso central. Los experimentos repetidos en animales muestran que las células nerviosas mueren, la memoria se deteriora y alteran el comportamiento y tiene efectos hormonales.
La Agencia francesa para la seguridad del medio ambiente y en el trabajo en su Informe publicado en 2016, encontró que los niños expuestos a las radiaciones de radiofrecuencia / microondas tienen un mayor riesgo de problemas cognitivos (aprendizaje, memoria, concentración) y por el uso de la tecnología informática, el riesgo para la salud mental (55).

La Fundación para la Protección de la Radiación ha informado continuamente sobre nuevas investigaciones en los últimos años, incluidos los efectos negativos sobre la salud mental. La radiación de las redes móviles e inalámbricas (WiFi) y el uso de ordenadores con tecnología inalámbrica aumenta el riesgo de problemas de salud mental, problemas de sueño, concentración y memoria, depresión, fatiga, estrés y ansiedad, y dolor de cabeza. La investigación exhaustiva en humanos y animales confirma que los campos electromagnéticos y la radiación de microondas / radiofrecuencia causan síntomas nocivos y efectos adversos sobre el sistema nervioso central y afectan el sistema hormonal (56).

Evaluación de riesgos

En la página 205, el Informe de salud ambiental de Anders Ahlbom y Maria Feychting argumenta: «No hay respaldo científico de que la exposición a los campos de radiofrecuencia bajo los valores de referencia actuales representen riesgos para la salud. Por supuesto, no se puede descartar que para tiempos de exposición más largos, los patrones de uso especiales o cualquier técnica específica estén asociados con riesgos para la salud o que existan riesgos en relación con enfermedades no estudiadas, pero no hay razones científicas para sospechar esto”.
La declaración es incorrecta.
Datos: la investigación exhaustiva muestra riesgos para la salud. La lista de resultados científicos publicados que muestran los riesgos para la salud en forma de cáncer, estrés oxidativo, daño en el ADN, daño en los espermatozoides, daño a los animales, síntomas no saludables entre los grupos altamente expuestos es muy extensa. La Radiation Protection Foundation compiló investigaciones publicadas entre 2008 y 2017 (ver apéndice).

El informe BioInitiative de 2012 presentó un total de 1.800 estudios publicados entre 2007-2012 sobre la investigación de riesgos para la salud de campos electromagnéticos y radiofrecuencias. La conclusión fue:


«En general, estos aproximadamente 1800 nuevos estudios informan la transcripción anormal de genes; la genotoxicidad y el daño del ADN de cadena doble y simple, acentúan las proteínas debido a la naturaleza fractal del ADN similar a la antena de RF; condensación de cromatina y pérdida de la capacidad de reparación del ADN en células madre humanas; reducción de eliminadores de radicales libres -particularmente melatonina, neurotoxicidad en humanos y animales, carcinogenicidad en humanos, impactos graves en la morfología y función de los espermatozoides humanos y animales, efectos sobre el comportamiento de los descendientes y efectos en el desarrollo cerebral y craneal en los hijos de animales que están expuestos a la radiación del teléfono celular durante el embarazo. … Se puede suponer razonablemente que muchos de estos efectos biológicos producen efectos adversos para la salud si las exposiciones son prolongadas o crónicas. Esto se debe a que interfieren con los procesos corporales normales, evitan que el cuerpo cicatrice el ADN dañado, producen desequilibrios del sistema inmune, trastornos metabólicos y una menor capacidad de resistencia a las enfermedades a través de múltiples vías. Los procesos corporales esenciales pueden eventualmente ser desactivados por tensiones externas incesantes y llevar a un deterioro generalizado de las funciones metabólicas y reproductivas «.

Además, se extrae la conclusión :

«Los efectos biológicos son claros y pueden ocurrir a niveles muy por debajo de los valores de referencia actuales … Se necesitan inmediatamente medidas de protección potentes y una advertencia clara al público». (57).

223 científicos han firmado conjuntamente una carta que establece que los valores límite actuales son demasiado altos y deben revisarse :

«Cada vez más estudios científicos demuestran los efectos biológicos y se corren mayores riesgos de salud muy por debajo de las directrices actuales: aumento de cáncer, aumento de la formación de radicales libres dañinos, daño genético, deterioro del aprendizaje y la memoria, enfermedades neurológicas y efectos negativos sobre el bienestar» (58).

También piden que a los niños y las mujeres embarazadas se les da una protección especial, el público esté informado acerca de los posibles riesgos para la salud de los campos electromagnéticos y entrenado sobre medidas para reducir los riesgos de salud, profesionales de la salud reciban información sobre efectos en la salud y el tratamiento de los pacientes con síntomas de malestar vinculados a los campos electromagnéticos, los gobiernos debieran financiar dicha formación e investigaciones sobre campos electromagnéticos y salud, independientemente de la industria; […].

En reiterados comunicados, investigadores, médicos y científicos han informado en los últimos años que los riesgos de salud están creciendo y que las personas necesitan estar informadas sobre los riesgos y medidas para proteger al público y especialmente a los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos y los enfermos, así como «hipersensibilidad» (59), (60), (61), (62).

Conclusión

El Informe de Salud Ambiental de Anders Ahlbom y Maria Feychting proporciona una descripción groseramente incorrecta y sesgada de lo que las investigaciones muestran sobre los riesgos para la salud debido a la exposición a campos electromagnéticos. No se informa de las investigaciones que muestran riesgos para la salud e incluso se afirma que no hay tales investigaciones. Además, no se informa que varios cientos de científicos que trabajan en este campo hacen una evaluación completamente diferente. El Informe de Salud Ambiental no cumple con los requisitos básicos de objetividad imparcialidad y legitimidad, como lo explican los conflictos de intereses o ideas delirantes de los autores. El Informe de Salud Ambiental tampoco cumple con los requisitos propios de las autoridades sobre las investigaciones realizadas por expertos:

Si hay resultados contradictorios, estos deben señalarse… Para que los responsables en la toma de decisiones y el público en general puedan extraer conclusiones fundadas, es necesario que todas las partes indiquen claramente las interpretaciones y otras condiciones, tales como las que puedan afectar a cualquier consideración”.

El hecho de que el Informe de Salud Ambiental brinde una imagen profundamente inexacta del estado de la investigación es extremadamente grave porque el informe afecta en muchas decisiones sobre selección de tecnología y medidas para proteger a las personas de los efectos de los campos electromagnéticos, el gobierno y los municipios. También se refiere a las decisiones con respecto a los niños en la escuela y preescolar.
El Informe de Salud Ambiental debe retirarse y revisarse en colaboración con investigadores que puedan proporcionar una evaluación subjetiva e imparcial del estado del conocimiento de acuerdo con los requisitos del gobierno para las actividades públicas y los intereses del pueblo sueco: el interés de la Autoridad de Salud Pública.

—————————————–

Referencias:

1 http://www.socialstyrelsen.se/blanketter/Documents/jav-externa-information-sv.pdf

2 EMFScientist appeal 2015; https://www.emfscientist.org/index.php/emf-scientist-appeal

3 Svenska Dagbladet: Svensk mobilexpert utreds https://www.svd.se/svensk-mobilexpert-utreds

The press Conference of the Research Day of the Finnish Institute of Occupational Health. Risk and Precaution in the light of Electromagnetic Fields; 2012; https://www.youtube.com/watch?v=-bvIyxQxQwg

5 http://www.socialstyrelsen.se/blanketter/Documents/jav-externa-information-sv.pdf

6. REFLEX Final report 2004, https://www.itis.ethz.ch/assets/Downloads/Papers-Reports/Reports/REFLEXFinal-Report171104.pdf, sid 203

7 Bioinitative report, update 2014. http://www.bioinitiative.org/new-studies-show-health-risks-from-wireless-tech/

8 Jiang et al. 2013, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23523687; Jiang et al. 2016 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26972535

9 https://www.stralsakerhetsmyndigheten.se/om-myndigheten/organisation/rad-och-namnder/vetenskapligt-rad-for-elektromagnetiska-falt/#

10 https://www.stralsakerhetsmyndigheten.se/om-myndigheten/organisation/rad-och-namnder/vetenskapligt-rad-for-elektromagnetiska-falt/#

11 https://www.stralsakerhetsmyndigheten.se/om-myndigheten/organisation/rad-och-namnder/vetenskapligt-rad-for-elektromagnetiska-falt/#

12 Koeman et al. 2017; https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28356332

13 Fischer et al. 2015; https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26414853

14 Interocc 2014: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4154968/

15 Carlberg et al. 2017 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28394434

16 Chen et al. 2013 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23869239

17 https://www.stralsakerhetsmyndigheten.se/om-myndigheten/organisation/rad-och-namnder/vetenskapligt-rad-for-elektromagnetiska-falt/#

18 Zhang et al. 2017 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28537898

19 Bioinitiative report: http://www.bioinitiative.org/conclusions/

20 Rondanelli et al. 2013: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3788186/

21 Halgamuge 2013; https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24772943

22 Bioinitiative report: http://www.bioinitiative.org/conclusions/

23 Bland annat Buchner et Eger 2011 http://www.umg-verlag.de/umwelt-medizin-gesellschaft/111_be_z.pdf; Kim et al. 2015 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26189731; Qin et al. 2012; https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22891885; Burch et al. 2002 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/12456290

24 Repacholi et al. 1997 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9146709; Chou et al. 1992 http://www.magdahavas.com/wordpress/wp-content/uploads/2010/09/Chou-CK-et-al.-Long-term-MW-rad-of-Rats-1992.pdf

25 Relfex Final report, sidor 216 samt 237 https://www.itis.ethz.ch/assets/Downloads/Papers-Reports/Reports/REFLEXFinal-Report171104.pdf

26 Yakymenko et al. 2015: http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.3109/15368378.2015.1043557

27 Ruediger, HW: Genotoxic effects of radiofrequency electromagnetic fields. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19285841

28 BioInitiative 2014: http://www.bioinitiative.org/new-studies-show-health-risks-from-wireless-tech/

29 Strålskyddsstiftelsen: Mobilstrålning orsakar tumörer och DNA-skador i största djurstudien. http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2017/09/mobilstralning-orsakar-dna-skador-och-tumorer-i-storsta-studien/

30 http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2017/06/vanliga-mobiltelefoner-kan-strala-langt-over-gransvardet/

31 Frei 2009: Temporal and Spatial Variability of personal exposure to radiofrequency fields https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/19476932

32 Bioinitiative report 2012, Conclusions http://www.bioinitiative.org/conclusions/

33 Moskowitz, J.M: Long term cell phone use increases cell phone risks. http://www.saferemr.com/2017/02/long-term-cell-phone-use-increases.html

34 Strålskyddsstiftelsen: Faktablad. Mobiltelefoner och risk för hjärntumör och tumör i huvudområdet. http://www.stralskyddsstiftelsen.se/wp-content/uploads/2017/08/Faktablad-risk-f%C3%B6r-hj%C3%A4rntum%C3%B6r-och-tum%C3%B6r-i-huvudomr%C3%A5det-av-mobiltelefoner-2017-08.pdf

35 Strålskyddsstiftelsen: Cancerexpert: Bevisen kan inte längre ignoreras. Mobilstrålning orsakar cancer. http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2017/08/cancerexpert-bevisen-kan-inte-langre-ignoreras-mobilstralning-orsakar-cancer/

36 Mobilstrålning orsakar cancer, Strålskyddsstiftelsen http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2013/10/mobilstralning-orsakar-cancer/ samt Carlberg/Hardell 2017 https://www.hindawi.com/journals/bmri/2017/9218486/

37 Carlberg, Hardell 2017: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28401165

38 Bortkiewicz et al. 2017: http://ijomeh.eu/Mobile-phone-use-and-risk-for-intracranial-tumors-and-salivary-gland-tumors-A-meta-analysis,63713,0,2.html

39 Prasad et al. 2017: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28213724

40 Reuters: Italy court ruling link mobile phone use to tumor. https://www.reuters.com/article/us-italy-phones-idUSBRE89I0V320121019 ; Daily Mail: Cell phones do fuel tumors…. http://www.dailymail.co.uk/health/article-4432974/Italian-court-finds-link-cell-phones-tumors.html

41 Nilsson M, SVT Debatt: Karolinska manipulerade forskning om hjärntumörrisker för mobilanvändande barn. https://www.svt.se/opinion/karolinska-institutet-manipulerade-studie-om-hjarntumorrisker-for-mobilanvandande-barn?

42 Söderqvist et al. 2011 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3278351/

43 SVT Opinion: Karolinska manipulerade studie om hjärntumörrisker för mobiltelefonanvändande barn. https://www.svt.se/opinion/karolinska-institutet-manipulerade-studie-om-hjarntumorrisker-for-mobilanvandande-barn

44 Strålskyddsstiftelsen: Faktablad Mobilmaster och hälsa. http://www.stralskyddsstiftelsen.se/wp-content/uploads/2016/04/Faktablad_mobilmaster_halsa_2016_04.pdf

45 Strålskyddsstiftelsen: Faktablad Mobilmaster och hälsa. http://www.stralskyddsstiftelsen.se/wp-content/uploads/2016/04/Faktablad_mobilmaster_halsa_2016_04.pdf

46 Hardell, Carlberg: Increasing Rates of Brain Tumours in The Swedish National …..https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4410216/

47 Strålskyddsstiftelsen: Antalet hjärntumörpatienter ökar mycket i Sverige, http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2017/10/antalet-hjarntumorpatienter-okar-mycket-i-sverige/

48 Strålskyddsstiftelsen: Hjärntumörer ökar i Danmark. http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2017/01/hjarntumorer-okar-i-danmark-mer-an-fordubbling-sedan-1990/

49 Strålskyddsstiftelsen, forskning publicerad mellan 2008-2017 http://www.stralskyddsstiftelsen.se/forskning/ samt

50 Mobile phone radiation wrecks your sleep/The Independent 2008 http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/health-news/mobile-phone-radiation-wrecks-your-sleep-771262.html

51 Bemötande av svar från SBU:s upplysningstjänst den 25 mars 2013 om elöverkänslighet. Elöverkänsligas Riksförbund 2014. https://eloverkanslig.org/wp-content/uploads/2014/08/20140424-SBU-bemotande-av-svar-mars-2013-om-eloverkanslighet.pdf

52 Ljusglimten/M. Nilsson: Forskare hävdar: »Voodoo-forskning« om elöverkänslighet

53 http://kompetenzinitiative.net/KIT/wp-content/uploads/2016/07/KI_Brochure-6_K_Hecht_web.pdf

54 Becker, R. O.: Cross Currents, bok utgiven 1990

55 http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2016/08/fransk-myndighet-varnar-for-faror-for-barn-med-tradlos-teknik/

56 www.stralskyddsstiftelsen.se

57 BioInitiative.org

58 International Scientists Appeal https://emfscientist.org/index.php/emf-scientist-appeal

59 Reykjavikappellen http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2017/04/anvand-inte-tradlos-teknik-i-skolan-forskare-och-lakare-oroade-for-barns-halsa/

60 Wiens läkarförbund http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2016/01/wiens-lakarforbund-varnar-for-mobiler-ger-rad-som-minskar-halsoriskerna/

61 Brysselappellen http://www.stralskyddsstiftelsen.se/2015/09/eloverkanslighet-bor-klassas-som-sjukdom-lakare-och-forskare-uppmanar-who/

62 Kanada: Doctors call for protection from Radiofrequency Radiation Exposure http://www.c4st.org/images/documents/hc-resolutions/medical-doctors-submission-to-health-canada-english.pdf

——————————–

Esta entrada ha sido publicada en Radiación electromagnética y etiquetada como , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.