Enero-octubre de 2010: el período más cálido de los registrados

Por Andrew Glikson, 27 de noviembre de 2010

Según un nuevo informe, Estado del Clima: análisis mundial, de octubre de 2010, publicado por el Centro Nacional de Datos Climáticos (CNDC) y la Administración Nacional Océanica y Atmosférica (NOAA), la temperatura global de la tierra y de la superficie del océano durante el perídodo de enero a octubre de este año fue de 0,63º por encima de la media resgistrada durante el siglo XX, que fue de 14,1º, que junto con 1998 es el perído más cálido de todos los registros observados hasta ahora.

Los datos indican unos cambios en la temperatura media en el Ártico de hasta 5º C en relación con el período de referencia 1961-1990, que produce una pérdia progresiva de la capa de hielo de Groenlandia y del hielo del mar Ártico, que en octubre de 2010 fue un 17% menor que durante los meses de octubre de 1979 a 2000.

Una radiación elevada debido a la presencia de gases de efecto invernadero en la atmósfera, ha dado lugar a altas temperaturas, fuerte evaporación, y el que se hayan sucedido fenómenos bruscos durante 2010: fenómenos meteorológicos extremos, como olas de calor e incendios (Rusia), sequías (Brasil y México), ciclones (Estados Unidos, Caribe) e inundaciones (Pakistán, oeste de China, Australia).

Que los fenómenos climáticos están aumentando en frecuencia e intensidad se observa en el afigura 3, donde se indican la cantidad de ciclones, que se han multiplicado por 2, y las inundaciones por 3.

Las temperaturas medias globales han persisitido ha pesar de que las condiciones del fenómeno de la Niña (http://www.prodiversitas.bioetica.org/des34-2.htm) dieron lugar a temperaturas por debajo de la media en el Pacífico ecuatorial.

Gracias a los océanos que rodean Australia, las temperaturas han sido generalmente benignas. La disminuación de las temperaturas medias en Australia (Figura 1) está relacionado con el aumento de las precipitaciones, la nubosidad y la evaporación, que conlleva un proceso de enfriamento. Australia, hasta noviembre de 2010, se ubica en la posición 10 en cuanto a precipitaciones, debido a la confluencia de eventos estacionales, ENSO e IOD.

Gran parte de las precipitaciones fueron de forma abrupta, que son más destructivas que cuando se producen de forma suave, como las de tipo mediterráneo. Una importante sequía continúa en el suroeste de Australia, con un nivel muy bajo de lluvias en invierno, continuando así la tendencia que ya se inició hacia 1970. Este año, en el suroeste y oeste de Australia se habían producido escasos aportes a las presas.

Según un informe del Proyecto Global del Carbono “la tasa de crecimiento de las emisiones va a complicar cada vez más la situación, produciéndose un aumento de las temperaturas de 2º por encima de la época pre-industrial.” Según el profesor Hans Joachim Schellnhuber, Director del Instituto de Postdam para la investigación del cambio climático, 2º puede suponer un importante punto de inflexión.

Haciendo caso omiso de los informes de los principales científicos que estudian la evolución del clima (MASA/ GISS, CNDC, Hadley-Met, Potsdam, BOM, CSIRO), los gobiernos siguen examinando la cuestión meramente en términos económicos, en una especie de pacto faústico.

La mayoría son ajenos a las consecuencias catastróficas de no actuar o de hacerlo de una forma que no detiene el cambio climático. Las actuales negociaciones sobre mitigación del cambio climático y los debates sobre los impuesto del carbono, en comparación con el plan de reducción de la emisiones de carbono (CPRS), ignoran las consecuencias del aumento de los fenómenos meteorológicos extremos.

Los medios de comunicación están realizando un encubrimiento de este hecho, con campañas que difunden la negación del cambio climático, que están en aumento. Son necesarias urgentes medidas de mitigación del cambio climático, incluyendo la extracción de C02 de la atmósfera mediante el uso del biochar ( http://www.ecoportal.net/Temas_Especiales/Cambio_Climatico/biochar_carbon_vegetal_disfrazado_de_otro_negocio_tecnologico_para_enfrentar_el_cambio_climatico), la reducción del uso de productos químicos y la necesidad de una intensa reforestación, como única forma de frenar el calentamiento global y quede fuera de control.

El Dr. Andrew Glikson pertenece a la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra y a la Escuela de Arqueología y Antropología de la Universidad Nacional de Australia, en Canberra. Se puede contactar con él en:

andrew.glikson@anu.edu.au
http://dissidentvoice.org/2010/11/january-october-2010-the-warmest-period-on-record/

Esta entrada ha sido publicada en Régimen político y económico y etiquetada como , , , . Guarda el enlace permanente.