Aumenta la actividad solar

Por Tony Phillips, 15 de abril de 2011

Solar Dynamics Observatory de la NASA registró esta llamarada solar de clase-X1.5 el 9 de marzo de 2011.

(PhysOrg.com) –  Si alguna vez se ha detenido a esperar que empiece a hervir el agua de una cazuela puesta al fuego, sabrá lo que sienten los físicos solares.
En el año 2008, el ciclo solar estaba sumido en una de las fases de menor actividad desde hacía casi un siglo. Las manchas solares prácticamente habían desaparecido, la erupciones solares eran mínimas, y la superficie solar estaba extrañamente tranquila.

“Desde entonces hemos estado esperando un aumento de la actividad solar”, dice Richard Fisher, director de la división de Heliofísica en la sede de la NASA en Washington DC. “Han pasado tres largos años”.

Los periodos de calma en el Sol no son nada nuevo. Se producen cada 11 años, más o menos, y es el proceso natural del ciclo solar. Pero ese mínimo solar fue particular, ya que duró más de lo habitual, lo que llevó a preguntarse a los investigadores si alguna vez iba a finalizar.

Pues bien, a olla ha empezado de nuevo a hervir. “Finalmente estamos empezando a ver algo de acción”, dice Fisher.

En 2011 las manchas solares se han vuelto a producir, aumentando de forma considerable su actividad. El 15 de febrero y luego el 9 de marzo, los satélites que orbitan en torno a la Tierra detectaron un par de llamaradas solares de la clase X. La última erupción de este tipo se había producido por última vez en diciembre de 2006.

Después de años de poca actividad, las manchas solares están aumentando de nuevo.

Otra erupción que se produjo el 7 de marzo lanzó una nube de mil millones de toneladas de plasma a una velocidad de 2200 km/segundo. La nube se expandió rápidamente y no iba dirigida directamente hacia la Tierra, pero si afectó al campo magnético de nuestro planeta. El impacto contra el campo magnético se produjo el 10 de marzo, y fue lo suficientemente grande como para producir una Aurora Boreal que se extendió por la frontera entre Estados Unidos y Canadá, observándose en Wisconsin, Minnesota y Michigan.


“Ha sido la eyección de masa coronaria más rápida en casi 6 años”, señala Angelos Vourlidas, del laboratorio de Investigación Naval en Washington DC. “Me recuerda a una serie de fenómenos similares que se produjeron en noviembre de 1997, cuando se inició el Ciclo Solar 23, el ciclo anterior a éste… Para mí que esto marca el inicio del Ciclo Solar 24”.

El lento desarrollo parecía indicarnos “que no íbamos a volver a ver hervir el agua de la cazuela”, dice Ron Tuner, un analista en meteorología espacial de Analytic Services Inc. “Realmente ha sido un proceso históricamente lento”.
Se han producido 24 ciclos solares desde que los investigadores empezaron a mantener un registro desde mediados del siglo XVIII. En un artículo que se publicará recientemente en Space Weather Journal, Turner muestra que sólo otros cuatro ciclos anteriores han comenzado tan lentamente como éste. “Tres de ellos estaban en el Mínimo Dalton, un periodo de actividad mínima que se produjo en el siglo XIX. El cuarto ciclo, en torno a 1755, también fue un ciclo solar relativamente bajo”.

En su estudio, Turner utiliza las manchas solares y la clave de la  métrica de la actividad solar. Las recientes manchas solares no alteran sustancialmente su conclusión. “El Ciclo Solar 24 tiene un arranque lento”.

Más vale tarde que nunca.
http://www.youtube.com/watch?[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=iBl_FOONrB0]&feature=player_embedded#at=23

http://www.physorg.com/news/2011-04-solar_1.html

Esta entrada ha sido publicada en Régimen científico y etiquetada como , , , , , . Guarda el enlace permanente.